SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 18
Descargar para leer sin conexión
División Sudamericana - 3er
trimestre 2015
El fuegoEl fuego
amigo
Editorial
©antishock;Jadehawk|Fotolia
AFAM: Marca Registrada en el Instituto
Nacional de Propiedad Industrial del Brasil.
Todos los derechos reservados. Prohibida la
reprodución total o parcial del material de
esta revista sin la autorización por escrito de
los editores.
AFAMDIVISIÓN SUDAMERICANA
Área Femenina de la Asociación Ministerial
Revista trimestral
Año 15 – Nº 59 – Julio-Septiembre 2015
Periodista responsable
Márcia Raposo Ebinger – MTB 21.171
Edición: Márcia Raposo Ebinger
Traducción en español: ACES
Coordinación general AFAM-DSA
Wiliane Steiner Marroni
Secretaria DSA
Miriam Oliveira Galo da Luz
Líderes de AFAM – Uniones hispanas
Unión Argentina: Susy de Cayrus
Unión Boliviana: Nilvia Ester Streuli
Unión Chilena: Rosa Emma Parra Romero
Unión Ecuatoriana: Esther A. de Lozano
Unión Paraguaya: Norma Inés MorenoValezuela
Unión Peruana del Norte: Margarita Paredes
Unión Peruana del Sur: Gloria de Obando
Unión Uruguaya: Soledad Sánchez
Visite el sitio: http://www.portaladventista.org
E-mail de Redacción: afam.dsa@dsa.org.br
Diseño:
Jefe de arte
Marcelo de Souza
Diseño gráfico
Vilma Baldin
Programación visual
Milena Ribeiro
Tapa
Ilustración de Lívia Haydée
Sobre foto de © kantver e ZoomTeam | Fotolia
Impresión y acabado:
7821/32948
Tirada: 4.695
ISSN: 2236-7896
Impreso en
la Rep. Argentina
-107477-
Entre las diversas temáticas que te presentamos en esta edición
de la revista AFAM, me gustaría llamar tu atención especial-
mente sobre un asunto. Creo que es imprescindible que tengamos
cuidado con nuestras interrelaciones y, principalmente, con aquellas
que tenemos con el sexo opuesto. ¿Cuáles son los cuidados que de-
bemos tener cuando nos acercamos a un joven, o a un hermano?
En la actualidad, tenemos la poderosa acción de los medios
de comunicación que nos acerca cada vez más a las personas. La
amistad entre los hombres y las mujeres crece y se profundiza.
No existe nada de malo en tener amigos, sin embargo, ¿hasta
dónde debemos llegar en nuestras conversaciones y contactos con
ellos? Oímos hablar cada vez más de historias de familias deses-
tructuradas en las que, por algún motivo, uno de los cónyuges
evolucionó tanto en sus amistades, que llegó a un límite peligroso
con sus relaciones fuera del matrimonio.
Recordemos que, en el momento de la creación, Dios dijo que
no era bueno que el hombre estuviera solo (Gén. 2:18). Ese fue el
motivo por el que Dios creó a la mujer. Ella sería su compañera,
carne de su carne, única. El nivel de esta relación, que había sido
establecido por Dios, presupone que no habría intrusos, ni terceros
envueltos dentro de la relación.
Elena de White habló acerca de esto varias veces. En uno de
sus textos afirma: “Los que salen a exponer sus agravios particula-
res a otros obrarían mejor si quedasen en casa para orar, entregar
su perversa voluntad a Dios, caer sobre la Roca y ser quebrantados
y morir al yo a fin de que Jesús pudiese hacer de ellos vasos que le
honren” (El hogar cristiano, p. 31).
Existen situaciones en las cuales resulta prudente buscar ayu-
da en un consejero o profesional de la salud emocional; y cuando
fuere necesario, no titubees en tomar esa actitud.
Querida amiga del ministerio, hemos traído este tema entre
tantos otros a fin de que, en oración, puedas meditar en este asunto
y vivas dentro de los planes establecidos por Dios para toda la vida.
¡Buena lectura!
Con cariño,
Wiliane Steiner Marroni
14
416
10
4
12
Índice
AFAMJulio-Septiembre2015
3
2 Editorial
4 Mensaje
“El fuego amigo”
6 Para los niños
Pase lo que pase, yo siempre
estaré a tu lado
7 Testificando
Dos opciones: florecer o marchitarse
8 Mi jornada
La amistad es buena,
pero tiene un límite
9 Nutrición
Flan de frutillas con cerezas
Masa para esfisha,
arrollados y empanadas
10 El cuidado de su salud
10 errores en la cocina
12 Nuestros días
Remedios: ¡una bola de nieve peligrosa!
14 Vida familiar
Yo no veo telenovelas
16 Vida espiritual
Cuidado especial
18 Humor
©gstockstudio|Fotolia
versiales. Como existen muchos casos de compromiso
afectivo o sexual a partir de amistades, sería bueno
analizarlo un poco. De acuerdo con el sitio Psychology
Today, la idea de que hombres y mujeres no pueden ser
amigos íntimos proviene de tiempos antiguos, cuando
las muchachas quedaban en su casa y los hombres iban
a trabajar afuera; entonces, la única manera que tenían
para relacionarse era a través de un romance.
La revista brasilera Isto É [Esto es] publicó un artículo
acerca del tema de la amistad con el sexo opuesto.
Explicaba que todo había comenzado a partir de la tele-
visión en colores, en 1954. A su vez, Rosana Schwartz,
investigadora de la PUC-SP (Pontificia Universidad
Católica de San Pablo, en la Rep. del Brasil), dice que
hasta el siglo XIX este tipo de relaciones no estaba
bien visto, ya que a la mujer se la consideraba frágil,
y el acercamiento a un hombre podría degenerarla, a
causa de las relaciones sexuales fuera del casamiento.
La amistad con un hombre, de acuerdo con lo mani-
festado por Rosana Schwartz, comenzó a ser común a
partir de la llegada de las mujeres al mercado de trabajo,
principalmente después de la década de 1970.
Con este nuevo fenómeno social, la amistad con el
sexo opuesto no solamente se volvió normal, sino además
fue incentivada y divulgada por medio de las redes so-
ciales, incluyendo un tono sensual y sexual, sin que esto
los hiciera sentir que estaban en situaciones vergonzosas.
Admiración (Gén. 39:6): José era un hombre jo-
ven (aproximadamente, de 17 años) cuando llegó a Egipto.
La esposa de Potifar percibió su belleza y se sintió atraída
hacia él. El consejo del sabio Salomón es: “¿Y por qué, hijo
mío, andarás ciego con la mujer ajena, y abrazarás el seno
de la extraña?” (Prov. 5:20). Considerar a otras personas
atrayentes y mirarlas con admiración desgastará tu propia
visión con respecto a tu cónyuge. Se cambiará tu criterio
de belleza, y tu cónyuge quedará desplazado con respecto
a esta nueva persona que entró en la relación afectiva.
Las estadísticas revelan que las amistades, o las trai-
ciones, se verifican en los ambientes en que los hombres y
S
e llama “fuego amigo” a una acción bien intenciona-
da en su inicio, pero desastrosa en su culminación.
Se lleva a cabo, en un escenario militar, cuando dos
grupos entran en colisión. Si un ejército está combatiendo
contra el enemigo, pero en esa acción se hiere o se mata
a un aliado, se dice que allí hubo “fuego amigo”.
Podemos decir que la situación citada haya sido una
fatalidad o una casualidad, ya que no había habido
intención. El término jurídico sería “crimen culposo”.
Sin embargo, podemos aprender algunas lecciones de
cómo evitar problemas y traiciones para con nuestros
amigos, ya que como cristianos se nos llama a tener
buenas relaciones interpersonales con todas las perso-
nas que nos rodean. Dado que esta revista tiene un
público femenino, abordaré el tema a partir de la
historia de la esposa de Potifar y José.
Una aproximación a la historia (Gén. 39:1-3):
La historia del mayor asedio registrado en la
Biblia presenta un ambiente profesional en
común. En este caso, no fue la mujer de
Potifar sino José quien entró en el mercado
de trabajo. Era mayordomo (administrador)
de todo lo que había en la casa de su señor,
excepto de su esposa (39:9).
El origen de la humanidad señala a Dios
como creador del hombre y de la mujer.
Ambos se complementarían y formarían
una familia, un matrimonio. Dios creó para
ellos un contexto social con interdependencia,
amistad, complicidad, simpatía, etc. Esos senti-
mientos y valores tendrían que construirse y de-
sarrollarse, entre los seres humanos, especial y más
íntimamente dentro de un matrimonio. Por esta
razón, el hombre y la mujer deberían buscar
tener estas interrelaciones afectivas, para su
felicidad social y personal.
La pregunta: ¿Puede existir amis-
tad entre el hombre y la mujer?
Las respuestas son contro-
4
AFAMJulio-Septiembre2015
amigo"El fuego
"
Mensaje
AFAMAbril-Junho2015
5
AFAMAbril-Junho2015
5
las mujeres permanecen juntos la mayor parte del tiempo;
tanto sea en el sector de trabajo como en los estudios, o
durante el tiempo de recreación. Esas personas pasan,
entonces, a ser referentes. Esto también sucede con los
pastores: las mujeres de la congregación lo tienen como
referente en varios aspectos: espiritualidad, casamiento
perfecto, equilibrio, consejero, etc.
Cuidados importantes a tener en cuenta en esta etapa:
La ropa que se usa: puede ser atractiva para él (o ella).
El lenguaje: puede sonar sensual o romántico.
Las miradas: no flirtear por medio de estas.
Las redes sociales: no mirar fotos de amigos (o ami-
gas) si se siente algún tipo de admiración.
El tiempo que demora una conversación y su frecuen-
cia: si existe admiración, las conversaciones fre-
cuentes pueden guiar hacia la intimidad. El (o la)
amigo comenzará a ser el confidente, comprensivo
y mejor amigo. Pero estos valores corresponden
solamente al cónyuge.
Ambiente: nunca en un lugar reservado y a solas.
Toque físico: se deberán evitar los abrazos fuertes;
principalmente cuando existen, en la relación, la
concomitancia de los ítems anteriormente men-
cionados.
Sobrenombre o apelativo cariñoso: tales expresiones
deben ser usadas únicamente para el esposo o
la esposa.
Deben comentarse positivamente y en público las
cualidades del cónyuge: Escucha al sabio: “Se
levantan sus hijos y la llaman bienaventurada;
y su marido también la alaba: Muchas mujeres
hicieron el bien; mas tú sobrepasas a todas” (Prov.
31:28, 29).
Escribiendo a los pastores (casados y solteros) acerca
de los peligros de la seducción femenina (esto también es
válido para el asedio masculino), Elena de White acon-
sejó: “La utilidad de los predicadores jóvenes, casados
o no, queda a menudo destruida por el afecto que les
profesan las jóvenes. Las tales no se dan cuenta de que
otros ojos se fijan en ellas y que su conducta puede perju-
dicar la influencia del predicador a quien dediquen tanta
atención. Sería mucho mejor, tanto para ellas como para
el predicador, atenerse estrictamente a las reglas de la
dignidad. Por no hacerlo ellas, queda el predicador en
situación desagradable, pues a causa de ello hay quienes
lo consideran desfavorablemente, por error.
“Pero el peso de este asunto incumbe a los predica-
dores mismos. Ellos deben demostrar disgusto por tales
atenciones; y si siguen la conducta que Dios quiere que
sigan, no serán molestados mucho tiempo. Deben rehuir
toda apariencia de mal; y cuando dan con jóvenes muy
sociables, es deber suyo dejar ver a las tales jóvenes que
esto no les agrada. Deben repeler los avances, aun cuan-
do sean tenidos por groseros, a fin de evitar oprobio a la
causa. Las jóvenes que hayan sido convertidas a la ver-
dad y a Dios, escucharán la reprensión y se reformarán”
(Obreros evangélicos, p. 135).
Deseos de intimidad (Gén. 39:7, 10): Lo que
apenas era un contacto, comenzaba a evolucionar. José
y la esposa de Potifar no solamente trabajaban en el
mismo ambiente, sino también se veían con frecuencia.
Dado que ella cultivó y alimentó el contacto visual, el
próximo paso sería la admiración. Esto puede ocurrir
en ambos o en uno de los amigos, aun cuando no haya
amistad. Ella no percibió, quizá, que dentro de sí ali-
mentaba algo que era más grande que la amistad o el
profesionalismo: el deseo.
En estos casos de amistades que implican a una per-
sona casada, resulta necesario diagnosticar el verdadero
sentimiento: ¿Siento algo por esa persona? Si la respuesta
es “Sí”, la amistad podrá tener problemas, si su orienta-
ción no es corregida.
Un estudio realizado en la Universidad de Oxford de-
mostró que tres de cada cuatro de los hombres entre-
vistados mantenían amistades platónicas con mujeres.
Principalmente, afirmaban que no confiaban en
sus amigos varones, ya que los consideraban
como competidores; es decir, los hombres tien-
den a desahogarse de sus problemas contán-
doselos a sus amigas, y no se los cuentan a sus
amigos por recelo a que ellos los vean como
fracasados.
Conclusión: Resulta necesario utilizar el
equilibrio y la sensatez en todas las relacio-
nes humanas, principalmente en las que
atañen al sexo opuesto. Por mejores que
sean las intenciones, el enemigo puede
aprovechar las circunstancias, la vulnera-
bilidad y la apariencia del mal. Es mejor
usar el antiguo y buen consejo del sabio
Salomón: “Y alégrate con la mujer [o el
hombre] de tu juventud […] en todo tiem-
po, y en su amor recréate siempre” (Prov.
5:18, 19) .
Pr. Moisés Silva, presidente de la
Unión del Nordeste Brasileño.
5
AFAMJulio-Septiembre2015
66666
En Rumania, país que se localiza en Europa Oriental, un padre siempre decía a su hijo: “Pase lo que
pase, yo siempre estaré a tu lado”. Fue justamente en ese país que hubo un terremoto de una intensidad
muy grande. El temblor derrumbó varias construcciones que existían allí. En aquel momento el padre de
esta historia estaba en la calle. Cuando supo lo que había sucedido, corrió hacia su casa para comprobar
cómo estaba su familia. Al llegar, la esposa, afligida, le informó que su hijo todavía estaba en la escuela.
Desesperado, aquel hombre fue inmediatamente hacia allá. Al llegar, se encontró con un escenario
desolador. La escuela se había derrumbado; no quedaba ni una sola pared en pie. Una tristeza
indescriptible se instaló en su corazón; de forma aguda, recordaba la frase que siempre decía a su
hijo: “Pase lo que pase, yo siempre estaré a tu lado”.
Mentalmente, aquel padre delineó con sus ojos todo el trayecto que realizaba con el hijo para
llegar diariamente a la escuela, hasta el salón de clases del tercer año. Entonces, resolvió recorrer
ese mismo trayecto, caminando por encima de los escombros. Portón, corredor, dobló a la derecha;
y entonces percibió que aquella debía de ser la ubicación del salón de clases de su hijo. Sin pensarlo
dos veces, comenzó a cavar en el piso con sus propias manos. Otros padres que estaban por ahí
cerca, embargados por la desolación, intentaron detenerlo, pero él no prestó atención a sus pedidos.
Incluso cuando los policías y los bomberos llegaron allí, intentaron convencerlo de que se detuviera
en su tentativa; a todas luces, todo indicaba que no había sobrevivientes. Aquel padre trabajó más
de treinta horas en soledad, llamando a su hijo. Entonces, al retirar una enorme piedra, oyó una dulce
voz: “Papá... ¡Estoy aquí!”
Desbordado por la felicidad, aquel hombre renovó sus fuerzas y preguntó a
su hijo si estaba bien. El muchachito le respondió que estaba bien, pero que
tenía hambre, sed... y mucho miedo.
–¿Hay alguien más contigo? –le preguntó el padre.
–Sí: de los 36 de la clase, catorce están aquí, conmigo. Estamos
sujetos entre un vano y dos pilares. ¡Estamos todos bien!
–le garantizó el muchachito–. Papá, ¡yo les dije!
–continuó diciendo.
–¿Qué fue lo que les dijiste, hijo mío?
–Les dije que podían quedarse tranquilos, ¡porque
tú nos ibas a encontrar! Ellos no me creyeron, pero
yo les repetí: “Pase lo que pase, mi padre siempre
estará a mi lado”.
El padre abrió un pequeño hueco y llamó a su hijo.
–¡No! –gritó el muchachito-. ¡Deja que ellos salgan
primero! ¡Yo sé que, pase lo que pase, tú siempre
estarás esperándome!
Todos aquellos niñitos se salvaron, y el hecho acabó
siendo una noticia en todo el mundo.
Así como aquel padre cuidó de su hijo, Dios cuida de ti:
“Pase lo que pase, Dios siempre estará a tu lado”.
©GstudioGroup|Fotolia
Pase lo que pase, yo siempre
estaré a tu lado
a tu
lado
estará
Dios
siempre
AFAMJulio-Septiembre2015
Para los niños
©o_april|Fotolia
obligatoriamente, pues ya había llegado la hora de entrar
en la facultad. ¡Es terrible decir “Adiós” a nuestro hijo, y
saber que vas a verlo recién después de un año! Nuestros
dos hijos menores también tuvieron que ir al internado,
porque las escuelas en el Uruguay tienen clases los sába-
dos, y son muy secularizadas. La opción fue inscribirlos
en los internados e ir a buscarlos los fines de semana.
En el aspecto profesional también tuve que lidiar con
una nueva pérdida. No puedo trabajar aquí, ya que el go-
bierno nacional no acepta mis títulos; a fin de revalidarlos,
tendría que pasar por un proceso que duraría tres años.
Esto significaba que, profesionalmente, aquí no soy nada.
Podría parecer algo sin importancia, pero para una mujer
como yo, que siempre ha trabajado, es una gran decepción
ver que su vida profesional se esté desmoronando.
Enfrentada con esta realidad, tenía dos opciones: flo-
recer o marchitarme. ¡Y yo escogí florecer! No quiero
decirles que fue fácil, porque no lo fue. Pero solamente
podemos trabajar para Dios si lo amamos más que a las
demás cosas. Por eso, voy a florecer donde estoy plantada,
sin mirar a los aparentes perjuicios para la profesión y
los afectos familiares, pues sé que Dios tiene preparadas
cosas maravillosas para mí y para mis amados.
Quiero vencer las dificultades que tengo que enfrentar
cada día: no saber hablar la lengua local, la adaptación
con la alimentación, la nostalgia por los hijos y la aparente
derrota profesional. Voy a predicar el evangelio. Vine para
llevar almas a los pies de Jesús, y todos los días le pido
que me envíe personas para estudiar la Biblia.
Hoy en día ya sé por qué estoy aquí: ya llevamos cin-
cuenta personas al bautismo, y estoy trabajando en un
proyecto de ADRA. Para este proyecto, llevo a la iglesia
todos los sábados a veinte niños, y se maravillan oyendo y
cantando acerca de Jesús; cosas que nunca habían hecho.
Ya sé que para esta hora y para este tiempo nací, y estoy
en el lugar exacto en el cual Dios quería que estuviera.
Si él dejó todo, de lo mejor, por salvarme, ¿no puedo
yo dejar mis miserables cosas por él?
Walkiria Vespa. Ella y su esposo, el pastor
Marcelo Moreira, están trabajando hace dos años
en la República Oriental del Uruguay.
Son padres de tres hijos:
Lucas, de 19 años, Daniel, de 16, y Thiago, de 14.
C
uando pensamos que hemos hecho todo lo que
podíamos hacer, ¡Dios nos sorprende! Les voy
a contar acerca de nuestro séptimo traslado de
distrito pastoral. ¡Grandes desafíos!
Durante el mes de agosto del 2012, mi esposo es-
taba trabajando como director del departamento de
Mayordomía y Ministerial, en una determinada oficina
de la iglesia; yo trabajaba como directora de una escue-
la. Profesionalmente, todo se estaba dando muy bien.
Nuestros tres hijos adolescentes vivían con nosotros, y
todo seguía tranquilamente.
Fue en ese período que se divulgó la información de que
existía la necesidad de enviar dos pastores a la República
Oriental del Uruguay, para trabajar como misioneros. Mi
esposo dialogó conmigo, y sentimos que el Espíritu Santo
estaba hablándonos. Acordamos que conversaríamos con
nuestros hijos para ver si ellos también estarían de acuer-
do con esta posibilidad; y luego, nos inscribiríamos. Los
muchachitos estuvieron felices ante la idea de vivir en
otro país. Siendo así, seguimos adelante con el plan. Se
inscribieron treinta pastores; y fueron escogidos solamente
dos. ¡Mi esposo fue uno de ellos! Y aquí estamos.
El Uruguay es un país que tiene 7.300 miembros ad-
ventistas en todo el país; hay solamente 52 iglesias y 33
pastores, junto con los directores de departamento. El se-
cularismo y la independencia de Dios es moneda corriente
entre las personas de este país. Bautizar es un gran desafío.
Los alimentos aquí son muy caros. Dicho sea de paso,
todo es muy caro, ya que el Uruguay importa todo y
tiene muy pocas industrias. ¡El alquiler es carísimo, y la
gasolina tiene un precio tremendo! Es por estos motivos
que se nos llama misioneros, porque los desafíos son
espirituales, y también financieros. Por otro lado, este es
un lindo país, y las personas son muy gentiles.
Después de realizar seis mudanzas en 16 años de minis-
terio, pensé que ya había aprendido a lidiar con esto; pero
no resultó tan bien como pensaba. Para comenzar, tuvimos
que vender todo lo que teníamos y transportar lo mínimo
posible. ¡Fue difícil! Cada objeto que yo vendía o regalaba
¡llevaba consigo una lágrima! Los regalos de casamiento,
de las iglesias, de los alumnos, de los amigos, todo lo que
había recibido tuve que dejarlo allá. Sin embargo, lo peor
estaba por llegar: ¡la separación de nuestros hijos!
Hasta ese momento, mi primogénito no se había in-
teresado en ir al internado, pero ahora tendría que ir
Dos opciones:
7
florecer o marchitarse
AFAMJulio-Septiembre2015
Testificando
“Vosotros sois mis testigos”
(Isaías 43:10)
©Stocksnapper|Fotolia
La amistad es buena,pero tiene un
S
inceramente, creo que puede existir un lazo de amistad
entre personas del sexo opuesto. Sin embargo, este lazo
debe estar libre de dudas y acompañado de sinceridad;
es decir, puro y sin segundas intenciones. Por otro lado, estoy
de acuerdo con mi esposo cuando dice que “son pocas las per-
sonas que no tienen segundas intenciones en todo lo que van
a hacer”, ya sea de orden emocional, profesional o espiritual.
En la realidad del mundo en que vivimos, sabemos
muy bien que el ser humano está muy distante del pro-
pósito divino de la perfección, la pureza y la sinceridad.
Siendo así, lamentablemente, estamos obligados a repen-
sar esta cuestión de mantener este tipo de amistad, prin-
cipalmente si se vuelve muy cercana.
De esta manera, y pensando en lo que abordamos ante-
riormente, necesitamos tener el máximo de cuidado cuando
nos acercamos a alguien, para relacionarnos, en cualquier
ámbito de la vida; principalmente, si esa persona es del sexo
opuesto. El ideal siempre es seguir la gran Regla de Oro que
nos enseñara Jesús: debemos tener en mente que aquello
que quisiéramos que los demás nos hagan debemos hacerlo
primero a ellos. Y, sumado a esto, debemos entender que
cada día que pasa el mal se propaga de una manera más
intensa y rápida. Por eso, no debemos olvidarnos de aquel
versículo que figura en Jeremías 17:5: “Así ha dicho Jehová:
Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne
por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová”. Por último,
debemos recordar siempre evitar toda apariencia del mal.
Teniendo todo esto en mente, en todas las iglesias y las
ciudades por donde pasamos intentamos entablar amistad
con todos los miembros de la iglesia, sin establecer interre-
laciones muy íntimas con grupitos, personas o matrimonios.
Ya que, con el transcurso del tiempo y la experiencia acumu-
lada en la vida, hemos podido detectar que muchos de los
problemas que los matrimonios pastorales han atravesado
en su matrimonio o en su ministerio tuvieron siempre la
presencia “intrusa” de un(a) amigo(a) o un matrimonio que
estaba en el seno de la familia, de manera íntima o hasta
de manera muy impropia.
Volviendo al inicio del texto, lo que debemos tener en
mente, con referencia a este asunto, es que las interrelacio-
nes con personas del sexo opuesto solamente son ciento por
ciento seguras cuando se tiene sinceridad, pureza y respeto.
Y debemos dar una mirada a esas cualidades, pero no con
sentimentalismo, sino que deben ser analizadas racional-
mente. Además, como no se puede conocer el corazón de
ninguna persona, lo ideal es no arriesgarse. Necesitamos
sostener la firme decisión de entender que en este mundo
malo, lleno de pecado y de pecadores, simplemente no
podemos relajarnos y descansar sobre este asunto, creyen-
do que todo irá bien. Tenemos que estar atentos, vigilar y
orar siempre, y ser fieles hasta las últimas consecuencias.
Tenemos que actuar de esta manera, aunque esto signifique
ser un “ET”, y andar a contramano del mundo, abandonar
las amistades que nos perjudican y que manchan lo que
Dios nos dijo que es puro y santo. Aquí cobra valor la frase
que nos dice: “Un buen vallado hace buenos vecinos”.
No soy adventista de cuna. Conocí el evangelio en mi
juventud a través de mi novio, quien hoy es mi mejor amigo,
mi marido. El matrimonio, marido y mujer, estos sí deben vivir
como verdaderos cómplices y amigos. Esta debe ser la única,
real y profunda amistad entre el sexo opuesto: marido y mujer.
“Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá
a su mujer, y serán una sola carne” (Gén. 2:24). Y los hijos,
cuando los tengan, se agregarán a la amistad, dependiendo de
la edad de ellos y de si viven en la casa de los padres.
Dado que en el texto antes citado el término “unir” denota
la idea, en el original, de “cimentar”, la amistad dentro del ma-
trimonio debe ser tan íntima y sustentada que los demás sean
solamente coadyuvantes, y nunca actores principales. En la
película romántica de la vida real, únicamente dos, marido y
mujer, poseen el derecho de dominar la escena principal.
Ana Nery Oliveira, UNeB
8
AFAMJulio-Septiembre2015Mijornada
AFAMAbril-Junho2015
9
AFAMAbril-Junho2015
9
©ld1976|Fotolia
MASA PARA ESFISHA1
,
ARROLLADOS Y EMPANADAS
Ingredientes:
500 ml de agua tibia
2 cucharadas de levadura biológica seca
3 cucharadas de azúcar
1 cucharada de sal
1 huevo
2 cucharadas de margarina
1 cucharada de aceite de oliva
Harina de trigo, cantidad necesaria, hasta conseguir
el punto de la masa
Modo de preparación:
Mezclar todos los ingredientes agregando la harina de
trigo poco a poco hasta conseguir el punto deseado de
la masa. Sobar bien la masa. Rellenar a gusto.
1
Nombre que dan a este tipo de masa en el Lejano Oriente.
9
FLAN DE FRUTILLAS
CON CEREZAS
Ingredientes:
1 taza de frutillas picadas
1/2 taza de cerezas en almíbar, picadas
6 cucharadas soperas de azúcar orgánica
6 almendras o castañas de Pará
1 taza de agua
1 cucharadita de té de agar-agar
Modo de preparación:
Colocar en una cacerola, para su cocción, la
mitad de las frutillas y las cerezas, agregándoles 4
cucharadas de azúcar. Dejar hirviendo alrededor de
5 minutos a fuego lento. Luego, batir en la licuadora
y reservar.
Colocar el agua junto con el agar-agar para que
hiervan durante 3 minutos. Unir esta preparación
con el resto de las frutillas y las cerezas, el azúcar
restante y las castañas, y batir en la licuadora.
Luego, verter en dos recipientes individuales (para
postre) y esperar a que se enfríen. Después, llevar
a la heladera por un espacio aproximado de treinta
minutos. Desmoldar, rociar el almíbar por encima y
servir.
AFAMJulio-Septiembre2015
Nutrición
1010
©WavebreakMediaMicro|Fotolia
10Para amas y
“amos” de casa
errores en la
cocina
AFAMJulio-Septiembre2015
El cuidado de
Salud
su
1111
©kosheen|Fotolia
C
orregir viejos hábitos puede resultar mucho más di-
fícil que aprenderlos; sin embargo, cuando el asunto
es evitar la proliferación de las bacterias, todos los
cuidados son ineludibles. Resulta necesario tirar a la basura
muchos de los conocimientos adquiridos a lo largo de la vida,
para vencer las batallas diarias contra miles de seres minús-
culos y perjudiciales para la salud.
Algunos de los consejos pueden parecer un exceso de cui-
dado, pero no es así. Fíjate, por ejemplo, este dato que nos
Colocar detergente
directamente en la esponja:
El detergente nunca deberá ser colo-
cado directamente sobre la esponja,
pues es muy difícil enjuagar después
todo ese detergente. Esos restos de
detergente permanecen en lugares
que no corresponde, y generan pro-
blemas de salud. El consejo para lim-
piar saludablemente es: coloca sola-
mente ocho gotas de detergente en
un litro de agua. Además, la esponja
que se usa para la pileta de la cocina
deberá cambiarse semanalmente.
Usar una tabla de madera
para cortar la carne:
Las bacterias aplauden la utilización
de las tablas de madera. Usa tablas
de plástico o de vidrio para ello.
No guardar comida
caliente en la heladera:
Este es uno de los mitos más difundi-
dos entre las amas de casa. No existe
equivocación en guardar comida ca-
liente en la heladera. Lógicamente,
este hábito va a aumentar un poco
el consumo de energía, sin embargo,
no va a arruinar la heladera.
Guardar comida caliente
en la heladera en un recipiente
tapado:
El aire frío va a recaer sobre la tapa,
y no va a entrar tan fácilmente en el
contenido. Esta demora en el enfria-
ofrece la Organización Mundial de la Salud (OMS):
En todo el mundo, cada año, un millón y medio de
niños menores de cinco años padecen de diarrea, lo
que provoca miles y miles de muertes, de las cuales
el 70% son causadas por la incorrecta manipulación
de alimentos.
Además, existen errores relacionados con la econo-
mía y el medio ambiente que necesitan ser corregidos.
Vamos a ver cuáles son:
miento del alimento provocará que
las bacterias se multipliquen. Guarda
todo alimento caliente destapado;
más tarde, tápalo.
Guardar productos en
latas abiertas de metal:
Al abrir una lata de metal, sea de lo
que fuere, retira todo el alimento de
adentro y guárdalo en un recipiente
de plástico o de vidrio.
Ignorar a las hormigas:
¡Las hormigas son agentes
transmisores de bacterias más po-
derosos que las cucarachas! Si un
alimento dulce tuviera hormigas, so-
lamente podrá dársele un destino: el
cesto de la basura.
Soplar las velitas de la
torta de cumpleaños:
Este es un pésimo hábito. Diversos
exámenes comprueban que la torta se
contamina con las bacterias de saliva.
Estas bacterias producen una toxina
que provoca aquellas contaminacio-
nes, que dan síntomas durante 24 ho-
ras, tales como vómitos y malestares.
Evita, también, dejar la torta fuera de
la heladera. Usa tortas congeladas, y
envuélvelas en papel de aluminio.
Guardar los huevos en la
puerta de la heladera:
Todos sabemos que las heladeras ya
vienen de fábrica con esa configu-
1er
ERROR
4o
ERROR
6o
ERROR
5o
ERROR
7o
ERROR
3er
ERROR
2o
ERROR
ración; sin embargo, el balanceo de
la puerta y la escasa refrigeración
favorecen el deterioro del producto.
Los huevos se transforman en un
criadero para la proliferación de las
terribles salmonellas, bacterias res-
ponsables por una buena parte de las
intoxicaciones alimentarias.
Lavar alimentos en la pileta
de la cocina
Es posible lavar los alimentos en la
pileta de la cocina siempre que esté
bien higienizada con agua y jabón,
además de hipoclorito de sodio. Para
evitar la contaminación, el consejo es
lavar los alimentos en un escurridor,
vasija o bol de aluminio o vidrio.
Elimina algunos hábitos
comunes y de fácil solución:
Usar el cesto de basura en la pileta,
usar broches de ropa para cerrar los
paquetitos de alimentos y guardar
cola de pegar en la heladera (no se
pueden almacenar alimentos junto
con productos químicos). Además
de esto, no se deben lavar las frutas
y las verduras en el momento en que
llegamos de comprarlas; lo ideal es
lavarlas dos horas después de que
hayan sido refrigeradas.
Dr. Roberto Figueiredo,
biomédico.
9o
ERROR
10o
ERROR
8o
ERROR
AFAMJulio-Septiembre2015
12
©AndrzejTokarski;YuriyShevtsov;sumkinn|Fotolia
AFAMJulio-Septiembre2015Nuestrosdías
13
A
los treinta años, comienzas a tener una pequeña
depresión, una tristeza un tanto persistente: te
prescriben Fluoxetina. La Fluoxetina te dificulta
el sueño. Entonces, te prescriben Clonazepan, el Rivotril
de la vida. El Clonazepan te deja medio obnubilado al
despertar y te reduce la memoria. ¡De vuelta al doctor!
Entonces, el médico advierte que has aumentado de
peso. En ese momento te prescribe Sibutramina.
La Sibutramina te hace perder algunos kilitos; sin
embargo, te produce una incómoda taquicardia. Nuevo
retorno al médico. El médico percibe que, además del
“bate-bate” en el corazón, también tienes la presión alta,
y te prescribe Losartan y Atenolol; este último es para
reducir tu taquicardia.
Entonces tienes 35 años, y ya estás tomando Fluoxe-
tina, Clonazepan, Sibutramina, Losartan y Atenolol. Y,
aparentemente adecuado, te prescriben un “Polivitamíni-
co”, aquel “Polivitamínico de la A a la Z” de la vida... que
sirve para muy poca cosa. Sin embargo, en los medios
de comunicación algún presentador famoso dijo que es
estupendo. Tú le creíste y lo compraste. ¡Lo siento!
En todo esto ya se está yendo una gran suma de di-
nero por mes; puede pesar en el presupuesto. El dinero
que debería estar siendo gastado en inversiones y espar-
cimiento se escurre por la rejilla de la industria farma-
céutica. Tú comienzas a ponerte nervioso, preocupado y
ansioso (aun a pesar de la Fluoxetina y del Clonazepan),
pues las cuentas no están cerrando al final de cada mes.
Comienzas a sentir dolor de estómago y acidez. Tu intes-
tino se “seca”. Y vas a otro doctor. Prescripción: Omepra-
zol + Domperidona + Laxante natural.
Los síntomas desaparecen, pero solamente los sínto-
mas; a pesar del desorden en que se convirtió tu flora
intestinal. Y ahí aparecen otras quejas. Entre ellas, una
es particularmente perturbadora: a los 37 años apenas,
estás con problemas en el área sexual, una apatía sin fin.
Sin embargo, esto no es un problema, el médico hasta te
permite escoger el remedio; te da una larga lista y te dice:
“¡Elige! Estás mejorando”. No obstante, como consecuencia,
esos remedios te provocan un tremendo dolor de cabeza, pal-
pitaciones, enrojecimiento y picazón. Nuevamente, “no exis-
ten problemas”; el médico te aumenta la dosis de Atenolol y
te indica, también, que tomes una Neosaldina. Y si sintieras
que lo necesitas, el médico te receta un “remedito” para tu
“agüita” nasal... que sobrecarga el trabajo de tu corazón.
Y cuando todo parecía solucionado, a los cuarenta
años, percibes que tus dientes se están pudriendo y ca-
yendo (entre nosotros, este es el efecto del antidepresi-
vo). Ahora vas a tener que disponer de más dinero para
gastarlo en el dentista. En ese mismo momento, puedes
constatar otra cosa: tu memoria te está fallando mucho
más de lo habitual. Nueva receta en la billetera: Ginko
Biloba; esto fue lo que te prescribieron.
En los exámenes de rutina, resulta que tu glucosa
está en 110 y tu colesterol en 220. Al dorso de la hoja del
recetario, el médico te prescribe Merformina + Simvas-
tatina. “Es para evitar la diabetes y el infarto”, te dice el
cuidador de tu salud.
A los cuarenta y pocos años, ya tomas esa lista enor-
me de medicamentos. Convengamos en que ¡esto está
muy lejos de ser saludable! ¡Semejante gasto de dine-
ro mensual y sin obtener salud!
Mientras tanto, todavía continúas deprimido,
cansado y aumentando de peso. El médico te cambia
la Fluoxetina por Duloxetina, un antidepresivo “más
moderno”. Después de dos meses, te sientes mejor (o
un poco “menos mal”). Sin embargo, surge otro contra-
tiempo: el nuevo antidepresivo te provoca problemas urinarios.
Comienza a serte necesario levantarte dos veces a la noche,
para ir al baño. Y allí se fue tu sueño, el descanso que te
resulta extremadamente necesario para tu salud. Pero esto
es fácil, ¡el médico te prescribe otro “remedito” básico!
Voy a detenerme aquí. Es deprimente. ¡Esto no
es salud!
Esta historia termina con una situación cada vez
más común: el desmoronamiento de tu salud. Es-
tás obeso, sin disposición, con una memoria más
o menos razonable, una concentración deficiente y
problemas sexuales. También tienes diabetes, hiperten-
sión; y sospechas tener cáncer. Dientes: ¡ni te cuento! El
peso excesivo te reventó las rodillas (el médico ponderó la
posibilidad de colocarte una prótesis). En tu cabeza
surge la idea de conseguir un cirujano bariátrico,
para “reducir tu estómago”; y ¡un psicoterapeuta,
para controlar tu buen juicio!
Y, finalmente, es así como estás ahora: sin dinero,
triste, ansioso, deprimido y... enfermo, ¡muy enfermo!
¡Aun a pesar de los “remedios” (o por causa de ellos)!
¿Y la industria farmacéutica? “¡Va muy bien, gracias!”;
aún más por causa de tu valiosa contribución por años,
o décadas. ¿Y tu médico? ¡Bien, gracias!; gracias a tu
enfermedad (o a las enfermedades que te fueron plan-
tadas paso a paso en la vida).
¡Ten cuidado, deshaz esa bola de nieve, antes de
que acabe contigo!
Texto (adaptado)
Dr. Carlos Bayma, médico CON ESPECIALIZACIÓN EN
UROLOGÍA. Original en:
http://www.drbayma.com/tag/carlos-bayma/
©Ziablik|Fotolia
AFAMJulio-Septiembre2015
14
Vidafamiliar
©ruigsantos;7880ss|Fotolia
Yonoveo
telenovelaspienses que decidí escribir sobre este asunto para hablar
de lo que “yo” pienso acerca de las telenovelas; no voy a
hacerlo. Solamente te voy a mostrar algunas declaraciones
e investigaciones que señalan algunas constataciones muy
importantes sobre el asunto. Finalmente, la conclusión
será tuya.
1 | Una investigación realizada por el Banco Intera-
mericano de Desarrollo (BID) sugiere una relación entre
las telenovelas de una gran emisora de televisión brasi-
leña y un aumento en el número de divorcios durante
¡P
ero tengo que confesar que las he visto! Era
jovencita, y me gustaba ir siguiendo las historias
y las tramas para mí estaban muy bien elabora-
das. Felizmente, me di cuenta a tiempo. Sin embargo, no
AFAMJulio-Septiembre2015
15
las últimas décadas. Publicada por la BBC.com, la in-
vestigación toma en cuenta los censos de las décadas de
los años 1970, 1980 y 1990, incluyendo el alcance de la
emisora en todo el país. Para los autores de la investiga-
ción, Alberto Chong y Eliana La Ferrara, “la cantidad de
mujeres que se separan o se divorcian aumenta signifi-
cativamente después de que la señal de esa emisora se
vuelve disponible en determinada zona”.
2 | Fíjate lo que Glória Perez, una famosa autora de
telenovelas, declaró en Twitter, con relación a una de sus
producciones: “Siempre quise escribir para movilizar. El
éxito es esto: provocar la exaltación de los sentimientos.
Encanto, rabia, libertinaje, excitación intensa, debates;
todo movilizando hacia las pasiones descontroladas. La
única cosa mortal para una telenovela es la indiferencia”.
3 | En las páginas de la revista brasileña Isto É Din-
heiro [Esto es dinero], del 2 de noviembre de 2012, en-
contré una investigación realizada por Sophia Mind, que
nos muestra que el 83% de las mujeres brasileñas miran
alguna telenovela. El sondeo indica que este alto índice
se refleja en los hábitos de consumo: la vestimenta (76%)
y los peinados (59%) de los personajes son los que más
destacan. El aspecto de las actrices influencia al 77% de
las entrevistadas a la hora de pintarse las uñas; al 70% en
maquillaje; 65% en el corte de cabello y 66% admitieron
haber comprado ropas inspiradas en los personajes. El
impacto de la propaganda también es impresionante: 89%
de las mujeres dijeron conocer el tipo de publicidad que se
realiza en las telenovelas, y el 49% afirmó haber adquirido
algún producto o servicio relacionado con la trama.
4 | El Manual de atención a la salud del adolescente,
realizado por la Coordinación de Desarrollo de Programas y
Políticas de la Salud de San Pablo, Rep. del Brasil, en 2006,
destacó: “Los jóvenes han recibido un importante contenido
sexual en las programaciones y las propagandas exhibidas
en la televisión, a través de mensajes que valorizan el sen-
sacionalismo, la erotización, las relaciones casuales [...].
En las telenovelas y en las series, la mayoría de los actores
son jóvenes y bellos; constantemente están cambiando de
pareja; no usan métodos anticonceptivos ni de protección
contra las enfermedades de transmisión sexual y, aun así,
no se contagian ni se embarazan; y los finales son siempre
felices”. Este llamado de alerta fue lanzado hace nueve
años, ¡imagínate cómo estarán las cosas hoy en día!
5 | Una noticia publicada en UOL el 13 de mayo de 2014,
acerca de las estrategias para alcanzar altos números de
rating en el IBOPE (Instituto Brasileño de Opinión Pública
y Estadísticas), afirmaba: “El autor Manuel Carlos va a
explotar al máximo la sensualidad de Bruna Marquezine
en los capítulos de la próxima semana del programa ‘Em
Família’ [En familia].
La actriz, de 18 años,
va a protagonizar tres
escenas de sexo en so-
lamente tres capítulos,
en una tentativa de au-
mentar la audiencia de
la novela, la cual regis-
tra promedios semana-
les inferiores a los trein-
ta puntos”. Hummm...
¡Así es, entonces, como
hacen para intentar captar nuestra atención!
6 | Una de las novelas que está en el aire en este
momento en una de las grandes emisoras de televisión
brasileñas tiene como título “Babilonia”. Un nombre su-
gerente, ¿no te parece? Estuve investigando, y encontré
un comentario que un crítico de telenovelas realizó el día
inmediatamente después de haberse proyectado el primer
capítulo de esa tira. Maurício Stycer escribió en UOL:
“Hubo besos en la boca entre dos señoras que estaban en
la franja etaria de los ochenta años; dos escenas de sexo
casual; un casamiento por conveniencia; traición; una
muchachita ingenua que resulta engañada por un hombre
casado; un embarazo no deseado; malos manejos en la lista
de espera para trasplantes; dos chantajes; un atropello; y
un asesinato. En otros tiempos, estas situaciones podrían
suceder a lo largo de toda una novela”. En fin, es esto lo
que está rodando por ahí...
Bien, al leer todo esto, tal vez estés pensando: “Ah,
¡pero esto es solamente una ‘pequeña diversión’ rápida!”.
¿Estás segura? Calcula conmigo: supongamos que una
novela tenga cuarenta minutos de duración, que sea trans-
mitida de lunes a sábados y dure seis meses. Entonces, el
total de horas invertidas en esa ‘pequeña diversión’ sería
de 102 horas. Y son 102 horas de mucha técnica, utilizada
por profesionales extremadamente bien preparados para
introducir informaciones en tu mente. ¿Realmente piensas
que esto no va a causar ningún impacto en tu vida y en
la de tus hijos?
Hay un dicho muy popular que dice: “Tanto cae el
agua sobre la piedra que al final la horada”. Un minuto,
diez, veinte, una hora, tres horas, cinco horas, diez, veinte,
treinta... ochenta horas... cien horas... 102 horas... Puedes
estar segura: ¡la va a horadar!
Márcia Ebinger, periodista, forma parte del equi-
po de Asesoría de Comunicación de la División
...Los jóvenes
han recibido
un importante
contenido sexual en
las programaciones
y las propagandas
exhibidas en la
televisión...
AFAMJulio-Septiembre2015
16
Vidaespiritual
©peshkov|Fotolia
Cuidado
“
“
Echando toda vuestra ansiedad
sobre él, porque él tiene
cuidado de vosotros
especial
(1 Pedro 5:7).
AFAMJulio-Septiembre2015
1717
E
ste hecho que les voy a contar es verdadero, y sucedió en junio
de 2013. Aquel día me disponía a llevar a mis hijas al Instituto
Adventista de Enseñanza del Nordeste del Brasil (IAENE), ya
que resido en Recife, que queda a una distancia de 809,9 km. Este viaje
se realiza en, aproximadamente, once horas.
Coloqué las maletas sobre el techo del automóvil, en un soporte
apropiado para esto, e iniciamos el viaje. De repente, durante el trayecto,
una de las maletas cayó desde el techo del automóvil y nadie se dio
cuenta de ello.
Después de algún tiempo sonó mi teléfono, en una zona que no tenía
ningún tipo de señal. El Señor hizo que mi teléfono sonara, a fin de que
yo me detuviera. Entonces atendí la llamada, y noté que faltaba una de
las maletas. En aquel momento ¡me congelé! Dentro de aquella maleta
perdida estaban todas las pertenencias de mi hija, quien iba a pasar
todo un semestre estudiando. Hice una oración, y sentí que el Señor
quería que yo regresara. Volví, y al poco tiempo vi la bolsa plástica que
envolvía la maleta. Paré, vi allí a una mujer y le pregunté:
–Señora, ¿vio usted una maleta?
–Sí, un camionero, en un camión blanco, tomó la maleta y se la
llevó –me respondió.
Continué regresando durante unos 120 km. Paré a un camión en
la carretera y le pregunté al chofer si había encontrado una maleta, y
me dijo que no. Ese mismo conductor me informó que cerca de una
ciudad llamada Paulo Afonso, en Bahia, había un paradero donde los
camioneros acostumbraban hacer un alto para almorzar. Continué mi
retorno y pude divisar el paradero. Vi muchos camiones con las mismas
características que me había informado la señora. Nuevamente, oré a
Dios y le pregunté: “Señor, y ahora, ¿por dónde comienzo?”
En aquel instante, sucedió algo increíble: el Señor hizo que yo detu-
viera mi automóvil exactamente detrás del camión que tenía la maleta
de mi hija. Descendí del automóvil, e inmediatamente el camionero
comenzó a preguntarme:
–Señora, ¿es usted la mujer de la maleta?
–¡Sí! –le respondí.
Rápidamente me devolvió la maleta. Lloré mucho. Oré, agradecien-
do a Dios por haberme ayudado en aquella situación. Dios es fiel con
quien le es fiel.
Querida amiga, cuando no sepas la dirección que debes tomar en tu
vida, ¡ora! Cuando no sepas a quién te tienes que dirigir, ora. Cuando
no sepas dónde tienes que buscar, ora.
Dios tiene grandes e incontables bendiciones a nuestra disposición.
Lo único que tenemos que hacer es buscar en él la solución a todos nues-
tros problemas. Comparte con el Señor no solamente tus dificultades,
sino también tus alegrías. Y acuérdate de agradecerle por el amoroso
cuidado de este Padre maravilloso.
Vanaide Oliveira da Silva Lopes, pedagoga y administradora.
Es esposa del pastor Onildo Lopes de Oliveira,
y madre de tres niñitas: Tafines, Taliane y Taciane.
AFAMJulio-Septiembre2015
18
Sermón acerca de la mentira
Un pastor dijo a su congregación:
–He decidido hablar acerca del pecado de la mentira la
próxima semana. Para ayudarlos a que entiendan mi sermón,
quería pedirles que lean Marcos, capítulo 17.
En la siguiente reunión de la iglesia, cuando se preparaba
para presentar su sermón, el pastor pidió a la congregación
que levantaran la mano solamente aquellas personas que
habían leído Marcos 17. Casi todos
los hermanos levantaron
la mano. Entonces, el
pastor sonrió y dijo:
–Quiero que
sepan que Marcos
tiene solamente
16 capítulos.
¡Ahora les voy
a presentar mi
sermón acerca
del pecado de la
mentira!
¡Lunes!
Era una noche de domingo, y Pablo, un adolescente de
trece años, estaba en la iglesia. Sin embargo, su cabeza estaba
concentrada en todo lo que tendría que hacer en la escuela el
día siguiente.
Desanimado, no dejaba de pensar en las tres pruebas que lo
esperaban el lunes.
El pastor estaba hablando y citó rápidamente un versículo,
pidiéndoles que todos completaran el texto:
–Hermanos, por favor, completen este versículo: “Jesús dijo:
‘en el mundo tendréis aflicción, pero confiad en mí, yo he...’ ”
–Yo he vencido ¡al lunes!
Ilustración:CarlosSeribelli
AFAMJulio-Septiembre2015

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Con quién me casare
Con quién me casareCon quién me casare
Con quién me casare
pec.chile
 
Ua respuesta a los cumplidores de promesa
Ua respuesta a los cumplidores de promesaUa respuesta a los cumplidores de promesa
Ua respuesta a los cumplidores de promesa
Victor Moreno
 
1 el lugar de los hijos en los procesos de separación y divorcio
1 el lugar de los hijos en los procesos de separación y divorcio1 el lugar de los hijos en los procesos de separación y divorcio
1 el lugar de los hijos en los procesos de separación y divorcio
Pat Laureano
 

La actualidad más candente (18)

Pre ìdica sobre la iniquidad.
Pre ìdica sobre la iniquidad.Pre ìdica sobre la iniquidad.
Pre ìdica sobre la iniquidad.
 
Pre ìdica sobre desoìrdenes espirituales. primera parte.
Pre ìdica sobre desoìrdenes espirituales. primera parte.  Pre ìdica sobre desoìrdenes espirituales. primera parte.
Pre ìdica sobre desoìrdenes espirituales. primera parte.
 
Con quien me casaré Luis Palau
Con quien me casaré Luis PalauCon quien me casaré Luis Palau
Con quien me casaré Luis Palau
 
Novios en escala de gris
Novios en escala de grisNovios en escala de gris
Novios en escala de gris
 
Salidas con el sexo opuesto
Salidas con el sexo opuestoSalidas con el sexo opuesto
Salidas con el sexo opuesto
 
9. el verdadero perdedor
9. el verdadero perdedor9. el verdadero perdedor
9. el verdadero perdedor
 
Matrimonio Sagrado
Matrimonio SagradoMatrimonio Sagrado
Matrimonio Sagrado
 
Devoción a cristo
Devoción a cristoDevoción a cristo
Devoción a cristo
 
Charla Para Solteros
Charla Para SolterosCharla Para Solteros
Charla Para Solteros
 
La juventud
La juventudLa juventud
La juventud
 
Pre ìdica sobre desoìrdenes espirituales. segunda parte.
Pre ìdica sobre desoìrdenes espirituales. segunda parte.  Pre ìdica sobre desoìrdenes espirituales. segunda parte.
Pre ìdica sobre desoìrdenes espirituales. segunda parte.
 
El matrimonio
El matrimonioEl matrimonio
El matrimonio
 
Con quién me casare
Con quién me casareCon quién me casare
Con quién me casare
 
Ua respuesta a los cumplidores de promesa
Ua respuesta a los cumplidores de promesaUa respuesta a los cumplidores de promesa
Ua respuesta a los cumplidores de promesa
 
Noviazgo
NoviazgoNoviazgo
Noviazgo
 
Para que sirve el hombre
Para que sirve el hombrePara que sirve el hombre
Para que sirve el hombre
 
Preìdica sobre la confrontacioìn
Preìdica sobre la confrontacioìn Preìdica sobre la confrontacioìn
Preìdica sobre la confrontacioìn
 
1 el lugar de los hijos en los procesos de separación y divorcio
1 el lugar de los hijos en los procesos de separación y divorcio1 el lugar de los hijos en los procesos de separación y divorcio
1 el lugar de los hijos en los procesos de separación y divorcio
 

Similar a Revista Afam 3trim - 2015

Infidelidad entre generos
Infidelidad entre generosInfidelidad entre generos
Infidelidad entre generos
MLPV404MONICA
 
Iglesia no pierdas tus valores
Iglesia no pierdas tus valoresIglesia no pierdas tus valores
Iglesia no pierdas tus valores
Yayi Ruiz
 

Similar a Revista Afam 3trim - 2015 (20)

Psifam5
Psifam5Psifam5
Psifam5
 
Psifam5
Psifam5Psifam5
Psifam5
 
Las relaciones afectivas en el matrimonio
Las relaciones afectivas en el matrimonioLas relaciones afectivas en el matrimonio
Las relaciones afectivas en el matrimonio
 
Infidelidad entre generos
Infidelidad entre generosInfidelidad entre generos
Infidelidad entre generos
 
Infidelidad
InfidelidadInfidelidad
Infidelidad
 
El noviazgo
El noviazgoEl noviazgo
El noviazgo
 
Amor para toda_la_vida-dr_james_dobson
Amor para toda_la_vida-dr_james_dobsonAmor para toda_la_vida-dr_james_dobson
Amor para toda_la_vida-dr_james_dobson
 
Dr.James Dobson amor para toda la vida
Dr.James Dobson amor para toda la vidaDr.James Dobson amor para toda la vida
Dr.James Dobson amor para toda la vida
 
7 mitos del noviazgo
7 mitos del noviazgo7 mitos del noviazgo
7 mitos del noviazgo
 
¿Por_qué_nuestra_relación_no_funciona_si_nos_queremos_tanto_Ricardo.pdf
¿Por_qué_nuestra_relación_no_funciona_si_nos_queremos_tanto_Ricardo.pdf¿Por_qué_nuestra_relación_no_funciona_si_nos_queremos_tanto_Ricardo.pdf
¿Por_qué_nuestra_relación_no_funciona_si_nos_queremos_tanto_Ricardo.pdf
 
Tema 9 mayo
Tema 9 mayoTema 9 mayo
Tema 9 mayo
 
manual-del-varon-infiel.pdf
manual-del-varon-infiel.pdfmanual-del-varon-infiel.pdf
manual-del-varon-infiel.pdf
 
ASESINOS DEL MATRIMONIO.ppsx
ASESINOS DEL MATRIMONIO.ppsxASESINOS DEL MATRIMONIO.ppsx
ASESINOS DEL MATRIMONIO.ppsx
 
La amistad
La amistadLa amistad
La amistad
 
01 o tym dlaczego dziewczyny kor
01 o tym dlaczego dziewczyny kor01 o tym dlaczego dziewczyny kor
01 o tym dlaczego dziewczyny kor
 
Las tres caras del amor
Las tres caras del amorLas tres caras del amor
Las tres caras del amor
 
Un Noviazgo no sana un corazón solitario
Un Noviazgo no sana un corazón solitarioUn Noviazgo no sana un corazón solitario
Un Noviazgo no sana un corazón solitario
 
Paz en el hogar
Paz en el hogarPaz en el hogar
Paz en el hogar
 
Iglesia no pierdas tus valores
Iglesia no pierdas tus valoresIglesia no pierdas tus valores
Iglesia no pierdas tus valores
 
Noviazgo
NoviazgoNoviazgo
Noviazgo
 

Más de Adventistas APC

Capítulo 4—Los reglamentos de la iglesia La organización de la iglesia
Capítulo 4—Los reglamentos de la iglesia La organización de la iglesiaCapítulo 4—Los reglamentos de la iglesia La organización de la iglesia
Capítulo 4—Los reglamentos de la iglesia La organización de la iglesia
Adventistas APC
 

Más de Adventistas APC (20)

El llamado al servicio
El llamado al servicioEl llamado al servicio
El llamado al servicio
 
El entrenamiento pastoral
El entrenamiento pastoralEl entrenamiento pastoral
El entrenamiento pastoral
 
Capítulo 5—El entrenamiento pastoral
Capítulo 5—El entrenamiento pastoralCapítulo 5—El entrenamiento pastoral
Capítulo 5—El entrenamiento pastoral
 
La ordenación pastoral
La ordenación pastoralLa ordenación pastoral
La ordenación pastoral
 
La ordenación pastoral
La ordenación pastoralLa ordenación pastoral
La ordenación pastoral
 
La ordenación pastoral
La ordenación pastoralLa ordenación pastoral
La ordenación pastoral
 
La ordenación pastoral
La ordenación pastoralLa ordenación pastoral
La ordenación pastoral
 
La organización de la iglesia
La organización de la iglesiaLa organización de la iglesia
La organización de la iglesia
 
La organización de la iglesia
La organización de la iglesiaLa organización de la iglesia
La organización de la iglesia
 
Capítulo 4—Los reglamentos de la iglesia La organización de la iglesia
Capítulo 4—Los reglamentos de la iglesia La organización de la iglesiaCapítulo 4—Los reglamentos de la iglesia La organización de la iglesia
Capítulo 4—Los reglamentos de la iglesia La organización de la iglesia
 
La responsabilidad
La responsabilidadLa responsabilidad
La responsabilidad
 
La responsabilidad
La responsabilidadLa responsabilidad
La responsabilidad
 
La responsabilidad
La responsabilidadLa responsabilidad
La responsabilidad
 
La humildad
La humildadLa humildad
La humildad
 
Ser digno de confianza
Ser digno de confianzaSer digno de confianza
Ser digno de confianza
 
Ser digno de confianza
Ser digno de confianzaSer digno de confianza
Ser digno de confianza
 
Una actitud positiva
Una actitud positivaUna actitud positiva
Una actitud positiva
 
Una actitud positiva
Una actitud positivaUna actitud positiva
Una actitud positiva
 
Una actitud positiva
Una actitud positivaUna actitud positiva
Una actitud positiva
 
La compasión
La compasiónLa compasión
La compasión
 

Último

Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
jenune
 

Último (6)

Lleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de EnseñanzasLleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
 
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdfPARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
 
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptxPARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
 
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDOEL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
 
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICASEL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
 

Revista Afam 3trim - 2015

  • 1. División Sudamericana - 3er trimestre 2015 El fuegoEl fuego amigo
  • 2. Editorial ©antishock;Jadehawk|Fotolia AFAM: Marca Registrada en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial del Brasil. Todos los derechos reservados. Prohibida la reprodución total o parcial del material de esta revista sin la autorización por escrito de los editores. AFAMDIVISIÓN SUDAMERICANA Área Femenina de la Asociación Ministerial Revista trimestral Año 15 – Nº 59 – Julio-Septiembre 2015 Periodista responsable Márcia Raposo Ebinger – MTB 21.171 Edición: Márcia Raposo Ebinger Traducción en español: ACES Coordinación general AFAM-DSA Wiliane Steiner Marroni Secretaria DSA Miriam Oliveira Galo da Luz Líderes de AFAM – Uniones hispanas Unión Argentina: Susy de Cayrus Unión Boliviana: Nilvia Ester Streuli Unión Chilena: Rosa Emma Parra Romero Unión Ecuatoriana: Esther A. de Lozano Unión Paraguaya: Norma Inés MorenoValezuela Unión Peruana del Norte: Margarita Paredes Unión Peruana del Sur: Gloria de Obando Unión Uruguaya: Soledad Sánchez Visite el sitio: http://www.portaladventista.org E-mail de Redacción: afam.dsa@dsa.org.br Diseño: Jefe de arte Marcelo de Souza Diseño gráfico Vilma Baldin Programación visual Milena Ribeiro Tapa Ilustración de Lívia Haydée Sobre foto de © kantver e ZoomTeam | Fotolia Impresión y acabado: 7821/32948 Tirada: 4.695 ISSN: 2236-7896 Impreso en la Rep. Argentina -107477- Entre las diversas temáticas que te presentamos en esta edición de la revista AFAM, me gustaría llamar tu atención especial- mente sobre un asunto. Creo que es imprescindible que tengamos cuidado con nuestras interrelaciones y, principalmente, con aquellas que tenemos con el sexo opuesto. ¿Cuáles son los cuidados que de- bemos tener cuando nos acercamos a un joven, o a un hermano? En la actualidad, tenemos la poderosa acción de los medios de comunicación que nos acerca cada vez más a las personas. La amistad entre los hombres y las mujeres crece y se profundiza. No existe nada de malo en tener amigos, sin embargo, ¿hasta dónde debemos llegar en nuestras conversaciones y contactos con ellos? Oímos hablar cada vez más de historias de familias deses- tructuradas en las que, por algún motivo, uno de los cónyuges evolucionó tanto en sus amistades, que llegó a un límite peligroso con sus relaciones fuera del matrimonio. Recordemos que, en el momento de la creación, Dios dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo (Gén. 2:18). Ese fue el motivo por el que Dios creó a la mujer. Ella sería su compañera, carne de su carne, única. El nivel de esta relación, que había sido establecido por Dios, presupone que no habría intrusos, ni terceros envueltos dentro de la relación. Elena de White habló acerca de esto varias veces. En uno de sus textos afirma: “Los que salen a exponer sus agravios particula- res a otros obrarían mejor si quedasen en casa para orar, entregar su perversa voluntad a Dios, caer sobre la Roca y ser quebrantados y morir al yo a fin de que Jesús pudiese hacer de ellos vasos que le honren” (El hogar cristiano, p. 31). Existen situaciones en las cuales resulta prudente buscar ayu- da en un consejero o profesional de la salud emocional; y cuando fuere necesario, no titubees en tomar esa actitud. Querida amiga del ministerio, hemos traído este tema entre tantos otros a fin de que, en oración, puedas meditar en este asunto y vivas dentro de los planes establecidos por Dios para toda la vida. ¡Buena lectura! Con cariño, Wiliane Steiner Marroni
  • 3. 14 416 10 4 12 Índice AFAMJulio-Septiembre2015 3 2 Editorial 4 Mensaje “El fuego amigo” 6 Para los niños Pase lo que pase, yo siempre estaré a tu lado 7 Testificando Dos opciones: florecer o marchitarse 8 Mi jornada La amistad es buena, pero tiene un límite 9 Nutrición Flan de frutillas con cerezas Masa para esfisha, arrollados y empanadas 10 El cuidado de su salud 10 errores en la cocina 12 Nuestros días Remedios: ¡una bola de nieve peligrosa! 14 Vida familiar Yo no veo telenovelas 16 Vida espiritual Cuidado especial 18 Humor
  • 4. ©gstockstudio|Fotolia versiales. Como existen muchos casos de compromiso afectivo o sexual a partir de amistades, sería bueno analizarlo un poco. De acuerdo con el sitio Psychology Today, la idea de que hombres y mujeres no pueden ser amigos íntimos proviene de tiempos antiguos, cuando las muchachas quedaban en su casa y los hombres iban a trabajar afuera; entonces, la única manera que tenían para relacionarse era a través de un romance. La revista brasilera Isto É [Esto es] publicó un artículo acerca del tema de la amistad con el sexo opuesto. Explicaba que todo había comenzado a partir de la tele- visión en colores, en 1954. A su vez, Rosana Schwartz, investigadora de la PUC-SP (Pontificia Universidad Católica de San Pablo, en la Rep. del Brasil), dice que hasta el siglo XIX este tipo de relaciones no estaba bien visto, ya que a la mujer se la consideraba frágil, y el acercamiento a un hombre podría degenerarla, a causa de las relaciones sexuales fuera del casamiento. La amistad con un hombre, de acuerdo con lo mani- festado por Rosana Schwartz, comenzó a ser común a partir de la llegada de las mujeres al mercado de trabajo, principalmente después de la década de 1970. Con este nuevo fenómeno social, la amistad con el sexo opuesto no solamente se volvió normal, sino además fue incentivada y divulgada por medio de las redes so- ciales, incluyendo un tono sensual y sexual, sin que esto los hiciera sentir que estaban en situaciones vergonzosas. Admiración (Gén. 39:6): José era un hombre jo- ven (aproximadamente, de 17 años) cuando llegó a Egipto. La esposa de Potifar percibió su belleza y se sintió atraída hacia él. El consejo del sabio Salomón es: “¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, y abrazarás el seno de la extraña?” (Prov. 5:20). Considerar a otras personas atrayentes y mirarlas con admiración desgastará tu propia visión con respecto a tu cónyuge. Se cambiará tu criterio de belleza, y tu cónyuge quedará desplazado con respecto a esta nueva persona que entró en la relación afectiva. Las estadísticas revelan que las amistades, o las trai- ciones, se verifican en los ambientes en que los hombres y S e llama “fuego amigo” a una acción bien intenciona- da en su inicio, pero desastrosa en su culminación. Se lleva a cabo, en un escenario militar, cuando dos grupos entran en colisión. Si un ejército está combatiendo contra el enemigo, pero en esa acción se hiere o se mata a un aliado, se dice que allí hubo “fuego amigo”. Podemos decir que la situación citada haya sido una fatalidad o una casualidad, ya que no había habido intención. El término jurídico sería “crimen culposo”. Sin embargo, podemos aprender algunas lecciones de cómo evitar problemas y traiciones para con nuestros amigos, ya que como cristianos se nos llama a tener buenas relaciones interpersonales con todas las perso- nas que nos rodean. Dado que esta revista tiene un público femenino, abordaré el tema a partir de la historia de la esposa de Potifar y José. Una aproximación a la historia (Gén. 39:1-3): La historia del mayor asedio registrado en la Biblia presenta un ambiente profesional en común. En este caso, no fue la mujer de Potifar sino José quien entró en el mercado de trabajo. Era mayordomo (administrador) de todo lo que había en la casa de su señor, excepto de su esposa (39:9). El origen de la humanidad señala a Dios como creador del hombre y de la mujer. Ambos se complementarían y formarían una familia, un matrimonio. Dios creó para ellos un contexto social con interdependencia, amistad, complicidad, simpatía, etc. Esos senti- mientos y valores tendrían que construirse y de- sarrollarse, entre los seres humanos, especial y más íntimamente dentro de un matrimonio. Por esta razón, el hombre y la mujer deberían buscar tener estas interrelaciones afectivas, para su felicidad social y personal. La pregunta: ¿Puede existir amis- tad entre el hombre y la mujer? Las respuestas son contro- 4 AFAMJulio-Septiembre2015 amigo"El fuego " Mensaje
  • 5. AFAMAbril-Junho2015 5 AFAMAbril-Junho2015 5 las mujeres permanecen juntos la mayor parte del tiempo; tanto sea en el sector de trabajo como en los estudios, o durante el tiempo de recreación. Esas personas pasan, entonces, a ser referentes. Esto también sucede con los pastores: las mujeres de la congregación lo tienen como referente en varios aspectos: espiritualidad, casamiento perfecto, equilibrio, consejero, etc. Cuidados importantes a tener en cuenta en esta etapa: La ropa que se usa: puede ser atractiva para él (o ella). El lenguaje: puede sonar sensual o romántico. Las miradas: no flirtear por medio de estas. Las redes sociales: no mirar fotos de amigos (o ami- gas) si se siente algún tipo de admiración. El tiempo que demora una conversación y su frecuen- cia: si existe admiración, las conversaciones fre- cuentes pueden guiar hacia la intimidad. El (o la) amigo comenzará a ser el confidente, comprensivo y mejor amigo. Pero estos valores corresponden solamente al cónyuge. Ambiente: nunca en un lugar reservado y a solas. Toque físico: se deberán evitar los abrazos fuertes; principalmente cuando existen, en la relación, la concomitancia de los ítems anteriormente men- cionados. Sobrenombre o apelativo cariñoso: tales expresiones deben ser usadas únicamente para el esposo o la esposa. Deben comentarse positivamente y en público las cualidades del cónyuge: Escucha al sabio: “Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido también la alaba: Muchas mujeres hicieron el bien; mas tú sobrepasas a todas” (Prov. 31:28, 29). Escribiendo a los pastores (casados y solteros) acerca de los peligros de la seducción femenina (esto también es válido para el asedio masculino), Elena de White acon- sejó: “La utilidad de los predicadores jóvenes, casados o no, queda a menudo destruida por el afecto que les profesan las jóvenes. Las tales no se dan cuenta de que otros ojos se fijan en ellas y que su conducta puede perju- dicar la influencia del predicador a quien dediquen tanta atención. Sería mucho mejor, tanto para ellas como para el predicador, atenerse estrictamente a las reglas de la dignidad. Por no hacerlo ellas, queda el predicador en situación desagradable, pues a causa de ello hay quienes lo consideran desfavorablemente, por error. “Pero el peso de este asunto incumbe a los predica- dores mismos. Ellos deben demostrar disgusto por tales atenciones; y si siguen la conducta que Dios quiere que sigan, no serán molestados mucho tiempo. Deben rehuir toda apariencia de mal; y cuando dan con jóvenes muy sociables, es deber suyo dejar ver a las tales jóvenes que esto no les agrada. Deben repeler los avances, aun cuan- do sean tenidos por groseros, a fin de evitar oprobio a la causa. Las jóvenes que hayan sido convertidas a la ver- dad y a Dios, escucharán la reprensión y se reformarán” (Obreros evangélicos, p. 135). Deseos de intimidad (Gén. 39:7, 10): Lo que apenas era un contacto, comenzaba a evolucionar. José y la esposa de Potifar no solamente trabajaban en el mismo ambiente, sino también se veían con frecuencia. Dado que ella cultivó y alimentó el contacto visual, el próximo paso sería la admiración. Esto puede ocurrir en ambos o en uno de los amigos, aun cuando no haya amistad. Ella no percibió, quizá, que dentro de sí ali- mentaba algo que era más grande que la amistad o el profesionalismo: el deseo. En estos casos de amistades que implican a una per- sona casada, resulta necesario diagnosticar el verdadero sentimiento: ¿Siento algo por esa persona? Si la respuesta es “Sí”, la amistad podrá tener problemas, si su orienta- ción no es corregida. Un estudio realizado en la Universidad de Oxford de- mostró que tres de cada cuatro de los hombres entre- vistados mantenían amistades platónicas con mujeres. Principalmente, afirmaban que no confiaban en sus amigos varones, ya que los consideraban como competidores; es decir, los hombres tien- den a desahogarse de sus problemas contán- doselos a sus amigas, y no se los cuentan a sus amigos por recelo a que ellos los vean como fracasados. Conclusión: Resulta necesario utilizar el equilibrio y la sensatez en todas las relacio- nes humanas, principalmente en las que atañen al sexo opuesto. Por mejores que sean las intenciones, el enemigo puede aprovechar las circunstancias, la vulnera- bilidad y la apariencia del mal. Es mejor usar el antiguo y buen consejo del sabio Salomón: “Y alégrate con la mujer [o el hombre] de tu juventud […] en todo tiem- po, y en su amor recréate siempre” (Prov. 5:18, 19) . Pr. Moisés Silva, presidente de la Unión del Nordeste Brasileño. 5 AFAMJulio-Septiembre2015
  • 6. 66666 En Rumania, país que se localiza en Europa Oriental, un padre siempre decía a su hijo: “Pase lo que pase, yo siempre estaré a tu lado”. Fue justamente en ese país que hubo un terremoto de una intensidad muy grande. El temblor derrumbó varias construcciones que existían allí. En aquel momento el padre de esta historia estaba en la calle. Cuando supo lo que había sucedido, corrió hacia su casa para comprobar cómo estaba su familia. Al llegar, la esposa, afligida, le informó que su hijo todavía estaba en la escuela. Desesperado, aquel hombre fue inmediatamente hacia allá. Al llegar, se encontró con un escenario desolador. La escuela se había derrumbado; no quedaba ni una sola pared en pie. Una tristeza indescriptible se instaló en su corazón; de forma aguda, recordaba la frase que siempre decía a su hijo: “Pase lo que pase, yo siempre estaré a tu lado”. Mentalmente, aquel padre delineó con sus ojos todo el trayecto que realizaba con el hijo para llegar diariamente a la escuela, hasta el salón de clases del tercer año. Entonces, resolvió recorrer ese mismo trayecto, caminando por encima de los escombros. Portón, corredor, dobló a la derecha; y entonces percibió que aquella debía de ser la ubicación del salón de clases de su hijo. Sin pensarlo dos veces, comenzó a cavar en el piso con sus propias manos. Otros padres que estaban por ahí cerca, embargados por la desolación, intentaron detenerlo, pero él no prestó atención a sus pedidos. Incluso cuando los policías y los bomberos llegaron allí, intentaron convencerlo de que se detuviera en su tentativa; a todas luces, todo indicaba que no había sobrevivientes. Aquel padre trabajó más de treinta horas en soledad, llamando a su hijo. Entonces, al retirar una enorme piedra, oyó una dulce voz: “Papá... ¡Estoy aquí!” Desbordado por la felicidad, aquel hombre renovó sus fuerzas y preguntó a su hijo si estaba bien. El muchachito le respondió que estaba bien, pero que tenía hambre, sed... y mucho miedo. –¿Hay alguien más contigo? –le preguntó el padre. –Sí: de los 36 de la clase, catorce están aquí, conmigo. Estamos sujetos entre un vano y dos pilares. ¡Estamos todos bien! –le garantizó el muchachito–. Papá, ¡yo les dije! –continuó diciendo. –¿Qué fue lo que les dijiste, hijo mío? –Les dije que podían quedarse tranquilos, ¡porque tú nos ibas a encontrar! Ellos no me creyeron, pero yo les repetí: “Pase lo que pase, mi padre siempre estará a mi lado”. El padre abrió un pequeño hueco y llamó a su hijo. –¡No! –gritó el muchachito-. ¡Deja que ellos salgan primero! ¡Yo sé que, pase lo que pase, tú siempre estarás esperándome! Todos aquellos niñitos se salvaron, y el hecho acabó siendo una noticia en todo el mundo. Así como aquel padre cuidó de su hijo, Dios cuida de ti: “Pase lo que pase, Dios siempre estará a tu lado”. ©GstudioGroup|Fotolia Pase lo que pase, yo siempre estaré a tu lado a tu lado estará Dios siempre AFAMJulio-Septiembre2015 Para los niños
  • 7. ©o_april|Fotolia obligatoriamente, pues ya había llegado la hora de entrar en la facultad. ¡Es terrible decir “Adiós” a nuestro hijo, y saber que vas a verlo recién después de un año! Nuestros dos hijos menores también tuvieron que ir al internado, porque las escuelas en el Uruguay tienen clases los sába- dos, y son muy secularizadas. La opción fue inscribirlos en los internados e ir a buscarlos los fines de semana. En el aspecto profesional también tuve que lidiar con una nueva pérdida. No puedo trabajar aquí, ya que el go- bierno nacional no acepta mis títulos; a fin de revalidarlos, tendría que pasar por un proceso que duraría tres años. Esto significaba que, profesionalmente, aquí no soy nada. Podría parecer algo sin importancia, pero para una mujer como yo, que siempre ha trabajado, es una gran decepción ver que su vida profesional se esté desmoronando. Enfrentada con esta realidad, tenía dos opciones: flo- recer o marchitarme. ¡Y yo escogí florecer! No quiero decirles que fue fácil, porque no lo fue. Pero solamente podemos trabajar para Dios si lo amamos más que a las demás cosas. Por eso, voy a florecer donde estoy plantada, sin mirar a los aparentes perjuicios para la profesión y los afectos familiares, pues sé que Dios tiene preparadas cosas maravillosas para mí y para mis amados. Quiero vencer las dificultades que tengo que enfrentar cada día: no saber hablar la lengua local, la adaptación con la alimentación, la nostalgia por los hijos y la aparente derrota profesional. Voy a predicar el evangelio. Vine para llevar almas a los pies de Jesús, y todos los días le pido que me envíe personas para estudiar la Biblia. Hoy en día ya sé por qué estoy aquí: ya llevamos cin- cuenta personas al bautismo, y estoy trabajando en un proyecto de ADRA. Para este proyecto, llevo a la iglesia todos los sábados a veinte niños, y se maravillan oyendo y cantando acerca de Jesús; cosas que nunca habían hecho. Ya sé que para esta hora y para este tiempo nací, y estoy en el lugar exacto en el cual Dios quería que estuviera. Si él dejó todo, de lo mejor, por salvarme, ¿no puedo yo dejar mis miserables cosas por él? Walkiria Vespa. Ella y su esposo, el pastor Marcelo Moreira, están trabajando hace dos años en la República Oriental del Uruguay. Son padres de tres hijos: Lucas, de 19 años, Daniel, de 16, y Thiago, de 14. C uando pensamos que hemos hecho todo lo que podíamos hacer, ¡Dios nos sorprende! Les voy a contar acerca de nuestro séptimo traslado de distrito pastoral. ¡Grandes desafíos! Durante el mes de agosto del 2012, mi esposo es- taba trabajando como director del departamento de Mayordomía y Ministerial, en una determinada oficina de la iglesia; yo trabajaba como directora de una escue- la. Profesionalmente, todo se estaba dando muy bien. Nuestros tres hijos adolescentes vivían con nosotros, y todo seguía tranquilamente. Fue en ese período que se divulgó la información de que existía la necesidad de enviar dos pastores a la República Oriental del Uruguay, para trabajar como misioneros. Mi esposo dialogó conmigo, y sentimos que el Espíritu Santo estaba hablándonos. Acordamos que conversaríamos con nuestros hijos para ver si ellos también estarían de acuer- do con esta posibilidad; y luego, nos inscribiríamos. Los muchachitos estuvieron felices ante la idea de vivir en otro país. Siendo así, seguimos adelante con el plan. Se inscribieron treinta pastores; y fueron escogidos solamente dos. ¡Mi esposo fue uno de ellos! Y aquí estamos. El Uruguay es un país que tiene 7.300 miembros ad- ventistas en todo el país; hay solamente 52 iglesias y 33 pastores, junto con los directores de departamento. El se- cularismo y la independencia de Dios es moneda corriente entre las personas de este país. Bautizar es un gran desafío. Los alimentos aquí son muy caros. Dicho sea de paso, todo es muy caro, ya que el Uruguay importa todo y tiene muy pocas industrias. ¡El alquiler es carísimo, y la gasolina tiene un precio tremendo! Es por estos motivos que se nos llama misioneros, porque los desafíos son espirituales, y también financieros. Por otro lado, este es un lindo país, y las personas son muy gentiles. Después de realizar seis mudanzas en 16 años de minis- terio, pensé que ya había aprendido a lidiar con esto; pero no resultó tan bien como pensaba. Para comenzar, tuvimos que vender todo lo que teníamos y transportar lo mínimo posible. ¡Fue difícil! Cada objeto que yo vendía o regalaba ¡llevaba consigo una lágrima! Los regalos de casamiento, de las iglesias, de los alumnos, de los amigos, todo lo que había recibido tuve que dejarlo allá. Sin embargo, lo peor estaba por llegar: ¡la separación de nuestros hijos! Hasta ese momento, mi primogénito no se había in- teresado en ir al internado, pero ahora tendría que ir Dos opciones: 7 florecer o marchitarse AFAMJulio-Septiembre2015 Testificando “Vosotros sois mis testigos” (Isaías 43:10)
  • 8. ©Stocksnapper|Fotolia La amistad es buena,pero tiene un S inceramente, creo que puede existir un lazo de amistad entre personas del sexo opuesto. Sin embargo, este lazo debe estar libre de dudas y acompañado de sinceridad; es decir, puro y sin segundas intenciones. Por otro lado, estoy de acuerdo con mi esposo cuando dice que “son pocas las per- sonas que no tienen segundas intenciones en todo lo que van a hacer”, ya sea de orden emocional, profesional o espiritual. En la realidad del mundo en que vivimos, sabemos muy bien que el ser humano está muy distante del pro- pósito divino de la perfección, la pureza y la sinceridad. Siendo así, lamentablemente, estamos obligados a repen- sar esta cuestión de mantener este tipo de amistad, prin- cipalmente si se vuelve muy cercana. De esta manera, y pensando en lo que abordamos ante- riormente, necesitamos tener el máximo de cuidado cuando nos acercamos a alguien, para relacionarnos, en cualquier ámbito de la vida; principalmente, si esa persona es del sexo opuesto. El ideal siempre es seguir la gran Regla de Oro que nos enseñara Jesús: debemos tener en mente que aquello que quisiéramos que los demás nos hagan debemos hacerlo primero a ellos. Y, sumado a esto, debemos entender que cada día que pasa el mal se propaga de una manera más intensa y rápida. Por eso, no debemos olvidarnos de aquel versículo que figura en Jeremías 17:5: “Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová”. Por último, debemos recordar siempre evitar toda apariencia del mal. Teniendo todo esto en mente, en todas las iglesias y las ciudades por donde pasamos intentamos entablar amistad con todos los miembros de la iglesia, sin establecer interre- laciones muy íntimas con grupitos, personas o matrimonios. Ya que, con el transcurso del tiempo y la experiencia acumu- lada en la vida, hemos podido detectar que muchos de los problemas que los matrimonios pastorales han atravesado en su matrimonio o en su ministerio tuvieron siempre la presencia “intrusa” de un(a) amigo(a) o un matrimonio que estaba en el seno de la familia, de manera íntima o hasta de manera muy impropia. Volviendo al inicio del texto, lo que debemos tener en mente, con referencia a este asunto, es que las interrelacio- nes con personas del sexo opuesto solamente son ciento por ciento seguras cuando se tiene sinceridad, pureza y respeto. Y debemos dar una mirada a esas cualidades, pero no con sentimentalismo, sino que deben ser analizadas racional- mente. Además, como no se puede conocer el corazón de ninguna persona, lo ideal es no arriesgarse. Necesitamos sostener la firme decisión de entender que en este mundo malo, lleno de pecado y de pecadores, simplemente no podemos relajarnos y descansar sobre este asunto, creyen- do que todo irá bien. Tenemos que estar atentos, vigilar y orar siempre, y ser fieles hasta las últimas consecuencias. Tenemos que actuar de esta manera, aunque esto signifique ser un “ET”, y andar a contramano del mundo, abandonar las amistades que nos perjudican y que manchan lo que Dios nos dijo que es puro y santo. Aquí cobra valor la frase que nos dice: “Un buen vallado hace buenos vecinos”. No soy adventista de cuna. Conocí el evangelio en mi juventud a través de mi novio, quien hoy es mi mejor amigo, mi marido. El matrimonio, marido y mujer, estos sí deben vivir como verdaderos cómplices y amigos. Esta debe ser la única, real y profunda amistad entre el sexo opuesto: marido y mujer. “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Gén. 2:24). Y los hijos, cuando los tengan, se agregarán a la amistad, dependiendo de la edad de ellos y de si viven en la casa de los padres. Dado que en el texto antes citado el término “unir” denota la idea, en el original, de “cimentar”, la amistad dentro del ma- trimonio debe ser tan íntima y sustentada que los demás sean solamente coadyuvantes, y nunca actores principales. En la película romántica de la vida real, únicamente dos, marido y mujer, poseen el derecho de dominar la escena principal. Ana Nery Oliveira, UNeB 8 AFAMJulio-Septiembre2015Mijornada
  • 9. AFAMAbril-Junho2015 9 AFAMAbril-Junho2015 9 ©ld1976|Fotolia MASA PARA ESFISHA1 , ARROLLADOS Y EMPANADAS Ingredientes: 500 ml de agua tibia 2 cucharadas de levadura biológica seca 3 cucharadas de azúcar 1 cucharada de sal 1 huevo 2 cucharadas de margarina 1 cucharada de aceite de oliva Harina de trigo, cantidad necesaria, hasta conseguir el punto de la masa Modo de preparación: Mezclar todos los ingredientes agregando la harina de trigo poco a poco hasta conseguir el punto deseado de la masa. Sobar bien la masa. Rellenar a gusto. 1 Nombre que dan a este tipo de masa en el Lejano Oriente. 9 FLAN DE FRUTILLAS CON CEREZAS Ingredientes: 1 taza de frutillas picadas 1/2 taza de cerezas en almíbar, picadas 6 cucharadas soperas de azúcar orgánica 6 almendras o castañas de Pará 1 taza de agua 1 cucharadita de té de agar-agar Modo de preparación: Colocar en una cacerola, para su cocción, la mitad de las frutillas y las cerezas, agregándoles 4 cucharadas de azúcar. Dejar hirviendo alrededor de 5 minutos a fuego lento. Luego, batir en la licuadora y reservar. Colocar el agua junto con el agar-agar para que hiervan durante 3 minutos. Unir esta preparación con el resto de las frutillas y las cerezas, el azúcar restante y las castañas, y batir en la licuadora. Luego, verter en dos recipientes individuales (para postre) y esperar a que se enfríen. Después, llevar a la heladera por un espacio aproximado de treinta minutos. Desmoldar, rociar el almíbar por encima y servir. AFAMJulio-Septiembre2015 Nutrición
  • 10. 1010 ©WavebreakMediaMicro|Fotolia 10Para amas y “amos” de casa errores en la cocina AFAMJulio-Septiembre2015 El cuidado de Salud su
  • 11. 1111 ©kosheen|Fotolia C orregir viejos hábitos puede resultar mucho más di- fícil que aprenderlos; sin embargo, cuando el asunto es evitar la proliferación de las bacterias, todos los cuidados son ineludibles. Resulta necesario tirar a la basura muchos de los conocimientos adquiridos a lo largo de la vida, para vencer las batallas diarias contra miles de seres minús- culos y perjudiciales para la salud. Algunos de los consejos pueden parecer un exceso de cui- dado, pero no es así. Fíjate, por ejemplo, este dato que nos Colocar detergente directamente en la esponja: El detergente nunca deberá ser colo- cado directamente sobre la esponja, pues es muy difícil enjuagar después todo ese detergente. Esos restos de detergente permanecen en lugares que no corresponde, y generan pro- blemas de salud. El consejo para lim- piar saludablemente es: coloca sola- mente ocho gotas de detergente en un litro de agua. Además, la esponja que se usa para la pileta de la cocina deberá cambiarse semanalmente. Usar una tabla de madera para cortar la carne: Las bacterias aplauden la utilización de las tablas de madera. Usa tablas de plástico o de vidrio para ello. No guardar comida caliente en la heladera: Este es uno de los mitos más difundi- dos entre las amas de casa. No existe equivocación en guardar comida ca- liente en la heladera. Lógicamente, este hábito va a aumentar un poco el consumo de energía, sin embargo, no va a arruinar la heladera. Guardar comida caliente en la heladera en un recipiente tapado: El aire frío va a recaer sobre la tapa, y no va a entrar tan fácilmente en el contenido. Esta demora en el enfria- ofrece la Organización Mundial de la Salud (OMS): En todo el mundo, cada año, un millón y medio de niños menores de cinco años padecen de diarrea, lo que provoca miles y miles de muertes, de las cuales el 70% son causadas por la incorrecta manipulación de alimentos. Además, existen errores relacionados con la econo- mía y el medio ambiente que necesitan ser corregidos. Vamos a ver cuáles son: miento del alimento provocará que las bacterias se multipliquen. Guarda todo alimento caliente destapado; más tarde, tápalo. Guardar productos en latas abiertas de metal: Al abrir una lata de metal, sea de lo que fuere, retira todo el alimento de adentro y guárdalo en un recipiente de plástico o de vidrio. Ignorar a las hormigas: ¡Las hormigas son agentes transmisores de bacterias más po- derosos que las cucarachas! Si un alimento dulce tuviera hormigas, so- lamente podrá dársele un destino: el cesto de la basura. Soplar las velitas de la torta de cumpleaños: Este es un pésimo hábito. Diversos exámenes comprueban que la torta se contamina con las bacterias de saliva. Estas bacterias producen una toxina que provoca aquellas contaminacio- nes, que dan síntomas durante 24 ho- ras, tales como vómitos y malestares. Evita, también, dejar la torta fuera de la heladera. Usa tortas congeladas, y envuélvelas en papel de aluminio. Guardar los huevos en la puerta de la heladera: Todos sabemos que las heladeras ya vienen de fábrica con esa configu- 1er ERROR 4o ERROR 6o ERROR 5o ERROR 7o ERROR 3er ERROR 2o ERROR ración; sin embargo, el balanceo de la puerta y la escasa refrigeración favorecen el deterioro del producto. Los huevos se transforman en un criadero para la proliferación de las terribles salmonellas, bacterias res- ponsables por una buena parte de las intoxicaciones alimentarias. Lavar alimentos en la pileta de la cocina Es posible lavar los alimentos en la pileta de la cocina siempre que esté bien higienizada con agua y jabón, además de hipoclorito de sodio. Para evitar la contaminación, el consejo es lavar los alimentos en un escurridor, vasija o bol de aluminio o vidrio. Elimina algunos hábitos comunes y de fácil solución: Usar el cesto de basura en la pileta, usar broches de ropa para cerrar los paquetitos de alimentos y guardar cola de pegar en la heladera (no se pueden almacenar alimentos junto con productos químicos). Además de esto, no se deben lavar las frutas y las verduras en el momento en que llegamos de comprarlas; lo ideal es lavarlas dos horas después de que hayan sido refrigeradas. Dr. Roberto Figueiredo, biomédico. 9o ERROR 10o ERROR 8o ERROR AFAMJulio-Septiembre2015
  • 13. 13 A los treinta años, comienzas a tener una pequeña depresión, una tristeza un tanto persistente: te prescriben Fluoxetina. La Fluoxetina te dificulta el sueño. Entonces, te prescriben Clonazepan, el Rivotril de la vida. El Clonazepan te deja medio obnubilado al despertar y te reduce la memoria. ¡De vuelta al doctor! Entonces, el médico advierte que has aumentado de peso. En ese momento te prescribe Sibutramina. La Sibutramina te hace perder algunos kilitos; sin embargo, te produce una incómoda taquicardia. Nuevo retorno al médico. El médico percibe que, además del “bate-bate” en el corazón, también tienes la presión alta, y te prescribe Losartan y Atenolol; este último es para reducir tu taquicardia. Entonces tienes 35 años, y ya estás tomando Fluoxe- tina, Clonazepan, Sibutramina, Losartan y Atenolol. Y, aparentemente adecuado, te prescriben un “Polivitamíni- co”, aquel “Polivitamínico de la A a la Z” de la vida... que sirve para muy poca cosa. Sin embargo, en los medios de comunicación algún presentador famoso dijo que es estupendo. Tú le creíste y lo compraste. ¡Lo siento! En todo esto ya se está yendo una gran suma de di- nero por mes; puede pesar en el presupuesto. El dinero que debería estar siendo gastado en inversiones y espar- cimiento se escurre por la rejilla de la industria farma- céutica. Tú comienzas a ponerte nervioso, preocupado y ansioso (aun a pesar de la Fluoxetina y del Clonazepan), pues las cuentas no están cerrando al final de cada mes. Comienzas a sentir dolor de estómago y acidez. Tu intes- tino se “seca”. Y vas a otro doctor. Prescripción: Omepra- zol + Domperidona + Laxante natural. Los síntomas desaparecen, pero solamente los sínto- mas; a pesar del desorden en que se convirtió tu flora intestinal. Y ahí aparecen otras quejas. Entre ellas, una es particularmente perturbadora: a los 37 años apenas, estás con problemas en el área sexual, una apatía sin fin. Sin embargo, esto no es un problema, el médico hasta te permite escoger el remedio; te da una larga lista y te dice: “¡Elige! Estás mejorando”. No obstante, como consecuencia, esos remedios te provocan un tremendo dolor de cabeza, pal- pitaciones, enrojecimiento y picazón. Nuevamente, “no exis- ten problemas”; el médico te aumenta la dosis de Atenolol y te indica, también, que tomes una Neosaldina. Y si sintieras que lo necesitas, el médico te receta un “remedito” para tu “agüita” nasal... que sobrecarga el trabajo de tu corazón. Y cuando todo parecía solucionado, a los cuarenta años, percibes que tus dientes se están pudriendo y ca- yendo (entre nosotros, este es el efecto del antidepresi- vo). Ahora vas a tener que disponer de más dinero para gastarlo en el dentista. En ese mismo momento, puedes constatar otra cosa: tu memoria te está fallando mucho más de lo habitual. Nueva receta en la billetera: Ginko Biloba; esto fue lo que te prescribieron. En los exámenes de rutina, resulta que tu glucosa está en 110 y tu colesterol en 220. Al dorso de la hoja del recetario, el médico te prescribe Merformina + Simvas- tatina. “Es para evitar la diabetes y el infarto”, te dice el cuidador de tu salud. A los cuarenta y pocos años, ya tomas esa lista enor- me de medicamentos. Convengamos en que ¡esto está muy lejos de ser saludable! ¡Semejante gasto de dine- ro mensual y sin obtener salud! Mientras tanto, todavía continúas deprimido, cansado y aumentando de peso. El médico te cambia la Fluoxetina por Duloxetina, un antidepresivo “más moderno”. Después de dos meses, te sientes mejor (o un poco “menos mal”). Sin embargo, surge otro contra- tiempo: el nuevo antidepresivo te provoca problemas urinarios. Comienza a serte necesario levantarte dos veces a la noche, para ir al baño. Y allí se fue tu sueño, el descanso que te resulta extremadamente necesario para tu salud. Pero esto es fácil, ¡el médico te prescribe otro “remedito” básico! Voy a detenerme aquí. Es deprimente. ¡Esto no es salud! Esta historia termina con una situación cada vez más común: el desmoronamiento de tu salud. Es- tás obeso, sin disposición, con una memoria más o menos razonable, una concentración deficiente y problemas sexuales. También tienes diabetes, hiperten- sión; y sospechas tener cáncer. Dientes: ¡ni te cuento! El peso excesivo te reventó las rodillas (el médico ponderó la posibilidad de colocarte una prótesis). En tu cabeza surge la idea de conseguir un cirujano bariátrico, para “reducir tu estómago”; y ¡un psicoterapeuta, para controlar tu buen juicio! Y, finalmente, es así como estás ahora: sin dinero, triste, ansioso, deprimido y... enfermo, ¡muy enfermo! ¡Aun a pesar de los “remedios” (o por causa de ellos)! ¿Y la industria farmacéutica? “¡Va muy bien, gracias!”; aún más por causa de tu valiosa contribución por años, o décadas. ¿Y tu médico? ¡Bien, gracias!; gracias a tu enfermedad (o a las enfermedades que te fueron plan- tadas paso a paso en la vida). ¡Ten cuidado, deshaz esa bola de nieve, antes de que acabe contigo! Texto (adaptado) Dr. Carlos Bayma, médico CON ESPECIALIZACIÓN EN UROLOGÍA. Original en: http://www.drbayma.com/tag/carlos-bayma/ ©Ziablik|Fotolia AFAMJulio-Septiembre2015
  • 14. 14 Vidafamiliar ©ruigsantos;7880ss|Fotolia Yonoveo telenovelaspienses que decidí escribir sobre este asunto para hablar de lo que “yo” pienso acerca de las telenovelas; no voy a hacerlo. Solamente te voy a mostrar algunas declaraciones e investigaciones que señalan algunas constataciones muy importantes sobre el asunto. Finalmente, la conclusión será tuya. 1 | Una investigación realizada por el Banco Intera- mericano de Desarrollo (BID) sugiere una relación entre las telenovelas de una gran emisora de televisión brasi- leña y un aumento en el número de divorcios durante ¡P ero tengo que confesar que las he visto! Era jovencita, y me gustaba ir siguiendo las historias y las tramas para mí estaban muy bien elabora- das. Felizmente, me di cuenta a tiempo. Sin embargo, no AFAMJulio-Septiembre2015
  • 15. 15 las últimas décadas. Publicada por la BBC.com, la in- vestigación toma en cuenta los censos de las décadas de los años 1970, 1980 y 1990, incluyendo el alcance de la emisora en todo el país. Para los autores de la investiga- ción, Alberto Chong y Eliana La Ferrara, “la cantidad de mujeres que se separan o se divorcian aumenta signifi- cativamente después de que la señal de esa emisora se vuelve disponible en determinada zona”. 2 | Fíjate lo que Glória Perez, una famosa autora de telenovelas, declaró en Twitter, con relación a una de sus producciones: “Siempre quise escribir para movilizar. El éxito es esto: provocar la exaltación de los sentimientos. Encanto, rabia, libertinaje, excitación intensa, debates; todo movilizando hacia las pasiones descontroladas. La única cosa mortal para una telenovela es la indiferencia”. 3 | En las páginas de la revista brasileña Isto É Din- heiro [Esto es dinero], del 2 de noviembre de 2012, en- contré una investigación realizada por Sophia Mind, que nos muestra que el 83% de las mujeres brasileñas miran alguna telenovela. El sondeo indica que este alto índice se refleja en los hábitos de consumo: la vestimenta (76%) y los peinados (59%) de los personajes son los que más destacan. El aspecto de las actrices influencia al 77% de las entrevistadas a la hora de pintarse las uñas; al 70% en maquillaje; 65% en el corte de cabello y 66% admitieron haber comprado ropas inspiradas en los personajes. El impacto de la propaganda también es impresionante: 89% de las mujeres dijeron conocer el tipo de publicidad que se realiza en las telenovelas, y el 49% afirmó haber adquirido algún producto o servicio relacionado con la trama. 4 | El Manual de atención a la salud del adolescente, realizado por la Coordinación de Desarrollo de Programas y Políticas de la Salud de San Pablo, Rep. del Brasil, en 2006, destacó: “Los jóvenes han recibido un importante contenido sexual en las programaciones y las propagandas exhibidas en la televisión, a través de mensajes que valorizan el sen- sacionalismo, la erotización, las relaciones casuales [...]. En las telenovelas y en las series, la mayoría de los actores son jóvenes y bellos; constantemente están cambiando de pareja; no usan métodos anticonceptivos ni de protección contra las enfermedades de transmisión sexual y, aun así, no se contagian ni se embarazan; y los finales son siempre felices”. Este llamado de alerta fue lanzado hace nueve años, ¡imagínate cómo estarán las cosas hoy en día! 5 | Una noticia publicada en UOL el 13 de mayo de 2014, acerca de las estrategias para alcanzar altos números de rating en el IBOPE (Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadísticas), afirmaba: “El autor Manuel Carlos va a explotar al máximo la sensualidad de Bruna Marquezine en los capítulos de la próxima semana del programa ‘Em Família’ [En familia]. La actriz, de 18 años, va a protagonizar tres escenas de sexo en so- lamente tres capítulos, en una tentativa de au- mentar la audiencia de la novela, la cual regis- tra promedios semana- les inferiores a los trein- ta puntos”. Hummm... ¡Así es, entonces, como hacen para intentar captar nuestra atención! 6 | Una de las novelas que está en el aire en este momento en una de las grandes emisoras de televisión brasileñas tiene como título “Babilonia”. Un nombre su- gerente, ¿no te parece? Estuve investigando, y encontré un comentario que un crítico de telenovelas realizó el día inmediatamente después de haberse proyectado el primer capítulo de esa tira. Maurício Stycer escribió en UOL: “Hubo besos en la boca entre dos señoras que estaban en la franja etaria de los ochenta años; dos escenas de sexo casual; un casamiento por conveniencia; traición; una muchachita ingenua que resulta engañada por un hombre casado; un embarazo no deseado; malos manejos en la lista de espera para trasplantes; dos chantajes; un atropello; y un asesinato. En otros tiempos, estas situaciones podrían suceder a lo largo de toda una novela”. En fin, es esto lo que está rodando por ahí... Bien, al leer todo esto, tal vez estés pensando: “Ah, ¡pero esto es solamente una ‘pequeña diversión’ rápida!”. ¿Estás segura? Calcula conmigo: supongamos que una novela tenga cuarenta minutos de duración, que sea trans- mitida de lunes a sábados y dure seis meses. Entonces, el total de horas invertidas en esa ‘pequeña diversión’ sería de 102 horas. Y son 102 horas de mucha técnica, utilizada por profesionales extremadamente bien preparados para introducir informaciones en tu mente. ¿Realmente piensas que esto no va a causar ningún impacto en tu vida y en la de tus hijos? Hay un dicho muy popular que dice: “Tanto cae el agua sobre la piedra que al final la horada”. Un minuto, diez, veinte, una hora, tres horas, cinco horas, diez, veinte, treinta... ochenta horas... cien horas... 102 horas... Puedes estar segura: ¡la va a horadar! Márcia Ebinger, periodista, forma parte del equi- po de Asesoría de Comunicación de la División ...Los jóvenes han recibido un importante contenido sexual en las programaciones y las propagandas exhibidas en la televisión... AFAMJulio-Septiembre2015
  • 16. 16 Vidaespiritual ©peshkov|Fotolia Cuidado “ “ Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros especial (1 Pedro 5:7). AFAMJulio-Septiembre2015
  • 17. 1717 E ste hecho que les voy a contar es verdadero, y sucedió en junio de 2013. Aquel día me disponía a llevar a mis hijas al Instituto Adventista de Enseñanza del Nordeste del Brasil (IAENE), ya que resido en Recife, que queda a una distancia de 809,9 km. Este viaje se realiza en, aproximadamente, once horas. Coloqué las maletas sobre el techo del automóvil, en un soporte apropiado para esto, e iniciamos el viaje. De repente, durante el trayecto, una de las maletas cayó desde el techo del automóvil y nadie se dio cuenta de ello. Después de algún tiempo sonó mi teléfono, en una zona que no tenía ningún tipo de señal. El Señor hizo que mi teléfono sonara, a fin de que yo me detuviera. Entonces atendí la llamada, y noté que faltaba una de las maletas. En aquel momento ¡me congelé! Dentro de aquella maleta perdida estaban todas las pertenencias de mi hija, quien iba a pasar todo un semestre estudiando. Hice una oración, y sentí que el Señor quería que yo regresara. Volví, y al poco tiempo vi la bolsa plástica que envolvía la maleta. Paré, vi allí a una mujer y le pregunté: –Señora, ¿vio usted una maleta? –Sí, un camionero, en un camión blanco, tomó la maleta y se la llevó –me respondió. Continué regresando durante unos 120 km. Paré a un camión en la carretera y le pregunté al chofer si había encontrado una maleta, y me dijo que no. Ese mismo conductor me informó que cerca de una ciudad llamada Paulo Afonso, en Bahia, había un paradero donde los camioneros acostumbraban hacer un alto para almorzar. Continué mi retorno y pude divisar el paradero. Vi muchos camiones con las mismas características que me había informado la señora. Nuevamente, oré a Dios y le pregunté: “Señor, y ahora, ¿por dónde comienzo?” En aquel instante, sucedió algo increíble: el Señor hizo que yo detu- viera mi automóvil exactamente detrás del camión que tenía la maleta de mi hija. Descendí del automóvil, e inmediatamente el camionero comenzó a preguntarme: –Señora, ¿es usted la mujer de la maleta? –¡Sí! –le respondí. Rápidamente me devolvió la maleta. Lloré mucho. Oré, agradecien- do a Dios por haberme ayudado en aquella situación. Dios es fiel con quien le es fiel. Querida amiga, cuando no sepas la dirección que debes tomar en tu vida, ¡ora! Cuando no sepas a quién te tienes que dirigir, ora. Cuando no sepas dónde tienes que buscar, ora. Dios tiene grandes e incontables bendiciones a nuestra disposición. Lo único que tenemos que hacer es buscar en él la solución a todos nues- tros problemas. Comparte con el Señor no solamente tus dificultades, sino también tus alegrías. Y acuérdate de agradecerle por el amoroso cuidado de este Padre maravilloso. Vanaide Oliveira da Silva Lopes, pedagoga y administradora. Es esposa del pastor Onildo Lopes de Oliveira, y madre de tres niñitas: Tafines, Taliane y Taciane. AFAMJulio-Septiembre2015
  • 18. 18 Sermón acerca de la mentira Un pastor dijo a su congregación: –He decidido hablar acerca del pecado de la mentira la próxima semana. Para ayudarlos a que entiendan mi sermón, quería pedirles que lean Marcos, capítulo 17. En la siguiente reunión de la iglesia, cuando se preparaba para presentar su sermón, el pastor pidió a la congregación que levantaran la mano solamente aquellas personas que habían leído Marcos 17. Casi todos los hermanos levantaron la mano. Entonces, el pastor sonrió y dijo: –Quiero que sepan que Marcos tiene solamente 16 capítulos. ¡Ahora les voy a presentar mi sermón acerca del pecado de la mentira! ¡Lunes! Era una noche de domingo, y Pablo, un adolescente de trece años, estaba en la iglesia. Sin embargo, su cabeza estaba concentrada en todo lo que tendría que hacer en la escuela el día siguiente. Desanimado, no dejaba de pensar en las tres pruebas que lo esperaban el lunes. El pastor estaba hablando y citó rápidamente un versículo, pidiéndoles que todos completaran el texto: –Hermanos, por favor, completen este versículo: “Jesús dijo: ‘en el mundo tendréis aflicción, pero confiad en mí, yo he...’ ” –Yo he vencido ¡al lunes! Ilustración:CarlosSeribelli AFAMJulio-Septiembre2015