SlideShare una empresa de Scribd logo
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
RINCONES CON HISTORIA
Más allá de los lugares tradicionalmente conocidos, Marmolejo cuenta
conrinconestantoensucascourbanocomoensutérminoqueesconden
pequeñas y grandes historias. Poco a poco se van descubriendo y poco a
poco se van contando. En estas páginas tendrás siempre un lugar donde
sumergirte para recordarlas y, si quieres, poder compartirlas. Al fin y al
cabotambiénsonpartedetuhistoria.
1
MARMOLEJO SEGÚN
EL CATASTRO DE
ENSENADA (V)
ELOY JIMÉNEZ JIMÉNEZ
pág. 5
LA INDEPENDENCIA
DE MARMOLEJO EN
LA VOZ DE SUS
HABITANTES (III)
PEDRO SOLÍS AGUDO
pág. 2
Una moneda, un tiesto que
encontramos donde
aparentemente no hay nada,
son pistas fundamentales
para montar el puzle de la
historia. Todo tiene su
importancia y ha de estar en
su sitio… por muy
insignificante que nos
parezca, quien los conoce,
sabe leer lo que nos cuentan.
LA INTRODUCCIÓN DE LA
ARQUITECTURA E INGENIERÍA
DEL RENACIMIENTO EN
MARMOLEJO DE LA MANO DEL
MAESTRO DE CANTERÍA
BENITO DEL CASTILLO
GASPAR ARANDA PASTOR
pág. 8
MARMOLEJO
APUNTES DE HISTORIA
Iglesia parroquial de Ntra Sra. de la Paz de Marmolejo. Ventanales serlianos en los extremos del transepto.
(Fotos del autor, 2024)
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
LA INDEPENDENCIA DE
MARMOLEJO EN LAVOZ DE SUS
HABITANTES (III)
PEDRO SOLÍS AGUDO
Tercera parte de la conferencia celebrada en el salón de
plenos del Ayuntamiento de Marmolejo el viernes 25 de mayo
de 2023 con motivo de la celebración del día de Marmolejo.
Las citadas «justas ejecutorias» estaban dictaminadas a favor del
Lugar por la Real Chancillería de Granada, a pesar de lo cual
increíblemente merecían por parte de Andújar «un total desprecio y
abandono». El rey resolvió favorablemente la súplica para suprimir los
repartimientos y un tercio de la deuda del servicio de millones pero no así
los dos tercios restantes, y el 4 de octubre de 1656 el Concejo recibió un
mandamiento del citado D. Juan Porcel de Carvajal, juez administrador de
los reales servicios de millones requiriendo al alcalde ordinario y dos
regidores para que se personasen en Jaén para ajustar con el
Administrador General los pagos correspondientes a repartimientos y
sisas adeudados. Antonio de Perales Ramos como alcalde ordinario,
Francisco de Uceda Robles y Juan Navarro de Espinosa como regidores
acudieron a la citación aportando los justificantes de los pagos ya
realizados y la resolución real dispensando el resto, que incluía además la
prohibición de continuar roturando las dehesas propias que el Concejo
usaba para recaudar fondos, de forma que solicitaron al Administrador
concediese por escrito la exención de los impuestos de la sisa y los
repartimientos y así aliviar en parte la presión fiscal del Lugar. Sin
1
embargo, para satisfacer los pagos que se habían hecho con anterioridad
al perdón real varios de los afectados apremiados, carentes de los
recursos necesarios, tuvieron que recurrir a prestamistas particulares con
ingresos suficientes entre los que se encontraban los hacendados y los
eclesiásticos. Dos años después aún se tramitaban ante el Corregidor de
Jaén los plazos de devolución y el Concejo se vio obligado a «hacer súplica
a su merced se sirva de conceder los arbitrios propuestos por este
Concejo, que son diez maravedís en la saca de cada arroba de aceite que
saliese de este Lugar, que los dichos maravedís ha de pagar el arriero
trajinante, y dos maravedís la persona que vendiere el dicho aceite; y un
maravedí en cada cuartillo de vino de lo que se vendiere en los sitios de
tabernas, bajándose de la medida y no del precio; y el rompimiento de
toda la dehesa del Hormazal que es propia de los vecinos de este dicho
Lugar…» . Estos ingresos se usarían para pagar uno de los dos tercios
2
restantes, y el otro lo tendrían que pagar particularmente los afectados,
pero el Concejo no pudo disponer de la totalidad de ingresos que había
calculado porque la solicitada roturación total de la dehesa del Hormazal
necesitaba la autorización real, y esta autorización costaba mil ducados
que el Concejo reunió a lo largo de varios años fraccionándolos en ocho
pagos distribuidos en varios años entre los vecinos a razón de 1365 reales
por pago hasta 1668 en que se comenzó la roturación. Este pago suponía
«la mitad de la cuarta parte», es decir, una octava parte (el importe de la
sisa). Este asunto de la roturación de la dehesa del Hormazal es digno de
estudio. En documentos de 1665 consta que los pagos se venían haciendo
desde 1660 y que se preveía el inicio de la roturación en 1668. Es decir,
que el pago de 1635 reales anuales a lo largo de 8 años era la ya referida
octava parte anual, lo que supondría un total de 10.920 reales, 174,54
ducados por persona. (1 ducado=11 reales) Se necesitarían unas 6
personas interesadas en optar a dicha parcelación. Personas que consta
que pagaron: Francisco Gómez de Vivar, María Salcedo viuda de Juan
Granados González, Pedro Díaz Delgado y Jacinto Delgado.
Desconocemos los dos que faltan.
Otra de las acusaciones contra Andújar consistía en el
aprovechamiento en solitario que continuaba haciendo la ciudad del
pasto y bellota de la dehesa Cerrada, apropiándose de la cuarta parte que
le correspondía a Marmolejo. Así consta en una escritura de poder del
Concejo a favor del regidor Francisco de Rueda de 17 de junio de 1661
para cobrar la parte correspondiente a los años desde 1654 hasta 1660
que la Real Chancillería de Granada había sentenciado en juicio a favor del
Lugar especificando que «es ansí que la dicha ciudad ha vendido el
aprovechamiento de la yerba y bellota todo por mayor desde el año de
mil y seiscientos y cincuenta y quatro hasta fin del año pasado de mil y
seiscientos y sesenta y el aprovechamiento de la yerba hasta el mismo día
del mes de marzo pasado en este presente año de cuyas cantidades toca
a este Concejo su porción…» y otra escritura del mismo tipo fechada el
3
28 de febrero de 1663 en la que el Concejo designa al alcalde Juan de
Morales para que reclame a la Justicia y Regimiento de Andújar el pago de
los maravedís que le pertenecen al Lugar por dicho concepto del año
anterior, además de la cantidad que le corresponde por la roturación de
dicha dehesa. Esta conducta de Andújar se repitió en 1676, en que el
4
Concejo volvió a requerir por escrito a Andújar el pago de la citada cuarta
parte que le correspondía, no sólo de ese año sino de otros atrasados. Se
5
volvían a repetir las consecuencias que se le derivaban a Marmolejo por
no explotar directamente los recursos de la cuarta parte de la dehesa y
quedar a expensas de que Andújar recibiera la totalidad de los ingresos y
posteriormente devolviera a Marmolejo la cuarta parte del importe total,
habitualmente con retrasos. Hemos visto también que estas repetidas
demoras tenían larga data, al menos desde 1621 y formarían parte de las
denuncias de Marmolejo reflejadas en el expediente instruido en el siglo
siguiente para solicitar eximirse de la jurisdicción de la ciudad.
La extrema ruina en que estaba sumido el Lugar, agravada por las
malas cosechas, hizo que en este año de 1676 ni siquiera los más
pudientes de sus habitantes dispusieran de semillas para sembrar sus
propiedades, mucho menos los adjudicatarios de las zonas puestas en
cultivo de la dehesa del Hormazal, por lo que tuvieron que recurrir al
préstamo de grano a algún gran hacendado de Andújar. En concreto el
más recurrido fue D. Diego de Cárdenas Criado, al que acudieron nada
menos que 49 familias entre septiembre y noviembre sin distinción de
clase ni nivel económico en demanda de trigo con que poder sembrar sus
exiguas propiedades con el compromiso de devolverlo “con las costas de
la cobranza” el 15 de agosto del año siguiente. (Cuadro 1)
Teniendo en cuenta que en este siglo la relación entre fanega de
capacidad o su equivalente en peso y la fanega de superficie es la misma,
es decir, que con una fanega de trigo se sembraba una fanega de tierra,
podemos deducir las extensiones de las propiedades de que disponía
cada deudor, y adicionalmente el patrimonio rústico de cada uno,
empezando por el prestamista, pero también comprobar que la
necesidad no respetaba niveles económicos ni clases sociales.
La crisis económica de los contribuyentes repercutió
directamente en la disminución de los ingresos concejiles. Para aumentar
su angustiosa crisis financiera, en julio de 1678 el Concejo se vio envuelto
en otro pleito instruido por el juez entregador del honrado concejo de la
Mesta, y, falto de fondos, tuvo que recurrir a las cofradías de las Ánimas
del Purgatorio y del Santísimo Sacramento para que, gracias a los buenos
AHP Jaén Protocolo 4035 Folio 99. Antonio Olivares w Hinestrosa. Recuperado de:"Marmolejo, Jaén, Andalucía, España Registros," imágenes, FamilySearch (https://
1
www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:3Q9M-CSL4-Z3HC-6 : 20 de junio de 2023), imagen 240 de 721; Marmolejo (Jaén). Notaría.
AHP Jaén Protocolo 4035 Folio 290. Antonio Olivares Hinestrosa. Recuperado de: "Marmolejo, Jaén, Andalucía, España Registros," imágenes, FamilySearch (https:/
2
www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:3Q9M-CSL4-ZSGV-X : 2 de julio de 2023), imagen 576 de 721; Marmolejo (Jaén). Notaría.
AHP Jaén. Protocolo 4036 Folio 30. Andrés Fco. Hinestrosa. Recuperado de: "Marmolejo, Jaén, Andalucía, España Registros," imágenes, FamilySearch (https://
3
www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:3Q9M-CSL4-ZSRJ-M : 19 de septiembre de 2023), imagen 285 de 405; Marmolejo (Jaén). Notaría.
AHP Jaén. Protocolo 4037 Folio 11. Antonio Olivares Hinestrosa. Recuperado de: ”Marmolejo, Jaén, Andalucía, España Registros," imágenes, FamilySearch (https://
4
www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:3Q9M-CSL4-ZSRS-N : 10 de julio de 2023), imagen 32 de 680; Marmolejo (Jaén). Notaría.
AHP Jaén. Protocolo 4038 Folio 203. Andrés Fco. Hinestrosa. Recuperado de: "Marmolejo, Jaén, Andalucía, España Registros," imágenes, FamilySearch (https://
5
www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:3Q9M-CSL4-Z39S-V : 2 de agosto de 2023), imagen 657 de 680; Marmolejo (Jaén). Notaría.
2
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
oficios de sus respectivos dirigentes –Juan Manuel Granados, a su vez
alcalde, y Antonio de Perales, regidor– le hicieran la “merced y buena
obra” de prestarles 26 y 50 arrobas de aceite respectivamente para con su
venta atender los gastos, con el compromiso de devolver su importe con
la futura renta de la bellota de la dehesa del Hormazal.6
La deplorable situación en que se hallaban los marmolejeños,
agravada por la actitud de las autoridades de Andújar, volvió a quedar de
manifiesto en 1688, en que se recibió orden del Corregidor de Andújar, D.
Diego Bustamante y Medrano, administrador de las rentas reales, para
renovar el censo de contribuyentes a los impuestos de alcabalas, cientos
y millones durante los tres años siguientes y las cantidades a aportar por
cada uno, por haber cumplido el período anterior acordado el 8 de junio
de 1686. El 8 de febrero se celebró cabildo abierto al que asistieron 40
vecinos requeridos para el pago en el que se acordó enviar al Corregidor
un escrito de consulta al Rey para que rebajase dichos impuestos por
haberse reducido la población del Lugar a causa de las muertes y la
emigración. Sin esperar el resultado de la consulta, el Corregidor mandó
que se mantuviese la misma cantidad que en el período anterior,
personándose en el Lugar “a ser notario de la dicha orden, insinuó lo
mucho que importaba a este lugar el dicho cavezón respecto que con eso
gozarían la libertad en la venta de los frutos y para escudarse de las
vejaciones que se les puede azer sin embargo de la dicha falta de vecinos
y suma pobreza de los que han quedado”.7
Se podría argüir, en defensa del Corregidor, que si el Lugar había
sufrido disminución en su población, también y en mayor medida la había
sufrido Andújar a causa de la epidemia de peste de 1680, viéndose
limitada a su vez en sus posibilidades económicas para satisfacer a la
Hacienda Real sus propios impuestos. La solución más rápida era
extraerlos de sus aldeas, reteniéndoles los importes derivados de los
aprovechamientos comunes y exigiéndoles perentoriamente el pago de
los que les correspondían. Sin embargo ya hemos visto que la morosidad
en el pago de estos aprovechamientos comunes era moneda corriente
con peste o sin ella. Con un cinismo propio del que se cree inmune, el
Corregidor reconoció que el mantener los mismos impuestos a pesar de
haberse reducido la población era una vejación, y que para evitarla
deberían aceptarlos sin rebaja. Y cuando tres meses después el Rey
contestó a la súplica realizada perdonando la deuda del período
cumplido, aún el Corregidor exigió que se le presentase la relación
nominal de perdonados “para evitar fraudes”, cuando esos datos los
conocía perfectamente por figurar en el escrito de consulta que tramitó
tres meses antes. Y todo esto a sabiendas de que Andújar le debía a
Marmolejo la parte que le correspondía del aprovechamiento de la
dehesa de Cerrada, que junto con los rendimientos de la del Hormazal se
destinaban a pagar a la Hacienda Real el impuesto del servicio ordinario y
extraordinario, por lo que al año siguiente de 1689 el Concejo volvió a
denunciar la situación ante la Real Chancillería de Granada, clamando
contra la injusticia que suponía gravar a los vecinos con unas cantidades
que ya les pertenecían y no tenían porque Andújar no se las pagaba: “…
decimos que el dicho Concejo está debiendo a Su Majestad del servicio
ordinario y extraordinario trescientos y ochenta y siete mil seiscientos y
ochenta marvs de diferentes años y el dicho derecho no se reparte entre
los vecinos por estar consignada su paga en la dehesa del hormazal y
parte de la de cerrada que es propia de este Concejo, y aunque tiene
ganada executoria de Su Majestad y Sres. de la Real Chancillería de
Granada para que la dha ciudad de Andúxar que a administrado la dha
dehesa de cerrada le pague la parte que le toca no lo a hecho, de lo qual
se (le)deben estas cantidades y hacen falta para que a S.Magd. se le
pague lo que se le debe del dho derecho y por los administradores
generales de este reyno se les molesta con audiencias y executorias a su
satisfazion…”. Como se ve, la morosidad de Andújar en el pago de la
8
parte de los aprovechamientos de la dehesa de Cerrada correspondiente
a Marmolejo continuaba siendo la tónica general a lo largo de los años.
Para agravar la situación, el corregidor reclamó además 3634
reales que el Lugar debía a las arcas de la ciudad por los impuestos de
AHP Jaén. Protocolo 4039 Folio 216. Andrés Fco. Hinestrosa.
6
AHP Jaén. Protocolo 4042 folio 36.
7
AHP Jaén. Protocolo 4042 folio 174
8
3
DEUDORES DE D. DIEGO DE CÁRDENAS CRIADO 1676
Fuente: AHP Jaén. Protocolo 4040 folios 85 - 201 vto.
Fanegas Equivalen
cia en kg.
1 Manuel Morales y María Criado 12 519
2 Juan Morales y Catalina de Lara 10 432
3 Laurencia de Blanca 40 1.730
4 Manuel de Lara y María Serrano 8 346
5 Francisco Relaño y María de Mena 4 173
6 Pedro de Aguilar y Catalina de Lara 8 346
7 Bartolomé Ramos 12 519
8 Catalina Jiménez 8 346
9 Tomás González y Luisa de Aranda 10 432
10 Juan de Lara y María Cerón 4 173
11 Manuel de Molina y María de Bruna 6 259
12 Pedro González y Juana de Perales 20 865
13 Magdalena Jiménez 8 346
14 Francisco Moreno e Isabel de Perales 8 346
15 Juan de Perales y Lucía de Quero 3 130
16 Juan Cañete e Isabel Domínguez 12 519
17 Alonso de Gálvez e Isabel de Lara 10 432
18 Manuel López y María Mejía 6 259
19 D. Martín Suárez y Julia Serrano 40 1.730
20 Pedro Merino y Francisco Relaño 15 649
21 Catalina de Prádana y Diego de Rojas 12 519
22 Alonso de Perales y Leonor de Mena 50 2.162
23 Pedro Cañete y Catalina Jiménez 8 346
24 Juan de Lara y Catalina Granados 12 519
25 José de Lara 9 389
26 Antonio Gil Moreno y Ana de Morales 6 259
27 Manuel Relaño de Morales 6 259
28 Juan ÁlvarezTorralbo Pedro Álvarez Moreno y
Catalina Jiménez viuda de Juan Álvarez
11 476
29 Juana Martínez 6 259
30 Pedro Montoro 12 519
31 Juan de Chaves y Ana de Úbeda 12 519
32 Juan Pedrique y Magdalena Díaz 4 173
33 Manuel Pastor y María de Bruna 6 259
34 Catalina González viuda de Fco. Asensio 9 389
35 Francisco Gómez deVivar y Catalina Relaño 12 519
36 Pedro Relaño y María Gila 6 259
37 Blas de Bruna y Juana Díaz 4 173
38 Simón de Bruna y Magdalena Granados 4 173
39 Simón de Bruna y Magdalena Granados 9 389
Cuadro 1 (continúa en la siguiente página)
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
alcabalas y cientos correspondientes al año anterior de 1688. El Concejo
salvó la deuda “in extremis”, como en 1678, gracias a la generosidad
ajena: «y por no poderlos cumplir se ha despachado comisión con
audiencia a la dicha cobranza y hallándose en este dicho Lugar el Pe
(padre) F.(Fray) Pedro de Sto. Tomás, trinitario descalzo, movido de
caridad y por redimir la bejazon que se podía hazer así a los vezos
(vecinos) deudores como a los fiadores del cavezon prestó la dha cantidad
con que se hizo entrada della y el susodho a pedido se le otorgue escra de
obligazion de la dha cantidad, y por ser justo lo queremos hazer
poniéndolo en efecto en aquella via y forma que más aia lugr en derecho
como tal Conzejo otorgamos que debemos y nos obligamos de dar y
pagar llanamte y sin pleito alguno a el dho F. Pedro de Sto. Tomás
trinitario descalzo y a quien su poder y causa obiere los dos tres mil
seizientos y treinta y quatro rrs. de vellón en quatro pagos, los seizientos
y treinta y quatro rrs que le emos de dar luego que se cobre el padrón del
dicho Lugar, mil rrs para el dia fin de febrero del año que viene de mil y
sstos y noventa, mil rreales para el dia fin de julio del dho año y los mil rrs
restantes para el dia fin de noviembre dél, puestos y pagados en este
lugar y en su poder o de quien su poder tenga con las costas de la
cobranza, procesales y personales que se causaren…»
Durante el siglo XVIII tenemos documentados tanto en las actas
capitulares como en los protocolos notariales varios casos emblemáticos
de más irregularidades, y desconocemos los que se pudieran producir con
anterioridad porque solo disponemos de los libros de actas capitulares
desde 1699 hasta 1725, pero podemos suponer con cierto fundamento
que no diferirían mucho de los que nos han llegado. Será bueno hacer
notar que el siglo comienza con el advenimiento de los Borbones al
fallecer el último de los Austrias, Carlos II, sin descendencia. Villanueva de
Andújar (luego de la Reina) inicia los trámites para sacudirse el yugo de
Andújar esperando un cambio de actitud de la nueva dinastía, y
Marmolejo le sigue con poca diferencia en el tiempo. Recién nombrado
rey, Felipe V envió en 1701 una carta orden a Andújar recabando una
contribución de caballos para la Caballería real con arreglo a los recursos
de la localidad. Andújar declaró que solo podía aportar treinta caballos,
cosa difícil de creer dados sus recursos, y comprendiendo que eran pocos
en comparación con sus posibilidades, pretendió compensar las arcas
reales con el beneficio que se produjera roturando y poniendo en cultivo
la dehesa de Cerrada. Es decir, que quiso repetir la facultad que obtuvo en
1621 para redimir el censo de los 40.000 ducados.
El problema, como ya sabemos, estribaba en que el
aprovechamiento de dicha dehesa estaba compartido entre Marmolejo y
Andújar, dedicado exclusivamente al aprovechamiento del pasto y la
bellota y sin posibilidad de arrendamiento a terceros según el Privilegio
de Felipe II, y la facultad conseguida en 1621 ya había prescrito como
9
estaba sentenciado por la Real Chancillería de Granada. La indignación en
Marmolejo ante esta pretensión fue la esperable, tanto más cuanto que el
Corregidor pretendía además que Marmolejo contribuyera con ¡dos
caballos y medio! a la Caballería Real, siendo así que en la Carta Orden
que pidieron ver los representantes de Marmolejo se especificaba que
quedaban exentos los lugares que no alcanzaban un mínimo de rentas
entre los que precisamente se encontraba Marmolejo. El Concejo
convocó cabildo abierto, al que acudieron todos los vecinos. Para resumir
la extensa acta que lo refleja solo diremos que de entre la enorme
extensión de término que poseía Andújar para su exclusivo
aprovechamiento, pretendía roturar precisamente la dehesa que tenía en
común con Marmolejo. Los marmolejeños interpretaron con toda certeza
que Andújar quería aprovechar la situación para apropiarse otra vez de la
totalidad de la dehesa esgrimiendo la superior razón del servicio a la
Corona, pero con la segunda intención de debilitar aún más a su aldea y
así ir privándola paulatinamente de recursos que pudiera utilizar para
continuar sus pretensiones de independencia, aunque eso supusiera
negarle el lugar donde pastaban los escasos ganados de distinta especie
que tenían sus habitantes y contribuían a su precario sustento,
precisamente un año después de dos anteriores de malas cosechas. Esto
añadido a que ya en otra ocasión anterior Andújar había vuelto a solicitar
como en 1621 el aprovechamiento en solitario de la dehesa de Cerrada,
pero esta vez Marmolejo interpuso recurso ante la Real Chancillería de
Granada, manifestando que “el tiempo que la dicha dehesa la dicha
ciudad se alzó con sus aprovechamientos vinieron en tanta destruizión
como fue no tener ni aun treinta pares (yuntas) de labor y otros muchos
atrasos y agravios que habiendo sido representados en la Real
Chancillería de la ciudad de Granada con el derecho de tener pasto y
aprovechamiento común en dicha dehesa según sus repetidas ejecutorias
en sentencia de vista y revista se mandó fuese parte común la dicha
dehesa de este lugar jurisdicción de Andújar, prohibiéndose como se
prohibió el poderse arrendar, con lo cual se quedó como lo estaba en
pasto y aprovechamiento común…”10
Ver https://pares.mcu.es/ParesBusquedas20/catalogo/description/1574181
9
Acta capitular del 8 /12/1701. Archivo histórico municipal de Marmolejo
10
4
40 Diego de Aguilar y Dª Ana de Molina 11 476
41 Cristobal de Aguilar y María Polo 4 173
42 Mariana de Perales 6 259
43 Lázaro Granados y Manuela de Lara 9 389
44 Pedro Rodríguez y D. Juan Manuel (fiador) 9 389
45 Miguel de Mestanza y Manuela de Estúñiga 6 259
46 Pedro de Cuéllar y Juana Martínez 6 259
47 Diego de Aguilar y Dª Ana de Molina 6 259
48 Alonso Ramos de Almirón y Lorenza Cano 3 130
49 Manuel Hernández y Catalina Ramos 3 130
TOTAL 505 21840
Imagen 6: Fragmento del acta capitular de 8/12/1701.
Sobre carta orden de Felipe V para contribución a la
Caballería real. Archivo Histórico Municipal Marmolejo (Jaén)
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
MARMOLEJO SEGÚN EL CATASTRO DE ENSENADA (V)
ELOY JIMÉNEZ JIMÉNEZ
Adaptación de la ponencia presentada durante las III Jornadas Histórico-Culturales el día 21 de mayo de 2016 en el Teatro
Español de Marmolejo. Debido a su longitud, se ha dividido en varias partes.
EL CASCO URBANO
LAS CALLES (III)
8. Calle del Hospital
Partía desde las Casas Consistoriales en la Plaza llegando
hasta la esquina de la actual calle de Antonio Alcalá Venceslada,
donde doblaba siguiendo esta hasta llegar a la calle del Maestro.
Es decir, por entonces no existía la prolongación hasta la Plaza de
Juan XXIII, que –según describe nuestro paisano D. Manuel Perales
Solís en su blog - se abrió en la primera mitad del s. XX. En la fig. 1
11
se puede observar cómo en un plano de 1935 aún no aparece
12
dicha prolongación.
Junto al edificio del ayuntamiento se encontraba la casa
pósito, que formaba parte de los bienes propios del concejo.
Periódicamente los agricultores del lugar tomaban de él grano
para sus cosechas en préstamo. En las actas capitulares del 7 de
agosto de 1904 se propone que en atención a que el local del Pósito
no se utiliza para nada, pudiera ponerlo en condiciones para que se
traslade el telégrafo.
En cuanto al hospital que le daba nombre, se dice en las
Respuestas Generales lo siguiente: En este lugar hay un hospital de
pasajeros en la calle del Hospital, que sirve para recoger los pobres
de esta clase y conducir los enfermos que caen en él al primer
tránsito, que es fundación del Bachiller Diego López de Blas, prior
que fue de la iglesia parroquial de este lugar, cuya renta consiste en
diferentes censos, que sus réditos anuales ascienden a 91 reales. En
el s. XVII se denominaba «Hospital deViandantes». Según afirma
13
Bernardo de Espinalt en la entrada dedicada a nuestra villa en su
Atlante Español , se trataba de un buen hospital para enfermos y
14
pasajeros, fundado en el año de 1588.
Además, en el Cuaderno de Relaciones del Estado Eclesiástico
aparece una descripción más pormenorizada en la relación que
hace Manuel Romero, como administrador de los bienes de la
Obra Pía Hospital de Pobres Pasajeros que en este dicho lugar fundó
el bachiller Diego López de Blas, afirmando que: Posee dicha obra
pía una casa destinada para que se hospeden los pobres pasajeros
en la calle del Hospital de este lugar, que tiene de frontis 18 varas, de
alto tres y de fondo 34, y en ella dos cuartos y dos cocinas en bajo y
un corral. Linde por oriente con casa de Alonso Tomás de Mena,
vecino de este lugar; por poniente con callejón de la huerta de D.
Felipe Martínez, vecino de Andújar; por el sur con la cavilla del
castillo y por el norte con dicha calle. Para sufragar los gastos solo
disponía de tres censos, uno sobre un olivar en Valdemojinos, y
dos sobre sendas casas –una en la misma calle Hospital y otra en
la calle Perales.
Dicho edificio fue el escenario de un escándalo local allá por el
año de 1622. Según parece, el lcdo. Antonio Pérez de Costilla,
coadjutor de la parroquia del Marmolejo, fue juzgado en el
tribunal eclesiástico por nota de incontinencia y tener ocupadas las
casas y hospital de la Obra Pía que fundó el lcdo. Diego López de
Blas, encerrando en ellas trigo y cebada y paja de tal manera que no
entran en él muchas pobres. Además, tiene en su servicio por su ama
una mujer llamada Lucía de Lucena, moza de 18 o 20 años y por ser
el dicho clérigo mozo, hay nota y escándalo en el dicho lugar que ha
tenido y tiene con ella mal trato y hay notable escándalo y
murmuración en todo el lugar.15
En el año 1800 vemos cómo se anuncia su venta en la Gazeta
de Madrid del viernes 19 de septiembre junto con la Obra Pía de
16
Mujeres Ancianas, cuyo solar daría lugar posteriormente a la Plaza
del Amparo. Sin embargo, Pascual Madoz –en su famoso
Diccionario - aún menciona ambos edificios a mediados del s.
17
XIX. Asimismo, en la misma obra, en la entrada correspondiente a
Jaén, hay un apartado dedicado a la beneficencia, donde hallamos
referencias adicionales a nuestro hospital, en cuanto se dice que
según la Real Orden de 22 de octubre de 1846 fue suprimido, junto
con otros, el hospital de Marmolejo, quedando incorporadas sus
rentas al municipal de Andújar.
En el plano de 1889 [fig. 2] observamos cómo el edificio estaba
ocupado por una escuela pública para niños. En sesión
extraordinaria del Ayuntamiento celebrada el 25 de agosto de
1902, la corporación municipal acordó nombrar hijo adoptivo de la
localidad al ministro de Gracia y Justicia D. Juan Montilla Adán y
cambiar el nombre de la calle del Hospital por el suyo.18
9. El Navajo / Navazo (actual Zapateros)
Esta calle se denominaba indistintamente Navajo o Navazo. Si
buscamos dichos términos en el Diccionario de Autoridades,
encontramos la siguiente definición: «Navazo: Lo mismo que
«Urbanismo marmolejeño en los siglos XIX y XX», Manuel Perales Solís. El Lugar de Marmolejo.
11
Plano de la red de distribución. Proyecto de abastecimiento de agua y alcantarillado en Marmolejo. 1935. Archivo Comisaría de Aguas (Sevilla), Nº 980. Jaén
12
Un ejemplo de cómo dicha institución atendía a los transeúntes forasteros es el de José de Fuentes, «natural de tierra de Valls, en el Campo de
13
Tarragona», que dictó testamento y falleció en él en 1631, pidiendo ser enterrado en la «sepultura de por amor de Dios». Otro paisano de Tarragona, Pedro
Mateo, también hizo testamento en dicho hospital en 1634.
ESPINALT GARCÍA, Bernardo (1786). Atlante español, ó Descripcion general geográfica, cronológica, è histórica de España, por reynos y provincias , vol.
14
13. Tercera parte, en que se concluye el Reyno de Jaen. En Madrid : en la Imprenta de Pantaleón Aznar.
Archivo Histórico Diocesano de Jaén, Marmolejo, Carpeta nº 6
15
Gazeta de Madrid, 19 septiembre 1800, nº 76, pág. 859
16
MADOZ, Pascual (1846-1850). Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar.
17
Actas Capitulares del Ayuntamiento de Marmolejo, 25 de agosto de 1902. fol. 25v.
18
5
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
Navajo»; al buscar «Navajo», nos dice que se trata de un pedazo
de tierra llana, donde se suelen recoger las aguas de la lluvia. Muy
probablemente recibió tal denominación precisamente por ser
una zona habitualmente encharcada, localizada en una cota más
baja. Es solo una elucubración pero cabría suponer que el área
donde originariamente se situaba el caserío urbano podría
haberse situado en esa zona, al resguardo del castillo. Por su
naturaleza pantanosa, quizá fuese periódicamente el origen de
enfermedades como el paludismo, lo cual pudo ser el motivo para
que se abandonase por cotas más altas y alejadas, trasladándose a
la zona de la Plaza, núcleo del nuevo emplazamiento. El
historiador andujareño Terrones Robles nos da pistas sobre ello al
afirmar: El lugar de Marmolejo fue otra torre en forma de castillo,
que por estar a una legua de Andúxar poco más o menos, rio abaxo,
hacia el camino de Córdova, los moros en tiempos que poseyeron el
Andaluzía la tenían fortificada; por hacer un recodo el río y estar a la
vista por donde los cristianos que viniesen de Castilla por Sierra
Morena podan esguaçar el rio y pasar a hacer daño a los lugares y
ciudades; que poseían para ahumadas, y con ellas aviso a las demás
ciudades. Esta conservó la ciudad de Andúxar todo el tiempo que
duró el echar a los moros de Granada y el Andaluzia, con alcayde
muy soldado y caballero, por estar en su término y jurisdicción; y se
fueron agregando al dicho castillo algunas casas, que la ciudad
les dio solares a algunos que quisieron tener allí sus cortijos, labores
y sitios para heredamientos, de estotra parte del rio .
19
Esta zona, que no se urbanizó hasta bien entrado el siglo XX,
fue siempre un arrabal de extensas huertas pertenecientes a
grandes potentados. Como vemos en este fragmento de mapa
cartográfico del año 1900 [fig. 3] se extendía desde la calle
Calvario hasta el Castillo, detrás del cual partía un camino que
conectaba con el Veredón de Ganados que corresponde grosso
modo con el actual Camino del Barco. Al este se hallaba la zona
conocida como Los Granadales, que se extendía desde las huertas
donde hoy está el mercado de abastos hasta el castillo; por el
oeste daba a la Dehesa del Hormazal y por el sur lindaba con la
zona de Las Calañas Altas.
La manzana en la que en la actualidad se encuentra el Teatro
Español estaba ocupada a mitad del s. XVIII por una inmensa huerta
de dos fanegas y media propiedad del presbítero andujareño Felipe
García Martínez Justo, que tenía arrendada a Pedro Calero. Según la
descripción que de ella se hace, estaba plantada de hortaliza que se
regaba con agua de noria, además de 100 granados, 77 moredas y 2
higueras, con una casilla para el hortelano. Lindaba al este con la
cavilla del castillo, al oeste con el callejón del Navazo, al norte con
una zahúrda de D. Juan de Cárdenas y al sur con un haza de D. Juan
de Lara. Otras grandes huertas y hazas del Navazo eran propiedad
de personajes importantes de la época, como D.ª Ana Isidora de
Hinestrosa, el alcalde Alonso Tomás de Mena o el conde de la
Quintería (D. Diego deCárdenas Miranda)
La parte urbanizada, que correspondería al trozo de la actual calle
de Zapateros que linda con las calles de Ramón y Cajal y Canalejas,
constaba de unas pocas casas de escasa entidad, pertenecientes a
algunos de los arriba mencionados y arrendadas a hortelanos; así, los
que declaraban residir en el Navazo eran el mencionado PedroCalero
y Domingo Roncero. Este último vivía en la esquina con la calle de las
Parras, junto al horno de FranciscoOrtega, en una casa arrendada a la
arjonillera D.ª Ildefonsa Melero. Además, en la esquina de la calle
Bueyes con esta calle habitaba Pedro Candelario, en una casa
propiedad del andujareño Matías del Hoyo.
Extrañamente, la denominación de calle de losZapateros no
se menciona en las declaraciones del Catastro pero sí aparece
décadas antes, como por ejemplo en una compraventa de una casa
realizada en 1676. Esta calle vio cambiado su nombre a calle Ancha el
9 de abril de 1910 .
20
TERRONES ROBLES, Antonio (1657). Vida, martyrio, translacion, y milagros de san Euphrasio Obispo, y Patron de Andujar : origen, antiguedad y
19
excelencias desta ciudad, priuilegios de que goza, y varones insignes en santidad, letras, y armas que à tenido. En Granada : en la Emprenta Real : por
Francisco Sanchez
Actas capitulares del Ayuntamiento de Marmolejo; sesión ordinaria del 9/4/1910
20
6
Figura 1. Detalle del plano de 1935
Figura 2. Detalle del plano de 1889
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
10. Calle de las Parras (actual Ramón y Cajal)
En este caso no hallamos entre los habitantes de la calle
apellidos que justifiquen el nombre de Las Parras dado a esta
calle, así que lo más sencillo es suponer que a las puertas de las
casas deestacalle (oensus corrales) abundasedichaplanta,yde
ahí adquiriera este nombre. Los únicos habitantes por entonces
asíapellidadoseranelpanaderoDiegoParras,quevivíaenlacalle
SuárezyJuandeParras,otropanaderoavecindadoenlacalledel
Arroyo. Curiosamente, las únicas menciones a casas con parras
noaparecenenestacalle,sinoenotrasdellugar.
Casi al final de la calle, por su lado norte, se encontraba el
antedicho horno de pan cocer perteneciente a D. Francisco de
Ortega Perales y arrendado a Juan Jarque; y frente a él, la Callejuela del
Horno.
Por acuerdo en sesión ordinaria celebrada el 31 de mayo de 1924, el
ayuntamiento acuerda dedicar esta calle al ilustre Dr. D. Santiago Ramón
Cajal.
11. CalledelosPerales
Una de las pocas calles que conserva su nombre , aunque también
21
se llamó ocasionalmente calle de Alcalá Zamora, de Canalejas, de
García Álix o de los Mártires. Partía del cruce llamado de las Cuatro
22
Esquinas, donde a ambos lados de la calle se encontraban sendos
edificios pertenecientes a la Obra Pía que había fundado el antiguo
priordelaiglesiaD.DiegoLópezdeBlasafinalesdels.XVI.Asípues,en
la orilla norte, como apuntamos cuando hablamos de la calle del
Arroyo, se situaba una casa de 8 varas de largo. Con el tiempo fue
sustituidaporelhotelCastilla.
En el lado sur, como también afirmamos anteriormente, donde hoy
sesitúalaPlazadelAmparo,seencontrabanlascasasenqueserecogían
las mujeres ancianas.Continuaba la calle hacia el este hasta terminar en
la casa del sacristán menor Blas Romero, que daba frente al Camino de
EnMedioquevaaAndújar,loquehoyconstituyelacalledelaCruz.
A lo largo de su recorrido descubrimos casas de familias de
alta alcurnia, como las del hermano del entonces prior de la parroquia
(Miguel Francisco de Lorite Mezcua), que compartía con sus cuñados,
de la familia de los Delgado-Caballero. O las de Gregorio de Montoro
Cano, Antonio Pulido Lara, Bartolomé Gómez Melero o Leonor
Fernández de Caviedes, por citar algunos habitantes linajudos de la
aceranorte.EnlamismacalleencontramostambiénalhorneroJuande
Perales,casadoconCatalinadeBruna,quienarrendabaelhornodepan
cocer propiedad deJoaquina deOrtega, situado aproximadamente a la
alturadelactualnº21.
Con casi total certeza, podemos aseverar que el origen de su
nombre está en el apellido homónimo, que era abundante ya en aquel
momento en nuestra localidad, y existía desde mucho antes .
23
Concretamente, encontramos a una persona de alta alcurnia
perteneciente a dicho linaje viviendo en esta calle. Se trata del
mencionado D. Francisco de Ortega Perales (de 62 años), alcalde
ordinario del lugar, rico hacendado, casado con Dª Agustina Vicaria,
quienes vivían en el último tramo de la calle, en la acera derecha en
direcciónaleste.
Aunque parezca que solo una persona no es suficiente para dar
nombre a una calle, no hay que dejarse engañar pues más de un siglo
atrásencontramosmuchosmiembrosdedichafamiliaconviviendasen
dicha calle. Por nombrar unos cuantos: Manuel de Perales, Bartolomé
de Perales Aguilar, Martín Alonso de Perales, Diego de Perales, etc. El
más antiguo que hemos hallado se remonta al año 1596, cuando
Miguel Ruiz de Algameda se obliga a pagar a Juan Martín de Perales,
hijo de Bartolomé Martínez de Perales, 56 reales por el alquiler de su
casaendichacalle.
En sesión ordinaria celebrada el 30 de noviembre de 1912 el
ayuntamiento acuerda, en memoria del Excmo. Ilmo. Sr. Don José
Canalejas y Méndez, muerto traidoramente por mano criminal, que a la
callePeralesdeestavillaseledéelnombredecalledeCanalejas.
12. CalledelPino
De nuevo nos encontramos con una calle que lleva un nombre
relacionado con el entorno; puesto que no hemos hallado ninguna
persona que lo llevase de apellido, no sería descabellado pensar en la
existencia previa o contemporánea de un árbol de dicha especie,
habida cuenta de que justo en las inmediaciones de esta calle se
encontraba el campo de los Gamonares y este, a su vez, lindaba por el
norteconlazonamontuosaconocidacomoPeñadelÁguila,queincluía
eldenominado“monterealengo”.
En cuanto a sus habitantes, se puede observar cómo la parte sur
estaba ocupada por los corrales de las grandes casas de la calle de
Perales, exceptuando el arranque de la calle, ocupado sólo por dos
casas: la del clérigo de menores órdenes Pablo José García, que se
encontraba donde tiempo después se situaría el hotel Madrid y luego la
tienda de Piescorticos; y la casa del patronato que administraban
AntonioMontoroyAntonioPulido.
La acera norte contaba con un mayor número de casas, aunque
ninguna de grandes dimensiones. Haciendo esquina con la calle del
Arroyo tenemos una casa perteneciente a la cofradía del Santísimo de
la parroquia de San Bartolomé de Andújar. Detrás de ella, una fila de
hasta diez casas llega hasta un solar con dos moredas que da con la
Callejuela de las Zahúrdas, también llamada Callejuela que lleva a los
Gamonares,ylacallePocotrigopordetrás.
En los años de la II República llevaba el nombre del político
cordobésAlejandroLerroux.
En realidad, hoy día se denomina simplemente Calle Perales.
21
Se trata de D. Antonio García Álix, político, académico y varias veces ministro de origen murciano vinculado a nuestra localidad.
22
El mismo Terrones Robles menciona al «doctor Fernando de Perales, colegial mayor en el Colegio de Alcalá de Henares, y Rector del dicho Colegio y
23
Universidad; de muchas letras, de la familia de los Perales y Salcedos de esta ciudad y el Marmolejo».
7
Figura 3. El Navazo en 1900
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
LA INTRODUCCIÓN DE LA ARQUITECTURA E INGENIERÍA DEL
RENACIMIENTO EN MARMOLEJO DE LA MANO DEL MAESTRO DE
CANTERÍA BENITO DEL CASTILLO
Gaspar Aranda Pastor
Marmolejo era todavía una aldea tardomedieval dependiente de Andújar cuando, en el último cuarto del siglo XVI, recibe la entrada
de la arquitectura e ingeniería del Renacimiento, durante su etapa final, llamada manierista, caracterizada en la arquitectura del Reino
de Jaén por el refinamiento, artificiosidad, sobriedad y cierta monumentalidad de las construcciones.
El Renacimiento fue la época dorada cultural en el Reino de Jaén, de frenética actividad artística, arquitectónica e ingenieril. Sus
destellos de luz alcanzaron también al lugar de Marmolejo, con una modesta representación, plasmada en parte de la iglesia parroquial
de Nuestra Señora de la Paz (Lám. 1) y en el puente de San Bartolomé sobre el río Guadalquivir (Lám. 2). Dos hitos locales del
momento, en los que está documentada la mano ejecutora del maestro de cantería Benito del Castillo, aquí residente, y que marcaron
una transformación monumentalizada del paisaje de Marmolejo.
Cabe imaginar cómo impactarían las obras del templo
parroquial, a escala monumental con respecto a la fisonomía
del reducido núcleo de población marmolejeño, compuesto
por un conglomerado de viviendas próximas al castillo de
origen musulmán, con una ermita dedicada a San Lorenzo
en su interior y, a cierta distancia de él, otra ermita en honor
de San Sebastián . En 1588, Marmolejo constaba de 298
1
vecinos, o unidades familiares, que equivaldrían a unos 1.340
habitantes . Mayor impacto si cabe causaría el
2
levantamiento del espléndido puente de San Bartolomé,
con seis grandes arcos de piedra, en un lugar donde
entonces solo había dos barcas para cruzar el Guadalquivir .
3
Tal transformación arquitectónica e ingenieril se puede
entender, en el contexto del Reino de Jaén, gracias a la
prosperidad económica que el cultivo de cereales, la
ganadería e incluso una notable actividad artesanal
proporcionaron sin apenas sobresaltos a lo largo del siglo
XVI. Coyuntura que favoreció el incremento de la población.
Sería una representación objetiva y simbólica, a nivel
giennense, del programa político-ideológico desarrollado en
España por el Estado Moderno. Así, villas y ciudades, como
Jaén, Úbeda, Baeza, Martos o Andújar se afanaron en una
renovación tipológica y formal de la arquitectura de lo
público y de sus espacios urbanos, con casas consistoriales,
pósitos, carnicerías, pescaderías, cárceles, hospitales,
audiencias, fuentes públicas… A la par que la jerarquía
eclesiástica renovaba los templos parroquiales, las
catedrales y los conventos, la iniciativa privada lo hacía con
sus propios palacios y mansiones. Asimismo, el Estado
incentivó la construcción y reforma de puentes. Todo ello
construido con el léxico del clasicismo arquitectónico, con
sus etapas y variantes .
4
La frenética actividad constructiva estuvo facilitada por la
abundancia y cercanía, y por tanto su abaratamiento, de los
Sinodal del Obispado de Jaén, 1511, pp. 32, 91-92 (digitalizado y con acceso en la web de la Biblioteca Nacional de España) y Constituciones Synodales de 1586,
1
impresas en Baeza en 1587. TERRONES ROBLES, Antonio. Vida, Martyirio, Translacion y Milagros de San Euphrasio Obispo y Patron de Andujar. Origen, antigüedad y
excelencias de esta ciudad. Privilegios de que goza, y varones insignes en santidad, letras y armas que ha tenido. Granada, 1657, pp. 192 y 198-199 (edición facsímil de la
Diputación de Jaén, 1966).
RODRÍGUEZ MOLINA, José. El Reino de Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos demográficos y económicos. Granada: Universidad de Granada, 1978, p. 131.
2
ARANDA PASTOR, Gaspar. «El puente de San Bartolomé de Marmolejo (1573-2017). Estudio histórico-artístico», Jornadas de Historia de Marmolejo (2014 y 2015),
3
Marmolejo: Ayuntamiento de Marmolejo, 2020, pp. 211-281.
GALERA ANDREU, Pedro A. Arquitectura y arquitectos en Jaén a fines del siglo XVI, Jaén, Instituto de Estudios Giennenses, 1982; «Arquitectura en el reino de Jaén», en
4
VV.AA. El arte del Renacimiento. Urbanismo y arquitectura. Historia del Arte en Andalucía, IV, Sevilla, Gever, 1990, pp. 72-181.
1
Lámina 1. Representación de la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Paz de
Marmolejo hacia finales del siglo XIX. Pintura del artista y académico José
Moreno Carbonero (1860-1942). (Fuente, lugardemarmolejo.wixsite.com)
Lámina 2. Plano del puente de San Bartolomé de Marmolejo, realizado por el
arquitecto Domingo Tomás en 1789 (Archivo Histórico Nacional)
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
materiales básicos para la construcción. En Marmolejo, fundamentales fueron la piedra arenisca de aceptable calidad, nuestra
«azucareña» de las canteras del entorno más cercano; y la madera de la Sierra Morena tan inmediata o la transportada de la Sierra de
Segura a través del Guadalquivir.
1. PINCELADAS BIOGRÁFICAS DE BENITO DEL CASTILLO
Nacido en 1546 en Jaén y fallecido en 1600 en la misma ciudad, Benito del Castillo era miembro de una reconocida familia de
canteros-arquitectos jaeneros, cuyo principal antecesor fue su padre, Francisco del Castillo «el Viejo» (ca. 1500-1568), con quien se
inició en el oficio.
Su perfeccionamiento en el arte de la estereotomía, o corte de la piedra, y la construcción lo conseguiría trabajando junto a su
hermano mayor, el afamado e italianizado Francisco del Castillo «el Mozo» (1528-1586), formado en Roma en el conocimiento directo
de las antigüedades clásicas, la tratadística moderna de arquitectura y, sobre todo, el aprendizaje continuo con las figuras señeras del
momento: Miguel Ángel, Vasari, Vignola o Ammannati. A su regreso a España compartió experiencia profesional con Andrés de
Vandelvira (ambos proyectaron las trazas del puente de Mazuecos en 1565), fue maestro mayor del Obispado de Jaén y realizó obras en
la capital, Baeza, Huelma, La Guardia, Alcaudete, Martos, Jamilena, Torredonjimeno, Torredelcampo, Andújar, Priego de Córdoba,
Mérida (intervino en la reparación del viejo puente romano) o Granada (diseña la fachada de la Real Chancillería) .
5
El principal protegido de Francisco del Castillo «el Mozo» fue su hermano Benito. Así, en 1572, le facultó para desempeñar
responsabilidades constructivas, a fin de proseguir y terminar la iglesia de Bedmar. Llegó a ser el más significativo y genuino de los
seguidores inmediatos de Francisco. Al fallecer Francisco en 1586, Benito prosiguió y terminó obras que su hermano dejó sin concluir .
6
Benito del Castillo contrajo nupcias y tuvo bienes en Marmolejo, según dejó reflejado en su testamento (fechado en Jaén, el 21 de
mayo del año 1600): «Y declaro, que al tiempo que me casé con doña Marina Suárez, my muger, en la villa del Marmolexo, rresçibi
con ella en docte dos myll ducados en un olivar en sitio de el Marmolejo, que oy poseemos, y en ajuar» . No tuvieron descendencia.
7
En 1588, el matrimonio residía en Marmolejo . Nos faltan datos para afirmar de forma rotunda que Marina Suárez fuera natural de
8
Marmolejo, que Benito la conociera al venir a trabajar aquí (posiblemente en la construcción del puente, poco después de 1573) y, por
tanto, se instalara en la aldea e interviniese en las obras del templo parroquial (en torno a 1586).
El ámbito de actuación de Benito del Castillo como maestro de cantería aparece recogido, por una parte, directamente en su propio
testamento, y por otra, a través de distintos documentos y referencias indirectas. Las obras reflejadas en el testamento se circunscriben,
principalmente, a la encomienda de la Orden Militar de Calatrava, siguiendo la vinculación familiar. En primer lugar, concluyó dos obras
inacabadas por su hermano Francisco: sendos templos de Santa María de la Villa de Martos y de Jamilena. En Porcuna, tuvo a su cargo
las obras de una torre de reloj, de una portada para la puerta de la villa, ambas hoy desaparecidas, e intervino en la iglesia parroquial de
Santa María la Mayor. En la Higuera de Santiago (actual Higuera de Calatrava), declaró haber hecho la fábrica de la iglesia . Cerca de
9
Zocueca levantó el puente del Rumblar, después de haber realizado el de Marmolejo.
Por otra parte, al margen de los trabajos indicados en su testamento, que solo parecen ser los adeudados o pendientes de una
clarificación económica, sabemos documentalmente que Benito intervino en más construcciones importantes, como es el caso de los
templos parroquiales de Marmolejo, de San Bartolomé y de Santa María la Mayor en Andújar, así como el santuario de la Virgen de la
Cabeza en plena Sierra Morena, donde también participaron su padre y su hermano Francisco del Castillo «el Mozo» .
10
2. BENITO DEL CASTILLO, CONSTRUCTOR DEL PUENTE DE SAN BARTOLOMÉ SOBRE EL GUADALQUIVIR
En su mencionado testamento, Benito del Castillo dejó constancia directa y clara de ser el constructor de nuestro puente, en los
términos siguientes: «Declaro que yo e fecho por salario la puente que está en la villa de Marmolexo sobre el rrio de Guadalquibir y
está por aberiguar la quenta. Mando se averigue y se cobre lo que me debe el Concejo» .
11
La declaración testamentaria informa también de que el contratante de la construcción del puente fue el concejo, o ayuntamiento,
de Marmolejo, se había realizado por salario, aún no se habían formalizado las cuentas y, por tanto, no se le habían pagado a Benito del
Castillo los trabajos efectuados.
La confirmación de que el concejo de Marmolejo contrató las obras de construcción del puente nos la ofrece un documento
administrativo del Registro General del Sello, con fecha 10 de marzo de 1573, conservado en el Archivo General de Simancas, en el que se
hacía constar que «el dicho lugar [Marmolejo] tenía nescesidad de hacer una puente en el rrío de Guadalquibir por ser muy grande y
caudaloso y no aver puente por donde lo pasar, perecía mucha gente y ganados porque dos barcas que en el dicho río había se
habían quebrado y quebraban muchas veces; que demás de la gente y ganado se había perdido, había gastado en aderezarlas
mucha cantidad de maravedís e con los dichos gastos y pérdidas el dicho Concejo y vecinos dél estaban en éste tenía necesidad».
MORENO MENDOZA Arsenio. Francisco del Castillo y la arquitectura manierista andaluza, Jaén, Diputación Provincial de Jaén, 1984; Los Castillo, un siglo de arquitectura
5
en el Renacimiento andaluz, Granada, Universidad de Granada, 1989.
Ibídem.
6
A.H.P.J., leg. 587, fol. 685r. MORENO MENDOZA, A. Los Castillo, pp. 86-87.
7
MORENO MENDOZA A. Francisco del Castillo, p. 436.
8
MORENO MENDOZA, A. Los Castillo, p. 88.
9
DOMÍNGUEZ CUBERO, José. Monumentalidad religiosa de Andújar en la Modernidad, 1985, pp. 79-83; LÁZARO DAMAS, María Soledad. «El santuario de la Virgen de
10
la Cabeza en el siglo XVI. Historia de un proyecto artístico», Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, nº 162, tomo II, 1996, pp. 1437-1468.
Archivo Histórico Provincial de Jaén, leg. 587, fol. 685r.
11
2
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
Ante dicha petición por necesidad, el Consejo de Castilla otorgó «licencia y
facultad» al consejo marmolejeño para arrendar una dehesa y obtener fondos
con los que sufragar las obras de construcción del puente .
12
Queda claro por este documento administrativo que no había ningún puente de
fábrica en el sitio donde se planteaba construir uno en esos momentos, sino dos
barcas. Benito del Castillo debió de ejecutar la obra entre poco después de ese
10 de marzo de 1573 y el año 1578, que es la fecha que, aún hoy, aparece
epigrafiada en la bóveda mayor del puente (Lám. 3, arriba). Tendría Benito en
esos momentos entre 27 y 32 años de edad. En cinco años se había culminado el
volteado de la bóveda principal, la de mayor tamaño, y sus constructores
quisieron dejar constancia del momento, seguramente satisfechos por su
hazaña –cubrir una luz de 24 metros sobre el Guadalquivir–, grabando el año
1578 en un sillar clave del centro de la bóveda (Lám. 3, arriba).
Previamente, en el momento inicial de las obras, Benito del Castillo había
epigrafiado en las bases de las dos enormes pilas que sustentan esa bóveda
principal dos cartelas: en una, «SAN BARTOLOME» (Lám. 3, en medio); y en la
otra, «IHS - MARIA» (el monograma de Jesucristo junto al nombre de la Virgen)
(Lám. 3, abajo); para que protegieran el puente. El nombre de san Bartolomé se
grabaría seguramente por coincidir el inicio oficial de la construcción con el día 24
de agosto, en el que se celebra su santoral. Las letras epigrafiadas son del tipo
romano –o clásico–, capitales, proporcionadas, equilibradas entre sus palos
gruesos y delgados, con ensanchamientos en las cabezas y en las bases, con letras
recostadas sobre las contiguas, otras pegadas entre ellas, algunas reducidas de
tamaño y con palabras abreviadas. La cartela epigráfica es un elemento
decorativo típicamente renacentista italiano, que Francisco del Castillo «el Mozo»
adoptó en su estancia romana y empleó en sus obras, por ejemplo, en Martos.
Benito del Castillo levantó un puente de seis arcos desiguales en luces y
flechas, con perfil de doble inclinación –alomado ligeramente–, sobre cinco pilas protegidas por potentes tajamares triangulares aguas
arriba y espolones circulares aguas abajo (Lám. 2). Así lo vio y representó en un plano el arquitecto y académico Domingo Tomás en
1789, antes de que los tres arcos de la orilla izquierda fuesen reemplazados por cuatro nuevos en el siglo XIX .
13
3. BENITO DEL CASTILLO EN ELTEMPLO PARROQUIAL DE NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ
En el Archivo Histórico Diocesano de Jaén se conserva un documento de cuentas de fábrica de la parroquia de Marmolejo, fechado el 25
de noviembre de 1586, que recoge la única mención explícita, hasta el momento, de la intervención directa de Benito del Castillo en obras
efectuadas en la fábrica del templo . La referencia, muy escueta, dice así: «Más se le descargan seys myll maravedís que dio e pagó a
14
Benyto del Castillo, maestro de cantería, por las piedras que quedaron labradas fuera de la tasaçión que se hiço de la dicha yglesia».
Las cuentas las presentó el licenciado, prior y mayordomo, Diego López de Blas , ante el requerimiento del visitador del Obispado de Jaén,
15
Miguel Pastrana.
No cabe duda de que Benito estaba trabajando en la fábrica del templo como maestro de cantería. Tenía unos 40 años de edad y una
experiencia aquilatada por décadas de trabajo junto a su padre y a su hermano Francisco del Castillo «el Mozo». No obstante, falta por
constatar documentalmente si él mismo era el director o maestro mayor de la fábrica.Tampoco el citado texto hace referencia expresa a la
autoría de las trazas (diseño o proyecto de la construcción). Lo más lógico sería pensar –por ser lo más habitual– que el autor de las trazas
fuera el maestro mayor de las obras delObispado de Jaén, quizá su hermano Francisco. Pero justo ese año (1586) él vivía enGranada, donde
enfermó y fallecería a finales del mismo año (su testamento está fechado el 15 de noviembre de 1586). Por tanto, Benito del Castillo, una
vez más, pudo ser el ejecutor de las obras trazadas por su hermano Francisco, como había ocurrido en tantas otras edificaciones anteriores.
Dichas obras no obedecerían a una construcción arquitectónica de nueva planta, pues la parroquia de Marmolejo ya existía, al menos, desde 1511
(se cita en el sínodo diocesano deJaén convocado por el obispo donAlonsoSuárez de la Fuente delSauce) .Consistirían, más bien, en la importante
16
renovación de la fábrica del templo, a escala monumental (Láms. 1 y 4), siguiendo la estela de las parroquias de San Bartolomé y de Santa María la
Mayor,enAndújar.
Archivo General de Simancas, Registro General del Sello, signatura 10-III-1573.
12
ARANDA PASTOR, Gaspar. «El puente de San Bartolomé de Marmolejo (1573-2017). Estudio histórico-artístico», Jornadas de Historia de Marmolejo (2014 y 2015),
13
Marmolejo: Ayuntamiento de Marmolejo, 2020, pp. 211-281.
AHDJ, Pueblos, Cuentas de Fábrica, Carpeta 197 C, 25 de noviembre de 1586. GALERA ANDREU, Pedro A. y Miguel RUIZ CALVENTE. Corpus documental para la historia
14
del arte en Jaén. Arquitectura del s. XVI (I), Jaén: Universidad de Jaén, 2006, p. 234.
El prior Diego López de Blas fundó en 1588 una obra pía gracias a la cual se establecieron en nuestra localidad dos instituciones asistenciales: la de Mujeres Ancianas (sita
15
en el lugar donde hoy se encuentra la Plaza del Amparo) y el Hospital de Viandantes, en la calle homónima. Ninguno de ellos ha llegado hasta nuestros días
Véase la nota 1 y RODRÍGUEZ MOLINA, José. El obispado de Baeza-Jaén (siglos XIII-XVI): organización y economías diocesanas, Jaén: Diputación Provincial de Jaén,
16
Instituto de Cultura, 1986, pp. 23-24.
3
Lámina 3. Las tres cartelas renacentistas en el puente de San
Bartolomé de Marmolejo: fecha 1578 con cruz patada, «SAN
BARTOLOMÉ» y «IHS-MARÍA» (Fotos del autor y Adrián
Ruiz Aranda, 2016)
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
En el mismo documento de cuentas de fábrica de 25 de noviembre de
1586, se describen otros trabajos secundarios de carpintería y albañilería en el
templo, que son los siguientes: «Discargo.Aserradura de tablas e vigas. Más se le
descargan myll y seisçyentos y ochenta y tres maravedís que a gastado… de la
serrería de tablas e vigas para la cámara del altar mayor. Albañir. Más se le
descargançyentoysetentaenueverealesquedioaJuandeSahavedra,albañyr,
de cubrir una pieza de la sacristía y de la muralla…» . Este texto es interesante
17
porque se puede deducir de él que las obras iban muy avanzadas en el interior del
templo,puesenlapartedelacabecerasetrabajaba enlacapilla mayor(«lacámara
delaltarmayor»),yenlasacristía.
Ciertamente, en la renovación de nuestro templo parroquial queremos ver
un plan ambicioso ajustado a modelos tardorrenacentistas, que quedó inconcluso,
desafortunadamente, por motivos desconocidos por ahora (los más habituales
solían ser carencias económicas, desavenencias contractuales e incumplimientos de
plazos). De lo construido entonces, destaca exteriormente la envergadura de la
parte del templo correspondiente a la cabecera, prominente hacia el este; el
crucero, sobreelevado; y el transepto, o nave transversal, con sus dos brazos muy
salientes (Lám. 4). Es en ambos brazos donde el tracista de nuestro templo
(¿FranciscodelCastillo«elMozo»?¿BenitodelCastillo?)plasmósuimprontaestética
del Clasicismo italiano: los dos grandes ventanales serlianos, o vanos paladianos,
abiertos en la parte superior de los brazos, a norte y sur (Lám. 5). Recurso
arquitectónico que combina el arco de medio punto central entre dos vanos
adintelados –hoy tapados–, que apean en pilares y pilastras. Además, debajo del
ventanalnorteabrióunasencillaportada–enlaactualidadtabicada–,conunarcode
doble rosca de medio punto sobre pilastras toscanas. En el saliente exterior de la
capilla mayor hay, en sus caras norte y sur, una ventana rectangular vertical,
abocinada(hoyambascegadas).
Toda la fábrica de esta parte del templo es de sólidos muros, de excelente
labor de cantería, a base de sillares de piedra «azucareña» bien labrados,
escuadrados y abujardados (con incisiones labradas mediante la bujarda, o martillo
dentado). Algunos sillares son de enormes dimensiones, como en el puente
de San Bartolomé.
En el interior del edificio, pese a encontrarse recubierto con
molduras y escayolas por las reformas posteriores, sobre todo después de la
Guerra Civil, se aprecian determinados elementos estructurales típicos del
Clasicismo manierista de los Castillo: (1) capilla mayor rectangular cubierta
por bóveda de medio cañón (hoy casi tapada por del retablo barroco); (2)
cuatro pilastras robustas sustentando los arcos torales –cuatro arcos que
conforman el crucero–; (3) bóveda de media naranja con pechinas asentada
sobre los arcos torales; (4) dos bóvedas baídas rectangulares (bóvedas
semiesféricas en origen, cortadas por cuatro planos verticales y paralelos dos a
dos) cubriendo los brazos del transepto, con los dos ventanales serlianos –hoy
sólo abierto su vano arqueado central–. El juego con bóvedas de distintos
tipos es uno de los rasgos característicos en las arquitecturas de Francisco del
Castillo «el Mozo», como se puede observar, por ejemplo, en sus iglesias de
Andújar y Huelma; aunque en Marmolejo no se llegó a desplegar por
completo, al quedar inconclusa la obra y no cubrirse entonces la nave
principal.
En definitiva, la renovación renacentista del templo parroquial nos
muestra una unidad y rotundidad constructiva, de armonía y firmeza, sin
continuidad en el resto del edificio durante las fases constructivas
posteriores .
18
AHDJ, Pueblos, Cuentas de Fábrica, Carpeta 197 C, 25 de noviembre de 1586. GALERA ANDREU, Pedro A. y Miguel RUIZ CALVENTE. Corpus documental, p. 234.
17
Intentos loables de entender las fases constructivas de la iglesia se encuentran en sendos estudios de Manuel Perales Solís, El templo parroquial de Nuestra Señora de La
18
Paz, (https://lugardemarmolejo.wixsite.com/marmolejo/parroquiadelapaz) y de Agustín Javier Barragán Gómez, «Historia de la parroquia», en SEGURADO COBOS, Julio
(ed.), Historia de la Parroquia de Marmolejo: fe y devoción de un pueblo, Marmolejo, Imprenta Enrique Reca, 2008, pp. 9-10.
4
Lámina 4. Iglesia parroquial de Ntra Sra. de la Paz de Marmolejo.
Copia de los planos del alzado de la fachada norte y de la planta de
cabecera, crucero y transepto. Memoria descriptiva de reparación
del templo (1896-1902), firmada por el arquitecto Justino Flores
Llamas el 4 de diciembre de 1896. (Arquivo Parroquial)
Lámina 5. Iglesia parroquial de Ntra Sra. de la Paz de Marmolejo.
Ventanales serlianos en los extremos del transepto (Fotos del autor, 2024).
MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024
5
LA INDEPENDENCIA DE MARMOLEJO EN LAVOZ
DE SUS HABITANTES (IV)
Por Pedro Solís Agudo
En esta entrega de junio veremos cómo las relaciones entre la Mesta el Concejo
de Marmolejo tampoco eran buenas.También que ante la falta de de tierras en el
témino para pastar el ganado se recurre a roturar ciertas tierras. Siempre con las
tensiones con Andújar de por medio.
Próximo
número
DADO QUE CADA VEZ SON MÁS LOS LECTORES
INTERESADOS EN CONTRIBUIR AL SOSTENIMIENTO DE
ESTA PUBLICACIÓN, FACILITAMOS EL SIGUIENTE
NÚMERO DETELÉFONO PARA LOS QUE DESEEN USAR
BIZUM: 619 987 910
NO SE UTILIZARÁ OTRAVÍA.
MARMOLEJO SEGÚN EL CATASTRO DE ENSENADA (VI)
Por Eloy Jiménez Jiménez
En el próximo número concluiremos el repaso al callejero mayor de nuestra localidad
durante el siglo XVIII tratando sobre las calles del Santo (actual San Sebastián), de
Suárez (actual Útica) y de Yepes (actual Yérpez). Con ellas no se acaba el muestrario
urbanístico marmolejeño, pues aún quedará por describir las distintas callejuelas que
jalonaban el casco así como el centro neurálgico de la villa, la Plaza y otros elementos no
menos importantes; pero eso tendrá que esperar a otro número.
PINADAS POR EL GUADALQUIVIR
DE MARMOLEJO
Por Antonio M Herrera Casado “Lucho”
Durante siglos el Guadalquivir, que discurre por 25 km del
término de Marmolejo, ha sido vía de comunicación y de
transporte. Los grandes rollizos de la sierra de Segura
utilizados para la construcción de edificios y barcos
pasaban por miles para proveer de este material de
construcción a todas las poblaciones de la rivera o a los
astilleros. Estas conducciones, que duraban meses,
irremediablemente dejaron su huella por aquellos lugares
por los que pasaban. Más aún cuando una crecida
repentina los arrastraba sin control aguas abajo. Vamos a
ver qué huellas y qué documentos ha dejado en Marmolejo
esta ancestral práctica de la que no queda recuerdo alguno
en sus gentes.
A N Á L I S I S I C O N O G R Á F I C O D E L
DESAPARECIDO RETABLO DE SEBASTIÁN
DE SOLÍS DE LA IGLESIA PARROQUIAL DE
NTRA. SRA. DE LA PAZ DE MARMOLEJO
Por Gaspar Aranda Pastor
El retablista Sebastián de Solís (h. 1550-1630), uno de los
grandes escultores en Jaén durante la Edad Moderna,
realizó un retablo para la capilla mayor de nuestro templo
parroquial, desaparecido en la Guerra Civil. Gracias a una
fotografía antigua del retablo y al análisis comparativo de
otros retablos del mismo artista conservados en la
provincia, trataremos de mostrar el sentido del programa
iconográfico en él representado.
DÉJANOSTU OPINIÓN, PROPUESTA O LO QUE CONSIDERES. apunteshistoriamarmolejo@gmail.com

Más contenido relacionado

Similar a Revista Apuntes de Historia. Mayo 2024.pdf

Año 2012 nº 01
Año 2012   nº 01Año 2012   nº 01
Año 2012 nº 01
fjgn1972
 
Gestión histórica del agua en los molinos
Gestión histórica del agua en los molinosGestión histórica del agua en los molinos
Gestión histórica del agua en los molinos
Aleysar
 
Historia de la banca
Historia de la bancaHistoria de la banca
Historia de la banca
Pumukel
 
Sharia n672010
Sharia n672010Sharia n672010
Catalolablanquita
CatalolablanquitaCatalolablanquita
Catalolablanquita
chongale
 
Historia feria de mayo Ronda
Historia feria de mayo RondaHistoria feria de mayo Ronda
Historia feria de mayo Ronda
Palma Galindo
 
Sharia n68 Año 2010
Sharia n68 Año 2010Sharia n68 Año 2010
Sharia n68 Año 2010
Asociación Amigos de Badajoz
 
Ayuntamientos
AyuntamientosAyuntamientos
Ayuntamientos
edumass2014
 
Acta de independencia de centroamerica 16 b
Acta de independencia de centroamerica    16 bActa de independencia de centroamerica    16 b
Acta de independencia de centroamerica 16 b
hudapoga
 
Exposición Permanente Archivo Municipal de Vera 1.pdf
Exposición Permanente Archivo Municipal de Vera 1.pdfExposición Permanente Archivo Municipal de Vera 1.pdf
Exposición Permanente Archivo Municipal de Vera 1.pdf
jose240667
 
Gestion historica del agua en Los Molinos
Gestion historica del agua en Los MolinosGestion historica del agua en Los Molinos
Gestion historica del agua en Los Molinos
Ayuntamiento Los Molinos
 
EL RETABLO DE LA IGLESIA DE ELCIEGO VI.-Dorado del san andrés y su caja por l...
EL RETABLO DE LA IGLESIA DE ELCIEGO VI.-Dorado del san andrés y su caja por l...EL RETABLO DE LA IGLESIA DE ELCIEGO VI.-Dorado del san andrés y su caja por l...
EL RETABLO DE LA IGLESIA DE ELCIEGO VI.-Dorado del san andrés y su caja por l...
Jesús Fernández Ibáñez
 
Cuaderno de quejas rf
Cuaderno de quejas rfCuaderno de quejas rf
Cuaderno de quejas rf
Veredillas
 
AñO 5 Nº 17 Marzo 1992
AñO 5 Nº 17 Marzo 1992AñO 5 Nº 17 Marzo 1992
AñO 5 Nº 17 Marzo 1992
maranchon
 
La Jalvia - Edición 33 - junio 2017
La Jalvia - Edición 33 -  junio 2017La Jalvia - Edición 33 -  junio 2017
La Jalvia - Edición 33 - junio 2017
FUENTENDRINO ALDEASOÑA
 
Textos España del siglo XVIII
Textos España del siglo XVIIITextos España del siglo XVIII
Textos España del siglo XVIII
artesonado
 
La importancia de las masías en la economía de vall de cristo
La importancia de las masías en la economía de vall de cristoLa importancia de las masías en la economía de vall de cristo
La importancia de las masías en la economía de vall de cristo
Jose Ángel Planillo Portolés
 
EXTREMADURA EN 1796. EMILIANA HABELA VACA.
EXTREMADURA EN 1796. EMILIANA HABELA VACA.EXTREMADURA EN 1796. EMILIANA HABELA VACA.
EXTREMADURA EN 1796. EMILIANA HABELA VACA.
EMILIANA HABELA
 
Abc 26.11.1948-pagina 008
Abc 26.11.1948-pagina 008Abc 26.11.1948-pagina 008
Abc 26.11.1948-pagina 008
Veredillas
 
Apuntes de Historia de Marmolejo. Marzo 2024.
Apuntes de Historia de Marmolejo. Marzo 2024.Apuntes de Historia de Marmolejo. Marzo 2024.
Apuntes de Historia de Marmolejo. Marzo 2024.
apunteshistoriamarmo
 

Similar a Revista Apuntes de Historia. Mayo 2024.pdf (20)

Año 2012 nº 01
Año 2012   nº 01Año 2012   nº 01
Año 2012 nº 01
 
Gestión histórica del agua en los molinos
Gestión histórica del agua en los molinosGestión histórica del agua en los molinos
Gestión histórica del agua en los molinos
 
Historia de la banca
Historia de la bancaHistoria de la banca
Historia de la banca
 
Sharia n672010
Sharia n672010Sharia n672010
Sharia n672010
 
Catalolablanquita
CatalolablanquitaCatalolablanquita
Catalolablanquita
 
Historia feria de mayo Ronda
Historia feria de mayo RondaHistoria feria de mayo Ronda
Historia feria de mayo Ronda
 
Sharia n68 Año 2010
Sharia n68 Año 2010Sharia n68 Año 2010
Sharia n68 Año 2010
 
Ayuntamientos
AyuntamientosAyuntamientos
Ayuntamientos
 
Acta de independencia de centroamerica 16 b
Acta de independencia de centroamerica    16 bActa de independencia de centroamerica    16 b
Acta de independencia de centroamerica 16 b
 
Exposición Permanente Archivo Municipal de Vera 1.pdf
Exposición Permanente Archivo Municipal de Vera 1.pdfExposición Permanente Archivo Municipal de Vera 1.pdf
Exposición Permanente Archivo Municipal de Vera 1.pdf
 
Gestion historica del agua en Los Molinos
Gestion historica del agua en Los MolinosGestion historica del agua en Los Molinos
Gestion historica del agua en Los Molinos
 
EL RETABLO DE LA IGLESIA DE ELCIEGO VI.-Dorado del san andrés y su caja por l...
EL RETABLO DE LA IGLESIA DE ELCIEGO VI.-Dorado del san andrés y su caja por l...EL RETABLO DE LA IGLESIA DE ELCIEGO VI.-Dorado del san andrés y su caja por l...
EL RETABLO DE LA IGLESIA DE ELCIEGO VI.-Dorado del san andrés y su caja por l...
 
Cuaderno de quejas rf
Cuaderno de quejas rfCuaderno de quejas rf
Cuaderno de quejas rf
 
AñO 5 Nº 17 Marzo 1992
AñO 5 Nº 17 Marzo 1992AñO 5 Nº 17 Marzo 1992
AñO 5 Nº 17 Marzo 1992
 
La Jalvia - Edición 33 - junio 2017
La Jalvia - Edición 33 -  junio 2017La Jalvia - Edición 33 -  junio 2017
La Jalvia - Edición 33 - junio 2017
 
Textos España del siglo XVIII
Textos España del siglo XVIIITextos España del siglo XVIII
Textos España del siglo XVIII
 
La importancia de las masías en la economía de vall de cristo
La importancia de las masías en la economía de vall de cristoLa importancia de las masías en la economía de vall de cristo
La importancia de las masías en la economía de vall de cristo
 
EXTREMADURA EN 1796. EMILIANA HABELA VACA.
EXTREMADURA EN 1796. EMILIANA HABELA VACA.EXTREMADURA EN 1796. EMILIANA HABELA VACA.
EXTREMADURA EN 1796. EMILIANA HABELA VACA.
 
Abc 26.11.1948-pagina 008
Abc 26.11.1948-pagina 008Abc 26.11.1948-pagina 008
Abc 26.11.1948-pagina 008
 
Apuntes de Historia de Marmolejo. Marzo 2024.
Apuntes de Historia de Marmolejo. Marzo 2024.Apuntes de Historia de Marmolejo. Marzo 2024.
Apuntes de Historia de Marmolejo. Marzo 2024.
 

Último

Liturgia día del Padre del siguiente domingo.pptx
Liturgia día del Padre del siguiente domingo.pptxLiturgia día del Padre del siguiente domingo.pptx
Liturgia día del Padre del siguiente domingo.pptx
YeniferGarcia36
 
ACTA-DE-ENTREGA-DE-BOLETAS-DE-NOTAS-PRIMER-TRIMESTRE
ACTA-DE-ENTREGA-DE-BOLETAS-DE-NOTAS-PRIMER-TRIMESTREACTA-DE-ENTREGA-DE-BOLETAS-DE-NOTAS-PRIMER-TRIMESTRE
ACTA-DE-ENTREGA-DE-BOLETAS-DE-NOTAS-PRIMER-TRIMESTRE
ssuserbbe638
 
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres VivosLos Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
karlafreire0608
 
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.pptVida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
LinoLatella
 
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
LuanaJaime1
 
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
GiselaBerrios3
 
La necesidad de bienestar y el uso de la naturaleza.pdf
La necesidad de bienestar y el uso de la naturaleza.pdfLa necesidad de bienestar y el uso de la naturaleza.pdf
La necesidad de bienestar y el uso de la naturaleza.pdf
JonathanCovena1
 
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes CuadernilloHablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Mónica Sánchez
 
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
rosannatasaycoyactay
 
Prueba/test conoce tus heridas de la infancia
Prueba/test conoce tus heridas de la infanciaPrueba/test conoce tus heridas de la infancia
Prueba/test conoce tus heridas de la infancia
LudmilaOrtega3
 
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
israelsouza67
 
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsadUrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
JorgeVillota6
 
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJAPANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
estroba5
 
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptxNuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
lautyzaracho4
 
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIACONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
ginnazamudio
 
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdfMundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
ViriEsteva
 
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
shirherrer
 
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docxLecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Alejandrino Halire Ccahuana
 
Este documento contiene, el programa completo de un acto para realizar la pro...
Este documento contiene, el programa completo de un acto para realizar la pro...Este documento contiene, el programa completo de un acto para realizar la pro...
Este documento contiene, el programa completo de un acto para realizar la pro...
romina395894
 
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
https://gramadal.wordpress.com/
 

Último (20)

Liturgia día del Padre del siguiente domingo.pptx
Liturgia día del Padre del siguiente domingo.pptxLiturgia día del Padre del siguiente domingo.pptx
Liturgia día del Padre del siguiente domingo.pptx
 
ACTA-DE-ENTREGA-DE-BOLETAS-DE-NOTAS-PRIMER-TRIMESTRE
ACTA-DE-ENTREGA-DE-BOLETAS-DE-NOTAS-PRIMER-TRIMESTREACTA-DE-ENTREGA-DE-BOLETAS-DE-NOTAS-PRIMER-TRIMESTRE
ACTA-DE-ENTREGA-DE-BOLETAS-DE-NOTAS-PRIMER-TRIMESTRE
 
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres VivosLos Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
 
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.pptVida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
 
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
 
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
2° año LA VESTIMENTA-ciencias sociales 2 grado
 
La necesidad de bienestar y el uso de la naturaleza.pdf
La necesidad de bienestar y el uso de la naturaleza.pdfLa necesidad de bienestar y el uso de la naturaleza.pdf
La necesidad de bienestar y el uso de la naturaleza.pdf
 
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes CuadernilloHablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
 
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
 
Prueba/test conoce tus heridas de la infancia
Prueba/test conoce tus heridas de la infanciaPrueba/test conoce tus heridas de la infancia
Prueba/test conoce tus heridas de la infancia
 
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
Evaluacion del tercer trimestre del 2023-2024
 
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsadUrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
 
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJAPANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
PANDERETAS DECORADAS CON MOTIVOS DE LA RIOJA
 
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptxNuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
Nuevos espacios,nuevos tiempos,nuevas practica.pptx
 
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIACONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
CONTENIDOS Y PDA DE LA FASE 3,4 Y 5 EN NIVEL PRIMARIA
 
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdfMundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
Mundo ABC Examen 1 Grado- Tercer Trimestre.pdf
 
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
 
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docxLecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
Lecciones 10 Esc. Sabática. El espiritismo desenmascarado docx
 
Este documento contiene, el programa completo de un acto para realizar la pro...
Este documento contiene, el programa completo de un acto para realizar la pro...Este documento contiene, el programa completo de un acto para realizar la pro...
Este documento contiene, el programa completo de un acto para realizar la pro...
 
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
 

Revista Apuntes de Historia. Mayo 2024.pdf

  • 1. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 RINCONES CON HISTORIA Más allá de los lugares tradicionalmente conocidos, Marmolejo cuenta conrinconestantoensucascourbanocomoensutérminoqueesconden pequeñas y grandes historias. Poco a poco se van descubriendo y poco a poco se van contando. En estas páginas tendrás siempre un lugar donde sumergirte para recordarlas y, si quieres, poder compartirlas. Al fin y al cabotambiénsonpartedetuhistoria. 1 MARMOLEJO SEGÚN EL CATASTRO DE ENSENADA (V) ELOY JIMÉNEZ JIMÉNEZ pág. 5 LA INDEPENDENCIA DE MARMOLEJO EN LA VOZ DE SUS HABITANTES (III) PEDRO SOLÍS AGUDO pág. 2 Una moneda, un tiesto que encontramos donde aparentemente no hay nada, son pistas fundamentales para montar el puzle de la historia. Todo tiene su importancia y ha de estar en su sitio… por muy insignificante que nos parezca, quien los conoce, sabe leer lo que nos cuentan. LA INTRODUCCIÓN DE LA ARQUITECTURA E INGENIERÍA DEL RENACIMIENTO EN MARMOLEJO DE LA MANO DEL MAESTRO DE CANTERÍA BENITO DEL CASTILLO GASPAR ARANDA PASTOR pág. 8 MARMOLEJO APUNTES DE HISTORIA Iglesia parroquial de Ntra Sra. de la Paz de Marmolejo. Ventanales serlianos en los extremos del transepto. (Fotos del autor, 2024)
  • 2. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 LA INDEPENDENCIA DE MARMOLEJO EN LAVOZ DE SUS HABITANTES (III) PEDRO SOLÍS AGUDO Tercera parte de la conferencia celebrada en el salón de plenos del Ayuntamiento de Marmolejo el viernes 25 de mayo de 2023 con motivo de la celebración del día de Marmolejo. Las citadas «justas ejecutorias» estaban dictaminadas a favor del Lugar por la Real Chancillería de Granada, a pesar de lo cual increíblemente merecían por parte de Andújar «un total desprecio y abandono». El rey resolvió favorablemente la súplica para suprimir los repartimientos y un tercio de la deuda del servicio de millones pero no así los dos tercios restantes, y el 4 de octubre de 1656 el Concejo recibió un mandamiento del citado D. Juan Porcel de Carvajal, juez administrador de los reales servicios de millones requiriendo al alcalde ordinario y dos regidores para que se personasen en Jaén para ajustar con el Administrador General los pagos correspondientes a repartimientos y sisas adeudados. Antonio de Perales Ramos como alcalde ordinario, Francisco de Uceda Robles y Juan Navarro de Espinosa como regidores acudieron a la citación aportando los justificantes de los pagos ya realizados y la resolución real dispensando el resto, que incluía además la prohibición de continuar roturando las dehesas propias que el Concejo usaba para recaudar fondos, de forma que solicitaron al Administrador concediese por escrito la exención de los impuestos de la sisa y los repartimientos y así aliviar en parte la presión fiscal del Lugar. Sin 1 embargo, para satisfacer los pagos que se habían hecho con anterioridad al perdón real varios de los afectados apremiados, carentes de los recursos necesarios, tuvieron que recurrir a prestamistas particulares con ingresos suficientes entre los que se encontraban los hacendados y los eclesiásticos. Dos años después aún se tramitaban ante el Corregidor de Jaén los plazos de devolución y el Concejo se vio obligado a «hacer súplica a su merced se sirva de conceder los arbitrios propuestos por este Concejo, que son diez maravedís en la saca de cada arroba de aceite que saliese de este Lugar, que los dichos maravedís ha de pagar el arriero trajinante, y dos maravedís la persona que vendiere el dicho aceite; y un maravedí en cada cuartillo de vino de lo que se vendiere en los sitios de tabernas, bajándose de la medida y no del precio; y el rompimiento de toda la dehesa del Hormazal que es propia de los vecinos de este dicho Lugar…» . Estos ingresos se usarían para pagar uno de los dos tercios 2 restantes, y el otro lo tendrían que pagar particularmente los afectados, pero el Concejo no pudo disponer de la totalidad de ingresos que había calculado porque la solicitada roturación total de la dehesa del Hormazal necesitaba la autorización real, y esta autorización costaba mil ducados que el Concejo reunió a lo largo de varios años fraccionándolos en ocho pagos distribuidos en varios años entre los vecinos a razón de 1365 reales por pago hasta 1668 en que se comenzó la roturación. Este pago suponía «la mitad de la cuarta parte», es decir, una octava parte (el importe de la sisa). Este asunto de la roturación de la dehesa del Hormazal es digno de estudio. En documentos de 1665 consta que los pagos se venían haciendo desde 1660 y que se preveía el inicio de la roturación en 1668. Es decir, que el pago de 1635 reales anuales a lo largo de 8 años era la ya referida octava parte anual, lo que supondría un total de 10.920 reales, 174,54 ducados por persona. (1 ducado=11 reales) Se necesitarían unas 6 personas interesadas en optar a dicha parcelación. Personas que consta que pagaron: Francisco Gómez de Vivar, María Salcedo viuda de Juan Granados González, Pedro Díaz Delgado y Jacinto Delgado. Desconocemos los dos que faltan. Otra de las acusaciones contra Andújar consistía en el aprovechamiento en solitario que continuaba haciendo la ciudad del pasto y bellota de la dehesa Cerrada, apropiándose de la cuarta parte que le correspondía a Marmolejo. Así consta en una escritura de poder del Concejo a favor del regidor Francisco de Rueda de 17 de junio de 1661 para cobrar la parte correspondiente a los años desde 1654 hasta 1660 que la Real Chancillería de Granada había sentenciado en juicio a favor del Lugar especificando que «es ansí que la dicha ciudad ha vendido el aprovechamiento de la yerba y bellota todo por mayor desde el año de mil y seiscientos y cincuenta y quatro hasta fin del año pasado de mil y seiscientos y sesenta y el aprovechamiento de la yerba hasta el mismo día del mes de marzo pasado en este presente año de cuyas cantidades toca a este Concejo su porción…» y otra escritura del mismo tipo fechada el 3 28 de febrero de 1663 en la que el Concejo designa al alcalde Juan de Morales para que reclame a la Justicia y Regimiento de Andújar el pago de los maravedís que le pertenecen al Lugar por dicho concepto del año anterior, además de la cantidad que le corresponde por la roturación de dicha dehesa. Esta conducta de Andújar se repitió en 1676, en que el 4 Concejo volvió a requerir por escrito a Andújar el pago de la citada cuarta parte que le correspondía, no sólo de ese año sino de otros atrasados. Se 5 volvían a repetir las consecuencias que se le derivaban a Marmolejo por no explotar directamente los recursos de la cuarta parte de la dehesa y quedar a expensas de que Andújar recibiera la totalidad de los ingresos y posteriormente devolviera a Marmolejo la cuarta parte del importe total, habitualmente con retrasos. Hemos visto también que estas repetidas demoras tenían larga data, al menos desde 1621 y formarían parte de las denuncias de Marmolejo reflejadas en el expediente instruido en el siglo siguiente para solicitar eximirse de la jurisdicción de la ciudad. La extrema ruina en que estaba sumido el Lugar, agravada por las malas cosechas, hizo que en este año de 1676 ni siquiera los más pudientes de sus habitantes dispusieran de semillas para sembrar sus propiedades, mucho menos los adjudicatarios de las zonas puestas en cultivo de la dehesa del Hormazal, por lo que tuvieron que recurrir al préstamo de grano a algún gran hacendado de Andújar. En concreto el más recurrido fue D. Diego de Cárdenas Criado, al que acudieron nada menos que 49 familias entre septiembre y noviembre sin distinción de clase ni nivel económico en demanda de trigo con que poder sembrar sus exiguas propiedades con el compromiso de devolverlo “con las costas de la cobranza” el 15 de agosto del año siguiente. (Cuadro 1) Teniendo en cuenta que en este siglo la relación entre fanega de capacidad o su equivalente en peso y la fanega de superficie es la misma, es decir, que con una fanega de trigo se sembraba una fanega de tierra, podemos deducir las extensiones de las propiedades de que disponía cada deudor, y adicionalmente el patrimonio rústico de cada uno, empezando por el prestamista, pero también comprobar que la necesidad no respetaba niveles económicos ni clases sociales. La crisis económica de los contribuyentes repercutió directamente en la disminución de los ingresos concejiles. Para aumentar su angustiosa crisis financiera, en julio de 1678 el Concejo se vio envuelto en otro pleito instruido por el juez entregador del honrado concejo de la Mesta, y, falto de fondos, tuvo que recurrir a las cofradías de las Ánimas del Purgatorio y del Santísimo Sacramento para que, gracias a los buenos AHP Jaén Protocolo 4035 Folio 99. Antonio Olivares w Hinestrosa. Recuperado de:"Marmolejo, Jaén, Andalucía, España Registros," imágenes, FamilySearch (https:// 1 www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:3Q9M-CSL4-Z3HC-6 : 20 de junio de 2023), imagen 240 de 721; Marmolejo (Jaén). Notaría. AHP Jaén Protocolo 4035 Folio 290. Antonio Olivares Hinestrosa. Recuperado de: "Marmolejo, Jaén, Andalucía, España Registros," imágenes, FamilySearch (https:/ 2 www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:3Q9M-CSL4-ZSGV-X : 2 de julio de 2023), imagen 576 de 721; Marmolejo (Jaén). Notaría. AHP Jaén. Protocolo 4036 Folio 30. Andrés Fco. Hinestrosa. Recuperado de: "Marmolejo, Jaén, Andalucía, España Registros," imágenes, FamilySearch (https:// 3 www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:3Q9M-CSL4-ZSRJ-M : 19 de septiembre de 2023), imagen 285 de 405; Marmolejo (Jaén). Notaría. AHP Jaén. Protocolo 4037 Folio 11. Antonio Olivares Hinestrosa. Recuperado de: ”Marmolejo, Jaén, Andalucía, España Registros," imágenes, FamilySearch (https:// 4 www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:3Q9M-CSL4-ZSRS-N : 10 de julio de 2023), imagen 32 de 680; Marmolejo (Jaén). Notaría. AHP Jaén. Protocolo 4038 Folio 203. Andrés Fco. Hinestrosa. Recuperado de: "Marmolejo, Jaén, Andalucía, España Registros," imágenes, FamilySearch (https:// 5 www.familysearch.org/ark:/61903/3:1:3Q9M-CSL4-Z39S-V : 2 de agosto de 2023), imagen 657 de 680; Marmolejo (Jaén). Notaría. 2
  • 3. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 oficios de sus respectivos dirigentes –Juan Manuel Granados, a su vez alcalde, y Antonio de Perales, regidor– le hicieran la “merced y buena obra” de prestarles 26 y 50 arrobas de aceite respectivamente para con su venta atender los gastos, con el compromiso de devolver su importe con la futura renta de la bellota de la dehesa del Hormazal.6 La deplorable situación en que se hallaban los marmolejeños, agravada por la actitud de las autoridades de Andújar, volvió a quedar de manifiesto en 1688, en que se recibió orden del Corregidor de Andújar, D. Diego Bustamante y Medrano, administrador de las rentas reales, para renovar el censo de contribuyentes a los impuestos de alcabalas, cientos y millones durante los tres años siguientes y las cantidades a aportar por cada uno, por haber cumplido el período anterior acordado el 8 de junio de 1686. El 8 de febrero se celebró cabildo abierto al que asistieron 40 vecinos requeridos para el pago en el que se acordó enviar al Corregidor un escrito de consulta al Rey para que rebajase dichos impuestos por haberse reducido la población del Lugar a causa de las muertes y la emigración. Sin esperar el resultado de la consulta, el Corregidor mandó que se mantuviese la misma cantidad que en el período anterior, personándose en el Lugar “a ser notario de la dicha orden, insinuó lo mucho que importaba a este lugar el dicho cavezón respecto que con eso gozarían la libertad en la venta de los frutos y para escudarse de las vejaciones que se les puede azer sin embargo de la dicha falta de vecinos y suma pobreza de los que han quedado”.7 Se podría argüir, en defensa del Corregidor, que si el Lugar había sufrido disminución en su población, también y en mayor medida la había sufrido Andújar a causa de la epidemia de peste de 1680, viéndose limitada a su vez en sus posibilidades económicas para satisfacer a la Hacienda Real sus propios impuestos. La solución más rápida era extraerlos de sus aldeas, reteniéndoles los importes derivados de los aprovechamientos comunes y exigiéndoles perentoriamente el pago de los que les correspondían. Sin embargo ya hemos visto que la morosidad en el pago de estos aprovechamientos comunes era moneda corriente con peste o sin ella. Con un cinismo propio del que se cree inmune, el Corregidor reconoció que el mantener los mismos impuestos a pesar de haberse reducido la población era una vejación, y que para evitarla deberían aceptarlos sin rebaja. Y cuando tres meses después el Rey contestó a la súplica realizada perdonando la deuda del período cumplido, aún el Corregidor exigió que se le presentase la relación nominal de perdonados “para evitar fraudes”, cuando esos datos los conocía perfectamente por figurar en el escrito de consulta que tramitó tres meses antes. Y todo esto a sabiendas de que Andújar le debía a Marmolejo la parte que le correspondía del aprovechamiento de la dehesa de Cerrada, que junto con los rendimientos de la del Hormazal se destinaban a pagar a la Hacienda Real el impuesto del servicio ordinario y extraordinario, por lo que al año siguiente de 1689 el Concejo volvió a denunciar la situación ante la Real Chancillería de Granada, clamando contra la injusticia que suponía gravar a los vecinos con unas cantidades que ya les pertenecían y no tenían porque Andújar no se las pagaba: “… decimos que el dicho Concejo está debiendo a Su Majestad del servicio ordinario y extraordinario trescientos y ochenta y siete mil seiscientos y ochenta marvs de diferentes años y el dicho derecho no se reparte entre los vecinos por estar consignada su paga en la dehesa del hormazal y parte de la de cerrada que es propia de este Concejo, y aunque tiene ganada executoria de Su Majestad y Sres. de la Real Chancillería de Granada para que la dha ciudad de Andúxar que a administrado la dha dehesa de cerrada le pague la parte que le toca no lo a hecho, de lo qual se (le)deben estas cantidades y hacen falta para que a S.Magd. se le pague lo que se le debe del dho derecho y por los administradores generales de este reyno se les molesta con audiencias y executorias a su satisfazion…”. Como se ve, la morosidad de Andújar en el pago de la 8 parte de los aprovechamientos de la dehesa de Cerrada correspondiente a Marmolejo continuaba siendo la tónica general a lo largo de los años. Para agravar la situación, el corregidor reclamó además 3634 reales que el Lugar debía a las arcas de la ciudad por los impuestos de AHP Jaén. Protocolo 4039 Folio 216. Andrés Fco. Hinestrosa. 6 AHP Jaén. Protocolo 4042 folio 36. 7 AHP Jaén. Protocolo 4042 folio 174 8 3 DEUDORES DE D. DIEGO DE CÁRDENAS CRIADO 1676 Fuente: AHP Jaén. Protocolo 4040 folios 85 - 201 vto. Fanegas Equivalen cia en kg. 1 Manuel Morales y María Criado 12 519 2 Juan Morales y Catalina de Lara 10 432 3 Laurencia de Blanca 40 1.730 4 Manuel de Lara y María Serrano 8 346 5 Francisco Relaño y María de Mena 4 173 6 Pedro de Aguilar y Catalina de Lara 8 346 7 Bartolomé Ramos 12 519 8 Catalina Jiménez 8 346 9 Tomás González y Luisa de Aranda 10 432 10 Juan de Lara y María Cerón 4 173 11 Manuel de Molina y María de Bruna 6 259 12 Pedro González y Juana de Perales 20 865 13 Magdalena Jiménez 8 346 14 Francisco Moreno e Isabel de Perales 8 346 15 Juan de Perales y Lucía de Quero 3 130 16 Juan Cañete e Isabel Domínguez 12 519 17 Alonso de Gálvez e Isabel de Lara 10 432 18 Manuel López y María Mejía 6 259 19 D. Martín Suárez y Julia Serrano 40 1.730 20 Pedro Merino y Francisco Relaño 15 649 21 Catalina de Prádana y Diego de Rojas 12 519 22 Alonso de Perales y Leonor de Mena 50 2.162 23 Pedro Cañete y Catalina Jiménez 8 346 24 Juan de Lara y Catalina Granados 12 519 25 José de Lara 9 389 26 Antonio Gil Moreno y Ana de Morales 6 259 27 Manuel Relaño de Morales 6 259 28 Juan ÁlvarezTorralbo Pedro Álvarez Moreno y Catalina Jiménez viuda de Juan Álvarez 11 476 29 Juana Martínez 6 259 30 Pedro Montoro 12 519 31 Juan de Chaves y Ana de Úbeda 12 519 32 Juan Pedrique y Magdalena Díaz 4 173 33 Manuel Pastor y María de Bruna 6 259 34 Catalina González viuda de Fco. Asensio 9 389 35 Francisco Gómez deVivar y Catalina Relaño 12 519 36 Pedro Relaño y María Gila 6 259 37 Blas de Bruna y Juana Díaz 4 173 38 Simón de Bruna y Magdalena Granados 4 173 39 Simón de Bruna y Magdalena Granados 9 389 Cuadro 1 (continúa en la siguiente página)
  • 4. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 alcabalas y cientos correspondientes al año anterior de 1688. El Concejo salvó la deuda “in extremis”, como en 1678, gracias a la generosidad ajena: «y por no poderlos cumplir se ha despachado comisión con audiencia a la dicha cobranza y hallándose en este dicho Lugar el Pe (padre) F.(Fray) Pedro de Sto. Tomás, trinitario descalzo, movido de caridad y por redimir la bejazon que se podía hazer así a los vezos (vecinos) deudores como a los fiadores del cavezon prestó la dha cantidad con que se hizo entrada della y el susodho a pedido se le otorgue escra de obligazion de la dha cantidad, y por ser justo lo queremos hazer poniéndolo en efecto en aquella via y forma que más aia lugr en derecho como tal Conzejo otorgamos que debemos y nos obligamos de dar y pagar llanamte y sin pleito alguno a el dho F. Pedro de Sto. Tomás trinitario descalzo y a quien su poder y causa obiere los dos tres mil seizientos y treinta y quatro rrs. de vellón en quatro pagos, los seizientos y treinta y quatro rrs que le emos de dar luego que se cobre el padrón del dicho Lugar, mil rrs para el dia fin de febrero del año que viene de mil y sstos y noventa, mil rreales para el dia fin de julio del dho año y los mil rrs restantes para el dia fin de noviembre dél, puestos y pagados en este lugar y en su poder o de quien su poder tenga con las costas de la cobranza, procesales y personales que se causaren…» Durante el siglo XVIII tenemos documentados tanto en las actas capitulares como en los protocolos notariales varios casos emblemáticos de más irregularidades, y desconocemos los que se pudieran producir con anterioridad porque solo disponemos de los libros de actas capitulares desde 1699 hasta 1725, pero podemos suponer con cierto fundamento que no diferirían mucho de los que nos han llegado. Será bueno hacer notar que el siglo comienza con el advenimiento de los Borbones al fallecer el último de los Austrias, Carlos II, sin descendencia. Villanueva de Andújar (luego de la Reina) inicia los trámites para sacudirse el yugo de Andújar esperando un cambio de actitud de la nueva dinastía, y Marmolejo le sigue con poca diferencia en el tiempo. Recién nombrado rey, Felipe V envió en 1701 una carta orden a Andújar recabando una contribución de caballos para la Caballería real con arreglo a los recursos de la localidad. Andújar declaró que solo podía aportar treinta caballos, cosa difícil de creer dados sus recursos, y comprendiendo que eran pocos en comparación con sus posibilidades, pretendió compensar las arcas reales con el beneficio que se produjera roturando y poniendo en cultivo la dehesa de Cerrada. Es decir, que quiso repetir la facultad que obtuvo en 1621 para redimir el censo de los 40.000 ducados. El problema, como ya sabemos, estribaba en que el aprovechamiento de dicha dehesa estaba compartido entre Marmolejo y Andújar, dedicado exclusivamente al aprovechamiento del pasto y la bellota y sin posibilidad de arrendamiento a terceros según el Privilegio de Felipe II, y la facultad conseguida en 1621 ya había prescrito como 9 estaba sentenciado por la Real Chancillería de Granada. La indignación en Marmolejo ante esta pretensión fue la esperable, tanto más cuanto que el Corregidor pretendía además que Marmolejo contribuyera con ¡dos caballos y medio! a la Caballería Real, siendo así que en la Carta Orden que pidieron ver los representantes de Marmolejo se especificaba que quedaban exentos los lugares que no alcanzaban un mínimo de rentas entre los que precisamente se encontraba Marmolejo. El Concejo convocó cabildo abierto, al que acudieron todos los vecinos. Para resumir la extensa acta que lo refleja solo diremos que de entre la enorme extensión de término que poseía Andújar para su exclusivo aprovechamiento, pretendía roturar precisamente la dehesa que tenía en común con Marmolejo. Los marmolejeños interpretaron con toda certeza que Andújar quería aprovechar la situación para apropiarse otra vez de la totalidad de la dehesa esgrimiendo la superior razón del servicio a la Corona, pero con la segunda intención de debilitar aún más a su aldea y así ir privándola paulatinamente de recursos que pudiera utilizar para continuar sus pretensiones de independencia, aunque eso supusiera negarle el lugar donde pastaban los escasos ganados de distinta especie que tenían sus habitantes y contribuían a su precario sustento, precisamente un año después de dos anteriores de malas cosechas. Esto añadido a que ya en otra ocasión anterior Andújar había vuelto a solicitar como en 1621 el aprovechamiento en solitario de la dehesa de Cerrada, pero esta vez Marmolejo interpuso recurso ante la Real Chancillería de Granada, manifestando que “el tiempo que la dicha dehesa la dicha ciudad se alzó con sus aprovechamientos vinieron en tanta destruizión como fue no tener ni aun treinta pares (yuntas) de labor y otros muchos atrasos y agravios que habiendo sido representados en la Real Chancillería de la ciudad de Granada con el derecho de tener pasto y aprovechamiento común en dicha dehesa según sus repetidas ejecutorias en sentencia de vista y revista se mandó fuese parte común la dicha dehesa de este lugar jurisdicción de Andújar, prohibiéndose como se prohibió el poderse arrendar, con lo cual se quedó como lo estaba en pasto y aprovechamiento común…”10 Ver https://pares.mcu.es/ParesBusquedas20/catalogo/description/1574181 9 Acta capitular del 8 /12/1701. Archivo histórico municipal de Marmolejo 10 4 40 Diego de Aguilar y Dª Ana de Molina 11 476 41 Cristobal de Aguilar y María Polo 4 173 42 Mariana de Perales 6 259 43 Lázaro Granados y Manuela de Lara 9 389 44 Pedro Rodríguez y D. Juan Manuel (fiador) 9 389 45 Miguel de Mestanza y Manuela de Estúñiga 6 259 46 Pedro de Cuéllar y Juana Martínez 6 259 47 Diego de Aguilar y Dª Ana de Molina 6 259 48 Alonso Ramos de Almirón y Lorenza Cano 3 130 49 Manuel Hernández y Catalina Ramos 3 130 TOTAL 505 21840 Imagen 6: Fragmento del acta capitular de 8/12/1701. Sobre carta orden de Felipe V para contribución a la Caballería real. Archivo Histórico Municipal Marmolejo (Jaén)
  • 5. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 MARMOLEJO SEGÚN EL CATASTRO DE ENSENADA (V) ELOY JIMÉNEZ JIMÉNEZ Adaptación de la ponencia presentada durante las III Jornadas Histórico-Culturales el día 21 de mayo de 2016 en el Teatro Español de Marmolejo. Debido a su longitud, se ha dividido en varias partes. EL CASCO URBANO LAS CALLES (III) 8. Calle del Hospital Partía desde las Casas Consistoriales en la Plaza llegando hasta la esquina de la actual calle de Antonio Alcalá Venceslada, donde doblaba siguiendo esta hasta llegar a la calle del Maestro. Es decir, por entonces no existía la prolongación hasta la Plaza de Juan XXIII, que –según describe nuestro paisano D. Manuel Perales Solís en su blog - se abrió en la primera mitad del s. XX. En la fig. 1 11 se puede observar cómo en un plano de 1935 aún no aparece 12 dicha prolongación. Junto al edificio del ayuntamiento se encontraba la casa pósito, que formaba parte de los bienes propios del concejo. Periódicamente los agricultores del lugar tomaban de él grano para sus cosechas en préstamo. En las actas capitulares del 7 de agosto de 1904 se propone que en atención a que el local del Pósito no se utiliza para nada, pudiera ponerlo en condiciones para que se traslade el telégrafo. En cuanto al hospital que le daba nombre, se dice en las Respuestas Generales lo siguiente: En este lugar hay un hospital de pasajeros en la calle del Hospital, que sirve para recoger los pobres de esta clase y conducir los enfermos que caen en él al primer tránsito, que es fundación del Bachiller Diego López de Blas, prior que fue de la iglesia parroquial de este lugar, cuya renta consiste en diferentes censos, que sus réditos anuales ascienden a 91 reales. En el s. XVII se denominaba «Hospital deViandantes». Según afirma 13 Bernardo de Espinalt en la entrada dedicada a nuestra villa en su Atlante Español , se trataba de un buen hospital para enfermos y 14 pasajeros, fundado en el año de 1588. Además, en el Cuaderno de Relaciones del Estado Eclesiástico aparece una descripción más pormenorizada en la relación que hace Manuel Romero, como administrador de los bienes de la Obra Pía Hospital de Pobres Pasajeros que en este dicho lugar fundó el bachiller Diego López de Blas, afirmando que: Posee dicha obra pía una casa destinada para que se hospeden los pobres pasajeros en la calle del Hospital de este lugar, que tiene de frontis 18 varas, de alto tres y de fondo 34, y en ella dos cuartos y dos cocinas en bajo y un corral. Linde por oriente con casa de Alonso Tomás de Mena, vecino de este lugar; por poniente con callejón de la huerta de D. Felipe Martínez, vecino de Andújar; por el sur con la cavilla del castillo y por el norte con dicha calle. Para sufragar los gastos solo disponía de tres censos, uno sobre un olivar en Valdemojinos, y dos sobre sendas casas –una en la misma calle Hospital y otra en la calle Perales. Dicho edificio fue el escenario de un escándalo local allá por el año de 1622. Según parece, el lcdo. Antonio Pérez de Costilla, coadjutor de la parroquia del Marmolejo, fue juzgado en el tribunal eclesiástico por nota de incontinencia y tener ocupadas las casas y hospital de la Obra Pía que fundó el lcdo. Diego López de Blas, encerrando en ellas trigo y cebada y paja de tal manera que no entran en él muchas pobres. Además, tiene en su servicio por su ama una mujer llamada Lucía de Lucena, moza de 18 o 20 años y por ser el dicho clérigo mozo, hay nota y escándalo en el dicho lugar que ha tenido y tiene con ella mal trato y hay notable escándalo y murmuración en todo el lugar.15 En el año 1800 vemos cómo se anuncia su venta en la Gazeta de Madrid del viernes 19 de septiembre junto con la Obra Pía de 16 Mujeres Ancianas, cuyo solar daría lugar posteriormente a la Plaza del Amparo. Sin embargo, Pascual Madoz –en su famoso Diccionario - aún menciona ambos edificios a mediados del s. 17 XIX. Asimismo, en la misma obra, en la entrada correspondiente a Jaén, hay un apartado dedicado a la beneficencia, donde hallamos referencias adicionales a nuestro hospital, en cuanto se dice que según la Real Orden de 22 de octubre de 1846 fue suprimido, junto con otros, el hospital de Marmolejo, quedando incorporadas sus rentas al municipal de Andújar. En el plano de 1889 [fig. 2] observamos cómo el edificio estaba ocupado por una escuela pública para niños. En sesión extraordinaria del Ayuntamiento celebrada el 25 de agosto de 1902, la corporación municipal acordó nombrar hijo adoptivo de la localidad al ministro de Gracia y Justicia D. Juan Montilla Adán y cambiar el nombre de la calle del Hospital por el suyo.18 9. El Navajo / Navazo (actual Zapateros) Esta calle se denominaba indistintamente Navajo o Navazo. Si buscamos dichos términos en el Diccionario de Autoridades, encontramos la siguiente definición: «Navazo: Lo mismo que «Urbanismo marmolejeño en los siglos XIX y XX», Manuel Perales Solís. El Lugar de Marmolejo. 11 Plano de la red de distribución. Proyecto de abastecimiento de agua y alcantarillado en Marmolejo. 1935. Archivo Comisaría de Aguas (Sevilla), Nº 980. Jaén 12 Un ejemplo de cómo dicha institución atendía a los transeúntes forasteros es el de José de Fuentes, «natural de tierra de Valls, en el Campo de 13 Tarragona», que dictó testamento y falleció en él en 1631, pidiendo ser enterrado en la «sepultura de por amor de Dios». Otro paisano de Tarragona, Pedro Mateo, también hizo testamento en dicho hospital en 1634. ESPINALT GARCÍA, Bernardo (1786). Atlante español, ó Descripcion general geográfica, cronológica, è histórica de España, por reynos y provincias , vol. 14 13. Tercera parte, en que se concluye el Reyno de Jaen. En Madrid : en la Imprenta de Pantaleón Aznar. Archivo Histórico Diocesano de Jaén, Marmolejo, Carpeta nº 6 15 Gazeta de Madrid, 19 septiembre 1800, nº 76, pág. 859 16 MADOZ, Pascual (1846-1850). Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar. 17 Actas Capitulares del Ayuntamiento de Marmolejo, 25 de agosto de 1902. fol. 25v. 18 5
  • 6. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 Navajo»; al buscar «Navajo», nos dice que se trata de un pedazo de tierra llana, donde se suelen recoger las aguas de la lluvia. Muy probablemente recibió tal denominación precisamente por ser una zona habitualmente encharcada, localizada en una cota más baja. Es solo una elucubración pero cabría suponer que el área donde originariamente se situaba el caserío urbano podría haberse situado en esa zona, al resguardo del castillo. Por su naturaleza pantanosa, quizá fuese periódicamente el origen de enfermedades como el paludismo, lo cual pudo ser el motivo para que se abandonase por cotas más altas y alejadas, trasladándose a la zona de la Plaza, núcleo del nuevo emplazamiento. El historiador andujareño Terrones Robles nos da pistas sobre ello al afirmar: El lugar de Marmolejo fue otra torre en forma de castillo, que por estar a una legua de Andúxar poco más o menos, rio abaxo, hacia el camino de Córdova, los moros en tiempos que poseyeron el Andaluzía la tenían fortificada; por hacer un recodo el río y estar a la vista por donde los cristianos que viniesen de Castilla por Sierra Morena podan esguaçar el rio y pasar a hacer daño a los lugares y ciudades; que poseían para ahumadas, y con ellas aviso a las demás ciudades. Esta conservó la ciudad de Andúxar todo el tiempo que duró el echar a los moros de Granada y el Andaluzia, con alcayde muy soldado y caballero, por estar en su término y jurisdicción; y se fueron agregando al dicho castillo algunas casas, que la ciudad les dio solares a algunos que quisieron tener allí sus cortijos, labores y sitios para heredamientos, de estotra parte del rio . 19 Esta zona, que no se urbanizó hasta bien entrado el siglo XX, fue siempre un arrabal de extensas huertas pertenecientes a grandes potentados. Como vemos en este fragmento de mapa cartográfico del año 1900 [fig. 3] se extendía desde la calle Calvario hasta el Castillo, detrás del cual partía un camino que conectaba con el Veredón de Ganados que corresponde grosso modo con el actual Camino del Barco. Al este se hallaba la zona conocida como Los Granadales, que se extendía desde las huertas donde hoy está el mercado de abastos hasta el castillo; por el oeste daba a la Dehesa del Hormazal y por el sur lindaba con la zona de Las Calañas Altas. La manzana en la que en la actualidad se encuentra el Teatro Español estaba ocupada a mitad del s. XVIII por una inmensa huerta de dos fanegas y media propiedad del presbítero andujareño Felipe García Martínez Justo, que tenía arrendada a Pedro Calero. Según la descripción que de ella se hace, estaba plantada de hortaliza que se regaba con agua de noria, además de 100 granados, 77 moredas y 2 higueras, con una casilla para el hortelano. Lindaba al este con la cavilla del castillo, al oeste con el callejón del Navazo, al norte con una zahúrda de D. Juan de Cárdenas y al sur con un haza de D. Juan de Lara. Otras grandes huertas y hazas del Navazo eran propiedad de personajes importantes de la época, como D.ª Ana Isidora de Hinestrosa, el alcalde Alonso Tomás de Mena o el conde de la Quintería (D. Diego deCárdenas Miranda) La parte urbanizada, que correspondería al trozo de la actual calle de Zapateros que linda con las calles de Ramón y Cajal y Canalejas, constaba de unas pocas casas de escasa entidad, pertenecientes a algunos de los arriba mencionados y arrendadas a hortelanos; así, los que declaraban residir en el Navazo eran el mencionado PedroCalero y Domingo Roncero. Este último vivía en la esquina con la calle de las Parras, junto al horno de FranciscoOrtega, en una casa arrendada a la arjonillera D.ª Ildefonsa Melero. Además, en la esquina de la calle Bueyes con esta calle habitaba Pedro Candelario, en una casa propiedad del andujareño Matías del Hoyo. Extrañamente, la denominación de calle de losZapateros no se menciona en las declaraciones del Catastro pero sí aparece décadas antes, como por ejemplo en una compraventa de una casa realizada en 1676. Esta calle vio cambiado su nombre a calle Ancha el 9 de abril de 1910 . 20 TERRONES ROBLES, Antonio (1657). Vida, martyrio, translacion, y milagros de san Euphrasio Obispo, y Patron de Andujar : origen, antiguedad y 19 excelencias desta ciudad, priuilegios de que goza, y varones insignes en santidad, letras, y armas que à tenido. En Granada : en la Emprenta Real : por Francisco Sanchez Actas capitulares del Ayuntamiento de Marmolejo; sesión ordinaria del 9/4/1910 20 6 Figura 1. Detalle del plano de 1935 Figura 2. Detalle del plano de 1889
  • 7. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 10. Calle de las Parras (actual Ramón y Cajal) En este caso no hallamos entre los habitantes de la calle apellidos que justifiquen el nombre de Las Parras dado a esta calle, así que lo más sencillo es suponer que a las puertas de las casas deestacalle (oensus corrales) abundasedichaplanta,yde ahí adquiriera este nombre. Los únicos habitantes por entonces asíapellidadoseranelpanaderoDiegoParras,quevivíaenlacalle SuárezyJuandeParras,otropanaderoavecindadoenlacalledel Arroyo. Curiosamente, las únicas menciones a casas con parras noaparecenenestacalle,sinoenotrasdellugar. Casi al final de la calle, por su lado norte, se encontraba el antedicho horno de pan cocer perteneciente a D. Francisco de Ortega Perales y arrendado a Juan Jarque; y frente a él, la Callejuela del Horno. Por acuerdo en sesión ordinaria celebrada el 31 de mayo de 1924, el ayuntamiento acuerda dedicar esta calle al ilustre Dr. D. Santiago Ramón Cajal. 11. CalledelosPerales Una de las pocas calles que conserva su nombre , aunque también 21 se llamó ocasionalmente calle de Alcalá Zamora, de Canalejas, de García Álix o de los Mártires. Partía del cruce llamado de las Cuatro 22 Esquinas, donde a ambos lados de la calle se encontraban sendos edificios pertenecientes a la Obra Pía que había fundado el antiguo priordelaiglesiaD.DiegoLópezdeBlasafinalesdels.XVI.Asípues,en la orilla norte, como apuntamos cuando hablamos de la calle del Arroyo, se situaba una casa de 8 varas de largo. Con el tiempo fue sustituidaporelhotelCastilla. En el lado sur, como también afirmamos anteriormente, donde hoy sesitúalaPlazadelAmparo,seencontrabanlascasasenqueserecogían las mujeres ancianas.Continuaba la calle hacia el este hasta terminar en la casa del sacristán menor Blas Romero, que daba frente al Camino de EnMedioquevaaAndújar,loquehoyconstituyelacalledelaCruz. A lo largo de su recorrido descubrimos casas de familias de alta alcurnia, como las del hermano del entonces prior de la parroquia (Miguel Francisco de Lorite Mezcua), que compartía con sus cuñados, de la familia de los Delgado-Caballero. O las de Gregorio de Montoro Cano, Antonio Pulido Lara, Bartolomé Gómez Melero o Leonor Fernández de Caviedes, por citar algunos habitantes linajudos de la aceranorte.EnlamismacalleencontramostambiénalhorneroJuande Perales,casadoconCatalinadeBruna,quienarrendabaelhornodepan cocer propiedad deJoaquina deOrtega, situado aproximadamente a la alturadelactualnº21. Con casi total certeza, podemos aseverar que el origen de su nombre está en el apellido homónimo, que era abundante ya en aquel momento en nuestra localidad, y existía desde mucho antes . 23 Concretamente, encontramos a una persona de alta alcurnia perteneciente a dicho linaje viviendo en esta calle. Se trata del mencionado D. Francisco de Ortega Perales (de 62 años), alcalde ordinario del lugar, rico hacendado, casado con Dª Agustina Vicaria, quienes vivían en el último tramo de la calle, en la acera derecha en direcciónaleste. Aunque parezca que solo una persona no es suficiente para dar nombre a una calle, no hay que dejarse engañar pues más de un siglo atrásencontramosmuchosmiembrosdedichafamiliaconviviendasen dicha calle. Por nombrar unos cuantos: Manuel de Perales, Bartolomé de Perales Aguilar, Martín Alonso de Perales, Diego de Perales, etc. El más antiguo que hemos hallado se remonta al año 1596, cuando Miguel Ruiz de Algameda se obliga a pagar a Juan Martín de Perales, hijo de Bartolomé Martínez de Perales, 56 reales por el alquiler de su casaendichacalle. En sesión ordinaria celebrada el 30 de noviembre de 1912 el ayuntamiento acuerda, en memoria del Excmo. Ilmo. Sr. Don José Canalejas y Méndez, muerto traidoramente por mano criminal, que a la callePeralesdeestavillaseledéelnombredecalledeCanalejas. 12. CalledelPino De nuevo nos encontramos con una calle que lleva un nombre relacionado con el entorno; puesto que no hemos hallado ninguna persona que lo llevase de apellido, no sería descabellado pensar en la existencia previa o contemporánea de un árbol de dicha especie, habida cuenta de que justo en las inmediaciones de esta calle se encontraba el campo de los Gamonares y este, a su vez, lindaba por el norteconlazonamontuosaconocidacomoPeñadelÁguila,queincluía eldenominado“monterealengo”. En cuanto a sus habitantes, se puede observar cómo la parte sur estaba ocupada por los corrales de las grandes casas de la calle de Perales, exceptuando el arranque de la calle, ocupado sólo por dos casas: la del clérigo de menores órdenes Pablo José García, que se encontraba donde tiempo después se situaría el hotel Madrid y luego la tienda de Piescorticos; y la casa del patronato que administraban AntonioMontoroyAntonioPulido. La acera norte contaba con un mayor número de casas, aunque ninguna de grandes dimensiones. Haciendo esquina con la calle del Arroyo tenemos una casa perteneciente a la cofradía del Santísimo de la parroquia de San Bartolomé de Andújar. Detrás de ella, una fila de hasta diez casas llega hasta un solar con dos moredas que da con la Callejuela de las Zahúrdas, también llamada Callejuela que lleva a los Gamonares,ylacallePocotrigopordetrás. En los años de la II República llevaba el nombre del político cordobésAlejandroLerroux. En realidad, hoy día se denomina simplemente Calle Perales. 21 Se trata de D. Antonio García Álix, político, académico y varias veces ministro de origen murciano vinculado a nuestra localidad. 22 El mismo Terrones Robles menciona al «doctor Fernando de Perales, colegial mayor en el Colegio de Alcalá de Henares, y Rector del dicho Colegio y 23 Universidad; de muchas letras, de la familia de los Perales y Salcedos de esta ciudad y el Marmolejo». 7 Figura 3. El Navazo en 1900
  • 8. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 LA INTRODUCCIÓN DE LA ARQUITECTURA E INGENIERÍA DEL RENACIMIENTO EN MARMOLEJO DE LA MANO DEL MAESTRO DE CANTERÍA BENITO DEL CASTILLO Gaspar Aranda Pastor Marmolejo era todavía una aldea tardomedieval dependiente de Andújar cuando, en el último cuarto del siglo XVI, recibe la entrada de la arquitectura e ingeniería del Renacimiento, durante su etapa final, llamada manierista, caracterizada en la arquitectura del Reino de Jaén por el refinamiento, artificiosidad, sobriedad y cierta monumentalidad de las construcciones. El Renacimiento fue la época dorada cultural en el Reino de Jaén, de frenética actividad artística, arquitectónica e ingenieril. Sus destellos de luz alcanzaron también al lugar de Marmolejo, con una modesta representación, plasmada en parte de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Paz (Lám. 1) y en el puente de San Bartolomé sobre el río Guadalquivir (Lám. 2). Dos hitos locales del momento, en los que está documentada la mano ejecutora del maestro de cantería Benito del Castillo, aquí residente, y que marcaron una transformación monumentalizada del paisaje de Marmolejo. Cabe imaginar cómo impactarían las obras del templo parroquial, a escala monumental con respecto a la fisonomía del reducido núcleo de población marmolejeño, compuesto por un conglomerado de viviendas próximas al castillo de origen musulmán, con una ermita dedicada a San Lorenzo en su interior y, a cierta distancia de él, otra ermita en honor de San Sebastián . En 1588, Marmolejo constaba de 298 1 vecinos, o unidades familiares, que equivaldrían a unos 1.340 habitantes . Mayor impacto si cabe causaría el 2 levantamiento del espléndido puente de San Bartolomé, con seis grandes arcos de piedra, en un lugar donde entonces solo había dos barcas para cruzar el Guadalquivir . 3 Tal transformación arquitectónica e ingenieril se puede entender, en el contexto del Reino de Jaén, gracias a la prosperidad económica que el cultivo de cereales, la ganadería e incluso una notable actividad artesanal proporcionaron sin apenas sobresaltos a lo largo del siglo XVI. Coyuntura que favoreció el incremento de la población. Sería una representación objetiva y simbólica, a nivel giennense, del programa político-ideológico desarrollado en España por el Estado Moderno. Así, villas y ciudades, como Jaén, Úbeda, Baeza, Martos o Andújar se afanaron en una renovación tipológica y formal de la arquitectura de lo público y de sus espacios urbanos, con casas consistoriales, pósitos, carnicerías, pescaderías, cárceles, hospitales, audiencias, fuentes públicas… A la par que la jerarquía eclesiástica renovaba los templos parroquiales, las catedrales y los conventos, la iniciativa privada lo hacía con sus propios palacios y mansiones. Asimismo, el Estado incentivó la construcción y reforma de puentes. Todo ello construido con el léxico del clasicismo arquitectónico, con sus etapas y variantes . 4 La frenética actividad constructiva estuvo facilitada por la abundancia y cercanía, y por tanto su abaratamiento, de los Sinodal del Obispado de Jaén, 1511, pp. 32, 91-92 (digitalizado y con acceso en la web de la Biblioteca Nacional de España) y Constituciones Synodales de 1586, 1 impresas en Baeza en 1587. TERRONES ROBLES, Antonio. Vida, Martyirio, Translacion y Milagros de San Euphrasio Obispo y Patron de Andujar. Origen, antigüedad y excelencias de esta ciudad. Privilegios de que goza, y varones insignes en santidad, letras y armas que ha tenido. Granada, 1657, pp. 192 y 198-199 (edición facsímil de la Diputación de Jaén, 1966). RODRÍGUEZ MOLINA, José. El Reino de Jaén en la Baja Edad Media. Aspectos demográficos y económicos. Granada: Universidad de Granada, 1978, p. 131. 2 ARANDA PASTOR, Gaspar. «El puente de San Bartolomé de Marmolejo (1573-2017). Estudio histórico-artístico», Jornadas de Historia de Marmolejo (2014 y 2015), 3 Marmolejo: Ayuntamiento de Marmolejo, 2020, pp. 211-281. GALERA ANDREU, Pedro A. Arquitectura y arquitectos en Jaén a fines del siglo XVI, Jaén, Instituto de Estudios Giennenses, 1982; «Arquitectura en el reino de Jaén», en 4 VV.AA. El arte del Renacimiento. Urbanismo y arquitectura. Historia del Arte en Andalucía, IV, Sevilla, Gever, 1990, pp. 72-181. 1 Lámina 1. Representación de la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Paz de Marmolejo hacia finales del siglo XIX. Pintura del artista y académico José Moreno Carbonero (1860-1942). (Fuente, lugardemarmolejo.wixsite.com) Lámina 2. Plano del puente de San Bartolomé de Marmolejo, realizado por el arquitecto Domingo Tomás en 1789 (Archivo Histórico Nacional)
  • 9. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 materiales básicos para la construcción. En Marmolejo, fundamentales fueron la piedra arenisca de aceptable calidad, nuestra «azucareña» de las canteras del entorno más cercano; y la madera de la Sierra Morena tan inmediata o la transportada de la Sierra de Segura a través del Guadalquivir. 1. PINCELADAS BIOGRÁFICAS DE BENITO DEL CASTILLO Nacido en 1546 en Jaén y fallecido en 1600 en la misma ciudad, Benito del Castillo era miembro de una reconocida familia de canteros-arquitectos jaeneros, cuyo principal antecesor fue su padre, Francisco del Castillo «el Viejo» (ca. 1500-1568), con quien se inició en el oficio. Su perfeccionamiento en el arte de la estereotomía, o corte de la piedra, y la construcción lo conseguiría trabajando junto a su hermano mayor, el afamado e italianizado Francisco del Castillo «el Mozo» (1528-1586), formado en Roma en el conocimiento directo de las antigüedades clásicas, la tratadística moderna de arquitectura y, sobre todo, el aprendizaje continuo con las figuras señeras del momento: Miguel Ángel, Vasari, Vignola o Ammannati. A su regreso a España compartió experiencia profesional con Andrés de Vandelvira (ambos proyectaron las trazas del puente de Mazuecos en 1565), fue maestro mayor del Obispado de Jaén y realizó obras en la capital, Baeza, Huelma, La Guardia, Alcaudete, Martos, Jamilena, Torredonjimeno, Torredelcampo, Andújar, Priego de Córdoba, Mérida (intervino en la reparación del viejo puente romano) o Granada (diseña la fachada de la Real Chancillería) . 5 El principal protegido de Francisco del Castillo «el Mozo» fue su hermano Benito. Así, en 1572, le facultó para desempeñar responsabilidades constructivas, a fin de proseguir y terminar la iglesia de Bedmar. Llegó a ser el más significativo y genuino de los seguidores inmediatos de Francisco. Al fallecer Francisco en 1586, Benito prosiguió y terminó obras que su hermano dejó sin concluir . 6 Benito del Castillo contrajo nupcias y tuvo bienes en Marmolejo, según dejó reflejado en su testamento (fechado en Jaén, el 21 de mayo del año 1600): «Y declaro, que al tiempo que me casé con doña Marina Suárez, my muger, en la villa del Marmolexo, rresçibi con ella en docte dos myll ducados en un olivar en sitio de el Marmolejo, que oy poseemos, y en ajuar» . No tuvieron descendencia. 7 En 1588, el matrimonio residía en Marmolejo . Nos faltan datos para afirmar de forma rotunda que Marina Suárez fuera natural de 8 Marmolejo, que Benito la conociera al venir a trabajar aquí (posiblemente en la construcción del puente, poco después de 1573) y, por tanto, se instalara en la aldea e interviniese en las obras del templo parroquial (en torno a 1586). El ámbito de actuación de Benito del Castillo como maestro de cantería aparece recogido, por una parte, directamente en su propio testamento, y por otra, a través de distintos documentos y referencias indirectas. Las obras reflejadas en el testamento se circunscriben, principalmente, a la encomienda de la Orden Militar de Calatrava, siguiendo la vinculación familiar. En primer lugar, concluyó dos obras inacabadas por su hermano Francisco: sendos templos de Santa María de la Villa de Martos y de Jamilena. En Porcuna, tuvo a su cargo las obras de una torre de reloj, de una portada para la puerta de la villa, ambas hoy desaparecidas, e intervino en la iglesia parroquial de Santa María la Mayor. En la Higuera de Santiago (actual Higuera de Calatrava), declaró haber hecho la fábrica de la iglesia . Cerca de 9 Zocueca levantó el puente del Rumblar, después de haber realizado el de Marmolejo. Por otra parte, al margen de los trabajos indicados en su testamento, que solo parecen ser los adeudados o pendientes de una clarificación económica, sabemos documentalmente que Benito intervino en más construcciones importantes, como es el caso de los templos parroquiales de Marmolejo, de San Bartolomé y de Santa María la Mayor en Andújar, así como el santuario de la Virgen de la Cabeza en plena Sierra Morena, donde también participaron su padre y su hermano Francisco del Castillo «el Mozo» . 10 2. BENITO DEL CASTILLO, CONSTRUCTOR DEL PUENTE DE SAN BARTOLOMÉ SOBRE EL GUADALQUIVIR En su mencionado testamento, Benito del Castillo dejó constancia directa y clara de ser el constructor de nuestro puente, en los términos siguientes: «Declaro que yo e fecho por salario la puente que está en la villa de Marmolexo sobre el rrio de Guadalquibir y está por aberiguar la quenta. Mando se averigue y se cobre lo que me debe el Concejo» . 11 La declaración testamentaria informa también de que el contratante de la construcción del puente fue el concejo, o ayuntamiento, de Marmolejo, se había realizado por salario, aún no se habían formalizado las cuentas y, por tanto, no se le habían pagado a Benito del Castillo los trabajos efectuados. La confirmación de que el concejo de Marmolejo contrató las obras de construcción del puente nos la ofrece un documento administrativo del Registro General del Sello, con fecha 10 de marzo de 1573, conservado en el Archivo General de Simancas, en el que se hacía constar que «el dicho lugar [Marmolejo] tenía nescesidad de hacer una puente en el rrío de Guadalquibir por ser muy grande y caudaloso y no aver puente por donde lo pasar, perecía mucha gente y ganados porque dos barcas que en el dicho río había se habían quebrado y quebraban muchas veces; que demás de la gente y ganado se había perdido, había gastado en aderezarlas mucha cantidad de maravedís e con los dichos gastos y pérdidas el dicho Concejo y vecinos dél estaban en éste tenía necesidad». MORENO MENDOZA Arsenio. Francisco del Castillo y la arquitectura manierista andaluza, Jaén, Diputación Provincial de Jaén, 1984; Los Castillo, un siglo de arquitectura 5 en el Renacimiento andaluz, Granada, Universidad de Granada, 1989. Ibídem. 6 A.H.P.J., leg. 587, fol. 685r. MORENO MENDOZA, A. Los Castillo, pp. 86-87. 7 MORENO MENDOZA A. Francisco del Castillo, p. 436. 8 MORENO MENDOZA, A. Los Castillo, p. 88. 9 DOMÍNGUEZ CUBERO, José. Monumentalidad religiosa de Andújar en la Modernidad, 1985, pp. 79-83; LÁZARO DAMAS, María Soledad. «El santuario de la Virgen de 10 la Cabeza en el siglo XVI. Historia de un proyecto artístico», Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, nº 162, tomo II, 1996, pp. 1437-1468. Archivo Histórico Provincial de Jaén, leg. 587, fol. 685r. 11 2
  • 10. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 Ante dicha petición por necesidad, el Consejo de Castilla otorgó «licencia y facultad» al consejo marmolejeño para arrendar una dehesa y obtener fondos con los que sufragar las obras de construcción del puente . 12 Queda claro por este documento administrativo que no había ningún puente de fábrica en el sitio donde se planteaba construir uno en esos momentos, sino dos barcas. Benito del Castillo debió de ejecutar la obra entre poco después de ese 10 de marzo de 1573 y el año 1578, que es la fecha que, aún hoy, aparece epigrafiada en la bóveda mayor del puente (Lám. 3, arriba). Tendría Benito en esos momentos entre 27 y 32 años de edad. En cinco años se había culminado el volteado de la bóveda principal, la de mayor tamaño, y sus constructores quisieron dejar constancia del momento, seguramente satisfechos por su hazaña –cubrir una luz de 24 metros sobre el Guadalquivir–, grabando el año 1578 en un sillar clave del centro de la bóveda (Lám. 3, arriba). Previamente, en el momento inicial de las obras, Benito del Castillo había epigrafiado en las bases de las dos enormes pilas que sustentan esa bóveda principal dos cartelas: en una, «SAN BARTOLOME» (Lám. 3, en medio); y en la otra, «IHS - MARIA» (el monograma de Jesucristo junto al nombre de la Virgen) (Lám. 3, abajo); para que protegieran el puente. El nombre de san Bartolomé se grabaría seguramente por coincidir el inicio oficial de la construcción con el día 24 de agosto, en el que se celebra su santoral. Las letras epigrafiadas son del tipo romano –o clásico–, capitales, proporcionadas, equilibradas entre sus palos gruesos y delgados, con ensanchamientos en las cabezas y en las bases, con letras recostadas sobre las contiguas, otras pegadas entre ellas, algunas reducidas de tamaño y con palabras abreviadas. La cartela epigráfica es un elemento decorativo típicamente renacentista italiano, que Francisco del Castillo «el Mozo» adoptó en su estancia romana y empleó en sus obras, por ejemplo, en Martos. Benito del Castillo levantó un puente de seis arcos desiguales en luces y flechas, con perfil de doble inclinación –alomado ligeramente–, sobre cinco pilas protegidas por potentes tajamares triangulares aguas arriba y espolones circulares aguas abajo (Lám. 2). Así lo vio y representó en un plano el arquitecto y académico Domingo Tomás en 1789, antes de que los tres arcos de la orilla izquierda fuesen reemplazados por cuatro nuevos en el siglo XIX . 13 3. BENITO DEL CASTILLO EN ELTEMPLO PARROQUIAL DE NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ En el Archivo Histórico Diocesano de Jaén se conserva un documento de cuentas de fábrica de la parroquia de Marmolejo, fechado el 25 de noviembre de 1586, que recoge la única mención explícita, hasta el momento, de la intervención directa de Benito del Castillo en obras efectuadas en la fábrica del templo . La referencia, muy escueta, dice así: «Más se le descargan seys myll maravedís que dio e pagó a 14 Benyto del Castillo, maestro de cantería, por las piedras que quedaron labradas fuera de la tasaçión que se hiço de la dicha yglesia». Las cuentas las presentó el licenciado, prior y mayordomo, Diego López de Blas , ante el requerimiento del visitador del Obispado de Jaén, 15 Miguel Pastrana. No cabe duda de que Benito estaba trabajando en la fábrica del templo como maestro de cantería. Tenía unos 40 años de edad y una experiencia aquilatada por décadas de trabajo junto a su padre y a su hermano Francisco del Castillo «el Mozo». No obstante, falta por constatar documentalmente si él mismo era el director o maestro mayor de la fábrica.Tampoco el citado texto hace referencia expresa a la autoría de las trazas (diseño o proyecto de la construcción). Lo más lógico sería pensar –por ser lo más habitual– que el autor de las trazas fuera el maestro mayor de las obras delObispado de Jaén, quizá su hermano Francisco. Pero justo ese año (1586) él vivía enGranada, donde enfermó y fallecería a finales del mismo año (su testamento está fechado el 15 de noviembre de 1586). Por tanto, Benito del Castillo, una vez más, pudo ser el ejecutor de las obras trazadas por su hermano Francisco, como había ocurrido en tantas otras edificaciones anteriores. Dichas obras no obedecerían a una construcción arquitectónica de nueva planta, pues la parroquia de Marmolejo ya existía, al menos, desde 1511 (se cita en el sínodo diocesano deJaén convocado por el obispo donAlonsoSuárez de la Fuente delSauce) .Consistirían, más bien, en la importante 16 renovación de la fábrica del templo, a escala monumental (Láms. 1 y 4), siguiendo la estela de las parroquias de San Bartolomé y de Santa María la Mayor,enAndújar. Archivo General de Simancas, Registro General del Sello, signatura 10-III-1573. 12 ARANDA PASTOR, Gaspar. «El puente de San Bartolomé de Marmolejo (1573-2017). Estudio histórico-artístico», Jornadas de Historia de Marmolejo (2014 y 2015), 13 Marmolejo: Ayuntamiento de Marmolejo, 2020, pp. 211-281. AHDJ, Pueblos, Cuentas de Fábrica, Carpeta 197 C, 25 de noviembre de 1586. GALERA ANDREU, Pedro A. y Miguel RUIZ CALVENTE. Corpus documental para la historia 14 del arte en Jaén. Arquitectura del s. XVI (I), Jaén: Universidad de Jaén, 2006, p. 234. El prior Diego López de Blas fundó en 1588 una obra pía gracias a la cual se establecieron en nuestra localidad dos instituciones asistenciales: la de Mujeres Ancianas (sita 15 en el lugar donde hoy se encuentra la Plaza del Amparo) y el Hospital de Viandantes, en la calle homónima. Ninguno de ellos ha llegado hasta nuestros días Véase la nota 1 y RODRÍGUEZ MOLINA, José. El obispado de Baeza-Jaén (siglos XIII-XVI): organización y economías diocesanas, Jaén: Diputación Provincial de Jaén, 16 Instituto de Cultura, 1986, pp. 23-24. 3 Lámina 3. Las tres cartelas renacentistas en el puente de San Bartolomé de Marmolejo: fecha 1578 con cruz patada, «SAN BARTOLOMÉ» y «IHS-MARÍA» (Fotos del autor y Adrián Ruiz Aranda, 2016)
  • 11. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 En el mismo documento de cuentas de fábrica de 25 de noviembre de 1586, se describen otros trabajos secundarios de carpintería y albañilería en el templo, que son los siguientes: «Discargo.Aserradura de tablas e vigas. Más se le descargan myll y seisçyentos y ochenta y tres maravedís que a gastado… de la serrería de tablas e vigas para la cámara del altar mayor. Albañir. Más se le descargançyentoysetentaenueverealesquedioaJuandeSahavedra,albañyr, de cubrir una pieza de la sacristía y de la muralla…» . Este texto es interesante 17 porque se puede deducir de él que las obras iban muy avanzadas en el interior del templo,puesenlapartedelacabecerasetrabajaba enlacapilla mayor(«lacámara delaltarmayor»),yenlasacristía. Ciertamente, en la renovación de nuestro templo parroquial queremos ver un plan ambicioso ajustado a modelos tardorrenacentistas, que quedó inconcluso, desafortunadamente, por motivos desconocidos por ahora (los más habituales solían ser carencias económicas, desavenencias contractuales e incumplimientos de plazos). De lo construido entonces, destaca exteriormente la envergadura de la parte del templo correspondiente a la cabecera, prominente hacia el este; el crucero, sobreelevado; y el transepto, o nave transversal, con sus dos brazos muy salientes (Lám. 4). Es en ambos brazos donde el tracista de nuestro templo (¿FranciscodelCastillo«elMozo»?¿BenitodelCastillo?)plasmósuimprontaestética del Clasicismo italiano: los dos grandes ventanales serlianos, o vanos paladianos, abiertos en la parte superior de los brazos, a norte y sur (Lám. 5). Recurso arquitectónico que combina el arco de medio punto central entre dos vanos adintelados –hoy tapados–, que apean en pilares y pilastras. Además, debajo del ventanalnorteabrióunasencillaportada–enlaactualidadtabicada–,conunarcode doble rosca de medio punto sobre pilastras toscanas. En el saliente exterior de la capilla mayor hay, en sus caras norte y sur, una ventana rectangular vertical, abocinada(hoyambascegadas). Toda la fábrica de esta parte del templo es de sólidos muros, de excelente labor de cantería, a base de sillares de piedra «azucareña» bien labrados, escuadrados y abujardados (con incisiones labradas mediante la bujarda, o martillo dentado). Algunos sillares son de enormes dimensiones, como en el puente de San Bartolomé. En el interior del edificio, pese a encontrarse recubierto con molduras y escayolas por las reformas posteriores, sobre todo después de la Guerra Civil, se aprecian determinados elementos estructurales típicos del Clasicismo manierista de los Castillo: (1) capilla mayor rectangular cubierta por bóveda de medio cañón (hoy casi tapada por del retablo barroco); (2) cuatro pilastras robustas sustentando los arcos torales –cuatro arcos que conforman el crucero–; (3) bóveda de media naranja con pechinas asentada sobre los arcos torales; (4) dos bóvedas baídas rectangulares (bóvedas semiesféricas en origen, cortadas por cuatro planos verticales y paralelos dos a dos) cubriendo los brazos del transepto, con los dos ventanales serlianos –hoy sólo abierto su vano arqueado central–. El juego con bóvedas de distintos tipos es uno de los rasgos característicos en las arquitecturas de Francisco del Castillo «el Mozo», como se puede observar, por ejemplo, en sus iglesias de Andújar y Huelma; aunque en Marmolejo no se llegó a desplegar por completo, al quedar inconclusa la obra y no cubrirse entonces la nave principal. En definitiva, la renovación renacentista del templo parroquial nos muestra una unidad y rotundidad constructiva, de armonía y firmeza, sin continuidad en el resto del edificio durante las fases constructivas posteriores . 18 AHDJ, Pueblos, Cuentas de Fábrica, Carpeta 197 C, 25 de noviembre de 1586. GALERA ANDREU, Pedro A. y Miguel RUIZ CALVENTE. Corpus documental, p. 234. 17 Intentos loables de entender las fases constructivas de la iglesia se encuentran en sendos estudios de Manuel Perales Solís, El templo parroquial de Nuestra Señora de La 18 Paz, (https://lugardemarmolejo.wixsite.com/marmolejo/parroquiadelapaz) y de Agustín Javier Barragán Gómez, «Historia de la parroquia», en SEGURADO COBOS, Julio (ed.), Historia de la Parroquia de Marmolejo: fe y devoción de un pueblo, Marmolejo, Imprenta Enrique Reca, 2008, pp. 9-10. 4 Lámina 4. Iglesia parroquial de Ntra Sra. de la Paz de Marmolejo. Copia de los planos del alzado de la fachada norte y de la planta de cabecera, crucero y transepto. Memoria descriptiva de reparación del templo (1896-1902), firmada por el arquitecto Justino Flores Llamas el 4 de diciembre de 1896. (Arquivo Parroquial) Lámina 5. Iglesia parroquial de Ntra Sra. de la Paz de Marmolejo. Ventanales serlianos en los extremos del transepto (Fotos del autor, 2024).
  • 12. MAYO 2024 nº6 DEPÓSITO LEGAL J 1-2024 5 LA INDEPENDENCIA DE MARMOLEJO EN LAVOZ DE SUS HABITANTES (IV) Por Pedro Solís Agudo En esta entrega de junio veremos cómo las relaciones entre la Mesta el Concejo de Marmolejo tampoco eran buenas.También que ante la falta de de tierras en el témino para pastar el ganado se recurre a roturar ciertas tierras. Siempre con las tensiones con Andújar de por medio. Próximo número DADO QUE CADA VEZ SON MÁS LOS LECTORES INTERESADOS EN CONTRIBUIR AL SOSTENIMIENTO DE ESTA PUBLICACIÓN, FACILITAMOS EL SIGUIENTE NÚMERO DETELÉFONO PARA LOS QUE DESEEN USAR BIZUM: 619 987 910 NO SE UTILIZARÁ OTRAVÍA. MARMOLEJO SEGÚN EL CATASTRO DE ENSENADA (VI) Por Eloy Jiménez Jiménez En el próximo número concluiremos el repaso al callejero mayor de nuestra localidad durante el siglo XVIII tratando sobre las calles del Santo (actual San Sebastián), de Suárez (actual Útica) y de Yepes (actual Yérpez). Con ellas no se acaba el muestrario urbanístico marmolejeño, pues aún quedará por describir las distintas callejuelas que jalonaban el casco así como el centro neurálgico de la villa, la Plaza y otros elementos no menos importantes; pero eso tendrá que esperar a otro número. PINADAS POR EL GUADALQUIVIR DE MARMOLEJO Por Antonio M Herrera Casado “Lucho” Durante siglos el Guadalquivir, que discurre por 25 km del término de Marmolejo, ha sido vía de comunicación y de transporte. Los grandes rollizos de la sierra de Segura utilizados para la construcción de edificios y barcos pasaban por miles para proveer de este material de construcción a todas las poblaciones de la rivera o a los astilleros. Estas conducciones, que duraban meses, irremediablemente dejaron su huella por aquellos lugares por los que pasaban. Más aún cuando una crecida repentina los arrastraba sin control aguas abajo. Vamos a ver qué huellas y qué documentos ha dejado en Marmolejo esta ancestral práctica de la que no queda recuerdo alguno en sus gentes. A N Á L I S I S I C O N O G R Á F I C O D E L DESAPARECIDO RETABLO DE SEBASTIÁN DE SOLÍS DE LA IGLESIA PARROQUIAL DE NTRA. SRA. DE LA PAZ DE MARMOLEJO Por Gaspar Aranda Pastor El retablista Sebastián de Solís (h. 1550-1630), uno de los grandes escultores en Jaén durante la Edad Moderna, realizó un retablo para la capilla mayor de nuestro templo parroquial, desaparecido en la Guerra Civil. Gracias a una fotografía antigua del retablo y al análisis comparativo de otros retablos del mismo artista conservados en la provincia, trataremos de mostrar el sentido del programa iconográfico en él representado. DÉJANOSTU OPINIÓN, PROPUESTA O LO QUE CONSIDERES. apunteshistoriamarmolejo@gmail.com