SlideShare una empresa de Scribd logo
TEATRO PARA LAMBAYEQUE




                                Lima
                        15 de febrero de 2012

© Copyright 2012 Francisco Echeandía: La Mar 422, Dpto. 502, Miraflores, Lima 18,
Perú. Teléfono (511) 986 726 624. Correo electrónico: fecheandia@dunazul.pe
Francisco Echeandía    TEATRO PARA LAMBAYEQUE                página 2




                            El trabajo dedicado e incansable de Paco
                        Echeandia en su labor teatral es admirable.
                       Su sensibilidad e identificación con Pimentel,
                            su lugar de nacimiento, ha sido un tema
                         constante en sus obras. El “Pez de Oro” fue
                      una obra motivada en ese universo y que en su
                        lenguaje simple y mágico caló muchísimo en
                                                      nuestra escena.

                             Paco es un soñador, en tiempos donde la
                         utilidad, el escepticismo y lo concreto parece
                           imperar. Una persona dedicada de lleno al
                      teatro y por el que apuesta constantemente. Su
                      inquietud y búsqueda plantean siempre riesgos
                          en sus obras. El tipo de artista que tanto se
                                            necesita en nuestro teatro.

                                             Jorge Villanueva Bustios




                                                                        2
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE                página 3




 TEATRO Y CULTURA REGIONAL: DOS PROPUESTAS QUE VIENEN
                      DEL NORTE

                           Wili Pinto Cárdenas



El aporte de Paco Echeandía y sus compañeros ha sido doble: tomar
textos sugerentes, que en la cultura oficial por lo general son relegados,
por no provenir de “sectores conocidos” de la producción literaria, y
producir con ellos dos atractivos montajes. Así, la cultura regional
norteña y su propuesta teatral, nos marcan un norte estimulante.


El Pez de oro

Tuve la suerte de ver el montaje de la obra El pez de Oro, con la
adaptación y dirección de Paco Echeandía y la actuación de Sofía
Rebata, Ángelo Sandoval y Raúl Durand.

Un montaje sugerente, austero, cargado de sensorialidad y apoyado
principalmente en el trabajo de los actores. Una historia de amor que va
más allá de lo obvio y logra explorar desde la especificidad del contexto
socio-cultural del pueblo de Pimentel, aspectos del alma humana que
traspasan espacios y tiempos.
La propuesta transmite acción, atmósferas y matices a partir de la
presencia física de los actores, su interioridad y el uso plástico y
creativo de una red y un petate. En este caso, la sencillez es una virtud
que nos lleva a lo esencial.

El trabajo actoral y los objetos manejados de manera polivalente, nos
remiten al universo de la caleta norteña, a sus paisajes, su cultura y a
las relaciones de sus habitantes. Con el trasfondo de una Historia
signada por el estancamiento, nos encontramos con el mar interior de
personajes cuyas corrientes, conflictos y vaivenes transitan de la ilusión
a la desolación, sin dramatismos ni obviedades, con un discurso fresco
y sutil.

La adaptación que platea Paco y su construcción escénica, tienen la
virtud de recrear y traducir a la acción los materiales literarios que el
cuento propone. El accionar, que va más allá de un planteamiento
naturalista, entretejido con el discurso de imágenes y sonidos, la
narración y los diálogos, rescatan las particularidades ofrecidas por el
cuento y multiplican su aporte original.




                                                                            3
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE               página 4


Zaña o el valor de la memoria

Muchas veces, abordar un texto de manera lúdica, es la mejor manera
de tomarlo con seriedad. Es lo que sucede con el montaje de Zaña que
Paco nos ofreció con el Grupo de Arte Herencias de Chiclayo.

Dos actores, que también danzan y tocan percusión y un músico
polifacético, nos conectan con sucesos y momentos medulares de la
historia de Zaña, una historia contada en rima, con la frescura del
lenguaje juglaresco.

Como decía Bertold Brecht, en la sociedad y en la Historia hay cosas
anormales y perversas, que de tanto verlas nos crean costumbre, ya no
nos sorprenden, y peor aún, nos llegan a parecer aceptables, como si
estuvieran signadas por un destino inmutable cuyo origen se pierde en
el tiempo.

Esas cosas que afectan nuestras vidas personales y colectivas, aquí y
ahora, tienen conexiones profundas con un pasado que siempre es
saludable reconocer y volver a ver.

El teatro es memoria y es un puente que nos ayuda a comprender los
porqués del presente desde las raíces de la historia, nuestra historia,
con sus fuerzas y complejidades.

Pronto así se convirtió
En importante ciudad
A la par que sin piedad
La injusticia sucedió
La nobleza promovió
Corrupción y esclavitud…

Zaña nos habla de un pasado conocido, del encuentro conflictivo y al
mismo tiempo enriquecedor entre lo indio, lo español y lo negro, un
tema mil veces abordado, pero a la vez, mil veces más, irresuelto e
inagotado en nuestro país.

A través de este juego colectivo de memorias, el teatro nos provoca y
nos invita a mirar más allá, a descubrir los hilos que perduran, las
fuerzas que se entretejen y continúan su curso hasta nuestros días, un
tiempo y un país “modernos” en los que seguimos encontrándonos con
piratas y usureros, con clérigos infamantes y cabecillas inconfesables,
como en la historia de Zaña, un país lleno de contrastes, donde lo
esencial está aún por construir.

El montaje de Zaña, con un gran potencial teatral que aún puede
madurar, nos refresca la memoria colectiva, explora identidades y nos
conduce por la Historia, de una manera rítmica y placentera, con el
invalorable aporte de la cultura popular.


                                                                           4
Francisco Echeandía     TEATRO PARA LAMBAYEQUE                página 5




                      EL PEZ DE ORO
         Adaptación del cuento de José A. Gonzáles Sandoval
                      por Francisco Echeandía




                                                                         5
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE                página 6




             UNA VISIÓN REITERADA DE SU IDENTIDAD


Los hechos transcurren en Pimentel, balneario y zona de pesca
artesanal del Norte del Perú. Su varadero, en el que se emplazan parte
de los pescadores, en la playa, al sur de la ciudad, es el mismo quizá de
épocas inmemorables. Por eso está atiborrado de voces y movimientos
que el tiempo no se puede llevar, detenidos al fin, después de porfiadas
travesías en el oceano fabuloso.

Los pimenteleños son de diversidad racial, pero los pescadores, quienes
tienen marcada influencia en la vida de los otros, conservan
mayormente la herencia Mochicas. Nadie en Pimentel – ni los residentes
ocasionales – deja de vincularse con ellos obviamente

De este contraste de caracteres e historias nace “El Pez de Oro”

Meses después de publicar el cuento encontré un bote en la playa de
Pimentel con el nombre “El Pez de Oro” – el que nunca había visto -,
asombrándome en extremo su tangibilidad. Y cuando Francisco
Echeandía, Raúl Durand, Ángelo Sandoval y Sofía Rebata integrantes
del Laboratorio de Investigación Teatral, con sede en Lima,
escenificaron la historia en el departamento de Lambayeque, me cautivó
sobremanera la magia y la creatividad con que la interpretaron.
Entonces ya no pude distinguir el grado de ficción comprometido con la
realidad.




                                             José A. Gonzales Sandoval
                                          Pimentel, 22 de Enero de 2004




                                                                           6
Francisco Echeandía      TEATRO PARA LAMBAYEQUE              página 7




                      REPARTO

                      Angelo / Felizandro Periche
                           Angelo Sandoval

                      Sofía / Sully Rojas
                            Sofía Rebata

                      Raúl / Silvestre Moreno / Papá de Felizandro /
                      Fernanda Urbina
                            Raúl Durand


                      DIRECCION

                            Francisco Echeandía Cevallos




     La primera función fue en el “Buho Rojo” de Pueblo Libre el 24 de
     septiembre del 2003




                                                                        7
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE              página 8




Los actores ingresan con una red de pescar y un petate (alfombra hecha
de totora). Estos objetos serán utilizados de forma creativa, dándoles
diferentes formas justificadas en cada momento durante toda la obra.

Los actores hacer sonidos del mar miestras están parados sobre el petate
y cubiertos con la red de pescar.

                        ANGELO, SOFIA y RAUL
              Cuando Sully Rojas ordenaba lo que llevó
              de su casa, unos cuantos vestidos, un par
              de zapatos, una toalla, los que habían sido
              puestos apresuradamente en una caja de
              cartón. (Pausa). Halló un cuaderno con
              fotos, algunas de medio cuerpo, de amigos,
              con dedicatorias al reverso, otras en grupo
              en diferentes lugares de Pimentel, y otras
              de ella sola. Las rompió todas porque creyó

                              ANGELO
              Molestarían al marido

                       ANGELO, SOFIA y RAUL
              Menos la que le tomaron con Matilde
              Albújar al pie de un caballito de totora.
              Estaba en una casita frente al mar, con la
              que todavía no se familiarizaba. Era
              prácticamente el primer día allí

                                  RAUL
              Felizandro Periche se la había sacado en la
              noche. Para disimular, para alejar la
              sospecha de que se la había llevado, él se
              fue temprano donde sus padres. (Pausa).
              Ella aprovechó el tiempo para
              acondicionarlo todo, las cosas que habían
              cargado hasta allí ella y él

                            ANGELO y RAUL
              Hacia el medio día, esperando la presencia
              de Felizandro, se tendió en la cama, y
              sintió otra presencia, su embarazo de tres
              meses. (Pausa). Después miró la fotografía
              blanco y negro

                                RAUL
              En la que aparecía con Matilde



                                                                         8
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE               página 9


                              ANGELO
              Estaba un tanto maltratada

                                  RAUL
              Y no se le ocurría el lugar

                              ANGELO
              En que podía guardarla

                                  RAUL
              Como un recuerdo

                                ANGELO
              De toda la vida

                                 RAUL
              Mientras tanto la dejó en el cuaderno

                           ANGELO y RAUL
              Para ella esa foto tenía mucho valor,
              porque Matilde había sido una gran amiga

                                  RAUL
              Se vio en la mañana soleada de invierno en
              que fue a despedirla al tren de las siete
              para no saber más de ella. Significaba
              también la multiplicación de otros
              recuerdos, de experiencias que no quería
              olvidar, que le pedían ser conservados

                             ANGELO y RAUL
              Se explicó que todas estas reflexiones
              venían porque había comenzado a conocer
              el miedo. (Pausa). Liquidar esa foto era
              acabar con todo lo de atrás. (Pausa). La
              concebía como un vago soporte de su
              futuro. Recogió los pedacitos de las otras,
              caídos por descuido en el suelo. (Pausa). Y
              los tiró al excusado

                                   RAUL
              Iba a divisar a Felizandro por las rendijas
              de la sala, en el espacio en que las cañas
              de la pared exterior tenían el barro
              desprendido, en el momento en que éste
              empujaba la puerta transportando una
              bolsa de papel con comida. Se abrazaron
              tiernamente, y ella, estrujándole los ojos, le



                                                                          9
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE        página 10


              hablaba de que los días pasaran pronto
              para que todo se resolviera

Ángelo hace de Felizandro y Sofía de Sully

                             FELIZANDRO
              La culpa, en todo caso, la tienen tus
              padres

                                 SULLY
              No los toques a ellos

                             FELIZANDRO
              Tienes que darte cuenta de que si les
              hubiera caído bien, no estuviéramos en
              esta situación

                              SULLY
              Mis padres son muy buenos

                               FELIZANDRO
              Lo sé, lo sé. Siempre he sabido que don
              Ruperto y doña Ana son buenas personas

                                 SULLY
              Pero se trata de su hija… comprende

                           FELIZANDRO
              Me pongo en su caso, no te preocupes

                                SULLY
              Confío que en estos días se solucionará
              todo

                           FELIZANDRO
              ¿Ni tu mamá estuvo de acuerdo?

                                  SULLY
              No sé qué decirte

                            FELIZANDRO
              Tus padres no me quieren

                                 SULLY
              No digas eso, Felizandro. Ha habido
              problemas difíciles en mi casa en estos
              últimos tiempos




                                                               10
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE            página 11


                            FELIZANDRO
              No me quieren porque soy un cholo
              pescador

                                 SULLY
              Yo te quiero, son nuestras vidas, no las de
              ellos. (Pausa) No queremos discutir y
              estamos discutiendo

                             FELIZANDRO
              Lo había olvidado. Pero tenemos que
              conversar lo nuestro

                               SULLY
              No molestes a nuestros padres. Ellos ya
              han hecho mucho por nosotros. Sus
              problemas no deben envolvernos

                              FELIZANDRO
              La verdad es que no tenemos a quien
              recurrir. Ni tú a tus padres ni yo a los
              míos. No contamos con ellos

                               SULLY
              Solos tenemos que encontrar la salida

                             FELIZANDRO
              Es así: tus padres no me quieren porque
              soy un pescador

                                SULLY
              No lo veas de ese modo

                           FELIZANDRO
              No podemos darle la espalda a la realidad

                               SULLY
              También, entonces, tus padres no me
              quieren porque no soy como tu

                            FELIZANDRO
              Lo que estoy pensando es en qué bote me
              embarcaré en estos días

                               SULLY
              ¿Crees que tu papá no te admita?

                            FELIZANDRO
              Que sepa que ya saqué mujer, me botará


                                                                   11
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE          página 12



                              SULLY
              ¿Sin ningún miramiento?

                             FELIZANDRO
              Sí

                                  SULLY
              Ya no deberías ir

                             FELIZANDRO
              Voy por saber qué dice, por escucharlo.
              (Pausa) Y por saber que dice de ti

                                SULLY
              Yo sé que no me lleva, que nunca me ha
              llevado desde que supo que era tu
              enamorada

                             FELIZANDRO
              Me interesa oírlo, Sully. Si no pone
              obstáculos, habrá tranquilidad. Entonces
              sólo faltará hablar con tus padres

                               SULLY
              ¿Qué dices de nosotros? ¿Ya nos
              comprendemos?

                             FELIZANDRO
              Pienso que sí. Era necesario estar juntos

                                SULLY
              No digas cosas feas

                           FELIZANDRO
              ¿Cómo cuáles? ¿Lo de cholo?

                                 SULLY
              Sí, eso. No quiero volver a escucharlo

                           FELIZANDRO
              No debe incomodarte. Es la verdad

                                SULLY
              Estás equivocado. (Pausa) ¿Qué dirá tu
              mamá?




                                                                 12
Francisco Echeandía      TEATRO PARA LAMBAYEQUE             página 13


                             FELIZANDRO
              No sé qué dirá. Mi papá es el que tiene que
              decir

                               SULLY
              No me has dicho quién te hizo el almuerzo

                            FELIZANDRO
              Lo compre en el mercado

                               SULLY
              Yo no quiero quedarme sola

                            FELIZANDRO
              Es cuestión de unas horas. Esta noche con
              seguridad conoceré el parecer de mi padre

                               SULLY
              Bueno, Felizandro. Mañana no podemos
              seguir así

                             FELIZANDRO
              Ya sabes: no discutir

                                SULLY
              Como tú dices, tenemos que conversar lo
              nuestro, ¿no?

(Pausa)

                           FELIZANDRO
              Somos dos contra el mundo

                             SULLY
              Un mundo rodeado de mar y de peces

                              FELIZANDRO
              Es la vida de los pimenteleños. (Pausa)
              Saldremos adelante, Sully, te lo prometo

                              SULLY
              Nuestro amor nace en la playa

                             FELIZANDRO
              En la playa, en el puerto

                               SULLY
              Con la mirada en el mar



                                                                   13
Francisco Echeandía          TEATRO PARA LAMBAYEQUE        página 14


Juegan.

                                    SULLY
                Anda y ven

                                  FELIZANDRO
                Sí, voy y vengo

                                  SULLY
                No te vayas a poner con tu padre

                                  FELIZANDRO
                No, eso no

                                 SULLY
                No te entretengas tampoco

                              FELIZANDRO
                Estoy seguro que hoy se arreglará todo

                                    SULLY
                ¿A nuestro favor?

                              FELIZANDRO
                De eso no estoy seguro

                                    SULLY
                Ojala entienda

                               FELIZANDRO
                Anda lava los platos. Regreso

                                  SULLY
                Me sentiría muy feliz si fuera a nuestro
                favor

En cuenteros.

                         ANGELO, SOFIA y RAUL
                Felizandro volvió a pescar en la
                embarcación de su padre cinco meses
                después

                                   RAUL
                Sully todas las mañanas iba a la playa a
                despedirlo y a ayudarlo




                                                                  14
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE             página 15


                             SOFIA y RAUL
              Y todas las tardes, junto con sus familiares
              y amigos, estuvo en el mismo lugar de la
              partida esperándolo, repasando el
              horizonte hasta distinguir su aparición
              mientras compartía la charla

                                 RAUL
              Ella se acercaba a la orilla, antes de que la
              lancha diera su cabeceo último para
              plantarse en la arena, y se ponía al pié de
              él cuando pisaba tierra firme

                          SOFIA y ANGELO
              No había abrazos ni besos en público

                                ANGELO
              A él le bastaba sentirla a su lado

                           SOFIA y ANGELO
              En esos días de duras faenas y
              organización en el nuevo hogar de los
              Periche. (Pausa). Una mañana

                                 SOFIA
              Cuando Sully se había retrasado un tanto
              y Felizandro ingresaba solo en la playa,
              Silvestre Moreno lo atajó con una
              conversación inesperada

Raúl hace de Silvestre y Ángelo de Felizandro

                             SILVESTRE
              La hiciste cambiar a la chinita

                           FELIZANDRO
              ¿Cómo así? No te entiendo

                            SILVESTRE
              Vamos. Te acompaño

                             FELIZANDRO
              No. Prefiero que me lo expliques aquí

                              SILVESTRE
              No quiero decirte nada malo

                             FELIZANDRO
              ¿Entonces?


                                                                     15
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE             página 16



                             SILVESTRE
              Sólo que antes a la Sully se le veía un poco
              pretenciosa

                            FELIZANDRO
              ¿Qué tiene que ver ella en todo esto?

                            SILVESTRE
              Antes por supuesto de comprometerse
              contigo

                            FELIZANDRO
              ¿Te das cuenta de lo que estás hablando?

                              SILVESTRE
              Está bien que la hayas hecho cambiar

                               FELIZANDRO
              La vida es así

                                SILVESTRE
              Te felicito, Felizandro

                           FELIZANDRO
              Nos comprendemos

                               SILVESTRE
              Te felicito nuevamente

                            FELIZANDRO
              No sé por qué me hablas así, por qué te
              importa

                              SILVESTRE
              No se imaginó que al meterse con un cholo
              su vida iba a ser distinta

                            FELIZANDRO
              Mantén tu distancia Silvestre. Te estás
              propasando

                             SILVESTRE
              Pensó que podría hacer otra persona de ti

                           FELIZANDRO
              ¡No me busques, Silvestre!




                                                                    16
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE             página 17


                               SILVESTRE
               Sus padres, al menos, querían algo
               diferente para ella

                             FELIZANDRO
               Sólo escucho al amigo y no quiero pegarte,
               Silvestre

                              SILVESTRE
               Justo porque eres mi amigo te digo todo
               esto

                             FELIZANDRO
               No entiendo nada de lo que dices

                               SILVESTRE
               Si quieres entenderlo, entiéndelo. Es cosa
               tuya. Yo tenía que decírtelo

                               FELIZANDRO
               Te juro, Silvestre, que si sé que lo andas
               pregonando por la calle, te vas a lamentar

En cuenteros

                                  SOFIA
               Sully lo interrumpió. (Pausa). Ella intuyó,
               por la mirada del marido, que algo malo
               había dicho Silvestre

                                RAUL y SOFIA
               Caminaron hasta unos metros antes de la
               orilla. Allí, con otro tema, el que empezó
               con la llegada de Sully, continuaron los
               tres. Ella le alcanzó a Felizandro una
               canasta con comida, algunos utensilios y
               una chompa, y él, que esta vez no colaboró
               a empujar la lancha hacia el agua, se
               despidió en el momento de iniciarse la
               navegación

                                 ANGELO
               Silvestre permaneció al lado de Sully. Ella,
               cuando la nave ya se desplazaba
               dominando el oleaje, volteó, lo miró de pies
               a cabeza y, sin decir nada, se retiró. El la
               había pretendido un tiempo, declarándole
               su amor en un baile de un domingo de



                                                                     17
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE            página 18


              verano. A pesar de su persistencia, ella
              nunca le hizo caso

                             RAUL y SOFIA
              Felizandro, superada la última ola rota,
              pensó en la conversación con Silvestre.
              Sabía que decía la verdad, aunque algunas
              expresiones lo alteraban; pero no sabía por
              qué tenía que meterse. Y esta actitud, con
              ejecutor a un amigo, lo confundió

                        ANGELO, SOFIA y RAUL
              La lancha, con la vela al tope, se alejaba.
              El muelle, la playa, el malecón, eran
              todavía visibles en el puerto. Se cruzaron
              con una lancha que llevaba una cuadrilla
              de estibadores hacia el buque del
              fondeadero. Allí iba el padre de Sully,
              Ruperto Rojas, a quien le levantó la mano.
              La lancha se dirigía al lugar donde el día
              anterior lo llenaron de Suco

                                 SOFIA
              A poca distancia de la lancha de
              estibadores, le ganaron nuevamente su
              atención las palabras de Silvestre

                                ANGELO
              Esta vez no pasó por alto la amistad de
              éste con Sully, la que venía del tiempo en
              que viajaban a estudiar a Chiclayo, ni su
              declaración de amor ni su condición de
              pretendiente fracasado

                                SOFIA
              Como Felizandro no estudiaba, lo vio
              muchas tardes descender juntos del
              ómnibus, cuandoo regresaban del colegio.
              Pero no lograba dar con el propósito de lo
              que dijo. Su padre se acercó

Raúl hace de papá y Ángelo de Felizandro

                                 PAPA
              Si las cosas siguen así, compraremos otra
              lancha




                                                                   18
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE              página 19


                            FELIZANDRO
              Que tengas la plata, papá. Ahora sólo hay
              que ahorrar

                                  PAPA
              Así lo hago, hijo. La otra lancha es para ti.
              Quiero que tengas una vida independiente

                            FELIZANDRO
              Trabajo contento contigo

                                PAPA
              No hay como tener lo de uno, hijo

Pausa

                             FELIZANDRO
              ¿Qué dices de la Sully?

Pausa

                                PAPA
              Veo que te ayuda. Ya vas a tener un hijo.
              Yo seré abuelo

                             FELIZANDRO
              ¿Tú la quieres?

                               PAPA
              Ahora me lo preguntas

                             FELIZANDRO
              ¿No la quieres?

                                  PAPA
              No entremos en el asunto que en la vida de
              todos tiene una dificultad

                           FELIZANDRO
              ¿Sabes? Me gustaría que me dijeras tu
              pensamiento con mucha claridad

                               PAPA
              ¿Cuándo no he sido claro contigo?

                             FELIZANDRO
              No le tienes aprecio




                                                                     19
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE           página 20


                                  PAPA
               ¿Te ocurre algo con la Sully?

                             FELIZANDRO
               Nos llevamos bien. Es una buena mujer

                                  PAPA
               ¿Por qué esa intranquilidad entonces?

                              FELIZANDRO
               No hay ninguna intranquilidad. Quería
               escuchar si la estimas

                                 PAPA
               Lo que pasa es que ahora empiezas a ver la
               realidad

                             FELIZANDRO
               ¿Qué realidad no vi?

                                 PAPA
               Es mejor que no volvamos a lo mismo

                             FELIZANDRO
               ¿No la estimas? ¡Dímelo!

                                    PAPA
               Estás irritado, Felizandro. No es la forma
               de tratar con su padre

                             FELIZANDRO
               Ya sé que no deseas que te hable de ella

                                   PAPA
               Yo te advertí de todo esto

                             FELIZANDRO
               ¿Qué me dijiste? Que era una mujer que
               no me convenía

                                    PAPA
               ¿No es suficiente?

En cuenteros

                                SOFIA
               Fue una pesca amarga para Felizandro.
               Nunca se había sentido así en alta mar.



                                                                   20
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE              página 21


              (Pausa). Ansió estar en sus hogar (Recrea
              un parto y canta)

                            ANGELO Y RAUL
              Al regreso, le avisaron que Sully había
              dado a luz

                       ANGELO, SOFIA y RAUL
              Antes de bajar de la lancha, se lo
              anunciaron a gritos desde la playa. En
              casa encontró familiares de los dos. Ella
              descansaba

                                  RAUL
              El quiso alzar al hijo, que estaba al lado de
              la madre. No se lo permitieron

                         ANGELO, SOFIA y RAUL
              Era un varoncito y todos decían que se
              parecía a él. La luz de la lámpara sólo
              dejaba ver imágenes deformadas en la
              habitación. (Pausa). Ella se despertó un
              momento después y lo cogió del antebrazo.
              Le refirió que había sentido los dolores
              apenas volvió de la playa. (Pausa). (En
              susurro). Hacia la medianoche se habían
              retirado todos, incluso la partera, quien
              había ido y retornado tres veces. Sólo
              quedó la mamá de ella, que se había
              encargado de los quehaceres. El no cabía
              en sí, y ya había salido a comprar lo que le
              indicaron para el cuidado de ella y de su
              hijo

                                SOFIA
              Soñoliento, porque pasó la noche casi sin
              dormir, Felizandro se encaminó a la playa
              para ir de pesca

Raúl hace de Papá y Ángelo de Felizandro

                                PAPA
              (Abrazándolo) Buena hijo. Tenía que ser
              varón

                            FELIZANDRO
              Gracias. El domingo te esperamos en casa




                                                                     21
Francisco Echeandía      TEATRO PARA LAMBAYEQUE            página 22


                                 PAPA
              No hay necesidad de que me lo digas.
              Estaba viendo en qué momento visitarlos.
              (A sus espaldas, ya en la travesía) Será
              como tú

                            FELIZANDRO
              Será como yo, será también como tú

                                  PAPA
              Sólo que me hubiera gustado que fuera el
              hijo de la Paula. Su padre te hubiera
              regalado una lancha. Y ya tuvieras lo tuyo

                             FELIZANDRO
              No sé, papá. Te noto que has cambiado

                                PAPA
              También tú. Ni siquiera te has casado. Has
              comenzado a vivir desordenadamente

                               FELIZANDRO
              No te entiendo

                               PAPA
              He cambiado porque tú has cambiado

                            FELIZANDRO
              Porque no quieres a la Sully

                                 PAPA
              Porque mi hijo no sigue el camino que le
              señalé

                           FELIZANDRO
              Creo que muchas cosas difíciles encierran
              tus palabras

                                 PAPA
              No quieres aceptarlas

                            FELIZANDRO
              ¿Me dejarás que continúe pescando
              contigo?

                                 PAPA
              Sé por qué lo preguntas. Si no te dejé un
              tiempo fue para que entendieras



                                                                  22
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE             página 23


                              FELIZANDRO
               ¿Me dejarás?

                                    PAPA
               Sí, hijo, sí. Los problemas te los estás
               haciendo tú

                              FELIZANDRO
               Te lo agradezco

                                  PAPA
               De todos modos yo te ayudaré para que
               tengas tu propia lancha

                            FELIZANDRO
               Yo también puedo hacerlo

                                 PAPA
               Es muy caro. Partiendo de nada, te
               pasarías muchos años

                             FELIZANDRO
               Empiezo a explicarme por qué hasta ahora
               no vas a mi casa

                                   PAPA
               Hoy iré

En cuenteros

                                  SOFIA
               El tiempo transcurría sin que, pese al
               esfuerzo del padre, se pudiera comprar la
               nueva lancha

                               RAUL y SOFIA
               El pequeño Felizandro creció en medio de
               las buenas relaciones de Sully y
               Felizandro. Pero a sus tres años fue testigo
               de graves disputas entre ellos. Los motivos
               eran diferentes, los que para ella eran más
               bien pretextos del marido. De los furores
               de él, ella se defendía con ardor, más
               cuando sintió que iba perdiendo terreno.
               Una noche, el prolongado silencio de él, no
               fue para ella señal de vuelta a la
               tranquilidad, sino el anuncio de peores
               enfrentamientos



                                                                     23
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE           página 24


                                  RAUL
              No se equivocó

Ángelo hace de felizandro y sofía hace de sully

                              FELIZANDRO
              ¿El Silvestre fue tu enamorado?

                                SULLY
              No. Nunca lo fue. Hace tiempo que te conté
              que nunca lo fue

                           FELIZANDRO
              ¿Recuerdas esa mañana que me atajó en la
              playa?

                                 SULLY
              Sí

                            FELIZANDRO
              No sé por qué me dijo que yo te había
              hecho cambiar a ti

                               SULLY
              No debiste escucharlo

                            FELIZANDRO
              Pero lo escuché

                               SULLY
              Yo tampoco sé por qué lo dijo

                            FELIZANDRO
              ¿Pero estuvo contigo?

                                SULLY
              Nunca. Me enamoró sí. Pero yo nunca le
              hice caso. ¿No entiendes? (Pausa) ¿Cómo a
              mí me han dicho que te han visto con la
              Paula? Y yo no me preocupo

                           FELIZANDRO
              Debe preocuparte

                                 SULLY
              ¿Acaso es verdad? (Pausa) ¿Acaso es
              verdad? Si así fuera, tu padre ha influido
              mucho en esto



                                                                  24
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE             página 25


En cuenteros

                                  RAUL
               El no obstante las avanzadas horas de la
               noche, salió sin decir nada. Ella se
               mantuvo en vela sin verlo regresar

                                 ANGELO
               En la mañana la rodearon con malas
               noticias. Su voluntad sólo fue quebrada en
               el momento en que Fernanda Urbina, su
               vecina, le contó que Felizandro ya vivía con
               Paula

Raúl hace de fernanda y sofía de sully

                               FERNANDA
               Sé donde la tiene

                                  SULLY
               ¿Qué puedo hacer, Fernanda? Nunca le he
               fallado al Felizandro

                               FERNANDA
               Ha preferido a una chola como él. Hace
               tiempo que está con ella. ¿No te diste
               cuenta?... Y ya sabes que este domingo
               bendecirán a El Pez de Oro. La lancha que
               le ha comprado el papá de la Paula al
               Felizandro. Tú no sabes nada (Pausa) Yo te
               acompaño mañana. No tengas miedo

                                SULLY
               ¿Crees que se haga un escándalo?

                               FERNANDA
               Estás en todo tu derecho. Los que te
               conocemos estamos contigo

En cuenteros. En susurro como chisme

                                 SOFIA
               Haz visto

                                  RAUL
               Toda ella, consiguió lo que esperaba

                                  SOFIA
               El hijo está grande. Ah… lo deja con el hijo


                                                                     25
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE           página 26



                                 ANGELO
              Calla. Chismosos

                                 SOFIA
              Sí

                                 ANGELO
              Chismosos

Al público

                        ANGELO, SOFIA y RAUL
              Y El Pez de Oro, una lancha nueva que se
              exhibía en la playa, esperaba que su dueño
              subiera

                                 RAUL
              Primero lo hicieron los padres de Paula y
              Felizandro, después ella

                                 ANGELO
              Finalmente él

                          ANGELO y RAUL
              Les tomaron una foto. Los padres bajaron

                                 RAUL
              Felizandro y Paula permanecieron sobre la
              embarcación

                          ANGELO y RAUL
              Les tomaron sólo a los dos una foto

                                RAUL
              Sully reparó que mejor hubiera sido no
              haber ido

                             RAUL y SOFIA
              Los que estaban alrededor, aunque no lo
              demostraban, estaban enterados de lo que
              acontecía. (Pausa). Ella dio media vuelta,
              tirando de la mano a su niño, a quien
              instintivamente en ningún momento había
              soltado. (Pausa). La seguía Fernanda,
              hablándole. Cayó nuevamente en el
              ensimismamiento, y, nuevamente también,
              dejó de escuchar a su vecina. Le vino a la
              mente Matilde Albújar, quien le había


                                                                  26
Francisco Echeandía      TEATRO PARA LAMBAYEQUE            página 27


              rogado para ir juntas a Lima. Ahora
              entendió…

                               SOFIA
              … que para recordarle eso…

                           RAUL y SOFIA
              … Había guardado la foto

                                   RAUL
              Nunca el regreso por el mismo camino de
              infinidad de mañanas y tardes fue tan
              largo. Sus pensamientos buscaban un
              cauce para discurrir. Cuando Felizandro se
              la sacó de la casa de sus padres, ella, a
              sus dieciséis años, experimento un cambio
              notable. Fue el segundo sentimiento de esa
              espacie. El primero lo percibió cuando
              acompaño a Matilde hasta la estación, la
              mañana soleada de invierno, en la que el
              tren de siete se la llevó de Pimentel.
              (Pausa). Lo que no podía precisar era el
              sentido que estos cambios le daban a su
              vida.


                                 FIN




                                                                  27
Francisco Echeandía   TEATRO PARA LAMBAYEQUE   página 28




                      ZAÑA 1720
                      Creación Colectiva




                                                      28
Francisco Echeandía     TEATRO PARA LAMBAYEQUE               página 29




                      TEXTO

                      Décima inicial
                            Rubén Villegas Guanilo
                      Décimas y canto festejo
                            Iván Santa María Saavedra
                      Diálogos de escena: Padre - hijo, Davis -
                      Hopkins y Z – X
                            Sara Joffré


                      REPARTO

                      Rubén, Indio, Negro, Padre, Hopkins y Zeta
                            Rubén Villegas
                      Paco, Sacerdote, Hijo, Pirata Davis y equis
                            Francisco Echeandía
                      Músico
                            Iván Santa María Saavedra


                      DIRECCION
                           Francisco Echeandía Cevallos




     Pre-estrenada el 26 de marzo del 2007 en la “Casa Montjoy” de
     Lambayeque




                                                                     29
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE                página 30




A un costado del escenario sobre una alfombra hay instrumentos
musicales étnicos y afros. Entra Rubén con un cajón, se sienta sobre este.

      RUBEN                   En andar de trota mundo
                              Conocimos a un viejito
                              Que nos dijo muy quedito
                              Quiero que cuente al mundo
                              Hasta el rio más profundo
                              Lo que en mi pueblo pasó
                              Todo lo que aconteció
                              En el norte del Perú
                              Con verdad y exactitud
                              Digan que así sucedió


Rubén toca el cajón y llama a Iván, que estra con una guitarra y a Paco.
Cantan a ritmo de festejo

                              A lundero le da
                              A lundero le da

                              Oh Zaña como te quiero
                              Tú me das la libertad

                              Yo te quiero con el alma
                              Yo te quiero de verdad

                              A lundero le da
                              A lundero le da…


Iván va donde están los instrumentos. Rubén y Paco al público.

      RUBEN y PACO            Érase una vez un valle
                              Con una tierra muy buena
                              Donde se mostró serena
                              Con sus frutos en detalle.
                              No hubo nada que avasalle
                              Su cultura en producción
                              Siempre estando en comunión
                              En las faldas de aquel cerro
                              El “Corbacho” como un perro
                              Le brindaba protección

      RUBEN y PACO            Pero de pronto un sonido.
      RUBEN                   Aquel valle retumbó
      PACO                    De la nada apareció


                                                                           30
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE                 página 31


      RUBEN                    Quienes no eran bienvenidos.
      PACO                     Eran peludos tupidos
      RUBEN y PACO             Bien cubiertos de armaduras
                               De extraña cabalgadura
      PACO                     Eran los conquistadores
      RUBEN                    Que a la ley de ser invasores
      RUBEN y PACO             Impusieron su locura.

      PACO                     En el valle establecieron,
                               Nuevas normas nuevas leyes
      RUBEN                    Con truhanes y virreyes
                               Y patrones que trajeron.
      RUBEN y PACO             Y dueños así se hicieron
                               De los campos de las flores.
                               Nuestros frutos con dolores
                               Paso a ser su propiedad.
                               Y de Zaña la ciudad
                               Santiago de Miraflores.

      RUBEN                    Pronto así se convirtió
                               En importante ciudad
                               A la par que sin piedad
                               La injusticia sucedió
      PACO                     La nobleza promovió
                               Corrupción y esclavitud,
      RUBEN                    Pecando por su actitud
                               El clero se pronunciaba,
      RUBEN y PACO             Y así triste excomulgaba
                               A Zaña su ingratitud.

      RUBEN y PACO             Pero el negro el su inquietud
                               No tanto se lo creía
                               A pesar que le decían
                               Que era por bailar Lundú
      RUBEN                    Así la Kimba Bantú
                               Se mantuvo por la historia
      RUBEN y PACO             La Zaña canto su gloria
                               Para ser eternamente
                               Lo que evoca aquí mi mente
                               Y disfruta mi memoria.

Musica pre inca. Sale paco, le tira la vincha a ruben que se ha quedado
en el centro del escenario. Entra paco con una canasta con maiz y una
olla. Deja la olla frente al ruben que se va transformando en el indio. Paco
recibe los zapatos y sale. El indio mientras desgrana el maiz.

      INDIO                    De mi tierra yunga soy
                               Donde el sol bien resplandece
                               Pero no me pertenece


                                                                         31
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE                 página 32


                               A donde quiera que voy
                               Me la quitan y la doy
                               A estas fuerzas invasoras
                               Mi gente por mas que implora
                               Por la injusta esclavitud
                               Solo ven una inquietud
                               De un indígena que llora

                               Y por mas que me empecino
                               No cambia mi realidad
                               No soy dueño es la verdad
                               Ni lo soy de mi destino.
                               Tan pesado es mi camino
                               Que mi desgracia se agranda
                               Ahora a todos se nos manda
                               Al otro lado del río
                               Mi tierra queda al vacío
                               Nos llevan a “La otra banda”

                               El trabajo mas el fruto
                               Se acompaña a nuestro son
                               Para dárselo al patrón
                               Ahora pagamos tributo.
                               Bajo ley y resoluto
                               Están todos mis hermanos
                               A la pesca muy temprano
                               Y otros van para la hacienda
                               A otros se les encomienda
                               A la tierra con sus manos

                               Ante cruel explotación
                               No se conoce la calma
                               Una tristeza en el alma
                               Me apuñala el corazón.
                               La injusta alimentación
                               Mis hermanos van sufriendo
                               Poco a poco así estoy viendo
                               Que vivir un nuevo día
                               Se convierte en agonía
                               Para terminar muriendo

El indio se acerca a primer plano, hace una ofrenda de comida al sol, se
arrodilla. Entra paco como sacerdote con una cruz. Ivan hace la
sonoplasta de inglesia. El indio no sabe que es la cruz. El sacerdote lo
hace poner en actitud de rezo. El indio se acerca a la cruz. El sacerdote lo
coge de la espalda y lo fuerza a ponerse en actitud de rezo. El sacerdote
reza. El indio coge la cruz y en actitud de procesion.

      INDIO                    A la par con el patrón


                                                                          32
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE               página 33


                              Nos llegó una cruz y un cristo
                              También un diablo muy listo
                              Que enfrentaba una oración.
                              Supe que es excomunión
                              Y un infierno con desdén
                              Más si me portaba bien
                              Ganaría un paraíso
                              Que no sé ni quien lo hizo
                              Dicen que se llama Edén

Siguen en actitud de procesion. Vuelven a congelar

                              Ven arrodíllate negro
                              Y apréndete esta oración
                              Ya no cantes tu canción
                              Que tus dioses no celebro;
                              Indio que entre en tu cerebro
                              Y póstrate ante la cruz
                              Niégale al sol esa luz
                              Y no adores esa luna;
                              Indio y negro solo una
                              Creencia para Jesús

Como si fueran a salir del escenario congelan cuando termina de sonar la
campana. Paco se lleva la cruz. Ruben recoge lo que se quedo en el
escenario. Ivan toca musica negra. Paco coloca las cadenas, un palo y
una mascara de negro en primer plano a la izquierda del público. Rubén
entra, se coloca en el mismo lugar donde estan los objetos. Se pone las
cadenas, se pone la mascara, coge el palo. El negro en actitud de
trabajar la tierra

      NEGRO                   Como pobres animales
                              Conviviendo con la ratas
                              Hacinados en barracas
                              Nauseabundas y fecales.
                              Son tantas cosas fatales
                              Que soportan mis hermanos
                              Que ya casi los gusanos
                              Muestran cruel atrevimiento
                              Así es nuestro sufrimiento
                              Por los blancos inhumanos.

                              Y si mi patrón me encuentra
                              Intentando yo escribir
                              O algún libro descubrir
                              El lo toma como afrenta
                              Y todo su odio concentra
                              En certeros latigazos.
                              Y después al cepo paso


                                                                      33
Francisco Echeandía         TEATRO PARA LAMBAYEQUE                  página 34


                                Mas si me atrevo a tocar.
                                La guitarra sin dudar
                                Sin piedad me corta el brazo

                                Creo maldición será
                                El que tenga este color
                                Pues mi sangre y mi sudor
                                Con mi lágrima aquí están
                                Ya no tengo libertad
                                Mis hijos y mi mujer
                                Los vi desaparecer
                                Para aumentar mi sufrir
                                Nuestro destino es tan vil
                                Mi dios solo a de saber.

Entra paco como hijo del patron, con un latigo, mientras el negro trabaja
la tierra, el hijo del patron lo golpea con el latigo. El negro despues de ver
varias reacciones de dolor sale disimuladamente. Aquí el hijo del patron
se queda solo haciendo como que golpea al negro. Entra ruben como el
padre patron

                               PADRE
               En nombre de Dios detente

                                  HIJO
               Padre este esclavo me ha faltado

                                   PADRE
               ¿Qué ha hecho?

                                  HIJO
               Mis órdenes ha olvidado

                                  PADRE
               Se comprensivo hijo, déjalo ir y que vea tu
               piedad y tu cordura... pero adviértele, otro
               error y del cepo no se salva

                                    HIJO
               Padre los estás acostumbrando muy mal
               son ociosos, pillos...

                                 PADRE
               Cuida tu boca hijo mío... sé muy bien que
               son todo eso y más. Pero atención que se
               han muerto cinco porque tu hermano
               pretende que trabajen y no coman, y no
               duerman... y tienes que comprender que
               no hay bestia que eso aguante


                                                                            34
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE          página 35



                                      HIJO
               ¿Ah, entonces... ?

                                 PADRE
               Claro un poco de caridad nos hará
               provecho a todos, y así estos tristes me
               adorarán y rendirán mucho más.

El hijo mira maravillado al padre.

                                PADRE
               Quédate un momento, justo venía a
               buscarte para que digas qué ha sido todo
               aquello que me fueron a informar que
               encontraste a un esclavo intentando leer?

                                      HIJO
               Así fue Padre

                                 PADRE
               Y qué hiciste con ese insolente...ah los
               muy bestias...qué van a poder leer (Ríe)

                                 HIJO
               No te preocupes padre que ya lo vendí

                                PADRE
               !Caramba, espero que hayas pedido un
               buen precio!

                                      HIJO
               ¡Querìa salir de èl!

                                PADRE
               Pues hubieses hecho de la necesidad
               virtud

                                 HIJO
               ¿Qué dice usted padre?

                                  PADRE
               ¡Ah, la juventud! Eso quiere decir que lo
               deberìas ofrecer por su defecto...

                                      HIJO
               ¿Cómo?




                                                                  35
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE              página 36


                                   PADRE
              (Riendo a carcajadas mientras el hijo lo
              mira perplejo. Pequeña pausa) Claro pues
              imagínate decías: (Como un pregonero de
              feria) ¡Aquí señores mìos tengo para
              ofrecerles algo que jamás ni ustedes ni yo
              hubiésemos podido imaginar siquiera
              (cambiando a tono confidencial) Los miras a
              todos los que se hayan acercado a los ojos
              y con gran misterio a uno por uno les
              afirmas (cambiando a gritos) Pues que este
              esclavo es el màs inteligente de cuántos se
              puedan encontrar...¿sabe Ud por qué? Y
              ud? Y ud. (Hace el juego con varios
              imaginando que hay una gran ronda) Pues
              el gran misterio es que por las barbas de
              San Camilo un viejecito monje franciscano
              este hombre ya casi sabe... (Hace como que
              la ronda lo persigue entusiasmada por
              conocer el secreto) Este esclavo casi sabe
              (Pausa mientras traga aire y se da
              importancia) Mis queridos señores este
              esclavo fue criado por unos franciscanos
              (Igual a lo anterior) ¿Y casi sabe?
              (Cambiando al tono para hablar con el hijo)
              Aquí ya están todos locos por saber qué
              tiene para vender y tú con más fuerza y
              convencimiento sigues. Pues que casi sabe
              leer... (Cambiando al tono para hablar con
              el hijo) Y allí verás tú la que se arma, eso
              es sacar de necesidad virtud, muchos
              perezosos que no saben leer siendo
              hidalgos españoles querrán tener un
              ganapan que además les informe de
              cualquier papel escrito que caiga por allí...

                                 HIJO
              ¿Lo cree Ud así padre?

                                 PADRE
              No lo creo, estoy seguro, y nunca juzgues a
              los demás sólo a partir de tí. Hay de todo
              en este mundo y bobos no han de
              faltar...además ahora que lo pienso si tú
              no supieras leer...de repente hasta yo...
              ¿Pero tú sabes verdad?

                                 HIJO
              (Inseguro y con temor) Sí, sí padre


                                                                     36
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE                página 37



                               PADRE
              Entonces, bueno pero no te olvides que
              todo se puede manipular

Se hace oscuro total. Paco como si fuera un poblador advirtiendo al
pueblo dice

              ¡Pueblo de Zaña, misericordia de Dios
              pidamos, ha llegado el Pirata Davis y con
              sus cañones acaba la ciudad!

Iván hace sonidos de estruendo, de cañonazos, gritos. Paco como si fuera
un poblador dice

              ¡Pueblo que tranquilo duermes, despierta
              que mientras duermes plácidamente los
              piratas te arrebatan tu ciudad!

Más efectos sonoros.pausa en silencio. Se enciende la luz.entra paco que
hace del pirata davis con una espada en una mano y muy divertido lo
sigue rubén que hace de su lugarteniente hopkins. Los piratas se miran,
sacan sus espadas y hacen un juego de esgrima. Terminan

                                 DAVIS
              ¡Ah, qué negros tan divertidos! (Suelta la
              carcajada) Una veradera lástima mi
              querido Hopkins que haya que diezmarlos
              para vernos libres de sus absurdos
              patrones

                                HOPKINS
              Y son fieles de asco señor

                                DAVIS
              ¡Y con lo que saben de divertirse qué bien
              estarían en nuestras naves. ¿Te imaginas
              cómo sería entrar a asaltar las ciudades al
              son de sus músicas y movimientos!

                              HOPKINS
              Esta gente sabe divertirse...pero...

                                 DAVIS
              Bueno, no queda otro remedio que
              matarlos...pero durante estos siete días de
              saqueo y diversión mucho nos han servido
              para cargar los galeones de oro, plata y
              millones de pesos...


                                                                       37
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE           página 38



                               HOPKINS
              Pero veo yo señor que hay un problema
              mayor...

                                 DAVIS
              ¿Cuál?

                                HOPKINS
              La niña

                                 DAVIS
              ¿Qué niña?

                                HOPKINS
              Entiendo que con tantas mujeres como hay
              a disposición, el recuerdo de una en
              especial, no es fácil

                                 DAVIS
              ¿De qué hablas?

                              HOPKINS
              De doña Mencia, la prometida de Don
              Juan de Salazar

                                 DAVIS
              ¡Ah, sí, bueno el padre ya pagó los 50 mils
              pesos de plata ahora a devolverla

                               HOPKINS
              Ese es el problema señor

                                DAVIS
              ¿Problema? ¡La devolvemos y ya, cuanto
              más pronto mejor¡

                               HOPKINS
              ¿Es que ella acaso quiere aceptar su
              retorno?

                                DAVIS
              ¿Aceptar? Tiene que irse y no se diga más,
              no quiero entrar en nuevas
              complicaciones

                             HOPKINS
              Convencer a una mujer enamorada...



                                                                   38
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE             página 39


                                  DAVIS
              ¡Bah, tonterías

                               HOPKINS
              Tal vez sería bueno...

                                  DAVIS
              ¿Qué?

                              HOPKINS
              Que ese encargo lo tome Ud., en persona.

                                  DAVIS
              ¿Cómo te atreves?

                                HOPKINS
              Es que tal vez si la orden partiera
              directamente...

                                DAVIS
              ¡Tú te encargas de ese compromiso!

                                 HOPKINS
              ¡Señor!

                                 DAVIS
              Nosotros en esta ciudad ya no tenemos por
              qué quedarnos más, nos han pagado
              sumisamente su tributo...lo que no
              podemos llevarnos lo quemaremos...dile
              eso a Mencia...sus padres o al fuego...de
              los pobladores sólo llevemos a unas
              cuantas entendidas...

                               HOPKINS
              ¡Señor Mencia...es una mujer enamorada!

                                  DAVIS
              Entiende. Por eso mismo no quiero volver a
              verla...estoy yo para amor...embárcate
              unas cuantas mujerzuelas y este asunto se
              acabó

Congelan se sacan los pañuelos de la cabeza. Ruben y paco hacia el
publico dicen


     RUBEN                      Fueron 50,000 pesos
                                Que Davis pidió en rescate


                                                                     39
Francisco Echeandía   TEATRO PARA LAMBAYEQUE             página 40


                         A la par que de remate
                         A Mencia le robó un beso
                         Y así Zaña estuvo preso
                         De este ambicioso pirata
                         Que el miedo y terror desata
                         Cuando la ciudad invadió
                         Dicen que así se llevo
                         Todito el oro y la plata

     PACO               Al sonar del María Angola
                        Sale corriendo la gente
                        Un exilio esta presente
                        Fuga la gente española
                        Va quedándose muy sola
                        De nobles curas y pillos
                        Unos van para Trujillo
                        Lambayeque y Ferreñafe
                        Va dejando este linaje
                        Sus haciendas y castillos

                         A pesar de la desgracia
                         La ciudad tuvo apogeo
                         Aunque casi no la veo
                         Segura su aristocracia
                         Pues sienten que ni la gracia
                         Del señor los acompaña
                         La muerte con su guadaña
                         Ha cobrado muchas vidas
                         Pocas familias heridas
                         Se atreven quedar en Zaña

     RUBEN              Un divino protector
                        Fue del indio y del esclavo
                        Defendiendo como bravo
                        Los mandatos del señor
                        Entregó todo su amor
                        Siendo humano y generoso
                        Es mi santo bondadoso
                        Toribio de Mogrovejo
                        Cerca de mi y a lo lejos
                        Fue mi santo milagroso

                         Mi patrón Santo Toribio
                         Santo que a Zaña proteges
                         Que la luz nunca se aleje
                         De tu corazón muy tibio
                         Alivia nuestro martirio
                         Y no permitas jamás
                         Que este río muy voraz


                                                                40
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE               página 41


                              Arrase con nuestra gente
                              Te lo pido dulcemente
                              Que en Zaña reine la paz

      PACO                    También fue bien conocida
                              La famosa monja Alférez
                              Que por darse los placeres
                              Cuestionada fue su vida
                              Fue española decidida
                              Pues era de armas tomar
                              La hizo también de juglar
                              Puso palabra en empeño
                              A tres novias quito el sueño
                              No llegando hacia el altar

      RUBEN                   Treinta y cuatro años pasaron
                              Y así con tantas desgracias
                              A Zaña con suspicacia
                              Poco a poco así acabaron
                              Parece que así lograron
                              De su importante ciudad
                              Perder tanta majestad
                              Que injusto fue su dolor
                              Una desgracia mayor
                              Vendría con mezquindad

                                   IVAN
              A unos 51 kilómetros al sureste de
              Chiclayo, el viajero encuentra con
              sorpresa, semihundidos entre la arena, los
              restos de recios muros, columnas, arcos,
              bóvedas y galerías de los que
              evidentemente fueron en el pasado
              importantes templos, conventos y casonas
              coloniales...”

Apagon. Se escucha el sonido del palo de lluvia y entran ruben y paco
ahora como dos señores, cada uno con un candelabro prendido. Esta
escena va en crescendo

                                EQUIS
              Bueno, creí que la lluvia pararía

                                ZETA
              Más parece que va en aumento

Pausa angustiosa




                                                                        41
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE            página 42


                               EQUIS
              Bueno nuestra casa...

                                   ZETA
              Es grande y...

                                  EQUIS
              Fuerte...

                                   ZETA
              Mira

Como si miraran afuera por las ventanas

                                EQUIS
              Va el torrente como un río

Se oye un trueno

                                   ZETA
              Es el Zaña...

                                  EQUIS
              Se desbordó

Van perdiendo serenidad y miran como locos a todas partes mientras la
lluvia y los ruidos de maderos que caen, crujidos aumentan

                                 ZETA
              Pasan las ramas de los árboles como
              pajitas arrastradas por el agua...

                                  EQUIS
              ¡Mira allá este es el diluvio universal.

                                   ZETA
              ¡Es el tejado de los Méndez!

Se apagan las velas ambos gritan

                               ZETA y EQUIS
              ¡Corramos!

En la oscuridad aumenta el ruido del agua gritos confusos y
desesperados. Estruendo de la casa que se viene abajo. “Zeta” que se ha
quedado en platea dice al público




                                                                     42
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE               página 43


                                   ZETA
              ¡Pero el río, no tuvo piedad de
              nadie...muchos huyeron, pero la ciudad
              destruida se quedó y nadie, nadie, aunque
              no me lo crean… pueden ir a verlo, nadie
              la reconstruyó.

A oscuras, los tres hacen sonidos y gritos de desesperacion. En susurro
proyectado se escucha este canto de tradicion (d.r.)

      IVAN                    Hablan los negros del Congo
      RUBEN                   Contestan los de Tumán

      PACO                    Los de Salamanca dicen
      RUBEN, IVAN y PACO      En Zaña como estarán

                              Alundurundurun durunda

      RUBEN                   De onde vienes vienes
                              De onde vienes hora
      RUBEN, IVAN y PACO      Yo vengo de la laguna
                              De segar totora
                              De segarte ahora

                              Alundurundurun durunda

Se enciende la luz y aparece en el centro ivan el musico tocando un
checo. Hace un solo musical. Se acercan ruben y paco, cada uno con un
checo. Sin romper la musica se incorporan en el toque de los checos a
coro.




                                                                          43
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE                 página 44




Terminan de tocar, se ponen de pie.


      IVAN                    De africano recuteco
                              Vino el golpe e’ tierra al vuelo
      PACO                    Como hicieron tus abuelos
                              Zañero toca ese checo
      RUBEN                   y si bailo yo no peco
                              Un tondero y un lundú
      RUBEN, IVAN y PACO      Porque gozo como tú
                              Pues zañero lo heredaste
                              Con tus décimas quedaste
                              Como orgullo del Perú


                                  FIN




                                                                        44
Francisco Echeandía   TEATRO PARA LAMBAYEQUE   página 45




             LOS MITOS DE SIPAN
                      Creación Colectiva




                                                      45
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE                página 46




                 TEATRO, VÍNCULO COHESIONADOR

En el 2006 participé, como parte de un equipo multidisciplinario, en un
proyecto de desarrollo social en las comunidades de Huaca Rajada y
Sipán; la amplitud del proyecto era tal, que involucraba temas de
diversa índole, desde infraestructura turística hasta capacitación de los
pobladores en diversas actividades productivas.

Uno de los principales retos del proyecto era rescatar la Identidad
Cultural de los pobladores de Huaca Rajada y Sipán, pues es sabido
que esta funciona como elemento cohesionador dentro de un grupo
social y que es la base para que los individuos que lo forman puedan
desarrollar su sentimiento de pertenencia.

Una vez en la brega, pensamos que el principal reto sería encontrar
dentro de estas comunidades grupos muy variados de gente que
hicieran que la diversidad interior sea aún más rica de lo calculado,
pues vimos que respondían -no solo al proyecto- de manera muy
distinta a diferentes estímulos y motivaciones; en el camino, nos dimos
cuenta que el reto en realidad fue constatar que no existía un
comportamiento homogéneo en una comunidad tan pequeña.

Los pobladores nos manifestaron su interés de ser partícipes del
desarrollo, turístico, económico y social de su comunidad, pero sin
perder su identidad como pueblo, lo que nos llevó a deducir que se
sentían herederos del legado cultural que los antiguos Mochicas dejaron
en este “valle Moche” ubicado en tierras lambayecanas. Sin embargo,
descubrimos que no existía un sentimiento arraigado de pertenencia
que los vinculara con su “origen mochica” pues Sipán y Huaca Rajada
son centros poblados “modernos” habitados por gente de diversos
orígenes. Entonces, ¿existía un vínculo cohesionador?, ¿valoraban su
pasado e identidad?, ¿se sentían orgullosos de descender de una
cultura tan maravillosa? La respuesta siempre fue “sí”, pero un “sí”
siempre complejo, debilitado por el desconocimiento de sus orígenes y
por la pluriculturalidad de sus miembros.

Es en este punto de discusión, cuando Paco sugiere fortalecer esta
identidad y crear el “vínculo cohesionador” con un sentimiento moderno
pero común a todos los pobladores de ambas comunidades… “No
somos el único poblado del norte del Perú herederos de la cultura
Moche, pero sí exclusivos depositarios de la magnificencia y
majestuosidad del único gobernante y guerrero del antiguo Perú, somos
los dueños y herederos del Señor de Sipán”. La perspectiva de Paco y su
equipo es que la identidad cultural no es algo que siempre se hereda,
sino algo que se construye, es dinámica, maleable y se fortalece.




                                                                       46
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE              página 47


Durante nuestra convivencia con la comunidad, los pobladores
compartían, por las noches, con nosotros sus historias y experiencias
vinculados con la “huaca” a raíz del gran hallazgo arqueológico, que
data hace poco más de 20 años, estas historias con el tiempo se
volvieron mitos, algunos pobladores manifiestan que son reales y
sucedieron; otros que no; pero todos las consideran como suyas y
generan un vínculo cohesionador; es así que producto de una creación
colectiva dirigida por Paco se rescatan los modernos “Mitos de Sipán”,
un compendio entre las creencias y los relatos de los más viejos del
pueblo, enriquecidos con la mixtura que sólo nuestra diversidad y
orígenes pueden otorgar y que hoy tengo el gusto de presentarles.




                                                   Jorge Frías Vassallo




                                                                     47
Francisco Echeandía      TEATRO PARA LAMBAYEQUE              página 48




                      DIALOGOS
                           Sara Joffré


                      REPARTO

                      Lorena
                            Lorena Silva Silva
                      Sara
                            Sara Patricia Cachay Ramos
                      Jorge
                            Jorge Arrascue Mendoza
                      Patty
                            Patricia Zeña Paz
                      Zanquero Gentila
                            Gustavo Willis Roman
                      Zanquero Pato 1
                            Raysza Alvarado Perez
                      Zanquero Pato 2
                            Yhersson Alvarado Perez
                      Zanquero Pato 3
                            Nora Perez Alvarado


                      DIRECCION
                           Francisco Echeandía Cevallos




     Los Mitos de Sipan fue presentado el 19 de agosto del 2007 en la
     comunidad de Huaca Rajada – Sipan




                                                                    48
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE            página 49




ESCENA I

                                   SARA
              ¡Lore, Lore apúrate (Silencio mientras sara
              espera respuesta, espera ansiosa) ¡Oye
              tengo una cosa muy importante que
              contarte... (Se rie porque la está
              engañando)... de Fernando

                                LORENA
              (Sale secándose las manos)¡Ay oye, cómo
              gritas eso! ¿Qué te costaba entrar?

                                 SARA
              ¡Entrar? Ay no, no lo aguanto al pesado de
              tu hermano con sus bromitas...seguro que
              está ahí componiendo sus radios viejos...

                                LORENA
              ¡Ay, le vas a hacer caso a ese sonso...¡ya
              cuéntame, cuéntame!

                                  SARA
              Te lo cuento por el camino...

                               LORENA
              ¡Ay, no, no puedo salir (Le muestra las
              manos húmedas) estaba lavando no ves...?
              No puedo acompañarte...

                                 SARA
              ¡Ay, no seas malita, tengo que ir por un
              encargo de mi mamá...y hay que cruzar la
              huaca!

                              LORENA
              ¡Ya cuenta primero!

                               SARA
              ¡Ya, acompáñame tú! (Lo convierten en un
              juego con risas)

                                LORENA
              ¡Mentirosota!

                                SARA
              ¡Miren quién habla!


                                                                   49
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE            página 50



                                 LORENA
              ¡Pesada eres no?...bien que tienes miedo de
              ir solita por la huaca...

                                  SARA
              ¡Ay, y tú que valiente eres no?

                               LORENA
              ¡Más que tú claro!

                                  SARA
              ¡Fíjate ah, ni más te acompaño yo
              tampoco...!

                               LORENA
              ¡Ya pues voy, pero cuéntame lo de
              Fernando!

                                SARA
              ¡En el camino pues!

                               LORENA
              ¡Ya ves cómo eres¡

                                 SARA
              ¡Ay y tú eres muy buena no?

                               LORENA
              ¡Más que tú, claro!

                               SARA
              ¡Entonces ven conmigo y no fastidies!

                              LORENA
              ¡Entonces cuéntame!

                                 SARA
              (Riéndose pícara) ¡Es que no tengo nada
              que contar, ja ja

                             LORENA
              Encima mentirosota

                                 SARA
              (Rogando) Ya pues, Lore, no seas
              malita...con tu amiguita Sarita vas a ser
              así? Anda pues, ya sabes que tengo miedo
              de pasar sola por la huaca anda pe´


                                                                   50
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE               página 51



                               LORENA
              ¡Ay Sara, qué pesada eres, ni me he
              peinado...

                                SARA
              Vamos manita... sé buena con tu amiga del
              alma...

                                LORENA
              (Vencida) ¡Ya dejo mi trapo y le aviso a mi
              hermano que ya vengo...(Hace lo dicho muy
              rápidamente y regresa) Pero cómo otro día
              me vengas con mentiras... (Empiezan a
              caminar saliendo)

                                 SARA
              (Riendo) ¡Ya pues Lorenita...(Salen
              hablando)


ESCENA II

Un grupo de gente coloca plantas del maíz. Aparición misteriosa de la
Gentila, que casi en una danza se roba los choclos en sus pancas.

ESCENA III

Sara y lorena entran caminando y jorge las alcanza

                               JORGE
              ¡Pucha! Que si ustedes caminan rápido, las
              he estado llamando desde allá rriba, van
              corriendo...

                                  SARA
              ¡Casi...

                                 LORENA
              ¡Ay claro si esta le tiene miedo a cruzar la
              huaca!

                                SARA
              Ustedes saben muy bien, que hay muchos
              cuentos de por aquí...

                                JORGE
              ¡Habría que ver, cuentos son cuentos



                                                                        51
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE                página 52


                                  SARA
               ¡Bueno, pues yo me los creo, y no me gusta
               pasar sola ni despacio por la huaca...oyen?

(Los cuatro se ponen en actitud de escuchar. Sólo sara parece oir. Y el
público efectivamente escucha también a los músicos. Patty, jorge y
lorena no oyen nada)

                                 PATTY
               ¿Por dónde oyes tú la música?

                                  SARA
               (Como en trance) ¡Por allá!

                                 LORENA
               (Casi enojada) ¡Ay, oye, tú si que eres...

                                 SARA
               ¡Es que dicen que hay quien tiene ojos de
               ver...

                               LORENA
               Entonces que será que tú tienes orejotas
               para oír

(Patty, Jorge y Lorena celebran el chiste. Sara sigue escuchando y ni les
hace caso. Aquí el director dirá si efectivamente vemos y oímos a los
músicos. Jorge para que sara no se moleste hace como que le cree)

                                  LORENA
               (Primer distanciamiento – al público) Así
               pasa pues que algunos dicen que han visto
               y otros nunca van a ver. Pero aquí en
               nuestras tierras de Zaña se conoce desde
               antiguo tres mitos bien repetidos. El
               primero es el de la señora Gentila, una
               dama que nadie sabe cómo ni cuando
               llegó. Pero su nombre ha quedado, Gentila
               y ¿ por qué la llamarían así?... Saben
               ustedes que en los tiempos de los tiempos
               “gentiles” eran llamados los caballeros más
               refinados y educados. Pero también, en la
               Biblia, “gentiles” eran los que no tenían la
               religión judía. Nosotros no sabemos por
               qué la llamaban Gentila, lo que sí se
               cuenta de ella es que le gustaba llevarse
               los choclos que estaban apuntando en los
               maizales. Que era muy, pero muy
               arrugadita...


                                                                          52
Francisco Echeandía       TEATRO PARA LAMBAYEQUE               página 53



                                SARA
              ¿Pero que no escuchan nada, Lorena,
              Patty, Jorge?

                                 PATTY
              (Siguiéndole la cuerda a sara) ¡Ah, sí, si
              claro a ver díme de donde escuchas que
              viene la música!

                              LORENA
              Es muy bonita y viene de allá... (Señala)

                                   SARA
              (Segundo distanciamiento - Al público) ¡Ah,
              claro no hay sólo el mito de la Gentila, que
              muchos aseguran haberla visto robándose
              los choclos de las cosechas... hay también
              el de los patos (Mira hacia el cielo) pero ese
              sucede sólo en noches de luna llena.
              Miren, antes de que ocurriera el saqueo de
              1987, una pata muy galana, salía con sus
              patitos... ¿Y ustedes se preguntarán qué de
              raro tiene eso? ¿Verdad? Y es que estos
              patitos no eran patitos cualquiera... eran
              patitos ¡de oro! ¡y relucían con la lumbre
              que la luna enviaba desde el cielo, si señor!
              ¡Salían de la Pirámide grande, luego
              cruzaban hacia la Plataforma Funeraria,
              rodeándola, luego regresaban por donde
              habían venido y se guardaban otra vez en
              la Pirámide! (Aparecen los patos
              caminando. Sara se dirige a una persona
              como tomándole el pelo) ¡Perdón, perdón
              señor pero ni se le ocurra intentar moverse
              para llevarse uno o todos los patitos...
              usted tampoco señora... (Rie) Ah ya
              sintieron cómo que una fuerza extraña no
              los dejó moverse? Pues bien en aquel
              tiempo así decían que pasaba, y que luego
              los que habían intentado coger a los
              patitos se quedaban dormidos en el sitio...
              (Pausa) Y por eso muchos habían creído
              que se trataba de un sueño... ¿y por qué
              no verdad?... Pero... cuando, muchísimos
              años después los arqueólogos encontraron
              en la tumba del señor de Sipán...
              ¿Adivinan, entre todas esas maravillas de
              oro que allí descubrieron? ¿Qué había


                                                                      53
Francisco Echeandía        TEATRO PARA LAMBAYEQUE               página 54


              también? Sí junto a todos los tesoros y
              bellísima orfebrería... figuras de patos de
              oro que adornaban al señor de Moche... Y
              así quién sabe, el mito se mezcló con la
              realidad... y como me lo contaron se los
              cuento yo.

                                LORENA
              (A Jorge como si el regresara de haber
              estado fuera) ¿Y, oye viste quiénes tocaban
              la música?

                                 JORGE
              ¿La música?

                                 SARA
              Sí ¿Quién tocaba la música que oí yo?

                                 JORGE
              ¡Ah, si, yo creo que venía por allá!

                                 LORENA
              Sí pues tú dijiste que ibas a fijarte ¿qué
              pasó?

                                  JORGE
              ¡Ah, si, si, este saben?

                       PATTY, SARA Y LORENA
              (Enojadas) ¡NO!

                                 JORGE
              Que no quería dejarlas solitas sin mi
              protección... (Las chicas se rien y como que
              lo van a “apanar”)

                              LORENA
              ¡Vamos, vamos pues los tres juntos a ver si
              encontramos a los músicos que Sarita
              (BURLONA) dice que escuchó...

(Salen corriendo y jugando entre ellos. Por el lado opuesto al que ellos
salen entra la gentila con su canasta donde lleva los choclos y mira muy
misteriosa por aquí y por allá, va a decirnos algo cuando entra “el
pueblo” - hombres y mujeres - la gentila reparte los choclos. Están en eso
cuando se vuelve a oir a “los músicos” todos bailan en fin de fiesta. Los
cuatro jóvenes regresan y en medio del baile y algarabía, jorge se escapa
para decirnos)



                                                                        54
Francisco Echeandía         TEATRO PARA LAMBAYEQUE            página 55


                                  JORGE
              (Al público) ¡Ay me estaba olvidando... la
              tercera historia es el mito de los músicos...
              y dice así... De los músicos se dice, que
              cuando cruzaban la huaca, no importa la
              hora que era, se escuchaba una banda y el
              sonido salía de adentro de la pirámide.
              Estos tres mitos:

                                 SARA
              La Gentila

                                 PATTY
              Los Patitos

                              JORGE
              La Banda de Músicos

                                LORENA
              Forman parte de la rica historia de nuestro
              pueblo y por eso es bueno conocerlos
              ¿verdad que el Perú es un cofre de
              tesoros?... Pues bien, por hoy…

                   PATTY, SARA, LORENA y JORGE
              ¡Este cuento se acabó!

Música de fin de fiesta. Todos rompen y bailan


                                  FIN




                                                                     55

Más contenido relacionado

Destacado

Lead digital 09_2011
Lead digital 09_2011Lead digital 09_2011
Lead digital 09_2011
Daniel Holm
 
The Business Case For Corporate Social Networks For O2
The Business Case For Corporate Social Networks   For O2The Business Case For Corporate Social Networks   For O2
The Business Case For Corporate Social Networks For O2
David Terrar
 
Net Art: Data Hacking, Coding and Critical Thinking
Net Art: Data Hacking, Coding and Critical ThinkingNet Art: Data Hacking, Coding and Critical Thinking
Net Art: Data Hacking, Coding and Critical Thinking
Aarhus University
 
A new faulted phase identification technique for overhead distribution system
A new faulted phase identification technique for overhead distribution systemA new faulted phase identification technique for overhead distribution system
A new faulted phase identification technique for overhead distribution system
Alexander Decker
 
Local Digital Strategy (2015)
Local Digital Strategy (2015)Local Digital Strategy (2015)
Local Digital Strategy (2015)
Bryan Huber
 
GF Machining Solutions - Additive Manufacturing - Model AM S290 - 3D Printing...
GF Machining Solutions - Additive Manufacturing - Model AM S290 - 3D Printing...GF Machining Solutions - Additive Manufacturing - Model AM S290 - 3D Printing...
GF Machining Solutions - Additive Manufacturing - Model AM S290 - 3D Printing...
Machine Tool Systems Inc.
 
Aplicación de los sistemas de información en el análisis clínico seminario #6
Aplicación de los sistemas de información en el análisis clínico seminario #6Aplicación de los sistemas de información en el análisis clínico seminario #6
Aplicación de los sistemas de información en el análisis clínico seminario #6
Rigoberto José Meléndez Cuauro
 
Acercando culturas I
Acercando culturas IAcercando culturas I
Acercando culturas I
Ignacio García
 
Art_URL
Art_URLArt_URL
Expressions Architects PROFILE 2015 online
Expressions Architects PROFILE 2015 onlineExpressions Architects PROFILE 2015 online
Expressions Architects PROFILE 2015 online
Expressions Architects
 
Desordenes Anorectales
Desordenes AnorectalesDesordenes Anorectales
Nestor guestrin la guitarra en la musica sudamericana
Nestor guestrin   la guitarra en la musica sudamericanaNestor guestrin   la guitarra en la musica sudamericana
Nestor guestrin la guitarra en la musica sudamericana
ancatruz
 
Clase amor y pertenencia ana2
Clase amor y pertenencia ana2Clase amor y pertenencia ana2
Clase amor y pertenencia ana2
Anabella Coronel Calderon
 
Bennato: Strumenti. Le infrastrutture della collaborazione su internet (cap.2)
Bennato: Strumenti. Le infrastrutture della collaborazione su internet (cap.2)Bennato: Strumenti. Le infrastrutture della collaborazione su internet (cap.2)
Bennato: Strumenti. Le infrastrutture della collaborazione su internet (cap.2)
Davide Bennato
 

Destacado (15)

Lead digital 09_2011
Lead digital 09_2011Lead digital 09_2011
Lead digital 09_2011
 
The Business Case For Corporate Social Networks For O2
The Business Case For Corporate Social Networks   For O2The Business Case For Corporate Social Networks   For O2
The Business Case For Corporate Social Networks For O2
 
Net Art: Data Hacking, Coding and Critical Thinking
Net Art: Data Hacking, Coding and Critical ThinkingNet Art: Data Hacking, Coding and Critical Thinking
Net Art: Data Hacking, Coding and Critical Thinking
 
A new faulted phase identification technique for overhead distribution system
A new faulted phase identification technique for overhead distribution systemA new faulted phase identification technique for overhead distribution system
A new faulted phase identification technique for overhead distribution system
 
Local Digital Strategy (2015)
Local Digital Strategy (2015)Local Digital Strategy (2015)
Local Digital Strategy (2015)
 
GF Machining Solutions - Additive Manufacturing - Model AM S290 - 3D Printing...
GF Machining Solutions - Additive Manufacturing - Model AM S290 - 3D Printing...GF Machining Solutions - Additive Manufacturing - Model AM S290 - 3D Printing...
GF Machining Solutions - Additive Manufacturing - Model AM S290 - 3D Printing...
 
Aplicación de los sistemas de información en el análisis clínico seminario #6
Aplicación de los sistemas de información en el análisis clínico seminario #6Aplicación de los sistemas de información en el análisis clínico seminario #6
Aplicación de los sistemas de información en el análisis clínico seminario #6
 
Acercando culturas I
Acercando culturas IAcercando culturas I
Acercando culturas I
 
Art_URL
Art_URLArt_URL
Art_URL
 
Expressions Architects PROFILE 2015 online
Expressions Architects PROFILE 2015 onlineExpressions Architects PROFILE 2015 online
Expressions Architects PROFILE 2015 online
 
Desordenes Anorectales
Desordenes AnorectalesDesordenes Anorectales
Desordenes Anorectales
 
Nestor guestrin la guitarra en la musica sudamericana
Nestor guestrin   la guitarra en la musica sudamericanaNestor guestrin   la guitarra en la musica sudamericana
Nestor guestrin la guitarra en la musica sudamericana
 
Case Conference_PMC
Case Conference_PMCCase Conference_PMC
Case Conference_PMC
 
Clase amor y pertenencia ana2
Clase amor y pertenencia ana2Clase amor y pertenencia ana2
Clase amor y pertenencia ana2
 
Bennato: Strumenti. Le infrastrutture della collaborazione su internet (cap.2)
Bennato: Strumenti. Le infrastrutture della collaborazione su internet (cap.2)Bennato: Strumenti. Le infrastrutture della collaborazione su internet (cap.2)
Bennato: Strumenti. Le infrastrutture della collaborazione su internet (cap.2)
 

Similar a Teatro para lambayeque

Programación teatro zorrilla diciembre 2011 ocio y rutas valladolid
Programación teatro zorrilla diciembre 2011 ocio y rutas valladolidProgramación teatro zorrilla diciembre 2011 ocio y rutas valladolid
Programación teatro zorrilla diciembre 2011 ocio y rutas valladolid
Ocio y Rutas Valladolid
 
Animacionalalectura
AnimacionalalecturaAnimacionalalectura
Animacionalalectura
sergiopatricio8
 
Dossier tragaleguas 2012 isabel
Dossier tragaleguas 2012   isabelDossier tragaleguas 2012   isabel
Dossier tragaleguas 2012 isabel
Bgs Company
 
El Folklore
El FolkloreEl Folklore
El Folklore
geovajk14
 
Dossier un ataud en la azotea
Dossier un ataud en la azoteaDossier un ataud en la azotea
Dossier un ataud en la azotea
teatronegra
 
EL TEATRO BARROCO
EL TEATRO BARROCOEL TEATRO BARROCO
EL TEATRO BARROCO
David Galindo Sánchez
 
P02112012
P02112012P02112012
Historia del tondero (campos albarran, claudia)
Historia del tondero (campos albarran, claudia)Historia del tondero (campos albarran, claudia)
Historia del tondero (campos albarran, claudia)
iaosan
 
25.09.2012
25.09.201225.09.2012
Agenda cultura febrero castellano web-1
Agenda cultura febrero castellano web-1Agenda cultura febrero castellano web-1
Agenda cultura febrero castellano web-1
Daniel González Uhlending
 
Teatro Educativo - TEATRAPA
Teatro Educativo - TEATRAPATeatro Educativo - TEATRAPA
Teatro Educativo - TEATRAPA
RODRIGO
 
Curritoguitarras
CurritoguitarrasCurritoguitarras
Curritoguitarras
RedVerdialera
 
Programación Escorxador
Programación EscorxadorProgramación Escorxador
Programación Escorxador
MarioAbrilFernndez1
 
Suplemento Agenda Cultural Julio
Suplemento Agenda Cultural JulioSuplemento Agenda Cultural Julio
Suplemento Agenda Cultural Julio
bacultural
 
Agenda Octubre - Fuerteventura
Agenda Octubre - FuerteventuraAgenda Octubre - Fuerteventura
Agenda Octubre - Fuerteventura
Kika Fumero
 
Programación Gran Teatro
Programación Gran TeatroProgramación Gran Teatro
Programación Gran Teatro
MarioAbrilFernndez1
 
Obras de títeres
Obras de títeresObras de títeres
Obras de títeres
rosas87
 
P01042013
P01042013P01042013
585039929-Cantares-del-Mio-Tip-Luis-Sanchez-Polack.pdf
585039929-Cantares-del-Mio-Tip-Luis-Sanchez-Polack.pdf585039929-Cantares-del-Mio-Tip-Luis-Sanchez-Polack.pdf
585039929-Cantares-del-Mio-Tip-Luis-Sanchez-Polack.pdf
bokeron2020
 
P04022013
P04022013P04022013

Similar a Teatro para lambayeque (20)

Programación teatro zorrilla diciembre 2011 ocio y rutas valladolid
Programación teatro zorrilla diciembre 2011 ocio y rutas valladolidProgramación teatro zorrilla diciembre 2011 ocio y rutas valladolid
Programación teatro zorrilla diciembre 2011 ocio y rutas valladolid
 
Animacionalalectura
AnimacionalalecturaAnimacionalalectura
Animacionalalectura
 
Dossier tragaleguas 2012 isabel
Dossier tragaleguas 2012   isabelDossier tragaleguas 2012   isabel
Dossier tragaleguas 2012 isabel
 
El Folklore
El FolkloreEl Folklore
El Folklore
 
Dossier un ataud en la azotea
Dossier un ataud en la azoteaDossier un ataud en la azotea
Dossier un ataud en la azotea
 
EL TEATRO BARROCO
EL TEATRO BARROCOEL TEATRO BARROCO
EL TEATRO BARROCO
 
P02112012
P02112012P02112012
P02112012
 
Historia del tondero (campos albarran, claudia)
Historia del tondero (campos albarran, claudia)Historia del tondero (campos albarran, claudia)
Historia del tondero (campos albarran, claudia)
 
25.09.2012
25.09.201225.09.2012
25.09.2012
 
Agenda cultura febrero castellano web-1
Agenda cultura febrero castellano web-1Agenda cultura febrero castellano web-1
Agenda cultura febrero castellano web-1
 
Teatro Educativo - TEATRAPA
Teatro Educativo - TEATRAPATeatro Educativo - TEATRAPA
Teatro Educativo - TEATRAPA
 
Curritoguitarras
CurritoguitarrasCurritoguitarras
Curritoguitarras
 
Programación Escorxador
Programación EscorxadorProgramación Escorxador
Programación Escorxador
 
Suplemento Agenda Cultural Julio
Suplemento Agenda Cultural JulioSuplemento Agenda Cultural Julio
Suplemento Agenda Cultural Julio
 
Agenda Octubre - Fuerteventura
Agenda Octubre - FuerteventuraAgenda Octubre - Fuerteventura
Agenda Octubre - Fuerteventura
 
Programación Gran Teatro
Programación Gran TeatroProgramación Gran Teatro
Programación Gran Teatro
 
Obras de títeres
Obras de títeresObras de títeres
Obras de títeres
 
P01042013
P01042013P01042013
P01042013
 
585039929-Cantares-del-Mio-Tip-Luis-Sanchez-Polack.pdf
585039929-Cantares-del-Mio-Tip-Luis-Sanchez-Polack.pdf585039929-Cantares-del-Mio-Tip-Luis-Sanchez-Polack.pdf
585039929-Cantares-del-Mio-Tip-Luis-Sanchez-Polack.pdf
 
P04022013
P04022013P04022013
P04022013
 

Teatro para lambayeque

  • 1. TEATRO PARA LAMBAYEQUE Lima 15 de febrero de 2012 © Copyright 2012 Francisco Echeandía: La Mar 422, Dpto. 502, Miraflores, Lima 18, Perú. Teléfono (511) 986 726 624. Correo electrónico: fecheandia@dunazul.pe
  • 2. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 2 El trabajo dedicado e incansable de Paco Echeandia en su labor teatral es admirable. Su sensibilidad e identificación con Pimentel, su lugar de nacimiento, ha sido un tema constante en sus obras. El “Pez de Oro” fue una obra motivada en ese universo y que en su lenguaje simple y mágico caló muchísimo en nuestra escena. Paco es un soñador, en tiempos donde la utilidad, el escepticismo y lo concreto parece imperar. Una persona dedicada de lleno al teatro y por el que apuesta constantemente. Su inquietud y búsqueda plantean siempre riesgos en sus obras. El tipo de artista que tanto se necesita en nuestro teatro. Jorge Villanueva Bustios 2
  • 3. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 3 TEATRO Y CULTURA REGIONAL: DOS PROPUESTAS QUE VIENEN DEL NORTE Wili Pinto Cárdenas El aporte de Paco Echeandía y sus compañeros ha sido doble: tomar textos sugerentes, que en la cultura oficial por lo general son relegados, por no provenir de “sectores conocidos” de la producción literaria, y producir con ellos dos atractivos montajes. Así, la cultura regional norteña y su propuesta teatral, nos marcan un norte estimulante. El Pez de oro Tuve la suerte de ver el montaje de la obra El pez de Oro, con la adaptación y dirección de Paco Echeandía y la actuación de Sofía Rebata, Ángelo Sandoval y Raúl Durand. Un montaje sugerente, austero, cargado de sensorialidad y apoyado principalmente en el trabajo de los actores. Una historia de amor que va más allá de lo obvio y logra explorar desde la especificidad del contexto socio-cultural del pueblo de Pimentel, aspectos del alma humana que traspasan espacios y tiempos. La propuesta transmite acción, atmósferas y matices a partir de la presencia física de los actores, su interioridad y el uso plástico y creativo de una red y un petate. En este caso, la sencillez es una virtud que nos lleva a lo esencial. El trabajo actoral y los objetos manejados de manera polivalente, nos remiten al universo de la caleta norteña, a sus paisajes, su cultura y a las relaciones de sus habitantes. Con el trasfondo de una Historia signada por el estancamiento, nos encontramos con el mar interior de personajes cuyas corrientes, conflictos y vaivenes transitan de la ilusión a la desolación, sin dramatismos ni obviedades, con un discurso fresco y sutil. La adaptación que platea Paco y su construcción escénica, tienen la virtud de recrear y traducir a la acción los materiales literarios que el cuento propone. El accionar, que va más allá de un planteamiento naturalista, entretejido con el discurso de imágenes y sonidos, la narración y los diálogos, rescatan las particularidades ofrecidas por el cuento y multiplican su aporte original. 3
  • 4. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 4 Zaña o el valor de la memoria Muchas veces, abordar un texto de manera lúdica, es la mejor manera de tomarlo con seriedad. Es lo que sucede con el montaje de Zaña que Paco nos ofreció con el Grupo de Arte Herencias de Chiclayo. Dos actores, que también danzan y tocan percusión y un músico polifacético, nos conectan con sucesos y momentos medulares de la historia de Zaña, una historia contada en rima, con la frescura del lenguaje juglaresco. Como decía Bertold Brecht, en la sociedad y en la Historia hay cosas anormales y perversas, que de tanto verlas nos crean costumbre, ya no nos sorprenden, y peor aún, nos llegan a parecer aceptables, como si estuvieran signadas por un destino inmutable cuyo origen se pierde en el tiempo. Esas cosas que afectan nuestras vidas personales y colectivas, aquí y ahora, tienen conexiones profundas con un pasado que siempre es saludable reconocer y volver a ver. El teatro es memoria y es un puente que nos ayuda a comprender los porqués del presente desde las raíces de la historia, nuestra historia, con sus fuerzas y complejidades. Pronto así se convirtió En importante ciudad A la par que sin piedad La injusticia sucedió La nobleza promovió Corrupción y esclavitud… Zaña nos habla de un pasado conocido, del encuentro conflictivo y al mismo tiempo enriquecedor entre lo indio, lo español y lo negro, un tema mil veces abordado, pero a la vez, mil veces más, irresuelto e inagotado en nuestro país. A través de este juego colectivo de memorias, el teatro nos provoca y nos invita a mirar más allá, a descubrir los hilos que perduran, las fuerzas que se entretejen y continúan su curso hasta nuestros días, un tiempo y un país “modernos” en los que seguimos encontrándonos con piratas y usureros, con clérigos infamantes y cabecillas inconfesables, como en la historia de Zaña, un país lleno de contrastes, donde lo esencial está aún por construir. El montaje de Zaña, con un gran potencial teatral que aún puede madurar, nos refresca la memoria colectiva, explora identidades y nos conduce por la Historia, de una manera rítmica y placentera, con el invalorable aporte de la cultura popular. 4
  • 5. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 5 EL PEZ DE ORO Adaptación del cuento de José A. Gonzáles Sandoval por Francisco Echeandía 5
  • 6. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 6 UNA VISIÓN REITERADA DE SU IDENTIDAD Los hechos transcurren en Pimentel, balneario y zona de pesca artesanal del Norte del Perú. Su varadero, en el que se emplazan parte de los pescadores, en la playa, al sur de la ciudad, es el mismo quizá de épocas inmemorables. Por eso está atiborrado de voces y movimientos que el tiempo no se puede llevar, detenidos al fin, después de porfiadas travesías en el oceano fabuloso. Los pimenteleños son de diversidad racial, pero los pescadores, quienes tienen marcada influencia en la vida de los otros, conservan mayormente la herencia Mochicas. Nadie en Pimentel – ni los residentes ocasionales – deja de vincularse con ellos obviamente De este contraste de caracteres e historias nace “El Pez de Oro” Meses después de publicar el cuento encontré un bote en la playa de Pimentel con el nombre “El Pez de Oro” – el que nunca había visto -, asombrándome en extremo su tangibilidad. Y cuando Francisco Echeandía, Raúl Durand, Ángelo Sandoval y Sofía Rebata integrantes del Laboratorio de Investigación Teatral, con sede en Lima, escenificaron la historia en el departamento de Lambayeque, me cautivó sobremanera la magia y la creatividad con que la interpretaron. Entonces ya no pude distinguir el grado de ficción comprometido con la realidad. José A. Gonzales Sandoval Pimentel, 22 de Enero de 2004 6
  • 7. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 7 REPARTO Angelo / Felizandro Periche Angelo Sandoval Sofía / Sully Rojas Sofía Rebata Raúl / Silvestre Moreno / Papá de Felizandro / Fernanda Urbina Raúl Durand DIRECCION Francisco Echeandía Cevallos La primera función fue en el “Buho Rojo” de Pueblo Libre el 24 de septiembre del 2003 7
  • 8. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 8 Los actores ingresan con una red de pescar y un petate (alfombra hecha de totora). Estos objetos serán utilizados de forma creativa, dándoles diferentes formas justificadas en cada momento durante toda la obra. Los actores hacer sonidos del mar miestras están parados sobre el petate y cubiertos con la red de pescar. ANGELO, SOFIA y RAUL Cuando Sully Rojas ordenaba lo que llevó de su casa, unos cuantos vestidos, un par de zapatos, una toalla, los que habían sido puestos apresuradamente en una caja de cartón. (Pausa). Halló un cuaderno con fotos, algunas de medio cuerpo, de amigos, con dedicatorias al reverso, otras en grupo en diferentes lugares de Pimentel, y otras de ella sola. Las rompió todas porque creyó ANGELO Molestarían al marido ANGELO, SOFIA y RAUL Menos la que le tomaron con Matilde Albújar al pie de un caballito de totora. Estaba en una casita frente al mar, con la que todavía no se familiarizaba. Era prácticamente el primer día allí RAUL Felizandro Periche se la había sacado en la noche. Para disimular, para alejar la sospecha de que se la había llevado, él se fue temprano donde sus padres. (Pausa). Ella aprovechó el tiempo para acondicionarlo todo, las cosas que habían cargado hasta allí ella y él ANGELO y RAUL Hacia el medio día, esperando la presencia de Felizandro, se tendió en la cama, y sintió otra presencia, su embarazo de tres meses. (Pausa). Después miró la fotografía blanco y negro RAUL En la que aparecía con Matilde 8
  • 9. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 9 ANGELO Estaba un tanto maltratada RAUL Y no se le ocurría el lugar ANGELO En que podía guardarla RAUL Como un recuerdo ANGELO De toda la vida RAUL Mientras tanto la dejó en el cuaderno ANGELO y RAUL Para ella esa foto tenía mucho valor, porque Matilde había sido una gran amiga RAUL Se vio en la mañana soleada de invierno en que fue a despedirla al tren de las siete para no saber más de ella. Significaba también la multiplicación de otros recuerdos, de experiencias que no quería olvidar, que le pedían ser conservados ANGELO y RAUL Se explicó que todas estas reflexiones venían porque había comenzado a conocer el miedo. (Pausa). Liquidar esa foto era acabar con todo lo de atrás. (Pausa). La concebía como un vago soporte de su futuro. Recogió los pedacitos de las otras, caídos por descuido en el suelo. (Pausa). Y los tiró al excusado RAUL Iba a divisar a Felizandro por las rendijas de la sala, en el espacio en que las cañas de la pared exterior tenían el barro desprendido, en el momento en que éste empujaba la puerta transportando una bolsa de papel con comida. Se abrazaron tiernamente, y ella, estrujándole los ojos, le 9
  • 10. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 10 hablaba de que los días pasaran pronto para que todo se resolviera Ángelo hace de Felizandro y Sofía de Sully FELIZANDRO La culpa, en todo caso, la tienen tus padres SULLY No los toques a ellos FELIZANDRO Tienes que darte cuenta de que si les hubiera caído bien, no estuviéramos en esta situación SULLY Mis padres son muy buenos FELIZANDRO Lo sé, lo sé. Siempre he sabido que don Ruperto y doña Ana son buenas personas SULLY Pero se trata de su hija… comprende FELIZANDRO Me pongo en su caso, no te preocupes SULLY Confío que en estos días se solucionará todo FELIZANDRO ¿Ni tu mamá estuvo de acuerdo? SULLY No sé qué decirte FELIZANDRO Tus padres no me quieren SULLY No digas eso, Felizandro. Ha habido problemas difíciles en mi casa en estos últimos tiempos 10
  • 11. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 11 FELIZANDRO No me quieren porque soy un cholo pescador SULLY Yo te quiero, son nuestras vidas, no las de ellos. (Pausa) No queremos discutir y estamos discutiendo FELIZANDRO Lo había olvidado. Pero tenemos que conversar lo nuestro SULLY No molestes a nuestros padres. Ellos ya han hecho mucho por nosotros. Sus problemas no deben envolvernos FELIZANDRO La verdad es que no tenemos a quien recurrir. Ni tú a tus padres ni yo a los míos. No contamos con ellos SULLY Solos tenemos que encontrar la salida FELIZANDRO Es así: tus padres no me quieren porque soy un pescador SULLY No lo veas de ese modo FELIZANDRO No podemos darle la espalda a la realidad SULLY También, entonces, tus padres no me quieren porque no soy como tu FELIZANDRO Lo que estoy pensando es en qué bote me embarcaré en estos días SULLY ¿Crees que tu papá no te admita? FELIZANDRO Que sepa que ya saqué mujer, me botará 11
  • 12. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 12 SULLY ¿Sin ningún miramiento? FELIZANDRO Sí SULLY Ya no deberías ir FELIZANDRO Voy por saber qué dice, por escucharlo. (Pausa) Y por saber que dice de ti SULLY Yo sé que no me lleva, que nunca me ha llevado desde que supo que era tu enamorada FELIZANDRO Me interesa oírlo, Sully. Si no pone obstáculos, habrá tranquilidad. Entonces sólo faltará hablar con tus padres SULLY ¿Qué dices de nosotros? ¿Ya nos comprendemos? FELIZANDRO Pienso que sí. Era necesario estar juntos SULLY No digas cosas feas FELIZANDRO ¿Cómo cuáles? ¿Lo de cholo? SULLY Sí, eso. No quiero volver a escucharlo FELIZANDRO No debe incomodarte. Es la verdad SULLY Estás equivocado. (Pausa) ¿Qué dirá tu mamá? 12
  • 13. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 13 FELIZANDRO No sé qué dirá. Mi papá es el que tiene que decir SULLY No me has dicho quién te hizo el almuerzo FELIZANDRO Lo compre en el mercado SULLY Yo no quiero quedarme sola FELIZANDRO Es cuestión de unas horas. Esta noche con seguridad conoceré el parecer de mi padre SULLY Bueno, Felizandro. Mañana no podemos seguir así FELIZANDRO Ya sabes: no discutir SULLY Como tú dices, tenemos que conversar lo nuestro, ¿no? (Pausa) FELIZANDRO Somos dos contra el mundo SULLY Un mundo rodeado de mar y de peces FELIZANDRO Es la vida de los pimenteleños. (Pausa) Saldremos adelante, Sully, te lo prometo SULLY Nuestro amor nace en la playa FELIZANDRO En la playa, en el puerto SULLY Con la mirada en el mar 13
  • 14. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 14 Juegan. SULLY Anda y ven FELIZANDRO Sí, voy y vengo SULLY No te vayas a poner con tu padre FELIZANDRO No, eso no SULLY No te entretengas tampoco FELIZANDRO Estoy seguro que hoy se arreglará todo SULLY ¿A nuestro favor? FELIZANDRO De eso no estoy seguro SULLY Ojala entienda FELIZANDRO Anda lava los platos. Regreso SULLY Me sentiría muy feliz si fuera a nuestro favor En cuenteros. ANGELO, SOFIA y RAUL Felizandro volvió a pescar en la embarcación de su padre cinco meses después RAUL Sully todas las mañanas iba a la playa a despedirlo y a ayudarlo 14
  • 15. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 15 SOFIA y RAUL Y todas las tardes, junto con sus familiares y amigos, estuvo en el mismo lugar de la partida esperándolo, repasando el horizonte hasta distinguir su aparición mientras compartía la charla RAUL Ella se acercaba a la orilla, antes de que la lancha diera su cabeceo último para plantarse en la arena, y se ponía al pié de él cuando pisaba tierra firme SOFIA y ANGELO No había abrazos ni besos en público ANGELO A él le bastaba sentirla a su lado SOFIA y ANGELO En esos días de duras faenas y organización en el nuevo hogar de los Periche. (Pausa). Una mañana SOFIA Cuando Sully se había retrasado un tanto y Felizandro ingresaba solo en la playa, Silvestre Moreno lo atajó con una conversación inesperada Raúl hace de Silvestre y Ángelo de Felizandro SILVESTRE La hiciste cambiar a la chinita FELIZANDRO ¿Cómo así? No te entiendo SILVESTRE Vamos. Te acompaño FELIZANDRO No. Prefiero que me lo expliques aquí SILVESTRE No quiero decirte nada malo FELIZANDRO ¿Entonces? 15
  • 16. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 16 SILVESTRE Sólo que antes a la Sully se le veía un poco pretenciosa FELIZANDRO ¿Qué tiene que ver ella en todo esto? SILVESTRE Antes por supuesto de comprometerse contigo FELIZANDRO ¿Te das cuenta de lo que estás hablando? SILVESTRE Está bien que la hayas hecho cambiar FELIZANDRO La vida es así SILVESTRE Te felicito, Felizandro FELIZANDRO Nos comprendemos SILVESTRE Te felicito nuevamente FELIZANDRO No sé por qué me hablas así, por qué te importa SILVESTRE No se imaginó que al meterse con un cholo su vida iba a ser distinta FELIZANDRO Mantén tu distancia Silvestre. Te estás propasando SILVESTRE Pensó que podría hacer otra persona de ti FELIZANDRO ¡No me busques, Silvestre! 16
  • 17. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 17 SILVESTRE Sus padres, al menos, querían algo diferente para ella FELIZANDRO Sólo escucho al amigo y no quiero pegarte, Silvestre SILVESTRE Justo porque eres mi amigo te digo todo esto FELIZANDRO No entiendo nada de lo que dices SILVESTRE Si quieres entenderlo, entiéndelo. Es cosa tuya. Yo tenía que decírtelo FELIZANDRO Te juro, Silvestre, que si sé que lo andas pregonando por la calle, te vas a lamentar En cuenteros SOFIA Sully lo interrumpió. (Pausa). Ella intuyó, por la mirada del marido, que algo malo había dicho Silvestre RAUL y SOFIA Caminaron hasta unos metros antes de la orilla. Allí, con otro tema, el que empezó con la llegada de Sully, continuaron los tres. Ella le alcanzó a Felizandro una canasta con comida, algunos utensilios y una chompa, y él, que esta vez no colaboró a empujar la lancha hacia el agua, se despidió en el momento de iniciarse la navegación ANGELO Silvestre permaneció al lado de Sully. Ella, cuando la nave ya se desplazaba dominando el oleaje, volteó, lo miró de pies a cabeza y, sin decir nada, se retiró. El la había pretendido un tiempo, declarándole su amor en un baile de un domingo de 17
  • 18. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 18 verano. A pesar de su persistencia, ella nunca le hizo caso RAUL y SOFIA Felizandro, superada la última ola rota, pensó en la conversación con Silvestre. Sabía que decía la verdad, aunque algunas expresiones lo alteraban; pero no sabía por qué tenía que meterse. Y esta actitud, con ejecutor a un amigo, lo confundió ANGELO, SOFIA y RAUL La lancha, con la vela al tope, se alejaba. El muelle, la playa, el malecón, eran todavía visibles en el puerto. Se cruzaron con una lancha que llevaba una cuadrilla de estibadores hacia el buque del fondeadero. Allí iba el padre de Sully, Ruperto Rojas, a quien le levantó la mano. La lancha se dirigía al lugar donde el día anterior lo llenaron de Suco SOFIA A poca distancia de la lancha de estibadores, le ganaron nuevamente su atención las palabras de Silvestre ANGELO Esta vez no pasó por alto la amistad de éste con Sully, la que venía del tiempo en que viajaban a estudiar a Chiclayo, ni su declaración de amor ni su condición de pretendiente fracasado SOFIA Como Felizandro no estudiaba, lo vio muchas tardes descender juntos del ómnibus, cuandoo regresaban del colegio. Pero no lograba dar con el propósito de lo que dijo. Su padre se acercó Raúl hace de papá y Ángelo de Felizandro PAPA Si las cosas siguen así, compraremos otra lancha 18
  • 19. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 19 FELIZANDRO Que tengas la plata, papá. Ahora sólo hay que ahorrar PAPA Así lo hago, hijo. La otra lancha es para ti. Quiero que tengas una vida independiente FELIZANDRO Trabajo contento contigo PAPA No hay como tener lo de uno, hijo Pausa FELIZANDRO ¿Qué dices de la Sully? Pausa PAPA Veo que te ayuda. Ya vas a tener un hijo. Yo seré abuelo FELIZANDRO ¿Tú la quieres? PAPA Ahora me lo preguntas FELIZANDRO ¿No la quieres? PAPA No entremos en el asunto que en la vida de todos tiene una dificultad FELIZANDRO ¿Sabes? Me gustaría que me dijeras tu pensamiento con mucha claridad PAPA ¿Cuándo no he sido claro contigo? FELIZANDRO No le tienes aprecio 19
  • 20. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 20 PAPA ¿Te ocurre algo con la Sully? FELIZANDRO Nos llevamos bien. Es una buena mujer PAPA ¿Por qué esa intranquilidad entonces? FELIZANDRO No hay ninguna intranquilidad. Quería escuchar si la estimas PAPA Lo que pasa es que ahora empiezas a ver la realidad FELIZANDRO ¿Qué realidad no vi? PAPA Es mejor que no volvamos a lo mismo FELIZANDRO ¿No la estimas? ¡Dímelo! PAPA Estás irritado, Felizandro. No es la forma de tratar con su padre FELIZANDRO Ya sé que no deseas que te hable de ella PAPA Yo te advertí de todo esto FELIZANDRO ¿Qué me dijiste? Que era una mujer que no me convenía PAPA ¿No es suficiente? En cuenteros SOFIA Fue una pesca amarga para Felizandro. Nunca se había sentido así en alta mar. 20
  • 21. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 21 (Pausa). Ansió estar en sus hogar (Recrea un parto y canta) ANGELO Y RAUL Al regreso, le avisaron que Sully había dado a luz ANGELO, SOFIA y RAUL Antes de bajar de la lancha, se lo anunciaron a gritos desde la playa. En casa encontró familiares de los dos. Ella descansaba RAUL El quiso alzar al hijo, que estaba al lado de la madre. No se lo permitieron ANGELO, SOFIA y RAUL Era un varoncito y todos decían que se parecía a él. La luz de la lámpara sólo dejaba ver imágenes deformadas en la habitación. (Pausa). Ella se despertó un momento después y lo cogió del antebrazo. Le refirió que había sentido los dolores apenas volvió de la playa. (Pausa). (En susurro). Hacia la medianoche se habían retirado todos, incluso la partera, quien había ido y retornado tres veces. Sólo quedó la mamá de ella, que se había encargado de los quehaceres. El no cabía en sí, y ya había salido a comprar lo que le indicaron para el cuidado de ella y de su hijo SOFIA Soñoliento, porque pasó la noche casi sin dormir, Felizandro se encaminó a la playa para ir de pesca Raúl hace de Papá y Ángelo de Felizandro PAPA (Abrazándolo) Buena hijo. Tenía que ser varón FELIZANDRO Gracias. El domingo te esperamos en casa 21
  • 22. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 22 PAPA No hay necesidad de que me lo digas. Estaba viendo en qué momento visitarlos. (A sus espaldas, ya en la travesía) Será como tú FELIZANDRO Será como yo, será también como tú PAPA Sólo que me hubiera gustado que fuera el hijo de la Paula. Su padre te hubiera regalado una lancha. Y ya tuvieras lo tuyo FELIZANDRO No sé, papá. Te noto que has cambiado PAPA También tú. Ni siquiera te has casado. Has comenzado a vivir desordenadamente FELIZANDRO No te entiendo PAPA He cambiado porque tú has cambiado FELIZANDRO Porque no quieres a la Sully PAPA Porque mi hijo no sigue el camino que le señalé FELIZANDRO Creo que muchas cosas difíciles encierran tus palabras PAPA No quieres aceptarlas FELIZANDRO ¿Me dejarás que continúe pescando contigo? PAPA Sé por qué lo preguntas. Si no te dejé un tiempo fue para que entendieras 22
  • 23. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 23 FELIZANDRO ¿Me dejarás? PAPA Sí, hijo, sí. Los problemas te los estás haciendo tú FELIZANDRO Te lo agradezco PAPA De todos modos yo te ayudaré para que tengas tu propia lancha FELIZANDRO Yo también puedo hacerlo PAPA Es muy caro. Partiendo de nada, te pasarías muchos años FELIZANDRO Empiezo a explicarme por qué hasta ahora no vas a mi casa PAPA Hoy iré En cuenteros SOFIA El tiempo transcurría sin que, pese al esfuerzo del padre, se pudiera comprar la nueva lancha RAUL y SOFIA El pequeño Felizandro creció en medio de las buenas relaciones de Sully y Felizandro. Pero a sus tres años fue testigo de graves disputas entre ellos. Los motivos eran diferentes, los que para ella eran más bien pretextos del marido. De los furores de él, ella se defendía con ardor, más cuando sintió que iba perdiendo terreno. Una noche, el prolongado silencio de él, no fue para ella señal de vuelta a la tranquilidad, sino el anuncio de peores enfrentamientos 23
  • 24. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 24 RAUL No se equivocó Ángelo hace de felizandro y sofía hace de sully FELIZANDRO ¿El Silvestre fue tu enamorado? SULLY No. Nunca lo fue. Hace tiempo que te conté que nunca lo fue FELIZANDRO ¿Recuerdas esa mañana que me atajó en la playa? SULLY Sí FELIZANDRO No sé por qué me dijo que yo te había hecho cambiar a ti SULLY No debiste escucharlo FELIZANDRO Pero lo escuché SULLY Yo tampoco sé por qué lo dijo FELIZANDRO ¿Pero estuvo contigo? SULLY Nunca. Me enamoró sí. Pero yo nunca le hice caso. ¿No entiendes? (Pausa) ¿Cómo a mí me han dicho que te han visto con la Paula? Y yo no me preocupo FELIZANDRO Debe preocuparte SULLY ¿Acaso es verdad? (Pausa) ¿Acaso es verdad? Si así fuera, tu padre ha influido mucho en esto 24
  • 25. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 25 En cuenteros RAUL El no obstante las avanzadas horas de la noche, salió sin decir nada. Ella se mantuvo en vela sin verlo regresar ANGELO En la mañana la rodearon con malas noticias. Su voluntad sólo fue quebrada en el momento en que Fernanda Urbina, su vecina, le contó que Felizandro ya vivía con Paula Raúl hace de fernanda y sofía de sully FERNANDA Sé donde la tiene SULLY ¿Qué puedo hacer, Fernanda? Nunca le he fallado al Felizandro FERNANDA Ha preferido a una chola como él. Hace tiempo que está con ella. ¿No te diste cuenta?... Y ya sabes que este domingo bendecirán a El Pez de Oro. La lancha que le ha comprado el papá de la Paula al Felizandro. Tú no sabes nada (Pausa) Yo te acompaño mañana. No tengas miedo SULLY ¿Crees que se haga un escándalo? FERNANDA Estás en todo tu derecho. Los que te conocemos estamos contigo En cuenteros. En susurro como chisme SOFIA Haz visto RAUL Toda ella, consiguió lo que esperaba SOFIA El hijo está grande. Ah… lo deja con el hijo 25
  • 26. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 26 ANGELO Calla. Chismosos SOFIA Sí ANGELO Chismosos Al público ANGELO, SOFIA y RAUL Y El Pez de Oro, una lancha nueva que se exhibía en la playa, esperaba que su dueño subiera RAUL Primero lo hicieron los padres de Paula y Felizandro, después ella ANGELO Finalmente él ANGELO y RAUL Les tomaron una foto. Los padres bajaron RAUL Felizandro y Paula permanecieron sobre la embarcación ANGELO y RAUL Les tomaron sólo a los dos una foto RAUL Sully reparó que mejor hubiera sido no haber ido RAUL y SOFIA Los que estaban alrededor, aunque no lo demostraban, estaban enterados de lo que acontecía. (Pausa). Ella dio media vuelta, tirando de la mano a su niño, a quien instintivamente en ningún momento había soltado. (Pausa). La seguía Fernanda, hablándole. Cayó nuevamente en el ensimismamiento, y, nuevamente también, dejó de escuchar a su vecina. Le vino a la mente Matilde Albújar, quien le había 26
  • 27. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 27 rogado para ir juntas a Lima. Ahora entendió… SOFIA … que para recordarle eso… RAUL y SOFIA … Había guardado la foto RAUL Nunca el regreso por el mismo camino de infinidad de mañanas y tardes fue tan largo. Sus pensamientos buscaban un cauce para discurrir. Cuando Felizandro se la sacó de la casa de sus padres, ella, a sus dieciséis años, experimento un cambio notable. Fue el segundo sentimiento de esa espacie. El primero lo percibió cuando acompaño a Matilde hasta la estación, la mañana soleada de invierno, en la que el tren de siete se la llevó de Pimentel. (Pausa). Lo que no podía precisar era el sentido que estos cambios le daban a su vida. FIN 27
  • 28. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 28 ZAÑA 1720 Creación Colectiva 28
  • 29. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 29 TEXTO Décima inicial Rubén Villegas Guanilo Décimas y canto festejo Iván Santa María Saavedra Diálogos de escena: Padre - hijo, Davis - Hopkins y Z – X Sara Joffré REPARTO Rubén, Indio, Negro, Padre, Hopkins y Zeta Rubén Villegas Paco, Sacerdote, Hijo, Pirata Davis y equis Francisco Echeandía Músico Iván Santa María Saavedra DIRECCION Francisco Echeandía Cevallos Pre-estrenada el 26 de marzo del 2007 en la “Casa Montjoy” de Lambayeque 29
  • 30. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 30 A un costado del escenario sobre una alfombra hay instrumentos musicales étnicos y afros. Entra Rubén con un cajón, se sienta sobre este. RUBEN En andar de trota mundo Conocimos a un viejito Que nos dijo muy quedito Quiero que cuente al mundo Hasta el rio más profundo Lo que en mi pueblo pasó Todo lo que aconteció En el norte del Perú Con verdad y exactitud Digan que así sucedió Rubén toca el cajón y llama a Iván, que estra con una guitarra y a Paco. Cantan a ritmo de festejo A lundero le da A lundero le da Oh Zaña como te quiero Tú me das la libertad Yo te quiero con el alma Yo te quiero de verdad A lundero le da A lundero le da… Iván va donde están los instrumentos. Rubén y Paco al público. RUBEN y PACO Érase una vez un valle Con una tierra muy buena Donde se mostró serena Con sus frutos en detalle. No hubo nada que avasalle Su cultura en producción Siempre estando en comunión En las faldas de aquel cerro El “Corbacho” como un perro Le brindaba protección RUBEN y PACO Pero de pronto un sonido. RUBEN Aquel valle retumbó PACO De la nada apareció 30
  • 31. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 31 RUBEN Quienes no eran bienvenidos. PACO Eran peludos tupidos RUBEN y PACO Bien cubiertos de armaduras De extraña cabalgadura PACO Eran los conquistadores RUBEN Que a la ley de ser invasores RUBEN y PACO Impusieron su locura. PACO En el valle establecieron, Nuevas normas nuevas leyes RUBEN Con truhanes y virreyes Y patrones que trajeron. RUBEN y PACO Y dueños así se hicieron De los campos de las flores. Nuestros frutos con dolores Paso a ser su propiedad. Y de Zaña la ciudad Santiago de Miraflores. RUBEN Pronto así se convirtió En importante ciudad A la par que sin piedad La injusticia sucedió PACO La nobleza promovió Corrupción y esclavitud, RUBEN Pecando por su actitud El clero se pronunciaba, RUBEN y PACO Y así triste excomulgaba A Zaña su ingratitud. RUBEN y PACO Pero el negro el su inquietud No tanto se lo creía A pesar que le decían Que era por bailar Lundú RUBEN Así la Kimba Bantú Se mantuvo por la historia RUBEN y PACO La Zaña canto su gloria Para ser eternamente Lo que evoca aquí mi mente Y disfruta mi memoria. Musica pre inca. Sale paco, le tira la vincha a ruben que se ha quedado en el centro del escenario. Entra paco con una canasta con maiz y una olla. Deja la olla frente al ruben que se va transformando en el indio. Paco recibe los zapatos y sale. El indio mientras desgrana el maiz. INDIO De mi tierra yunga soy Donde el sol bien resplandece Pero no me pertenece 31
  • 32. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 32 A donde quiera que voy Me la quitan y la doy A estas fuerzas invasoras Mi gente por mas que implora Por la injusta esclavitud Solo ven una inquietud De un indígena que llora Y por mas que me empecino No cambia mi realidad No soy dueño es la verdad Ni lo soy de mi destino. Tan pesado es mi camino Que mi desgracia se agranda Ahora a todos se nos manda Al otro lado del río Mi tierra queda al vacío Nos llevan a “La otra banda” El trabajo mas el fruto Se acompaña a nuestro son Para dárselo al patrón Ahora pagamos tributo. Bajo ley y resoluto Están todos mis hermanos A la pesca muy temprano Y otros van para la hacienda A otros se les encomienda A la tierra con sus manos Ante cruel explotación No se conoce la calma Una tristeza en el alma Me apuñala el corazón. La injusta alimentación Mis hermanos van sufriendo Poco a poco así estoy viendo Que vivir un nuevo día Se convierte en agonía Para terminar muriendo El indio se acerca a primer plano, hace una ofrenda de comida al sol, se arrodilla. Entra paco como sacerdote con una cruz. Ivan hace la sonoplasta de inglesia. El indio no sabe que es la cruz. El sacerdote lo hace poner en actitud de rezo. El indio se acerca a la cruz. El sacerdote lo coge de la espalda y lo fuerza a ponerse en actitud de rezo. El sacerdote reza. El indio coge la cruz y en actitud de procesion. INDIO A la par con el patrón 32
  • 33. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 33 Nos llegó una cruz y un cristo También un diablo muy listo Que enfrentaba una oración. Supe que es excomunión Y un infierno con desdén Más si me portaba bien Ganaría un paraíso Que no sé ni quien lo hizo Dicen que se llama Edén Siguen en actitud de procesion. Vuelven a congelar Ven arrodíllate negro Y apréndete esta oración Ya no cantes tu canción Que tus dioses no celebro; Indio que entre en tu cerebro Y póstrate ante la cruz Niégale al sol esa luz Y no adores esa luna; Indio y negro solo una Creencia para Jesús Como si fueran a salir del escenario congelan cuando termina de sonar la campana. Paco se lleva la cruz. Ruben recoge lo que se quedo en el escenario. Ivan toca musica negra. Paco coloca las cadenas, un palo y una mascara de negro en primer plano a la izquierda del público. Rubén entra, se coloca en el mismo lugar donde estan los objetos. Se pone las cadenas, se pone la mascara, coge el palo. El negro en actitud de trabajar la tierra NEGRO Como pobres animales Conviviendo con la ratas Hacinados en barracas Nauseabundas y fecales. Son tantas cosas fatales Que soportan mis hermanos Que ya casi los gusanos Muestran cruel atrevimiento Así es nuestro sufrimiento Por los blancos inhumanos. Y si mi patrón me encuentra Intentando yo escribir O algún libro descubrir El lo toma como afrenta Y todo su odio concentra En certeros latigazos. Y después al cepo paso 33
  • 34. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 34 Mas si me atrevo a tocar. La guitarra sin dudar Sin piedad me corta el brazo Creo maldición será El que tenga este color Pues mi sangre y mi sudor Con mi lágrima aquí están Ya no tengo libertad Mis hijos y mi mujer Los vi desaparecer Para aumentar mi sufrir Nuestro destino es tan vil Mi dios solo a de saber. Entra paco como hijo del patron, con un latigo, mientras el negro trabaja la tierra, el hijo del patron lo golpea con el latigo. El negro despues de ver varias reacciones de dolor sale disimuladamente. Aquí el hijo del patron se queda solo haciendo como que golpea al negro. Entra ruben como el padre patron PADRE En nombre de Dios detente HIJO Padre este esclavo me ha faltado PADRE ¿Qué ha hecho? HIJO Mis órdenes ha olvidado PADRE Se comprensivo hijo, déjalo ir y que vea tu piedad y tu cordura... pero adviértele, otro error y del cepo no se salva HIJO Padre los estás acostumbrando muy mal son ociosos, pillos... PADRE Cuida tu boca hijo mío... sé muy bien que son todo eso y más. Pero atención que se han muerto cinco porque tu hermano pretende que trabajen y no coman, y no duerman... y tienes que comprender que no hay bestia que eso aguante 34
  • 35. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 35 HIJO ¿Ah, entonces... ? PADRE Claro un poco de caridad nos hará provecho a todos, y así estos tristes me adorarán y rendirán mucho más. El hijo mira maravillado al padre. PADRE Quédate un momento, justo venía a buscarte para que digas qué ha sido todo aquello que me fueron a informar que encontraste a un esclavo intentando leer? HIJO Así fue Padre PADRE Y qué hiciste con ese insolente...ah los muy bestias...qué van a poder leer (Ríe) HIJO No te preocupes padre que ya lo vendí PADRE !Caramba, espero que hayas pedido un buen precio! HIJO ¡Querìa salir de èl! PADRE Pues hubieses hecho de la necesidad virtud HIJO ¿Qué dice usted padre? PADRE ¡Ah, la juventud! Eso quiere decir que lo deberìas ofrecer por su defecto... HIJO ¿Cómo? 35
  • 36. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 36 PADRE (Riendo a carcajadas mientras el hijo lo mira perplejo. Pequeña pausa) Claro pues imagínate decías: (Como un pregonero de feria) ¡Aquí señores mìos tengo para ofrecerles algo que jamás ni ustedes ni yo hubiésemos podido imaginar siquiera (cambiando a tono confidencial) Los miras a todos los que se hayan acercado a los ojos y con gran misterio a uno por uno les afirmas (cambiando a gritos) Pues que este esclavo es el màs inteligente de cuántos se puedan encontrar...¿sabe Ud por qué? Y ud? Y ud. (Hace el juego con varios imaginando que hay una gran ronda) Pues el gran misterio es que por las barbas de San Camilo un viejecito monje franciscano este hombre ya casi sabe... (Hace como que la ronda lo persigue entusiasmada por conocer el secreto) Este esclavo casi sabe (Pausa mientras traga aire y se da importancia) Mis queridos señores este esclavo fue criado por unos franciscanos (Igual a lo anterior) ¿Y casi sabe? (Cambiando al tono para hablar con el hijo) Aquí ya están todos locos por saber qué tiene para vender y tú con más fuerza y convencimiento sigues. Pues que casi sabe leer... (Cambiando al tono para hablar con el hijo) Y allí verás tú la que se arma, eso es sacar de necesidad virtud, muchos perezosos que no saben leer siendo hidalgos españoles querrán tener un ganapan que además les informe de cualquier papel escrito que caiga por allí... HIJO ¿Lo cree Ud así padre? PADRE No lo creo, estoy seguro, y nunca juzgues a los demás sólo a partir de tí. Hay de todo en este mundo y bobos no han de faltar...además ahora que lo pienso si tú no supieras leer...de repente hasta yo... ¿Pero tú sabes verdad? HIJO (Inseguro y con temor) Sí, sí padre 36
  • 37. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 37 PADRE Entonces, bueno pero no te olvides que todo se puede manipular Se hace oscuro total. Paco como si fuera un poblador advirtiendo al pueblo dice ¡Pueblo de Zaña, misericordia de Dios pidamos, ha llegado el Pirata Davis y con sus cañones acaba la ciudad! Iván hace sonidos de estruendo, de cañonazos, gritos. Paco como si fuera un poblador dice ¡Pueblo que tranquilo duermes, despierta que mientras duermes plácidamente los piratas te arrebatan tu ciudad! Más efectos sonoros.pausa en silencio. Se enciende la luz.entra paco que hace del pirata davis con una espada en una mano y muy divertido lo sigue rubén que hace de su lugarteniente hopkins. Los piratas se miran, sacan sus espadas y hacen un juego de esgrima. Terminan DAVIS ¡Ah, qué negros tan divertidos! (Suelta la carcajada) Una veradera lástima mi querido Hopkins que haya que diezmarlos para vernos libres de sus absurdos patrones HOPKINS Y son fieles de asco señor DAVIS ¡Y con lo que saben de divertirse qué bien estarían en nuestras naves. ¿Te imaginas cómo sería entrar a asaltar las ciudades al son de sus músicas y movimientos! HOPKINS Esta gente sabe divertirse...pero... DAVIS Bueno, no queda otro remedio que matarlos...pero durante estos siete días de saqueo y diversión mucho nos han servido para cargar los galeones de oro, plata y millones de pesos... 37
  • 38. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 38 HOPKINS Pero veo yo señor que hay un problema mayor... DAVIS ¿Cuál? HOPKINS La niña DAVIS ¿Qué niña? HOPKINS Entiendo que con tantas mujeres como hay a disposición, el recuerdo de una en especial, no es fácil DAVIS ¿De qué hablas? HOPKINS De doña Mencia, la prometida de Don Juan de Salazar DAVIS ¡Ah, sí, bueno el padre ya pagó los 50 mils pesos de plata ahora a devolverla HOPKINS Ese es el problema señor DAVIS ¿Problema? ¡La devolvemos y ya, cuanto más pronto mejor¡ HOPKINS ¿Es que ella acaso quiere aceptar su retorno? DAVIS ¿Aceptar? Tiene que irse y no se diga más, no quiero entrar en nuevas complicaciones HOPKINS Convencer a una mujer enamorada... 38
  • 39. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 39 DAVIS ¡Bah, tonterías HOPKINS Tal vez sería bueno... DAVIS ¿Qué? HOPKINS Que ese encargo lo tome Ud., en persona. DAVIS ¿Cómo te atreves? HOPKINS Es que tal vez si la orden partiera directamente... DAVIS ¡Tú te encargas de ese compromiso! HOPKINS ¡Señor! DAVIS Nosotros en esta ciudad ya no tenemos por qué quedarnos más, nos han pagado sumisamente su tributo...lo que no podemos llevarnos lo quemaremos...dile eso a Mencia...sus padres o al fuego...de los pobladores sólo llevemos a unas cuantas entendidas... HOPKINS ¡Señor Mencia...es una mujer enamorada! DAVIS Entiende. Por eso mismo no quiero volver a verla...estoy yo para amor...embárcate unas cuantas mujerzuelas y este asunto se acabó Congelan se sacan los pañuelos de la cabeza. Ruben y paco hacia el publico dicen RUBEN Fueron 50,000 pesos Que Davis pidió en rescate 39
  • 40. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 40 A la par que de remate A Mencia le robó un beso Y así Zaña estuvo preso De este ambicioso pirata Que el miedo y terror desata Cuando la ciudad invadió Dicen que así se llevo Todito el oro y la plata PACO Al sonar del María Angola Sale corriendo la gente Un exilio esta presente Fuga la gente española Va quedándose muy sola De nobles curas y pillos Unos van para Trujillo Lambayeque y Ferreñafe Va dejando este linaje Sus haciendas y castillos A pesar de la desgracia La ciudad tuvo apogeo Aunque casi no la veo Segura su aristocracia Pues sienten que ni la gracia Del señor los acompaña La muerte con su guadaña Ha cobrado muchas vidas Pocas familias heridas Se atreven quedar en Zaña RUBEN Un divino protector Fue del indio y del esclavo Defendiendo como bravo Los mandatos del señor Entregó todo su amor Siendo humano y generoso Es mi santo bondadoso Toribio de Mogrovejo Cerca de mi y a lo lejos Fue mi santo milagroso Mi patrón Santo Toribio Santo que a Zaña proteges Que la luz nunca se aleje De tu corazón muy tibio Alivia nuestro martirio Y no permitas jamás Que este río muy voraz 40
  • 41. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 41 Arrase con nuestra gente Te lo pido dulcemente Que en Zaña reine la paz PACO También fue bien conocida La famosa monja Alférez Que por darse los placeres Cuestionada fue su vida Fue española decidida Pues era de armas tomar La hizo también de juglar Puso palabra en empeño A tres novias quito el sueño No llegando hacia el altar RUBEN Treinta y cuatro años pasaron Y así con tantas desgracias A Zaña con suspicacia Poco a poco así acabaron Parece que así lograron De su importante ciudad Perder tanta majestad Que injusto fue su dolor Una desgracia mayor Vendría con mezquindad IVAN A unos 51 kilómetros al sureste de Chiclayo, el viajero encuentra con sorpresa, semihundidos entre la arena, los restos de recios muros, columnas, arcos, bóvedas y galerías de los que evidentemente fueron en el pasado importantes templos, conventos y casonas coloniales...” Apagon. Se escucha el sonido del palo de lluvia y entran ruben y paco ahora como dos señores, cada uno con un candelabro prendido. Esta escena va en crescendo EQUIS Bueno, creí que la lluvia pararía ZETA Más parece que va en aumento Pausa angustiosa 41
  • 42. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 42 EQUIS Bueno nuestra casa... ZETA Es grande y... EQUIS Fuerte... ZETA Mira Como si miraran afuera por las ventanas EQUIS Va el torrente como un río Se oye un trueno ZETA Es el Zaña... EQUIS Se desbordó Van perdiendo serenidad y miran como locos a todas partes mientras la lluvia y los ruidos de maderos que caen, crujidos aumentan ZETA Pasan las ramas de los árboles como pajitas arrastradas por el agua... EQUIS ¡Mira allá este es el diluvio universal. ZETA ¡Es el tejado de los Méndez! Se apagan las velas ambos gritan ZETA y EQUIS ¡Corramos! En la oscuridad aumenta el ruido del agua gritos confusos y desesperados. Estruendo de la casa que se viene abajo. “Zeta” que se ha quedado en platea dice al público 42
  • 43. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 43 ZETA ¡Pero el río, no tuvo piedad de nadie...muchos huyeron, pero la ciudad destruida se quedó y nadie, nadie, aunque no me lo crean… pueden ir a verlo, nadie la reconstruyó. A oscuras, los tres hacen sonidos y gritos de desesperacion. En susurro proyectado se escucha este canto de tradicion (d.r.) IVAN Hablan los negros del Congo RUBEN Contestan los de Tumán PACO Los de Salamanca dicen RUBEN, IVAN y PACO En Zaña como estarán Alundurundurun durunda RUBEN De onde vienes vienes De onde vienes hora RUBEN, IVAN y PACO Yo vengo de la laguna De segar totora De segarte ahora Alundurundurun durunda Se enciende la luz y aparece en el centro ivan el musico tocando un checo. Hace un solo musical. Se acercan ruben y paco, cada uno con un checo. Sin romper la musica se incorporan en el toque de los checos a coro. 43
  • 44. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 44 Terminan de tocar, se ponen de pie. IVAN De africano recuteco Vino el golpe e’ tierra al vuelo PACO Como hicieron tus abuelos Zañero toca ese checo RUBEN y si bailo yo no peco Un tondero y un lundú RUBEN, IVAN y PACO Porque gozo como tú Pues zañero lo heredaste Con tus décimas quedaste Como orgullo del Perú FIN 44
  • 45. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 45 LOS MITOS DE SIPAN Creación Colectiva 45
  • 46. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 46 TEATRO, VÍNCULO COHESIONADOR En el 2006 participé, como parte de un equipo multidisciplinario, en un proyecto de desarrollo social en las comunidades de Huaca Rajada y Sipán; la amplitud del proyecto era tal, que involucraba temas de diversa índole, desde infraestructura turística hasta capacitación de los pobladores en diversas actividades productivas. Uno de los principales retos del proyecto era rescatar la Identidad Cultural de los pobladores de Huaca Rajada y Sipán, pues es sabido que esta funciona como elemento cohesionador dentro de un grupo social y que es la base para que los individuos que lo forman puedan desarrollar su sentimiento de pertenencia. Una vez en la brega, pensamos que el principal reto sería encontrar dentro de estas comunidades grupos muy variados de gente que hicieran que la diversidad interior sea aún más rica de lo calculado, pues vimos que respondían -no solo al proyecto- de manera muy distinta a diferentes estímulos y motivaciones; en el camino, nos dimos cuenta que el reto en realidad fue constatar que no existía un comportamiento homogéneo en una comunidad tan pequeña. Los pobladores nos manifestaron su interés de ser partícipes del desarrollo, turístico, económico y social de su comunidad, pero sin perder su identidad como pueblo, lo que nos llevó a deducir que se sentían herederos del legado cultural que los antiguos Mochicas dejaron en este “valle Moche” ubicado en tierras lambayecanas. Sin embargo, descubrimos que no existía un sentimiento arraigado de pertenencia que los vinculara con su “origen mochica” pues Sipán y Huaca Rajada son centros poblados “modernos” habitados por gente de diversos orígenes. Entonces, ¿existía un vínculo cohesionador?, ¿valoraban su pasado e identidad?, ¿se sentían orgullosos de descender de una cultura tan maravillosa? La respuesta siempre fue “sí”, pero un “sí” siempre complejo, debilitado por el desconocimiento de sus orígenes y por la pluriculturalidad de sus miembros. Es en este punto de discusión, cuando Paco sugiere fortalecer esta identidad y crear el “vínculo cohesionador” con un sentimiento moderno pero común a todos los pobladores de ambas comunidades… “No somos el único poblado del norte del Perú herederos de la cultura Moche, pero sí exclusivos depositarios de la magnificencia y majestuosidad del único gobernante y guerrero del antiguo Perú, somos los dueños y herederos del Señor de Sipán”. La perspectiva de Paco y su equipo es que la identidad cultural no es algo que siempre se hereda, sino algo que se construye, es dinámica, maleable y se fortalece. 46
  • 47. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 47 Durante nuestra convivencia con la comunidad, los pobladores compartían, por las noches, con nosotros sus historias y experiencias vinculados con la “huaca” a raíz del gran hallazgo arqueológico, que data hace poco más de 20 años, estas historias con el tiempo se volvieron mitos, algunos pobladores manifiestan que son reales y sucedieron; otros que no; pero todos las consideran como suyas y generan un vínculo cohesionador; es así que producto de una creación colectiva dirigida por Paco se rescatan los modernos “Mitos de Sipán”, un compendio entre las creencias y los relatos de los más viejos del pueblo, enriquecidos con la mixtura que sólo nuestra diversidad y orígenes pueden otorgar y que hoy tengo el gusto de presentarles. Jorge Frías Vassallo 47
  • 48. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 48 DIALOGOS Sara Joffré REPARTO Lorena Lorena Silva Silva Sara Sara Patricia Cachay Ramos Jorge Jorge Arrascue Mendoza Patty Patricia Zeña Paz Zanquero Gentila Gustavo Willis Roman Zanquero Pato 1 Raysza Alvarado Perez Zanquero Pato 2 Yhersson Alvarado Perez Zanquero Pato 3 Nora Perez Alvarado DIRECCION Francisco Echeandía Cevallos Los Mitos de Sipan fue presentado el 19 de agosto del 2007 en la comunidad de Huaca Rajada – Sipan 48
  • 49. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 49 ESCENA I SARA ¡Lore, Lore apúrate (Silencio mientras sara espera respuesta, espera ansiosa) ¡Oye tengo una cosa muy importante que contarte... (Se rie porque la está engañando)... de Fernando LORENA (Sale secándose las manos)¡Ay oye, cómo gritas eso! ¿Qué te costaba entrar? SARA ¡Entrar? Ay no, no lo aguanto al pesado de tu hermano con sus bromitas...seguro que está ahí componiendo sus radios viejos... LORENA ¡Ay, le vas a hacer caso a ese sonso...¡ya cuéntame, cuéntame! SARA Te lo cuento por el camino... LORENA ¡Ay, no, no puedo salir (Le muestra las manos húmedas) estaba lavando no ves...? No puedo acompañarte... SARA ¡Ay, no seas malita, tengo que ir por un encargo de mi mamá...y hay que cruzar la huaca! LORENA ¡Ya cuenta primero! SARA ¡Ya, acompáñame tú! (Lo convierten en un juego con risas) LORENA ¡Mentirosota! SARA ¡Miren quién habla! 49
  • 50. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 50 LORENA ¡Pesada eres no?...bien que tienes miedo de ir solita por la huaca... SARA ¡Ay, y tú que valiente eres no? LORENA ¡Más que tú claro! SARA ¡Fíjate ah, ni más te acompaño yo tampoco...! LORENA ¡Ya pues voy, pero cuéntame lo de Fernando! SARA ¡En el camino pues! LORENA ¡Ya ves cómo eres¡ SARA ¡Ay y tú eres muy buena no? LORENA ¡Más que tú, claro! SARA ¡Entonces ven conmigo y no fastidies! LORENA ¡Entonces cuéntame! SARA (Riéndose pícara) ¡Es que no tengo nada que contar, ja ja LORENA Encima mentirosota SARA (Rogando) Ya pues, Lore, no seas malita...con tu amiguita Sarita vas a ser así? Anda pues, ya sabes que tengo miedo de pasar sola por la huaca anda pe´ 50
  • 51. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 51 LORENA ¡Ay Sara, qué pesada eres, ni me he peinado... SARA Vamos manita... sé buena con tu amiga del alma... LORENA (Vencida) ¡Ya dejo mi trapo y le aviso a mi hermano que ya vengo...(Hace lo dicho muy rápidamente y regresa) Pero cómo otro día me vengas con mentiras... (Empiezan a caminar saliendo) SARA (Riendo) ¡Ya pues Lorenita...(Salen hablando) ESCENA II Un grupo de gente coloca plantas del maíz. Aparición misteriosa de la Gentila, que casi en una danza se roba los choclos en sus pancas. ESCENA III Sara y lorena entran caminando y jorge las alcanza JORGE ¡Pucha! Que si ustedes caminan rápido, las he estado llamando desde allá rriba, van corriendo... SARA ¡Casi... LORENA ¡Ay claro si esta le tiene miedo a cruzar la huaca! SARA Ustedes saben muy bien, que hay muchos cuentos de por aquí... JORGE ¡Habría que ver, cuentos son cuentos 51
  • 52. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 52 SARA ¡Bueno, pues yo me los creo, y no me gusta pasar sola ni despacio por la huaca...oyen? (Los cuatro se ponen en actitud de escuchar. Sólo sara parece oir. Y el público efectivamente escucha también a los músicos. Patty, jorge y lorena no oyen nada) PATTY ¿Por dónde oyes tú la música? SARA (Como en trance) ¡Por allá! LORENA (Casi enojada) ¡Ay, oye, tú si que eres... SARA ¡Es que dicen que hay quien tiene ojos de ver... LORENA Entonces que será que tú tienes orejotas para oír (Patty, Jorge y Lorena celebran el chiste. Sara sigue escuchando y ni les hace caso. Aquí el director dirá si efectivamente vemos y oímos a los músicos. Jorge para que sara no se moleste hace como que le cree) LORENA (Primer distanciamiento – al público) Así pasa pues que algunos dicen que han visto y otros nunca van a ver. Pero aquí en nuestras tierras de Zaña se conoce desde antiguo tres mitos bien repetidos. El primero es el de la señora Gentila, una dama que nadie sabe cómo ni cuando llegó. Pero su nombre ha quedado, Gentila y ¿ por qué la llamarían así?... Saben ustedes que en los tiempos de los tiempos “gentiles” eran llamados los caballeros más refinados y educados. Pero también, en la Biblia, “gentiles” eran los que no tenían la religión judía. Nosotros no sabemos por qué la llamaban Gentila, lo que sí se cuenta de ella es que le gustaba llevarse los choclos que estaban apuntando en los maizales. Que era muy, pero muy arrugadita... 52
  • 53. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 53 SARA ¿Pero que no escuchan nada, Lorena, Patty, Jorge? PATTY (Siguiéndole la cuerda a sara) ¡Ah, sí, si claro a ver díme de donde escuchas que viene la música! LORENA Es muy bonita y viene de allá... (Señala) SARA (Segundo distanciamiento - Al público) ¡Ah, claro no hay sólo el mito de la Gentila, que muchos aseguran haberla visto robándose los choclos de las cosechas... hay también el de los patos (Mira hacia el cielo) pero ese sucede sólo en noches de luna llena. Miren, antes de que ocurriera el saqueo de 1987, una pata muy galana, salía con sus patitos... ¿Y ustedes se preguntarán qué de raro tiene eso? ¿Verdad? Y es que estos patitos no eran patitos cualquiera... eran patitos ¡de oro! ¡y relucían con la lumbre que la luna enviaba desde el cielo, si señor! ¡Salían de la Pirámide grande, luego cruzaban hacia la Plataforma Funeraria, rodeándola, luego regresaban por donde habían venido y se guardaban otra vez en la Pirámide! (Aparecen los patos caminando. Sara se dirige a una persona como tomándole el pelo) ¡Perdón, perdón señor pero ni se le ocurra intentar moverse para llevarse uno o todos los patitos... usted tampoco señora... (Rie) Ah ya sintieron cómo que una fuerza extraña no los dejó moverse? Pues bien en aquel tiempo así decían que pasaba, y que luego los que habían intentado coger a los patitos se quedaban dormidos en el sitio... (Pausa) Y por eso muchos habían creído que se trataba de un sueño... ¿y por qué no verdad?... Pero... cuando, muchísimos años después los arqueólogos encontraron en la tumba del señor de Sipán... ¿Adivinan, entre todas esas maravillas de oro que allí descubrieron? ¿Qué había 53
  • 54. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 54 también? Sí junto a todos los tesoros y bellísima orfebrería... figuras de patos de oro que adornaban al señor de Moche... Y así quién sabe, el mito se mezcló con la realidad... y como me lo contaron se los cuento yo. LORENA (A Jorge como si el regresara de haber estado fuera) ¿Y, oye viste quiénes tocaban la música? JORGE ¿La música? SARA Sí ¿Quién tocaba la música que oí yo? JORGE ¡Ah, si, yo creo que venía por allá! LORENA Sí pues tú dijiste que ibas a fijarte ¿qué pasó? JORGE ¡Ah, si, si, este saben? PATTY, SARA Y LORENA (Enojadas) ¡NO! JORGE Que no quería dejarlas solitas sin mi protección... (Las chicas se rien y como que lo van a “apanar”) LORENA ¡Vamos, vamos pues los tres juntos a ver si encontramos a los músicos que Sarita (BURLONA) dice que escuchó... (Salen corriendo y jugando entre ellos. Por el lado opuesto al que ellos salen entra la gentila con su canasta donde lleva los choclos y mira muy misteriosa por aquí y por allá, va a decirnos algo cuando entra “el pueblo” - hombres y mujeres - la gentila reparte los choclos. Están en eso cuando se vuelve a oir a “los músicos” todos bailan en fin de fiesta. Los cuatro jóvenes regresan y en medio del baile y algarabía, jorge se escapa para decirnos) 54
  • 55. Francisco Echeandía TEATRO PARA LAMBAYEQUE página 55 JORGE (Al público) ¡Ay me estaba olvidando... la tercera historia es el mito de los músicos... y dice así... De los músicos se dice, que cuando cruzaban la huaca, no importa la hora que era, se escuchaba una banda y el sonido salía de adentro de la pirámide. Estos tres mitos: SARA La Gentila PATTY Los Patitos JORGE La Banda de Músicos LORENA Forman parte de la rica historia de nuestro pueblo y por eso es bueno conocerlos ¿verdad que el Perú es un cofre de tesoros?... Pues bien, por hoy… PATTY, SARA, LORENA y JORGE ¡Este cuento se acabó! Música de fin de fiesta. Todos rompen y bailan FIN 55