SlideShare una empresa de Scribd logo
Los últimos meses han sido muy du-
ros para Barbara Rey, pero por fin pue-
de decir que el futuro se le presenta
algo más prometedor. Este 2013 está
siendo uno de sus años más compli-
cados y es que, confiesa, estaba total-
mente ciega sobre los problemas de
drogadicción que padece su hija So-
fía, quien actualmente permanece in-
gresada por voluntad propia en un cen-
tro de desintoxicación de Barcelona.
Allí se está sometiendo en una terapia
que será larga y dura. El mal recuerdo
de quien fue su marido, el domador
Ángel Cristo, fallecido en 2010, ha es-
tado muy presente en toda esta pesa-
dilla de la que Bárbara comienza a des-
pertar.
«Lo he pasado muy mal, te juro que
no sabía lo que estaba ocurriendo –me
cuenta a través del teléfono–. Mi hija
tenía su propia vida y es verdad que
siempre la veía demasiado acelerada,
pero creía que era su manera de ser.
El trabajo, su situación sentimental...
En fin, yo suponía que eran problemas
normales, hasta que un día en que ha-
bía estado discutiendo con su expare-
ja Nagore me lo soltó de golpe y porra-
zo». Pese a esa primera confesión de
su adicción a las drogas, Sofía no dejó
de contradecirse ante su madre du-
rante un tiempo. «Hablábamos y ha-
blábamos, pero ella terminaba por ne-
garlo todo. Decía que lo suyo era un
consumo puntual. Y en realidad yo la
creía, aunque otras personas me ase-
guraban lo contrario. Hasta que por
fin ella misma me confesó toda la ver-
dad. Había intentado dejar sus adic-
ciones ella sola, hasta que asumió que
no podía. Por eso decidió ingresar en
un centro. Hasta ese momento se re-
sistía a reconocérmelo, porque era
consciente de mi rechazo a las drogas.
Y es que la drogas habían destrozado
mi matrimonio y a mi familia», relata
la actriz.
En ese momento, Bárbara, una mu-
jer fuerte que siempre ha tirado de los
suyos y se ha enfrentado a quien hi-
ciera falta, se vino abajo: «Durante se-
manas me pasaba el día metida en la
cama y comiendo. Engordé diez kilos,
no quería ver a nadie», recuerda.
Llamadas de cinco minutos
Hoy asegura que, tras el ingreso de So-
fía, las cosas son distintas. «Hablo con
mi hija por teléfono y compruebo que
está bien. Ya ha avanzado bastante en
su deshabituación. Al principio, sólo
podía hablar con ella cinco minutos a
la semana, ahora lo hago casi todos los
días. Lo último que me ha pedido son
recetas de cocina. Está contenta y muy
centrada», añade.
Para Bárbara Rey, esta es la única
buena noticia. El próximo mes de sep-
tiembre estrenará en el teatro Fernán
Gómez de Madrid la obra de Antonio
Gala «El hotelito», donde compartirá
cartel con las actrices Alejandra To-
rray, María Garralón, Elena Martí y
Bárbara Rey
«Las drogas han destrozado a mi familia»
Las adicciones de su hija
Sofía la han sumido en
una depresión de la que
trata de recuperarse
María Casal. «Ya es hora de que me
vean como actriz», explica. Hasta
entonces, trabaja como colabrado-
ra en el programa «Mujeres y hom-
bres y viceversa», de Telecinco, don-
de coincide con la exnovia de su hija.
«Nuestra relación es cordial y de
respeto. Si viera que hace sufrir a
Sofía, actuaría de otra manera», ase-
gura.
«Sé que le hago mucha falta a mis
hijos», afirma mientras recuerda
con dolor cómo fue su hijo Ángel
quien le avisó de que su hermana
estaba tomando droga con su pa-
dre, el fallecido Ángel Cristo, cuan-
do apenas era una adolescente.
Aquel episodio fue especialmente
doloroso para ella. «Fue horrible,
me hundí, pero entonces Sofía hizo
terapia y después acudió a un inter-
nado. Yo pensaba que desde enton-
ces todo estaba superado, pero aho-
ra he comprendido que el proble-
ma no había acabado», concluye.
BEATRIZ CORTÁZAR
Cuando la familia estaba unida
Bárbara y Ángel Cristo estuvieron casados ocho años (1980-1988),
tiempo en el que tuvieron dos hijos: Ángel y Sofía. Durante aquellos
años ella dejó su carrera como vedette para dedicarse al circo.
Nagore, la compañera de Sofía
Tras hablar en televisión sobre su homosexualidad, Sofía
encontró el amor en una exconcursante de «Gran Hermano».
Las adicciones de la hija de Bárbara las separaron.
2010, el declive
Ángel Cristo murió en 2010.
Aquel mismo año, Bárbara
perdía a su padre.
√Ignorancia
«Lo he pasado muy
mal. Juro que no sabía
nada sobre las
adicciones de Sofía,
hasta que ella confesó»
Aislada
«Cuando me di cuenta
del problema, me
hundí. He pasado
semanas metida en la
cama y comiendo»
FOTOS ABC
ANA LUISA ISLAS
BARCELONA
Durante muchos años, la especulación
hizo que la altura proyectada para los
edificios barceloneses en el Plan Cer-
dá se fuera por la borda. Los inmue-
bles del Eixample fueron ganando me-
tros hacia el cielo gracias al ático del
ático del ático. Hay laberintos impo-
sibles que nacieron en esos años. Re-
cientemente, la moda de las terrazas
hoteleras ha vuelto a modificar el
«skyline» de la ciudad. Y es que aho-
ra, ningún hotel se quiere que-
dar fuera de onda, no im-
porta si son nuevos o
viejos conocidos.
Esta semana, por
ejemplo, el Gallery
Hotel, que tiene más
de 20 años funcio-
nando en la calle
Rosselló, inauguró la
suya, bajo el nombre
de «The Top». «Antes
aquí había un cuarto de
máquinas, tardamos ocho
meses en la rehabilitación», expli-
ca Núria Verdaguer, la directora de
marketing y comunicación del hotel.
La modificación regala a Barcelona
una vista de los jardines del Palau Ro-
bert antes inédita, una piscina eleva-
da y una cocina muy fresca de pico-
teo y brochetas (de carne, pollo y ma-
riscos) a la parrilla.
El Hotel Majestic también renovó
su terraza este año y la abrió al públi-
co bajo el concepto de «La Dolce Vita».
Picoteo, cócteles, música y una vista
magnífica del Paseo de Gràcia ya no
son solamente un privilegio de los que
ahí se hospedan. La prohibición de fu-
mar en el interior ha alentado a mu-
chos otros a hacer las modificaciones
pertinentes para abrir restaurante, bar
o barra y piscina en los terrados.
Los hoteleros que han inaugurado
en los últimos años saben que el sitio
donde antes solo había antenas y chi-
meneas puede ser una mina de oro.
D.O., Bagués, Mercer, Royal Hotels
Paseo de Gràcia, Ohla, España, entre
otros, han incorporado espacios que
enriquecen el ocio de la ciu-
dad. Iniciativas como «A
vista d’Hotel» del gre-
mio de hoteleros, me-
jor conocida como la
semana de las terra-
zas, han impulsado
aún más la tenden-
cia. La pasada edi-
ción, la tercera, con-
vocó a más de 20.000
personas.
Eso sí, hay que decirlo,
aunque parezca que esta
moda es reciente, en realidad hace
varios años que los establecimientos
barceloneses las incorporaron a su
oferta, tanto lúdica como gastronómi-
ca. La Terraza del Claris, de hecho,
fue pionera hace 21 años cuando, con
motivo de las Olimpiadas, inauguró la
suya con una fiesta. En su azotea, el
Hotel Claris tiene su restaurante in-
signia, una piscina y salones privados.
Por otro lado, la terraza de 360 grados
del hotel Barceló Raval dio mucho de
qué hablar cuando se abrió en 2008, y
lo sigue haciendo gracias a sus espec-
taculares vistas y a su brunch de los
domingos con DJ en directo.
Aprovechar al máximo
A diferencia del resto, el Gallery deci-
dió reservar un espacio de su terrado
para eventos particulares, con capa-
cidad para 120 personas. «Queremos
que, a pesar de que haya una fiesta, los
huéspedes y público en general pue-
dan subir a la terraza,al no tener que
cancelarla por actos privados», expli-
ca Verdaguer. El terreno ganado es po-
sitivo, pero también es reducido.
Además, en verano, la demanda de
terrazas supera la oferta. Los hotele-
ros lo saben. A pesar de que un hotel
pueda tener muchas habitaciones a lo
largo de sus pisos, el techo es lo que es
y no puede ampliarse más; a menos,
claro, que se realicen obras laberínti-
cas, como en la segunda mitad del si-
glo XX. Quizás en unos años, cuando
ya no haya hacia dónde expanderse,
los hoteles comenzarán a mirar hacia
el sótano. De hecho, ya el Banys Orien-
tals de la calle Argenteria canceló sus
planes de abrir un SPA en sus cata-
cumbas al encontrar restos romanos.
El problema del subsuelo barcelonés,
a diferencia de sus cielos, es que ya
está bastante saturado desde hace va-
rios siglos.
En Barcelona los hoteles
apuntan hacia lo más alto
Los establecimientos
turísticos incorporan
terrazas para ampliar su
oferta lúdica y culinaria
C. OCHOA DE LA PEÑA, GREMI D’HOTELS
La terraza del Barceló Raval es famosa por sus vistas espectaculares de la ciudad
GRAN
ÉXITO
La última edición
de la semana de las
terrazas de los hoteles
de Barcelona, «A Vista
d’Hotel» convocó a
más de 20.000
asistentes
ABC SÁBADO, 13 DE JULIO DE 2013
GENTESTILO 79abc.es/estilo
SÁBADO, 13 DE JULIO DE 2013 ABC
78 GENTESTILO abc.es/estilo

Más contenido relacionado

Más de Ana Luisa Islas

Restaurantes para celebrar en Barcelona
Restaurantes para celebrar en BarcelonaRestaurantes para celebrar en Barcelona
Restaurantes para celebrar en Barcelona
Ana Luisa Islas
 
Previsiones gastronómicas para el 2018
Previsiones gastronómicas para el 2018Previsiones gastronómicas para el 2018
Previsiones gastronómicas para el 2018
Ana Luisa Islas
 
Lo mejor de la gastronomía en Barcelona en 2017
Lo mejor de la gastronomía en Barcelona en 2017Lo mejor de la gastronomía en Barcelona en 2017
Lo mejor de la gastronomía en Barcelona en 2017
Ana Luisa Islas
 
Little Steven en Barcelona
Little Steven en BarcelonaLittle Steven en Barcelona
Little Steven en Barcelona
Ana Luisa Islas
 
Guía Michelin: Las estrellas son generosas con Barcelona
Guía Michelin: Las estrellas son generosas con BarcelonaGuía Michelin: Las estrellas son generosas con Barcelona
Guía Michelin: Las estrellas son generosas con Barcelona
Ana Luisa Islas
 
Olimpiadas Barcelona 92: Barcelona se abrió al mar y a las cocinas del mundo
Olimpiadas Barcelona 92: Barcelona se abrió al mar y a las cocinas del mundoOlimpiadas Barcelona 92: Barcelona se abrió al mar y a las cocinas del mundo
Olimpiadas Barcelona 92: Barcelona se abrió al mar y a las cocinas del mundo
Ana Luisa Islas
 
José Andrés, nuestra profesión es más que darle de comer a unos pocos.
José Andrés, nuestra profesión es más que darle de comer a unos pocos. José Andrés, nuestra profesión es más que darle de comer a unos pocos.
José Andrés, nuestra profesión es más que darle de comer a unos pocos.
Ana Luisa Islas
 
Flobox, la tarifa plana llega a las florerías
Flobox, la tarifa plana llega a las floreríasFlobox, la tarifa plana llega a las florerías
Flobox, la tarifa plana llega a las florerías
Ana Luisa Islas
 
Carmen Aristegui: Nadie quiere ver la guerra en México pero ahí está.
Carmen Aristegui: Nadie quiere ver la guerra en México pero ahí está.Carmen Aristegui: Nadie quiere ver la guerra en México pero ahí está.
Carmen Aristegui: Nadie quiere ver la guerra en México pero ahí está.
Ana Luisa Islas
 
Novedades de verano en Barcelona
Novedades de verano en BarcelonaNovedades de verano en Barcelona
Novedades de verano en Barcelona
Ana Luisa Islas
 
Los Adrià y José Andrés preparan apertura en Nueva York
Los Adrià y José Andrés preparan apertura en Nueva YorkLos Adrià y José Andrés preparan apertura en Nueva York
Los Adrià y José Andrés preparan apertura en Nueva York
Ana Luisa Islas
 
MSC MERAVIGLIA: Lo último en el mar
MSC MERAVIGLIA: Lo último en el marMSC MERAVIGLIA: Lo último en el mar
MSC MERAVIGLIA: Lo último en el mar
Ana Luisa Islas
 
Invasión gastro en barcelona
Invasión gastro en barcelonaInvasión gastro en barcelona
Invasión gastro en barcelona
Ana Luisa Islas
 
Food & Books: De los fogones a las páginas
Food & Books: De los fogones a las páginasFood & Books: De los fogones a las páginas
Food & Books: De los fogones a las páginas
Ana Luisa Islas
 
Bocatas de autor en Barcelona
Bocatas de autor en BarcelonaBocatas de autor en Barcelona
Bocatas de autor en Barcelona
Ana Luisa Islas
 
Port Aventura se viste de rojo
Port Aventura se viste de rojoPort Aventura se viste de rojo
Port Aventura se viste de rojo
Ana Luisa Islas
 
Manel Marqués Torres: "Born To Run". Necrológica
Manel Marqués Torres: "Born To Run". NecrológicaManel Marqués Torres: "Born To Run". Necrológica
Manel Marqués Torres: "Born To Run". Necrológica
Ana Luisa Islas
 
El coleccionista de hoteles, Jordi Clos
El coleccionista de hoteles, Jordi ClosEl coleccionista de hoteles, Jordi Clos
El coleccionista de hoteles, Jordi Clos
Ana Luisa Islas
 
Necrológica May Hofmann en Barcelona
Necrológica May Hofmann en BarcelonaNecrológica May Hofmann en Barcelona
Necrológica May Hofmann en Barcelona
Ana Luisa Islas
 
Playas de España, la Playa de San Sebastián en Barcelona
Playas de España, la Playa de San Sebastián en BarcelonaPlayas de España, la Playa de San Sebastián en Barcelona
Playas de España, la Playa de San Sebastián en Barcelona
Ana Luisa Islas
 

Más de Ana Luisa Islas (20)

Restaurantes para celebrar en Barcelona
Restaurantes para celebrar en BarcelonaRestaurantes para celebrar en Barcelona
Restaurantes para celebrar en Barcelona
 
Previsiones gastronómicas para el 2018
Previsiones gastronómicas para el 2018Previsiones gastronómicas para el 2018
Previsiones gastronómicas para el 2018
 
Lo mejor de la gastronomía en Barcelona en 2017
Lo mejor de la gastronomía en Barcelona en 2017Lo mejor de la gastronomía en Barcelona en 2017
Lo mejor de la gastronomía en Barcelona en 2017
 
Little Steven en Barcelona
Little Steven en BarcelonaLittle Steven en Barcelona
Little Steven en Barcelona
 
Guía Michelin: Las estrellas son generosas con Barcelona
Guía Michelin: Las estrellas son generosas con BarcelonaGuía Michelin: Las estrellas son generosas con Barcelona
Guía Michelin: Las estrellas son generosas con Barcelona
 
Olimpiadas Barcelona 92: Barcelona se abrió al mar y a las cocinas del mundo
Olimpiadas Barcelona 92: Barcelona se abrió al mar y a las cocinas del mundoOlimpiadas Barcelona 92: Barcelona se abrió al mar y a las cocinas del mundo
Olimpiadas Barcelona 92: Barcelona se abrió al mar y a las cocinas del mundo
 
José Andrés, nuestra profesión es más que darle de comer a unos pocos.
José Andrés, nuestra profesión es más que darle de comer a unos pocos. José Andrés, nuestra profesión es más que darle de comer a unos pocos.
José Andrés, nuestra profesión es más que darle de comer a unos pocos.
 
Flobox, la tarifa plana llega a las florerías
Flobox, la tarifa plana llega a las floreríasFlobox, la tarifa plana llega a las florerías
Flobox, la tarifa plana llega a las florerías
 
Carmen Aristegui: Nadie quiere ver la guerra en México pero ahí está.
Carmen Aristegui: Nadie quiere ver la guerra en México pero ahí está.Carmen Aristegui: Nadie quiere ver la guerra en México pero ahí está.
Carmen Aristegui: Nadie quiere ver la guerra en México pero ahí está.
 
Novedades de verano en Barcelona
Novedades de verano en BarcelonaNovedades de verano en Barcelona
Novedades de verano en Barcelona
 
Los Adrià y José Andrés preparan apertura en Nueva York
Los Adrià y José Andrés preparan apertura en Nueva YorkLos Adrià y José Andrés preparan apertura en Nueva York
Los Adrià y José Andrés preparan apertura en Nueva York
 
MSC MERAVIGLIA: Lo último en el mar
MSC MERAVIGLIA: Lo último en el marMSC MERAVIGLIA: Lo último en el mar
MSC MERAVIGLIA: Lo último en el mar
 
Invasión gastro en barcelona
Invasión gastro en barcelonaInvasión gastro en barcelona
Invasión gastro en barcelona
 
Food & Books: De los fogones a las páginas
Food & Books: De los fogones a las páginasFood & Books: De los fogones a las páginas
Food & Books: De los fogones a las páginas
 
Bocatas de autor en Barcelona
Bocatas de autor en BarcelonaBocatas de autor en Barcelona
Bocatas de autor en Barcelona
 
Port Aventura se viste de rojo
Port Aventura se viste de rojoPort Aventura se viste de rojo
Port Aventura se viste de rojo
 
Manel Marqués Torres: "Born To Run". Necrológica
Manel Marqués Torres: "Born To Run". NecrológicaManel Marqués Torres: "Born To Run". Necrológica
Manel Marqués Torres: "Born To Run". Necrológica
 
El coleccionista de hoteles, Jordi Clos
El coleccionista de hoteles, Jordi ClosEl coleccionista de hoteles, Jordi Clos
El coleccionista de hoteles, Jordi Clos
 
Necrológica May Hofmann en Barcelona
Necrológica May Hofmann en BarcelonaNecrológica May Hofmann en Barcelona
Necrológica May Hofmann en Barcelona
 
Playas de España, la Playa de San Sebastián en Barcelona
Playas de España, la Playa de San Sebastián en BarcelonaPlayas de España, la Playa de San Sebastián en Barcelona
Playas de España, la Playa de San Sebastián en Barcelona
 

Terrazas

  • 1. Los últimos meses han sido muy du- ros para Barbara Rey, pero por fin pue- de decir que el futuro se le presenta algo más prometedor. Este 2013 está siendo uno de sus años más compli- cados y es que, confiesa, estaba total- mente ciega sobre los problemas de drogadicción que padece su hija So- fía, quien actualmente permanece in- gresada por voluntad propia en un cen- tro de desintoxicación de Barcelona. Allí se está sometiendo en una terapia que será larga y dura. El mal recuerdo de quien fue su marido, el domador Ángel Cristo, fallecido en 2010, ha es- tado muy presente en toda esta pesa- dilla de la que Bárbara comienza a des- pertar. «Lo he pasado muy mal, te juro que no sabía lo que estaba ocurriendo –me cuenta a través del teléfono–. Mi hija tenía su propia vida y es verdad que siempre la veía demasiado acelerada, pero creía que era su manera de ser. El trabajo, su situación sentimental... En fin, yo suponía que eran problemas normales, hasta que un día en que ha- bía estado discutiendo con su expare- ja Nagore me lo soltó de golpe y porra- zo». Pese a esa primera confesión de su adicción a las drogas, Sofía no dejó de contradecirse ante su madre du- rante un tiempo. «Hablábamos y ha- blábamos, pero ella terminaba por ne- garlo todo. Decía que lo suyo era un consumo puntual. Y en realidad yo la creía, aunque otras personas me ase- guraban lo contrario. Hasta que por fin ella misma me confesó toda la ver- dad. Había intentado dejar sus adic- ciones ella sola, hasta que asumió que no podía. Por eso decidió ingresar en un centro. Hasta ese momento se re- sistía a reconocérmelo, porque era consciente de mi rechazo a las drogas. Y es que la drogas habían destrozado mi matrimonio y a mi familia», relata la actriz. En ese momento, Bárbara, una mu- jer fuerte que siempre ha tirado de los suyos y se ha enfrentado a quien hi- ciera falta, se vino abajo: «Durante se- manas me pasaba el día metida en la cama y comiendo. Engordé diez kilos, no quería ver a nadie», recuerda. Llamadas de cinco minutos Hoy asegura que, tras el ingreso de So- fía, las cosas son distintas. «Hablo con mi hija por teléfono y compruebo que está bien. Ya ha avanzado bastante en su deshabituación. Al principio, sólo podía hablar con ella cinco minutos a la semana, ahora lo hago casi todos los días. Lo último que me ha pedido son recetas de cocina. Está contenta y muy centrada», añade. Para Bárbara Rey, esta es la única buena noticia. El próximo mes de sep- tiembre estrenará en el teatro Fernán Gómez de Madrid la obra de Antonio Gala «El hotelito», donde compartirá cartel con las actrices Alejandra To- rray, María Garralón, Elena Martí y Bárbara Rey «Las drogas han destrozado a mi familia» Las adicciones de su hija Sofía la han sumido en una depresión de la que trata de recuperarse María Casal. «Ya es hora de que me vean como actriz», explica. Hasta entonces, trabaja como colabrado- ra en el programa «Mujeres y hom- bres y viceversa», de Telecinco, don- de coincide con la exnovia de su hija. «Nuestra relación es cordial y de respeto. Si viera que hace sufrir a Sofía, actuaría de otra manera», ase- gura. «Sé que le hago mucha falta a mis hijos», afirma mientras recuerda con dolor cómo fue su hijo Ángel quien le avisó de que su hermana estaba tomando droga con su pa- dre, el fallecido Ángel Cristo, cuan- do apenas era una adolescente. Aquel episodio fue especialmente doloroso para ella. «Fue horrible, me hundí, pero entonces Sofía hizo terapia y después acudió a un inter- nado. Yo pensaba que desde enton- ces todo estaba superado, pero aho- ra he comprendido que el proble- ma no había acabado», concluye. BEATRIZ CORTÁZAR Cuando la familia estaba unida Bárbara y Ángel Cristo estuvieron casados ocho años (1980-1988), tiempo en el que tuvieron dos hijos: Ángel y Sofía. Durante aquellos años ella dejó su carrera como vedette para dedicarse al circo. Nagore, la compañera de Sofía Tras hablar en televisión sobre su homosexualidad, Sofía encontró el amor en una exconcursante de «Gran Hermano». Las adicciones de la hija de Bárbara las separaron. 2010, el declive Ángel Cristo murió en 2010. Aquel mismo año, Bárbara perdía a su padre. √Ignorancia «Lo he pasado muy mal. Juro que no sabía nada sobre las adicciones de Sofía, hasta que ella confesó» Aislada «Cuando me di cuenta del problema, me hundí. He pasado semanas metida en la cama y comiendo» FOTOS ABC ANA LUISA ISLAS BARCELONA Durante muchos años, la especulación hizo que la altura proyectada para los edificios barceloneses en el Plan Cer- dá se fuera por la borda. Los inmue- bles del Eixample fueron ganando me- tros hacia el cielo gracias al ático del ático del ático. Hay laberintos impo- sibles que nacieron en esos años. Re- cientemente, la moda de las terrazas hoteleras ha vuelto a modificar el «skyline» de la ciudad. Y es que aho- ra, ningún hotel se quiere que- dar fuera de onda, no im- porta si son nuevos o viejos conocidos. Esta semana, por ejemplo, el Gallery Hotel, que tiene más de 20 años funcio- nando en la calle Rosselló, inauguró la suya, bajo el nombre de «The Top». «Antes aquí había un cuarto de máquinas, tardamos ocho meses en la rehabilitación», expli- ca Núria Verdaguer, la directora de marketing y comunicación del hotel. La modificación regala a Barcelona una vista de los jardines del Palau Ro- bert antes inédita, una piscina eleva- da y una cocina muy fresca de pico- teo y brochetas (de carne, pollo y ma- riscos) a la parrilla. El Hotel Majestic también renovó su terraza este año y la abrió al públi- co bajo el concepto de «La Dolce Vita». Picoteo, cócteles, música y una vista magnífica del Paseo de Gràcia ya no son solamente un privilegio de los que ahí se hospedan. La prohibición de fu- mar en el interior ha alentado a mu- chos otros a hacer las modificaciones pertinentes para abrir restaurante, bar o barra y piscina en los terrados. Los hoteleros que han inaugurado en los últimos años saben que el sitio donde antes solo había antenas y chi- meneas puede ser una mina de oro. D.O., Bagués, Mercer, Royal Hotels Paseo de Gràcia, Ohla, España, entre otros, han incorporado espacios que enriquecen el ocio de la ciu- dad. Iniciativas como «A vista d’Hotel» del gre- mio de hoteleros, me- jor conocida como la semana de las terra- zas, han impulsado aún más la tenden- cia. La pasada edi- ción, la tercera, con- vocó a más de 20.000 personas. Eso sí, hay que decirlo, aunque parezca que esta moda es reciente, en realidad hace varios años que los establecimientos barceloneses las incorporaron a su oferta, tanto lúdica como gastronómi- ca. La Terraza del Claris, de hecho, fue pionera hace 21 años cuando, con motivo de las Olimpiadas, inauguró la suya con una fiesta. En su azotea, el Hotel Claris tiene su restaurante in- signia, una piscina y salones privados. Por otro lado, la terraza de 360 grados del hotel Barceló Raval dio mucho de qué hablar cuando se abrió en 2008, y lo sigue haciendo gracias a sus espec- taculares vistas y a su brunch de los domingos con DJ en directo. Aprovechar al máximo A diferencia del resto, el Gallery deci- dió reservar un espacio de su terrado para eventos particulares, con capa- cidad para 120 personas. «Queremos que, a pesar de que haya una fiesta, los huéspedes y público en general pue- dan subir a la terraza,al no tener que cancelarla por actos privados», expli- ca Verdaguer. El terreno ganado es po- sitivo, pero también es reducido. Además, en verano, la demanda de terrazas supera la oferta. Los hotele- ros lo saben. A pesar de que un hotel pueda tener muchas habitaciones a lo largo de sus pisos, el techo es lo que es y no puede ampliarse más; a menos, claro, que se realicen obras laberínti- cas, como en la segunda mitad del si- glo XX. Quizás en unos años, cuando ya no haya hacia dónde expanderse, los hoteles comenzarán a mirar hacia el sótano. De hecho, ya el Banys Orien- tals de la calle Argenteria canceló sus planes de abrir un SPA en sus cata- cumbas al encontrar restos romanos. El problema del subsuelo barcelonés, a diferencia de sus cielos, es que ya está bastante saturado desde hace va- rios siglos. En Barcelona los hoteles apuntan hacia lo más alto Los establecimientos turísticos incorporan terrazas para ampliar su oferta lúdica y culinaria C. OCHOA DE LA PEÑA, GREMI D’HOTELS La terraza del Barceló Raval es famosa por sus vistas espectaculares de la ciudad GRAN ÉXITO La última edición de la semana de las terrazas de los hoteles de Barcelona, «A Vista d’Hotel» convocó a más de 20.000 asistentes ABC SÁBADO, 13 DE JULIO DE 2013 GENTESTILO 79abc.es/estilo SÁBADO, 13 DE JULIO DE 2013 ABC 78 GENTESTILO abc.es/estilo