SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 14
Alumnas:   Belén Candia
           Camila Geerdts
           Susana Palma
           Daniela Saavedra
           Sabrina Vergara

Fecha:     19-05-2010
Introducción
En el siguiente informe nos introduciremos en un tema, el cual muchas veces
es motivo de conflictos o unión familiar. Nos referimos a la relación entre
hermanos.


Es tan complejo poder referirnos a este tema, ya que hoy en día la sociedad
esta compuesta por diversos núcleos familiares, en donde podemos encontrar
las relaciones tan comunes como: el hermano mayor, el hermano del medio, el
hermano menor o tan compleja relación entre hermanos adoptados.


Estas relaciones entre hermanos son tan íntimas, duraderas y constantes, ya
que se prolongan más allá que la mayoría de las amistades y en el peor de los
casos en la muerte de algunos de los padres. Según los psicólogos estas
relaciones frecuentemente se encuentran entre las más profundas y
gratificantes de la vida, aunque pasen por momentos difíciles.


Ahondaremos en los siguientes conflictos que surgen entre hermanos,
haciendo referencia a algunos de los casos, tales como: rivalidad entre
hermanos, celos, diferencia de edad, relación entre gemelos, adoptivos,
hermanastros, entre otros. A partir de éstas, surgen ciertas dudas con respecto
al actuar de los padres en las diversas situaciones que se den en la vida
cotidiana entre sus hijos. Por ejemplo: ¿Cómo actuar frente a los celos?,
¿Cómo puedo crear un vínculo de confianza entre mis hijos?, ¿Cómo evitar la
rivalidad entre ellos?


Para finalizar no podemos dejar de lado que sí existe una buena relación, esta
se da generalmente cuando ya los hermanos son más grandes y tienen un rol
mas consolidado en la familia. Ya que cuando tienen cierto grado de madurez,
consideran que los hermanos son un regalo especial, en los cuales debe existir
una relación de confianza, cariño y amor.
La relación entre hermanos
 La relación entre hermanos es una de las más fuertes que se teje en el
desarrollo y crecimiento de los seres humanos.
Hablar de las relaciones entre hermanos es tan complejo como pensar en por
qué cuando pequeños logramos sentir verdadero rencor contra nuestro
hermano o hermana cuando nos delató ante nuestros padres por una maldad;
o por qué sentimos tanta confianza y complicidad con alguno de ellos.


Según los expertos esta "es una de las relaciones íntimas más duraderas y
constantes formadas por seres humanos, pues duran más que la mayoría de
las amistades y van más allá de la muerte de los padres y de la formación de
parejas,   ampliando   durante   la edad     adulta   una   historia   compartida,
profundamente arraigada en la niñez".


Las relaciones entre hermanos, en palabras de los psicólogos, "frecuentemente
se encuentran entre las más profundas y gratificantes de la vida, aunque pasen
por momentos difíciles". Las peleas de pequeños con los hermanos, tan
frecuentes y comunes, si no son asimiladas como tal, suelen desembocar en
grandes heridas que perduran por el resto de la vida.


Es así como vemos familias fragmentadas en la que los hermanos o hermanas
no pueden estar en una misma reunión familiar y en casos extremos, no
soportan escuchar hablar el uno del otro.


Esta rivalidad se expresa por varios factores, entre ellos la incompatibilidad de
caracteres, los problemas familiares donde cada uno asume una posición y los
celos por la preferencia de los padres con uno de sus hijos, etc.


Por otro lado, cuando la vinculación entre los hermanos se construye sobre
cimientos fuertes desde el embarazo y durante los primeros años de vida, el
amor se vuelve incondicional e indestructible.
Este amor entre hermanos es seguro de sí mismo, es decir, que no siente
culpa al controvertir, contradecir o criticar porque está convencido de que esto
hace parte de la dimensión humana del afecto.
Tampoco le asusta el distanciamiento físico o los descuidos transitorios porque
entiende que el amor, como dice el poeta, es un acto de voluntad, de entrega y
de abandono.
En definitiva, un amor fraternal es aquel que se vivencia y se conduce como el
más humano de los afectos.




Conflictos que surgen entre hermanos
Cuando en una casa hay más de un niño, es normal que surjan algunos
problemas. Suele suceder que los hermanos tomen cosas prestadas, y no
siempre las devuelven en las mejores condiciones. Por un lado, los hermanos
pequeños a veces tienen la impresión de que sus hermanos mayores pueden
hacer todo lo que quieren y por otro lado, los hermanos mayores tienen la
sensación de que el bebé de la casa es el centro de atención de la vida
familiar. Éstos son problemas típicos que afectan a hermanos de todas las
edades y lugares del mundo.


Cuando los hermanos no se llevan bien; se denomina rivalidad entre hermanos
lo cual significa que existe una competencia entre ellos. La competencia es
algo normal, pero un exceso de competencia puede hacer difícil la vida familiar.




¿Qué es la rivalidad entre hermanos?
Un poco de competencia no es malo. A veces puede contribuir a que te
esfuerces más -como cuando tu y tu hermano pasan por ejemplo un rato
jugando basquetbol para ver quien hace más canastas. Si él tiene buena
puntería, tal vez tú también quieras mejorar. Pero algunas formas de rivalidad
entre hermanos fomentan las discusiones, como cuando crees que tu hermano
está reteniendo la pelota. Las personas que se quieren es normal que discutan
de vez en cuando, pero demasiadas peleas son desagradables para todo el
mundo.
Es decir, es normal que rivalicen, discutan y se peleen. Se están preparando
para la vida adulta, por eso es importante también la labor educativa de los
padres, que debe establecer unos límites aceptables a esas discrepancias.
La mejor actitud que deben tener los padres frente a las peleas entre sus hijos:
Para prevenir las peleas es mejor mantener ocupados a los niños y también
desviar su atención cuando sea previsible que pueda iniciarse una riña.
Los niños deben conocer las reglas de interacción entre los hermanos, para lo
que pueden escribirse en un cartel: pedir permiso para coger las cosas del otro
hermano, o no insultar o pegar, etc.


Establecer con claridad también las tareas de las que se responsabiliza cada
uno, e ir rotando cada semana para que todos aporten su colaboración en la
misma medida, evitará discusiones por quién hace más o menos en casa.
No entrar en disputas cuando un niño se queja de los privilegios del hermano.
Los niños pueden tener sus privilegios en función de la edad, no hay que
tratarlos por igual (por ejemplo, un niño mayor puede quedarse más tiempo
levantado, y un niño pequeño conseguir un premio por dejarse de hacer pis en
la cama) y no hay que entrar en discusión por esas diferencias de trato.


Enseñar a resolver los conflictos y las peleas. Puede resultar hacer un pequeño
teatro (role-playing). Los padres pueden hacer de niño al que otro les quita un
juguete o les molesta, y responder de manera adecuada (por ejemplo, no hacer
caso, marcharse, acordar compartir el juguete, etc.). Luego cambiar los
papeles, haciendo los padres de agresor y el niño debe enfrentar ese conflicto.
Ignorar, no hacer caso a todas las riñas que sea posible. Para ello, cuando los
hermanos empiecen a discutir lo mejor es dedicar nuestra atención hacia
cualquier otra cosa.


Prestarles atención y recordarles que están colaborando cuando estén
tranquilos jugando.
No intervenir, es mejor que se entiendan entre ellos. Hacerles responsables de
que encuentren ellos la solución al conflicto.
Dado que el objetivo de muchas riñas es acaparar la atención de los padres, a
veces funciona el enviarles a resolver sus problemas a otra habitación distinta,
así se quedan sin público.
No intentar aclarar quién ha comenzado la pelea, ya que no va a ser posible.
Es mejor tratar a los niños por igual. Sólo se debe intervenir si comprobamos
que uno de ellos es siempre la víctima injusta.


Si no hay más remedio que intervenir es mejor no tomar partido por ninguno de
los dos bandos, ni intentar descubrir cuál ha sido el culpable. Simplemente ser
firmes y poner fin a la disputa.


Si continuara, lo mejor es mandarles a habitaciones distintas por un rato.
Utilizar la sobrecorrección: Por ejemplo si se han insultado, que se digan cosas
agradables y se pidan disculpas, si han roto un juguete queriendo, que le
compre con sus ahorros dos a su hermano.




Los celos entre hermanos
Los celos son la señal de aviso de su miedo y sus sentimientos, justificados o
no, a ser desplazado o minusvalorado. Gestionar esta delicada etapa con
acierto es fundamental para que no deje rastro en su posterior relación con él.




¿Se pueden prevenir?
Tu hijo puede sentir que todas sus expectativas se desvanecen y, para colmo,
su situación de privilegio con papá y mamá se ve en peligro por culpa del
nuevo miembro. Es el caldo de cultivo de los celos. Para prevenirlo y evitarlo:


• Explícale que los bebés necesitan mucha ayuda porque no saben hacer nada
solos. Enséñale fotos y vídeos de cuando él era bebé para que vea que su
situación era la misma.
• Cuéntale tu propia experiencia con tus hermanos. Le ayudará comprobar que,
aunque al principio el bebé es un poco “rollo”, con el tiempo un hermano
termina siendo un buen amigo con el que jugar.


• Enséñale cómo tratar al bebé. Pídele su colaboración en tareas sencillas
como hacerle reír, cantarle una nana o darle un biberón. Así no se sentirá
desplazado, sino que estará orgulloso de ser útil y de que confiéis en él.


• Los mimos, cariños y halagos deben dedicarse por igual a los dos hermanos.
Conviene pedir la colaboración de vuestros amigos y familiares para que
cuando vayan de visita a casa no se centre toda la atención en el bebé.


• Mostrarle vuestra comprensión es lo que más le ayuda en estos momentos. Al
mismo tiempo, puedes aprovechar para lanzarle mensajes sobre lo bueno que
es ser mayor y lo orgullosos que os sentís de él. Por ejemplo, si un día se
enfada porque tenéis que interrumpir un juego para cambiar un pañal, en lugar
de enfadaros diciéndole que es muy mayor para tener celos de un bebé, es
mejor decir –“qué fastidio, otra vez a cambiarle, que bien que tú ya sepas ir al
baño sólo”.




¿Cómo se pueden evitar?
Se pueden evitar o combatir si los padres adoptan una actitud sin ambigüedad,
que deje claro que su cariño se reparte por igual entre ellos, a pesar de las
diferencias.


• No hagas comparaciones.


• Deja claro que la diferencia de trato o de privilegios se debe a la edad y a la
responsabilidad de cada uno.


• Enséñales a compartir pero, al mismo tiempo, a respetar la intimidad y las
propiedades del otro.
• Comparte con ellos intereses y aficiones, aunque las de uno te motiven más
que las del otro.


• Valora siempre el esfuerzo realizado más que los resultados; así el hijo más
brillante no destacará siempre por encima de su hermano.




Hermanos mayores vs hermanos menores


Hermanos mayores
Al ser el primer hijo es frecuente que los padres les eduquen con más miedo,
ya que no tiene la experiencia en su cuidado y temen que algo malo les pueda
sucederle.
Un momento complicado en la vida de los primogénitos sucede cuando el
mayor se ve destronado por la llegada de más hermanos, sobre todo si tiene
más de 3 años. Es normal que sienta celoso, quien no lo estaría si pasar de ser
el centro de atención a un segundo plano. Si esta rivalidad no se trabaja desde
el principio, podemos encontrarnos a dos que pasan sus vidas levándose la
contraria y discutiendo por cualquier cosa. Para poder pulir este problema
desde un principio es importante que hagamos partícipe al hijo de la llegada de
su hermano. No es un rival, sino un compañero si hacemos que el niño vea
aspectos positivos de tener un hermano se asara de convertir esa experiencia
en algo deseado por él.
Existe la creencia de que los hermanos mayores son también personas
responsables, ya que con frecuencia los padres les exigen que sean un modelo
para sus hermanos y también se encargan de cuidar de ellos en muchas
ocasiones.   Asumir   responsabilidades   dotará   a   los   chicos   de   mayor
independencia, pero tampoco se trata de exigirles responsabilidades que no
sean propias de su edad.


Los del medio
Pueden sufrir el ser "destronados" con la llegada de sus hermanos más
pequeños, y habrá que seguir los mismos pasos dejando al margen la rivalidad.
El mediano puede sentirse desconcertado ya que tampoco van a gozar del
protagonismo y la importancia que se le va a dar al primogénito.
Esto puede provocar que busquen diversas estrategias para llamar la atención,
pero se deben tratar con cuidado, dotándoles de confianza convirtiéndose en
personas muy equilibradas, ya que los padres les educan con mayor
experiencia y cuentan con el apoyo del hermano mayor.


Los más pequeños
Los más pequeños de las familias, también traviesan por experiencias
singulares, al nacer ellos, los pares ya están cansados de imponer normas y
reglas, es fácil que sean más tolerantes, convirtiendo al hermano menor en el
mimado de la familia. En efecto, muchas veces el menor es el consentido, el
preferid, el que suele protagonizar las rabietas y el que consigue lo que desea.
si se le sobreprotege en exceso estaremos limitando su capacidad de reacción
antes conflictos futuros. Así que se trata de combinar cariño con la exigencia en
la educación.


Relación entre gemelos
La competición entre los gemelos es un problema frecuente que ocurre desde
el nacimiento, por la alimentación, la atención, etc. Es o puede ser positiva para
una estimulación individual de ambos, pero en algunos casos puede llevar a
rivalidad extrema.
El tipo de relación que se establece entre los gemelos es muy importante para
su desarrollo y la interacción escolar. Se han descrito 3 patrones:


   •   dependencia mutua.
   •   dependencia unilateral.
   •   independencia.


Aunque lo ideal es que ambos sean independientes, lo más frecuente es que
uno de ellos tienda a depender más del otro y por tanto sufra más con las
separaciones, comparaciones, etc., por lo que hay que prestar especial
atención desde etapas precoces para ver qué tipo de relación se establece y
estimular la individualización.
Los gemelos atraen mucha atención, por lo que el resto de los hermanos
pueden pasar a un lugar secundario. Además si entre ellos forman una relación
muy estrecha, pueden excluir al resto de la familia. Hay que prestar atención a
la posible aparición de estos problemas y no dudar en elogiar a los otros
hermanos e involucrarles en el cuidado de los gemelos desde el principio,
favoreciendo la relación de cada gemelo por separado con el resto de la
familia.




Relación entre hermanos adoptivos
Cuando la pareja o persona sola decide adoptar deberemos conocer su
posición ante la adopción de uno o más hermanos.
La crianza de hijos adoptados junto a hijos propios dentro de una misma familia
genera temores y sentimientos ambivalentes. Existe preocupación por no crear
diferencias entre uno y otro hijo para evitar que el adoptivo se sienta ajeno.


Cuando ya se tiene un hijo gestado, la decisión de adoptar resulta movilizante.
La llegada del nuevo miembro genera el cuestionamiento de la propia estirpe.
La manera en que se lleve a cabo el ingreso del hijo adoptado permitirá su
integración, que dependerá de la edad de los hermanos.
Entre estos hermanos, el nuevo integrante puede aparecer como alguien ajeno
por provenir de otros genitores; no obstante, el no tener la misma sangre no
modifica el proceso de hermandad.


Si el mayor de los hijos es también un niño adoptado, la ausencia de embarazo
y la búsqueda de otro hijo inscribe en su historia un capítulo fundamental;
generalmente, participa desde la idea del nuevo hermano hasta su inserción en
el grupo ya constituido.
El niño, como todo hermano, aguarda la llegada de alguien que imagina
semejante a él, con quien podrá jugar, hacer travesuras y tramar
complicidades. Pero ese ser pequeñito, molesta, llora, estorba, le quita el lugar
de privilegio y genera reacciones ambivalentes.
A medida que crecen juntos, la calidad de la relación se modifica. Existen
altibajos y el vínculo de hermanos se convierte en un vínculo entre hermanos.
Los padres que adoptan dos o más hermanos se encuentran con un sistema
familiar ya constituido y no con dos o más niños que se adoptan. Estos padres
tendrán que duelar, además, por recibir a niños que no fueron gestados por
ellos, renuncian a la función de crianza temprana y recibir a otros de diferente
grupo social.


Entre otros tipos de hermanos podemos encontrar también:


Hermanastros
Un hermanastro (o hermanastra) es un hermano que no tiene ningún tipo de
relación sanguínea o adoptiva con relación al otro, y está relacionado por el
matrimonio o la relación de uno de los padres de estos.
Lo importancia en la relación de hermanastros radica en que todos sean
tratados con igualdad, que el lugar otorgado sea el mismo con igualdad de
condiciones de vidas y que lógicamente el papel de padres sustitutos aprendan
a respetar la forma en que los biológicos organizan su relación con sus hijos y
hermanastros.


Hermanos del mismo o distinto sexo
Por lo general, los hermanos o hermanas más cercanos en edad y del mismo
sexo se involucran emocionalmente, mientras que los de diferentes edades o
del sexo opuesto se distancian.


Hermanos con alguna discapacidad
La mayoría de hermanos e hijos de gente que tiene enfermedades mentales se
dan cuenta que con el tiempo ellos adquieren conocimientos y habilidades que
les ayudan a sobrellevar eficazmente estas enfermedades mentales. Ellos
descubren fortalezas que no sabían que tenían y pueden enfrentar situaciones
que nunca se habrían imaginado.
Buena relación entre hermanos
La fraternidad y la amistad tienen más en común de lo que se cree. Los
hermanos son un regalo especial que generalmente no se aprecia mucho
durante la infancia. Aunque pueden ser excelentes compañeros de juego,
confidentes y cómplices en las travesuras, es muy normal que los niños se
peleen y vuelvan locos a los padres. Pero esa etapa se supera. Cuando son
adultos, los tiempos y la rutina hacen que la relación sea menos cotidiana, pero
no por eso menos cercana


¿Cómo impulsar una sana amistad entre nuestros hijos? Enseñarles a
relacionarse positivamente. Es bueno que les muestres cómo ser solidarios,
cómo cooperar y aprender a manejar el enojo en el día a día. Recordarles que
se necesitan dos para pelear, y que pueden disculparse con el otro cuando se
equivocaron. También es bueno que aprendan maneras de llegar a un acuerdo
y a aceptar que el otro puede no pensar igual. Si tienes que intervenir, trata de
no gritarles ni darles un sermón.
Conclusión
Podemos concluir que en primer lugar existen diversas relaciones entre
hermanos y que en la actualidad la composición de la familia ha cambiado, por
lo que se han generado nuevas estructuras dentro de ésta, como por ejemplo:
la situación entre hermanastros, hermanos adoptados, hermanos con
discapacidad, ya sea mental o física etc.


Al abordar este tema nos dimos cuenta de las problemáticas que surgen en
estas “relaciones”, por lo que suelen ser frecuentes entre las familias y
totalmente normal. Al darse estas situaciones los padres son los principales
mediadores para generar un vínculo de amistad y confianza entre sus hijos.


Las diferencias de caracteres, edad, sexo, preferencias o intereses siempre
serán diversas, siendo estos factores los cuales generan diferencias entre los
hermanos.


Como ya hemos dicho anteriormente los padres siempre deben cumplir el rol
de mediador, propiciando una buena relación, no marcar diferencias entre un
hijo y otro es decir evitar comparaciones, tratarlos por igual, prestando la
atención necesaria, elogiar las actitudes positivas, incentivar la conversación,
fomentar en el hogar la idea de compartir y el ceder ante las cosas, en vez de
rivalizar y tener una actitud posesiva con el resto de los hermanos.


Aunque en la infancia las disputas sean continuas, no significa que no se
quieran. La prueba esta en que cuando llegan a la edad adulta, la mayoría de
las relaciones son intimas y estrechas; pasan mucho tiempo juntos se ponen en
contacto cuando alguno tiene un problema, se piden consejos etc.


Por lo tanto como futuras educadoras debemos propiciar la buena convivencia,
no solo con sus amigos del Jardín sino que también en el hogar con sus
hermanos y el resto de su familia e incentivar la comunicación. Además de
reforzar siempre los valores como respeto, amor, solidaridad, compañerismo
etc.
Bibliografía
Titulo: Psicología de las relaciones fraternas
Autor: Enrique Arranz Freijo
Editorial: Editorial Herder
Páginas: 50-100


Webgrafía


http://www.enplenitud.com/nota.asp?articuloID=9665


http://www.educacioninfantil.com/displayarticle224.html


http://bebesyembarazos.com/la-relacion-entre-hermanos-gemelos-o-mellizos/


http://paratufamilia.com/index.php?
option=com_content&view=article&id=118:una-buena-relacion-entre-
hermanos&catid=64:comunicacion&Itemid=72

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

El noviazgo by_tc
El noviazgo by_tcEl noviazgo by_tc
El noviazgo by_tc
incom01
 
Por qué se acaba el amor entre las parejas ag
Por qué se acaba el amor entre las parejas agPor qué se acaba el amor entre las parejas ag
Por qué se acaba el amor entre las parejas ag
Frank Bonilla
 
Por+qué+s..
Por+qué+s..Por+qué+s..
Por+qué+s..
ctraffic
 
Porque se acaba el amor
Porque se acaba el amorPorque se acaba el amor
Porque se acaba el amor
Jose Luis
 
Pasos para salvar tu relacion de pareja
Pasos para salvar tu relacion de parejaPasos para salvar tu relacion de pareja
Pasos para salvar tu relacion de pareja
Maria Becerra
 
Porque se acaba el amor de parejas
Porque  se acaba el amor de parejasPorque  se acaba el amor de parejas
Porque se acaba el amor de parejas
suyapa gomez amador
 

La actualidad más candente (17)

Cuando el amor se acaba - estereotipos y roles
Cuando el amor se acaba - estereotipos y rolesCuando el amor se acaba - estereotipos y roles
Cuando el amor se acaba - estereotipos y roles
 
Los celos
Los celosLos celos
Los celos
 
El noviazgo by_tc
El noviazgo by_tcEl noviazgo by_tc
El noviazgo by_tc
 
Por qué se acaba el amor entre las parejas ag
Por qué se acaba el amor entre las parejas agPor qué se acaba el amor entre las parejas ag
Por qué se acaba el amor entre las parejas ag
 
El noviazgo
El noviazgoEl noviazgo
El noviazgo
 
Por que se acaba el amor en las parejas
Por que se acaba el amor en las parejasPor que se acaba el amor en las parejas
Por que se acaba el amor en las parejas
 
Por+qué+s..
Por+qué+s..Por+qué+s..
Por+qué+s..
 
Porque se acaba el amor...
Porque se acaba el amor...Porque se acaba el amor...
Porque se acaba el amor...
 
Por
 Por Por
Por
 
La amistad
La amistadLa amistad
La amistad
 
Porque se acaba el amor
Porque se acaba el amorPorque se acaba el amor
Porque se acaba el amor
 
Pasos para salvar tu relacion de pareja
Pasos para salvar tu relacion de parejaPasos para salvar tu relacion de pareja
Pasos para salvar tu relacion de pareja
 
La infidelidad es real pero puede cambiarse
La infidelidad es real pero puede cambiarseLa infidelidad es real pero puede cambiarse
La infidelidad es real pero puede cambiarse
 
Comunicación familiar y resolución de conflictos
Comunicación familiar  y resolución de conflictosComunicación familiar  y resolución de conflictos
Comunicación familiar y resolución de conflictos
 
El matrimonio
El matrimonioEl matrimonio
El matrimonio
 
Porque se acaba el amor de parejas
Porque  se acaba el amor de parejasPorque  se acaba el amor de parejas
Porque se acaba el amor de parejas
 
3 domingo salve su matrimonio
3 domingo salve su matrimonio3 domingo salve su matrimonio
3 domingo salve su matrimonio
 

Destacado

Inteligencia emosional, complementario
Inteligencia emosional, complementarioInteligencia emosional, complementario
Inteligencia emosional, complementario
carlapreciosa
 
Recostruccionismo social trabajo
Recostruccionismo social trabajoRecostruccionismo social trabajo
Recostruccionismo social trabajo
carlapreciosa
 
Inteligencia emocional infantil
Inteligencia emocional infantilInteligencia emocional infantil
Inteligencia emocional infantil
carlapreciosa
 

Destacado (7)

Guia 5
Guia 5Guia 5
Guia 5
 
Inteligencia emosional, complementario
Inteligencia emosional, complementarioInteligencia emosional, complementario
Inteligencia emosional, complementario
 
Guia 5
Guia 5Guia 5
Guia 5
 
Alfabetizacin
 Alfabetizacin Alfabetizacin
Alfabetizacin
 
Recostruccionismo social trabajo
Recostruccionismo social trabajoRecostruccionismo social trabajo
Recostruccionismo social trabajo
 
Inteligencia emocional infantil
Inteligencia emocional infantilInteligencia emocional infantil
Inteligencia emocional infantil
 
Proyecto ticfinal
Proyecto ticfinalProyecto ticfinal
Proyecto ticfinal
 

Similar a Trabajo de formacion_finaaaaaaaaaaaaaal[1]

Diapos formacion ! (1)
Diapos formacion ! (1)Diapos formacion ! (1)
Diapos formacion ! (1)
carlapreciosa
 
Programa de intervención psicosocial en la familia
Programa de intervención psicosocial en la familiaPrograma de intervención psicosocial en la familia
Programa de intervención psicosocial en la familia
Conny Gantiva Rueda
 
Relaciones familiares power pint carmen (1) (1)
Relaciones familiares power pint carmen (1) (1)Relaciones familiares power pint carmen (1) (1)
Relaciones familiares power pint carmen (1) (1)
Carmen Meseguer
 

Similar a Trabajo de formacion_finaaaaaaaaaaaaaal[1] (20)

La relación entre hermanos
La relación entre hermanosLa relación entre hermanos
La relación entre hermanos
 
Diapos formacion ! (1)
Diapos formacion ! (1)Diapos formacion ! (1)
Diapos formacion ! (1)
 
Presentación celos entre hermanos
Presentación celos entre hermanosPresentación celos entre hermanos
Presentación celos entre hermanos
 
Familia
FamiliaFamilia
Familia
 
Tecnologia2
Tecnologia2Tecnologia2
Tecnologia2
 
10 herramientas-para-estrechar-el-vínculo-entre-hermanos (1)
10 herramientas-para-estrechar-el-vínculo-entre-hermanos (1)10 herramientas-para-estrechar-el-vínculo-entre-hermanos (1)
10 herramientas-para-estrechar-el-vínculo-entre-hermanos (1)
 
Celos
CelosCelos
Celos
 
La familia. los conflictos familiares
La familia. los conflictos familiaresLa familia. los conflictos familiares
La familia. los conflictos familiares
 
Escuela de padres
Escuela de padresEscuela de padres
Escuela de padres
 
Pautas celos infantiles CAPsicologica
Pautas celos infantiles CAPsicologicaPautas celos infantiles CAPsicologica
Pautas celos infantiles CAPsicologica
 
Vínculos fraternales
Vínculos fraternalesVínculos fraternales
Vínculos fraternales
 
El espacio de mediación
El espacio de mediaciónEl espacio de mediación
El espacio de mediación
 
Familias problematicas
Familias problematicasFamilias problematicas
Familias problematicas
 
Adultez[1]
Adultez[1]Adultez[1]
Adultez[1]
 
Parejas adolescentes
Parejas adolescentesParejas adolescentes
Parejas adolescentes
 
persona familia y relaciones humanas
persona familia y relaciones humanaspersona familia y relaciones humanas
persona familia y relaciones humanas
 
El divorcio ylos niños
El divorcio ylos niñosEl divorcio ylos niños
El divorcio ylos niños
 
Programa de intervención psicosocial en la familia
Programa de intervención psicosocial en la familiaPrograma de intervención psicosocial en la familia
Programa de intervención psicosocial en la familia
 
Rivalidad entre hermanos
Rivalidad entre hermanosRivalidad entre hermanos
Rivalidad entre hermanos
 
Relaciones familiares power pint carmen (1) (1)
Relaciones familiares power pint carmen (1) (1)Relaciones familiares power pint carmen (1) (1)
Relaciones familiares power pint carmen (1) (1)
 

Más de carlapreciosa (18)

Power recostruccionismo social
Power recostruccionismo socialPower recostruccionismo social
Power recostruccionismo social
 
Taller 1 2 3 4
Taller 1 2 3 4Taller 1 2 3 4
Taller 1 2 3 4
 
Evaluacion
EvaluacionEvaluacion
Evaluacion
 
Planificacion
PlanificacionPlanificacion
Planificacion
 
Tiempo chik
Tiempo chikTiempo chik
Tiempo chik
 
Espacio
EspacioEspacio
Espacio
 
Comunidad educativa
Comunidad educativaComunidad educativa
Comunidad educativa
 
Guia nº4
Guia nº4Guia nº4
Guia nº4
 
Guia 3
Guia 3Guia 3
Guia 3
 
Guia nº2
Guia nº2Guia nº2
Guia nº2
 
Guia1
Guia1Guia1
Guia1
 
Ciudades de chile y sus bailes tipicos
Ciudades de chile y sus bailes tipicosCiudades de chile y sus bailes tipicos
Ciudades de chile y sus bailes tipicos
 
Alfabetizacion e mo cional
Alfabetizacion e mo cionalAlfabetizacion e mo cional
Alfabetizacion e mo cional
 
Bullyin present.
Bullyin present.Bullyin present.
Bullyin present.
 
Power resiliencia
Power resilienciaPower resiliencia
Power resiliencia
 
Inteligencia emocional infantil
Inteligencia emocional infantilInteligencia emocional infantil
Inteligencia emocional infantil
 
361[1]
361[1]361[1]
361[1]
 
361[1]
361[1]361[1]
361[1]
 

Trabajo de formacion_finaaaaaaaaaaaaaal[1]

  • 1. Alumnas: Belén Candia Camila Geerdts Susana Palma Daniela Saavedra Sabrina Vergara Fecha: 19-05-2010
  • 2. Introducción En el siguiente informe nos introduciremos en un tema, el cual muchas veces es motivo de conflictos o unión familiar. Nos referimos a la relación entre hermanos. Es tan complejo poder referirnos a este tema, ya que hoy en día la sociedad esta compuesta por diversos núcleos familiares, en donde podemos encontrar las relaciones tan comunes como: el hermano mayor, el hermano del medio, el hermano menor o tan compleja relación entre hermanos adoptados. Estas relaciones entre hermanos son tan íntimas, duraderas y constantes, ya que se prolongan más allá que la mayoría de las amistades y en el peor de los casos en la muerte de algunos de los padres. Según los psicólogos estas relaciones frecuentemente se encuentran entre las más profundas y gratificantes de la vida, aunque pasen por momentos difíciles. Ahondaremos en los siguientes conflictos que surgen entre hermanos, haciendo referencia a algunos de los casos, tales como: rivalidad entre hermanos, celos, diferencia de edad, relación entre gemelos, adoptivos, hermanastros, entre otros. A partir de éstas, surgen ciertas dudas con respecto al actuar de los padres en las diversas situaciones que se den en la vida cotidiana entre sus hijos. Por ejemplo: ¿Cómo actuar frente a los celos?, ¿Cómo puedo crear un vínculo de confianza entre mis hijos?, ¿Cómo evitar la rivalidad entre ellos? Para finalizar no podemos dejar de lado que sí existe una buena relación, esta se da generalmente cuando ya los hermanos son más grandes y tienen un rol mas consolidado en la familia. Ya que cuando tienen cierto grado de madurez, consideran que los hermanos son un regalo especial, en los cuales debe existir una relación de confianza, cariño y amor.
  • 3. La relación entre hermanos La relación entre hermanos es una de las más fuertes que se teje en el desarrollo y crecimiento de los seres humanos. Hablar de las relaciones entre hermanos es tan complejo como pensar en por qué cuando pequeños logramos sentir verdadero rencor contra nuestro hermano o hermana cuando nos delató ante nuestros padres por una maldad; o por qué sentimos tanta confianza y complicidad con alguno de ellos. Según los expertos esta "es una de las relaciones íntimas más duraderas y constantes formadas por seres humanos, pues duran más que la mayoría de las amistades y van más allá de la muerte de los padres y de la formación de parejas, ampliando durante la edad adulta una historia compartida, profundamente arraigada en la niñez". Las relaciones entre hermanos, en palabras de los psicólogos, "frecuentemente se encuentran entre las más profundas y gratificantes de la vida, aunque pasen por momentos difíciles". Las peleas de pequeños con los hermanos, tan frecuentes y comunes, si no son asimiladas como tal, suelen desembocar en grandes heridas que perduran por el resto de la vida. Es así como vemos familias fragmentadas en la que los hermanos o hermanas no pueden estar en una misma reunión familiar y en casos extremos, no soportan escuchar hablar el uno del otro. Esta rivalidad se expresa por varios factores, entre ellos la incompatibilidad de caracteres, los problemas familiares donde cada uno asume una posición y los celos por la preferencia de los padres con uno de sus hijos, etc. Por otro lado, cuando la vinculación entre los hermanos se construye sobre cimientos fuertes desde el embarazo y durante los primeros años de vida, el amor se vuelve incondicional e indestructible. Este amor entre hermanos es seguro de sí mismo, es decir, que no siente culpa al controvertir, contradecir o criticar porque está convencido de que esto hace parte de la dimensión humana del afecto.
  • 4. Tampoco le asusta el distanciamiento físico o los descuidos transitorios porque entiende que el amor, como dice el poeta, es un acto de voluntad, de entrega y de abandono. En definitiva, un amor fraternal es aquel que se vivencia y se conduce como el más humano de los afectos. Conflictos que surgen entre hermanos Cuando en una casa hay más de un niño, es normal que surjan algunos problemas. Suele suceder que los hermanos tomen cosas prestadas, y no siempre las devuelven en las mejores condiciones. Por un lado, los hermanos pequeños a veces tienen la impresión de que sus hermanos mayores pueden hacer todo lo que quieren y por otro lado, los hermanos mayores tienen la sensación de que el bebé de la casa es el centro de atención de la vida familiar. Éstos son problemas típicos que afectan a hermanos de todas las edades y lugares del mundo. Cuando los hermanos no se llevan bien; se denomina rivalidad entre hermanos lo cual significa que existe una competencia entre ellos. La competencia es algo normal, pero un exceso de competencia puede hacer difícil la vida familiar. ¿Qué es la rivalidad entre hermanos? Un poco de competencia no es malo. A veces puede contribuir a que te esfuerces más -como cuando tu y tu hermano pasan por ejemplo un rato jugando basquetbol para ver quien hace más canastas. Si él tiene buena puntería, tal vez tú también quieras mejorar. Pero algunas formas de rivalidad entre hermanos fomentan las discusiones, como cuando crees que tu hermano está reteniendo la pelota. Las personas que se quieren es normal que discutan de vez en cuando, pero demasiadas peleas son desagradables para todo el mundo.
  • 5. Es decir, es normal que rivalicen, discutan y se peleen. Se están preparando para la vida adulta, por eso es importante también la labor educativa de los padres, que debe establecer unos límites aceptables a esas discrepancias. La mejor actitud que deben tener los padres frente a las peleas entre sus hijos: Para prevenir las peleas es mejor mantener ocupados a los niños y también desviar su atención cuando sea previsible que pueda iniciarse una riña. Los niños deben conocer las reglas de interacción entre los hermanos, para lo que pueden escribirse en un cartel: pedir permiso para coger las cosas del otro hermano, o no insultar o pegar, etc. Establecer con claridad también las tareas de las que se responsabiliza cada uno, e ir rotando cada semana para que todos aporten su colaboración en la misma medida, evitará discusiones por quién hace más o menos en casa. No entrar en disputas cuando un niño se queja de los privilegios del hermano. Los niños pueden tener sus privilegios en función de la edad, no hay que tratarlos por igual (por ejemplo, un niño mayor puede quedarse más tiempo levantado, y un niño pequeño conseguir un premio por dejarse de hacer pis en la cama) y no hay que entrar en discusión por esas diferencias de trato. Enseñar a resolver los conflictos y las peleas. Puede resultar hacer un pequeño teatro (role-playing). Los padres pueden hacer de niño al que otro les quita un juguete o les molesta, y responder de manera adecuada (por ejemplo, no hacer caso, marcharse, acordar compartir el juguete, etc.). Luego cambiar los papeles, haciendo los padres de agresor y el niño debe enfrentar ese conflicto. Ignorar, no hacer caso a todas las riñas que sea posible. Para ello, cuando los hermanos empiecen a discutir lo mejor es dedicar nuestra atención hacia cualquier otra cosa. Prestarles atención y recordarles que están colaborando cuando estén tranquilos jugando. No intervenir, es mejor que se entiendan entre ellos. Hacerles responsables de que encuentren ellos la solución al conflicto.
  • 6. Dado que el objetivo de muchas riñas es acaparar la atención de los padres, a veces funciona el enviarles a resolver sus problemas a otra habitación distinta, así se quedan sin público. No intentar aclarar quién ha comenzado la pelea, ya que no va a ser posible. Es mejor tratar a los niños por igual. Sólo se debe intervenir si comprobamos que uno de ellos es siempre la víctima injusta. Si no hay más remedio que intervenir es mejor no tomar partido por ninguno de los dos bandos, ni intentar descubrir cuál ha sido el culpable. Simplemente ser firmes y poner fin a la disputa. Si continuara, lo mejor es mandarles a habitaciones distintas por un rato. Utilizar la sobrecorrección: Por ejemplo si se han insultado, que se digan cosas agradables y se pidan disculpas, si han roto un juguete queriendo, que le compre con sus ahorros dos a su hermano. Los celos entre hermanos Los celos son la señal de aviso de su miedo y sus sentimientos, justificados o no, a ser desplazado o minusvalorado. Gestionar esta delicada etapa con acierto es fundamental para que no deje rastro en su posterior relación con él. ¿Se pueden prevenir? Tu hijo puede sentir que todas sus expectativas se desvanecen y, para colmo, su situación de privilegio con papá y mamá se ve en peligro por culpa del nuevo miembro. Es el caldo de cultivo de los celos. Para prevenirlo y evitarlo: • Explícale que los bebés necesitan mucha ayuda porque no saben hacer nada solos. Enséñale fotos y vídeos de cuando él era bebé para que vea que su situación era la misma.
  • 7. • Cuéntale tu propia experiencia con tus hermanos. Le ayudará comprobar que, aunque al principio el bebé es un poco “rollo”, con el tiempo un hermano termina siendo un buen amigo con el que jugar. • Enséñale cómo tratar al bebé. Pídele su colaboración en tareas sencillas como hacerle reír, cantarle una nana o darle un biberón. Así no se sentirá desplazado, sino que estará orgulloso de ser útil y de que confiéis en él. • Los mimos, cariños y halagos deben dedicarse por igual a los dos hermanos. Conviene pedir la colaboración de vuestros amigos y familiares para que cuando vayan de visita a casa no se centre toda la atención en el bebé. • Mostrarle vuestra comprensión es lo que más le ayuda en estos momentos. Al mismo tiempo, puedes aprovechar para lanzarle mensajes sobre lo bueno que es ser mayor y lo orgullosos que os sentís de él. Por ejemplo, si un día se enfada porque tenéis que interrumpir un juego para cambiar un pañal, en lugar de enfadaros diciéndole que es muy mayor para tener celos de un bebé, es mejor decir –“qué fastidio, otra vez a cambiarle, que bien que tú ya sepas ir al baño sólo”. ¿Cómo se pueden evitar? Se pueden evitar o combatir si los padres adoptan una actitud sin ambigüedad, que deje claro que su cariño se reparte por igual entre ellos, a pesar de las diferencias. • No hagas comparaciones. • Deja claro que la diferencia de trato o de privilegios se debe a la edad y a la responsabilidad de cada uno. • Enséñales a compartir pero, al mismo tiempo, a respetar la intimidad y las propiedades del otro.
  • 8. • Comparte con ellos intereses y aficiones, aunque las de uno te motiven más que las del otro. • Valora siempre el esfuerzo realizado más que los resultados; así el hijo más brillante no destacará siempre por encima de su hermano. Hermanos mayores vs hermanos menores Hermanos mayores Al ser el primer hijo es frecuente que los padres les eduquen con más miedo, ya que no tiene la experiencia en su cuidado y temen que algo malo les pueda sucederle. Un momento complicado en la vida de los primogénitos sucede cuando el mayor se ve destronado por la llegada de más hermanos, sobre todo si tiene más de 3 años. Es normal que sienta celoso, quien no lo estaría si pasar de ser el centro de atención a un segundo plano. Si esta rivalidad no se trabaja desde el principio, podemos encontrarnos a dos que pasan sus vidas levándose la contraria y discutiendo por cualquier cosa. Para poder pulir este problema desde un principio es importante que hagamos partícipe al hijo de la llegada de su hermano. No es un rival, sino un compañero si hacemos que el niño vea aspectos positivos de tener un hermano se asara de convertir esa experiencia en algo deseado por él. Existe la creencia de que los hermanos mayores son también personas responsables, ya que con frecuencia los padres les exigen que sean un modelo para sus hermanos y también se encargan de cuidar de ellos en muchas ocasiones. Asumir responsabilidades dotará a los chicos de mayor independencia, pero tampoco se trata de exigirles responsabilidades que no sean propias de su edad. Los del medio Pueden sufrir el ser "destronados" con la llegada de sus hermanos más pequeños, y habrá que seguir los mismos pasos dejando al margen la rivalidad.
  • 9. El mediano puede sentirse desconcertado ya que tampoco van a gozar del protagonismo y la importancia que se le va a dar al primogénito. Esto puede provocar que busquen diversas estrategias para llamar la atención, pero se deben tratar con cuidado, dotándoles de confianza convirtiéndose en personas muy equilibradas, ya que los padres les educan con mayor experiencia y cuentan con el apoyo del hermano mayor. Los más pequeños Los más pequeños de las familias, también traviesan por experiencias singulares, al nacer ellos, los pares ya están cansados de imponer normas y reglas, es fácil que sean más tolerantes, convirtiendo al hermano menor en el mimado de la familia. En efecto, muchas veces el menor es el consentido, el preferid, el que suele protagonizar las rabietas y el que consigue lo que desea. si se le sobreprotege en exceso estaremos limitando su capacidad de reacción antes conflictos futuros. Así que se trata de combinar cariño con la exigencia en la educación. Relación entre gemelos La competición entre los gemelos es un problema frecuente que ocurre desde el nacimiento, por la alimentación, la atención, etc. Es o puede ser positiva para una estimulación individual de ambos, pero en algunos casos puede llevar a rivalidad extrema. El tipo de relación que se establece entre los gemelos es muy importante para su desarrollo y la interacción escolar. Se han descrito 3 patrones: • dependencia mutua. • dependencia unilateral. • independencia. Aunque lo ideal es que ambos sean independientes, lo más frecuente es que uno de ellos tienda a depender más del otro y por tanto sufra más con las separaciones, comparaciones, etc., por lo que hay que prestar especial
  • 10. atención desde etapas precoces para ver qué tipo de relación se establece y estimular la individualización. Los gemelos atraen mucha atención, por lo que el resto de los hermanos pueden pasar a un lugar secundario. Además si entre ellos forman una relación muy estrecha, pueden excluir al resto de la familia. Hay que prestar atención a la posible aparición de estos problemas y no dudar en elogiar a los otros hermanos e involucrarles en el cuidado de los gemelos desde el principio, favoreciendo la relación de cada gemelo por separado con el resto de la familia. Relación entre hermanos adoptivos Cuando la pareja o persona sola decide adoptar deberemos conocer su posición ante la adopción de uno o más hermanos. La crianza de hijos adoptados junto a hijos propios dentro de una misma familia genera temores y sentimientos ambivalentes. Existe preocupación por no crear diferencias entre uno y otro hijo para evitar que el adoptivo se sienta ajeno. Cuando ya se tiene un hijo gestado, la decisión de adoptar resulta movilizante. La llegada del nuevo miembro genera el cuestionamiento de la propia estirpe. La manera en que se lleve a cabo el ingreso del hijo adoptado permitirá su integración, que dependerá de la edad de los hermanos. Entre estos hermanos, el nuevo integrante puede aparecer como alguien ajeno por provenir de otros genitores; no obstante, el no tener la misma sangre no modifica el proceso de hermandad. Si el mayor de los hijos es también un niño adoptado, la ausencia de embarazo y la búsqueda de otro hijo inscribe en su historia un capítulo fundamental; generalmente, participa desde la idea del nuevo hermano hasta su inserción en el grupo ya constituido. El niño, como todo hermano, aguarda la llegada de alguien que imagina semejante a él, con quien podrá jugar, hacer travesuras y tramar complicidades. Pero ese ser pequeñito, molesta, llora, estorba, le quita el lugar de privilegio y genera reacciones ambivalentes.
  • 11. A medida que crecen juntos, la calidad de la relación se modifica. Existen altibajos y el vínculo de hermanos se convierte en un vínculo entre hermanos. Los padres que adoptan dos o más hermanos se encuentran con un sistema familiar ya constituido y no con dos o más niños que se adoptan. Estos padres tendrán que duelar, además, por recibir a niños que no fueron gestados por ellos, renuncian a la función de crianza temprana y recibir a otros de diferente grupo social. Entre otros tipos de hermanos podemos encontrar también: Hermanastros Un hermanastro (o hermanastra) es un hermano que no tiene ningún tipo de relación sanguínea o adoptiva con relación al otro, y está relacionado por el matrimonio o la relación de uno de los padres de estos. Lo importancia en la relación de hermanastros radica en que todos sean tratados con igualdad, que el lugar otorgado sea el mismo con igualdad de condiciones de vidas y que lógicamente el papel de padres sustitutos aprendan a respetar la forma en que los biológicos organizan su relación con sus hijos y hermanastros. Hermanos del mismo o distinto sexo Por lo general, los hermanos o hermanas más cercanos en edad y del mismo sexo se involucran emocionalmente, mientras que los de diferentes edades o del sexo opuesto se distancian. Hermanos con alguna discapacidad La mayoría de hermanos e hijos de gente que tiene enfermedades mentales se dan cuenta que con el tiempo ellos adquieren conocimientos y habilidades que les ayudan a sobrellevar eficazmente estas enfermedades mentales. Ellos descubren fortalezas que no sabían que tenían y pueden enfrentar situaciones que nunca se habrían imaginado.
  • 12. Buena relación entre hermanos La fraternidad y la amistad tienen más en común de lo que se cree. Los hermanos son un regalo especial que generalmente no se aprecia mucho durante la infancia. Aunque pueden ser excelentes compañeros de juego, confidentes y cómplices en las travesuras, es muy normal que los niños se peleen y vuelvan locos a los padres. Pero esa etapa se supera. Cuando son adultos, los tiempos y la rutina hacen que la relación sea menos cotidiana, pero no por eso menos cercana ¿Cómo impulsar una sana amistad entre nuestros hijos? Enseñarles a relacionarse positivamente. Es bueno que les muestres cómo ser solidarios, cómo cooperar y aprender a manejar el enojo en el día a día. Recordarles que se necesitan dos para pelear, y que pueden disculparse con el otro cuando se equivocaron. También es bueno que aprendan maneras de llegar a un acuerdo y a aceptar que el otro puede no pensar igual. Si tienes que intervenir, trata de no gritarles ni darles un sermón.
  • 13. Conclusión Podemos concluir que en primer lugar existen diversas relaciones entre hermanos y que en la actualidad la composición de la familia ha cambiado, por lo que se han generado nuevas estructuras dentro de ésta, como por ejemplo: la situación entre hermanastros, hermanos adoptados, hermanos con discapacidad, ya sea mental o física etc. Al abordar este tema nos dimos cuenta de las problemáticas que surgen en estas “relaciones”, por lo que suelen ser frecuentes entre las familias y totalmente normal. Al darse estas situaciones los padres son los principales mediadores para generar un vínculo de amistad y confianza entre sus hijos. Las diferencias de caracteres, edad, sexo, preferencias o intereses siempre serán diversas, siendo estos factores los cuales generan diferencias entre los hermanos. Como ya hemos dicho anteriormente los padres siempre deben cumplir el rol de mediador, propiciando una buena relación, no marcar diferencias entre un hijo y otro es decir evitar comparaciones, tratarlos por igual, prestando la atención necesaria, elogiar las actitudes positivas, incentivar la conversación, fomentar en el hogar la idea de compartir y el ceder ante las cosas, en vez de rivalizar y tener una actitud posesiva con el resto de los hermanos. Aunque en la infancia las disputas sean continuas, no significa que no se quieran. La prueba esta en que cuando llegan a la edad adulta, la mayoría de las relaciones son intimas y estrechas; pasan mucho tiempo juntos se ponen en contacto cuando alguno tiene un problema, se piden consejos etc. Por lo tanto como futuras educadoras debemos propiciar la buena convivencia, no solo con sus amigos del Jardín sino que también en el hogar con sus hermanos y el resto de su familia e incentivar la comunicación. Además de reforzar siempre los valores como respeto, amor, solidaridad, compañerismo etc.
  • 14. Bibliografía Titulo: Psicología de las relaciones fraternas Autor: Enrique Arranz Freijo Editorial: Editorial Herder Páginas: 50-100 Webgrafía http://www.enplenitud.com/nota.asp?articuloID=9665 http://www.educacioninfantil.com/displayarticle224.html http://bebesyembarazos.com/la-relacion-entre-hermanos-gemelos-o-mellizos/ http://paratufamilia.com/index.php? option=com_content&view=article&id=118:una-buena-relacion-entre- hermanos&catid=64:comunicacion&Itemid=72