SlideShare una empresa de Scribd logo
1UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Guía para la puesta de límites no violentos
en el ámbito familiar, dirigida a madres,
padres y adultos al cuidado de niños,
niñas y adolescentes
Trato bien
3UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Contenido
· El desafío de criar y poner límites
· La violencia no educa
¿Qué les pasa a niños, niñas y adolescentes cuando reciben castigos físicos?
¿Qué les pasa a niños, niñas y adolescentes cuando sus padres o cuidadores los humillan o insultan?
¿Qué consecuencias genera el maltrato en la vida de niños, niñas y adolescentes?
· ¿Cómo educar a niños, niñas y adolescentes sin violencia?
Exigir y esperar de acuerdo a la edad
Entre 0 y 12 meses
Entre 1 y 3 años
Rabietas o berrinches
Entre 3 y 5 años
Entre 5 y 11 años
Entre 11 y 17 años
· Límites sin violencia
· ¿Dónde denunciar?
4
6
6
8
10
12
14
16
18
20
24
28
30
32
42
El desafío de criar
y poner límites
Criar hijos e hijas da mucho trabajo. Educarlos para que se autocontrolen
y comporten adecuadamente es una parte importante de la crianza en
todas las culturas. Las madres, los padres y cuidadores guiamos a niños,
niñas y adolescentes para que aprendan a distinguir entre lo que está bien
y lo que está mal, y sepan cómo manejar sus emociones y conflictos, de
manera de favorecer la responsabilidad y el respeto de las normas socia-
les y culturales.
Al poner límites buscamos fundamentalmente que niños, niñas y ado-
lescentes dejen de hacer o aprendan a hacer algo. Nos esforzamos por
educarlos, porque queremos lo mejor para ellos.
La hora de dormir, la hora del baño, las comidas, las tareas escolares
y liceales, las salidas u otras actividades son las que suelen aumentar
la tensión cuando ocurren de una forma distinta a la que esperamos
madres, padres y cuidadores. A pesar de las buenas intenciones, esta
tensión puede ir en aumento y presentarse con la siguiente secuencia:
hablar-convencer-discutir-gritar-golpear.
En muchos casos no es una decisión meditada, sino la consecuencia de
la frustración o del enfado de los adultos. Al llegar a la última etapa de
esta secuencia, el clima emocional es de desborde, todo parece ser una
batalla y no se identifican alternativas para relacionarse sin violencia con
los niños y niñas.
Nuestro contexto cultural suele validar el hecho de pegar o insultar a
los niños, niñas y adolescentes como parte del modelo de crianza. Ex-
presiones como «una buena paliza a tiempo previene un mal mayor»,
5UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
«te pego por tu propio bien», «a mí me lo hicieron de chico y crecí bien»
o «la letra con sangre entra» señalan la naturalización del maltrato y las
humillaciones como forma de relacionarse, al tiempo que desconocen
las consecuencias físicas, psicológicas y sociales de la violencia en la vida
de las personas. De esta manera, la violencia se normaliza y se coloca en
un lugar invisible.
Cambiar estas prácticas implica un gran desafío
y un cambio cultural profundo, que debe iniciarse
al interior de cada persona y de cada familia.
La violencia
no educa
¿Qué ocurre cuando se usan prácticas de castigo físico o humillacionesver-
bales para poner límites a niños, niñas y adolescentes?
En general, este tipo de acciones parecen ser efectivas inmediatamente:
el niño o la niña deja de hacer lo que estaba haciendo o cumple con el
mandato de los adultos, al recibir una palmada o un insulto. Pero el mo-
tor de esta respuesta es el temor o el terror a recibir este tipo de tratos
por parte de sus seres más queridos.
Los niños, niñas y adolescentes no aprenden con un golpe o con insultos
aquello que sus madres, padres y cuidadores quieren enseñarles. Tampo-
co les ayuda a desear portarse bien, ni les enseña la autodisciplina o con-
ductas alternativas para resolver conflictos, sino todo lo contrario: los hace
poco sensibles ante las experiencias violentas.
Los niñosyniñas aprenden principalmente del ejemploysi se les enseña que
los conflictos pueden resolverse a golpes e insultos, probablemente repro-
duzcan estos patrones violentos de conducta en el futuro.
Los niños pueden sufrir distintas formas de maltrato, pero cuando se trata de
ponerlímites las que aparecen son el maltrato psicológico ofísico.
MALTRATO FÍSICO
También conocido como castigo corporal, se
refiere a cualquier castigo que incluya el uso
de la fuerza física con la intención de causar
cierto grado de dolor o malestar, por leve
que sea; por ejemplo, pegar a los niños, ya
sea con la mano o con algún objeto
MALTRATO PSICOLÓGICO
Es cualquier actitud que provoque en el niño
o la niña sentimientos de descalificación o
humillación; incluye la agresión verbal, ame-
nazas, intimidación, denigración, ridiculiza-
ción, hacer sentir culpa o manipulación para
controlar a los niños, niñas y adolescentes
7UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Te prueban, te prueban,
te prueban, hasta que, cansado,
le das una palmada, si a vos te
lo hicieron de chiquito y
«no pasó nada».
¿Qué les pasa a niños, niñas y adolescentes
cuando reciben castigos físicos?
En un primer momento experimentan miedo o terror frente al gol-
pe. Los niños, niñas y adolescentes al recibir castigos físicos sienten el
temor llevado al grado máximo, es decir, terror. Esto ocurre minutos
o segundos antes de recibir el golpe, cuando anticipan lo que va a
acontecer.
Después del golpe no solo sienten un dolor físico, sino emocional.
El sentimiento de impotencia surge luego, como resultado del dolor
emocional que resulta de no poder modificar la ira, el enojo o la frus-
tración que siente su madre, padre o cuidador. Niños, niñas y adoles-
centes sienten que nada de lo que puedan hacer en ese momento
hará cambiar la opinión de las personas adultas a su cargo sobre él o
ella, o sobre lo ocurrido.
Para sobreponerse de esta experiencia, niños, niñas y adolescentes
desarrollan mecanismos de adaptación a la violencia, como la obe-
diencia extrema o comportamientos violentos. En cualquiera de los
dos casos se ubican en algún lugar del círculo de la violencia: víctima
o agresor. Estas experiencias trascienden el mundo familiar y se am-
plían a la escuela y la comunidad.
¿Qué les pasa a niños, niñas y adolescentes
cuando sus padres o cuidadores los
humillan o insultan?
Los seres humanos construimos nuestro pensamiento a partir del
lenguaje. En este proceso, los vínculos familiares son fundamentales
al momento de ir aprendiendo palabras y construyendo significados.
Como esto se da en un contexto afectivo, niños, niñas y adolescentes
confían y creen en lo que sus padres y cuidadores dicen.
Por lo tanto, si se usan palabras humillantes para educarlos o poner-
les límites, los hijos e hijas pensarán que estas palabras realmente los
definen como personas.
Aunque algunas madres y algunos padres creen que insultar no es
igual que golpear, las palabras fuertes y humillantes generan los mis-
mos sentimientos de dolor emocional, frustración e impotencia que
el castigo físico en las personas.
Mirás los deberes y están
todos mal hechos y se
te escapa: «No servís
para nada».
9UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Le pedís mil veces que deje de
mirar el celular para comer
y parece que le hablás a una
pared, hasta que se te va la
paciencia y le decís: «Vas a
quedar más tarado de lo que
sos» y le arrancás el aparato.
¿Qué consecuencias genera el maltrato en
la vida de niños, niñas y adolescentes?
Padres, madres y cuidadores somos responsables de cuidar, proteger y
guiar a los niños, niñas y adolescentes, y para ello debemos poner límites:
una tarea difícil, pero necesaria. Buscamos lo mejor para nuestros hijos e
hijas y actuamos con la intención de educar. Sin embargo, algunas per-
sonas adultas a menudo recurren a los golpes, insultos o humillaciones,
porque no encuentran un lenguaje adecuado para hablarles y descono-
cen los efectos que tienen estas prácticas.
Las consecuencias físicas, psicológicas y sociales más frecuentes del casti-
gofísicoylas humillacionesverbales en los niños, niñasyadolescentes son:
Baja autoestima
A menudo pueden experimentar sentimientos de inferioridad e inutili-
dad. También pueden mostrarse tímidos y miedosos o, por el contrario,
hiperactivos buscando llamar la atención de los demás.
Sentimientos de soledad y abandono
Pueden sentirse aislados, abandonados y poco queridos.
Exclusión del diálogo y la reflexión
La violencia bloquea y dificulta la capacidad para encontrar modos alter-
nativos de resolver conflictos de forma pacífica y dialogada.
Generación de más violencia
Aprenden que la violencia es un modelo válido para resolver los proble-
mas y pueden reproducirlo.
Ansiedad, angustia, depresión
Pueden experimentar miedo y ansiedad, desencadenados por la presen-
cia de un adulto que se muestre agresivo o autoritario. Algunos desarro-
llan lentamente sentimientos de angustia, depresión y comportamientos
autodestructivos como la automutilación.
11UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Trastornos en la identidad
Pueden tener una mala imagen de sí mismos, creer que son malos y por
eso sus padres los castigan físicamente. A veces, como modo de defen-
derse, desarrollan la creencia de que son fuertes y todopoderosos, capa-
ces de vencer a sus padres y a otros adultos.
Sufrimiento de daños físicos, incluso la muerte
Los bebés y los lactantes tienen menos posibilidades de defenderse
frente a este riesgo mortal.
Síndrome del bebé sacudido (SBS)
Para el bebé menor de dos años el peso de su cabeza corresponde a un
10 % de su peso total y por la falta de tono muscular de los músculos del
cuello no puede afirmarla bien. Cuando un adulto lo sacude, la cabeza se
mueve de tal manera que se provocan importantes choques de la masa
encefálica contra la pared craneana. Esto puede producir serias lesiones
de la masa cerebral.
¿Cómo educar a
niños, niñas y
adolescentes sin
violencia?
Para que la autoridad de madres, padres y cuidadores sea vivida y com-
prendida por los niños, niñas y adolescentes como algo positivo, debe
plantearse en vínculos que promuevan el apego emocional.
Cuando esto ocurre, se produce un alejamiento de las prácticas violentas
ya que los adultos encuentran maneras de manejar sus emociones, re-
conocer y expresar su rabia, regular su agresividad y, especialmente, en-
cuentran las palabras adecuadas para comunicarse.
Es fundamental mantener un clima emocional que transmita seguridad
y protección, basándose en la idea de que en toda convivencia pueden
aparecer distintos conflictos y para resolverlos se requiere el diálogo ba-
sado en el respeto al otro. Para lograrlo, es importante identificar mo-
mentos en los que las personas adultas se sientan tranquilas para abrir el
diálogo o, en los momentos de tensión, tengan otros modos de recuperar
la calma para transmitir seguridad a sus hijos e hijas.
APEGO
Es el lazo afectivo fuerte, perdurable y
recíproco que une al niño con personas
significativas en su vida. Por ejemplo,
el afecto profundo de la mamá por su
bebé y de este por ella. No hay apego sin
correspondencia afectiva
CLIMA EMOCIONAL
Se transmite con el tono de voz, la postura
corporal y los gestos de la cara
13UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Para poder comunicarnos
hay que tener la voluntad
de encontrarse y compartir
tiempo; una buena comuni-
cación no se construye a las
apuradas.
Comunicarse no es solo
hablar sino compartir ideas,
experiencias y sentimientos.
La comunicación no es tal
cuando solo habla la per-
sona adulta o, peor, cuando
sermonea.
FORTALEZA EMOCIONAL
Es la que nos permite solucionar problemas,
sortear obstáculos y enfrentar adversidades
a lo largo de la vida
Las personas adultas debemos predicar con el ejemplo. Lo que la madre,
el padre o cuidador hace es más importante que lo que dice. El respeto
de la autoridad se genera cuando los adultos le demostramos que somos
consecuentes con nuestros actos y acciones.
Tan importante como cuidar y proteger a los niños, niñas y adolescentes
es saber comunicarse con ellos. Si establecemos una comunicación fran-
ca, honesta y sin miedo, generamos un lazo invisible que nos une para
siempre. Esta relación es necesaria para que niños, niñas y adolescentes
desarrollen su fortaleza emocional.
Por medio del diálogo se teje y refuerza el vínculo entre niños y adultos,
fomentando el desarrollo de la empatía.
EMPATÍA
Es la capacidad de ponerse en el lugar de la
otra persona, considerarla y respetarla
Exigir y esperar de acuerdo a la edad
En cada etapa de su vida, niños niñas y adolescentes tienen caracterís-
ticas, necesidades y potencialidades distintas. Es importante reconocer
lo que viven, porque su capacidad de entendimiento, de razonamiento y
de aprendizaje, así como otras características particulares, varían con la
edad.
No son pequeños adultos. Entenderlo es clave, porque no es posible exi-
gir la misma capacidad de atención y comprensión a un niño de 1 año que
a una niña de 5 años, y tampoco es posible aplicar las mismas sanciones.
En ocasiones, los adultos castigamos injustamente
a los niños, niñas y adolescentes, con severidad y sin
entender que la desobediencia de nuestros hijos es
parte de un proceso de aprendizaje, de ensayo y error.
Conocer más acerca de su desarrollo evolutivo puede
ayudarnos a saber qué esperar y qué exigirles a la hora
de educar y poner límites.
15UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
¿Cómo son a esta edad?
Los bebés no podrían sobrevivir sin una relación afectiva segura con la
mamá, el papá y los cuidadores, que los proteja integralmente mediante:
La comunicación: Necesitan estar en permanente comunicación con
su madre, padre o cuidador, por medio de la mirada, las palabras y el
sentido de su presencia (estando en brazos, sintiendo el calor corpo-
ral y el ritmo cardíaco).
El contacto: Necesitan estar lo más posible en contacto físico. Esto
les permite primero fusionarse con el cuerpo de la persona que los
acuna y los contiene, y luego ir delimitando, muy lentamente, su pro-
pio cuerpo.
La alimentación permanente: Además del alimento, necesitan del
clima afectivo que implica este hecho. Ellos sostienen la mirada de
la madre, se sienten parte de ella mientras escuchan su voz amorosa
que les habla o canta. El padre y otros cuidadores también pueden
alimentar a los bebés en un clima afectivo amoroso.
Este proceso de apego no ocurre solo con la madre, sino también con el
padre y los cuidadores. Es fundamental que los hombres participen de
manera activa en los cuidados de los bebés y los niños y niñas pequeños,
que se involucren en el vínculo con ellos, así como que apoyen a la mamá
en su rol.
El establecimiento de un vínculo de apego es esencial en la vida de las
personas. Es la fuente del sentimiento de familiaridad y pertenencia, que
primero se vive en la relación con los padres y madres, luego con los her-
manos, hermanas y demás miembros de la red familiar, y se extiende más
tarde a la escuela y la comunidad.
Entre 0 y 12 meses
«Me parece
que estás cansada.
Vamos a tratar
de dormir un poco».
17UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
¿Cómo poner límites?
En esta etapa, poner límites está relacionado con ir discriminando y ayu-
dando a los bebés a entender qué les sucede.
Por ejemplo: Los adultos van «interpretando» el llanto de sus hijos e hijas: «es
un llanto porque tiene sueño, hambre, calor o quiere mimos». Y de esta manera,
respondiendo a las necesidades de los bebés, madres, padres y cuidadores van
organizando una rutina más estructurada, a medida que van creciendo.
Cuando se acercan a los tres meses, los bebés van ajustando su ritmo
biológico al entorno, y es un buen momento para comenzar a enseñarles
de a poco algunas reglas de la vida. Para ello los rituales y las rutinas son
vitales, porque ayudan a calibrar el reloj biológico del bebé y a entender
algunas señales. El ritual implica mantener razonablemente los mismos
horarios y la misma secuencia de acciones.
Los rituales cotidianos no pueden ser acciones mecánicas ni cargadas
de estrés. Deben ser gestos naturales y placenteros para el bebé y los
papás, mamás y cuidadores.
Para establecer
un buen vínculo
no solo tenemos
que amar al bebé,
sino también
empezar a entenderlo.
«Como todas las noches,
después del baño, leemos
un cuento y a dormir».
Por ejemplo: El ritual nocturno es especialmente im-
portante, porque tiene que ser la señal de que la noche
ha llegado y con ella el descanso. Es necesario que el
ritmo de la casa se vaya enlenteciendo, las voces bajen
y la luz se apague. Vendrá entonces la secuencia de to-
das las noches, que podrá ser: baño tibio y placentero,
comida, cambio de pañales y ¡a la cuna! Una vez en ella
puede venir la canción de cuna, el mimo de las buenas
noches y el sueño.
¿Cómo son a esta edad?
Los niños y niñas en esta etapa desarrollan paulatinamente mayor in-
dependencia física de madres y padres. Son muchas las habilidades
nuevas que van diferenciando esta etapa de la anterior. A partir de los
nueve meses, los bebés comienzan a gatear y a pararse, y alrededor del
año, a caminar.
Durante el segundo año de vida, el lenguaje comienza a aparecer cla-
ramente: empiezan a decir sus primeras palabras sueltas, luego fra-
ses cortas y también empezarán a nombrarse a sí mismos. Los niños y
niñas construyen el significado de la palabra «yo», aspecto que revela
su primer sentido de independencia de la mamá.
Esunaetapaenquejueganmuchoyponensucerebroenfuncionamien-
to de una manera divertida. Disfrutan imitando lo que hacen los demásy
juegan con elementos diferentes que estimulan su imaginación.
¿Cómo poner límites?
Los límites en esta etapa están relacionados principalmente con dos as-
pectos: la rutina diaria y la seguridad integral de los niños y niñas.
Rutina diaria: Los adultos decidimos el horario para despertarse, co-
mer, bañarse y jugar, así como el lugar donde estas actividades van a
ser realizadas. Por ejemplo, comer en la mesa y no en el dormitorio;
o jugar en la sala, pero no en donde se cocina. De esta manera, se
proponen límites a partir de los cuales los niños y niñas aprenden las
nociones de tiempo y espacio.
Seguridad integral: Cuando empiezan a caminar, los niños y niñas
deambulan de un lado a otro y tocan todo aquello que está a su
alcance, especialmente cosas riesgosas para ellos, como parte de
su aprendizaje.
Entre 1 y 3 años
Es una etapa
en que entienden
mucho más de lo
que pueden expresar
en palabras.
19UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
En estos momentos, algunas maneras de poner límites podrían ser:
Guardarlascosasquerepresentenunriesgo para ellos, como objetos
cortantes y líquidos tóxicos, así como tapar los enchufes, etc.
Hablar con ellos suavemente, con palabras concretas y explicaciones
breves, como: «esto lastima», «esto duele» o «esto quema».
Enseñarles a pronunciar las palabras es otra manera de poner lí-
mites. Es común que comiencen teniendo un lenguaje más de bebé
(media lengua) que se irá reemplazando por uno más organizado ha-
cia los tres años. Es importante hablarles correctamente, evitando el
uso de diminutivos o deformando las palabras.
No nos burlemos de cómo habla, ni permitamos que nadie lo haga.
Burlarse de la mala pronunciación puede hacer que niños y niñas se
sientan descalificados y se retraigan.
«Nooo, esto quema».
Ocurren en una edad en la cual los deseos e impulsos son muy fuer-
tes, los niños y las niñas tienen poca experiencia en tolerar las frustra-
ciones y su lenguaje y sus habilidades de expresión y descarga todavía
son limitados.
Las rabietas o berrinches son un comportamiento normal en el desarro-
llo. Son más frecuentes e intensas en algunos niños que en otros y em-
peoran con la fatiga, el apetito o cualquier tipo de malestar.
A veces, los padres, madres o cuidadores cedemos frente a estos be-
rrinches y así generamos que nuestros hijos e hijas identifiquen los me-
canismos para desafiar las reglas de la familia, lo que nos lleva a perder
autoridad. Niños y niñas no se sienten seguros ante esta situación, sino
todo lo contrario: encuentran una manera de tener poder sobre su ma-
dre, padre o cuidadores.
¿Qué podemos hacer frente a un berrinche
o rabieta?
PREVENIRLAS
Distraery cambiar el foco de atención: Se los puede distraer con al-
gún objeto y otra actividad, para cambiar el foco de atención de algo
que «no se puede», por otra cosa que «sí se puede».
Porejemplo: el niño está alrededor de una mesa y quiere agarrar el celular de un
adulto para jugar. En un caso así, se puede quitar el celular de la mesa y ofrecer-
le un juguete u otro objeto alternativo para que juegue.
Rabietas o ber
21UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
rrinchesElegiralgo: Si la situación lo amerita, se les puede dar la posibilidad de
elegir. Por ejemplo: ¿Querés bañarte antes o después de comer?
Evitaruna situación: Si sabemos que una situación los frustra dema-
siado y los desborda, lo mejor será evitarla hasta que logren enfren-
tarla de otra manera.
Por ejemplo: no llevarlos a hacer las compras, que es un lugar donde no
pueden tocar nada, comer, ni obtener todo lo que ven.
TOMAR ACCIÓN CUANDO OCURREN
Mantener la calma: No ayuda responder a la rabieta de un niño con
una rabieta de adultos. Nuestra reacción es una lección de cómo po-
ner fin a un conflicto.
Ignorar la rabieta, siempre que sea posible: Si estamos seguros de
que el niño o la niña no corre peligro, entonces tratemos de continuar
con lo que estábamos haciendo, como si no pasara nada.
Si estamos en un lugar público, intentaremos ser ciegos y sordos a la
reacción de quienes miran desde afuera y no prestaremos atención al
berrinche.
Si no es posible sostener esa actitud porque puede lastimarse o está
en un lugar o en una situación inadecuados, lo cargaremos de manera
firme pero no violenta y lo llevaremos a un lugar más apropiado para
dejar que la rabieta se calme sola.
«No, no, no...
así a los gritos
no nos vamos
a entender».
Rabietas o ber
23UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Darcontención: Si le cuesta salir de su rabieta y no sabemos cómo ayu-
darlo, podemos hacerlo diciéndole: «Te voy a ayudar a que salgas de
esto».También lo podemos hamacar, cantarle o abrazarlo para calmarlo.
No ceder: Nunca vamos a acceder a darle o hacer lo que quería, aun-
que sea posible o razonable. Tiene que aprender claramente que una
rabieta no lo acerca a ninguna solución.
Una vez que la rabieta pasó, podemos manifestarle la alegría de que haya
recuperado el controlyenseñarle cuál habría sido la mejormanera de actuar
o de expresar lo que sentía, estimulando el uso de palabras.
«¡Así está mucho mejor!
No había por qué
enojarse tanto».
rrinches
Entre 3 y 5 años
¿Cómo son a esta edad?
En esta etapa el lenguaje y la motricidad continúan su desarrollo con
saltos cualitativos.
Es el período de la vida en que el juego es la actividad principal. Em-
pieza siendo una actividad más solitaria y egocéntrica y, gradualmen-
te, comienza a incluir a otros niños y niñas.
Es el momento en que comienzan a ir al jardín.
Es la etapa en la que aprenden a comer solos, a controlar sus esfín-
teres, a cambiarse la ropa con ayuda: señales que van confirmando su
sentido de independencia y autonomía.
Hacia los cuatro y cinco años, son activos, se muestran más seguros
en sus movimientos corporales, como correr o saltar, y empiezan a
desarrollar su motricidad fina mediante la pintura, el dibujo o aboto-
nándose la ropa.
Son imaginativos y espontáneos. A veces, confunden la realidad con
la fantasía.
Son curiosos y hacen muchas preguntas a los adultos.
Pueden hablar de sus necesidades y emociones, pero les cuesta po-
nerse en el lugar del otro.
«Necesito tu ayuda,
levantá tus juguetes del piso
mientras yo cocino,
¿de acuerdo?».
25UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
¿Cómo poner límites?
A esta edad niños y niñas son tenaces practicantes de su autonomía. Es-
tán descubriendo su poder, por lo cual muy frecuentemente contradicen
y se oponen a las propuestas que se les hacen. Este es un sano ejercicio
de autonomía, aunque muchas veces a los adultos nos resulte agota-
dor. La «desobediencia» es normal y esperable. ¡Lo importante es saber
manejarla! Nuestra responsabilidad como madres, padres o cuidadores
es enseñarles a aceptar las reglas de convivencia social, de a poco y de
buena manera.
Para facilitar que hagan caso es importante:
Solicitarles su ayuda: Plantearles lo que queremos apelando a su
colaboración más que a su obediencia. Les decimos, por ejemplo:
«Necesito tu ayuda, levantá tus juguetes del piso mientras yo cocino,
¿de acuerdo?».
Participarlos de alguna decisión: Proponerles que decidan sobre
algo los ilusiona. No pueden decidir no bañarse, pero les pregunta-
mos: «¿Cuándo te querés bañar?, ¿antes o después de la merienda?».
Felicitarlos, alegrarse por su actitud: Siempre que hagan caso, no
nos olvidemos de alabar su actitud y demostrarles la alegría que
nos produce.
Explicar las razones de nuestro pedido: Ello contribuye a conven-
cerlos en lugar de hacer que se sientan obligados. Estas explicacio-
nes no deben darse cada vez, ni ser muy largas. Tampoco es bueno
hacerles creer que solo deben hacer caso si entienden los motivos o
están de acuerdo.
Si lo que hacen les trae,
desde su perspecti-
va, una consecuencia
positiva, probablemente
seguirán haciéndolo. Si
lo que hacen les trae
una consecuencia nega-
tiva, también desde su
perspectiva, probable-
mente no lo hagan con
tanta frecuencia.
«El problema es que si no
te lavás los dientes, los restos
de comida los pueden dañar».
Entre 3 y 5 años
Cómo manejar las «desobediencias»
Cuando los niños y las niñas nos desobedecen, lo más importante es
¡mantener la calma! Si nos sentimos desafiados o burlados, nos puede
dar mucha rabia y podemos actuar equivocadamente.
Si creemos que el niño o la niña ya conoce los motivos por los que
le pedimos que se comporte de determinada manera, no está bien
repetirlos para «convencerlo/a».
Un buen sistema implica hacerle una advertencia efectiva frente al
no cumplimiento. En tono firme, pero sin gritos ni ningún tipo de vio-
lencia y una sola vez. La repetición interminable solo agota la pacien-
cia de los adultos.
Otra buena fórmula es expresarles lo que pasará si no cumplen: «Si
no empezamos a aprontarte ahora, no podrás ir al cumpleaños».
Si cumple, no pasemos por alto su buena actitud y alabemos since-
ramente su ayuda, sin reproches y demostrándole la alegría que nos
produce.
Si no cumple, es crucial cumplir nosotros con la consecuencia que
habíamos anunciado: la pérdida de alguna diversión o privilegio, o
aplicar una penitencia o tiempo fuera, manteniendo nuestra calma
y firmeza.
Si se establece una lucha de poder, lo mejor que podemos hacer es
tratar de salirnos de ella. Si es posible, intentemos retirarnos del lugar
donde está el niño, asegurándonos de que no corre peligro.
No son buenos ni los gritos ni
los exabruptos. Cuanto más
serenos estemos, mejores se-
rán los resultados obtenidos.
Encontrarás más detalle
sobre estas alternativas en la
sección «Límites sin violencia»
(página 32)
27UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
«¡Te felicito!
Qué alegría que te
vestiste rápido».
Entre 5 y 11 años
¿Cómo son a esta edad?
Es la etapa en la cual los niños y niñas transitan la escuela primaria, con
nuevas reglas, rutinas y responsabilidades.
Entre los cinco y siete años los niños y niñas tienen mucha energía. Su
coordinación sigue mejorando: pueden escribir y manipular mejor los
objetos. Siguen teniendo un corto período de atención. Buscan activi-
dades que involucran acción. Necesitan sentir confianza en sí mismos
como miembros de una comunidad. Son soñadores y sensibles a la
aprobación de los demás.
Les gusta competir en juegos de equipo. Distinguen las diferencias
de sexo (niño/niña, hombre/mujer). Se manejan desde un plano in-
tuitivo, en el que el punto de vista que vale es el suyo, pero aún no
comprenden lo abstracto. Comienzan a internalizar normas, patrones
de conducta y comunicación.
Entre los siete y once años el pensamiento es concreto. Están ligados
todavía a sus experiencias concretas y necesitan manipular objetos
para comprender. Pueden resolver problemas. Tienen la coordinación
necesaria para aprender destrezas físicas y los períodos de atención
aumentan.
Hacia los nueve años comienzan a estar en grupos de su mismo sexo
y empieza a ser muy importante lo que el grupo piense o haga.
29UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
¿Cómo poner límites?
Enestaetapa,madres,padresycuidadoresdeberíanponermayorénfasisen:
Organizar un tiempo para el estudio, las tareas escolares y el
descanso.
Organizar un tiempo para la TV, Internet y juegos electrónicos, con
control y restricciones.
Organizar una dieta balanceada y con horarios.
Expresar lo que madres, padres y cuidadores esperamos y desea-
mos para ellos en la etapa escolar.
Reforzar los hábitos de higiene.
A medida que se acerca la preadolescencia, tener espacios perma-
nentes de diálogo, especialmente sobre los cambios físicos y emo-
cionales, que irán apareciendo.
Brindar información a niños y niñas sobre su cuerpo, su sexualidad y
el cuidado de ambos.
Conversar sobre los riesgos vinculados al consumo de tabaco, alco-
hol y otras drogas.
¿Qué pasa cuando los niños y niñas en esta edad desobedecen?
Los adultos en el hogar deberán ponerse de acuerdo en las
reglas de convivencia familiar, así como en las consecuencias
en caso de que los hijos e hijas no las cumplan.
Encontrarás más detalle sobre estas alternativas en la página 32.
Entre 11 y 17 años
¿Cómo son a esta edad?
Esta etapa podría dividirse en dos: preadolescencia y adolescencia. Ambas
se caracterizan porel desarrollo de un pensamiento cadavez más abstracto.
Lapreadolescencia.Entre los 11 y 13 años, aproximadamente
Se caracteriza por los primeros cambios físicos orientados a la madurez
psicosexual.
Los preadolescentes, con respecto a la etapa anterior, tienen más desa-
rrollada la capacidad de mirar hacia el futuro y comprender las conse-
cuencias de sus acciones.
A menudo tienen más tareas y responsabilidades en la escuela y en la
casa, así como un mayor sentido de independencia que en la niñez.
Laadolescencia. A partir de los 13 años aproximadamente
Presentan grandes cambios físicos en lo que refiere a altura y peso, así
como a la aparición de las características sexuales propias de losvarones
y las mujeres.
Esunaetapadecambiospermanentes,porloquelosadolescentespue-
den mostrar inestabilidad en el estado de ánimo, desafiar a los adultos
y sus creencias, e interés en priorizar las actividades y opiniones de su
grupo de amigos.
Pueden tener deseos de experimentar.
A medida que se acerca la finalización de la etapa liceal empiezan con
interrogantes vocacionales y laborales.
31UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
¿Cómo poner límites?
Es importante que las madres y padres estemos atentos a los cambios de
los adolescentes, no desde un lugarde control, sino de acompañamiento. Es
necesario conversar y convenir pautas y límites con ellos respecto a temas
tales como: el horario de estudio y de salidas, las fiestas, las compañías, el
consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, el cuidado sexual, entre otros.
Es esperable que los adolescentes se cierren al diálogo con los adultos,
porque se sienten controlados por estos.
Las figuras adultas son muy importantes para los adolescentes, aun
en el clima conflictivo y demandante en que a veces se dan sus re-
laciones. En su proceso de transformación los adolescentes pasan
por cambios físicos y emocionales que por momentos les resultan
difíciles de sobrellevar. Por eso, aunque los adolescentes no sean
conscientes, el apoyo y el acompañamiento de los adultos son vitales.
La inmadurez y la irresponsabilidad son rasgos saludables de los adoles-
centes, quienes madurarán cuando sea el momento de hacerlo, sin ne-
cesidad de serforzados. Es una etapa en la que los límites de los adultos
también son saludables, si se dan en un marco de sostén y confianza.
En esta etapa, madres, padres y cuidadores podríamos ceder en aspec-
tos que hacen a la independencia de los adolescentes, como el corte de
pelo, la vestimenta y las preferencias musicales. Pero, al mismo tiempo,
deberíamos ser firmes con las pautas y límites que les dan seguridad y
contención.
Como en prácticamente todo lo que tiene que ver con la crianza y
con el crecimiento, no hay recetas, ni mágicas ni universales, pero
no es malo cada tanto mostrar que nosotros también revisamos
nuestras posiciones, las pensamos dos veces, sabemos reparar y
cambiar de opinión cuando nos hemos equivocado.
«Así veo yo las cosas,
y entiendo que para vos puede
ser diferente, pero, de momento,
y porque soy responsable de
ayudarte a crecer, tomé esta
decisión y espero la entiendas, o
quizás lo harás más adelante».
Ser firmes no es aferrarnos
intransigentemente a lo que
hemos dicho o hecho en deter-
minado momento, sino
a la firmeza que sostiene a una
persona adulta cuando es
capaz de decir:
Poner límites:
una demostración
de amor y de
responsabilidad.
Límites sin
violencia
A continuación, se proponen algunos recursos y técnicas que amplían los
mencionados anteriormente y pueden ayudar a los adultos en la difícil
tarea de educar y poner límites a los niños, niñas y adolescentes sin em-
plear la violencia.
Estas recomendaciones pueden y deben adaptarse a cada etapa del de-
sarrollo del niño, la niña o el adolescente.
Parar, calmarse y pensar
Cuando el niño, la niña o el adolescente está haciendo algo que no debe
y no hace algo que sus madres, padres o cuidadores esperan, es muy fá-
cil caer en la tentación de «pedir-hablar-gritar-pegar». Para evitar esto,
los adultos podemos detenernos, respirar hondo, calmarnos y hacer una
pausa para pensar desde una visión diferente.
Los adultos podríamos estar en un permanente proceso reflexivo acerca
de cómo estamos ejerciendo la autoridad y cómo estamos siendo vistos
por nuestros hijos e hijas.
33UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Podríamos hacernos las siguientes preguntas:
¿Estoy esperando
algo adecuado
para su edad?
¿Le estoy hablando
claro y firme?
¿Le he mostrado
un ejemplo con
mis acciones?
¿De qué otras
maneras, tal vez
más lúdicas,
podría transmitirle
el mensaje? ¿Qué emociones
tengo?
¿Estas emociones
están relacionadas a
su conducta o están
relacionadas con
otras preocupaciones
del trabajo, la pareja,
etc.?
¿Qué emociones
reconozco en
él o ella en este
momento?
¿Está pudiendo
expresarlas?
¿Estoy
facilitando que
pueda hacerlo?
Decirle lo que debería hacerylo que no: Los adultos debemos poner-
nos de acuerdo primero entre nosotros sobre las conductas deseadas
y decirles a nuestros hijos e hijas lo que esperamos que hagan o dejen
de hacer, de manera serena, clara y firme. La actitud del adulto debe
transmitir seguridad, presentar un tono de voz firme ytranquilo y man-
tener el contacto visual con el niño, la niña o el adolescente.
Dialogar: A partir de conversaciones, madres, padres y cuidadores
podemos guiar a los niños y niñas a imaginar y expresar los anhelos y
metas para su vida, así como compartir momentos de reflexión acer-
ca de las consecuencias de las acciones que realizan. Además, pode-
mos ayudarlos a expresar sus emociones, hablar de los conflictos y
encontrar maneras para solucionarlos.
Juego, lecturas y música: A través del juego adultos y niños pode-
mos compartir los mismos códigos y lograr una conexión desde lo
emotivo, que ayudará a que los niños pequeños presten más aten-
ción sobre aquello que deseamos enseñarles. Por medio del juego
y las canciones, niños y niñas pueden aprender a hacer cosas, como
ordenar sus juguetes.
«Para cruzar la calle
siempre tenemos
que ir de la mano».
«A guardar, a guardar,
cada cosa en su lugar».
35UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Leer cuentos: Es otra manera en que madres, padres y cuidadores
podemos ir transmitiendo ideas acerca de las concepciones del mun-
do, además de ir estimulando el lenguaje, lo que, a su vez, proporcio-
na más elementos cognitivos y emotivos para que los niños y niñas
comprendan lo que las personas adultas esperan de ellos.
Compartir gustos: Con los niños y niñas mayores, así como con los
adolescentes, los adultos podemos lograr una aproximación similar
para dialogar mejor y obtener su atención conociendo y compartien-
do algunas actividades de interés para nuestros hijos e hijas, como
sus programas de TV, juegos electrónicos o temas musicales favori-
tos, por citar algunos ejemplos.
Abrazar: Uno de los mayores gestos de autoridad es el abrazo. En to-
das las edades, madres, padres y cuidadores pueden ofrecer un abra-
zo como expresión de límite. Al abrazarlos, pueden sentir el contacto
de un cuerpo con el otro: un cuerpo que mece y que acuna trae a la
memoria emotiva el recuerdo físico de los brazos de la madre o de
la figura «maternante». El abrazo cálido y firme da un «contorno»,
un límite, y es un poderoso mensaje de «hasta acá podés». Calma
la sensación de angustia y de no sentirse escuchado, que, de algu-
na manera, los niños, niñas y adolescentes experimentan cuando se
desbordan emocionalmente.
En los momentos de berrinches, característicos de los niños y niñas
entre los dos y cinco años, madres, padres y cuidadores podrían en-
tender que la necesidad de los niños de ser mirados, atendidos y es-
cuchados es expresada de forma: «¡quiero que me compres un ju-
guete o un chocolate!». A esta necesidad afectiva desplazada hacia
el reclamo de un objeto, que a su vez tiene un significado afectivo, se
podría responder con un abrazo y algunas palabras que contengan,
sin ceder a comprar algo que, en definitiva, el niño o la niña no desea.
«A ver Nico...
si te calmás nos
podemos entender.
Estás cansado, es
muy tarde para ir
a lo de Pedro, mañana
lo llamamos».
37UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Reforzar verbalmente las conductas positivas: Madres, padres y
cuidadores, cuando el niño, la niña o el adolescente tiene un buen
comportamiento, podemos emplear frases como: «¡Qué bien!», «¡Te
felicito!», «¡Lo lograste!», «¡Estoy orgullosa de vos!», «¡Cómo estas
creciendo!», «¡Mirá todo lo que ya aprendiste!», «¿Te diste cuenta de
lo bien que hiciste tus tareas?», entre otras.
Estas palabras o expresiones les confirman y validan sus logros, en el
proceso de ir aprendiendo a vivir en el mundo que los rodea. Al escu-
charlas, comprenden lo que los adultos esperan de él o ella y se sien-
ten estimulados a seguir haciéndolo, para lograr el reconocimiento.
«¡Felicitaciones,
te quedó precioso!».
Dejar que asuman las consecuencias de sus actos: A medida que
van creciendo, los niños, niñas y adolescentes van teniendo más res-
ponsabilidades en la casa, como cuidar y ordenar sus juguetes o su
cuarto, y en la escuela o liceo, como hacer las tareas y estudiar.
En este proceso de ejercicio de responsabilidad y autonomía, es im-
portante que conozcan y asuman las consecuencias de lo que hacen
o dejan de hacer, siempre y cuando esto no implique riesgos para su
integridad o su salud.
Para ello, las madres, los padres y cuidadores podríamos decirles y an-
ticiparles lo que va a ocurrir si no actúan debidamente, dejando que los
niños, niñas y adolescentes enfrenten sus propias responsabilidades.
Por ejemplo: «Si seguís demorando en vestirte, vamos a perder el óm-
nibus y vamos a llegar tarde al cumpleaños de tu amigo». Luego, en un
clima de calma y serenidad, podrían conversar juntos y reflexionar sobre
la experiencia vivida y sacar aprendizajes de ella.
Suspenderles algo que les gusta: Esta forma de sanción se aplica avi-
sándole al niño, la niña o el adolescente previamente que, si no deja de
actuar o hacer determinada cosa que está mal, se le suspenderá una
actividad que le agrada, como, por ejemplo, no podrá ver los dibujos
animados o ir a una fiesta. Madres, padres y cuidadores tenemos que
prometer algo que podamos cumplir y luego cumplir efectivamente
con lo estipulado, para no perder autoridad ante nuestros hijos e hijas.
Para los niños y niñas más grandes el método puede aplicarse de for-
ma «más extrema» cuando incurren sistemáticamente en la trasgre-
sión de una norma o si la transgresión tiene cierta gravedad.
Por ejemplo: Se los podrá privar de algo que les gusta, como jugar a los
juegos electrónicos, por una cierta cantidad de días.
39UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Tiempo fuera: Es un método bastante popular para intentar mejorar
el comportamiento infantil, apropiado para niños y niñas a partir de
dos años en adelante. Los variados resultados de su uso dependen
de que se aplique bien o mal.
Se entiende por «tiempo fuera» llevar al niño o la niña, cuando se
porta mal, de un ambiente estimulante en que quiere estar a otro no
estimulante en el que no quiere estar.
El niño o la niña va a ese lugar a pensar sobre lo que hizo. Debe
ser un ambiente poco estimulante, aburrido, pero nunca atemo-
rizante. Su función es actuar como un recordatorio que le permita
al niño controlarse la próxima vez que esté tentado a hacer algo
que no debe.
El tiempo de exclusión debe ser acorde con la edad del niño, pero
nunca excesivo. Una manera de calcularlo puede ser un minuto por
año de edad: si estamos hablando de una niña de cinco años, el tiem-
po no debe ser mayor de cinco minutos, si es un niño de ocho años,
podría permanecer ocho minutos.
Mientras dure el tiempo fuera el niño o la niña debe cumplirlo en calma,
sin gritos ni pataleos. Podrá pensar cómo controlarse, disculparse o repa-
rar lo hecho, si es lo que corresponde.
Cuando se lo lleva a ese lugar no es el momento de hablar ni escuchar
explicaciones. Desde que se trasgredió la norma se debe enfocar en
cumplir lo acordado, sin hostilidad, pero actuando con calma y firmeza.
Unavez cumplido eltiempo, contranquilidad, sí es el momento de ha-
blar y reflexionar sobre lo que pasó, tratando de encontrar soluciones
a la situación que motivó el tiempo fuera.
Este método puede aplicarse con ciertas variantes:
Tiempo fuera de la actividad: Se le prohíbe al niño, la niña o el ado-
lescente participar en una actividad entretenida en la que estaba
participando.
Tiempo fuera en otro sitio: Se le prohíbe al niño, la niña o el adoles-
cente participar en la actividad que estaba participando y se lo envía
a otro lugar, como su dormitorio, por un tiempo determinado confor-
me con la edad.
41UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Puede ayudar a generar un mejor clima que madres, padres y cuidadores
avisen al niño, la niña o el adolescente que están observando su conduc-
ta y le comuniquen que tendrá hasta tres oportunidades para cambiar su
comportamiento. Si no lo hace, irá a otro lugar, por ejemplo, su dormitorio,
por un período de tiempo conforme con la edad. Esto ayuda a que tanto
los adultos como los niños, niñas y adolescentes estén en control de sus
emociones, poniendo el foco en la acción que se debe dejar de hacer.
Recomendaciones para aplicar el “1-2-3”
Padres, madres y cuidadores deben tener en claro previamente qué
tipo de comportamientos desean que niñas, niños y adolescentes de-
jen de hacer. También deben explicarles que va a tener una sanción
(no violenta), si a la cuenta de tres no cambian de actitud.
Cuando el niño, la niña o el adolescente está teniendo el comporta-
miento no deseado, uno de los adultos, lo mirará y dirá, manteniendo
un tono neutral y en calma: «Va uno», sin agregar nada más. A partir
de allí, esperará que el niño, la niña o el adolescente deje de hacer lo
que se le pide. Si persiste, uno de los adultos le dirá, en el mismo tono
neutral: «Van dos». Si continúa con el comportamiento, el adulto dirá:
«Van tres y te vas cinco minutos a tu dormitorio» (u otro lugar ya pen-
sado para esto, durante el tiempo correspondiente). Y el niño, la niña
o el adolescente deberá ir a su cuarto por el tiempo asignado.
En el dormitorio, el niño, la niña o el adolescente debe permanecer
sin TV, computadora, celular o juegos electrónicos. Puede leer un li-
bro, descansar o jugar con algún juguete.
Al terminar el tiempo, el niño o la niña regresará y el clima emocional
no se verá alterado. Al contrario, se espera que regrese calmado y que
los padres, madres y cuidadores también lo estén.
¿Dónde
denunciar?
Si se desea denunciar una situación de violencia hacia un niño, una niña o
un adolescente, los medios son:
Línea Azul de INAU: 0800 5050
Denunciar en línea (http://app.inau.gub.uy/)
Correo electrónico: lineaazul@inau.gub.uy
Unidadesespecializadasenviolenciadomésticaydegénero(UEVDG) del
Ministerio del Interior
Cualquier seccional policial o a través del 911 para situaciones de
emergencia
JuzgadosdeFamiliaespecializadosenMontevideoyjuzgadospenales
Juzgados letrados en el interior del país y juzgados de paz
43UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
Tratobien:Guíaparalapuestadelímitesnoviolentosenelámbitofamiliar,dirigidaa
madres,padresyadultosalcuidadodeniños,niñasyadolescentes.
UNICEF Uruguay, 2019
Corrección de estilo: Susana Aliano Casales
Diseño y diagramación: Moderno
Ilustraciones: Sanopi
Impresión: Gráfica Mosca
Notas:
Para la elaboración de este documento se tomaron contenidos de las siguientes publicaciones:
¿Mucho, poquito o nada? Guía sobre pautas de crianza para niñosyniñas de 0 a 5 años de edad,
Montevideo, UNICEF, 2011.
Primera persona. Realidades adolescentes, Montevideo, UNICEF, 2014.
Agradecemos a Uruguay Crece Contigo por los insumos obtenidos en las instancias de
intercambio para la adecuación de los contenidos de la guía.
Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)
Blvr. Artigas 1659, piso 12
11200 - Montevideo (Uruguay)
Tel.: (+598) 2403 0308
E-mail: montevideo@unicef.org
www.unicef.org/uruguay
Julio 2019
@unicefuruguay

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Basta de violencia
Basta de violenciaBasta de violencia
Basta de violencia
DERMOND05
 
Triptico cómo podemos protegernos del maltrato
Triptico cómo podemos protegernos del maltratoTriptico cómo podemos protegernos del maltrato
Triptico cómo podemos protegernos del maltrato
Jhoel Guerra
 
Bullying para padres diana
Bullying para padres dianaBullying para padres diana
Bullying para padres diana
Psicopedagogas Tolosa
 
Foce
FoceFoce
Raul bullyng
Raul bullyngRaul bullyng
Raul bullyng
Javier Castillo
 
Informe UNICEF sobre Bullying
Informe UNICEF sobre BullyingInforme UNICEF sobre Bullying
Informe UNICEF sobre Bullying
Javier González de Dios
 
El bullying
El bullying   El bullying
El bullying
Yachio Castañeda
 
Capacitacion pautas de crianza
Capacitacion pautas de crianzaCapacitacion pautas de crianza
Capacitacion pautas de crianza
chana37
 
Boletin
BoletinBoletin
23 mi hijo tiene sindrome de asperger
23 mi hijo tiene sindrome de asperger23 mi hijo tiene sindrome de asperger
23 mi hijo tiene sindrome de asperger
gesfomediaeducacion
 
Bullying
Bullying Bullying
Bullying
Alan Morato
 
Bullying
BullyingBullying
Bullying
Khrozell Ixchel
 
Que es el bullí
Que es el bullíQue es el bullí
Que es el bullí
luisamolano
 
Bullyng
BullyngBullyng
Bullying
BullyingBullying
Bullying
Sahara Verdin
 
Acoso escolar
Acoso escolarAcoso escolar
Acoso escolar
Isabel Santos
 
Bullying
BullyingBullying

La actualidad más candente (17)

Basta de violencia
Basta de violenciaBasta de violencia
Basta de violencia
 
Triptico cómo podemos protegernos del maltrato
Triptico cómo podemos protegernos del maltratoTriptico cómo podemos protegernos del maltrato
Triptico cómo podemos protegernos del maltrato
 
Bullying para padres diana
Bullying para padres dianaBullying para padres diana
Bullying para padres diana
 
Foce
FoceFoce
Foce
 
Raul bullyng
Raul bullyngRaul bullyng
Raul bullyng
 
Informe UNICEF sobre Bullying
Informe UNICEF sobre BullyingInforme UNICEF sobre Bullying
Informe UNICEF sobre Bullying
 
El bullying
El bullying   El bullying
El bullying
 
Capacitacion pautas de crianza
Capacitacion pautas de crianzaCapacitacion pautas de crianza
Capacitacion pautas de crianza
 
Boletin
BoletinBoletin
Boletin
 
23 mi hijo tiene sindrome de asperger
23 mi hijo tiene sindrome de asperger23 mi hijo tiene sindrome de asperger
23 mi hijo tiene sindrome de asperger
 
Bullying
Bullying Bullying
Bullying
 
Bullying
BullyingBullying
Bullying
 
Que es el bullí
Que es el bullíQue es el bullí
Que es el bullí
 
Bullyng
BullyngBullyng
Bullyng
 
Bullying
BullyingBullying
Bullying
 
Acoso escolar
Acoso escolarAcoso escolar
Acoso escolar
 
Bullying
BullyingBullying
Bullying
 

Similar a Trato bien. Guia para padres. Unicef

BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdfBUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
AdelaidaMiguielesSot
 
BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdfBUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
CECILIAMONTECINOS3
 
V if hace mal a la familia
V if hace mal a la familiaV if hace mal a la familia
V if hace mal a la familia
Sandra Sanchez Pacheco
 
INVESTIGACIÓN PARA LA ELIMINACIÓN DEL CASTIGO CORPORAL
INVESTIGACIÓN PARA LA ELIMINACIÓN DEL CASTIGO CORPORALINVESTIGACIÓN PARA LA ELIMINACIÓN DEL CASTIGO CORPORAL
INVESTIGACIÓN PARA LA ELIMINACIÓN DEL CASTIGO CORPORAL
Psicologa Clínica en Panamá
 
Bullying acoso escolar
Bullying acoso escolarBullying acoso escolar
Bullying acoso escolar
sylorevaldez
 
Bullying
BullyingBullying
Amor y no violencia, para la buena salud mental.
Amor y no violencia, para la buena salud mental.Amor y no violencia, para la buena salud mental.
Amor y no violencia, para la buena salud mental.
Dorys Fanny Ramirez Rodriguez
 
Amor y no violencia, para la buena salud mental.
Amor y no violencia, para la buena salud mental.Amor y no violencia, para la buena salud mental.
Amor y no violencia, para la buena salud mental.
Dorys Fanny Ramirez Rodriguez
 
Guia crianza-mx-sep14
Guia crianza-mx-sep14Guia crianza-mx-sep14
Guia crianza-mx-sep14
Usebeq
 
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptxPara docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
Nohemy Tocto Llacsahuanga
 
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptxPara docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
Nohemy Tocto Llacsahuanga
 
Acoso escolar o bullying por alba estradas
Acoso escolar o bullying por alba estradasAcoso escolar o bullying por alba estradas
Acoso escolar o bullying por alba estradas
IES Henán Pérez del Pulgar
 
PPT - CHARLA.pptx
PPT - CHARLA.pptxPPT - CHARLA.pptx
PPT - CHARLA.pptx
EvelynMilenaZuloagaF
 
Maltrato infantil
Maltrato infantilMaltrato infantil
Maltrato infantil
DANIELA HERNANDEZ LOZADA
 
EL ESTRÉS PATERNO AFECTA EL DESARROLLO DEL LÓBULO FRONTAL DE LOS HIJOS con...
EL ESTRÉS PATERNO AFECTA EL DESARROLLO  DEL LÓBULO FRONTAL DE LOS HIJOS   con...EL ESTRÉS PATERNO AFECTA EL DESARROLLO  DEL LÓBULO FRONTAL DE LOS HIJOS   con...
EL ESTRÉS PATERNO AFECTA EL DESARROLLO DEL LÓBULO FRONTAL DE LOS HIJOS con...
Fundación
 
Bullying daniela montiel francisco
Bullying daniela montiel franciscoBullying daniela montiel francisco
Bullying daniela montiel francisco
lizajim
 
Ayudando a nuestros hijos en tiempos de conflicto social
Ayudando a nuestros hijos en tiempos de conflicto socialAyudando a nuestros hijos en tiempos de conflicto social
Ayudando a nuestros hijos en tiempos de conflicto social
Paulina Gómez
 
Zanahorias grupo o
Zanahorias grupo oZanahorias grupo o
Zanahorias grupo o
christian199898
 
Zanahorias grupo o
Zanahorias grupo oZanahorias grupo o
Zanahorias grupo o
christian199898
 
Tp maltrato
Tp maltratoTp maltrato
Tp maltrato
edmarcarito
 

Similar a Trato bien. Guia para padres. Unicef (20)

BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdfBUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
 
BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdfBUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
BUEN TRATO EN NNA Y FAMILIA. (2) (1).pdf
 
V if hace mal a la familia
V if hace mal a la familiaV if hace mal a la familia
V if hace mal a la familia
 
INVESTIGACIÓN PARA LA ELIMINACIÓN DEL CASTIGO CORPORAL
INVESTIGACIÓN PARA LA ELIMINACIÓN DEL CASTIGO CORPORALINVESTIGACIÓN PARA LA ELIMINACIÓN DEL CASTIGO CORPORAL
INVESTIGACIÓN PARA LA ELIMINACIÓN DEL CASTIGO CORPORAL
 
Bullying acoso escolar
Bullying acoso escolarBullying acoso escolar
Bullying acoso escolar
 
Bullying
BullyingBullying
Bullying
 
Amor y no violencia, para la buena salud mental.
Amor y no violencia, para la buena salud mental.Amor y no violencia, para la buena salud mental.
Amor y no violencia, para la buena salud mental.
 
Amor y no violencia, para la buena salud mental.
Amor y no violencia, para la buena salud mental.Amor y no violencia, para la buena salud mental.
Amor y no violencia, para la buena salud mental.
 
Guia crianza-mx-sep14
Guia crianza-mx-sep14Guia crianza-mx-sep14
Guia crianza-mx-sep14
 
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptxPara docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
 
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptxPara docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
Para docentes- LO QUE NECESITAMOS SABER SOBRE EL BULLYING.pptx
 
Acoso escolar o bullying por alba estradas
Acoso escolar o bullying por alba estradasAcoso escolar o bullying por alba estradas
Acoso escolar o bullying por alba estradas
 
PPT - CHARLA.pptx
PPT - CHARLA.pptxPPT - CHARLA.pptx
PPT - CHARLA.pptx
 
Maltrato infantil
Maltrato infantilMaltrato infantil
Maltrato infantil
 
EL ESTRÉS PATERNO AFECTA EL DESARROLLO DEL LÓBULO FRONTAL DE LOS HIJOS con...
EL ESTRÉS PATERNO AFECTA EL DESARROLLO  DEL LÓBULO FRONTAL DE LOS HIJOS   con...EL ESTRÉS PATERNO AFECTA EL DESARROLLO  DEL LÓBULO FRONTAL DE LOS HIJOS   con...
EL ESTRÉS PATERNO AFECTA EL DESARROLLO DEL LÓBULO FRONTAL DE LOS HIJOS con...
 
Bullying daniela montiel francisco
Bullying daniela montiel franciscoBullying daniela montiel francisco
Bullying daniela montiel francisco
 
Ayudando a nuestros hijos en tiempos de conflicto social
Ayudando a nuestros hijos en tiempos de conflicto socialAyudando a nuestros hijos en tiempos de conflicto social
Ayudando a nuestros hijos en tiempos de conflicto social
 
Zanahorias grupo o
Zanahorias grupo oZanahorias grupo o
Zanahorias grupo o
 
Zanahorias grupo o
Zanahorias grupo oZanahorias grupo o
Zanahorias grupo o
 
Tp maltrato
Tp maltratoTp maltrato
Tp maltrato
 

Más de Fernando Mello

Proyecto institucional 2021
Proyecto institucional 2021Proyecto institucional 2021
Proyecto institucional 2021
Fernando Mello
 
Repensar modos de hacer escuela en la escuela (2020-2024)
Repensar modos de hacer escuela en la escuela (2020-2024)Repensar modos de hacer escuela en la escuela (2020-2024)
Repensar modos de hacer escuela en la escuela (2020-2024)
Fernando Mello
 
Experiencia de una escuela aprender durante la pandemia covid 19. año 2020
Experiencia de una escuela aprender durante la pandemia covid 19. año 2020Experiencia de una escuela aprender durante la pandemia covid 19. año 2020
Experiencia de una escuela aprender durante la pandemia covid 19. año 2020
Fernando Mello
 
Escuela y territorio. trayectoria educativa. 2021
Escuela y territorio. trayectoria educativa. 2021Escuela y territorio. trayectoria educativa. 2021
Escuela y territorio. trayectoria educativa. 2021
Fernando Mello
 
Hacia la escuela que soñamos. Miradas a futuro.
Hacia la escuela que soñamos. Miradas a futuro.Hacia la escuela que soñamos. Miradas a futuro.
Hacia la escuela que soñamos. Miradas a futuro.
Fernando Mello
 
Proyecto Maestro Comunitario. 2021
Proyecto Maestro Comunitario. 2021Proyecto Maestro Comunitario. 2021
Proyecto Maestro Comunitario. 2021
Fernando Mello
 
Proyecto disfrazarte. podes 2021
Proyecto disfrazarte. podes 2021Proyecto disfrazarte. podes 2021
Proyecto disfrazarte. podes 2021
Fernando Mello
 
Cuentos con lobos
Cuentos con lobosCuentos con lobos
Cuentos con lobos
Fernando Mello
 
Cuento por que_el_sol_y_la_luna_viven_en_el_cielo
Cuento por que_el_sol_y_la_luna_viven_en_el_cieloCuento por que_el_sol_y_la_luna_viven_en_el_cielo
Cuento por que_el_sol_y_la_luna_viven_en_el_cielo
Fernando Mello
 
Astronomia. sugerencias didacticas. Marzo 2021
Astronomia. sugerencias didacticas. Marzo 2021Astronomia. sugerencias didacticas. Marzo 2021
Astronomia. sugerencias didacticas. Marzo 2021
Fernando Mello
 
Material RGA. Escuela_157._abril_2021
Material RGA. Escuela_157._abril_2021Material RGA. Escuela_157._abril_2021
Material RGA. Escuela_157._abril_2021
Fernando Mello
 
Presentacion sala abril_2021._martes_13_de_abril
Presentacion sala abril_2021._martes_13_de_abrilPresentacion sala abril_2021._martes_13_de_abril
Presentacion sala abril_2021._martes_13_de_abril
Fernando Mello
 
Presentacion sala abril_2021._miercoles_14
Presentacion sala abril_2021._miercoles_14Presentacion sala abril_2021._miercoles_14
Presentacion sala abril_2021._miercoles_14
Fernando Mello
 
Cuento ¿Quien corre conmigo?
Cuento ¿Quien corre conmigo?Cuento ¿Quien corre conmigo?
Cuento ¿Quien corre conmigo?
Fernando Mello
 
Comedor Escolar. Distribución.
Comedor Escolar. Distribución.Comedor Escolar. Distribución.
Comedor Escolar. Distribución.
Fernando Mello
 
Circular68 20
Circular68 20Circular68 20
Circular68 20
Fernando Mello
 
A58 r10 20_codicen
A58 r10 20_codicenA58 r10 20_codicen
A58 r10 20_codicen
Fernando Mello
 
Entr enlacesn1. CEIP
Entr enlacesn1. CEIPEntr enlacesn1. CEIP
Entr enlacesn1. CEIP
Fernando Mello
 
Entrenlaces4. CEIP
Entrenlaces4. CEIPEntrenlaces4. CEIP
Entrenlaces4. CEIP
Fernando Mello
 
Entrenlacen3. CEIP
Entrenlacen3. CEIPEntrenlacen3. CEIP
Entrenlacen3. CEIP
Fernando Mello
 

Más de Fernando Mello (20)

Proyecto institucional 2021
Proyecto institucional 2021Proyecto institucional 2021
Proyecto institucional 2021
 
Repensar modos de hacer escuela en la escuela (2020-2024)
Repensar modos de hacer escuela en la escuela (2020-2024)Repensar modos de hacer escuela en la escuela (2020-2024)
Repensar modos de hacer escuela en la escuela (2020-2024)
 
Experiencia de una escuela aprender durante la pandemia covid 19. año 2020
Experiencia de una escuela aprender durante la pandemia covid 19. año 2020Experiencia de una escuela aprender durante la pandemia covid 19. año 2020
Experiencia de una escuela aprender durante la pandemia covid 19. año 2020
 
Escuela y territorio. trayectoria educativa. 2021
Escuela y territorio. trayectoria educativa. 2021Escuela y territorio. trayectoria educativa. 2021
Escuela y territorio. trayectoria educativa. 2021
 
Hacia la escuela que soñamos. Miradas a futuro.
Hacia la escuela que soñamos. Miradas a futuro.Hacia la escuela que soñamos. Miradas a futuro.
Hacia la escuela que soñamos. Miradas a futuro.
 
Proyecto Maestro Comunitario. 2021
Proyecto Maestro Comunitario. 2021Proyecto Maestro Comunitario. 2021
Proyecto Maestro Comunitario. 2021
 
Proyecto disfrazarte. podes 2021
Proyecto disfrazarte. podes 2021Proyecto disfrazarte. podes 2021
Proyecto disfrazarte. podes 2021
 
Cuentos con lobos
Cuentos con lobosCuentos con lobos
Cuentos con lobos
 
Cuento por que_el_sol_y_la_luna_viven_en_el_cielo
Cuento por que_el_sol_y_la_luna_viven_en_el_cieloCuento por que_el_sol_y_la_luna_viven_en_el_cielo
Cuento por que_el_sol_y_la_luna_viven_en_el_cielo
 
Astronomia. sugerencias didacticas. Marzo 2021
Astronomia. sugerencias didacticas. Marzo 2021Astronomia. sugerencias didacticas. Marzo 2021
Astronomia. sugerencias didacticas. Marzo 2021
 
Material RGA. Escuela_157._abril_2021
Material RGA. Escuela_157._abril_2021Material RGA. Escuela_157._abril_2021
Material RGA. Escuela_157._abril_2021
 
Presentacion sala abril_2021._martes_13_de_abril
Presentacion sala abril_2021._martes_13_de_abrilPresentacion sala abril_2021._martes_13_de_abril
Presentacion sala abril_2021._martes_13_de_abril
 
Presentacion sala abril_2021._miercoles_14
Presentacion sala abril_2021._miercoles_14Presentacion sala abril_2021._miercoles_14
Presentacion sala abril_2021._miercoles_14
 
Cuento ¿Quien corre conmigo?
Cuento ¿Quien corre conmigo?Cuento ¿Quien corre conmigo?
Cuento ¿Quien corre conmigo?
 
Comedor Escolar. Distribución.
Comedor Escolar. Distribución.Comedor Escolar. Distribución.
Comedor Escolar. Distribución.
 
Circular68 20
Circular68 20Circular68 20
Circular68 20
 
A58 r10 20_codicen
A58 r10 20_codicenA58 r10 20_codicen
A58 r10 20_codicen
 
Entr enlacesn1. CEIP
Entr enlacesn1. CEIPEntr enlacesn1. CEIP
Entr enlacesn1. CEIP
 
Entrenlaces4. CEIP
Entrenlaces4. CEIPEntrenlaces4. CEIP
Entrenlaces4. CEIP
 
Entrenlacen3. CEIP
Entrenlacen3. CEIPEntrenlacen3. CEIP
Entrenlacen3. CEIP
 

Último

Fundamentos filosóficos de la metodología de la enseñanza
Fundamentos filosóficos de la metodología de la enseñanzaFundamentos filosóficos de la metodología de la enseñanza
Fundamentos filosóficos de la metodología de la enseñanza
iamgaby0724
 
Jesús calma la tempestad el mar de en.docx
Jesús calma la tempestad el mar de en.docxJesús calma la tempestad el mar de en.docx
Jesús calma la tempestad el mar de en.docx
JRAA3
 
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
DobbieElfo
 
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsadUrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
JorgeVillota6
 
Presentación sector la arenita_paijan pptx
Presentación sector la arenita_paijan pptxPresentación sector la arenita_paijan pptx
Presentación sector la arenita_paijan pptx
Aracely Natalia Lopez Talavera
 
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business TechBusiness Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
johnyamg20
 
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
manuelhinojosa1950
 
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
MiNeyi1
 
Marketing responsable - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Marketing responsable - Ética y Responsabilidad Social EmpresarialMarketing responsable - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Marketing responsable - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
JonathanCovena1
 
Ejercicios propuestos (if , switch).docx
Ejercicios propuestos (if , switch).docxEjercicios propuestos (if , switch).docx
Ejercicios propuestos (if , switch).docx
sebastianjacome1808
 
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social EmpresarialCalidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
JonathanCovena1
 
ANALISIS CRITICO DEL PENSAMIENTO COLONIAL Y DESCOLONIZACION
ANALISIS CRITICO DEL PENSAMIENTO COLONIAL Y DESCOLONIZACIONANALISIS CRITICO DEL PENSAMIENTO COLONIAL Y DESCOLONIZACION
ANALISIS CRITICO DEL PENSAMIENTO COLONIAL Y DESCOLONIZACION
carla466417
 
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdfMaikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
DevinsideSolutions
 
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
carla526481
 
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdfDIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
Alfaresbilingual
 
TRABAJO EXPERIMENTAL DE ENFOQUES DE LA CALIDAD DE VIDA
TRABAJO EXPERIMENTAL DE ENFOQUES DE LA CALIDAD DE VIDATRABAJO EXPERIMENTAL DE ENFOQUES DE LA CALIDAD DE VIDA
TRABAJO EXPERIMENTAL DE ENFOQUES DE LA CALIDAD DE VIDA
ARIANAANABELVINUEZAZ
 
preguntas de historia universal. guia comipems
preguntas de historia universal. guia comipemspreguntas de historia universal. guia comipems
preguntas de historia universal. guia comipems
nahomigonzalez66
 
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLAFRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Clasificación de los animales vertebrados
Clasificación de los animales vertebradosClasificación de los animales vertebrados
Clasificación de los animales vertebrados
DianaLopez859290
 
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
https://gramadal.wordpress.com/
 

Último (20)

Fundamentos filosóficos de la metodología de la enseñanza
Fundamentos filosóficos de la metodología de la enseñanzaFundamentos filosóficos de la metodología de la enseñanza
Fundamentos filosóficos de la metodología de la enseñanza
 
Jesús calma la tempestad el mar de en.docx
Jesús calma la tempestad el mar de en.docxJesús calma la tempestad el mar de en.docx
Jesús calma la tempestad el mar de en.docx
 
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
La filosofía presocrática y los filosofos más relvantes del periodo.
 
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsadUrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
UrkuninaLab.pdfsadsadasddassadsadsadasdsad
 
Presentación sector la arenita_paijan pptx
Presentación sector la arenita_paijan pptxPresentación sector la arenita_paijan pptx
Presentación sector la arenita_paijan pptx
 
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business TechBusiness Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
 
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
5° T3 EDITABLE EVALUACIÓN DARUKEL 2023-2024.pdf
 
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
1.- manual-para-la-creacion-33-dias-de-manifestacion-ulises-sampe.pdf
 
Marketing responsable - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Marketing responsable - Ética y Responsabilidad Social EmpresarialMarketing responsable - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Marketing responsable - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
 
Ejercicios propuestos (if , switch).docx
Ejercicios propuestos (if , switch).docxEjercicios propuestos (if , switch).docx
Ejercicios propuestos (if , switch).docx
 
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social EmpresarialCalidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
Calidad de vida laboral - Ética y Responsabilidad Social Empresarial
 
ANALISIS CRITICO DEL PENSAMIENTO COLONIAL Y DESCOLONIZACION
ANALISIS CRITICO DEL PENSAMIENTO COLONIAL Y DESCOLONIZACIONANALISIS CRITICO DEL PENSAMIENTO COLONIAL Y DESCOLONIZACION
ANALISIS CRITICO DEL PENSAMIENTO COLONIAL Y DESCOLONIZACION
 
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdfMaikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
Maikell-Victor-Quimica-2024-Volume-2.pdf
 
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
REGIMÉN ACADÉMICO PARA LA EDUCACIÓN SECUNDARIA - RESOC-2024-1650-GDEBA-DGC...
 
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdfDIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
DIPLOMA Teachers For Future junio2024.pdf
 
TRABAJO EXPERIMENTAL DE ENFOQUES DE LA CALIDAD DE VIDA
TRABAJO EXPERIMENTAL DE ENFOQUES DE LA CALIDAD DE VIDATRABAJO EXPERIMENTAL DE ENFOQUES DE LA CALIDAD DE VIDA
TRABAJO EXPERIMENTAL DE ENFOQUES DE LA CALIDAD DE VIDA
 
preguntas de historia universal. guia comipems
preguntas de historia universal. guia comipemspreguntas de historia universal. guia comipems
preguntas de historia universal. guia comipems
 
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLAFRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
FRASE CÉLEBRE OLÍMPICA EN ROMPECABEZAS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Clasificación de los animales vertebrados
Clasificación de los animales vertebradosClasificación de los animales vertebrados
Clasificación de los animales vertebrados
 
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
Power Point: El conflicto inminente (Bosquejo)
 

Trato bien. Guia para padres. Unicef

  • 1. 1UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Guía para la puesta de límites no violentos en el ámbito familiar, dirigida a madres, padres y adultos al cuidado de niños, niñas y adolescentes Trato bien
  • 2.
  • 3. 3UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Contenido · El desafío de criar y poner límites · La violencia no educa ¿Qué les pasa a niños, niñas y adolescentes cuando reciben castigos físicos? ¿Qué les pasa a niños, niñas y adolescentes cuando sus padres o cuidadores los humillan o insultan? ¿Qué consecuencias genera el maltrato en la vida de niños, niñas y adolescentes? · ¿Cómo educar a niños, niñas y adolescentes sin violencia? Exigir y esperar de acuerdo a la edad Entre 0 y 12 meses Entre 1 y 3 años Rabietas o berrinches Entre 3 y 5 años Entre 5 y 11 años Entre 11 y 17 años · Límites sin violencia · ¿Dónde denunciar? 4 6 6 8 10 12 14 16 18 20 24 28 30 32 42
  • 4. El desafío de criar y poner límites Criar hijos e hijas da mucho trabajo. Educarlos para que se autocontrolen y comporten adecuadamente es una parte importante de la crianza en todas las culturas. Las madres, los padres y cuidadores guiamos a niños, niñas y adolescentes para que aprendan a distinguir entre lo que está bien y lo que está mal, y sepan cómo manejar sus emociones y conflictos, de manera de favorecer la responsabilidad y el respeto de las normas socia- les y culturales. Al poner límites buscamos fundamentalmente que niños, niñas y ado- lescentes dejen de hacer o aprendan a hacer algo. Nos esforzamos por educarlos, porque queremos lo mejor para ellos. La hora de dormir, la hora del baño, las comidas, las tareas escolares y liceales, las salidas u otras actividades son las que suelen aumentar la tensión cuando ocurren de una forma distinta a la que esperamos madres, padres y cuidadores. A pesar de las buenas intenciones, esta tensión puede ir en aumento y presentarse con la siguiente secuencia: hablar-convencer-discutir-gritar-golpear. En muchos casos no es una decisión meditada, sino la consecuencia de la frustración o del enfado de los adultos. Al llegar a la última etapa de esta secuencia, el clima emocional es de desborde, todo parece ser una batalla y no se identifican alternativas para relacionarse sin violencia con los niños y niñas. Nuestro contexto cultural suele validar el hecho de pegar o insultar a los niños, niñas y adolescentes como parte del modelo de crianza. Ex- presiones como «una buena paliza a tiempo previene un mal mayor»,
  • 5. 5UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor «te pego por tu propio bien», «a mí me lo hicieron de chico y crecí bien» o «la letra con sangre entra» señalan la naturalización del maltrato y las humillaciones como forma de relacionarse, al tiempo que desconocen las consecuencias físicas, psicológicas y sociales de la violencia en la vida de las personas. De esta manera, la violencia se normaliza y se coloca en un lugar invisible. Cambiar estas prácticas implica un gran desafío y un cambio cultural profundo, que debe iniciarse al interior de cada persona y de cada familia.
  • 6. La violencia no educa ¿Qué ocurre cuando se usan prácticas de castigo físico o humillacionesver- bales para poner límites a niños, niñas y adolescentes? En general, este tipo de acciones parecen ser efectivas inmediatamente: el niño o la niña deja de hacer lo que estaba haciendo o cumple con el mandato de los adultos, al recibir una palmada o un insulto. Pero el mo- tor de esta respuesta es el temor o el terror a recibir este tipo de tratos por parte de sus seres más queridos. Los niños, niñas y adolescentes no aprenden con un golpe o con insultos aquello que sus madres, padres y cuidadores quieren enseñarles. Tampo- co les ayuda a desear portarse bien, ni les enseña la autodisciplina o con- ductas alternativas para resolver conflictos, sino todo lo contrario: los hace poco sensibles ante las experiencias violentas. Los niñosyniñas aprenden principalmente del ejemploysi se les enseña que los conflictos pueden resolverse a golpes e insultos, probablemente repro- duzcan estos patrones violentos de conducta en el futuro. Los niños pueden sufrir distintas formas de maltrato, pero cuando se trata de ponerlímites las que aparecen son el maltrato psicológico ofísico. MALTRATO FÍSICO También conocido como castigo corporal, se refiere a cualquier castigo que incluya el uso de la fuerza física con la intención de causar cierto grado de dolor o malestar, por leve que sea; por ejemplo, pegar a los niños, ya sea con la mano o con algún objeto MALTRATO PSICOLÓGICO Es cualquier actitud que provoque en el niño o la niña sentimientos de descalificación o humillación; incluye la agresión verbal, ame- nazas, intimidación, denigración, ridiculiza- ción, hacer sentir culpa o manipulación para controlar a los niños, niñas y adolescentes
  • 7. 7UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Te prueban, te prueban, te prueban, hasta que, cansado, le das una palmada, si a vos te lo hicieron de chiquito y «no pasó nada». ¿Qué les pasa a niños, niñas y adolescentes cuando reciben castigos físicos? En un primer momento experimentan miedo o terror frente al gol- pe. Los niños, niñas y adolescentes al recibir castigos físicos sienten el temor llevado al grado máximo, es decir, terror. Esto ocurre minutos o segundos antes de recibir el golpe, cuando anticipan lo que va a acontecer. Después del golpe no solo sienten un dolor físico, sino emocional. El sentimiento de impotencia surge luego, como resultado del dolor emocional que resulta de no poder modificar la ira, el enojo o la frus- tración que siente su madre, padre o cuidador. Niños, niñas y adoles- centes sienten que nada de lo que puedan hacer en ese momento hará cambiar la opinión de las personas adultas a su cargo sobre él o ella, o sobre lo ocurrido. Para sobreponerse de esta experiencia, niños, niñas y adolescentes desarrollan mecanismos de adaptación a la violencia, como la obe- diencia extrema o comportamientos violentos. En cualquiera de los dos casos se ubican en algún lugar del círculo de la violencia: víctima o agresor. Estas experiencias trascienden el mundo familiar y se am- plían a la escuela y la comunidad.
  • 8. ¿Qué les pasa a niños, niñas y adolescentes cuando sus padres o cuidadores los humillan o insultan? Los seres humanos construimos nuestro pensamiento a partir del lenguaje. En este proceso, los vínculos familiares son fundamentales al momento de ir aprendiendo palabras y construyendo significados. Como esto se da en un contexto afectivo, niños, niñas y adolescentes confían y creen en lo que sus padres y cuidadores dicen. Por lo tanto, si se usan palabras humillantes para educarlos o poner- les límites, los hijos e hijas pensarán que estas palabras realmente los definen como personas. Aunque algunas madres y algunos padres creen que insultar no es igual que golpear, las palabras fuertes y humillantes generan los mis- mos sentimientos de dolor emocional, frustración e impotencia que el castigo físico en las personas. Mirás los deberes y están todos mal hechos y se te escapa: «No servís para nada».
  • 9. 9UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Le pedís mil veces que deje de mirar el celular para comer y parece que le hablás a una pared, hasta que se te va la paciencia y le decís: «Vas a quedar más tarado de lo que sos» y le arrancás el aparato.
  • 10. ¿Qué consecuencias genera el maltrato en la vida de niños, niñas y adolescentes? Padres, madres y cuidadores somos responsables de cuidar, proteger y guiar a los niños, niñas y adolescentes, y para ello debemos poner límites: una tarea difícil, pero necesaria. Buscamos lo mejor para nuestros hijos e hijas y actuamos con la intención de educar. Sin embargo, algunas per- sonas adultas a menudo recurren a los golpes, insultos o humillaciones, porque no encuentran un lenguaje adecuado para hablarles y descono- cen los efectos que tienen estas prácticas. Las consecuencias físicas, psicológicas y sociales más frecuentes del casti- gofísicoylas humillacionesverbales en los niños, niñasyadolescentes son: Baja autoestima A menudo pueden experimentar sentimientos de inferioridad e inutili- dad. También pueden mostrarse tímidos y miedosos o, por el contrario, hiperactivos buscando llamar la atención de los demás. Sentimientos de soledad y abandono Pueden sentirse aislados, abandonados y poco queridos. Exclusión del diálogo y la reflexión La violencia bloquea y dificulta la capacidad para encontrar modos alter- nativos de resolver conflictos de forma pacífica y dialogada. Generación de más violencia Aprenden que la violencia es un modelo válido para resolver los proble- mas y pueden reproducirlo. Ansiedad, angustia, depresión Pueden experimentar miedo y ansiedad, desencadenados por la presen- cia de un adulto que se muestre agresivo o autoritario. Algunos desarro- llan lentamente sentimientos de angustia, depresión y comportamientos autodestructivos como la automutilación.
  • 11. 11UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Trastornos en la identidad Pueden tener una mala imagen de sí mismos, creer que son malos y por eso sus padres los castigan físicamente. A veces, como modo de defen- derse, desarrollan la creencia de que son fuertes y todopoderosos, capa- ces de vencer a sus padres y a otros adultos. Sufrimiento de daños físicos, incluso la muerte Los bebés y los lactantes tienen menos posibilidades de defenderse frente a este riesgo mortal. Síndrome del bebé sacudido (SBS) Para el bebé menor de dos años el peso de su cabeza corresponde a un 10 % de su peso total y por la falta de tono muscular de los músculos del cuello no puede afirmarla bien. Cuando un adulto lo sacude, la cabeza se mueve de tal manera que se provocan importantes choques de la masa encefálica contra la pared craneana. Esto puede producir serias lesiones de la masa cerebral.
  • 12. ¿Cómo educar a niños, niñas y adolescentes sin violencia? Para que la autoridad de madres, padres y cuidadores sea vivida y com- prendida por los niños, niñas y adolescentes como algo positivo, debe plantearse en vínculos que promuevan el apego emocional. Cuando esto ocurre, se produce un alejamiento de las prácticas violentas ya que los adultos encuentran maneras de manejar sus emociones, re- conocer y expresar su rabia, regular su agresividad y, especialmente, en- cuentran las palabras adecuadas para comunicarse. Es fundamental mantener un clima emocional que transmita seguridad y protección, basándose en la idea de que en toda convivencia pueden aparecer distintos conflictos y para resolverlos se requiere el diálogo ba- sado en el respeto al otro. Para lograrlo, es importante identificar mo- mentos en los que las personas adultas se sientan tranquilas para abrir el diálogo o, en los momentos de tensión, tengan otros modos de recuperar la calma para transmitir seguridad a sus hijos e hijas. APEGO Es el lazo afectivo fuerte, perdurable y recíproco que une al niño con personas significativas en su vida. Por ejemplo, el afecto profundo de la mamá por su bebé y de este por ella. No hay apego sin correspondencia afectiva CLIMA EMOCIONAL Se transmite con el tono de voz, la postura corporal y los gestos de la cara
  • 13. 13UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Para poder comunicarnos hay que tener la voluntad de encontrarse y compartir tiempo; una buena comuni- cación no se construye a las apuradas. Comunicarse no es solo hablar sino compartir ideas, experiencias y sentimientos. La comunicación no es tal cuando solo habla la per- sona adulta o, peor, cuando sermonea. FORTALEZA EMOCIONAL Es la que nos permite solucionar problemas, sortear obstáculos y enfrentar adversidades a lo largo de la vida Las personas adultas debemos predicar con el ejemplo. Lo que la madre, el padre o cuidador hace es más importante que lo que dice. El respeto de la autoridad se genera cuando los adultos le demostramos que somos consecuentes con nuestros actos y acciones. Tan importante como cuidar y proteger a los niños, niñas y adolescentes es saber comunicarse con ellos. Si establecemos una comunicación fran- ca, honesta y sin miedo, generamos un lazo invisible que nos une para siempre. Esta relación es necesaria para que niños, niñas y adolescentes desarrollen su fortaleza emocional. Por medio del diálogo se teje y refuerza el vínculo entre niños y adultos, fomentando el desarrollo de la empatía. EMPATÍA Es la capacidad de ponerse en el lugar de la otra persona, considerarla y respetarla
  • 14. Exigir y esperar de acuerdo a la edad En cada etapa de su vida, niños niñas y adolescentes tienen caracterís- ticas, necesidades y potencialidades distintas. Es importante reconocer lo que viven, porque su capacidad de entendimiento, de razonamiento y de aprendizaje, así como otras características particulares, varían con la edad. No son pequeños adultos. Entenderlo es clave, porque no es posible exi- gir la misma capacidad de atención y comprensión a un niño de 1 año que a una niña de 5 años, y tampoco es posible aplicar las mismas sanciones. En ocasiones, los adultos castigamos injustamente a los niños, niñas y adolescentes, con severidad y sin entender que la desobediencia de nuestros hijos es parte de un proceso de aprendizaje, de ensayo y error. Conocer más acerca de su desarrollo evolutivo puede ayudarnos a saber qué esperar y qué exigirles a la hora de educar y poner límites.
  • 15. 15UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor
  • 16. ¿Cómo son a esta edad? Los bebés no podrían sobrevivir sin una relación afectiva segura con la mamá, el papá y los cuidadores, que los proteja integralmente mediante: La comunicación: Necesitan estar en permanente comunicación con su madre, padre o cuidador, por medio de la mirada, las palabras y el sentido de su presencia (estando en brazos, sintiendo el calor corpo- ral y el ritmo cardíaco). El contacto: Necesitan estar lo más posible en contacto físico. Esto les permite primero fusionarse con el cuerpo de la persona que los acuna y los contiene, y luego ir delimitando, muy lentamente, su pro- pio cuerpo. La alimentación permanente: Además del alimento, necesitan del clima afectivo que implica este hecho. Ellos sostienen la mirada de la madre, se sienten parte de ella mientras escuchan su voz amorosa que les habla o canta. El padre y otros cuidadores también pueden alimentar a los bebés en un clima afectivo amoroso. Este proceso de apego no ocurre solo con la madre, sino también con el padre y los cuidadores. Es fundamental que los hombres participen de manera activa en los cuidados de los bebés y los niños y niñas pequeños, que se involucren en el vínculo con ellos, así como que apoyen a la mamá en su rol. El establecimiento de un vínculo de apego es esencial en la vida de las personas. Es la fuente del sentimiento de familiaridad y pertenencia, que primero se vive en la relación con los padres y madres, luego con los her- manos, hermanas y demás miembros de la red familiar, y se extiende más tarde a la escuela y la comunidad. Entre 0 y 12 meses «Me parece que estás cansada. Vamos a tratar de dormir un poco».
  • 17. 17UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor ¿Cómo poner límites? En esta etapa, poner límites está relacionado con ir discriminando y ayu- dando a los bebés a entender qué les sucede. Por ejemplo: Los adultos van «interpretando» el llanto de sus hijos e hijas: «es un llanto porque tiene sueño, hambre, calor o quiere mimos». Y de esta manera, respondiendo a las necesidades de los bebés, madres, padres y cuidadores van organizando una rutina más estructurada, a medida que van creciendo. Cuando se acercan a los tres meses, los bebés van ajustando su ritmo biológico al entorno, y es un buen momento para comenzar a enseñarles de a poco algunas reglas de la vida. Para ello los rituales y las rutinas son vitales, porque ayudan a calibrar el reloj biológico del bebé y a entender algunas señales. El ritual implica mantener razonablemente los mismos horarios y la misma secuencia de acciones. Los rituales cotidianos no pueden ser acciones mecánicas ni cargadas de estrés. Deben ser gestos naturales y placenteros para el bebé y los papás, mamás y cuidadores. Para establecer un buen vínculo no solo tenemos que amar al bebé, sino también empezar a entenderlo. «Como todas las noches, después del baño, leemos un cuento y a dormir». Por ejemplo: El ritual nocturno es especialmente im- portante, porque tiene que ser la señal de que la noche ha llegado y con ella el descanso. Es necesario que el ritmo de la casa se vaya enlenteciendo, las voces bajen y la luz se apague. Vendrá entonces la secuencia de to- das las noches, que podrá ser: baño tibio y placentero, comida, cambio de pañales y ¡a la cuna! Una vez en ella puede venir la canción de cuna, el mimo de las buenas noches y el sueño.
  • 18. ¿Cómo son a esta edad? Los niños y niñas en esta etapa desarrollan paulatinamente mayor in- dependencia física de madres y padres. Son muchas las habilidades nuevas que van diferenciando esta etapa de la anterior. A partir de los nueve meses, los bebés comienzan a gatear y a pararse, y alrededor del año, a caminar. Durante el segundo año de vida, el lenguaje comienza a aparecer cla- ramente: empiezan a decir sus primeras palabras sueltas, luego fra- ses cortas y también empezarán a nombrarse a sí mismos. Los niños y niñas construyen el significado de la palabra «yo», aspecto que revela su primer sentido de independencia de la mamá. Esunaetapaenquejueganmuchoyponensucerebroenfuncionamien- to de una manera divertida. Disfrutan imitando lo que hacen los demásy juegan con elementos diferentes que estimulan su imaginación. ¿Cómo poner límites? Los límites en esta etapa están relacionados principalmente con dos as- pectos: la rutina diaria y la seguridad integral de los niños y niñas. Rutina diaria: Los adultos decidimos el horario para despertarse, co- mer, bañarse y jugar, así como el lugar donde estas actividades van a ser realizadas. Por ejemplo, comer en la mesa y no en el dormitorio; o jugar en la sala, pero no en donde se cocina. De esta manera, se proponen límites a partir de los cuales los niños y niñas aprenden las nociones de tiempo y espacio. Seguridad integral: Cuando empiezan a caminar, los niños y niñas deambulan de un lado a otro y tocan todo aquello que está a su alcance, especialmente cosas riesgosas para ellos, como parte de su aprendizaje. Entre 1 y 3 años Es una etapa en que entienden mucho más de lo que pueden expresar en palabras.
  • 19. 19UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor En estos momentos, algunas maneras de poner límites podrían ser: Guardarlascosasquerepresentenunriesgo para ellos, como objetos cortantes y líquidos tóxicos, así como tapar los enchufes, etc. Hablar con ellos suavemente, con palabras concretas y explicaciones breves, como: «esto lastima», «esto duele» o «esto quema». Enseñarles a pronunciar las palabras es otra manera de poner lí- mites. Es común que comiencen teniendo un lenguaje más de bebé (media lengua) que se irá reemplazando por uno más organizado ha- cia los tres años. Es importante hablarles correctamente, evitando el uso de diminutivos o deformando las palabras. No nos burlemos de cómo habla, ni permitamos que nadie lo haga. Burlarse de la mala pronunciación puede hacer que niños y niñas se sientan descalificados y se retraigan. «Nooo, esto quema».
  • 20. Ocurren en una edad en la cual los deseos e impulsos son muy fuer- tes, los niños y las niñas tienen poca experiencia en tolerar las frustra- ciones y su lenguaje y sus habilidades de expresión y descarga todavía son limitados. Las rabietas o berrinches son un comportamiento normal en el desarro- llo. Son más frecuentes e intensas en algunos niños que en otros y em- peoran con la fatiga, el apetito o cualquier tipo de malestar. A veces, los padres, madres o cuidadores cedemos frente a estos be- rrinches y así generamos que nuestros hijos e hijas identifiquen los me- canismos para desafiar las reglas de la familia, lo que nos lleva a perder autoridad. Niños y niñas no se sienten seguros ante esta situación, sino todo lo contrario: encuentran una manera de tener poder sobre su ma- dre, padre o cuidadores. ¿Qué podemos hacer frente a un berrinche o rabieta? PREVENIRLAS Distraery cambiar el foco de atención: Se los puede distraer con al- gún objeto y otra actividad, para cambiar el foco de atención de algo que «no se puede», por otra cosa que «sí se puede». Porejemplo: el niño está alrededor de una mesa y quiere agarrar el celular de un adulto para jugar. En un caso así, se puede quitar el celular de la mesa y ofrecer- le un juguete u otro objeto alternativo para que juegue. Rabietas o ber
  • 21. 21UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor rrinchesElegiralgo: Si la situación lo amerita, se les puede dar la posibilidad de elegir. Por ejemplo: ¿Querés bañarte antes o después de comer? Evitaruna situación: Si sabemos que una situación los frustra dema- siado y los desborda, lo mejor será evitarla hasta que logren enfren- tarla de otra manera. Por ejemplo: no llevarlos a hacer las compras, que es un lugar donde no pueden tocar nada, comer, ni obtener todo lo que ven.
  • 22. TOMAR ACCIÓN CUANDO OCURREN Mantener la calma: No ayuda responder a la rabieta de un niño con una rabieta de adultos. Nuestra reacción es una lección de cómo po- ner fin a un conflicto. Ignorar la rabieta, siempre que sea posible: Si estamos seguros de que el niño o la niña no corre peligro, entonces tratemos de continuar con lo que estábamos haciendo, como si no pasara nada. Si estamos en un lugar público, intentaremos ser ciegos y sordos a la reacción de quienes miran desde afuera y no prestaremos atención al berrinche. Si no es posible sostener esa actitud porque puede lastimarse o está en un lugar o en una situación inadecuados, lo cargaremos de manera firme pero no violenta y lo llevaremos a un lugar más apropiado para dejar que la rabieta se calme sola. «No, no, no... así a los gritos no nos vamos a entender». Rabietas o ber
  • 23. 23UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Darcontención: Si le cuesta salir de su rabieta y no sabemos cómo ayu- darlo, podemos hacerlo diciéndole: «Te voy a ayudar a que salgas de esto».También lo podemos hamacar, cantarle o abrazarlo para calmarlo. No ceder: Nunca vamos a acceder a darle o hacer lo que quería, aun- que sea posible o razonable. Tiene que aprender claramente que una rabieta no lo acerca a ninguna solución. Una vez que la rabieta pasó, podemos manifestarle la alegría de que haya recuperado el controlyenseñarle cuál habría sido la mejormanera de actuar o de expresar lo que sentía, estimulando el uso de palabras. «¡Así está mucho mejor! No había por qué enojarse tanto». rrinches
  • 24. Entre 3 y 5 años ¿Cómo son a esta edad? En esta etapa el lenguaje y la motricidad continúan su desarrollo con saltos cualitativos. Es el período de la vida en que el juego es la actividad principal. Em- pieza siendo una actividad más solitaria y egocéntrica y, gradualmen- te, comienza a incluir a otros niños y niñas. Es el momento en que comienzan a ir al jardín. Es la etapa en la que aprenden a comer solos, a controlar sus esfín- teres, a cambiarse la ropa con ayuda: señales que van confirmando su sentido de independencia y autonomía. Hacia los cuatro y cinco años, son activos, se muestran más seguros en sus movimientos corporales, como correr o saltar, y empiezan a desarrollar su motricidad fina mediante la pintura, el dibujo o aboto- nándose la ropa. Son imaginativos y espontáneos. A veces, confunden la realidad con la fantasía. Son curiosos y hacen muchas preguntas a los adultos. Pueden hablar de sus necesidades y emociones, pero les cuesta po- nerse en el lugar del otro. «Necesito tu ayuda, levantá tus juguetes del piso mientras yo cocino, ¿de acuerdo?».
  • 25. 25UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor ¿Cómo poner límites? A esta edad niños y niñas son tenaces practicantes de su autonomía. Es- tán descubriendo su poder, por lo cual muy frecuentemente contradicen y se oponen a las propuestas que se les hacen. Este es un sano ejercicio de autonomía, aunque muchas veces a los adultos nos resulte agota- dor. La «desobediencia» es normal y esperable. ¡Lo importante es saber manejarla! Nuestra responsabilidad como madres, padres o cuidadores es enseñarles a aceptar las reglas de convivencia social, de a poco y de buena manera. Para facilitar que hagan caso es importante: Solicitarles su ayuda: Plantearles lo que queremos apelando a su colaboración más que a su obediencia. Les decimos, por ejemplo: «Necesito tu ayuda, levantá tus juguetes del piso mientras yo cocino, ¿de acuerdo?». Participarlos de alguna decisión: Proponerles que decidan sobre algo los ilusiona. No pueden decidir no bañarse, pero les pregunta- mos: «¿Cuándo te querés bañar?, ¿antes o después de la merienda?». Felicitarlos, alegrarse por su actitud: Siempre que hagan caso, no nos olvidemos de alabar su actitud y demostrarles la alegría que nos produce. Explicar las razones de nuestro pedido: Ello contribuye a conven- cerlos en lugar de hacer que se sientan obligados. Estas explicacio- nes no deben darse cada vez, ni ser muy largas. Tampoco es bueno hacerles creer que solo deben hacer caso si entienden los motivos o están de acuerdo. Si lo que hacen les trae, desde su perspecti- va, una consecuencia positiva, probablemente seguirán haciéndolo. Si lo que hacen les trae una consecuencia nega- tiva, también desde su perspectiva, probable- mente no lo hagan con tanta frecuencia. «El problema es que si no te lavás los dientes, los restos de comida los pueden dañar».
  • 26. Entre 3 y 5 años Cómo manejar las «desobediencias» Cuando los niños y las niñas nos desobedecen, lo más importante es ¡mantener la calma! Si nos sentimos desafiados o burlados, nos puede dar mucha rabia y podemos actuar equivocadamente. Si creemos que el niño o la niña ya conoce los motivos por los que le pedimos que se comporte de determinada manera, no está bien repetirlos para «convencerlo/a». Un buen sistema implica hacerle una advertencia efectiva frente al no cumplimiento. En tono firme, pero sin gritos ni ningún tipo de vio- lencia y una sola vez. La repetición interminable solo agota la pacien- cia de los adultos. Otra buena fórmula es expresarles lo que pasará si no cumplen: «Si no empezamos a aprontarte ahora, no podrás ir al cumpleaños». Si cumple, no pasemos por alto su buena actitud y alabemos since- ramente su ayuda, sin reproches y demostrándole la alegría que nos produce. Si no cumple, es crucial cumplir nosotros con la consecuencia que habíamos anunciado: la pérdida de alguna diversión o privilegio, o aplicar una penitencia o tiempo fuera, manteniendo nuestra calma y firmeza. Si se establece una lucha de poder, lo mejor que podemos hacer es tratar de salirnos de ella. Si es posible, intentemos retirarnos del lugar donde está el niño, asegurándonos de que no corre peligro. No son buenos ni los gritos ni los exabruptos. Cuanto más serenos estemos, mejores se- rán los resultados obtenidos. Encontrarás más detalle sobre estas alternativas en la sección «Límites sin violencia» (página 32)
  • 27. 27UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor «¡Te felicito! Qué alegría que te vestiste rápido».
  • 28. Entre 5 y 11 años ¿Cómo son a esta edad? Es la etapa en la cual los niños y niñas transitan la escuela primaria, con nuevas reglas, rutinas y responsabilidades. Entre los cinco y siete años los niños y niñas tienen mucha energía. Su coordinación sigue mejorando: pueden escribir y manipular mejor los objetos. Siguen teniendo un corto período de atención. Buscan activi- dades que involucran acción. Necesitan sentir confianza en sí mismos como miembros de una comunidad. Son soñadores y sensibles a la aprobación de los demás. Les gusta competir en juegos de equipo. Distinguen las diferencias de sexo (niño/niña, hombre/mujer). Se manejan desde un plano in- tuitivo, en el que el punto de vista que vale es el suyo, pero aún no comprenden lo abstracto. Comienzan a internalizar normas, patrones de conducta y comunicación. Entre los siete y once años el pensamiento es concreto. Están ligados todavía a sus experiencias concretas y necesitan manipular objetos para comprender. Pueden resolver problemas. Tienen la coordinación necesaria para aprender destrezas físicas y los períodos de atención aumentan. Hacia los nueve años comienzan a estar en grupos de su mismo sexo y empieza a ser muy importante lo que el grupo piense o haga.
  • 29. 29UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor ¿Cómo poner límites? Enestaetapa,madres,padresycuidadoresdeberíanponermayorénfasisen: Organizar un tiempo para el estudio, las tareas escolares y el descanso. Organizar un tiempo para la TV, Internet y juegos electrónicos, con control y restricciones. Organizar una dieta balanceada y con horarios. Expresar lo que madres, padres y cuidadores esperamos y desea- mos para ellos en la etapa escolar. Reforzar los hábitos de higiene. A medida que se acerca la preadolescencia, tener espacios perma- nentes de diálogo, especialmente sobre los cambios físicos y emo- cionales, que irán apareciendo. Brindar información a niños y niñas sobre su cuerpo, su sexualidad y el cuidado de ambos. Conversar sobre los riesgos vinculados al consumo de tabaco, alco- hol y otras drogas. ¿Qué pasa cuando los niños y niñas en esta edad desobedecen? Los adultos en el hogar deberán ponerse de acuerdo en las reglas de convivencia familiar, así como en las consecuencias en caso de que los hijos e hijas no las cumplan. Encontrarás más detalle sobre estas alternativas en la página 32.
  • 30. Entre 11 y 17 años ¿Cómo son a esta edad? Esta etapa podría dividirse en dos: preadolescencia y adolescencia. Ambas se caracterizan porel desarrollo de un pensamiento cadavez más abstracto. Lapreadolescencia.Entre los 11 y 13 años, aproximadamente Se caracteriza por los primeros cambios físicos orientados a la madurez psicosexual. Los preadolescentes, con respecto a la etapa anterior, tienen más desa- rrollada la capacidad de mirar hacia el futuro y comprender las conse- cuencias de sus acciones. A menudo tienen más tareas y responsabilidades en la escuela y en la casa, así como un mayor sentido de independencia que en la niñez. Laadolescencia. A partir de los 13 años aproximadamente Presentan grandes cambios físicos en lo que refiere a altura y peso, así como a la aparición de las características sexuales propias de losvarones y las mujeres. Esunaetapadecambiospermanentes,porloquelosadolescentespue- den mostrar inestabilidad en el estado de ánimo, desafiar a los adultos y sus creencias, e interés en priorizar las actividades y opiniones de su grupo de amigos. Pueden tener deseos de experimentar. A medida que se acerca la finalización de la etapa liceal empiezan con interrogantes vocacionales y laborales.
  • 31. 31UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor ¿Cómo poner límites? Es importante que las madres y padres estemos atentos a los cambios de los adolescentes, no desde un lugarde control, sino de acompañamiento. Es necesario conversar y convenir pautas y límites con ellos respecto a temas tales como: el horario de estudio y de salidas, las fiestas, las compañías, el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, el cuidado sexual, entre otros. Es esperable que los adolescentes se cierren al diálogo con los adultos, porque se sienten controlados por estos. Las figuras adultas son muy importantes para los adolescentes, aun en el clima conflictivo y demandante en que a veces se dan sus re- laciones. En su proceso de transformación los adolescentes pasan por cambios físicos y emocionales que por momentos les resultan difíciles de sobrellevar. Por eso, aunque los adolescentes no sean conscientes, el apoyo y el acompañamiento de los adultos son vitales. La inmadurez y la irresponsabilidad son rasgos saludables de los adoles- centes, quienes madurarán cuando sea el momento de hacerlo, sin ne- cesidad de serforzados. Es una etapa en la que los límites de los adultos también son saludables, si se dan en un marco de sostén y confianza. En esta etapa, madres, padres y cuidadores podríamos ceder en aspec- tos que hacen a la independencia de los adolescentes, como el corte de pelo, la vestimenta y las preferencias musicales. Pero, al mismo tiempo, deberíamos ser firmes con las pautas y límites que les dan seguridad y contención. Como en prácticamente todo lo que tiene que ver con la crianza y con el crecimiento, no hay recetas, ni mágicas ni universales, pero no es malo cada tanto mostrar que nosotros también revisamos nuestras posiciones, las pensamos dos veces, sabemos reparar y cambiar de opinión cuando nos hemos equivocado. «Así veo yo las cosas, y entiendo que para vos puede ser diferente, pero, de momento, y porque soy responsable de ayudarte a crecer, tomé esta decisión y espero la entiendas, o quizás lo harás más adelante». Ser firmes no es aferrarnos intransigentemente a lo que hemos dicho o hecho en deter- minado momento, sino a la firmeza que sostiene a una persona adulta cuando es capaz de decir:
  • 32. Poner límites: una demostración de amor y de responsabilidad. Límites sin violencia A continuación, se proponen algunos recursos y técnicas que amplían los mencionados anteriormente y pueden ayudar a los adultos en la difícil tarea de educar y poner límites a los niños, niñas y adolescentes sin em- plear la violencia. Estas recomendaciones pueden y deben adaptarse a cada etapa del de- sarrollo del niño, la niña o el adolescente. Parar, calmarse y pensar Cuando el niño, la niña o el adolescente está haciendo algo que no debe y no hace algo que sus madres, padres o cuidadores esperan, es muy fá- cil caer en la tentación de «pedir-hablar-gritar-pegar». Para evitar esto, los adultos podemos detenernos, respirar hondo, calmarnos y hacer una pausa para pensar desde una visión diferente. Los adultos podríamos estar en un permanente proceso reflexivo acerca de cómo estamos ejerciendo la autoridad y cómo estamos siendo vistos por nuestros hijos e hijas.
  • 33. 33UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Podríamos hacernos las siguientes preguntas: ¿Estoy esperando algo adecuado para su edad? ¿Le estoy hablando claro y firme? ¿Le he mostrado un ejemplo con mis acciones? ¿De qué otras maneras, tal vez más lúdicas, podría transmitirle el mensaje? ¿Qué emociones tengo? ¿Estas emociones están relacionadas a su conducta o están relacionadas con otras preocupaciones del trabajo, la pareja, etc.? ¿Qué emociones reconozco en él o ella en este momento? ¿Está pudiendo expresarlas? ¿Estoy facilitando que pueda hacerlo?
  • 34. Decirle lo que debería hacerylo que no: Los adultos debemos poner- nos de acuerdo primero entre nosotros sobre las conductas deseadas y decirles a nuestros hijos e hijas lo que esperamos que hagan o dejen de hacer, de manera serena, clara y firme. La actitud del adulto debe transmitir seguridad, presentar un tono de voz firme ytranquilo y man- tener el contacto visual con el niño, la niña o el adolescente. Dialogar: A partir de conversaciones, madres, padres y cuidadores podemos guiar a los niños y niñas a imaginar y expresar los anhelos y metas para su vida, así como compartir momentos de reflexión acer- ca de las consecuencias de las acciones que realizan. Además, pode- mos ayudarlos a expresar sus emociones, hablar de los conflictos y encontrar maneras para solucionarlos. Juego, lecturas y música: A través del juego adultos y niños pode- mos compartir los mismos códigos y lograr una conexión desde lo emotivo, que ayudará a que los niños pequeños presten más aten- ción sobre aquello que deseamos enseñarles. Por medio del juego y las canciones, niños y niñas pueden aprender a hacer cosas, como ordenar sus juguetes. «Para cruzar la calle siempre tenemos que ir de la mano». «A guardar, a guardar, cada cosa en su lugar».
  • 35. 35UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Leer cuentos: Es otra manera en que madres, padres y cuidadores podemos ir transmitiendo ideas acerca de las concepciones del mun- do, además de ir estimulando el lenguaje, lo que, a su vez, proporcio- na más elementos cognitivos y emotivos para que los niños y niñas comprendan lo que las personas adultas esperan de ellos. Compartir gustos: Con los niños y niñas mayores, así como con los adolescentes, los adultos podemos lograr una aproximación similar para dialogar mejor y obtener su atención conociendo y compartien- do algunas actividades de interés para nuestros hijos e hijas, como sus programas de TV, juegos electrónicos o temas musicales favori- tos, por citar algunos ejemplos.
  • 36. Abrazar: Uno de los mayores gestos de autoridad es el abrazo. En to- das las edades, madres, padres y cuidadores pueden ofrecer un abra- zo como expresión de límite. Al abrazarlos, pueden sentir el contacto de un cuerpo con el otro: un cuerpo que mece y que acuna trae a la memoria emotiva el recuerdo físico de los brazos de la madre o de la figura «maternante». El abrazo cálido y firme da un «contorno», un límite, y es un poderoso mensaje de «hasta acá podés». Calma la sensación de angustia y de no sentirse escuchado, que, de algu- na manera, los niños, niñas y adolescentes experimentan cuando se desbordan emocionalmente. En los momentos de berrinches, característicos de los niños y niñas entre los dos y cinco años, madres, padres y cuidadores podrían en- tender que la necesidad de los niños de ser mirados, atendidos y es- cuchados es expresada de forma: «¡quiero que me compres un ju- guete o un chocolate!». A esta necesidad afectiva desplazada hacia el reclamo de un objeto, que a su vez tiene un significado afectivo, se podría responder con un abrazo y algunas palabras que contengan, sin ceder a comprar algo que, en definitiva, el niño o la niña no desea. «A ver Nico... si te calmás nos podemos entender. Estás cansado, es muy tarde para ir a lo de Pedro, mañana lo llamamos».
  • 37. 37UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Reforzar verbalmente las conductas positivas: Madres, padres y cuidadores, cuando el niño, la niña o el adolescente tiene un buen comportamiento, podemos emplear frases como: «¡Qué bien!», «¡Te felicito!», «¡Lo lograste!», «¡Estoy orgullosa de vos!», «¡Cómo estas creciendo!», «¡Mirá todo lo que ya aprendiste!», «¿Te diste cuenta de lo bien que hiciste tus tareas?», entre otras. Estas palabras o expresiones les confirman y validan sus logros, en el proceso de ir aprendiendo a vivir en el mundo que los rodea. Al escu- charlas, comprenden lo que los adultos esperan de él o ella y se sien- ten estimulados a seguir haciéndolo, para lograr el reconocimiento. «¡Felicitaciones, te quedó precioso!».
  • 38. Dejar que asuman las consecuencias de sus actos: A medida que van creciendo, los niños, niñas y adolescentes van teniendo más res- ponsabilidades en la casa, como cuidar y ordenar sus juguetes o su cuarto, y en la escuela o liceo, como hacer las tareas y estudiar. En este proceso de ejercicio de responsabilidad y autonomía, es im- portante que conozcan y asuman las consecuencias de lo que hacen o dejan de hacer, siempre y cuando esto no implique riesgos para su integridad o su salud. Para ello, las madres, los padres y cuidadores podríamos decirles y an- ticiparles lo que va a ocurrir si no actúan debidamente, dejando que los niños, niñas y adolescentes enfrenten sus propias responsabilidades. Por ejemplo: «Si seguís demorando en vestirte, vamos a perder el óm- nibus y vamos a llegar tarde al cumpleaños de tu amigo». Luego, en un clima de calma y serenidad, podrían conversar juntos y reflexionar sobre la experiencia vivida y sacar aprendizajes de ella. Suspenderles algo que les gusta: Esta forma de sanción se aplica avi- sándole al niño, la niña o el adolescente previamente que, si no deja de actuar o hacer determinada cosa que está mal, se le suspenderá una actividad que le agrada, como, por ejemplo, no podrá ver los dibujos animados o ir a una fiesta. Madres, padres y cuidadores tenemos que prometer algo que podamos cumplir y luego cumplir efectivamente con lo estipulado, para no perder autoridad ante nuestros hijos e hijas. Para los niños y niñas más grandes el método puede aplicarse de for- ma «más extrema» cuando incurren sistemáticamente en la trasgre- sión de una norma o si la transgresión tiene cierta gravedad. Por ejemplo: Se los podrá privar de algo que les gusta, como jugar a los juegos electrónicos, por una cierta cantidad de días.
  • 39. 39UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Tiempo fuera: Es un método bastante popular para intentar mejorar el comportamiento infantil, apropiado para niños y niñas a partir de dos años en adelante. Los variados resultados de su uso dependen de que se aplique bien o mal. Se entiende por «tiempo fuera» llevar al niño o la niña, cuando se porta mal, de un ambiente estimulante en que quiere estar a otro no estimulante en el que no quiere estar. El niño o la niña va a ese lugar a pensar sobre lo que hizo. Debe ser un ambiente poco estimulante, aburrido, pero nunca atemo- rizante. Su función es actuar como un recordatorio que le permita al niño controlarse la próxima vez que esté tentado a hacer algo que no debe. El tiempo de exclusión debe ser acorde con la edad del niño, pero nunca excesivo. Una manera de calcularlo puede ser un minuto por año de edad: si estamos hablando de una niña de cinco años, el tiem- po no debe ser mayor de cinco minutos, si es un niño de ocho años, podría permanecer ocho minutos.
  • 40. Mientras dure el tiempo fuera el niño o la niña debe cumplirlo en calma, sin gritos ni pataleos. Podrá pensar cómo controlarse, disculparse o repa- rar lo hecho, si es lo que corresponde. Cuando se lo lleva a ese lugar no es el momento de hablar ni escuchar explicaciones. Desde que se trasgredió la norma se debe enfocar en cumplir lo acordado, sin hostilidad, pero actuando con calma y firmeza. Unavez cumplido eltiempo, contranquilidad, sí es el momento de ha- blar y reflexionar sobre lo que pasó, tratando de encontrar soluciones a la situación que motivó el tiempo fuera. Este método puede aplicarse con ciertas variantes: Tiempo fuera de la actividad: Se le prohíbe al niño, la niña o el ado- lescente participar en una actividad entretenida en la que estaba participando. Tiempo fuera en otro sitio: Se le prohíbe al niño, la niña o el adoles- cente participar en la actividad que estaba participando y se lo envía a otro lugar, como su dormitorio, por un tiempo determinado confor- me con la edad.
  • 41. 41UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Puede ayudar a generar un mejor clima que madres, padres y cuidadores avisen al niño, la niña o el adolescente que están observando su conduc- ta y le comuniquen que tendrá hasta tres oportunidades para cambiar su comportamiento. Si no lo hace, irá a otro lugar, por ejemplo, su dormitorio, por un período de tiempo conforme con la edad. Esto ayuda a que tanto los adultos como los niños, niñas y adolescentes estén en control de sus emociones, poniendo el foco en la acción que se debe dejar de hacer. Recomendaciones para aplicar el “1-2-3” Padres, madres y cuidadores deben tener en claro previamente qué tipo de comportamientos desean que niñas, niños y adolescentes de- jen de hacer. También deben explicarles que va a tener una sanción (no violenta), si a la cuenta de tres no cambian de actitud. Cuando el niño, la niña o el adolescente está teniendo el comporta- miento no deseado, uno de los adultos, lo mirará y dirá, manteniendo un tono neutral y en calma: «Va uno», sin agregar nada más. A partir de allí, esperará que el niño, la niña o el adolescente deje de hacer lo que se le pide. Si persiste, uno de los adultos le dirá, en el mismo tono neutral: «Van dos». Si continúa con el comportamiento, el adulto dirá: «Van tres y te vas cinco minutos a tu dormitorio» (u otro lugar ya pen- sado para esto, durante el tiempo correspondiente). Y el niño, la niña o el adolescente deberá ir a su cuarto por el tiempo asignado. En el dormitorio, el niño, la niña o el adolescente debe permanecer sin TV, computadora, celular o juegos electrónicos. Puede leer un li- bro, descansar o jugar con algún juguete. Al terminar el tiempo, el niño o la niña regresará y el clima emocional no se verá alterado. Al contrario, se espera que regrese calmado y que los padres, madres y cuidadores también lo estén.
  • 42. ¿Dónde denunciar? Si se desea denunciar una situación de violencia hacia un niño, una niña o un adolescente, los medios son: Línea Azul de INAU: 0800 5050 Denunciar en línea (http://app.inau.gub.uy/) Correo electrónico: lineaazul@inau.gub.uy Unidadesespecializadasenviolenciadomésticaydegénero(UEVDG) del Ministerio del Interior Cualquier seccional policial o a través del 911 para situaciones de emergencia JuzgadosdeFamiliaespecializadosenMontevideoyjuzgadospenales Juzgados letrados en el interior del país y juzgados de paz
  • 43. 43UNICEF Uruguay · Sin violencia se educa mejor Tratobien:Guíaparalapuestadelímitesnoviolentosenelámbitofamiliar,dirigidaa madres,padresyadultosalcuidadodeniños,niñasyadolescentes. UNICEF Uruguay, 2019 Corrección de estilo: Susana Aliano Casales Diseño y diagramación: Moderno Ilustraciones: Sanopi Impresión: Gráfica Mosca Notas: Para la elaboración de este documento se tomaron contenidos de las siguientes publicaciones: ¿Mucho, poquito o nada? Guía sobre pautas de crianza para niñosyniñas de 0 a 5 años de edad, Montevideo, UNICEF, 2011. Primera persona. Realidades adolescentes, Montevideo, UNICEF, 2014. Agradecemos a Uruguay Crece Contigo por los insumos obtenidos en las instancias de intercambio para la adecuación de los contenidos de la guía.
  • 44. Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) Blvr. Artigas 1659, piso 12 11200 - Montevideo (Uruguay) Tel.: (+598) 2403 0308 E-mail: montevideo@unicef.org www.unicef.org/uruguay Julio 2019 @unicefuruguay