SlideShare una empresa de Scribd logo
Pensamiento Social Latinoamericano
Un análisis sobre la oba de Sarmiento y la Educación




                                                   Cátedra: Gonzales

                                         Autor: García, Ignacio Andrés

                                                       DNI: 32.890.937

                                      Correo: ign_garcia@hotmail.com

Universidad de Buenos Aires




                                                                     1
Índice.

INTRODUCCIÓN…………………………………………………………………………………………………………… 3

ROMANTICISMO: La máquina de textos……………………………………………….……………………… 5

TRANSICIÓN: Al final de este viaje……………………………………………………………………………….. 10

POSITIVISMO: ¿A dónde llegamos?....................................…………………………………………. 15

CONCLUSION: el último viaje……………………………………..………………………………………………… 21




                                                                                      2
INTRODUCCIÓN

        Un análisis de la extensa obra de Sarmiento y la Educación, como institución y acción,
puede resultar más que complejo. Esta complejidad es aún mayor si entendemos que gran parte
de su obra fue antes de lo que comúnmente denominamos la fundación del Estado-Nación
Argentino. Sarmiento ha contribuido mucho al desarrollo de aquel modelo, y esto puede verse
plasmado no solo en sus textos, sino también en su labor como periodista, presidente,
gobernador, etc. Acción, palabra y letras se conjugaron de una manera particular en este hombre
del siglo XIX lo que hace casi imposible separarlo de su contexto y del alrededor que iba
cambiando con el devenir de la historia.

        Antes de entrar de lleno en el análisis creemos necesario entender que Sarmiento tuvo
una forma de adaptarse tan particular a esos cambios que produjo que sus ideas y acciones no se
perdieran en el tiempo. Nos preguntaremos si estos cambios fueron meras estrategias políticas,
ansia de poder o parte de una trama incoherente. También indagaremos sobre la idea de
Educación y cómo la misma fue transformándose a lo largo de su trayectoria. Esto, nos posibilitará
adentrarnos en una de las vidas más interesantes que enarboló la historia argentina durante
décadas.   A la vez, nos invitará a reflexionar sobre la importancia de pensar y repensar
nuevamente la idea de Educación a partir del pensamiento de Sarmiento después de dos siglos de
su nacimiento y en momentos de transformación en nuestro país que coinciden con el
bicentenario de la patria.

        A su vez nos parece importante remarcar que un análisis sobre la Educación, desde
Sarmiento, implica romper con ciertos tabúes dentro de las Ciencias Sociales en nuestro país,
principalmente en el análisis político. No se han podido dar muchas respuestas al periodo que
abarca la independencia y la cristalización del Estado nacional. Por eso, nos preguntamos si es
posible el análisis sobre la Educación, como institución, pensamiento y acción, sin el marco clásico
del Estado para realizarlo. Entendemos que la ausencia de Estado, no implica necesariamente la
ausencia de Instituciones. A su vez, la ausencia de Estado-Nación, en su carácter formal, no implica
la anarquía ni el vacio de estructuras por las cuales se sustenta el poder político, económico y
social. Si bien la independencia significa ruptura, ninguna revolución en la historia ha podido
desterrar de su totalidad las tradiciones, costumbres, enseñanzas transmitidas de generaciones o
instituciones anteriores, por más que los actores se sientan posteriormente ajenas a ellas. Muchos
de los análisis neo institucionalistas que se dieron a partir de 1980 remarcan la interrelación que

                                                                                                  3
existe entre las voluntades humanas y el poder que tienen de condicionar las instituciones a
aquellas voluntades. En este sentido, creemos que Sarmiento no se pudo escapar ni desaprender
de aquello que había sido transmitido por las instituciones que intervinieron en su crecimiento y
formación como pensador.

        La idea y acción de Educación en Sarmiento va cambiando a partir del tiempo: podemos
caracterizar un primer periodo en su juventud como Romántico, en el cual está fuertemente
presente el espíritu revolucionario-liberal de principio de siglo. En aquel período, sus ideas y
proyectos están fuertemente vinculadas a lo Europeo, principalmente a Francia. En esta primera
parte incluiremos el análisis del libro “Facundo” (1845)1, entre otros, el cual engloba todo el
trabajo que realizó en Chile hasta sus primeros viajes a Europa y América.

        Un segundo periodo puede caracterizarse como de Transición. Principalmente, se destacó
por los diferentes viajes que cambiaron profundamente su manera de pensar. Simultáneamente,
podemos entender que la caída del rosismo y la oportunidad de construir una patria diferente,
llevó a Sarmiento a hacer una revisión de sus ideas y pensamientos más profundos, ya que aquello
contra lo que había luchado y escrito toda su vida se iba desdibujando lentamente y sin embargo
la tan ansiada civilización no aparecía. Incluimos en esta parte los textos “Educación Popular” de
1849; “Argirópolis” de 1850 y “Recuerdos de provincia” también de 1850.

        Por último, hacia el final de su vida, vemos un periodo principalmente Positivista, en el
cual sus ideas y pensamientos en torno a la Educación fueron un tanto más complejas que las
primeras. A la vez, incluimos en este periodo los textos “Educación Común” de 1856, “Las
Escuelas, bases de la prosperidad” de 1866 y “Conflicto y Armonía de las Razas en América” de
1884. Si bien la división parece ser tajante, el objetivo es poder ordenar mediante la misma la
extensa obra del autor. No creemos que haya un corte tajante entre un texto y otro, pero lo que si
estamos seguros que las ideas que se vislumbran en sus primeros textos son muy distintas a las
que podemos encontrar en los últimos trabajos.




1
 Esta fecha corresponde a la fecha de publicación, pero el Facundo fue escrito anteriormente en forma de
folletín y publicado en un diario.

                                                                                                           4
ROMANTICISMO: La máquina de textos.

           Sarmiento es quizás una de las personalidades más atrayentes de nuestra historia, no solo
por todo lo que escribió e hizo, sino también porque a su temprana edad de 30 años ya era
reconocido como una personalidad influyente entre las personas de su pueblo. Es por esto que
debió exiliarse tempranamente antes de caer en manos del gobierno de Facundo Quiroga. Es aun
más interesante remarcar que una de sus principales obras, “El Facundo” la haya escrito y
publicado con menos de 34 años. Muchos análisis insisten en remarcar la ya tan utilizada frase
“Civilización o Barbarie” como lo único destacable del texto, como si la misma resumiera todo lo
que el texto puede decirnos. Este trabajo entiende que si bien dicha frase tiene su importancia,
hay mucho más pensamientos por analizar y reinterpretar. Sarmiento, a través de la figura de
Facundo, identifica en Rosas el gran obstáculo del progreso y la civilización: si cae este obstáculo la
civilización está ahí adelante para alcanzarla, solo es una cuestión de tiempo, no habrá más
impedimentos para llegar a ella. El siguiente fragmento da cuenta de lo explicado: “Facundo no ha
muerto; está vivo en las tradiciones populares, en la política y revoluciones argentinas; en Rosas, su
heredero, su complemento: su alma ha pasado a este otro molde más acabado, más perfecto; y lo que en él
                                                                                        2
era sólo instinto, iniciación, tendencia, convirtiese en Rosas en sistema, efecto y fin” .

           En esta primera generación de textos escritos por Sarmiento, pareciera que el hilo
conector de la historia remite siempre a Rosas, quien estuvo o estará presente siempre -antes de
Rosas fueron los Españoles y su colonialismo-. Si bien Sarmiento identifica que la solución para que
no aparezca otra vez la imagen de Rosas en nuestra historia es la guerra, la guerra civil; se prejuzga
la imagen del líder por sobre la construcción sociopolítica que abarca de fondo a lo que se
denomino rosismo. El rosismo no solo era Rosas y las Montoneras, habia un entramado más
complejo de relaciones sociales que posibilitaron la permanencia durante casi 20 años en el poder
de Rosas. Más aún, es importante entender que aún cuando Rosas cayó, los problemas u
obstáculos para alcanzar la civilización no desaparecieron, la lucha de poder se profundizó y
complejizó. Nada es simple e inocente en los textos de Sarmiento. El agigantamiento de su figura,
sus comparaciones con Franklin, son más una estrategia política concreta que una forma estética
de escritura. Recordemos la siguiente frase: “Nunca he escrito sino en solicitud de un resultado
práctico” 3. Esta estrategia de la exaltación de la persona, también la aplica a Rosas y con cierto
éxito, la imagen del dictador y déspota se posiciona por encima de cualquier otro análisis que
2
    Sarmiento, “Facundo”. Pág. 1.
3
    Carta a Bartolomé Mitre, en "Sarmiento-Mitre. Correspondencia", 1911, p. 154

                                                                                                     5
requiera un poco más profundidad sobre lo que implica el Rosismo. La guerra era la solución, pero
Sarmiento pocas veces dijo, antes de la caída de Rosas, qué había después de la guerra. 4 Nosotros
consideramos que ese lugar vacío que deja la guerra para Sarmiento tenía que ser llenado con
Educación. Educación principalmente sobre los valores laico-burgueses, como sostienen
Altamirano y Sarlo, en lugar de los valores tradicionales y religiosos característicos de la colonia y
las provincias que componían el territorio argentino.

        Por otro lado, Luis Juan Guerrero, hace una apuesta interesante y dice: “El Facundo es,
junto a las Bases de Alberdi, la obra clásica de nuestra Política nacional. El Facundo es, ya sin otras
comparaciones, el pedestal mas recio para una Pedagogía nacional” 5. Pedagogía que se entiende
en un sentido organicista; no es una pedagogía sobre el individuo que habita la tierra, sino al
revés. Es la pedagogía de la tierra que es habitada y desaprovechada por un individuo que no logra
entender los cambios que se producen en el mundo; “la barbarie” es dicho individuo que tiene sus
raíces en su ambiente y que no lo puede abandonar, por lo tanto no podría ser educado. Si no era
educado, habría que extirparlo de su ambiente y dicho ambiente poblarlo de civilización, como
dice Guerrero: “Poblar e industrializar el País, por una parte. Educarlo, por otra” 6.

        Como pude entenderse, ambos son momentos diferentes: el primero, es en el que bárbaro
del Facundo no puede ser el sujeto moderno que tiene que ser educado. Una vez poblado el
territorio de gente con sentido industrioso y laborioso se aplicaría la consigna de “Gobernar es
poblar”, entonces podremos pasar al segundo momento caracterizado bajo el lema: “Gobernar es
educar”. Esto tiene una relevancia importante en esta primera parte Romántica de los escritos de
Sarmiento. El gaucho, símbolo de atraso, sólo puede ser explicado en términos naturales. El autor
no presta atención a las tradiciones, costumbres e instituciones que atraviesan a este sujeto
histórico; el gaucho es y existe como tal solo si está dentro de ese ambiente. Por esto, el gaucho
no puede ser sujeto de educación y civilización. Tal como dice José Pablo Feimann en su libro
“Filosofía y Nación”: “...el gaucho es naturaleza y no espíritu (…) el gaucho vive en sociedad (…)
pero se trata de un tipo especial de sociedad: una sociedad desasociada (…) el gaucho podrá
enfrentarse cuando quiera con la naturaleza, pero nunca podrá transformarla”7. La ciudad será el


4
  Argirópolis en parte puede ser entendido como una pequeña imagen de lo que Sarmiento imaginaba como
republica, posteriormente será analizado.
5
 Guerrero, Luis Juan, “Tres temas de Filosofía en las Entrañas del Facundo” Pág. 9
6
  Guerrero, Luis Juan, “Tres temas de Filosofía en las Entrañas del Facundo” Pág. 10
7
  Feimann, José Pablo, “Filosofía y Nación” Pág. 147.

                                                                                                     6
reducto por excelencia de la civilización, y por lo tanto, el lugar donde se desarrollaran los sujetos
aptos para educar: “toda política de exterminio debe comenzar por excluir de los terrenos de la
condición humana a aquellos que se propone exterminar” 8. Es importante entender que en esta
primera parte al hablar de Educación, se nota principalmente la ausencia de referencia de
Sarmiento a la misma como un derecho, principalmente porque todavía no estaba constituido un
Estado que pueda garantizar estos derechos. Es decir, que no puede interpretarse que Sarmiento
no haya tenido conocimiento de las diferentes teorías políticas que consagraron al Estado antes y
durante el siglo XIX sino que lo que está en juego en su primera parte Romántica es la
construcción de ese Estado, la construcción del proyecto de país que desea.

          Así como en el “Facundo” se plantean los principales conceptos que atravesarán toda la
obra de Sarmiento, en otros textos podemos encontrar que ya en su temprana edad como
intelectual, tenía otras preocupaciones no menos importantes. En “Ortografía, Americana”
podemos ver la importancia que Sarmiento le atribuye a la ortografía. Esta, nos dará una
concepción más profunda sobre la Educación en su etapa Romántica.

           La ortografía puede ser entendida como una de las instituciones más tradicionales y
características del corazón de la metrópolis colonial, España. Sarmiento se opone directamente a
toda convención dictada por la Academia de la Lengua, entendiendo que el lenguaje y la ortografía
se definen y se constituyen desde lo práctico y no desde las convecciones teóricas discutidas y
redactadas por unos pocos estudiosos. Así como dijimos anteriormente que Sarmiento,
principalmente en el “Facundo”, manifiesta una férrea contraposición a todas las instituciones
heredadas de la colonia, en este caso, la lucha de Sarmiento se prolongó hasta la institución del
lenguaje y de la ortografía. El texto “Ortografía Americana” escrito en 1944, no es otra cosa que
una critica a la cultura hispánica, y le atribuye un fracaso en su esencia y un atraso del cual todos
los países de América tendrán que separarse lo antes posible si no quieren sucumbir en el atraso.
El propio lenguaje e idioma de los pueblos, para Sarmiento, son un símbolo de la civilización.
Entonces, el castellano de la metrópolis significará “conservar la ortografía de un pueblo extraño,
con quien no tenemos relación ninguna, ni habremos de tenerla jamás” 9.

          La discusión del idioma y el lenguaje no terminó en una simple oposición a lo colonial. En
el proceso educativo, Sarmiento le atribuye una importancia capital: “…la comisión no ha

8
    Feimann, José Pablo, “Filosofía y Nación” Pág. 148.
9
    Sarmiento, Domingo Faustino. “Ortografía Americana” en Obras Completas de Sarmiento, Pág. 165.

                                                                                                     7
meditado a mi juicio suficientemente a dónde conduce la pretensión de conservar la mentida
unidad ortográfica, que es nada menos que negar a los pueblos americanos la libertad, el derecho
y la espontaneidad para admitir o sancionar reforma alguna”10. El idioma no es solo una forma o
convención para comunicarnos; es a la vez, la posibilidad de interactuar con un ambiente, con un
mundo que está en frente. El idioma castellano, para Sarmiento, tendría que ser contaminado.
Contaminado, en el sentido de que durante muchos años, durante el periodo que abarcó el
gobierno de Rosas, nuestro idioma y nuestra cultura funcionaron como una muralla o como las
puertas del “palacio prohibido” frente a la cultura extranjera: “Si el poliglotismo funciona como
condición que permite asimilar la cultura de la modernidad europea, la contaminación lingüística
es el signo de la profundidad de la asimilación.” 11.Pero más allá de la necesidad de lo extranjero,
está presente en el autor y en toda la generación del 37, un grito más alto, el de la necesidad de
tener un castellano propio de nuestras tierras y gente: “para citar a Sarmiento, no había nada en
español que mereciera ser leído”12.

        Nos resulta hasta cierto punto irónico que él, uno de los “Padres Fundadores de la Patria”
y sobretodo de la “Escuela y Educación”, haya sido el mismo que puso a la Guerra en el cadalso
como solución a los problemas para “alcanzar” la civilización. En este punto hablamos de Guerra
con mayúscula porque el mismo Sarmiento entiende a la misma como la institución o empresa
que definitivamente salvará los destinos de la Patria, y no como un hecho aislado o coyuntural. La
Guerra y la Educación se entrenzan en Sarmiento como una red que no tiene muchos hilos que la
sostengan. No es casualidad que muchos de los personajes históricos que Sarmiento utiliza como
ejemplificadores de valores, hayan sido excelentes guerreros. A la vez que la Educación en
Sarmiento es también una solución a la barbarie, la Educación también está hecha y pensada en
base a la sangre derramada, por lo tanto la misma será pensada y constituida desde la tragedia,
tragedia que se expresa en el pasado y presente reciente que significa Rosas y Colonia. El drama
militar deviene en drama educacional. Hay algo importante de resaltar en el proceso de educación
que transito Sarmiento, autotitulado “autodidacta”, se vio atravesado por toda una serie de
instituciones educativas informales que han posibilitado el acercamiento a las obras intelectuales
nacionales y extranjeras. Pero hay algo llamativo en su pasado y en su forma de entender la
Educación y a su vez la producción de conocimiento. Por un lado piensa que para el “autodidacta”
10
   Sarmiento, Domingo Faustino. “Ortografía Americana” en Obras Completas de Sarmiento, Pág. 165.
11
   Altamirano y Sarlo, “Literatura/Sociedad”, Pág. 188
12
   Altamirano y Sarlo, “Literatura/Sociedad”, Pág. 189


                                                                                                    8
el único medio de producción de conocimiento es la cadena de libros. Esta cadena excluye al
maestro y enlaza texto con texto, obras que se remiten unas a otras. En la máquina de aprender,
que ha ideado Sarmiento, la cadena de los libros es una pieza fundamental en la “transmisión de
las ideas”. Entonces aquella figura del maestro en la escuela pública, su rol no era transmitir o
potenciar la producción de conocimientos, sino solo transmitir valores. Pareciera que aquel que
aprende por sus propios medios es capaz de separarse de todo el entramado institucional de la
época y aprender desde un plano de libertad, nunca posibilitado por las instituciones formales.
Esto choca y se contradice varias veces en los textos de Sarmiento, con la alusión a sus ganas de
poseer un titulo formal o instruirse en alguna institución educativa. Choca y se contradice también
con su idea de que la Escuela es el ideal concreto para acercarnos más a la civilización.




                                                                                                 9
TRANSICIÓN: Al final de este viaje…

           En el texto “Educación Popular” podemos leer una de las mayores de Sarmiento en donde
la Educación se define por términos teóricos y prácticos, esto implica lo que significa
principalmente la Educación para el Estado. Vemos por primera vez que la responsabilidad de la
educación de la población recae dentro de las esferas de acciones del Estado. Entendemos que
estoy es importante porque aquel Estado moderno que todavía no está constituido en su totalidad
empieza a ser llenado de contenido, es en este punto donde la práctica y la teoría empiezan a
encontrarse de manera concreta en el pensamiento del Sarmiento; no se nos tiene que pasar por
alto lo que él dice en el texto: “La educación no es una calidad, sino una obligación para el Estado,
un derecho y un deber a la vez para los ciudadanos”13. Queremos remarcar esta frase porque es
importante el hecho de que no solo nombre a la educación como un derecho que tiene que ser
garantizado por el Estado, sino a la vez una responsabilidad cívica de cada ciudadano, si bien se
está pensando el Estado que se quiere constituir, a la vez se está pensando ya en las personas
concretas que integran al mismo. Creemos que esto va en sintonía con las ideas rousseauniana de
la responsabilidad que tienen en la participación de la “voluntad general”, la libertad individual ha
de constituirse, a través de la “voluntad general”, en libertad civil y en igualdad. Quizás esta sea
una de la razones porque Sarmiento adquiere tanta importancia como pensador, en este sentido
volvemos a remarcar que al analizar su obra en su contexto, su pensamiento adquiere más
importancia, no solo porque durante la primera mitad del siglo XIX pocos sean los pensadores
nacionales de renombre, sino porque Sarmiento implica, como también lo será Alberdi, los
primeros intentos de construir un país, una nación. A su vez “Educación Popular” es una extensa
obra en la que el autor no se deja pasar ni un detalle de como tendría que estar compuesta esa
escuela que está invitando a crear. A partir de esta preocupación, se extiende un gran análisis
comparativo de las instituciones educativas, las diferentes leyes que Sarmiento pudo ir viendo y
recapitulado a través de sus viajes. Como Aristóteles se había dedicado más de dos mil años atrás
a comparar las constituciones de las diferentes polis griegas para hallar la mejor forma de
gobierno, Sarmiento en este libro comparará las leyes de educación e intentará encontrar la mejor
forma de establecer un sistema de escuelas para nuestro continente. Así una de las apuestas más
fuertes que hace Sarmiento es la gratitud de este sistema: “La educación se da a los niños en todas
las clases, incluyendo libros de texto, y materiales necesarios, gratuitamente en todos los


13
     Sarmiento, “Educación Popular” Pág. 33

                                                                                                  10
casos.”14. A la vez en la cita podemos ver que aclara que la educación se da a los niños de “todas
las clases”, lo que significa que toda la población tiene que estar atravesada por los contenidos
que brinda la educación oficial: esto demuestra que Sarmiento estaba profundamente convencido
de que mas allá de la instrucción técnica o practica que pueda dar la Escuela, lo que
principalmente se transmite es un conjunto de valores, saberes e historias de forma homogénea a
toda una población. Aparece acá la preocupación y la necesidad de interpretar nuestra historia, de
tener una historia oficial para poder enseñarla. Así continua Sarmiento enumerando y detallando
desde las materias y el contenido de las mismas, hasta la definición de los roles de los agentes que
participan en el proceso educativo. Educación popular, es a la vez un llamado a la educación
común, título que llevará una obra posterior, común a todos aquellos que habitarán el territorio
argentino, es a la vez una obra de gran importancia para la sociología o la ciencia de la educación,
porque en la misma se podrá rastrear minuciosamente los primeros intentos de edificar un
sistema educativo nacional, aunque lo nacional será un conjunto de diferentes teorías, conceptos
o pensamientos extranjeros. Pero en esta etapa de transición, la escuela todavía no está
constituida, están asomando los primeros pensamientos concretos en su obra de cómo debería
ser la misma. Por eso en los demás textos que incluimos en esta etapa de su obra, podremos ver
que por momentos Sarmiento se aleja de esta manera de pensar la Educación, principalmente
porque los otros textos no son estrictamente referidos a la educación. Sin embargo entendemos
que los pensamientos que aparecen en las demás obras complementan o refuerzan lo anterior o
abren otro campo para pensar la Educación.

           Como adelantábamos en la introducción el hecho de pensar la Educación en Sarmiento
durante la primera mitad de siglo XIX, es una empresa difícil al no encontrarnos con la escuela
constituida todavía a lo largo del país de manera moderna. Pero en el pensamiento de Sarmiento
podemos identificar que la falta de escuela como edificio concreto no implica que el pueblo y
aquellos individuos que pueblan el territorio argentino no tengan una serie de valores,
instrucciones y conocimientos compartidos: “A nadie se ocultan los defectos que nos ha inoculado
el género de vida llevado en el continente, el rancho, el caballo, el ganado, la falta de utensilios,
como la facilidad de suplirlos por medios atrasados”15. Sarmiento identifica claramente a los
símbolos del caballo, el ganado y el rancho como elementos propios de una cultura atrasada y con
falta de educación: un pueblo educado es para él un pueblo que controla y sabe navegar por los

14
     Sarmiento, “Educación Popular” Pág. 38
15
     Sarmiento, “Argirópolis” Pág. 39.

                                                                                                  11
ríos, que dicho control permite al pueblo remar hasta la ansiada civilización. Es interesante que en
esta parte de la vida de Sarmiento, se identifique la civilización y la Educación con el símbolo del
remo y la navegación, ya que esta visión está alejada totalmente de las imágenes que nos
brindaba en “Educación Común”: alumnos dentro de un cuarto, sentados cada uno en un pupitre,
en frente un maestro, y el mismo iluminando las conciencias infantiles que carecen de técnica y de
instrucción. Un pueblo educado en la técnica y conocimiento práctico de la navegación implica
para Sarmiento que: “El pueblo educado en esta escuela sería una pepinera de navegantes
intrépidos, de industriales laboriosos, de hombres desenvueltos y familiarizados con todos los usos
y medios de acción que hacen a los norteamericanos tan superiores a los pueblos de la América
del Sur.” Esto desterraría aquellos elementos de atraso presentes en el pueblo argentino.
Sarmiento se plantea el problema de una nación y un pueblo atrasado en sus conocimientos e
industrias en comparación con los países avanzados, se pregunta: “¿Por medio de qué prodigio,
pues, podría un gobierno acelerar la obra del tiempo y mejorar a la vez la condición inteligente,
industrial y productiva de la población actual?”, y se responde: “La emigración europea responde a
todas estas cuestiones.”. Está claro que la idea de Educación, en esta obra, se resuelve por la
realización de la misma, o sea en un sentido práctico, y no por la pronunciación de valores y
atributos altruistas o utópicos, la Educación es lo que hace a un pueblo en su técnica y
conocimiento puestos a la obra de la industria, la cual es peldaño para considerar a un pueblo
como desarrollado y civilizado. Aunque parezca que Sarmiento en muchas de estas citas se refiere
a la creación y constitución definitiva del Estado y la Nación a lo ancho de la región en términos
económicos, es desde esa misma visión que podemos deducir o rastrear cuales son las
concepciones sobre la Educación. Principalmente educación es sinónimo del progreso económico,
¿Por qué Sarmiento esta tan preocupado con poblar el territorio de escuelas? ¿Por qué esta tan
preocupado en ordenar la escuela? ¿Porque eran tan necesarios los inmigrantes y sus
conocimientos para desarrollar las industrias, y con ellas alcanzar niveles económicos que nos
permitan posicionarnos entre las naciones civilizadas?, ¿por qué no existen en los primeros textos
de Sarmiento, tampoco en los últimos, recomendaciones de educar o incorporar progresivamente
esos conocimientos a la población ya establecida en nuestro territorio?, ¿por qué el gaucho, signo
de atraso, no puede ser educado? Estas preguntas abren un mar de incertidumbres que serian
útiles o interesantes contestarlas desde la literatura, la imaginación o la ficción, al pensar y revisar
el pensamiento sarmientino nos vemos obligados a ir a la realidad de su contexto temporal. En
este sentido no podemos separar a Sarmiento de su mundo y de su tiempo, tiempo y mundo que


                                                                                                     12
el etnocentrismo europeo y el racismo, entendido como aquello que es propio de cada pueblo y
cada persona que constituye dicho pueblo y que se lleva en la sangre y no en el aprendizaje, eran
monedas corrientes dentro del pensamiento intelectual, ya sean liberales, conservadores o
socialistas. En la constitución de 1853 se plasman muchas ideas sobre la Educación entendida de
esta forma, sin embargo es interesante la discusión que se puede mantener en cuanto a la
Educación entre Sarmiento y Alberdi. Este último establece una diferencia entre Educación e
Instrucción, la instrucción es entendida como todos aquellos conocimientos prácticos que las
escuelas deberían enseñar, en cambio Educación es algo más amplio que engloba las enseñanzas
prácticas y las enseñanzas morales. Para Alberdi existía la posibilidad de que la Educación se base
en un sistema creado desde nuestro país y para nuestro país, a diferencia de Sarmiento, entendía
que aquello necesario para alcanzar la civilización tendría que constituirse dentro de las bases del
Estado y no importado desde las fronteras europeas o norteamericanas. Si bien la constitución
que se redacta luego de la batalla de pavón se verá más imbuida por el pensamiento alberdiano
mas que sarmientino, el sistema educativo que se empieza a crear en el país durante la segunda
mitad del siglo XIX es consecuencia de las acciones e ideas de varios actores y no solo de estos dos
pensadores.

        Es posible justificar ciertas contradicciones presentes en entre la etapa Romántica y la de
Transición, la Educación es ¿una empresa moderna que su objetivo principal es transmitir el
conocimiento a todo lugar donde hay oscuridad? ¿Una esfera de acción del Estado y la forma más
certera de crear y cultivar una conciencia nacional? ¿O solo es la mejor forma de transmitir los
conocimientos prácticos necesarios para que las industrias se desarrollen en los lugares más
atrasados materialmente? La respuesta es no. Pero preferimos verlas no como contradicciones
consientes sino como que son producto inconsciente de un autor que se propone escribir de
temas tan amplios en un país donde recién se empezaban a discutir estos temas. En este sentido
en “Recuerdo de Provincia”, como dicen Altamirano y Sarlo, hay “una ambivalencia básica frente a
la carrera del autodidacta. Por un lado se exalta el titanismo romántico de su empresa y se
valorizan las dificultades vencidas en el trayecto, centrado sobre la actividad frenética de la
lectura, para llegar a la cultura con la mediación casi exclusiva de los libros. Pero, por el otro, se
experimenta una tensión competitiva constante respecto a la cultura académica. La existencia del
espacio académico con su jerarquía y sus sistema de promoción se convierte, para el




                                                                                                   13
autodidactica, en la prueba visible de su diferencia, que no puede vivir sino como mortificación.”16.
Los autores justifican en parte esta contradicción por el legado o herencia familiar, o sea no tener
un apellido de importancia, no pudo adquirir prestigio en su formación; como no ser cura o
doctor. Mas critico y tajante es la opinión que Alberdi le atribuye a Sarmiento: “es un periodista
que no ha escrito un solo “libro dogmatico”.”17




16
     Altamirano y Sarlo, “Literatura/Sociedad”, Pág. 179.
17
     Altamirano y Sarlo, “Literatura/Sociedad”, Pág. 180


                                                                                                  14
POSITIVISMO: ¿A dónde llegamos?

           En Educación Común la primera parte del texto enarbola la actitud de Chile de crear un
sistema educativo a partir de las escuelas normales, pero principalmente se ve un trabajo de
estadística aplicado a la Educación, si bien los términos que utiliza Foucault se expresan en pleno
siglo XX, entendemos que en esta última parte se ve puede entender como la transformación de
una sociedad atrasada en una sociedad disciplinada, empiezan a aparecer los elementos de la
biopolítica, o sea el control de los cuerpos y la necesidad de encerrarlos en diferentes
instituciones: “…las sociedades disciplinarias (…) alcanzan su apogeo a principios del XX, y
proceden a la organización de los grandes espacios de encierro. El individuo no deja de pasar de
un espacio cerrado a otro, cada uno con sus leyes: primero la familia, después la escuela, después
el cuartel, después la fábrica, de tanto en tanto el hospital, y eventualmente la prisión, que es el
lugar de encierro por excelencia”18. A su vez la estadística es un fuerte mecanismo de control que
nos permite empezar a interpretar los cuerpos desde un conocimiento cuantitativo. Sarmiento
hace un análisis estadístico de la distribución de las personas que saben leer y escribir y cuál es la
proporción de los mismos en las escuelas públicas y privadas. Más adelante relaciona la
distribución de la tierra y la superficie cultivada con el acceso a la escuela pública: “Estas
peculiaridades en la organización íntima de nuestra sociedad pueden prestar alguna luz sobre el
estado y extensión de la enseñanza primaria. Si pudiera obtenerse de las villas y ciudades el
número de jefes de familia que tienen algún capital o industria productiva en un oficio, tienda o
negocio, y suponiendo que dos niños de cada familia propietaria asisten a las escuelas, sería
excedido el número de los que actualmente asisten a ellas, quedando sin educación la población
que nada posee.”19.Sarmiento llega a la conclusión de que el éxito del sistema educativo Alemán,
presente en los Estados de Baviera, Badén y Würtemberg depende principalmente de la posesión
de la tierra que tienen los labradores y los artesanos.

           Ahora bien el mismo título del texto “Educación Común” nos permite profundizar en qué
sentido utiliza la palabra “común” el autor, en este sentido si bien el texto está realizado para la
sociedad y pueblo chileno, podríamos interpretar que el mismo es también valido para Argentina,
reaparece y con más énfasis la necesidad de disciplinar a las poblaciones bajo una conciencia o un
espíritu publico compartido y homogéneo. Lo común a estos pueblos es la falta de una moral, un


18
     Deleuze, G disponible en http://www.uam.es/ra/sin/pensamiento/deleuze/lyotard.htm
19
     Sarmiento, “Educación Común” Pág. 12 y 13.

                                                                                                   15
principio rector que posibilita a todas las clases sociales gozar de las buenas costumbres y hábitos,
por lo tanto una educación ejemplar no solo tiene que encargarse de enseñar los contenidos
prácticos y técnicos, sino también encargarse de los preceptos y máximas morales que rectifiquen
el alma y el espíritu. Solo así un pueblo podrá adquirir y vivir en plena civilización, solo así un país
podrá regocijarse de tener un espíritu público que destierre los elementos y símbolos de atraso y
barbarie presentes en la misma. “Las buenas costumbres en las clases acomodadas, las de la casa
en que viven, el aseo a que se habitúan; el sentimiento de la dignidad propia, el freno de la crítica,
el bien parecer y las ideas de moral y decencia, que son comunes a todas las sociedades cristianas.
¿Qué entendemos por moral? Lo que proviene de mori, les moeurs, las costumbres, y ¿qué son las
costumbres sino los hábitos? Luego dando buenos hábitos se arribará a la moral que es el
precepto teórico”20. Como podemos ver lejos quedan de estas palabras, las ideas de la “cadena de
textos” presentes en los primeros textos de Sarmiento. Más aun si seguimos explorando las ideas
nuevas que trae “Educación Común” podemos precisar que la institución por excelencia y
responsable de la educación moral es la Iglesia. “…el espíritu público; él hace lo que la ley no
puede hacer, porque es la acción de los sentimientos comunes a una sociedad, manifestándose
por actos independientes de la acción gubernativa; y el signo más característico de nuestra época
y la glorificación de las ideas cristianas son esa multitud de asociaciones, de donaciones, de
suscripciones, con objeto de promover la mejora intelectual y moral de las clases inferiores, que es
lo que distingue a los pueblos más avanzados (…) El hospital cura la enfermedad que ha provenido
de los desórdenes y abusos de apetitos indisciplinados: la escuela, elevando el carácter moral,
previene la incontinencia y los malos hábitos.”21. Remarcamos nuevamente la Escuela y a la par el
Hospital como mecanismos necesarios para disciplinar el cuerpo.

           Las ideas de Sarmiento chocan constantemente entre dos realidades que el mismo está
viendo, por un lado la Europa que posee diferentes sistemas educativos, laicos y religiosos, por
otro lado a Estados Unidos con su buen y fuerte sistema educativo laico y por último el incipiente
sistema educativo sudamericano, en el cual la Iglesia tiene una fuerte presencia y es difícil
desterrarla de sus raíces. Por eso la figura del maestro será un tanto contradictoria en esta etapa
de su obra. El maestro responsable de la educación primaria, constitución y formación del espíritu
publico en las conciencias infantiles, lejos esta acá de constituirse por un hombre profesional laico


20
     Sarmiento, “Educación Común” Pág. 20.
21
     Sarmiento, “Educación Común” Pág. 21 y 22


                                                                                                     16
dedicado al Estado y a la enseñanza, sino mas bien está representada de manera más pertinente
con la figura del “sacerdote ilustrado”, el cual si bien en el texto no tiene nombre podríamos decir
con seguridad que se hace referencia a su tío José de Oro. Pero, ¿realmente Sarmiento se
preocupa por el buen y correcto tutelaje de las conciencias frente al juicio de Dios?, ¿Es Dios aquel
que debemos suplicar la iluminación para ser dichosos de nuestra civilización?, ¿Es el pecado lo
que no nos permite evolucionar y devenir en pueblos desarrollados e industriosos? No hay forma
de contestar con total veracidad cual sería la respuesta más apropiada o más pertinente para
Sarmiento, sabiendo que seguramente la misma cambiara dependiendo el contexto en la cual
respóndasenos. Pero entendemos que en este texto Sarmiento no hace un llamado a la
rectificación de las almas a través de las creencias religiosas, simplemente entiende que para
desarrollar ese sueño de una América Latina civilizada es necesario un cierto orden, un orden que
como pudimos ver significa disciplina y encierro, orden que se expresa acá en los valores y
costumbres civiles que garanticen un mínimo clima para que se desarrollen las industrias con la
armonía que necesita el capital. Como no podía ser de otra manera, los pensadores liberales
siempre estuvieron preocupados por el orden; el desorden en este caso podría compararse con la
barbarie, masas de gentes incultas que no pueden ver los beneficios de las empresas y
conocimientos europeos. Sarmiento está realmente preocupado por la ignorancia y por la poca
capacidad que tienen las elites nacionales para adquirir o percibir los cambios y los adelantos
tecnológicos que ocurren en el viejo continente. Por lo tanto si José de Oro tiene que ser el
ejemplo de maestro, Europa y Estados Unidos tienen que ser los pueblos maestros que enseñen a
los pueblos alumnos e incultos a dar sus primeros pasos en un mundo que cambia y crece a ritmo
del vapor y no de los remos: “La distribución de la enseñanza está sujeta a todas las condiciones
económicas de la industria; y donde quiera que se gasta dinero y se aplican capitales hay una
cuestión de economía política.”22. Así podemos afirmar que en el mismo sentido que Sarmiento no
se preocupa por la religiosidad del pueblo, el valor de la educación gratuita no interesa por un
valor intrínseco del Estado de educar a su población para que la misma se realice de manera más
humana. La ignorancia y barbarie tiene que ser combatida por el estado, porque la misma es
improductiva, combatidas ya no por la guerra civil, sino que esta empresa tiene que ser llevada a
cabo por una institución moderna y civilizada, la escuela, veamos lo que nos dice el texto: “El
Estado cuida de dar educación a los que sin su auxilio no la recibirían, porque esas masas


22
     Sarmiento, “Educación Común” Pág. 30


                                                                                                  17
ignorantes de mujeres y de hombres que aumentan las cifras del censo son inútiles para la
producción, no acreciendo la riqueza nacional, fuente de la renta y base única del poder del Estado
(…) Educar pobres es, pues, aumentar el número de los que pueden ser ricos, es decir, acrecer
riqueza al total de la riqueza del Estado.”23.Acercándonos más a las últimas décadas del siglo XIX,
próximos a la creación del andamiaje estructural del Estado, donde la guerra civil en parte ya había
menguado, Sarmiento reconoce todavía la imposibilidad del despliegue de América del Sur: “¿Qué
le falta a la América del Sud, para ser asiento de naciones poderosas? Digámoslo sin reparo.
Instrucción, educación difundida en la masa de los habitantes, para que sean cada uno elemento i
centro de producción, de riqueza, de resistencia intelijente contra los bruscos movimientos
sociales, de instigación i freno al gobierno”24. Se empieza a vislumbrar que el problema de la
Educación, es principalmente un problema político, no basta con la expansión del territorio y la
construcción de las escuelas, son los movimientos sociales y el gobierno el impedimento de que la
escuela se expanda como una forma de instruir a las masas. Esto nos parece fundamental, porque
por momentos se dejan de lado las explicaciones biológicas o naturales para entender el atraso
material que hay en América, una explicación política del atraso material significa tener en cuenta
que el mismo es producto de un proceso político y no algo dado o heredado simplemente del
pasado.

           Podríamos pensar que “Conflicto y Armonía de las Razas en América” Sarmiento hace un
tratado de tipo antropológico sobre la genealogía de las condiciones desiguales de aquellos que
poblaron las tierras americanas en tiempos de conquista y particularmente en la etapa colonial del
centro y sur del continente. Si bien en la primera parte del texto pareciera que el objetivo del
autor es dar argumentos a su ya anticipada hipótesis, las diferentes razas que componen al pueblo
hispánico presentan en su historia y en su “sangre”, elementos que pueden justificar el atraso
material de las poblaciones latinoamericanas: “La ignorancia (…) la tenacidad con que la raza que
habla el idioma español adhiere a todos los vicios y olvida las virtudes de sus antepasados (…) Es
nuestro ánimo descender a las profundidades de la composición social de nuestras poblaciones; y si
por medio del examen hallásemos que procedemos de distintos orígenes, apenas confundidos en
una masa común, subiríamos hacia las alturas lejanas de donde estas corrientes bajaron, para
estimar su fuerza de impulsión, o la salubridad de las aguas que las forman, o los sedimentos que


23
     Sarmiento, “Educación Común” Pág. 70.
24
     Sarmiento, “Las Escuelas: Base de la prosperidad y de la republica en los Estados Unidos” Pág. 23

                                                                                                         18
arrastran consigo.”25. Pareciera que lo biológico y lo social son partes de una misma herencia
común a estos pueblos, las teorías del evolucionismo cultural, que se componía por un lado del
evolucionismo darwiniano y de la filosofía positivista de Augusto Comte, primaron durante casi
todo el siglo XIX, entendemos que Sarmiento era conocedor de las mismas y en parte, este texto
significa una reinterpretación de las teorías europeas adaptado a nuestro continente, intentar
extraer alguna concepción sobre la Educación bajo el manto de esta teoría seria por lo menos un
tanto repetitivo y fuera del alcance del presente trabajo. Pero ver el trabajo de Sarmiento
solamente bajo esta teoría no nos permitiría ver lo que el autor plantea en las entrañas de su
texto, porque si bien parece que todo se encamina a explicar el atraso por cuestiones biológicas,
en otros capítulos encontramos explicaciones más sociológicas que antropológicas, y es en este
sentido que el texto tiene una gran importancia en la obra de Sarmiento. En realidad las
verdaderas causas del atraso material, del saber y de la cultura latinoamericana pueden atribuirse
a la herencia de las instituciones españolas. Las cuales son símbolos y emblemas de un conjunto
de prácticas y conocimientos compartidos y distribuidos de manera heterogénea a lo largo de la
península, que llegaron a América con la conquista y que se instalaron, establecieron y
reprodujeron de manera particular en la región por casi tres siglos, sin interrupciones y
mantenidos muy de cerca por las diferentes coronas que reinaron la metrópolis. El desarrollo
alcanzado por España en tiempos de conquista fue exportado al nuevo continente, las palabras de
Sarmiento son directas e interesantes: “Felizmente que cuando nosotros nacíamos en América en
el siglo XVII, aspirando el humo de la hoguera mantenida sin apagarla, como los volcanes que no
están en actividad pero aún no extintos, unos colonos que llegaban a este continente por el otro
extremo, traían como bandera la Declaración de los Derechos del hombre y el Habeas corpus que
cuestiona la facultad de apoderarse de las personas; y con el tiempo, ¡ay! con los siglos había de
llegarnos el correctivo, y el movimiento de los órganos del pensamiento paralizados y
debilitados.”26. Sin embargo los destinos de los países centro y sudamericanos para Sarmiento no
estaba destinado al mismo “fracaso”, serán las instituciones del mundo civilizado las que
aparecerán en pleno siglo XIX para iluminar los espacios oscuros, serán estas instituciones las que
educaran y rectificaran las costumbres y tradiciones de los pueblos atrasados: “El desorden de la
política no pudo, sin embargo, triunfar completamente del orden de la naturaleza; y por más que el
despotismo quiso mantener a la América en la más crasa ignorancia, hubo de ceder algo al espíritu

25
     Sarmiento, “Armonía y Conflicto de las Razas en América” Pág. 9 y 14.
26
     Sarmiento, “Armonía y Conflicto de las Razas en América” Pág.71.


                                                                                                19
del tiempo en obsequio de la ilustración del Nuevo Mundo, desde fines del siglo XVIII. Los destellos
de luz que en tanta copia despidieron por aquella época los Estados Unidos de América y la
Francia, dieron una dirección más feliz a las ideas. A pesar de la vigilancia de la Inquisición,
penetraron en las posesiones españolas las producciones inmortales de algunos filósofos (…) y
comenzaron a germinar en varias cabezas los principios luminosos de los varones ilustres que tanto
honor hicieron a su especie y tanto bien...”27.Conflicto y Armonía de las Razas en América
constituye una de las ultimas y mas importantes obras de toda la trayectoria de sarmiento, pero
esto no implica que las ideas y concepciones sobre la Educación que podamos rastrear en este
texto sean las que le atribuyamos como culminadas, como si fuera el resto de su trayectoria una
cuestión incremental sobre la Educación y llegando al final de su vida podamos extraer de sus
textos las concepciones mas acabadas y refinadas sobre la cuestión acá analizada: “…los hombres
no pueden ser libres a menos que sean educados para la libertad. Y no es en las escuelas donde ha
de encontrarse esta educación, ni ser adquirida en los libros, sino que es aquella que consiste en la
propia disciplina, en contar consigo mismo, en el propio gobierno. Estas en Inglaterra son materias
de descendencia hereditaria, hábitos tradicionales que nosotros bebimos en la niñez y que reglan
nuestra conducta en la vida.”28. Esta última cita nos ofrece una visión importantísima de esta
última etapa del pensamiento de Sarmiento, la educación es principalmente lo que nos hace libre,
y dicha libertad no está o no se encuentra ni en la máquina de textos, ni en las escuelas normales
con sus maestras norteamericanas. La educación es la libertad que adquirimos en la vida, la
libertad es individual, la educación es una mezcla de ese romanticismo primogénito y el individuo
autodisciplinado del positivismo.




27
     Sarmiento, “Armonía y Conflicto de las Razas en América” Pág. 80.
28
     Sarmiento, “Armonía y Conflicto de las Razas en América” Pág. 139.


                                                                                                  20
CONCLUSION: el último viaje…

        Muchas de las ideas y actos que chocan en Sarmiento son vistas generalmente como
posicionamientos contradictorios e insalvables en su vida. Desde este trabajo, a partir de lo
analizado entendemos que Sarmiento significa uno de los primeros políticos “modernos” de la
Argentina. El término moderno hace referencia a la pérdida parcial de los ideales románticos para
pensar y construir un proyecto político. La política empieza a vivirse y a desenvolverse en base a
los objetivos y resultados prácticos. Sarmiento en este sentido, es uno de los primeros políticos
que sabe jugar en los diferentes niveles de la política. Sí, hay contradicciones, pero las mismas y
sus resultados preferimos entenderlas no como incoherencias inconscientes de su personalidad,
sino como estrategias concretas, tanto consientes como inconscientes (imprevistos), pero
estrategia política al fin. Es interesante repasar a través de nuestra historia como diferentes
momentos históricos, políticos y sociales, han tomado de la vida de Sarmiento aquellas ideas o
hechos que justificasen ciertas posturas e interpretaciones del pasado y del presente, a partir de
las cuales se vislumbrara un futuro. Futuros que en los diferentes y muchos proyectos políticos
han incluido a Sarmiento como prócer y como fundador de las ideas rectoras de la patria.

        Nosotros nos propusimos un análisis y una revisión de las ideas, pensamientos, conceptos
vagos o concretos sobre la Educación en la extensa obra de Sarmiento: primero creemos que este
trabajo tiene sus alcances y limites propios, pero significa un puntapié para repensar cuales son los
principales ideas que convivieron antes y durante la construcción de lo que acostumbramos llamar
fundación del Estado Nacional, la Educación en este sentido nos brinda una posibilidad de
reinterpretar las diferentes ideas que fundaron nuestro sistema educativo, aunque reconocemos
que Sarmiento no es el único pensador que se pueden rescatar pensamientos e ideas sobre este
tema, creemos que Sarmiento es una figura controvertida e interesante para analizar la Educación.
Por otra parte entendemos que repensar nuestra historia y los principales pensadores que fueron
participes de un tiempo importante de nuestra historia, tiene que realizarse dentro de un marco
libre de prejuicios y entender que el mundo donde ellos escribieron es un mundo “muerto” para
nosotros, no podemos reinterpretar la historia, menos la Educación, solo con conceptos e ideas
que se vislumbran en nuestro mundo presente o vivo. Tanto la idea de Sarmiento de la “máquina
de textos”, como la educación como base de prosperidad y civilización y la idea de la educación
como base fundamental de la libertad individual y de los pueblos, son ideas que tendremos que
tener en cuenta para repensar o reinterpretar la Educación en pleno siglo XXI y en el contexto de


                                                                                                  21
profundos cambios para nuestro país en momentos que celebramos el segundo centenario de la
patria. Sarmiento ya ha hecho su último viaje, para nuestra historia el viaje continua, porque la
historia no está muerta, está más viva que nunca.




                                                                                              22
BIBIOGRAFIA:

        Altamirano, Carlos y Sarlo, Beatriz. “Literatura/Sociedad”. HACHETTE. Buenos Aires, 1983.

        Autores Varios. Revista: “Espacios de critica y producción” Numero 8/9, Facultad de
Filosofía y Letras de Buenos Aires, 1990.

        Feimann, José Pablo. “Filosofía y Nación: racionalidad e irracionalidad en “Facundo””,
Buenos Aires, 1982.

        Guerrero, Luis Juan. “Tres Temas de Filosofía Argentina en las Entrañas del Facundo”,
Buenos Aires, 1945.

        Hernández Arregui, Juan José. “Formación de la Conciencia Nacional (1930-1960)”.
HACHEA. Buenos Aires 1970.

        Martínez Estada, Ezequiel. “Sarmiento. Meditaciones sarmientinas. Los invariantes
históricos en el Facundo”. Beatriz Viterbo Editora, 2001.

        Sarmiento, Domingo Faustino. “Facundo”. Losada. Buenos Aires, 1963.

        Sarmiento, Domingo Faustino. “Educación Popular”. Librería de la Universidad de Buenos
Aires. Buenos Aires, 1915.

        Sarmiento, Domingo Faustino. “Argirópolis”. Imprenta de Julio Belin y Ca. Santiago de
Chile, 1850. Extraído de la página web: www.proyectosarmiento.com.ar

        Sarmiento, Domingo Faustino. “Educación Común”. Imprenta del Ferrocarril. Santiago de
Chile, 1856.

        Sarmiento, Domingo Faustino. “Ortografía Americana” en Obras Completas de Sarmiento.
Luz del Día. Buenos Aires 1949.

        Sarmiento, Domingo Faustino. “Las Escuelas base de la prosperidad y de la republica en los
Estados Unidos”. Nueva York, 1866.

        Sarmiento, Domingo Faustino. “Conflicto y Armonía de las Razas en América”. Ostwald
Editor. Buenos Aires 1883.



                                                                                               23
Taborda, Saúl. “Investigaciones Pedagógicas” Vol II, Tomos III y IV. Ateneo Filosófico de
Córdoba. Córdoba, 1951.

        Terán, Oscar: “Para leer el Facundo, Civilización y Barbarie: cultura de fricción”, Capital
Intelectual. Buenos Aires, 2007.

        Viñas, David. “De Sarmiento a Dios, Viajeros Argentinos a USA”. Sudamericana. Buenos
Aires, 1998.




                                                                                                24
INDICE:

Introducción

Romanticismo: La máquina de textos    5

Transición: Al final de este viaje…   9

Positivismo: ¿A dónde llegamos?       13

Conclusiones: el último viaje         20




                                           25

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Planteamiento del problema (1)
Planteamiento del problema (1)Planteamiento del problema (1)
Planteamiento del problema (1)
Frayit123
 
Documento de trabajo n° 2: Trayectorias escolares e inclusión de niños y jóve...
Documento de trabajo n° 2: Trayectorias escolares e inclusión de niños y jóve...Documento de trabajo n° 2: Trayectorias escolares e inclusión de niños y jóve...
Documento de trabajo n° 2: Trayectorias escolares e inclusión de niños y jóve...
Vanesa Ferrara
 
Tradición normalizadora disciplinadora
Tradición normalizadora disciplinadora  Tradición normalizadora disciplinadora
Tradición normalizadora disciplinadora
Claudia Peirano
 
Comprender y Transformar la Enseñanza(G. Sacristan)
Comprender y Transformar la Enseñanza(G. Sacristan)Comprender y Transformar la Enseñanza(G. Sacristan)
Comprender y Transformar la Enseñanza(G. Sacristan)
184ROCIO
 
El carácter polisemico curriculo
El carácter polisemico curriculoEl carácter polisemico curriculo
El carácter polisemico curriculo
Jessica Zavaleta
 
Organización escolar
Organización escolarOrganización escolar
Organización escolar
8Ainhoa8
 
Clase ibarrola
Clase ibarrolaClase ibarrola
Clase ibarrola
Sandra Roberts
 
Perspectiva reproductivista
Perspectiva  reproductivistaPerspectiva  reproductivista
Perspectiva reproductivista
maria ester rivas
 
¿cuándo se invento la escuela? Gvirtz Silvia y otros
 ¿cuándo se invento la escuela? Gvirtz Silvia y otros ¿cuándo se invento la escuela? Gvirtz Silvia y otros
¿cuándo se invento la escuela? Gvirtz Silvia y otros
Leonela Saettone
 
Power Point DIMENSIÓN PEDAGÓGICO-DIDÁCTICA FRIGERIO-POGGI
Power Point DIMENSIÓN PEDAGÓGICO-DIDÁCTICA FRIGERIO-POGGI Power Point DIMENSIÓN PEDAGÓGICO-DIDÁCTICA FRIGERIO-POGGI
Power Point DIMENSIÓN PEDAGÓGICO-DIDÁCTICA FRIGERIO-POGGI
Solange Toscana
 
Aprendizaje escolar
Aprendizaje escolarAprendizaje escolar
Aprendizaje escolar
Susana de los Angele Calderon
 
La cultura institucional escolar
La cultura institucional escolarLa cultura institucional escolar
La cultura institucional escolar
Silvia Pollo
 
silvina.pptx
silvina.pptxsilvina.pptx
silvina.pptx
Miriam720656
 
Volver a pensar la clase. Las formas básicas de enseñar – Liliana Sanjurjo.pdf
Volver a pensar la clase. Las formas básicas de enseñar – Liliana Sanjurjo.pdfVolver a pensar la clase. Las formas básicas de enseñar – Liliana Sanjurjo.pdf
Volver a pensar la clase. Las formas básicas de enseñar – Liliana Sanjurjo.pdf
FabianMorocho4
 
El normalismo
El normalismoEl normalismo
El normalismo
Guillermo Lugrin
 
Educación inclusiva
Educación inclusivaEducación inclusiva
Educación inclusiva
Henry Daza
 
Sociologia de la_educacion
Sociologia de la_educacionSociologia de la_educacion
Sociologia de la_educacion
Rodrigo Molina
 
La institución escolar y su dimensión pedagógica didáctica
La institución escolar y su dimensión pedagógica didácticaLa institución escolar y su dimensión pedagógica didáctica
La institución escolar y su dimensión pedagógica didáctica
Andrea Soto
 
Sistema educativo filmus nuevo
Sistema educativo filmus nuevoSistema educativo filmus nuevo
Sistema educativo filmus nuevo
umastruco
 
Documentos De Identidad
Documentos De IdentidadDocumentos De Identidad
Documentos De Identidad
Agustin Gigli
 

La actualidad más candente (20)

Planteamiento del problema (1)
Planteamiento del problema (1)Planteamiento del problema (1)
Planteamiento del problema (1)
 
Documento de trabajo n° 2: Trayectorias escolares e inclusión de niños y jóve...
Documento de trabajo n° 2: Trayectorias escolares e inclusión de niños y jóve...Documento de trabajo n° 2: Trayectorias escolares e inclusión de niños y jóve...
Documento de trabajo n° 2: Trayectorias escolares e inclusión de niños y jóve...
 
Tradición normalizadora disciplinadora
Tradición normalizadora disciplinadora  Tradición normalizadora disciplinadora
Tradición normalizadora disciplinadora
 
Comprender y Transformar la Enseñanza(G. Sacristan)
Comprender y Transformar la Enseñanza(G. Sacristan)Comprender y Transformar la Enseñanza(G. Sacristan)
Comprender y Transformar la Enseñanza(G. Sacristan)
 
El carácter polisemico curriculo
El carácter polisemico curriculoEl carácter polisemico curriculo
El carácter polisemico curriculo
 
Organización escolar
Organización escolarOrganización escolar
Organización escolar
 
Clase ibarrola
Clase ibarrolaClase ibarrola
Clase ibarrola
 
Perspectiva reproductivista
Perspectiva  reproductivistaPerspectiva  reproductivista
Perspectiva reproductivista
 
¿cuándo se invento la escuela? Gvirtz Silvia y otros
 ¿cuándo se invento la escuela? Gvirtz Silvia y otros ¿cuándo se invento la escuela? Gvirtz Silvia y otros
¿cuándo se invento la escuela? Gvirtz Silvia y otros
 
Power Point DIMENSIÓN PEDAGÓGICO-DIDÁCTICA FRIGERIO-POGGI
Power Point DIMENSIÓN PEDAGÓGICO-DIDÁCTICA FRIGERIO-POGGI Power Point DIMENSIÓN PEDAGÓGICO-DIDÁCTICA FRIGERIO-POGGI
Power Point DIMENSIÓN PEDAGÓGICO-DIDÁCTICA FRIGERIO-POGGI
 
Aprendizaje escolar
Aprendizaje escolarAprendizaje escolar
Aprendizaje escolar
 
La cultura institucional escolar
La cultura institucional escolarLa cultura institucional escolar
La cultura institucional escolar
 
silvina.pptx
silvina.pptxsilvina.pptx
silvina.pptx
 
Volver a pensar la clase. Las formas básicas de enseñar – Liliana Sanjurjo.pdf
Volver a pensar la clase. Las formas básicas de enseñar – Liliana Sanjurjo.pdfVolver a pensar la clase. Las formas básicas de enseñar – Liliana Sanjurjo.pdf
Volver a pensar la clase. Las formas básicas de enseñar – Liliana Sanjurjo.pdf
 
El normalismo
El normalismoEl normalismo
El normalismo
 
Educación inclusiva
Educación inclusivaEducación inclusiva
Educación inclusiva
 
Sociologia de la_educacion
Sociologia de la_educacionSociologia de la_educacion
Sociologia de la_educacion
 
La institución escolar y su dimensión pedagógica didáctica
La institución escolar y su dimensión pedagógica didácticaLa institución escolar y su dimensión pedagógica didáctica
La institución escolar y su dimensión pedagógica didáctica
 
Sistema educativo filmus nuevo
Sistema educativo filmus nuevoSistema educativo filmus nuevo
Sistema educativo filmus nuevo
 
Documentos De Identidad
Documentos De IdentidadDocumentos De Identidad
Documentos De Identidad
 

Destacado

Facundo
FacundoFacundo
2011-5a-facundo
2011-5a-facundo2011-5a-facundo
2011-5a-facundo
Escuela Naón
 
Facundo
FacundoFacundo
Facundo
dancydaniela
 
Facundo o civilización y barbarie en las pampas
Facundo o civilización y barbarie en las pampasFacundo o civilización y barbarie en las pampas
Facundo o civilización y barbarie en las pampas
Markéta S
 
Programa ingreso social con trabajo “argentina trabaja”
Programa ingreso social con trabajo “argentina trabaja”Programa ingreso social con trabajo “argentina trabaja”
Programa ingreso social con trabajo “argentina trabaja”
Ignacio Garcia
 
China corea y japon rol de la mujer
China corea y japon rol de la mujerChina corea y japon rol de la mujer
China corea y japon rol de la mujer
Ignacio Garcia
 
Análisis ley de ecucación superior 1995
Análisis ley de ecucación superior 1995Análisis ley de ecucación superior 1995
Análisis ley de ecucación superior 1995
Ignacio Garcia
 
Analisis Starling
Analisis StarlingAnalisis Starling
Analisis Starling
mogrima
 
p_arganaras_Generación del 37 citep
p_arganaras_Generación del 37 citepp_arganaras_Generación del 37 citep
p_arganaras_Generación del 37 citep
paolaarga
 
La Educación según Sarmiento
La Educación según SarmientoLa Educación según Sarmiento
La Educación según Sarmiento
Miguel Angel Ledhesma
 
Pensamiento pedagogico de faustino sarmiento
Pensamiento pedagogico de faustino sarmientoPensamiento pedagogico de faustino sarmiento
Pensamiento pedagogico de faustino sarmiento
MIGUEL PERALTA
 
Principales Pedagogos
Principales PedagogosPrincipales Pedagogos
Principales Pedagogos
eduhistoria
 
EDUCACION POPULAR de Domingo F. Sarmiento
EDUCACION POPULAR de Domingo F. SarmientoEDUCACION POPULAR de Domingo F. Sarmiento
EDUCACION POPULAR de Domingo F. Sarmiento
Adriana Daniela Cejas
 
El Populismo latinoamericano
El Populismo latinoamericanoEl Populismo latinoamericano
El Populismo latinoamericano
josebarriga1973
 
Síntesis prep. enc. nac de cebs 2013
Síntesis prep. enc. nac de cebs 2013Síntesis prep. enc. nac de cebs 2013
Síntesis prep. enc. nac de cebs 2013
Noni Barros
 
Presentac..yenny
Presentac..yennyPresentac..yenny
Presentac..yenny
yennyp8661
 
Tipos de evaluacion
Tipos  de evaluacionTipos  de evaluacion
Tipos de evaluacion
marciakh
 
El ecléctico Frank
El ecléctico FrankEl ecléctico Frank
El ecléctico Frank
Eduardo Fuenzalida
 
Investigación del proyecto personal
Investigación del proyecto personalInvestigación del proyecto personal
Investigación del proyecto personal
Irenuela88
 

Destacado (20)

Facundo
FacundoFacundo
Facundo
 
2011-5a-facundo
2011-5a-facundo2011-5a-facundo
2011-5a-facundo
 
Facundo
FacundoFacundo
Facundo
 
Facundo o civilización y barbarie en las pampas
Facundo o civilización y barbarie en las pampasFacundo o civilización y barbarie en las pampas
Facundo o civilización y barbarie en las pampas
 
Programa ingreso social con trabajo “argentina trabaja”
Programa ingreso social con trabajo “argentina trabaja”Programa ingreso social con trabajo “argentina trabaja”
Programa ingreso social con trabajo “argentina trabaja”
 
China corea y japon rol de la mujer
China corea y japon rol de la mujerChina corea y japon rol de la mujer
China corea y japon rol de la mujer
 
Análisis ley de ecucación superior 1995
Análisis ley de ecucación superior 1995Análisis ley de ecucación superior 1995
Análisis ley de ecucación superior 1995
 
Analisis Starling
Analisis StarlingAnalisis Starling
Analisis Starling
 
p_arganaras_Generación del 37 citep
p_arganaras_Generación del 37 citepp_arganaras_Generación del 37 citep
p_arganaras_Generación del 37 citep
 
La Educación según Sarmiento
La Educación según SarmientoLa Educación según Sarmiento
La Educación según Sarmiento
 
Pensamiento pedagogico de faustino sarmiento
Pensamiento pedagogico de faustino sarmientoPensamiento pedagogico de faustino sarmiento
Pensamiento pedagogico de faustino sarmiento
 
Principales Pedagogos
Principales PedagogosPrincipales Pedagogos
Principales Pedagogos
 
EDUCACION POPULAR de Domingo F. Sarmiento
EDUCACION POPULAR de Domingo F. SarmientoEDUCACION POPULAR de Domingo F. Sarmiento
EDUCACION POPULAR de Domingo F. Sarmiento
 
El Populismo latinoamericano
El Populismo latinoamericanoEl Populismo latinoamericano
El Populismo latinoamericano
 
Síntesis prep. enc. nac de cebs 2013
Síntesis prep. enc. nac de cebs 2013Síntesis prep. enc. nac de cebs 2013
Síntesis prep. enc. nac de cebs 2013
 
Presentac..yenny
Presentac..yennyPresentac..yenny
Presentac..yenny
 
Tipos de evaluacion
Tipos  de evaluacionTipos  de evaluacion
Tipos de evaluacion
 
Competencias1
Competencias1Competencias1
Competencias1
 
El ecléctico Frank
El ecléctico FrankEl ecléctico Frank
El ecléctico Frank
 
Investigación del proyecto personal
Investigación del proyecto personalInvestigación del proyecto personal
Investigación del proyecto personal
 

Similar a Un análisis sobre la obra de sarmiento y la educación2

LA FRONDA ARISTOCRÁTICA EN CHILE
LA  FRONDA ARISTOCRÁTICA EN CHILELA  FRONDA ARISTOCRÁTICA EN CHILE
LA FRONDA ARISTOCRÁTICA EN CHILE
Gonzalo Rivas Flores
 
L006
L006L006
Contador leon-32
Contador leon-32Contador leon-32
Contador leon-32
Contador leon-32Contador leon-32
Precursor del anarquismo Méxicano
Precursor del anarquismo MéxicanoPrecursor del anarquismo Méxicano
Precursor del anarquismo Méxicano
Andrez222
 
Generacion del 37- Aberdi y Sarmiento- Teran.ppt
Generacion del 37- Aberdi y Sarmiento- Teran.pptGeneracion del 37- Aberdi y Sarmiento- Teran.ppt
Generacion del 37- Aberdi y Sarmiento- Teran.ppt
NahuelValinotti
 
Historia social en la época colonial.pdf
Historia social en la época colonial.pdfHistoria social en la época colonial.pdf
Historia social en la época colonial.pdf
luiscarlos334558
 
Sarlo y altamirano criollismo y vanguardismo en martin fierro
Sarlo y altamirano   criollismo y vanguardismo en martin fierroSarlo y altamirano   criollismo y vanguardismo en martin fierro
Sarlo y altamirano criollismo y vanguardismo en martin fierro
Gera Ferreira
 
Informe de Lectura "Martín Rivas"
Informe de Lectura "Martín Rivas"Informe de Lectura "Martín Rivas"
Informe de Lectura "Martín Rivas"
Ignacio Cubillos Saavedra
 
Diez presidentes que pudieron haber sido
Diez presidentes que pudieron haber sidoDiez presidentes que pudieron haber sido
Diez presidentes que pudieron haber sido
Pablo Portillo
 
Carlos real de azúa
Carlos real de azúa Carlos real de azúa
Carlos real de azúa
anaburgue83
 
Thwaites Rey y Tzeiman - Poulantzas en América Latina en libro.pdf
Thwaites Rey y Tzeiman - Poulantzas en América Latina en libro.pdfThwaites Rey y Tzeiman - Poulantzas en América Latina en libro.pdf
Thwaites Rey y Tzeiman - Poulantzas en América Latina en libro.pdf
MabelThwaitesRey1
 
Simon Bolivar
Simon BolivarSimon Bolivar
Simon Bolivar
Daniel Garcia
 
Historia del Perú 3°.pdf
Historia del Perú 3°.pdfHistoria del Perú 3°.pdf
Historia del Perú 3°.pdf
KLEVER31
 
Horacio y germán garcía
Horacio y germán garcíaHoracio y germán garcía
Horacio y germán garcía
Vanessa Macenroe
 
Nacionalismo - Elitismos: De Karl Marx a Gatenao Mosca ( y más allá). Los con...
Nacionalismo - Elitismos: De Karl Marx a Gatenao Mosca ( y más allá). Los con...Nacionalismo - Elitismos: De Karl Marx a Gatenao Mosca ( y más allá). Los con...
Nacionalismo - Elitismos: De Karl Marx a Gatenao Mosca ( y más allá). Los con...
IvanAlexisGarciaRoja
 
Los periodos historicos en historia de chile vial correa fontaine
Los periodos historicos en historia de chile vial correa fontaineLos periodos historicos en historia de chile vial correa fontaine
Los periodos historicos en historia de chile vial correa fontaine
ANA HENRIQUEZ ORREGO
 
La protesta de marina farinetti
La protesta de marina farinettiLa protesta de marina farinetti
La protesta de marina farinetti
celjac
 
Arte argentino
Arte argentinoArte argentino
Arte argentino
Fabian Marcelo
 
Las mujeres-como-sujetas-subalternas
Las mujeres-como-sujetas-subalternasLas mujeres-como-sujetas-subalternas
Las mujeres-como-sujetas-subalternas
Maria Luisa Mazzola
 

Similar a Un análisis sobre la obra de sarmiento y la educación2 (20)

LA FRONDA ARISTOCRÁTICA EN CHILE
LA  FRONDA ARISTOCRÁTICA EN CHILELA  FRONDA ARISTOCRÁTICA EN CHILE
LA FRONDA ARISTOCRÁTICA EN CHILE
 
L006
L006L006
L006
 
Contador leon-32
Contador leon-32Contador leon-32
Contador leon-32
 
Contador leon-32
Contador leon-32Contador leon-32
Contador leon-32
 
Precursor del anarquismo Méxicano
Precursor del anarquismo MéxicanoPrecursor del anarquismo Méxicano
Precursor del anarquismo Méxicano
 
Generacion del 37- Aberdi y Sarmiento- Teran.ppt
Generacion del 37- Aberdi y Sarmiento- Teran.pptGeneracion del 37- Aberdi y Sarmiento- Teran.ppt
Generacion del 37- Aberdi y Sarmiento- Teran.ppt
 
Historia social en la época colonial.pdf
Historia social en la época colonial.pdfHistoria social en la época colonial.pdf
Historia social en la época colonial.pdf
 
Sarlo y altamirano criollismo y vanguardismo en martin fierro
Sarlo y altamirano   criollismo y vanguardismo en martin fierroSarlo y altamirano   criollismo y vanguardismo en martin fierro
Sarlo y altamirano criollismo y vanguardismo en martin fierro
 
Informe de Lectura "Martín Rivas"
Informe de Lectura "Martín Rivas"Informe de Lectura "Martín Rivas"
Informe de Lectura "Martín Rivas"
 
Diez presidentes que pudieron haber sido
Diez presidentes que pudieron haber sidoDiez presidentes que pudieron haber sido
Diez presidentes que pudieron haber sido
 
Carlos real de azúa
Carlos real de azúa Carlos real de azúa
Carlos real de azúa
 
Thwaites Rey y Tzeiman - Poulantzas en América Latina en libro.pdf
Thwaites Rey y Tzeiman - Poulantzas en América Latina en libro.pdfThwaites Rey y Tzeiman - Poulantzas en América Latina en libro.pdf
Thwaites Rey y Tzeiman - Poulantzas en América Latina en libro.pdf
 
Simon Bolivar
Simon BolivarSimon Bolivar
Simon Bolivar
 
Historia del Perú 3°.pdf
Historia del Perú 3°.pdfHistoria del Perú 3°.pdf
Historia del Perú 3°.pdf
 
Horacio y germán garcía
Horacio y germán garcíaHoracio y germán garcía
Horacio y germán garcía
 
Nacionalismo - Elitismos: De Karl Marx a Gatenao Mosca ( y más allá). Los con...
Nacionalismo - Elitismos: De Karl Marx a Gatenao Mosca ( y más allá). Los con...Nacionalismo - Elitismos: De Karl Marx a Gatenao Mosca ( y más allá). Los con...
Nacionalismo - Elitismos: De Karl Marx a Gatenao Mosca ( y más allá). Los con...
 
Los periodos historicos en historia de chile vial correa fontaine
Los periodos historicos en historia de chile vial correa fontaineLos periodos historicos en historia de chile vial correa fontaine
Los periodos historicos en historia de chile vial correa fontaine
 
La protesta de marina farinetti
La protesta de marina farinettiLa protesta de marina farinetti
La protesta de marina farinetti
 
Arte argentino
Arte argentinoArte argentino
Arte argentino
 
Las mujeres-como-sujetas-subalternas
Las mujeres-como-sujetas-subalternasLas mujeres-como-sujetas-subalternas
Las mujeres-como-sujetas-subalternas
 

Un análisis sobre la obra de sarmiento y la educación2

  • 1. Pensamiento Social Latinoamericano Un análisis sobre la oba de Sarmiento y la Educación Cátedra: Gonzales Autor: García, Ignacio Andrés DNI: 32.890.937 Correo: ign_garcia@hotmail.com Universidad de Buenos Aires 1
  • 2. Índice. INTRODUCCIÓN…………………………………………………………………………………………………………… 3 ROMANTICISMO: La máquina de textos……………………………………………….……………………… 5 TRANSICIÓN: Al final de este viaje……………………………………………………………………………….. 10 POSITIVISMO: ¿A dónde llegamos?....................................…………………………………………. 15 CONCLUSION: el último viaje……………………………………..………………………………………………… 21 2
  • 3. INTRODUCCIÓN Un análisis de la extensa obra de Sarmiento y la Educación, como institución y acción, puede resultar más que complejo. Esta complejidad es aún mayor si entendemos que gran parte de su obra fue antes de lo que comúnmente denominamos la fundación del Estado-Nación Argentino. Sarmiento ha contribuido mucho al desarrollo de aquel modelo, y esto puede verse plasmado no solo en sus textos, sino también en su labor como periodista, presidente, gobernador, etc. Acción, palabra y letras se conjugaron de una manera particular en este hombre del siglo XIX lo que hace casi imposible separarlo de su contexto y del alrededor que iba cambiando con el devenir de la historia. Antes de entrar de lleno en el análisis creemos necesario entender que Sarmiento tuvo una forma de adaptarse tan particular a esos cambios que produjo que sus ideas y acciones no se perdieran en el tiempo. Nos preguntaremos si estos cambios fueron meras estrategias políticas, ansia de poder o parte de una trama incoherente. También indagaremos sobre la idea de Educación y cómo la misma fue transformándose a lo largo de su trayectoria. Esto, nos posibilitará adentrarnos en una de las vidas más interesantes que enarboló la historia argentina durante décadas. A la vez, nos invitará a reflexionar sobre la importancia de pensar y repensar nuevamente la idea de Educación a partir del pensamiento de Sarmiento después de dos siglos de su nacimiento y en momentos de transformación en nuestro país que coinciden con el bicentenario de la patria. A su vez nos parece importante remarcar que un análisis sobre la Educación, desde Sarmiento, implica romper con ciertos tabúes dentro de las Ciencias Sociales en nuestro país, principalmente en el análisis político. No se han podido dar muchas respuestas al periodo que abarca la independencia y la cristalización del Estado nacional. Por eso, nos preguntamos si es posible el análisis sobre la Educación, como institución, pensamiento y acción, sin el marco clásico del Estado para realizarlo. Entendemos que la ausencia de Estado, no implica necesariamente la ausencia de Instituciones. A su vez, la ausencia de Estado-Nación, en su carácter formal, no implica la anarquía ni el vacio de estructuras por las cuales se sustenta el poder político, económico y social. Si bien la independencia significa ruptura, ninguna revolución en la historia ha podido desterrar de su totalidad las tradiciones, costumbres, enseñanzas transmitidas de generaciones o instituciones anteriores, por más que los actores se sientan posteriormente ajenas a ellas. Muchos de los análisis neo institucionalistas que se dieron a partir de 1980 remarcan la interrelación que 3
  • 4. existe entre las voluntades humanas y el poder que tienen de condicionar las instituciones a aquellas voluntades. En este sentido, creemos que Sarmiento no se pudo escapar ni desaprender de aquello que había sido transmitido por las instituciones que intervinieron en su crecimiento y formación como pensador. La idea y acción de Educación en Sarmiento va cambiando a partir del tiempo: podemos caracterizar un primer periodo en su juventud como Romántico, en el cual está fuertemente presente el espíritu revolucionario-liberal de principio de siglo. En aquel período, sus ideas y proyectos están fuertemente vinculadas a lo Europeo, principalmente a Francia. En esta primera parte incluiremos el análisis del libro “Facundo” (1845)1, entre otros, el cual engloba todo el trabajo que realizó en Chile hasta sus primeros viajes a Europa y América. Un segundo periodo puede caracterizarse como de Transición. Principalmente, se destacó por los diferentes viajes que cambiaron profundamente su manera de pensar. Simultáneamente, podemos entender que la caída del rosismo y la oportunidad de construir una patria diferente, llevó a Sarmiento a hacer una revisión de sus ideas y pensamientos más profundos, ya que aquello contra lo que había luchado y escrito toda su vida se iba desdibujando lentamente y sin embargo la tan ansiada civilización no aparecía. Incluimos en esta parte los textos “Educación Popular” de 1849; “Argirópolis” de 1850 y “Recuerdos de provincia” también de 1850. Por último, hacia el final de su vida, vemos un periodo principalmente Positivista, en el cual sus ideas y pensamientos en torno a la Educación fueron un tanto más complejas que las primeras. A la vez, incluimos en este periodo los textos “Educación Común” de 1856, “Las Escuelas, bases de la prosperidad” de 1866 y “Conflicto y Armonía de las Razas en América” de 1884. Si bien la división parece ser tajante, el objetivo es poder ordenar mediante la misma la extensa obra del autor. No creemos que haya un corte tajante entre un texto y otro, pero lo que si estamos seguros que las ideas que se vislumbran en sus primeros textos son muy distintas a las que podemos encontrar en los últimos trabajos. 1 Esta fecha corresponde a la fecha de publicación, pero el Facundo fue escrito anteriormente en forma de folletín y publicado en un diario. 4
  • 5. ROMANTICISMO: La máquina de textos. Sarmiento es quizás una de las personalidades más atrayentes de nuestra historia, no solo por todo lo que escribió e hizo, sino también porque a su temprana edad de 30 años ya era reconocido como una personalidad influyente entre las personas de su pueblo. Es por esto que debió exiliarse tempranamente antes de caer en manos del gobierno de Facundo Quiroga. Es aun más interesante remarcar que una de sus principales obras, “El Facundo” la haya escrito y publicado con menos de 34 años. Muchos análisis insisten en remarcar la ya tan utilizada frase “Civilización o Barbarie” como lo único destacable del texto, como si la misma resumiera todo lo que el texto puede decirnos. Este trabajo entiende que si bien dicha frase tiene su importancia, hay mucho más pensamientos por analizar y reinterpretar. Sarmiento, a través de la figura de Facundo, identifica en Rosas el gran obstáculo del progreso y la civilización: si cae este obstáculo la civilización está ahí adelante para alcanzarla, solo es una cuestión de tiempo, no habrá más impedimentos para llegar a ella. El siguiente fragmento da cuenta de lo explicado: “Facundo no ha muerto; está vivo en las tradiciones populares, en la política y revoluciones argentinas; en Rosas, su heredero, su complemento: su alma ha pasado a este otro molde más acabado, más perfecto; y lo que en él 2 era sólo instinto, iniciación, tendencia, convirtiese en Rosas en sistema, efecto y fin” . En esta primera generación de textos escritos por Sarmiento, pareciera que el hilo conector de la historia remite siempre a Rosas, quien estuvo o estará presente siempre -antes de Rosas fueron los Españoles y su colonialismo-. Si bien Sarmiento identifica que la solución para que no aparezca otra vez la imagen de Rosas en nuestra historia es la guerra, la guerra civil; se prejuzga la imagen del líder por sobre la construcción sociopolítica que abarca de fondo a lo que se denomino rosismo. El rosismo no solo era Rosas y las Montoneras, habia un entramado más complejo de relaciones sociales que posibilitaron la permanencia durante casi 20 años en el poder de Rosas. Más aún, es importante entender que aún cuando Rosas cayó, los problemas u obstáculos para alcanzar la civilización no desaparecieron, la lucha de poder se profundizó y complejizó. Nada es simple e inocente en los textos de Sarmiento. El agigantamiento de su figura, sus comparaciones con Franklin, son más una estrategia política concreta que una forma estética de escritura. Recordemos la siguiente frase: “Nunca he escrito sino en solicitud de un resultado práctico” 3. Esta estrategia de la exaltación de la persona, también la aplica a Rosas y con cierto éxito, la imagen del dictador y déspota se posiciona por encima de cualquier otro análisis que 2 Sarmiento, “Facundo”. Pág. 1. 3 Carta a Bartolomé Mitre, en "Sarmiento-Mitre. Correspondencia", 1911, p. 154 5
  • 6. requiera un poco más profundidad sobre lo que implica el Rosismo. La guerra era la solución, pero Sarmiento pocas veces dijo, antes de la caída de Rosas, qué había después de la guerra. 4 Nosotros consideramos que ese lugar vacío que deja la guerra para Sarmiento tenía que ser llenado con Educación. Educación principalmente sobre los valores laico-burgueses, como sostienen Altamirano y Sarlo, en lugar de los valores tradicionales y religiosos característicos de la colonia y las provincias que componían el territorio argentino. Por otro lado, Luis Juan Guerrero, hace una apuesta interesante y dice: “El Facundo es, junto a las Bases de Alberdi, la obra clásica de nuestra Política nacional. El Facundo es, ya sin otras comparaciones, el pedestal mas recio para una Pedagogía nacional” 5. Pedagogía que se entiende en un sentido organicista; no es una pedagogía sobre el individuo que habita la tierra, sino al revés. Es la pedagogía de la tierra que es habitada y desaprovechada por un individuo que no logra entender los cambios que se producen en el mundo; “la barbarie” es dicho individuo que tiene sus raíces en su ambiente y que no lo puede abandonar, por lo tanto no podría ser educado. Si no era educado, habría que extirparlo de su ambiente y dicho ambiente poblarlo de civilización, como dice Guerrero: “Poblar e industrializar el País, por una parte. Educarlo, por otra” 6. Como pude entenderse, ambos son momentos diferentes: el primero, es en el que bárbaro del Facundo no puede ser el sujeto moderno que tiene que ser educado. Una vez poblado el territorio de gente con sentido industrioso y laborioso se aplicaría la consigna de “Gobernar es poblar”, entonces podremos pasar al segundo momento caracterizado bajo el lema: “Gobernar es educar”. Esto tiene una relevancia importante en esta primera parte Romántica de los escritos de Sarmiento. El gaucho, símbolo de atraso, sólo puede ser explicado en términos naturales. El autor no presta atención a las tradiciones, costumbres e instituciones que atraviesan a este sujeto histórico; el gaucho es y existe como tal solo si está dentro de ese ambiente. Por esto, el gaucho no puede ser sujeto de educación y civilización. Tal como dice José Pablo Feimann en su libro “Filosofía y Nación”: “...el gaucho es naturaleza y no espíritu (…) el gaucho vive en sociedad (…) pero se trata de un tipo especial de sociedad: una sociedad desasociada (…) el gaucho podrá enfrentarse cuando quiera con la naturaleza, pero nunca podrá transformarla”7. La ciudad será el 4 Argirópolis en parte puede ser entendido como una pequeña imagen de lo que Sarmiento imaginaba como republica, posteriormente será analizado. 5 Guerrero, Luis Juan, “Tres temas de Filosofía en las Entrañas del Facundo” Pág. 9 6 Guerrero, Luis Juan, “Tres temas de Filosofía en las Entrañas del Facundo” Pág. 10 7 Feimann, José Pablo, “Filosofía y Nación” Pág. 147. 6
  • 7. reducto por excelencia de la civilización, y por lo tanto, el lugar donde se desarrollaran los sujetos aptos para educar: “toda política de exterminio debe comenzar por excluir de los terrenos de la condición humana a aquellos que se propone exterminar” 8. Es importante entender que en esta primera parte al hablar de Educación, se nota principalmente la ausencia de referencia de Sarmiento a la misma como un derecho, principalmente porque todavía no estaba constituido un Estado que pueda garantizar estos derechos. Es decir, que no puede interpretarse que Sarmiento no haya tenido conocimiento de las diferentes teorías políticas que consagraron al Estado antes y durante el siglo XIX sino que lo que está en juego en su primera parte Romántica es la construcción de ese Estado, la construcción del proyecto de país que desea. Así como en el “Facundo” se plantean los principales conceptos que atravesarán toda la obra de Sarmiento, en otros textos podemos encontrar que ya en su temprana edad como intelectual, tenía otras preocupaciones no menos importantes. En “Ortografía, Americana” podemos ver la importancia que Sarmiento le atribuye a la ortografía. Esta, nos dará una concepción más profunda sobre la Educación en su etapa Romántica. La ortografía puede ser entendida como una de las instituciones más tradicionales y características del corazón de la metrópolis colonial, España. Sarmiento se opone directamente a toda convención dictada por la Academia de la Lengua, entendiendo que el lenguaje y la ortografía se definen y se constituyen desde lo práctico y no desde las convecciones teóricas discutidas y redactadas por unos pocos estudiosos. Así como dijimos anteriormente que Sarmiento, principalmente en el “Facundo”, manifiesta una férrea contraposición a todas las instituciones heredadas de la colonia, en este caso, la lucha de Sarmiento se prolongó hasta la institución del lenguaje y de la ortografía. El texto “Ortografía Americana” escrito en 1944, no es otra cosa que una critica a la cultura hispánica, y le atribuye un fracaso en su esencia y un atraso del cual todos los países de América tendrán que separarse lo antes posible si no quieren sucumbir en el atraso. El propio lenguaje e idioma de los pueblos, para Sarmiento, son un símbolo de la civilización. Entonces, el castellano de la metrópolis significará “conservar la ortografía de un pueblo extraño, con quien no tenemos relación ninguna, ni habremos de tenerla jamás” 9. La discusión del idioma y el lenguaje no terminó en una simple oposición a lo colonial. En el proceso educativo, Sarmiento le atribuye una importancia capital: “…la comisión no ha 8 Feimann, José Pablo, “Filosofía y Nación” Pág. 148. 9 Sarmiento, Domingo Faustino. “Ortografía Americana” en Obras Completas de Sarmiento, Pág. 165. 7
  • 8. meditado a mi juicio suficientemente a dónde conduce la pretensión de conservar la mentida unidad ortográfica, que es nada menos que negar a los pueblos americanos la libertad, el derecho y la espontaneidad para admitir o sancionar reforma alguna”10. El idioma no es solo una forma o convención para comunicarnos; es a la vez, la posibilidad de interactuar con un ambiente, con un mundo que está en frente. El idioma castellano, para Sarmiento, tendría que ser contaminado. Contaminado, en el sentido de que durante muchos años, durante el periodo que abarcó el gobierno de Rosas, nuestro idioma y nuestra cultura funcionaron como una muralla o como las puertas del “palacio prohibido” frente a la cultura extranjera: “Si el poliglotismo funciona como condición que permite asimilar la cultura de la modernidad europea, la contaminación lingüística es el signo de la profundidad de la asimilación.” 11.Pero más allá de la necesidad de lo extranjero, está presente en el autor y en toda la generación del 37, un grito más alto, el de la necesidad de tener un castellano propio de nuestras tierras y gente: “para citar a Sarmiento, no había nada en español que mereciera ser leído”12. Nos resulta hasta cierto punto irónico que él, uno de los “Padres Fundadores de la Patria” y sobretodo de la “Escuela y Educación”, haya sido el mismo que puso a la Guerra en el cadalso como solución a los problemas para “alcanzar” la civilización. En este punto hablamos de Guerra con mayúscula porque el mismo Sarmiento entiende a la misma como la institución o empresa que definitivamente salvará los destinos de la Patria, y no como un hecho aislado o coyuntural. La Guerra y la Educación se entrenzan en Sarmiento como una red que no tiene muchos hilos que la sostengan. No es casualidad que muchos de los personajes históricos que Sarmiento utiliza como ejemplificadores de valores, hayan sido excelentes guerreros. A la vez que la Educación en Sarmiento es también una solución a la barbarie, la Educación también está hecha y pensada en base a la sangre derramada, por lo tanto la misma será pensada y constituida desde la tragedia, tragedia que se expresa en el pasado y presente reciente que significa Rosas y Colonia. El drama militar deviene en drama educacional. Hay algo importante de resaltar en el proceso de educación que transito Sarmiento, autotitulado “autodidacta”, se vio atravesado por toda una serie de instituciones educativas informales que han posibilitado el acercamiento a las obras intelectuales nacionales y extranjeras. Pero hay algo llamativo en su pasado y en su forma de entender la Educación y a su vez la producción de conocimiento. Por un lado piensa que para el “autodidacta” 10 Sarmiento, Domingo Faustino. “Ortografía Americana” en Obras Completas de Sarmiento, Pág. 165. 11 Altamirano y Sarlo, “Literatura/Sociedad”, Pág. 188 12 Altamirano y Sarlo, “Literatura/Sociedad”, Pág. 189 8
  • 9. el único medio de producción de conocimiento es la cadena de libros. Esta cadena excluye al maestro y enlaza texto con texto, obras que se remiten unas a otras. En la máquina de aprender, que ha ideado Sarmiento, la cadena de los libros es una pieza fundamental en la “transmisión de las ideas”. Entonces aquella figura del maestro en la escuela pública, su rol no era transmitir o potenciar la producción de conocimientos, sino solo transmitir valores. Pareciera que aquel que aprende por sus propios medios es capaz de separarse de todo el entramado institucional de la época y aprender desde un plano de libertad, nunca posibilitado por las instituciones formales. Esto choca y se contradice varias veces en los textos de Sarmiento, con la alusión a sus ganas de poseer un titulo formal o instruirse en alguna institución educativa. Choca y se contradice también con su idea de que la Escuela es el ideal concreto para acercarnos más a la civilización. 9
  • 10. TRANSICIÓN: Al final de este viaje… En el texto “Educación Popular” podemos leer una de las mayores de Sarmiento en donde la Educación se define por términos teóricos y prácticos, esto implica lo que significa principalmente la Educación para el Estado. Vemos por primera vez que la responsabilidad de la educación de la población recae dentro de las esferas de acciones del Estado. Entendemos que estoy es importante porque aquel Estado moderno que todavía no está constituido en su totalidad empieza a ser llenado de contenido, es en este punto donde la práctica y la teoría empiezan a encontrarse de manera concreta en el pensamiento del Sarmiento; no se nos tiene que pasar por alto lo que él dice en el texto: “La educación no es una calidad, sino una obligación para el Estado, un derecho y un deber a la vez para los ciudadanos”13. Queremos remarcar esta frase porque es importante el hecho de que no solo nombre a la educación como un derecho que tiene que ser garantizado por el Estado, sino a la vez una responsabilidad cívica de cada ciudadano, si bien se está pensando el Estado que se quiere constituir, a la vez se está pensando ya en las personas concretas que integran al mismo. Creemos que esto va en sintonía con las ideas rousseauniana de la responsabilidad que tienen en la participación de la “voluntad general”, la libertad individual ha de constituirse, a través de la “voluntad general”, en libertad civil y en igualdad. Quizás esta sea una de la razones porque Sarmiento adquiere tanta importancia como pensador, en este sentido volvemos a remarcar que al analizar su obra en su contexto, su pensamiento adquiere más importancia, no solo porque durante la primera mitad del siglo XIX pocos sean los pensadores nacionales de renombre, sino porque Sarmiento implica, como también lo será Alberdi, los primeros intentos de construir un país, una nación. A su vez “Educación Popular” es una extensa obra en la que el autor no se deja pasar ni un detalle de como tendría que estar compuesta esa escuela que está invitando a crear. A partir de esta preocupación, se extiende un gran análisis comparativo de las instituciones educativas, las diferentes leyes que Sarmiento pudo ir viendo y recapitulado a través de sus viajes. Como Aristóteles se había dedicado más de dos mil años atrás a comparar las constituciones de las diferentes polis griegas para hallar la mejor forma de gobierno, Sarmiento en este libro comparará las leyes de educación e intentará encontrar la mejor forma de establecer un sistema de escuelas para nuestro continente. Así una de las apuestas más fuertes que hace Sarmiento es la gratitud de este sistema: “La educación se da a los niños en todas las clases, incluyendo libros de texto, y materiales necesarios, gratuitamente en todos los 13 Sarmiento, “Educación Popular” Pág. 33 10
  • 11. casos.”14. A la vez en la cita podemos ver que aclara que la educación se da a los niños de “todas las clases”, lo que significa que toda la población tiene que estar atravesada por los contenidos que brinda la educación oficial: esto demuestra que Sarmiento estaba profundamente convencido de que mas allá de la instrucción técnica o practica que pueda dar la Escuela, lo que principalmente se transmite es un conjunto de valores, saberes e historias de forma homogénea a toda una población. Aparece acá la preocupación y la necesidad de interpretar nuestra historia, de tener una historia oficial para poder enseñarla. Así continua Sarmiento enumerando y detallando desde las materias y el contenido de las mismas, hasta la definición de los roles de los agentes que participan en el proceso educativo. Educación popular, es a la vez un llamado a la educación común, título que llevará una obra posterior, común a todos aquellos que habitarán el territorio argentino, es a la vez una obra de gran importancia para la sociología o la ciencia de la educación, porque en la misma se podrá rastrear minuciosamente los primeros intentos de edificar un sistema educativo nacional, aunque lo nacional será un conjunto de diferentes teorías, conceptos o pensamientos extranjeros. Pero en esta etapa de transición, la escuela todavía no está constituida, están asomando los primeros pensamientos concretos en su obra de cómo debería ser la misma. Por eso en los demás textos que incluimos en esta etapa de su obra, podremos ver que por momentos Sarmiento se aleja de esta manera de pensar la Educación, principalmente porque los otros textos no son estrictamente referidos a la educación. Sin embargo entendemos que los pensamientos que aparecen en las demás obras complementan o refuerzan lo anterior o abren otro campo para pensar la Educación. Como adelantábamos en la introducción el hecho de pensar la Educación en Sarmiento durante la primera mitad de siglo XIX, es una empresa difícil al no encontrarnos con la escuela constituida todavía a lo largo del país de manera moderna. Pero en el pensamiento de Sarmiento podemos identificar que la falta de escuela como edificio concreto no implica que el pueblo y aquellos individuos que pueblan el territorio argentino no tengan una serie de valores, instrucciones y conocimientos compartidos: “A nadie se ocultan los defectos que nos ha inoculado el género de vida llevado en el continente, el rancho, el caballo, el ganado, la falta de utensilios, como la facilidad de suplirlos por medios atrasados”15. Sarmiento identifica claramente a los símbolos del caballo, el ganado y el rancho como elementos propios de una cultura atrasada y con falta de educación: un pueblo educado es para él un pueblo que controla y sabe navegar por los 14 Sarmiento, “Educación Popular” Pág. 38 15 Sarmiento, “Argirópolis” Pág. 39. 11
  • 12. ríos, que dicho control permite al pueblo remar hasta la ansiada civilización. Es interesante que en esta parte de la vida de Sarmiento, se identifique la civilización y la Educación con el símbolo del remo y la navegación, ya que esta visión está alejada totalmente de las imágenes que nos brindaba en “Educación Común”: alumnos dentro de un cuarto, sentados cada uno en un pupitre, en frente un maestro, y el mismo iluminando las conciencias infantiles que carecen de técnica y de instrucción. Un pueblo educado en la técnica y conocimiento práctico de la navegación implica para Sarmiento que: “El pueblo educado en esta escuela sería una pepinera de navegantes intrépidos, de industriales laboriosos, de hombres desenvueltos y familiarizados con todos los usos y medios de acción que hacen a los norteamericanos tan superiores a los pueblos de la América del Sur.” Esto desterraría aquellos elementos de atraso presentes en el pueblo argentino. Sarmiento se plantea el problema de una nación y un pueblo atrasado en sus conocimientos e industrias en comparación con los países avanzados, se pregunta: “¿Por medio de qué prodigio, pues, podría un gobierno acelerar la obra del tiempo y mejorar a la vez la condición inteligente, industrial y productiva de la población actual?”, y se responde: “La emigración europea responde a todas estas cuestiones.”. Está claro que la idea de Educación, en esta obra, se resuelve por la realización de la misma, o sea en un sentido práctico, y no por la pronunciación de valores y atributos altruistas o utópicos, la Educación es lo que hace a un pueblo en su técnica y conocimiento puestos a la obra de la industria, la cual es peldaño para considerar a un pueblo como desarrollado y civilizado. Aunque parezca que Sarmiento en muchas de estas citas se refiere a la creación y constitución definitiva del Estado y la Nación a lo ancho de la región en términos económicos, es desde esa misma visión que podemos deducir o rastrear cuales son las concepciones sobre la Educación. Principalmente educación es sinónimo del progreso económico, ¿Por qué Sarmiento esta tan preocupado con poblar el territorio de escuelas? ¿Por qué esta tan preocupado en ordenar la escuela? ¿Porque eran tan necesarios los inmigrantes y sus conocimientos para desarrollar las industrias, y con ellas alcanzar niveles económicos que nos permitan posicionarnos entre las naciones civilizadas?, ¿por qué no existen en los primeros textos de Sarmiento, tampoco en los últimos, recomendaciones de educar o incorporar progresivamente esos conocimientos a la población ya establecida en nuestro territorio?, ¿por qué el gaucho, signo de atraso, no puede ser educado? Estas preguntas abren un mar de incertidumbres que serian útiles o interesantes contestarlas desde la literatura, la imaginación o la ficción, al pensar y revisar el pensamiento sarmientino nos vemos obligados a ir a la realidad de su contexto temporal. En este sentido no podemos separar a Sarmiento de su mundo y de su tiempo, tiempo y mundo que 12
  • 13. el etnocentrismo europeo y el racismo, entendido como aquello que es propio de cada pueblo y cada persona que constituye dicho pueblo y que se lleva en la sangre y no en el aprendizaje, eran monedas corrientes dentro del pensamiento intelectual, ya sean liberales, conservadores o socialistas. En la constitución de 1853 se plasman muchas ideas sobre la Educación entendida de esta forma, sin embargo es interesante la discusión que se puede mantener en cuanto a la Educación entre Sarmiento y Alberdi. Este último establece una diferencia entre Educación e Instrucción, la instrucción es entendida como todos aquellos conocimientos prácticos que las escuelas deberían enseñar, en cambio Educación es algo más amplio que engloba las enseñanzas prácticas y las enseñanzas morales. Para Alberdi existía la posibilidad de que la Educación se base en un sistema creado desde nuestro país y para nuestro país, a diferencia de Sarmiento, entendía que aquello necesario para alcanzar la civilización tendría que constituirse dentro de las bases del Estado y no importado desde las fronteras europeas o norteamericanas. Si bien la constitución que se redacta luego de la batalla de pavón se verá más imbuida por el pensamiento alberdiano mas que sarmientino, el sistema educativo que se empieza a crear en el país durante la segunda mitad del siglo XIX es consecuencia de las acciones e ideas de varios actores y no solo de estos dos pensadores. Es posible justificar ciertas contradicciones presentes en entre la etapa Romántica y la de Transición, la Educación es ¿una empresa moderna que su objetivo principal es transmitir el conocimiento a todo lugar donde hay oscuridad? ¿Una esfera de acción del Estado y la forma más certera de crear y cultivar una conciencia nacional? ¿O solo es la mejor forma de transmitir los conocimientos prácticos necesarios para que las industrias se desarrollen en los lugares más atrasados materialmente? La respuesta es no. Pero preferimos verlas no como contradicciones consientes sino como que son producto inconsciente de un autor que se propone escribir de temas tan amplios en un país donde recién se empezaban a discutir estos temas. En este sentido en “Recuerdo de Provincia”, como dicen Altamirano y Sarlo, hay “una ambivalencia básica frente a la carrera del autodidacta. Por un lado se exalta el titanismo romántico de su empresa y se valorizan las dificultades vencidas en el trayecto, centrado sobre la actividad frenética de la lectura, para llegar a la cultura con la mediación casi exclusiva de los libros. Pero, por el otro, se experimenta una tensión competitiva constante respecto a la cultura académica. La existencia del espacio académico con su jerarquía y sus sistema de promoción se convierte, para el 13
  • 14. autodidactica, en la prueba visible de su diferencia, que no puede vivir sino como mortificación.”16. Los autores justifican en parte esta contradicción por el legado o herencia familiar, o sea no tener un apellido de importancia, no pudo adquirir prestigio en su formación; como no ser cura o doctor. Mas critico y tajante es la opinión que Alberdi le atribuye a Sarmiento: “es un periodista que no ha escrito un solo “libro dogmatico”.”17 16 Altamirano y Sarlo, “Literatura/Sociedad”, Pág. 179. 17 Altamirano y Sarlo, “Literatura/Sociedad”, Pág. 180 14
  • 15. POSITIVISMO: ¿A dónde llegamos? En Educación Común la primera parte del texto enarbola la actitud de Chile de crear un sistema educativo a partir de las escuelas normales, pero principalmente se ve un trabajo de estadística aplicado a la Educación, si bien los términos que utiliza Foucault se expresan en pleno siglo XX, entendemos que en esta última parte se ve puede entender como la transformación de una sociedad atrasada en una sociedad disciplinada, empiezan a aparecer los elementos de la biopolítica, o sea el control de los cuerpos y la necesidad de encerrarlos en diferentes instituciones: “…las sociedades disciplinarias (…) alcanzan su apogeo a principios del XX, y proceden a la organización de los grandes espacios de encierro. El individuo no deja de pasar de un espacio cerrado a otro, cada uno con sus leyes: primero la familia, después la escuela, después el cuartel, después la fábrica, de tanto en tanto el hospital, y eventualmente la prisión, que es el lugar de encierro por excelencia”18. A su vez la estadística es un fuerte mecanismo de control que nos permite empezar a interpretar los cuerpos desde un conocimiento cuantitativo. Sarmiento hace un análisis estadístico de la distribución de las personas que saben leer y escribir y cuál es la proporción de los mismos en las escuelas públicas y privadas. Más adelante relaciona la distribución de la tierra y la superficie cultivada con el acceso a la escuela pública: “Estas peculiaridades en la organización íntima de nuestra sociedad pueden prestar alguna luz sobre el estado y extensión de la enseñanza primaria. Si pudiera obtenerse de las villas y ciudades el número de jefes de familia que tienen algún capital o industria productiva en un oficio, tienda o negocio, y suponiendo que dos niños de cada familia propietaria asisten a las escuelas, sería excedido el número de los que actualmente asisten a ellas, quedando sin educación la población que nada posee.”19.Sarmiento llega a la conclusión de que el éxito del sistema educativo Alemán, presente en los Estados de Baviera, Badén y Würtemberg depende principalmente de la posesión de la tierra que tienen los labradores y los artesanos. Ahora bien el mismo título del texto “Educación Común” nos permite profundizar en qué sentido utiliza la palabra “común” el autor, en este sentido si bien el texto está realizado para la sociedad y pueblo chileno, podríamos interpretar que el mismo es también valido para Argentina, reaparece y con más énfasis la necesidad de disciplinar a las poblaciones bajo una conciencia o un espíritu publico compartido y homogéneo. Lo común a estos pueblos es la falta de una moral, un 18 Deleuze, G disponible en http://www.uam.es/ra/sin/pensamiento/deleuze/lyotard.htm 19 Sarmiento, “Educación Común” Pág. 12 y 13. 15
  • 16. principio rector que posibilita a todas las clases sociales gozar de las buenas costumbres y hábitos, por lo tanto una educación ejemplar no solo tiene que encargarse de enseñar los contenidos prácticos y técnicos, sino también encargarse de los preceptos y máximas morales que rectifiquen el alma y el espíritu. Solo así un pueblo podrá adquirir y vivir en plena civilización, solo así un país podrá regocijarse de tener un espíritu público que destierre los elementos y símbolos de atraso y barbarie presentes en la misma. “Las buenas costumbres en las clases acomodadas, las de la casa en que viven, el aseo a que se habitúan; el sentimiento de la dignidad propia, el freno de la crítica, el bien parecer y las ideas de moral y decencia, que son comunes a todas las sociedades cristianas. ¿Qué entendemos por moral? Lo que proviene de mori, les moeurs, las costumbres, y ¿qué son las costumbres sino los hábitos? Luego dando buenos hábitos se arribará a la moral que es el precepto teórico”20. Como podemos ver lejos quedan de estas palabras, las ideas de la “cadena de textos” presentes en los primeros textos de Sarmiento. Más aun si seguimos explorando las ideas nuevas que trae “Educación Común” podemos precisar que la institución por excelencia y responsable de la educación moral es la Iglesia. “…el espíritu público; él hace lo que la ley no puede hacer, porque es la acción de los sentimientos comunes a una sociedad, manifestándose por actos independientes de la acción gubernativa; y el signo más característico de nuestra época y la glorificación de las ideas cristianas son esa multitud de asociaciones, de donaciones, de suscripciones, con objeto de promover la mejora intelectual y moral de las clases inferiores, que es lo que distingue a los pueblos más avanzados (…) El hospital cura la enfermedad que ha provenido de los desórdenes y abusos de apetitos indisciplinados: la escuela, elevando el carácter moral, previene la incontinencia y los malos hábitos.”21. Remarcamos nuevamente la Escuela y a la par el Hospital como mecanismos necesarios para disciplinar el cuerpo. Las ideas de Sarmiento chocan constantemente entre dos realidades que el mismo está viendo, por un lado la Europa que posee diferentes sistemas educativos, laicos y religiosos, por otro lado a Estados Unidos con su buen y fuerte sistema educativo laico y por último el incipiente sistema educativo sudamericano, en el cual la Iglesia tiene una fuerte presencia y es difícil desterrarla de sus raíces. Por eso la figura del maestro será un tanto contradictoria en esta etapa de su obra. El maestro responsable de la educación primaria, constitución y formación del espíritu publico en las conciencias infantiles, lejos esta acá de constituirse por un hombre profesional laico 20 Sarmiento, “Educación Común” Pág. 20. 21 Sarmiento, “Educación Común” Pág. 21 y 22 16
  • 17. dedicado al Estado y a la enseñanza, sino mas bien está representada de manera más pertinente con la figura del “sacerdote ilustrado”, el cual si bien en el texto no tiene nombre podríamos decir con seguridad que se hace referencia a su tío José de Oro. Pero, ¿realmente Sarmiento se preocupa por el buen y correcto tutelaje de las conciencias frente al juicio de Dios?, ¿Es Dios aquel que debemos suplicar la iluminación para ser dichosos de nuestra civilización?, ¿Es el pecado lo que no nos permite evolucionar y devenir en pueblos desarrollados e industriosos? No hay forma de contestar con total veracidad cual sería la respuesta más apropiada o más pertinente para Sarmiento, sabiendo que seguramente la misma cambiara dependiendo el contexto en la cual respóndasenos. Pero entendemos que en este texto Sarmiento no hace un llamado a la rectificación de las almas a través de las creencias religiosas, simplemente entiende que para desarrollar ese sueño de una América Latina civilizada es necesario un cierto orden, un orden que como pudimos ver significa disciplina y encierro, orden que se expresa acá en los valores y costumbres civiles que garanticen un mínimo clima para que se desarrollen las industrias con la armonía que necesita el capital. Como no podía ser de otra manera, los pensadores liberales siempre estuvieron preocupados por el orden; el desorden en este caso podría compararse con la barbarie, masas de gentes incultas que no pueden ver los beneficios de las empresas y conocimientos europeos. Sarmiento está realmente preocupado por la ignorancia y por la poca capacidad que tienen las elites nacionales para adquirir o percibir los cambios y los adelantos tecnológicos que ocurren en el viejo continente. Por lo tanto si José de Oro tiene que ser el ejemplo de maestro, Europa y Estados Unidos tienen que ser los pueblos maestros que enseñen a los pueblos alumnos e incultos a dar sus primeros pasos en un mundo que cambia y crece a ritmo del vapor y no de los remos: “La distribución de la enseñanza está sujeta a todas las condiciones económicas de la industria; y donde quiera que se gasta dinero y se aplican capitales hay una cuestión de economía política.”22. Así podemos afirmar que en el mismo sentido que Sarmiento no se preocupa por la religiosidad del pueblo, el valor de la educación gratuita no interesa por un valor intrínseco del Estado de educar a su población para que la misma se realice de manera más humana. La ignorancia y barbarie tiene que ser combatida por el estado, porque la misma es improductiva, combatidas ya no por la guerra civil, sino que esta empresa tiene que ser llevada a cabo por una institución moderna y civilizada, la escuela, veamos lo que nos dice el texto: “El Estado cuida de dar educación a los que sin su auxilio no la recibirían, porque esas masas 22 Sarmiento, “Educación Común” Pág. 30 17
  • 18. ignorantes de mujeres y de hombres que aumentan las cifras del censo son inútiles para la producción, no acreciendo la riqueza nacional, fuente de la renta y base única del poder del Estado (…) Educar pobres es, pues, aumentar el número de los que pueden ser ricos, es decir, acrecer riqueza al total de la riqueza del Estado.”23.Acercándonos más a las últimas décadas del siglo XIX, próximos a la creación del andamiaje estructural del Estado, donde la guerra civil en parte ya había menguado, Sarmiento reconoce todavía la imposibilidad del despliegue de América del Sur: “¿Qué le falta a la América del Sud, para ser asiento de naciones poderosas? Digámoslo sin reparo. Instrucción, educación difundida en la masa de los habitantes, para que sean cada uno elemento i centro de producción, de riqueza, de resistencia intelijente contra los bruscos movimientos sociales, de instigación i freno al gobierno”24. Se empieza a vislumbrar que el problema de la Educación, es principalmente un problema político, no basta con la expansión del territorio y la construcción de las escuelas, son los movimientos sociales y el gobierno el impedimento de que la escuela se expanda como una forma de instruir a las masas. Esto nos parece fundamental, porque por momentos se dejan de lado las explicaciones biológicas o naturales para entender el atraso material que hay en América, una explicación política del atraso material significa tener en cuenta que el mismo es producto de un proceso político y no algo dado o heredado simplemente del pasado. Podríamos pensar que “Conflicto y Armonía de las Razas en América” Sarmiento hace un tratado de tipo antropológico sobre la genealogía de las condiciones desiguales de aquellos que poblaron las tierras americanas en tiempos de conquista y particularmente en la etapa colonial del centro y sur del continente. Si bien en la primera parte del texto pareciera que el objetivo del autor es dar argumentos a su ya anticipada hipótesis, las diferentes razas que componen al pueblo hispánico presentan en su historia y en su “sangre”, elementos que pueden justificar el atraso material de las poblaciones latinoamericanas: “La ignorancia (…) la tenacidad con que la raza que habla el idioma español adhiere a todos los vicios y olvida las virtudes de sus antepasados (…) Es nuestro ánimo descender a las profundidades de la composición social de nuestras poblaciones; y si por medio del examen hallásemos que procedemos de distintos orígenes, apenas confundidos en una masa común, subiríamos hacia las alturas lejanas de donde estas corrientes bajaron, para estimar su fuerza de impulsión, o la salubridad de las aguas que las forman, o los sedimentos que 23 Sarmiento, “Educación Común” Pág. 70. 24 Sarmiento, “Las Escuelas: Base de la prosperidad y de la republica en los Estados Unidos” Pág. 23 18
  • 19. arrastran consigo.”25. Pareciera que lo biológico y lo social son partes de una misma herencia común a estos pueblos, las teorías del evolucionismo cultural, que se componía por un lado del evolucionismo darwiniano y de la filosofía positivista de Augusto Comte, primaron durante casi todo el siglo XIX, entendemos que Sarmiento era conocedor de las mismas y en parte, este texto significa una reinterpretación de las teorías europeas adaptado a nuestro continente, intentar extraer alguna concepción sobre la Educación bajo el manto de esta teoría seria por lo menos un tanto repetitivo y fuera del alcance del presente trabajo. Pero ver el trabajo de Sarmiento solamente bajo esta teoría no nos permitiría ver lo que el autor plantea en las entrañas de su texto, porque si bien parece que todo se encamina a explicar el atraso por cuestiones biológicas, en otros capítulos encontramos explicaciones más sociológicas que antropológicas, y es en este sentido que el texto tiene una gran importancia en la obra de Sarmiento. En realidad las verdaderas causas del atraso material, del saber y de la cultura latinoamericana pueden atribuirse a la herencia de las instituciones españolas. Las cuales son símbolos y emblemas de un conjunto de prácticas y conocimientos compartidos y distribuidos de manera heterogénea a lo largo de la península, que llegaron a América con la conquista y que se instalaron, establecieron y reprodujeron de manera particular en la región por casi tres siglos, sin interrupciones y mantenidos muy de cerca por las diferentes coronas que reinaron la metrópolis. El desarrollo alcanzado por España en tiempos de conquista fue exportado al nuevo continente, las palabras de Sarmiento son directas e interesantes: “Felizmente que cuando nosotros nacíamos en América en el siglo XVII, aspirando el humo de la hoguera mantenida sin apagarla, como los volcanes que no están en actividad pero aún no extintos, unos colonos que llegaban a este continente por el otro extremo, traían como bandera la Declaración de los Derechos del hombre y el Habeas corpus que cuestiona la facultad de apoderarse de las personas; y con el tiempo, ¡ay! con los siglos había de llegarnos el correctivo, y el movimiento de los órganos del pensamiento paralizados y debilitados.”26. Sin embargo los destinos de los países centro y sudamericanos para Sarmiento no estaba destinado al mismo “fracaso”, serán las instituciones del mundo civilizado las que aparecerán en pleno siglo XIX para iluminar los espacios oscuros, serán estas instituciones las que educaran y rectificaran las costumbres y tradiciones de los pueblos atrasados: “El desorden de la política no pudo, sin embargo, triunfar completamente del orden de la naturaleza; y por más que el despotismo quiso mantener a la América en la más crasa ignorancia, hubo de ceder algo al espíritu 25 Sarmiento, “Armonía y Conflicto de las Razas en América” Pág. 9 y 14. 26 Sarmiento, “Armonía y Conflicto de las Razas en América” Pág.71. 19
  • 20. del tiempo en obsequio de la ilustración del Nuevo Mundo, desde fines del siglo XVIII. Los destellos de luz que en tanta copia despidieron por aquella época los Estados Unidos de América y la Francia, dieron una dirección más feliz a las ideas. A pesar de la vigilancia de la Inquisición, penetraron en las posesiones españolas las producciones inmortales de algunos filósofos (…) y comenzaron a germinar en varias cabezas los principios luminosos de los varones ilustres que tanto honor hicieron a su especie y tanto bien...”27.Conflicto y Armonía de las Razas en América constituye una de las ultimas y mas importantes obras de toda la trayectoria de sarmiento, pero esto no implica que las ideas y concepciones sobre la Educación que podamos rastrear en este texto sean las que le atribuyamos como culminadas, como si fuera el resto de su trayectoria una cuestión incremental sobre la Educación y llegando al final de su vida podamos extraer de sus textos las concepciones mas acabadas y refinadas sobre la cuestión acá analizada: “…los hombres no pueden ser libres a menos que sean educados para la libertad. Y no es en las escuelas donde ha de encontrarse esta educación, ni ser adquirida en los libros, sino que es aquella que consiste en la propia disciplina, en contar consigo mismo, en el propio gobierno. Estas en Inglaterra son materias de descendencia hereditaria, hábitos tradicionales que nosotros bebimos en la niñez y que reglan nuestra conducta en la vida.”28. Esta última cita nos ofrece una visión importantísima de esta última etapa del pensamiento de Sarmiento, la educación es principalmente lo que nos hace libre, y dicha libertad no está o no se encuentra ni en la máquina de textos, ni en las escuelas normales con sus maestras norteamericanas. La educación es la libertad que adquirimos en la vida, la libertad es individual, la educación es una mezcla de ese romanticismo primogénito y el individuo autodisciplinado del positivismo. 27 Sarmiento, “Armonía y Conflicto de las Razas en América” Pág. 80. 28 Sarmiento, “Armonía y Conflicto de las Razas en América” Pág. 139. 20
  • 21. CONCLUSION: el último viaje… Muchas de las ideas y actos que chocan en Sarmiento son vistas generalmente como posicionamientos contradictorios e insalvables en su vida. Desde este trabajo, a partir de lo analizado entendemos que Sarmiento significa uno de los primeros políticos “modernos” de la Argentina. El término moderno hace referencia a la pérdida parcial de los ideales románticos para pensar y construir un proyecto político. La política empieza a vivirse y a desenvolverse en base a los objetivos y resultados prácticos. Sarmiento en este sentido, es uno de los primeros políticos que sabe jugar en los diferentes niveles de la política. Sí, hay contradicciones, pero las mismas y sus resultados preferimos entenderlas no como incoherencias inconscientes de su personalidad, sino como estrategias concretas, tanto consientes como inconscientes (imprevistos), pero estrategia política al fin. Es interesante repasar a través de nuestra historia como diferentes momentos históricos, políticos y sociales, han tomado de la vida de Sarmiento aquellas ideas o hechos que justificasen ciertas posturas e interpretaciones del pasado y del presente, a partir de las cuales se vislumbrara un futuro. Futuros que en los diferentes y muchos proyectos políticos han incluido a Sarmiento como prócer y como fundador de las ideas rectoras de la patria. Nosotros nos propusimos un análisis y una revisión de las ideas, pensamientos, conceptos vagos o concretos sobre la Educación en la extensa obra de Sarmiento: primero creemos que este trabajo tiene sus alcances y limites propios, pero significa un puntapié para repensar cuales son los principales ideas que convivieron antes y durante la construcción de lo que acostumbramos llamar fundación del Estado Nacional, la Educación en este sentido nos brinda una posibilidad de reinterpretar las diferentes ideas que fundaron nuestro sistema educativo, aunque reconocemos que Sarmiento no es el único pensador que se pueden rescatar pensamientos e ideas sobre este tema, creemos que Sarmiento es una figura controvertida e interesante para analizar la Educación. Por otra parte entendemos que repensar nuestra historia y los principales pensadores que fueron participes de un tiempo importante de nuestra historia, tiene que realizarse dentro de un marco libre de prejuicios y entender que el mundo donde ellos escribieron es un mundo “muerto” para nosotros, no podemos reinterpretar la historia, menos la Educación, solo con conceptos e ideas que se vislumbran en nuestro mundo presente o vivo. Tanto la idea de Sarmiento de la “máquina de textos”, como la educación como base de prosperidad y civilización y la idea de la educación como base fundamental de la libertad individual y de los pueblos, son ideas que tendremos que tener en cuenta para repensar o reinterpretar la Educación en pleno siglo XXI y en el contexto de 21
  • 22. profundos cambios para nuestro país en momentos que celebramos el segundo centenario de la patria. Sarmiento ya ha hecho su último viaje, para nuestra historia el viaje continua, porque la historia no está muerta, está más viva que nunca. 22
  • 23. BIBIOGRAFIA: Altamirano, Carlos y Sarlo, Beatriz. “Literatura/Sociedad”. HACHETTE. Buenos Aires, 1983. Autores Varios. Revista: “Espacios de critica y producción” Numero 8/9, Facultad de Filosofía y Letras de Buenos Aires, 1990. Feimann, José Pablo. “Filosofía y Nación: racionalidad e irracionalidad en “Facundo””, Buenos Aires, 1982. Guerrero, Luis Juan. “Tres Temas de Filosofía Argentina en las Entrañas del Facundo”, Buenos Aires, 1945. Hernández Arregui, Juan José. “Formación de la Conciencia Nacional (1930-1960)”. HACHEA. Buenos Aires 1970. Martínez Estada, Ezequiel. “Sarmiento. Meditaciones sarmientinas. Los invariantes históricos en el Facundo”. Beatriz Viterbo Editora, 2001. Sarmiento, Domingo Faustino. “Facundo”. Losada. Buenos Aires, 1963. Sarmiento, Domingo Faustino. “Educación Popular”. Librería de la Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires, 1915. Sarmiento, Domingo Faustino. “Argirópolis”. Imprenta de Julio Belin y Ca. Santiago de Chile, 1850. Extraído de la página web: www.proyectosarmiento.com.ar Sarmiento, Domingo Faustino. “Educación Común”. Imprenta del Ferrocarril. Santiago de Chile, 1856. Sarmiento, Domingo Faustino. “Ortografía Americana” en Obras Completas de Sarmiento. Luz del Día. Buenos Aires 1949. Sarmiento, Domingo Faustino. “Las Escuelas base de la prosperidad y de la republica en los Estados Unidos”. Nueva York, 1866. Sarmiento, Domingo Faustino. “Conflicto y Armonía de las Razas en América”. Ostwald Editor. Buenos Aires 1883. 23
  • 24. Taborda, Saúl. “Investigaciones Pedagógicas” Vol II, Tomos III y IV. Ateneo Filosófico de Córdoba. Córdoba, 1951. Terán, Oscar: “Para leer el Facundo, Civilización y Barbarie: cultura de fricción”, Capital Intelectual. Buenos Aires, 2007. Viñas, David. “De Sarmiento a Dios, Viajeros Argentinos a USA”. Sudamericana. Buenos Aires, 1998. 24
  • 25. INDICE: Introducción Romanticismo: La máquina de textos 5 Transición: Al final de este viaje… 9 Positivismo: ¿A dónde llegamos? 13 Conclusiones: el último viaje 20 25