SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 71
Descargar para leer sin conexión
Ciclo A
Jesús, en un día en que estaba rodeado por sus
discípulos, no sólo los doce apóstoles, sino otros varios
que le seguían muchas veces para aprender mejor
sus
enseñanzas,
quiso
profundizar
en que su
doctrina era
para todos,
no sólo para
los judíos.
Eran las últimas
semanas de la vida
de Jesús. Jesús
tenía interés en
profundizar en
temas que les
costaba más captar
a los discípulos
sobre “el Reino de
Dios”. Y algo que les
costaba entender es
que ese Reino no
era sólo para el
pueblo de Israel,
sino para todos, de
todas las regiones.
Y por lo tanto, que habrá gentes de regiones lejanas que,
habiendo conocido este reino de Dios tardíamente,
tendrán el mismo mérito y las mismas oportunidades.
Esto les costó mucho enterderlo a varios de la primitiva
cristiandad.
Y esto les
costaba
entenderlo
porque siempre
oían a los
sacerdotes judíos
y a los fariseos
criticando a
Jesús porque
trataba con igual
o más
benevolencia a
publicanos y
pecadores.
Ellos, los judíos de raza y formación, se creían
ser los únicos depositarios de los bienes de Dios, y, por eso
tampoco estaban de acuerdo con Jesús cuando trataba igual
a los paganos que iban conociendo a Dios a última hora.
la justicia de Dios
de lo que llamamos
nosotros “justicia”.
Por eso les
presentó una
parábola que tiene
frases algo difíciles
de comprender a
simple vista, pero
importantes para
conocer la mente
de Dios.
Y juntamente con ello, Jesús trataba de explicar que los
planes de Dios no son como los nuestros; como es diferente
Dice así el
evangelio de hoy,
Mt 20, 1-16:
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: "El reino de los
cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar
jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por
jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que
estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: "Id también vosotros a mi viña, y
os pagaré lo debido." Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media
tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les
dijo: "¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?" Le respondieron:
"Nadie nos ha contratado." Él les dijo: "Id también vosotros a mi viña."
Cuando oscureció, el dueño de la viña dijo al capataz: "Llama a los
jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los
primeros." Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno.
Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos
también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar
contra el amo: "Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado
igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno."
Él replicó a uno de ellos: "Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos
ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último
igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis
asuntos? ¿O vas a tener tú envidia por que yo soy bueno?" Así, los últimos
serán los primeros y los primeros los últimos."
Quizá, cuando escribía
esto san Mateo tenía
muy en cuenta
algunas disputas que
había entre los
judeocristianos y los
paganos recién
convertidos. A algunos
judíos convertidos no
les parecía bien que se
tratase igual a los
paganos recién
convertidos. Sobre
esto tuvo que hablar y
escribir bastante san
Pablo.
También la parábola se
refiere a las diferentes
llamadas de Dios en las
diferentes edades de la
vida. A unos les llama
Dios a una entrega
profunda cuando aún
están en la niñez o en la
juventud, a otros en la
edad adulta o en la
vejez. Lo normal es que
Dios llama
continuamente; pero las
respuestas pueden ser
de forma parecida o
diversa.
La parábola trata directamente del premio que nosotros
pensamos nos ha de dar Dios a la respuesta a su
llamada. Pensamos que Dios nos ha de pagar según
nuestra justicia;
pero Dios
tiene otra
regla de
justicia, que
es sobre todo
su amor.
Oigamos lo
principal de la
parábola para
centrarnos
mejor.
Automático
buscaban los
jornaleros cómo
ganarse el pan.
Fue un hombre a contratarlos
y los trajo a su tierra,
Hubo un hombre envidioso,
que al dueño pidió cuentas
Y el
dueño
fue y le
dijo:
amigo,
ten en
cuenta,
que te di
lo
acordado
y mi
amistad.
Unos van de
madrugada,
otros
llegan al
final.
pero
Dios a
todos
paga
por
igual.
Hacer CLIC
Muchos de los que solían escuchar a Jesús, especialmente
los fariseos, estaban demasiado acostumbrados a mirar
hacia sí para poner el ejemplo de lo que debía ser un
servidor de Dios: Ellos creían que cuantas más leyes o
preceptos pequeños cumplieran, más agradaban a Dios.
Pero hay otra
regla interna
que Dios
aprecia más:
el amar
mientras se
están
cumpliendo
esos
preceptos,
sean grandes
o pequeños.
Estamos demasiado acostumbrados a la justicia
distributiva. Hay quienes sólo hacen esta clase de tratos:
“te doy para que me des”. Y normalmente somos muy
mezquinos y egoístas.
A veces queremos que Dios
nos trate según nuestra
justicia. ¡Pobres de nosotros,
si Dios nos tratase según
merecemos!
Por encima de nuestros
méritos está la bondad y el
amor de Dios. Como aquel
padre hizo con el hijo pródigo.
Jesús no está
hablando de
relaciones
económicas o
sociales. Jesús nos
habla hoy de la
grandeza del
corazón de Dios.
Nosotros tenemos
un concepto de
justicia que no es el
concepto que tiene
Dios.
Hoy nos dice
Jesús que nos
llama a todos, y
que está
dispuesto a
darnos su gracia
y la felicidad
eterna a todos, si
le abrimos el
corazón.
Recordemos
que Dios no
nos paga por
las horas de
trabajo, sino
por el amor y
la actitud
puestos en ese
trabajo.
Quien trabaja sólo por el salario, nunca se
dará cuenta del tesoro que es trabajar por
el amor de Dios.
Así que de nuestra parte
nos corresponde creer
en el amor de Dios,
sentirle lo más posible y
corresponderle con
todo el amor posible. A
veces es difícil ver el
amor de Dios. Hace falta
fe, la cual también nos
dará méritos. Pero ahí
está Dios con nosotros.
Nos va llenando de
bienes y nos corona de
amor.
Dios siempre busca el
bien; pero nuestro
egoísmo es como un
impedimento que nos
priva de ver la bondad de
Dios. Debemos
comprender que los
planes de Dios no son
como los nuestros, que
suelen ser raquíticos. Los
planes de Dios son
magnánimos con todos
los que quieren recibirle..
No solemos
comprender los planes
de Dios, que no son
como los nuestros.
Solemos
empequeñecer a
Dios, porque
queremos ponerle a
nuestra altura. Le
queremos hacer
como somos
nosotros.
Es muy hermosa
hoy la primera
lectura del profeta
Isaías.
Is 55, 6-9
Nos dice que los
caminos de Dios no
son nuestros caminos
y los planes de Dios
son más altos que
nuestros planes.
Buscad al Señor mientras se le
encuentra, invocadlo mientras está
cerca; que el malvado abandone su
camino, y el criminal sus planes; que
regrese al Señor, y él tendrá piedad, a
nuestro Dios, que es rico en perdón. Mis
planes no son vuestros planes,
vuestros caminos no son mis caminos -
oráculo del Señor-. Como el cielo es
más alto que la tierra, mis caminos son
más altos que los vuestros, mis planes,
que vuestros planes.
Muchas veces nos
empeñamos en creer que
los planes de Dios son
como los nuestros. Y por
eso muchas veces
empequeñecemos a Dios.
¡Pobres de nosotros si
Dios nos juzgase con la
justicia según nosotros la
entendemos! Pero
gracias que Dios es
mucho más Padre que
juez.
¿Qué premio se nos dará a nosotros que lo hemos
dejado todo? Queremos comprar los dones de Dios. Y le
queremos pasar contabilidad de nuestros méritos. No
nos damos cuenta que Dios desea más nuestra felicidad
que nosotros mismos.
A veces
pensamos en
los premios
que Dios nos
debe dar,
como cuando
san Pedro le
dijo a Jesús:
No tenemos porqué
tener envidia a nadie,
sino amar mucho a
Jesús y seguir con esa
actitud de ser bueno y
misericordioso como
el Señor. Así nos lo
recuerda el salmo
responsorial, que nos
dice que el Señor es
rico y misericordioso,
lento a la cólera y rico
en piedad. Por eso nos
invita a ensalzar y
bendecir a Dios.
Automático
y
bendeciré
tu
nombre.
Eternamente
y para
siempre
cada día
te
bendeciré.
eternamente
y para
siempre
digno de
suprema
alabanza;
Y su
grandeza es
inescrutable
Hacer CLIC
“¿Vas a tener tu envidia porque yo soy bueno?”. Pasa
con frecuencia que una persona está tranquila y contenta
con el salario que tiene, hasta que se entera que otra
persona, de nuestra propia categoría, gana algo más.
Hoy termina el
evangelio con
una
advertencia
de Jesús para
los que
tenemos
envidia hasta
de la bondad
de Dios:
En ese momento comienza la desazón y los deseos de
reivindicación. ¿Por qué nos cuesta tanto alegrarnos del
bien ajeno? Y sin embargo es un signo claro de la
caridad, del amor:
Alegrarnos
del bien del
otro
aunque
sepamos
que no nos
va a dar
nada.
Jesús suele hablar
de forma
sorprendente para
que se capte mejor
el mensaje que
quiere dejar para
considerar.
A veces hasta nos
puede molestar que
Dios tenga
misericordia con los
otros. Nos puede
pasar como al profeta
Jonás que se
enfadaba con Dios
porque había tenido
misericordia con
aquella ciudad donde
el profeta había
anunciado el castigo
de Dios. La ciudad se
arrepintió y Dios la
perdonó.
Es la envidia y mezquindad que Jesús había lamentado: la
del hermano mayor del “hijo pródigo”, la de Judas ante el
“despilfarro” de María, la hermana de Lázaro, o el fariseo
Simón cuando ve a Jesús perdonar a la pecadora,
Nosotros calculamos demasiado para las
acciones religiosas. Dios no hace cálculos, sino
que ama, como quiere que hagamos nosotros.
Quizá nos ha llamado a primera hora y llevamos
muchos años “al servicio” de Dios; pero es
posible que hayamos trabajado sólo “a medio
gas”.
Uno que
“aprovechó” bien
el poco tiempo que
tenía fue el buen
ladrón. Y obtuvo el
paraíso.
Todos los santos, canonizados o no
canonizados, han procurado
aprovechar lo mejor posible el
tiempo del que han dispuesto.
Y aprovechar el tiempo
significa hacer todo en la
mayor unión posible con
Jesucristo.
Hoy en la 2ª lectura nos habla hermosamente
san Pablo de este vivir unidos con Cristo Jesús.
Flp 1, 20c-24.27a
No tenemos porqué
tener envidia de nadie
porque tenga más
intimidad con Dios. Lo
único debe sentirnos
como estímulo para el
camino del bien. Sería
ridículo tener envidia
de la Virgen María,
porque Dios le ha
dado más gracias. A
nosotros nos ha dado
suficientes para poder
ser felices para
siempre.
No juzguemos
demasiado a las
personas en el
sentido de nuestra
justicia, tengamos un
corazón amplio o
magnánimo.
Busquemos trabajar
más según el amor de
Dios y estemos
ciertos que Dios nos
dará más de lo que
pensamos.
Y recordemos que un acto de caridad es alegrarse con
el que está alegre.
Todo esto es muy
difícil de conseguir.
Debemos tener una
vida con Cristo; o una
vida “digna del
Evangelio de Cristo”,
como nos dice san
Pablo hoy en la 2ª
lectura. “Vivir la vida
de Cristo” parece algo
muy fantástico y
teórico; pero en la vida
real es pensar y actuar
como Cristo Jesús.
Hermanos: Cristo será glorificado abiertamente
en mi cuerpo, sea por mi vida o por mi muerte.
Para mí la vida es Cristo, y una ganancia el
morir. Pero, si el vivir esta vida mortal me
supone trabajo fructífero, no sé qué escoger.
Me encuentro en ese dilema: por un lado, deseo
partir para estar con Cristo, que es con mucho
lo mejor; pero, por otro, quedarme en esta vida
veo que es más necesario para vosotros. Lo
importante es que vosotros llevéis una vida
digna del Evangelio de Cristo.
Flp 1,20c-24.27a
Cuando uno procura tener la vida de Cristo, nuestros
cálculos son diferentes: No es cuestión de méritos por la
cantidad de trabajo o por el tiempo dedicado o por la
antigüedad de trabajo, como se piensa en una empresa
material.
La recompensa
se deja
tranquilamente
en manos de
Dios que juzga
sobre todo la
actitud de
amor.
Si es grande nuestra
unión con Cristo, no
temamos. ¡Levantemos
el corazón! Nos dará el
premio de sentir su
amor y además una
eternidad feliz.
Para mi vivir
es Cristo.
Automático
Para mi
vivir es
Cristo.
Ya desde
el seno
materno
Ya desde
el seno
materno
me ha
destinado
el Señor.
Con su gracia estoy consagrado
y hoy me llena con su amor.
Con su gracia estoy
consagrado y hoy me
llena con su amor.
y Él me ha
entregado
su amor.
¡Ay de mi si no anunciara que
sólo en Él hay salvación!
¡Ay de mi si no anunciara que
sólo en Él hay salvación!
AMÉN

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

El camino a cristo. exámen extra. formación axiológica
El camino a cristo. exámen extra. formación axiológicaEl camino a cristo. exámen extra. formación axiológica
El camino a cristo. exámen extra. formación axiológica
LalaQueen28
 
La bendicion de dar
La  bendicion de darLa  bendicion de dar
La bendicion de dar
Yayi Ruiz
 
Está usted preparado para morir
Está usted preparado para morirEstá usted preparado para morir
Está usted preparado para morir
anabaptistul
 
El vestido de bodas powerpoint ptr nic garza
El vestido de bodas powerpoint ptr nic garzaEl vestido de bodas powerpoint ptr nic garza
El vestido de bodas powerpoint ptr nic garza
Pt. Nic Garza
 

La actualidad más candente (18)

Por la-gracia-de-dios
Por la-gracia-de-diosPor la-gracia-de-dios
Por la-gracia-de-dios
 
25 domingo t.o. a
25 domingo t.o.   a25 domingo t.o.   a
25 domingo t.o. a
 
El vestido mas costoso
El vestido mas costosoEl vestido mas costoso
El vestido mas costoso
 
El dios dinero
El dios dineroEl dios dinero
El dios dinero
 
XVII Domingo ordinario ciclo a
XVII Domingo ordinario ciclo aXVII Domingo ordinario ciclo a
XVII Domingo ordinario ciclo a
 
El toque de dios - David Wilkerson
El toque de dios - David WilkersonEl toque de dios - David Wilkerson
El toque de dios - David Wilkerson
 
Amar administrando
Amar administrandoAmar administrando
Amar administrando
 
El doble por_el_pecado_isai­as_40.1-2
El doble por_el_pecado_isai­as_40.1-2El doble por_el_pecado_isai­as_40.1-2
El doble por_el_pecado_isai­as_40.1-2
 
El camino a cristo. exámen extra. formación axiológica
El camino a cristo. exámen extra. formación axiológicaEl camino a cristo. exámen extra. formación axiológica
El camino a cristo. exámen extra. formación axiológica
 
Domingo ordinario XIX ciclo c
Domingo ordinario XIX ciclo cDomingo ordinario XIX ciclo c
Domingo ordinario XIX ciclo c
 
8. recompensas
8. recompensas8. recompensas
8. recompensas
 
En este texto del evangelio, Jesús tiene la intención de mover nuestros coraz...
En este texto del evangelio, Jesús tiene la intención de mover nuestros coraz...En este texto del evangelio, Jesús tiene la intención de mover nuestros coraz...
En este texto del evangelio, Jesús tiene la intención de mover nuestros coraz...
 
Cómo+enfr..[1]
Cómo+enfr..[1]Cómo+enfr..[1]
Cómo+enfr..[1]
 
La bendicion de dar
La  bendicion de darLa  bendicion de dar
La bendicion de dar
 
Dia24 jul12
Dia24 jul12Dia24 jul12
Dia24 jul12
 
Está usted preparado para morir
Está usted preparado para morirEstá usted preparado para morir
Está usted preparado para morir
 
El vestido de bodas powerpoint ptr nic garza
El vestido de bodas powerpoint ptr nic garzaEl vestido de bodas powerpoint ptr nic garza
El vestido de bodas powerpoint ptr nic garza
 
El Amor y La Ley
El Amor y La LeyEl Amor y La Ley
El Amor y La Ley
 

Similar a XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A

Tema 1 y 2 Ejercicios Espirituales
Tema 1 y 2 Ejercicios EspiritualesTema 1 y 2 Ejercicios Espirituales
Tema 1 y 2 Ejercicios Espirituales
dantecovas
 
Enseñanzas del papa francisco no.106
Enseñanzas del papa francisco no.106Enseñanzas del papa francisco no.106
Enseñanzas del papa francisco no.106
monica eljuri
 
Del libro del profeta jeremías
Del libro del profeta jeremíasDel libro del profeta jeremías
Del libro del profeta jeremías
Danilo Ramirez
 
Enseñanzas del papa francisco no. 62
Enseñanzas del papa francisco no. 62Enseñanzas del papa francisco no. 62
Enseñanzas del papa francisco no. 62
monica eljuri
 
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas popularesJosé Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
infocatolicos
 
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas popularesJosé Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
infocatolicos
 
Tiempo ordinario 24a Parábola del perdón 11-9-11
Tiempo ordinario 24a  Parábola del perdón 11-9-11Tiempo ordinario 24a  Parábola del perdón 11-9-11
Tiempo ordinario 24a Parábola del perdón 11-9-11
Luis Angel Reynoso
 
Dom ord 24 c
Dom ord 24 cDom ord 24 c
Dom ord 24 c
M4NE5
 

Similar a XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A (20)

25 domingo t.o. a
25 domingo t.o.   a25 domingo t.o.   a
25 domingo t.o. a
 
Misericordia de dios
Misericordia de diosMisericordia de dios
Misericordia de dios
 
Dom cua 4 b
Dom cua 4 bDom cua 4 b
Dom cua 4 b
 
Tema 1 y 2 Ejercicios Espirituales
Tema 1 y 2 Ejercicios EspiritualesTema 1 y 2 Ejercicios Espirituales
Tema 1 y 2 Ejercicios Espirituales
 
Enseñanzas del papa francisco no.106
Enseñanzas del papa francisco no.106Enseñanzas del papa francisco no.106
Enseñanzas del papa francisco no.106
 
ORACIÓN-MATEMATICA.pptx
ORACIÓN-MATEMATICA.pptxORACIÓN-MATEMATICA.pptx
ORACIÓN-MATEMATICA.pptx
 
Del libro del profeta jeremías
Del libro del profeta jeremíasDel libro del profeta jeremías
Del libro del profeta jeremías
 
Manual para testificar jhon macarthur
Manual para testificar jhon macarthurManual para testificar jhon macarthur
Manual para testificar jhon macarthur
 
Enseñanzas del papa francisco no. 62
Enseñanzas del papa francisco no. 62Enseñanzas del papa francisco no. 62
Enseñanzas del papa francisco no. 62
 
Dom ord 22 c
Dom ord 22 cDom ord 22 c
Dom ord 22 c
 
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas popularesJosé Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
 
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas popularesJosé Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
José Luis Caravias, sj. Navidad en familia para zonas populares
 
Dom ord 24 c
Dom ord 24 cDom ord 24 c
Dom ord 24 c
 
Domingo Tiempo ordinrio 24 ciclo C
Domingo Tiempo ordinrio 24 ciclo CDomingo Tiempo ordinrio 24 ciclo C
Domingo Tiempo ordinrio 24 ciclo C
 
25 domingo ordinario A - Los de la última hora
25 domingo ordinario A - Los de la última hora25 domingo ordinario A - Los de la última hora
25 domingo ordinario A - Los de la última hora
 
Amor sin medida Spurgeon
Amor sin medida SpurgeonAmor sin medida Spurgeon
Amor sin medida Spurgeon
 
Tiempo ordinario 24a Parábola del perdón 11-9-11
Tiempo ordinario 24a  Parábola del perdón 11-9-11Tiempo ordinario 24a  Parábola del perdón 11-9-11
Tiempo ordinario 24a Parábola del perdón 11-9-11
 
Jesus y la misericordia pagola
Jesus y la misericordia pagolaJesus y la misericordia pagola
Jesus y la misericordia pagola
 
Dom ord 24 c
Dom ord 24 cDom ord 24 c
Dom ord 24 c
 
Domingo ordinario XV ciclo c
Domingo ordinario XV ciclo cDomingo ordinario XV ciclo c
Domingo ordinario XV ciclo c
 

Más de Diócesis de Mayagüez

Más de Diócesis de Mayagüez (20)

Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
Domingo Corpus Christi ciclo b (2018)
 
III Domingo de Cauresma ciclo b
III Domingo de Cauresma ciclo b III Domingo de Cauresma ciclo b
III Domingo de Cauresma ciclo b
 
XXIV Domingo ordinario ciclo a
XXIV Domingo ordinario ciclo aXXIV Domingo ordinario ciclo a
XXIV Domingo ordinario ciclo a
 
XXIII Domingo ordinario ciclo a
XXIII Domingo ordinario ciclo aXXIII Domingo ordinario ciclo a
XXIII Domingo ordinario ciclo a
 
XXII Domingo ordinario ciclo a
XXII Domingo ordinario ciclo aXXII Domingo ordinario ciclo a
XXII Domingo ordinario ciclo a
 
XXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo aXXI Domingo ordinario ciclo a
XXI Domingo ordinario ciclo a
 
XX Domingo ordinario ciclo a
XX Domingo ordinario ciclo aXX Domingo ordinario ciclo a
XX Domingo ordinario ciclo a
 
XiX Domingo ordinario ciclo A
XiX Domingo ordinario ciclo AXiX Domingo ordinario ciclo A
XiX Domingo ordinario ciclo A
 
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
Domingo de la Transfiguración del Señor, 2017
 
XVI Domingo ordinario ciclo a
XVI Domingo ordinario ciclo aXVI Domingo ordinario ciclo a
XVI Domingo ordinario ciclo a
 
XV Domingo ordinario ciclo a
XV Domingo ordinario ciclo aXV Domingo ordinario ciclo a
XV Domingo ordinario ciclo a
 
XIV Domingo ordinario ciclo a
XIV Domingo ordinario ciclo aXIV Domingo ordinario ciclo a
XIV Domingo ordinario ciclo a
 
XIII Domingo ordinario ciclo a
XIII Domingo ordinario ciclo a XIII Domingo ordinario ciclo a
XIII Domingo ordinario ciclo a
 
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
XII Domingo Tiempo Ordinario (ciclo A)
 
Taller de Misionología
Taller de MisionologíaTaller de Misionología
Taller de Misionología
 
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)SOLEMNIDAD:  EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
SOLEMNIDAD: EL SANTISIMO CUERPO Y SANGRE DE CRISTO (ciclo a)
 
Domingo Santísima Trinidad ciclo a
Domingo Santísima Trinidad ciclo aDomingo Santísima Trinidad ciclo a
Domingo Santísima Trinidad ciclo a
 
Pentecostés 2017 ciclo A
Pentecostés 2017 ciclo APentecostés 2017 ciclo A
Pentecostés 2017 ciclo A
 
Ascensión del Señor ciclo A, 2017
Ascensión del Señor ciclo A, 2017Ascensión del Señor ciclo A, 2017
Ascensión del Señor ciclo A, 2017
 
IV Domingo Pascua ciclo a
IV Domingo Pascua ciclo aIV Domingo Pascua ciclo a
IV Domingo Pascua ciclo a
 

Último

ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docxADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
HerramientasDEFE
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
jenune
 
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdftratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
alexramires797
 

Último (11)

PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptxPARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR-CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pptx
 
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICASEL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
EL TEMPLO MASONICO Y SUS CARACTERISTICAS
 
Jesus predico a los espiritus encarcelados"
Jesus predico a los espiritus encarcelados"Jesus predico a los espiritus encarcelados"
Jesus predico a los espiritus encarcelados"
 
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de EnseñanzasLleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
Lleva Frutos Como Cristo - Serie de Enseñanzas
 
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdfPARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
PARÁBOLA DEL BUEN PASTOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN1.pdf
 
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDOEL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
EL ARBOL DE LA VIDA EXPLICACION Y CONTENIDO
 
ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docxADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
ADULTERIO FORNICACIÓN INMUNDICIA LASCIVIA PORNOGRAFIA.docx
 
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte #5.pptx
 
REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1
REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1
REQUISITOS PARA ESPECIALIDAD DEL SANTUARIO 1
 
EL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdf
EL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdfEL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdf
EL DISPENSACIONALISMO Qué es realmente?.pdf
 
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdftratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
tratado-de-egguns70pag-130221102039-phpapp02 4.pdf
 

XXV DOMINGO DURANTE EL AÑO - CICLO A

  • 2. Jesús, en un día en que estaba rodeado por sus discípulos, no sólo los doce apóstoles, sino otros varios que le seguían muchas veces para aprender mejor sus enseñanzas, quiso profundizar en que su doctrina era para todos, no sólo para los judíos.
  • 3. Eran las últimas semanas de la vida de Jesús. Jesús tenía interés en profundizar en temas que les costaba más captar a los discípulos sobre “el Reino de Dios”. Y algo que les costaba entender es que ese Reino no era sólo para el pueblo de Israel, sino para todos, de todas las regiones.
  • 4. Y por lo tanto, que habrá gentes de regiones lejanas que, habiendo conocido este reino de Dios tardíamente, tendrán el mismo mérito y las mismas oportunidades. Esto les costó mucho enterderlo a varios de la primitiva cristiandad.
  • 5. Y esto les costaba entenderlo porque siempre oían a los sacerdotes judíos y a los fariseos criticando a Jesús porque trataba con igual o más benevolencia a publicanos y pecadores. Ellos, los judíos de raza y formación, se creían ser los únicos depositarios de los bienes de Dios, y, por eso tampoco estaban de acuerdo con Jesús cuando trataba igual a los paganos que iban conociendo a Dios a última hora.
  • 6. la justicia de Dios de lo que llamamos nosotros “justicia”. Por eso les presentó una parábola que tiene frases algo difíciles de comprender a simple vista, pero importantes para conocer la mente de Dios. Y juntamente con ello, Jesús trataba de explicar que los planes de Dios no son como los nuestros; como es diferente Dice así el evangelio de hoy, Mt 20, 1-16:
  • 7. En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: "El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: "Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido." Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: "¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?" Le respondieron: "Nadie nos ha contratado." Él les dijo: "Id también vosotros a mi viña." Cuando oscureció, el dueño de la viña dijo al capataz: "Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros." Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar contra el amo: "Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno." Él replicó a uno de ellos: "Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia por que yo soy bueno?" Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos."
  • 8. Quizá, cuando escribía esto san Mateo tenía muy en cuenta algunas disputas que había entre los judeocristianos y los paganos recién convertidos. A algunos judíos convertidos no les parecía bien que se tratase igual a los paganos recién convertidos. Sobre esto tuvo que hablar y escribir bastante san Pablo.
  • 9. También la parábola se refiere a las diferentes llamadas de Dios en las diferentes edades de la vida. A unos les llama Dios a una entrega profunda cuando aún están en la niñez o en la juventud, a otros en la edad adulta o en la vejez. Lo normal es que Dios llama continuamente; pero las respuestas pueden ser de forma parecida o diversa.
  • 10. La parábola trata directamente del premio que nosotros pensamos nos ha de dar Dios a la respuesta a su llamada. Pensamos que Dios nos ha de pagar según nuestra justicia; pero Dios tiene otra regla de justicia, que es sobre todo su amor. Oigamos lo principal de la parábola para centrarnos mejor.
  • 13. Fue un hombre a contratarlos y los trajo a su tierra,
  • 14.
  • 15. Hubo un hombre envidioso, que al dueño pidió cuentas
  • 16.
  • 17. Y el dueño fue y le dijo: amigo, ten en cuenta,
  • 18. que te di lo acordado y mi amistad.
  • 20.
  • 23. Muchos de los que solían escuchar a Jesús, especialmente los fariseos, estaban demasiado acostumbrados a mirar hacia sí para poner el ejemplo de lo que debía ser un servidor de Dios: Ellos creían que cuantas más leyes o preceptos pequeños cumplieran, más agradaban a Dios. Pero hay otra regla interna que Dios aprecia más: el amar mientras se están cumpliendo esos preceptos, sean grandes o pequeños.
  • 24. Estamos demasiado acostumbrados a la justicia distributiva. Hay quienes sólo hacen esta clase de tratos: “te doy para que me des”. Y normalmente somos muy mezquinos y egoístas. A veces queremos que Dios nos trate según nuestra justicia. ¡Pobres de nosotros, si Dios nos tratase según merecemos! Por encima de nuestros méritos está la bondad y el amor de Dios. Como aquel padre hizo con el hijo pródigo.
  • 25. Jesús no está hablando de relaciones económicas o sociales. Jesús nos habla hoy de la grandeza del corazón de Dios. Nosotros tenemos un concepto de justicia que no es el concepto que tiene Dios.
  • 26. Hoy nos dice Jesús que nos llama a todos, y que está dispuesto a darnos su gracia y la felicidad eterna a todos, si le abrimos el corazón.
  • 27. Recordemos que Dios no nos paga por las horas de trabajo, sino por el amor y la actitud puestos en ese trabajo. Quien trabaja sólo por el salario, nunca se dará cuenta del tesoro que es trabajar por el amor de Dios.
  • 28. Así que de nuestra parte nos corresponde creer en el amor de Dios, sentirle lo más posible y corresponderle con todo el amor posible. A veces es difícil ver el amor de Dios. Hace falta fe, la cual también nos dará méritos. Pero ahí está Dios con nosotros. Nos va llenando de bienes y nos corona de amor.
  • 29. Dios siempre busca el bien; pero nuestro egoísmo es como un impedimento que nos priva de ver la bondad de Dios. Debemos comprender que los planes de Dios no son como los nuestros, que suelen ser raquíticos. Los planes de Dios son magnánimos con todos los que quieren recibirle..
  • 30. No solemos comprender los planes de Dios, que no son como los nuestros. Solemos empequeñecer a Dios, porque queremos ponerle a nuestra altura. Le queremos hacer como somos nosotros.
  • 31. Es muy hermosa hoy la primera lectura del profeta Isaías. Is 55, 6-9 Nos dice que los caminos de Dios no son nuestros caminos y los planes de Dios son más altos que nuestros planes.
  • 32. Buscad al Señor mientras se le encuentra, invocadlo mientras está cerca; que el malvado abandone su camino, y el criminal sus planes; que regrese al Señor, y él tendrá piedad, a nuestro Dios, que es rico en perdón. Mis planes no son vuestros planes, vuestros caminos no son mis caminos - oráculo del Señor-. Como el cielo es más alto que la tierra, mis caminos son más altos que los vuestros, mis planes, que vuestros planes.
  • 33. Muchas veces nos empeñamos en creer que los planes de Dios son como los nuestros. Y por eso muchas veces empequeñecemos a Dios. ¡Pobres de nosotros si Dios nos juzgase con la justicia según nosotros la entendemos! Pero gracias que Dios es mucho más Padre que juez.
  • 34. ¿Qué premio se nos dará a nosotros que lo hemos dejado todo? Queremos comprar los dones de Dios. Y le queremos pasar contabilidad de nuestros méritos. No nos damos cuenta que Dios desea más nuestra felicidad que nosotros mismos. A veces pensamos en los premios que Dios nos debe dar, como cuando san Pedro le dijo a Jesús:
  • 35. No tenemos porqué tener envidia a nadie, sino amar mucho a Jesús y seguir con esa actitud de ser bueno y misericordioso como el Señor. Así nos lo recuerda el salmo responsorial, que nos dice que el Señor es rico y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad. Por eso nos invita a ensalzar y bendecir a Dios.
  • 40.
  • 42.
  • 46. “¿Vas a tener tu envidia porque yo soy bueno?”. Pasa con frecuencia que una persona está tranquila y contenta con el salario que tiene, hasta que se entera que otra persona, de nuestra propia categoría, gana algo más. Hoy termina el evangelio con una advertencia de Jesús para los que tenemos envidia hasta de la bondad de Dios:
  • 47. En ese momento comienza la desazón y los deseos de reivindicación. ¿Por qué nos cuesta tanto alegrarnos del bien ajeno? Y sin embargo es un signo claro de la caridad, del amor: Alegrarnos del bien del otro aunque sepamos que no nos va a dar nada.
  • 48. Jesús suele hablar de forma sorprendente para que se capte mejor el mensaje que quiere dejar para considerar.
  • 49. A veces hasta nos puede molestar que Dios tenga misericordia con los otros. Nos puede pasar como al profeta Jonás que se enfadaba con Dios porque había tenido misericordia con aquella ciudad donde el profeta había anunciado el castigo de Dios. La ciudad se arrepintió y Dios la perdonó.
  • 50. Es la envidia y mezquindad que Jesús había lamentado: la del hermano mayor del “hijo pródigo”, la de Judas ante el “despilfarro” de María, la hermana de Lázaro, o el fariseo Simón cuando ve a Jesús perdonar a la pecadora,
  • 51. Nosotros calculamos demasiado para las acciones religiosas. Dios no hace cálculos, sino que ama, como quiere que hagamos nosotros. Quizá nos ha llamado a primera hora y llevamos muchos años “al servicio” de Dios; pero es posible que hayamos trabajado sólo “a medio gas”. Uno que “aprovechó” bien el poco tiempo que tenía fue el buen ladrón. Y obtuvo el paraíso.
  • 52. Todos los santos, canonizados o no canonizados, han procurado aprovechar lo mejor posible el tiempo del que han dispuesto. Y aprovechar el tiempo significa hacer todo en la mayor unión posible con Jesucristo. Hoy en la 2ª lectura nos habla hermosamente san Pablo de este vivir unidos con Cristo Jesús. Flp 1, 20c-24.27a
  • 53. No tenemos porqué tener envidia de nadie porque tenga más intimidad con Dios. Lo único debe sentirnos como estímulo para el camino del bien. Sería ridículo tener envidia de la Virgen María, porque Dios le ha dado más gracias. A nosotros nos ha dado suficientes para poder ser felices para siempre.
  • 54. No juzguemos demasiado a las personas en el sentido de nuestra justicia, tengamos un corazón amplio o magnánimo. Busquemos trabajar más según el amor de Dios y estemos ciertos que Dios nos dará más de lo que pensamos. Y recordemos que un acto de caridad es alegrarse con el que está alegre.
  • 55. Todo esto es muy difícil de conseguir. Debemos tener una vida con Cristo; o una vida “digna del Evangelio de Cristo”, como nos dice san Pablo hoy en la 2ª lectura. “Vivir la vida de Cristo” parece algo muy fantástico y teórico; pero en la vida real es pensar y actuar como Cristo Jesús.
  • 56. Hermanos: Cristo será glorificado abiertamente en mi cuerpo, sea por mi vida o por mi muerte. Para mí la vida es Cristo, y una ganancia el morir. Pero, si el vivir esta vida mortal me supone trabajo fructífero, no sé qué escoger. Me encuentro en ese dilema: por un lado, deseo partir para estar con Cristo, que es con mucho lo mejor; pero, por otro, quedarme en esta vida veo que es más necesario para vosotros. Lo importante es que vosotros llevéis una vida digna del Evangelio de Cristo. Flp 1,20c-24.27a
  • 57. Cuando uno procura tener la vida de Cristo, nuestros cálculos son diferentes: No es cuestión de méritos por la cantidad de trabajo o por el tiempo dedicado o por la antigüedad de trabajo, como se piensa en una empresa material. La recompensa se deja tranquilamente en manos de Dios que juzga sobre todo la actitud de amor.
  • 58. Si es grande nuestra unión con Cristo, no temamos. ¡Levantemos el corazón! Nos dará el premio de sentir su amor y además una eternidad feliz.
  • 59. Para mi vivir es Cristo. Automático
  • 62. Ya desde el seno materno me ha destinado el Señor.
  • 63. Con su gracia estoy consagrado y hoy me llena con su amor.
  • 64. Con su gracia estoy consagrado y hoy me llena con su amor.
  • 65. y Él me ha entregado su amor.
  • 66.
  • 67. ¡Ay de mi si no anunciara que sólo en Él hay salvación!
  • 68. ¡Ay de mi si no anunciara que sólo en Él hay salvación!
  • 69.
  • 70.
  • 71. AMÉN