 Amaneció como siempre en la jungla. Bah!...
como siempre es una manera de decir, porque
todos los árboles, las flores y ...
 Todos se quedaron mirando, porque sabían
quién era el responsable de tamaña situación.
Reslicitación para repintar la se...
 -Terminé, quedó fantástico ¿no? Nunca pensé que todos
ustedes fueran de tan hermosos colores.
 Todos se miraron, nadie ...
El pintor distraido power 3
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El pintor distraido power 3

444 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
444
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
207
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El pintor distraido power 3

  1. 1.  Amaneció como siempre en la jungla. Bah!... como siempre es una manera de decir, porque todos los árboles, las flores y los animales estaban pintados de todos colores. Bueno, lo raro no es que hubiera colores porque la jungla es de todos colores, el asunto era cómo estaban puestos esos colores.  La Jirafa, por ejemplo, amaneció naranja con pintitas azules, las cebras eran a rayas… pero coloradas. El Cocodrilo era un magnífico arco iris, el Hipopótamo parecía un gran globo verde con manchas amarillas y el León descubrió en el espejo que ahora era fucsia y que su melena tenía un mechón de virulento color celeste. Ni hablar de plantas y flores, que si bien tenían hermosos colores ninguna ya se parecía a lo que habían sido.
  2. 2.  Todos se quedaron mirando, porque sabían quién era el responsable de tamaña situación. Reslicitación para repintar la selva, porque ya le estaba haciendo falta una manito de pintura y en el pliego se decía bien clarito: “se deben repintar todos y cada uno de los componentes de la selva de acuerdo a sus colores originales”.  Clarito, clarito.  Los animales estaban reunidos comentando la situación, cuando pasó el pintor cargando todos sus tarros, escaleras, aparejos y pinceles, silbando una bella canción y como en otro mundo. Sólo como al descuido y como pensando en otra cosa, dijo al pasar:  ulta que el Gorila había ganado una
  3. 3.  -Terminé, quedó fantástico ¿no? Nunca pensé que todos ustedes fueran de tan hermosos colores.  Todos se miraron, nadie entendió nada. Y se fueron a sus casas, todos colorinches, a pensar en el asunto.  En la puerta de su casa, el Gorila -peinado a la gomina y de impecable trajecito a cuadros marfil y tostado- le puso a la Gorila una Libélula, como adorno en el cabello, extendió desde su gruesa mano un pequeño ramito de lilas, y con la luna como testigo le dijo por vez número mil que la amaba.  Esa noche, el León, que miraba desde cerca entendió lo que pasaba, y por la mañana, mientras se peinaba para ir a contarselo a los demás animales, se sintió orgulloso de su color fucsia y su mechón celeste. Ese mechón celeste que le recordaba que el Gorila estaba enamorado, y que cuando uno se enamora todo se ve de hermosos colores.

×