SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 35
TEXTOS
RECREATIVOS
LITERARIOS
El hijo del rey y el león pintado
Un rey, cuyo único hijo era aficionado a ejercicios marciales, tuvo un sueño en el cual
fue advertido que su hijo sería matado por un león.
Temeroso de que el sueño se hiciera realidad, construyó para su hijo un agradable
palacio, y para su diversión embelleció las paredes con dibujos de todas las clases
de animales de tamaño natural, entre los cuales estaba el de un león. Cuando el
joven príncipe vio esto, y al ser confinado adentro, su pena explotó, y estando de pie
cerca del dibujo del león, dijo:
–¡Oh usted, el más detestable de los animales! por un sueño intimidante de mi padre,
y por lo que él vio en su sueño, he sido encerrado en este palacio como si yo fuera
un malvado. ¿Qué haré ahora?–
Terminando estas palabras, y sin más pensarlo, estiró sus manos hacia un árbol de
espinas, tratando de cortar un palo de sus ramas de modo que pudiera golpear al
león. Pero una de las espinas del árbol perforó su dedo y le causó un gran dolor e
inflamación, de modo que el joven príncipe cayó en un desvanecimiento. Una fiebre
violenta de repente se apoderó de él, y murió no muchos días más tarde.
Moraleja: “Afrontemos con paciencia y buen conocimiento nuestros problemas,
buscando una solución correcta y no con desesperación y enojo. Obtendremos así
mejores resultados.”
El León y el Delfín
Una vez un león que paseaba por una playa tranquila vio asomar fuera del agua la
cabeza de un delfín.
Acordándose de que era el rey de los anímales acuáticos lo llamó y le propuso una
alianza:
–Nos conviene –le dijo. Tú eres el rey de los animales marinos y yo de los terrestres.
El delfín aceptó encantado y el pacto quedó sellado.
Cierto día el león, que desde hacía bastante tiempo estaba en guerra con un toro
salvaje, pidió ayuda al delfín. El pez trató de salir del agua pero no pudo. El león se
puso furioso y lo acusó de traición.
–Te equivocas. No es a mí a quien debes culpar sino a la naturaleza. Ella fue quien
me hizo animal de agua y no de tierra.
Moraleja: Debemos hacer amigos entre los que pueden estar a nuestro lado.
El Avariento
Cierto hombre avaro vendió cuanto poseía y convirtió su precio en oro, el cual
enterró en un lugar oculto; y teniendo todo su ánimo y su pensamiento puesto en el
tesoro, iba diariamente a visitarlo, lo que observado por otro hombre fue a aquel sitio,
desenterró el oro y se lo llevó.
Cuando el avaro vino según costumbre a visitar su tesoro, vio desenvuelta la tierra, y
que lo habían robado, se puso a llorar y a arrancarse los cabellos. Uno que pasaba
viendo los extremos que hacía aquel hombre, se llegó a él, y después de informarse
de la causa de su dolor, le dijo: ¿Por qué te entristeces tanto por haber perdido un
oro que tenías como si no lo poseyeras? Toma una piedra y entiérrala, figurándote
que es oro, una vez que tanto te servirá ella como te servía ese oro que nunca
hacías uso.
Moraleja: De nada sirve poseer una cosa, si no se disfruta.
El León Y El Pastor
Yendo un león por una montaña erró el camino, y pasando por un lugar lleno de
zarzas, se le hincó una espina en la mano, de tal manera que no podía andar por el
sumo dolor que le causaba.
Yendo así encontró a un pastor, y llegándose a él, comenzó a menear la cola,
teniendo la mano alzada. El pastor que lo vio venir, turbado por su presencia,
comenzó a darle del ganado para que comiese, más el león no deseaba comer, sino
que le sacara la espina clavada, entendió lo que quería el león, y con una lezna
aguda, le abrió poco a poco el tumor, y le sacó la espina. Sintióse sano el león, lamió
la mano del pastor, sentándose a su lado, y poco después, ya buena la mano, se fue.
Pasados algunos años cayó el león en un lazo, y fue puesto en el lugar de las fieras.
El pastor cometiendo un delito fue también preso por la justicia, y sentenciado a las
bestias feroces para ser devorado por ellas, y poniéndolo en el anfiteatro le echaron
casualmente aquel mismo león, el cual salió para arrojarse sobre él con gran furia,
pero llegando al pastor, luego que le encontró se sentó a su lado, y le defendió de las
demás fieras. Todos se llenaron de admiración viendo cosa tan extraordinaria, y
sabida del pastor la verdad del hecho, se les dio libertad a entre ambos.
Moraleja: Que ninguno sea ingrato al beneficio que recibe, antes bien se muestre
siempre agradecido, y lo page cuando se le ofreciere ocasión.
La zorra y el leñador
Una zorra estaba siendo perseguida por unos cazadores cuando llegó al sitio de un
leñador y le suplicó que la escondiera. El hombre le aconsejó que ingresara a su
cabaña.
Casi de inmediato llegaron los cazadores, y le preguntaron al leñador si había visto a
la zorra.
El leñador, con la voz les dijo que no, pero con su mano disimuladamente señalaba
la cabaña donde se había escondido.
Los cazadores no comprendieron las señas de la mano y se confiaron únicamente en
lo dicho con la palabra.
La zorra al verlos marcharse, salió sin decir nada.
Le reprochó el leñador por qué a pesar de haberla salvado, no le daba las gracias, a
lo que la zorra respondió:
-Te hubiera dado las gracias si tus manos y tu boca hubieran dicho lo mismo.
Moraleja: No niegues con tus actos, lo que pregonas con tus palabras.
El ángel de las fiestas
Se dice que en las noches de días festivos, a lugares donde había fiestas o convivios
siempre llegaba una mujer con una niña de la mano. Llegaban y saludaban a todos
como si tuvieran años de conocerse. Todos le sonreían por no ser descortés pero a
nadie se les hacía conocida. Cuentan las personas que esta mujer llevaba a la niña
para pedir dinero, haciéndose pasar por una mujer pordiosera y a la niña la bestia de
una manera que daba lastima.
La niña con su cara de ángel lograba recaudar dinero para comer. Un día esa mujer
al recibir bastante dinero tomo alcohol de mas, tanto como para olvidar que llevaba a
su hija y que tenía que cuidarla, tomo a la niña de la mano, la subió a la asolea y la
colgó del cuello con un lazo, la niña de inmediato dejo de vivir para convertirse en el
ángel de las fiestas.
Leyenda de la apuesta
Era un grupo de amigos que estudiaban medicina en el Hospital Civil. Estos jóvenes,
buscaban constantemente la manera de estar por encima de los demás, se ideaban
hazañas para comprobar quien era el más fuerte, más valiente, más listo, etc. Sin
mirar límites, en una de tantas ocurrencias, uno de ellos aposto con sus compañeros
una total locura: dijo que estaba dispuesto a entrar al panteón de Belén, aquel donde
está el árbol del vampiro, a las ocho de la noche, hora en la cual, según la creencia
popular, los muertos salían de sus sepulcros; y para que sus amigos pudiesen al día
siguiente comprobar que estuvo ahí, dejaría clavado un clavo en la pared más
alejada del campo santo.
Cercanas las ocho de la noche como habían quedado, ya se encontraban todos junto
a la barda del panteón, esperando que su amigo saltara. Llevaba martillo y clavo con
él, y después de saltar el muro, emprendió carrera en medio de la penumbra hasta
que su silueta no se alcanzaba a distinguir. Momentos después, todos escucharon el
choque de los dos metales, y el crujir de la pared desquebrajándose ante la filosa
punta del clavo metálico.
Los sonidos se callaron, el trabajo estaba hecho y el joven preparaba la carrera de
vuelta, pero al querer moverse, se sintió fuertemente sujetado del saco, rápidamente
toda su cara perdió el color y su cuerpo se desvaneció, mientras su garganta casi
explotaba al dejar pasar tan lastimeros gritos llenos de horror. Cuando sus amigos lo
escucharon, entraron de inmediato a su auxilio, pero retrocedieron despavoridos al
verlo retorcerse, colgado de la pared. Parecía estar sujetado por una fuerza invisible
que lo mantenía flotando lejos del suelo. El chico murió ahí solo, sus amigos lo
dejaron atrás, y solamente porque el mismo clavó sus ropas en la pared sin darse
cuenta, pero todos estuvieron demasiado aterrados para notarlo.
Pero no todo terminó ahí, se dice que debido a tal traición, volvió de la muerte para
asechar a sus amigos, estos presenciaron las apariciones del chico muerto por largo
tiempo, hasta terminar dementes, con intenciones de arrancarse la vida ellos
mismos.
Los chaneques
Los chaneques son una leyenda muy popular en México, donde se hace referencia a
espíritus de niños que no han podido ingresar al paraíso y se encuentran en el limbo,
buscando robar la sombra o ingresar al cuerpo de otro niño. En otras versiones se
habla de entes paranormales que se dedican a cuidar el bosque, el agua y los
animales, siendo descritos como seres pequeños como duendes, que pueden
camuflarse y que no suelen hacer daño, salvo que se maltrate a un árbol u otro ser
vivo.
Cuando asustan a las personas son capaces de hacerles perder a su tonalli, una
especie de ángel de la guarda, que tiene que ser recuperado mediante un ritual ya
que caso contrario puede ocasionarle la muerte.
Se trata de seres de un metro de altura, con los pies al revés para evitar ser
perseguidos (aunque dejan huellas de color blanco), un cuerpo deforme, con una
larga cola de animal y sin su oreja izquierda. Existen dos maneras de evitar que
ingresen al hogar, donde realizan las más diversas travesuras: colocar un cartel que
tape la entrada o bien colocar un collar hecho con piedras de río y nueces, ya que su
ruido los ahuyenta en forma inmediata.
Los aluxes también son famosos en la zona sur de México, se han ganado su lugar
entre las leyendas más icónicas de la cultura mexicana. Tanto así, que muchos
afirman haber sido llevados al monte por los chaneques para perderlos, claro está,
los chaneques no lo hacen con mala intención, si no que han estado solos por mucho
tiempo y siempre están buscando hacer nuevos amigos.
La llorona
Cuenta la leyenda que una hermosa mujer indígena se enamoró de un caballero
español durante la época de la colonia. El caballero era parte de la armada española
que por este tiempo se dedicaba a la conquista de nuevas tierras en los territorios
americanos, la indígena era una protegida del hombre ya que con ella sostenía una
fuerte relación amorosa que solo podía disfrutar cuando descansaba de la guerra, es
por eso que muy a menudo estaba batallando en la guerra y sólo en unas ocasiones
regresaba a casa con la que algún día se convertiría en una leyenda, la llorona.
Con el paso del tiempo la bella indígena le dio 3 hijos sanos y fuertes, pero a pesar
de esto él nunca la quiso complacer con su deseo de contraer matrimonio ya que era
mal visto que un español de sangre pura se casara con una indígena. Pasó un
tiempo y ella dejó de saber de su amado español, un día se dio cuenta que cerca del
pueblo su hombre se estaba casando con una española de la alta sociedad. En
venganza corrió hasta su humilde hogar y en la laguna que quedaba cerca ahogó a
sus pequeños hijos mientras ellos todavía estaban durmiendo.
La mujer muy desesperada y arrepentida por lo que había hecho, también se quitó la
vida y fue encontrada con sus hijos junto a la laguna tras que un pescador encontró
los cuerpos quedándose horrorizado totalmente. Desde ese entonces se asegura
que la llorona sale cada noche a preguntar por sus hijos, quienes la han escuchado
dicen que se oyen gritos de llanto estremecedor y angustias que preguntan “¿Dónde
están mis hijos?”, se dice que se le puede ver cerca de las lagunas y los ríos, sus
vestimentas son blancas sucias y deshilachadas, ver su rostro causa mucho pánico
porque sus ojos son rojos y su cara esquelética, muchos dicen que es un castigo
divino por haberle quitado la vida a sus pequeños; otros dicen que es el resultado de
toda una eternidad de arrepentimiento y angustia total.
Quienes van tarde de la noche camino a casa la pueden ver y oír llorar cerca de los
ríos, lagos y lagunas, ella no para de buscar a sus hijos y de vengar la infidelidad de
los hombres, se dice que tiene unas largas uñas con las que desgarra a todos los
que maltratan niños y le son infiel a sus esposas.
Existen muchas versiones para la leyenda de la llorona, pero esta es una de nuestras
versiones favoritas ya que trae de todo y es muy pegada a la historia verdadera que
alguna vez pasó en el México colonial, y es que esta leyenda a pasado de boca en
boca, de generación en generación por nuestros abuelos y finalmente, se ha
convertido en una de las historias más famosas de la cultura mexicana, sin duda
alguna, habrás escucha hablar de esta historia anteriormente.
La quemada
En el siglo XVI, vivía en México un español llamado Gonzalo Espinosa de Guevara,
llegado a estas tierras con fortuna y con una hija de cerca de 20 años de nombre
Beatriz.
Enorme fortuna, belleza y virtud le agenciaron a la muchacha, innumerables
suplicantes, que nunca lograron su amor.
Hasta que llegó don Martín de Seópolli, noble italiano que se enamoró locamente de
ella al punto de no permitir el paso de ningún caballero por la calle donde vivía
Beatriz. Lo que evidentemente no les pareció justo a los demás pretendientes.
Muchas veces se discutió al ritmo de las espadas, saliendo vencedor siempre el
italiano. Todas las mañanas se encontraba el cuerpo herido o sin vida del osado que
pretendió acercarse a la casa y ella, aunque amaba a Martín, sufría porque se
derramaba tanta sangre por su culpa y también por los celos de su amado.
Una noche en ausencia de su padre e inspirada por el martirio de Santa Lucía -que
entregó lo más preciado de su rostro, sus ojos, al pretendiente que con su insistencia
trataba de alejarla de la virtud-, llevó a su recámara un brasero encendido, y mientras
lloraba y pedía fuerza a la Santa, hundió su rostro en el fuego, pensando que no
podía permitir que don Martín siguiera matando a más inocentes, hasta que cayó sin
conocimiento.
Un fraile al escuchar su grito de dolor entró a la casa, la auxilió con remedios caseros
mientras le preguntaba qué había pasado. Beatriz le explicó y dijo que esperaba que
cuando don Martín viera su rostro dejaría de celarla, amarla y de matar a tantos
caballeros. La reacción de don Martín al retirar el velo con el que se había cubierto la
cara y mirar el hermoso rostro desfigurado fue arrodillarse y declarar su amor. Pidió
su mano a Don Gonzalo y días más tarde se casó. Ella entró a la iglesia con la cara
cubierta por un tupido velo blanco y después, las pocas veces que salía, siempre lo
hizo con el rostro tapado. Nadie volvió a ver el hermoso rostro de Beatriz, que Don
Martín, calmado en su amor propio, guardó en el pensamiento.
Cerbero
(Mito griego)
Cerbero era un perro monstruoso encargado de guardar las puertas del Averno (ver
Hades). Parece que había sido concebido por los monstruos Tifón y Equidna, y se
creía que era hermano de la Hidra y de la Quimera, criaturas tan terroríficas como él
(ver Heracles y Belerofonte). Cerbero tenía tres cabezas, si bien según algunas
fuentes podría tener muchas más. Su cola era una serpiente y sobre su lomo se
extendía una crin hecha con cabezas de serpiente. Su aliento y su saliva eran muy
peligrosos y, al igual que Medusa, su mirada podía convertir a cualquiera en piedra.
Hades, el dios del mundo de los muertos, tenía a este perro para evitar que las almas
huyesen de su reino. Cerbero también evitaba que entrasen los vivos. Uno de los
Doce Trabajos de Heracles fue llevarse al perro de las puertas del Averno. Hades
tuvo que aceptar, pero puso como condición que el héroe no utilizase ningún arma,
para lo cual uso sus propias manos y se lo llevó a su patrón Euristeo, tras lo cual lo
devolvió a su lugar entre los muertos.
El universo según los nahuas
(Mito nahua)
Para los nahuas de Chicontepec, Veracruz, piensan el universo, conocido por el
nombre de Semanahuactli, el Contenedor, está formado por tres planos: el Cielo,
Ilhuicactli; la Tierra, Tlaltepectli; y el Inframundo, Mictlah o Tlazcuitla. Estos planos se
encuentran orientados hacia los cuatro puntos cardinales. El Cielo y la Tierra están
rodeados por los tlalcueitin, “faldas de la tierra”, que evitan que las aguas del mar se
desborden. La Tierra, que es plana y cuadrada, se encuentra sostenida por los
tlaketzalmeh, parados en el carapacho de cuatro tortugas.
En la Tierra viven Tlaltenana, la MadreTierra y Tlaltetata, el Padre Tierra. La
Tlaltepactli equilibra al Cielo, al Inframundo, al hombre, y a las divinidades. Por lo
tanto, el hombre, que vive en ella, tiene a su cargo dicho equilibrio, el cual puede
romperse cuando su conducta es mala; o bien, cuando maltrata a la superficie de su
hogar: la Tlalixoantzi, la Cara de la Tierra. En la Tierra habitan seres malvados junto
a algunos dioses. Por ejemplo, están los chanehketl que adoran vivir en el agua y en
los cerros, y gustan de hacer maldades. Junto a ellos conviven los bondadosos
guardianes o tlamocuitlahuianeh: en el cerro vive Tepetlácatl; en las milpas,
Tecohmilli. El cuerpo de la Tierra está representado por cuarzos que simbolizan su
masa encefálica; la sustancia de la tierra es la carne; el corazón, el fuego; la cabeza,
los cerros; las rocas representan los huesos; y el agua la sangre.
El Cielo se encuentra arriba de la Tierra sostenido por columnas; tiene la forma de
una gran bóveda. Debajo del Inframundo está el Tzopilotlacualco, “comida de
zopilotes”, el Lugar de la Podredumbre. El Cielo y el Inframundo se subdividen en
diversas capas, cuyo nombre se refiere a los fenómenos de la naturaleza y a los
dioses. Al Cielo le corresponden siete capas: Ehecapa, Lugar de los Vientos, que
comprende al ihiyotl, el aire, y a los tlasolhecameh, vientos malos; Ahuechtla, que
contiene a ahuechtli, el rocío; Mixtla, donde están mixtli, la nube, y tecihuitl, el
granizo; Citlalpa es la capa de las estrellas, citlalimeh, llamada Citlalcueitl, Falda de
Estrellas; Tequihuahtla, Lugar de Autoridades, sitio de los dioses superiores, los
tlamocuitlahuianeh; Teopanco, es el lugar donde se ubican los santos católicos,
totiotzitzih, y los dioses nahuas, a saber: Tlacatécotl, Meetztli, Tonatih, Macuilxóchitl,
Chicomexóchitl y Ompacatotiotzih. La séptima capa, conformada por una barrera
denominada Nepancailhuicac, Límite del Cielo, es dura y oscura, llena de los
desperdicios de los dioses. En la parte de arriba de la barrera viven los hitzitzilmeh,
los colibríes encargados de alegrar al Sol cuando es mediodía.
El Inframundo comprende cinco capas: Tlaquetzaltla, Lugar de Horcones, donde se
encuentran los cargadores tlalmamameh; Cipacttla, donde está el Monstruo de la
Tierra y donde se apoyan los cargadores; Tlalhuitzoctla, morada de unos horribles
gusanos, los tlalhuitzocmeh: Tzitzimitlai, habitada por fantasmas y otros seres
horrorosos; Mihcapantli es la última capa, ahí residen Mikistli, Señor de los Muertos,
y Tlacatecólotl Tlahuelicoc el Hombre Búho Enfurecido.
La creación según Hesíodo
(Mito clásico)
Según Hesíodo en un principio sólo existía el CAOS. Después emergió GEA (la
tierra) surgida de TÁRTARO, tenebroso de las profundidades y EROS (El amor)
elemento primordial que no hay que confundir con Eros o Cupido, hijo de Afrodita.
Del Caos por la acción de Eros surgieron EREBOS (las tinieblas), cuyos dominios se
extendían por debajo de Gea, y NYX (la oscuridad o la noche). Erebos y Nyx
originaron a Eter y Hemera (el día) que personificaron respectivamente la luz celeste
y terrestre.
Con la luz, Gea cobró personalidad y comenzó a engendrar por si sola. Es así como
surgió URANO (El Cielo Estrellado). También produjo las altas montañas.
Urano contempló a su madre desde las elevadas cumbres y derramó una lluvia fértil
sobre ella, naciendo así las hierbas, las flores y los árboles con los animales que
formaron como un cortejo para cada planta. La lluvia sobrante hizo que corrieran los
ríos y al llenar de agua los bajos se originaron los lagos y los mares, todos ellos
deificados con el nombre de Titanes: Océano – Ceo – Crío – Hiperión – Cronos; Y
Las Titánidas: Temis – Rea – Tetis – Tea – Mnemosine – Febe; de ellos
descendieron los demás dioses y hombres.
Además Urano y Gea crearon otros hijos de horrible aspecto: los tres Cíclopes
primitivos: Arges – Astéropes – Brontes, quienes tenían un sólo ojo redondo, eran
inmortales y representaban respectívamente el rayo, el relámpago y el trueno.
Finalmente engendraron a los Hecatónquiros o Centimanos, tres hermanos con
cincuenta cabezas y brazos cada uno que se llamaron: Coto – Briadero – Giges.
Por su parte la noche engendró a Tánatos (La muerte), a Hipno (El sueño) y a otras
divinidades como las Hespérides (Celosas guardianas del atardecer cuando las
tinieblas empiezan a ganar la batalla de la luz diurna, fenómenos que se repite cada
día), las Moiras (Defensoras del orden cósmico, representadas con hilanderas que
rigen con sus hilos los destinos de la vida) y Némises (Ls justicia divina, perseguidora
de lo desmesurados y protectora del equilibrio)
Camazotz, el dios Murciélago.
(Mito maya)
Camazotz, Servidor de la Muerte, dios murciélago de la mitología maya fue el
maestro de los misterios de la vida y de la muerte. Simbolizaba la noche, la muerte y
el sacrificio. Los mayas representaban a Zotz, Camazotz, como un ser humano con
cabeza y alas de murciélago..Se trataba de un dios del mal que trasmitía la
enfermedad de la rabia. Se encuentran imágenes de este animal sagrado en
jeroglíficos y cerámica de hace más de 2,000 años. Se le honraba por medio de
sacrificios de animales y ofrendas de tamales y flores
En los códices mayas aparece con un cuchillo de sacrificios en las manos,
sosteniendo con la otra a quien va a asesinar. En la escritura maya aparece asociado
con el signo de la inmolación, por lo cual se le suele relacionar con el sacrificio
humano y con las ofrendas de sangre.
En el Popol Vuh, las antiguas historias del quiché, el murciélago fue una especie de
ángel que descendió del Cielo a fin de decapitar a los seres humanos de madera de
la segunda creación de los dioses Tepeu y Kukulkan, por ser imperfectos y no tener
sentimientos.
En el mismo Popol Vuh se nos relata que Ixbalanqué y Hunahpú, los dioses
gemelos, fueron hijos de Hun-Hunahpú, dios de la fertilidad y del juego de pelota, y la
bella Ixquic, hija de Kuchumakik, unos de los Señores de Xibalbá. Un día, Hun-
Hunahhpú y su gemelo Vucub-Hunahpú se pusieron a jugar en el juego de pelota,
como hicieron mucho ruido, los dioses de Xibalbá se enojaron y Hun Camé y Vucub
Camé, los principales señores del Inframundo, los retaron a jugar en sus lares. Del
sagrado juego los vencedores fueron los de Xibalbá. Ixbalanqué y Hunahpú tomaron
la revancha, y se dirigieron al Inframundo equipados solamente con cerbatanas.
Después de pasar con éxito muchas pruebas y maldades de que son objeto por parte
de los dioses del más allá, y gracias a los consejos y la ayuda de Camazotz, llegan a
pasar la noche en la Casa de los Murciélagos, Zotzilaha, “donde los murciélagos
chillaban, gritaban y revoloteaban”, habitada por Zotzilaha Chimalman, el dios
murciélago. Este escalofriante lugar, era una espantosa caverna se situaba en lo
que actualmente es Alta Verapaz, cerca de Cobán en la República de Guatemala. Es
en esta caverna donde Hunahpú pierde la vida al ser decapitado por uno de los
chilladores murciélagos comandados por Zotzilaha. Y su cabeza sirvió de pelota en
el último partido. Sin embargo, Ixbalanqué con la ayuda de un conejo recupera la
cabeza y se la coloca de nueva cuenta a su gemelo.
Los mayas y la tortuga
(Mito maya)
Cuentan los antiguos mayas en un hermoso mito, que cuando el Sol y la Luna
huyeron de la destrucción del mundo se cobijaron bajo el caparazón de una tortuga,
lo que permitió a la Luna efectuar su habitual recorrido, pues con ello evitó morir
destruida por el cataclismo. Muchos de los códices mayas representan al dios Sol
llevando a cuestas el caparazón de una tortuga. A más, la tortuga es la insignia de
los cuatro bacaboob que sostienen el Cielo, y se encuentran situados en los cuatro
puntos cardinales, ya que los mayas concebían al planeta Tierra como una gran
tortuga, cuyo caparazón simbolizaba su redondez.
Pawahtún, el Cargador del Cosmos, uno y cuatro a la vez, se representa con los
brazos en alto, el rostro arrugado, la boca desdentada, y el cabello cubierto con una
red. Carga un caparazón de tortuga en la espalda, y su glifo se representa por medio
del caparachón. Pawahtún mora en el Cielo, la Tierra, y el Inframundo; su tarea es
sostener la bóveda celeste y la superficie de la Tierra. La naturaleza del dios es
pétrea. A él le correspondía presidir los cinco días nefastos, wayeb’, del calendario
solar, a más de ser el patrono de los pintores y los tlacuilos.
En la astronomía maya la constelación AC se refiera a la Tortuga; es decir a Orión.
En el Diccionario Motul, AC EK, las estrellas que están en el signo de Géminis,
forman la figura de una tortuga. Además, se la identifica con el solsticio de verano,
porque su lentitud de movimientos representa al tiempo cuando parece que el Sol no
se moviese; el mes Kayab, tiempo del solsticio, está representado por la cara de una
tortuga. Por otra parte, según el cronista Diego de Landa, la letra A es un glifo que
representa a una tortuga.
El Minotauro
(Mito griego)
Minos era hijo de Zeus y de Europa. Se convirtió en rey de Creta con ayuda de
Poseidón, dios de los mares y éste le envió un espléndido toro para que lo sacrificara
en su honor. Pero Minos sacrificó un animal menos impresionante, con lo que
despertó la ira del dios. Para vengarse, Poseidón indujo a Pasifae, esposa de Minos,
a enamorarse del animal. Para satisfacer su pasión, Pasifae pidió ayuda a Dédalo,
un ingeniero ateniense alojado en la corte de Minos, quien construyó una vaca de
madera hueca, de forma que Pasifae pudiera esconderse en su interior. Así
consiguió aparearse con el toro y de esta unión antinatural nació el Minotauro, un ser
monstruoso mitad hombre, mitad toro. La ira de Poseidón no tenía límites y continuó
haciendo que el Minotauro se alimentara sólo de carne humana y conforme crecía
era más y más salvaje.Minos ordenó a Dédalo que construyese un laberinto para
alojar en él al monstruo, dejando prisioneros al constructor y a su hijo Ícaro ( Dedalo
e Icaro>)
Por aquel entonces, uno de los hijos de Minos, Androgeo se encontraba en Atenas
participando en una competición olímpica de la que resultó ganador. Los atenienses
le asesinaron y por ello el rey de Creta les declaró la guerra. Al mando de los
atenienses se encontraba el rey Egeo. Minos atacó el territorio y, con la ayuda de la
peste que asoló Atenas, salió vencedor. La victoria de Minos impuso varias
condiciones y, se dice que, el oráculo de Delfos fue quien aconsejó a los atenienses
a ofrecer un tributo a Creta. Una de las condiciones era entregar a siete jóvenes y
siete doncellas como sacrificio al Minotauro. Existen dos versiones, en una el tributo
era enviado anualmente y en otra alude a que la entrega se efectuaba cada nueve
años. Fuese como fuese, los catorce jóvenes eran abandonados a su suerte dentro
del laberinto donde acababan devorados por el monstruo.
Años después, Teseo, hijo de Egeo (en otras fuentes de Poseidón), se dispuso a
matar al Minotauro y así liberar su patria del impuesto. Egeo le dijo que si volvía con
vida, cambiara las velas negras con que los barcos retornaban de la isla por otras
para darle la noticia de su victoria. Al llegar a Creta, los jóvenes fueron presentados a
Minos y Teseo conoció entonces a Ariadna, una de las hijas del rey. Ariadna se
enamoró de él y le rogó que se abstuviera de luchar contra el Minotauro pero Teseo
la convenció de que él podría vencerle con su ayuda. Ariadna ideó un plan; le
entregó una punta de hilo muy largo advirtiéndole que no lo soltara en ningún
momento, para poder seguirlo de vuelta (hay versiones que apuntan a que también le
dio una espada, mientras otras dicen que la espada la llevaba Teseo) El héroe y los
demás jóvenes entraron en el laberinto y horas después se encontraron con el
Minotauro. Teseó luchó contra él y lo derrotó. Para salir del laberinto, siguió de vuelta
el hilo de Ariadna y guió a los demás. Cuenta la leyenda que Ariadna y él partieron
hacia Atenas, pero Teseo la abandonó a su suerte en la isla de Naxos. Cuando el
barco llegaba a Atenas, Teseo no recordó la promesa hecha a su padre de cambiar
las velas, por lo que éste, creyendo muerto a su hijo se arrojó al mar, dándole su
nombre a partir de ese momento.
La Epopeya de Jangur
Se convirtió en un huérfano al cumplir dos años de edad, comenzó a luchar cuando
tenía 3 años, al llegar siete años, se había sido un héroe conocido. Esto es la historia
de la epopeya Jangar.
Jangar fue escrito entre el siglo XV y la primera mitad del siglo XVII en la región
“Weilate” de Mongolia. “Weilate”, tribu en la antigüedad de Mongolia, quiere decir " la
tribu del bosque ". Los miembros de dicha tribu moraron principalmente en el Monte
Altair, noroeste de Xinjiang de China.
El héroe de la historia se llama Jangur, cuyos padres fueron matados por el invasor,
Manggusi, cuando él tenía dos años. Para vengar para sus padres, Jangur salió de la
tribu y inició luchar a la edad de tres años. Cuando tenía siete años, Jangur había
establecido su fama y fue elegido el “kan”, o sea, jefe, por ciudadanos de la región
Baomuba. A pesar de su pérdida en la guerra, Manggusi todavía intentaba invadir
Baomuba. Conduciendo a 35 generales y 8,000 guerreros, Jangur derrotó a
Manggusi y salvagurdió Baomuba. Finalmente, con sus grandes talentos, estableció
Jangur una Utopía donde la gente podía quedarse tan jóven como 25 años y el
invierno y el verano nunca vendían pero la primavera y el otoño siempre se
quedaban con ellos.
Como una epopeya heroica, “Jangur” obtuvo el gran logro en el retrato. Toman al
héroe Jangur como un ejemplo. La epopeya narra su niñez amarga y las
experiencias de batallas encarnizadas repetidamente, describiéndolo como un héroe
simpático, valiente y talentoso que fue respetado por los seguidores. Hongguer es
otro gran héroe en la epopeya. Al mensionar a este personaje, la epopeya dice que
Hongguer posee "las 99 ventajas de Mongoles ".
En materia de la descripción de paisaje, la epopeya muestra no sólo el magnífico
Monte Altair, sino también la vida en la Tribu Weilate con sabores fuertes étnicos,
que refleja las características únicas y la estética de los mongoles. “Jangur” contiene
varias lenguas orales de Weilate, apoyadas por las canciones tradicionales, los
himnos, y los proverbios.
Ocupando en el auge de la literatura antigua mongol, la epopeya “Jangur” demuestra
enormes influencias sobre la literatura en los siglos siguientes. Hoy en día, “Jangur”
es uno de los artículos culturales más importantes listados dentro la protección
estatal en China.
Ulises
Ulises y sus hombres fueron capturados en su paso de vuelta a Ítaca por el reino de
Meginequio, un rey déspota y mezquino que valoraba en gran medida la inteligencia
de sus rivales e ideó una manera de desafiar a Ulises:
- Mañana os pondré en fila, de tal manera que cada uno solo pueda ver a los que
tiene delante de él. Colocaré sobre cada una de vuestras cabezas un pileus blanco
(sombrero griego de esa época) o un pileus negro. Preguntaré el color de su pileus a
cada uno por turno, comenzando por el último de la fila (el que ve a todos los demás)
y de tal forma que todos puedan escuchar su respuesta. A los que acierten, los
dejaré libres, y los que no, morirán en el acto.
Ulises preguntó:
-¿Cuántos pileus habrá de cada color?
-Solo necesitas saber que no serán todos iguales.-Contestó Meginequio.-Y nada más
te diré.
Dicho esto, dejó a Ulises y a sus hombres solos en su encierro.
Esa noche, gran desconcierto y temor se adueño de sus almas, pero Ulises pensó un
plan que garantizaba la salvación de todos ellos, salvo de uno: el último de la fila.
Por suerte, aquella mañana, Colisius, colocado en último lugar, se salvó por obra y
gracia del azar, que no de la lógica.
Mahabarata
En las orillas del Ganges
Al rey siempre le había gustado la caza; era su pasión. Y fue así como un día,
mientras cazaba a orillas del Ganges, se encontró con ella. Fue como una visión. Allí
estaba, de pie. Su piel brillaba como el oro, sus ojos eran grandes y lustrosos. Con
los dedos peinaba sus largos cabellos que le caían sobre el cuerpo como Rahú
tratando de cubrir la luna. El rey quedó como paralizado, contemplándola absorto. Le
parecía una ninfa que hubiera descendido de los cielos a la tierra para deleite de sus
ojos. Se le acercó, y ella, al escuchar el ruido giró y lo miró, y un destello hechizante
iluminó su cara. En sus labios se dibujó una tenue sonrisa mientras jugaba dibujando
formas en la tierra con la punta de su pie. Un momento después volvió a levantar la
mirada posando su vista en él, y el rey advirtió que a ella le gustaba su compañía.
Se acercó. Tomó vacilante su mano entre las suyas, y le dijo:
-Eres muy hermosa. Quiero que seas mía. Soy Santanu el rey de Hastinapura. Me
he enamorado de ti y sin ti ya no podría vivir.
Ella le sonrió y dijo:
- Desde el momento en que te vi supe que iba a ser tuya. Seré tu reina, pero con
una condición: jamás te opondrás a lo que yo quiera hacer, sea lo que fuera y
cuando fuese. En el momento en que no cumplas esto me iré de tu lado y no
regresaré jamás.
-Que así sea --dijo el monarca enamorado, y la llevó a la ciudad.
Fue para él la esposa ideal: una compañera en todas las ocasiones. Le
complacía inmensamente su encanto, su belleza, sus dulces palabras y sus muchas
virtudes. Perdía conciencia del tiempo cuando estaba con ella. Su nombre era
Ganga.
Pasaron los días y los meses, y en el transcurso del tiempo Ganga concibió un hijo
del rey, el cual se alegró en gran manera, pues al fin había nacido un hijo heredero
que iba a asegurarle la descendencia de la casta de los pauravas, ocupando en su
día el trono. Se dirigió a toda prisa a los aposentos de la reina. Pero se le informó de
que ella ya no estaba. Le dijeron que había salido corriendo en dirección a las orillas
del Ganges con el niño recién nacido en sus brazos. El corrió hacia la orilla del río, y
allí ante sus ojos horrorizados vio lo que jamás podría borrar de su memoria: Ganga,
su amada Ganga, arrojaba el niño recién nacido al río y en su rostro había una
expresión que no pudo olvidar durante varios días, torturándolo de continuo. Ella sin
embargo ofrecía el aspecto de haberse librado de una pesada carga. El sentía
deseos de preguntarle por qué, pero no podía hacerlo, pues se acordaba de lo que le
había prometido en el momento de aceptarla como esposa.
Esta misma escena volvió a repetirse un año más tarde. Y al siguiente año volvió a
suceder lo mismo. Y así sucesivamente fue arrojando al río los siete primeros hijos
del rey. El rey, sin embargo, permanecía en silencio. El amor, dicen, es ciego, pero
no es exactamente así: el amor es un ojo extra con el que se ve tan sólo lo que hay
de bueno en el ser ama-do, permaneciendo ciego a todas sus faltas. Para el rey,
Ganga era toda su vida. Pero igualmente poderoso era su deseo de tener un
heredero. El rey ya no encontraba un momento de paz; y así pasó un año, hasta que
el octavo hijo vino al mundo.
La batalla de termopilas.
Los hombres podrán cansarse de comer, de beber e incluso de hacer el amor; pero
no de hacer la guerra
Aquella famosa batalla se ha convertido con el paso del tiempo en casi una leyenda;
en el valor y el coraje por defender su libertad ante una fuerza invasora muy superior
en números. 300, el número de espartanos que al frente de un grupo de otros 5.000
griegos llegados de otras ciudades, hubieron de enfrentarse a un ejército de más de
250.000 persas, comandados por Jerjes I, el dios de dioses, como era conocido entre
su pueblo.
Parecía una misión imposible, pero los espartanos eran famosos por su habilidad
técnica y su valor en el combate. Leónidas, su rey, planteó la batalla en el mejor
lugar posible: el paso de las Termópilas, un angosto desfiladero que separa al Sur
del Norte de Grecia. Corría el año 480 a.C. 11 de Agosto. Jerjes I pretendía expandir
su imperio, invadiendo Grecia, por aquel entonces dividida en numerosas polis. Sus
arqueros eran temibles, y de ellos, Heródoto decía que "sus flechas cubrían el Sol".
La victoria parecía fácil, pero tras cuatro días de asedio, los 300 espartanos no se
retiraban. Apostados en el paso no retrocedían, y frente a ellos, los soldados persas
caían a centenares. Las bajas griegas eran mínimas. Desesperado e impaciente,
Jerjes I acudió a sus "10.000 inmortales", soldados de élites conocidos así porque
cada vez que caía uno, otro se incorporaba al grupo, de modo que siempre había
ese número de soldados. Aún así, la batalla permaneció inalterable, y Leónidas y sus
espartanos seguía aguantando el envite.
Hubo de ser un griego, Efialtes, el que traicionara a su pueblo, mostrando a Jerjes I
un paso alternativo que sirvió para rodear a las tropas griegas. Atacado por dos
frentes, Leónidas se dio cuenta de su derrota. Allí, en el paso de las Termópilas sólo
los 300 espartanos quedaron al frente, mientras el resto de los griegos provenientes
de otars ciudades se marcharon. El rey Leónidas, recordando al Oráculo al cual
había consultado antes de la batalla, ofreció la posiblidad de marcharse por mar
hasta Atenas o bien morir con ellos, pues le habían predicho que o bien Esparta
sería devastada por los Bárbaros o bien su rey moriría. Entregando su vida en el
frente para evitar la devastación de su ciudad, Leónidas escribió:
Mirad, habitantes de la extensa Esparta, o bien vuestra poderosa y eximia ciudad es
arrasada por los descendientes de Perseo, o no lo es;
Pero, en ese caso, la tierra de Lacedemón llorará la muerte de un rey de la estirpe de
Heracles.
Pues al invasor no lo detendrá la fuerza de los toros o de los leones, ya que posee la
fuerza de Zeus.
Proclamo, en fin, que no se detendrá hasta haber devorado a una u otro hasta los
huesos.
Leónidas y sus 300 espartanos murieron poco después en aquel pequeño
desfiladero, pero su muerte sirvió para que Atenas, Micenas y otras ciudades griegas
finalmente se unieran y decidieran ir la guerra contra Persia, a la que finalmente
detuvieron.
Un minotauro
Y entonces rascó
entre las hierbas secas,
entre los guzanos y el polvo negro
de la muerta tierra
Y encontró en la tumba de hierro
la cruz que había perdido
en los tiempos
Cuando era el Rey Herodes.
Soltó la lágrima de piedra
(la misma guardada
de los muchos siglos), y del corazón de la mierda
(allí mismo a un costado de la tumba de hierro)
nació una rosa,
una
azucena,
y el viento cachetea,
pobre Minotauro aún recuerda el beso de Venus
cuando en un pasado fue feliz.
Carga ya tu vieja cruz
que al final del laberinto
está la tumba y la lápida de mármol
improntado
que a lo lejos pueden verse claro
neblinas tercas
que no comprenden
al Corazón Humano.
El espejo del cofre
En uno de sus múltiples viajes, un mercader compró a un buhonero un pequeño
espejo, un objeto que sus ojos jamás habían contemplado y le pareció algo
sumamente extraordinario. A pesar de no conocer cómo debía utilizarse, se lo llevó
muy contento para mostrárselo a su mujer.
Durante las largas jornadas del viaje de regreso a su hogar, descubrió en ese
extraño objeto, la familiar figura de su difunto padre. Asustado por esta extraña
presencia, decidió no contarle nada a su esposa y guardar el preciado retrato de su
padre en uno de los baúles del desván.
Todos los días, desde que regresó de su viaje, subía al desván para contemplar a su
padre. Cuando bajaba, siempre se mostraba entristecido y esquivo ante las
preguntas de su mujer.
Harta de esta situación, subió al desván para descubrir el motivo de la tristeza de su
marido. Tras rebuscar en las pertenencias de su esposo, encontró el retrato de una
hermosa mujer. Muy enfadada ante el engaño del mercader, le echó en cara que la
estaba engañando con otra mujer. Una acusación a la que su marido respondía con
que la persona del baúl era su padre.
Tales eran los gritos que daban, que un monje se acercó hasta su hogar para medrar
en la disputa. El matrimonio le contó el motivo de su discusión y cuando el monje
subió al desván, lo único que encontró fue la efigie de un anciano monje zen.
Secreto a voces
Gretel, la hija del Alcalde, era muy curiosa. Quería saberlo todo, pero no sabía
guardar un secreto.
-Qué hablabas con el Gobernador?
-le preguntó a su padre, después de observar una larga conversación entre los dos
hombres.
-Estábamos tratando del gran reloj que mañana, a las doce, vamos a colocar en el
Ayuntamiento. Pero es un secreto y no debes divulgarlo.
Gretel prometió callar, pero a las doce del día siguiente estaba en la plaza con
todas sus compañeras de la escuela para ver colocar el reloj en el ayuntamiento.
¡Ay!, el tal reloj no existía. El Alcalde quiso dar una lección a su hija y en verdad que
fue dura, pues las niñas del pueblo estuvieron mofándose de ella durante varios
años. Eso sí, le sirvió para saber callar a tiempo.
El picador de piedra
Cuenta la leyenda que un humilde picador de piedra vivía resignado en su pobreza,
aunque siempre anhelaba con deseo convertirse en un hombre rico y poderoso. Un
buen día expresó en voz alta su deseo y cuál fue su sorpresa cuando vio que éste se
había hecho realidad: se había convertido en un rico mercader.
Esto le hizo muy feliz hasta el día que conoció a un hombre aún más rico y poderoso
que él. Entonces pidió de nuevo ser así y su deseo le fue también concedido. Al poco
tiempo se cercioró de que debido a su condición se había creado muchos enemigos
y sintió miedo. Cuando vio cómo un feroz samurai resolvía las divergencias con sus
enemigos, pensó que el manejo magistral de un arte de combate le garantizaría la
paz y la indestructibilidad. Así que quiso convertirse en un respetado samurai y así
fue. Sin embargo, aun siendo un temido guerrero, sus enemigos habían aumentado
en número y peligrosidad. Un día se sorprendió mirando al sol desde la seguridad de
la ventana de su casa y pensó: "él si que es superior, ya que nadie puede hacerle
daño y siempre está por encima de todas las cosas. ¡ Quiero ser el sol !".
Cuando logró su propósito, tuvo la mala suerte de que una nube se interpuso en su
camino entorpeciendo su visión y pensó que la nube era realmente poderosa y así
era como realmente le gustaría ser. Así, se convirtió en nube, pero al ver cómo el
viento le arrastraba con su fuerza, la desilusión fue insoportable. Entonces decidió
que quería ser viento. Cuando fue viento, observó que aunque soplaba con gran
fuerza a una roca, ésta no se movía y pensó: ¡ella sí que es realmente fuerte: quiero
ser una roca! Al convertirse en roca se sintió invencible porque creía que no existía
nada más fuerte que él en todo el universo.
Pero cuál fue su sorpresa al ver que apareció un picador de piedra que tallaba la
roca y empezaba a darle la forma que quería pese a su contraria voluntad. Esto le
hizo reflexionar y le llevó a pensar que, en definitiva, su condición inicial no era tan
mala y que deseaba de nuevo volver a ser el picador de piedra que era en un
principio.
Apolo y los centauros
Manos velludas y de largas uñas sucias han roto el sello que protegía el contenido
del manuscrito. Antes de que sus bocas, que apestan a vino malo y a blasfemias,
violen su significado, me decido a contarles la historia con mis propias palabras. Soy
un hombre inocente. Me declaro inocente de todo lo que se me acusa, a excepción
de una sola cosa: es cierto que osé una vez vivir a mi manera, según mi credo y mis
gustos, y ese fue el principio de mi desgracia, la causa de mis males presentes. Y de
este, que es mi único delito, no osaré arrepentirme, pues es el único motivo que me
ha proporcionado unas migajas de felicidad. De todo lo demás, me declaro inocente.
Serán otros quienes me declaren culpable, otros, quienes me conduzcan al patíbulo.
Esos otros seres cuyo aliento apesta, cuyas palabras confunden, cuyo
comportamiento avergüenza a los hombres sensibles. Los que no respetan nada.
Los que todo lo tergiversan y lo pervierten. Los encontraréis, sin embargo,
perturbadoramente disfrazados de hombres de bien, de sabios, de sensibles
criaturas, de cultos doctores de iglesia, de eximios oradores de tribunas públicas, los
encontraréis bien vestidos, oliendo a perfumes caros, luciendo en selectos
comedores sus conocimientos gastronómicos, seduciendo a mujeres hermosas, sí,
los encontraréis disfrazados de hombres respetables, cuando no son más que
bestias infames, bestias de horroroso aspecto... Serán esos otros impostores
quienes me conduzcan al patíbulo en breve. Pero dejad que os explique el porqué de
mi martirio antes de que éste acontezca. Permitidme que os explique la diferencia
que existe entre nosotros, entre las bestias y yo mismo, entre su infierno y mi cielo.
Dejad que os hable de la cólera de los justos. Me llamo Juan Apocado y tengo treinta
y dos años. Pretendo despertar una pizca de simpatía en ustedes desde el principio
confesándoles que soy un hombre que huele extraordinariamente mal. Padezco una
extraña enfermedad epidérmica que toma su nombre del pintor James Ensor, quien,
al parecer, también la sufrió. Pues bien, el mal de Ensor en un raro proceso
degenerativo de las células epidérmicas que conlleva como efecto secundario un
difícilmente tolerable mal olor de la piel. Mi enfermedad no tiene cura, al no haber
sido aún lo suficientemente investigada en los laboratorios científicos de los países
avanzados. Al parecer, la organización no gubernamental que se ocupa de recaudar
fondos para la causa investigadora no ha dado todavía con la campaña de marketing
adecuada para dar a conocer esta curiosa enfermedad al gran público. O, quizá, la
razón de que no se haya descubierto aún una cura para el mal de Ensor es debida a
que el mal de Ensor no mata.
Aunque nací con dicho estigma, la enfermedad sin cura, el mal olor permanente,
jamás he podido acostumbrarme a ellos. Jamás. El mal olor corporal, efecto
secundario de esta extraña enfermedad epidérmica, ha sido la obsesión que ha
amenazado con destruir mi vida en sucesivas ocasiones, de niño y de adulto.
El mal olor corporal ha sido indirectamente la causa de mi otra obsesión lacerante: la
de ser un hombre absolutamente normal, la de amar el anonimato y tratar de pasar
desapercibido por doquiera que voy. Como comprenderán, precisamente la causa de
esta otra obsesión ha actuado siempre como la razón por la que mi sueño jamás se
ha cumplido. ¿Cómo pasar desapercibido, como ser un hombre normal, cuando uno
exuda un olor tan desagradable? Y porque soy un hombre al que una peculiar
enfermedad crónica ha convertido en un ser frágil e inseguro, las bestias se
carcajean sin fin. Contemplo con horror sus bocas abiertas, los dientes amarillentos y
el hilillo de saliva que se desliza barba abajo, su aliento apesta a vino malo, pero,
todavía, la podredumbre de su aliento es una podredumbre venial si comparada con
el olor de mi piel después de doce horas sin una ducha. Las bestias se carcajean de
mi fragilidad, que es mi enfermedad dermatológica, en todas partes: en el lugar al
que acudo diariamente a trabajar, en el supermercado, en los bares que frecuento
para beber demasiado, solo o acompañado de mi esposa, en el banco al que acudo
a realizar alguna transacción ocasional, en la biblioteca en la que una vez cada
quince días tomo prestados un par de libros de autores desconocidos, cuanto más
desconocido el autor, mayor la dicha del descubrimiento.
Y la única manera por medio de la cual he ignorado las carcajadas de las bestias
hasta ahora es el ensimismamiento. A un recóndito rincón de mi ser las bestias
tienen vedado el acceso. Es a ese paraje interior al que he acudido a serenarme o a
lamer las heridas abiertas tras tantas jornadas de carcajadas. El Juan que se sienta
en el banco de madera que encara ese magnífico paraje interno es un Juan sin
rostro, sin cuerpo, un Juan ingrávido e inodoro que ama la música de Chopin y de
Satie, que devora obras narrativas de autores desconocidos, que degusta los tesoros
pictóricos de Constable y de Matisse, que aspira a componer piezas musicales al
piano. Es un Juan solo, purificado en su soledad, es un Juan que, cual Prometeo
sobre la roca, se renueva cada día de sus miserables heridas, infligidas como un
castigo injusto por un dios cruel, inaprensible y arbitrario.
¡Salve Terra Incognita! Roto el sello, las bestias iniciarán tu conquista en breve. Pero
antes de que eso suceda, serás patria de otros, de otros como yo; no, no de otros
como yo, sino de otros que hayan sabido defenderte y cuidarte mejor que yo. APOLO
La acción transcurre en un país oprimido y tenaz J.L. Borges, Tema del traidor y del
héroe I La infancia nunca es una etapa feliz en esta singladura hacia lo desconocido
que es la vida de cada cual. Es una etapa plagada de descubrimientos infelices que
nos hacen dudar y sufrir. Alguien la ha denominado en algún famoso libro ‘la
primavera del desencanto’ y tiene toda la razón. Y creo que lo único que nos ayuda a
trascender el desencanto de la infancia es la firme esperanza en un futuro mejor, la
marmórea convicción de que, de adultos, todo será más fácil y se verá más
claramente. La infancia es una fé ciega en el poder de la edad adulta para adueñarse
de las claves de la felicidad, y así vamos creciendo, convencidos de que algo mejor
nos aguarda en ese futuro nebuloso que nos parece tan remoto en el tiempo. Por
contra, en mi caso y, debido una vez más al mal de Ensor, enfermedad cuya
condición crónica me fue revelada a los siete años de edad, nunca ha existido una fé
ciega en que el futuro, la edad adulta, traería en su cesta de frutas de la estación las
tan temidas y deseadas claves de la felicidad. Porque sé desde los siete años de
edad que el mal de Ensor es incurable, también supe que el futuro no sería mejor
que el pasado de aquel niño de ojeras marcadas y mirada triste, de hombros caídos
y sonrisa desmayada que la memoria guarda con persistencia de amante burlada: el
hombre olería tan mal como el niño.
Fui un muchacho aplicado en los estudios: excelentes notas en matemáticas y
ciencias, pero el cual prefería dedicar sus ratos libres a la lectura de poemas de
autores inadecuados a su edad, Verlaine, Cernuda, Cavafis..., esas mariconadas, en
palabras del profesor que impartió clases de literatura en mi primer año de escuela
secundaria. El mal de Ensor me convirtió en una criatura desconfiada y solitaria,
temerosa de caricias y proximidades ajenas, y esa criatura soy todavía yo. Los
complejos aumentaron con la edad, como mi rabia al saberme víctima injusta de una
enfermedad asquerosa que tomaba proporciones de castigo bíblico en mi cabecita
adolescente, como mi obsesión por actuar como un hombre normal, por ser uno del
montón. Junto con la esperanza en un futuro mejor, renuncié a la belleza cuando
tenía siete años y supe que mi mal era incurable, y no volví a atentar su conquista
hasta hace unos pocos meses, cumplidos los treinta y dos. Las bestias llegarán en
breve a castigar tal osadía. .
Noche Del Amor Insomne
(Federico García Lorca)
Noche arriba los dos con luna llena,
yo me puse a llorar y tú reías.
Tu desdén era un dios, las quejas mías
momentos y palomas en cadena.
Noche abajo los dos. Cristal de pena,
llorabas tú por hondas lejanías.
Mi dolor era un grupo de agonías
sobre tu débil corazón de arena.
La aurora nos unió sobre la cama,
las bocas puestas sobre el chorro helado
de una sangre sin fin que se derrama.
Y el sol entró por el balcón cerrado
y el coral de la vida abrió su rama
sobre mi corazón amortajado.
"Amanecer"
(O.Araiza)
Despertaré tu cuerpo... tu espíritu igual
con sensuales gritos y eróticas frases
con voces lascivas repletas de halagos
pintaré completo tu pálido rostro
con frescos colores de besos sensuales
y sombras inciertas de luces maduras.
Destruiré mi odio extirpando mi hiel
bañaré en sudores tu cuerpo y el mío
mientras nuestras almas rogaran a gritos
por sexo copioso... por sexo cumplido
tocaré tus senos con manos de miel
Las Doce En El Reloj
(Jorge Guillén)
Dije: ¡Todo ya pleno!
Un álamo vibró.
Las hojas plateadas
sonaron con amor.
Los verdes eran grises,
el amor era sol.
Entonces, mediodía,
un pájaro sumió
su cantar en el viento
con tal adoración
que se sintió cantada
bajo el viento la flor
crecida entre las mieses,
más altas. Era yo,
centro en aquel instante
de tanto alrededor,
quien lo veía todo
completo para un dios.
Dije: Todo, completo.
¡Las doce en el reloj!
La primavera besaba...
(Antonio Machado)
La primavera besaba
suavemente la arboleda,
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.
Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil...
Yo vi en las hojas temblando
las frescas lluvias de abril.
Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
-recordé-, yo he maldecido
mi juventud sin amor.
Hoy en mitad de la vida,
me he parado a meditar...
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!
Fuego mudo
(Mario Benedetti)
A veces el silencio
convoca algarabías
parodias de coraje
espejismos de duende
tangos a contrapelo
desconsoladas rabias
pregones de la muerte
sed y hambre de vos
pero otras veces es
solamente silencio
soledad como un roble
desierto sin oasis
nave desarbolada
tristeza que gotea
alrededor de escombros
fuego mudo
El sastrecillo Valiente
(Obra de teatro)
Título: El sastrecillo Valiente
Autor: Adaptado del cuento de Los Hermanos Grimm
Personajes: Narrador, Sastre, Gigante de la montaña, Cortesanos, Gigante 1,
Gigante 2.
Escenario: Se recomienda su representación con títeres por la complejidad de
personajes y escenarios.
Narrador: Lo que cambio la vida de este humilde sastre, no ha sido obra de la
casualidad, ni el simple destino, sino de su ingenio que lo llevó por el buen camino.
Una mañana se le antojo para el desayuno una tostada con mermelada, después de
prepararla, la llevó consigo al taller para disfrutarla, pero esta lucia tan deliciosa, que
pronto las moscas comenzaron a rondarla.
(El sastre, trata de espantar las moscas sobre su tostada en repetidas ocasiones,
pero ellas siempre vuelven)
Sastre:¡Eh, quién las invitó a ustedes!
Narrador: Pero las moscas, que no entendían su idioma, lejos de hacerle caso,
volvían a la carga. Por fin el sastrecito perdió la paciencia, sacó un pedazo de paño y
empezó a echar golpes. Al levantar el pañuelo, se dio cuenta que había acabado con
todas ellas.
Sastre: ¡De lo que soy capaz!, la ciudad entera tendrá que enterarse de esto, ¡Qué
digo la ciudad!, ¡El mundo entero!
Narrador: Para lograr su cometido, decidió bordar su gran hazaña en un cinturón:
SIETE DE UN GOLPE, decía. Y salió a mostrarle al mundo su nueva habilidad,
llevando solamente un queso viejo en el bolsillo y un pájaro que le hacía compañía.
En su marcha se encontró un gigante.
Sastre: ¡Buenos días, camarada!
Gigante de la montaña: ¡Quítate de mí vista, miserable criatura!
Sastre: ¿Ah, sí? (le enseñó el cinturón) ¡Aquí puedes leer qué clase de hombre soy!
Narrador: El gigante vio el emblema “siete de un golpe” en su cinturón y pensó que el
sastrecillo había derrotado a siete hombres de una. Por eso le mostró sus respetos,
pero no muy seguro de su fortaleza, le retó con una serie de pruebas.
(El gigante agarra una piedra y la exprime hasta sacarle unas gotas de agua)
Gigante de la montaña: A ver si lo haces, ya que eres tan fuerte!
Narrador: El sastre mete la mano en el bolsillo saca el queso y lo aprieta hasta
sacarle todo el jugo. Muy impresionado, pero no conforme con esto, el gigante toma
una piedra y la arroja muy lejos.
Gigante de la montaña: Anda, a ver si haces algo parecido.
Sastre: Un buen tiro, aunque la piedra volvió a caer a tierra. Ahora verás.
Narrador: Saca al pájaro del bolsillo, lo arroja al aire. El pájaro, encantado con su
libertad, alza rápido el vuelo y se pierde de vista.
Sastre: ¿Qué te pareció este tiro, camarada?
Narrador: El gigante se quedó sin palabras, y propuso nuevos retos. A los cuales el
sastre salió victorioso. Finalmente, tuvo que aceptar la valentía de aquel hombrecillo.
Gigante de la montaña: Ya que eres tan valiente, ven conmigo a nuestra casa y pasa
la noche con nosotros.
Narrador: El sastrecito aceptó la invitación y lo siguió. Cuando llegaron a la caverna,
encontraron a varios gigantes sentados junto al fuego, comiendo. Le enseñaron una
cama para dormir, sin embargo, era demasiado grande para él, así que, en vez de
acomodarse en ella, se acurrucó en un rincón. A medianoche, el gigante se levantó
y, descargó un formidable golpe sobre la cama. Luego volvió a acostarse, pensando
que había acabado para siempre a tan impertinente sastrecillo. A la madrugada, los
gigantes, se disponían a marcharse al bosque cuando, de pronto, vieron al
hombrecillo contento saltando en la cueva, aquello fue más de lo que podían
soportar, y pensando que iba a matarlos a todos, salieron corriendo, cada uno por su
lado. Y el sastre prosiguió su camino. Tras mucho andar, llegó al jardín de un palacio
real, y como se sentía muy cansado, se echó a dormir sobre la hierba. Mientras
estaba así durmiendo, se le acercaron varios cortesanos, lo examinaron par todas
partes y leyeron la inscripción: SIETE DE UN GOLPE.
Cortesanos: ¡Ah!. ¿Qué hace aquí tan terrible hombre de guerra, ahora que estamos
en paz? Sin duda, será algún poderoso caballero.
Narrador: Y corrieron a dar la noticia al rey, diciendo que sería un hombre
extremadamente valioso en la guerra contra los gigantes. Así cuando el sastre
despertó se encontró con la noticia de que obtendría la mitad del condado y la mano
de la princesa, si los libraba de los gigantes.
Sastre: Justamente he venido con ese propósito. Estoy dispuesto a servir al rey.
Acabaré muy pronto con los dos gigantes.
Narrador: Así, pues, el sastrecito se puso en camino al bosque, seguido por cien
jinetes.
Sastre: Esperen aquí. Yo solo acabaré con los gigantes.
Corrió hasta encontrar a los gigantes que dormían tranquilamente, y aprovechó la
ocasión para tirarles piedras, se echaron la culpa mutuamente, y terminaron
peleándose entre ellos.
Gigante 1: ¿Por qué me pegas?
Gigante 2: Estás soñando. Yo no te he pegado.
Narrador: Los dos se enfurecieron tanto que arrancaron de cuajo dos árboles enteros
y estuvieron aporreándose el uno al otro hasta que los dos cayeron muertos de
cansancio. Entonces el sastrecito se posó sobre ellos para que los jinetes pudiesen
apreciar que había vencido.
Sastre: Se acabaron los gigantes, aunque debo confesar que el trabajo fue duro.
Narrador: No contento, el rey le encargó otra misión, deshacerse de un unicornio que
vivía en el bosque, y para ello el sastrecillo engaño al animal, el cual envistió contra
un árbol y se quedó allí atrapado. Siendo poco para su majestad una tarea más se le
fue encomendada, atrapar al dichoso jabalí que destrozaba los cultivos; el sastre
consiguió encerrarle en una capilla.
Habiendo logrado todas esas hazañas, el rey tuvo ahora que cumplir su promesa y le
dio la mano de su hija y la mitad del reino.
Se celebró la boda con gran esplendor, y allí fue que se convirtió en todo un rey el
sastrecito valiente.
(Termina la obra con la boda del sastrecillo y la princesa)
Narrador: Con todas sus hazañas dejó más que asombrada a la gente, pues a pesar
de su pequeño tamaño y delgada figura había conseguido aplastar a tales fieras, y
no fue una labor de fuerza o valentía, el sastre confió ante todo en su potencial,
poniendo en práctica su astucia e inteligencia en cada situación.
TEXTOS
RECREATIVOS
POPULARES
Adivinanzas
Dicen que quien lo tiene
es muy gracioso,
se sacude en la mesa
contra lo soso.
(El salero)
Yo tengo calor y frío
y no frío sin calor
y sin ser ni mar ni río
peces en mí he visto yo.
(La sartén)
Tiene luna,
no es planeta;
tiene marco
y no es puerta.
(El espejo)
Tengo dientes y no muerdo,
desenredo con cuidado,
caminos abro en tu pelo,
ya sea liso o rizado.
(El peine)
Pensando me vuelvo loco,
pensando me quedo enano.
¿Qué relación tengo yo
con la suegra de la mujer
de mi hermano?
(Mi madre)
Son hijos de tus abuelos,
de tus padres hermanos son.
Tus hermanos con tus hijos
tendrán esa relación.
(Los tíos)
En un cuarto me arrinconan
sin acordarse de mí
pero pronto van a buscarme
cuando tienen que subir.
(La escalera)
Tengo dientes afilados,
que mucho brillan al sol,
y aunque me falta la boca
soy un feroz comilón.
(El serrucho)
Somos doce hermanos
y yo el más chiquito;
cada cuatro años
me crece el rabito.
(Febrero)
Al dar la vuelta a la esquina
tropecé con un convento,
las monjas iban de blanco
y el sacristán en el centro.
(La boca)
Refranes
A palo dado ni dios lo quita.
A quien dios no le dio hijos, al diablo le dio sobrinos.
Del agua mansa me libre Dios, que de la brava me guardaré yo
Del árbol caído todos quieren hacer leña.
Más vale malo por conocido, que bueno por conocer.
No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante.
El infierno está lleno de buenas intenciones y el cielo de buenas obras
El maestro ciruela, que no sabe leer y pone escuela
Piensa el ladrón que todos son de su condición
Ver la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio
Chistes
Este es un hombre que entra en una frutería, y pregunta: Hola, aquí tienen
manzanas? a lo que le contestan: Muy buenas!, y el hombre dice: Muy buenas! aquí
tienen manzanas!?
Dos amigos por la calle: -Oye Pepe, pero tu desde cuando llevas pendiente? -Pues
desde que me lo encontró mi novia en la mesilla de noche y le dije que era mío.
Le dice un cirujano a un paciente: Lo vé, lo vé, no ha querido usted anestesia para
amputarle la pierna y ahora no para de chillar!!, y el paciente le dice: No doctor, es el
ruidito de la sierra que me da dentera!!
Le dice una madre a su hijo:
- ¡Me ha dicho un pajarito que te drogas!
- ¡La que se droga eres tu que hablas con pajaritos!
Un tipo en una discoteca ligando le dice a una chica: -Hola guapa, como te llamas? -
Jara! -Oh, que nombre mas bonito! -¿A que ji?
Le dice Dios a Noé: -¿Ya tienes el arca preparada? -Claro que si señor Dios! he
metido pimentón, orégano, albahaca y nuez moscada... -¡Serás cazurro! ¡Te dije
especies!
Le dice un amigo a otro: -Tengo un problema! -¿Qué te pasó? -Qué hay una chica
que no para de seguirme, y me lanza besos... -¿Quien? -Pili la fea... -¿La orco? -No
hombre... eso es demasiado!
Un borracho va a Alcohólicos Anónimos y le preguntan:
- ”¿Vino solo?”.
- No…con hielo por favor.
Va un borracho en moto y choca con una señal de tránsito. Entonces llega el policía
y le pregunta:
- ¿Señor, no vio la flecha?.
El borracho responde:
- Ni al indio que me la tiró.
Regresa un gallego de un viaje a Las Vegas y Pepillo le pregunta cómo le fue.
- Bien - contesta Venancio -, hay unas máquinas tragamonedas sensacionales. Le
eché una moneda y gané. Le eché otra y volví a ganar. Finalmente tuve que desistir
pues ya no sabia qué hacer con tantas cocacolas.
Canciones
Hermanos de tiempo
(Ricardo Arjona)
Te agradezco tanto, tanto señor
que me hayas dado guitarra en vez de cañon
te agradezco tanto, tanto señor
que me hayas hecho cantor
que me hiciste de amor
Esto es un teorema hecho poema
la esperanza nos puede salvar
levanta esa cara no todo es tan malo
esta todavia muy lejos el final
Porque mientras el cientifico
arma un nuevo proyectil para la destruccion
dos jovenes al amor se entregan
y fruto de aquello habra una nueva creacion
Hermanos, hermanos, hermanos del tiempo
este planeta es el hogar de todos
en la guerra entre hermanos no hay ganadores
es una lista millonaria de perdedores
Hermanos, hermanos, hermanos del tiempo
este planeta es el hogar de todos
las fronteras son dibujos en mapas
que aún no puedo entender
Un niño al pupitre, otro al asadon
un joven por hambre se diploma en ladron
no me hablen de guerras ni de insurrecciones
mi arma es la guitarra nucelar
Porque mientras se produce en serie un nuevo misil
un niño en el atril empapa de amor su lectura
como diciendo a los viejos "vamos, aprendan de mi"
Hermanos, hermanos, hermanos del tiempo
este planeta es el hogar de todos
en la guerra entre hermanos no hay ganadores
es una lista millonaria de perdedores
Este planeta es el hogar de todos
las fronteras son dibujos en mapas
que aún no puedo entender
Te agradezco tanto, tanto señor
que me hayas dado quitarra en vez de cañon
te agradezco tanto, tanto señor
que me hayas hecho cantor
que me hiciste de amor
Ansiedad
(J.E. Sarabia Rodríguez)
Ansiedad de tenerte en mis brazos,
musitando palabras de amor.
Ansiedad de tener tus encantos,
y en la boca volverte a besar.
Ansiedad de tenerte en mis brazos,
musitando palabras de amor.
Ansiedad de tener tus encantos,
y en la boca volverte a besar.
Tal vez estén llorando mis pensamientos,
mis lágrimas son perlas que caen al mar,
y el eco adormecido de este lamento,
hace que esté presente en mi soñar.
Quizás esté llorando al recordarte,
estreche mi retrato con frenesí,
y hasta tu oido llegue la melodía salvaje
y el eco de la pena de estar sin tí.
Ansiedad de tenerte en mis brazos
musitando palabras de amor.
Ansiedad de tener tus encantos
y en la boca volverte a besar.
Somos novios
(Armando Manzanero)
Somos novios,
Pues los dos sentimos mutuo amor
profundo
Y con eso ya ganamos
Lo mas grande de este mundo.
Nos amamos, nos besamos,
Como novios nos deseamos
Y hasta a veces sin motivo,
Sin razon nos enojamos.
Somos novios,
Mantenemos un cariño limpio y puro,
Como todos, procuramos
El momento mas obscuro
Para hablarnos, para darnos el mas
dulce de los besos,
y recordar de que color son los
cerezos,
Sin hacer mas comentarios
Somos novios, solo novios.
Siempre novios, somos novios.
No puedo evitar pensar en ti
(Mikel Erentxun)
Ay, hay que ver, que pronto se puede
olvidar
Hay que ser un tonto para recordar.
Pero yo, no puedo evitar pensar en ti
Un amor que pasa, otro llegará,
Ocupando su lugar,
Ay pero yo no puedo evitar pensar en
ti.
Una noche más,
El mismo lugar donde te conocí.
No se que hago aquí
Algo debe de recordarme a ti.
Tu pensabas que lo nuestro no podía
acabar,
Pero ahora descubres que no es
verdad.
Pero yo, yo no puedo evitar pensar en
ti.
Ahhhhy, hay que ver que pronto se
puede olvidar,
Hay que ser un tonto para recordar,
Pero yo no puedo evitar pensar en ti,
pensar en ti, ...pensar en ti.
Que yo no lo sabía
(Elefantes)
Que yo no lo sabía,
quién me lo iba a decir,
que solo con tu sonreír
inundarías todo mi ser de alegría.
Y yo no lo sabía,
que me podía encontrar
algo tan dulce como tú.
Eres lo más bonito que he visto en mi
vida.
Y yo no lo sabía,
y si me vuelvo loco es al sentir
que hay tantas cosas que vivir,
y yo sin ti no lo sabia.
Por la calle no hago mas que sonreír.
Y es que todo el tiempo estoy
pensando en ti.
¿que le voy a hacer?
Es curioso como hay días en los que
todo es magia, todo es arte y ya lo ves,
no puedo callar,
ni dejar de ser el loco que esta
rendido aquí a tus pies. Y yo no lo sabía....
Aunque hable la gente solo oigo tu voz.
Completamente borracho por tu amor,
¡Que pesado estoy!
Pero es que tampoco me quiero callar.
Mas bien al contrario, yo quiero gritar
que soy muy feliz si estas junto a mi.
Te quiero a morir. Estoy loco por ti.
Aun te amo
(Ricardo Arjona)
Donde estes
Creo que es justo que te enteres
Que estoy bien que sobrevivo
Que vivo en la calle Amores
Piso 6, cuarto 28
Y que ya no juego al futbol
Por mi rodilla
Que aun te amo
No se si por idiota o por romantico
No se si por novato o por nostalgico
Aun te amo
No se si por iluso o fatalista
No se si por cobarde o masoquista
Aun te amo
No se si por iluso o fatalista
No se si por cobarde o masoquista
Pero te amo
Y no se hacer otra cosa mas que eso!
No se si por idiota o por romantico
No se si por novato o por nostalgico
Aun te amo
No se si por iluso o fatalista
No se si por cobarde o masoquista
Pero te amo
Y no se hacer otra cosa más que eso
Que a pesar de tus errores y los mios
un te amo
Aqui, todo sigue igual que antes
Yo estoy solo como nunca
Por eso escribo la presente
Y no pretendo que hagas nada
Solo queria asegurarme que supieras
Que Manuel
Se caso y se fue para España
Que fumo mas y duermo menos
Que hasta me dejé la barba
Y sobre todo que te enteres
Historieta

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

La actualidad más candente (20)

Reporte de las 7 leyendas
Reporte de las 7 leyendasReporte de las 7 leyendas
Reporte de las 7 leyendas
 
EL SASTRECILLO VALIENTE (CUENTO)
EL SASTRECILLO VALIENTE (CUENTO)EL SASTRECILLO VALIENTE (CUENTO)
EL SASTRECILLO VALIENTE (CUENTO)
 
Fabula, epopeya, mito, leyenda
Fabula, epopeya, mito, leyendaFabula, epopeya, mito, leyenda
Fabula, epopeya, mito, leyenda
 
Literatura I Fabula, epopeya, mito y leyenda - Diego Osante
Literatura I Fabula, epopeya, mito y leyenda - Diego OsanteLiteratura I Fabula, epopeya, mito y leyenda - Diego Osante
Literatura I Fabula, epopeya, mito y leyenda - Diego Osante
 
Copilción de mitos y leyendas
Copilción de mitos y leyendasCopilción de mitos y leyendas
Copilción de mitos y leyendas
 
Leyenda de la boa y el tigre
Leyenda de la boa y el tigreLeyenda de la boa y el tigre
Leyenda de la boa y el tigre
 
Novela, muy muy lejano
Novela, muy muy lejanoNovela, muy muy lejano
Novela, muy muy lejano
 
Proyecto de expresión oral
Proyecto de expresión oralProyecto de expresión oral
Proyecto de expresión oral
 
Hermanitoyhermanita
HermanitoyhermanitaHermanitoyhermanita
Hermanitoyhermanita
 
Resumen de la lectura
Resumen de la lecturaResumen de la lectura
Resumen de la lectura
 
Cuento del hombre lobo
Cuento del hombre loboCuento del hombre lobo
Cuento del hombre lobo
 
El jorobado
El jorobadoEl jorobado
El jorobado
 
Resumen del libro el alquimista
Resumen del libro el alquimistaResumen del libro el alquimista
Resumen del libro el alquimista
 
Resúmenes de cuentos
Resúmenes de cuentosResúmenes de cuentos
Resúmenes de cuentos
 
Leyendas
LeyendasLeyendas
Leyendas
 
Capítulo 111 segunda parte
Capítulo 111 segunda parteCapítulo 111 segunda parte
Capítulo 111 segunda parte
 
John ortega eoye .. elalquimista
John ortega   eoye .. elalquimistaJohn ortega   eoye .. elalquimista
John ortega eoye .. elalquimista
 
Cuentos para niñ@s muy interesantes
Cuentos para niñ@s muy interesantes Cuentos para niñ@s muy interesantes
Cuentos para niñ@s muy interesantes
 
Elementos de la narración. actividades 1º eso
Elementos de la narración. actividades 1º esoElementos de la narración. actividades 1º eso
Elementos de la narración. actividades 1º eso
 
Amores que matan RESUMENES
Amores que matan RESUMENESAmores que matan RESUMENES
Amores que matan RESUMENES
 

Destacado

Cuentos, Mitos y Leyendas de Nicaragua Tomo II 201208
Cuentos, Mitos y Leyendas de Nicaragua Tomo II 201208Cuentos, Mitos y Leyendas de Nicaragua Tomo II 201208
Cuentos, Mitos y Leyendas de Nicaragua Tomo II 201208sgm1235813
 
Español 1 grado secundaria
Español 1 grado secundariaEspañol 1 grado secundaria
Español 1 grado secundariaManolin Alonso
 
Leyendas de tlalpan
Leyendas de tlalpanLeyendas de tlalpan
Leyendas de tlalpanDiana Reyes
 
Textos Tipologia
Textos TipologiaTextos Tipologia
Textos Tipologiaguestc0f81a
 
Storyboard batman opening (1992)
Storyboard batman opening (1992)Storyboard batman opening (1992)
Storyboard batman opening (1992)Esly Carraro
 
Entre nivel primario y secundario. Una propuesta de Articulación
Entre nivel primario y secundario. Una propuesta de ArticulaciónEntre nivel primario y secundario. Una propuesta de Articulación
Entre nivel primario y secundario. Una propuesta de ArticulaciónJorge Prioretti
 
Esquema de los generos literairos 1º bt
Esquema de los generos literairos 1º btEsquema de los generos literairos 1º bt
Esquema de los generos literairos 1º btieszurabaran
 
Guion tecnico cantuña
Guion tecnico cantuñaGuion tecnico cantuña
Guion tecnico cantuñaalvarojaja
 
Funciones en la oración
Funciones en la oraciónFunciones en la oración
Funciones en la oraciónieszurabaran
 
Exposición del dia martes javier bravo.
Exposición del dia martes javier bravo.Exposición del dia martes javier bravo.
Exposición del dia martes javier bravo.NADITABERMUDEZ
 
R.a 1.2 compendio lecutras (alumnos)
R.a 1.2 compendio lecutras (alumnos)R.a 1.2 compendio lecutras (alumnos)
R.a 1.2 compendio lecutras (alumnos)Esly Carraro
 
Los sintagmas tipos y estructuras
Los sintagmas tipos y estructurasLos sintagmas tipos y estructuras
Los sintagmas tipos y estructurasieszurabaran
 
Intencion comunicativa.unidad 2
Intencion comunicativa.unidad 2Intencion comunicativa.unidad 2
Intencion comunicativa.unidad 2Hector Segura
 

Destacado (20)

Generos literarios
Generos literariosGeneros literarios
Generos literarios
 
Leyendas
Leyendas Leyendas
Leyendas
 
Cuentos, Mitos y Leyendas de Nicaragua Tomo II 201208
Cuentos, Mitos y Leyendas de Nicaragua Tomo II 201208Cuentos, Mitos y Leyendas de Nicaragua Tomo II 201208
Cuentos, Mitos y Leyendas de Nicaragua Tomo II 201208
 
Español 1 grado secundaria
Español 1 grado secundariaEspañol 1 grado secundaria
Español 1 grado secundaria
 
Leyenda
LeyendaLeyenda
Leyenda
 
Leyendas de tlalpan
Leyendas de tlalpanLeyendas de tlalpan
Leyendas de tlalpan
 
Textos Tipologia
Textos TipologiaTextos Tipologia
Textos Tipologia
 
Storyboard batman opening (1992)
Storyboard batman opening (1992)Storyboard batman opening (1992)
Storyboard batman opening (1992)
 
Entre nivel primario y secundario. Una propuesta de Articulación
Entre nivel primario y secundario. Una propuesta de ArticulaciónEntre nivel primario y secundario. Una propuesta de Articulación
Entre nivel primario y secundario. Una propuesta de Articulación
 
Esquema de los generos literairos 1º bt
Esquema de los generos literairos 1º btEsquema de los generos literairos 1º bt
Esquema de los generos literairos 1º bt
 
Guion tecnico cantuña
Guion tecnico cantuñaGuion tecnico cantuña
Guion tecnico cantuña
 
Funciones en la oración
Funciones en la oraciónFunciones en la oración
Funciones en la oración
 
Exposición del dia martes javier bravo.
Exposición del dia martes javier bravo.Exposición del dia martes javier bravo.
Exposición del dia martes javier bravo.
 
R.a 1.2 compendio lecutras (alumnos)
R.a 1.2 compendio lecutras (alumnos)R.a 1.2 compendio lecutras (alumnos)
R.a 1.2 compendio lecutras (alumnos)
 
Taller n° 3 la llorona (leyenda)
Taller n° 3 la llorona (leyenda)Taller n° 3 la llorona (leyenda)
Taller n° 3 la llorona (leyenda)
 
Los sintagmas tipos y estructuras
Los sintagmas tipos y estructurasLos sintagmas tipos y estructuras
Los sintagmas tipos y estructuras
 
Cuestionario
CuestionarioCuestionario
Cuestionario
 
Los textos literarios (tema 10)
Los textos literarios (tema 10)Los textos literarios (tema 10)
Los textos literarios (tema 10)
 
Cuentos mitos y leyendas de nicaragua tomo ii 260410
Cuentos mitos y leyendas de nicaragua tomo ii 260410Cuentos mitos y leyendas de nicaragua tomo ii 260410
Cuentos mitos y leyendas de nicaragua tomo ii 260410
 
Intencion comunicativa.unidad 2
Intencion comunicativa.unidad 2Intencion comunicativa.unidad 2
Intencion comunicativa.unidad 2
 

Similar a Textos literarios y textos populares

Similar a Textos literarios y textos populares (20)

Leyendas
LeyendasLeyendas
Leyendas
 
Fabulas
FabulasFabulas
Fabulas
 
Fábulas
FábulasFábulas
Fábulas
 
LEYENDAS DE CANTABRIA PARA CONTAR 1
LEYENDAS DE CANTABRIA PARA CONTAR 1LEYENDAS DE CANTABRIA PARA CONTAR 1
LEYENDAS DE CANTABRIA PARA CONTAR 1
 
Portafolio.lgp
Portafolio.lgpPortafolio.lgp
Portafolio.lgp
 
Antologia 1
Antologia 1Antologia 1
Antologia 1
 
Trabajo de español
Trabajo de españolTrabajo de español
Trabajo de español
 
Fabulas y leyendas de guate
Fabulas y leyendas de guateFabulas y leyendas de guate
Fabulas y leyendas de guate
 
Sinceridad
SinceridadSinceridad
Sinceridad
 
Cuentos de karima el día más horrible de mi vida
Cuentos de karima   el día más horrible de mi vidaCuentos de karima   el día más horrible de mi vida
Cuentos de karima el día más horrible de mi vida
 
Los animales de los bosques fantásticos de teruel. 2004
Los animales de los bosques fantásticos de teruel. 2004Los animales de los bosques fantásticos de teruel. 2004
Los animales de los bosques fantásticos de teruel. 2004
 
Leyendas de ilabaya
Leyendas de ilabayaLeyendas de ilabaya
Leyendas de ilabaya
 
Félix maría samaniego
Félix maría samaniegoFélix maría samaniego
Félix maría samaniego
 
Mitos y leyendas
Mitos y leyendasMitos y leyendas
Mitos y leyendas
 
Fabulas
FabulasFabulas
Fabulas
 
Excursión al teatro
Excursión al teatroExcursión al teatro
Excursión al teatro
 
Leyenda el jinete sin cabeza y otras mas by Mari Ruiz
Leyenda el jinete sin cabeza y otras mas by Mari RuizLeyenda el jinete sin cabeza y otras mas by Mari Ruiz
Leyenda el jinete sin cabeza y otras mas by Mari Ruiz
 
Memorias graficas
Memorias graficas Memorias graficas
Memorias graficas
 
MITOS Y LEYENDAS
MITOS Y LEYENDASMITOS Y LEYENDAS
MITOS Y LEYENDAS
 
Leyendas del ecuador Blanca Hidalgo
Leyendas del ecuador Blanca HidalgoLeyendas del ecuador Blanca Hidalgo
Leyendas del ecuador Blanca Hidalgo
 

Último

SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024gharce
 
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...MagalyDacostaPea
 
DIDÁCTICA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR- DR LENIN CARI MOGROVEJO
DIDÁCTICA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR- DR LENIN CARI MOGROVEJODIDÁCTICA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR- DR LENIN CARI MOGROVEJO
DIDÁCTICA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR- DR LENIN CARI MOGROVEJOLeninCariMogrovejo
 
Fichas de matemática DE PRIMERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de matemática DE PRIMERO DE SECUNDARIA.pdfFichas de matemática DE PRIMERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de matemática DE PRIMERO DE SECUNDARIA.pdfssuser50d1252
 
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...GIANCARLOORDINOLAORD
 
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdfRAMON EUSTAQUIO CARO BAYONA
 
libro para colorear de Peppa pig, ideal para educación inicial
libro para colorear de Peppa pig, ideal para educación iniciallibro para colorear de Peppa pig, ideal para educación inicial
libro para colorear de Peppa pig, ideal para educación inicialLorenaSanchez350426
 
GUIA DE TEXTOS EDUCATIVOS SANTILLANA PARA SECUNDARIA
GUIA DE TEXTOS EDUCATIVOS SANTILLANA PARA SECUNDARIAGUIA DE TEXTOS EDUCATIVOS SANTILLANA PARA SECUNDARIA
GUIA DE TEXTOS EDUCATIVOS SANTILLANA PARA SECUNDARIAELIASPELAEZSARMIENTO1
 
DETALLES EN EL DISEÑO DE INTERIOR
DETALLES EN EL DISEÑO DE INTERIORDETALLES EN EL DISEÑO DE INTERIOR
DETALLES EN EL DISEÑO DE INTERIORGonella
 
FICHA PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADO
FICHA  PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADOFICHA  PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADO
FICHA PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADOMARIBEL DIAZ
 
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docx
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docxEJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docx
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docxFabianValenciaJabo
 
Abregú, Podestá. Directores.Líderes en Acción.
Abregú, Podestá. Directores.Líderes en Acción.Abregú, Podestá. Directores.Líderes en Acción.
Abregú, Podestá. Directores.Líderes en Acción.profandrearivero
 
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdf
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdfFichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdf
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdfssuser50d1252
 
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADOCUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADOEveliaHernandez8
 
MODELO DE INFORME DE INDAGACION CIENTIFICA .docx
MODELO DE INFORME DE INDAGACION CIENTIFICA .docxMODELO DE INFORME DE INDAGACION CIENTIFICA .docx
MODELO DE INFORME DE INDAGACION CIENTIFICA .docxRAMON EUSTAQUIO CARO BAYONA
 
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdfFichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdfssuser50d1252
 
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE 9-4-24 (1).docx
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE     9-4-24 (1).docx4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE     9-4-24 (1).docx
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE 9-4-24 (1).docxMagalyDacostaPea
 
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADO
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADOPLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADO
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADOMARIBEL DIAZ
 

Último (20)

PPTX: La luz brilla en la oscuridad.pptx
PPTX: La luz brilla en la oscuridad.pptxPPTX: La luz brilla en la oscuridad.pptx
PPTX: La luz brilla en la oscuridad.pptx
 
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024
SISTEMA INMUNE FISIOLOGIA MEDICA UNSL 2024
 
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
 
DIDÁCTICA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR- DR LENIN CARI MOGROVEJO
DIDÁCTICA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR- DR LENIN CARI MOGROVEJODIDÁCTICA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR- DR LENIN CARI MOGROVEJO
DIDÁCTICA DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR- DR LENIN CARI MOGROVEJO
 
Fichas de matemática DE PRIMERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de matemática DE PRIMERO DE SECUNDARIA.pdfFichas de matemática DE PRIMERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de matemática DE PRIMERO DE SECUNDARIA.pdf
 
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...
SESIÓN DE APRENDIZAJE Leemos un texto para identificar los sinónimos y los an...
 
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf
05 Fenomenos fisicos y quimicos de la materia.pdf
 
libro para colorear de Peppa pig, ideal para educación inicial
libro para colorear de Peppa pig, ideal para educación iniciallibro para colorear de Peppa pig, ideal para educación inicial
libro para colorear de Peppa pig, ideal para educación inicial
 
GUIA DE TEXTOS EDUCATIVOS SANTILLANA PARA SECUNDARIA
GUIA DE TEXTOS EDUCATIVOS SANTILLANA PARA SECUNDARIAGUIA DE TEXTOS EDUCATIVOS SANTILLANA PARA SECUNDARIA
GUIA DE TEXTOS EDUCATIVOS SANTILLANA PARA SECUNDARIA
 
DETALLES EN EL DISEÑO DE INTERIOR
DETALLES EN EL DISEÑO DE INTERIORDETALLES EN EL DISEÑO DE INTERIOR
DETALLES EN EL DISEÑO DE INTERIOR
 
FICHA PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADO
FICHA  PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADOFICHA  PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADO
FICHA PL PACO YUNQUE.docx PRIMARIA CUARTO GRADO
 
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docx
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docxEJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docx
EJEMPLO MODELO DE PLAN DE REFUERZO ESCOLAR.docx
 
Abregú, Podestá. Directores.Líderes en Acción.
Abregú, Podestá. Directores.Líderes en Acción.Abregú, Podestá. Directores.Líderes en Acción.
Abregú, Podestá. Directores.Líderes en Acción.
 
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdf
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdfFichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdf
Fichas de MatemáticA QUINTO DE SECUNDARIA).pdf
 
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADOCUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
 
recursos naturales america cuarto basico
recursos naturales america cuarto basicorecursos naturales america cuarto basico
recursos naturales america cuarto basico
 
MODELO DE INFORME DE INDAGACION CIENTIFICA .docx
MODELO DE INFORME DE INDAGACION CIENTIFICA .docxMODELO DE INFORME DE INDAGACION CIENTIFICA .docx
MODELO DE INFORME DE INDAGACION CIENTIFICA .docx
 
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdfFichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdf
Fichas de Matemática TERCERO DE SECUNDARIA.pdf
 
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE 9-4-24 (1).docx
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE     9-4-24 (1).docx4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE     9-4-24 (1).docx
4° SES MATE DESCOMP. ADIT. DE NUMEROS SOBRE CASOS DE DENGUE 9-4-24 (1).docx
 
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADO
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADOPLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADO
PLAN DE TUTORIA- PARA NIVEL PRIMARIA CUARTO GRADO
 

Textos literarios y textos populares

  • 2. El hijo del rey y el león pintado Un rey, cuyo único hijo era aficionado a ejercicios marciales, tuvo un sueño en el cual fue advertido que su hijo sería matado por un león. Temeroso de que el sueño se hiciera realidad, construyó para su hijo un agradable palacio, y para su diversión embelleció las paredes con dibujos de todas las clases de animales de tamaño natural, entre los cuales estaba el de un león. Cuando el joven príncipe vio esto, y al ser confinado adentro, su pena explotó, y estando de pie cerca del dibujo del león, dijo: –¡Oh usted, el más detestable de los animales! por un sueño intimidante de mi padre, y por lo que él vio en su sueño, he sido encerrado en este palacio como si yo fuera un malvado. ¿Qué haré ahora?– Terminando estas palabras, y sin más pensarlo, estiró sus manos hacia un árbol de espinas, tratando de cortar un palo de sus ramas de modo que pudiera golpear al león. Pero una de las espinas del árbol perforó su dedo y le causó un gran dolor e inflamación, de modo que el joven príncipe cayó en un desvanecimiento. Una fiebre violenta de repente se apoderó de él, y murió no muchos días más tarde. Moraleja: “Afrontemos con paciencia y buen conocimiento nuestros problemas, buscando una solución correcta y no con desesperación y enojo. Obtendremos así mejores resultados.” El León y el Delfín Una vez un león que paseaba por una playa tranquila vio asomar fuera del agua la cabeza de un delfín. Acordándose de que era el rey de los anímales acuáticos lo llamó y le propuso una alianza: –Nos conviene –le dijo. Tú eres el rey de los animales marinos y yo de los terrestres. El delfín aceptó encantado y el pacto quedó sellado. Cierto día el león, que desde hacía bastante tiempo estaba en guerra con un toro salvaje, pidió ayuda al delfín. El pez trató de salir del agua pero no pudo. El león se puso furioso y lo acusó de traición. –Te equivocas. No es a mí a quien debes culpar sino a la naturaleza. Ella fue quien me hizo animal de agua y no de tierra. Moraleja: Debemos hacer amigos entre los que pueden estar a nuestro lado. El Avariento Cierto hombre avaro vendió cuanto poseía y convirtió su precio en oro, el cual enterró en un lugar oculto; y teniendo todo su ánimo y su pensamiento puesto en el tesoro, iba diariamente a visitarlo, lo que observado por otro hombre fue a aquel sitio, desenterró el oro y se lo llevó.
  • 3. Cuando el avaro vino según costumbre a visitar su tesoro, vio desenvuelta la tierra, y que lo habían robado, se puso a llorar y a arrancarse los cabellos. Uno que pasaba viendo los extremos que hacía aquel hombre, se llegó a él, y después de informarse de la causa de su dolor, le dijo: ¿Por qué te entristeces tanto por haber perdido un oro que tenías como si no lo poseyeras? Toma una piedra y entiérrala, figurándote que es oro, una vez que tanto te servirá ella como te servía ese oro que nunca hacías uso. Moraleja: De nada sirve poseer una cosa, si no se disfruta. El León Y El Pastor Yendo un león por una montaña erró el camino, y pasando por un lugar lleno de zarzas, se le hincó una espina en la mano, de tal manera que no podía andar por el sumo dolor que le causaba. Yendo así encontró a un pastor, y llegándose a él, comenzó a menear la cola, teniendo la mano alzada. El pastor que lo vio venir, turbado por su presencia, comenzó a darle del ganado para que comiese, más el león no deseaba comer, sino que le sacara la espina clavada, entendió lo que quería el león, y con una lezna aguda, le abrió poco a poco el tumor, y le sacó la espina. Sintióse sano el león, lamió la mano del pastor, sentándose a su lado, y poco después, ya buena la mano, se fue. Pasados algunos años cayó el león en un lazo, y fue puesto en el lugar de las fieras. El pastor cometiendo un delito fue también preso por la justicia, y sentenciado a las bestias feroces para ser devorado por ellas, y poniéndolo en el anfiteatro le echaron casualmente aquel mismo león, el cual salió para arrojarse sobre él con gran furia, pero llegando al pastor, luego que le encontró se sentó a su lado, y le defendió de las demás fieras. Todos se llenaron de admiración viendo cosa tan extraordinaria, y sabida del pastor la verdad del hecho, se les dio libertad a entre ambos. Moraleja: Que ninguno sea ingrato al beneficio que recibe, antes bien se muestre siempre agradecido, y lo page cuando se le ofreciere ocasión. La zorra y el leñador Una zorra estaba siendo perseguida por unos cazadores cuando llegó al sitio de un leñador y le suplicó que la escondiera. El hombre le aconsejó que ingresara a su cabaña. Casi de inmediato llegaron los cazadores, y le preguntaron al leñador si había visto a la zorra. El leñador, con la voz les dijo que no, pero con su mano disimuladamente señalaba la cabaña donde se había escondido.
  • 4. Los cazadores no comprendieron las señas de la mano y se confiaron únicamente en lo dicho con la palabra. La zorra al verlos marcharse, salió sin decir nada. Le reprochó el leñador por qué a pesar de haberla salvado, no le daba las gracias, a lo que la zorra respondió: -Te hubiera dado las gracias si tus manos y tu boca hubieran dicho lo mismo. Moraleja: No niegues con tus actos, lo que pregonas con tus palabras. El ángel de las fiestas Se dice que en las noches de días festivos, a lugares donde había fiestas o convivios siempre llegaba una mujer con una niña de la mano. Llegaban y saludaban a todos como si tuvieran años de conocerse. Todos le sonreían por no ser descortés pero a nadie se les hacía conocida. Cuentan las personas que esta mujer llevaba a la niña para pedir dinero, haciéndose pasar por una mujer pordiosera y a la niña la bestia de una manera que daba lastima. La niña con su cara de ángel lograba recaudar dinero para comer. Un día esa mujer al recibir bastante dinero tomo alcohol de mas, tanto como para olvidar que llevaba a su hija y que tenía que cuidarla, tomo a la niña de la mano, la subió a la asolea y la colgó del cuello con un lazo, la niña de inmediato dejo de vivir para convertirse en el ángel de las fiestas. Leyenda de la apuesta Era un grupo de amigos que estudiaban medicina en el Hospital Civil. Estos jóvenes, buscaban constantemente la manera de estar por encima de los demás, se ideaban hazañas para comprobar quien era el más fuerte, más valiente, más listo, etc. Sin mirar límites, en una de tantas ocurrencias, uno de ellos aposto con sus compañeros una total locura: dijo que estaba dispuesto a entrar al panteón de Belén, aquel donde está el árbol del vampiro, a las ocho de la noche, hora en la cual, según la creencia popular, los muertos salían de sus sepulcros; y para que sus amigos pudiesen al día siguiente comprobar que estuvo ahí, dejaría clavado un clavo en la pared más alejada del campo santo. Cercanas las ocho de la noche como habían quedado, ya se encontraban todos junto a la barda del panteón, esperando que su amigo saltara. Llevaba martillo y clavo con él, y después de saltar el muro, emprendió carrera en medio de la penumbra hasta que su silueta no se alcanzaba a distinguir. Momentos después, todos escucharon el choque de los dos metales, y el crujir de la pared desquebrajándose ante la filosa punta del clavo metálico.
  • 5. Los sonidos se callaron, el trabajo estaba hecho y el joven preparaba la carrera de vuelta, pero al querer moverse, se sintió fuertemente sujetado del saco, rápidamente toda su cara perdió el color y su cuerpo se desvaneció, mientras su garganta casi explotaba al dejar pasar tan lastimeros gritos llenos de horror. Cuando sus amigos lo escucharon, entraron de inmediato a su auxilio, pero retrocedieron despavoridos al verlo retorcerse, colgado de la pared. Parecía estar sujetado por una fuerza invisible que lo mantenía flotando lejos del suelo. El chico murió ahí solo, sus amigos lo dejaron atrás, y solamente porque el mismo clavó sus ropas en la pared sin darse cuenta, pero todos estuvieron demasiado aterrados para notarlo. Pero no todo terminó ahí, se dice que debido a tal traición, volvió de la muerte para asechar a sus amigos, estos presenciaron las apariciones del chico muerto por largo tiempo, hasta terminar dementes, con intenciones de arrancarse la vida ellos mismos. Los chaneques Los chaneques son una leyenda muy popular en México, donde se hace referencia a espíritus de niños que no han podido ingresar al paraíso y se encuentran en el limbo, buscando robar la sombra o ingresar al cuerpo de otro niño. En otras versiones se habla de entes paranormales que se dedican a cuidar el bosque, el agua y los animales, siendo descritos como seres pequeños como duendes, que pueden camuflarse y que no suelen hacer daño, salvo que se maltrate a un árbol u otro ser vivo. Cuando asustan a las personas son capaces de hacerles perder a su tonalli, una especie de ángel de la guarda, que tiene que ser recuperado mediante un ritual ya que caso contrario puede ocasionarle la muerte. Se trata de seres de un metro de altura, con los pies al revés para evitar ser perseguidos (aunque dejan huellas de color blanco), un cuerpo deforme, con una larga cola de animal y sin su oreja izquierda. Existen dos maneras de evitar que ingresen al hogar, donde realizan las más diversas travesuras: colocar un cartel que tape la entrada o bien colocar un collar hecho con piedras de río y nueces, ya que su ruido los ahuyenta en forma inmediata. Los aluxes también son famosos en la zona sur de México, se han ganado su lugar entre las leyendas más icónicas de la cultura mexicana. Tanto así, que muchos afirman haber sido llevados al monte por los chaneques para perderlos, claro está, los chaneques no lo hacen con mala intención, si no que han estado solos por mucho tiempo y siempre están buscando hacer nuevos amigos.
  • 6. La llorona Cuenta la leyenda que una hermosa mujer indígena se enamoró de un caballero español durante la época de la colonia. El caballero era parte de la armada española que por este tiempo se dedicaba a la conquista de nuevas tierras en los territorios americanos, la indígena era una protegida del hombre ya que con ella sostenía una fuerte relación amorosa que solo podía disfrutar cuando descansaba de la guerra, es por eso que muy a menudo estaba batallando en la guerra y sólo en unas ocasiones regresaba a casa con la que algún día se convertiría en una leyenda, la llorona. Con el paso del tiempo la bella indígena le dio 3 hijos sanos y fuertes, pero a pesar de esto él nunca la quiso complacer con su deseo de contraer matrimonio ya que era mal visto que un español de sangre pura se casara con una indígena. Pasó un tiempo y ella dejó de saber de su amado español, un día se dio cuenta que cerca del pueblo su hombre se estaba casando con una española de la alta sociedad. En venganza corrió hasta su humilde hogar y en la laguna que quedaba cerca ahogó a sus pequeños hijos mientras ellos todavía estaban durmiendo. La mujer muy desesperada y arrepentida por lo que había hecho, también se quitó la vida y fue encontrada con sus hijos junto a la laguna tras que un pescador encontró los cuerpos quedándose horrorizado totalmente. Desde ese entonces se asegura que la llorona sale cada noche a preguntar por sus hijos, quienes la han escuchado dicen que se oyen gritos de llanto estremecedor y angustias que preguntan “¿Dónde están mis hijos?”, se dice que se le puede ver cerca de las lagunas y los ríos, sus vestimentas son blancas sucias y deshilachadas, ver su rostro causa mucho pánico porque sus ojos son rojos y su cara esquelética, muchos dicen que es un castigo divino por haberle quitado la vida a sus pequeños; otros dicen que es el resultado de toda una eternidad de arrepentimiento y angustia total. Quienes van tarde de la noche camino a casa la pueden ver y oír llorar cerca de los ríos, lagos y lagunas, ella no para de buscar a sus hijos y de vengar la infidelidad de los hombres, se dice que tiene unas largas uñas con las que desgarra a todos los que maltratan niños y le son infiel a sus esposas. Existen muchas versiones para la leyenda de la llorona, pero esta es una de nuestras versiones favoritas ya que trae de todo y es muy pegada a la historia verdadera que alguna vez pasó en el México colonial, y es que esta leyenda a pasado de boca en boca, de generación en generación por nuestros abuelos y finalmente, se ha convertido en una de las historias más famosas de la cultura mexicana, sin duda alguna, habrás escucha hablar de esta historia anteriormente.
  • 7. La quemada En el siglo XVI, vivía en México un español llamado Gonzalo Espinosa de Guevara, llegado a estas tierras con fortuna y con una hija de cerca de 20 años de nombre Beatriz. Enorme fortuna, belleza y virtud le agenciaron a la muchacha, innumerables suplicantes, que nunca lograron su amor. Hasta que llegó don Martín de Seópolli, noble italiano que se enamoró locamente de ella al punto de no permitir el paso de ningún caballero por la calle donde vivía Beatriz. Lo que evidentemente no les pareció justo a los demás pretendientes. Muchas veces se discutió al ritmo de las espadas, saliendo vencedor siempre el italiano. Todas las mañanas se encontraba el cuerpo herido o sin vida del osado que pretendió acercarse a la casa y ella, aunque amaba a Martín, sufría porque se derramaba tanta sangre por su culpa y también por los celos de su amado. Una noche en ausencia de su padre e inspirada por el martirio de Santa Lucía -que entregó lo más preciado de su rostro, sus ojos, al pretendiente que con su insistencia trataba de alejarla de la virtud-, llevó a su recámara un brasero encendido, y mientras lloraba y pedía fuerza a la Santa, hundió su rostro en el fuego, pensando que no podía permitir que don Martín siguiera matando a más inocentes, hasta que cayó sin conocimiento. Un fraile al escuchar su grito de dolor entró a la casa, la auxilió con remedios caseros mientras le preguntaba qué había pasado. Beatriz le explicó y dijo que esperaba que cuando don Martín viera su rostro dejaría de celarla, amarla y de matar a tantos caballeros. La reacción de don Martín al retirar el velo con el que se había cubierto la cara y mirar el hermoso rostro desfigurado fue arrodillarse y declarar su amor. Pidió su mano a Don Gonzalo y días más tarde se casó. Ella entró a la iglesia con la cara cubierta por un tupido velo blanco y después, las pocas veces que salía, siempre lo hizo con el rostro tapado. Nadie volvió a ver el hermoso rostro de Beatriz, que Don Martín, calmado en su amor propio, guardó en el pensamiento. Cerbero (Mito griego) Cerbero era un perro monstruoso encargado de guardar las puertas del Averno (ver Hades). Parece que había sido concebido por los monstruos Tifón y Equidna, y se creía que era hermano de la Hidra y de la Quimera, criaturas tan terroríficas como él (ver Heracles y Belerofonte). Cerbero tenía tres cabezas, si bien según algunas fuentes podría tener muchas más. Su cola era una serpiente y sobre su lomo se extendía una crin hecha con cabezas de serpiente. Su aliento y su saliva eran muy peligrosos y, al igual que Medusa, su mirada podía convertir a cualquiera en piedra.
  • 8. Hades, el dios del mundo de los muertos, tenía a este perro para evitar que las almas huyesen de su reino. Cerbero también evitaba que entrasen los vivos. Uno de los Doce Trabajos de Heracles fue llevarse al perro de las puertas del Averno. Hades tuvo que aceptar, pero puso como condición que el héroe no utilizase ningún arma, para lo cual uso sus propias manos y se lo llevó a su patrón Euristeo, tras lo cual lo devolvió a su lugar entre los muertos. El universo según los nahuas (Mito nahua) Para los nahuas de Chicontepec, Veracruz, piensan el universo, conocido por el nombre de Semanahuactli, el Contenedor, está formado por tres planos: el Cielo, Ilhuicactli; la Tierra, Tlaltepectli; y el Inframundo, Mictlah o Tlazcuitla. Estos planos se encuentran orientados hacia los cuatro puntos cardinales. El Cielo y la Tierra están rodeados por los tlalcueitin, “faldas de la tierra”, que evitan que las aguas del mar se desborden. La Tierra, que es plana y cuadrada, se encuentra sostenida por los tlaketzalmeh, parados en el carapacho de cuatro tortugas. En la Tierra viven Tlaltenana, la MadreTierra y Tlaltetata, el Padre Tierra. La Tlaltepactli equilibra al Cielo, al Inframundo, al hombre, y a las divinidades. Por lo tanto, el hombre, que vive en ella, tiene a su cargo dicho equilibrio, el cual puede romperse cuando su conducta es mala; o bien, cuando maltrata a la superficie de su hogar: la Tlalixoantzi, la Cara de la Tierra. En la Tierra habitan seres malvados junto a algunos dioses. Por ejemplo, están los chanehketl que adoran vivir en el agua y en los cerros, y gustan de hacer maldades. Junto a ellos conviven los bondadosos guardianes o tlamocuitlahuianeh: en el cerro vive Tepetlácatl; en las milpas, Tecohmilli. El cuerpo de la Tierra está representado por cuarzos que simbolizan su masa encefálica; la sustancia de la tierra es la carne; el corazón, el fuego; la cabeza, los cerros; las rocas representan los huesos; y el agua la sangre. El Cielo se encuentra arriba de la Tierra sostenido por columnas; tiene la forma de una gran bóveda. Debajo del Inframundo está el Tzopilotlacualco, “comida de zopilotes”, el Lugar de la Podredumbre. El Cielo y el Inframundo se subdividen en diversas capas, cuyo nombre se refiere a los fenómenos de la naturaleza y a los dioses. Al Cielo le corresponden siete capas: Ehecapa, Lugar de los Vientos, que comprende al ihiyotl, el aire, y a los tlasolhecameh, vientos malos; Ahuechtla, que contiene a ahuechtli, el rocío; Mixtla, donde están mixtli, la nube, y tecihuitl, el granizo; Citlalpa es la capa de las estrellas, citlalimeh, llamada Citlalcueitl, Falda de Estrellas; Tequihuahtla, Lugar de Autoridades, sitio de los dioses superiores, los tlamocuitlahuianeh; Teopanco, es el lugar donde se ubican los santos católicos, totiotzitzih, y los dioses nahuas, a saber: Tlacatécotl, Meetztli, Tonatih, Macuilxóchitl, Chicomexóchitl y Ompacatotiotzih. La séptima capa, conformada por una barrera denominada Nepancailhuicac, Límite del Cielo, es dura y oscura, llena de los
  • 9. desperdicios de los dioses. En la parte de arriba de la barrera viven los hitzitzilmeh, los colibríes encargados de alegrar al Sol cuando es mediodía. El Inframundo comprende cinco capas: Tlaquetzaltla, Lugar de Horcones, donde se encuentran los cargadores tlalmamameh; Cipacttla, donde está el Monstruo de la Tierra y donde se apoyan los cargadores; Tlalhuitzoctla, morada de unos horribles gusanos, los tlalhuitzocmeh: Tzitzimitlai, habitada por fantasmas y otros seres horrorosos; Mihcapantli es la última capa, ahí residen Mikistli, Señor de los Muertos, y Tlacatecólotl Tlahuelicoc el Hombre Búho Enfurecido. La creación según Hesíodo (Mito clásico) Según Hesíodo en un principio sólo existía el CAOS. Después emergió GEA (la tierra) surgida de TÁRTARO, tenebroso de las profundidades y EROS (El amor) elemento primordial que no hay que confundir con Eros o Cupido, hijo de Afrodita. Del Caos por la acción de Eros surgieron EREBOS (las tinieblas), cuyos dominios se extendían por debajo de Gea, y NYX (la oscuridad o la noche). Erebos y Nyx originaron a Eter y Hemera (el día) que personificaron respectivamente la luz celeste y terrestre. Con la luz, Gea cobró personalidad y comenzó a engendrar por si sola. Es así como surgió URANO (El Cielo Estrellado). También produjo las altas montañas. Urano contempló a su madre desde las elevadas cumbres y derramó una lluvia fértil sobre ella, naciendo así las hierbas, las flores y los árboles con los animales que formaron como un cortejo para cada planta. La lluvia sobrante hizo que corrieran los ríos y al llenar de agua los bajos se originaron los lagos y los mares, todos ellos deificados con el nombre de Titanes: Océano – Ceo – Crío – Hiperión – Cronos; Y Las Titánidas: Temis – Rea – Tetis – Tea – Mnemosine – Febe; de ellos descendieron los demás dioses y hombres. Además Urano y Gea crearon otros hijos de horrible aspecto: los tres Cíclopes primitivos: Arges – Astéropes – Brontes, quienes tenían un sólo ojo redondo, eran inmortales y representaban respectívamente el rayo, el relámpago y el trueno. Finalmente engendraron a los Hecatónquiros o Centimanos, tres hermanos con cincuenta cabezas y brazos cada uno que se llamaron: Coto – Briadero – Giges. Por su parte la noche engendró a Tánatos (La muerte), a Hipno (El sueño) y a otras divinidades como las Hespérides (Celosas guardianas del atardecer cuando las tinieblas empiezan a ganar la batalla de la luz diurna, fenómenos que se repite cada día), las Moiras (Defensoras del orden cósmico, representadas con hilanderas que rigen con sus hilos los destinos de la vida) y Némises (Ls justicia divina, perseguidora de lo desmesurados y protectora del equilibrio)
  • 10. Camazotz, el dios Murciélago. (Mito maya) Camazotz, Servidor de la Muerte, dios murciélago de la mitología maya fue el maestro de los misterios de la vida y de la muerte. Simbolizaba la noche, la muerte y el sacrificio. Los mayas representaban a Zotz, Camazotz, como un ser humano con cabeza y alas de murciélago..Se trataba de un dios del mal que trasmitía la enfermedad de la rabia. Se encuentran imágenes de este animal sagrado en jeroglíficos y cerámica de hace más de 2,000 años. Se le honraba por medio de sacrificios de animales y ofrendas de tamales y flores En los códices mayas aparece con un cuchillo de sacrificios en las manos, sosteniendo con la otra a quien va a asesinar. En la escritura maya aparece asociado con el signo de la inmolación, por lo cual se le suele relacionar con el sacrificio humano y con las ofrendas de sangre. En el Popol Vuh, las antiguas historias del quiché, el murciélago fue una especie de ángel que descendió del Cielo a fin de decapitar a los seres humanos de madera de la segunda creación de los dioses Tepeu y Kukulkan, por ser imperfectos y no tener sentimientos. En el mismo Popol Vuh se nos relata que Ixbalanqué y Hunahpú, los dioses gemelos, fueron hijos de Hun-Hunahpú, dios de la fertilidad y del juego de pelota, y la bella Ixquic, hija de Kuchumakik, unos de los Señores de Xibalbá. Un día, Hun- Hunahhpú y su gemelo Vucub-Hunahpú se pusieron a jugar en el juego de pelota, como hicieron mucho ruido, los dioses de Xibalbá se enojaron y Hun Camé y Vucub Camé, los principales señores del Inframundo, los retaron a jugar en sus lares. Del sagrado juego los vencedores fueron los de Xibalbá. Ixbalanqué y Hunahpú tomaron la revancha, y se dirigieron al Inframundo equipados solamente con cerbatanas. Después de pasar con éxito muchas pruebas y maldades de que son objeto por parte de los dioses del más allá, y gracias a los consejos y la ayuda de Camazotz, llegan a pasar la noche en la Casa de los Murciélagos, Zotzilaha, “donde los murciélagos chillaban, gritaban y revoloteaban”, habitada por Zotzilaha Chimalman, el dios murciélago. Este escalofriante lugar, era una espantosa caverna se situaba en lo que actualmente es Alta Verapaz, cerca de Cobán en la República de Guatemala. Es en esta caverna donde Hunahpú pierde la vida al ser decapitado por uno de los chilladores murciélagos comandados por Zotzilaha. Y su cabeza sirvió de pelota en el último partido. Sin embargo, Ixbalanqué con la ayuda de un conejo recupera la cabeza y se la coloca de nueva cuenta a su gemelo.
  • 11. Los mayas y la tortuga (Mito maya) Cuentan los antiguos mayas en un hermoso mito, que cuando el Sol y la Luna huyeron de la destrucción del mundo se cobijaron bajo el caparazón de una tortuga, lo que permitió a la Luna efectuar su habitual recorrido, pues con ello evitó morir destruida por el cataclismo. Muchos de los códices mayas representan al dios Sol llevando a cuestas el caparazón de una tortuga. A más, la tortuga es la insignia de los cuatro bacaboob que sostienen el Cielo, y se encuentran situados en los cuatro puntos cardinales, ya que los mayas concebían al planeta Tierra como una gran tortuga, cuyo caparazón simbolizaba su redondez. Pawahtún, el Cargador del Cosmos, uno y cuatro a la vez, se representa con los brazos en alto, el rostro arrugado, la boca desdentada, y el cabello cubierto con una red. Carga un caparazón de tortuga en la espalda, y su glifo se representa por medio del caparachón. Pawahtún mora en el Cielo, la Tierra, y el Inframundo; su tarea es sostener la bóveda celeste y la superficie de la Tierra. La naturaleza del dios es pétrea. A él le correspondía presidir los cinco días nefastos, wayeb’, del calendario solar, a más de ser el patrono de los pintores y los tlacuilos. En la astronomía maya la constelación AC se refiera a la Tortuga; es decir a Orión. En el Diccionario Motul, AC EK, las estrellas que están en el signo de Géminis, forman la figura de una tortuga. Además, se la identifica con el solsticio de verano, porque su lentitud de movimientos representa al tiempo cuando parece que el Sol no se moviese; el mes Kayab, tiempo del solsticio, está representado por la cara de una tortuga. Por otra parte, según el cronista Diego de Landa, la letra A es un glifo que representa a una tortuga. El Minotauro (Mito griego) Minos era hijo de Zeus y de Europa. Se convirtió en rey de Creta con ayuda de Poseidón, dios de los mares y éste le envió un espléndido toro para que lo sacrificara en su honor. Pero Minos sacrificó un animal menos impresionante, con lo que despertó la ira del dios. Para vengarse, Poseidón indujo a Pasifae, esposa de Minos, a enamorarse del animal. Para satisfacer su pasión, Pasifae pidió ayuda a Dédalo, un ingeniero ateniense alojado en la corte de Minos, quien construyó una vaca de madera hueca, de forma que Pasifae pudiera esconderse en su interior. Así consiguió aparearse con el toro y de esta unión antinatural nació el Minotauro, un ser monstruoso mitad hombre, mitad toro. La ira de Poseidón no tenía límites y continuó
  • 12. haciendo que el Minotauro se alimentara sólo de carne humana y conforme crecía era más y más salvaje.Minos ordenó a Dédalo que construyese un laberinto para alojar en él al monstruo, dejando prisioneros al constructor y a su hijo Ícaro ( Dedalo e Icaro>) Por aquel entonces, uno de los hijos de Minos, Androgeo se encontraba en Atenas participando en una competición olímpica de la que resultó ganador. Los atenienses le asesinaron y por ello el rey de Creta les declaró la guerra. Al mando de los atenienses se encontraba el rey Egeo. Minos atacó el territorio y, con la ayuda de la peste que asoló Atenas, salió vencedor. La victoria de Minos impuso varias condiciones y, se dice que, el oráculo de Delfos fue quien aconsejó a los atenienses a ofrecer un tributo a Creta. Una de las condiciones era entregar a siete jóvenes y siete doncellas como sacrificio al Minotauro. Existen dos versiones, en una el tributo era enviado anualmente y en otra alude a que la entrega se efectuaba cada nueve años. Fuese como fuese, los catorce jóvenes eran abandonados a su suerte dentro del laberinto donde acababan devorados por el monstruo. Años después, Teseo, hijo de Egeo (en otras fuentes de Poseidón), se dispuso a matar al Minotauro y así liberar su patria del impuesto. Egeo le dijo que si volvía con vida, cambiara las velas negras con que los barcos retornaban de la isla por otras para darle la noticia de su victoria. Al llegar a Creta, los jóvenes fueron presentados a Minos y Teseo conoció entonces a Ariadna, una de las hijas del rey. Ariadna se enamoró de él y le rogó que se abstuviera de luchar contra el Minotauro pero Teseo la convenció de que él podría vencerle con su ayuda. Ariadna ideó un plan; le entregó una punta de hilo muy largo advirtiéndole que no lo soltara en ningún momento, para poder seguirlo de vuelta (hay versiones que apuntan a que también le dio una espada, mientras otras dicen que la espada la llevaba Teseo) El héroe y los demás jóvenes entraron en el laberinto y horas después se encontraron con el Minotauro. Teseó luchó contra él y lo derrotó. Para salir del laberinto, siguió de vuelta el hilo de Ariadna y guió a los demás. Cuenta la leyenda que Ariadna y él partieron hacia Atenas, pero Teseo la abandonó a su suerte en la isla de Naxos. Cuando el barco llegaba a Atenas, Teseo no recordó la promesa hecha a su padre de cambiar las velas, por lo que éste, creyendo muerto a su hijo se arrojó al mar, dándole su nombre a partir de ese momento. La Epopeya de Jangur Se convirtió en un huérfano al cumplir dos años de edad, comenzó a luchar cuando tenía 3 años, al llegar siete años, se había sido un héroe conocido. Esto es la historia de la epopeya Jangar. Jangar fue escrito entre el siglo XV y la primera mitad del siglo XVII en la región “Weilate” de Mongolia. “Weilate”, tribu en la antigüedad de Mongolia, quiere decir " la
  • 13. tribu del bosque ". Los miembros de dicha tribu moraron principalmente en el Monte Altair, noroeste de Xinjiang de China. El héroe de la historia se llama Jangur, cuyos padres fueron matados por el invasor, Manggusi, cuando él tenía dos años. Para vengar para sus padres, Jangur salió de la tribu y inició luchar a la edad de tres años. Cuando tenía siete años, Jangur había establecido su fama y fue elegido el “kan”, o sea, jefe, por ciudadanos de la región Baomuba. A pesar de su pérdida en la guerra, Manggusi todavía intentaba invadir Baomuba. Conduciendo a 35 generales y 8,000 guerreros, Jangur derrotó a Manggusi y salvagurdió Baomuba. Finalmente, con sus grandes talentos, estableció Jangur una Utopía donde la gente podía quedarse tan jóven como 25 años y el invierno y el verano nunca vendían pero la primavera y el otoño siempre se quedaban con ellos. Como una epopeya heroica, “Jangur” obtuvo el gran logro en el retrato. Toman al héroe Jangur como un ejemplo. La epopeya narra su niñez amarga y las experiencias de batallas encarnizadas repetidamente, describiéndolo como un héroe simpático, valiente y talentoso que fue respetado por los seguidores. Hongguer es otro gran héroe en la epopeya. Al mensionar a este personaje, la epopeya dice que Hongguer posee "las 99 ventajas de Mongoles ". En materia de la descripción de paisaje, la epopeya muestra no sólo el magnífico Monte Altair, sino también la vida en la Tribu Weilate con sabores fuertes étnicos, que refleja las características únicas y la estética de los mongoles. “Jangur” contiene varias lenguas orales de Weilate, apoyadas por las canciones tradicionales, los himnos, y los proverbios. Ocupando en el auge de la literatura antigua mongol, la epopeya “Jangur” demuestra enormes influencias sobre la literatura en los siglos siguientes. Hoy en día, “Jangur” es uno de los artículos culturales más importantes listados dentro la protección estatal en China. Ulises Ulises y sus hombres fueron capturados en su paso de vuelta a Ítaca por el reino de Meginequio, un rey déspota y mezquino que valoraba en gran medida la inteligencia de sus rivales e ideó una manera de desafiar a Ulises: - Mañana os pondré en fila, de tal manera que cada uno solo pueda ver a los que tiene delante de él. Colocaré sobre cada una de vuestras cabezas un pileus blanco (sombrero griego de esa época) o un pileus negro. Preguntaré el color de su pileus a cada uno por turno, comenzando por el último de la fila (el que ve a todos los demás) y de tal forma que todos puedan escuchar su respuesta. A los que acierten, los dejaré libres, y los que no, morirán en el acto. Ulises preguntó:
  • 14. -¿Cuántos pileus habrá de cada color? -Solo necesitas saber que no serán todos iguales.-Contestó Meginequio.-Y nada más te diré. Dicho esto, dejó a Ulises y a sus hombres solos en su encierro. Esa noche, gran desconcierto y temor se adueño de sus almas, pero Ulises pensó un plan que garantizaba la salvación de todos ellos, salvo de uno: el último de la fila. Por suerte, aquella mañana, Colisius, colocado en último lugar, se salvó por obra y gracia del azar, que no de la lógica. Mahabarata En las orillas del Ganges Al rey siempre le había gustado la caza; era su pasión. Y fue así como un día, mientras cazaba a orillas del Ganges, se encontró con ella. Fue como una visión. Allí estaba, de pie. Su piel brillaba como el oro, sus ojos eran grandes y lustrosos. Con los dedos peinaba sus largos cabellos que le caían sobre el cuerpo como Rahú tratando de cubrir la luna. El rey quedó como paralizado, contemplándola absorto. Le parecía una ninfa que hubiera descendido de los cielos a la tierra para deleite de sus ojos. Se le acercó, y ella, al escuchar el ruido giró y lo miró, y un destello hechizante iluminó su cara. En sus labios se dibujó una tenue sonrisa mientras jugaba dibujando formas en la tierra con la punta de su pie. Un momento después volvió a levantar la mirada posando su vista en él, y el rey advirtió que a ella le gustaba su compañía. Se acercó. Tomó vacilante su mano entre las suyas, y le dijo: -Eres muy hermosa. Quiero que seas mía. Soy Santanu el rey de Hastinapura. Me he enamorado de ti y sin ti ya no podría vivir. Ella le sonrió y dijo: - Desde el momento en que te vi supe que iba a ser tuya. Seré tu reina, pero con una condición: jamás te opondrás a lo que yo quiera hacer, sea lo que fuera y cuando fuese. En el momento en que no cumplas esto me iré de tu lado y no regresaré jamás. -Que así sea --dijo el monarca enamorado, y la llevó a la ciudad. Fue para él la esposa ideal: una compañera en todas las ocasiones. Le complacía inmensamente su encanto, su belleza, sus dulces palabras y sus muchas virtudes. Perdía conciencia del tiempo cuando estaba con ella. Su nombre era Ganga. Pasaron los días y los meses, y en el transcurso del tiempo Ganga concibió un hijo del rey, el cual se alegró en gran manera, pues al fin había nacido un hijo heredero que iba a asegurarle la descendencia de la casta de los pauravas, ocupando en su día el trono. Se dirigió a toda prisa a los aposentos de la reina. Pero se le informó de que ella ya no estaba. Le dijeron que había salido corriendo en dirección a las orillas del Ganges con el niño recién nacido en sus brazos. El corrió hacia la orilla del río, y
  • 15. allí ante sus ojos horrorizados vio lo que jamás podría borrar de su memoria: Ganga, su amada Ganga, arrojaba el niño recién nacido al río y en su rostro había una expresión que no pudo olvidar durante varios días, torturándolo de continuo. Ella sin embargo ofrecía el aspecto de haberse librado de una pesada carga. El sentía deseos de preguntarle por qué, pero no podía hacerlo, pues se acordaba de lo que le había prometido en el momento de aceptarla como esposa. Esta misma escena volvió a repetirse un año más tarde. Y al siguiente año volvió a suceder lo mismo. Y así sucesivamente fue arrojando al río los siete primeros hijos del rey. El rey, sin embargo, permanecía en silencio. El amor, dicen, es ciego, pero no es exactamente así: el amor es un ojo extra con el que se ve tan sólo lo que hay de bueno en el ser ama-do, permaneciendo ciego a todas sus faltas. Para el rey, Ganga era toda su vida. Pero igualmente poderoso era su deseo de tener un heredero. El rey ya no encontraba un momento de paz; y así pasó un año, hasta que el octavo hijo vino al mundo. La batalla de termopilas. Los hombres podrán cansarse de comer, de beber e incluso de hacer el amor; pero no de hacer la guerra Aquella famosa batalla se ha convertido con el paso del tiempo en casi una leyenda; en el valor y el coraje por defender su libertad ante una fuerza invasora muy superior en números. 300, el número de espartanos que al frente de un grupo de otros 5.000 griegos llegados de otras ciudades, hubieron de enfrentarse a un ejército de más de 250.000 persas, comandados por Jerjes I, el dios de dioses, como era conocido entre su pueblo. Parecía una misión imposible, pero los espartanos eran famosos por su habilidad técnica y su valor en el combate. Leónidas, su rey, planteó la batalla en el mejor lugar posible: el paso de las Termópilas, un angosto desfiladero que separa al Sur del Norte de Grecia. Corría el año 480 a.C. 11 de Agosto. Jerjes I pretendía expandir su imperio, invadiendo Grecia, por aquel entonces dividida en numerosas polis. Sus arqueros eran temibles, y de ellos, Heródoto decía que "sus flechas cubrían el Sol". La victoria parecía fácil, pero tras cuatro días de asedio, los 300 espartanos no se retiraban. Apostados en el paso no retrocedían, y frente a ellos, los soldados persas caían a centenares. Las bajas griegas eran mínimas. Desesperado e impaciente, Jerjes I acudió a sus "10.000 inmortales", soldados de élites conocidos así porque cada vez que caía uno, otro se incorporaba al grupo, de modo que siempre había ese número de soldados. Aún así, la batalla permaneció inalterable, y Leónidas y sus espartanos seguía aguantando el envite. Hubo de ser un griego, Efialtes, el que traicionara a su pueblo, mostrando a Jerjes I un paso alternativo que sirvió para rodear a las tropas griegas. Atacado por dos
  • 16. frentes, Leónidas se dio cuenta de su derrota. Allí, en el paso de las Termópilas sólo los 300 espartanos quedaron al frente, mientras el resto de los griegos provenientes de otars ciudades se marcharon. El rey Leónidas, recordando al Oráculo al cual había consultado antes de la batalla, ofreció la posiblidad de marcharse por mar hasta Atenas o bien morir con ellos, pues le habían predicho que o bien Esparta sería devastada por los Bárbaros o bien su rey moriría. Entregando su vida en el frente para evitar la devastación de su ciudad, Leónidas escribió: Mirad, habitantes de la extensa Esparta, o bien vuestra poderosa y eximia ciudad es arrasada por los descendientes de Perseo, o no lo es; Pero, en ese caso, la tierra de Lacedemón llorará la muerte de un rey de la estirpe de Heracles. Pues al invasor no lo detendrá la fuerza de los toros o de los leones, ya que posee la fuerza de Zeus. Proclamo, en fin, que no se detendrá hasta haber devorado a una u otro hasta los huesos. Leónidas y sus 300 espartanos murieron poco después en aquel pequeño desfiladero, pero su muerte sirvió para que Atenas, Micenas y otras ciudades griegas finalmente se unieran y decidieran ir la guerra contra Persia, a la que finalmente detuvieron. Un minotauro Y entonces rascó entre las hierbas secas, entre los guzanos y el polvo negro de la muerta tierra Y encontró en la tumba de hierro la cruz que había perdido en los tiempos Cuando era el Rey Herodes. Soltó la lágrima de piedra (la misma guardada de los muchos siglos), y del corazón de la mierda (allí mismo a un costado de la tumba de hierro) nació una rosa, una azucena, y el viento cachetea,
  • 17. pobre Minotauro aún recuerda el beso de Venus cuando en un pasado fue feliz. Carga ya tu vieja cruz que al final del laberinto está la tumba y la lápida de mármol improntado que a lo lejos pueden verse claro neblinas tercas que no comprenden al Corazón Humano. El espejo del cofre En uno de sus múltiples viajes, un mercader compró a un buhonero un pequeño espejo, un objeto que sus ojos jamás habían contemplado y le pareció algo sumamente extraordinario. A pesar de no conocer cómo debía utilizarse, se lo llevó muy contento para mostrárselo a su mujer. Durante las largas jornadas del viaje de regreso a su hogar, descubrió en ese extraño objeto, la familiar figura de su difunto padre. Asustado por esta extraña presencia, decidió no contarle nada a su esposa y guardar el preciado retrato de su padre en uno de los baúles del desván. Todos los días, desde que regresó de su viaje, subía al desván para contemplar a su padre. Cuando bajaba, siempre se mostraba entristecido y esquivo ante las preguntas de su mujer. Harta de esta situación, subió al desván para descubrir el motivo de la tristeza de su marido. Tras rebuscar en las pertenencias de su esposo, encontró el retrato de una hermosa mujer. Muy enfadada ante el engaño del mercader, le echó en cara que la estaba engañando con otra mujer. Una acusación a la que su marido respondía con que la persona del baúl era su padre. Tales eran los gritos que daban, que un monje se acercó hasta su hogar para medrar en la disputa. El matrimonio le contó el motivo de su discusión y cuando el monje subió al desván, lo único que encontró fue la efigie de un anciano monje zen.
  • 18. Secreto a voces Gretel, la hija del Alcalde, era muy curiosa. Quería saberlo todo, pero no sabía guardar un secreto. -Qué hablabas con el Gobernador? -le preguntó a su padre, después de observar una larga conversación entre los dos hombres. -Estábamos tratando del gran reloj que mañana, a las doce, vamos a colocar en el Ayuntamiento. Pero es un secreto y no debes divulgarlo. Gretel prometió callar, pero a las doce del día siguiente estaba en la plaza con todas sus compañeras de la escuela para ver colocar el reloj en el ayuntamiento. ¡Ay!, el tal reloj no existía. El Alcalde quiso dar una lección a su hija y en verdad que fue dura, pues las niñas del pueblo estuvieron mofándose de ella durante varios años. Eso sí, le sirvió para saber callar a tiempo. El picador de piedra Cuenta la leyenda que un humilde picador de piedra vivía resignado en su pobreza, aunque siempre anhelaba con deseo convertirse en un hombre rico y poderoso. Un buen día expresó en voz alta su deseo y cuál fue su sorpresa cuando vio que éste se había hecho realidad: se había convertido en un rico mercader. Esto le hizo muy feliz hasta el día que conoció a un hombre aún más rico y poderoso que él. Entonces pidió de nuevo ser así y su deseo le fue también concedido. Al poco tiempo se cercioró de que debido a su condición se había creado muchos enemigos y sintió miedo. Cuando vio cómo un feroz samurai resolvía las divergencias con sus enemigos, pensó que el manejo magistral de un arte de combate le garantizaría la paz y la indestructibilidad. Así que quiso convertirse en un respetado samurai y así fue. Sin embargo, aun siendo un temido guerrero, sus enemigos habían aumentado en número y peligrosidad. Un día se sorprendió mirando al sol desde la seguridad de la ventana de su casa y pensó: "él si que es superior, ya que nadie puede hacerle daño y siempre está por encima de todas las cosas. ¡ Quiero ser el sol !". Cuando logró su propósito, tuvo la mala suerte de que una nube se interpuso en su camino entorpeciendo su visión y pensó que la nube era realmente poderosa y así era como realmente le gustaría ser. Así, se convirtió en nube, pero al ver cómo el viento le arrastraba con su fuerza, la desilusión fue insoportable. Entonces decidió que quería ser viento. Cuando fue viento, observó que aunque soplaba con gran
  • 19. fuerza a una roca, ésta no se movía y pensó: ¡ella sí que es realmente fuerte: quiero ser una roca! Al convertirse en roca se sintió invencible porque creía que no existía nada más fuerte que él en todo el universo. Pero cuál fue su sorpresa al ver que apareció un picador de piedra que tallaba la roca y empezaba a darle la forma que quería pese a su contraria voluntad. Esto le hizo reflexionar y le llevó a pensar que, en definitiva, su condición inicial no era tan mala y que deseaba de nuevo volver a ser el picador de piedra que era en un principio. Apolo y los centauros Manos velludas y de largas uñas sucias han roto el sello que protegía el contenido del manuscrito. Antes de que sus bocas, que apestan a vino malo y a blasfemias, violen su significado, me decido a contarles la historia con mis propias palabras. Soy un hombre inocente. Me declaro inocente de todo lo que se me acusa, a excepción de una sola cosa: es cierto que osé una vez vivir a mi manera, según mi credo y mis gustos, y ese fue el principio de mi desgracia, la causa de mis males presentes. Y de este, que es mi único delito, no osaré arrepentirme, pues es el único motivo que me ha proporcionado unas migajas de felicidad. De todo lo demás, me declaro inocente. Serán otros quienes me declaren culpable, otros, quienes me conduzcan al patíbulo. Esos otros seres cuyo aliento apesta, cuyas palabras confunden, cuyo comportamiento avergüenza a los hombres sensibles. Los que no respetan nada. Los que todo lo tergiversan y lo pervierten. Los encontraréis, sin embargo, perturbadoramente disfrazados de hombres de bien, de sabios, de sensibles criaturas, de cultos doctores de iglesia, de eximios oradores de tribunas públicas, los encontraréis bien vestidos, oliendo a perfumes caros, luciendo en selectos comedores sus conocimientos gastronómicos, seduciendo a mujeres hermosas, sí, los encontraréis disfrazados de hombres respetables, cuando no son más que bestias infames, bestias de horroroso aspecto... Serán esos otros impostores quienes me conduzcan al patíbulo en breve. Pero dejad que os explique el porqué de mi martirio antes de que éste acontezca. Permitidme que os explique la diferencia que existe entre nosotros, entre las bestias y yo mismo, entre su infierno y mi cielo. Dejad que os hable de la cólera de los justos. Me llamo Juan Apocado y tengo treinta y dos años. Pretendo despertar una pizca de simpatía en ustedes desde el principio confesándoles que soy un hombre que huele extraordinariamente mal. Padezco una extraña enfermedad epidérmica que toma su nombre del pintor James Ensor, quien, al parecer, también la sufrió. Pues bien, el mal de Ensor en un raro proceso degenerativo de las células epidérmicas que conlleva como efecto secundario un difícilmente tolerable mal olor de la piel. Mi enfermedad no tiene cura, al no haber sido aún lo suficientemente investigada en los laboratorios científicos de los países avanzados. Al parecer, la organización no gubernamental que se ocupa de recaudar
  • 20. fondos para la causa investigadora no ha dado todavía con la campaña de marketing adecuada para dar a conocer esta curiosa enfermedad al gran público. O, quizá, la razón de que no se haya descubierto aún una cura para el mal de Ensor es debida a que el mal de Ensor no mata. Aunque nací con dicho estigma, la enfermedad sin cura, el mal olor permanente, jamás he podido acostumbrarme a ellos. Jamás. El mal olor corporal, efecto secundario de esta extraña enfermedad epidérmica, ha sido la obsesión que ha amenazado con destruir mi vida en sucesivas ocasiones, de niño y de adulto. El mal olor corporal ha sido indirectamente la causa de mi otra obsesión lacerante: la de ser un hombre absolutamente normal, la de amar el anonimato y tratar de pasar desapercibido por doquiera que voy. Como comprenderán, precisamente la causa de esta otra obsesión ha actuado siempre como la razón por la que mi sueño jamás se ha cumplido. ¿Cómo pasar desapercibido, como ser un hombre normal, cuando uno exuda un olor tan desagradable? Y porque soy un hombre al que una peculiar enfermedad crónica ha convertido en un ser frágil e inseguro, las bestias se carcajean sin fin. Contemplo con horror sus bocas abiertas, los dientes amarillentos y el hilillo de saliva que se desliza barba abajo, su aliento apesta a vino malo, pero, todavía, la podredumbre de su aliento es una podredumbre venial si comparada con el olor de mi piel después de doce horas sin una ducha. Las bestias se carcajean de mi fragilidad, que es mi enfermedad dermatológica, en todas partes: en el lugar al que acudo diariamente a trabajar, en el supermercado, en los bares que frecuento para beber demasiado, solo o acompañado de mi esposa, en el banco al que acudo a realizar alguna transacción ocasional, en la biblioteca en la que una vez cada quince días tomo prestados un par de libros de autores desconocidos, cuanto más desconocido el autor, mayor la dicha del descubrimiento. Y la única manera por medio de la cual he ignorado las carcajadas de las bestias hasta ahora es el ensimismamiento. A un recóndito rincón de mi ser las bestias tienen vedado el acceso. Es a ese paraje interior al que he acudido a serenarme o a lamer las heridas abiertas tras tantas jornadas de carcajadas. El Juan que se sienta en el banco de madera que encara ese magnífico paraje interno es un Juan sin rostro, sin cuerpo, un Juan ingrávido e inodoro que ama la música de Chopin y de Satie, que devora obras narrativas de autores desconocidos, que degusta los tesoros pictóricos de Constable y de Matisse, que aspira a componer piezas musicales al piano. Es un Juan solo, purificado en su soledad, es un Juan que, cual Prometeo sobre la roca, se renueva cada día de sus miserables heridas, infligidas como un castigo injusto por un dios cruel, inaprensible y arbitrario.
  • 21. ¡Salve Terra Incognita! Roto el sello, las bestias iniciarán tu conquista en breve. Pero antes de que eso suceda, serás patria de otros, de otros como yo; no, no de otros como yo, sino de otros que hayan sabido defenderte y cuidarte mejor que yo. APOLO La acción transcurre en un país oprimido y tenaz J.L. Borges, Tema del traidor y del héroe I La infancia nunca es una etapa feliz en esta singladura hacia lo desconocido que es la vida de cada cual. Es una etapa plagada de descubrimientos infelices que nos hacen dudar y sufrir. Alguien la ha denominado en algún famoso libro ‘la primavera del desencanto’ y tiene toda la razón. Y creo que lo único que nos ayuda a trascender el desencanto de la infancia es la firme esperanza en un futuro mejor, la marmórea convicción de que, de adultos, todo será más fácil y se verá más claramente. La infancia es una fé ciega en el poder de la edad adulta para adueñarse de las claves de la felicidad, y así vamos creciendo, convencidos de que algo mejor nos aguarda en ese futuro nebuloso que nos parece tan remoto en el tiempo. Por contra, en mi caso y, debido una vez más al mal de Ensor, enfermedad cuya condición crónica me fue revelada a los siete años de edad, nunca ha existido una fé ciega en que el futuro, la edad adulta, traería en su cesta de frutas de la estación las tan temidas y deseadas claves de la felicidad. Porque sé desde los siete años de edad que el mal de Ensor es incurable, también supe que el futuro no sería mejor que el pasado de aquel niño de ojeras marcadas y mirada triste, de hombros caídos y sonrisa desmayada que la memoria guarda con persistencia de amante burlada: el hombre olería tan mal como el niño. Fui un muchacho aplicado en los estudios: excelentes notas en matemáticas y ciencias, pero el cual prefería dedicar sus ratos libres a la lectura de poemas de autores inadecuados a su edad, Verlaine, Cernuda, Cavafis..., esas mariconadas, en palabras del profesor que impartió clases de literatura en mi primer año de escuela secundaria. El mal de Ensor me convirtió en una criatura desconfiada y solitaria, temerosa de caricias y proximidades ajenas, y esa criatura soy todavía yo. Los complejos aumentaron con la edad, como mi rabia al saberme víctima injusta de una enfermedad asquerosa que tomaba proporciones de castigo bíblico en mi cabecita adolescente, como mi obsesión por actuar como un hombre normal, por ser uno del montón. Junto con la esperanza en un futuro mejor, renuncié a la belleza cuando tenía siete años y supe que mi mal era incurable, y no volví a atentar su conquista hasta hace unos pocos meses, cumplidos los treinta y dos. Las bestias llegarán en breve a castigar tal osadía. .
  • 22. Noche Del Amor Insomne (Federico García Lorca) Noche arriba los dos con luna llena, yo me puse a llorar y tú reías. Tu desdén era un dios, las quejas mías momentos y palomas en cadena. Noche abajo los dos. Cristal de pena, llorabas tú por hondas lejanías. Mi dolor era un grupo de agonías sobre tu débil corazón de arena. La aurora nos unió sobre la cama, las bocas puestas sobre el chorro helado de una sangre sin fin que se derrama. Y el sol entró por el balcón cerrado y el coral de la vida abrió su rama sobre mi corazón amortajado. "Amanecer" (O.Araiza) Despertaré tu cuerpo... tu espíritu igual con sensuales gritos y eróticas frases con voces lascivas repletas de halagos pintaré completo tu pálido rostro con frescos colores de besos sensuales y sombras inciertas de luces maduras. Destruiré mi odio extirpando mi hiel bañaré en sudores tu cuerpo y el mío mientras nuestras almas rogaran a gritos por sexo copioso... por sexo cumplido tocaré tus senos con manos de miel
  • 23. Las Doce En El Reloj (Jorge Guillén) Dije: ¡Todo ya pleno! Un álamo vibró. Las hojas plateadas sonaron con amor. Los verdes eran grises, el amor era sol. Entonces, mediodía, un pájaro sumió su cantar en el viento con tal adoración que se sintió cantada bajo el viento la flor crecida entre las mieses, más altas. Era yo, centro en aquel instante de tanto alrededor, quien lo veía todo completo para un dios. Dije: Todo, completo. ¡Las doce en el reloj! La primavera besaba... (Antonio Machado) La primavera besaba suavemente la arboleda, y el verde nuevo brotaba como una verde humareda. Las nubes iban pasando sobre el campo juvenil... Yo vi en las hojas temblando las frescas lluvias de abril. Bajo ese almendro florido, todo cargado de flor -recordé-, yo he maldecido mi juventud sin amor. Hoy en mitad de la vida, me he parado a meditar... ¡Juventud nunca vivida, quién te volviera a soñar! Fuego mudo (Mario Benedetti) A veces el silencio convoca algarabías parodias de coraje espejismos de duende tangos a contrapelo desconsoladas rabias pregones de la muerte sed y hambre de vos pero otras veces es solamente silencio soledad como un roble desierto sin oasis nave desarbolada tristeza que gotea alrededor de escombros fuego mudo
  • 24. El sastrecillo Valiente (Obra de teatro) Título: El sastrecillo Valiente Autor: Adaptado del cuento de Los Hermanos Grimm Personajes: Narrador, Sastre, Gigante de la montaña, Cortesanos, Gigante 1, Gigante 2. Escenario: Se recomienda su representación con títeres por la complejidad de personajes y escenarios. Narrador: Lo que cambio la vida de este humilde sastre, no ha sido obra de la casualidad, ni el simple destino, sino de su ingenio que lo llevó por el buen camino. Una mañana se le antojo para el desayuno una tostada con mermelada, después de prepararla, la llevó consigo al taller para disfrutarla, pero esta lucia tan deliciosa, que pronto las moscas comenzaron a rondarla. (El sastre, trata de espantar las moscas sobre su tostada en repetidas ocasiones, pero ellas siempre vuelven) Sastre:¡Eh, quién las invitó a ustedes! Narrador: Pero las moscas, que no entendían su idioma, lejos de hacerle caso, volvían a la carga. Por fin el sastrecito perdió la paciencia, sacó un pedazo de paño y empezó a echar golpes. Al levantar el pañuelo, se dio cuenta que había acabado con todas ellas. Sastre: ¡De lo que soy capaz!, la ciudad entera tendrá que enterarse de esto, ¡Qué digo la ciudad!, ¡El mundo entero! Narrador: Para lograr su cometido, decidió bordar su gran hazaña en un cinturón: SIETE DE UN GOLPE, decía. Y salió a mostrarle al mundo su nueva habilidad, llevando solamente un queso viejo en el bolsillo y un pájaro que le hacía compañía. En su marcha se encontró un gigante. Sastre: ¡Buenos días, camarada! Gigante de la montaña: ¡Quítate de mí vista, miserable criatura! Sastre: ¿Ah, sí? (le enseñó el cinturón) ¡Aquí puedes leer qué clase de hombre soy! Narrador: El gigante vio el emblema “siete de un golpe” en su cinturón y pensó que el sastrecillo había derrotado a siete hombres de una. Por eso le mostró sus respetos, pero no muy seguro de su fortaleza, le retó con una serie de pruebas. (El gigante agarra una piedra y la exprime hasta sacarle unas gotas de agua) Gigante de la montaña: A ver si lo haces, ya que eres tan fuerte! Narrador: El sastre mete la mano en el bolsillo saca el queso y lo aprieta hasta sacarle todo el jugo. Muy impresionado, pero no conforme con esto, el gigante toma una piedra y la arroja muy lejos. Gigante de la montaña: Anda, a ver si haces algo parecido.
  • 25. Sastre: Un buen tiro, aunque la piedra volvió a caer a tierra. Ahora verás. Narrador: Saca al pájaro del bolsillo, lo arroja al aire. El pájaro, encantado con su libertad, alza rápido el vuelo y se pierde de vista. Sastre: ¿Qué te pareció este tiro, camarada? Narrador: El gigante se quedó sin palabras, y propuso nuevos retos. A los cuales el sastre salió victorioso. Finalmente, tuvo que aceptar la valentía de aquel hombrecillo. Gigante de la montaña: Ya que eres tan valiente, ven conmigo a nuestra casa y pasa la noche con nosotros. Narrador: El sastrecito aceptó la invitación y lo siguió. Cuando llegaron a la caverna, encontraron a varios gigantes sentados junto al fuego, comiendo. Le enseñaron una cama para dormir, sin embargo, era demasiado grande para él, así que, en vez de acomodarse en ella, se acurrucó en un rincón. A medianoche, el gigante se levantó y, descargó un formidable golpe sobre la cama. Luego volvió a acostarse, pensando que había acabado para siempre a tan impertinente sastrecillo. A la madrugada, los gigantes, se disponían a marcharse al bosque cuando, de pronto, vieron al hombrecillo contento saltando en la cueva, aquello fue más de lo que podían soportar, y pensando que iba a matarlos a todos, salieron corriendo, cada uno por su lado. Y el sastre prosiguió su camino. Tras mucho andar, llegó al jardín de un palacio real, y como se sentía muy cansado, se echó a dormir sobre la hierba. Mientras estaba así durmiendo, se le acercaron varios cortesanos, lo examinaron par todas partes y leyeron la inscripción: SIETE DE UN GOLPE. Cortesanos: ¡Ah!. ¿Qué hace aquí tan terrible hombre de guerra, ahora que estamos en paz? Sin duda, será algún poderoso caballero. Narrador: Y corrieron a dar la noticia al rey, diciendo que sería un hombre extremadamente valioso en la guerra contra los gigantes. Así cuando el sastre despertó se encontró con la noticia de que obtendría la mitad del condado y la mano de la princesa, si los libraba de los gigantes. Sastre: Justamente he venido con ese propósito. Estoy dispuesto a servir al rey. Acabaré muy pronto con los dos gigantes. Narrador: Así, pues, el sastrecito se puso en camino al bosque, seguido por cien jinetes. Sastre: Esperen aquí. Yo solo acabaré con los gigantes. Corrió hasta encontrar a los gigantes que dormían tranquilamente, y aprovechó la ocasión para tirarles piedras, se echaron la culpa mutuamente, y terminaron peleándose entre ellos. Gigante 1: ¿Por qué me pegas? Gigante 2: Estás soñando. Yo no te he pegado. Narrador: Los dos se enfurecieron tanto que arrancaron de cuajo dos árboles enteros y estuvieron aporreándose el uno al otro hasta que los dos cayeron muertos de
  • 26. cansancio. Entonces el sastrecito se posó sobre ellos para que los jinetes pudiesen apreciar que había vencido. Sastre: Se acabaron los gigantes, aunque debo confesar que el trabajo fue duro. Narrador: No contento, el rey le encargó otra misión, deshacerse de un unicornio que vivía en el bosque, y para ello el sastrecillo engaño al animal, el cual envistió contra un árbol y se quedó allí atrapado. Siendo poco para su majestad una tarea más se le fue encomendada, atrapar al dichoso jabalí que destrozaba los cultivos; el sastre consiguió encerrarle en una capilla. Habiendo logrado todas esas hazañas, el rey tuvo ahora que cumplir su promesa y le dio la mano de su hija y la mitad del reino. Se celebró la boda con gran esplendor, y allí fue que se convirtió en todo un rey el sastrecito valiente. (Termina la obra con la boda del sastrecillo y la princesa) Narrador: Con todas sus hazañas dejó más que asombrada a la gente, pues a pesar de su pequeño tamaño y delgada figura había conseguido aplastar a tales fieras, y no fue una labor de fuerza o valentía, el sastre confió ante todo en su potencial, poniendo en práctica su astucia e inteligencia en cada situación.
  • 28. Adivinanzas Dicen que quien lo tiene es muy gracioso, se sacude en la mesa contra lo soso. (El salero) Yo tengo calor y frío y no frío sin calor y sin ser ni mar ni río peces en mí he visto yo. (La sartén) Tiene luna, no es planeta; tiene marco y no es puerta. (El espejo) Tengo dientes y no muerdo, desenredo con cuidado, caminos abro en tu pelo, ya sea liso o rizado. (El peine) Pensando me vuelvo loco, pensando me quedo enano. ¿Qué relación tengo yo con la suegra de la mujer de mi hermano? (Mi madre) Son hijos de tus abuelos, de tus padres hermanos son. Tus hermanos con tus hijos tendrán esa relación. (Los tíos) En un cuarto me arrinconan sin acordarse de mí pero pronto van a buscarme cuando tienen que subir. (La escalera) Tengo dientes afilados, que mucho brillan al sol, y aunque me falta la boca soy un feroz comilón. (El serrucho) Somos doce hermanos y yo el más chiquito; cada cuatro años me crece el rabito. (Febrero) Al dar la vuelta a la esquina tropecé con un convento, las monjas iban de blanco y el sacristán en el centro. (La boca)
  • 29. Refranes A palo dado ni dios lo quita. A quien dios no le dio hijos, al diablo le dio sobrinos. Del agua mansa me libre Dios, que de la brava me guardaré yo Del árbol caído todos quieren hacer leña. Más vale malo por conocido, que bueno por conocer. No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante. El infierno está lleno de buenas intenciones y el cielo de buenas obras El maestro ciruela, que no sabe leer y pone escuela Piensa el ladrón que todos son de su condición Ver la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio Chistes Este es un hombre que entra en una frutería, y pregunta: Hola, aquí tienen manzanas? a lo que le contestan: Muy buenas!, y el hombre dice: Muy buenas! aquí tienen manzanas!? Dos amigos por la calle: -Oye Pepe, pero tu desde cuando llevas pendiente? -Pues desde que me lo encontró mi novia en la mesilla de noche y le dije que era mío. Le dice un cirujano a un paciente: Lo vé, lo vé, no ha querido usted anestesia para amputarle la pierna y ahora no para de chillar!!, y el paciente le dice: No doctor, es el ruidito de la sierra que me da dentera!!
  • 30. Le dice una madre a su hijo: - ¡Me ha dicho un pajarito que te drogas! - ¡La que se droga eres tu que hablas con pajaritos! Un tipo en una discoteca ligando le dice a una chica: -Hola guapa, como te llamas? - Jara! -Oh, que nombre mas bonito! -¿A que ji? Le dice Dios a Noé: -¿Ya tienes el arca preparada? -Claro que si señor Dios! he metido pimentón, orégano, albahaca y nuez moscada... -¡Serás cazurro! ¡Te dije especies! Le dice un amigo a otro: -Tengo un problema! -¿Qué te pasó? -Qué hay una chica que no para de seguirme, y me lanza besos... -¿Quien? -Pili la fea... -¿La orco? -No hombre... eso es demasiado! Un borracho va a Alcohólicos Anónimos y le preguntan: - ”¿Vino solo?”. - No…con hielo por favor. Va un borracho en moto y choca con una señal de tránsito. Entonces llega el policía y le pregunta: - ¿Señor, no vio la flecha?. El borracho responde: - Ni al indio que me la tiró. Regresa un gallego de un viaje a Las Vegas y Pepillo le pregunta cómo le fue. - Bien - contesta Venancio -, hay unas máquinas tragamonedas sensacionales. Le eché una moneda y gané. Le eché otra y volví a ganar. Finalmente tuve que desistir pues ya no sabia qué hacer con tantas cocacolas.
  • 31. Canciones Hermanos de tiempo (Ricardo Arjona) Te agradezco tanto, tanto señor que me hayas dado guitarra en vez de cañon te agradezco tanto, tanto señor que me hayas hecho cantor que me hiciste de amor Esto es un teorema hecho poema la esperanza nos puede salvar levanta esa cara no todo es tan malo esta todavia muy lejos el final Porque mientras el cientifico arma un nuevo proyectil para la destruccion dos jovenes al amor se entregan y fruto de aquello habra una nueva creacion Hermanos, hermanos, hermanos del tiempo este planeta es el hogar de todos en la guerra entre hermanos no hay ganadores es una lista millonaria de perdedores Hermanos, hermanos, hermanos del tiempo este planeta es el hogar de todos las fronteras son dibujos en mapas que aún no puedo entender Un niño al pupitre, otro al asadon un joven por hambre se diploma en ladron no me hablen de guerras ni de insurrecciones mi arma es la guitarra nucelar Porque mientras se produce en serie un nuevo misil un niño en el atril empapa de amor su lectura como diciendo a los viejos "vamos, aprendan de mi" Hermanos, hermanos, hermanos del tiempo este planeta es el hogar de todos en la guerra entre hermanos no hay ganadores es una lista millonaria de perdedores Este planeta es el hogar de todos las fronteras son dibujos en mapas que aún no puedo entender
  • 32. Te agradezco tanto, tanto señor que me hayas dado quitarra en vez de cañon te agradezco tanto, tanto señor que me hayas hecho cantor que me hiciste de amor Ansiedad (J.E. Sarabia Rodríguez) Ansiedad de tenerte en mis brazos, musitando palabras de amor. Ansiedad de tener tus encantos, y en la boca volverte a besar. Ansiedad de tenerte en mis brazos, musitando palabras de amor. Ansiedad de tener tus encantos, y en la boca volverte a besar. Tal vez estén llorando mis pensamientos, mis lágrimas son perlas que caen al mar, y el eco adormecido de este lamento, hace que esté presente en mi soñar. Quizás esté llorando al recordarte, estreche mi retrato con frenesí, y hasta tu oido llegue la melodía salvaje y el eco de la pena de estar sin tí. Ansiedad de tenerte en mis brazos musitando palabras de amor. Ansiedad de tener tus encantos y en la boca volverte a besar.
  • 33. Somos novios (Armando Manzanero) Somos novios, Pues los dos sentimos mutuo amor profundo Y con eso ya ganamos Lo mas grande de este mundo. Nos amamos, nos besamos, Como novios nos deseamos Y hasta a veces sin motivo, Sin razon nos enojamos. Somos novios, Mantenemos un cariño limpio y puro, Como todos, procuramos El momento mas obscuro Para hablarnos, para darnos el mas dulce de los besos, y recordar de que color son los cerezos, Sin hacer mas comentarios Somos novios, solo novios. Siempre novios, somos novios. No puedo evitar pensar en ti (Mikel Erentxun) Ay, hay que ver, que pronto se puede olvidar Hay que ser un tonto para recordar. Pero yo, no puedo evitar pensar en ti Un amor que pasa, otro llegará, Ocupando su lugar, Ay pero yo no puedo evitar pensar en ti. Una noche más, El mismo lugar donde te conocí. No se que hago aquí Algo debe de recordarme a ti. Tu pensabas que lo nuestro no podía acabar, Pero ahora descubres que no es verdad. Pero yo, yo no puedo evitar pensar en ti. Ahhhhy, hay que ver que pronto se puede olvidar, Hay que ser un tonto para recordar, Pero yo no puedo evitar pensar en ti, pensar en ti, ...pensar en ti. Que yo no lo sabía (Elefantes) Que yo no lo sabía, quién me lo iba a decir, que solo con tu sonreír inundarías todo mi ser de alegría. Y yo no lo sabía, que me podía encontrar algo tan dulce como tú. Eres lo más bonito que he visto en mi vida. Y yo no lo sabía, y si me vuelvo loco es al sentir que hay tantas cosas que vivir, y yo sin ti no lo sabia. Por la calle no hago mas que sonreír. Y es que todo el tiempo estoy pensando en ti. ¿que le voy a hacer? Es curioso como hay días en los que todo es magia, todo es arte y ya lo ves, no puedo callar, ni dejar de ser el loco que esta rendido aquí a tus pies. Y yo no lo sabía....
  • 34. Aunque hable la gente solo oigo tu voz. Completamente borracho por tu amor, ¡Que pesado estoy! Pero es que tampoco me quiero callar. Mas bien al contrario, yo quiero gritar que soy muy feliz si estas junto a mi. Te quiero a morir. Estoy loco por ti. Aun te amo (Ricardo Arjona) Donde estes Creo que es justo que te enteres Que estoy bien que sobrevivo Que vivo en la calle Amores Piso 6, cuarto 28 Y que ya no juego al futbol Por mi rodilla Que aun te amo No se si por idiota o por romantico No se si por novato o por nostalgico Aun te amo No se si por iluso o fatalista No se si por cobarde o masoquista Aun te amo No se si por iluso o fatalista No se si por cobarde o masoquista Pero te amo Y no se hacer otra cosa mas que eso! No se si por idiota o por romantico No se si por novato o por nostalgico Aun te amo No se si por iluso o fatalista No se si por cobarde o masoquista Pero te amo Y no se hacer otra cosa más que eso Que a pesar de tus errores y los mios un te amo Aqui, todo sigue igual que antes Yo estoy solo como nunca Por eso escribo la presente Y no pretendo que hagas nada Solo queria asegurarme que supieras Que Manuel Se caso y se fue para España Que fumo mas y duermo menos Que hasta me dejé la barba Y sobre todo que te enteres