Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

RITMO Y ESCRITURA MUSICAL

2.051 visualizaciones

Publicado el

Relación entre Ritmo y la Representación del Ritmo por medio de los signos de la Escritura Musical.

Publicado en: Educación
  • Inicia sesión para ver los comentarios

RITMO Y ESCRITURA MUSICAL

  1. 1. Ritmo y Escritura Musical Vicente Umpiérrez Sánchez
  2. 2. Ritmo y Escritura Musical 1 La Teoría Musical Convencional confunde la representación de un determinado ritmo con el ritmo mismo, y concibe que la representación de un ritmo determina al ritmo, cuando en realidad es al revés. Está el Ritmo y está su representación, la cual se realiza con los signos de la Escritura Musical Convencional; un mismo ritmo tiene múltiples y diversas representaciones, lo que tampoco es tenido en cuenta en la Teoría Musical Convencional. La pregunta es ¿qué representación, de esas múltiples y diversas representaciones, escoger a la hora de escribir un determinado ritmo? La respuesta: aquella que haga más sencilla su lectura. Dado que los músicos, en su amplia mayoría, creen que la representación determina al ritmo, en muchas ocaciones representan los ritmos de la forma más complicada. Veamos un ejemplo sacado de Short Symphony Nº2 (Aaron Copland). Según esta representación,la lectura musical ha de realizarse en relación a la siguiente relación de duración: 2 3 . Relación de duración que se representa así: Es decir tenemos que cantar o tocar en relación a algo irregular, lo que representa una clara complicación; complicación que como ahora veremos se puede evitar completamente. A continuación representamos el ritmo en cuestión en la Escritura Musical Intuitiva, donde empleamos tan sólo dos signos: 1 = Ataque de sonido 0 = Silencio o prolongación de sonido. En este caso la Corchea ( ) representa una duración de una parte. Tenemos un total de 20 partes, número divisible entre 2; podemos, entonces, agrupar estas partes de forma binaria, esto es, de dos en dos. A su vez hemos ordenado estas agrupaciones binarias en 5 + 5 . Manteniendo la Corchea ( ) como la figura que representa la duración de una parte, podemos representar el ritmo en cuestión en dos compases de metro 5/4. ( ]` . ! E . . ! . ! E D . ! . . . . ! . ! E . ! E . [ . . . . . 1 2 1 0 1 0 1 1 0 0 0 1 0 1 1 0 1 1 0 1 0 1 4 ( ]` . .# . ! E D . ! . . . . ! . ! E . ! E ( ] ` . .# . ! E D . ! . ( ]` . ! E . . ! . ! E D . ! . . . . ! . ! E . ! E . [ . . . . . 1 0 1 1 0 0 0 11 0 0 1 1 0 1 1 0 1 0 1 ] ` . .# . ! E D . ! . . . . ! . ! E . ! E . [ . . . . . 1
  3. 3. Ahora tenemos una escritura musical mucho más diáfana y, además, podemos cantar o tocar en relación a la regularidad de un pulso, de un Pulso Binario, en este caso. Este pulso se representa, en este caso, con la Negra ( ). También resulta ahora más sencillo el cambio de metro: cuando se cambia de 5/4 a 3/4, se sigue cantando en relación al mismo Pulso Binario. En la escritura musical propuesta por Aaron Copland tenemos la dificultad ( dificultad innecesaria) de cantar en base a una relación de duración irregular ( 2 3 ). En la escritura musical propuesta por mí tenemos la sencillez de cantar en base a una relación de duración regular ( 2 2). 1 0 ( ] . . . . D E . ! . . . . . E . ! E . ! [ . . . . . 1 0 1 1 0 0 0 1 0 1 1 0 1 1 0 1 0 1 1 1 1 1 1 0 ( ] . . . . D E . ! . . . . . E . ! E . ! [ . . . 2 Copyright © 2015 Vicente Umpiérrez Sánchez

×