SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 6
Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, 
Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. 
Los duendecillos 
Erase una vez, un hermoso bosque con grandes árboles 
unos tan altos que tapaban la luz del sol, otros tan pequeños 
que parecían de juguete. También había un río con agua 
cristalina donde todos los animalitos y criaturitas calmaban su 
sed. Había toda clase de plantas; las había verdes y 
brillantes y de grandes hojas, amarillas y pequeñas, otras 
eran rojas y despedían un aroma delicioso, como a frutillas; 
las había azules con morado otras eran de muchos colores; todo en perfecta armonía. 
En ese bosque habitaba una familia de leñadores, era 
humilde y numerosa. Vivían en una casa modesta, con solo lo 
necesario para vivir. Una mesa grande de madera, que el 
padre había hecho a mano y donde toda la familia se sentaba 
a comer. Las sillas también eran de madera, tenían hermosos 
decorados hechos por las hijas; eran expertas en transformar 
cualquier cosa de madera en la más hermosa pieza de arte. 
Los hijos eran diestros con las hachas y los cuchillos, sabían 
convertir cualquier trozo de madera en el más perfecto utensilio, ya fuera un cofrecito para 
que la madre guardara sus tesoros más preciados o un marco de una puerta fuerte y 
resistente. La madre también sabía trabajar la madera, pero le gustaba más hacer cosas 
pequeñas como cucharillas con inscripciones o peinetas para adornar la cabeza de las 
doncellas. Cada miembro de la familia se especializaba en algo; eran reconocidos por su 
destreza por lo que sus tallas eran muy cotizadas en los pueblos de los alrededores. 
En el bosque también vivían toda clase de criaturas, animales 
grandes como venados y ciervos, otros pequeños como 
conejitos y ratones, medianos como tejones; incluso algunos 
lobos y osos que se paseaban cerca del río; pero las criaturitas 
más especiales que vivían ahí eran unos duendecitos, éstos 
eran pequeños y muy traviesos, extraños a la vista, unos tenían 
grandes sombreros que terminaban en punta y unos zapatos 
largos y delgados; otros tenían largas barbas blancas que 
llegaban hasta el piso y vestían con camisas blancas y chalecos 
y pantalones de colores café y verdes, que hacía juego con los 
colores del bosque aunque otros preferían vestir colores tan 
variados y brillantes como las flores del bosque; y nada los 
hacía más felices que hacerles maldades a la gente que visitaba ese bosque y por supuesto 
ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO 
Materia: producción de textos escritos. 
Docente: María Dolores Ramírez Sánchez 
Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 
5to semestre, educación primaria.
Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, 
Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. 
que la familia de leñeros también eran blanco de sus bromas y travesuras. Dichas 
travesuras consistían en esconderles las herramientas, las cambiaban de lugar o 
simplemente les quitaban el filo por lo que luego se oían los gritos del hijo mayor 
preguntando que quién había tomado su serrucho, el padre gritaba ¡¿quién le quito el filo a 
mi hacha?!, las hijas llorando porque sus gubias estaban en lo alto del mueble que usaban 
para guardar la vajilla; en fin, en verdad que esos duendecitos, a veces, los hacían pasar 
muy malos ratos. 
Un día la familia estaba haciendo sus labores diarias 
y los duendes decidieron ser más arriesgados y 
aventurarse en una de sus típicas travesuras 
mientras la familia estaba ocupada, estaban seguros 
que no los descubrirían: hasta ahora no lo habían 
hecho así que no se cuidaron mucho de no hacer 
ruido. Bajaron del árbol en donde estaban, se 
escurrieron por el borde del pasto, si la familia no 
hubiera estado tan ocupada habrían escuchado sus 
risitas mientras se escabullían hacia el cobertizo 
donde se guardaban las herramientas. Al entrar en el cobertizo, se encontraron con todo tipo 
de herramientas y después de una pequeña deliberación, se decidieron por secuestrar una 
cajita con clavos y un martillo. Los tomaron con mucho cuidado para no hacerse daño y 
comenzaron su huida, llegaron al huequito en la pared por el que habían entrado, sacaron la 
cajita con clavos y en seguida el martillo; estaban a punto de correr hacia el bosque cuando 
sintieron una mirada penetrante que lo paralizo en el acto. Miraron a su alrededor, 
escudriñando todos los rincones y no vieron nada sin embargo, seguían sintiendo que algo o 
alguien los vigilaba. Uno de ellos miro hacia arriba y ¡ahí estaban! Un par de ojitos curiosos 
y muy pendientes de cada movimiento que hacían los duendes. ¡Eran los hijos más 
pequeños que habían visto a los duendes y los habían seguido hasta el cobertizo, habían 
trepado al árbol y justamente ahí los estaban esperando. Dieron un salto ágil y aterrizaron a 
un lado de los duendes. Levantando los puños en señal de amenaza comenzaron a decir: 
¡¡Así que ustedes son los que han estado haciendo maldades con nuestras herramientas!! Y 
entonces les gritaron ¡¡dejen eso, ladrones!!! 
Los duendes dudaron por un segundo, no sabían qué hacer, disculparse y regresar la cajita 
con clavos y el martillo o negar todo diciendo que solo iban a limpiarlos o salir corriendo lo 
más rápido posible. Por supuesto que correr fue lo que decidieron hacer. Soltaron la cajita y 
el martillo y corrieron como si sus vidas dependieran de ello, cosa que en realidad así era. 
ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO 
Materia: producción de textos escritos. 
Docente: María Dolores Ramírez Sánchez 
Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 
5to semestre, educación primaria.
Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, 
Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. 
Corrieron rumbo al sendero que llevaba hacia el bosque: el plan era correr y correr y correr y 
no detenerse hasta llegar a su casa. Ahí podrían recuperarse del susto y reír a carcajadas 
por lo listos que había sido al escapar. Celebrarían con te de frambuesas recién cosechado 
y un rico pan tostado cubierto de las exquisita miel que nadie haya probado jamás. Les 
contarían a los demás duendes como enfrentaron y burlaron a un trío de niños mugrientos y 
¡¡¡serían conocidos como héroes!!! Serían famosos y todo el mundo los alabaría y harían 
fiestas en su honor y los llenarían de regalos. 
Justo eso estaban pensado cuando de repente notaron 
que los niños ya no los seguían, estaban parados a unos 
cuantos pasos -metros para los duendes- sin decir ni 
hacer nada, solo los miraban fijamente como esperando 
algo. Eso alentó a los duendes a detenerse y mirarlos 
valientemente y decir: ¡Ja! No pueden con nosotros, 
somos más listos y rápidos, ¡nunca nos atraparan!. Se 
dieron la media vuelta y comenzaron a correr de nuevo 
-pero ahora un poco más despacio- y justo cuando 
voltearon para asegurarse de que realmente no los seguían desaparecieron. 
Los niños observaron toda la acción y su reacción fue de risas y gritos y alboroto. ¡¡Bravo, 
bravo, bravo!! Gritaba uno; ¡¡¡lo logramos, lo logramos!! Decía otro; ¡¡ahora sí son nuestros, 
los tenemos!! Decía el último. 
Efectivamente, los tenían, en su urgencia por burlarse de los niños, los duendes no notaron 
que el camino era un poquito diferente del resto, así que corrieron directo a una trampa. 
Habían caído en un hoyo que los niños habían hecho antes de perseguir a los duendes. Lo 
que sucedió, es que uno de ellos había visto algo raro que se movía por el pasto, así que 
con mucho cuidado se fue acercando y vio a los duendes, fue en busca de sus hermanos y 
les dijo lo que había visto; ya sabiendo que los duendes harían otra maldad: uno de los 
niños trepo al árbol y vigiló a los duendes mientras los otros dos preparaban la trampa. No 
era la gran cosa, el hoyo era del tamaño de un plato para sopa, pero era lo suficientemente 
grande y profundo para que cupieran los duendes y no pudieran salir. 
Los niños se acercaron con cuidado al borde de la trampa, se tendieron en el suelo y 
observaron a los duendes. Lo pobrecitos temblaban del miedo, se abrazaban y lloraban y 
pedían perdón. Decían que no lo volverían a hacer, que jamás volverían a hacer maldades, 
ninguno de ellos ni ningún otro duende. Juraban ser buenos y hacer buenas obras. 
Prometían que si los dejaban ir, les ayudarían con sus 
labores, los ayudarían a crear las más hermosas 
piezas de madera que el hombre haya visto jamás 
ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO 
Materia: producción de textos escritos. 
Docente: María Dolores Ramírez Sánchez 
Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 
5to semestre, educación primaria.
Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, 
Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. 
-todo el mundo sabe que los duendes, además de ser traviesos, son expertos artesanos 
capaces de crear las más hermosas cosas nunca antes creadas-, serian buenos maestros y 
obedecerían todo lo que les dijeran. 
Los niños se miraron con una gran incredulidad, se levaron y haciendo grupo, se susurraron 
-para que los duendes no los oyeran- que qué les parecía la idea: pues yo digo que si, -dijo 
uno-, podríamos aprender mucho -dijo otro-, pero habría que preguntarle a los demás -dijo el 
tercero-. Se volvieron a agachar y les dijeron a los duendes que tenían que discutirlo con el 
resto de la familia, después de todo, las herramientas eran de todos y todos debían 
participar en el debate. 
Entonces, los niños tomaron a los duendes y con mucho cuidado los colocaron dentro de 
una jaulita que habían hecho con ramas y varitas. Los llevaron con el resto de la familia. 
Entraron en la casa y se reunieron en la mesa. Al principio todos estaban muy enfadados, 
decían que por su culpa no habían podido entregar los trabajos a tiempo, que eso les había 
costado no solo dinero sino también mala reputación. Había gritos y reclamos. Los duendes 
estaban cada vez más asustados. En eso una de las hijas pidió silencio y dijo: debemos 
dejarlos ir, ellos no tienen la culpa, son duendes, y los duendes son traviesos, debemos 
darles otra oportunidad. 
Todos se miraron entre sí y después de discutirlo un poco más, acordaron en dejarlos ir a 
cambio de sus servicios. Los duendes estaban muy agradecidos y prometieron 
solemnemente no volver a hacer travesuras: ¡Palabra de duende! 
Y así fue, los duendes cumplieron su palabra, jamás 
volvieron a hacer travesuras -al menos no a la familia del 
bosque-, les enseñaron técnicas para trabajar la madera 
sólo conocidas por los duendes -no sin antes hacerlos 
prometer que no revelarían jamás esos secretos, promesa 
que cumplieron con gran honor-, y al final se hicieron muy 
buenos amigos, convivieron juntos por muchos años, los 
duendes eran invitados a las celebraciones y fiestas de 
cumpleaños y eran tratados como invitados de honor. Los 
duendes les preparaban ricos tés de frambuesa y el más delicioso pan con miel que hayan 
probado jamás. 
Así pasaron los años y todos vivieron en paz, disfrutando de la compañía de sus amigos los 
duendes y compartiendo sus secretos y aventuras y una que otra travesura por ahí. 
¿Quién? Xitlalli Janet si 
ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO 
Materia: producción de textos escritos. 
Docente: María Dolores Ramírez Sánchez 
Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 
5to semestre, educación primaria.
Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, 
Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. 
¿Para qué? Entretenimiento 
¿A quién? Niños 
Género: literatura infantil 
Final: feliz 
· Correcciones de algunas palabras que empiezan en mayúsculas 
ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO 
Materia: producción de textos escritos. 
Docente: María Dolores Ramírez Sánchez 
Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 
5to semestre, educación primaria.
Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, 
Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. 
¿Para qué? Entretenimiento 
¿A quién? Niños 
Género: literatura infantil 
Final: feliz 
· Correcciones de algunas palabras que empiezan en mayúsculas 
ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO 
Materia: producción de textos escritos. 
Docente: María Dolores Ramírez Sánchez 
Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 
5to semestre, educación primaria.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Experiencia de Vida nº 2
Experiencia de Vida nº 2Experiencia de Vida nº 2
Experiencia de Vida nº 2Lora del Rio
 
1,66 €, cuento de navidad 2.012
1,66 €, cuento de navidad 2.0121,66 €, cuento de navidad 2.012
1,66 €, cuento de navidad 2.012Parroquia El Carmen
 
Año de las estrellas, 26 de julio de 2013
Año de las estrellas, 26 de julio de 2013Año de las estrellas, 26 de julio de 2013
Año de las estrellas, 26 de julio de 2013Jardinera Msf
 
Calendario de valores 2014 2015
Calendario de valores 2014 2015Calendario de valores 2014 2015
Calendario de valores 2014 2015Sergio Fco
 
Un barco cargado de cuentos
Un barco cargado de cuentosUn barco cargado de cuentos
Un barco cargado de cuentosPamela Reyes
 
Cuentos parte 2
Cuentos parte  2Cuentos parte  2
Cuentos parte 2abelamaria
 
Planificación diaria la solidaridad
Planificación diaria la solidaridadPlanificación diaria la solidaridad
Planificación diaria la solidaridadOrientadoraVictoria
 
Cuentos infantiles
Cuentos infantilesCuentos infantiles
Cuentos infantilesomarmil
 
1 taller escritura saramago version definitiva
1 taller escritura saramago version definitiva1 taller escritura saramago version definitiva
1 taller escritura saramago version definitivaVictoriaMes1
 
Libro de-todos-los-ninos-parte-2
Libro de-todos-los-ninos-parte-2Libro de-todos-los-ninos-parte-2
Libro de-todos-los-ninos-parte-2Diego Fernando
 

La actualidad más candente (17)

Cuento navidad
Cuento navidadCuento navidad
Cuento navidad
 
Cuentos populares
Cuentos popularesCuentos populares
Cuentos populares
 
Experiencia de Vida nº 2
Experiencia de Vida nº 2Experiencia de Vida nº 2
Experiencia de Vida nº 2
 
1,66 €, cuento de navidad 2.012
1,66 €, cuento de navidad 2.0121,66 €, cuento de navidad 2.012
1,66 €, cuento de navidad 2.012
 
Año de las estrellas, 26 de julio de 2013
Año de las estrellas, 26 de julio de 2013Año de las estrellas, 26 de julio de 2013
Año de las estrellas, 26 de julio de 2013
 
Calendario de valores 2014 2015
Calendario de valores 2014 2015Calendario de valores 2014 2015
Calendario de valores 2014 2015
 
Cuentos
CuentosCuentos
Cuentos
 
Un barco cargado de cuentos
Un barco cargado de cuentosUn barco cargado de cuentos
Un barco cargado de cuentos
 
Cuentos parte 2
Cuentos parte  2Cuentos parte  2
Cuentos parte 2
 
Cuento de Navidad
Cuento de Navidad Cuento de Navidad
Cuento de Navidad
 
Planificación diaria la solidaridad
Planificación diaria la solidaridadPlanificación diaria la solidaridad
Planificación diaria la solidaridad
 
Cuentos tradicionales
Cuentos tradicionalesCuentos tradicionales
Cuentos tradicionales
 
Cuentos infantiles
Cuentos infantilesCuentos infantiles
Cuentos infantiles
 
1 taller escritura saramago version definitiva
1 taller escritura saramago version definitiva1 taller escritura saramago version definitiva
1 taller escritura saramago version definitiva
 
24 san guillermo
24 san guillermo24 san guillermo
24 san guillermo
 
Libro de-todos-los-ninos
Libro de-todos-los-ninosLibro de-todos-los-ninos
Libro de-todos-los-ninos
 
Libro de-todos-los-ninos-parte-2
Libro de-todos-los-ninos-parte-2Libro de-todos-los-ninos-parte-2
Libro de-todos-los-ninos-parte-2
 

Similar a Cuento

Presentacion Cerezo Lleno De Bichos2
Presentacion Cerezo Lleno De Bichos2Presentacion Cerezo Lleno De Bichos2
Presentacion Cerezo Lleno De Bichos2pilardr8
 
Hojita para los niños: 3 de abril
Hojita para los niños: 3 de abrilHojita para los niños: 3 de abril
Hojita para los niños: 3 de abrilcristinamoreubi
 
Cuentos, fabulas
Cuentos, fabulasCuentos, fabulas
Cuentos, fabulasmaro23
 
Cuento valores
Cuento valoresCuento valores
Cuento valoresLic Ruiz
 
Evaluacion en linea mayo lenguaje 6°
Evaluacion en linea mayo lenguaje 6°Evaluacion en linea mayo lenguaje 6°
Evaluacion en linea mayo lenguaje 6°Jemima
 
Revista nº4 copia
Revista nº4   copiaRevista nº4   copia
Revista nº4 copiaBIBLIODELMAR
 
CUENTO - NUESTRO PLANETA, NUESTRO HOGAR
CUENTO - NUESTRO PLANETA, NUESTRO HOGARCUENTO - NUESTRO PLANETA, NUESTRO HOGAR
CUENTO - NUESTRO PLANETA, NUESTRO HOGARClaudia Olivera
 
Crónicas del Al-Yussana, núm.11
Crónicas del Al-Yussana, núm.11Crónicas del Al-Yussana, núm.11
Crónicas del Al-Yussana, núm.11fengchuishaster
 
Capitulos completos hasta 25 notarial.pdf
Capitulos completos hasta 25 notarial.pdfCapitulos completos hasta 25 notarial.pdf
Capitulos completos hasta 25 notarial.pdfCarmen798609
 
Cuaderno-para-fortalecer-los-aprendizajes-de-los-alumnos-desfasados-del-ciclo...
Cuaderno-para-fortalecer-los-aprendizajes-de-los-alumnos-desfasados-del-ciclo...Cuaderno-para-fortalecer-los-aprendizajes-de-los-alumnos-desfasados-del-ciclo...
Cuaderno-para-fortalecer-los-aprendizajes-de-los-alumnos-desfasados-del-ciclo...nancyrobles31
 

Similar a Cuento (20)

Antología de cuentos infantiles
Antología de cuentos infantiles Antología de cuentos infantiles
Antología de cuentos infantiles
 
La hojita de los niños
La hojita de los niñosLa hojita de los niños
La hojita de los niños
 
Presentacion Cerezo Lleno De Bichos2
Presentacion Cerezo Lleno De Bichos2Presentacion Cerezo Lleno De Bichos2
Presentacion Cerezo Lleno De Bichos2
 
Hojita para los niños: 3 de abril
Hojita para los niños: 3 de abrilHojita para los niños: 3 de abril
Hojita para los niños: 3 de abril
 
LECTURAS SEGUNDO CICLO 1 AL 5 02 DE 2016
LECTURAS SEGUNDO CICLO 1 AL 5 02 DE 2016LECTURAS SEGUNDO CICLO 1 AL 5 02 DE 2016
LECTURAS SEGUNDO CICLO 1 AL 5 02 DE 2016
 
Cuentos, fabulas
Cuentos, fabulasCuentos, fabulas
Cuentos, fabulas
 
Cuento valores
Cuento valoresCuento valores
Cuento valores
 
Evaluacion en linea mayo lenguaje 6°
Evaluacion en linea mayo lenguaje 6°Evaluacion en linea mayo lenguaje 6°
Evaluacion en linea mayo lenguaje 6°
 
Revista nº4 copia
Revista nº4   copiaRevista nº4   copia
Revista nº4 copia
 
CUENTO - NUESTRO PLANETA, NUESTRO HOGAR
CUENTO - NUESTRO PLANETA, NUESTRO HOGARCUENTO - NUESTRO PLANETA, NUESTRO HOGAR
CUENTO - NUESTRO PLANETA, NUESTRO HOGAR
 
Antología de cuentos
Antología de cuentosAntología de cuentos
Antología de cuentos
 
La nina de la jungla
La nina de la junglaLa nina de la jungla
La nina de la jungla
 
AntologíA De Cuentos
AntologíA De CuentosAntologíA De Cuentos
AntologíA De Cuentos
 
AntologíA De Cuentos
AntologíA De CuentosAntologíA De Cuentos
AntologíA De Cuentos
 
Antología De Cuentos
Antología De CuentosAntología De Cuentos
Antología De Cuentos
 
Lectura
LecturaLectura
Lectura
 
Crónicas del Al-Yussana, núm.11
Crónicas del Al-Yussana, núm.11Crónicas del Al-Yussana, núm.11
Crónicas del Al-Yussana, núm.11
 
Cuentos dia libro10
Cuentos dia libro10Cuentos dia libro10
Cuentos dia libro10
 
Capitulos completos hasta 25 notarial.pdf
Capitulos completos hasta 25 notarial.pdfCapitulos completos hasta 25 notarial.pdf
Capitulos completos hasta 25 notarial.pdf
 
Cuaderno-para-fortalecer-los-aprendizajes-de-los-alumnos-desfasados-del-ciclo...
Cuaderno-para-fortalecer-los-aprendizajes-de-los-alumnos-desfasados-del-ciclo...Cuaderno-para-fortalecer-los-aprendizajes-de-los-alumnos-desfasados-del-ciclo...
Cuaderno-para-fortalecer-los-aprendizajes-de-los-alumnos-desfasados-del-ciclo...
 

Más de xitlalli janet ignacio cruz (20)

Texto narrativo
Texto narrativoTexto narrativo
Texto narrativo
 
Texto literario
Texto literarioTexto literario
Texto literario
 
Texto expositivo
Texto expositivoTexto expositivo
Texto expositivo
 
Texto descriptivo
Texto descriptivoTexto descriptivo
Texto descriptivo
 
Texto argumentativo
Texto argumentativoTexto argumentativo
Texto argumentativo
 
Diferencia del significado y significante
Diferencia del significado y significanteDiferencia del significado y significante
Diferencia del significado y significante
 
Tipos de...
Tipos de...Tipos de...
Tipos de...
 
Qué es lenguaje
Qué es lenguajeQué es lenguaje
Qué es lenguaje
 
Tipos de texto
Tipos de textoTipos de texto
Tipos de texto
 
Signos de puntuación
Signos de puntuaciónSignos de puntuación
Signos de puntuación
 
Pasos necesarios para redactar
Pasos necesarios para redactarPasos necesarios para redactar
Pasos necesarios para redactar
 
Chistes
ChistesChistes
Chistes
 
Los procesos-de-composicion-escrita1
Los procesos-de-composicion-escrita1Los procesos-de-composicion-escrita1
Los procesos-de-composicion-escrita1
 
Signo lingüístico
Signo lingüísticoSigno lingüístico
Signo lingüístico
 
Planeacion esañ
Planeacion esañPlaneacion esañ
Planeacion esañ
 
Calaverita
CalaveritaCalaverita
Calaverita
 
Signs
SignsSigns
Signs
 
El proyecto cuidando la salud
El proyecto cuidando la saludEl proyecto cuidando la salud
El proyecto cuidando la salud
 
El proyecto 2 (2)
El proyecto 2 (2)El proyecto 2 (2)
El proyecto 2 (2)
 
Conclusión de las diferencias al planear en los modelos de equipamiento
Conclusión de las diferencias al planear en los modelos de equipamientoConclusión de las diferencias al planear en los modelos de equipamiento
Conclusión de las diferencias al planear en los modelos de equipamiento
 

Cuento

  • 1. Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. Los duendecillos Erase una vez, un hermoso bosque con grandes árboles unos tan altos que tapaban la luz del sol, otros tan pequeños que parecían de juguete. También había un río con agua cristalina donde todos los animalitos y criaturitas calmaban su sed. Había toda clase de plantas; las había verdes y brillantes y de grandes hojas, amarillas y pequeñas, otras eran rojas y despedían un aroma delicioso, como a frutillas; las había azules con morado otras eran de muchos colores; todo en perfecta armonía. En ese bosque habitaba una familia de leñadores, era humilde y numerosa. Vivían en una casa modesta, con solo lo necesario para vivir. Una mesa grande de madera, que el padre había hecho a mano y donde toda la familia se sentaba a comer. Las sillas también eran de madera, tenían hermosos decorados hechos por las hijas; eran expertas en transformar cualquier cosa de madera en la más hermosa pieza de arte. Los hijos eran diestros con las hachas y los cuchillos, sabían convertir cualquier trozo de madera en el más perfecto utensilio, ya fuera un cofrecito para que la madre guardara sus tesoros más preciados o un marco de una puerta fuerte y resistente. La madre también sabía trabajar la madera, pero le gustaba más hacer cosas pequeñas como cucharillas con inscripciones o peinetas para adornar la cabeza de las doncellas. Cada miembro de la familia se especializaba en algo; eran reconocidos por su destreza por lo que sus tallas eran muy cotizadas en los pueblos de los alrededores. En el bosque también vivían toda clase de criaturas, animales grandes como venados y ciervos, otros pequeños como conejitos y ratones, medianos como tejones; incluso algunos lobos y osos que se paseaban cerca del río; pero las criaturitas más especiales que vivían ahí eran unos duendecitos, éstos eran pequeños y muy traviesos, extraños a la vista, unos tenían grandes sombreros que terminaban en punta y unos zapatos largos y delgados; otros tenían largas barbas blancas que llegaban hasta el piso y vestían con camisas blancas y chalecos y pantalones de colores café y verdes, que hacía juego con los colores del bosque aunque otros preferían vestir colores tan variados y brillantes como las flores del bosque; y nada los hacía más felices que hacerles maldades a la gente que visitaba ese bosque y por supuesto ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO Materia: producción de textos escritos. Docente: María Dolores Ramírez Sánchez Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 5to semestre, educación primaria.
  • 2. Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. que la familia de leñeros también eran blanco de sus bromas y travesuras. Dichas travesuras consistían en esconderles las herramientas, las cambiaban de lugar o simplemente les quitaban el filo por lo que luego se oían los gritos del hijo mayor preguntando que quién había tomado su serrucho, el padre gritaba ¡¿quién le quito el filo a mi hacha?!, las hijas llorando porque sus gubias estaban en lo alto del mueble que usaban para guardar la vajilla; en fin, en verdad que esos duendecitos, a veces, los hacían pasar muy malos ratos. Un día la familia estaba haciendo sus labores diarias y los duendes decidieron ser más arriesgados y aventurarse en una de sus típicas travesuras mientras la familia estaba ocupada, estaban seguros que no los descubrirían: hasta ahora no lo habían hecho así que no se cuidaron mucho de no hacer ruido. Bajaron del árbol en donde estaban, se escurrieron por el borde del pasto, si la familia no hubiera estado tan ocupada habrían escuchado sus risitas mientras se escabullían hacia el cobertizo donde se guardaban las herramientas. Al entrar en el cobertizo, se encontraron con todo tipo de herramientas y después de una pequeña deliberación, se decidieron por secuestrar una cajita con clavos y un martillo. Los tomaron con mucho cuidado para no hacerse daño y comenzaron su huida, llegaron al huequito en la pared por el que habían entrado, sacaron la cajita con clavos y en seguida el martillo; estaban a punto de correr hacia el bosque cuando sintieron una mirada penetrante que lo paralizo en el acto. Miraron a su alrededor, escudriñando todos los rincones y no vieron nada sin embargo, seguían sintiendo que algo o alguien los vigilaba. Uno de ellos miro hacia arriba y ¡ahí estaban! Un par de ojitos curiosos y muy pendientes de cada movimiento que hacían los duendes. ¡Eran los hijos más pequeños que habían visto a los duendes y los habían seguido hasta el cobertizo, habían trepado al árbol y justamente ahí los estaban esperando. Dieron un salto ágil y aterrizaron a un lado de los duendes. Levantando los puños en señal de amenaza comenzaron a decir: ¡¡Así que ustedes son los que han estado haciendo maldades con nuestras herramientas!! Y entonces les gritaron ¡¡dejen eso, ladrones!!! Los duendes dudaron por un segundo, no sabían qué hacer, disculparse y regresar la cajita con clavos y el martillo o negar todo diciendo que solo iban a limpiarlos o salir corriendo lo más rápido posible. Por supuesto que correr fue lo que decidieron hacer. Soltaron la cajita y el martillo y corrieron como si sus vidas dependieran de ello, cosa que en realidad así era. ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO Materia: producción de textos escritos. Docente: María Dolores Ramírez Sánchez Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 5to semestre, educación primaria.
  • 3. Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. Corrieron rumbo al sendero que llevaba hacia el bosque: el plan era correr y correr y correr y no detenerse hasta llegar a su casa. Ahí podrían recuperarse del susto y reír a carcajadas por lo listos que había sido al escapar. Celebrarían con te de frambuesas recién cosechado y un rico pan tostado cubierto de las exquisita miel que nadie haya probado jamás. Les contarían a los demás duendes como enfrentaron y burlaron a un trío de niños mugrientos y ¡¡¡serían conocidos como héroes!!! Serían famosos y todo el mundo los alabaría y harían fiestas en su honor y los llenarían de regalos. Justo eso estaban pensado cuando de repente notaron que los niños ya no los seguían, estaban parados a unos cuantos pasos -metros para los duendes- sin decir ni hacer nada, solo los miraban fijamente como esperando algo. Eso alentó a los duendes a detenerse y mirarlos valientemente y decir: ¡Ja! No pueden con nosotros, somos más listos y rápidos, ¡nunca nos atraparan!. Se dieron la media vuelta y comenzaron a correr de nuevo -pero ahora un poco más despacio- y justo cuando voltearon para asegurarse de que realmente no los seguían desaparecieron. Los niños observaron toda la acción y su reacción fue de risas y gritos y alboroto. ¡¡Bravo, bravo, bravo!! Gritaba uno; ¡¡¡lo logramos, lo logramos!! Decía otro; ¡¡ahora sí son nuestros, los tenemos!! Decía el último. Efectivamente, los tenían, en su urgencia por burlarse de los niños, los duendes no notaron que el camino era un poquito diferente del resto, así que corrieron directo a una trampa. Habían caído en un hoyo que los niños habían hecho antes de perseguir a los duendes. Lo que sucedió, es que uno de ellos había visto algo raro que se movía por el pasto, así que con mucho cuidado se fue acercando y vio a los duendes, fue en busca de sus hermanos y les dijo lo que había visto; ya sabiendo que los duendes harían otra maldad: uno de los niños trepo al árbol y vigiló a los duendes mientras los otros dos preparaban la trampa. No era la gran cosa, el hoyo era del tamaño de un plato para sopa, pero era lo suficientemente grande y profundo para que cupieran los duendes y no pudieran salir. Los niños se acercaron con cuidado al borde de la trampa, se tendieron en el suelo y observaron a los duendes. Lo pobrecitos temblaban del miedo, se abrazaban y lloraban y pedían perdón. Decían que no lo volverían a hacer, que jamás volverían a hacer maldades, ninguno de ellos ni ningún otro duende. Juraban ser buenos y hacer buenas obras. Prometían que si los dejaban ir, les ayudarían con sus labores, los ayudarían a crear las más hermosas piezas de madera que el hombre haya visto jamás ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO Materia: producción de textos escritos. Docente: María Dolores Ramírez Sánchez Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 5to semestre, educación primaria.
  • 4. Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. -todo el mundo sabe que los duendes, además de ser traviesos, son expertos artesanos capaces de crear las más hermosas cosas nunca antes creadas-, serian buenos maestros y obedecerían todo lo que les dijeran. Los niños se miraron con una gran incredulidad, se levaron y haciendo grupo, se susurraron -para que los duendes no los oyeran- que qué les parecía la idea: pues yo digo que si, -dijo uno-, podríamos aprender mucho -dijo otro-, pero habría que preguntarle a los demás -dijo el tercero-. Se volvieron a agachar y les dijeron a los duendes que tenían que discutirlo con el resto de la familia, después de todo, las herramientas eran de todos y todos debían participar en el debate. Entonces, los niños tomaron a los duendes y con mucho cuidado los colocaron dentro de una jaulita que habían hecho con ramas y varitas. Los llevaron con el resto de la familia. Entraron en la casa y se reunieron en la mesa. Al principio todos estaban muy enfadados, decían que por su culpa no habían podido entregar los trabajos a tiempo, que eso les había costado no solo dinero sino también mala reputación. Había gritos y reclamos. Los duendes estaban cada vez más asustados. En eso una de las hijas pidió silencio y dijo: debemos dejarlos ir, ellos no tienen la culpa, son duendes, y los duendes son traviesos, debemos darles otra oportunidad. Todos se miraron entre sí y después de discutirlo un poco más, acordaron en dejarlos ir a cambio de sus servicios. Los duendes estaban muy agradecidos y prometieron solemnemente no volver a hacer travesuras: ¡Palabra de duende! Y así fue, los duendes cumplieron su palabra, jamás volvieron a hacer travesuras -al menos no a la familia del bosque-, les enseñaron técnicas para trabajar la madera sólo conocidas por los duendes -no sin antes hacerlos prometer que no revelarían jamás esos secretos, promesa que cumplieron con gran honor-, y al final se hicieron muy buenos amigos, convivieron juntos por muchos años, los duendes eran invitados a las celebraciones y fiestas de cumpleaños y eran tratados como invitados de honor. Los duendes les preparaban ricos tés de frambuesa y el más delicioso pan con miel que hayan probado jamás. Así pasaron los años y todos vivieron en paz, disfrutando de la compañía de sus amigos los duendes y compartiendo sus secretos y aventuras y una que otra travesura por ahí. ¿Quién? Xitlalli Janet si ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO Materia: producción de textos escritos. Docente: María Dolores Ramírez Sánchez Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 5to semestre, educación primaria.
  • 5. Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. ¿Para qué? Entretenimiento ¿A quién? Niños Género: literatura infantil Final: feliz · Correcciones de algunas palabras que empiezan en mayúsculas ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO Materia: producción de textos escritos. Docente: María Dolores Ramírez Sánchez Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 5to semestre, educación primaria.
  • 6. Realizado por: Xitlalli Janet Ignacio cruz, Marcelo Smith Villaseca, Víctor Aldrin Navarrete Gómez, ivón Vargas bejarano. ¿Para qué? Entretenimiento ¿A quién? Niños Género: literatura infantil Final: feliz · Correcciones de algunas palabras que empiezan en mayúsculas ESCUELA NORMAL MANUEL C TELLO Materia: producción de textos escritos. Docente: María Dolores Ramírez Sánchez Alumna: Xitlalli Janet Ignacio cruz 5to semestre, educación primaria.