Publicidad
Aunque parezca imposible... no te rindas!
Aunque parezca imposible... no te rindas!
Aunque parezca imposible... no te rindas!
Aunque parezca imposible... no te rindas!
Próximo SlideShare
Nadie mas puede elevar tu autoestimaNadie mas puede elevar tu autoestima
Cargando en ... 3
1 de 4
Publicidad

Más contenido relacionado

Publicidad
Publicidad

Aunque parezca imposible... no te rindas!

  1. GCS Historias de Exito Aunque parezca IMPOSIBLE…no te rindas! Su nombre es Nick Vujicic es australiano y nació sin extremidades. Cualquiera que viera un niño así no pensaría más que en “lamentarse” y quizá “condolerse” del niño y sus padres, porque en “teoría” significaría sin duda alguna una “carga”. Imaginemos por unos segundos a un niño, sin bra- zos ni piernas, lo más natural sería que no se va- liera por sí mismo, y hoy día, ese niño es un im- portante motivador y conferencista internacio- nal. Que no solo se vale por sí mismo, sino que se ha “atrevido” a romper todos los límites y como él mismo confiesa en su amena, sencilla y tras- cendental charla: “cambie mi vida sin extremida- des por una vida sin límites”, ¡literalmente!, pues a pesar de su condición, no depende de nadie, nada, surfea, y es totalmente autosuficiente, difícil de pensar siquiera. Ratificaría el concepto de que los límites los fijamos nosotros mismos por no atrevernos. En algún momento desee escribir algo sobre él, como una historia de éxito, sin embargo por una razón u otra no sucedió, no cabe duda que todo tiene su tiempo y momento. Tuve la oportunidad, de primero ver un video de una conferencia motivacional de él, que la verdad, éste y otros son extraordinariamente inspiradores, confieso personalmente que lloré de emoción cuando vi el pri- mer video de él; posteriormente di seguimiento a su historia, y me tope con un video magistral- mente elaborado y dirigido, en el que inclusive participa un mexicano en un papel protagónico (Eduardo Verastegui) : “el circo de las mariposas”, ¡bellísimo!. Ahora que escribo esto, es producto de la oportunidad que tuve de presenciar a una magistral conferencia de él y ratificar que verdaderamente es inspirador, sencillo y humano. Que al ver su obra, al constatar lo que ha logrado, no queda espacio para sentir o pensar que ¡no se puede! Por difícil que parezca. Ver su caso y pensar que lejos de tener “limitantes” es un modelo inspirador y me hizo preguntar- me ¿Qué nos falta para ser felices y dedicarnos a disfrutar de la vida? ¿Por qué elegimos compli- carnos la vida fijándonos solamente los aspectos negativos de la misma o en nuestras limitantes, en lugar de ser agradecidos por lo que somos y tenemos? ¡Tener limitantes como él! Me hizo re- cordar a las personas que llegan o están en mi vida por cuestiones de vida, terapia, o simplemen- te destino sea familia o amistad y que se “derrotan” en los primeros intentos de cambio o que Psicología y Filosofía de Vida / http://mzavala-psicologiayfilosofiadevida.blogspot.com
  2. simplemente ¡no se atreven! Siquiera a “intentar” cambiar su vida y se aferran a su pasado, a sus errores y los siguen repitiendo una y otra vez y más triste aún porque contra quien luchan es contra sí mismos, por no “atreverse” a ser mejores humanos, a retar sus propios límites, a dejar de lamentarse y seguir sufrien- do. Prefieren mantenerse en lo ya conocido, aunque tarde o temprano los rebasará y con mayores pérdidas lo tendrán que enfrentar aunque lo eviten por el momento. En su dialogo, además de historias chuscas con respecto a su físico y cómo reacciona la gente cuando lo ve, está presente el testimonio de una infancia difícil, en la que él mismo comenta intentó quitarse la vida: “desee morir cuando tenía 10 o 12 años”, pero al tercer intento, cuando pensando que si se quitaba la vi- da, les quitaría su “carga” a sus padres, reflexionó y pensó que los amaba tanto como para provocarles ahora dolor por su muerte y renunció a su deseo e intentos. En esta parte, hace reflexionar al auditorio cuando pregunta ¿Cómo ayudarías a un niño que nació sin extremidades y que no ve más que dificultades en su vida? Pregunta también ¿Con qué elementos le dices que tenga una buena actitud de vida a un niño así o a un enfermo terminal o a un niño con cáncer? ¿Cómo le dirías o qué palabras utilizarías para decirle: ¡todo va a estar bien!? Y a través de este proceso reflexivo nos lleva a comprender que el “amor” es la fuerza más poderosa de que disponemos para seguir luchando. Y a lo largo de la conferencia expresa sin reservas: “los quiero”, repitiéndolo una y otra vez como queriendo asegurarse, por si alguien dudara de ser querido. Además de hacer especial énfasis en tratar de convencer a cada uno de los asistentes que son es- peciales, únicos, con sus virtudes y defectos. Aquí el punto es ¿necesitamos que nos lo digan para recono- cerlo? Lo lamentable es que ¡sí!. Plantea que hay tres claves en su vida que le permitieron tener “éxito”, el cual define no como lo que se alcanza, no por lo que se tiene materialmente, sino como “haber hecho lo mejor posible” en cualquier in- tento por avanzar, por levantarse, y es en esta parte uno de los momentos más conmovedores, en el cual con su ejemplo ya que se recuesta para levantarse, nos “demuestra” y comparte que aunque nos caigamos, una y mil veces, nos volvamos a levantar ¡aunque parezca imposible! Como lo sería para él lograr levantar- se sin tener con qué hacerlo. Y estando boca abajo, sin posibilidad de levantarse por sí mismo voltea al público y pregunta: “¿Creen que así podré levantarme? ¡No!” Responde él mismo “Si fracaso lo volveré a intentar otra vez y otra…pero solo quiero que sepan que no es el fin. Lo que importa es cómo vas a termi- nar. ¿Vas a terminar siendo fuerte? ¡Sí! Y solo así encontrarás la fuerza para levantarte” y con un esfuerzo sobrehumano se desplaza y con su cabeza se apoya y poco a poco comienza a levantarse hasta lograrlo. So- lo les puedo decir que hay que verlo para sentirlo. Las tres claves en su vida de acuerdo a como lo plantea son: Perspectiva. ¿Cómo vemos nuestra vida? es la primera clave ¿Quién eres y dónde estás en la vida? Por no tener ni brazos ni piernas las posibilidades de salir adelante eran nulas como él mismo lo plantea, al ser “discapacitado” a lo que pregunta y plantea: “¿Qué significa discapacidad? Les voy a decir qué es una discapacidad: es algo que te impide a lograr algo. No solo porque no tengo brazos ni piernas, no significa que no pueda ser exitoso y no me detuvo para serlo. Su mente, la forma como ven su vida y hacia dónde van, va a determinar que tan exitosos van a ser en la vida. No te preguntes por lo que no tienes, ve lo que si tienes y luego di: está bien aquí es donde yo estoy. Pero no te limites a ti mismo diciendo: si solo tuviera esto o aquello… ”¿Cuántas personas conocemos o cuántas veces nosotros mismos lo hemos pensado? Credibilidad es la otra de las claves. “…esta perspectiva lo es todo: ¡date suficiente credibilidad a ti mis- mo! Incluso si el mundo entero te desalienta o menosprecia y dijera ¡no puedes! Solo porque no tienes bra- zos ni piernas ¡No debes creerles! ¿Lo entienden? No deben creer las opiniones de otros porque es solamen- te una opinión”. Finalmente y fundamental en la vida el concepto de gratitud como el otro de los aspectos determinantes de vida. Debiera ser un principio rector, porque dar por hecho que “merecemos” nos hace so- berbios, nos quita la humildad para ser agradecidos con la vida y con el ser divino cualquiera que sea el concepto que de éste tengamos. Si nos detuviéramos un momento a pensar que nuestra vida es finita, que cada nuevo día es una oportunidad para ser felices y dar lo mejor de nosotros, que solo los necios no aprenden y que tenemos el más precia- do de los regalos que es vivir, lo que nos da la oportunidad de ser, hacer y tener por elección. Que una historia como esta nos aliente a reconocernos, a reconsiderar la manera en que estamos llevado nuestras vidas y cómo es y ha sido nuestra elección ser lo que somos, tener a nuestro lado lo que tenemos. No esperemos per-
  3. der a alguien o algo para valorar, no sigamos gastando oportunidades para ser felices y fluyamos con amor y respeto a nosotros a los que nos rodean, reconozcamos nuestro valor y ¡hagámoslo valer! Decidamos con perspectiva y responsa- bilidad de nuestros actos, cómo queremos vivir y hasta dónde queremos llegar. Hagamos de nuestra vida una vida sin límites y aunque parezca imposible…¡no te rindas!
Publicidad