Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Discurso Verónika Mendoza en evento CONFIEP

Documento base del discurso de candidata Verónika Mendoza sobre programa económico del FA en evento organizado por CONFIEP

Audiolibros relacionados

Gratis con una prueba de 30 días de Scribd

Ver todo
  • Sé el primero en comentar

Discurso Verónika Mendoza en evento CONFIEP

  1. 1. PRESENTACIÓN EN EVENTO CONFIEP VERÓNIKA MENDOZA, CANDIDATA PRESIDENCIAL DEL FRENTE AMPLIO Buenas tardes, gracias a CONFIEP por su invitación a exponer nuestro programa económico. Acabo de estar con la CGTP, el mayor gremio de los trabajadores del país y quiero decirles que en un gobierno del Frente Amplio todos los ciudadanos, trabajadores o empresarios, tendrán permanentemente las puertas abiertas para dialogar y expresar sus puntos de vista. Somos una fuerza política que cree firmemente en la democracia como el mejor sistema para defender los derechos de mayorías y minorías, y para hacer progresar al Perú con innovación, justicia y paz social. Les quiero plantear con total transparencia mi propuesta económica, plasmada en nuestro programa de gobierno, que propone cambios importantes a un modelo económico primario-exportador que consideramos ya ha agotado su ciclo. I. EL PAÍS QUE HEREDAMOS 1. Empiezo con el problema económico más urgente: nuestra economía se encuentra prácticamente paralizada. Las exportaciones vienen cayendo desde hace cuatro años, y, según ADEX, tenemos ya un “lustro perdido”, con pérdida de más de 170,000 empleos formales por efecto de la menor demanda y menores precios de nuestros productos en mercados externos. El PBI no primario, al cual podríamos llamar “PBI de las ciudades”, se ha estancado prácticamente en los últimos dos años, pasando de tasas de más de 6% a sólo 3.6% en 2014 y a apenas 2.4% en 2015, con perspectivas de aún menor crecimiento para este año. Quiero señalar que en las ciudades se genera el 80% del PBI nacional y vive el 75% de la población. La paralización económica viene implicando una grave pérdida de empleos formales en nuestra economía. El índice de empleo urbano de empresas con más de 10 trabajadores se contrajo en 15 de las 30 ciudades más importantes en los años 2014 y 2015, y los indicadores de empleo en Lima Metropolitana ya se han empezado a deteriorar por primera vez en los últimos meses. 2. Cuando el actual gobierno nos invitó, junto con otros partidos, a un proceso de diálogo político en el año 2014, fuimos la única fuerza política que advirtió que el modelo primario- exportador había entrado ya en una crisis definitiva y que necesitábamos urgentemente cambios de orientación en la política monetaria y fiscal, iniciando con firmeza un proceso de diversificación productiva que nos prepare para un nuevo entorno internacional. El gobierno del Presidente Humala hizo oído sordos y persistió con las mismas políticas erradas; dos años después, vemos con preocupación que la crisis se ha profundizado y adquirido dimensiones peligrosas para todos. Hoy es aún más urgente iniciar los cambios que el Perú necesita. 3. Quiero decirles que el tema de la crisis del modelo primario-exportador no toca solo al Perú. El desplome de los precios internacionales de las materias primas afecta a muchos otros países de Sudamérica e incluso a países desarrollados como Australia o Canadá. El desplome de estos precios impacta directamente en la inversión privada en economías primario exportadoras como la nuestra y lo seguirá haciendo en los próximos años. El último informe sobre las perspectivas de la economía mundial del Fondo Monetario Internacional (FMI), por ejemplo, dice con claridad que los precios de los metales se quedarían en el bajo nivel que tienen ahora por lo menos durante los próximos 5 años. 1
  2. 2. 4. Existe un dicho popular que dice que no hay peor sordo que el que no quiere escuchar ni peor ciego que el que no quiere ver. El gobierno del Señor Humala y los responsables de la política monetaria y fiscal son la mejor expresión de ese dicho, es decir, de estar tercamente de espaldas a la realidad. En los últimos dos años, tanto la política monetaria como la fiscal no han hecho sino exacerbar la crisis de origen externo que nos afecta. Entre 2013 y 2015 el Banco Central y su presidente, el señor Julio Velarde, ha vendido casi el 50% de reservas en la categoría de posición de cambio, que son las reservas que el ente emisor puede disponer para la política cambiaria. A este ritmo de ventas, las reservas disponibles para intervenir el mercado cambiario sólo alcanzarían a lo sumo para otros dos años. Como es poco probable que el contexto externo adverso se revierta pronto, es claro que el Banco Central se ha excedido largamente, comprometiendo la política monetaria del próximo gobierno y la estabilidad macroeconómica del país. 5. Igualmente, el Banco Central del señor Velarde no respondió adecuadamente a la evidente desaceleración de la economía peruana iniciada en 2013. Cuando debió responder con un agresivo ciclo de reducciones de la tasa de interés de referencia, decidió usar este instrumento básicamente para moderar la subida del tipo de cambio y no para contrarrestar el impulso recesivo. En estos últimos meses, cuando la crisis se acrecienta, hace todo lo contrario a lo que se necesita, y ha subido cuatro veces la tasa de interés de referencia hasta llegar a 4.25%, a pesar de la cuasi-recesión que ahoga a la economía del Perú urbano. Es evidente que el Banco Central no sólo debe preocuparse por la inflación sino también por la actividad económica y el empleo de los peruanos, como hacen la mayoría de los bancos centrales que aplican el sistema de metas de inflación. Tal función no ha sido entendida a cabalidad por las actuales autoridades monetarias. El señor Velarde no ha podido siquiera mantener la inflación en el rango meta que él mismo se impuso en el 90% del periodo 2014- 2015, con lo cual le viene quitando credibilidad a este importante mecanismo. Que quede claro: no cometeremos el tremendo error de Ollanta Humala de permitir que este señor nombrado por Alan García siga en la Presidencia del BCR; el 29 de julio el señor Julio Velarde se va a su casa. 6. Pero no sólo la política monetaria ha estado errada, sino también la política fiscal. El MEF del gobierno de Humala se ha orientado a reducir la inversión pública durante 2014-15, justo cuando también caía la inversión privada. En lugar de activar mecanismos contra-cíclicos para enfrentar la crisis, el MEF ha venido exacerbando el efecto depresivo externo. No solo eso, a fines del 2014 lanzó un paquete de rebajas impositivas pretendiendo reactivar la economía por el lado de la oferta. Según el Reporte de Inflación del BCRP, todo el paquete equivalió a una transferencia de 0.7 puntos porcentuales del PBI desde el gobierno hacia el sector privado, especialmente hacia las empresas; según un informe del FMI, esta transferencia hacia las empresas equivale a 2 puntos del PBI. Esta medida no ha tenido ningún efecto reactivador en un contexto en el que las empresas no invierten por falta de demanda, no por temas de oferta. La medida sólo ha contribuido a reducir los ingresos fiscales y deprimir más la inversión pública. Un ministro de economía como el señor Segura jamás tendría ese cargo en un gobierno mío y del Frente Amplio. 7. Quiero ser clara con respecto a lo que, en mi opinión, ha pasado con las políticas macroeconómicas del gobierno de Humala: existen fuertes intereses privados detrás de dichas políticas, intereses que no son los mismos que los de las grandes mayorías de 2
  3. 3. peruanos. Estas políticas solo benefician a una reducida minoría de grandes empresas endeudadas en dólares, aquí y en el exterior, con la quema a gran escala de las reservas de divisas de la posición de cambio; con las rebajas impositivas de fines del 2014 y con el cambio de las regulaciones ambientales. La mayoría de la población trabajadora y buena parte de las empresas peruanas han sido perjudicadas con estas políticas monetarias y fiscales que mantienen paralizada la economía urbana y profundizan los problemas del modelo primario-exportador. Nosotros las revertiremos inmediatamente. II. CÓMO LO HAREMOS 8. Para salir de la grave paralización productiva y de estancamiento en el empleo planteamos revertir la política monetaria hacia una reducción de la tasa de interés de referencia y la consiguiente expansión de crédito barato y accesible para miles de empresas que hoy enfrentan el proceso recesivo. Igualmente, planteamos un aumento considerable de la inversión pública en 2% del PBI, invirtiendo en infraestructura básica en las regiones. Al mismo tiempo, planteamos iniciar inmediatamente un proceso de diversificación productiva basado en exportaciones no tradicionales, en el turismo y gastronomía, en la agroindustria y la acuicultura, en el desarrollo de bienes y servicios culturales y de una industria forestal ambiental y socialmente sostenibles. 9. En el Frente Amplio nos encontramos muy preocupados por el alza del costo de vida. Los peruanos pagamos precios, muchas veces realmente abusivos. Pongo el ejemplo de las medicinas, en las que el estado peruano ha venido pagando por el Atazanavir 15 a 20 veces más que en Bolivia o Colombia a un costo adicional de 20 millones de soles anuales. En este caso, con particular fuerza por afectar el derecho a la salud, nuestro gobierno tendrá una actitud firme y proactiva para evitar que sigan cobrándose precios abusivos; el mercado puede regularse mucho mejor promoviendo la competencia y los genéricos, informando a los consumidores que hay alternativas más baratas, abasteciendo bien a los hospitales y centros de salud pública con genéricos baratos de buena calidad y no firmando tratados como el TPP que aumentan el poder monopólico de las trasnacionales farmacéuticas. 10. Nosotros aplicaremos una política para que no siga subiendo el costo de vida. Hoy las familias y empresas peruanas están sufriendo por un alza de las tarifas eléctricas, de los recibos de luz, que están atadas al alza del dólar sin ninguna justificación. Tenemos exceso de capacidad para generar energía, pero la electricidad sube: un absurdo. Queremos energía barata para la gente y para la industria. Nosotros sí haremos que los organismos reguladores trabajen para defender a los consumidores, de monopolios y oligopolios como los de la luz, los bancos, la gasolina y los teléfonos. 11. Quiero en esta parte de mi exposición dejar en claro el enfoque y los instrumentos económicos que usaremos. En el Frente Amplio no creemos en el control de cambios o en esquemas de racionamiento de divisas con precios controlados para el dólar como los aplicados en Argentina, Venezuela o en el primer gobierno de Alan García. Mi gobierno conservará el régimen cambiario actual donde el precio del dólar lo fija el mercado y donde el banco central interviene para evitar fluctuaciones extremas. Igualmente, el Frente Amplio cree que el banco central debe ser autónomo e independiente y no debe estar sujeto ni a la voluntad del gobierno de turno ni a la voluntad de intereses privados de carácter financiero. 3
  4. 4. Apoyamos el sistema de metas de inflación aplicado por el banco central entendiendo que esta política monetaria busca mantener la inflación baja así como combatir las recesiones. Para fortalecer esta última función será necesario reafirmar constitucionalmente (artículo 84) que el BCRP deberá preocuparse también por el nivel de actividad económica, la ocupación y el empleo de los peruanos. Como el nuevo gobierno nombrará a 4 de los 7 directores del banco central, entre ellos a su presidente, consideramos que los electores deben conocer cuál es la política monetaria que los distintos candidatos presidenciales propugnan. 12. También quiero decirles que plantemos la necesidad de reformar algunas instituciones económicas que hoy no sirven bien al interés nacional. En el caso del MEF, en un gobierno del Frente Amplio se balanceará la estructura del gobierno con un Ministerio de Planeamiento Estratégico independiente del Ministerio de Economía y Finanzas. Si el planeamiento estratégico es un elemento clave para una gran empresa, lo es por extensión para una economía como la peruana. Igualmente, planteamos una reorientación de los organismos reguladores (INDECOPI, OSIPTEL, OSITRAN, etc.) para que defiendan los intereses de los consumidores y dejen su rol de garantes de los intereses de las empresas más poderosas del país. Impulsaremos legislación y medidas para la regulación de los procesos de fusión y concentración de la propiedad y los abusos en posición de dominio de actores económicos monopólicos u oligopólicos, con sanciones drásticas a la concertación de precios y otras prácticas de abuso de mercado. 13. Además de nuestra propuesta de reactivación y reorientación de la política económica, nuestro programa se sustenta también en procesos de redistribución y diversificación de la economía. El crecimiento económico que tuvimos hasta ahora ha sido muy desigual y la riqueza se ha seguido concentrando en pocas personas. La igualdad y la justicia social, valores que desde la izquierda defendemos, siguen siendo parte de los cambios fundamentales que deben hacerse en nuestra patria. Una medida importante en esta línea es el aumento del salario mínimo, que planteamos se incremente hasta 1,000 soles en el primer año de mi gobierno. 14. Quiero recordarles que si los salarios eran el 30% del PBI en el año 1990, ahora son apenas 21%. Los derechos laborales de los trabajadores han sido recortados y distorsionados por una maraña de normas y medidas administrativas. Los sucesivos gobiernos han permitido que las mafias amenacen y asesinen a dirigentes sindicales, o que se limite o destruyan sindicatos despidiendo a sus promotores. Igualmente, se ha eliminado prácticamente la negociación colectiva en la mayor parte de empresas, llegándose al extremo de que la Ley Servir impide la negociación colectiva en el Estado, lo que va contra los derechos fundamentales del trabajador y los convenios internacionales de la OIT. Para el Frente Amplio, la sindicalización y la negociación colectiva son derechos fundamentales esenciales para la democracia, y promoveremos una nueva Ley general de Trabajo que asegure que no hayan despidos abusivos y se genere un diálogo equilibrado de las empresas con sus trabajadores. Estamos convencidos de que una mejora de los salarios o las condiciones laborales no va contra el crecimiento económico; al contrario, promueve que los trabajadores eleven su productividad y colaboren con más ganas en la creación de la riqueza nacional. 4
  5. 5. 15. Como ataque directo a la pobreza, planteamos ampliar y mejorar el Programa Juntos, aumentando en 50 soles la transferencia para que vaya a una cuenta de ahorro y/o inversión productiva o de capacitación para lograr una salida sostenible a la pobreza, y que dentro de unos años ya no se trate de familias pobres con necesidad sino de familias que han logrado generar la productividad y los ingresos suficientes para vivir dignamente sin este apoyo de la sociedad. En esta línea, articularemos a Juntos con otros programas como HakuWiñay, Sierra Productiva, Sierra Sur y Norte, orientados a mejorar la productividad, capacitar, dotar de equipamiento básico y dar mayor valor agregado a la producción campesina. 16. Para quienes ya no pueden trabajar por su edad, pensamos que el Estado debe garantizar una Pensión para todos. Esto no es una dádiva, es un derecho. Para sentar las bases para una pensión universal mínima, planteamos que Pensión 65 duplique su monto, llegando a 250 soles, y se otorgue al doble de población (1 millón de personas). Esto costaría 2,200 millones de soles adicionales, monto similar a los impuestos que aún le debe Telefónica al Estado peruano. ES INDIGNANTE que en un país que ha crecido mucho en 10 años haya miles de adultos mayores en la indigencia en zonas rurales o vendiendo caramelos en las calles porque no tienen una pensión, ¡es gente que ha trabajado toda su vida y ha aportado al país!. 17. No permitiremos más los abusos de las AFP. Lo fundamental para eso es aumentar la competencia y darle opciones y libertad al trabajador afiliado. Esperamos que de una vez se apruebe la ley para que a los 65 años los trabajadores podamos llevarnos el 95% de nuestro fondo, ley que Fujimoristas y otras bancadas andan aguantando en el Congreso. Pero los trabajadores debemos tener mayor capacidad de decisión sobre nuestros fondos no solo a los 65 años, debemos poder asignar nuestros ahorros a otras alternativas como bancos y cajas municipales; esa competencia obligará a las AFPs a reducir sus comisiones o desaparecer y nos parece bien que ya la AFP Prima y el Grupo Banco de Crédito hayan aceptado esta propuesta. Nuestra visión a futuro, la reforma de fondo que planteamos--una reforma integral del sistema de pensiones--hará del sistema privado de pensiones uno voluntario y complementario, garantizando plenamente las aportaciones que todos hemos venido haciendo y que no serán tocadas por el Estado bajo ninguna circunstancia en un gobierno de Verónika Mendoza y el Frente Amplio. 18. En adición, consideramos fundamental iniciar una profunda transformación de la economía peruana hacia una mayor diversificación de su matriz productiva hacia actividades económicas de mayor impacto en la creación de empleo y en la generación de amplios procesos de innovación tecnológica y productiva, que es la única garantía para superar las cada vez más evidentes limitaciones del modelo primario-exportador. 19. Al respecto, planteamos ampliar y profundizar el Plan de Diversificación Productiva iniciado muy parcialmente por el gobierno actual, con énfasis en el apoyo a los sectores Turístico, Acuicultura, Forestal y de Industrias Culturales. Destinaremos una inversión de S/.200 millones anuales para poner en valor nuestra riqueza arqueológica y natural en las cuatro macro-regiones del país (norte, centro, sur y oriente). Pondremos en marcha al Ministerio de Ciencia y Tecnología para la promoción de la innovación. Tenemos el compromiso de destinar S/.250 millones anuales para el fondo INNÓVATE Perú para financiar proyectos innovadores. Agilizaremos la implementación de la ley que permite a las 5
  6. 6. empresas deducir hasta 175% de sus gastos en Investigación y Desarrollo a cuenta del Impuesto a la Renta. 20. También para promover la diversificación le pondré altísima prioridad al desarrollo agrario y rural. Al respecto, proponemos poner en discusión la creación de un régimen especial agrario y rural en la Constitución Política del Perú ya sea mediante una Reforma Constitucional o una Nueva Constitución. Es importante reconocer el carácter especial de la agricultura y de lo rural, y generar instrumentos legales y de política adecuados para este vasto sector de la economía, la sociedad y el territorio nacional. En mi gobierno crearé un sub-gabinete de desarrollo agrario y rural compuesto por los ministros de agricultura, producción, desarrollo e inclusión social, transportes y comunicaciones, agua y saneamiento y comercio y turismo, el cual se reunirá de manera permanente para generar políticas e instrumentos para el desarrollo del agro y los sectores rurales del país. 21. Dirigiremos recursos públicos y privados hacia el crédito agropecuario y rural utilizando los mecanismos legales existentes. Las opciones pasan por incrementar sustancialmente el capital del Banco Agropecuario de 400 a 4,000 millones de soles, así como utilizar las agencias bancarias del Banco de la Nación para captar ahorros rurales y canalizar créditos hacia agricultores y ciudadanos de las áreas rurales del país. Movilizar recursos de COFIDE y otras instancias de crédito público y privado hacia la capitalización agraria de largo plazo. 22. También planteamos una política de defensa del agro y la industria nacional utilizando mecanismos legales como salvaguardias y medidas anti-dumping contra la importación de productos subsidiados o con dumping provenientes de países que desarrollan prácticas de competencia desleal que golpean al sector textil de Gamarra o al de Cuero y Calzado de Trujillo. Igualmente, restableceremos el nivel de protección arancelario de la franja de precios agrícolas al maíz, azúcar y lácteos que el actual gobierno ha desmontado y que la OMC ha bloqueado. Una medida clave adicional de nuestra propuesta es el apoyo decidido al exportador. Restituiremos el 5% del drawback a las exportaciones no tradicionales e instauraremos un 10% del drawback para los nuevos productos de exportaciones no tradicionales. 23. En el Frente Amplio consideramos que la informalidad es un problema muy importante en nuestro país pero no creemos que su causa principal sea el exceso de cargas tributarias o de derechos laborales o una mano de obra muy cara. La causa principal de la informalidad es la baja productividad y el reducido nivel de capital moderno que tiene la economía. Por eso tenemos una apuesta fundamental por la capitalización y crecimiento de las pequeñas y medianas empresas (PYMES), promoviendo la innovación, la ampliación de sus capacidades técnicas y financieras, y el apoyo decidido del Estado para que los buenos empresarios prosperen y creen los miles de empleos formales que nuestro país requiere. 24. Creemos que nuestro país debe recuperar la soberanía y el poder de decisión sobre el destino de sus recursos naturales, sobre todo el petróleo y el gas. Tenemos el derecho, como lo tienen otros países del mundo, de establecer una matriz energética sostenible, de acuerdo a las conveniencias del país, produciendo más de aquellas fuentes energéticas abundantes, como el gas natural, consumiendo menos lo que menos tenemos–petróleo-y promoviendo el desarrollo de fuentes renovables de energía no contaminantes. 6
  7. 7. Actualmente, no se sabe si habrá gas para el Gasoducto Sur Peruano porque las empresas son las dueñas de la molécula y son ellas, no nosotros, las que deciden adonde va “su” gas. Lo mismo sucede con el gas del Lote 56 de Camisea, dedicado a la exportación. El contrato entre Repsol/Shell y México –donde no ha tenido participación el Estado peruano- establece precios irrisorios y las regalías que recibe el Estado son menores a aquellas que se pagan en el mercado interno. No solo eso. El gas peruano se ha estado reexportando desde México a terceros países, recibiendo la empresa mejores precios e ingresos, sin comunicárselo a las autoridades peruanas. Esto fue motivo de un arbitraje del CIADI del Banco Mundial, que fue ganado por el Estado peruano. Sin embargo, a pesar de ello, Shell ha seguido vendiendo caro nuestro gas, continuando con el engaño. Eso es inaceptable y no lo permitiremos más. 25. Cuando el Frente Amplio llegue al gobierno renegociaremos los contratos de hidrocarburos –incluidos el Lote 88 y el Lote 56- para recuperar el poder de decisión sobre el gas peruano. Concluiremos el Gasoducto Sur-Peruano, que llegará a Cusco, Puno, Arequipa y Moquegua y masificaremos el uso del gas del sur como principal fuente de energía para las actividades productivas. Como parte de nuestra política de diversificación productiva, iniciaremos las operaciones de la industria petroquímica del sur, en concertación con inversionistas privados, extranjeros y nacionales y con participación de Petroperú. 26. Asimismo, fortaleceremos y modernizaremos Petroperú, dejando de lado el dogma de la ineficiencia de las empresas públicas que se plasma en el Artículo 60 de la Constitución fujimorista, que plantea la subsidiariedad de la actividad empresarial del Estado. Haremos realidad su integración vertical mediante la explotación de petróleo en el Lote 64 y el Lote 192. Concluiremos la Refinería de Talara, que eliminará el azufre de las gasolinas, preservando el medio ambiente. Y mejoraremos la gestión y el Buen Gobierno Corporativo para eliminar los derrames de petróleo del Oleoducto NorPeruano, que causan daño a la flora y la fauna, perjudicando a las comunidades nativas de la Amazonía y la sierra peruana. 27. Impulsaremos medidas y legislación específica para que los proyectos extractivos que se implementen (hidrocarburos, minería, pesca, forestal, etc.), generen beneficios económicos para el país y los entornos poblacionales, respetando estrictamente sus derechos y el ambiente. No podemos dejar de señalar que el país ha perdido 10 años de bonanza minera que pudo habernos servido para generar los recursos que precisamente se necesitan hoy en día para reactivar la economía y sentar las bases de un verdadero desarrollo sostenido. Se necesita establecer relaciones de equilibrio entre actividades productivas como la minería y las expectativas y demandas de las poblaciones. 28. Finalmente pero no menos importante que todos los puntos anteriores, en el Frente Amplio tenemos un compromiso fundamental con el medio ambiente y el destino de las futuras generaciones que tienen el mismo derecho que nosotros a un disfrutar de un país rico en recursos naturales y biodiversidad. Por esto planteamos como fundamental incorporar la variable ambiental y la de cambio climático como un aspecto transversal de toda nuestra política económica: el país pierde todos los años cerca del 4% del PBI por degradación ambiental (BM) y si no hacemos adaptación y mitigación para enfrentar el cambio climático, según estudios hechos para el BCRP, perderemos en promedio alrededor del 8% del PBI por año. Es urgente un abordaje serio con políticas públicas solventes y una verdadera Estrategia Nacional Frente al Cambio Climático. 7
  8. 8. Muchas gracias… 8

×