Marx

1.083 visualizaciones

Publicado el

Capítulo X del libro Histéricas historias de piratas y filósofos. Apuntes personales del profesor Ángel Luis del Barco para la asignatura Historia de la filosofía

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.083
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
46
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Marx

  1. 1. Marx y el marxismo El año, 1917, los rusos zaristas campan a sus anchas a pesar de las reformas de febrero, llevando el país a la ruina, amenazando a todo el proletariado. De Simbirsk surgió un caballero de la orden de los bolcheviques dispuesto a llevar a cabo la revolución proletaria; Vladimir Ilich Ulianov, más conocido como Lenin, unificó a todos los desheredados de Rusia, a los proletarios, a los obreros, a los campesinos, a los esclavos, y les ofreció un mundo nuevo donde vivir, y donde no conocerían otro gobierno que el promulgado por ellos mismos bajo la forma de una dictadura: la dictadura del proletariado. A la derecha de Lenin, Leon Trotski, el intelectual, conseguirá unificar el ejército rojo, transformándolo de torpes campesinos, en verdaderos soldados. Acompañando a estos dos grandes hombres de la revolución, a la sombra de ellos se escondía el verdadero artífice de la libertad obrera, el constructor de la filosofía revolucionaria para que Lenin y Trotski alcanzaran la gloria en los libros de historia. La naturaleza había entregádole el don de la inteligencia suprema, de la sabiduría divina, ya que no de la belleza. De extraña nariz, grande y desproporcionada; pelo oscuro, duro y abundante, que el tiempo comenzaba a debilitar; ojos pequeños, marrones cuando se le podían distinguir, bajo unas cejas de formas aguileñas por no decir algo peor; labios carnosos con aprecio para el habla; las orejas también pequeñas y mal situadas, una un centímetro más alta que la otra; una terrible tendencia a engordar que cada vez era más difícil de disimular; las barbas pronunciadas y pobladas le conferían, si se descuidaba, el aspecto del horror; alérgico, lesionado en un hombro, de torpe paso, operado de niño para que de mayor pudiese ser un hombre, de vida turbia, amigo de generar rumores en torno a él; en definitiva, una piltrafa humana era este nuestro hombre, de nombre Angeli Luisich delBarkov. Sin embargo, y pese a toda su grandeza, ¡qué era mucha!, Angeli Luisich delBarkov, más conocido como Koba1, había aprendidotodo lo que sabía, ¡y era mucho!, del teutónico 1 En realidad siempre me conocieron comoel osito Misha, pero es penoso pasar a la historia con ese apodo, así que lo cambié por el más aséptico deKoba; apodo que, por otra parte, fue el que realmente usó Stalin en su época de terrorista anterior a la revolución de octubre.
  2. 2. pensamiento de Karl Marx. Siendo muy joven Koba marchó de su Rusia natal a Tubinga para acabar sus estudios de bachillerato y acceder a la prestigiosa universidad de la ciudad. Allí entabló amistad con los círculos bolcheviques que proliferaban por el continente. Comenzó a leer a Marx; sin embargo, algún amigo sensato le aconsejó se matriculara en la facultad de filosofía para aprender el pensamiento del que Marx había extraído su filosofía transformadora. Sus amistades con los bolcheviques le trajeron nefastas consecuencias para su tranquilidad y fue expulsado de la Universidad a pesar del magnífico expediente que estaba cosechando con una media de 9,83 el primer año de su licenciatura. Puesto que su nombre comenzaba a ser conocido en Alemania, lo cambió por el de Yévgueni Dzugashvili2, pero siguió usando el alias de Koba. Cinco años más tarde acabó su licenciatura en filosofía materialista en la universidad politécnica de Londres, con el premio especial de final de carrera; se doctoró dos años después con una tesis tituladaLa irracionalidad inherente al idealismo bajo las formas múltiples de su desarrollo acrítico-práctico, en esencial oposición al racional devenir del ser a la nada. Un año más tarde sería publicada bajo el título Historia y Revolución. Sus padres, de condición muy humilde, ya no podían mantenerle por más tiempo en tierras extranjeras, así que Koba tuvo que buscar trabajo. Evidentemente, los bolcheviques no podían dejar pasar de largo la calidad intelectual de Koba y lo contrataron como formador de las bases de los soviets. Daba clases en pequeñas aulas construidas en almacenes, en casas, en talleres, en granjas, allá donde fuese preciso, o allá donde hubiese que desplazar la organización ante la persecución policial. Koba fue muy conocido y reputado entre las bases soviéticas, no en vano él las estaba formando e introduciendo en el pensamiento marxista. Muchos de esos alumnos hacían copias en imprentas clandestinas de los escritos que Koba les pasaba y en los que se encontraba todo su profundo pensamiento y comprensión del pensamiento marxista. De esa época procede este escrito que presentamos a continuación y que hemos conseguido rescatar de entre los restos de una fábrica soviética privatizada recientemente. Diseñado para introducir a los soviets en el materialismo marxista, se presenta bajo el título de La filosofía transformadora. 2 Verdadero nombre de pila de Yosef Stalin.
  3. 3. Introducción al pensamiento de Karl Marx (La flosofía transformadora) Una de las corrientes más críticas hacia Hegel, que surgen del propio hegelianismo, es el materialismo, que encontrará en Marx a su máximo representante. Pero Marx aprende el materialismo de un alumno directo de Hegel,Ludwig Feuerbach3, que surge con fuerza de entre la izquierda hegeliana. Puesto que para Hegel toda la realidad es un desarrollo dialéctico (recordemos que la dialéctica es la racionalidad de la realidad para Hegel), consecuentemente el hecho religioso también lo es; y ahí es donde Feuerbach centrará su crítica. La religiosidad, para este autor, tiene su más completa explicación en el hombre mismo, y no en un desarrollo dialéctico dela Idea. Los principios de la religión, explicaba Feuerbach, no son más que proyecciones que el hombre ha hecho de sus propios pensamientos, de sus deseos, de sus anhelos, de sus exigencias. De esa manera la idea de Dios todo amor aparece como la proyección del pensamiento humano sobre el amor como lo más elevado de nuestro espíritu. Es fácil, el ser humano ama y desea ser amado, así que tiende a pensar que el amor es una realidad que gobierna el universo todo, una especie de ley universal, así que orienta ese pensamiento hacia la creación de una realidad en la que todo es amor4. Ahora bien, esas proyecciones humanas acaban teniendo una realidad propia al margen del ser humano, puesto que este les confere esa realidad, y de esa manera se produce laalienación5 de lo humano, es decir, la construcción de un mundo fcticio donde quedan solucionados los problemas que el ser humano tiene en el mundo real. Sólo si el hombre se libera de su alienación podrá reconquistar su plena humanidad, comprendiendo enteramente el verdadero signifcado de los principios religiosos. Pero ese signifcado hay que buscarlo en la antropología, no en la teología. La religión ha hecho la positiva labor de ser laprimera conciencia de la humanidad, pero era unaconciencia indirecta que situaba en un ser divino los más íntimos ideales del ser 3 Ludwig Andreas Feuerbach nació el 28 de julio de 1804, en Landshut, Baviera (Alemania); y murió en Rechenber (Alemania), el 13 de septiembre de 1872. Está considerado el padre intelectual del humanismo ateo contemporáneo, o ateísmo antropológico. Su pensamiento y obra infuirán enormemente en Marx y Engels, pero también en Max Stirner, en Bakunin, y en general en todo el materialismo histórico. Sus ideas radicales le impidieron ser profesor en la universidad, a pesar de que su pensamiento era el más comentado y discutido en la década de 1830 y 1840; por ello sobrevivió de los benefcios que su esposa obtenía de una participación en una empresa de porcelanas. En 1836 escribió: ¡Basta de lamentaciones por la brevedad de la vida! Es un truco de la deidad para realizar una incursión contra nuestra mente y contra nuestro corazón y sacar lo mejor de nuestra savia en benefcio de otros. 4 Ya sabéis:Dios es amor, la biblia lo dice; Dios es amor, San Pablo lo repite; Dios es amor, búscalo y verás. Capítulo siete, versículo cuatro, del libro de Juan. 5 La alienación no es una subyugación, ni una obediencia; se produce cuando el ser alienado está convencido de la propia alienación. Por ejemplo, una mujer puede estar alienada con respecto a su marido si este la gobierna, decide por ella, la maltrata, y además, ella está convencida de que así debe ser. De ahí que para eliminar la alienación primero hay que liberar la esclavitud del ser alienado.
  4. 4. humano, de este desdoblamiento surgen los más graves problemas religiosos: el fanatismo y el empeño de limitar la razón con la fe. Para evitar estos errores sólo hay una vía, negar la existencia de Dios y a partir de ahí, conseguir en el hombre una conciencia directa de sí mismo. Es la flosofía, piensa Feuerbach, la encargada de esa tarea. Para ello debe realizar una crítica sobre todos los sistemas metafísicos, que no son más que religiones enmascaradas en conceptos. Sólo así se llegará al análisis del hombre integral, y para ello, piensa, hay que invertir completamente el pensamiento de Hegel. Dicha inversión consiste en reconocer que elInfnito, el Absoluto, laIdea no se realiza en sí misma, o en un Dios trascendente, sino en el hombre mismo. La verdadera flosofía debe estar encaminada ahacer hombres, no libros ni conceptos abstractos. Por ello mismo Feuerbach piensa que el hombre aislado de la flosofía tradicional no es real; su humanismo nos revela a un hombre ligado a otros hombres,al yo unido al tú por un vínculo de estrecha solidaridad. Ahí radica la verdadera flosofía. Como que Feuerbach ha reducido el idealismo, el desarrollo de la idea, al ser humano material, habló de esa nueva flosofía como una flosofía materialista, precisamente para que la oposición fuera tajante con los principios del idealismo. Marx, (y Engels)6, recogen el legado dialéctico de Hegel, afrmando con él que la realidad es un perpetuo movimiento regulado por la ley de la contradicción:En toda parte y siempre hay, en cada cosa, contradicciones. Estas contradicciones son, al igual que para Hegel, no el producto de la irracionalidad, sino la fuerza interna del devenir, (¿de quién hay una infuencia muy evidente?)7, mediante la cual podemos comprender las conexiones causales del mundo, o lo que es lo mismo, hacer ciencia. Pero la dialéctica de Marx es una inversión de la de Hegel, (en esto sigue a Feuerbach), pues esas contradicciones no son susceptibles de ser deducidas racionalmente a priori, como pensaba Hegel; sólo el contacto directo con los objetos reales nos puede revelar las contradicciones en las que está inmerso. Para Marx la fuerza lógica de la dialéctica está unida a la materia estudiada; por eso afrma Marx que:Hegel aguantaba el método con la cabeza, ahora se aguanta con los pies. La frase es de lo más elocuente, puesto que para Hegel la dialéctica era deducida racionalmente, mientras que Marx la baja a la tierra que pisa. Marx le reconoce a Feuerbach el haber descubierto el concepto de alienación, con respecto a la religión, y lo hace suyo. Pero afrma que se quedó a mitad de camino, pues la alienación religiosa no es más que una de las formas de alienación de un hombre que vive enuna determinada forma social, donde se encuentraenvilecido, esclavizado, despreciado. El hombre estáeconómicamente 6 A partir de ahora sólo nombraré a Marx, sin embargo, hay que reconocer que muchos de los conceptos flosófcos que estudiaremos, especialmente los más relacionados con los elementos ideológicos que se desarrollarán, como el comunismo, son fruto de un trabajo conjunto entre Marx y Engels. 7 Pues de Heráclito, claro. Recordad que Heráclito afrmaba que todo era devenir, continuo movimiento y cambio. Y Marx comenzó su formación flosófca estudiando a los presocráticos, como Heráclito.
  5. 5. alienado, con lo que se le obliga a renunciar a su genuina humanidad. ¿En qué consiste entonces la alienación del trabajo? En primer lugar, el trabajo es externo al trabajador, es decir, no pertenece a su ser; el trabajador no se afrma en su trabajo, sino que se niega, no se siente bien sino disgustado, no desarrolla una energía física e intelectual libre, sino que se mortifca el cuerpo y se arruina la mente. El trabajador no se siente suyo hasta que sale del trabajo y en el trabajo se siente alienado. Cuando no trabaja está en casa, y cuando trabaja no está en casa. Su trabajo no es por tanto voluntario, sino obligado, trabajo forzado. Así el trabajo no le proporciona satisfacción, sino que es únicamente un medio para obtener satisfacciones fuera del trabajo. Hasta qué punto le es extraño se ve en el hecho que tan pronto deja de tener una coacción física u otra, se huye del trabajo como de la peste. En el terreno práctico el hombre no es sólo la víctima de una alienación de la abstracción, como la idea deAbsoluto, sino que es un esclavo de algo muy concreto: el dinero, elcapital, que ha dejado de ser un instrumento para imponer sus propias exigencias. Sólo cuando esta alienación desaparezca podrá desaparecer la alienación religiosa de la que hablaba Feuerbach. Lo mismo pasa con la religión. Cuanto más pone el hombre en Dios, menos conserva en sí mismo. El trabajador pone su vida en el objeto, pero ya no le pertenece a él, sino al objeto. Por tanto, cuanto más grande es esta actividad, más falto está de objetos el trabajador. Lo que es el producto del trabajo no es él. Por tanto, cuanto más grande es este producto, menos es él mismo. La alienación del trabajador en su producto signifca no únicamente que el trabajo se torna un objeto, una existencia externa, sino también que existe fuera de él, independiente, ajeno, y pasa a ser un poder independiente enfrente de él, signifca que la vida que ha trasmitido al objeto se enfrenta a él hostil y ajena. Que el producto del trabajo no pertenece al trabajador, que se enfrente a él con un poder ajeno es posible únicamente porque pertenece a otro hombre diferente al trabajador. Si su actividad le representa un tormento, ha de ser satisfacción y alegría de vivir para otro. No los dioses ni la naturaleza, únicamente el hombre mismo puede ser este poder ajeno sobre el hombre. Podemos ver como Marx se aleja, aunque muy infuido en su pensamiento, de las posiciones tanto de Hegel como de Feuerbach. Aquí habría que hacer algún apunte sobre la importancia de los trabajos de este pensador en torno al capital, (de hecho la gran obra de Marx se denominaEl Capital), para elaborar su pensamiento económico alrededor de lo que ya hemos apuntado, la alienación económica del ser humano. Pero debido a su complejidad y a su alejamiento de las
  6. 6. posiciones netamente flosófcas lo dejaremos de lado8. Baste decir que de ese análisis obtienen los principios socio-económicos de una nueva ideología por todos conocida: El comunismo. Una consecuencia inmediata del hecho de que el hombre esté alienado del producto de su trabajo, de su actividad, del ser de su especie, es la alienación entre los hombres. Cuando el hombre se opone a sí mismo, se le opone también otro hombre. Lo que vale de la relación del hombre con su trabajo, con el producto de su trabajo y con él mismo, vale también de la relación del hombre con otro hombre, con el trabajo de este y el objeto de su trabajo. En general, la afrmación de que el hombre está alienado del ser de su especie signifca que un hombre está alienado de los otros como lo está cada uno de la esencia humana. La alienación, como toda relación del hombre consigo mismo, se realiza únicamente cuando se expresa en su relación con otro hombre. De ese análisis se deriva también la crítica marxista al socialismo utópico, al que acusan de pretender reformas económicas sin volcar las instituciones políticas:Los socialistas burgueses quieren las condiciones de vida de la sociedad moderna sin los males y las luchas que inevitablemente se derivan de ella. Quieren la sociedad actual sin los elementos que la revolucionan y la disuelven. Quieren la burguesía sin el proletariado. Nosotros partimos de un hecho económico, actual. El trabajador se torna más pobre cuanta más riqueza produce, cuanto más aumenta su producción en potencia y volumen. El trabajador se torna una mercancía más barata cuanto más mercancías crea. La desvaloración del mundo de los hombres aumenta en proporción directa a la valorización del mundo de las cosas. El trabajo no únicamente produce mercancías; se produce a sí mismo y al trabajador como mercancía, y precisamente en la medida que le trabajo produce mercancías. Para conseguir que el socialismo se aleje de la utopía y adquiera unos caracteres científcos, con rigor, hay que situarlo en el marco de una nueva concepción flosófca que sepa aprovechar los más altos resultados del pensamiento moderno. Dicha concepción flosófca se levanta sobre dos pilares fundamentales, que son el eje central del pensamiento marxista:El materialismo histórico y el materialismo dialéctico. 8 Veis, otra forma curiosa de decir que no se tiene ni idea de las ideas económicas de Marx. No yo, por supuesto, que domino el tema ampliamente, pero estos escritos estaban pensados para obreros y campesinos revolucionarios, y no era cuestión de mostrar una superioridad intelectual demasiado abrumadora, aunque esa superioridad se hubiese demostrado igualmente si quienes me leyesen fueran catedráticos de universidad, pues mi grandeza es angustiosa para las pequeñas mentes mortalmente humanas que me escuchan. Igual que mi belleza, claro está... tan elevada que no sois capaces de comprenderla. En pocas palabras, no es que yo sea feo... es que vosotras no sabéis mirarme.
  7. 7. El materialismo histórico La alienación económica es el fundamento de todas las demás alineaciones.Su supresión es, por lo tanto, decisiva para reintegrar al ser humano a su plena humanidad. El materialismo histórico no es más que el desarrollo flosófco de la afrmación de la preeminencia de la alienación económica, y constituye la formulación exacta de las condiciones de dicha preeminencia y de sus implicaciones. Hemos visto como Feuerbach había descubierto la existencia en el hombre concreto, no en el ser humano abstracto, de un vínculo de solidaridad entre los individuos. Pero Feuerbach, piensa Marx, no entendió el signifcado profundo de dicha unión porque estudió al ser humano al margen de su actividad práctica productiva, es decir, de su trabajo. Para Marx esta actividad es decisiva, y se convierte en el principio real de la vida humana:La primera acción histórica del hombre es la producción de los medios para satisfacer sus propias necesidades, la producción de la vida material. Considerada bajo este aspecto, la unión de la que hablaba Feuerbach es una unión en torno a esa actividad laboral; la unión de los trabajadores enclases sociales. El núcleo central del materialismo histórico consiste en el reconocimiento de esa verdad histórica, en el descubrimiento de quela historia de la humanidad es esencialmente la historia de las luchas entre unas y otras clases, luchas en las que están en juego la producción y distribución de las riquezas. Toda la historia de la sociedad humana, hasta el día, es una historia de luchas de clases. Libres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, maestros y ofciales; en una palabra, opresores y oprimidos, frente a frente siempre, empeñados en una lucha ininterrumpida, velada unas veces, y otras franca y abierta, en una lucha que conduce en cada etapa a la transformación revolucionaria de todo el régimen social o al exterminio de ambas clases beligerantes. [...] La moderna sociedad burguesa que se alza sobre las ruinas de la sociedad feudal no ha abolido los antagonismos de clase. Lo que ha hecho ha sido crear nuevas clases, nuevas condiciones de opresión, nuevas modalidades de lucha, que han venido a sustituir a las antiguas. [...] Sin embargo, nuestra época, la época de la burguesía, se caracteriza por haber simplifcado estos antagonismos de clase. Hoy, toda la sociedad tiende a separarse, cada vez más abiertamente, en dos grandes campos enemigos, en dos grandes clases antagónicas: la burguesía y el proletariado. Al trabajar y producir los medios de subsistencia, los seres humanos establecen entre sí relaciones que no dependen de su voluntad, sino del grado de desarrollo de las fuerzas productivas
  8. 8. materiales, es decir, de la capacidad del trabajador para realizar tal o cual trabajo. En pocas palabras, lo que Marx está diciendo es que los obreros se juntarán con los obreros, pues con ellos comparten el trabajo, los intereses, etc... y eso no es una elección del trabajador, sino el resultado de las condiciones materiales bajo las cuales el trabajador existe.Estas fuerzas productivas materiales forman el sustrato de la historia de la humanidad,o sea, las relaciones de clase son el eje sobre el que se desarrolla toda la realidad humana. Sobre esa realidad se forma lo que Marx denomina superestructura ideológica: la política, la justicia, la religión, etc. De esta manera Marx está afrmando que el ser humano, al relacionarse con otros seres humanos siguiendo la realidad de su clase social, crea una ideología en torno a él y en torno a esa clase social; consecuentemente, mientras la clase social dirigente no cambie, no cambiará toda la ideología que se desarrolla en la realidad humana. Por eso afrmó Marx:La religión es el opio del pueblo;la religión es una forma de la ideología dominante diseñada para impedir que el ser humano tome conciencia de sí mismo y pueda variar la realidad. Estos movimientos de las relaciones de producción son determinados por el devenir histórico, aunque no son los únicos factores que intervienen en la dialéctica histórica; también las ideologías infuyen fuertemente en el desarrollo de los acontecimientos, y en ocasiones pueden llegar a ser factores preponderantes. Es en este punto donde Marx afrma quelos flósofos se han limitado a interpretar el mundo de diversos modos, lo que importa es transformarlo. Pues la actividad intelectual humana no consiste sólo en la contemplación metafísica de la historia, pensando que su desarrollo se realizaba al margen de la conciencia humana; más bien al contrario, es el hombre quien, con su actividad práctica productiva, debe servirse de la historia para construir libremente su futuro. Ahora bien, para la transformación social el hombre debe tener en cuenta tanto la realidad que vive como los hechos históricos que infuyen sobre ella. El ser humano debe conocer las leyes dialécticas de la historia para poder transformarla. Este trabajo flosófco e histórico ha de ver su culminación en la acción política, en una lucha que libere al hombre de esa alienación económica que lo mantiene atado al dinero y al capital. La conclusión fnal del materialismo histórico es clara, el ser humano ha de derrocar al sistema capitalista mediante una revolución e instaurar la sociedad comunista. El materialismo dialéctico Según Marx y Engels hay que integrarel devenir del mundo humano (materialismo histórico) en el devenir general de la realidad. Hay que complementar la dialéctica histórica con una dialéctica general del universo. Ahora bien, frente al materialismo anterior, como el de Feuerbach, Marx piensa que esta dialéctica general, (materialismo dialéctico), no debe estar apoyada en los triunfos de tal o cual ciencia, pues nuevos logros científcos podrían desmontarla y acabar cayendo en el peligro de
  9. 9. concebirla como una forma más de absolutismo metafísico. El materialismo dialéctico se hará sobre la inversión de la dialéctica hegeliana, de tal manera que la materia adquiera una dinámica interna que imposibilite el anquilosamiento de la naturaleza y sus principios en una determinada concepción científca. (En pocas palabras, lo que Marx defende es que la concepción materialista no puede caer en el error de tantos flósofos modernos de fundamentarse en una ciencia determinada, como por ejemplo Hume y Kant al estar pensando en la física de Newton, pues ¿qué ocurrirá con dichas concepciones cuando nuevos descubrimientos científcos muestren el error de esa concepción? De hecho, hay muchos autores que afrman que las posiciones kantianas deben ser revisadas a la vista de la relatividad de Einstein.) De esta manera el materialismo dialéctico puede concluir que la realidad que tenemos frente a nosotros es la única realidad, y que no hay ninguna referencia hacia otro tipo de realidad extra mundana. Esta conclusión del materialismo dialéctico debe llevar al ser humano a comprender cada vez más la realidad que tiene ante sí, y descubrir cada vez mejor la unidad que existe entre ella y nuestro pensamiento. Al ser el materialismo dialéctico una dialéctica general de la realidad no puede llegar a las conclusiones políticas a las que llega el materialismo histórico, sin embargo, son evidentes las afnidades entre un desarrollo y el otro. El materialismo dialéctico se constituye de esa manera como el soporte teórico de la flosofía que debe transformar el mundo; el materialismo histórico es el soporte práctico, (de acción), de dicha flosofía. La transformación radical se alcanzará cuando todos los seres humanos de la tierra vivan bajo el seno de una sociedad comunista. La deportación a Siberia Koba supo no estar al frente de la revolución, sino ser un apuntador maravilloso para que gente más revolucionaria que él pudiera llevar a cabo los desarrollos que él realizaba en el pensamiento de Marx. Sin embargo Koba cometió un error, como amigo y protegido de Lenin nadie le tocaría, sin embargo ya no era lo mismo si se decía lo mismo con respecto a Trotski; cuando este cayó en desgracia bajo la eliminación de la dialéctica revolucionaria que realizó Stalin, Koba fue puesto en la lista negra. Es más, su inmensa grandeza intelectual molestaba, y mucho, a Stalin, así que hizo que Beria se encargara del asunto, y de la misma manera que Trotski acabó siendo asesinado en México por un estalinista fanático, Koba fue enviado a Siberia y nunca más se supo de él. Aportaciones a este estudio histórico de Alexander Djierzhinsky9, de la ciudad de 9 Este nombre pertenece, en realidad, al primer dirigente de la Chekia, o los servicios secretos revolucionarios. Lo que posteriormente sería la famosa KGB.
  10. 10. Zinovia, en la frontera entre Siberia y Kamchatka: Existe una pequeña aldea en las cercanías del lago Baikal conocida como Pakuxtv; en ella se desarrolla desde hace muchísimo tiempo un tipo de sociedad altamente matriarcal, de hecho es una sociedad únicamente poblada por mujeres. Son estas mujeres pakuxtvianas conocidas por su exuberante belleza, y se reproducen conociendo a hombres de aldeas cercanas cuando viajan para comerciar. Hace cinco años fui recogido por una de esas mujeres en medio del desierto de hielo siberiano y salvado de una más que probable muerte. Cuando desperté estaba rodeado por las hermosas mujeres de Pakuxtv, mis piernas no podían moverse y tardarían todavía unas semanas en poder hacerlo. Durante mi espera pude conocer la historia de otro hombre que vivió en esta aldea desde que fue recogido hasta su misteriosa desaparición muchos años después. Hablaban de él con el mayor de los amores, con una pasión descomunal, como si se tratase de un deseo sensual que se hubiese trasmitido a través de las generaciones; sin embargo, no era su belleza varonil lo que las atraía, sino sus palabras, su inteligencia, su gracia ágil, su poesía, cual si de un Orfeo de la palabra se tratase. Si te quedas en silencio puedes escuchar a las mujeres llorar con sus palabras y sus gestos, e incluso el viento parece pronunciar su nombre: ¡Koba! Yo he decidido seguir en esta aldea y ampliar mi estudio sobre esta sociedad tan extraña. Sirva esta aportación de mi despedida para con la sociedad.

×