43

50 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
50
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

43

  1. 1. Silvia Giménez Rodríguez - 166 - curso del sida. La deficiencia de las funciones de vigilancia inmunologica [11] junto con la presencia de agentes carcinógenos específicos [13] y de los demás factores envueltos en el proceso carcinogenético son los responsables de la ocurrencia de neoplasias [17]. Lógicamente la aparición simultánea de enfermedades infecciosas, metabólicas y neoplásicas, por medio de las cuales se manifiesta clínicamente el sida, depende además del tipo e intensidad de la exposición a los agentes estresantes inmunotóxicos, del estado fisiológico del individuo [14], el cual depende a su vez de muchas variables, tales como edad, sexo, personalidad, nutrición, embarazo, lactancia, estado de desintoxicación, respuesta tisular y, en mucho menor grado, de factores genéticos. Las manifestaciones clínicas del sida también dependen de la intensidad del daño infligido por los agentes estresantes a otros órganos y sistemas diferentes del sistema inmune. Si no se suspende la exposición a agentes estresantes y si por el contrario el paciente es medicado con sustancias inmunotóxicas tales como la AZT, los inhibidores de la proteasa y otros antirretrovirales, antibióticos y antineoplásicos [18, 19] aumenta el estado de inmunodeficiencia, lo cual a su vez incrementa las alteraciones metabólicas y las necesidades nutricionales [20]. Todo esto lleva al paciente a un estado de malnutrición grave y de alte- raciones metabólicas generalizadas [21], tornándose en un cuadro eventualmente, irreversible y acabando con la vida del paciente [22]. (Giraldo, 2002: 63-65) 3.2. Diagnóstico 3.2.1. Definición caso SIDA El SIDA incluye un conjunto de enfermedades anteriormente conocidas y dos epidemias de SIDA, clínica y epidemiológicamente distintas, una en América y Europa y la otra en África.12 12 Véase apartado 2.3 del capítulo segundo, donde se exponen las enfermedades consideradas del SIDA y su incorporación cronológica.
  2. 2. Silvia Giménez Rodríguez - 167 - 3.2.1.1. Enfermedades del SIDA Siguiendo a Duesberg (1993:135-140), la mayoría de los pacientes americanos (62%) y europeos (75%) padecen enfermedades microbianas o infecciones oportunistas que se producen por una inmunodeficiencia adquirida (OMS, 1992a). En América, incluyen neumocistosis (50%), candidiasis (17%) e infecciones microbacterianas tales como tuberculosis (11%), toxoplasmosis (5%), citomegalovirus (8%) y enfermedad por virus del herpes (4%). La neumocistosis es descrita como una neumonía específica del SIDA. Sin embargo, el Pneumocystis carinii es un hongo parásito que se encuentra en todos los humanos y puede volverse activo bajo una deficiencia inmunológica. Puesto que los oportunistas bacterianos de la inmunodeficiencia, como el bacilo de la tuberculosis o el neumococo, son fácilmente atacados con antibióticos, las neumonías por hongos y víricas predominan en países donde los antibióticos son fácilmente asequibles. Esto es especialmente cierto para los grupos de riesgos que emplean antibióticos de forma crónica para prevenir el SIDA (Callen, 1990). Las ratas jóvenes tratadas durante varias semanas con antibióticos y ortisona inmunodepresora desarrollan todas ellas neumosistosis de forma espontánea (Weller, 1955). El SIDA de muchos pacientes americanos (38%) y europeos (25%) no se produce como resultado de inmunodeficiencia y microbios. En lugar de eso los pacientes sufren demencia, enfermedad por consunción, sarcoma de Kaposi y linfoma (OMS, 1992a). La epidemia africana incluye enfermedades típicamente establecidas en África, tales como fiebre, diarrea, tuberculosis y enfermedades por adelgazamiento. Solo el 1% eran sarcomas de Kaposi. La definición de SIDA africano se basa en enfermedades específicas de África. (Widi-Wirsky et. al., 1988) 3.2.1.2. Grupos de riesgo de SIDA y enfermedades de SIDA específicas de los grupos de riesgo La mayor parte de los enfermos de SIDA americanos (97%) y europeos (87%) proceden de grupos con riesgos sanitarios, ya que su salud había estado en peligro antes del comienzo del SIDA: el 62% de los enfermos de SIDA americanos (47% de los europeos) son varones homosexuales consumidores frecuentes de drogas afrodisiacas orales, el 32% de los americanos y europeos son consumidores de drogas intravenosas y el 2% son receptores de transfusiones y el 1% son hemofílicos (CDC, 1992b; OMS, 1992a). El 38% de los casos de SIDA en americanos son hemofílicos y receptores de transfusiones, el 25% son consumidores de drogas intravenosas o compañeros sexuales de estos
  3. 3. Silvia Giménez Rodríguez - 168 - consumidores y el 25% son varones homosexuales (CDC, 1992b). El 70% de los bebés americanos con SIDA han nacido de madres consumidoras de drogas y el 13% han nacido con deficiencias congénitas como hemofilia (CDC, 1992b). Sólo el 3% de los enfermos de SIDA americanos y el 13% de los europeos proceden de categorías de exposición indeterminadas, de la población general. Algunas de las diferencias entre las estadísticas europeas y americanas puedan reflejar diferencias en los criterios sobre SIDA entre los países europeos y los Estados Unidos y diferencias de comunicación entre la OMS y los CDC. En África, alrededor del 90% de las enfermedades del SIDA son viejas enfermedades africanas. Las enfermedades africanas no incluyen neumocistosis ni candidiasis aunque el Pneumocystis y la Cándida sean microbios presentes en todos los humanos, incluyendo los Africanos (Freeman, 1979). 3.2.1.3. Definición de SIDA en África Como se ha mencionado con anterioridad, el SIDA es el nuevo nombre que se ha dado a 30 enfermedades cuando se dan junto con un test positivo a los anticuerpos del VIH (Bethell 2000:165-174). Pero en África no es obligatorio realizar este test. Esto es así desde octubre de 1985, al tomarse esta decisión por funcionarios de la sanidad pública norteamericana en un congreso celebrado en Bangui, en la República Centroafricana. El organizador Joseph McCormick de los CDC quería una definición de diagnóstico de SIDA para los países que no tenían equipamiento necesario para llevar a cabo análisis de sangre y convenció a los representantes de la OMS en Ginebra de que estableciesen su propio programa de SIDA. Al observar a la gente enferma en Zaire, los estadounidenses antes de pasar ningún test identificaron la epidemia de SIDA en este país, y se estableció la definición Bangui13, ésta fue publicada en el Informe Epidemiológico Semanal de la OMS (1986:69-76) y la revista Science, 21 noviembre 1986. Lo que significa que si tienes diarrea, 10% de pérdida de peso y fiebre eres caso SIDA, si tienes diarrea, tos y fiebre durante un mes, también eres caso SIDA. De esta manera se constata cómo se están renombrando algunas de las enfermedades de la pobreza. Los defensores de esta versión consideran que no hay dinero para hacer los test a tanta gente, algo discutible si tenemos en cuenta que el gasto en erradicar el hambre del mundo serían 13.000 millones de dólares anuales, cuando 17.000 millones se destinan a comida de animales domésticos. El gasto para dar agua potable sería de 9000 millones de 13 Véase capítulo segundo apartado, 2.3.
  4. 4. Silvia Giménez Rodríguez - 169 - dólares al año, cuando los europeos y norteamericanos enriquecidos gastan 12.000 millones en perfumes (Informe PNUD:97-98) 3.2.1.4. Propuesta de definición del SIDA Roberto Giraldo tras sus investigaciones reformula la definición ortodoxa del SIDA: “De todas las inmunodeficiencias adquiridas, el sida es la más grave y corresponde al máximo estado de deterioro al que puede llegar el sistema inmune de las personas (…) el sida puede y debe definirse como la más grave de todas las inmunodeficiencias adquiridas, secundaria a exposiciones múltiples, repetidas y crónicas a los agentes estresantes del sistema inmune”. (Giraldo, 2002:65) 3.2.2. Pruebas diagnósticas del SIDA La definición ortodoxa de SIDA requiere un resultado positivo en las pruebas para anticuerpos pare el VIH, a excepción de África donde estas pruebas no son indispensables. Las pruebas más frecuentes utilizadas en el diagnósticos son ELISA o “prueba rastreadora”, el Western blot o “prueba confirmatoria” y el PCR o “prueba de la carga viral”. Las dos primeras detectan anticuerpos del VIH y la tercera es una prueba genética por medio de la cual se hacen copias de fragmentos pequeños de ácidos nucleicos que en principio pertenecerían al VIH14. a) ELISA Para realizar el test ELISA, el suero sanguíneo de un individuo se disuelve en la proporción de 1:400, con un determinado diluyente. La mayoría de tests serológicos que buscan la presencia de anticuerpos contra gérmenes emplean suero sanguíneo neto (sin diluir) Sin embargo, para intentar evitar reacciones positivas falsas, algunos tests serológicos usan suero sanguíneo diluido, como es el caso de los tests que averiguan los anticuerpos de los virus del sarampión, varicela y paperas, los cuales utilizan una dilución de 1:16, para los citomegalovirus (CMV) 1:20 y para los Virus de Epstein Barr (EBV) 1:10. Giraldo (1999) se hace la siguiente pregunta “¿qué hace al VIH tan especial que para analizar el suero sanguíneo, necesite ser diluido 400 veces? ¿Y qué pasaría si no se diluyera 14 Idem Anterior Inicio Siguiente

×