la                                                  pasión   Según el evangelio de       Juan                     16.   1 ...
la pasión                                                            29   —Ahora sí estás hablando directa                ...
Según el evangelio de   JUAN                he entregado las palabras que me dis-                te, y ellos las aceptaron...
la pasión                                                                 judíos, arrestaron a Jesús. Lo ataron13         ...
Según el evangelio de    JUAN                dije es correcto, ¿por qué me pegas?           34 —¿Eso lo dices tú —le respo...
la pasión                                                          11 —No tendrías ningún poder sobre mí                  ...
Según el evangelio de        JUAN                                          La crucifixión        Y desde aquel momento ese...
la pasión                                     Sepultura de Jesús     había llegado primero al sepulcro; y vio             ...
Según el evangelio de   JUAN                la semana, estando reunidos los discí-           —Mientras no vea yo la marca ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La pasión2

387 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
387
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La pasión2

  1. 1. la pasión Según el evangelio de Juan 16. 1 »Todo esto les he dicho para que no flaquee su fe.2 Los expulsarán de las sinagogas; y hasta viene el día en que cualquie- ra que los mate pensará que le está prestando un servicio a Dios.3 Actuarán de este modo porque no nos han conocido ni al Padre ni a mí.4 Y les digo esto para que cuando llegue ese día se acuerden de que ya se lo había advertido. Sin embargo, no les dije esto al principio porque yo estaba con ustedes. La obra del Espíritu Santo 5 »Ahora vuelvo al que me envió, pero ninguno de ustedes me pregunta: “¿A dónde vas?” 6 Al contrario, como les he dicho estas cosas, se han entristecido mucho.7 Pero les digo la verdad: Les conviene que me vaya porque, si no lo hago, el *Consolador no vendrá a ustedes; en cambio, si me voy, se lo enviaré a ustedes.8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de su error1 en cuanto al pecado, a la justicia y al juicio; 9 en cuanto al pecado, porque no creen en mí; 10 en cuanto a la justicia, porque voy al Padre y uste- des ya no podrán verme;11 y en cuanto al juicio, porque el príncipe de este mundo ya ha sido juzgado. 12 »Muchas cosas me quedan aún por decirles, que por ahora no podrían soportar. 13 Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuen- ta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.14 Él me glorificará porque tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes.15 Todo cuanto tiene el Padre es mío. Por eso les dije que el Espíritu tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes. 16 »Dentro de poco ya no me verán; pero un poco después volve- rán a verme. 1. Convencerá — error. Alt. pondrá en evidencia la culpa del mundo. la pasión2.indd 1 6/5/11 15:15:31
  2. 2. la pasión 29 —Ahora sí estás hablando directa La despedida de Jesús 17Algunos de sus discípulos comenta- mente, sin vueltas ni rodeos —le dije- ban entre sí: ron sus discípulos—.30 Ya podemos ver que sabes todas las cosas, y que ni «¿Qué quiere decir con eso de que siquiera necesitas que nadie te haga “dentro de poco ya no me verán” , y preguntas. Por esto creemos que saliste un poco después volverán a verme” , y de Dios. “porque voy al Padre” ?»18 E insistían: 31 —¿Hasta ahora me creen?2 —contes- «¿Qué quiere decir con eso de “dentro tó Jesús—.32 Miren que la hora viene, de poco” ? No sabemos de qué habla.» y ya está aquí, en que ustedes serán 19 Jesús se dio cuenta de que querían dispersados, y cada uno se irá a su hacerle preguntas acerca de esto, así propia casa y a mí me dejarán solo. que les dijo: Sin embargo, solo no estoy, porque el Padre está conmigo.33 Yo les he dicho —¿Se están preguntando qué qui- estas cosas para que en mí hallen paz. se decir cuando dije: “Dentro de poco En este mundo afrontarán aflicciones, ya no me verán” , y un poco después pero ¡anímense! Yo he vencido al mun- volverán a verme” ?20 Ciertamente les do. aseguro que ustedes llorarán de do- lor, mientras que el mundo se alegrará. Se pondrán tristes, pero su tristeza se Jesús ora por sí mismo convertirá en alegría.21 La mujer que está por dar a luz siente dolores por- 17. 1 Después de que Jesús dijo que ha llegado su momento, pero en esto, dirigió la mirada al cielo y oró cuanto nace la criatura se olvida de su así: angustia por la alegría de haber traído «Padre, ha llegado la hora. Glo- al mundo un nuevo ser.22 Lo mismo rifica a tu Hijo, para que tu Hijo te les pasa a ustedes: Ahora están tris- glorifique a ti,2 ya que le has conferido tes, pero cuando vuelva a verlos se autoridad sobre todo *mortal para que alegrarán, y nadie les va a quitar esa él les conceda vida eterna a todos los alegría.23 En aquel día ya no me pre- que le has dado.3 Y ésta es la vida guntarán nada. Ciertamente les aseguro eterna: que te conozcan a ti, el único que mi Padre les dará todo lo que le Dios verdadero, y a *Jesucristo, a quien pidan en mi nombre.24 Hasta ahora no tú has enviado.4 Yo te he glorificado en han pedido nada en mi nombre. Pidan la tierra, y he llevado a cabo la obra y recibirán, para que su alegría sea que me encomendaste.5 Y ahora, Pa- completa. dre, glorifícame en tu presencia con la 25 »Les he dicho todo esto por medio gloria que tuve contigo antes de que el de comparaciones, pero viene la hora mundo existiera. en que ya no les hablaré así, sino que les hablaré claramente acerca de mi Padre.26 En aquel día pedirán en mi Jesús ora por sus discípulos 6 »A los que me diste del mundo les nombre. Y no digo que voy a rogar por he revelado quién eres.3 Eran tuyos; tú ustedes al Padre,27 ya que el Padre me los diste y ellos han obedecido tu mismo los ama porque me han ama- palabra.7 Ahora saben que todo lo que do y han creído que yo he venido de me has dado viene de ti,8 porque les parte de Dios.28 Salí del Padre y vine al mundo; ahora dejo de nuevo el mundo 2. ¿Hasta — creen? Alt. ¿Ahora creen? y vuelvo al Padre. 3 quién eres. Lit. tu nombre; también en v. 26. la pasión2.indd 2 6/5/11 15:15:32
  3. 3. Según el evangelio de JUAN he entregado las palabras que me dis- te, y ellos las aceptaron; saben con certeza que salí de ti, y han creído Jesús ora por todos que tú me enviaste.9 Ruego por ellos. los creyentes No ruego por el mundo, sino por los 20 »No ruego sólo por éstos. Ruego que me has dado, porque son tuyos.10 también por los que han de creer en Todo lo que yo tengo es tuyo, y todo mí por el mensaje de ellos,21 para que lo que tú tienes es mío; y por medio todos sean uno. Padre, así como tú es- de ellos he sido glorificado.11 Ya no tás en mí y yo en ti, permite que ellos voy a estar por más tiempo en el mun- también estén en nosotros, para que el do, pero ellos están todavía en el mun- mundo crea que tú me has enviado.22 do, y yo vuelvo a ti. Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros »Padre santo, protégelos con el somos uno:23 yo en ellos y tú en mí. poder de tu nombre, el nombre que me Permite que alcancen la *perfección en diste, para que sean uno, lo mismo que la unidad, y así el mundo reconozca nosotros.12 Mientras estaba con ellos, que tú me enviaste y que los has ama- los protegía y los preservaba median- do a ellos tal como me has amado a te el nombre que me diste, y ninguno mí. se perdió sino aquel que nació para 24 »Padre, quiero que los que me has perderse, a fin de que se cumpliera la dado estén conmigo donde yo estoy. Escritura. Que vean mi gloria, la gloria que me 13 »Ahora vuelvo a ti, pero digo es- has dado porque me amaste desde an- tas cosas mientras todavía estoy en el tes de la creación del mundo. mundo, para que tengan mi alegría en 25 »Padre justo, aunque el mundo no plenitud.14 Yo les he entregado tu pala- te conoce, yo sí te conozco, y éstos bra, y el mundo los ha odiado porque reconocen que tú me enviaste.26 Yo les no son del mundo, como tampoco yo he dado a conocer quién eres, y se- soy del mundo.15 No te pido que los guiré haciéndolo, para que el amor con quites del mundo, sino que los protejas que me has amado esté en ellos, y yo del maligno.16 Ellos no son del mundo, mismo esté en ellos.» como tampoco lo soy yo.17 *Santifícalos en la verdad; tu palabra es la verdad.18 Como tú me enviaste al mundo, yo los envío también al mundo.19 Y por ellos me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. la pasión2.indd 3 6/5/11 15:15:33
  4. 4. la pasión judíos, arrestaron a Jesús. Lo ataron13 y lo llevaron primeramente a Anás, que Arresto de Jesús era suegro de Caifás, el sumo sacer- 18. 1 Cuando Jesús terminó de dote de aquel año.14 Caifás era el que había aconsejado a los judíos que era orar, salió con sus discípulos y cruzó preferible que muriera un solo hombre el arroyo de Cedrón. Al otro lado ha- por el pueblo. bía un huerto en el que entró con sus discípulos. 2 También Judas, el que lo traicionaba, Pedro niega a Jesús conocía aquel lugar, porque muchas ve- 15Simón Pedro y otro discípulo se- ces Jesús se había reunido allí con sus guían a Jesús. Y como el otro discípulo discípulos.3 Así que Judas llegó al huer- era conocido del sumo sacerdote, entró to, a la cabeza de un destacamento4 en el patio del sumo sacerdote con de soldados y guardias de los jefes de Jesús;16 Pedro, en cambio, tuvo que los sacerdotes y de los *fariseos. Lleva- quedarse afuera, junto a la puerta. El ban antorchas, lámparas y armas. discípulo conocido del sumo sacerdote 4 Jesús, que sabía todo lo que le iba a volvió entonces a salir, habló con la suceder, les salió al encuentro. portera de turno y consiguió que Pedro —¿A quién buscan? —les preguntó. entrara. 5 —A Jesús de Nazaret —contestaron. 17 —¿No eres tú también uno de los —Yo soy. discípulos de ese hombre? —le preguntó Judas, el traidor, estaba con la portera. ellos.6 Cuando Jesús les dijo: «Yo soy», dieron un paso atrás y se desplomaron. —No lo soy —respondió Pedro. 7 —¿A quién buscan? —volvió a pregun- 18 Los criados y los guardias estaban tarles Jesús. de pie alrededor de una fogata que ha- bían hecho para calentarse, pues hacía —A Jesús de Nazaret —repitieron. frío. Pedro también estaba de pie con 8—Ya les dije que yo soy. Si es a mí a ellos, calentándose. quien buscan, dejen que éstos se va- Jesús ante el sumo sacerdote yan. 19 Mientras tanto, el sumo sacer- 9 Esto sucedió para que se cumpliera dote interrogaba a Jesús acerca de sus lo que había dicho: «De los que me discípulos y de sus enseñanzas. diste ninguno se perdió.»5 20 —Yo he hablado abiertamente al 10 Simón Pedro, que tenía una espa- mundo —respondió Jesús—. Siempre da, la desenfundó e hirió al siervo del he enseñado en las sinagogas o en el sumo sacerdote, cortándole la oreja *templo, donde se congregan todos los derecha. (El siervo se llamaba Malco.) judíos. En secreto no he dicho nada.21 11 —¡Vuelve esa espada a su funda! —le ¿Por qué me interrogas a mí? ¡Interro- ordenó Jesús a Pedro—. ¿Acaso no he ga a los que me han oído hablar! Ellos de beber el trago amargo que el Padre deben saber lo que dije. me da a beber? 22 Apenas dijo esto, uno de los guar- dias que estaba allí cerca le dio una Jesús ante Anás bofetada y le dijo: Entonces los soldados, con 12 su comandante, y los guardias de los —¿Así contestas al sumo sacerdote? Un destacamento. Lit. una cohorte (que tenía 23—Si he dicho algo malo —replicó 600 soldados). Jesús—, demuéstramelo. Pero si lo que 5 Jn 6:39 la pasión2.indd 4 6/5/11 15:15:35
  5. 5. Según el evangelio de JUAN dije es correcto, ¿por qué me pegas? 34 —¿Eso lo dices tú —le respondió 24 Entonces Anás lo envió,6 todavía ata- Jesús—, o es que otros te han hablado do, a Caifás, el sumo sacerdote. de mí? 35 —¿Acaso soy judío? —replicó Pilato—. Han sido tu propio pueblo y los jefes Pedro niega de nuevo a Jesús de los sacerdotes los que te entregaron 25 Mientras tanto, Simón Pedro se- a mí. ¿Qué has hecho? guía de pie, calentándose. 36 —Mi reino no es de este mundo —contestó Jesús—. Si lo fuera, mis —¿No eres tú también uno de sus propios guardias pelearían para impedir discípulos? —le preguntaron. que los judíos me arrestaran. Pero mi reino no es de este mundo. —No lo soy —dijo Pedro, negándolo. 37 —¡Así que eres rey! —le dijo Pilato. 26 —¿Acaso no te vi en el huerto con él? —insistió uno de los siervos del —Eres tú quien dice que soy rey. sumo sacerdote, pariente de aquel a Yo para esto nací, y para esto vine al quien Pedro le había cortado la oreja. mundo: para dar testimonio de la ver- 27 Pedro volvió a negarlo, y en ese ins- dad. Todo el que está de parte de la tante cantó el gallo. verdad escucha mi voz. 38 —¿Y qué es la verdad? —preguntó Jesús ante Pilato Pilato. 28Luego los judíos llevaron a Jesús de la casa de Caifás al pala- Dicho esto, salió otra vez a ver a cio del gobernador romano.7Como ya los judíos. amanecía, los judíos no entraron en el palacio, pues de hacerlo se *contamina- —Yo no encuentro que éste sea cul- rían ritualmente y no podrían comer la pable de nada —declaró—.39 Pero como Pascua.29 Así que Pilato salió a interro- ustedes tienen la costumbre de que les garlos: suelte a un preso durante la Pascua, ¿quieren que les suelte al “rey de los —¿De qué delito acusan a este hom- judíos” ? bre? 40 —¡No, no sueltes a ése; suelta a 30 —Si no fuera un malhechor —respon- Barrabás! —volvieron a gritar desafora- dieron—, no te lo habríamos entregado. damente. 31 —Pues llévenselo ustedes y júzguenlo según su propia ley —les dijo Pilato. Y Barrabás era un bandido.8 —Nosotros no tenemos ninguna au- toridad para ejecutar a nadie —objeta- La sentencia L ron los judíos. 32 Esto sucedió para que se cumpliera 19. 1Pilato tomó entonces a lo que Jesús había dicho, al indicar la Jesús y mandó que lo azotaran.2 Los soldados, que habían tejido una corona clase de muerte que iba a sufrir. 33 Pilato volvió a entrar en el palacio y de espinas, se la pusieron a Jesús en la cabeza y lo vistieron con un manto llamó a Jesús. de color púrpura. 3 —¡Viva el rey de los judíos! —le gri- —¿Eres tú el rey de los judíos? —le preguntó. taban, mientras se le acercaban para abofetearlo. 6 Entonces — envió. Alt. Ahora bien, Anás lo 4 Pilato volvió a salir. había enviado. 7 al — romano. Lit. al pretorio. 8 bandido. Alt. insurgente. la pasión2.indd 5 6/5/11 15:15:35
  6. 6. la pasión 11 —No tendrías ningún poder sobre mí —Aquí lo tienen —dijo a los judíos—. si no se te hubiera dado de arriba —le Lo he sacado para que sepan que no contestó Jesús—. Por eso el que me lo encuentro culpable de nada. puso en tus manos es culpable de un 5 Cuando salió Jesús, llevaba puestos pecado más grande. la corona de espinas y el manto de 12 Desde entonces Pilato procuraba po- color púrpura. ner en libertad a Jesús, pero los judíos gritaban desaforadamente: —¡Aquí tienen al hombre! —les dijo Pilato. —Si dejas en libertad a este hombre, 6 Tan pronto como lo vieron, los jefes no eres amigo del *emperador. Cual- de los sacerdotes y los guardias grita- quiera que pretende ser rey se hace su ron a voz en cuello: enemigo. 13 Al oír esto, Pilato llevó a Jesús ha- —¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo! cia fuera y se sentó en el tribunal, en un lugar al que llamaban el Empedrado —Pues llévenselo y crucifíquenlo (que en arameo se dice Gabatá).14 Era ustedes —replicó Pilato—. Por mi parte, el día de la preparación para la Pas- no lo encuentro culpable de nada. cua, cerca del mediodía.9 7 —Nosotros tenemos una ley, y según esa ley debe morir, porque se ha he- —Aquí tienen a su rey —dijo Pilato a cho pasar por Hijo de Dios —insistieron los judíos. los judíos. 15 —¡Fuera! ¡Fuera! ¡Crucifícalo! —vocife- 8 Al oír esto, Pilato se atemorizó aún raron. más,9 así que entró de nuevo en el palacio y le preguntó a Jesús: —¿Acaso voy a crucificar a su rey? —replicó Pilato. —¿De dónde eres tú? —No tenemos más rey que el em- Pero Jesús no le contestó nada. perador romano —contestaron los jefes 10 —¿Te niegas a hablarme? —le dijo Pi- de los sacerdotes. lato—. ¿No te das cuenta de que tengo 16 Entonces Pilato se lo entregó para poder para ponerte en libertad o para que lo crucificaran, y los soldados se mandar que te crucifiquen? lo llevaron. 9 del mediodía. Alt. de las seis de la mañana (si se cuentan las horas a partir de la media- noche, según la hora romana). Lit. de la hora sexta; véase nota en 1:39. Juan 19:2 Sal 22:18 la pasión2.indd 6 6/5/11 15:15:36
  7. 7. Según el evangelio de JUAN La crucifixión Y desde aquel momento ese discípu- 17 Jesús salió cargando su propia lo la recibió en su casa. cruz hacia el lugar de la Calavera (que en arameo se llama Gólgota).18 Allí lo Muerte de Jesús crucificaron, y con él a otros dos, uno Después de esto, como Jesús 28 a cada lado y Jesús en medio. sabía que ya todo había terminado, y 19 Pilato mandó que se pusiera sobre para que se cumpliera la Escritura, dijo: la cruz un letrero en el que estuviera escrito: «“Jesús de Nazaret, Rey de los —Tengo sed. judíos”.»20 Muchos de los judíos lo leye- 29 Había allí una vasija llena de vinagre; ron, porque el sitio en que crucificaron así que empaparon una esponja en el a Jesús estaba cerca de la ciudad. El vinagre, la pusieron en una caña11 y letrero estaba escrito en arameo, latín se la acercaron a la boca.30 Al probar y griego. Jesús el vinagre, dijo: 21 —No escribas “Rey de los judíos” —protestaron ante Pilato los jefes de —Todo se ha cumplido. los sacerdotes judíos—. Era él quien decía ser rey de los judíos. Luego inclinó la cabeza y entregó el 22 —Lo que he escrito, escrito queda espíritu. —les contestó Pilato. 31 Era el día de la preparación para 23 Cuando los soldados crucificaron a la Pascua. Los judíos no querían que Jesús, tomaron su manto y lo partieron los cuerpos permanecieran en la cruz en cuatro partes, una para cada uno en *sábado, por ser éste un día muy de ellos. Tomaron también la túnica, la solemne. Así que le pidieron a Pilato cual no tenía costura, sino que era de ordenar que les quebraran las piernas a una sola pieza, tejida de arriba abajo. los crucificados y bajaran sus cuerpos.32 24 —No la dividamos —se dijeron unos Fueron entonces los soldados y le a otros—. Echemos suertes para ver a quebraron las piernas al primer hombre quién le toca. que había sido crucificado con Jesús, y luego al otro.33 Pero cuando se acer- Y así lo hicieron los soldados. Esto caron a Jesús y vieron que ya estaba sucedió para que se cumpliera la Escri- muerto, no le quebraron las piernas,3 tura que dice: sino que uno de los soldados le abrió «Se repartieron entre ellos mi el costado con una lanza, y al instante manto, le brotó sangre y agua.35 El que lo vio y sobre mi ropa echaron suer- ha dado testimonio de ello, y su tes- tes.» 10 timonio es verídico. Él sabe que dice 25 Junto a la cruz de Jesús estaban su la verdad, para que también ustedes madre, la hermana de su madre, María crean.36 Estas cosas sucedieron para la esposa de Cleofas, y María Magdale- que se cumpliera la Escritura: «No le na.26 Cuando Jesús vio a su madre, y a quebrarán ningún hueso»12 37 y, como su lado al discípulo a quien él amaba, dice otra Escritura: «Mirarán al que han dijo a su madre: traspasado.»13 —Mujer, ahí tienes a tu hijo. 27 Luego dijo al discípulo: —Ahí tienes a tu madre. 11 una caña. Lit. una rama de hisopo. 12 Éx 12:6; Nm 9:12; Sal 3:20 10 Sal 22:18 13 Zac 12:10 la pasión2.indd 7 6/5/11 15:15:36
  8. 8. la pasión Sepultura de Jesús había llegado primero al sepulcro; y vio 38 Después de esto, José de Ari- y creyó.9 Hasta entonces no habían en- matea le pidió a Pilato el cuerpo de tendido la Escritura, que dice que Jesús Jesús. José era discípulo de Jesús, tenía que resucitar. aunque en secreto por miedo a los Jesús se aparece a María Magdalena judíos. Con el permiso de Pilato, fue y 10 Los discípulos regresaron a su retiró el cuerpo.39 También Nicodemo, casa,11 pero María se quedó afuera, el que antes había visitado a Jesús de llorando junto al sepulcro. Mientras noche, llegó con unos treinta y cuatro lloraba, se inclinó para mirar dentro del kilos14 de una mezcla de mirra y áloe.40 sepulcro,12 y vio a dos ángeles vestidos Ambos tomaron el cuerpo de Jesús y, de blanco, sentados donde había esta- conforme a la costumbre judía de dar do el cuerpo de Jesús, uno a la cabe- sepultura, lo envolvieron en vendas cera y otro a los pies. con las especias aromáticas.41 En el 13 —¿Por qué lloras, mujer? —le pregun- lugar donde crucificaron a Jesús había taron los ángeles. un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo en el que todavía no se había —Es que se han llevado a mi Se- sepultado a nadie.42 Como era el día ñor, y no sé dónde lo han puesto —les judío de la preparación, y el sepulcro respondió. estaba cerca, pusieron allí a Jesús. 14 Apenas dijo esto, volvió la mirada y allí vio a Jesús de pie, aunque no sabía que era él.15 Jesús le dijo: El sepulcro vacío —¿Por qué lloras, mujer? ¿A quién 20. El primer día de la sema- 1 buscas? na, muy de mañana, cuando todavía Ella, pensando que se trataba del estaba oscuro, María Magdalena fue al que cuidaba el huerto, le dijo: sepulcro y vio que habían quitado la piedra que cubría la entrada.2 Así que —Señor, si usted se lo ha llevado, fue corriendo a ver a Simón Pedro y al dígame dónde lo ha puesto, y yo iré otro discípulo, a quien Jesús amaba, y por él. les dijo: 16 —María —le dijo Jesús. —¡Se han llevado del sepulcro al Ella se volvió y exclamó: Señor, y no sabemos dónde lo han puesto! —¡Raboni! (que en arameo significa: 3 Pedro y el otro discípulo se dirigieron Maestro). entonces al sepulcro.4 Ambos fueron 17 —Suéltame,15 porque todavía no he corriendo, pero como el otro discípu- vuelto al Padre. Ve más bien a mis her- lo corría más aprisa que Pedro, llegó manos y diles: “Vuelvo a mi Padre, que primero al sepulcro.5 Inclinándose, se es Padre de ustedes; a mi Dios, que es asomó y vio allí las vendas, pero no Dios de ustedes.” entró.6 Tras él llegó Simón Pedro, y 18 María Magdalena fue a darles la noti- entró en el sepulcro. Vio allí las ven- cia a los discípulos. «¡He visto al Se- das7 y el sudario que había cubierto la ñor!», exclamaba, y les contaba lo que cabeza de Jesús, aunque el sudario no él le había dicho. estaba con las vendas sino enrollado Jesús se aparece a sus discípulos en un lugar aparte.8 En ese momento 19 Al atardecer de aquel primer día de entró también el otro discípulo, el que 1 unos — kilos. Lit. como cien litrai. 15 Suéltame. Lit. No me toque la pasión2.indd 8 6/5/11 15:15:37
  9. 9. Según el evangelio de JUAN la semana, estando reunidos los discí- —Mientras no vea yo la marca de los pulos a puerta cerrada por temor a los clavos en sus manos, y meta mi dedo judíos, entró Jesús y, poniéndose en en las marcas y mi mano en su costa- medio de ellos, los saludó. do, no lo creeré —repuso Tomás. 26 Una semana más tarde estaban —¡La paz sea con ustedes! los discípulos de nuevo en la casa, y 20 Dicho esto, les mostró las manos y Tomás estaba con ellos. Aunque las el costado. Al ver al Señor, los discípu- puertas estaban cerradas, Jesús entró los se alegraron. y, poniéndose en medio de ellos, los 21 —¡La paz sea con ustedes! —repitió saludó. Jesús—. Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes. —¡La paz sea con ustedes! 22 Acto seguido, sopló sobre ellos y les 27 Luego le dijo a Tomás: dijo: —Pon tu dedo aquí y mira mis ma- —Reciban el Espíritu Santo.23 A nos. Acerca tu mano y métela en mi quienes les perdonen sus pecados, les costado. Y no seas incrédulo, sino serán perdonados; a quienes no se los hombre de fe. perdonen, no les serán perdonados. 28 —¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Jesús se aparece a Tomás Tomás. 2 Tomás, al que apodaban el Geme- 29—Porque me has visto, has creído lo,16 y que era uno de los doce, no estaba con los discípulos cuando llegó —le dijo Jesús— dichosos los Jesús.25 Así que los otros discípulos le dijeron: que no han visto y sin —¡Hemos visto al Señor! embargo creen. Maquetación: Loida Roca Picón 16 apodaban el Gemelo. Lit. llamaban Dídimos. Texto: NVI la pasión2.indd 9 6/5/11 15:15:38

×