NanorobotsEn un futuro no muy lejano pequeñísimos “nanorobots”, capaces de manipularmoléculas o estructuras atómicas del t...
Preparándose para ese crucial momento, la agencia espacial estadounidenseestudia, según un reciente documental de Discover...
mundial de esta clase de dispositivo, que ostentaba hasta ahora un motor de 200 nanómetros.Para tener una referencia clara...
Los robots ganan posiciones en el campo debatallaLos tres últimos soldados en incorporarse a las filas del ejército españo...
ametralladora ligera M249 o un lanzagranadas. Está equipado con diferentes cámaras ydispositivos de visión nocturna y se m...
En este sentido, hay que tener en cuenta que ya hay aeronaves de tecnología muy avanzada,como el Predator (utilizados para...
El equipo canadiense dice ser el primero en fabricar un robot con micropinzas, con las que puedetomar y desplazar objetos ...
Los “ nanorobots” hacen que la NASA sueñe conuna misión tripulada a Marte para 2020En un futuro no muy lejano pequeñísimos...
Nanorobots, ¿futuro o realidad inmediata? Los nanomotores constituyen un interesante campo de investigación en nanotecnolo...
programados para entrar a las células y combatir los agentes causantes de la enfermedad. Inclusoen terapia génica, los nan...
Nanorobots
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Nanorobots

263 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
263
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
14
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Nanorobots

  1. 1. NanorobotsEn un futuro no muy lejano pequeñísimos “nanorobots”, capaces de manipularmoléculas o estructuras atómicas del tamaño de una millonésima de milímetro,podrán habitar el interior del cuerpo humano y estar siempre atentos a enfrentarcualquier virus o enfermedad que pudiera aparecer. En la NASA, que anunció unaestación orbital permanente en la Luna y que sueña con una misión tripulada aMarte, están entusiasmadísimos con la idea: esta sería la fórmula para prolongar lavida de sus astronautas e n el espacio.La nanotecnología dará vida a microscópicos “médicos” capaces de adentrarse en elinterior de una célula para diagnosticar o atajar un mal. De este modo, podríaconvertirse en la llave que permita a los astronautas sobrevivir a la radiacióncósmica y a la falta de gravedad durante viajes prolongados. Una misión a Marteduraría unos tres años (http://marsrovers.jpl.nasa.gov/home/index.html ). Ocho mesesen el viaje de ida, un año y medio de permanencia, y el regreso, que recién seproduce cuando la Tierra y el planeta rojo están alineados.En el espacio, se sabe, los líquidos del cuerpo (como el agua y la sangre) ya no sonatraídos hacia la parte interna en las áreas del estómago y el pecho; sino queempiezan a moverse hacia la cabeza, por lo que los rostros se “inflan” y lucendiferentes. Además, los astronautas pierden entre 1 y 2 por ciento de su densidadósea cada mes: sus músculos se debilitan porque no realizan g ran esfuerzo debido ala ingravidez. Ni hablar de la radiación cósmica que deben soportar, niveles quejamás se experimentan en la Tierra, causantes de cánceres, cataratas y daños alsistema nervioso.Con todos estos inconvenientes, hoy es imposible una misión tripulada a Marte. Poreso la NASA apuesta por la nanotecnología: si logra prevenir y controlar los posiblesproblemas de salud de los astronautas, la colonización sería casi un hecho. Dentrode algunos años, los nanotecnólogos podrán crear pequeñís imas máquinas defuncionamiento real, dotadas de minúsculos "brazos" capaces de manipularmoléculas y cerebros electrónicos que les dirán cómo hacer las cosas. Equipado conel software apropiado, un “nanorobot” podría construir casi cualquier cosa. Undispositivo que circule por el torrente sanguíneo humano para detectar, por ejemplo,depósitos de colesterol en los vasos y disolverlos, o encontrar virus y destruirlos.La carrera espacial retomó impulso con el amartizaje de la sonda “Spirit”. Para lospróximos años, la NASA ( http://www.nasa.gov) ya tiene planificadas ocho visitas másal cuarto planeta de nuestro sistema solar y, para el 2020, la frutilla del postre: unamisión tripulada llegará a Marte para per manecer allí por casi dos años.
  2. 2. Preparándose para ese crucial momento, la agencia espacial estadounidenseestudia, según un reciente documental de DiscoveryHealth(http://www.discovery.com), la posibilidad de que por el torrente sanguíneo de losastronautas circulen los “nanorobots”.Aunque parezca más ciencia ficción que realidad, la nanotecnología ( www.nanotech-now.com) no sólo cambiará drásticamente la exploración espacial, permitiendo viajesprolongados, sino que revolucionará la ciencia y la medicina en su conjunto. Eltratamiento para combatir virus y bacterias, entonces, podría consistir en inyectaruna dosis terapéutica de nanorobots suspend idos en un fluido que seguirán al pie dela letra las órdenes del médico.También enfermedades como el cáncer y el sida podrían recibir un ansiado antídotoe incluso estos mini robots serían utilizados en campos tan disímiles como lascomunicaciones, los negocios o el militar. Los científicos más críticos opinan que laproliferación de estos pequeños robots podría volverse imparable y la especiehumana podría quedar a su merced ( www.iespana.es/gaiaxxi/rep-nanorobots.htm).De todos modos, entre los apocalípticos y los utópicos parece haber coincidencia enque la nanotecnología impulsará una nueva revolución a nivel mundial, que podríacambiar significativamente la vida en la Tierra.NanorobotsMotor eléctrico de 1 nanómetro(NCYT) Este motor eléctrico tan singular, creado por químicos de la Universidad Tufos, mideapenas 1 nanómetro de extremo a extremo, por lo que supera de manera notable el anterior récord
  3. 3. mundial de esta clase de dispositivo, que ostentaba hasta ahora un motor de 200 nanómetros.Para tener una referencia clara de los tamaños de los que estamos hablando, recordemos que uncabello humano mide alrededor de 60.000 nanómetros de grosor.En los últimos tiempos, ha habido avances significativos en la construcción de motores molecularesenergizados por la luz y por reacciones químicas, pero ésta es la primera vez que se hademostrado en funcionamiento un motor molecular energizado eléctricamente.El equipo de E. Charles H. Siques ha conseguido controlar el motor molecular usando electricidadpor medio de un microscopio de Efecto Túnel y baja temperatura (LT-STM, por sus siglas eninglés) de última generación.El equipo utilizó la punta metálica del microscopio para suministrar una carga eléctrica a unamolécula colocada sobre una superficie conductora, de cobre. La molécula empleada como motor,contenía azufre, y tenía átomos de carbono y de hidrógeno que se proyectaban hacia fuera de ellapara formar lo que parecían dos brazos. Estas cadenas eran libres de girar alrededor del enlaceazufre-cobre.El equipo determinó que mediante la regulación de la temperatura de la molécula sería posiblecontrolar la rotación de la misma. Y así fue. El motor giraba más deprisa con temperaturas másaltas.Esquema de la molécula. (Foto: Esther L. Tiene, Colín J. Murphy, Abril D. Dewey, Ashleigh E.Baber, Erin V. Iski, Harout Y. Khodaverdian, Allister F. McGuire, Nikolai Klebanov y E. Charles H.Sykes)Este motor u otros parecidos pueden ser de utilidad en algunos dispositivos médicos sensores queutilizan cañerías diminutas. En estructuras tan pequeñas, la fricción del fluido contra las paredes dela cañería aumenta de modo considerable, en comparación con el que se registra en tuberías detamaños más normales y uso cotidiano.Cubriendo las paredes de esas cañerías minúsculas con motores más pequeños que ellas, comolos del tipo diseñado y probado por el equipo de Sykes, se podría ayudar a mejorar la circulaciónde los fluidos por esos conductos.
  4. 4. Los robots ganan posiciones en el campo debatallaLos tres últimos soldados en incorporarse a las filas del ejército español tienen unas característicasespeciales. Están preparados para realizar una de las labores más peligrosas y delicadas en lasmisiones exteriores: la desactivación de explosivos.Vea los principales prototiposA pesar de los enormes riesgos que entraña esta tarea, no sienten miedo ni les afectan lasposibles bajas de sus compañeros en acto de servicio. Es más, tampoco se cansan, ni se aburren,ni necesitan comer. Se llaman Teodor, y son robots teledirigidos (elaborados por la compañíabritánica Cobham) para eliminar explosivos y facilitar el trabajo de los zapadores,El Ejército de Tierra ya ha incorporado 24 de ellos a lo largo de la última década, que han estadodesplegados en Afganistán y el Líbano. España es el cuarto país del planeta con el mayorregimiento de estos „reclutas‟ Teodor.Aunque es un ejemplo modesto, esta adquisición sirve para ilustrar la creciente importancia de losrobots en el campo de batalla a lo largo de la última década. “Cuando las fuerzas de EEUUdesembarcaron en Irak en 2003, no tenían sobre el suelo ninguna unidad robótica; a fines de 2004contaban con 150; en 2005 el número ascendía a 2.400; y el pasado año superaban los 15.000”,según P.W. Singer, autor del libro Wired For War: The Robotics Revolution and Conflict.ModelosHay una serie de modelos que han tenido un éxito particular. El robot-guerrero por excelenciaes Talon, realizado por la compañía QinetiQ (filial del gigante Foster-Miller). Aunque la primerageneración estaba dedicada a la detección de minas y la captura de imágenes, ha evolucionado ylas versiones más complejas le permiten portar armas de diferentes calibres, como una
  5. 5. ametralladora ligera M249 o un lanzagranadas. Está equipado con diferentes cámaras ydispositivos de visión nocturna y se maneja a distancia por un soldado.Hay otras muchas iniciativas en marcha. Una de las primeras empresas del sector es iRobot,fundada por ingenieros del MIT (Massachusetts Institute of Technology). Al igual que en el caso deQinetiQ, sus inicios se enfocaron a la desactivación de bombas, pero el grupo está explorandoahora nuevos campos, como la aplicación de la tecnología robótica al ámbito submarino o eldesarrollo de mini-robots que actúan en grupo para hacer tareas de reconocimiento. iRobottambién se dirige al mercado doméstico, con productos como la aspiradora Robomba.En España, apenas hay compañías dedicadas al diseño de este tipo de soldados autómatas. Dehecho, unas de las firmas creadas para catapultar estas tecnologías, denominada Movirobotics yespecializada en robots de vigilancia, ha entrado en concurso de acreedores.FuturoCon el nacimiento de este nuevo sector en la industria de defensa, ya han surgido distintasvisiones sobre cuál puede ser el futuro del mismo. Tras la publicación de la citada obra de P.W.Singer, se ha llegado a teorizar sobre la posibilidad de que, en una década, se produzca unaauténtica transformación de estos artilugios, apoyada por el desarrollo de la inteligenciaartificial y la nanotecnología, que permitirá que en 2025 exista una legión de robots capaz dehacerse con el protagonismo del campo de batalla. “La robótica está en el mismo lugar que lascomputadoras al inicio de los años ochenta”, ha llegado a declarar Bill Gates.Sin embargo, también hay voces que destacan que los „autómatas‟ que hoy pueblan el campo debatalla, como los de QinetiQ o iRobots, siguen siendo instrumentos muy toscos que cometennumerosos errores. Muchos de ellos están amontonados en almacenes sin pasar a la acción,porque “a día de hoy no existe la tecnología adecuada para que una máquina armada con unametralleta asuma las responsabilidades de un hombre y pueda decidir cuándo entra en combate,quiénes son civiles y quiénes insurgentes, quiénes amigos y enemigos, entre tantas otrasfunciones”, según señala el periodista Hernán Zin en su blog Viaje a la Guerra.Pero al margen de estas dos visiones, la evolución de estos dispositivos está ahondando undebate ético que ya surgió con la eclosión de los aviones no tripulados.
  6. 6. En este sentido, hay que tener en cuenta que ya hay aeronaves de tecnología muy avanzada,como el Predator (utilizados para atacar las bases de Al Qaeda en Pakistan), que estánanticipando algo que en un futuro puede suceder también con los robots: la separación de laexperiencia de los soldados con la cruda realidad de la guerra.En el caso de los Predator, los pilotos de estas aeronaves dirigen las operaciones de guerra enPakistán desde Estados Unidos, en un centro de control en Nevada. Con un ordenador controlan ymonitorizan un bombardeo que sucede a miles de kilómetros de distancia. Una vez concluido elataque, vuelven tranquilamente a casa con su familia o quedan a cenar con unos amigos. Si losrobots evolucionan, en el futuro podrían darse estas mismas circunstancias con algunasoperaciones en tierra.Debate ético“Es una ironía siniestra: aparecen sistemas que reducen las bajas humanas pero, al mismo tiempo,hacen más fácil entrar en combate y nos pueden seducir para entrar en más conflictos”, apuntaSinger.En este mismo sentido, el analista Javier Jordán, profesor de Ciencia Política de la Universidad deGranada, remarca que “al ser sistemas no tripulados que van ligeramente armados, su empleoresulta más tentador, ya que es más seguro y políticamente da la impresión de que los ataquesforman parte de un nivel más reducido de intervención, a diferencia de si todas las semanas sebombardeasen puntos de Pakistán con F-16”.Sin embargo, Jordán también reconoce que “si hay buena labor de inteligencia detrás, este tipo dearmamento produce menos víctimas inocentes que un bombardeo convencional”, pues “losaviones no tripulados pueden estar orbitando durante horas sobre el objetivo y pueden esperar aque se produzca el momento propicio para el ataque que evite la muerte de inocentes”.Sea como fuere, “el desarrollo y empleo de robots de combate a gran escala va a necesitar variasdécadas”. Y a la espera de que se forjen este nuevo tipo de reclutas, el debate ético sobre susposibles repercusiones ya está planteado.Nanorobot por levitación magnéticaUn micro-robot que vuela por levitación magnética es el primero de estas características y fuecreado por ingenieros de la universidad de Waterloo, Canadá. Estiman que tendrá un valorincalculable para realizar tareas muy difíciles hasta ahora: ensamblar piezas diminutas, manipularmateriales peligrosos y también para microcirugía.Un equipo de científicos pertenecientes a la Universidad de Waterloo (Ontario) y liderados por elprofesor Mir Behrad Khamesee, ha puesto a punto un pequeño robot que puede volar gracias a uninteligente uso del magnetismo. Según sus creadores, se utilizan una serie de electroimanes paracrear un campo magnético parabólico, sobre cuya parte superior se ubica el mini robot. Eldispositivo está dotado a su vez de otro grupo de pequeños electroimanes, cuyo campo magnéticointeractúa con el creado en primer lugar. Las fuerzas resultantes permiten al robot “ volar” o giraren cualquier dirección.El robotito volador es un avance más de la nanotecnología que desafía la fuerzq de gravidadlevitando empujado por un campo magnético. Se mueve y maneja objetos gracias a los imanesque posee en sus micropinzas.. Se lo controla – remotamente – por medio de un haz de rayoláser.Funciona de forma similar a la que utilizan los trenes de levitación, o maglev, que se mueven porlas fuerzas del magnetismo.Según sus creadores puede ser usado para micromanipular, una técnica que permite colocar en ellugar correcto objetos diminutos. Algunas de las aplicaciones de la micromanipulación sonensamblar componentes, manipular muestras biológicas o incluso llevar a cabo operaciones demicrocirugía.
  7. 7. El equipo canadiense dice ser el primero en fabricar un robot con micropinzas, con las que puedetomar y desplazar objetos siempre gracias al control de una persona que lo maneja remotamente.No hace falta mucha imaginación para vislumbrar la infinidad de tareas que se le podrían asignar atal mini-robot.Dado que la fuente de energía usada para moverlo es externa, el dispositivo no tiene que llevarlaconsigo, lo cual permite que sea mucho más manejable a la hora de maniobrar.Gracias a la levitación magnética, el microrobot se posiciona solo y fácilmente sobre superficiescomplejas. Esto le da muchas ventajas sobre otro tipo de robots que caminan o se arrastran parahacer su trabajo. Además, como vuela, evita fricciones y otras fuerzas adherentes.Los investigadores están muy entusiasmados con su invento, pues al no haber necesidad decableados y como el robot flota libremente por el aire, puede funcionar dentro de un recinto cerradomientras que el sistema de control se encuentra fuera. . “ Se puede trabajar en entornos difíciles,como la manipulación de desechos tóxicos, y puede ser utilizado para llevar a cabo experimentosbiológicos peligrosos. Por otra parte, ya que no existen vinculaciones mecánicas, el robot tiene unfuncionamiento libre de polvo, apto para aplicaciones de sala limpia,” explica Khamesee. Dehecho, es posible que este último tipo de aplicación sea la ideal para el aparato de Khamesee.Dentro de una planta en la que se fabrican semiconductores, por ejemplo, podrían montarse loselectroimanes necesarios para que el robot recorra las instalaciones distribuyendo materiales omanipulando productos.Como sea, independientemente de las dificultades que plantea la necesidad de una instalación fijasobre la que se desplazará el aparato, se trata de un gran avance en el campo de la robótica.Nanorobots retroalimentadosNanorobots que se introducen en el cuerpo para erradicar las células tumorales o limpiar lasarterias obstruidas no son sólo ciencia ficción, son una visión realista de las posibilidades técnicasde las no tan lejano futuro. Nanomotores eficiente se necesita para conducir estas nanomáquinas.Un equipo de científicos de la Universidad de California, San Diego (EE.UU.) y la UniversidadEstatal de Arizona (Tempe, EE.UU.) ha desarrollado nanorods que pueden nadar muy rápido.“ Estos nanorods viajan alrededor de 75 veces su propia longitud en un segundo” , informe JosephWang y sus compañeros de trabajo en la revista Angewandte Chemie. “ Nos estamos acercando ala velocidad de la forma más eficiente nanomotores biológicos, incluyendo bacterias flagelado” .La primer aplicación sencilla de nanomotores podrían incluir el transporte rápido de agentesfarmacéuticos específicos para las zonas rurales, o la aprobación de modelo de moléculas a travésde los pequeños canales de sistemas de diagnóstico en un microchip. Sin embargo, el movimientohacia adelante a través de un líquido no es tan trivial como uno quisiera pensar. Un método para laconstrucción de nanomotores que puede alcanzar este es el combustible impulsado por nanowirecatalítico. Estos son diminutos nanoscopic cuyos extremos barras están hechas de dos metalesdiferentes. A diferencia de los motores macroscópica, no tienen un depósito de combustible, sinoque se desplazan a través de un medio que contiene el combustible que necesitan.El “ clásico” ejemplo de un sistema de este tipo es un oro de nanotubos de platino que puedenviajar a velocidades de 10 a 20 micras por segundo con peróxido de hidrógeno como combustible.Wang y su equipo han acelerado de manera espectacular estos motores nanorod, que hanalcanzado velocidades de más de 150 micras por segundo mediante la sustitución de la porción deoro con una aleación de plata y oro.¿Cómo funciona el nanomotor ? El segmento de platino cataliza la división de peróxido dehidrógeno (H2O2) en oxígeno (O2) y protones (H). Absorbe el exceso de electrones. Estos setransfieren al segmento plata / oro, donde la velocidad de la reacción de reducción de H2O2 yprotones a hacer agua. La liberación de oxígeno y el agua produce una pequeña corriente, queimpulsa el nanorod a través del fluido, el platino lado primero. “ La plata / oro causas de aleaciónde los electrones que se han de transferir más rápidamente” , explica Wang. “ Esto aumenta latasa de descomposición del combustible y el nanorod se acelera más rápido.” La velocidad de lananorods puede adaptarse cambiando la proporción de plata en la aleación. “ Aditivos decombustible o las variaciones de la serie de sesiones de platino en estas barras y hacerlos aún
  8. 8. Los “ nanorobots” hacen que la NASA sueñe conuna misión tripulada a Marte para 2020En un futuro no muy lejano pequeñísimos “ nanorobots” , capaces de manipular moléculas oestructuras atómicas del tamaño de una millonésima de milímetro, podrán habitar el interior delcuerpo humano y estar siempre atentos a enfrentar cualquier virus o enfermedad que pudieraaparecer. En la NASA, que anunció una estación orbital permanente en la Luna y que sueña conuna misión tripulada a Marte, están entusiasmadísimos con la idea: esta sería la fórmula paraprolongar la vida de sus astronautas en el espacio.La nanotecnología dará vida a microscópicos “ médicos” capaces de adentrarse en el interior deuna célula para diagnosticar o atajar un mal. De este modo, podría convertirse en la llave quepermita a los astronautas sobrevivir a la radiación cósmica y a la falta de gravedad durante viajesprolongados. Una misión a Marte duraría unos tres años(http://marsrovers.jpl.nasa.gov/home/index.html). Ocho meses en el viaje de ida, un año y medio depermanencia, y el regreso, que recién se produce cuando la Tierra y el planeta rojo estánalineados.En el espacio, se sabe, los líquidos del cuerpo (como el agua y la sangre) ya no son atraídos haciala parte interna en las áreas del estómago y el pecho; sino que empiezan a moverse hacia lacabeza, por lo que los rostros se “ inflan” y lucen diferentes. Además, los astronautas pierdenentre 1 y 2 por ciento de su densidad ósea cada mes: sus músculos se debilitan porque no realizangran esfuerzo debido a la ingravidez. Ni hablar de la radiación cósmica que deben soportar, nivelesque jamás se experimentan en la Tierra, causantes de cánceres, cataratas y daños al sistemanervioso.Con todos estos inconvenientes, hoy es imposible una misión tripulada a Marte. Por eso la NASAapuesta por la nanotecnología: si logra prevenir y controlar los posibles problemas de salud de losastronautas, la colonización sería casi un hecho. Dentro de algunos años, los nanotecnólogospodrán crear pequeñísimas máquinas de funcionamiento real, dotadas de minúsculos "brazos"capaces de manipular moléculas y cerebros electrónicos que les dirán cómo hacer las cosas.Equipado con el software apropiado, un “ nanorobot” podría construir casi cualquier cosa. Undispositivo que circule por el torrente sanguíneo humano para detectar, por ejemplo, depósitos decolesterol en los vasos y disolverlos, o encontrar virus y destruirlos.La carrera espacial retomó impulso con el amartizajede lazonda “ Spirit” . Para los próximos años,la NASA (http://www.nasa.gov) ya tiene planificadas ocho visitas más al cuarto planeta de nuestrosistema solar y, para el 2020, la frutilla del postre: una misión tripulada llegará a Marte parapermanecer allí por casi dos años. Preparándose para ese crucial momento, la agencia espacialestadounidense estudia, según un reciente documental de Discovery Health(http://www.discovery.com), la posibilidad de que por el torrente sanguíneo de los astronautascirculen los “ nanorobots” .Aunque parezca más ciencia ficción que realidad, la nanotecnología (www.nanotech-now.com) nosólo cambiará drásticamente la exploración espacial, permitiendo viajes prolongados, sino querevolucionará la ciencia y la medicina en su conjunto. El tratamiento para combatir virus ybacterias, entonces, podría consistir en inyectar una dosis terapéutica de nanorobots suspendidosen un fluido que seguirán al pie de la letra las órdenes del médico.También enfermedades como el cáncer y el sida podrían recibir un ansiado antídoto e inclusoestos mini robots serían utilizados en campos tan disímiles como las comunicaciones, los negocioso el militar. Los científicos más críticos opinan que la proliferación de estos pequeños robots podríavolverse imparable y la especie humana podría quedar a su merced (www.iespana.es/gaiaxxi/rep-nanorobots.htm). De todos modos, entre los apocalípticos y los utópicos parece haber coincidenciaen que la nanotecnología impulsará una nueva revolución a nivel mundial, que podría cambiarsignificativamente la vida en la Tierra.
  9. 9. Nanorobots, ¿futuro o realidad inmediata? Los nanomotores constituyen un interesante campo de investigación en nanotecnología. Se tratande estructuras de escala nanométrica capaces de convertir energía química en trabajo o fuerza delorden de los piconewtons. Para ello, los científicos se han inspirado, una vez más, en la propianaturaleza. Encontramos ejemplos de nanomotores de gran belleza en bacterias flageladas. Enestas bacterias se convierte la energía química almacenada en el ATP en trabajo mecánico. Eldiseño de nanomotores permitirá llegar más lejos y construir nanorobots, capaces de realizar todauna serie de funciones que incluso pueden llegar a ser terapéuticas, como por ejemplo eltransporte por el organismo de fármacos y su dosificación en el lugar adecuado. En un trabajopublicado en 2005 por la revista Nature, científicos holandeses dieron a conocer el primernanomotor rotatorio light-driven sujeto a una superficie sólida, una nanopartícula de oro. Desdeentonces, la evolución de estos dispositivos han permitido hacer girar objetos de un tamaño 10.000veces superior al del motor.En cualquier caso, uno de los problemas que se plantean es el "encendido" y el "apagado" deestos nanomotores. Éstos deben estar acoplados a una fuente de energía y transformarla enenergía mecánica de la forma más eficiente posible. Hay varias posibilidades, una de ellassería aprovechar la energía desprendida en la formación de una aleación de estaño y cobre paraimpulsar así un nanomotor. El sistema tiene la misma relación potencia-peso que un coche. Otrode los problemas a los que se enfrenta la "nanorobótica" es la elevada relación superficie-volumen de los componentes; esto genera una elevada adherencia al material sobre el que ruedael robot, lo cual se traduce en una gran fricción y rozamiento que disipa energía. A escalamacroscópica este tipo de inconvenientes se puede solucionar mediante el uso de lubricantes peroa la escala de los nanómetros la solución no es tan evidente. Se plantea, por tanto, una nuevarama de investigación encaminada a la obtención de lo que algunos ya han denominado"superlubricidad" que permita reducir al mínimo la disipación de energía como consecuencia delrozamiento. Para ello ya se han ido planteando algunas ideas que, desgraciadamente, sondifícilmente aplicables en situaciones prácticas.A pesar de toda esta serie de obstáculos, la nanorobótica avanza imparable y en un futuro no muylejano empezará a dar resultados visibles. A día de hoy algunas de sus posibilidades parecenprácticamente de ciencia ficción Podría llegar el día en que para combatir una enfermedad tansólo tengamos que tomar una cucharada de un líquido que contenga un ejército de nanorobots
  10. 10. programados para entrar a las células y combatir los agentes causantes de la enfermedad. Inclusoen terapia génica, los nanorobots podrían reparar genes defectuosos. Ciencia ficción o realidadpróxima, veremos qué nos depara el futuro.Nanorobot nadador para aplicaciones en medicinaUn equipo de físicos de Israel ha diseñado un diminuto robot nadador que podría ayudar aencontrar la solución a unas preguntas fundamentales de biología y podrían ser aplicados ennanotecnología médica. Este micro-nadador supera, en teoría, otros nadadores y sencillosorganismos biológicos fabricados.Según Joseph Avron de Technion-Israel Institute of Technology in Haifa "Existe una visión en elcampo de nanotecnología de diminutos robots autónomos, capaces de ir de un sitio a otro en elcuerpo humano y reparar cosas. Uno de nuestros grandes retos es averiguar cómo hacer esto enaparatos muy pequeños porque los modos de locomoción que funcionan bien para aparatosgrandes, funcionan peor para aparatos muy pequeños"El nombre del nuevo nano-nadador es "pushmepullyou", y consiste en dos esferas elásticas queintercambian volúmenes de material entre si durante cada movimiento. Los científicos creen que sunano-robot se desplazará de forma más eficaz que bacteria u otros organismos biológicos que semueven al golpear un flagelo.

×