La foto de la VERDADERA SOLEDAD
¿Has visto la soledad? ¿Has sentido en tu corazón  la soledad...? ...la soledad va más allá de lo  que tú y yo hemos vivid...
La soledad se viste del color del atardecer, un color gris, como está el cielo antes de llover,  la soledad tiene la delga...
¡No te jactes de decir que conoces la soledad! ¡No la conoces! (ni la conozco). Con un grito desesperado desde lo más  pro...
Mira esa foto...  si mis pies estuviesen atrapados  en esas botas... ...creo que mi alma ya estaría  junto al Señor,  no p...
“ Estoy cansada de sufrir”…  (Parte de la desgarradora carta de Ingrid Betancourt a su madre, es un ejemplo de valentía y ...
Queridos amigos, no dejemos de  reenviar esta foto a nuestros contactos, pero antes hagamos una oración, para que esta tri...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Soledad

666 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Viajes
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
666
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
21
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Soledad

  1. 1. La foto de la VERDADERA SOLEDAD
  2. 2. ¿Has visto la soledad? ¿Has sentido en tu corazón la soledad...? ...la soledad va más allá de lo que tú y yo hemos vivido... ¿Quieres ver la soledad? Mírala en esta foto...
  3. 3. La soledad se viste del color del atardecer, un color gris, como está el cielo antes de llover, la soledad tiene la delgadez de un día de invierno, la soledad tiene la piel como la tez de un árbol. A la soledad no le puedes ver a los ojos, pues si los tuyos los vieran, no lo soportarías, y caerían de ellos lágrimas de amargura y tristeza... La soledad está atada a su madre... a la madre tierra, sus brazos están marchitos de tanto soportar esas cadenas, (no lo soportan más...). Su cabello es largo... como sus penas y sus nostalgias. La soledad vive allí, donde nadie la puede ver, allí donde el sol sale, la luna se esconde, los árboles crecen... Sus recuerdos son cafés, como cada corteza de la selva... ya los recuerdos son golondrinas pasajeras, golondrinas que buscan un mejor nido. [email_address]
  4. 4. ¡No te jactes de decir que conoces la soledad! ¡No la conoces! (ni la conozco). Con un grito desesperado desde lo más profundo de mi alma te digo: ¡Soledad!... tu corazón marchito me hace un nudo en la garganta, y me inunda los ojos de lágrimas, ¡no puedo verte más, no puedo tocarte más!, me tortura tu imagen, ¡me tortura!, tienes mi nostalgia a flor de piel, suelta mi cuerpo y mi espíritu, me siento sin aliento... ¡Me matas! soledad... [email_address]
  5. 5. Mira esa foto... si mis pies estuviesen atrapados en esas botas... ...creo que mi alma ya estaría junto al Señor, no podría haber soportado estar sin mi hijo un día, no podría soportar despertar y no sentir la vida, porque eso no es vida, ¡es vivir, sin vivir! Cautivos, Dios está junto a ustedes y no los abandonará nunca... Dios los bendiga. Artículo publicado en El Colombiano de Medellín, que muestra el sufrimiento de los secuestrados en COLOMBIA. Texto: Juan Pablo Orjuela
  6. 6. “ Estoy cansada de sufrir”… (Parte de la desgarradora carta de Ingrid Betancourt a su madre, es un ejemplo de valentía y de dignidad, que debe concientizar al mundo sobre la urgencia de su liberación inmediata). “… sueño con abrazarte tan fuerte que quede incrustada en ti. Sueño con decirte mamita, nunca más ni en esta vida ni en la otra, volverás a llorar por mí. Porque le he pedido mucho a Dios que me permita demostrarte todo lo que significas para mí. Y cuidarte, y no dejarte un instante sola. En mis planes de vida, si llega algún día la Libertad, quiero mamita que pienses en vivir con nosotros, o conmigo, no más mensajes, no más teléfonos, no más distancia, no quiero que exista ni un metro de distancia entre tú y yo. De esa ilusión de las dos, me nutro a diario, ya veremos cómo Dios abre caminos y nos organizamos, pero lo primero que quería decirte es que sin ti, no hubiera aguantado hasta hoy. Estoy mamita cansada, cansada de sufrir, he sido o tratado de ser fuerte. Estos casi seis años de cautiverio me han demostrado que no soy ni tan resistente, ni tan valiente ni tan inteligente ni tan fuerte como yo creía. Mamita, este es un momento muy duro para mí. Piden pruebas de supervivencia a quemarropa y aquí estoy escribiéndote mi alma tendida sobre este papel. Estoy mal físicamente. No he vuelto a comer. El apetito se me bloqueó. El pelo se me cae en grandes cantidades. No tengo ganas de nada. Y creo que esto último es lo único que está bien: no tener ganas de nada. Porque aquí en la selva la única respuesta a todo es "NO". Es mejor entonces no querer nada para quedar libre al menos de deseos. Es importante que le dedique estas líneas a aquellos seres que son mi luz, mi oxígeno, mi vida. A quienes me mantienen con la cabeza afuera del agua y no me dejan ahogarme en el olvido, la nada y la desesperanza. Ellos son mis hijos… Bueno, no quisiera despedirme. Dios quiera que llegue esto. Te llevo en el alma mi mamita linda. Por siempre y para siempre. Tu hija”.
  7. 7. Queridos amigos, no dejemos de reenviar esta foto a nuestros contactos, pero antes hagamos una oración, para que esta triste historia, tenga un final feliz. Esta es la única y mejor forma que tenemos para colaborar. Gracias SyOZ

×