Ecología de la Vicuña y Su Ordenación<br />Cristián BonacicFauna AustralisFacultad de Agronomía e Ingeniería ForestalPonti...
Ecología de la vicuña y su ordenación
Ecología de la vicuña y su ordenación
Ecología de la vicuña y su ordenación
Ecología de la vicuña y su ordenación
Ecología de la vicuña y su ordenación
Ecología de la vicuña y su ordenación
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Ecología de la vicuña y su ordenación

983 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
983
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ecología de la vicuña y su ordenación

  1. 1. Ecología de la Vicuña y Su Ordenación<br />Cristián BonacicFauna AustralisFacultad de Agronomía e Ingeniería ForestalPontificia Universidad Católica de ChileSantiago, Chile<br />Nota: Procuramos mantener este artículo actualizado a medida que se obtienen nuevos resultados científicos. Por lo tanto, presenta información de último momento sobre el tópico que cubre.<br />La vicuña (Vicugna vicugna) es el miembro mas pequeño de la familia de los camélidos (Camelidae) que aun se conserva. Habita entre los 3000 y los 4600 metros sobre el nivel del mar, en las altas mesetas andinas del centro y sur del Perú, la zona occidental de Bolivia, el norte de Chile y el noroeste de Argentina. Allí, su hábitat es la puna, una estepa elevada de hierbas bajas, semidesértica y sin árboles, ubicada por encima de las zonas cultivadas.<br />La vicuña esta bien adaptada a la vida en este árido ambiente. Posee una formidable lana, valorada y trabajada por el hombre desde épocas precolombinas. Esta lana la protege del frío y de los vientos extremos de la puna y le sirve de cojín al descansar directamente sobre el suelo. A diferencia de los camellos, sus parientes del viejo mundo, la vicuña tiene patas mas hendidas, que le permiten caminar y correr mas hábilmente en las pendientes rocosas y riscos típicos de la puna (Koford, 1957). Otra importante adaptación al medio que la vicuña presenta son sus dientes, que crecen continuamente, y al parecerse a los dientes de un roedor, le permiten “pacer sobre las hierbas cortas y el pasto perenne directamente del suelo” (Franklin, 1983; Renaudeau d’Arc y otros, 2000). La vicuña es “el único ungulado que posee incisivos de raíz descubierta y crecimiento continuo” (Miller, 1924; Franklin, 1983; Renaudeau y otros, 2000). La vicuña presenta interesantes similitudes con el berrendo (Antilocapra americana) de Norteamérica (Koford, 1957). A pesar de no estar relacionados, ambos ungulados son de tamaño similar, habitan praderas ventosas, y son extremadamente veloces, capaces de alcanzar increíbles velocidades para escapar del peligro. Ambos son animales muy inquisitivos, y se acercan “a cualquier objeto que esté parcialmente escondido, como si quisiera identificarlo con una inspección mas cercana” (Koford, 1957). La vicuña es uno de los cuatro representantes de la familia del camello que se encuentran en Sudamérica. Los otros tres son: el guanaco (Lama guanicoe), la llama (Lama glama), y la alpaca (Vicugna pacos). La vicuña y el guanaco son especies salvajes, mientras que la llama y la alpaca son domesticables. En este articulo, hablaremos de la ecología y la ordenación de la vicuña. Distribución geográfica y diferentes razas : La vicuña actualmente habita los andes entre los 9º 30’ latitud sur y los 29º 00’ latitud sur. Sin embargo, tiempo atrás, se la podía encontrar mucho más al norte. En el siglo XVI, por ejemplo, Cieza de León (1550, Ref. de 1984) habla de vicuñas que habitaban en Huamachuco, Perú, y en las regiones de Loja y Riobamba, en Ecuador. Se reconocen dos subespecies geográficas de vicuña: una del sur,Vicugna vicugna vicugna, y una del norte, Vicugna vicugna mensalis(Torres, 1992; Palma y otros, 2001). La línea divisoria de las dos subespecies se ubica aproximadamente en los 18º latitud sur, sin embargo, no se ha trazado un límite preciso, y la recuperación de la población de vicuñas hace difícil aclarar la antigua división de las subespecies. La especie del sur es mayor en tamaño y de color más claro que la especie del norte. Relación con los camélidos domésticos : El origen de los camélidos domésticos sudamericanos, la llama y la alpaca, fue poco claro durante muchos años, debido a la “hibridación, a la casi extinción durante la conquista española y a las dificultades en la interpretación arqueológica” (Kadwell y otros, 2001). Los biólogos, desde siempre pensaron que ambos la llama y la alpaca descendían del guanaco, y que la vicuña nunca había sido domesticada por el hombre. Sin embargo, investigaciones genéticas mas recientes, sugieren que, mientras la llama si desciende del guanaco; la alpaca desciende de la vicuña. (Kadwell y ot. 2001). Se estima que la domesticación de la alpaca se llevo a cabo hace unos “6000 o 7000 años en los andes peruanos.Los estudios genéticos demuestran también que la subespecie de vicuña del norte V. v. mensalis es la especie mas cercana a la alpaca mientras que la subespecie del sur presenta una relación mas próxima con un taxón basal (un camélido primitivo de América del Sur) (Kadwell y ot. 2001).Organización social : La vicuña es un animal social y se encuentra normalmente en manadas, es difícil encontrarlas en solitario. Las manadas pueden ser de dos clases: (1) Grupos familiares, o (2) tropas de machos.Un grupo familiar se compone de un macho dominante que establece y conserva un territorio permanente durante todo el año (Macdonald, 1985). El tamaño del territorio varía según la calidad de los pastos y de otros recursos (Franklin 1983). El grupo familiar consiste, entonces, de este macho dominante, muchas hembras adultas, hembras jóvenes (de al menos un año de edad) y los vástagos, de ambos sexos y menores de un año (Franklin, 1982; Wilson, 1975; Bonacic y ot., 2002). Una manada de machos se compone de machos jóvenes (uno a cuatro años de edad) que han sido expulsados de sus grupos familiares y machos de mas edad que han perdido sus territorios. A diferencia de los grupos familiares, las manadas de machos no conservan un territorio y no parecen tener líderes (Koford, 1957). Estos grupos constituyen una categoría no reproductora, y se los suele llamar “grupos de solteros”.Una vicuña que va sola puede ser un adulto macho sin territorio, o un adulto macho con territorio, pero sin hembras. Puede tratarse también de un antiguo líder de que ha sido desplazado de su territorio por un nuevo macho. Este tipo de individuos también son unidades no reproductoras. (Glade y Cattan, 1987). Las vicuñas macho y hembra son muy similares en apariencia, esto hace que sea muy difícil distinguir las manadas de machos de los grupos familiares. Sin embargo, durante el otoño, invierno y el comienzo de la primavera, las manadas familiares pueden reconocerse porque tienen vástagos menores de un año de edad (Koford, 1957).Pilas de excremento comunitarias : Las vicuñas y otros camélidos sudamericanos orinan y defecan en pilas comunitarias. Todos los individuos de una manada, ya sea un grupo familiar o una manada de machos, usan las mismas pilas, y “las bandas desplazadas usan las pilas de otras manadas sin problemas” (Koford, 1957). Aun mas sorprendente es el hecho de que “las alpacas y las llamas usan las mismas pilas de excremento que usan las vicuñas” (Koford, 1957). Una pila de excrementos típica suele tener “unos 30 cm. de alto en el centro y un diámetro de unos 4,5 metros” (Koford, 1957). En las áreas donde abundan las vicuñas y el suelo es llano, las pilas de excremento suelen estar dispersas regularmente, a unos 45 o 50 metros unas de otras. (Koford, 1957). Una pregunta importante a nivel ecológico que necesita respuesta es la siguiente: “¿qué efecto tienen estas pilas de excremento en el crecimiento, distribución y cantidad de las diversas plantas y animales de la puna?” Según Koford (1957), “la mayoría de las plantas que crecen sobre o cerca de estas pilas son llamativamente diferentes de las plantas de la llanuras que las rodean,” y “al final de la estación de lluvias, manchas verdes y brillantes marcan la ubicación de las pilas de excremento, y en muchos cerros áridos, estas marcas son el único follaje que se puede apreciar a la distancia”. Predadores : En áreas pobladas por el hombre, los perros de las aldeas matan vicuñas mas a menudo que cualquier otro predador animal (Koford, 1957). Sin embargo, hay otros animales carnívoros autóctonos que son sus predadores, y entre ellos se encuentran el puma (Puma concolor) y el zorro andino (Pseudalopex culpaeus) (Cajal y Lopez, 1987). Este último ha sido denominado el “equivalente ecológico” del coyote (Canis latrans) de Norteamérica (Koford, 1957). Como el berrendo de Norteamérica, hasta las vicuñas mas jóvenes pueden escapar de sus predadores. Por ejemplo, una cría de vicuña observada por Koford (1957), levantó la cabeza 20 minutos después del nacimiento, luego caminó cientos de metros a través de una pendiente rocosa detrás de su madre a la hora de su nacimiento. A las tres horas de su nacimiento, se la vio corriendo unos 200 metros a través de una pendiente rocosa a una velocidad de 24 kilómetros por hora durante una hora con su madre. La cría de vicuña es entonces mas vulnerable para sus predadores durante su primera hora de vida. Koford (1957) observó a una vicuña dando a luz a una cría. Un minuto después de que la cría toco el suelo, cinco cóndores andinos adultos (Vultur gryphus) se posaron a unos nueve metros de distancia de la cría. En unos veinte minutos, la cantidad de cóndores ascendía a catorce. El comportamiento defensivo de la vicuña madre, y de otras hembras preñadas del grupo, evitó que los cóndores se acercaran a mas de dos metros de la indefensa cría. En media hora, los cóndores partieron. Estas aves son incapaces de atacar vicuñas vivas adultas, a pesar de que se lo suele ver alimentándose de la carroña de vicuñas muertas. Selección del hábitat : A pesar de que la vicuña está restringida a la puna, no ocupa la totalidad de este árido ecosistema. En los Andes argentinos, no se encontraban vicuñas en el hábitat más común de la puna, el peladar, que se trata de una amplia llanura abierta “de suelo de pura roca, donde se encuentran arbustos aislados de Acantholippia hastulata”, aunque poco frecuentemente (Renaudeau d’Arc y ot., 2000). En vez, las vicuñas preferían pastar en el hábitat menos extendido de la puna, el bofedal, un área pantanosa de menos de una hectárea que presenta “aguas subterráneas, lagunas o arroyos” y que posee “una condición edáfica mas húmeda, donde pastos resistentes y hierbas verdes, en especial elOxycholoe y especies rizomatosas cubren casi el 100% del suelo”(Renaudeau d’Arc y ot. 2000). La preferencia de las vicuñas por los bofedales también fue destacada por Glade (1987), Lucherini y Birochio (1997) y Lucherini y ot. (2000). Koford (1957) indica que a pesar de que se pueden encontrar vicuñas en territorios pantanosos, éstas se pueden ubicar más comúnmente próximas a pendientes ascendentes. Koford observa que las vicuñas escapan de algunos predadores subiendo a cuestas empinadas y que utilizan sitios en tierra firme en “pendientes mas moderadas, bastante debajo de las cumbres” como sitios para dormir durante la noche. Otra ventaja es que el pie de los cerros suele ser un buen lugar para pastar, ya que el suelo allí es más bajo y más húmedo que cuesta arriba (Koford, 1957). El uso del hábitat varía de según la hora del día. En muchas áreas de los Andes, las vicuñas pasan la noche y la madrugada en las cuestas. Más entrada la mañana, descienden a los bofedales, donde pastan libremente. (Glade, 1987; Renaudeau d’Arc y ot. 2000). Las vicuñas beben agua todos los días, y se siempre se las encuentra a una distancia máxima de dos kilómetros de un cuerpo de agua (Koford, 1957), que puede tratarse de un lago, un arroyo, o un manantial; aunque a menudo hasta un charco al lado de alguna carretera o en una mata de vegetación ya les basta (Koford, 1957). En un área de los Andes argentinos que esta desprovisto de aldeas permanentes, Lucherini y ot. (2000) observaron que, durante un año en que los pumas invadieron su campo de estudio, las manadas de vicuñas machos pasaban menos tiempo en los bofedales y en otras áreas verdes cercanas a los ríos (100 metros o menos), para pastar en áreas menos verdes y más alejadas de los ríos (más de un kilómetro y medio). Estos investigadores creen que la razón del cambio de hábitat es el miedo a los pumas, que cazaban más frecuentemente a lo largo del río, donde mataban más vicuñas que en otros sitios. Patrones de comportamiento : Durante el otoño argentino, las vicuñas pasan más tiempo en busca de comida y menos tiempo descansando que en verano (Vila y Cassini, 1993). En ambas estaciones, las vicuñas beben agua a lo largo del día, siendo el mediodía el período en que mas beben (Vila y Cassini, 1993). Sin embargo, el consumo de agua durante las tardes, es mayor en verano que en otoño (Vila y Cassini, 1993). Esto se debe a que ambas la temperatura ambiente y la humedad son más altas durante el verano (Vila y Cassini, 1993). En Chile, Glade (1987) observó que la temporada de nacimientos se dio entre la segunda semana de febrero y la última de marzo, de la que resultaron exitosos unos 65 a 68 de 100 nacimientos. El catorce por ciento de los becerros murió en los tres primeros meses, y la mortalidad alcanzó un 17,6 % al año de vida. Los que sobrevivieron fueron rechazados de sus grupos familiares entre los 6 y los 12 meses de vida, y el 54,5 % de las expulsiones se dieron en febrero. Glade también destacó que la relación de sexos es de 33 vicuñas macho por cada 100 hembras. El grupo familiar promedio tiene 5,6 individuos (1 líder macho, 3 hembras y 1,6 becerros). Interacción entre los camélidos :Las vicuñas suelen pastar próximas a manadas de llamas, de alpacas e incluso de ovejas durante el día, en especial en prados o bofedales. El pastoreo diario de estos animales, no requiere mucho esfuerzo, los pastores normalmente conducen las manadas de los corrales a los prados para pastar durante el mediodía. Usualmente, las vicuñas no tienen que recorrer una gran distancia para alcanzar su zona de pastoreo. Sin embargo, la proximidad que suele haber entre las manadas de vicuñas de pastoreo y otros animales de ganado doméstico hace más fácil la transmisión de enfermedades entre especies. Además, en ocasiones, los pastores suelen agrupar en un mismo corral las vicuñas, llamas, alpacas y vicuñas huérfanas que ellos mismos crían. Es posible forzar una vicuña a aparearse con una alpaca. De esta manera se gesta un fértil vástago llamado “paco-vicuña”. Estos poseen una lana más tosca que la de la vicuña y son menos dóciles que la alpaca. Características físicas Físicamente, la vicuña es el más particular de los camélidos sudamericanos (figura 1). Es de menor tamaño que la alpaca y no pesa más de 40 o 50 kilos en su adultez. Llega al metro y medio de altura (Macdonald, 1985). La longitud total del cuerpo (de la punta de la nariz a la base de la cola) varía entre los 1,10 y 1,90 metros (Paucar y ot. 1984; Burton y Pearson, 1987). La vicuña se distingue de la alpaca, el guanaco y la llama por su menor tamaño, su contextura más ligera y su coloración. Es de color granate oscuro en el lomo, mientras que la parte baja y la parte interior de las patas es blanca. Se suelen ver alpacas con la misma coloración que la de las vicuñas en manadas domésticas, pero se las puede distinguir de las vicuñas por su lana más espesa y su contextura más robusta. Los guanacos pequeños (chulengos) pueden tener un tamaño y comportamiento similares a las vicuñas adultas o juveniles, pero normalmente tienen las caras oscuras, en comparación con las caras mas claras de las vicuñas. Censos de población : Los hábitos ecológicos de la vicuña, y la gran visibilidad apreciable en la puna hacen posible el uso de técnicas de recuento total para censar y estimar la población. (Cueto y ot., 1985; Hoffmann y ot., 1983). Estos cálculos han tenido una importancia clave en los programas para evaluar tanto la conservación de las vicuñas como la efectividad de las medidas contra la caza furtiva. Los censos anuales comenzaron a realizarse en Perú en 1969, y en Chile en 1975. Se calcula que la población actual de vicuñas es de 120.000 individuos en Perú, 30.000 en Bolivia, 25.000 en Chile y 23.000 en Argentina (figura 2) (Galaz, 1998; Hoces, 1999; Rendon, 1998).<br />

×