REÍR LLORANDO <ul><li>Viendo a Garrik actor de la Inglaterra El pueblo al aplaudirle le decía: «Eres el mas gracioso de la...
<ul><li>Una vez, ante un médico famoso, llegóse un hombre de mirar sombrío:  «Sufro —le dijo—, un mal tan espantoso Como e...
<ul><li>— Las lecturas buscad.                                            —¡Tanto he leído!  —Que os ame una mujer.       ...
<ul><li>— ¿De vuestra vida actual, tenéis testigos?  —Sí, mas no dejo que me impongan yugos; Yo les llamo a los muertos mi...
<ul><li>— ¿A Garrik?                          —Sí, a Garrik... La más remisa Y austera sociedad le busca ansiosa; Todo aqu...
<ul><li>¡Cuántos hay que, cansados de la vida, Enfermos de pesar, muertos de tedio, Hacen reír como el actor suicida, Sin ...
Juan de Dios Peza (México, 1852-1910 ) N acido en la ciudad de México en una familia conservadora, alumno predilecto  del ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Reír Llorando

3.793 visualizaciones

Publicado el

Linda poesia de Juan de Dios Peza

Publicado en: Viajes
0 comentarios
6 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.793
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
30
Acciones
Compartido
0
Descargas
88
Comentarios
0
Recomendaciones
6
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Reír Llorando

  1. 1. REÍR LLORANDO <ul><li>Viendo a Garrik actor de la Inglaterra El pueblo al aplaudirle le decía: «Eres el mas gracioso de la tierra Y el más feliz...»                                  Y el cómico reía. </li></ul><ul><li>Víctimas del spleen , los altos lores, En sus noches más negras y pesadas, Iban a ver al rey de los actores Y cambiaban su spleen en carcajadas </li></ul><ul><li>Diagramación: Nany Cayo de Botto </li></ul>
  2. 2. <ul><li>Una vez, ante un médico famoso, llegóse un hombre de mirar sombrío: «Sufro —le dijo—, un mal tan espantoso Como esta palidez del rostro mío. </li></ul><ul><li>»Nada me causa encanto ni atractivo; No me importan mi nombre ni mi suerte En un eterno spleen muriendo vivo, Y es mi única ilusión, la de la muerte». </li></ul><ul><li>— Viajad y os distraeréis.                                               — ¡Tanto he viajado! </li></ul>
  3. 3. <ul><li>— Las lecturas buscad.                                           —¡Tanto he leído! —Que os ame una mujer.                                                 —¡Si soy amado! —¡Un título adquirid!                                       —¡Noble he nacido! </li></ul><ul><li>— ¿Pobre seréis quizá?                                           —Tengo riquezas —¿De lisonjas gustáis?                                           —¡Tantas escucho! —¿Que tenéis de familia?                                               —Mis tristezas —¿Vais a los cementerios?                                                 —Mucho... Mucho... </li></ul>
  4. 4. <ul><li>— ¿De vuestra vida actual, tenéis testigos? —Sí, mas no dejo que me impongan yugos; Yo les llamo a los muertos mis amigos; Y les llamo a los vivos mis verdugos. </li></ul><ul><li>— Me deja —agrega el médico— perplejo Vuestro mal y no debo acobardaros; Tomad hoy por receta este consejo: sólo viendo a Garrik, podréis curaros </li></ul>
  5. 5. <ul><li>— ¿A Garrik?                         —Sí, a Garrik... La más remisa Y austera sociedad le busca ansiosa; Todo aquél que lo ve, muere de risa: Tiene una gracia artística asombrosa. </li></ul><ul><li>— ¿Y a mí, me hará reír?                                               —¡Ah!, sí, os lo juro, él sí y nadie más que él; mas... ¿qué os inquieta? </li></ul><ul><li>— Así —dijo el enfermo— no me curo; ¡Yo soy Garrik!... Cambiadme la receta. </li></ul>David Garrick y su amante parapléjica en un retrato de William Ashesov de 1757
  6. 6. <ul><li>¡Cuántos hay que, cansados de la vida, Enfermos de pesar, muertos de tedio, Hacen reír como el actor suicida, Sin encontrar para su mal remedio! </li></ul><ul><li>¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora! ¡Nadie en lo alegre de la risa fíe, Porque en los seres que el dolor devora, El alma gime cuando el rostro ríe! </li></ul><ul><li>Si se muere la fe, si huye la calma, Si sólo abrojos nuestra planta pisa, Lanza a la faz la tempestad del alma, Un relámpago triste: la sonrisa. </li></ul><ul><li>El carnaval del mundo engaña tanto, Que las vidas son breves mascaradas; aquí aprendemos a reír con llanto Y también a llorar con carcajadas. </li></ul><ul><li>Juan de Dios Peza </li></ul>
  7. 7. Juan de Dios Peza (México, 1852-1910 ) N acido en la ciudad de México en una familia conservadora, alumno predilecto del gran pensador mexicano Ignacio Ramírez &quot;El Nigromante&quot;. A la vez hispanófilo y nacionalista, se empeñó en versificar castizamente y en hacer poemas con motivos y escenarios locales. En 1878 es nombrado secretario de la embajada de México en España y allí conoce personajes como el politico Castelar, y escritores como Núñez de Arce, Campoamor y Selgas. Al regresar a México es electo diputado al Congreso al que siguieron otros cargos publicos, pero sin abandonar las letras. Periodista de prosa suelta y clara, comediógrafo y fundador de la primera sociedad de autores mexicanos, fue sobre todo poeta muy admirado en los países de lengua española y traducido inclusive al japonés. Su esposa lo abandonó y esta tragedia convirtió a Peza en el -cantor del hogar-. A menudo se encuentran en Peza poemas admirables, como -En las ruinas de Mitla-, siempre con una facilidad y abundancia en la versificación que, si lo ponen a distancia de lo que por ahora consideramos poesía, también lo hacen digno del respeto que Le Corbussier reclamaba para todo trabajo bien hecho. Entre los libros que publicó estan: Hogar y Patria , La Lira de la Patria , El Arpa del Amor , Recuerdos y Esperanzas , Flores del Alma y Vinos Festivos . Históricamente la importancia de Peza es crucial: su empleo del habla cotidiana y su prosaísmo, limpió la lengua poética del peso muerto que arrastraba el romanticismo mexicano y preparó, sin saberlo y tal vez sin quererlo, el advenimiento de los modernistas.

×