Nota revista question 2010

505 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
505
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
26
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Nota revista question 2010

  1. 1. Francis M allmann: Estilo criollo Bodas Igualitarias: celebraciones rosarínas (lespués de la ley Escribe en esla edición: Guillermo Ürsi Año ‘l, N° 3 - octubre 2010 511,50 La relación existente en Argentinacentre la desaparición física de personas y la trata sexual. La realidad en la triple frontera y el panorama en el resto del continente.
  2. 2. Sumario Caleidos 6. _ 10 País copio m Precisiones sobre la ley de medios Región 18 14 Mapamundi La formación policial puertas adentro. Jacques Attali «Vamos hacia la creación de un N Ot a d gobiemo mundial» Seguridad provincial. Entrevista con el Lic. Ghirardi Triple frontera: trata sexual Agro- Premisa 30 El mercado porcino Acción y . Reacción góPerspectlya Histoiiasde Voluntarios contra el SIDA Questlofl NOU M Francis Mallmann " ” Crímenes Perfectos 44 Nuevo _; L¿46. . Horizonte speeialista Bodas igualitarias en Guillermo OÏSÏ « Rosario 50 El Esti 0548 Slbarlta Puntos d. ?2 56 Zoom Amor de Primavera Cal‘ lna es El bello encanto del norte Otra Question
  3. 3. Comité ednonak Martin Aguirre MHYÍBÜO Catoni Prorlur-(‘irïri period ístu-a: Carolina Pierrnattei Periodistas v colaliorarloi‘ Patricia Columba Esther Amores isabel Cabrera (ionltinitravirfin y jirensa: Soledad Ledezma (jorrevr-iriiies: Temas Pescara srle _‘ rliseñr * Agustina Mor Ignacio Freire ilustrar-iones: Rodrigo Campo Humor: Alfredo Prermattrsr Leamdro ¡«Jlartinez Fotografía: Damian BOCCOIIHI Deparlaniei‘ito r-oinervial: ¡‘r/ lariano Prfiyronel li/ líllllrl Nlílílíii Diregr) Filleaurlcau Martin Cornetti BABILGNIA Editorial Una mirada sobre la Ley de Medios No debe haber existido hombre que no se haya preguntado qué es la realidad y luego, vencido, si es posible conocerla. No debe haber existido hombre que no se haya resignado a formular esa segunda pregunta. Seguramente, luego de meses de insomnio, haya podido concluir que la realidad quedaba reducida a la forma en que podía percibirla. La realidad, teorizaba antes de dormirse, no es más que la cantidad finita de elementos de los que el hombre puede apropiarse. Para intentar apropiarse y transformar la realidad, un hombre se vale de medios que utiliza como herramientas. Los medios de comunicación son, en ese sentido, también herramientas. Marshall Mc. Luhan plantea que el medio es el mensaje, que cada medio de comunicación tiene un discurso concreto y sobre ese discurso se elabora el mensaje que difunde, mensaje que puede tomar la forma de noticia, de programa televisivo e incluso de tira de ficción. EI medio, a través de sus mensajes, logra cristalizar su identidad y marcar una posición. En concreto, no hay mensajes inocentes. Pero tampoco hay una audiencia inocente: el medio construye a la audiencia y la audiencia construye al medio, en una relación dialéctica. No existe una “manipulación del pensamiento y los gustos dela audiencia por parte de los medios"; en todo caso, hay una elección por parte de la audiencia de ciertos contenidos y mensajes y hay cierta producción de esos contenidos por parte de los medios. Así, Ia mal llamada “manipulación", queda sepultada bajo la lógica dela oferta y la demanda. No obstante, los medios son empresas con intereses precisos. Por cada empresa, hay un dis- curso, un mensaje. Es tarea del consumidor discernir y elegir entre los mensajes. Nadie obliga al usuario a sintonizar tal o cual emisión, es él quien elige. El problema aparece cuando una sola empresa tiene todos los canales comunicativos para emitir un solo mensaje. Como decíamos, nuestra realidad es en si misma un recorte, una serie de fragmentos inteligi- bles. Un medio, al elegir un tema le, da entidad, lo nombra y lo hace real; si un medio omite hablar de un tema, le quita posibilidad de existencia. A diario, los medios audiovisuales selec- cíonan un puñado de sucesos y acontecimientos y dejan de lado millones de otros. AI señalar unos y ensombrecer otros, construyen una realidad parcializada. Pero, además, los medios fragmentan al recorte elegido y lo cargan con sus intereses. Si hay muchas empresas haciendo esto, el usuario puede elegir entre los recortes que le ofrece cada una de las empresas. Si en vez de muchas empresas hay una sola que ha copado todos los canales de comunicación, el usuario sólo puede acceder a uno de los recortes, presentado de distintas formas. Esto produce que el usuario pueda contar cada vez con menos recortes para construir su realidad, lo que Io vuelve —en orden cronológico- menos informado, menos crítico y menos exigente. c La nueva ley de comunicación audiovisual debe ponerse en marcha. Sin dudas, una ley que apueste a Ia pluralidad de contenidos y de voces, aparece como lo mas adecuado para que los usuarios puedan elegir el contenido del que quieren nutrirse y tengan a su alcance más elementos de la realidad para poder apropiarse. Es por esto que una ley dela dictadura, que oportunamente beneficia a la concentración, no puede mantenerse en democracia. Comité Editorial svwwxuresristaquestion. co111.ar
  4. 4. Voluntarios contra el SIDA « Hoy Acción y Reacción UH diagnóstico de VIH ya no equivale a un certificado de defunción» Voluntarios Contra el SIDA es una ONG de Rosario que viene trabajando incansablemente desde hace 23 años en la problemática VIH/ SIDA. La misma es responsable de muchos de los avances en torno a prevención, organización, lucha contra la discriminación e información en torno a esta problemática. En entrevista con REVISTA QUESTIÓN, su presidente Marcelo Óscar González y su tesorero Gerardo Conrado Casas, narraron su lucha, su historia y sus alcances. ¿ Cuándo se originó Voluntarios Contra el SIDA? M. G: Empezamos en 1987, cuando se sabía y se hablaba muy poco del tema. Voluntarios se originó en la comunidad llamada GLTTTBI de Rosario, que sig- nifica gays, lesbianas, travestis, tran- sexuales, transgénero e intersexuales. Inicialmente, se trabajaba con gente gay, con travestis y con trabajadores y trabajadoras sexuales. ¿Cómo intervenían? M. G: En principio, se recibían folletos y material de Estados Unidos, de la ciudad de San Francisco. Ese material se tradu- cía y se lo hacía circular. Puntualmente, se trabajaba en bares, confiterías y en lugares gay dela ciudad, lugares donde los propietarios abrían sus puertas a la tarde para que pudiéramos reunirnos. Lo que se hacía en estos espacios era analizar, discutir y compartir la infor- mación que llegaba desde ese país. De a poco, nuestra práctica se fue convir- tiendo en organización y empezamos a realizar charlas en colegios primarios y secundarios. Eran charlas que dába- mos porque los mismos directivos nos convocaban, ya que captaban que los alumnos tenian esa demanda. En los co- legios católicos también interveníamos, ya que nos solicitaban que charláramos con los alumnos. Lo que nos pedían era que no repartiéramos preservativos dentro del colegio sino en la puerta. No- sotros no teníamos problema en cumplir esa condición, porque más que entregar un preservativo lo que queríamos era poder satisfacer la necesidad de infor- mación de esos chicos. ¿Cómo eran las cosas en esos tiempos dónde se sabía poco de la enfermedad? G. C: En esos tiempos, muchos enfermos estaban aislados no formal sino social- mente. En principio, comenzamos a visitar a estos pacientes, pacientes que estaban internados en hospitales públi- cos, pacientes que no tenían o que eran abandonados por sus amigos y por sus familias. La problemática y el descono- cimiento eran tan grandes que a veces esos pacientes quedaban solos, y cuan- do eran dados de alta no sabían dón- de ir. Para hacer frente a esa situación, comenzamos a hacer eventos en bares y Confiterías para recaudar fondos y po- der sostener a los mismos. 34
  5. 5. I i ¿Y cómo pudieron ayudar/ os? G. C: Con lo recaudado ayudábamos con el alquiler, la comida y Ia medica- ción, que en ese momento no era man- dada por el gobierno en la cantidad necesaria. Los eventos servían para que todos lográramos tener conciencia dela magnitud de la problemática, porque empezaban a aparecer más casos y los costos eran muy altos para enfrentarlos. Por eso, iba naciendo una mejor orga- nización y podíamos coordinarnos y su- mar esfuerzos. Por ejemplo, a partir de estas necesidades a las que había que hacer frente, los transformistas dentro de la organización comenzaron a hacer shows para recaudar fondos. ¿Cómo prosiguió Vo/ untarios? M. G: Trabajamos de esta forma, hasta que en 1992 decidimos abrirnos ala co- munidad en general. Se creó el Programa Municipal de SIDA dela ciudad de Rosa- rio, un programa pionero que luego fue acatado por otras ciudades de nuestro país. Hoy por hoy, el mismo está cons- tituido por cuatro comités, de los cuales nuestra organización se encuentra en el Comité Asesor, del que fue presidente hasta 2004. Durante los años '94 y '95 integramos un grupo de prevención del Programa Provincial de E. T.S. y SIDA, en el cuál nos desempeñamos como grupo capacitador. En la actualidad, participa- mos en Crefor, una organización crea- da en 2002 e integrada por entidades sin fines de lucro que trabaja en VIH/ SIDA y diversidad sexual. En paralelo a todo esto, la actividad en colegios se intensificó, inclusive en la actualidad dictamos una materia electiva en la fa- cultad de Ciencias Médicas de Rosario, donde se pensaba que íbamos a contar con sólo un box del edificio para esta intervención y terminamos necesitando una gran sala de auditorio y diez boxes por la afluencia masiva. En ésta catedra se generan debates muy interesantes y los futuros profesionales se comprome- ten con la problemática. Esto tiene que ver con que se ha dado una apertura curricular en esa casa de estudios que tiende a la formación integral del pro- fesional dela salud. A su vez, el logro es mayúsculo porque es la primera vez que una ONG de lucha contra el SIDA logra dictar una materia en una universidad nacional. También, pudimos expandir nuestra acción en otros ámbitos. V ¿En qué ámbitos? G. C: Por citar dos ejemplos muy dispa- res pero que tienen en común la misma raíz, surgieron casos en personas muy ancianas y también casos en una aso- ciación de sordomudos. Esos eran dos grupos que se pensaba erróneamente que no mantenían relaciones sexuales, cuando sí las mantenían. Por eso, se instrumentaron una serie de talleres y actividades para que esos grupos obtu- vieran información, reflexionaran sobre la problemática y pudieran prevenirse. Si bien en la asociación de sordomudos todavía no se cambió la currícula for- malmente, sí se implementa educación sexual en los talleres. ¿En a/ grin momento empezaron a pro- ducir io/ ieteria e irriorniacióri propia 7 G. C: Así es. Uno de los errores que tuvi- mos al principio fue que repartimos en todos los lugares y en todos los sectores poblacionales la misma información, que venía de otro país. Eso era porque se sabía muy poco del tema y era la in- formación que teníamos disponible. Después empezamos a producir infor- mación propia y además descubrimos otra cosa: no a todos los sectores había que hacerles llegar la misma informa- ción sino que a cada sector había que entregarle información específica. Des- cubrir que había que confeccionar infor- mación pertinente a las características y a las condiciones de cada sector fue un gran hallazgo. ¿Dónde funcionan? M. G: En este momento Voluntarios no tiene un lugar fisico preciso sino que tie- ne muchos lugares satélites. Lamenta- blemente, la casa que alquilábamos en la calle Pasco 1840 fue vendida y en ese lugar va a hacerse un edificio. Realmen- te es una pena porque funcionábamos muy bien con un lugar definido. Inclu- sive, podíamos hacer algo que servía mucho, que era ofrecer a las personas la posibilidad de realizarse en ese lugar una prueba de VIH ala noche, con el fin de que éstas no tuvieran que pedir permiso en el trabajo para hacerse el examen por la mañana. Esto no se hacía para que las personas no perdieran un día de trabajo sino porque quienes deseaban hacerse el análisis muchas veces dudaban de pedir el día ya que no querían que sus direc- tivos supieran que querían realizarse un examen médico de VIH. Este temor nacía 35 í’- porque se temía ala discriminación, pero además, porque muchos consideraban que la prueba era un tema íntimo y pri- vado que no querían compartir con su entorno de trabajo. ¿ Cómo era e/ procedimiento ? G. C: El método empleado era el test Eli- sa, un test que detecta si en el cuerpo aparecen anticuerpos específicos contra el virus del VIH. Si este test daba positi- vo, entonces la persona debia realizarse uno más específico que era el Western Blot. Si el test Elisa daba negativo, po- día descartarse en un gran porcentaje la presencia de VIH. De todas formas, en general el virus tiene un período de ven- tana donde no puede detectarse. Inclu- so, puede permanecer oculto hasta seis meses después de la situación de riesgo, por Io que les explicábamos a las perso- nas que si habían tenido una situación de riesgo, por ejemplo, en los últimos tres meses, deberían repetir el examen un poco más adelante. ¿Cómo fue variando en el imaginario colectivo el VIH? G. C: Hoy un diagnóstico de VIH ya no equivale a un certificado de defunción, pero en principio sí. Y los cambios en la concepción colectiva del VIH repercu- tieron en el curso de la problemática. En un momento se descubrió que per- sonas contenidas, bien medicadas y ro- deadas de amor podían no desarrollar SIDA nunca. Entonces, se comprendió que la inmunodepresión podía frenar- se con una buena medicación y una contención adecuada. De a poco, fue- ron surgiendo fármacos efectivos. En 1994 se descubrió el AZT y luego fue- ron descubriéndose mejores fármacos retrovirales. A su vez, pudo arribarse a la certeza de que reacciones psicológi- cas negativas incidían en la conversión del VIH en SIDA y viceversa, porque el aspecto anímico y psicosocial es funda- mental en el desarrollo o impedimento dela enfermedad. ¿Cómo nació la idea de luchar contra el SIDA ? M. G: Porque al principio murieron mu- chos amigos y queríamos que dejaran de morir. Después comprendimos que la acción podía ampliarse y la expandimos hacia la comunidad en general. En ese momento descubrimos que podíamos mejorar innumerables vidas

×