Silvia Giménez Rodríguez - 130 -
tradicionales el grado de patogenicidad es directamente proporcional a la cantidad de cél...
Silvia Giménez Rodríguez - 131 -
habían desarrollado SIDA por infección ocupacional, lo cierto es que no ha habido evidenc...
Silvia Giménez Rodríguez - 132 -
la hipótesis que sostiene que los fármacos antivirales producen efectos tóxicos en el org...
Silvia Giménez Rodríguez - 133 -
FACTORES QUE INFLUYEN EN LA PROGRESIÓN DE LA ENFERMEDAD POR VIH
Factores Ambientales (Cof...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

34

223 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
223
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

34

  1. 1. Silvia Giménez Rodríguez - 130 - tradicionales el grado de patogenicidad es directamente proporcional a la cantidad de células infectadas. Resulta también inconsistente el que haya más de 40 veces más leucocitos infectados en muchos portadores del VIH sanos que en pacientes con SIDA. Bagasra y colaboradores (1992, pp.1385-1391) afirman que existen personas sanas con entre 33 y 43 veces más células infectadas por VIH que en pacientes SIDA. En cuanto a la función biológica, se aprecia que los niveles de ARN del VIH en el SIDA son muy bajos o inexistentes: solo de cada 10.000 a 100.000 millones de leucocitos expresan ARN vírico en el 50% de los pacientes, mientras en el otro 50% la carga viral es indetectable. Se resalta que el mismo hecho de tener que acudir a la prueba diagnóstica a través de la ampliación de la PCR indica que tan mínimos niveles son insuficientes para generar tal nivel de enfermedad. En varias enfermedades del SIDA no producidas por inmunodeficiencia como es el caso del Sarcoma de Kaposi o demencias, no se encuentra rastro del VIH. En este último caso por la incapacidad de los retrovirus de infectar células que no se dividen como es el caso de las neuronas. b) El agente no se encuentra en otras enfermedades Otro de los postulados de Koch que no cumple es que el agente vírico no tendría que encontrarse en otras enfermedades y sin embargo lo hace en 32 enfermedades más una no enfermedad (recuento de la carga viral) distintas y algunas sin relación entre ellas como puede ser entre la demencia y la diarrea. c) Tras el aislamiento y la propagación en cultivo, el agente puede provocar la enfermedad de nuevo El VIH Tampoco cumple el tercero de los postulados de Koch, porque no consigue producir SIDA cuando se inocula el virus a Chimpancés que fabrican anticuerpos contra el VIH igual que los humanos, e incluso cuando se introduce en los mismos humanos accidentalmente. En este caso, aunque se entienden limitaciones de Koch el que la mayoría de los microbios sólo resultan patógenos con el sistema inmunológico bajo, tal es el caso con el bacilo de la tuberculosis, el cólera, el virus de la gripe y el virus de la polio entre muchos otros. Sin embargo, esto no impide que la literatura científica aún tenga que probar que uno solo de los miembros del personal sanitario o científico hayan contraído SIDA por haber estado expuestos al virus del VIH. Aunque el CDC ya en 1992 diera la noticia de que 7 trabajadores sanitarios
  2. 2. Silvia Giménez Rodríguez - 131 - habían desarrollado SIDA por infección ocupacional, lo cierto es que no ha habido evidencias de que fuera esa la causa real, al no conocer el dato de sus hábitos, como pudiera ser el posible de consumo de drogas, e incluso no se conoce el sexo de estos 7 supuestos casos de SIDA, ni si la enfermedad se ha desarrollado antes o después del tratamiento con AZT. A la vista de estos datos los investigadores del SIDA que reconocen el VIH como causa del SIDA, también reconocen que esta hipótesis no cumple los postulados de Koch, pero su conclusión es que este fallo invalida los postulados en vez de invalidar el VIH como la causa del SIDA. Argumentan que bajo estas leyes no se demuestra al VIH como el agente que induce el SIDA, pero que habrá que mostrar otras leyes que lo demuestren. 3.1.3.2. Evitar la patogenicidad mediante vacunación Desde la vacunación de Jenner4 a finales del siglo XVIII todas las enfermedades víricas son prevenidas o curadas con inmunidad antivírica. En el caso del VIH se detectan anticuerpos naturales del virus que lo neutralizan hasta niveles indetectables, pero que son incapaces de prevenir contra las enfermedades del SIDA. Tal y como sostienen los investigadores oficiales, son anticuerpos contra el VIH pero no neutralizantes (Baltimore; Feinberg, 1990; Gallo, 1991) Sin embargo, existen evidencias empíricas documentadas de que la actividad del virus es limitada debido a la inmunidad antivírica natural, reduciéndose a menos de 1 por cada 1000 células T. (Clark, et. al., 1991) 3.1.3.3. Curar la enfermedad con fármacos antivíricos En el apartado posterior del tratamiento de la enfermedad, se abordará con mayor detenimiento 4El médico inglés Edward Jenner realiza la primera inoculación de la vacuna contra la viruela, uno de los peores males que sufría la humanidad: una de cada diez personas morían por su causa. Jenner, un boticario y cirujano de Berkeley (Inglaterra), notó que los que habían sufrido previamente viruela vacuna -enfermedad de las vacas que causa sólo síntomas de poca importancia en el hombre- demostraban resistencia cuando se exponían a la viruela. El 14 de mayo de 1796 extrajo pus de una pústula de la mano de Sarah Nelmes, una ordeñadora que había contraído la viruela de su vaca lechera e inoculó a James Phipps, un niño saludable de 8 años, mediante dos incisiones superficiales. El niño desarrolló una leve enfermedad que desapareció sin la menor complicación. El primer día de julio, se inoculó al niño con la viruela, pero no se enfermó. Hoy día la viruela es una de las pocas enfermedades erradicadas de la faz del planeta. El descubrimiento de Jenner se publicó en su libro "An Inquiry into the Causes and Effects of the Variolae Vaccinae, a Disease Known by the Name of Cow Pox" (Investigaciones acerca de las causas y efectos de las vacunas de la viruela) en 1798, donde también se acuñó el término virus.
  3. 3. Silvia Giménez Rodríguez - 132 - la hipótesis que sostiene que los fármacos antivirales producen efectos tóxicos en el organismo y por tanto adversos en la cura del SIDA. De hecho, su efecto quimioterapéutico hace disminuir el sistema inmunológico, por lo que más enfermedades oportunistas pueden ser albergadas en el organismo. Desde que en 1987 se diera licencia al AZT como fármaco recomendado a los enfermos de SIDA y desde que en 1990 también se concediera la licencia para ser administrado como prevención para portadores, pasando por la triple terapia de 1996 y los actuales inhibidores de la fusión, lo cierto es que aún no se ha curado la enfermedad. 3.1.3.4. Evitar la enfermedad evitando la infección La ausencia de VIH no es indispensable para que no aparezcan enfermedades definitorias de SIDA. Lo único que consigue es evitar el diagnóstico como SIDA. De hecho las enfermedades definitorias del SIDA existían antes del virus. Recordemos la existencia de un síndrome similar a SIDA pero en ausencia de VIH, con los mismos síntomas y las mismas enfermedades concomitantes y que en 1992 los CDC lo consideraron una nueva enfermedad denominada Linfocitopenia Idiopática de los T CD4 (Weiss, et. al., 1992:608-609; Faucci, 1993: 429-431) 3.1.4. Causa del SIDA Desde que Luc Montagnier hiciera las siguientes declaraciones en la XIII Conferencia Internacional sobre SIDA en Ámsterdam en julio 1992: “Creo que ahora deberíamos centrarnos en los cofactores igual que lo hemos hecho en el VIH”. “...Alrededor del 10% de los seropositivos no llegará nunca a tener SIDA” “...Hay un pequeño número de casos de SIDA en los que no hay rastro del VIH” “...Es bastante posible que algún otro agente, a veces induzca a algún tipo de reacción autoinmune que destruiría el sistema inmune. El VIH no es el único” y escribió: “El VIH es necesario pero, sin el cofactor no es una causa suficiente de SIDA” (Maddox, 1992:189). Los investigadores de la hipótesis oficial asumen de pleno esta teoría de los cofactores, considerando que estos, por un lado activarían las células inmunocompetentes, lo que las haría susceptibles a la replicación del VIH y por otro lado, causarían inmunodepresión por sí mismos. Tendrían efectos inmunogénicos e inmunotóxicos. (Fauci, 1993a; Levy 1993,1998). A continuación se citan algunos de los agentes que se han propuesto como cofactores en la literatura científica a lo largo de los años.
  4. 4. Silvia Giménez Rodríguez - 133 - FACTORES QUE INFLUYEN EN LA PROGRESIÓN DE LA ENFERMEDAD POR VIH Factores Ambientales (Cofactores) Características del Huésped Agentes infecciosos Micoplasmas Mycobacterium tuberculosis Citomegalovirus Virus de Epstein-Barr Virus del herpes simple 1 y 2 HHV-6 HTLV-1 y HTLV-2 VIH-2 VHB Papovavirus Adenovirus VIH-1 (nuevas infecciones) Antígenos HLA Edad Sexo Ejercicio y estrés Estado nutricional Reactividad inmune preferente (TH1/TH2) Repertorio de receptores de quimoquinas Fármacos y tóxicos Propiedades del inóculo vírico Número de partículas víricas transmitidas Vía de contagio Características de la cepa vírica Metadona Heroína Nicotina Nitritos de amilo Alcohol Agentes físicos Luz ultravioleta Temperatura elevada Otros Transfusiones, etc. Capacidad para inducir sincitios Tasa de replicación Resistencia a AZT Variabilidad genética («cuasiespecies») Fuente: Soriano, V., (1999) Manual del SIDA. Madrid: Iespala, p. 271. Anterior Inicio Siguiente

×