IV.2.-LOS DETERMINANTES (II):Ya vimos, hace unos días, los determinantes, los estudiamos e hicimos una serie de actividade...
3.- Los posesivos:Los determinantes posesivos acompañan al sustantivo indicando pertenencia oposesión. Puedenhacer referen...
 ACTIVIDADES DE DETERMINANTES  1.‐Señala los artículos y los determinantes que encuentres en el siguiente texto y analízal...
 2.‐Subraya y analiza los  artículos y determinantes de este texto:                                                       ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Actividades de determinantes

1.297 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.297
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
18
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Actividades de determinantes

  1. 1. IV.2.-LOS DETERMINANTES (II):Ya vimos, hace unos días, los determinantes, los estudiamos e hicimos una serie de actividadespara practicar. En este tema vamos a volver a repasarlos mediante la prácticas.Los determinantes son palabras que van delante del sustantivo y sirven para concretarlo.Concuerdan con él en género y número. Pueden ser de distintos tipos: artículos, demostrativos,posesivos, numerales e indefinidos.1.- Los artículos:Los artículos determinados acompañan a un nombre conocido y los indeterminados, a un nombredesconocido. Artículos determinados Artículos indeterminados Singular Plural Singular Plural Masculino el los un unos Femenino la las una unas2.- Los demostrativos:Los determinantes demostrativos indican distancia (proximidad o lejanía) respecto al hablante y aloyente. Demostrativos Distancia Singular Plural Masculino Femenino Masculino Femenino Cercanía este esta estos estas Distancia ese esa esos esas media Lejanía aquel aquella aquellos aquellas
  2. 2. 3.- Los posesivos:Los determinantes posesivos acompañan al sustantivo indicando pertenencia oposesión. Puedenhacer referencia a un solo poseedor (ej.: “tu coche”) o a varios poseedores (ej.: “nuestro amigo”). Posesivos Persona Un poseedor Varios poseedores Primera mi, mis nuestro, nuestra, nuestros, nuestras Segunda tu, tus vuestro, vuestra, vuestros, vuestras tercera su, sus4.- Los numerales:Los determinantes numerales pueden ser de dos tipos, cardinales y ordinales.a.- Numerales cardinales: Estos determinantes indican una cantidad exacta de elementos.Ejemplos: dos jarrones, cien niños, cien mil habitantes, etc.b.- Numerales ordinales: Estos determinantes indican un orden en un conjunto o serie.Ejemplos: undécimo piso, trigésimo tercer puesto, centésimo año, milésimo lugar, etc.5.- Los indefinidos:Los determinantes indefinidos indican una cantidad de forma imprecisa,indeterminada, inexacta.Los indefinidos más importantes son los siguientes: algunos, ningunos, pocos, muchos,demasiados, todos, cualquier, otros, varios, bastantes, etc.Ejemplos: algunos niños, varios aprobados, otro día, demasiada comida, muchas amigas, etc.   
  3. 3.  ACTIVIDADES DE DETERMINANTES  1.‐Señala los artículos y los determinantes que encuentres en el siguiente texto y analízalos:   "El  muchacho  miró  el  reloj:  seis  y  media,  hora  de  levantarse.  Afuera  apenas  empezaba  a  aclarar.  Decidió  que  ése  sería  un día fatal, uno de esos días en  que  más  valía  quedarse  en  cama  porque  todo  salía  mal.  Había  muchos  días  así  desde  que  su  madre  se  enfermó;  a  veces  el  aire  de  la  casa  era  pesado,  como  estar  en  el  fondo  del  mar.  En  esos  días  el  único  alivio era escapar, salir a correr  por  la  playa  con  Poncho  hasta  quedar sin aliento. Pero llovía y llovía desde hacía una semana, un verdadero diluvio, y además a Poncho lo había mordido un venado y no quería moverse. Alex estaba convencido de que tenía el perro más bobalicón de la historia,  el  único  labrador  de  cuarenta  kilos  mordido  por  un  venado.  En  sus  cuatro  años  de vida, a Poncho lo habían atacado mapaches, el gato del vecino y ahora un venado, sin contar las  ocasiones  en  que  lo  rociaron  los  zorrillos  y  hubo  que  bañarlo  en  salsa  de  tomate  para amortiguar  el  olor.  Alex  salió  de  la  cama  sin  perturbar  a  Poncho  y  se  vistió  tiritando;  la calefacción se encendía a las seis, pero todavía no alcanzaba a entibiar su pieza, la última del pasillo".  ISABEL ALLENDE, “La ciudad de las bestias”          
  4. 4.  2.‐Subraya y analiza los  artículos y determinantes de este texto:    Con  la  cabeza  baja  y  muy  avergonzado,  desfiló  el  último  hacia  el  palacio,  con  su  maceta  vacía. Todos los demás muchachos  hablaban de sus plantas, y al ver a  nuestro  amigo  prorrumpieron  en  risas  y  burlas.  Pero  en  ese  momento  el  alboroto  fue  interrumpido  por  la  llegada  del  Rey  y  todos  hicieron  sus  reverencias  mientras  el  rey  se  paseaba  entre  todas  las  macetas  admirando  las  plantas.  Finalizada  la inspección, hizo llamar a su hija, y  llamó  de  entre  todos  al  joven  que  llevó  su  maceta  vacía.  Atónitos,  todos  esperaban  la explicación de aquella acción. El rey dijo entonces: ‐Este es el nuevo heredero del trono y se casará con mi hija, pues a todos vosotros se os dio una semilla infértil, y todos habéis tratado de engañarme plantando otras plantas en vuestras macetas; pero este joven no, él tuvo el valor de presentarse y mostrar su maceta vacía, siendo sincero, leal y valiente, cualidades que un futuro rey debe tener y que mi hija merece.  3.‐Señala los artículos determinados e indeterminados y los determinantes que encuentres en el siguiente texto y analízalos:  "Resolvió acabar, sin que la prisa se le volviera en contra. Y tampoco era cosa de complicarse la vida matando a plena luz y en domingo. El adversario acometía para formar tajo, de manera que Alatriste, después de parar, aprovechó el movimiento para amagar de punta por arriba, metió pies saliéndose a la derecha, bajó la espada para protegerse el torso y le dio al otro, al pasar,  una  fea  cuchillada  con  la  daga  en  la  cabeza.  Poco  ortodoxo  y  más  bien  sucio,  habría opinado cualquier testigo; pero no había testigos, María de Castro estaría ya en el tablado, y hasta el corral de la Cruz quedaba un buen trecho. Todo eso excluía las lindezas. En cualquier caso, bastó. El contrincante se puso pálido y cayó de rodillas mientras la sangre le chorreaba por la sien, muy roja y viva. Había soltado la daga y se apoyaba en la espada curvada contra el suelo, empuñándola todavía. Alatriste  envainó  la  suya,  se  acercó  y  acabó  de  desarmar  al  herido  con  un  suave  puntapié. Luego lo sostuvo para que no cayera, sacó un lienzo limpio de la manga de su jubón y le vendó lo mejor posible el refilón de la cabeza".  ARTURO PÉREZ REVERTE, “El caballero del jubón amarillo”  

×