El quiebre del liberalismo y la crisis del capitalismo (1914/1918-1945)Los ciclos económicos y la Gran DepresiónLa primera...
Estados Unidos los años veinte y el New DealAl término de la Primera Guerra Mundial, los Estados Unidosse habían convertid...
La política de los tres presidentes republicanos Warren Harding (1920-1923), Calvin Coolidge (1923-1929) y HerbertHoover (...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La crisis del 29 y el New Deal

291 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
291
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
85
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La crisis del 29 y el New Deal

  1. 1. El quiebre del liberalismo y la crisis del capitalismo (1914/1918-1945)Los ciclos económicos y la Gran DepresiónLa primera mitad de los años veinte estuvieron signados por fuertesfluctuaciones económicas y en los niveles de conflictividad social. Desdeel fin de la guerra hasta 1920, la existencia de una demanda contenida, elingreso de los préstamos norteamericanos y un gasto público sostenido,dieron lugar a la plena ocupación acompañada por intensos conflictossociales: tanto en los países vencidos, los casos de Alemania y Hungría,como entre los vencedores Francia, Italia y Gran Bretaña y también enEstados Unidos cuyo territorio no fue campo de batalla. Este breve ciclode expansión desembocó en la hiperinflación resultado de la intensa pujaredistributiva, de las severas limitaciones de los nuevos países europeospara equilibrar producción y demanda y del peso de las deudas deguerra, especialmente en el caso de Alemania. La ocupación del Ruhrfue acompañada por la hiperinflación que arrasó con los ahorros de laclase media, llevó a la quiebra de los propietarios más débiles y disparóla desocupación.Después de estas fuertes oscilaciones, en la segunda mitad de ladécada, la economía se mantuvo estabilizada. Los acuerdos en torno a larefinanciación de la deuda alemana y el clima de paz contribuyeron aeste cambio. La recuperación a partir de 1924 fue tan evidente que se acuñaron nombres específicos para designar elperíodo, los dorados veinte en Alemania, los años felices en Estados Unidos y los años locos en Francia. El capital ylos mercados estadounidenses tuvieron un papel central impulsando el crecimiento económico de Europa y AméricaLatina.En el ámbito rural, en cambio, toda la década fue poco propicia para los agricultores. (Kindleberger, Ch. (1988) Lacrisis…, cap. 4 “La depresión agrícola”). Después de la guerra, la caída de los precios de los alimentos y materiasprimas asociada al incremento de los bienes industriales colocó al campesinado en una situación precaria. Laexcepcional demanda durante el conflicto había conducido a la apertura de nuevas fuentes de aprovisionamiento y aincrementos en la productividad, con la paz, las dificultades para ubicar los excedentes alentaron la movilizaciónpolítica de los productores rurales. Esta no siguió una orientación predeterminada, en algunos países de Europacentral se afianzaron los partidos agrarios, el campesinado familiar de Italia y Alemania adhirió al fascismo, enEscandinavia se asoció con la socialdemocracia. La presencia de estos diferentes alineamientos se vincula tanto conlos contrastes entre las distintas tramas de relaciones agrarias, como con los lazos forjados por los partidos políticoscon los actores del ámbito rural en cada escenario nacional.El crack en la Bolsa de Valores de Estados Unidos en octubre de 1929 cerró un ciclo y dio paso a un período en quela economía capitalista pareció derrumbarse. (Galbraith, J (1975) El crac…, cap.VI “El crac”, cap. VII “Se agrava lasituación”). Después de más de un año de espectaculares incrementos de los precios de las acciones, éstos cayeronabruptamente, en gran medida, como resultado de la especulación, pero en última instancia como expresión de lascontradicciones del sistema capitalista. Durante los años veinte, el incremento en la productividad no fue acompañadopor la creación de un sólido mercado de masas basado en aumentos salariales. La demanda fue alentada mediante laexpansión del crédito. La buena marcha de las empresas y el crecimiento de la cadena crediticia en los años locoscondujeron a la especulación inmobiliaria y la sobreinversión en el mercado bursátil. Ni bien la burbuja financieraexplotó con las ventas masivas de los títulos de bolsa, el pánico desembocó en la quiebra en cadena de bancos y ladesvalorización de las monedas. A partir del crack bursátil, cayeron los precios de las mercancías, mucho más rápiday profundamente las agrícolas que las industriales.Los gobiernos de los países industrializados-el republicano Herbert Hoover en Estados Unidos, el laborista RamsayMac Donald en Gran Bretaña, el conservador Heinrich Brüning en Alemania, el radical Édouard Herriot en Francia-semantuvieron fieles a la ortodoxia económica: redujeron el gasto público y dejaron que el desempleo aumentase.Decidieron que no había que intervenir ya que una vez que los salarios hubieran descendido lo suficiente, loscapitalistas invertirían y una vez que los precios cayeran lo necesario, los consumidores comprarían. Desde laperspectiva de Keynes, los liquidacionistas eran insensatos y locos de atar. Los países no podían quedar a merced delas fuerzas mundiales que pretenden establecer una especie de equilibrio uniforme según los principios ideales dellaissez-faire. (Frieden J. (2007) Capitalismo global... Cáp. 10“La construcción de una democracia social”)A principios de 1932, Gran Bretaña impuso aranceles proteccionistas y acordó preferencias comerciales con losintegrantes del imperio y algunos pocos países. Estas medidas fueron seguidas por otros estados: los escandinavos,los bálticos, gran parte de América Latina y Japón. A finales de 1932 el comercio mundial se había reducido a untercio del nivel alcanzado en 1929.Estados Unidos se desvinculó del oro en abril de 1933 después que asumiera la presidencia el candidato demócrataFranklin Roosevelt. En febrero de 1934, el gobierno fijó la relación de 35 dólares por onza de oro lo que significó unadesvalorización del 75 por ciento respecto a su valor histórico. Según Roosevelt, la situación económica interna de unpaís es un factor más importante en su bienestar que la cotización de su moneda. Francia y sus vecinos del bloque deloro abandonaron el patrón oro en 1936.Con la Gran Depresión, la económica clásica perdió consistencia y dejó de orientar las decisiones de gran parte de losgobiernos. Este desenlace resultó de la inoperancia de los principios del laissez faire para salir de la recesión y envirtud de la presencia de nuevos actores e intereses forjados al calor de la segunda oleada de industrialización y delimpacto de la Primera Guerra Mundial. Al mismo tiempo, Keynes exponía su teoría con mayor coherencia y difundíasus ideas con ahínco.
  2. 2. Estados Unidos los años veinte y el New DealAl término de la Primera Guerra Mundial, los Estados Unidosse habían convertido en la primera potencia económica y,aunque el país siguió una política aislacionista nointerviniendo activamente en la política europea, era evidentesu influencia en los asuntos económicos de ésta. Las deudasde guerra con los Estados Unidos eran muy altas y el hechode que la balanza de pagos fuera favorable a la potenciaamericana, dificultó enormemente el proceso derecuperación europea.Los estadounidenses no deseaban tener contacto con lapolítica y los problemas europeos. De hecho pretendieronreforzar los rasgos que asignaban a su identidad y rechazaron el ingreso de nuevos inmigrantes con sus diferentescreencias religiosas, costumbres y fidelidad hacia el país de origen. Como resultado de la legislación restrictiva, elingreso de inmigrantes entre 1920 y 1924 cayó por debajo de la mitad de la que se había producido entre 1910 y1914.La xenofobia nacionalista se combinó con el rechazo extremo de la protesta social que, como en Europa, alcanzó supico más alto en la inmediata posguerra. Las principales huelgas tuvieron lugar en 1919 y principios de 1920 en lasminas de carbón y en la industria siderúrgica debido a la subida de los precios. En el mes de enero de 1919 seprodujo en Seatle una huelga general de cinco días de duración. El alcalde que reprimió a sus dirigentes recibió unabomba por correo poco tiempo después. La más grave amenaza contra el orden fue la huelga de la policía de Bostonen 1919, los dirigentes fueron despedidos por pertenecer a un sindicato.El miedo a los rojos de 1919 fue manifiestamente exagerado. El númerode afiliados a los partidos comunistas era ínfimo y aunque no habíaposibilidad alguna de una revuelta revolucionaria, un importante sector dela población sucumbió al rumor y a la histeria. El Ku Kux Klan se pusonuevamente en marcha, sobre todo en el Medio Oeste, entre sus víctimasincluyó a comunistas, judíos y católicos.En este clima tuvo lugar el juicio cargado de irregularidades contra dosobreros anarquistas de origen italiano Nicolás Sacco y BartolomeoVanzetti que a pesar de las extendidas movilizaciones en su apoyofueron ajusticiados en agosto de 1927.Durante la década de 1920 la economía experimentó un desarrollo casiininterrumpido, salvando una breve recesión entre 1920 y 1921. Esto fueconsecuencia de unas inversiones masivas alentada por la demanda deartículos duraderos como los automóviles y los aparatos eléctricos y por laexpansión acelerada de los sectores de la construcción y servicios. Elcrecimiento de las ventas fue alentado por la notable difusión de lapublicidad, en 1919 funcionaban 606 estaciones de radio, todas ellasdependientes de la publicidad para su financiación. Junto con laestimulación del deseo de comprar se expandió el crédito para generarnuevos consumidores.Los cambios en la economía tuvieron una fuerte incidencia en las formasde vida. Gracias al automóvil, millones de personas construyeron suscasas en zonas suburbanas, rodeadas de jardines. La red de energíaeléctrica y las carreteras tuvieron que extenderse entonces a las nuevaszonas urbanizadas que impulsaron a su vez la instalación de centros comerciales..La guerra y el desarrollo económico cambiaron sustancialmente la posición de la mujer en la sociedadestadounidense. Su ingreso al mercado laboral, le permitió ocupar lugares que antes sólo estaban reservados a loshombres. Las mujeres fueron reconocidas como ciudadanas, en 1920 el Congreso aprobó el voto femenino. Su nuevaposición en la sociedad quedó reflejada también en los cambios en la forma de vestir, que se modificósustanciosamente. Desaparecieron los corsés, la ropa de día se hizo más sencilla y dejó de ser ajustada para darmayor posibilidad a la libertad de movimientos. Las faldas dejaron de llegar a los tobillos, para apenas cubrir lasrodillas. Llegaron nuevos cortes de pelo y en las cabezas se impuso el sombrero en forma de casquete. Los modistosde la época contrarrestaron la sencillez de la ropa de día con la sofisticación de las prendas de noche: chaquetas yfaldas hechas de punto y vestidos elaborados con muselinas y sedas.Estos cambios dieron lugar al conflicto entre sistemas de valores diferentes. La población de las pequeñas ciudades yel campo se opuso a estas nuevas concepciones y formas de vida que ponían en tela de juicio sus valores puritanos,secularizaban todos los aspectos de la vida dejando de lado la fe y la sumisión en dios, y respondieron movilizándosepara defender la verdadera moral americana moralidad. Se organizaron campañas en contra de la maldad del alcoholo del uso del automóvil cerrado por considerarlos una invitación al pecado.En 1919, el gobierno del partido Republicano recogió las demandas de los sectores conservadores y aprobó una leyque prohibía el consumo de alcohol: la famosa “ley seca”. Esta no impidió el consumo de alcohol. En cambio dio pasoal consumo clandestino y a la emergencia de un mercado negro en el que proliferaron grupos organizados, el mundodel hampa, decididos a lucrar con el quebrantamiento de la ley. Uno de los más poderosos fue el dirigido por AlCapone. La violación a la “ley seca” se vio favorecida por la corrupción, muchos policías y políticos colaboraban con elmantenimiento de las actividades ilegales para obtener beneficios ya sea económicos o de apoyo de esas poderosasorganizaciones. En 1933, cuando el partido Demócrata ganó las elecciones, levantó la prohibición.
  3. 3. La política de los tres presidentes republicanos Warren Harding (1920-1923), Calvin Coolidge (1923-1929) y HerbertHoover (1928-1932 estuvo guiada por el mismo objetivo: restringir la acción del gobierno para que los empresarios enel marco del laissez faire encontraran las mejores condiciones para sus negocios. En esos años prevaleció undestacado consenso en torno a la idea de que la economía americana era lo suficientemente fuerte como para autoregularse. El gobierno federal tuvo escasa participación directa en la prosperidad de aquellos años. La presión fiscalfue débil, pero como el volumen de gastos era muy bajo, los presupuestos federales se cerraron con superávit.El auge económico culminó en una orgía especulativa. Las acciones de las principales compañías como la GeneralMotors, Radio Corporation de América y United States Steel, subieron tan rápidamente de valor que el índice de suscotizaciones se alejó peligrosamente de los valores de los bienes producidos. A lo largo de los años veinte lasemisiones de acciones habían constituido una importante fuente de capital inversor y consecuentemente decrecimiento económico pero jamás habían subido tanto las cotizaciones en un periodo tan breve ni se habían lanzadoal mercado tantas nuevas acciones. Cuando se hizo evidente que el capital que circulaba en la Bolsa era en granmedida ficticio, los precios se desplomaron y la depresión subsiguiente fue la peor de la historia americana.El 4 de marzo de 1933 Roosevelt, el candidato del partido Demócrata, asumió la presidencia. Ese día, cerca de lamitad de los Estados habían cerrado sus bancos por disposición legal, y de los que permanecían abiertos muchos nodisponían de dinero. En su discurso Roosevelt convocó a no tener miedo, estaba dispuesto a ponerse en marcha ya,en pos de su principal objetivo: poner a la gente a trabajar.Inmediatamente decretó unas vacaciones de cuatro días para la banca y convocó para el lunes siguiente una sesiónextraordinaria del Congreso. A lo largo de los siguientes cien días, como se conoce a este período, el Congresoaprobó una avalancha de leyes sobre fondos asistenciales para los parados, precios de apoyo para los agricultores,servicio de trabajo voluntario, proyectos de obras públicas en gran escala, reorganización de la industria privada,creación de un organismo federal para salvar el valle del Tenessee (la Tenessee Valley Authority), financiación dehipotecas para los compradores de viviendas y para los agricultores, seguros para los depósitos bancarios yreglamentación para las transacciones de valores. (Leckachman, R. (1970), La era..., 5."New Deal").El grado de compromiso financiero del gobierno federal con la marcha de la economía y los problemas sociales notenía precedentes.A pesar de cierta sintonía con las ideas de Keynes, el New Deal no se basó en la doctrina del economista inglés. Elpresidente Roosevelt y su equipo no aceptaron incrementar los gastos al punto de generar déficit en el presupuesto,oscilaron entre la inyección de la inversión estatal y la vuelta a la frugalidad. No obstante, el New Deal dio lugar a laaprobación de un conjunto de leyes que crearon organismos destinados a orientar desde el Estado las decisiones delos principales agentes económicos y a promover políticas concertadas entre los mismos.Ley de Ajuste Agrícola se basaba en la idea de que el exceso de producción era el principal problema de la economía.Su objetivo era volver a la relación entre los precios de los productos agrícolas e industriales anterior a la Gran GuerraPara esto se recurrió al control de la producción y la acumulación de materias primas básicas a través deldepartamento de Agricultura en colaboración con comités de agricultores locales y asociaciones agrarias regionales.La ley Nacional de Recuperación Industrial (NIRA) estimulaba a las empresas a estabilizar su cuota de mercado y almismo tiempo aspiraba a aumentar el poder adquisitivo de los trabajadores. En relación con la recuperación de lasempresas se buscó eliminar la competencia antieconómica para posibilitar el aumento de los precios y la inversión.Las empresas fueron invitadas a presentar un código de precios, salarios, leyes justos. Desde el gobierno se publicitóa los monopolios como algo deseable y a la competencia como antipatriótica. La reorganización industrial propiciadapor la ley requería que los capitalistas aceptasen acordar con los sindicatos. Con este fin, el gobierno se mostródispuesto al afianzamiento del movimiento sindical. El nuevo trato, como la socialdemocracia escandinava, se orientóa favor de la democracia social, pero en Estados Unidos, no existía un sólido partido Socialista y en gran medida, ladefensa de los intereses obreros dependió de la alianza entre los sindicatos y el partido Demócrata.Hasta el momento, la principal organización sindical, la AFL (Federación Americanadel Trabajo), había dado cabida a los trabajadores cualificados y mejor pagados,dejando de lado a los no especializados de las nuevas industrias. A partir de 1933,el dirigente de la Unión de Trabajadores Mineros John Lewis logró canalizar unagran ofensiva huelguística impulsada desde las bases. La principal expresión de lanueva militancia obrera fue una serie de ocupaciones de fábricas que comenzaronen la industria del caucho y que se extendieron a las fábricas de automóviles delMedio Oeste. En primera instancia las empresas se resistieron a reconocer a lossindicatos pero acabaron pactando con los mismos. El cambio en las relacionesobreros-patronos lo marcó en 1937 el reconocimiento del UAW (automotriz) porparte de la General Motors y del Cte de Trabajadores del Acero por parte de laSteel. Lewis se separó de la AFL y creó el CIO (Congreso de OrganizacionesIndustriales). Su propósito era lograr la sindicación de los trabajadores de lasindustrias de producción en masa, cualquiera fuese su categoría y capacitacióntodos quedarían representados por el mismo sindicato. Su principal arma fue la lucha de brazos caídos.En el contexto de la crisis, el gobierno se mostró dispuesto a favorecer a los sindicatos si estos se mostrabandispuestos a ayudar a la industria. La cláusula de la NIRA que instaba a los industriales a reconocer a los sindicatosfue utilizada para crear sindicatos sometidos a las compañías. Cuando esta legislación fue revocada, se aprobó la leyWagner que amplió la protección de los sindicatos y el deber de negociar colectivamente y la Ley de NormasLaborales Justas que reguló condiciones de trabajo: salarios mínimos, pago de primas por horas extraordinarias ycreó el Comité de Relaciones Laborales, comisión de arbitraje encargada de poner fin a las prácticas laboralesdiscriminatorias. A partir de ese momento, las empresas tuvieron que aceptar la libertad de sindicalización.II. La gran depresión y la crisis del liberalismo, por Cuadernos Historia Última modificación 02/06/2010.

×