Tarde te amé <ul><li>La oración que tal vez mejor resume  </li></ul><ul><li>la vida de San Agustín </li></ul>Dibujos: Mari...
Tarde te amé belleza tan antigua y tan nueva... Tarde te amé Treinta años estuve  lejos de Dios. Durante ese tiempo algo s...
Tú estabas dentro de mí y yo fuera... «Los hombres salen a hacer turismo para admirar las crestas de los montes, el oleaje...
...pero tu me llamaste y tu grito rompió mi sordera «Me hacías entrar dentro de mí mismo; para no mirarme me había escondi...
Brillaste, resplandeciste... Y ahuyentaste mi ceguera Entonces cogí la Bíblia, la abrí al azar y leí el primer pasaje que ...
Derramaste tu fragancia, respiré, y ya suspiro por ti Dios, de quien separarse es morir, a quien acercarse es resucitar, c...
Me tocaste y ardo en deseos de tu paz «Dios empieza a habitar en ti cuando tú empiezas a amarle a él» San Agustín, Comenta...
Y ahora, Señor, sólo te amo a ti Sólo te sigo a ti... Sólo te busco a ti... San Agustín, Soliloquios 1,1
Tarde te amé ¡ Tarde te amé, oh hermosura siempre antigua y siempre nueva! ¡Tarde te amé! Y he aquí que tú estabas dentro ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Tardeteamed

1.518 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Tecnología, Viajes
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.518
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
34
Acciones
Compartido
0
Descargas
27
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tardeteamed

  1. 1. Tarde te amé <ul><li>La oración que tal vez mejor resume </li></ul><ul><li>la vida de San Agustín </li></ul>Dibujos: Maria Rosa Guerrini, Tarde te amé, Ed. Paulinas Colores y composición: Pedro Muñoz Peñas
  2. 2. Tarde te amé belleza tan antigua y tan nueva... Tarde te amé Treinta años estuve lejos de Dios. Durante ese tiempo algo se movía dentro de mi corazón... Era un buscador. Buscaba la Felicidad, como tú, como todos...
  3. 3. Tú estabas dentro de mí y yo fuera... «Los hombres salen a hacer turismo para admirar las crestas de los montes, el oleaje proceloso de los mares, el fácil y copioso curso de los ríos, las revoluciones y giros de los astros. Y, sin embargo, se pasan de largo a sí mismos. No hacen turismo interior» San Agustín, Confesiones 10,8,15 Sin embargo, durante los años de mi juventud puse mi corazón en cosas exteriores que al final lo único que hacían era alejarme cada vez más de Aquel a quien mi corazón, sin saberlo, anhelaba...
  4. 4. ...pero tu me llamaste y tu grito rompió mi sordera «Me hacías entrar dentro de mí mismo; para no mirarme me había escondido detrás de mis espaldas, pero tú me arrancaste de allí y me pusiste delante de mí mismo a fin de que viese lo indigno que era, lo deforme, manchado y llagado que estaba» San Agustín En medio de la lucha, acudí a mi gran amigo Alipio y le dije: “Los ignorantes nos arrebatan el cielo y nosotros, con nuestra ciencia nos revolcamos en la Carne”. Así me encontraba, llorando desconsolado mientras me preguntaba a mí mismo cuándo dejaría de decir “Mañana, mañana...” Fue entonces cuando escuché una voz que venía de la casa vecina. Una voz que decía... TOMA Y LEE, TOMA Y LEE
  5. 5. Brillaste, resplandeciste... Y ahuyentaste mi ceguera Entonces cogí la Bíblia, la abrí al azar y leí el primer pasaje que apareció a mi vista. Pertenecía a la carta de San Pablo a los Romanos y decía así: «No en comilonas, ni embriagueces, no en lujuria... Sino revestíos del Señor Jesucristo» Aquellas palabras resonaron dentro de mí. Parecían escritas por una persona que me conocía, que sabía de mi vida...
  6. 6. Derramaste tu fragancia, respiré, y ya suspiro por ti Dios, de quien separarse es morir, a quien acercarse es resucitar, con quien habitar es vivir. Dios, de quien huir es caer, a quien volver es levantarse, en quien apoyarse es estar seguro Dios, a quien olvidar es perecer, a quien buscar es renacer, a quien ver es poseer. San Agustín, Soliloquios 1,1,3 Así fue como descubrí a Dios y me di cuenta que en el fondo era a Él, sin saberlo, a quien buscaba ardientemente mi corazón.
  7. 7. Me tocaste y ardo en deseos de tu paz «Dios empieza a habitar en ti cuando tú empiezas a amarle a él» San Agustín, Comentario a la carta de San Juan 8,12
  8. 8. Y ahora, Señor, sólo te amo a ti Sólo te sigo a ti... Sólo te busco a ti... San Agustín, Soliloquios 1,1
  9. 9. Tarde te amé ¡ Tarde te amé, oh hermosura siempre antigua y siempre nueva! ¡Tarde te amé! Y he aquí que tú estabas dentro de mí , pero yo de mí mismo estaba fuera. Y por fuera te buscaba... Estabas conmigo, pero yo no estaba contigo... Pero tu me llamaste, gritaste, rompiste mi sordera. Brillaste, resplandeciste, ahuyentaste mi ceguera. Derramaste tu fragancia, respiré y suspiro por ti. Gusté, y tuve hambre y sed. Me tocaste y ardo en deseos de tu paz San Agustín, Confesiones 10,27,29

×