Biblia y realidad Promesas  de Dios Diseño: J. L. Caravias sj.
Les quitaré el corazón de piedra, y les pondré  un corazón  de carne   Ez 36,26
Si compartes tu pan con el hambriento, los pobres sin techo entran a tu casa, vistes al desnudo y no vuelves la espalda a ...
Si en tu casa no hay más gente explotada,  si apartas el gesto amenazante y las palabras perversas; si das al hambriento l...
Yo te elegí  y no te rechazaré.   No temas,  pues yo estoy contigo.  No mires con desconfianza,  pues yo soy tu Dios.  Yo ...
Si atraviesas un río, yo estaré contigo y no te arrastrará la corriente. Pues yo soy tu Dios, tu Salvador.   Tú vales much...
Escúchenme, ustedes a quienes he llevado en mis brazos desde  su nacimiento y de quienes me  he preocupado  desde el seno ...
No temas,  pequeño rebaño,  porque al Padre  le agrada  darte  el Reino Lc 12,32
Vengan a mí los que están cansados, llevando pesadas cargas,  que yo los aliviaré.   Mt 11,28
El que tenga sed,  que venga a mí.  Pues el que cree en mí  tendrá de beber.  De él saldrán  ríos de agua viva.   Jn 7,37-8
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

01 08-promesas-de-dios

285 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
285
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

01 08-promesas-de-dios

  1. 1. Biblia y realidad Promesas de Dios Diseño: J. L. Caravias sj.
  2. 2. Les quitaré el corazón de piedra, y les pondré un corazón de carne Ez 36,26
  3. 3. Si compartes tu pan con el hambriento, los pobres sin techo entran a tu casa, vistes al desnudo y no vuelves la espalda a tu hermano... entonces tu luz surgirá como la aurora y tus heridas sanarán rápidamente. Entonces, si llamas a Dios, él te dirá: “Acá estoy.” Is 58,7-8
  4. 4. Si en tu casa no hay más gente explotada, si apartas el gesto amenazante y las palabras perversas; si das al hambriento lo que deseas para ti y sacias al hombre oprimido... brillará tu luz en las tinieblas, y tu obscuridad se volverá como la claridad del mediodía Is 58,9-10
  5. 5. Yo te elegí y no te rechazaré. No temas, pues yo estoy contigo. No mires con desconfianza, pues yo soy tu Dios. Yo te doy fuerzas, y con mi diestra victoriosa te sostendré. Is 41,9-10
  6. 6. Si atraviesas un río, yo estaré contigo y no te arrastrará la corriente. Pues yo soy tu Dios, tu Salvador. Tú vales mucho a mis ojos. Yo te aprecio y te amo muchísimo . Is 43,2-4
  7. 7. Escúchenme, ustedes a quienes he llevado en mis brazos desde su nacimiento y de quienes me he preocupado desde el seno materno. Hasta su vejez, yo seré el mismo, y los apoyaré hasta que sus cabellos se pongan blancos. Is 46,3-4
  8. 8. No temas, pequeño rebaño, porque al Padre le agrada darte el Reino Lc 12,32
  9. 9. Vengan a mí los que están cansados, llevando pesadas cargas, que yo los aliviaré. Mt 11,28
  10. 10. El que tenga sed, que venga a mí. Pues el que cree en mí tendrá de beber. De él saldrán ríos de agua viva. Jn 7,37-8

×