LA CASTAÑA QUE REVENTÓ DE RISA
Una vez iban de camino una brasa de carbón, una paja y una castaña. Llegaron a un río y no sabían cómo atravesarlo.  La  c...
A las dos les pareció muy bien y así se hizo. Primero la paja pasó la castaña y luego volvió por la brasa de carbón. Pero ...
Cuando la castaña lo vio, le dio un ataque de risa. Se rió tan a gusto de ver a la brasa remojada, se reía con tanta fuerz...
Llegaron además muy enfadadas las dos con la castaña, porque se había reído cuando ellas lo pasaban tan mal, pero cuando v...
FIN
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La castaña que reventó de risa

845 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
845
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
146
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La castaña que reventó de risa

  1. 1. LA CASTAÑA QUE REVENTÓ DE RISA
  2. 2. Una vez iban de camino una brasa de carbón, una paja y una castaña. Llegaron a un río y no sabían cómo atravesarlo. La castaña , que era muy lista, propuso lo siguiente: - Como la paja puede flotar en el agua, yo me monto encima de la paja y me lleva a la otra orilla. Luego regresa por ti, brasa.
  3. 3. A las dos les pareció muy bien y así se hizo. Primero la paja pasó la castaña y luego volvió por la brasa de carbón. Pero cuando estaban en la mitad del río: BRASA: Soco-rro, me caigo. PAJA: ¡Ay!, que me quemas, brasa.
  4. 4. Cuando la castaña lo vio, le dio un ataque de risa. Se rió tan a gusto de ver a la brasa remojada, se reía con tanta fuerza, que reventó. La castaña:Je, je, ja, ja… ¡qué risa!, no puedo parar de reir. Oh, estoy mojada, el agua apagó mi brasa. Y yo estoy chamuscada.
  5. 5. Llegaron además muy enfadadas las dos con la castaña, porque se había reído cuando ellas lo pasaban tan mal, pero cuando vieron que con la risa había reventado su piel y estaba destrozada, se compadecieron y fueron a buscar al sastre para que la remendara y la recosiera el roto. No tengo tu color, tengo este más claro. Bueno, qué pena, te vamos a ayudar, vamos a buscar el sastre.
  6. 6. FIN

×