La mejor gente del mundo                       Para que su flor viviese, dañaron y                                        ...
en una carta a los reyes: "Este año de 1492,     trabaje en sus granjerías y mantenimientosdespués de haber dado fin a la ...
excepto la herejía, que fueran a servir a LaEspañola". No parecía la mejorgente para difundir el Evangelio entre los"salva...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La mejor gente del mundo.

1.258 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.258
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
228
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La mejor gente del mundo.

  1. 1. La mejor gente del mundo Para que su flor viviese, dañaron y sorbieron nuestra flor.Ni Colón ni los reyes tenían la menornoción de haber "descubierto" un nuevo ¡A castrar el Sol!continente. Seguían pensando que habían Eso vinieron a hacer aquí los extranjeros."llegado al Asía, pero de todas maneras sesintieron con derecho a apropiarse de estas El almirante siguió recorriendo las nuevastierras y sus habitantes, sobre los que dice tierras y llegó a la gran isla de Cuba, a lael almirante: "Son la mejor gente del mundo que llamó Juana, y a la de Haití, a la quey sobre todo la más amable, no conocen el llamó La Española. Allí, con los restos de lamal —nunca matan ni roban-, aman a sus Santa María, que había naufragado,vecinos como a ellos mismos y tienen la construyó, el 25 de diciembre de 1492, elmanera más dulce de hablar del mundo, fuerte de Natividad, en el que dejó un gruposiempre riendo. Serían buenos sirvientes, de treinta hombres. En un intentocon cincuenta hombres podríamos desesperado por confirmar su hipótesis dedominarlos y obligarlos a hacer lo que llegar al Asia navegando hacia elquisiéramos". Occidente, el almirante no tuvo mejor idea, antes de emprender el regreso, que hacerYa durante el primero de los cuatro viajes declarar bajo juramento y ante el escribanode Colón comenzó la explotación de los real a todos los miembros de su tripulaciónnativos. Los arahuacos, habitantes que la costa que habían recorrido (Cuba) nooriginarios de las islas a las que llegó podía ser una isla, porque era inconcebibleColón, desconocían el trabajo, las armas de que tuviera tal tamaño, e hizo firmar a todosfuego y las Jerarquías del poder. No suscribiendo el siguiente texto: "Antes denecesitaban trabajar para obtener lo muchas leguas, navegando por la dichanecesario para la vida. Una naturaleza muy costa, se hallaría tierra donde tratan gentegenerosa los proveía de todo lo necesario. política, y que saben el mundo".No había entonces enfermedad, El viaje de regreso fue complicado, plagadono había entonces pecado. de tormentas y contratiempos. Colón llegó a las Azores y desde allí enfiló hacia Lisboa.Había santa devoción en nosotros. Allí fue recibido en su carácter de almirante por el rey de Portugal, Juan II, Ni lento niSaludables vivíamos. perezoso, don Juan le dijo a Cristóbal queNo había entonces enfermedad, las tierras descubiertas pertenecían a Portugal y trató de retener al almirante,no había dolor de huesos, pero Colón logró llegar al puerto de Palos a bordo de la Niña el 15 de marzo de 1493.no había fiebre, La fiebre amarillano había viruela. Colón y su gente trasladaron a AméricaNo fue así lo que hicieron los extranjeros toda la intolerancia de una España quecuando llegaron aquí. necesitó para afirmar su dudosa unidad e identidad la destrucción y la eliminaciónEllos enseñaron el miedo, del otro.y vinieron a marchitar las flores. De los moros y judíos se pasó a los "salvajes". Así lo dice el propio almirante
  2. 2. en una carta a los reyes: "Este año de 1492, trabaje en sus granjerías y mantenimientosdespués de haber dado fin a la guerra de los ni les ayude a sacar ni coger el oro que haymoros y después de haber echado fuera en la dicha isla, y porque nos deseamos quetodos los judíos de todos vuestros reinos y los dichos indios sean doctrinados para queseñoríos, pensaron en enviarme a mí a las la dicha isla se labre y se coja el oro que endichas partes de las Indias" ella hubiere para estos mis reinos"." Sugería la reina –enferma de la mismaOlvidándose de las famosas Leyes de las "fiebre amarilla" de Colón, que laSiete Partidas redactadas por el sabio rey obsesionaba con el oro- que se les pagaraAlfonso X, que decían: "La libertad es la un salario a los indios.más noble cosa del mundo; así, por elcontrario, la servidumbre es la más vil cosa Durante las dos décadas iníciales del siglodel mundo"," el gobernante Colón XVI se extrajeron unos 15,000 kilos de oroesclavizó a los nativos y les ordenó que le y se enviaron a la corona las remesastrajesen todo el oro que encontrasen. Al correspondientes al impuesto del quinto realpoco tiempo, como cuenta el historiador de sobre este producto. El metal se agotóHarvard Eliot Morison, comenzó el rápidamente y hubo que buscar otrasalmirante a cortarles las manos a los que no fuentes de subsistencia.consiguieran ni una pepita del preciosometal. Dice asombrado el biógrafo de Dice al respecto el historiador Cario Cipolla: "El oro del que se apoderaron losColón que lamenta no poder elogiarlo en conquistadores fue exclusivamenteeste aspecto: producto de robos, botines y saqueos. El inconveniente de toda actividad parasitaria"Quien fuera el que inventara este es que no puede durar por siempre.espantoso sistema, como único método deproducir oro para la exportación fue Colón. Tarde o temprano, según la consistencia de los tesoros acumulados por las víctimas y laAquellos que huyeron a las montañas eficiencia de tos depredadores, aquéllas sonfueron cazados con perros, y de los que despojadas de todos sus bienes y para losescaparon se ocuparon el hambre y la ladrones ya no queda nada que hacer".enfermedad, mientras miles de criaturas ensu desesperación tomaron veneno demandioca para acabar con su miseria". Segunda invasiónAsí fue como los europeos, obsesionados en Mucho más entusiasmados que con elsu afán de lucro por obtener oro y plata, primer viaje, los Reyes Católicos aprobaronintrodujeron el trabajo forzoso entre los y financiaron el segundo viaje de Colón. Esta vez eran catorce carabelas, tres navíosnativos y comenzaron a destruir su de gran tamaño y una tripulación de 1.500organización social originaría. hombres. Partieron el 25 de setiembre de 1493, El entusiasmo y la codicia llevaron aYa a comienzos de la conquista y ante las sus católicas majestades a vaciar lasprimeras noticias de baja notable de la cárceles para completar las tripulaciones depoblación sometida, la reina Isabel los navíos: "Por usar de clemencia e piedadcomenzó a preocuparse y dictó una con nuestros súbditos, queremos yprovisión real, el 20 de diciembre de 1503, ordenamos que cualesquier personas queen la que la "protectora de los indios" decía: hubieren cometido hasta el día de la publicación de esta nuestra carta cualquier"Los cristianos que viven y moran en la muertes o feridas, e otros cualquier delitosdicha isla {La Española), ni hallan quien de cualquier natura e calidad que sean,
  3. 3. excepto la herejía, que fueran a servir a LaEspañola". No parecía la mejorgente para difundir el Evangelio entre los"salvajes", según el compromiso de suscatólicas majestades con el papa Borgia.Como señala Germán Arciniegas, "es asícomo los reyes ponen al diablo a hacer lashostias".El almirante seguía buscando Catay y dejóa cargo de la Isabela a su hermanoBartolomé, Colón regresó a Españallevando consigo 500 nativos encadenados,que fueron los primeros esclavos quecruzaron el Atlántico. Sólo llegarían aEuropa 200, porque el resto moriría dehambre, de peste y de frío durante latravesía.En ausencia de Cristóbal, surgierondisputas entre los españolesy se produjeron abusos en el trato con losindígenas.

×