Castaldo, Lucas Daniel.<br />5º B.<br />“LA REVOLUCIÓN VIRTUAL”<br />Introducción: <br />Sentado sobre su escritorio se ha...
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Castaldo
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Castaldo

334 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
334
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
25
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Castaldo

  1. 1. Castaldo, Lucas Daniel.<br />5º B.<br />“LA REVOLUCIÓN VIRTUAL”<br />Introducción: <br />Sentado sobre su escritorio se hallaba el afamado biblista Charles Russel, analizando versículo por versículo esta interesante compilación de cartas, evangelios, revelaciones y relatos a la cual se la había denominado como Biblia. De un momento para otro, comienzan a llegar diferentes denuncias y amenazas de origen desconocido, y este personaje se ve obligado a reducir su trabajo a un ámbito clandestino, y acusado como un hereje en contra de la autoridad eclesiástica fue perseguido con ferocidad a través de los medios masivos de comunicación. <br />En territorio nacional, existió una época en que el afamado presidente Juan Domingo Perón, era absolutamente innombrable. Todo aquel que pronunciara este nombre, o si quiera se dignara a comentar sobre su mandato en el país era denunciado y censurado penalmente. <br />Durante el período conocido como Guerra Fría, todo término o ideología referente al mundo comunista ateo liderado por la Unión Soviética que se hiciera en el marco de occidente era condenable. Los libros de escritores que apoyaban el comunismo no podían entrar de ninguna manera a territorio latinoamericano. Figuras que intentaban expresar su opinión al respecto como Ernesto el “Che” Guevara o Fidel Castro fueron perseguidas y asesinadas por estar a favor de ideas que iban en contra del capitalismo cristiano de occidente. <br />Durante las diferentes dictaduras sucedidas en el mundo, y en este caso voy a citar a la Argentina, toda opinión emitida en contra de las autoridades de facto era reprendida con la tortura, la desaparición y la muerte. Carta abierta a la Junta Militar fue el título que recibió, valga la redundancia, una carta despachada por el escritor Rodolfo Walsh en el año 1977, más precisamente el 25 de marzo. Al día siguiente este hombre desapareció sin dejar rastro alguno.<br />Todos estos ejemplos sirven para hacer referencia a una realidad presente durante toda la historia de la humanidad: el hombre nunca ha encontrado una libertad absoluta para expresarse. Toda etapa histórica se vio marcada siempre por un suceso, una guerra, una presidencia, un conflicto religioso, un periodo de relativa paz, un periodo de prosperidad o de miseria, de armas o arados, etc. Las figuras que siempre se encuentran presentes en estos procesos son las siguientes: perseguidores y perseguidos. Un factor que se da en estos casos, incluso en los casos de periodos de paz, es que los perseguidos (que pueden ser una clase social sin representación política, un sector que vive en la miseria, o un sindicato explotado) buscan por todos los medios expresar su ideología, sus pensamientos y creencias con respecto a la etapa en que viven. Obviamente para hacer esto se valen de medios visibles, siendo los más comunes, los medios masivos de comunicación (diarios, radio, televisión, etc.) Por otro lado, al ver esto, los perseguidores encuentran en la expansión de las ideologías de los perseguidos una fuerte amenaza a su poder. Tenemos el caso de los montoneros, que denunciaban el gobierno de facto durante el golpe militar en Argentina y fueron perseguidos por tierra y por mar, torturados y asesinados, todo esto sin contar la cantidad de desaparecidos que se registraban por día. En el siglo I muchos cristianos fueron perseguidos por intentar proclamar el mensaje de que el Mesías había resucitado. Autoridades romanas como el Sanedrín se encargó de llevar a cabo una enconada persecución contra estos, apedreándolos e incluso acerrándolos en pedazos. Cristianos como Esteban fueron víctimas de turbas furiosas que golpeaban a estos hombres hasta dejarlos medio muertos. El patrón se repite en todos los casos: los perseguidos intentan denunciar a sus perseguidores por medio de ideologías que muevan masas, mientras que los perseguidores se encargan de acallar por un medio u otro. Lo que aquí pesa es, evidentemente, la libertad de expresión que los perseguidos puedan tener. Y obviamente el papel de los perseguidores es el de limitar esta libertad, para que el orden establecido por ellos no cambie, siga intacto. <br />En los últimos veinte años de este siglo un nuevo medio masivo de comunicación se ha expandido alrededor del mundo: la Red. Es imposible negar que el uso del Internet haya llegado hasta los lugares más recónditos del planeta Tierra. <br />Durante la historia de la humanidad, el humano se ha adaptado a las nuevas invenciones que él mismo crea. La Red no es la excepción, y siguiendo el lineamiento de perseguidos y perseguidores podemos decir que esta invención se adaptó como un medio de expresión para los perseguidos. ¿La Red como un medio de expresión de ideologías?, si, ¿Por qué no? Si tenemos en cuenta que es el único espacio en donde los perseguidores no tienen un dominio absoluto, que es un medio de alcance mundial, y es accesible en todos los sentidos… ¿debería extrañarnos que sea usado como medio para difundir teorías, ideologías o pensamientos que van en contra de cierta autoridad?<br />El siguiente trabajo tendrá por eje central el uso de la Red como un medio de libre expresión para los perseguidos, y como éste medio es inalcanzable en muchos sentidos para los perseguidores. Se llevará a cabo un análisis de tres documentales basados en la investigación de un perito en el campo, que plantea a la Red como una continuación del movimiento hippie estadounidense de los años ’70. Se realizará un análisis de esos documentales, y luego se extraerá una conclusión al respecto. <br />La tecnología avanza, empresas como Google, Facebook, Tweeter, My Space o Amazon crecen a pasos agigantados. Nos vemos inmersos, entonces, en la historia del surgimiento de estos monstruos de la comunicación. Comenzamos.<br />ANALISIS DE DOCUMENTAL: The great Levelling.<br />Este primer episodio presenta un panorama general de la investigación que se llevará a cabo con respecto al surgimiento de la Red. Para esto, lo primero que se hace es demostrar la capacidad de expansión que la misma tiene, ¿cómo? Viajando a África (Abiriw, pequeño pueblo del país de Ghana), la cuna de la humanidad, que acaba de conectarse a la Red, y se encuentra en un gran proceso de cambio. Acompaña a la periodista Aleks Krotoski el Sir. Tim Berners-Lee, nada más y nada menos que el creador de la Red. Pasaron veinte años desde la creación de la red, y ahora la brecha entre los que tienen acceso a este mundo y los que no es cada vez más angosta. Citando palabras de Lee, la Red comunica a la mayor parte del mundo, de ahí que la pregunta sea: ¿y dónde queda el resto del mundo? ¿Es la Red una bendición, o una maldición? ¿Cómo nos ha afectado la creación de la Red en los últimos 20 años? Todas estas preguntas y más, se analizarán en las diferentes secciones del trabajo, que mostrará lo que se conoce como: la revolución virtual.<br />El análisis comienza a partir de la comparación entre el descubrimiento próximo pasado que revoluciono el mundo: el vapor, explotado sobre todo durante el período de la Revolución Industrial. En la actualidad, la nueva revolución se ha dado a partir de la creación de la Red. ¿Por qué? Por lo mismo que el vapor brindaba en su momento: energía. La Red tiene la capacidad de publicar imágenes, textos, software, videos, todo instantáneamente, de alcance global, y gratis. Esta creación se hace llamar la “niveladora de la humanidad” porque brinda a las personas la misma proporción de poder, poder de expresión, por lo que los pioneros de la Red la ven como una poderosa herramienta sobre todo para personas que se oponen a una relación jerárquica. Los creadores eran gente que era incapaz de adaptarse a la sociedad, y tampoco deseaban hacerlo, por lo cual encontraron en la Red un medio de expresión que no se había dado antes en ningún otro tipo de invención.<br />La periodista Aleks comenzará primero planteando que la Red es una poderosa herramienta ya que permite que la gente obtenga acceso al libre conocimiento. Como prueba de este hecho, va en busca de Einar Kvaran, que asombrosamente es un colaborador de un espacio de conocimiento mundial, conocido como la Wikipedia, un sitio de información en el cual la gente ordinaria tiene la capacidad de modificar a su gusto justamente la información que allí se brinde. Más de 65 millones de personas utilizan este espacio al mes. El objetivo de este sitio, es el siguiente: en vez de que un grupo selecto de investigadores y científicos impartan el conocimiento a la gente, la verdad vaya surgiendo sola desde las masas, y sea plasmada en la Red. Si bien hay muchos entendidos en el tema que aborrecen Wikipedia por su inexactitud, este espacio es el ejemplo ideal de cómo la Red nos da un poder igual a todos. Ofrece algo gratuito, elimina la autoridad, y permite que la gente común le de forma al conocimiento. Para entender como la Red dio origen a Wikipedia, debemos meternos en el origen de una cultura de libre albedrío y expresión. <br />Las ambiciones de un mundo nivelado se remontan a la contracultura de los años ’60. ¿Cuál fue el epicentro del movimiento hippie? San Francisco. Fue allí donde este movimiento comenzó a tomar forma, a partir de ideas de derecha e izquierda que tenían como enemigo en común al Estado, y su sistema legal, y de censura, y defendía la importancia de la libertad individual. El primer avance se dio en la década de los ’70, cuando en vez de solamente poseer computadoras las unidades políticas y gubernamentales, ahora comenzaron a llegar unidades más pequeñas a las personas comunes. Así sucedió algo grandioso, el libertarismo contracultural encontró su nuevo hogar en los parámetros de Internet. La contracultura encontró en Internet lo que buscaba, rebelión, expresión, libertad. La máquina original, era llamada The Well, y muchos la consideran la cuna de empresas como Tweeter, Facebook o My Space. The Well fue la red que llevo el libertarismo a Internet. Un personaje reconocido en este ámbito fue, justamente, el creador de este espacio: Stewart Brand. Él y su grupo trabajaban con la idea de que la revolución ya había comenzado y que no era necesario forzarla. Para ese entonces menos del 1% del planeta conocía qué era Internet. Así, The Well creó un espacio de diferentes foros en donde la gente era capaz de encontrar videos, imágenes, y hacer comentarios sin miedo a ser criticados. Muchos atribuyen a The Well la inmersión del término “vale todo” en el mundo on-line. Sin embargo, Aleks opina que lo que inició el desafío al orden establecido fue que uno de sus miembros transformara ese concepto en una radical Constitución sobre la libertad on-line. <br />John Perry Barlow, el letrista del grupo de culto Greateful Dead. Él tomó las ideas que se manejaban en The Well y comenzó a darles forma. Barlow sostenía que Internet era un espacio de libertad, y que liberar información allí nos liberaría a todos. Este hombre fue el fundador de Electronic Fronteir Foundation, que aboga por la libertad on-line. Se basa en las disposiciones que él mismo escribió en la Declaración de Independencia del Ciberespacio. En este manifiesto se ve claramente que las autoridades no tienen dominio sobre el ciberespacio y lo que en él se exponga. Y Barlow creía que el libre flujo de información se enfrentaría a la autoridad.<br />Actualmente, los más de 130 millones de blogs están creando un nuevo idioma internacional común a todos. La Red, según Al George (ex vicepresidente de los Estados Unidos) es un espacio en el que la gente puede exponer, debatir, investigar, y sacar conclusiones acerca de una idea que tengan. Si se usa la Red de manera correcta, esta también puede modificar planos políticos, como fue el caso de la experiencia que en el video se relata, de Ory Okolloh, una blogger oriunda de Kenia, y que lucho por los derechos civiles de este país. Ella entendió luego de los incidentes en las elecciones del 2008 en su país, que había muchísimas cosas que los canales informativos no mostraban a la gente; así que armó un equipo y creó un sitio llamado Ushahidi, en donde permitía a la gente informar de delitos y abusos que se cometían día a día en su región, y que los canales no cubrían. Esto obligó a las autoridades kenianas a tomar medidas inmediatas debido a la gran concurrencia que tenía la página que Ory y su equipo habían creado. <br />La Red tiene la capacidad de encontrar las voces individuales de todo el mundo, y brindarles poder. Un error que suele cometerse, es confundir la Red, con Internet. La Red son sólo los vínculos, la información y las páginas que llegan a nosotros a través de la infraestructura conocida como Internet. Las raíces de Internet se pueden hallar en Estados Unidos durante la década de los ’60. Fueron desarrollándose así los diferentes medios de comunicación, entre ellos en 1965 el e-mail. Sin embargo, la búsqueda de información seguía resultando difícil. La Red como la conocíamos hoy aún no existía. Alguien debía crear un lenguaje común para todos los sitios que se encontraban aislados en el ciberespacio, una Red mundial de redes. La historia de esta red de información global comienza bajo tierra hace más de medio siglo. En 1954 doce países europeos empezaron a colaborar en un proyecto para dividir el átomo y desentrañar el misterio de las diminutas partículas que forman su núcleo. Tim Berners-Lee comenzó a trabajar allí en 1980. Debido a que la transmisión de información entre los diferentes sistemas era complicada, este hombre creó algo revolucionario: la World Wide Web. Su logro fue combinar una idea existente, el hipertexto, una forma de vincular documentos, con la infraestructura y los protocolos de Internet. Para lograr esto, asigno a los documentos una dirección única. Esas fueron las primeras páginas de la Red creadas con el formato de un nuevo lenguaje universal, llamado HTML. Así, el mundo comenzó a conectarse, a través de esta red, el sueño de muchos cibernautas. Ver a un mundo conectado era algo impresionante, un invento que desde Gutenberg no se había visto antes. Todo el planeta tenía acceso a la misma información con tan solo tener una computadora. Así, este sistema fue creciendo, hasta que actualmente, cualquiera que tenga acceso a la Red, tiene poder. <br />Una característica crucial de la Red, es que está preparada para resistir la autoridad. En la Red no existen gobiernos, autoridades ni nada por el estilo. No se necesita permiso para crear una página, o visitar otras. Esto va acorde con el pensamiento hippie, ahora se les permitía ser “más libres”. Internet no es algo que pueda controlarse, no tiene una estructura vertical, por lo tanto no existen restricciones gubernamentales, religiosas ni nada por el estilo. De más está decir, que las personas que diseñaron este “mundo” se opusieron siempre a la noción de jerarquía y autoridad, así que no fue un accidente.<br />Por último existió otro factor que convirtió a la Red en una suerte de amenaza para la sociedad y al modelo económico del siglo XX: fue ofrecida al mundo gratis. ¿Por qué sorprende tanto esto? Lee inventó una herramienta con un poder único, sin embargo rechazó cualquier ganancia de esa fuente. No solo hay que reconocer su ingenio, sino también su generosidad, desinterés e idealismo. Liberó la red a todo el mundo. Ésta idea, de un mundo abierto en el cual todos podían compartir sus ideas, chocó con la idea de que la Red también podía ser usada como un lugar de compra y venta, y que no solo se debía compartir. Esto inició un período de revolución y contrarrevolución que hoy en día continúa dándole forma a la Red. Para entender la causa de este conflicto debemos remontarnos tiempo atrás.<br />En 1975, el joven Bill Gates terminó sus estudios y viajó a Albuquerque (Nuevo México). Allí trabajó en la empresa MITS, que se encargaba de diseñar cohetes, y tenía muchos aficionados a este deporte. Poco a poco, esta empresa pasó a diseñar electrónica mucho más sofisticada, y creo la primera computadora hogareña: la Altair 8800. Se entendió que para que ese invento tuviera sentido tenían que producir miles de esas computadoras que estuvieran conectadas a la Red. Para ese entonces, Gates estaba desarrollando BASIC, un lenguaje de programación para la Altair. Vio que desarrollar software podía ser muy rentable en una época en que muchos usuarios de computadoras eran aficionados que lo desarrollaban gratis. Bill Gates había negociado una regalía para cada copia que se vendiera del software de la Altair, y cuando se enteró de que se estaban haciendo copias piratas, se puso furioso. Él tenía la idea de que todo software creado debía ser pago. Tiempo después, Bill Gates y Microsoft volvieron a pelear esta batalla en la Red. El software para la Red era gratis ya que los pioneros del mismo creían que el mundo on-line debía basarse en compartir. Para Gates, era la mayor oportunidad empresarial del siglo. La compra y la venta en Internet habían llegado a la Red. Internet era administrada por un organismo público, y los negocios estaban prohibidos. Esto recién fue modificado en 1994, y estas dos opiniones diferentes presentaron una pugna durante mucho tiempo por el alma del mundo on-line. El conflicto más notorio se desató en 1995, cuando Microsoft lanzó Internet Explorer y se propuso ganarle a toda la competencia. Se forzó a aquellos vendedores de máquinas a venderlas con un navegador preinstalado. Microsoft acaparó en muy poco tiempo más del 90% del mercado. <br />Otro conflicto en el que se vio inmerso la red consistía en cómo debía ser la misma. Desde un punto de vista, se cree que la Red es el hogar para la colaboración, para compartir y permitir la libre información, para que la gente pueda crear con plataformas abiertas. Y desde el punto de vista de Gates y Microsoft, que ambos plantean una visión corporativa, que nos pregunta cómo pagamos la hipoteca. En esta era tecnológica, la Red estaba lista para la explotación comercial. Mientras Internet Explorer popularizó la Red y llevó Internet a millones, empezamos a aprender qué podía hacer esta, para bien y para mal. Ese potencial y el potencial humano plantearon un desafío a las nociones tradicionales de propiedad, de creatividad y de poder. La potencial nivelación de la Red anti negocios estaba a punto de resurgir de una manera sorprendente. Socavó siglos de nociones sobre derechos de autor y propiedad. La historia comenzó con un joven de 18 años llamado Shawn Fanning. Que entendió que, en este caso, el mundo de la música se podía ver afectado por la Red, de manera que esta destruyera su método de comercializar sus productos. En 1999 Napster, un programa muy simple, fue lanzado a la Red, a partir de la idea de que la música era un espacio que debía compartirse, sobre todo entre fans que tuvieran gustos similares, y en donde se pudiera acceder las colecciones de otros fácilmente. De esta manera, los usuarios de todo el mundo podían compartir música ilegalmente a través de la Red. Luego de dos años de batallas legales, Napster fue limitado y luego clausurado. Sin embargo, la Red permite copiar instantáneamente muchísimos archivos, de manera tal que las pérdidas económicas que genera esto a los países que manejan en demasía la Red son gigantescas. Así, cada empresa que se dedicaba a los negocios o a comunicación se vio obligada a adaptarse a los cambios que la invención de Internet planteaba.<br />La capacidad que tiene la Red de compartir archivos, instantáneamente en cualquier parte del mundo modificó por completo los parámetros de agentes, publicitas, editores de periódicos, etc. Permitió que el mundo entero se conectase, y que cada uno tuviera su espacio y también pudiera compartirlo con sus seguidores. En este mundo conectado, no se necesitaba ser nadie para ser alguien. Actualmente, cualquiera que tenga acceso a la Red tiene la capacidad de ser un editor, escribir un libro, un blog, un podcast, etc. En resumen, puede tener acceso a un gran público. Un espacio que es alimentado por los mismos usuarios que lo visitan, eso no había sido visto desde hacía mucho tiempo. <br />Uno de los grandes distribuidores de videos es YouTube, un sitio que nos permite subir videos a Internet, así todos tienen la oportunidad de ser vistos. YouTube subió su primer video en 2005 y ahora el sitio es visitado más de 1000 millones de veces por día y ha creado a sus propias estrellas. Lo que se pretende es brindar oportunidades a personas que antes no existían. Para diferente gente cumple diversas funciones, por ejemplo, para Master Shortie (nominado a un premio MOBO) es un medio de promocionarse, llegar a un grupo de personas con tan solo hacer un click. Todo un desafío para la forma tradicional de comercializar nuevas voces, y las jerarquías de la música siguen aún allí, intentando adaptarse a este nuevo y duro cambio.<br />La Red hace que sea más fácil compartir, pero no por eso democratiza la creatividad. Si prestamos atención veremos que algo realmente novedoso empieza a emerger, y ese algo se puede encontrar en el mundo de los blogs. Antes, el blog daba voz a aquellos que no podían hablar. Ha creado un foro para millones de personas que se hubieran quedado fuera de la conversación, es increíblemente importante. Un claro ejemplo de esto es el HUFFINGTON POST, en el que recopila las modificaciones hechas en la red por diferentes personas. Aun se maneja la idea de un futuro híbrido, en el que la cantidad de voces que opinen sean millones pero así y todo no desaparezcan los editores ni los periodistas, que serán más importantes que nunca. Aunque no todos coinciden con esta teoría, la realidad es que el mundo de los blogs, por ejemplo, está en crisis. De más de los 130 millones de blogs activos desde 2002, se calculan que más del 90% están inactivos.<br />Los primeros pensadores de la Red consideraron que este espacio sería mucho más equitativo ya que no poseía reglas. Sin embargo, a medida que la Red creció surgió una paradoja y está pasando lo contrario. La falta de regulación significa que aquellos con más recursos pueden “gritar” más fuerte e imponer sus marcas y autoridad. Es útil comparar el ciberespacio al espacio mismo, para entender la distribución del poder. La Red es una galaxia dominada por un puñado de grandes marcas. Cada mes usamos Google más de 38 millones de veces. Uno de cada tres de nosotros tiene su página en Facebook. eBay recibe más de 21 millones de visitas por mes, Amazon 16 millones. Es un mundo que se da como resultado de la suma de estas empresas monstruosas. Así y todo algunos concluyen que el ciberespacio es un lugar que también tiene sus límites. Otros parecen ver en Internet un favorecimiento a la oligarquía, a una élite muy cerrada. Y ahora, veinte años después de su creación, el hombre que dio origen a Internet está preocupado por su futuro. El miedo es que aparezca una suerte de control central. De esa forma, la era de la nivelación desaparecería por completo. Y para hablar de esta idea Aleks se remonta nuevamente a Wikipedia, esta vez con su creador, Jimmy Wales. Wikipedia rompió con muchas de las nociones jerárquicas que existían entonces. Sin embargo, a medida que la misma crece, los sueños de igualdad cada vez suenan más imposibles. Han reforzado las reglas contra el vandalismo en esta página. Por eso existen diferentes comités que se encargan de controlar el contenido que se sube a esta página.<br />Vimos cómo la desenfrenada piratería de Napster, la libertad creativa de los blogs y de YouTube y la erudición amateur de Wikipedia pueden nivelar el mundo. Pero incluso en esos espacios revolucionarios ha surgido irremediablemente una contrarrevolución. La Red está siendo colonizada por nuevos guardianes y élites. Por lo que el verdadero misterio es si la Red es inherentemente desigual solo porque refleja las desigualdades y las jerarquías de nuestro mundo. Entonces ¿Son los pensamientos de igualdad y equidad solo parte del pasado?<br />Esta revolución virtual plantea un desafío y una responsabilidad extraordinarios. Y una oportunidad extraordinaria.<br />ANALISIS DEL DOCUMENTAL: Enemy of the State.<br />Este documental vuelve a tener como protagonista a la investigadora Aleks. En la introducción vuelve a presentarse a Internet como una herramienta de investigación y comunicación. Un cuarto del planeta Tierra ya tiene acceso a la Red, y esto facilita en muchos casos los medios de expresión. La gente lucha por lo que desea, y si puede plasmarlo en la web, no tiene dudas en hacerlo. Internet permite expresar naturalmente las ideas de la gente, pero al mismo tiempo, genera batallas dentro de sí, y es una barrera a las comunicaciones. Por otro lado, es una poderosa herramienta para que el Estado controle y vigile a la población. Mientras que los Estados desarrollan su armamento, en busca siempre de la libertad, sigilosamente la Red se expande hacia lugares que antes no se podía imaginar que llegaría. Y genera ideas, genera guerras, desorden, caos, e incluso alianzas. Los viejos centros de poder están desmoronándose. ¿Podría decirse entonces, que la Red puede representar un enemigo amenazador para el Estado? Este documental responderá esta pregunta a cabalidad.<br />Internet avanza. Lo que antes eran simples modas pasajeras, inofensivas, ahora cobraron vida para tener voz dentro de la sociedad. Un claro ejemplo de esto, es como el servicio de Twitter llego a amenazar a un poderoso régimen actual. <br />Twitter fue desarrollado en San Francisco en 2006. Junto con Facebook forma parte de las llamadas “redes sociales” que permiten estar en contacto con amigos. En este espacio, se permite enviar un mensaje, o “tweet” que no puede tener más de 140 caracteres. Poco a poco, los tweets comenzaron a inundar la Red, y la gente comenzó a contar cada detalle de su rutina. En un comienzo no parecía ser otro intento de la red por fomentar los chismes y el egocentrismo. Sin embargo, algo cambio revolucionariamente la forma de ver este espacio. Irán, 2009. Al final de las elecciones, la oposición salió a las calles a expresar su descontento, porque se creía que habían existido acciones fraudulentas durante la votación. El Estado reacciono reprimiendo estas expresiones de descontento, pero la oposición no se quedó inmóvil. Millones de tweets manifestando el descontento popular aparecieron en la Red en tan solo 18 días. Sería correcto entonces decir que Twitter es la consecuencia de la libertad de expresión que fomenta la Red. Es irreprimible e incontenible. La Red absorbe las opiniones de una multitud de testigos, y luego las libera a todo el mundo, para que si es necesario exista un debate acerca de algún hecho. Por ejemplo, volviendo al caso de Irán, cuando mataron a una joven injustamente, redes como YouTube se volvieron extremadamente importantes como medio de comunicación. Como ya se mencionó, la información que libera la Red es transmitida a todo el mundo y en tiempo real. Este es un gran paso comparado con el regalo del siglo XX a la política: la televisión en vivo. <br />Lo que paso en Irán llama en gran manera la atención, por la capacidad de los iraníes de contactarse con el mundo, inspirar resistencia al régimen, contactar a sus conciudadanos y constituir una conciencia política. La evolución que se ha dado con la Red es un claro ejemplo de cómo la humanidad tiene la capacidad de evolucionar junto con las herramientas que tiene. Lo que se permitió es que la gente se organizara, en este caso, políticamente con herramientas que antes no tenía o no sabía manejar. La capacidad de apertura que genero Twitter es considerada incluso por sus pioneros como una revolución considerable. La Red es, para las protestas, como una caja de herramientas de constante uso. Lo impresionante de esto, es ver como a los países más poderosos del mundo, les es imposible controlar la Internet. Pero no es imposible entender el porqué de esta cuestión. <br />El origen de Internet se dio durante la Guerra Fría, un periodo en el que la URSS y Estados Unidos se armaban ante la posibilidad de un holocausto. Estados Unidos se llevó una gran sorpresa al ver que el Sputnik (satélite diseñado por la URSS) era lanzado fuera de órbita. Decididos a no volver a perder contra los soviéticos, los estadounidenses crearon la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados, (ARPA) a la cual fue dado un gran presupuesto para crear algo que venciera a los rusos en su juego. Así fue que reunió a varios de los mejores científicos civiles de EEUU y se les propuso que crearan algo que sirviera a futuro. Uno de los tópicos era la comunicación. Así fue que se creó la ARPANET una innovadora red precursora de Internet. Con el tiempo, esta máquina era una más entre las tantas del mundo, el problema era cómo combinarlas. En 1974 Vint Cerf y Bob Kahn hicieron posible la comunicación de esas redes. Fue la experiencia del Internet como lo conocemos hoy. Su tecnología se basaba en la “conmutación de paquetes”, que aun está en el corazón de la revolución virtual. La información se divide y desordena, para luego llegar a otro ordenador de manera organizada y visible. La conmutación es la manera más eficiente para la comunicación, ya que transmite rápidamente una enorme cantidad de datos a través de múltiples rutas simultáneas. La idea principal era que el poder no tenga una fuente central, sino que se divida en diferentes unidades. Todo este proyecto estaba afirmado por el gobierno de los Estados Unidos, ya que se requerían máquinas confiables y eficientes, y una manera de hacer esto es evitando concentrar el poder en un solo lugar que pueda ser atacado y destruido. En un principio, ARPANET conectaba a cuatro universidades, en la actualidad conecta a un cuarto de la humanidad.<br />Si viajamos a California encontraremos el llamado “Santuario de los Servidores”, cuyo sistema de seguridad es prácticamente impenetrable. Esta sala es responsable de todas las direcciones “punto com” del mundo. 80 millones de estos sitios conectados a 13 servidores raíces, y a su vez, con un sistema de prevención y seguridad inigualables, de manera que no serviría atacar a uno de esos trece servidores con el fin de que los demás cayeran. A su vez, existe una organización llamada ICANN que se encarga de controlar el Internet en el mundo, y que no depende de ningún país en particular. Como entidad internacional ni siquiera puede apagar o encender Internet. Esto contrasta con la época de la telefonía y la telegrafía, en la que el gobierno tenía el control del poder.<br />En el siglo XX, si uno necesitaba decir algo en público, no le era posible a menos que fuera una figura reconocida. Era muy difícil llegar a las masas, y de hecho, las formas amateurs de hacerlo (carteles, por ejemplo) eran consideradas como una locura. Por eso es que el cambio que realizo la red es enorme. El hecho de que todos tengan la capacidad de expresar sus opiniones y transmitirlas a otros, y que tengan los medios para hacerlos sin duda fue algo que revolucionó la historia. Con todas estas capacidades (control descentralizado, sistema irrompible e impenetrable, etc.) la información que ya de por sí es poderosa, se vuelve mucho más importante, y sea en manos correctas o equivocadas, presenta una batalla abierta contra la autoridad. Y esta capacidad de anonimato y expresión se ve claramente en el sitio conocido como Wikileaks.<br />Wikileaks permite que la gente denuncie anónimamente a gobiernos y a empresas. Sus directores se han ganado enemigos muy poderosos, por lo que prefieren mantener un perfil bajo. El sitio se ha encargado de denunciar toda la corrupción de las autoridades estadounidenses. Homicidios, robos y violaciones a los derechos humanos se hallan presentes en este lugar… En 2008 publicó un informe sobre cientos de asesinatos cometidos por la policía keniata. Esta empresa posee una base de datos con más de 1200 millones de documentos. Sus sedes están ocultas, usa un sistema militar y no conserva ningún tipo de historial. Sus pioneros coinciden en que es muy necesario permitir a la gente expresarse con libertad, comunicarse una con otra de manera segura y confiable. La Red da poder. Impedir que los datos se difundan a través del mundo de Internet es, para un Estado, una tarea cercana a lo imposible. Cada persona tiene su computadora con sus propios códigos y claves… si desea enviar información a otro sistema, el Estado no puede impedirlo de ninguna manera, por lo que en gran parte representa una amenaza para el mismo. Por lo tanto, les guste o no, las autoridades tendrán que aceptar este hecho. Al mismo tiempo, esto trae un constante ataque hacia páginas tales como Wikileaks. Sin embargo, Internet es un sitio cada vez más abierto, y las autoridades no pueden impedir que cierta información se encuentre en otros lugares que ellos no conocen.<br />La manera de enviar información a través de la Red es como conducir un automóvil. Hay diferentes maneras y caminos para llegar a destino, y la censura en Internet seria como una barrera que nos impide llegar a ese destino. Los protocolos de Internet muestran a la información otro camino por donde lograr su objetivo, de manera que de una u otra forma la información llega a destino en la mayoría de los casos. Y no solo existe hardware para evitar estos bloqueos, sino también personas que se encargan de luchar contra las barreras que el estado pone. Por ejemplo, cuando el Estado Iraní comprendió lo que estaba pasando en su país, pretendió bloquear sitios como Facebook o Twitter. Del otro lado del mundo, en California, Austin Heap, un joven, uso su capacidad para programar y desarrolló el programa Haystack: un programa codificador que se esconde en datos cotidianos de la Red. De esta manera da la posibilidad a que los iraníes entren en sitios ordinarios que el gobierno prohíbe. Sitios que están bloqueados, con este programa pueden ser accesibles a cualquiera. Y se puede ver contenido explícito en ellos, y su creador, Austin, queda completamente en incognito, y es imposible saber de dónde o cuando se accedió a cierto espacio. <br />Internet, entonces, permite comunicarse a los ciudadanos y denunciar los delitos que sufren, y si sumamos esto a otros factores encontraremos herramientas que permiten que las personas se unan a través de la Red. En el pasado, las únicas formas de expresarse eran uniéndose a un partido político o votando. Ahora la revolución virtual cambió esta manera de expresar las opiniones o adquirir una participación parcial en la vida política del Estado. La Red da cohesión a los individuos o a los grupos dispares de la sociedad. Pero ante estos imponentes beneficios, se encuentra la gran autoridad del Estado.<br />El mejor ejemplo del enfrentamiento entre el Estado y los ciudadanos es la situación que se da en China. China es un país unipartidista, donde el partido comunista ha reinado a mano dura durante años. Por lo tanto, la Red representa para algunos un dolor de cabeza, para otros, una gran oportunidad. Si bien ha generado avances en la economía, la Red representa una amenaza para el Estado, ya que China es el país con más personas conectadas del mundo (253 millones), y debido a que la Red es utilizada también para adelantar el comercio, es imposible censurarla del todo, y el esfuerzo que hacen los gobernantes para impedir que las ideas en contra de su régimen se esparzan son realmente increíbles. De hecho, en muchos casos este esfuerzo da sus frutos. Lograron censurar muchas páginas extranjeras con fines nocivos, sin embargo, el esfuerzo que hacen por evitar cada unidad de información contraproducente… es en vano. El peligro radica en realidad, no en las informaciones de occidente que puedan llegar a China, sino en las mismas conversaciones que millones de chinos tienen entre ellos, como el caso del terremoto que sucedió en 2008, y todas las polémicas que trajo este en la web. Un blogger reconocido logró recopilar, por ejemplo, los nombres de los niños que habían muerto con el derrumbe de las escuelas, lo que generó muchísimos voluntarios para ayudar a recuperar lo perdido y a denunciar lo que sucedió. <br />Otra táctica que permite al gobierno chino observar más de cerca a los ciudadanos es el hecho de absorber la información que ellos mismos publican en las redes sociales. Al identificar a sus amigos más cercanos se pueden encontrar grupos de amenaza o simplemente conocer el círculo social de esa persona, o si le desagrada algún aspecto de la política. Al mismo tiempo, el gobierno chino se encarga de librar batallas contra las ideas planteadas por las personas que utilizan la web para expresarse. Así, comenzó a reclutar a comentaristas políticos, que se encargan de vigilar los artículos o publicaciones que circulan por la Web. Lo llaman “el Ejercito de los 50 centavos”, y muchos creen que este grupo, que tiene como propósito, no censurar, sino guiar, ha tomado medidas que son demasiado exageradas.<br />La Red, así, ha creado una capacidad de escape a la censura increíble. Los medios que antes podían publicar un poco caudal de información se han valido de Internet para poder echar al mundo una mayor cantidad y caudal de información y noticias. El abrirse es un proceso difícil de revertir, por lo cual la idea de represión de la Web es cada vez más lejana. La idea de reconstituir el mundo por medio de la Web es cada vez más aceptable para la gente. El intento más importante de crear una nueva conciencia global a través de Internet provino de un servicio financiero: PayPal, un revolucionario sistema de transmisión de dinero, una nueva divisa global. Por medio de PayPal puede enviarse dinero de manera abstracta a cualquier parte del mundo a través del ciberespacio. Así surgió una nueva concepción del dinero y de las transacciones que puede hacerse con el mismo, y esto daría soberanía sobre el dinero que la gente poseía. Además se comprendió que en la Red siempre se generan diferentes grupos sociales, personas que tienen intereses comunes, y que ve a Internet como una manera de liberarse en muchos sentidos. Definitivamente Internet es un mundo que está abriéndose constantemente.<br />Existen también las personas que ven a la Red como una manera de poner a ciertos grupos con intereses comunes en contra del mundo, no para crear lazos ni para abrir nuevas oportunidades, sino para suprimir la identidad. Antes de la Web los extremistas se hallaban dispersos a través del mundo… la Red los conectó, y les dio nuevas herramientas con las cual pueden tomar la iniciativa, por ejemplo, la conocida organización de Al Qaeda. Este grupo se vale de la Red para transmitir sus mensajes de terror y amenazas, o bien para venerar a alguna figura religiosa o estimada por ellos; por lo general se basan en la ira, y usan imágenes duras (mujeres y niños muertos, explosiones, atentados, etc.) Para ellos, esta es la “patria portátil”, es decir, cómo grupos diferentes, que operan en diferentes partes del mundo y tienen objetivos similares pueden usar Internet como un espacio que los conecta. De esta forma es como si Internet sobrepasara a las fronteras de los grupos de los distintos países. La Web permite que el individuo filtre sus opiniones a través de diferentes medios, y pueda compartirla con personas que opinan lo mismo que él, de manera tal que parecen estar en el mismo sitio. Por otro lado, este hecho no solo une, sino también divide en muchos campos, por lo que este “bache” es en muchos casos peligrosos, y atormenta a todos los pineros de la Red: el hecho de que su creación, que pretendía unir, no haga más que dividir.<br />La gran paradoja de la red, es que es aplaudida por muchos por tener la capacidad de brindar un gran poder a quien haga uso de ella como herramienta. Sin embargo, este poder puede ser utilizado para hacer el bien, o para hacer el mal. Un ejemplo claro de esto fue el conflicto que tuvo lugar en Estonia, en el año 2007 por la intención de Estonia de trasladar un monumento ruso a un lugar aislado en su país. La revuelta duro dos noches, y lo más grave fue un ataque a las mayores instituciones estonias… afectando así la economía del país. Este tipo de ataques representa un peligro de gran escala para los países que lo sufren, ya que no se sabe de dónde viene el ataque ni de quién proviene. Sin duda, el ciberataque, como lo llaman las víctimas del mismo, o la ciberautodefensa, como lo llaman sus provocadores, es una herramienta que muestra una vez más la poderosa capacidad de este “nuevo mundo”… Internet.<br />La Web presenta al mundo una gran oportunidad, pero al mismo tiempo una gran responsabilidad. La pregunta es: ¿Cómo la usaremos?<br />Documental: The cost of free.<br />Nuevamente la periodista comienza mencionando que el documental hablara sobre un cambio y una revolución que afecta a cada persona en el planeta Tierra. Esta vez, sin embargo, enfoca otro punto de este cambio: el costo de esa liberad proporcionada por la World Wide Web. Los datos personales que quedan aquí estancados son públicos, por lo tanto, uno no debe subir fotos, videos o datos que no quieren que sean conocidos por otros. Los datos que nosotros publicamos en la Red, son absorbidos, transportados y analizados con fines lucrativos. <br />Es una realidad que las personas que publican sus datos íntimos en Internet son absolutamente vulnerables. Por eso es que hasta a los militares se los instruye en el camino de la tecnología de la Web (West Point). Por eso, todos deberíamos preguntarnos cuales son los riesgos de lo que descargamos de Internet, o los servicios que contratamos, o cuan peligrosos son los sitios que visitamos o a los cuales nos subscribimos. Este problema está planteado desde que la Red comenzó a conectarnos. Es un mundo abrumadoramente gratuito. Buscamos información gratis, nos conectamos con amigos gratis, recibimos y damos gratis; sin embargo, pocos nos damos cuenta de cuánto estamos pagando por esto en realidad. Fotos, videos, datos, información, etc. Todo esto y más reciben sitios como Google, los blogs, y otro tipo de espacios a los cuales nosotros reconocemos como “gratuitos”, pero que de gratuitos, solo tienen la fama. Pagamos el servicio de la Red, con información sobre nosotros. Para entender cómo es que caemos en las fauces de la Red, debemos retroceder 16 años, y analizar cómo intentos empresariales procuraron colonizar el mundo on-line.<br />Curiosamente, todo empezó cuando el comercio de pizzas llamado Pizza Hut, implementó los pedidos vía Internet. Es sorprendente la incredulidad con que se trató esta nueva invención, ya que en ese momento, no se sabía realmente si el comercio por Internet iba a funcionar o no. Además, en su comienzo la Red y el dinero no eran elementos que pudieran combinarse. No se perseguían fines lucrativos, la dinámica de Internet era que fuera utilizado por gente que trabajara duro, o incluso horas extras. Sin embargo, en 1944 el gobierno levanto la ley que prohibía el comercio por Internet. Así, cada vez más gente accedía a Internet en busca de lo gratuito, y por otro lado, cada vez más personas veían este espacio como un medio para lucrar masivamente. Un claro ejemplo de esto, se gestó en Nueva York tiempo atrás: Amazon.<br />Amazon es el sitio on-line minorista más grande del mundo, con 124 millones de compradores a través del mundo que compran libros, ropa o comida. Fundada en 1994 por Jeff Bezos, un analista de un fondo de inversiones de Nueva York. Algo tan pequeño como la Red, crecía un 2300% por año. Si algo pequeño, crecía tan rápido, está claro que en el futuro sería omnipresente, por lo cual Bezos vio esto como una oportunidad única, sin igual. Por eso, comenzó creando una biblioteca, una ilimitada, de manera tal que tuviera una colección universal de libros; otros siguieron esta idea y se unieron al negocio del comercio on-line. Fue un tiempo de grandes cambios económicos, y de movimiento constante en lo que tiene que ver con la compra y venta por Internet. Las acciones comerciales en la Web crecían, las ventas on-line se duplicaron en un año. Los años noventa fueron realmente novedosos. Internet era el centro del universo tecnológico y los porcentajes de ventas crecían desaforadamente. La gente invertía en grandes empresas, grandes ideas pero sin saber cómo ganar dinero con eso. Obviamente, los riesgos siempre estuvieron, por ejemplo el accidente de Nasdaq en el 2000, en el cual más de la mitad de las “punto com” se desvanecieron con todo el dinero que esto implicaba. La gente se entusiasmó, pensando que cualquier negocio que se instalara podría producir ganancias descomunales, y después de las experiencias de anteriores empresas como Amazon, era lógico pensarlo. Creyeron que tener tráfico en la red era algo realmente increíble, y este razonamiento es completamente ilógico. Con el tiempo, las empresas comprendieron la lección: no alcanzaba con crear versiones on-line de las tiendas tradicionales, sino que debían repensar qué les permitía generar ganancias en la Red. Hoy en día hay una empresa que lo resolvió mejor que nadie: Google, una empresa que convirtió nuestra curiosidad en su mina de oro. <br />Esta corporación actúa siempre hacia adelante. Vive mejorándose, cada día más. Incluso, con su desarrollo, llegó a desafiar a las empresas más poderosas dentro del campo de la tecnología web, entre ellas Microsoft. Recibe aproximadamente mil millones de visitas por día, y sus usos son múltiples. Para entender cómo funciona una de las empresas más poderosas y ricas del mundo, debemos “atravesar el monitor” y analizar el mundo que creó esta monstruosa empresa, desde adentro. El corazón de Google, una base de datos que gana 200 mil dólares por segundo, es sin duda el centro de consultas mundial. Cada vez que realizamos una búsqueda en Google, le estamos brindando dinero a dicha empresa. Su ganancia neta para el año 2009 fue de 6.5 miles de millones de dólares. Todo tipo de servicios que esta empresa entrega, desde mapas, calendarios, búsquedas, etc. es totalmente gratuito. De alguna manera esto remunera y crea una fidelidad a Google que es única. <br />Los orígenes de esta empresa se remontan a una idea académica, en la Universidad de Stanford (California). Sus estudiantes son conocidos por la capacidad de convertir la investigación… en dinero. Los estudiantes Page y Brin, dos prodigios en el área de la tecnología Web, desarrollaron un sistema que determinaba cuales eran las páginas que más interesaban a la gente en general. Idearon un algoritmo para calcular enlaces entre páginas de la Red. Eso dio un resultado matemático que mostraba cuales eran las páginas de la Web que más les interesaban a la gente. Esto mejoró considerablemente la calidad de páginas a la que la gente tenía acceso, y permitió observar detenidamente cuales eran los intereses de la gente. Al mismo tiempo, su algoritmo de enlaces, que le permitía progresar, acrecentaba su calidad con la creación de las nuevas páginas que se sumaban a la Web. Sin embargo, Google se veía en un principio enfrentado a un problema considerable. Las millones de búsquedas producían un gasto considerable. El problema era que la Red se expandía y generaba más costos de procesamiento y más costos de almacenamiento. La manera que Page y Brin pensarían para ganar dinero, era simplemente generar en el ámbito académico un motor de búsquedas que efectivamente: generara ganancias. Google se dio cuenta de que podía usar su motor de búsqueda para revolucionar la publicidad. Simplemente capturaron los deseos de la gente, los cuales eran conocidos por las búsquedas que esta gente realizaba en Google, y los comercializó rápidamente. Las publicidades creadas iban directamente a los consumidores que estaban interesados en esos productos o servicios en específico, fue influyente la creación del sistema de AdWords, creado con este mismo fin. Así, cada vez que una persona hacia click sobre una publicidad, Google recibía dinero. Sin embargo, las ambiciones de Page y Brin iban más allá de un simple motor de búsquedas. Su objetivo era filtrar para los consumidores los servicios relevantes, de los que no lo eran. De esta manera, Google no solo se posiciona como un ganador de dinero, sino como un poderoso árbitro que determina la calidad y accesibilidad de las páginas creadas. La ironía de este mundo de la Red, es que debe conservar sus raíces no capitalistas, donde los servicios sean gratuitos y donde no haya sitios a los que Google no pueda acceder. Esta visión abierta de la Web requiere que los usuarios hagamos nuestra parte consumiendo productos vía Internet. Cuanto más estemos on-line, más información pueden extraer las empresas sobre nuestros intereses. <br />Sin embargo, hay que reconocer que por momentos el límite entre nuestros derechos y el uso de nuestra información con fines de lucro en la Web se ve muy poco. Así es, estamos experimentando una vigilancia que jamás hubiéramos imaginado hace veinte años atrás. Por ejemplo, el servicio de Gmail y es gratuito, pero existe un sistema que detecta palabras clave en el correo e intenta ver de qué trata dicho correo. Así, luego aparecen en nuestra pantalla anuncios que se relacionan con esas palabras y que pueden llamar nuestra atención. De todos modos, la cuestión de las publicidades va más allá de Google y el correo electrónico. Se intenta incluso conocer nuestros hábitos de navegación. Se llama “segmentación por comportamiento”. Cuando visitamos una página que contiene anuncios, los servidores de las empresas de publicidad nos envían una cookie, un pequeño archivo que identifica nuestra computadora de manera única. Entonces, a medida que navegamos por la Red, la cookie rastrea a donde vamos y le indica nuestros intereses a la empresa de publicidad. Así, dirigen los anuncios con más precisión. Este sistema es tan simple, como preocupante. Entonces, vemos que en realidad, sí estamos pagando el servicio que la Red nos presta. Los consumidores son consumidos, rastreados y vendidos. Y como si esto fuera poco, el camino del comercio on-line parece evolucionar mucho más, creando así un camino quizá más problemático: intentar meterse en nuestras mentes para moldear ellos mismos nuestros intereses, aún antes de saber qué es lo que nosotros queremos realmente. <br />Como Google, hoy en día muchos minoristas on-line saben cómo acumular y analizar información de sus clientes. Estudian la historia de compras anteriores y la usan como una estadística para predecir qué otras cosas pueden interesarles de ese enorme catálogo. Nos referimos con esto, a los llamados “motores de recomendación”. Estos motores permiten que las empresas personalicen sus ofertas permanentemente para que coincidan con nuestros intereses y conductas, lo que proporciona una considerable ventaja sobre las tiendas del mundo real. Un claro ejemplo de esto es el sitio conocido como Netflix (sitió que permite adquirir películas de manera on-line), que compite con los mejores locales de Blockbuster del mercado. Sin embargo ¿habrán destruido sitios como éstos la esencia de lo que realmente es la Red? La posibilidad de descubrimientos fortuitos que brindan ideas inesperadas a partir de encuentros accidentales. Las empresas buscan patrones psicológicos en la gente, y les da la posibilidad de quedarse con lo que ya tienen, en vez de embarcarse en la búsqueda de algo desconocido. Esos patrones son utilizados obviamente, para vendernos algo. ¿Puede ser esto planteado como una idea de pérdida de la individualización? <br />Existe entonces un problema con respecto al uso de Internet. ¿Cómo lo pagamos? Aportamos a las extensas bases de datos de información acerca de nosotros mismos, por lo que el concepto de “privacidad” se ha visto modificado completamente en el corto período en el que la Red se ha expandido. Con unas pocas horas de búsqueda, conociendo lo que la gente rastrea en Google, se puede saber con exactitud quién es esa persona que estuvo buscando esos datos en particular, aunque esta sea completamente anónima. La gente en general hace preguntas a Internet que no podrían preguntarle a nadie, ya que consideran que Internet es la fuente absoluta del conocimiento y que por esto ellos podrán encontrar las mejores respuestas allí. En esta relación, el acuerdo que implica compartir información con anónimos es tácito. Las personas aceptan compartir sus datos con tal de que la red les brinde lo que ellos desean. Es curioso que incluso la idea de llevar un historial privado, es decir, un proyecto como el de Attention Trust, en el que no se compartan datos con empresas como Google, no encuentre aceptación en la gente. Sin embargo, el problema no radica en este aspecto, sino en la inconsciencia popular. La información que hoy está en manos seguras, puede convertirse en un futuro en un arma y una fuente de información para sectores autoritarios que quieran encabezar, por ejemplo, una persecución. <br />Nos damos cuenta, como lo que nosotros llevamos a Internet, queda allí para siempre. Vemos entonces esa capacidad de la Red de hacernos inmortales. De ahí que sea importante entender, que el uso que nosotros damos a esta herramienta puede ser contraproducente. Por lo tanto, tenemos a una institución entera que controla nuestros datos en la Web, no hay dudas: el monstruo de la red es cada vez menos virtual, y cada vez más real. <br />Una vez analizados estos tres videos, nos disponemos a realizar una conclusión, en la cual se recordará nuevamente la hipótesis de trabajo inicial y se analizará si es correcta o no, o si se pueden hacer algunas modificaciones al respecto, a continuación, la conclusión.<br />Conclusión<br />Recordando la hipótesis, planteamos: El siguiente trabajo tendrá por eje central el uso de la Red como un medio de libre expresión para los perseguidos, y como éste medio es inalcanzable en muchos sentidos para los perseguidores. Podemos encontrar puntos en contra y a favor de esta hipótesis. Veamos algunos.<br />Teniendo en cuenta lo analizado en los videos, sería incorrecto hablar de “perseguidos” y “perseguidores”, al menos por el momento, ya que las personas que captan nuestra información de la Red, no pretenden perseguirnos, sino saber más de nosotros. Por lo tanto, simplemente podemos hablar de “emisores” o “dadores” de información, y “receptores” de la misma.<br />Hay que reconocer que el uso de la Red como un medio de libre expresión, es un papel que ha sido satisfecho en todo sentido, o al menos, en gran parte. Lo que buscamos, subimos, descargamos, observamos, todo es gratuito y la censura que el Estado pueda implementar es nada más que parcial. Internet es un mundo paralelo al nuestro, un universo de personas que están constantemente conectadas gratis. Somos libres de decir lo que queramos, y compartir opiniones con gente que concuerda con nuestras ideologías, todo sin que nadie nos diga que debemos o no exponer. Es increíble, somos observados, pero nadie pretende cambiar lo que pensamos. Durante el desarrollo del trabajo, concebimos la idea de Internet como una herramienta de poder y ahora, podemos corroborar esa idea. La red es un armamento de un poder incontenible, y ese poder, es dado a las masas. Gratuita y globalmente. No es de extrañar que la lucha de poderes se dé, entonces, en el ámbito virtual y que los que encabecen esas luchas no sean más que personas comunes y corrientes que buscan que sus ideologías encuentren lugar en la sociedad. ¿Qué resultado tendrá esto? ¿No es un peligro dar a las masas un poder tan grande, más aun sabiendo que la mayor parte de estos vastos grupos no son conscientes de lo que tienen en sus manos? Sólo el tiempo dará respuesta a este interrogante.<br />Otro aspecto a analizar, y quizá pueda plantearse como una nueva hipótesis, es el hecho de lo satisfactoria que fue la idea de Internet en su principio, pero como luego se fue distorsionando poco a poco. ¿Por qué decimos esto? Recordemos que la idea de la Red nació durante los años ’60 en Estados Unidos y que coexistió con el movimiento de contracultura hippie. Este movimiento, y las personas ajenas al mismo, encontraban así un espacio regido por las reglas de la libertad y la unidad. El tiempo fue pasando y poco a poco más y más personas adhirieron a este proyecto, aportando su “grano de arena”. Mientras el poder de la red crecía los vicios humanos comenzaron a aparecer, sobre todo con las primeras ideas de utilizar este “nuevo mundo” para comerciar y obtener ganancias. Aparecieron las primeras compras y ventas por Internet, en un principio insípidas, inocentes, casi imperceptibles. Luego, pasado el tiempo y junto con el desarrollo de las nuevas tecnologías la idea del comercio en la Red se hizo más aceptable. Las grandes empresas encontraron su lugar en esta telaraña mundial que se tejía y que llegaba hasta los rincones más recónditos del planeta. Normalmente con la mayor intervención humana en alguna de sus invenciones, se hace más patente el cambio que la misma sufre. Se distorsiona, y pierde la esencia que en un principio tenía, e Internet no es la excepción. En un principio fue concebida como un espacio de fraternidad, de unidad, que expresaba a la perfección ideas de libertad, de la conformación de una hermandad. Con el paso del tiempo, ese carácter liberal se fue distorsionando. ¿A qué viene esta afirmación? Bueno, analicémoslo desde esta perspectiva: supuestamente, la red era un espacio, entre otras cosas, de libertad prácticamente absoluta. Sin presiones, sin censura. Actualmente, vivimos bombardeados con propagandas, ofertas, campañas políticas, que invaden hasta el espacio más “íntimo” de nuestra vida virtual. Y claro, obviamente el sentido de lo “íntimo” y de la “intimidad” se ha perdido por completo dentro de la realidad de la revolución virtual, que no duerme, que no descansa jamás. Todo lo que hacemos, lo que buscamos, las páginas que visitamos, los comentarios que redactamos o las fotos o videos que expongamos, todo, absolutamente todo pasa a manos desconocidas. Desconocidas, sí, pero obviamente más poderosas que las nuestras. El control sobre una persona no solo implica persecución física, encarcelamiento, o tenerla atada a con grilletes o en un cepo, sino también conocer a esa persona a tal grado, que se la pueda controlar desde un plano, si se quiere, psíquico, y no físico. Los datos que damos, son los que utilizan esas manos más poderosas para, en un futuro, poder controlarnos, y así volvemos al mismo conflicto que planteamos en la hipótesis inicial: ¿Es realmente la red un espacio totalmente libre? ¿Y totalmente gratis? ¿Será que encontramos un espacio donde expresarnos libre y gratuitamente? ¿O nos metimos en una trampa aún peor que las mismas manos humanas? No podemos determinar ahora cómo pagaremos el uso de Internet en el futuro, pero si podemos decir, que con toda la información que cada persona deja en la red luego de estar on-line, se puede construir un perfil bastante detallado de esa persona. Si sabemos dónde vive cierto individuo, cuáles son sus compras on-line, cómo está conformada su familia, cuál es su trabajo, dónde estudia o estudió, su status económico, y datos como su edad, sexo, nacionalidad o números de celular, teléfono particular, o cuentas bancarias, está más que claro que tenemos datos suficientes como para, por ejemplo, extorsionar o amenazar a esta persona. Por lo tanto, si bien no existe en este caso una presencia física de la persecución (tortura, encarcelamiento, asesinatos, etc.), sí podemos apreciar la existencia de un control y un seguimiento mucho más completo de esa persona, que a fin de cuentas está siendo dominada. Por lo tanto, sería correcto afirmar, después de todo esto, que lo que en su esencia era la Red (un espacio de libertad, igualdad, y fraternidad) ha sido manipulado para crear un espacio de control, de acumulación continua de datos. La diferencia ahora, es que este seguimiento vía Red, es totalmente imposible de desarmar. En todos los casos de persecución antes de la invención de la Red de un sector de la sociedad hacia el otro los bandos encontrados se distinguían claramente uno de otro. Un individuo podía distinguir claramente si la persona que tenía frente a él era aliado o enemigo. Actualmente, con las luchas que se dan en el plano virtual, es muy difícil distinguir quién pudiera estar persiguiéndonos a través de Internet. No sabemos quiénes son “amigos” o “enemigos”, solo sabemos que son personas, que si bien no nos conocen, están allí, observando qué hacemos y recopilando datos. La Red, sin duda, ha sufrido un cambió paralelo a su desarrollo extraordinario. La intervención de la mano humana, ha mostrado la capacidad, una vez más, de distorsionar un invento revolucionario. <br />Un último aspecto a destacar, es la inconsciencia de las masas ante una herramienta tan poderosa. El deseo del hombre es satisfacer su necesidad inmediata sin importar lo que tenga que entregar a cambio. Es verdad que no entrega dinero por hacer una búsqueda en Google, pero entrega algo mucho más valioso que eso: su información. Sin embargo, la poca conciencia de esta capacidad de la red ha generado que personas que se hallan lejos de nosotros nos conozcan como si vivieran en nuestro hogar. No hay que negar que este sea un hecho considerablemente peligroso. Así y todo, la sociedad encuentra un rechazo general hacia la tentativa de la privacidad (lo que se ve claramente en el caso del programa Attention Trust) en la Red. Pero no porque no deseen ser protegidos, sino porque no saben contra qué deben protegerse. Si no conocen la amenaza, no ven necesario protegerse. Y hay que reconocer que la Red es un mundo de cazadores sigilosos, que no necesitan mostrarse para vigilar, y conocer a otra persona. Sin embargo, la regla general es obvia: mientras Internet pueda brindarme lo que necesito en el momento, no importa la información que deba entregar, ni las personas que pudieran ver esa información, porque la satisfacción de mi necesidad es un deber de primordial importancia. Por eso, esto nos lleva a plantear otra cuestión más: ¿sabemos realmente contra qué luchamos, y lo que perdemos y hacemos público mientras nos hallamos on-line? ¿Estamos realmente conscientes de lo que es entregar nuestra información a “fantasmas”, personas que no vemos, que son invisibles? ¿Aceptaremos en un futuro las consecuencias de esto?<br />El mundo va pasando, cada vez más rápido. Sin embargo, este mundo paralelo al nuestro, el mundo virtual, avanza mucho más rápido aún, porque lo construimos todos. Algunos brindando información innecesaria, otros recibiéndola. Algunos proponiendo proyectos, otros rechazándolos. Algunos vendiendo, otros comprando. <br />La Red es un universo, que nos hace inmortales. Un universo que nos conoce incluso más que nosotros mismos y que jamás devuelve lo prestado. Por eso: ¿Qué le daremos?<br />Lucas Castaldo.<br />

×