Cátedra abierta Universidad, cultura y sociedad         Módulos 3 y 4               2006     Universidad de Antioquia     ...
©Universidad de Antioquia©Vicerrectoría de Extensión©División de Extensión Cultural© Yolima Bedoya González© Luisa Fernand...
Alberto Uribe Correa, RectorMargarita Berrío de Ramos, Vicerrectora de ExtensiónMaría Adelaida Jaramillo González, Directo...
ContenidoPresentaciónTercer ciclo. Economía y cultura. La productividad como desafío de laindustria cultural• La industria...
Presentación   El presente libro recopila las memorias de las conferencias ofrecidas en los módulos 3 y 4 de laCátedra Abi...
MÓDULO 3                         IIIECONOMÍA Y CULTURA:LA PRODUCTIVIDADCOMO DESAFÍO DE LAINDUSTRIA CULTURALabierta        ...
C O N F E R E N C I A                                                                U N O                 IIILa industria...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedadde forma verídica o completa. De este modo, advertiría que estamos bajo la profundaexperien...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedad     Con todo, la industria cultural estaría determinada por la difusión a gran escala y po...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedad    Lo que en últimas sería necesario replantear es el aspecto de las relaciones entre indi...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedadsociedad colombiana existen criterios muy diversos para considerar la industria cultural po...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedadimprescindible rescatar en la cultura de masas que facilita la apropiación en sociedades co...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
C O N F E R E N C I A                                                       D O S                IIIEconomía eidentidad:so...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedadritual y su significado. Es un lenguaje no verbal y elaborado, representado por todos. Pore...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedadtodos los sectores y por un momento los iguala. Esta justificación también es confirmadapor...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedadse interviene el campo con la imposición de nuevos cultivos, y las regiones con un desarro-...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedadadhieran al “desarme”, y sus delitos de lesa humanidad se condenan con penas cortas —detres...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedadPor otra parte, Robert Darnton, en conversación con Pierre Bourdieu y Roger Chartier,12sost...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedadBIBLIOGRAFÍABohannan, Paul y Mark Glaser, ed., Antropología. Lecturas, (Capítulos: A.R. Rad...
C O N F E R E N C I A                                                T R E S   IIIIndustrias culturalesen UrabáUna mirada ...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedadlos cultores y artistas de la región. El resultado fue un proceso de jóvenes artistas, quei...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedaduna organización, las políticas culturales vigentes, un portafolio de servicios, un presupu...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedad•   Festival regional de teatro San Juan, 2005 (obra ganadora)•   Expo comercial, 2005•   F...
U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e...
Universidad, cultura y sociedad  Camaleón como coordinador en la región, hemos logrado hacer del arte una estrategia  de p...
MÓDULO 4                         IVLAS POLÍTICAS PÚBLICASCOMO ELEMENTOFUNDAMENTAL DE UNACULTURA POLÍTICAabierta           ...
C O N F E R E N C I A                                                         U N O              IVCultura política:diseño...
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Memorias catedra abierta_ciclos_3-4
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Memorias catedra abierta_ciclos_3-4

389 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
389
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Memorias catedra abierta_ciclos_3-4

  1. 1. Cátedra abierta Universidad, cultura y sociedad Módulos 3 y 4 2006 Universidad de Antioquia Vicerrectoría de Extensión División de Extensión Cultural Ministerio de Cultura Gobernación de Antioquia REPUBLICA DE COLOMBIA
  2. 2. ©Universidad de Antioquia©Vicerrectoría de Extensión©División de Extensión Cultural© Yolima Bedoya González© Luisa Fernanda Cano Blandón© Ramiro Echeverri Villegas© Carlos Mario Pineda Echavarría© Mario Elkin Rodriguez© Rafael Rubiano Muñoz© María Victoria Suaza Gómez© Francy Esther del Valle MontoyaISSN: [PENDIENTE]Editoras: María Adelaida Jaramillo GonzálezAdriana Elena Jaramillo UribeRevisión de textos: María Luisa Valencia DuarteDiseño de cubierta: Fabio David Franco PardoDiseño y diagramación: Fabio David Franco PardoImpresión y terminación: Soluciones Integrales Gráficas, Solingraf Ltda.Impreso y hecho en Colombia / Printed and made in ColombiaSe permite la reproducción parcial, con propósitos académicos, citando la fuente.Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores; enconsecuencia no pueden ser asumidas como posiciones oficiales de la Universidad de Antioquia olas entidades patrocinadoras.Universidad de Antioquia, División de Extensión CulturalTeléfono: (574) 210 5175. Telefax: (574) 210 5169Correo-e: academicoext@quimbaya.udea.edu.coCalle 67 No. 53-108, Bloque 22, oficina 204Medellín, Colombia
  3. 3. Alberto Uribe Correa, RectorMargarita Berrío de Ramos, Vicerrectora de ExtensiónMaría Adelaida Jaramillo González, Directora de Extensión CulturalAdriana Elena Jaramillo Uribe, Coordinadora Académica División deExtensión CulturalCon el apoyo de:Ministerio de CulturaDirección de Fomento a la Cultura de AntioquiaUniversidad de Antioquia: Dirección de Regionalización, Facultad de CienciasSociales y Humanas, Facultad de Educación, Facultad de ComunicacionesSistema de Comunicaciones Comfenalco Antioquia
  4. 4. ContenidoPresentaciónTercer ciclo. Economía y cultura. La productividad como desafío de laindustria cultural• La industria cultural: entre la cultura de masas y la cultura popular ................ 9 Rafael Rubiano Muñoz• Economía e identidad: soporte material y simbólico de la cultura ................. 23 Francy Esther del Valle Montoya• Industrias culturales en Urabá. Una mirada desde la experiencia de la corporación de arte y recreación Camaleón de Urabá ....................................... 37 María Victoria Suaza GómezCuarto ciclo. Las políticas públicas: elemento fundamental de una culturaciudadana• Cultura política: diseño de políticas públicas bajo un enfoque de gobernanza ................................................................................................................. 49 Luisa Fernanda Cano Blandón• Políticas culturales en Colombia y movimientos sociales: el caso de Arturo Escobar .......................................................................................................... 67 Carlos Mario Pineda Echavarría• Políticas públicas en el sector cultural .................................................................. 77 Mario Elkin Rodríguez• Políticas públicas en un contexto cultural ........................................................... 83 Yolima Bedoya González• La subregión oye las voces: Occidente antioqueño. Hacia la construcción de una política pública cultural 2006-2007 ......................................................... 97 Ramiro Echeverri Villegas
  5. 5. Presentación El presente libro recopila las memorias de las conferencias ofrecidas en los módulos 3 y 4 de laCátedra Abierta Universidad, Cultura y Sociedad, llevados a cabo en las nueve subregiones deldepartamento de Antioquia durante 2006. El ciclo 3 “Economía y cultura: la productividad como desafío de la industria cultural”aborda la problemática actual de la labor cultural desde la perspectiva económica. Los campos de laeconomía y de la cultura se encuentran estrechamente involucrados desde siempre, aunque es verdad queesas implicaciones se han hecho mayores y más visibles con el surgimiento de las llamadas industriascreativas. Quién podría negar el valor económico de ciertos bienes culturales y su peso en la riqueza de unpaís, o la importancia del desarrollo cultural como factor de desarrollo y bienestar social. No se trata dereducir el estudio de la cultura encarando solamente su incidencia en el crecimiento económico del país.Lo es también, y fundamentalmente, para los procesos de integración regional y nacional, además de loque puede significar para la identidad y el auto-reconocimiento de los individuos y las sociedades. Y suinexistencia haría muy sospechoso hablar de un desarrollo justo y equilibrado. Todo esto obliga a desarrollar estudios y a diseñar políticas públicas y privadas capaces de regularestas industrias, concibiéndolas como un universo de producción y servicios culturales dentro del cualcoexisten y se complementan constelaciones con características y lógicas particulares, pero cuya existenciaestá condicionada por sus relaciones con las demás. El ciclo 4 “Las políticas públicas como elemento fundamental de una cultura política” abrióun espacio propicio para el debate, la difusión y la reflexión sobre lo que representa para las regiones laimplementación de las políticas públicas. El propósito de la discusión fue aportar nuevas visiones quepermitan dilucidar soluciones a los múltiples problemas que ellas enfrentan en su proceso de consolida-ción territorial y social. En tal sentido, el ciclo se propuso avanzar en la generación de espacios de reflexióny deliberación que le permitan al ciudadano reconocerse como protagonista en la construcción de lasociedad y de lo público. Se pretende que como producto de la reflexión y la deliberación se entiendan yasuman compromisos en la construcción de políticas públicas, entendiendo éstas como las orientacio-nes, estrategias y modelos que bajo una definición colectiva deben construirse para el bien común. Setrata de entender que dichas directrices resultan de procesos de concertación de actores diversos. Se espera entonces con esta cátedra fomentar en la ciudadanía el interés por los asuntos públicos ypropender por la formación de una cultura política, que fomente la participación de ciudadanos, alcaldes,concejales, líderes comunitarios y, en general, de los diferentes sectores, agentes y actores culturales, paragenerar políticas y estrategias que favorezcan la construcción de regiones fortalecidas, autosostenibles ydemocráticas. Esperamos, pues, que este encuentro de saberes contribuya a afianzar el deber ser y la pertinenciasocial de nuestra Alma Máter. MARGARITA BERRÍO DE RAMOS Vicerrectora de Extensión Universidad de Antioquia
  6. 6. MÓDULO 3 IIIECONOMÍA Y CULTURA:LA PRODUCTIVIDADCOMO DESAFÍO DE LAINDUSTRIA CULTURALabierta C Á T E D R AUniversidad, cultura y sociedad
  7. 7. C O N F E R E N C I A U N O IIILa industriacultural: entre lacultura de masas yla cultura popularRafael Rubiano Muñoz**Sociólogo, docente del departamento de sociología, Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, Universidadde Antioquia. 9
  8. 8. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a l Esta conferencia tiene como objetivo establecer condiciones de discusión que permitanreflexionar sobre el impacto de los fenómenos contemporáneos en la sociedad colombia-na y los diversos modos como ellos están influyendo en las diferentes regiones del país.Utilizando el formato de ensayo, esto es, abierta deliberación y polémica, procura estable-cer un diálogo efectivo entre la universidad, a través del programa de “Cátedra Abierta”que dirige la División de Extensión Cultural, y los diversos públicos de las regiones en losque incide, a partir de actividades que comprenden aspectos académicos como los queatañen a decisiones sociales y políticas específicas. En este aspecto, una de las dificultades es el establecimiento de un diálogo claro entreuniversidad y sociedad. Sería deseable construir una comunicación efectiva y sólida entreambas. Sin embargo, éste es el primer punto crítico que tiene el tema dirigido a un ampliopúblico con expectativas diversas: que las relaciones del lenguaje en las sociedades moder-nas tienen sentidos y significados diversos según nuestra percepción del mundo. Al plan-tearnos el problema de la industria cultural nos encontramos con una situación paradójica;frente al lenguaje científico, el lenguaje cotidiano se apropia de manera más rápida y, porsupuesto, pragmática de los hechos o fenómenos sociales que designa. Así, podemos ob-servar que entre impulso científico de reflexión y apropiación desde el lenguaje común aveces se generan tensiones y discordancias.AFINANDO EL DISCURSO SOBRE LA INDUSTRIA CULTURAL Por lo tanto, una tarea urgente en estas actividades de extensión es procurar la cercaníano solamente en los lenguajes, sino también una comunicación más apropiada y pertinen-te para el diálogo analítico y transparente. Y al hablar de industria cultural nos referimosa un largo proceso histórico que requiere ser, no solamente investigado como fenómenosocial contemporáneo, sino también como experiencia de la vida que afecta las regionesy las localidades de nuestro país. En ese sentido, no necesariamente lo que vemos tal ycomo lo experimentamos en la realidad puede ser plenamente comprendido o validado 11
  9. 9. Universidad, cultura y sociedadde forma verídica o completa. De este modo, advertiría que estamos bajo la profundaexperiencia de representarnos un entorno social complejo, a veces contradictorio yentrecruzado por fenómenos sociales yuxtapuestos que generan destiempos ydesencuentros históricos. Por otro lado, quiero llamar la atención hacia el problema del lenguaje y la comunica-ción. La relación eficiente entre estudio o investigación de los fenómenos sociales frente a lavida cotidiana se encuentra siempre en vilo o en disputa (normalmente los fenómenoscontemporáneos sobrepasan las dinámicas de la investigación científica). El material queexiste sobre las industrias culturales es inmenso e ilimitado. En Colombia es muy poco loque se ha hecho en la investigación, y en la actualidad estamos sobrepasados por las nuevasrealidades de la comunicación. Así, la relación es inversamente proporcional, esto es, laclaridad entre conocimientos y realidad social desde el lente científico depende en exclusivadel grado mayor de la información especializada como de la rigurosidad con que se tratanjustamente los fenómenos sociales. Así un acumulado en detalle de datos y de información puede depurar y validar cientí-ficamente los conocimientos sobre diferentes fenómenos sociales, pero al mismo tiempopueden no tener ninguna conexión con la realidad social. De ahí que a mayor especializa-ción en la información y el lenguaje no se obtiene en la misma dirección una corresponden-cia con la clara comprensión de las experiencias y realidades sociales. Para hablar de laindustria cultural es imprescindible establecer un acuerdo básico entre lo que entendemoscomo industria, y lo que comprendemos como cultura, sin olvidar que en el fondoineludiblemente interviene lo que se considera es el público consumidor.HACIA UNA DEFINICIÓN DE INDUSTRIA Estas tres dimensiones —industria, cultura y públicos— son los ejes centrales en la cons-trucción de ese mundo, cuyo escenario es variable y múltiple en sentidos, significados yformas de representación. De modo que empezaremos desde ahí, tratando de construirlos contextos adecuados para limitar el amplio campo de lo que se entiende como industriacultural. La industria es un fenómeno ineludible de dos procesos históricos, el de la repro-ducción en serie, el mercado y el de la extensión de la vida urbana. La industrializacióninicialmente es el proceso de transformación de sociedades que pasan de la actividad desubsistencia a partir de las actividades manuales a procesos mediados por la mecánica y latécnica. La industrialización se refiere así al desarrollo histórico desde el cual se median las acti-vidades del hombre y la naturaleza a partir de la creación de artefactos que se producen enserie y que tienen como fundamento la mecanización. Ahora bien, las perspectivas sociales12
  10. 10. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a le históricas en las que se transforman las sociedades bajo la industrialización no tienen lamisma magnitud y la misma intensidad en cualquier lugar del planeta. La producción enserie de artefactos a través de la mecánica y la técnica establece un tipo particular de relacio-nes entre los hombres en las que cambian las formas de representación simbólica y depercepción del mundo; ése es el segundo momento de la industrialización: la creación delmercado y del plusvalor a través de las mercancías. Lo que ha posibilitado de manera histórica la consolidación de la industrialización fue laextensión del mercado, la creación de mercancías y la fuerza de trabajo que aparece con él,lo que se manifestó a través de la apropiación privada de los artefactos o, para decirlo demanera moderna, de las mercancías. Una de las condiciones que impulsó dichos procesosindudablemente fue la transición del campo a la ciudad. A través de la expansión urbana yde la constitución de unidades sociales que descomponían la relación directa con la natura-leza, la industrialización cobró un alto grado de importancia en las sociedades denominadasmodernas. De modo que industrialización, mercado y ciudad han sido las claves históricaspara comprender el fenómeno de la industria cultural. Si bien el hombre mediante la indus-trialización construyó la mediación consigo mismo y la naturaleza también medió la cultura,espiritual e intelectual. Ahora bien, la palabra cultura es polivalente y demasiado resbaladiza en las discusionesacadémicas y científicas. Se la asocia con costumbres, hábitos, ritos, conciencia, entre mu-chas acepciones. También se la tiene como sentido común, experiencia cotidiana, lenguaje,tradiciones o credos religiosos o políticos. Para nuestro objetivo utilizaremos la referenciaa la cultura como representación simbólica o materialización de creaciones espirituales ointelectuales.LA INDUSTRIA CULTURAL EN NUESTRO CONTEXTO Para los propósitos de esta conferencia consideraremos la cultura en el contexto de locreado espiritual y mentalmente por los hombres, objetos o artefactos que si bien provie-nen del proceso de intercambio permanente de individuos o comunidades, es lo que definela conciencia de los pueblos o el modo de representar el mundo desde sus conocimientos.La cultura aquí tendría que ver con todas aquellas manifestaciones sobre las cuales nosrepresentamos en un momento dado la vida o a partir de diversas etapas de nuestra exis-tencia en un proceso de larga duración, nuestras realidades. Cultura como manifestaciónpública de una conciencia colectiva que se crea, se hace, se difunde y se apropia mediantediversas formas, el habla, la comunicación, la impresión o la electrónica. Lo que hace queexista la industria cultural es que los bienes espirituales e intelectuales llegan a amplios públi-cos y no tienen restricción alguna, es más, su acceso es abierto y libre lo que crea situacionescontradictorias. 13
  11. 11. Universidad, cultura y sociedad Con todo, la industria cultural estaría determinada por la difusión a gran escala y por unaapropiación mediada por el mercado como por los procesos de consumo. La cultura no sepodría restringir del modo anterior a una transmisión lingüística o a una herencia determinadageneracionalmente. Más bien la industria cultural la entenderemos aquí como un modo deproducción que adquiere materialidad en bienes o en formas de representación simbólicaaccesibles como artefactos. Con lo anterior, para la sociedad colombiana es muy contradicto-ria la construcción de una industria cultural entendida de este modo, puesto que las tensionesentre lo tradicional y lo moderno producen serias distorsiones y profundas interferencias. Elexperimentar la cultura como industria, producción y consumo en serie altera, de maneratrágica, lo que se debe considerar como patrimonio y lo que se debe considerar como inno-vación.PATRIMONIO CULTURAL VERSUS GLOBALIZACIÓN Y CONSUMO Por un malentendido, el patrimonio cultural de Colombia se convierte en industria cul-tural y sencillamente no se lo percibe como la posibilidad de reavivar la tradición. La culturacomo identidad se transforma entonces en simple consumo y en instrumentos de venta queno construyen un legado, sino más bien se apropia dentro del mercado como simple plusvalorprivado y particular. Por otro lado, la globalización ha arrasado con las herencias culturalesde la identidad al establecerse mediante el mercado nuevas experiencias de consumo cultu-ral que no permiten distinguir entre lo propio y lo foráneo creando una mezcla que hacedifícil mantener nuestra identidad. Entre la apología exótica de lo nuestro vendido en elexterior y la asimilación a culturas ajenas se produce un intercambio cultural profundamenteconflictivo a través de los procesos de consumo y de comunicación. Es necesario entonces considerar la industria cultural como un campo de profundoconflicto, en las formas de recepción, asimilación y divulgación. La industria cultural comoconflicto nos plantea un inmenso reto al papel que la academia, la investigación y las univer-sidades tienen, porque exige la reflexión de si se puede sostener una industria cultural comoproblema público y no como un problema de lo privado. Incluso la defensa a ultranza delas comunidades y localidades por la identidad cultural se establece en mayor medida desdelas iniciativas privadas y personales, no desde una política pública que sea discutida y deba-tida de manera democrática.INDUSTRIA CULTURAL Y CONSUMIDORES Para delimitar aún más nuestro tema diremos que la industria cultural es un escenariosocial especializado de la producción simbólica del ser humano que se expande y se difundeen el contexto básico de intercambios mediados por procesos reales y abstractos, esto es,por el mercado y por el consumo. La creación material no solamente espiritual e intelectualde la cultura se estructura en el marco de una sociedad donde se reproducen cosas que14
  12. 12. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a lllegan a amplios públicos de manera repetitiva y que tiene una característica de innovaciónaparente. Aparente porque no necesariamente lo que se reproduce en serie en el marco llevael sello de la creatividad o de la renovación. Pero en el fondo el tema de la industria culturaldepende incuestionablemente no de quien la produce sino a quien ella llega, esto es, laindustria cultural se relaciona a un mismo tiempo con el consumo y los públicos. Aunque lo anterior pueda producir confusión, la industria cultural se instaló en el marco deprocesos históricos como el de la aparición de la imprenta, luego los medios electrónicos decomunicación y en la era actual la globalización con el desarrollo de las nuevas tecnologíaelectrónicas. La reproducción en serie o el desarrollo tipográfico caracterizó la industria cultu-ral. Ahora, dicha industria es causa y efecto al mismo tiempo de la sociedad moderna con loselementos que ello involucra: expansión demográfica, consolidación de un público consumi-dor y destrucción de las fronteras locales y nacionales. Por eso resulta tan específico de nuestromedio hablar de una industria cultural, porque se enfrenta en dos dimensiones: la dimensiónde lo tradicional y la dimensión de lo moderno. De lo anterior se deduce que es un fenómenoque involucra la masificación, o para decirlo de otro modo, la industria cultural depende de lasociedad de masas que puede propiciar la homogeneidad de las formas culturales o la hetero-geneidad de las expresiones culturales, que profundiza el anonimato y la individuación.DEMOCRACIA EN LA CULTURA Y CULTURA DE MASAS A partir de esas observaciones preliminares es menester volver a un punto básico, loscríticos de la industria cultural han sostenido que en ella, la cultura se convierte en mercancía,por lo tanto la industria cultural no genera una situación de valoración positiva de artefactoscreados para el progreso espiritual de los pueblos sino más bien para su alienación. Mien-tras los más optimistas consideran la industria cultural como un mal necesario en la que lacultura experimenta su ampliación y se extiende la espiritualidad de los pueblos alcanzandotanto a renovarse como a ser reconocida mediante el proceso de democratización. Perodemocratización no quiere decir democracia en la cultura. Ya hemos referido que en el caso de los estudios e investigaciones de la industria culturalse requieren procesos de información, es decir, estadísticas para poder comprender elimpacto que en las sociedades actuales tiene lo que se reproduce en serie en términos decultura como lo que se consume o se adquiere mediante el mercado. Pero por otro lado, ypensando en la sociedad colombiana existen criterios muy diversos para considerar la in-dustria cultural porque frente a ella entendida como consumo —hay muy pocos estudiosestadísticos— se opone la que la interpreta simplemente como cultura popular, es decir, loque acompaña de manera inmediata la existencia diaria y los contornos o referentes de lascostumbres, los hábitos, los estilos de vida y la creencias que se transmiten y reproducensocialmente. 15
  13. 13. Universidad, cultura y sociedad Lo que en últimas sería necesario replantear es el aspecto de las relaciones entre indivi-duo y sociedad industrial, cómo se valoriza y desvaloriza la cultura, dependiendo de lasformas de intercambio o las formas de la mediación, en las que se tiende a estereotipar lasrepresentaciones simbólicas y las expresiones de la cultura materializada en el nivel de lomasivo y de lo popular. De este modo, la cultura de masas como apología de formas derepresentación y de encarnación material se interrelaciona con la apología a la cultura popu-lar como formas de mentalidad y de visión del mundo. Entre ambas se construye unalógica de dominación como una racionalidad instrumentalizada de la que no escapa hastaconvertirse en cultura vulgar. Frente a lo anterior es muy poco lo que se hace en términos de investigación sobre losmedios masivos de comunicación, su impacto e incidencia en las relaciones de intercambioo en las mediaciones sobre cultura de las masas y cultura popular. El papel de los medios decomunicación en la discusión de la industria cultural, se debe señalar, es polivalente, pues dela difusión o divulgación amplia de formas y de representaciones culturales, en las que unafalsa democratización crea la estandarización y el estereotipo se transita fácilmente hacia unaexpresión trágica que se experimenta en la reducción de la cultura como cosificación, esdecir, creación inanimada y disecada de expresiones culturales en las que se borran y difuminanla claridad de lo que es auténtico y valioso. Al borrarse las fronteras entre la cultura de masasy la cultura popular, los acentos de identidad de los pueblos se conjugan con expresiones enla cotidianidad irracionales que se transforman en actitudes intolerantes y hasta autoritarias.INSTRUMENTALIZACIÓN DE LA CULTURA Es necesario agregar que las instituciones sociales amparadas en una visión reduccionistade lo que consideran cultura, tienden a instrumentalizarla mediante la falsa distinción entretiempo de producción —de trabajo— y tiempo libre. Permeada como se encuentra en laactualidad por el proceso de globalización, la cultura es entendida como entretenimiento, ylo que hace tan fácil su deformación es que en el tiempo libre lo que se procura no es laconstrucción de cultura como “ocio creativo”, sino más bien como simple entretenimiento,como diversión que reproduce las condiciones de trabajo. De este modo se altera de ma-nera fatal el legado propiamente auténtico de la cultura como un espacio de reconstrucciónde las posibilidades humanas. Es menester añadir que bajo las condiciones de la globalización, la industria cultural semueve en una extraña mezcla entre lo público y lo privado; en esas dimensiones se transfor-man radicalmente las fronteras entre el individuo y la comunidad. De por sí, en las socieda-des modernas industriales, dichas esferas se expresaban bajo la mediatización de referentesclaros y determinados; mientras que en la actualidad, lo privado y lo público tienden acomunicarse intensamente. Pero su expresión radica en que lo público se privatiza y lo16
  14. 14. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a lprivado se vuelve cada vez más particular, o en ocasiones, mediante los medios de comu-nicación lo privado se publicita deteriorando la intimidad, la privacidad o lo individual.Con estos referentes lo que se cuestiona son las relaciones sobre las cuales se mueve ladenominada industria cultural, en la que de nuevo, la cosificación se expresa en el contextode una relación de valor en los que se mide la cultura según lo que cuesta y vende de maneracuantitativa y no cualitativa. La definición de los productos culturales no es exclusiva de los procesos de competen-cia ni del mismo mercado. Lo que se entendería como políticas culturales ha de exigir unacomunicación efectiva entre instituciones, empresarios, universidades, ciudadanía entremuchos otros, porque de lo contrario en el marco del desarrollo de la cultura como repre-sentación simbólica o creación material se difunde una noción que amenaza con particula-rizar las expresiones culturales, la cultura de masas o lo que es cultura popular como accesodemocrático estandarizado de los productos culturales. Las tensiones que produce la indus-tria cultural con las denominadas formas de producción han de ser restringidas por com-petencias comunicativas o argumentativas en el escenario del espacio público. Entre mercado cultural, como el consumo cultural, las diversas etapas de la formaciónde la cultural de la que ninguna es dominante, son imprescindibles los estudios sobre lacultura oral, la cultura impresa, la cultura audiovisual e incluso la electrónica. Ninguna deellas es preponderante en las sociedades contemporáneas. Pero sí es necesario ahondar enlas diversas formas de representación para las mentalidades de la cultura, porque de ellodependen el entendimiento de los grados o de los niveles sobre los cuales se forman lospúblicos como consumidores. Es claro que la industria cultural no constituye un escenario negativo en la que las diver-sas expresiones culturales, de masas, populares o incluso vulgares cosifiquen o conviertan almundo en un instrumento de dominación o de poder. A través de de ellas es necesarioconstruir escenarios de investigación pero ante todo espacios de comunicación y de debate,mediante el análisis científico como a través del diálogo social entre individuos y comunida-des. La clave de la construcción de la industria cultural depende de las ofertas culturales, desu nivel, de su calidad pero ante todo de su asimilación y recepción en los públicos y en laciudadanía.INDUSTRIA CULTURAL Y PRODUCCIÓN EN SERIE Ya hemos referido que en el caso de los estudios e investigaciones de la industria cultural serequieren procesos de información, es decir, estadísticas para poder comprender el impactoque en las sociedades actuales tiene lo que se reproduce en serie en términos de cultura comolo que se consume o se adquiere mediante el mercado. Pero por otro lado, y pensando en la 17
  15. 15. Universidad, cultura y sociedadsociedad colombiana existen criterios muy diversos para considerar la industria cultural por-que frente a ella entendida como consumo se opone la que la interpreta simplemente comocultura popular, es decir, lo que acompaña de manera inmediata la existencia diaria y loscontornos o referentes de las costumbres, los hábitos, los estilos de vida y la creencias. DE LA CULTURA ORAL A LOS MEDIOS Frente a las anteriores observaciones es necesario construir los contextos sobre los cua-les la cultura se expresa a partir del desarrollo de relaciones de intercambio y vínculossociales que definen la cultura en sus diversos medios de difusión: oral, impreso, audiovisualy electrónico. Una de las características de las sociedades latinoamericanas es que la culturase desarrolla por esos medios, sin hegemonía ni preponderancia de ninguno. Constituye uninterés para la investigación social mostrar la manera como en diversos contextos socialesarraiga según las formas de representación y como la cultura también se establece según losprocesos de comunicación. Para poder trazar con criterios científicos el problema de larelaciones entre la cultura de masas y la cultura popular es necesario centrar los estudios enel marco de entrecruzamiento —donde la cultura puede ir y venir, según lo establecidoarriba, de la cultura oral a la cultura electrónica— y precisar de qué modo se manifiestanprocesos de cambio o de transformación de la cultura como procesos de conservación yde preservación. Para las sociedades latinoamericanas, el peso de la cultura oral, es decir, de la narraciónoral y de la memoria, constituye un vínculo muy fuerte, frente a la reciente presión queejercen los medios audiovisuales y electrónicos que transforman nuestros sentidos y signifi-cados en tiempo y espacio, como en los escenarios sociales, que influyen en nuestras formasde representación y nuestros significados ante el mundo. Por lo anterior, las ofertas cultura-les dependen del grado de arraigo en lo oral o en lo electrónico pasando ineludiblementepor lo escrito, lo impreso y lo audiovisual. Lo que caracteriza el proceso de formación dela industria cultural es la manera como acentúa la clasificación y la producción de la culturaespiritual y material dependiendo de la transición del ciudadano común al consumidor.Construir hábitos de consumo cultural dependerá en última instancia de la educación y de laformación de un público que valora la cultura ya no como simple entretenimiento sinocomo valor social que tiene unos costos dentro del mercado. Durante el desarrollo de la conferencia hemos sostenido que en el ámbito de la industriacultural debe haber un proceso de formación del público, ya que la industria cultural expre-sada como masas o como fenómeno popular requiere de la construcción amplia de unescenario de información y divulgación. Éste a su vez depende de la preparación del públi-co a partir de esfuerzos educativos institucionales que creen un público con capacidad devalorar y asimilar productos culturales, y no se constituya como un simple consumidor que18
  16. 16. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a lse reduce a la cosificación o al extrañamiento propio de una cultura convertida en mercan-cía o en bienes de mercado. Si bien la anterior perspectiva encaja en una crítica a la culturaconvertida en mercado es imprescindible que la universidad, así como las institucionesculturales que ofertan la cultura, estén dispuestas a construir proyectos de formación en lasdiferentes regiones y localidades, de manera que se reduzca la idea de cultura como instru-mento de venta o de compra y se amplíe al espectro de bien público y no de bien particularo privado. Dentro de los aspectos señalados, la cultura sería un espacio de construcción de ciuda-danos dependiente de la dinámica de la oportunidad, es decir, de la organización de unescenario social que transforme las actitudes de los ciudadanos frente a la cultura en lugar deun escenario de competencia en la que los bienes culturales sean apreciados no por su valorsino por la publicidad que generan. La producción en la industria cultural se caracteriza porasimilarse a un instrumento de dominación y de poder que se particulariza, dependiendodel mercado exclusivamente. Ello genera una forma del consumo en la que no se expresala similitud entre seres humanos y cultura como potencialización de las capacidades para lacreatividad y la emancipación, sino la cultura como extrañamiento, cosificación que en últi-mas reduce el espacio de la cultura a objetos cuya independencia y autarquía son determina-dos por el mercado independientemente de sus valores de uso social, es decir, se transfor-man en valores de cambio, abstraídos de las relaciones propiamente humanas.INDUSTRIA CULTURAL VERSUS CULTURA Lo que caracteriza el modo como se construye la industria cultural para llevarla a lasmasas es que deja muy poco espacio a la autenticidad y a la creatividad, pues detrás de laestandarización, de las series y los estereotipos, bajo una falsa innovación, los bienes cultura-les se expresan como modelos que caen en la repetición, la rutina y, lo más amenazante, enla homogeneidad y la igualdad restando vitalidad a la diversidad y la imaginación. La culturade masas como posibilidad, como alternativa, se limita a ser un campo donde la cultura seinstrumentaliza como bienes y ofertas culturales, es decir, se vuelve objeto que reduce almáximo las alternativas en la producción y en la recuperación de las potencialidades huma-nas de la variedad y de la diferencia. La cultura como rutina y repetición adquiere unaexpresión de superficialidad y de artificio. Además, en los modelos de reproducción cultural fatalmente se tiene la impresión deque se desarrollan a través de la innovación, la novedad y el cambio cuando lo que seproduce son tipos de expresiones culturales que se distancian de lo auténtico. Un claroejemplo de la innovación vacía y la novedad repetitiva es la moda, que bajo unos mismosmoldes se ofrece como elemento de transformación cuando sencillamente es simple repe-tición solamente alterada por las formas de producción técnica e incluso industrial. Sería 19
  17. 17. Universidad, cultura y sociedadimprescindible rescatar en la cultura de masas que facilita la apropiación en sociedades conpúblicos muy amplios, y la divulgación por los medios de comunicación de masas queconsolidan los vínculos de la comunicación electrónica. De otro lado, la cultura popular tiende a experimentar las formas rutinarias y repetitivasde la cultura de masas, cuando se produce bajo los moldes de lo vulgar y lo efímero, de loextraordinario, del amarillismo y la pornografía, por ejemplo. La baja exigencia en cuanto ala calidad constituye uno de los elementos de la cultura popular porque se valora con ellente de lo inmediato y lo pragmático sin elementos de juicio, sin crítica y sin examen. Es elimpacto con lo observable sin más, lo que es vendible a primera vista y lo que es recibidosin preparación o reflexión. Lo auténtico de la cultura popular se pierde justamente por laconsideración de una masa de consumidores en la que el entretenimiento no es exclusiva-mente tiempo libre y creación, sino falta de imaginación y de construcción de alternativasque expresen la identidad y la conservación de los elementos que vinculan la cultura con elcarácter regional o nacional. Por lo anterior es obvio el choque que ha sufrido la cultura pensando en los problemasde la construcción de la identidad de los pueblos, es decir, de lo que se debe conservar y loque se debe innovar. A través del fenómeno de la globalización, las fronteras de la identidadnacional experimentan un proceso de deterioro donde más por la moda y la innovacióntienden a ser destruidos los legados y las herencias tradicionales por la integración a unmercado internacional en el que las mixturas impiden renovar las costumbres, los hábitos,los estilos de vida y las creencias, todos aquellos elementos de la mentalidad que se conjugancon las expresiones culturales. Reconocerse en la diferencia y no aumentar las diferenciasmediante un proceso de apología de lo foráneo o mediante un proceso de nostalgia petri-ficada será la clave en el contexto de construcción de las industrias culturales en el país. Es ineludible insistir en el papel de la Universidad en las comunidades regionales en laactualidad: la apertura de espacios de reflexión y de análisis que convoquen un proceso decomunicación efectiva, permitan el debate franco y abierto y la polémica sincera. Dentro delas experiencias que se vienen construyendo desde la Universidad y el papel que viene jugan-do su inserción en las regiones, los temas contemporáneos estudiados y puestos en la opi-nión pública han de permitir no solamente un diálogo público sino también la toma dedecisiones que establezcan un consenso entre los ciudadanos, las instituciones, las empresasy el mismo Estado. La defensa de la cultura se podrá realizar tanto en el desarrollo denuevos referentes de ilustración y de educación de la ciudadanía como en la construcción depolíticas públicas encaminadas a desarticular los particularismos y los intereses privadosfrente a la dominación de la cultura de masas y la cultura popular concebidas como lohemos descrito.20
  18. 18. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a lHACIA UNA VERDADERA INDUSTRIA CULTURAL Para terminar es necesario expresar que la dimensión cultural no se limita al entreteni-miento, y que la cultura es más que un escenario de consumo o de objetivación mercantil delos bienes culturales. Hay que defender la cultura como un escenario de educación y deformación ciudadanas, que le dé cabida a la reflexión y el análisis de nuestras formas de sery pensar el mundo, y demandar a través de los procesos de comunicación que la cultura seaefectivamente un marco de emancipación y de libertad de individuos y comunidades. Ade-más, propiciar por medio de las manifestaciones culturales la formación de referentes y derepresentaciones de la democracia, no simplemente como procedimiento político sino comoposibilidad alternativa de transformación y cambio de los sujetos en un entorno cada vezmás reducido a instrumentos de poder y de dominación. La construcción de políticas culturales no depende en últimas del estado, sino de laformación de los públicos y la ciudadanía que desde la perspectiva de esta conferencia hade garantizar la defensa de lo regional y lo nacional en lugar de los fascismos al revés, estoes, el exotismo o el chauvinismo cultural. La ineficacia del diálogo entre lo local, lo regional,lo nacional y lo internacional propicia unas actitudes reactivas y conservadoras que en últi-mas permitirán que nos conquisten de nuevo “la maleza y el desierto”, es decir, la barbarie. 21
  19. 19. C O N F E R E N C I A D O S IIIEconomía eidentidad:soportes materialy simbólico de laculturaFrancy Esther del Valle Montoya **Antropóloga Universidad de Antioquia, Especialista en Derechos Humanos y Pedagogía, Máster enHistoria 23
  20. 20. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a l Bronislaw Malinowski, citado por Tullio Tentori, “sostiene que toda cultura tiene nece-sidad de saber producir, así como de obtener, conservar, distribuir, usar y valorar un com-plejo de “bienes”. Para resolver este problema, toda sociedad humana, por primitiva quesea, debe disponer de una organización económica. Ésta estará regulada por un sistema denormas para la posesión de los bienes y el modo de usarlos y consumirlos”. 1 Cultura yeconomía son conceptos emparentados. La segunda es propia de cada cultura, es coherentecon ella e inherente a la misma, puesto que la economía está en la base de la subsistencia deindividuos y comunidades. Esta relación inicial es una consecuencia de la intervención direc-ta del hombre en su proceso de adaptación al hábitat. El proceso de adaptación de una comunidad a su medio ambiente (contexto geográ-fico) constituye la creación de la cultura, que en términos de Tylor se entiende como“ese todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el dere-cho, la costumbre y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridas por el hombrecomo miembro de la sociedad”.2 De igual modo, su economía y sus formas de producción, al igual que su expresiónen las fiestas populares, en la comida, la música y otros elementos son una muestra de lacultura de un grupo y permiten identificarlos como propios de un territorio. Esta adap-tación al medio y su consecuente transformación (en organizaciones económicas o cul-turales) es característica entre los grupos humanos.EL ALIMENTO: ESLABÓN ECONÓMICO Y CULTURAL Un aspecto determinante de la adaptación al medio es el alimento, cuya consecu-ción demanda un esfuerzo físico e intelectual de cada integrante del grupo. La impor-tancia de dicho evento se refleja en la cultura. Por eso compartir el alimento, en unevento cotidiano o especial, es una muestra de solidaridad y alianzas, y éstas sólo seestablecen entre grupos que responden a una misma cultura, conocen y comparten un1 Tullio Tentori, Antropología cultural, Barcelona, Editorial Herder, 1981, p. 34.2 Tylor citado por Conrad Phillip Kottak, Antropología: una exploración de la diversidad humana con temas de la cultura hispana, 6ª. ed., Madrid,McGraw Hill, 1999, p. 34. 25
  21. 21. Universidad, cultura y sociedadritual y su significado. Es un lenguaje no verbal y elaborado, representado por todos. Porejemplo, la noche de Navidad y su acostumbrada cena dan cuenta de la tradición de ungrupo, de su forma de pensar, que se manifiesta en el tipo de alimentos que se consumen,su elaboración y la hora de comerlos. Los invitados son elegidos cuidadosamente. Se diceincluso que a casa se invita a comer sólo a los amigos. Compartir el esfuerzo de la conse-cución de los alimentos demuestra los lazos de unión entre quienes participan en el ritual. La selección de los invitados y el acto de compartir el alimento responden a criteriossubjetivos e incluso podría decirse que corresponden a la ideología, en cuanto dichaselección es una expresión de la concepción del mundo, está conformada por elaboracio-nes abstractas que responden a un sentimiento colectivo transmitido por medio de la repe-tición de actos comunitarios y culturales, como las fiestas. LA TRANSMISIÓN DE LA CULTURA POR LAS TRADICIONES CULINARIAS Ritos como el mencionado cumplen el propósito de hacernos parte de la cultura. Laendoculturación3 de cada uno de los miembros del grupo se da a lo largo de la vida, conritos que sirven de marco para sus historias y propician el establecimiento de lazos desolidaridad, confianza y afecto entre el grupo. Cuando el aprendiz ha vivido y ha sido partícipe del proceso puede intervenir en larecreación cultural del grupo. “[…] el aspecto oculto de la socialización llama la atención dela cultura como un proceso de comunicación. Desde ese punto de vista lo importante en latransmisión cultural no es tanto lo que se les enseña a los niños o lo que no se les enseña, loque hacen o dejan de hacer, sino la forma en que las cosas suceden y las actitudes de la genteque los rodea, con quienes interactúan”.4 Este proceso diacrónico en la vida de un indivi-duo se transmite por la tradición oral.5 La importancia de los alimentos y las particularidades de su uso se observan en feriasy fiestas folclóricas. En estas festividades, características de una comunidad determina-da, el ingenio y la creatividad humanas se expresan en recetas que mantienen y transmi-ten la tradición, se da uso a lo que producen sus campos y se manifiesta el ingenio en elarte de la culinaria. Nuestra geografía, por ejemplo, ofrece a las comunidades diversidad de alimentos.Basta recordar la famosa Cagona, de San Jerónimo (Antioquia), una mezcla de sangrede cerdo, arroz, aceite y aliños, que tras una larga cocción toma la forma de pasta; o el3 “Endoculturación: proceso que consiste en la transmisión de la cultura por parte de los adultos a los jóvenes y niños que habrán desucederles. La aculturación puede recaer sobre todos los miembros de una cultura y, en consecuencia, sobre los adultos ya endoculturados”.Tomado de Jairo Muñoz M., Antropología cultural colombiana, Bogotá, Unisur, 1990, p. 69.4 Schewartz, (1976). Citado por Serena Nanda, Antropología cultural, México, Grupo Editorial Iberoamericano, 1987, p. 101.5 “Tradición oral: La transmisión de las reglas de comportamiento, las creencias, las leyendas, las costumbres, etc. De generación en generaciónpor la palabra hablada o por la práctica, era la forma como nuestros aborígenes conservaban sus manifestaciones culturales y su historia”.Hernán Londoño R. Diccionario de las culturas prehispánicas de Colombia, Medellín, Universidad Pontificia Bolivariana, 1998, página 316.26
  22. 22. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a ltratamiento del tamarindo en Santa Fe de Antioquia, que es presentado en diversas for-mas, desde fruta hasta los más ricos dulces y bebidas. Rosita Cartagena, una de lasvendedoras más antiguas de la plaza principal de esta ciudad, organiza la pulpa detamarindo […] la compra por bultos bien escogidos, sin gorgojos, porque de lo contrario espantaría a los clientes, y empaca las frutas más sanas en bolsas plásticas para venderlas enteras. Pela muchas otras, bota las cortezas, extiende el comestible sobre el mesón, vierte agua recién hervida pero fría para conseguir con ella una pasta manejable, extrae las semillas que sobresalen, amasa y, de esta manera, va preparando la pulpa, que luego arma en cilindros gruesos o delgados. Empaca, cuidándose de no omitir la inclusión, entre los dos plásticos, del rótulo de papel que las distin- gue de las demás: Pulpa de Tamarindo Rosa Cartagena. Santa Fe de Antioquia.6 Aquí, sin duda, hay una apropiación de los recursos y su sello cultural en una activi-dad económica. Cuando leemos Bueno para comer, de Marvin Harris, identificamos que la elaboración de losalimentos en cada comunidad difiere de acuerdo con la estructura del pensamiento, con laforma de percibir y transformar su mundo. Además, dentro de cada grupo se establececuáles alimentos son buenos y cuáles malos, y las diversas instituciones religiosas, sociales,políticas y científicas corroboran el concepto, discriminan algunos productos y estimulan elconsumo y la siembra de otros. Todas las manifestaciones culturales interactúan y tejen unamisma forma de pensar que finalmente es compartida y acatada por el grupo. La restricción al uso de ciertos alimentos responde más a la influencia económica dela oferta y la demanda que se expresa y se regula a través de las diversas institucionessociales. Por ejemplo, la prohibición entre los judíos, de criar cerdos y consumir sucarne, como nos muestra Marvin Harris, evidencia un tejido social que reafirma susnormas. El rabí Moisés Maimónedes, médico en la corte del emperador Saladito enEgipto durante el siglo XII, hizo expresa la “prohibición de comer carne de animal cua-drúpedo que tiene el casco partido”, pero también es expresada en el nivel social cuando“[…] la principal razón de que la Ley prohíba su carne ha de buscarse en la circunstanciade que los hábitos y sustento son sumamente sucios y repugnantes […] si la Ley permi-tía su cría a egipcios y judíos, las casas y calles de El Cairo, se volverían tan sucias comolas de Europa, ya que ‘la boca del cerdo es tan inmunda como el propio estiércol’”.7Nunca Maimónedes había visto un cerdo limpio, asegura Harris. Recordemos que estemamífero artiodáctilo no puede sudar, por lo tanto, recurre a su estiércol o alimentospara refrescarse. Si bien algunas familias de nivel económico alto poseían acceso a grancantidad de agua para la crianza del cerdo, esto sin duda alentaría más las diferencias socia-les, ya que en Egipto este recurso natural escaseaba. De modo que el tabú religioso cobija a6 John Saldarriaga, “¡Rosita tiene olor a tamarindo!”, El Colombiano, página 7d, Medellín, jueves 24 de noviembre, 2005.7 Marvin Harris, Bueno para comer, España, Alianza Ediciones del Prado, 1994, p. 76. 27
  23. 23. Universidad, cultura y sociedadtodos los sectores y por un momento los iguala. Esta justificación también es confirmadapor la medicina en 1859, cuando se estableció el primer vínculo clínico entre la triquinosis yla carne de cerdo mal cocinada. Así, se ejerce el tabú en los alimentos cuyo acceso o producción son limitados. Encambio, los alimentos considerados “buenos para comer” están relacionados con el fácilacceso económico al producto por parte de la mayoría de la población.LA REALIDAD DE NUESTRO PAÍS Gracias a la variedad de pisos térmicos, nuestro país posee una gran diversidad am-biental y una variada oferta de recursos naturales, lo cual impide el fomento de un tabúpara la subsistencia de los distintos grupos. ¿Cómo entender entonces que más de lamitad de nuestra población sea pobre y que un alto porcentaje viva en la miseria absoluta?El acceso a los recursos y a la educación es cada vez más restringido; se encuentra en lugarde ello una frágil estabilidad económica y ausencia de ideas progresistas; los habitantes delos campos viven influenciados por la violencia que ejercen grupos organizados al margende la ley, quienes imponen por medio de la fuerza nuevos modelos de oferta y demanda, yque los han marginado por medio del desplazamiento, el secuestro, el homicidio etc., impo-niendo una “economía del miedo” en el grupo colonizado, o podemos decir ¿sometido?La principal amenaza para el grupo es la permanencia del conflicto armado, pues comosuelen decir los mayores “la costumbre se hace ley”. UNA TRADICIÓN DE GUERRA Nuestro país tiene una larga historia de guerra, que afecta las manifestaciones cultu-rales, con eventos ya comunes, como las masacres, el despliegue de minas antipersona,etc. El peligro y la violencia cambian la cotidianidad e influyen en la psiquis del grupo. Latranquilidad y la rutina aprendidas durante años se pierden y con cada acto crece la zozobra.La cultura se transforma para adaptarse a esta nueva realidad y modifica su imaginario.Mucho más caótico es el proceso de pérdida de identidad que sufren sus integrantes, aque-llos individuos que son desplazados a diferentes puntos geográficos del territorio nacional,viviendo culturas extrañas en un lento proceso de deculturación;8 quienes frente al temor dehaber sido desterrados de su tierra, deben reaprender para incorporarse como agentesactivos de la nueva comunidad en un proceso de aculturación.9 UNA TRADICIÓN DE DESPLAZAMIENTO Muchos deben iniciar de cero, escondiendo su identidad por miedo a ser desapareci-dos ya que fueron amenazados. Otras personas, como los adolescentes del barrio Santo8 “Deculturación: la pérdida de los elementos de la propia cultura, esto es, el empobrecimiento de una configuración o sistema cultural”.Tomado de: Jairo Muñoz, Op. cit., p. 69.9 “Aculturación: consiste en el intercambio de rasgos culturales resultante de que los grupos estén en contacto directo continuado; lospatrones culturales originales de cada uno o de ambos grupos pueden verse alterados por este contacto”. Tomado de Phillip K. Conrad,Antropología, España, McGraw-Hill, 6ª. ed., 1999, p. 64.28
  24. 24. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a lDomingo Savio en Medellín, sólo olvidan y parece que sus muertos no hubieran existidojamás. Queman sus fotografías y se deshacen de sus objetos. Al desplazar una familia, sedesplaza también la cultura, se pierde el tejido social del grupo construido por años y seinserta en los centros geográficos deshabitados a causa de la violencia, nuevas costumbres,nuevas economías —como en nuestro caso, el narcotráfico— que genera un nuevo ordende intereses.DIVERSIDAD GEOGRÁFICA, DIVERSIDAD CULTURAL Nuestra diversidad geográfica se expresa en la pluralidad de culturas. Esto, lejos deser una desventaja, constituye una fortaleza frente a un intercambio cultural acelerado,como el que plantea la aldea global. Para este intercambio es necesario afianzar nuestraidentidad de manera que sea posible establecer un diálogo entre iguales. Nuestra riqueza pluricultural, basada en la relación economía-cultura y expresada enla identidad, permite pensar en lograr establecer un intercambio cultural con el mundo.Si pensamos en nuestro país con dos mares de gran potencial pesquero, ubicadosgeográficamente dentro de la línea del Ecuador, por ubicación y recursos naturales somos“la mejor esquina de América”. Imaginemos, por ejemplo, la Costa Atlántica con tempera-turas entre 27º y 35ºC, un mar inmenso que permite a sus habitantes mirar el futuro conmayor amplitud, se escucha el viento pasar entre las palmeras y transportar el sonido de sumúsica, tamboras y gaitas elaboradas de los tallos gruesos de la caña, que se expresa en unvallenato, cantando historias y gestas de hombres populares que representan sus hazañas,sus valores y sus sueños, todos ellos transmitidos como leyendas a través de su acordeón, enel eco de la caja tumbadora y la guacharaca en madera o metal. Esta visión de desarrollo se ve empañada en los departamentos de Cesar, Guajira,Magdalena, Sucre, Atlántico, parte de Bolívar y Córdoba, porque también allí haycampos secos y desiertos por la ausencia de la labor del campesino, del animal de tiro.El desplazamiento transforma las tradiciones en cantos de desesperanza, historiastruncadas, futuro incierto, culturas desplazadas. Entonces oímos más lejanos los can-tos de compositores y grupos musicales que cantan a su tradición y a su cultura, como lasorquestas de Lucho Bermúdez, Pacho Galán, Clímaco Sarmiento, Los Corraleros deMajagual, Pedro Laza y sus Pelayeros, los Hermanos Zuleta, Diomedes Díaz, ElBinomio de Oro, etc. Existe sobre los desplazados una violencia que parece haberse quedado anclada; su culturaestá intervenida por diversos grupos al margen de la ley, que dicen representar a los campe-sinos, se entremeten en el tejido social del grupo y deciden por él; establecen impuestos deseguridad —la llamada vacuna, dinero acordado por el cobrador que vende seguridad—; 29
  25. 25. Universidad, cultura y sociedadse interviene el campo con la imposición de nuevos cultivos, y las regiones con un desarro-llo falso por el lavado de dinero; se interviene el lenguaje con frases pegajosas como “lovoy a matar de la alegría”; se interviene la vida privada y el desarrollo de la libre personali-dad: basta recordar cómo, a finales de la década del noventa, los grupos armados ilegalesestablecieron que las jóvenes en las comunas de Medellín no debían utilizar los jeansdescaderados. Los que no acatan las órdenes de estos grupos organizados son entonces desplaza-dos hacia los cascos urbanos, una gran cantidad de sus integrantes son mujeres quearrastran su desplazamiento, dejando en sus campos al padre de sus hijos o a sus herma-nos; unos enterrados en fosas comunes, otros todavía jugando al hombre de la guerra.Esto lo expresan cuando hablan de la incertidumbre del futuro, la impotencia como lafuerza que acalla la palabra. La violencia, que hace más de cuarenta años interviene el campo y la ciudad, hoy estácreando una nueva cultura. Ese sol que calienta nuestra geografía es opacado por unanube oscura, que disuelve nuestros valores en la “nada”, como aquella de la cual hablaMichael Ende en La historia interminable, ese ser terrible que desaparece todo cuanto toca,la guerra se transforma en esa nada que persigue como ser tanático devorando la cultu-ra, devorando los sueños del grupo.LA EXPRESIÓN DE LA IDENTIDAD Expresar autenticidad en la cultura significa reconocer lo propio, la diversidad. Un ejem-plo de ello se observa en la vitalidad del litoral Pacífico. Los trajes que usan las mujeres en lasfiestas recrean historias y leyendas en figuras míticas que con colores dorados aluden a laalegría y la religiosidad de su cultura y se entremezclan en el sistema religioso dominante enfiestas como la Semana Santa y Navidad, durante las cuales en cada población sus habitantesse reúnen a compartir por varios días; pero también en las fiestas profanas —Fiestas de SanMartín y de San Pacho— donde los tambores llaman al bullerengue estableciendo un puentede unión umbilical con aquel pasado en el continente africano que un día perdieron al seresclavizados. Estos sonidos invitan a cuantos escuchan a recrear su cultura, mientras que lostonos de instrumentos como tambores, tumbadoras y bongós, hechos con troncos de losárboles y ramas de palma propios del medio, demuestran la unión naturaleza-cultura. Estaunión se refleja también en la danza del mapalé, ritmo autóctono que es bailado en gruposde pareja hombre-mujer entrelazados, acompañado de movimientos sensuales que permi-ten apreciar la agilidad y el ritmo de los cuerpos de los bailarines; su danza, una provocaciónde naturaleza y exuberancia, nos transporta al recuerdo de cuentos de sirenas envueltos enolores de pescado y ñame y de arenas ardientes testigos de amores eternos tras los adiosesde un barco.30
  26. 26. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a l La cultura interactúa con la economía cuando estimula la creatividad frente a la necesi-dad de sobrevivir, y genera un producto cultural propio que responde a intereses colecti-vos. Las fiestas populares son una muestra de esta unión, representan el sentir de la colecti-vidad y recrean no sólo la cultura con nuevas formas, sino que alimentan la economía yreafirman la identidad. La feria más popular de la región Pacífica, la fiesta de Cali del 26 dediciembre al 4 de enero, representa esta combinación entre lo autóctono y lo que el grupoofrece a otros para su intercambio: se exporta la cultura; allí se citan los mejores bailarinesde salsa, expositores de equinos, se llevan a cabo ferias artesanales y una feria taurina; ade-más, festivales relacionados, como el Festival Nacional de Intérpretes de la Canción “MonoNúñez” que se realiza en Ginebra Valle, dando cuenta de una proyección de Cali y del Valledel Cauca al mundo. A diferencia de las costas, que gozan de una mayor apertura originada por el intercam-bio constante con otras culturas que llegan al puerto, las montañas forman un carácterreservado, si bien más fuerte, resultado de un esfuerzo físico e intelectual por dominar lageografía agreste. De este modo, una mirada más introspectiva exhiben las culturas deSantander, Norte de Santander, Antioquia y Cundinamarca, culturas interpretadas al son deguitarras y tiples que, entre géneros de guabinas y torbellinos, expresan sus valores sobre lafamilia, la tierra y la iglesia. En el departamento de Antioquia, por ejemplo, una muestra delo más popular y autóctono es la trova paisa, duelo de palabras donde el antioqueño de-muestra su astucia y picardía; este ejercicio consiste en un intercambio de frases en rimaacompañadas de guitarras y se hace en compañía de dos o más participantes. Gana el quetenga mayor creatividad. Esta geografía quebrada ha fomentado el valor del trabajo como principio cultural, elcarácter emprendedor en la industria destacada en fiestas regionales como la Feria de lasFlores, en agosto, y Colombia Moda, en el mes de septiembre. Se expresan allí el ingenio yla creatividad antioqueños. Pero, al igual que en todas las zonas geográficas del país, la violencia azota esta deci-sión de participación; basta recordar, por ejemplo, el genocidio de Bojayá, Chocó, nefas-to y cruel a todas luces, el cual es utilizado políticamente para conseguir apoyos econó-micos en todo el mundo para la guerra en Colombia. De ahí también la indignación deque se piense que es más importante la inclusión o no inclusión de un grupo armado —de acciones condenables, no cabe duda—, en la lista de grupos terroristas elaborada porla Unión Europea que el hecho violento mismo. Eso desvirtúa el verdadero problema, laguerra, pues causa cada vez más desplazados y miseria, transforma la cultura y los ideales delas instituciones colombianas modificando las leyes, como la diferencia en la aplicación de laLey entre establecidos y excluidos; se aplican sentencias cortas a grupos e individuos que se 31
  27. 27. Universidad, cultura y sociedadadhieran al “desarme”, y sus delitos de lesa humanidad se condenan con penas cortas —detres años—. Con ello se perpetúa el problema, pues no se exige la restitución de lo arreba-tado y no se restablece el equilibrio económico de la región y de sus habitantes, quienespermanecen excluidos. Se quedan por fuera muchos más elementos que apoyarían lo esbozado por Harrisen el proceso de supervivencia y adaptación cultural del medio. La superioridad y efec-tividad de las tradiciones y saberes de un grupo se manifiestan en su capacidad de pro-longarse en el tiempo. Nuestro objetivo como colectividad es acertar en estas modifica-ciones, lograr que sean las que el grupo necesita para un desarrollo sostenible; estepropósito sugiere una orientación de la cultura, desde la autorreflexión.LA IDENTIDAD PROPUESTA DESDE FERNANDO GONZÁLEZ Como esfuerzo individual que se verá reflejado en el grupo, propongo realizar unareflexión en términos gonzalianos, es decir, volverse sobre sí dos veces, repensar larelación que establece la economía y la identidad de nuestro país, de cómo se está pro-yectando esta relación que produce cultura; de cómo ésta es afectada por una guerra queperdura en el tiempo, con más énfasis en los últimos cuarenta años, y reflexionar sobrela pérdida de identidad que sufren nuestros jóvenes al imitar estilos de vida que noresponden a su realidad y necesidades, que motivados por la sociedad de consumo seviolentan a sí mismos por vivir otras vidas, otras culturas. Nuestros jóvenes no se acep-tan en su contextura propia de raíces indígenas, y esta negación ha conducido a que segeneralice como una necesidad actual la cirugía plástica, demanda del mercado moder-no que incentiva un modelo femenino que obliga a modificar los hábitos alimenticios, yllega a provocar entre nuestras jóvenes problemas como la bulimia y la anorexia, porejemplo. Permitámonos hoy proponer desde cada acto individual la construcción de un presenteque asegure el futuro de la colectividad. El presente nos propone hoy el reto de la “aldeaglobal”, un intercambio cultural acelerado, un intercambio económico abierto. Este proce-so no es nuevo para ninguna cultura del planeta, siempre ha existido el movimiento desaberes y de opiniones, de tecnología y materia prima. Dicho proceso permite ampliar lamirada a nuevos retos y mejorar la calidad de vida. El país que habitamos y vemos morirtras las balas y secuestros posee dentro de su diversidad geográfica y cultural, el conoci-miento que nos hace únicos, diversos con elementos propios con los cuales podemosestablecer un diálogo bidireccional, como el que se da en el Carnaval de Barranquilla, pro-clamado “bien inmaterial de la humanidad”. La identidad cultural nos hace parte del grupo,nos invita a participar en la construcción de la historia. Fernando González Ochoa, el filóso-fo de Otraparte, en su constante viaje por la vida; tanto físico por la geografía colombiana,32
  28. 28. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a lcomo filosófico, desde su Viaje a pie, nos contagia del deseo de recorrer la geografía co-lombiana, viajar a su interior, disfrutar de la diversidad cultural, expresada en sus habitantesy sus saberes, y con ellos realizar un viaje a nuestro interior, a nuestra postura ética y estética,a nuestro grado de participación y compromiso en el presente. Es preciso prepararnos para el intercambio global y para esto es requisito obligatoriodescubrir el “gran mulato”, ese sueño americano de sentirnos orgullosos de nuestracultura, mezcla de razas y fortaleza en el espíritu. Nuestra diversidad constituye nuestrariqueza. Es necesario dejar de ver la diferencia desde el concepto maniqueo de bueno ymalo, clasificar al “otro” subjetivamente entre estos parámetros, y juzgar cada acto conintolerancia. Debemos entender la cultura en palabras de González cuando afirma que “lacultura consiste en métodos o disciplinas para encontrarse o auto-expresarse […] el objeti-vo de la vida es que el individuo se auto-exprese. La tierra es teatro para la expresiónhumana; el hombre es cómico; la vida es representación”.10 Hemos mirado a lo largo de estos últimos años en la historia de Colombia al“otro” como el diferente, ese que se plasma en el rostro de mi vecino, mi compañe-ro de trabajo. En cada uno de ellos, que también difieren de mi pensamiento, vemosal otro, al que por intolerancia, y como producto de una cultura que ya casi seacostumbra a la violencia, y que domina por medio del temor a todo el que piensadiferente, lo transformamos en enemigo, señalado muchas veces a priori, discrimi-nado y macartizado, en muchos casos tomando la justicia por mano propia. Enconclusión, se ilegitima la democracia, el convenio explícito de construcción con-junta, el sueño de una cultura auténtica que responda a las necesidades de supervi-vencia y recreación de sus habitantes. Mirar nuestra cultura y revisarla es mirar al otro, ocuparse de las cosas de los otros,sus normas, símbolos, sentidos y modos de pensar y actuar. Ésta, sin duda, ha sido tareapreponderante de la antropología. Durante muchos años, numerosos etnólogos hanviajado a los rincones más apartados del planeta para documentarse sobre culturas le-gendarias, para describir a otros hombres y mujeres diversos. Hoy la antropología con-temporánea se pregunta ¿acaso el otro, que hemos observado y estudiado, ha sido real-mente Otro?” En esos estudios sobre culturas diversas, de un otro cualquiera, en el fondo subyace unacomparación tácita con la cultura del estudioso. Es del yo que habla quien investiga, más quedel otro. Recordamos en este punto a Evans Pritchard,11 quien explica que los antropólogos,en su intento por traducir una cultura al lenguaje científico, sólo consiguen traducir patronesculturales, no logran plasmar por completo la realidad de una comunidad ni sus relaciones.10 Fernando González Ochoa, Los negroides, Medellín, Universidad Pontificia Bolivariana, 1995, pp. 18-19.11 E.E. Evans-Pritchard —1902-1973—, “Antropología social: presente y pasado”, en: Paul Bohannan y Mark Glaser, ed.,Antropología. Lecturas, Madrid, McGraw-Hill, 1993. 33
  29. 29. Universidad, cultura y sociedadPor otra parte, Robert Darnton, en conversación con Pierre Bourdieu y Roger Chartier,12sostiene que la verdadera pregunta sería: “¿cómo pensar el mundo simbólico del otro?” Escasi como preguntarse: cómo ser el otro. Resolver esta pregunta representa la superación dela mera comprensión del otro en “mis términos”. Es decir precisamente conseguir ser elotro y permitir que sea su lenguaje el que lo explique. No una simple traducción de su culturaen los términos impuestos por otro dominante. El intercambio de visiones sobre el mundo facilita una mirada holística exenta deprejuicios, es necesario experimentarlas al asistir a sus manifestaciones culturales y esta-blecer vínculos con ese “otro”. Es importante el intercambio, porque al salir de la comu-nidad a la que se pertenece y que lo constituye esencialmente, el participante percibe loscambios, las transposiciones de valores, usos y costumbres, modos de comunicarse, etc.,y se ve obligado a hacer el esfuerzo por despegarse de aquellos que le son familiares. Alsalirse de la rutina puede ver lo escondido. Sucede como cuando se inicia el aprendizajede una lengua diferente a la materna, que a medida que uno se interna en su estudio vaentendiendo también la estructura y la lógica de la propia.LA ALDEA GLOBAL: UN RETO A LA IDENTIDAD El reto de la aldea global nos propone participar, pero debemos preguntarnos en estepunto ¿cómo vamos a participar?, ¿en qué condiciones está dado este diálogo?, ¿cuál esnuestra propuesta cultural para establecer un intercambio cultural?, ¿será un diálogo entreiguales, o quizás será una relación continua de inferioridad? Leer nuestra historia y aprender de ella en un esfuerzo de autorreflexión es lograrentender que nuestro presente es consecuencia de hechos olvidados, minimizados, aúnno resueltos. Uno de los mayores problemas que sufre nuestra cultura —cita González—es decir que […] cada pueblo sufre el complejo de ilegitimidad respecto de los que le precedieron en la manifestación de la individualidad, […] En cuanto negros, somos esclavos, propiedades de europeos, fuimos prostituidos. En cuanto indios, fuimos descubiertos, convertidos; discutie- ron si teníamos alma; rompieron nuestros dioses; nos prostituyeron moral, religiosa y cientí- ficamente. En cuanto españoles, somos criollos, sin poder probar la fuerza de sangre. Lo peor, que somos mezcla de las tres sangres; ocultamos como un pecado a nuestros ascen- dientes negros e indios. Somos seres que se avergüenzan de sus madres, o sea somos los seres más despreciables que pueda haber en el mundo. En realidad, tal mezcla es un bien; pero en la conciencia tenemos la sensación de pecado. Vivimos, obramos, sentimos el complejo de ilegitimidad […] Mientras simule, será inferior. La grandeza nuestra llegará el día en que aceptemos con inocencia (orgullo) nuestro propio ser. El día en que, mediante la12 Documento “Diálogo a propósito de la historia cultural. Conversación entre Pierre Bourdieu, Roger Chartier y Robert Darnton, apropósito del libro de éste, titulado: The great cat massacre and other episodes in French cultural history», Nueva York, Basic Books, 1999.34
  30. 30. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a l cultura practicada en esta Universidad, el grancolombiano manifieste su individualidad mulata desfachatadamente; ese día habrá algo nuevo en la tierra, habrá un aporte nuevo al haber humano.13 Este proceso de autorreflexión debe basarse además en el aprendizaje de saberes yadominados, incentivar en cada individuo la participación, transformación y adaptaciónde nuevos conocimientos para recrear la propia cultura. La propuesta consiste entoncesen no perder el sueño conjunto de concebir en lo colectivo la reproducción cultural, yencontrar en ella el sello de identidad que la diferencia dentro de la aldea global y lepermite incorporarse al lenguaje universal a partir de ofrecer como alternativa esta dife-rencia. Se escribe la historia para conocerla, para corregir y aprender de los errores, buscandomejorar las conductas y hechos posteriores. Hoy estamos alejados de esa historia, descono-cida para unos y manejada por otros que justifican intereses particulares; no somos dueñosde nuestra realidad, no somos constructores de nuestro presente, se olvidan pronto loshechos por la novedad e impacto emocional de lo nuevo que, pocas veces, estácontextualizado. Ignorar la realidad, ya sea en forma consciente o inconsciente, permite acada individuo sobrevivir en un presente que lo agobia. Es la nada la que convierte a los habitantes de este país que recorremos en seres queno recuerdan su historia, que no les interesa conocerla y mucho menos participar de ella;buscan sobrevivir y toman para ello diariamente la dosis de indiferencia, soñando tal vezque la nada no tocará a su puerta, o quizás para cuando lo haga recordarán el poema deBertolt Brecht: “Primero se llevaron a los comunistas, pero a mí no me importó porque yono soy comunista, en seguida detuvieron a los obreros, pero no me importó porque no soyobrero, después apresaron a los curas, pero no me importó porque no soy religioso, ahorame llevan a mí y es demasiado tarde”.13 F. González O. Op. cit., pp. 96-97. 35
  31. 31. Universidad, cultura y sociedadBIBLIOGRAFÍABohannan, Paul y Mark Glaser, ed., Antropología. Lecturas, (Capítulos: A.R. Radcliffe-Brown 1881-1955 y E.E. Evans-Pritchard 1902-1973), Madrid, McGraw-Hill, 1993.Bourdieu, Pierre, Roger Chartier y Robert Darnton, “Diálogo a propósito de la historia cultural”, a propósito del libro de Darnton The great cat massacre and other episodes in French cultural history, Nueva York, Basic Books, 1999.González Ochoa, Fernando, Los negroides, Medellín, Universidad Pontificia Bolivariana, 1995.Harris, Marvin, Bueno para comer, España, Alianza Ediciones del Prado, 1994.Kottak, Conrad Phillip, Antropología. Madrid, McGraw Hill, 6ª. ed. en España, 1999.Londoño R., Hernán, Diccionario de las culturas prehispánicas de Colombia, Medellín Universidad Pontificia Bolivariana, 1998.Muñoz M. Jairo, Antropología cultural colombiana, Bogotá, Unisur, 1990.Nanda, Serena, Antropología cultural, México, Grupo Editorial Iberoamericano, 1987.Pontilla LM, “Antropología y culturas en peligro”, América Indígena, vol. 35, N.º 1 1975, p. 15.Saldarriaga, John, “Rosita tiene olor a tamarindo”, El Colombiano, Vida y Sociedad, 24 de noviembre, 2005, p. 7D.Tentori, Tullio, Antropología cultural, Barcelona, Editorial Herder, 1981.36
  32. 32. C O N F E R E N C I A T R E S IIIIndustrias culturalesen UrabáUna mirada desde laexperiencia de laCorporación de Arte yRecreación Camaleónde UrabáMaría Victoria Suaza Gómez**Artista y pedagoga, directora de la Corporación Camaleón de Urabá 37
  33. 33. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a l El arte tiene como tarea fundamental evidenciar el paso del hombre por el mundo. Enesta acción se entrecruzan intereses sociales; el artista con su instinto creador y su sensibilidadpara mirar el mundo se involucra con los cambios del entorno circundante, de tal modoque el arte es un pilar en la transformación de la sociedad. Actualmente el mundo globalizadoy el capitalismo despiadado nos plantean un problema no sólo desde lo económico, sinotambién desde lo social y es ahí precisamente donde adquieren un nuevo significado ele-mentos como la identidad y el sentido de pertenencia. En Urabá nos encontramos con unos artistas enamorados de su tierra y de su folclor,artistas que han entendido el arte como un talento innato que se comparte con sus comu-nidades. Por muchos años en Urabá, los artistas han permanecido a la sombra de adminis-traciones públicas que, en el mejor de los casos, les ofrecen espacios para desarrollar susactividades y un escaso recurso económico y, como contraprestación, los convierten en ban-deras de sus programas. En el peor de los casos, los han reducido a animadores y recreacionistasde sus fiestas privadas y payasos de sus campañas políticas. Esto, sumado a otros factores queno mencionaré en esta ocasión, ha contribuido a degradar este gremio, y lo ha conducidoequivocadamente a adoptar como propias las peleas y contiendas políticas, con la esperanzade cuidar, como dicen algunos, la cucharita. El acelerado crecimiento de la región y la aparición de nuevas propuestas culturales yartísticas, así como la influencia de la dinámica cultural de las ciudades capitales, primor-dialmente Medellín, han obligado a los artistas del Urabá a repensar su oficio. Además,aunque las condiciones económicas de una región que no conoce la cultura del pago porel arte los han obligado a continuar alternando su vocación con sus tareas como eltrabajo en las plantaciones bananeras y otros oficios propios de la región, se percibe ungremio (si bien aún no establecido) comprometido con el arte. Desde hace algunos años ya se venían dando cambios importantes en el pensamiento de 39
  34. 34. Universidad, cultura y sociedadlos cultores y artistas de la región. El resultado fue un proceso de jóvenes artistas, queincluyó la elaboración de propuestas para hacer del arte, además de un oficio digno yremunerado, una propuesta social de impacto para la región. Ya se han hecho pruebasimportantes, algunas exitosas, que se han quedado en el tiempo. En el 2001 nació la Corporación Camaleón de Urabá como una estrategia comunita-ria que brindaba, por medio del arte, herramientas para el trabajo con las comunidades.Con las bases del teatro se conformó un grupo de jóvenes en torno a la pantomima, lostíteres, la recreación y las artes escénicas. Fue con ella que comenzamos a hablar de gestión,entendida como organización. Comenzamos a ofrecer este trabajo a entidades y empresas, yen el 2001 con los compañeros que orientaban el trabajo de juventud planteamos en po-nencia pública trabajar el arte y la cultura como oportunidad empresarial para los jóvenesen Apartadó. Con los cambios de gobierno desafortunadamente esta propuesta perdió lacontinuidad necesaria para lograr nuestros objetivos; sin embargo logramos plantear lainquietud y avanzar en la consolidación de Camaleón de Urabá, de modo que desde enton-ces no sólo funcionaba como escuela para los jóvenes, sino también como opción paraalgunos empresarios del campo bananero que miraron con buenos ojos la idea de apoyarel talento regional. A la fecha y con todo lo que ha significado romper viejos paradigmas en este caminode encuentros y también de desencuentros, hemos logrado claridad frente a varios as-pectos:• Es necesario tener un trabajo de calidad que nos permita acceder a un mercado.• Es necesario avanzar en una pedagogía basada en procesos participativos y de autogestión.• El arte y la cultura deben generar sentido crítico y permitirnos adoptar posiciones ante la realidad.• En Urabá hay gran talento de exportación, pero debemos avanzar en procesos organizativos.• Es urgente consolidar un gremio regional de artistas.• Es urgente integrar educación y cultura, pues si bien se han hecho intentos, todavía no existe ninguna universidad que contemple el programa de artes con seriedad en la región. Camaleón de Urabá sigue articulando esfuerzos con instituciones públicas y priva-das para acercarnos a los objetivos propuestos. Hemos entendido además que la cua-lificación permanente mediante procesos de formación y su integración a nuestra ideade sociedad puede ser la clave mágica para llevarnos a construir en Urabá una sociedadmás justa, equitativa y por lo tanto más abierta para posibilitar una sana convivencia y40
  35. 35. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a lrelaciones más armónicas en nuestra región. De igual modo, dignificar la vida de losjóvenes artistas a través de un modelo pedagógico que además tenga las característicasde un proyecto productivo es el reto de la Corporación Camaleón de Urabá.INDUSTRIAS CULTURALES: AMENAZA U OPORTUNIDAD El convenio Andrés Bello define tres tipos de actividades económicas dentro delsector cultural:• Actividades ligadas con la producción del sector público.• Actividades indirectas estrechamente ligadas a las anteriores (uso y difusión, creacio- nes culturales como la impresión).• Principales insumos y vehículos de transmisión de las actividades anteriores. Más específicamente, un estudio de la Universidad de los Andes y el Ministerio deCultura, dirigido a para determinar el crecimiento de las industrias creativas en Colom-bia, las divide en los siguientes subsectores: • fotografía• arquitectura • cine y video • libros, folletos, revistas, periódicos.• arte • diseño de interfaz • música• artes escénicas • diseño de moda • patrimonio• artesanías • diseño gráfico • publicidad • diseño textil • televisión y radio Una de las debilidades de Urabá para asumir las industrias culturales como una oportu-nidad es precisamente la educación de los artistas. El artista de hoy debe ser un profesionalformado en escuelas y universidades; aunque la posesión de un título no expresa las posibi-lidades artísticas de un creador, sí marca una diferencia. A la luz de la oferta de formaciónen nuestro medio, se nos plantea el arte desde dos perspectivas: las bellas artes o el folclor. Por otro lado, entendemos que el arte como oficio se rige por principios económi-cos, y no olvidamos que si bien su producto no es una mercancía ordinaria, está sujetoa las leyes del mercado. Por lo tanto, los artistas debemos reflexionar siempre sobrenuestro quehacer social; para producir arte se requiere entender la historia y proyectarseen el tiempo. Así, debemos asumir que nuestra producción está determinada por losprincipios de la oferta y la demanda, el comportamiento y el consumo culturales, y seinscribe en la categoría de los bienes culturales. Como tal, son bienes de consumo quevehiculan ideas, valores simbólicos y formas de vida. Se incluyen aquí libros, revistas,productos de multimedia, grabaciones de películas, videos, artesanías, etc. Sucomercialización está marcada por las limitaciones cuantitativas. La gestión de tales producciones debe tener en cuenta también una infraestructura, 41
  36. 36. Universidad, cultura y sociedaduna organización, las políticas culturales vigentes, un portafolio de servicios, un presupuestopara la producción basada en proyectos, y otros recursos necesarios. La suma de estogenera una industria. Para ello, debemos plantear una organización que se enfoque hacia unmercado específico: local, regional, nacional o internacional. En medio de esto no pode-mos olvidar que a Urabá se le presentan cambios importantes, retos deseados o impuestospor un estrepitoso “progreso” que no va a la par con la realidad social de la región. Algunascircunstancias que han limitado la actividad cultural en Apartadó, mencionadas en el PlanDecenal de Cultura del 2001, son:• La violencia, tanto presente como en la forma de secuelas de la guerra vivida en nues- tra región, que no deja a los jóvenes otra opción que enrolarse en grupos armados de diferente índole.• La indiferencia de la comunidad y de las entidades a cargo limitan la posibilidad de hacer del arte una industria y un proyecto económico para los jóvenes en Urabá.• La ausencia de universidades en la región para profesionalizarse en el ejercicio del arte.• El monopolio de las casas de la cultura por los gobiernos de turno.• La carencia de espacios y opciones para los jóvenes en su tiempo libre.• La ausencia de políticas culturales claras y de un consejo municipal de cultura.• La distancia del centro del departamento, que dificulta el avance tecnológico y por tanto la comunicación y la información. Revisando lo anterior, podemos concluir que es necesario trabajar conjuntamentedesde diferentes instancias para elevar la categoría de los productos artísticos y culturales.Al hablar de instancias, me refiero a los organismos públicos y privados; ésta es una tareay un compromiso no sólo con la región, cuna de grandes talentos, embajadores culturalesde nuestro país en el mundo entero. Debemos trabajar juntos por crear políticas clarasque contribuyan a que menos artistas, cultores y artesanos tengan que salir de su tierra paraver valorada su actividad. Así mismo, no podemos olvidar que las oportunidades queplantea la construcción de industrias culturales exigen preparación. Esto implica un cambiode actitud frente a nuestro oficio: indagar, conocer, estudiar, mantenernos actualizados y,por supuesto, iniciar un proceso de organización desde nuestras iniciativas culturales. Lo anterior nos demanda otras tareas adicionales:• Entender el campo en el que nos movemos sin alejarnos de nuestra identidad y de la realidad de nuestro contexto.• Identificar el sector cultural: quiénes forman parte de él, cuáles son los obstáculos, cuáles son las ventajas.• Apropiarnos de la lógica cultural que se manifiesta de la siguiente manera: -de la representación a la creación: profesión; -de la celebración al espectáculo: público; -de la homogeneidad a la multiculturalidad: legislación.42
  37. 37. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a l En el campo de la legislación es importante conocer la Ley General de Cultura, laConstitución Política, el Programa Nacional de Concertación. Éstas y otras marcan una rutade acción para nuestro oficio.PARTICIPACIÓN EN EVENTOS CULTURALES COMUNITARIOS: El grupo Camaleón Títeres y Teatro de Urabá ha participado en diferentes espacioscomo:• Apoyo artístico a las campañas de Apartadó Civismo la verdadera Urabá, 2002• Apoyo artístico a la campaña de cultura ciudadana de la administración municipal, 2002 y 2003• Fiestas del río, Mutatá, 2002 y 2003-2006• En el séptimo Encuentro Nacional Comunitario de Arte Joven, Medellín, 2002• Fiestas del coco, Necoclí, 2003• Ganador V Festival Municipal de Teatro, 2002 - 2003• Urabá en el tercer milenio, encuentro comercial, 2002• Mes de la solidaridad, Cordesu Apartadó, 2002 - 2003 - 2004• Colombia en el planeta, 2002 - 2003• Festiarte Triganá, Turbo, 2003• Urabá en el planeta, 2002 - 2003 - 2004 - 2005• Festival del truequiando, Apartadó, 2002• Lanzamiento del proyecto de Mana, Carepa y Apartadó, 2003• Urabá vibra en Medellín, Medellín, 2002 y 2004 - 2006• Agroexpo, Bogotá, 2003• I encuentro departamental de artes escénicas: Laboratorio teatral, San Carlos, Antioquia, 2003• Festival internacional de mimos Mímame, Medellín, 2003• Titirifestival, Medellín, 2003 y 2004 - 2005 (ganador con la obra Tierra del Sol)• Encuentro regional de danzas folclóricas, Apartadó, 2002, 2003 y 2004-2005• Celebración día del niño, la niña y la recreación, 2005• Jornadas de salud ocupacional Prosalud, 2005• Feria del libro Apartadó, 2005• Celebración de las familias afrodescendientes Comfama, 2005• Encuentro comunitario de teatro, Medellín, 2005• Encuentro comunitario de teatro y títeres región de Urabá, 2005• Proyecto vigías de paz, Bogotá y Villa de Leiva, 2005• Acompañamiento artístico a los encuentros culturales de la comunal San Jorge, orga- nizadas por Corbanacol y el BID, 2004 - 2005• Elaboración de mapa de riesgos en Urabá, proyecto articulado con la OIM, 2005 43
  38. 38. Universidad, cultura y sociedad• Festival regional de teatro San Juan, 2005 (obra ganadora)• Expo comercial, 2005• Feria Artística El Cruce, Bogotá, 2005• Navidad en familia, Apartadó, 2005• Participación en el festival Movida Joven, Cundinamarca, 2006• Urabá Vibra en Medellín, 2006• Laboratorio Teatral San Carlos, 2006• Festival de Teatro del Oriente Antioqueño• Cofraternidad Amazónica en Amazonas, 2006• Festival de Títeres, Cartagena, 2006• Cruce artístico Vigías de Paz, Bogotá, 2006• Jornada de intercambio de saberes Artísticos, San Andrés Islas, 2006• Feria del emprendimiento Sena, 2006• Navidarte, 2006VALORES INSTITUCIONALES:• Trabajo continuo con la comunidad• Promoción y fomento de los valores artísticos de la comunidad• Promoción de espacios de convivencia pacífica y tolerancia• Respeto por la diferencia• Amor• DignidadOBJETIVOS CORPORATIVOS• Formación integral de niños(as) y jóvenes a través del arte y la cultura• Promoción de la identidad y la idiosincrasia de la región de Urabá• Contribución directa a una mejor calidad de vida de los participantes del proyecto y, de forma indirecta, a la de sus familias y la comunidad en general• Trabajo permanente en la proyección de las diferentes disciplinas artísticas• Desarrollo, mediante la investigación y la capacitación, de las metodologías adecuadas para la enseñanza y la práctica de la recreación y las artes.CARACTERÍSTICAS DE LA ORGANIZACIÓN Tipo: Organización cultural comunitaria Ámbito territorial: Serranía, Comuna 4, municipio de Apartadó, Antioquia, Colombia.COMPONENTES Programas para el cumplimiento de nuestra misión:• Coordinación interinstitucional para la gestión cultural44
  39. 39. U n i v e r s i d a d d e A n t i o q u i a • Vi c e r r e c t o r í a d e E x t e n s i ó n • D i v i s i ó n d e E x t e n s i ó n C u l t u r a l• Proyección y cualificación de grupos artísticos de la región• Asesoría y asistencia en la ejecución de proyectos e iniciativas culturales y artísticas• Acompañamiento académico e integral al semillero infantil y juvenil• Desarrollo socio-cultural: con el objetivo de cualificar y mejorar nuestras condiciones de vida en comunidad, se trabaja en los proyectos:• Vacacionarte: la calle como un lugar que convoca para el encuentro con los otros, toma lúdica donde se intercambian conocimientos en la interlocución de jóvenes, niños(as) y adultos mayores en un encuentro de vida y esperanza.• Cultura ciudadana: generar actitudes positivas mediante la sensibilización con el entorno y con los demás para consolidar una sociedad más armoniosa y justa para todos(as).• Chocolarte: recuperar la memoria cultural es un acto de amor por lo que somos y hace- mos. Pone en un chocolate el pretexto para reconstruir valores de identidad y pertenencia en la interlocución con adultos mayores.SUEÑOS QUE SE HAN HECHO REALIDAD: ALIANZAS Y COMUNICACIÓNEN RED CON OTRAS ORGANIZACIONES DE NUESTRO MUNICIPIO Y ELDEPARTAMENTO• Titirifestival: Articulación Manicomio de Muñecos, trabajo en red con Colombiatíteres. Primer festival regional de títeres en el 2004, con una amplia convocatoria y más de cuatro mil espectadores.• Día Internacional del Teatro: articulación con otros grupos y organizaciones culturales de la región. A la fecha hemos realizado tres versiones de este evento, de los cuales el de mayor acogida fue el del 2005; no sólo por los grupos artísticos que se presentaron, sino también por la asistencia masiva de la comunidad.• Urabá en el planeta: municipios del eje bananero, Fundauniban y el departamento, a través de la gobernación. En la actualidad, el proyecto cobija a 110 jóvenes en la región de Urabá, entre quienes se evidencia el liderazgo de los integrantes de la corporación Cama- león.• Red de teatro en comunidad: organización nacional que busca cualificar y apoyar el traba- jo en red. En el 2005 se realizó el primer encuentro comunitario de teatro y títeres región de Urabá, con la participación de grupos de Argentina y Cuba, alternando con grupos nacionales y regionales. Para este evento la corporación Camaleón contó con el apoyo de otras instituciones culturales, como la corporación Cuarto Creciente, de Turbo.• Proyecto CIFAC (Centro de Iniciación y Formación Artística y Cultural): por medio del arte busca promover procesos de ciudadanía y crecimiento humano. Funciona como escuela itinerante en los municipios de Chigorodó, Carepa, Turbo y Apartadó. Es patro- cinado por la fundación social de Banacol, Corbanacol. A la fecha hay 174 jóvenes bene- ficiados directamente por el proyecto.• Proyecto Vigías de Paz: en articulación con la Universidad Nacional de Colombia y con 45
  40. 40. Universidad, cultura y sociedad Camaleón como coordinador en la región, hemos logrado hacer del arte una estrategia de paz y convivencia, y contribuir a la creación de corporaciones y entidades culturales, como es el caso de Múcura en Chigorodó y Cuarto Creciente de Turbo, entidades que conocemos con el nombre de nichos.46
  41. 41. MÓDULO 4 IVLAS POLÍTICAS PÚBLICASCOMO ELEMENTOFUNDAMENTAL DE UNACULTURA POLÍTICAabierta C Á T E D R AUniversidad, cultura y sociedad
  42. 42. C O N F E R E N C I A U N O IVCultura política:diseño de políticaspúblicas bajo unenfoque degobernanzaLuisa Fernanda Cano Blandón**Abogada Universidad de Antioquia, Especialista en Políticas Públicas de la FLACSO México 49

×