Globalización,Ciencia yTecnología
Globalización,Cienciay Tecnología
Globalización,Cienciay Tecnología
© Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI),2004oeimad@oei.eshttp://www.oei...
ÍndicePresentación                                                               7Introducción                            ...
ÍNDICE                                               Innovación y competitividad: experiencias en España y Europa         ...
Presentación            STA obra, que consta de dos volúmenes, es el resultado del trabajo,E           desarrollado por ac...
PRESENTACIÓN                                                 La multiplicidad de cuestiones consideradas y la diversidad d...
Introducción         Ciencia y tecnología en un proyecto de         globalización para Iberoamérica          En un mundo d...
INTRODUCCIÓN                                                Desarrollos tecnológicos recientes en América Latina, como el ...
INTRODUCCIÓN         ¿Queremos una investigación concentrada exclusivamente en el mejo-ramiento de las condiciones product...
INTRODUCCIÓN                                               Alcances propuestos                                            ...
INTRODUCCIÓN          F Dichos procesos de aprendizaje interactivo se dan, generalmente,             en el contexto de red...
INTRODUCCIÓN                                      través del fomento de la innovación y de la competitividad del sector pr...
Competitividad en la regióniberoamericanaErnesto Samper Pizano*           Del reloj al computador          El reloj fue sí...
COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA                                                 Muchos años habrían de transcur...
ERNESTO SAMPER PIZANOde una eventual polución genética, el Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad,suscrito por más de 1...
COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA                                                 Fukuyama se equivoca nuevamente...
ERNESTO SAMPER PIZANO           El caso más relevante vuelve a ser, por supuesto, el del proyecto delgenoma humano: con un...
COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA                                                 Pero el verdadero escenario del...
ERNESTO SAMPER PIZANOdenominada propiedad intelectual; el legítimo interés de los países industrializadospor conseguir un ...
COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA                                                  Desde la firma de la Convenció...
ERNESTO SAMPER PIZANOdos con materias como el momento de agotamiento del derecho, la caducidad delas patentes por no explo...
COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA                                                ¿Cuáles son los sectores priorit...
ERNESTO SAMPER PIZANOdesarrollo de tecnologías no productivas, como el mejoramiento de los procesosorganizativos en las em...
COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA                                      América Latina —frente a un 46,5% en Europ...
ERNESTO SAMPER PIZANOeducación y la tecnología; o una «revolución utilitaria», como la que hizo Pedro elGrande en Rusia cu...
Ciencia y tecnología enAmérica Latina:una posibilidad para el desarrolloFrancisco Piñón*            Introducción          ...
CIENCIA Y TECNOLOGÍA EN AMÉRICA LATINA: UNA POSIBILIDAD PARA EL DESARROLLO                                      han destac...
FRANCISCO PIÑÓNdo este hilo conductor, la producción de tecnología y la industria, inicialmentepoco intensivas en ciencia,...
CIENCIA Y TECNOLOGÍA EN AMÉRICA LATINA: UNA POSIBILIDAD PARA EL DESARROLLO                                                ...
FRANCISCO PIÑÓN              Hasta hace pocas décadas estaba por fuera del horizonte de lospaíses del Tercer Mundo alentar...
CIENCIA Y TECNOLOGÍA EN AMÉRICA LATINA: UNA POSIBILIDAD PARA EL DESARROLLO                                                ...
FRANCISCO PIÑÓN          La necesidad de nuevos enfoques          para un modelo productivo en la región             Con m...
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf

12.583 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Tecnología
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
12.583
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
30
Acciones
Compartido
0
Descargas
196
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ciencia, tecnologia y globalizacion.pdf

  1. 1. Globalización,Ciencia yTecnología
  2. 2. Globalización,Cienciay Tecnología
  3. 3. Globalización,Cienciay Tecnología
  4. 4. © Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI),2004oeimad@oei.eshttp://www.oei.es/© Corporación Escenarios, 2004http://www.corporacionescenarios.orgDiseñoLuz Elena Riveros F.ImpresiónAndaquí Impresores Ltda.ISBN: 958-8071-11-9No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisiónde ningunap arte o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por regristro y otrosmedios, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del copyright.La OEI, la CEPAL y la Corporación Escenarios no se responsabilizan de las opiniones expresadas en estevolumen, ni comparten necesariamente las ideas manifestadas en el mismo.
  5. 5. ÍndicePresentación 7Introducción 9Competitividad en la región iberoamericana Globalización, Ciencia y TecnologíaErnesto Samper Pizano 15Ciencia y tecnología en América Latina: una posibilidad para el desarrolloFrancisco Piñón 29Ciencia, tecnología y globalización en Iberoamérica.Síntesis y reflexiones (Informe de relatoría)Luis Javier Jaramillo 41CASOS EN IBEROAMÉRICA 67 Globalización y políticas de ciencia y tecnología en América Central, Fernando Machado 69 5 Temas de Iberoamérica Política científica y tecnológica en Argentina, Mario Albornoz 81 O contexto econômico, a articulação institucional e o comportamento tecnológico recente da industria brasileira, Roberto Sbragia, Isak Kruglianskas, Tales Andreassi 93 Ciencia, tecnología e innovación en Chile a las puertas del siglo XXI, Jorge Yutronic. 115
  6. 6. ÍNDICE Innovación y competitividad: experiencias en España y Europa en la construcción de sistemas regionales de innovación, Pere Escorsa Castells 143 Competitividad y sistemas de innovación: los retos para la inserción de México en el contexto global, José Luis Solleiro y Rosario Castañón Ciencia, tecnología e investigación en Perú, Benjamín Marticorena 199Globalización, Ciencia y Tecnología 6 Temas de Iberoamérica
  7. 7. Presentación STA obra, que consta de dos volúmenes, es el resultado del trabajo,E desarrollado por académicos, expertos y políticos iberoamericanos convocados por la OEI y la Corporación Escenarios de Colombia, en torno al papel de la educación, la ciencia y la tecnología en el proceso de globalización. El primer volumen, Educación y Globalización, recoge los aportes efec- Globalización, Ciencia y Tecnologíatuados a la Segunda Conferencia de ex Presidentes de América Latina, que sellevó a cabo en Santiago de Chile en abril de 2002; a dos reuniones de consulto-res realizadas a finales de 2001 y principios de 2002, en Paipa y Bogotá (Colom-bia), y a una reunión con directivos de CEPAL, OEI, Corporación Escenarios y exministros de Educación de América Latina, que tuvo lugar en México, en febrerode 2002. En el segundo volumen, Globalización, Ciencia y Tecnología, se presen-tan las ponencias presentadas por un destacado grupo de especialistas ibero-americanos durante el Seminario sobre Globalización, Ciencia y Tecnología enIberoamérica que, organizado por la OEI y la Corporación Escenarios, se realizóen Lima, Perú, en marzo de 2003. 7 Como característica de ambos volúmenes, destaca la presentación de Temas de Iberoaméricadiversos casos de experiencias nacionales exitosas, que intentan dar cuenta delas aportaciones de la educación, la ciencia y la tecnología a la inserción globalde algunos países iberoamericanos. Estos casos vienen a enriquecer, medianteel ejemplo, los documentos que sirvieron de base a las reflexiones y debates queformaron parte del proceso de gestación de la obra y que constituyen parte de lamisma.
  8. 8. PRESENTACIÓN La multiplicidad de cuestiones consideradas y la diversidad de las pers- pectivas de análisis, al igual que la riqueza de las experiencias estudiadas, viene a confirmar la pertinencia del tratamiento temático abordado por el conjunto de textos ofrecidos, y la necesidad de mantener el esfuerzo por interpretar y com- prender el cambiante proceso de mundialización con el objeto de proponer y adop- tar políticas adecuadas para neutralizar sus posibles efectos negativos y aprove- char sus mejores potencialidades. En la elaboración del presente tomo han participado, por la Corpora- ción Escenarios, el ex presidente de Colombia Ernesto Samper y Ana María Corra- les, y por la OEI, su secretario general Francisco Piñón, el director del área de cooperación científica Juan Carlos Toscano, y los consultores Luis Javier Jaramillo y Fernando Chaparro.Globalización, Ciencia y Tecnología 8 Temas de Iberoamérica
  9. 9. Introducción Ciencia y tecnología en un proyecto de globalización para Iberoamérica En un mundo dividido, ya no sólo entre quienes tienen y no tienen, sinoentre los que saben y los que no saben y quienes están conectados o desconec- Globalización, Ciencia y Tecnologíatados de la red, el conocimiento ha pasado a convertirse en la materia primafundamental de los procesos productivos contemporáneos. La nueva brecha tecnológica es la que divide las economías según sucapacidad para la generación, asimilación y difusión del conocimiento; estas po-sibilidades tienen que ver con el tipo de cada sociedad, sus posibilidades de es-pecialización para la competencia internacional y el nivel de flexibilidad de susordenamientos normativos. No siendo la tecnología un bien de libre adquisición, la mayor o menorcompetitividad se da, según las especificidades de cada economía, en relacióncon una media de las demás economías. En la época proteccionista, el desarrollotecnológico se relacionaba con la capacidad de cada país para incorporar innova- 9ciones a través de la compra de bienes de capital extranjeros y para generar Temas de Iberoaméricanuevos productos y procesos sustitutivos. En la fase de la globalización, el progreso tecnológico tiene que ver conla capacidad de producir la tecnología apropiada, dentro de un esquema de pro-ducción competitiva internacionalmente. La tecnología es la materia prima de losprocesos de especialización, que caracterizan la nueva composición productivade un mundo cuyo paradigma de crecimiento es, precisamente, el conocimiento.
  10. 10. INTRODUCCIÓN Desarrollos tecnológicos recientes en América Latina, como el de la pro- ducción de camarón en Ecuador, las flores en Colombia, el salmón en Chile, la industria petroquímica en México, material informático en Costa Rica o la indus- tria aeronáutica en Brasil prueban que, aun sin existir una política regional en la materia, el continente ha venido encontrando unos «nichos tecnológicos» en fun- ción de la competitividad en determinados procesos y productos. Nuestro principal rezago se ubica, sin embargo, en el desarrollo de tec- nologías no productivas, como el mejoramiento de los procesos organizativos en las empresas a través de una mayor informatización de sus procesos administra- tivos. En el marco de una mayor competencia global, resulta igualmente rele- vante el papel que asignemos a nuestra posición en relación con las negociacio- nes que en la actualidad se llevan a cabo para definir las normas sobre la deno- minada propiedad intelectual. El legítimo interés de los países industrializados por conseguir un reconocimiento absoluto, excluyente y retroactivo sobre sus in- novaciones no puede llegar hasta el extremo de crear una especie de apartheid tecnológico que aísle del progreso científico a los países en desarrollo, reducién- dolos a pagar de por vida el costo de los progresos técnicos incorporados en bienes o servicios de los cuales somos, generalmente, los mayores compradores. Esta posición debe acompañarse con la definición de unas políticasGlobalización, Ciencia y Tecnología regionales en materia tecnológica que nos permitan hacer el tránsito de la anti- gua estrategia de explotación de la renta finita que producen nuestros recursos naturales no renovables a un concepto de renta dinámica y renovable, producto de la incorporación del progreso técnico a la actividad productiva de determina- dos bienes y servicios. Estas políticas deben tener en consideración nuestras claras ventajas comparativas en ciertas áreas de investigación, como la biotecnología dirigida al aprovechamiento de la biodiversidad existente, especialmente en la amazonia latinoamericana.10 «La tecnología —afirma la ley de Krantzberg— no es buena ni mala ni tampoco es neutral». Trazar los lineamientos de una política tecnológica latinoa- mericana supone una decisión política. El mejoramiento de las posibilidades pro- Temas de Iberoamérica ductivas no puede predicarse respecto a las empresas individualmente conside- radas, porque tiene un referente obligado en el modelo de desarrollo económico, en la sociedad y en la propia cultura, que la condicionan, la limitan y a la vez la definen. Las respuestas que encontremos a algunos interrogantes nos permiti- rán trazar los derroteros a seguir en esta materia:
  11. 11. INTRODUCCIÓN ¿Queremos una investigación concentrada exclusivamente en el mejo-ramiento de las condiciones productivas de los agentes económicos privados? ¿Qué prioridad le concedemos a la investigación científica o investiga-ción pura en nuestra agenda de prioridades? ¿Cuál es el papel que atribuimos a la universidad pública en nuestrapolítica? ¿Y al Estado, en general, dentro de ella? ¿Qué importancia otorgamos a las investigaciones tecnológicas relacio-nadas con la producción y distribución de bienes sociales como la salud, la edu-cación y la alimentación? ¿Cuáles son los sectores prioritarios para concentrar los recursos dis-ponibles para el progreso científico? ¿El biotecnológico? ¿El de producción debienes de capital? ¿El microelectrónico? ¿El de procesamiento de recursos natu-rales? ¿El agroindustrial? ¿Cómo presentar una posición unificada frente a las negociaciones in-ternacionales sobre propiedad intelectual? ¿En qué condiciones y términos esta-mos dispuestos a respetarla? ¿Cuáles son las reglas que necesitamos definir para asegurar que elaporte tecnológico de las empresas extranjeras en la región ingrese a nuestro Globalización, Ciencia y Tecnologíaacervo de conocimientos? ¿Cuál es el peso que atribuimos al progreso tecnológico dentro de nues-tros proyectos nacionales de desarrollo? ¿Cuáles son las pautas homogéneas que nos identifican en lo relacio-nado con el control de calidad, la normalización y la metrología como políticasgenerales de la estandarización global? ¿Cuáles son las directrices de la política de cooperación técnica inter-nacional que se ajustan a las exigencias de una mayor especialización tecnológi-ca de la región? 11 ¿Qué metas y pautas trazamos para el equipamiento informático de la Temas de Iberoaméricaregión como infraestructura fundamental para el progreso tecnológico en térmi-nos mundiales? ¿Cómo nos conectamos a la red global? De las respuestas que encontremos a estos interrogantes debe surgiruna idea compartida sobre el «patrón productivo» de la región para el siglo XXI ylas directrices que fundamenten la construcción de un sistema regional de inno-vación y especialización tecnológicas.
  12. 12. INTRODUCCIÓN Alcances propuestos El elemento que diferencia este documento de otros que se han escrito en el campo de la educación, la ciencia y la tecnología es el análisis que plantea de la interacción entre tres aspectos fundamentales de las políticas de desarrollo en este campo: el fomento a la innovación como instrumento básico para incre- mentar la competitividad en el mundo globalizado del siglo XXI, y de esta forma mejorar la capacidad de generar empleo. El análisis de las políticas nacionales y regionales que pueden incidir en la interacción entre estos tres factores es un enfoque nuevo que puede contribuir a desarrollar una mayor capacidad para res- ponder con éxito a los desafíos que los países de la región confrontan en este campo. El inicio del siglo XXI se caracteriza por tres tendencias dinámicas y complejas que están transformando profundamente el entorno en el que opera- mos: el desarrollo de la sociedad del conocimiento, la importancia del territorio en un mundo globalizado y el progreso científico y tecnológico que se está dando en diversas áreas de la ciencia, procesos que están generando nuevas oportuni- dades, pero también claros desafíos. Estos procesos se expresan de diversa for- ma y su impacto afecta los distintos sectores de la sociedad. Pero, entre sus múltiples implicaciones, hay cinco factores o procesos que vale la pena resaltar:Globalización, Ciencia y Tecnología F El conocimiento y el uso del conocimiento se convierten en factor de producción y en elemento esencial de la competitividad, ya sea de empresas o de regiones. F La educación aparece como el proceso más crítico, ya que, a través de ésta, el individuo y las organizaciones aprenden a aprender y, por lo tanto, a generar y usar conocimiento. F Pero para que el conocimiento sea útil a una persona, a una organi- zación, a una comunidad o a una región se requiere desarrollar pro- cesos de apropiación social del conocimiento, a través de los cua- les el conocimiento se interioriza y se convierte en capacidad de ac-12 ción para lograr los objetivos que se persiguen (algunos lo llaman empoderamiento del individuo, de la organización o de la comuni- Temas de Iberoamérica dad a través del conocimiento; el capital social es una de las expre- siones más importantes de este empoderamiento). F Lo anterior se logra básicamente a través de procesos de aprendi- zaje interactivos que se dan entre personas, entre organizaciones, y entre éstas y su entorno (físico y social), a través de los cuales se generan innovaciones o soluciones innovadoras, ya sean de orden tecnológico o social.
  13. 13. INTRODUCCIÓN F Dichos procesos de aprendizaje interactivo se dan, generalmente, en el contexto de redes de aprendizaje y redes de innovación, que se convierten así en uno de los módulos o componentes más impor- tantes de las sociedades del conocimiento. Estos procesos se han identificado y analizado en diversos estudios rea-lizados en los últimos diez años, tanto en países desarrollados como en desarro-llo. Uno de los aspectos relevantes que se han destacado es el de la estrecharelación entre la capacidad de innovación de una región, su competitividad y sucapacidad para generar empleo. Diversos países iberoamericanos han formuladopolíticas y programas orientados a fomentar la innovación como uno de los instru-mentos básicos para incrementar la competitividad de sus sectores productivos ylograr mayores niveles de empleo. El objetivo es presentar las principales experiencias de los países ibero-americanos en el diseño y aplicación de políticas nacionales en este campo, conel fin de analizar el impacto de los principales instrumentos de política que se hanutilizado, tales como mecanismos de financiación, incentivos tributarios, progra-mas estratégicos de desarrollo tecnológico, fomento a redes de innovación, fo-mento al desarrollo de clusters, integración de cadenas de producción, relacio-nes entre la universidad y la industria, apoyo a centros tecnológicos, programasde transferencia de tecnología, programas de productividad y control de calidad, Globalización, Ciencia y Tecnologíalas empresas públicas como instrumento de desarrollo tecnológico, programasde apoyo a las PYMES. En este sentido, se presentarán experiencias de Argenti-na, Brasil, Chile, Colombia, España, México y Venezuela. Los temas que se analizarán son de gran importancia para los paísesIberoamericanos en el contexto actual. El empleo es el principal desafío que lamayor parte de los países de la región afrontan, y los procesos de globalización yde integración regional y subregional conllevan la necesidad de incrementar lacompetitividad de sus sectores productivos por medio de la innovación, la pro-ductividad y el cambio tecnológico, inclusive para poder sobrevivir en los merca-dos nacionales. Este intercambio de experiencias puede contribuir a incrementarla eficacia de las políticas nacionales que se están formulando y su capacidad deincidir en el bienestar de los pueblos. 13 Temas de Iberoamérica Al reflejar la importancia que los gobiernos de la región le asignan altema de la innovación, la ciencia y la tecnología como parte de las sociedades delconocimiento, es importante destacar que el Gobierno de Colombia ha decididoreactivar la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo y realizar, a lo largo del año2003, una serie de eventos orientados a fortalecer los programas de desarrolloen este campo. Este documento está enmarcado dentro de un esfuerzo concerta-do orientado a movilizar los esfuerzos del sector gubernamental, empresarial,académico y social con el fin de lograr los objetivos de generación de empleo a
  14. 14. INTRODUCCIÓN través del fomento de la innovación y de la competitividad del sector productivo, en el contexto de las sociedades del conocimiento que caracterizan el siglo XXI. Propuesta de contenido Este contenido debe enmarcarse en el contexto de la globalización y la competitividad. A través de las experiencias de ocho países iberoamericanos se analizarán las políticas que se han formulado para desarrollar y fortalecer la capacidad de innovación en un país o en una región, con el fin de incrementar su competitividad y mejorar su capacidad para generar empleo. Los ocho países iberoamericanos seleccionados han desarrollado una importante experiencia en el fomento a la innovación como instrumento básico para asegurar su competitividad, y por lo tanto su capacidad para generar empleo. Como se indicó anteriormente, el elemento que diferencia este documento de otros que se han escrito en el campo de la educación, la ciencia y la tecnología es, precisamente, el análisis de la interacción entre estos tres aspectos de las políticas de desarro- llo, y las conclusiones prácticas que se pueden derivar de él para poder respon- der a los desafíos que los países de la región afrontan en este campo.Globalización, Ciencia y Tecnología14 Temas de Iberoamérica
  15. 15. Competitividad en la regióniberoamericanaErnesto Samper Pizano* Del reloj al computador El reloj fue símbolo de la lucha del hombre por dominar y organizar lanaturaleza durante más de trescientos años; el tiempo religioso, que medía losintervalos entre distintos momentos de oración a lo largo de cada día, o el tiempocósmico, que dividía arbitrariamente la noche del día, sin tener en cuentas lasdiferencias equinocciales que producían días más o menos largos, fue reempla- Globalización, Ciencia y Tecnologíazado por el tiempo preciso y mecánico de los relojes producidos por relojerosprotestantes de Francia y Baviera que buscaban organizar la producción y la vidasocial en horas y minutos y todo ajustado, por supuesto, a unos precisos cánoneséticos. El reloj se convirtió así en el mejor emblema del determinismo científicohasta el punto tal de que fue definido como «la teoría que afirma que todo lo queacontece en el mundo transcurre de manera análoga a un mecanismo de reloje-ría»1. Laplace, creyéndose tal vez Dios, buscó condensar en una sola fórmulauniversal la explicación de todos los fenómenos naturales. Los filósofos aplicaron toda su capacidad analítica a explicar la natura-leza del tiempo, sus alcances, sus diferencias ostensibles entre lo que pasó y loque nos espera. La Iglesia vio en el reloj un enemigo del fervor y el misticismo, de 15las actitudes contemplativas que son atemporales por antonomasia; al empera- Temas de Iberoaméricador de la China, el primer reloj que le trajeron los ingleses le pareció una simpleocurrencia occidental, un juguete2. * Ex presidente de Colombia y presidente de la Corporación Escenarios, de Colombia. 1 Popper Karl. Sociedad abierta, universo abierto. Madrid: Tecnos, 2002, p.130. 2 Discurso de José Saramago en la Universidad de Salamanca, al recibir el título deHonoris Causa.
  16. 16. COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA Muchos años habrían de transcurrir antes de que llegara al mundo otra máquina autorregulada y autónoma como el reloj, pero llamada a producir trans- formaciones de magnitudes tan parecidas y tan paradójicas como éste: el com- putador. Si el concepto de tiempo fue el entorno del reloj, el conocimiento lo fue del computador. Gracias a esta máquina prodigiosa y mágica, la ciencia, como pocas veces en la historia, comenzó a determinar la tecnología; la teoría de la relatividad, las leyes de la cuántica, los misterios escrutados de la genética, nu- trieron las innovaciones tecnológicas. Para muestra, un botón: los experimentos científicos sobre el comportamiento físico en bajas temperaturas dieron origen a los superconductores, esos cordones nerviosos de la red de computadores, pro- gramas de software, autopistas informáticas y canales de Internet3. Gracias al computador accedimos al maravilloso mundo del genoma humano, ese manual básico de instrucciones que cada uno de nosotros trae al mundo escrito en sus células; gracias al computador supimos que de los 100 mil genes que componen nuestro mapa genético, solamente un 1% son diferentes de los que definen genéticamente a los orangutanes. El computador amplió el espa- cio de la inteligencia humana, lo suficiente como para construir un mundo total- mente nuevo o para destruirlo en unos pocos segundos. Los descubrimientos científicos alrededor del genoma humano nos en- señaron que lo importante en la construcción de la sociedad de la información, que caracteriza la globalización, no son las partes en sí mismas, individualmenteGlobalización, Ciencia y Tecnología consideradas como el patrón de organización que las reúne en un todo coherente que funciona como una red parecida al sistema nervioso de los animales, autoorganizado pero inestable, predecible sólo en su impredecibilidad. Los pro- pios microbiólogos (Margullis) comienzan a revisar el viejo concepto darwinista de la evolución por competencia para la supervivencia, para defender la idea de una coevolución por alianzas estratégicas para la convivencia de células. El conocimiento producido por los ordenadores tiene hoy dividido el mundo entre los que saben y los que no saben, una brecha más profunda toda- vía que la que separa a los que nada tienen de los que tienen todo. Por ello ha sido considerado como un cuarto factor de producción, como lo demuestra el que, al terminar el siglo XX, hubiera más de cuarenta millones de hectáreas sem-16 bradas de alimentos transgénicos, esos «alimentos frankestein» de los que ha- blan los antiglobalizadores europeos sin dejar de reconocer que con esas semi- llas manipuladas genéticamente —así muchas de ellas por ser inmunes a las Temas de Iberoamérica plagas pueden producir un descalabro ambiental de proporciones mayúsculas— se puede llegar a alimentar el mundo sin problemas. Los riesgos ecológicos que tiene la masificación de los productos transgénicos no están claramente establecidos. Precisamente, para cubrir el riesgo 3 HOBSBAWN, Eric. Historia del siglo XXI. Barcelona: Grijalbo Mondadori, 2001.
  17. 17. ERNESTO SAMPER PIZANOde una eventual polución genética, el Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad,suscrito por más de 130 países, determinó que toda importación de este tipo deproductos debe ir precedida de un permiso por parte del país que los recibe. Como sucedió con la revolución verde, que en los años sesenta y seten-ta disparó la productividad agrícola al introducir nuevas y distintas variedades desemillas, herbicidas y pesticidas, el problema de la revolución contemporánea delos transgénicos es que los 800 millones de seres humanos que los necesitandesesperadamente para sobrevivir no tienen recursos económicos para adquirir-los. Poco o nada le sirve a este ejército de hambrientos que la ingeniería genéticadescubra distintas variedades de maíz, soja o frijol ambientalmente resistentes yricas precisamente en proteínas y vitaminas, si las reglas del capitalismo de mer-cado les niega cualquier acceso al nuevo granero genético. A menos que existauna voluntad clara por parte de los países productores de los mismos para cons-tituir un fondo global de alimentos que canalice de manera gratuita o por lo me-nos subsidiada, los excedentes alimenticios que hoy se tiran al cesto de la basurapara contribuir a la estabilidad de sus precios. El computador reemplazó el determinismo científico que trabajaba so-bre cosas y fenómenos tangibles, por la ciencia y la tecnología que versa sobreelementos y procesos invisibles. Pasamos del mundo de los engranajes, las rue-das dentadas y las poleas, al de los átomos, los genes, las ondas electromagnéti-cas y los microorganismos. De las ecuaciones lineales a los fractales como medi- Globalización, Ciencia y Tecnologíadas del caos y el desorden del universo. Del enfriamiento térmico predecible comopunto de partida racional del universo a la teoría de la explosión cósmica (el bigbang) de Hawkins para explicar su nacimiento y también su muerte. Como bien señaló Karl Popper en una bellísima conferencia sobre «lasnubes y los relojes», si en el pasado estos últimos representaban la certidumbrey las nubes lo incierto, el desarrollo de los ordenadores nos ayudó a entender queexisten relojes que se comportan como nubes —como los relojes blandos deDalí— y nubes cuyo discurrir es predecible con la precisión de un reloj. La tecnología informática, la biotecnología y la tecnología genética pue-den considerarse como las ramas de la nueva ciencia global contemporánea y elpunto de partida de una nueva reflexión moral, como la que hubo en un momento 17alrededor del tiempo. Francis Fukuyama, que ya había pronosticado el fin de lasideologías a raíz de la terminación de la Guerra Fría, nos sentencia a muerte en Temas de Iberoaméricasu último libro sobre la historia post-humana: «la biotecnología —dice— nos apor-tará en las dos generaciones próximas las herramientas que nos van a permitiralcanzar lo que no consiguieron los ingenieros sociales del pasado. En esta partehabremos concluido definitivamente la historia humana porque habremos aboli-do a los seres humanos como tales»4. 4 Citado en The Economist.
  18. 18. COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA Fukuyama se equivoca nuevamente. Contra sus predicciones apocalípticas, en la medida en que logremos colocar estas nuevas ciencias globales al servicio de la humanidad y no en contra de ella, podremos contribuir a dismi- nuir el riesgo y la injusticia, que son los dos grandes nubarrones que atraviesan el firmamento de la globalización. En algo no se equivoca el profesor nipón-gringo: nunca habíamos tenido tanto poder de creación o de destrucción en nuestras manos. En la famosa metá- fora de las 24 horas, si redujéramos la historia del universo a un solo día, lo que llamamos la civilización propiamente dicha se habría demorado en formarse sólo cuatro horas de ese día, los descubrimientos más importantes habrían tardado 35 minutos y en los dos últimos minutos habrían ocurrido las dos guerras más violentas y sanguinarias que ha conocido el mundo. La idea de colocar el progre- so tecnológico al servicio del mal, como se hizo con los experimentos genéticos nazis o la fabricación de la bomba atómica, no puede volver a presentarse jamás. Los nuevos avances tendrán que llevar al surgimiento de una nueva ética global, inspirada en los derechos humanos, en el derecho internacional humanitario, en la solidaridad antes que en los escrúpulos individuales de predicadores apocalípticos de desastres. El avance incontenible de las ciencias globales no puede desbordarnos. Con la misma firmeza que conseguimos en el pasado liberar la ciencia de los amarres religiosos que la ataron durante muchos años, debemos construir hoyGlobalización, Ciencia y Tecnología una ideología explicativa de sus avances. La teoría del caos ayuda mucho para este cometido. La historia de la teoría del caos comenzó con el principio de incer- tidumbre de Heisenberg, según el cual lo que había dentro de un átomo no era una «partícula física» sino un «estado cuántico»; el universo puede estar goberna- do por una lógica distinta, la lógica de la incertidumbre, de lo impredecible. La información y el conocimiento como materias primas18 La información, esa materia prima costosa de producir pero barata de Temas de Iberoamérica reproducir también está sirviendo de base para la creación de una nueva econo- mía. Cincuenta empresas en el mundo —treinta y cuatro de ellas norteamerica- nas, nueve japonesas y cuatro europeas— son las encargadas hoy de producir el conocimiento para convertirlo en bien público acumulable. Los nuevos métodos de producción ya no dependen de los niveles de inversión sino del conocimiento aplicable que impliquen.
  19. 19. ERNESTO SAMPER PIZANO El caso más relevante vuelve a ser, por supuesto, el del proyecto delgenoma humano: con un costo superior a los 3.000 millones de dólares, llevó a laidentificación de los cien mil genes que componen el mapa genético humano; lostres millones de combinaciones posibles de estos genes básicos constituyen elmás importante desafío de experimentación de la historia científica reciente; seestima que el conocimiento genético aplicado puede llevar, en el futuro inmedia-to, al descubrimiento de más de 10 mil medicinas nuevas que atenderán, demanera individual y personalizada, las dolencias de cada ser humano, uno poruno, atendiendo su idiosincrasia genética y las características particulares de suorganismo, tal y como lo hacían los viejos boticarios combinando magistralmen-te, para cada paciente, los líquidos de sus frascos. La disponibilidad de la tecnología como materia prima está relaciona-da con las posibilidades que tengan los países para acceder a nuevos hallazgosinternacionales y con la posibilidad de desarrollar, a escala nacional, innovacio-nes productivas y científicas. La brecha tecnológica es la distancia que separa elequipamiento científico de los países centrales de los periféricos. El caso de Amé-rica Latina es relevante a este respecto. Con el 8% de la población del mundo, la región sólo produce el 3% delos bienes de capital e invierte el 2% de todos los gastos en investigación para eldesarrollo; la inversión en ciencia y tecnología por cada latinoamericano es de 23dólares por año mientras que para los países industrializados se acerca a 448 Globalización, Ciencia y Tecnologíadólares por persona al año5. El 2,5% de los cinco millones de ingenieros y cientí-ficos del mundo residen en América Latina; muchos de ellos están emigrandohacia los países industrializados que han encontrado en esta forma de «importa-ción de servicios» una posibilidad muy rentable de hacerse de una mano de obracalificada a un bajo costo. La brecha tecnológica se ha venido profundizando con el surgimientode fenómenos como el de la desmaterialización, «el proceso por el cual las nue-vas tecnologías utilizan cada vez menos materias primas y menos combustiblepor unidad de manufactura producida». El fenómeno, que tiene antecedentescercanos en la sustitución de la quina y el caucho naturales por sustitutos sinté-ticos, se ha acelerado con nuevos procesos como el reemplazo de minerales de 19alto poder conductor de electricidad como el cobre por fibra óptica (cuarentakilos de fibra óptica son suficientes para reemplazar una tonelada de cobre); el Temas de Iberoaméricade fibras naturales por fibras sintéticas (un kilómetro de fibras artificiales pesaapenas un gramo); edulcorantes químicos por azúcares naturales y vainillas arti-ficiales por las vainillas nativas que eran fundamentales para la economía deexportación de muchos países africanos. 5 Desarrollo industrial y cambio tecnológico. Políticas para América Latina y el Caribe enlos 90. Sistema Económico Latinoamericano (SELA), 1991.
  20. 20. COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA Pero el verdadero escenario del duelo global por la competencia tecno- lógica está en la producción de medicinas. El interés de los gigantes farmacéuti- cos está ostensiblemente concentrado en los mercados desarrollados: de 1 .220 nuevos registros de drogas entre 1975 y 1995, apenas trece correspondían a drogas dirigidas a la atención de enfermedades tropicales que afectan a la mayo- ría de la población del mundo. De los 70 mil billones de dólares que invirtieron los laboratorios en investigación científica durante este mismo periodo, sólo 300 millones de dólares atendieron a la investigación de vacunas contra el SIDA. Aunque pueda resultar cierta la afirmación del juez norteamericano Oliver Wendell para quien «si todas las medicinas del mundo fueran ahogadas en el océano le iría mejor a la humanidad y peor a los pescados», la nueva agenda global deberá contemplar mecanismos que garanticen el acceso democrático a precios subsidiados, por parte de las poblaciones más necesitadas a productos críticos como vacunas, antibióticos y rehidratantes orales. La propuesta de Jeffrey Sachs para la creación de un fondo con recursos multilaterales que financie es- tas adquisiciones humanitarias, financiado con un impuesto que podrían pagar los consumidores de drogas de los países industrializados, debe ser considerada, porque conseguiría el doble propósito de no desestimular la investigación privada de nuevas drogas y, simultáneamente, facilitar su disponibilidad en el mercado. La propiedad intelectualGlobalización, Ciencia y Tecnología El acceso a la tecnología tiene que ver, además, con el debate sobre el reconocimiento de la propiedad intelectual y la posibilidad de apropiación del conocimiento como fuente de mercado. Hace muchos años Shumper afirmó: «Es porque tienen freno por lo que los automóviles pueden correr más rápido»6. Pues bien, esos frenos y esos automóviles, como parte de procesos tecnológicos, son costosos y lo que se invierte en ellos, para que no se rompa el ciclo de producción tecnológica, debe ser reembolsado a los empresarios por los consumidores y los gobiernos. El problema central, para el tema que nos ocupa, tiene que ver con saber quién, en qué proporción y a qué costo paga el esfuerzo creativo.20 Las patentes, licencias, derechos de autor, marcas y secretos comercia- Temas de Iberoamérica les forman parte de la caja de herramientas legales a través de las cuales inven- tores e innovadores han buscado la protección de su legítimo derecho de mante- ner la propiedad de sus hallazgos. En el marco de una mayor competencia global, resulta igualmente relevante la posición que adoptemos sobre las negociaciones que en la actualidad se llevan a cabo para que los países acepten y reconozcan la 6 ESTEFANÍA, Joaquín. La nueva economía, la globalización . Barcelona:Temas de Debate, 1996, p. 34.
  21. 21. ERNESTO SAMPER PIZANOdenominada propiedad intelectual; el legítimo interés de los países industrializadospor conseguir un reconocimiento absoluto, excluyente y retroactivo sobre sus inno-vaciones, no puede llegar hasta el extremo de crear una especie de apartheidtecnológico que aísle del progreso científico a los países en desarrollo, obligándo-los a pagar de por vida el costo de los progresos técnicos incorporados en bieneso servicios, de los cuales somos, generalmente, los mayores compradores. Estacircunstancia de ser los financiadores de la tecnología que luego adquirimos incor-porada en bienes y servicios, reviste caracteres dramáticos cuando se trata deproductos socialmente sensibles como vacunas, drogas o alimentos. En rigor, la propiedad intelectual es un instrumento esencial para lo-grar la transferencia de tecnología y conocimientos entre las naciones, así comopromover la inventiva y la innovación. Desde mediados de la década de 1980, sehan suscitado cambios que han modificado sustancialmente el sistema interna-cional de propiedad intelectual, sobre todo a través de las negociaciones de ca-rácter multilateral para consensuar los marcos jurídicos de la OMPI y del GATT. En el fondo de esas negociaciones se han perfilado dos tendenciasclaramente delimitadas. En los países altamente industrializados, por lo general, existe unamarcada tendencia a reforzar las modalidades de protección de los derechos demanera irrestricta, intensificando los mecanismos coercitivos para su aplicación Globalización, Ciencia y Tecnologíamultilateral. Por su parte, la generalidad de los países en desarrollo, encabezadospor América Latina, sostienen que la propiedad intelectual, especialmente en re-lación con las invenciones, debe constituir un elemento del proceso de transfe-rencia de tecnología y contribuir al logro de nuevos progresos en el campo tecno-lógico para todos, mediante la industrialización. La situación de la propiedad intelectual en América Latina es lamenta-ble; en la región coexisten distintos regímenes jurídicos —según el sistema que seaplique sea anglosajón o latino— y una vasta gama de oficinas que asumen, inde-pendientemente o de manera concurrente, la función de registro e información 21de las nuevas tecnologías. Temas de Iberoamérica Si bien los derechos de propiedad intelectual se conciben como dere-chos de utilización exclusiva, que se otorgan a su titular para que explote el objetode su creación, ellos también están llamados a cumplir una función de tipo so-cial. Para garantizar que la patente cumpla su función social existen los serviciosde información tecnológica (banco de patentes) por medio de los cuales científi-cos, inventores, empresarios y estudiantes pueden servirse de la regla técnicaque contienen estos inventos.
  22. 22. COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA Desde la firma de la Convención de París (1883) hasta el reciente Acuer- do de Derechos de Autor relacionados con el Comercio (ADPIC), pasando por va- liosos instrumentos regionales, como la Decisión 486 de la Comunidad Andina, pionera en las materias reguladas, la regulación protectora ha girado alrededor de los intereses de los países industrializados. En esa carrera muchas regiones, como la nuestra, han quedado rezagadas. Con excepción del mercado de paten- tes de plantas híbridas, donde tenemos el 10% de las especies aseguradas, en el resto de las licencias la participación de innovaciones latinoamericanas es poco significativa. En el año de 1998, sólo por citar un ejemplo, el número de patentes latinoamericanas concedidas por los Estados Unidos no llegó a cien, mientras que las coreanas pasaban de 3 mil; por lo demás, el 90% de las patentes son generadas en los países de la OECD donde vive apenas el 20% de la población. El debate sobre la propiedad intelectual en foros como el de la Organi- zación Mundial del Comercio se ha concentrado en temas como el de las garan- tías de acceso, por razones de interés nacional, de algunos países a medicinas de interés humanitario, el reconocimiento del llamado conocimiento tradicional — folclore—, artesanías, prácticas de comunidades indígenas y aprovechamiento de la biodiversidad, según la declaración de la UNCTAD en Bangkok, en el año 2000— que interesa a los países en desarrollo, y las condiciones y términos dentro de los cuales sería razonable el reconocimiento de ciertas innovaciones directamente relacionadas con las posibilidades de informatización global como el software y los nuevos circuitos.Globalización, Ciencia y Tecnología En abril de 2001, Sudáfrica, después de una larga batalla internacio- nal, consiguió que se declararan de utilidad pública todas las patentes para la producción de vacunas relacionadas con la prevención del SIDA, cuyo efecto so- bre la población africana ha sido devastador en pocos años, como lo prueba el hecho de que la expectativa de vida haya caído en muchos de estos países entre 15 y 20 años. El logro emblemático de los sudafricanos señala claramente un camino para conseguir, en desarrollo de la agenda global, que ciertos bienes globales, como medicinas, alimentos y descubrimientos genéticos, sean declara- dos patrimonio de la humanidad. Entonces, y sólo entonces, se empezaría a desvirtuar la paradoja dra-22 mática de que sea la gente pobre del mundo la que deba comprar las medicinas occidentales que enriquecen a las grandes fábricas multinacionales. El caso de Temas de Iberoamérica Celera Genomics, dedicada a la identificación del genoma humano y la declarato- ria del mismo, por parte de los gobiernos de Estados Unidos, Gran Bretaña y Japón, patrocinadores de la investigación, como proyecto de «utilidad humanita- ria manifiesta» que impide su comercialización privada, es un antecedente histó- rico digno de ser muy tenido en cuenta en el futuro. Muchos países consideran, con sobrada razón, que la fecha de 2006, acordada como fecha límite para el cumplimiento de los compromisos relaciona-
  23. 23. ERNESTO SAMPER PIZANOdos con materias como el momento de agotamiento del derecho, la caducidad delas patentes por no explotación comercial de las mismas, el tratamiento diferen-cial para bienes relacionados con la salud, la educación o la alimentación huma-na, es demasiado corta. Diez años más serían necesarios mientras se ponen enmarcha los nuevos sistemas administrativos necesarios para conseguir dicho re-conocimiento. Amarrar estos compromisos, como se está pretendiendo hacer conlos famosos TRIPS —acuerdos de comercio relacionados con la propiedad intelec-tual— mientras no se defina el tema relacionado con el acceso, no deja de ser,simple y sencillamente, un atropello. Políticas tecnológicas y capacidad de innovación El papel de los estados, por supuesto, no puede quedar reducido a im-portar, reconocer y pagar la tecnología que producen los otros países. Deben in-tentar producirla, lo cual sólo será posible en la medida en que se definan unaspolíticas regionales en materia tecnológica que permitan hacer el tránsito de laestrategia de explotación de recursos naturales no renovables al de bienes quelleven incorporado un componente de progreso técnico. Dichas políticas deberántener en consideración nuestras claras ventajas comparativas en ciertas áreasde investigación, como la biotecnología dirigida al aprovechamiento de la Globalización, Ciencia y Tecnologíabiodiversidad existente especialmente en la amazonia latinoamericana. «La tecnología —afirma la Ley de Krantzberg— no es buena ni mala nitampoco es neutral». Trazar los lineamientos de una política tecnológica latinoa-mericana supone una decisión política. El mejoramiento de las posibilidades pro-ductivas no puede predicarse respecto a las empresas individualmente conside-radas porque tiene un referente obligado en el modelo de desarrollo económico,en la sociedad y en la propia cultura, que la condicionan, la limitan y a la vez ladefinen. Algunos interrogantes nos ayudan a entender este aspecto. ¿Queremos una investigación concentrada exclusivamente en el mejo-ramiento de las condiciones productivas de los agentes económicos privados? 23 ¿Qué prioridad le concedemos a la investigación científica o investiga- Temas de Iberoaméricación pura en nuestra agenda de prioridades? ¿Cuál es el papel que atribuimos a la universidad pública en nuestrapolítica? ¿Y al Estado, en general, dentro de ella? ¿Qué importancia otorgamos a las investigaciones tecnológicas relacio-nadas con la producción y distribución de bienes sociales como la salud, la edu-cación y la alimentación?
  24. 24. COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA ¿Cuáles son los sectores prioritarios para concentrar los recursos dis- ponibles para el progreso científico? ¿El biotecnológico? ¿El de producción de bienes de capital? ¿El microelectrónico? ¿El de procesamiento de recursos natu- rales? ¿El agroindustrial? ¿Cómo presentar una posición unificada frente a las negociaciones in- ternacionales sobre propiedad intelectual? ¿En qué condiciones y términos estamos dispuestos a respetarla? ¿Cuáles son las reglas que necesitamos definir para asegurar que el aporte tecnológico de las empresas extranjeras en la región ingrese a nuestro acervo de conocimientos? ¿Cuál es el peso que atribuimos al progreso tecnológico dentro de nues- tros proyectos nacionales de desarrollo? ¿Cuáles son las pautas homogéneas que nos identifican en lo relacio- nado con el control de calidad, la normalización y la metrología como políticas generales de la estandarización global? ¿Cuáles son las directrices de la política de cooperación técnica inter- nacional que se ajustan a las exigencias de una mayor especialización tecnológi-Globalización, Ciencia y Tecnología ca de la región? ¿Qué metas y pautas trazamos para el equipamiento informático de la región como infraestructura fundamental para el progreso tecnológico en térmi- nos mundiales? ¿Cómo nos conectamos a la red global? De las respuestas que encontremos a estos interrogantes debe surgir una idea compartida sobre el patrón productivo de la región para el siglo XXI y las directrices que fundamenten la construcción de un sistema regional de innova- ción y especialización tecnológicas.24 En el escenario de la globalización, el progreso tecnológico tiene que Temas de Iberoamérica ver con la capacidad de producir la tecnología apropiada dentro de un esquema de producción competitiva internacionalmente. Desarrollos tecnológicos recien- tes en América Latina, como el de la producción de camarón en Ecuador, las flores en Colombia, el salmón en Chile, la industria petroquímica en México, ma- terial informático en Costa Rica o la industria aeronáutica en Brasil, prueban que, aun sin existir una política regional en la materia, el continente ha venido encon- trando unos nichos tecnológicos en función de la competitividad en determina- dos procesos y productos. Nuestro principal rezago se ubica, sin embargo, en el
  25. 25. ERNESTO SAMPER PIZANOdesarrollo de tecnologías no productivas, como el mejoramiento de los procesosorganizativos en las empresas a través de una mayor informatización de sus pro-cesos administrativos. La capacidad de innovar es el alma del progreso de una economía. Ladefinición de innovación aportada por Shumpeter hace varios años sigue tenien-do una sorprendente vigencia: «La innovación es la introducción de nuevos bie-nes o servicios o de nuevas calidades de ellos; la introducción de nuevos méto-dos de producción o nuevos sistemas de comercializar productos; la conquista denuevos mercados; la conquista de nuevas fuentes de materias primas y el esta-blecimiento de nuevas estructuras de mercados en un sector, tales como la crea-ción de mayor poder de mercado por parte de unas empresas o la ruptura deposiciones dominantes por parte de otras».7 El sistema regional de innovación tecnológica Las innovaciones deben ser integradas mediante un sistema regionalde innovación que, de manera coherente, articule todos los esfuerzos que realicela región para asimilar, producir y difundir nuevas tecnologías. Como insumo pro- Globalización, Ciencia y Tecnologíaductivo, el conocimiento obedece a unas reglas sistémicas de oferta y demanda.Su producción está a cargo, principalmente, de centros tecnológicos, universida-des y empresas nacionales y extranjeras. Los conocimientos nacionales se incor-poran, los extranjeros se transfieren, y unos y otros se difunden a través del siste-ma educativo, la red de información y los canales de asistencia técnica. La CEPAL, consistente con esta apreciación, ha definido el SistemaRegional de Innovación Tecnológica como «la red de instituciones públicas y pri-vadas dentro de una economía, que financian y llevan a cabo la investigaciónpara el desarrollo, convirtiendo sus resultados en innovaciones comerciales y afec-tando a la difusión de nuevas tecnologías».8 En el pasado, el equipamiento tecnológico internacional estaba asocia- 25do con la importación de bienes de capital; en la era global, la tecnología es un bien Temas de Iberoaméricaque se compra directamente o se recibe a través de alianzas estratégicas interna-cionales. Sin desconocer la importancia de la producción académica de conocimien-tos a través de las universidades, de la cual depende el 78% de su generación en 7 Informe para México. CEPAL,1999. 8 Transformación productiva con equidad (Globalización y subdesarrollo. El caso deAmérica Latina). CEPAL, 1996.
  26. 26. COMPETITIVIDAD EN LA REGIÓN IBEROAMERICANA América Latina —frente a un 46,5% en Europa y un 35% en Asia—, es importante avanzar en acuerdos tecnológicos con los sectores empresariales, la exploración de nichos de productividad tecnológica y la organización de pactos sectoriales de productividad que retomen el camino olvidado de la industrialización selectiva de nuestras economías. El arsenal de instrumentos para estructurar una política de desarrollo empresarial en materia tecnológica incluye subvenciones públicas, in- centivos tributarios, fondos de capital de riesgo, capitales semillas, parques tecno- lógicos, incubadoras de empresas, clusters de tecnología de información, agrotecnología y logísticos como los incluidos en el estudio de competitividad pro- puesto por la Universidad de Harvard a la CAF, programas de desagregación tecno- lógica, bancos de proyectos e iniciativas, corporaciones mixtas sectoriales, planes de reconversión y relocalización productivas. La aplicación de estos programas depende, como ya se ha dicho, de las condiciones particulares de competitividad de cada economía y del perfil del propio empresario y su disposición shumpeteriana a innovar. El nuevo empresa- rio latinoamericano, para estar a la altura de las exigencias de la globalización, tendrá que aprender a tomar riesgos, a conectarse con la red, a ser más agresivo en materias comerciales, innovar y pensar mucho más en el largo plazo. Esta nueva actitud tiene que ir de la mano de una nueva concepción de las relaciones del Estado con el sector empresarial; el fortalecimiento tecnológico de redes regionales para la competitividad, como las contenidas en la propuestaGlobalización, Ciencia y Tecnología de la Universidad de Harvard antes referida, y la concertación de acuerdos de productividad que organicen la aplicación de los instrumentos arriba menciona- dos en función de unas metas precisas en materia de competitividad internacio- nal, son inquietudes válidas que aparecen en este proceso. El sistema regional de innovación convocaría a los centros de investiga- ción científica; a las entidades certificadoras de calidad, metrología y normaliza- ción; a las redes de información técnica; a los centros de capacitación, difusión y transmisión de tecnología; a las corporaciones mixtas sectoriales; a las incubado- ras de empresas; a los proyectos de desagregación tecnológica y los centros ex- perimentales, especialmente los agrícolas, en esta formidable tarea de organizar el conocimiento productivo de la región a partir del concepto de lo que Shumpeter26 llamaba «procesos de destrucción creativa»; hasta encontrar nuestro espacio tec- nológico, como lo encontraron los japoneses aprendiendo con humildad, miran- Temas de Iberoamérica do y preguntando, grabando y tomando fotografías hasta alcanzar unos altísimos niveles de productividad en el campo del ensamblaje. O como lo ha encontrado la India, en la producción masiva de software. Hoy más que nunca la competitividad está asociada a la creatividad, y la ciencia, a la tecnología. América Latina tiene que dar un salto cualitativo en sus políticas de ciencia y tecnología; necesitamos una «restauración Meiji» como la que inició Ja- pón en 1868, concentrando esfuerzos sistemáticos en el apoyo de la ciencia, la
  27. 27. ERNESTO SAMPER PIZANOeducación y la tecnología; o una «revolución utilitaria», como la que hizo Pedro elGrande en Rusia cuando importó la mejor mano de obra calificada en oficiosvarios de Europa y exportó a los jóvenes rusos para prepararlos en las ciencias ylas artes de moda. Tenemos que convertirnos en socios de esa nueva revolucióndel conocimiento que caracteriza la era global. Globalización, Ciencia y Tecnología 27 Temas de Iberoamérica
  28. 28. Ciencia y tecnología enAmérica Latina:una posibilidad para el desarrolloFrancisco Piñón* Introducción Junto a expresiones tales como «desarrollo sostenible» o«globalización», hoy es muy común escuchar mentar la «sociedad del conocimien-to»1. Sin embargo, a la luz de la actual situación internacional y en particular deAmérica Latina, parecería adecuado que también podamos hablar de la sociedaddel «desconocimiento»2. Globalización, Ciencia y Tecnología Para bien o para mal, el conocimiento es hoy generalmente recono-cido como un mecanismo crucial de estructuración y dinámica social, un factorque está transformando incluso los mecanismos clásicos de la propiedad y eltrabajo. Autores como Daniel Bell3, Nico Stehr4, Manuel Castells5 y muchos otros, * Secretario General de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación,la Ciencia y la Cultura (OEI). 1 Sociedad informática(SChAFF), Infosfera (Tofler), aldea global (MacLuhan), sociedad-red (Castells), tercer entorno (Echeverría) o la cuasidentificación de sistema social con sociedad yconocimiento (Luhmann), por citar algunas propuestas notables junto con la generalizada sociedadde la información y/o del conocimiento, son conceptos que ejemplifican la importancia que la cues- 29tión tiene para el mundo contemporáneo. Temas de Iberoamérica 2 Jesús Martín Barbero, Tecnicidades, identidades, alteridades: des-ubicaciones yopacidades de la comunicación en el nuevo siglo, en Diálogos de la Comunicación, México, 2000. 3 Bell D., El advenimiento de la sociedad post-industrial, Alianza ed., Madrid 1994. Id.,Las contradicciones culturales del Capitalismo, Alianza Editorial, Madrid 1992. 4 Stehr N., Knowledge Societies, Sage, Londres 1994. 5 Manuel Castells y Peter Hall, Las tecnópolis del mundo. La formación de los complejosindustriales del siglo XXI, Madrid, Editorial Alianza, 1994. Manuel Castells, La era de la información:economía, sociedad y cultura, 3 vols., Madrid, Alianza Editorial, 1999.
  29. 29. CIENCIA Y TECNOLOGÍA EN AMÉRICA LATINA: UNA POSIBILIDAD PARA EL DESARROLLO han destacado el papel central del conocimiento en el mundo actual. Esto es particularmente cierto en el mundo desarrollado, pero también lo es en el nivel global, con la creciente internacionalización de las redes del comercio y la comu- nicación. Es evidente que en todas las sociedades humanas algún tipo de conocimiento ha jugado siempre el papel relevante de principio organizador y base de la autoridad. Así lo señala un siglo y medio de investigaciones antropológicas, en un arco tan amplio que incluye a grupos muy simples como al Antiguo Egipto y a la antigua sociedad maya, en las que el avanzado conocimien- to astronómico, agrícola y religioso desempeñaron un rol relevante. Sin embargo, hoy, como nunca, es el conocimiento de base científi- ca y tecnológica el que ha adquirido ese protagonismo; y lo ha hecho además en una medida nunca antes alcanzada, como factor crucial de la productividad, del poder e incluso de la experiencia personal. En el ámbito económico, el conocimiento es fuente crucial de valor añadido en la producción de bienes y servicios. Fenómenos tan variados como la extraordinaria productividad de los vegetales transgénicos, la efectividad de los medicamentos, o el rápido envejecimiento de los teléfonos móviles, el software, junto con el asesoramiento especializado muestran ese papel central del conoci- miento en el mundo productivo. Pero también en la política pública éste juega unGlobalización, Ciencia y Tecnología rol decisivo con la creciente institucionalización del consejo científico en los ám- bitos más diversos, ya sea salud pública, obras públicas, agricultura, educación, cultura o deporte. En el nivel personal, por último, cada vez más, la satisfacción de las necesidades individuales (e incluso, del ejercicio pleno de la ciudadanía) depen- den de la disponibilidad y constricciones del conocimiento científico y los produc- tos de la acción tecnológica. Desde tomar una decisión en el supermercado sobre la base de nuestro conocimiento de calorías y aditivos hasta ver la televisión, desplazarnos en la red de transportes de una ciudad o realizar una conveniente gestión bancaria.30 En este marco, dos de los grandes desafíos de la sociedad del cono- cimiento son, por un lado, la apropiación de ese conocimiento por el sistema Temas de Iberoamérica productivo y, por otro, su apropiación por la sociedad civil6. Las actividades científicas y tecnológicas van de la mano con la evo- lución de las sociedades, que fijan límites o facilitan tanto el proceso de creación de conocimiento científico tecnológico como su uso social o económico. Siguien- 6 Sobre ambos pilares viene trabajando la OEI desde hace algo más de cuatro años.
  30. 30. FRANCISCO PIÑÓNdo este hilo conductor, la producción de tecnología y la industria, inicialmentepoco intensivas en ciencia, cambian de signo y hoy en día son más «cerebro-intensivas», introduciendo profundas y radicales transformaciones en la manipu-lación de la materia y de la vida. La ciencia y la tecnología transforman de modo excepcional el aparatoproductivo, el que se haya incentivado además por la dinámica de los mercadosglobales. En estas condiciones, cada vez más la ciencia y la tecnología son objeto depolíticas públicas y de estrategias concertadas entre estados y empresas. De igual modo, asistimos al crecimiento de una forma inusitada deprofundización del impacto de la ciencia y la tecnología en la sociedad y en laeconomía: la adopción de innovaciones tecnológicas radicales que cambian lafisonomía del aparato productivo y los modos de interacción social7. Estas innova-ciones, las TICs (tecnologías de la información y la comunicación), hijas de lamicroelectrónica, han representado una nueva revolución industrial, comparablecon la iniciada en Inglaterra 250 años atrás. Una irrupción revolucionaria que, taly como coinciden en señalar los especialistas, no puede entenderse como la sim-ple incorporación o acumulación de un mayor número de máquinas sino, comoun nueva relación entre los procesos simbólicos que constituyen lo cultural y lasformas de producción y distribución de bienes y servicios. Por eso, según Alvin Toffler8 y otros autores, estamos ante una revo- Globalización, Ciencia y Tecnologíalución que ha llevado al nacimiento de las industrias de alta tecnología, y conellas a novedosos procesos de producción basados en la microelectrónica. Así seha renovado la fabricación de automóviles, textiles e incluso del acero, y permiti-do la fusión entre computadoras y telecomunicaciones que produjeron nuevasinfraestructuras como Internet, con un impacto comparable al que en su momen-to produjeron el telégrafo, los sistemas de autopistas o las líneas de navegación avapor. Las tecnologías de la información y las telecomunicaciones están pro-vocando un profundo impacto en todos los sectores de la actividad humana, desdela producción hasta la educación y los servicios para la salud. La convergencia detres áreas tecnológicas anteriormente diferenciadas como la informática (las 31computadoras), las telecomunicaciones, y la transferencia y procesamiento de datose imágenes, ha llevado a profundos cambios en la producción de bienes y servicios Temas de Iberoaméricaen las sociedades contemporáneas. Con base en todo ello, emergen las llamadassociedades de la información y la terciarización de la economía. 7 Cf., Manuel Castells, La era de la información: economía, sociedad y cultura, 3 vols.,Madrid, Alianza Editorial, 1999. Javier Echeverría, Los señores del aire: Telépolis y el Tercer Entorno,Barcelona, Destino, 1999. 8 Tofler A., La Tercera Ola, Plaza & Janes, Barcelona 1993.
  31. 31. CIENCIA Y TECNOLOGÍA EN AMÉRICA LATINA: UNA POSIBILIDAD PARA EL DESARROLLO Podríamos completar brevemente este panorama con las biotecnologías y su asombrosa capacidad para hacer o modificar productos, para provocar mutaciones en plantas y animales o para desarrollar microorganismos de uso específico mediante el estudio y la manipulación de los organismos vivos en el ámbito celular y molecular. Lo mismo podríamos decir respecto de la revolución de los materia- les novedosos para las nuevas tecnologías, la búsqueda de propiedades específi- cas, el diseño de materiales a voluntad que revoluciona incluso el concepto de investigación científica (asemejándola a la tecnología y a la ingeniería) y que per- miten mejorar la eficiencia universal de los procesos, la resistencia a altas tempe- raturas, a los esfuerzos mecánicos, a la corrosión, a la mayor eficiencia energéti- ca y a la menor densidad. Los nuevos materiales extienden su uso a áreas distin- tas de las que provocaron su desarrollo e incluso, para el asombro de todos, ve- mos cómo van emergiendo tecnologías hasta ahora propias de la ciencia-ficción, como la de miniaturización, encarnadas en la nanotecnología. Ahora bien, el destino de nuestras sociedades está ineludiblemente ligado a las decisiones políticas que se tomen. Ciertamente, no estamos ante un incremento del modelo industrial de posguerra, sino ante una nueva realidad. Una realidad en la que no es fácil acceder a posiciones mejores, pero aún así tenemos una oportunidad. Los cambios generan nuevas posibilidades. Al decir de Carlota Pérez, «cada revolución tecnológica es un “huracán de destrucciónGlobalización, Ciencia y Tecnología creativa” que transforma, destruye y renueva el aparato productivo mundial»9. Por eso, algunos de los principales retos a afrontar como habitantes de la aldea global, posicionados en América Latina, son: cómo convertir informa- ción en conocimiento útil, y cómo inducir procesos de aprendizaje social del cono- cimiento. La situación en los países en desarrollo32 La gran mayoría de los países del llamado Tercer Mundo no transita- ron un camino similar al de Europa, Estados Unidos y Japón. Éste fue el último en Temas de Iberoamérica llegar, y por ello mismo, ejemplo señero y notable en la adopción de la ciencia y la tecnología como base del desarrollo y creador de esperanzas en el mundo en desarrollo de entonces. De hecho, algunas sociedades asiáticas lo adoptaron y esto permitió el renacer de un «optimismo histórico»: sí era posible entrar al círcu- lo privilegiado. 9 Pérez C., «Cambio tecnológico y oportunidades de desarrollo como blanco móvil», en Revista de la CEPAL, n.º 75, diciembre de 2001.
  32. 32. FRANCISCO PIÑÓN Hasta hace pocas décadas estaba por fuera del horizonte de lospaíses del Tercer Mundo alentar estas actividades para propulsar el desarrolloeconómico. De modo similar a como se tenían políticas educativas, de comercioexterior y agrícolas o industriales, nacieron en los años sesenta políticas de Cien-cia y Tecnología, para trazar pautas de fomento y organización de esta complejaactividad. Según la observación de Francisco Sagasti10, fue justamente el éxitode la industrialización japonesa el que despertó grandes inquietudes sobre elpapel que jugaron la tecnología y la educación en dicho proceso; y sirvió de inspi-ración en la medida en que los japoneses habían hecho su desarrollo prestandoy transfiriendo tecnología más que desarrollándola originalmente. La atracción de los países en desarrollo hacia los problemas de lapolítica científica y tecnológica «prosigue Sagasti», se deben en buena medida alfracaso relativo que han tenido los procesos de industrialización en la post gue-rra. La importancia que tomaron la ciencia y la tecnología en el mundoindustrializado (fenómeno que registró e impulsó la OCDE), fue un factor que des-pertó gran interés en los países en desarrollo. La difusión realizada por los orga-nismos internacionales de esta nueva perspectiva del crecimiento contribuyó a laadopción de medidas públicas relacionadas con el fomento de la ciencia y latecnología. Globalización, Ciencia y Tecnología En un primer momento, esta preocupación se orientó tanto a identi-ficar instituciones, capacidades y recursos de ciencia y tecnología presentes enlos países industrializados y ausentes en los subdesarrollados, como a obtenerinformación sobre cómo lo hacían. Se trató de ver cómo funcionaban allí la I+D,las instituciones de educación superior y los organismos de apoyo a la ciencia. Ciertos documentos aportaron sus luces en el escenario latinoame-ricano y sentaron las bases conceptuales para orientar las políticas en estos do-minios. En 1969, Jorge Sábato y Natalio Botana publicaron un documento degran influencia: La Ciencia y la Tecnología en el desarrollo futuro de AméricaLatina11. En él examinan con profundidad las tareas que corresponden al Estado,a la comunidad científica y al sector empresarial, ocupándose de señalar tam- 33bién las relaciones coherentes que estos deben construir para incorporar al desa-rrollo de los países latinoamericanos una variable de semejante poder. Temas de Iberoamérica 10 Cf. Sagasti F., Crisis y desafío: ciencia y tecnología en el futuro de América Latina, enComercio Exterior (1988), vol. 38, n.º 12. Id., La ciencia y la tecnología durante el decenio de losochenta, en Comercio Exterior (1988), vol. 37, n.º. 12. Sagasti F. y Arévalo G., América Latina en elnuevo orden mundial fracturado: perspectivas y estrategias, en Comercio Exterior (1992), 42(12). 11 Sábato J. A. y Botana N., La ciencia y la tecnología en el desarrollo futuro de AméricaLatina, en Revista de la Integración, INTAL, Buenos Aires 1968, Año 1, n.º 3, pp. 15-36.
  33. 33. CIENCIA Y TECNOLOGÍA EN AMÉRICA LATINA: UNA POSIBILIDAD PARA EL DESARROLLO Sin Ciencia y Tecnología, advertían Sábato y Botana de manera premonitoria, las naciones latinoamericanas se quedarían sin soberanía, solo con sus símbolos, las banderas y los himnos, pero sin viabilidad histórica. El modelo latinoamericano de industrialización de tipo proteccionis- ta y por sustitución de importaciones, engendró su propio estilo tecnológico y esto determinó implícitamente, entre otras cuestiones, el uso de insumos tecno- lógicos importados en detrimento de los de origen local. Otros países, en particu- lar los asiáticos, siguieron políticas de exportaciones y de conexión con los merca- dos mundiales, lo que los condujo a otro tipo de perfil tecnológico, mucho más fuerte. Es importante, para cerrar esta parte, anotar la influencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con sus políticas de financiamiento de la Cien- cia y la Tecnología en América Latina. Debemos a Román Mayorga un documento llamado Cerrando la brecha12, de 1997, donde se analiza, en un período de unos veinte años, el desempeño de esta entidad concentrada en actividades e inver- siones con un propósito básico: la creación de capacidad en Investigación y Desa- rrollo en universidades y centros públicos de investigación, mediante instrumen- tos como las becas de estudios de postgrado en el extranjero, con miras a la capacitación y especialización de los investigadores de dichas instituciones, y la construcción y dotación de una infraestructura física para la I+D como laborato- rios, bibliotecas y centros de cómputo.Globalización, Ciencia y Tecnología A fines de los ochenta se reveló un segundo objetivo estratégico de la política de Ciencia y Tecnología del BID: la estimulación directa de la demanda, a través de la empresa privada y el vínculo entre productores y usuarios de cono- cimientos y técnicas. Mayorga ve esta adición como una consecuencia natural de la cre- ciente atención que se está prestando en el marco de las políticas económicas de los países miembros a los asuntos relacionados con la productividad y la competitividad en el nivel internacional. Las más recientes políticas del BID indi- can que se ha concentrado en apoyar la construcción de sistemas nacionales de innovación. La evidencia que resulta de la aplicación de este tipo de políticas es34 proporcional a la importancia creciente que se le atribuye a la innovación tecnoló- gica en el mundo actual. En particular, ante las urgencias de competitividad que Temas de Iberoamérica desatan los procesos de apertura comercial en prácticamente todos los países de la región. 12 Mayorga R., Cerrando la brecha, BID, Washington D.C., n.º SOC97-101, enero 1997.
  34. 34. FRANCISCO PIÑÓN La necesidad de nuevos enfoques para un modelo productivo en la región Con más de diez años de apertura comercial, América Latina ha en-sayado mecanismos e instrumentos relativamente nuevos. Aunque se vienen pro-duciendo avances tecnológicos, productivos e, incluso, institucionales, conside-ramos que es hora de hacer ciertos balances. Los que, con una visión de futuro,nos ayuden a buscar los modelos productivos más adecuados para la región,aquellos que nos permitan aprovechar sus recursos humanos y físicos, y nos evi-ten caer en la sociedad del desconocimiento, a la que hacíamos referencia en elcomienzo. Todo indica, en síntesis, que las TICs han profundizado la división enel mundo globalizado no solamente entre quienes tienen y no tienen, sino entrelos que saben y los que no saben, entre los que tienen y no tienen acceso alconocimiento científico y tecnológico, entre quienes están conectados o desco-nectados de la Red. Somos testigos de cómo el conocimiento ha pasado a con-vertirse en la materia prima fundamental de los procesos productivos contempo-ráneos, tal como lo anticipara Daniel Bell hace tres décadas. Existe, de hecho, una nueva «brecha tecnológica» en la globalización Globalización, Ciencia y Tecnologíaque divide las economías según su capacidad para la generación, asimilación ydifusión del conocimiento. Esta capacidad tiene que ver con el tipo de sociedad,con sus posibilidades de especialización para la competencia internacional y conla flexibilidad de sus ordenamientos normativos. En palabras de Mario Albornoz,Director de la Red Iberoamericana de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT):«La brecha es de tal dimensión que hace inviable cualquier estrategia basada enel supuesto de poder repetir lo que otros países con mayores recursos realizan yobliga a buscar caminos propios para afrontar los desafíos que surgen del contex-to actual». En este sentido, el diagnóstico de la región muestra ciertas debilidadesestructurales que afectan gravemente al desarrollo de la ciencia y la tecnología: 35 F Sólo el 20% de la población de la edad correspondiente accede a la Temas de Iberoamérica universidad, mientras que en los países desarrollados esta propor- ción alcanza, en promedio, el 50%13 13 Estimaciones con base a datos publicados en el Informe sobre Desarrollo Humano2002, del PNUD.

×