El Bosque Repuebla Nuevos Espacios

0 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación, Tecnología
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
0
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
0
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El Bosque Repuebla Nuevos Espacios

  1. 1. “ El Bosque” repuebla otros espacios.
  2. 2. Este curso, EI participa en el Proyecto Génesis,
  3. 3. Sebastiao Salgado con el que Sebastiao Salgado intenta que nos demos cuenta de lo importante que es cuidar y conservar la naturaleza.
  4. 4. Aunque, desde hace muchos años, vivimos y cuidamos “El Bosque”,
  5. 6. Hoja atrapada en una tela de araña Araña Lombriz de tierra y las plantas y a nimales que hay en él, Caracoles
  6. 7. Tener siempre presente la filosofía de GÉNESIS, nos llevó a realizar una experiencia diferente.
  7. 8. Como todos los años, limpiamos las jardineras para sembrar flores. Las hierbas y los árboles (robles, laureles…) que en ellas nacían las echábamos al compost.
  8. 9. Esta vez, decidimos que esos arbolitos servirían para repoblar otras zonas. Estaban por todas partes: en el suelo de “El Bosque”, en el tronco del “Espino albar”…
  9. 10. ¿Qué hacer, con tantos laureles?
  10. 11. Primero plantamos los retoños en un tiesto,
  11. 12. en el que habíamos escrito nuestro nombre.
  12. 14. Luego los regamos
  13. 16. y los dejamos reposar para que prendieran las raíces antes de plantarlos en su hogar definitivo.
  14. 17. Los laureles de las “Cebras”
  15. 18. La clase “Elefantes” con sus laureles.
  16. 19. Y pensando, pensando, y recordando…
  17. 20. Ahí está. Cada vez más alto, más fuerte y más mayor. No puedo creer que tan sólo midiera medio metro la primera vez que lo vi. No para de crecer, ya me ha pasado, ¡y mucho! Me mira desde arriba, me arropa con su grandeza. Recuerdo aquel día en que decenas de manitas removían tierra para sentar las bases de lo que dimos en llamar “el pequeño bosque”. Recuerdo la delicadeza con la que introduje mi laurel en el hoyo que le correspondía (el mejor sin duda, el lugar central). Mis pequeñas manos y sus diminutas hojas, casi inexistentes. Un día grande, un día muy especial, uno de mis primeros recuerdos del cole. Teníamos una tarea de verdadera responsabilidad, ¡estábamos trabajando con la gente mayor! Padres y madres, abuelas y abuelos, incluso alguna tía colaboraban con todas las criaturas que nos sentíamos protagonistas de algo realmente importante. Y ahí está. Hace años que no lo veo, que ni siquiera pienso en él. Pero está ahí, esperándome. Esperándome para recordarme que, aunque cambiemos, aunque vivamos a cientos de kilómetros de distancia, aunque hayamos comenzado un nuevo camino, todo sigue igual. Todo sigue igual porque una parte de mí sigue en el cole. Un pedacito que ríe, juega, lee y aprende, pinta, llora, pero sólo un ratito, se cae, pero se levanta, crece, madura… 50 años atesorando sonrisas . Ana Pérez Martín
  18. 21. Ana y “su” laurel en 1995 Ana y “su” laurel en 2009
  19. 22. … se nos ocurrió una gran, gran idea…
  20. 23. La parte del patio que da al Pabellón de Exposiciones de La Magdalena sólo tiene un árbol, el Nogal de la Colina . El Nogal antes de la poda de primavera Es un árbol anciano, pero esta primavera le han salido muchos brotes
  21. 24. El nogal está rodeado de un trozo de césped que llega hasta la verja. Este espacio, es una de las tres zonas verdes que le quedan al patio grande.
  22. 25. Zona de la entrada Zona Centro Hace unos años, aquí había otro árbol, pero un día, unos hombres que venían a rellenar el depósito, lo regaron con gasóleo y se murió.
  23. 26. Algunas zonas de la verja tienen un seto, pero la parte que da al Pabellón casi no tiene vegetación,
  24. 27. así que, pensamos que sería un buen sitio para hacer un gran seto con los laureles. Como este año estamos de aniversario, decidimos aprovechar la oportunidad.
  25. 28. El nuestro sería… El “Seto del Cincuentenario”
  26. 29. Mientras crecían, y nos daban alguna sorpresa…
  27. 30. elegimos el lugar en el que íbamos a plantarlo.
  28. 31. Pero, cuando escribes con una tiza en la pared, el tiempo y la lluvia pueden borrarla…
  29. 32. así que, aprovechando la visita a la Escuela de Cerámica escribimos el nombre en un azulejo. Jesús, ayudó a las “Cebras”,
  30. 34. y Ángel a los “Elefantes”
  31. 36. Cuando terminamos de decorar los azulejos,
  32. 37. los profes de cerámica los colocaron en una bandeja y los metieron en el horno para cocerlos.
  33. 38. Sólo quedaba esperar a que llegara el gran día. El día en el que “El Bosque” repoblaría nuevos espacios.

×