Dos textos extraidos de Escritos y discursos, tomo 1,    Editorial de Ciencias Sociales, La Habana 19724   Moral y discipl...
Moral y disciplina de los    combatientes revolucionarios                                        Verde Olivo, 17 de marzo ...
Todos los ejércitos deben cuidar celosamente su moral ética, comoparte sustancial de su estructura, así como factor de luc...
constantemente sobre la exterior. También aquí se notaba la enorme di-ferencia entre dos tipos de ejércitos; el de la dict...
averiguar todos los sentimientos de éste, para comunicarlo a la superiori-dad con un sentido constructivo, juez en cuanto ...
Qué es un «guerrillero» (Che)                                        Revolución, 19 de febrero de 1959   Quizá no haya paí...
muestran de manera alguna que no haya disciplina. La disciplina guerri-llera es interior, nace del convencimiento profundo...
pamento provisional, en fin, conocer como la palma de la mano el teatrode operaciones. Y eso se hace y se logra porque el ...
desde mucho tiempo; desde que se alzaran los vegueros de La Habana;desde que los negros trataran de conseguir su derecho a...
Que es un guerrillero  - Moral y Disciplina de los Combatientes Revolucionarios
Que es un guerrillero  - Moral y Disciplina de los Combatientes Revolucionarios
Que es un guerrillero  - Moral y Disciplina de los Combatientes Revolucionarios
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Que es un guerrillero - Moral y Disciplina de los Combatientes Revolucionarios

1.580 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.580
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
129
Acciones
Compartido
0
Descargas
19
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Que es un guerrillero - Moral y Disciplina de los Combatientes Revolucionarios

  1. 1. Dos textos extraidos de Escritos y discursos, tomo 1, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana 19724 Moral y disciplina de los combatientes revolucionarios8 Qué es un «guerrillero» pagina 3
  2. 2. Moral y disciplina de los combatientes revolucionarios Verde Olivo, 17 de marzo de 1960 Todos conocen lo que fue nuestro Ejército Rebelde. Por familiar, casi sedesprecia la gesta de nuestra emancipación, lograda sobre la sangre deveinte mil mártires y el empuje multitudinario del pueblo. Hay, sin embargo,razones profundas que hicieron realidad este triunfo. La dictadura creó losfermentos necesarios con su política de opresión de las masas popularespara mantener el régimen de privilegios. Privilegios de paniaguados, pri-vilegios de latifundistas y empresarios parásitos, privilegios de los mono-polios extranjeros iniciada la contienda, la represión y brutalidad delrégimen aumentaron la resistencia popular lejos de disminuirla; la des-moralización y desvergüenza de la casta militar facilitó la tarea; las agres-tes montañas de Oriente y la impericia táctica de nuestros enemigos,hicieron lo suyo. Pero esta guerra la ganó el pueblo por la acción de suvanguardia armada combatiente, el Ejército Rebelde; y las armas funda-mentales de este Ejército eran su moral y disciplina. Disciplina y moral son las bases sobre las que se asienta la fuerza deun ejército, cualquiera que sea su composición. Examinemos ambos tér-minos: la moral de un ejército tiene dos fases que se complementan mu-tuamente; hay una moral en cuanto al sentido ético de la palabra y otra ensu sentido heroico; toda agrupación armada, para ser perfecta, tiene quereunir ambas. La moral en cuanto a ética ha cambiado en el transcurso de los tiem-pos y de acuerdo con las predominantes en una sociedad dada. Saquearlas casas y llevarse todos los objetos de valor era lo correcto en la socie-dad feudal, pero quien les llevara las mujeres como prenda, habría fal-tado a sus deberes morales, y un ejército que lo hiciera como norma,estaría viviendo al margen de la época. Sin embargo, tiempo antes deesto era lo correcto y las mujeres de los vencidos pasaban a formar partedel patrimonio del vencedor. pagina 4
  3. 3. Todos los ejércitos deben cuidar celosamente su moral ética, comoparte sustancial de su estructura, así como factor de lucha, como factor deendurecimiento del soldado. La moral en un sentido heroico es esa fuerza combativa, esa fe en eltriunfo final y en la justicia de la causa que lleva a los soldados a efectuarlos más extraordinarios hechos de valor. Moral de lucha tenían los «maquis» franceses que emprendieron lalucha en condiciones difíciles, aparentemente sin esperanzas, abruma-doramente adversas y, sin embargo, por la convicción de que peleabanpor una causa justa, por la indignación que provocaban en ellos los crí-menes y las bestialidades de los nazis, supieron mantener la acción hastavencer. Moral de lucha tenían los guerrilleros yugoslavos que con el país ocu-pado por una potencia cincuenta veces superior se lanzan a la lucha y lamantienen, sin desmayo, hasta vencer. Moral de lucha tienen los defensores de Stalingrado que con fuerzasvarias veces inferiores, con el río a la espalda, resisten la abrumadora ylarga ofensiva, defienden cada colina y cada zanja, cada casa y cadacuarto de las casas, cada calle y cada acera de su ciudad hasta que elejército soviético puede montar la contraofensiva, tender el gigantescocerco y destruir, rendir y tomar prisioneros a los atacantes. Moral de lucha, si se quiere un ejemplo distante, es la de los defenso-res de Verdún, que rechazan una ofensiva tras otra y detienen a un ejér-cito muchas veces superior en número y armamentos. Moral de combate la que tuvo el Ejército Rebelde en las sierras y llanosde nuestros campos de batalla. Y eso mismo es lo que le faltó al ejércitomercenario para poder hacer frente al aluvión guerrillero. Nosotros sentí-amos el verso vigoroso de nuestro himno nacional: «Morir por la patria esvivir»; ellos lo conocían por cantarlo, pero no lo sentían en su interior. Elsentimiento de justicia en una causa y el sentimiento de no saber por quése pelea en la otra, establecían las grandes diferencias entre ambos sol-dados. Entre los dos tipos de moral, la moral ética y la moral de lucha, hay unnexo de unión que las convierte en un todo armónico: la disciplina. Haydistintas formas de disciplina pero fundamentalmente, hay una disciplinaexterior al individuo y otra interior a él. Los regímenes militaristas trabajan pagina 5
  4. 4. constantemente sobre la exterior. También aquí se notaba la enorme di-ferencia entre dos tipos de ejércitos; el de la dictadura, practicando sumoral, su disciplina cuartelaria, exterior, mecánica y fría y el guerrillero,con su notable disciplina exterior grande y una interior grande; esto rebajaautomáticamente su moral de lucha. ¿Lucha por qué y para qué? ¿Lu-char por mantener ciertas prebendas de nivel íntimo en el soldado? ¿Elderecho a expoliar, a cobrar por la bolita, a tener algunas participacionesen la valla, el derecho a hacer el ratero uniformado? pero por ese derechola gente no pelea sino hasta un momento determinado; hasta que se leexige el sacrificio de la vida… Del otro lado un ejército con una enorme moral ética, una disciplina ex-terior inexistente y una rígida disciplina interior, nacida del convencimiento.El soldado rebelde no bebía, no porque su superior lo fuera a castigar,sino porque no debía beber, porque su moral le imponía el no beber y sudisciplina interior reafirmaba la imposición de la moral de ese ejército, queiba sencillamente a luchar porque entendía que era su deber entregar lavida por una causa. Fue puliéndose la moral y cimentándose la disciplina hasta hacersenuestro ejército invencible, pero vino la paz, producto del triunfo, y se ini-ció el gran choque entre dos conceptos y dos organizaciones: la antigua,de disciplina exterior, mecánica, sujeta a moldes rígidos y la nueva, dedisciplina interior, sin moldes preestablecidos. De ese choque surgieronlas dificultades de todos conocidas en cuanto a la estructuración final denuestro Ejército. Hoy se ha superado el problema, después de analizadoy comprendido. Estamos tratando de dar a nuestras fuerzas armadas re-beldes, el mínimo de disciplina mecánica necesaria para el funcionamientoarmónico de grandes unidades con el máximo de disciplina interior, pro-veniente del estudio y la comprensión de nuestros deberes revoluciona-rios. Hoy como ayer, aunque exista un aparato que se dediqueespecíficamente a castigar las faltas, la disciplina no puede ser dada demodo completo por un mecanismo exterior, sino lograda por el afán inte-rior de superación de todos los errores cometidos. ¿Cómo lograr esto? Estarea paciente de los adoctrinadores revolucionarios que vayan sem-brando en la masa de nuestro Ejército las grandes consignas nacionales. Como todos los ejércitos del mundo debe éste, nuestro Ejército, res-petar a sus superiores, obedecer las órdenes inmediatamente, servir in-fatigablemente en el lugar donde se lo sitúe, pero debe además ser unjuez y un investigador de la sociedad. Investigador en cuanto a que mediante su contacto con el pueblo pueda pagina 6
  5. 5. averiguar todos los sentimientos de éste, para comunicarlo a la superiori-dad con un sentido constructivo, juez en cuanto a que tiene la obligaciónde denunciar toda clase de abusos cometidos fuera o dentro del ejército,para tratar de eliminarlos. En esta tarea diferente del Ejército Rebelde esdonde se prueban las virtudes de la disciplina interior que tiene como metael perfeccionamiento total del individuo. Igual que en la Sierra, no debebeber el Rebelde, no por el castigo que pueda aplicarle el organismo en-cargado de hacerlo, sino simplemente porque la causa que defendemos,que es la causa de los humildes y del pueblo nos exige no beber, paramantener despierta la mente, rápido el músculo y en alto la moral de cadasoldado, y debe recordarse que hoy, como ayer, el Rebelde es el centrode las miradas de la población y constituye un ejemplo para ella. No hayni puede haber un gran Ejército, si no está convencido el grueso de la po-blación de las virtudes inmensas del que hoy tenemos. Nuestra agrupa-ción armada no acaba en los límites precisos en que un hombre deja eluniforme; tenemos al pueblo entero con nosotros y debemos disponer deél, debemos hacer que para ese pueblo, obrero, campesino, estudiante,profesional, sea un honor empuñar el arma que le permita luchar en algúncaso al lado de los que están uniformados en las Fuerzas Armadas. De-bemos ser, pues, guía de la población civil. Mucho más difícil que pelear,mucho más difícil aún que trabajar en las áreas pacíficas de construccióndel país, es mantener la línea necesaria sin desviarse un centímetro deella durante todas las horas de cada uno de los días. Cuando se logre en todas nuestras Fuerzas Armadas la cohesión sufi-ciente y a nuestra moral de lucha se agreguen una alta moral ética con elcomplemento necesario de las disciplinas interior y exterior, se habrá lo-grado la base firme y duradera del gran ejército del futuro, que es el pue-blo entero de Cuba. pagina 7
  6. 6. Qué es un «guerrillero» (Che) Revolución, 19 de febrero de 1959 Quizá no haya país en el mundo en que la palabra «guerrillero» no seasimbólica de una aspiración libertaria para el pueblo. Solamente en Cubaesta palabra tiene un significado repulsivo. Esta Revolución, libertadora,en todos sus extremos, sale también a dignificar esa palabra. Todos sabenque fueron guerrilleros aquellos simpatizantes del régimen de esclaviza-ción española que tomaron las armas para defender en forma irregular lacorona del rey de España; a partir de ese momento, el nombre quedacomo símbolo, en Cuba, de todo lo malo, lo retrógrado, lo podrido del país.Sin embargo, el guerrillero es, no eso, sino todo lo contrario; es el com-batiente de la libertad por excelencia; es el elegido del pueblo, la van-guardia combatiente del mismo en su lucha por la liberación. Porque laguerra de guerrillas no es como se piensa, una guerra minúscula, unaguerra de un grupo minoritario contra un ejército poderoso, no; la guerrade guerrillas es la guerra del pueblo entero contra la opresión dominante.El guerrillero es su vanguardia armada; el ejército lo constituyen todos loshabitantes de una región o de un país. Esa es la razón de su fuerza, desu triunfo, a la larga o a la corta, sobre cualquier poder que trate de opri-mirlo; es decir, la base y el substratum de la guerrilla está en el pueblo.No se puede concebir que pequeños grupos armados, por más movilidady conocimiento del terreno que tengan, puedan sobrevivir a la persecu-ción organizada de un ejército bien pertrechado sin ese auxiliar poderoso.La prueba está en que todos los bandidos, todas las gavillas de bandole-ros, acaban por ser derrotados por el poder central, y recuérdese que mu-chas veces estos bandoleros representan, para los habitantes de laregión, algo más que eso, representan también aunque sea la caricaturade una lucha por la libertad. El ejército guerrillero, ejército popular por excelencia, debe tener encuanto a su composición individual las mejores virtudes del mejor soldadodel mundo. Debe basarse en una disciplina estricta. El hecho de que lasformalidades de la vida militar no se adapten a la guerrillera, que no hayataconeo ni saludo rígido, ni explicación sumisa ante el superior, no de- pagina 8
  7. 7. muestran de manera alguna que no haya disciplina. La disciplina guerri-llera es interior, nace del convencimiento profundo del individuo, de esanecesidad de obedecer al superior, no solamente para mantener la efec-tividad del organismo armado que está integrado, sino también para de-fender la propia vida. Cualquier pequeño descuido en un soldado de unejército regular es controlado por el compañero más cercano. En la gue-rra de guerrillas, donde cada soldado es unidad y es un grupo, un error esfatal. Nadie puede descuidarse. Nadie puede cometer el más mínimo des-liz, pues su vida y la de los compañeros le va en ello. Esta disciplina informal, muchas veces no se ve. Para la gente poco in-formada, parece mucho más disciplinado el soldado regular con todo suandamiaje de reconocimientos de las jerarquías que el respeto simple yemocionado con que cualquier guerrillero sigue las instrucciones de sujefe. Sin embargo, el ejército de liberación fue un ejército puro donde ni lasmás comunes tentaciones del hombre tuvieron cabida; y no había apa-rato represivo, no había servicio de inteligencia que controlara al indivi-duo frente a la tentación. Era su autocontrol el que actuaba. Era su rígidaconciencia del deber y de la disciplina. El guerrillero es, además de un soldado disciplinado, un soldado muyágil, física y mentalmente. No puede concebirse una guerra de guerrillasestática. Todo es nocturnidad. Amparados en el conocimiento del terreno,los guerrilleros caminan de noche, se sitúan en la posición, atacan al ene-migo y se retiran. No quiere decir esto que la retirada sea muy lejana al te-atro de operaciones; simplemente tiene que ser muy rápida del teatro deoperaciones. El enemigo concentrará inmediatamente sobre el punto atacado todassus unidades represivas. Irá la aviación a bombardear, irán las unidadestácticas a cercarlos, irán los soldados decididos a tornar una posición ilu-soria. El guerrillero necesita sólo presentar un frente al enemigo. Con reti-rarse algo, esperarlo, dar un nuevo combate, volver a retirarse, ha cum-plido su misión específica. Así el ejército puede estar desangrándosedurante horas o durante días. El guerrero popular, desde sus lugares deacecho, atacará en momento oportuno. Hay otros profundos axiomas en la táctica de guerrillas. El conocimientodel terreno debe ser absoluto. El guerrillero no puede desconocer el lugardonde va a atacar, pero además debe conocer todos los trillos de retiradaasí como todos los caminos de acceso o los que están cerrados. Lascasas amigas, y enemigas, los lugares más protegidos, aquellos donde sepuede dejar un herido, aquellos otros donde se puede establecer un cam- pagina 9
  8. 8. pamento provisional, en fin, conocer como la palma de la mano el teatrode operaciones. Y eso se hace y se logra porque el pueblo, el gran núcleodel ejército guerrillero, está detrás de cada acción. Los habitantes de un lugar son acémilas, informantes, enfermeros, pro-veedores de combatientes, en fin, constituyen los accesorios importantí-simos de su vanguardia armada. Pero frente a todas estas cosas; frente a este cúmulo de necesidadestácticas del guerrillero, habría que preguntarse: «¿por qué lucha?», y, en-tonces surge la gran afirmación: «El guerrillero es un reformador social. El guerrillero empuña las armascomo protesta airada del pueblo contra sus opresores, y lucha por cam-biar el régimen social que mantiene a todos sus hermanos desarmados enel oprobio y la miseria. Se ejercita contra las condiciones especiales de lainstitucionalidad de un momento dado y se dedica a romper con todo elvigor que las circunstancias permitan, los moldes de esa institucionali-dad.» Veamos algo importante: ¿qué es lo que el guerrillero necesita táctica-mente? Habíamos dicho, conocimiento del terreno con sus trillos de ac-ceso y escape, velocidad de maniobra, apoyo del pueblo, lugares dondeesconderse, naturalmente. Todo eso indica que el guerrillero ejercerá suacción en lugares agrestes y poco poblados. Y, en los lugares agrestes ypoco poblados, la lucha del pueblo por sus reivindicaciones se sitúa pre-ferentemente y hasta casi exclusivamente en el plano del cambio de lacomposición social de la tenencia de la tierra, es decir, el guerrillero es,fundamentalmente y antes que nada, un revolucionario agrario. Interpreta los deseos de la gran masa campesina de ser dueña, de latierra, dueña de los medios de producción, de sus animales, de todo aque-llo por lo que ha luchado durante años, de lo que constituye su vida y cons-tituirá también su cementerio. Por eso, en este momento especial de Cuba, los miembros del nuevoejército que nace al triunfo desde las montañas de Oriente y del Escam-bray, de los llanos de Oriente y de los llanos de Camagüey, de toda Cuba,traen, como bandera de combate, la Reforma Agraria. Es una lucha quizás tan larga como el establecimiento de la propiedadindividual. Lucha que los campesinos han llevado con mejor o peor éxitoa través de las épocas, pero que siempre ha tenido calor popular. Estalucha no es patrimonio de la Revolución. La Revolución ha recogido esabandera entre las masas populares y la ha hecho suya ahora. Pero antes, pagina 10
  9. 9. desde mucho tiempo; desde que se alzaran los vegueros de La Habana;desde que los negros trataran de conseguir su derecho a la tierra en lagran guerra de liberación de los 30 años; desde que los campesinos to-maran revolucionariamente el Realengo 18, la tierra ha sido centro de labatalla por la adquisición de un mejor modo de vida. Esta Reforma Agraria que hoy se está haciendo, que empezó tímidaen la Sierra Maestra, que se trasladó al Segundo Frente Oriental y al ma-cizo del Escambray, que fue olvidada algún tiempo en las gavetas minis-teriales y resurgió pujante con la decisión definitiva de Fidel Castro es,conviene repetirlo una vez más, quien dará la definición histórica del «26de julio». Este Movimiento no inventó la Reforma Agraria. La llevará a cabo. Lallevará a cabo íntegramente hasta que no quede campesino sin tierra, nitierra sin trabajar. En ese momento, quizás, el mismo Movimiento hayadejado de tener el por qué de existir, pero habrá cumplido su misión his-tórica. Nuestra tarea es llegar a ese punto, el futuro dirá si hay más trabajoa realizar. Patria o Muerte pagina 11

×