Cuentos      para    halloween   Volumen III        (Grupo B) Colección de cuentos escritos poralumnos/as de educación pri...
Índice de cuentos    Autor/a:                    Título:               PáginaVíctor González……..       La casa abandonada…...
La casa abandonadaUn grupo de amigos salieron de acampada a un bosque en laprovincia de Palencia. Después de haberse acomo...
casa y se dividieron en grupos para buscar el origen de aquellosruidos.Al final comprobaron que algunos de los ruidos eran...
las casas. Será muy divertido, no te preocupes, que no pasaránada -dijo el padre.Cuando llegó la noche de Halloween, Raque...
Había una vez un niño que se llamaba Timy, que era rechazadopor la gente y siempre estaba pensando en una calabaza        ...
Timy de momento se conformó coneso; así que fue de casa en casapidiendo chucherías para él y susmonstruos. Pero la gran ca...
La noche de brujasMonteverde es un pueblo muy pequeñito, sus pocos habitantesviven de la ganadería y de la agricultura, y ...
la vivienda tenía una gran huerta en la que Leo trabajabadespués de las clases.Nos propuso preparar una fiesta que se llam...
Un halloween aterradorHabía una vez dos hermanos, Marcos y Lucía, vivían con suspadres, Carlos y Miriam. Su casa era muy g...
- Din dong.Marcos y Lucía salieron disparados a abrir la puerta. Eran susamigos, que venían disfrazados de zombis, de paya...
menor miedo posible; cuando de repente se apaga la luz de lasvelas de Marcos y empieza a sonar una música terrorífica y se...
metió la cabeza entre las sábanas conteniendo la respiración yparalizada de terror. Pero en ese momento tuvo una gran idea...
Pero sus risas desaparecieron cuando escucharon que alguienestaba intentando entrar en la casa. Corrieron rápidamente a la...
como Jaio, tragaron saliva con miedo; pero Juan, Carlos y Adrián nole creyeron y, sobre todo, Juan que le empezó a llamar ...
Se lo explicaron a Juan y a Jaime por los walkie-talkies, y a Jaime sele ocurrió un plan: que Pablo utilice los farolillos...
Javier apagó la televisión, apagó la luz y se escondió entre lassábanas conteniendo la respiración y paralizado de terror....
Sombras en el tejadoHacía tiempo que Elena les decía a sus padres que ella podíaquedarse sola en la casa y que ellos podrí...
se dio cuenta que no había nadie. En ese momento oyó el ruidomás horroroso que había oído nunca, los mismos pasos quehabía...
sucedido, pero ya no había nadie. Ni ruidos, ni ladridos, nisiquiera hacía frío.El tiempo pasó y Elena nunca pudo olvidar,...
repente, detrás suyo apareció una sombra que se llevó al jefe.El guarda salió corriendo y Herobrine lo placó y desapareció...
En el campamento estaban enhabitaciones diferentes, cada una contres amigas.Por la noche la muñeca azul desaparecióy tambi...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cuentos terror III

4.929 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.929
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4.033
Acciones
Compartido
0
Descargas
16
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuentos terror III

  1. 1. Cuentos para halloween Volumen III (Grupo B) Colección de cuentos escritos poralumnos/as de educación primaria.
  2. 2. Índice de cuentos Autor/a: Título: PáginaVíctor González…….. La casa abandonada….........…... 3Jorge Pacheco……….. Un susto de muerte……………. 4José M. Pallarés…..… Las terroríficas aventuras de la calabaza gigante…….……..... 6Patricia de la Torre….. La noche de brujas…………..… 8Beatriz Caldera……… Un halloween aterrador…….…. 10Elena Torres…………. Una noche de halloween inolvidable…………………..… 12Jaime Hidalgo………... Terror en Parquesol…………… 14Nacho M. Herrero……. Las calabazas zombis……..…... 16Bruno Borrelli………... Sombras en el tejado…………... 18Alex Rivera…………… Herobrine is watching you…….. 20Carmen Báez…………. Campamento en Casivoi………. 21
  3. 3. La casa abandonadaUn grupo de amigos salieron de acampada a un bosque en laprovincia de Palencia. Después de haberse acomodadodecidieron salir a dar un paseo por el bosque, al cabo de unrato, se encontraron una casa abandonada y muy tenebrosa.Luis, que era el más valiente de todos, decidió entrar y ver loque había.Se oían ruidos espeluznantes y terroríficos, al ver que no salíay que se hacía de noche, acordaron entrar en su búsqueda y leencontraron en una esquina temblando. Les contó que en lacasa se oían gritos y numerosos llantos de bebés en la partesuperior, decidieron subir para comprobar lo que sucedía. Sedieron cuenta de que solo era una ventana entreabierta; derepente, se oyó un espantoso llanto en la parte inferior de lacasa. Bajaron sin hacer el mayor ruido posible, oyeron un granestruendo como si la puerta se hubiera cerrado de un portazo y,en efecto, la puerta estaba cerrada. Los niños recordaron que lahabían dejado abierta. Los amigos muy asustados decidieronmarcharse y volver al día siguiente. Ya en el campamento,pactaron que no se irían sin saber lo que sucedía en aquellacasa. Al día siguiente, todos se levantaron muy temprano y con ganas de descubrir lo qué pasaba. Ya todos listos para la aventura se pusieron a buscar la casa misteriosa, les costó mucho trabajo encontrarla de nuevo. Decididos entraron en la
  4. 4. casa y se dividieron en grupos para buscar el origen de aquellosruidos.Al final comprobaron que algunos de los ruidos eran debidos aque la casa era vieja, estaba abandonada y muy deteriorada;igualmente los sollozos que parecían de bebés eran en realidadgatos recién nacidos que vivían en sótano de la casa; tambiéncomo estaban asustados el miedo les ocultaba la realidad. Loque habían sentido era fruto de su imaginación.Al finalizar ese fin de semana todos se reían de sus miedos. Víctor González. Un susto de muerteHabía una vez una niña que se llamaba Raquel. Tenía 6 años.Se acercaba la noche de Halloween y ella tenía mucho miedo.Sus padres le decían que no pasaba nada, pero ella no se locreía.Iban pasando los días y ella decía:- Papá, ¿qué va a pasar cuando llegue?- ¿Cuándo llegue qué? -decía supadre.- ¡Halloween, papá, que no te enteras!- contestó Raquel.- Pues nada, que los niños sedisfrazarán y pedirán caramelos por
  5. 5. las casas. Será muy divertido, no te preocupes, que no pasaránada -dijo el padre.Cuando llegó la noche de Halloween, Raquel se metió en lacama y se arropó hasta la cabeza.En ese momento llamaron al timbre y entonces Raquel contuvola respiración y agarró la manta con mucha fuerza.Eran los vecinos que venían a traerles una calabaza típica deHalloween. En ese momento el padre de Raquel le dijo a suhija:- ¡Ves como no pasa nada!Raquel no dijo nada.A los cinco minutos se oyó el timbre otra vez. También se oyóun grito y un portazo.- ¡¡Zombies!! -gritó la madre de Raquel asustada.- ¡Ah! ¡Papá, ves como tenía que tener miedo! -gritó Raquel,muerta de miedo.- ¡¿Ahora qué hacemos?! -dijo el padre.- Llamemos a la policía -dijo la madre.- ¡Claro, para que se rían de nosotros! -dijo de nuevo el padre.Ringg, ringg, sonó el teléfono. La madre lo cogió con muchomiedo.- ¿Quién es?- Soy yo, el abuelo. ¡No os asustéis, que soy yo con mismarionetas! -dijo con tono graciosillo y risa malévola. Jorge Pacheco.Las terroríficas aventuras de la calabaza gigante
  6. 6. Había una vez un niño que se llamaba Timy, que era rechazadopor la gente y siempre estaba pensando en una calabaza gigante para que se comiera a la gente que le estaba rechazando e insultando. El monstruo tenía un cuerpo formado por raíces. Su deseo se iba a cumplir en la noche más terrorífica del mundo, la noche de Halloween. Decía a sus amigos que se fueran con él a su huerto para rezar por la Gran Calabaza de Halloween; pero, como erade esperar, sus amigos no le creyeron e insultaron al pobreTimy por creer en una cosa que era totalmente falsa, que sóloera fruto de su imaginación.Él no sabía que se iba a cumplir su deseo. Entonces llegó esedía cuando Timy se fue a su huerto donde tenía plantada lacalabaza más grande de la ciudad y empezó a rezar:- ¡Oh, grandiosa calabaza, que surge de las raíces! ¡Oh,grandiosa calabaza, ven por favor!”.Lo recitaba todo el rato y de repente: ¡Puff! Salió esa grandiosacalabaza que le dijo:- Todo lo que quieras te lo haré realidad.Entonces, como el niño tenía tanto odio en su pequeñitocorazón, deseo la creación de los monstruos más terroríficosque existiesen.El primer monstruo fue una creación de un doctor que tenía dostornillos alrededor de la cabeza, una ropa roída por las ratas y,el toque final, una fuerza espectacular: era el granFrankenstein.
  7. 7. Timy de momento se conformó coneso; así que fue de casa en casapidiendo chucherías para él y susmonstruos. Pero la gran calabazagigante no se conformó; así que se fuecomiendo poco a poco a las personasque había en la ciudad hasta dejarla sinhabitantes.El niño imaginó a otro monstruo paraque se enfrentara a las personas de todo el mundo.Poco a poco el mundo se fue acabando; menos los amigossuyos que pensasen lo mismo que él.Empezaron a conquistar el mundo. Los gobernantes fueroncediendo su poder a Timy y a sus amigos: España, Rusia,Suecia y más.El último monstruo que iban a imaginar era tan grande, tandestructor, tan fuerte que conquistaría el mundo por fin; perolos monstruos se rebelaron contra los niños, matándolos ydestruyendo el mundo.De esta forma el mundo se acabó en la noche de Halloween. José María Pallarés.
  8. 8. La noche de brujasMonteverde es un pueblo muy pequeñito, sus pocos habitantesviven de la ganadería y de la agricultura, y la mayoría era gentemayor. Solo nueve niños en edad escolar, alegran las calles yparques cuando el tiempo lo permite.En septiembre comenzaron las clases para los pequeños. Esecurso estrenaban profe nueva. El primer día, todos acudíamoscon gran ilusión.- ¿Cómo será la maestra nueva? -decía Celia, que era la máscharlatana.- No sé -contestó Carlos, que era muy tímido y le gustabahablar poco.- Yo me la imagino gorda y con gafas como las de siempre-dijo Pedro, que era muy decidido y bromista.- Yo pienso que este curso va a ser muy especial -pensaba envoz alta Paula.Paula era la mayor de la clase; tenía 8 años, sus ideas siempreles parecían de sabia.Estaban todos sentados en clase, muy alborotados, cuando seabrió la puerta.- ¡Buenos días, chicos! Soy Leo y voy a ser vuestro profesor;pero no vengo solo, traigo a Fani, que es mi hija y también serácompañera de clase.Fani era muy guapa, su melena era larga y morena, los ojosgrandes y oscuros. Su forma de vestir era un poco extraña a lavez que divertida.Muy pronto nos hicimos muy amigos de ella. Las madresdecían que era una niña un poco rarita; pero nosotrosdisfrutábamos mucho jugando con Fani.El día 31 de octubre nos invitó a pasar la tarde en su casa. Vivíaen una casa muy grande a las afueras del pueblo. Alrededor de
  9. 9. la vivienda tenía una gran huerta en la que Leo trabajabadespués de las clases.Nos propuso preparar una fiesta que se llamaría “La noche delas brujas”.Salimos a recoger plantas aromáticas y hojas de flores parapreparar pócimas.Cuando llegó la noche, para sorpresa de todos, Fana vino a lahabitación disfrazada de bruja y su padre venía detrás con unpequeño quemador en las manos.Nos sentamos en una alfombra muy grande alrededor delquemador, que estaba encendido. Parecía que Fana habíatenido una transformación.Arrojaba al recipiente, muy despacio y profundizando, hojasde romero, pétalos de rosa, pelos de su peluca y líquido rojo.Entonces empezó a decir: - “Sapo, sapito, Que me vaya mejorcito. Caldero, calderito, Que me abunde el dinerito”.Todos estábamos un podo asustados; pero disfrutábamos.Fue una noche estupenda que nunca olvidaremos.Y desde entonces parece que todo nos fue mucho mejor. Patricia de la torre.
  10. 10. Un halloween aterradorHabía una vez dos hermanos, Marcos y Lucía, vivían con suspadres, Carlos y Miriam. Su casa era muy grande con piscina ycamas elásticas en el jardín. Marcos tenía 13 años y Lucía 11años.Todos los días al venir del colegio comían, hacían los deberesy cuando acababan llamaban a sus amigos para que fueran a sucasa a jugar a las camas elásticas y a bañarse en la piscina.A Lucía, lo que más le gustaba era la Navidad, las vacaciones,Semana Santa…; pero lo que más le gustaba de todo erahalloween.En halloween solían quedar los amigos de Marcos, los amigosde Lucía y ellos para ir por las casas pidiendo chuches y algode dinero. ¡Se lo pasaban pipa!Este año a Lucía y a Marcos se les ha ocurrido quedar con losamigos para ir a merendar a su casa, que la van a decorar yluego ir a pedir. A sus amigos les ha parecido buena idea. Asíque este año el halloween será en casa de los Prieto.Una tarde, cuatro días antes de Halloween, Marcos y Lucía sehan puesto a preparar la casa para la fiesta. Se han dado cuentade que les falta un detalle muy importante: una calabaza. Sehan puesto de camino a una tienda de disfraces para ver si allípodrían encontrar una. De paso ya compraban los disfracesterroríficos para la súper fiesta. Por suerte la han conseguidoencontrar, era la última. ¡Qué suerte han tenido!Se han comprado unos disfraces súper chulos: Lucía un disfrazde bruja y Marcos un disfraz de vampiro.Llegó el día de Halloween.- Marcos, ¡qué nerviosa estoy, ya ha llegado! ¡Por fin!Marcos y Lucía esperaban impacientes en el sofá para ircorriendo a abrir la puerta nada más que oyeran el timbre.
  11. 11. - Din dong.Marcos y Lucía salieron disparados a abrir la puerta. Eran susamigos, que venían disfrazados de zombis, de payasosmalignos…Ya eran las 9:30, habían acabado de merendar y decidieronsalir a pedir. Todo les iba bien cuando, de repente, Leonor, lamejor amiga de Lucía gritó. Todos se asustaron.- ¿Qué pasa Leo?- Que de repente algo me ha… como atravesado.Ven a un fantasma, salen corriendo y entran en una casaabandonada. Cuando entran no hay luz, los interruptores nofuncionn. Marcos se da cuenta de que en la calabaza tenía dosvelas; no les iban a durar mucho encendidas, pero por lomenos…Miran a los alrededores, lo único que ven son esqueletos, pelospor el suelo, calabazas que de repente se ponen a hablar, etc.- Tenemos que salir de aquí como sea. ¡Esto es una casaterrorífica!- Pero es que fuera está el fantasma.- ¿Qué prefieres, un fantasma o una casa aterradora?Se deciden por salir al exterior; pero la manilla… ¡se ha roto!Lucía piensa que podían escapar por la ventana que tenían enfrente. Justo al acabar de decir esa frase escuchan una vozlejana.- ¿Qué hacéis en mi casa? ¿Quién os ha dado permiso? ¡Salidahora mismo!- ¡Ahhhhhhhhhhh, salgamos de aquí!- La manilla está rota, ¿recuerdas?- Por la ventana, como ha dicho mi hermana.Intentan salir, pero al retirar la cortina se encuentra tras elcristal a una bruja con verrugas, con pus por la cara… Los 8chicos van a un rincón, se acurrucan entre ellos para pasar el
  12. 12. menor miedo posible; cuando de repente se apaga la luz de lasvelas de Marcos y empieza a sonar una música terrorífica y seenciende una luz roja.- ¡Uuuuuhhhh, si os movéis os como a todos, uuuuuuhhh!- No, por favor ¡no queríamos molestar, sólo queríamosescapar de un fantasma que estaba fuera! ¡No nos hagas nada!De repente la puerta se empieza a abrir con un sonidochirriscante. Al verlo, Marcos, Lucía, Leonor, Juan, Patricia,Javier y Carlos salen al exterior.- Falta Lucas, ¿qué vamos a hacer? -dice lamentándose.De pronto ven a Lucas asomado a una ventana del piso dearriba que se cae al suelo. Marcos y Carlos, los que eran másfuertes, le cogen y se van todos corriendo.Al día siguiente Lucía deja de pensar que halloween es elmejor día del año, para pensar que es el peor día que haexistido nunca. Beatriz Caldera. Una noche de halloween inolvidableLuna estaba en la cama leyendo. Ya había cenado y siempresolía leer un rato antes de dormir. Era viernes por la noche ysus padres habían salido a cenar con unos amigos. Noacostumbraban a dejarla sola por la noche; pero ella habíainsistido, ya era mayor.De repente oyó unos pasos en el hall que sigilosamente seencaminaban por el pasillo. Luna soltó el libro, apagó la luz y
  13. 13. metió la cabeza entre las sábanas conteniendo la respiración yparalizada de terror. Pero en ese momento tuvo una gran idea.Sería ella la que asustaría a quien fuese que estuviera en elpasillo.Se levantó de la cama, cogió la sábana y se la puso por encimacomo si fuera un fantasma. Luego cogió una red que le habíaregalado su padre y salió al pasillo sigilosamente. Ya en elpasillo, una sombra se acercaba. Ella, aunque estabaaterrorizada, decidió seguir adelante con su plan y dijo:- ¡Soy el fantasma de Halloween y estoy repartiendo sustos portodo el barrio!Y enseguida echó su red sobre la sombra del pasillo y se lanzósobre ella.- ¡Aaaahh! !Aaaahhhh! ¡Socooorroooo! ¡Déjame en paz! ¡Yosólo he venido a ver a Luna!Al oír esto, Luna se dio cuenta de que la sombra era su amigaVioletta e inmediatamente se levantó, se sacó la sábana yayudó a su amiga a deshacerse de la red y a levantarse.- ¿Qué haces aquí a estas horas? -dijo Luna.- No, ¿qué haces tú así disfrazada y dándome un susto demuerte? -contestó Violetta.- No, yo he preguntado primero Violetta, así que respóndeme.- Bueno, pues me encontré a tus padres en la escalera y medijeron que podía entrar a verte, porque te quedabas porprimera vez sola en casa, y cuando me estoy acercando a tuhabitación se te ocurre hacer el loco como de costumbre, ydarme un susto de muerte. ¿Me lo puedes explicar?- Pues yo, que estaba tranquilamente leyendo en mi camita, oíunos pasos en el hall y lógicamente me asusté; pero como soyun poco gamberra decidí ser yo la que asustara.- ¡¡Menuda noche de terror!!, -dijeron las dos amigas a coro yempezaron a reírse.
  14. 14. Pero sus risas desaparecieron cuando escucharon que alguienestaba intentando entrar en la casa. Corrieron rápidamente a lahabitación de Luna y se escondieron debajo de la cama.Oyeron cómo la puerta se abría y alguien avanzaba por elpasillo. Los pasos se oían cada vez más cerca y las niñas seabrazaban más y más fuerte conteniendo la respiración.Estaban aterrorizadas, ¿cómo acabaría la noche de Halloween? Elena Torres. Terror en ParquesolÉrase una vez en una noche de Halloween, la historia de cinco jóvenesde sexto de primaria y uno de quinto que se fueron por casi todoParquesol en busca de caramelos.En la víspera de Halloween decidieron de qué iba a ir cada unodisfrazado. Carlos iría de fantasma, Adrián iría de esqueleto, Juan iríade diablillo, Jaime iría de esqueleto con guadaña, Pablo iría decalabaza gigante humana y Jaio, que es el de quinto, iría de vampiro.Primero se reunieron. Carlos, Adrián y Jaime esperaron a los demás.Cuando estuvieron todos reunidos, el primer lugar al que fueron parapedir caramelos fue la plaza. Pero paso una cosa: no había nadie en laplaza. Los seis se sorprendieron muchísimo, porque todos los añoshabía bastante gente en la plaza. Así que fueron casa por casa a pedircaramelos.Entonces fueron a la única casa que no habían ido a pedir caramelos,pero algo extraño había en esa casa. Resulta que, de casualidad, Pablohabía visto a un chico que entró en esa casa a pedir caramelos ytodavía no había salido. Claro está, Pablo se lo dijo y tanto Jaime
  15. 15. como Jaio, tragaron saliva con miedo; pero Juan, Carlos y Adrián nole creyeron y, sobre todo, Juan que le empezó a llamar gallina.Pablo llenó de rabia entró y, de repente, la puerta se cerró de golpedejando a Pablo encerrado en aquella casa tan tenue.Todos se quedaron sorprendidos y a Juan se la saltaban las lágrimas,porque por su culpa Pablo estaba encerrado.Mientras, en el interior de la casa estaba Pablo llorando y temblandode miedo. Por suerte, como iba disfrazado de una calabaza gigantehumana, tenía calabazas con farolillos y pudo ver el interior de lacasa. También se podía comunicar con los demás porque la puerta noestaba nada insonorizada.Pablo les contó que dentro no veía muy bien el fondo; pero lo que síveía era un cuadro enorme de Francisco Franco y a su lado, pintadocon grafiti, había un cuadro de Juan Carlos I. Todos se quedaron aúnmás sorprendidos al oír lo que les decía su amigo Pablo. Los cincoestuvieron a punto de tirar la toalla; pero, de repente y sin que nisiquiera el mismo se creía lo que decía, Jaime dijo:- ¡Esto es lamentable!, hay un amigo ahí dentro y nosotros sólopensamos en no cometer el error que ha cometido Pablo. Yo digo queentremos ahí y salvemos a nuestro amigo.Juan siguió a Jaime, apoyando lo que él decía. Al final todos quedaronen rescatar a Pablo.Resulta que la guadaña de Jaime tenía un poco de filo y pudo romperel cristal de una ventana resquebrajada. Jaime y Juan, que eran losmás fuertes, consiguieron entre los dos meter a Carlos, Adrián y a Jaioen la casa. Ellos dos no consiguieron entrar; pero daba igual porquelos cuernos del disfraz de Juan eran en realidad unos walkie-talkies ypodían comunicarse. Siguieron adelante Jaio, Carlos y Adrián, enbusca de Pablo; pero no le encontraron. De repente y cuando estaban apunto de dejarlo oyeron:- ¡¡¡AAAAAAAAAAAAH!Se oyó desde el centro de la casa y, sin pensarlo dos veces, Carlos,Adrián y Jaio corrieron hacia donde oyeron el grito: ¡Pablo estabaatrapado en una telaraña gigante!
  16. 16. Se lo explicaron a Juan y a Jaime por los walkie-talkies, y a Jaime sele ocurrió un plan: que Pablo utilice los farolillos de sus calabazaspara quemar la telaraña.Así lo hicieron y funcionó. Todos se alegraron; pero algo no iba bien.De repente el suelo empezó a temblar y del cuadro de Franco salió sufantasma que empezó a lanzarles calaveras que se convertían enesqueletos que iban a por ellos. Pablo les lanzaba las calabazas quetenía para quemarles; Carlos les tapaba con su sábana para dejarlesaturdidos y luego machacarlos de una simple patada; Adrián leslanzaba los huesos de plástico que tenía, y Jaio les pillaba por sorpresay luego les mordía haciendo que se les desprendieran los huesos.Cuando se dieron cuenta de que los chicos estaban en peligro, Juan yJaime fueron a ayudarles, y Jaime les salvó cuando los esqueletosestaban a punto de matarles. Entonces vino Juan a todo correr y setropezó con una calavera y cayó sobre el fantasma de Franco que hizoque se le cayera el disfraz dejando al descubierto su identidad.¡Era Álvaro!, un chico de la parcela que no tenía ningún amigo allí.Al día siguiente jugaron con él y pasaron uno de sus mejores días detodos los santos. Jaime Hidalgo. Las calabazas zombisJavier tenía catorce años. Ya había cenado y se había ido a sucuarto a jugar a la playstation3. Era viernes por la noche y suspadres habían salido a cenar con unos amigos y aunque élquería ir con ellos, no se lo permitieron.De repente, oyó unos pasos en el hall. Alguien sigilosamentecaminaba por el pasillo.
  17. 17. Javier apagó la televisión, apagó la luz y se escondió entre lassábanas conteniendo la respiración y paralizado de terror.Sacó la cabeza entre las sábanas yvio a una calabaza-zombi gigante.Las calabazas-zombis gigantesson unos seres terroríficos queaparecen, aunque nadie sabe porqué, a finales del mes de octubre ya principios de noviembre. Sealimentan de cualquier cosa, perolo que más les gusta, sobre todas las cosas es… ¡la carnehumana!Como vivía en un bajo salió por la ventana de su habitación.Fue hacia el salón y, como su padre era policía, cogió la pistolaque allí escondía. También cogió las llaves del coche de sumadre y salió pitando a buscar a sus padres.Resultó que había miles de calabazas zombis comiéndose a laspersonas.Su madre cogió de la guantera otra pistola. Empezaron adisparar y a atropellar a las calabazas, pero estas no morían.Luego fueron al laboratorio de su abuelo, que era científico yhabía desarrollado un potentísimo fertilizante. Su abuelo lesconstruyó unas pistolas de agua para lanzar el súperfertilizante.Se volvieron a montar en el coche, ahora con el abuelo.Empezaron a disparar el fertilizante, y las calabazas crecían tanrápido, que explotaban.Pasaron al lado de un huerto de calabazas y entonces supieronde donde procedían. Entraron en el huerto y rociaron la tierra ylas calabazas-zombis, y así consiguieron exterminarlas.Por fin Javier pudo volver a su casa y dormir tranquilo. Nacho Miguel Herrero
  18. 18. Sombras en el tejadoHacía tiempo que Elena les decía a sus padres que ella podíaquedarse sola en la casa y que ellos podrían, finalmente, salirpor la noche a cenar a ese restaurante del centro, dondepreparaban unas pastas italianas deliciosas.Aquel viernes de enero, los padres accedieron y aunquepreocupados por dejar a su única hija al mando de la casa,pensaron que ya era hora de dar el paso. Al fin y al cabo, Elenaya contaba con 14 años.Su madre, antes de meterse en el coche, le recordó que noabriera la puerta de casa a ninguna persona desconocida y quecualquier problema, la llamase al móvil que Elena habíamemorizado hace ya mucho tiempo.La “reina de la casa” disfrutaba de unos bocados dignos de larealeza: pizza, Coca-Cola light y helado de vainilla ychocolate, sus gustos preferidos.Mientras veía la televisión en el salón, se pasaban las horas y,cuando caía la medianoche y el sueño estaba a punto deapoderarse de ella, sobresaltada escuchó pasos fuera de lapuerta de su casa.El primer intento de Elena fue cubrirse su cabeza con la mantaazul y gris, que su madre siempre deja en el respaldo del sofá,pero pensó que debía interesarse más por esos ruidos,desconocidos y peligrosos ruidos, que se dirigían hacia la casa.Llena de coraje, fue de puntillas hacia la ventana que estabajunto al portal y sigilosamente miró entre las cortinas hasta que
  19. 19. se dio cuenta que no había nadie. En ese momento oyó el ruidomás horroroso que había oído nunca, los mismos pasos quehabía escuchado antes, se habían dirigido hacia la casa vecina,pero en su camino habían derribado la barbacoa que su padretanto quería, y habían espantado a su perra Fiona hasta hacerlaladrar muy fuerte y desesperada.Ahora mismo, sus ojos y su boca no dejaban de abrirse; sequedó sin aliento y casi sin respiración.Una sombra gris se transformaba en verde y luego en roja y, ala velocidad de un rayo, subía por la pared de la casa vecina; laabandonada y derruida casa vecina, cuyos dueños habíandecidido vender en los años 80 del siglo pasado.Siguió a aquella sombra hasta el tejado. En tres segundosestaba en lo más alto y allí pasó lo inesperado. La criatura segiró y con sus ojos brillantes como diamantes blancos clavó sumirada sobre Elena, quien quedó de piedra y congelada delsusto. Ese momento, que sólo fue un instante, para Elena setransformó en “horas”. Allí seguía mirándola, con gestodesafiante hasta que decidió volver sobre sus pasos y dirigirsea la casa de Elena, quien en un plis-plás, cerró ventanas ypuertas y se puso bajo la mesa de madera del salón. Llamó a sumadre y casi sin poder hablar le dijo:- ¡Mamá, ven lo más pronto que puedas, hay alguien fuera quequiere entrar en nuestra casa y tengo mucho miedo, mamá,mucho miedo!- Estamos llegando -dijo su madre con tono firme ytranquilizador.No hubieron de pasar cinco minutos cuando escuchó las llavesde su padre en la puerta.Elena, salió corriendo al encuentro feliz de sus padres mientrasse fundían en un abrazo interminable. En ese momento Elenales señalaba la casa abandonada y les contaba lo que había
  20. 20. sucedido, pero ya no había nadie. Ni ruidos, ni ladridos, nisiquiera hacía frío.El tiempo pasó y Elena nunca pudo olvidar, las sombras deltejado… Bruno Borrelli. Herobrine is watching youHerobrine es una entidad desconocida considerada"Creepy-pasta" (leyenda). Es una entidad humana, pero conlos ojos blancos, y muchas veces visto como un mineromuerto.En Meriland se abrió una feria y mucha gente acudió a lainauguración y se cerró muy tarde, pero el guardia se quedóhasta la madrugada y luego cambió por otro. Así fue la primerasemana.Pero el martes de la siguiente semana, el guardia se encontrócon una sombra y la persiguió, pero desapareció. Otro día elguarda se lo contó a su jefe y se rieron de él, pero intentódemostrarlo.Y esa noche se llevo una cámara para grabarle; pero esa nocheno apareció y hasta el siguiente martes no volvió. Y el guardiaintentó hacerle una foto, pero Herobrine le robo la cámara y lelanzó al suelo. El guardia le dijo al jefe que o le creía o dimitíay el jefe desesperado le propuso ir con él para verle, y el martessiguiente el jefe y el guarda se llevaron una linterna y de
  21. 21. repente, detrás suyo apareció una sombra que se llevó al jefe.El guarda salió corriendo y Herobrine lo placó y desapareció.El guarda apareció en un mundo extraño oscuro y desértico enel que había ríos de lava con pirámides de arena y perfectastorres de cristal hasta el cielo.De repente apareció Herobrine con una espada oscura y legolpeó con ella. El guardia, casi a punto de caer rendido alsuelo, salió corriendo y Herobrine se paró en el sitio.El chico encontró una construcción extraña y se creyó quepodría esconderse de él entrando; pero cuando entró, hoyócomo un clac y se alarmó así que huyó de allí y salvo la vida.Corrió durante horas y al día siguiente encontró una notaextraña en el suelo y Herobrine apareció detrás suyo y elcomenzó a leer la nota.Mientras la leía, el mundo se iba deshaciendo y Herobrine leatravesó con la espada; pero el guarda consiguió acabar de leerla nota y Herobrine y el guarda desaparecieron en la nada. Alex Rivera. Campamento en casivoiHabía una vez, tres trillizas: Carol, Nuria y Vego. Fueron a unatienda a comprar una muñeca para su campamento de inviernoa Casivoi. Carol la compró azul; Nuria, roja y Bego, verde.
  22. 22. En el campamento estaban enhabitaciones diferentes, cada una contres amigas.Por la noche la muñeca azul desaparecióy también una amiga de Carol. En lahabitación de Nuria y en la de Bego pasólo mismo.Al despertar no podían moverse, exceptoBego que al oír los gritos fue a su habitación y ¡no estabansujetas por nada!Era mágico. La noche siguiente pasó lo mismo, perodesaparecieron dos; y así hasta que desaparecieron todos/asdel campamento.Cuando estaban las tres solas y estaban desayunando se oyóuna voz que decía:- Nuri, Nuri, soy tu muñeca y estoy en el parque, ¡ven a jugarcon migo!Y Nuria salió y desapareció.Luego llamaron a Bego y también picó y desapareció.Cuando llegó a casa no volvieron a salir hasta que la dijeron elsecreto.Pero, ¿sabéis qué paso? Que le gastaron una broma porque erahalloween. Carmen Báez.

×