Cuentos terror IV

4.427 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Entretenimiento y humor
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.427
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4.017
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuentos terror IV

  1. 1. Cuentos para halloween Volumen IV (Grupo A) Colección de cuentos escritos poralumnos/as de educación primaria.
  2. 2. Índice de cuentos Autor/a: Título: PáginaJuan B. González…...... Una casa y tres historias diferentes……………….…… 3Diego Rosell…………. Cuento de terror…………….. 5Sergio Amor…………. El exorcismo………………… 6Isabel Calvo…………. Un campamento terrorífico…. 8
  3. 3. Una casa y tres historias diferentesNo hace mucho tiempo en Nueva York hubo unasconferencias que trataban de fenómenos del mundosobrenatural, a las que asistió un famoso caza fantasmasllamado John Parker. Estaba allí por un lejano rumor quehabía oído de una fábrica que tenía la capacidad deresponder a cualquier pregunta que se le hiciese.Al sacar esa conversación la gente se quedaba sorprendida.Una señora le dijo que sí, que era verdad; pero que quién seatreviera a ir lo lamentaría durante el resto de su vida. Sinembargo él sí que se atrevió a ir.A las afueras de Londres había una fábrica llamada FutureEspace.Mientras entraba a la fábrica empezó a sentir escalofríos y aver imágenes de personas muertas y, cada vez que seadentraba más, las visiones eran peores. No obstante él nose retiró pues había venido por una causa que era lo que leintrigaba en la vida.Al llegar a un mostrador había una chica a la que preguntó:- ¿Cuándo voy a morir?La chica se metió en un cuarto, un gran estruendo sonó portoda la fábrica y al cabo de unos minutos volvió con unsobre. Se lo dio y le dijo:- ¡Ábrelo cuando sea necesario!Tres años más tarde era muy famoso por su programa: “Loscazadores de mitos”.Un día su manager le propuso grabar en una casa que teníauna historia peculiar: Hacía treinta años se había instalado unapareja recién casada. Un buen día el marido se fue a una cena deltrabajo, la mujer se quedó sola y se fue al salón, se sentó en unsillón tranquilamente a mirar la lumbre y, de pronto, empezarona parpadear las luces hasta que, de repente, se apagaron. Sintióuna cuchillada en la espalda y cuando volvió su marido sólo se
  4. 4. encontró a su mujer en el medio del salón tumbada en el suelocon una larga cuchillada en la espalda y un montón de sangreesparcida por toda la habitación.Diez años después se volvió a instalar otra pareja; pero en estecaso la noche del asesinato no se fue nadie de casa. Igualmenteesa noche murieron los dos con una gran cuchillada en la espaldade cada uno, y también en el salón de la misma forma que hacíadiez a años a los anteriores dueños.- Y ahora te toca a ti, John Parker, averiguar por qué pasaeso cada diez años. Mañana es el día que se cumplen diezaños del último asesinato.John Parker al día siguiente ya tenían todo el equipo decámaras instalado y sintonizado para grabar todo lo queocurriera esa noche; porque esa noche sabía que iba aocurrir algo. Pensando que esta podía ser su última nochellevaba el sobre que nunca se había atrevido a abrir. Elsobre donde podía saber cuándo iba a morir.Al llegar la noche entró en la casa y subió a la parte dearriba. No había nada extraño y entonces bajó al salón. Depronto, se cerraron las puertas y las luces y las cámaras sedesconectaron. Abrió rápidamente el sobre y leyó: “Tumuerte será ¡ahora!”Sintió una fuerte cuchillada en la espalda y cayó de golpe alsuelo.Cuando entraron estaba en el suelo y toda la habitaciónencharcada de sangre. El misterio nunca se resolvió.La leyenda cuenta que cada diez años una personadesafortunada morirá de la misma forma que suspredecesores.Como no se resuelva este caso lo antes posible, el númerode víctimas, lamentablemente, no dejará de crecer. Juan Beda González Abad.
  5. 5. CUENTO DE TERRORUn día de verano mis amigos me desafiaron a ver si eracapaz de superar un reto de valientes. La prueba eraatreverse a dormir la siesta en un ataúd que había en lafuneraria del padre de mi amigo Pedro.La verdad es que no me hacía mucha gracia; pero por noparecer un cobarde dije que sí.Me metí en el ataúd y cerraron la tapa. El caso es que elataúd estaba acolchado, y con la oscuridad me quedé mediodormido.De pronto noté que todo se movía. Grité:- ¡Eh, sacadme ya de aquí!Pero nadie me oía.Sentí que me subían en un coche y que me llevaban por uncamino. Sacaron el ataúd del coche y oía ruidos deexcavación. Empecé a golpear el ataúd mientras oía losgolpes de la tierra que caía alrededor.¡Me estaban enterrando!Desesperado, empecé a patalear y chillar con todas misfuerzas. Y entonces hubo un silencio total y sonó unchirrido de la bisagra del ataúd. Entró un rayo de luz y pudever a... ¡Todos mis amigos riéndose!Me habían llevado a la playa para hacerme una fiestasorpresa. Diego Rosell.
  6. 6. El exorcismoTodo empezó en una clínica. En dicha clínica fue donde lamadre de Ana tuvo su primer exorcismo.La madre de Ana se llama María y es una mujer alta, guapa,de nariz chata y ojos azules; no la odiaba nadie; puesto queera una mujer amable y graciosa, y pasaba todo el tiempoque podía con su hija, Ana.Ana se parecía mucho a su madre, tanto en sus rasgosfísicos como en el carácter amable.Se puede decir que eran una familia feliz hasta que Maríatuvo su primera posesión demoníaca. Desde ese momentono pararon de ir de clínica en clínica de hospital en hospitaly de cura en cura, sin resultado. Nadie que trataba con ellaquería volver a verla porque cuando estaba poseída se leponían los ojos negros e inyectados en sangre; el pelo se levolvía negro también, se le hundía la nariz, le aparecíanheridas por todo el cuerpo y llenaba todo de sangre.Siempre que María sufría una posesión, su maridoFernando se preocupaba muchísimo y se ponía muynervioso.Ana no sabía lo de las posesiones de su madre, y su padredisimulaba como podía las cicatrices, consecuencia de losataques que sufría por parte de su mujer cuando ésta sufríauna posesión. En concreto, tenía una cicatriz de 10centímetros en el vientre y arañazos por todo el cuerpo.Un día lluvioso, con truenos y rayos, decidieron pedirayuda a un cura de quien habían oído hablar bastante bienen materia de exorcismos.Nada más llegar a la casa del cura, María fue poseída, y elcura actuó rápidamente atando a María con correas a unacama, y acto seguido le echó unas cuantas gotas de aguabendita en la cara y pronunció unas palabras ininteligibles.Cuando el religioso terminó su labor, María dejó de estar
  7. 7. poseída, y entonces el cura la preguntó si tenía una hija, a locual María respondió, un poco aturdida, que sí.Esto le preocupó al cura, por la posibilidad de que su hijatambién sufriera estas posesiones una vez que su madrefuese liberada del demonio.Así, se dirigieron a la casa de la familia y cuando entrarontodas las sospechas del cura se hicieron realidad: estabatodo encharcado de sangre: las paredes, el techo… losmuebles destrozados y las paredes llenas de arañazos, yademás oyeron unos golpes muy fuertes que venían de lahabitación de Ana.Fernando fue el primero que entró en la habitación y queobservó, desesperado, a su hija poseída. Se había dobladopor la mitad, con los ojos ensangrentados y llena de heridas.Miró la habitación destrozada y salpicada de sangre portodas partes. Cuando Fernando trató de hablar con Ana, éstase lanzó contra él y le comió el brazo de un mordisco, y deun brutal golpe le rompió el otro brazo. El cura reaccionómientras María lloraba y llamaba a la policía.Cuando el cura se acercó a ella, la endemoniada le comió lacabeza. Mientras, María seguía intentando contactar con lapolicía, y, justo cuando contestaron, Ana clavó su fría yaterradora mirada en su madre.María quedó sin habla; pero, antes de que la poseídapudiera saltar sobre ella, oyeron la sirena de la policía yAna reaccionó saltando sobre su madre. La empezó amorder y arañar sin que María pudiera hacer nada, hastaque se quedó inconsciente.Mientras, llegaron tres policías y dos médicos. Ana no llegóa matar a su madre porque recibió un disparo mortal en lacabeza, y quedó tendida en el suelo.Pero la masacre no había terminado. Confiado en queestaría muerta, un policía se acercó a ella y recibió talarañazo que le rompió la pierna. Otro policía reaccionó y
  8. 8. disparó a Ana más veces; pero ésta seguía atacando alpolicía. Finalmente, al séptimo disparo, Ana dejó de atacar.Los médicos examinaron a María. Se estaba muriendo.Fernando estaba medio muerto y el cura ya estaba muerto.Ana recuperó su aspecto normal, sin marcas en el cuerpo;pero continuaba inconsciente.Llevaron a Fernando al hospital, y consiguieron reanimarle.A partir de ahí volvieron a ser una familia normal y feliz. Sergio Amor. Un campamento terroríficoEsta es la historia de una niña que estaba en uncampamento el fin de semana de Halloween. Esta niña sellama Isabel Blanco Yuste. Y vivía en Valladolid. Estabacon su grupo scout Impeesa 379 al que yo tambiénpertenezco.Estaban una noche contando historias de miedo y derepente se oyó un título que nos impactó a todos: El montede las ánimas, de Gustavo Adolfo Becker.La propia Isabel me lo contó de Isabel a Isabel. Lo cierto esque estuve como 5 días sin dormir.A la mañana siguiente me desperté y fue el actocomunitario. Fue todo el mundo menos Isa. Con 18 añosera la primera vez que faltaba a un acto comunitario. Todo
  9. 9. el mundo la buscó y la buscó y no aparecía. Ni en su tienda,ni en las letrinas, ni en la cocina.¡Nada! En todo el día no se la encontró.Volvió a llegar la noche y a las dos de la mañana se oyó ungritó. Alguien abrió la cremallera de la tienda.Cuando la tarde anterior fueron al castillo del pueblo avisitarlo era la tarde del 1 de noviembre. En el pueblodecían que esa tarde el castillo se volvía de castillo normala castillo encantado.Cuando se iban, Isa se cayó por las escaleras y se rompió elbrazo. Pidió ayuda; pero sus compañeros ya se habían ido.Al final la encontró el portero. No era normal, era unportero zombi. La quiso morder; pero, a pesar de su brazoroto, le pegó una patada y salió corriendo. La únicahabitación que había sin zombis era la enfermería: justo laque necesitaba Isa.Subió al primer piso en el que estaba la enfermería; pero laenfermera también estaba zombi. Así que salió del castillo,e intentó ir a una casa. Cuando llegó a la primera, llamó altimbre, la abrieron y le curaron el brazo. La dejaron dormirallí un rato y a las dos la llevaron al campamento. Al llegarse puso a dormir en su saco y cuando se despertó y todos sedieron cuenta, la abrazaron felices.Este es lo que yo llamo un “FINAL FELIZ!” Isabel Calvo.

×