El 4 de febrero de 1888 los agricultores,
mineros y vecinos de la cuenca minera
se congregaron en la plaza del antiguo
pue...
La Compañía y las autoridades locales se
asustaron ante la avalancha de gente y
pidieron ayuda al gobernador civil de
huel...
Maximiliano Tornet estaba negociando con la alcaldía
de Riotinto el fin de las teleras cuando el salón del
Ayuntamiento so...
La compañía amenazó con despedir a 1300 obreros si se prohibían las calcinaciones, lo que no ocurrió hasta 1907, poco ante...
La compañía amenazó con despedir a 1300 obreros si se prohibían las calcinaciones, lo que no ocurrió hasta 1907, poco ante...
Año de los tiros ángela
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Año de los tiros ángela

177 visualizaciones

Publicado el

Ejercicios sobre nuestra cultura del pueblo

Publicado en: Internet
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
177
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Año de los tiros ángela

  1. 1. El 4 de febrero de 1888 los agricultores, mineros y vecinos de la cuenca minera se congregaron en la plaza del antiguo pueblo de Riotinto, en las faldas de las cortas, para protestar por los efectos de los humos sulfurosos que producían las teleras, aquellas calcinaciones de mineral al aire libre que eliminaban toda forma de vida vegetal y afectaba a la salud de las personas y animales.
  2. 2. La Compañía y las autoridades locales se asustaron ante la avalancha de gente y pidieron ayuda al gobernador civil de huelva, quien se presentó en la localidad con soldados del regimiento de Pavía dispuesto a reprimir la pacífica manifestación. Hubo cientos de muertos, que se hicieron desaparecer enterrándolos en los escoriales, en profundas galerias y hasta en el mar.
  3. 3. Maximiliano Tornet estaba negociando con la alcaldía de Riotinto el fin de las teleras cuando el salón del Ayuntamiento sonaron las descargas de fusilería. Tornet salió al balcón y vió la masacre, huyó y nunca jamás se supo de él. El alcalde de Riotinto, capataz empleado de La Compañía, contestaba que aunque lo9s humos no son agradables y ocasionaban algún perjuicio a la agricultura del destrito, el Ayuntamiento no tenía autoridad para decir nada y la posible solución debía ser tomada por el Gobierno.
  4. 4. La compañía amenazó con despedir a 1300 obreros si se prohibían las calcinaciones, lo que no ocurrió hasta 1907, poco antes de la llegada de Walter Browning. El fue quien contrató al agrónomo danés Kai Hase para reforestar toda la zona, iniciando la silvicultura extensiva en Huelva. La empresa no estaba dispuesta a terminar con las teleras y alegaba que por sus “circunstancias especialísimas no se puede poner en duda el derecho adquirido”. Ni más ni menos recordaba que las minas no son una concesión o un arrendamiento y se remite al contrato de compra-venta por el que se adueñó de las tierras, lo que -según ella- legalizaba la calcinización.
  5. 5. La compañía amenazó con despedir a 1300 obreros si se prohibían las calcinaciones, lo que no ocurrió hasta 1907, poco antes de la llegada de Walter Browning. El fue quien contrató al agrónomo danés Kai Hase para reforestar toda la zona, iniciando la silvicultura extensiva en Huelva. La empresa no estaba dispuesta a terminar con las teleras y alegaba que por sus “circunstancias especialísimas no se puede poner en duda el derecho adquirido”. Ni más ni menos recordaba que las minas no son una concesión o un arrendamiento y se remite al contrato de compra-venta por el que se adueñó de las tierras, lo que -según ella- legalizaba la calcinización.

×