Para el 18 de julio de 2015
La misionera
inverosímil
PARA ESTA SEMANA: 2 Reyes 5; Marcos 1:40-45; 2 Reyes 2:1-15; Juan
15:...
DOMINGO
12Julio
*|" EE
A
/1Q
¿ESTÁS DISPONIBLE?
Niños y adultos conocen la historia de Naamán. Él era el capitán del
ejérc...
EL AMOR HACE LA DIFERENCIA
"El amor verdadero no es meramente un sentimiento o una emoción.
Es un principio viviente; un p...
MARTES
14Julio
A
í)3
FUERA DE LO COMÚN
Somos llamados a ser misioneros, a llevar el evangelio de Jesucristo a
un mundo mor...
CAMINAR CON EL ESPÍRITU SANTO
Una niña fue tomada cautiva por los sirios y llevada a una tierra extraña.
Pero, a pesar de ...
JUEVES
16Julio
NO EXISTE EL YO EN LA GRACIA
2 Reyes 5:1 dice: "Naamán, jefe del ejército del rey de Siria, era un
hombre d...
RECUERDA
Dios anhela que caminemos una milla extra... o dos. Él no quiere que
solamente oremos, sino también que "vivamos"...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Joven | Leccion 3 | La misionera inverosimil | Escuela Sabática

604 visualizaciones

Publicado el

Leccion 3 | Joven | La misionera inverosimil | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
604
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
334
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Joven | Leccion 3 | La misionera inverosimil | Escuela Sabática

  1. 1. Para el 18 de julio de 2015 La misionera inverosímil PARA ESTA SEMANA: 2 Reyes 5; Marcos 1:40-45; 2 Reyes 2:1-15; Juan 15:5; Romanos 6:4-11; 6:1. TEXTO CLAVE: "Así mismo, había en Israel muchos enfermos de lepra en tiempos del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino Naamán el sirio" (Luc. 4:27). PREVIEW S egundo de Reyes 5:1 al 12 nos cuenta cosas maravillosas sobre Naamán; pero también nos cuenta que tenía lepra. Vemos la transición en el versículo 1: era un hombre honorable, pero algo lo retenía. Su enfermedad no era solo física, sino también espiri­ tual. Estaba lleno de orgullo. "Naamán tenía sus propias ideas, pero no coincidían con las de Dios. Cuando oyó del hombre que podría curarlo de su lepra, sacó de inmediato sus propias conclusiones acerca de cómo realizaría la curación. Formuló su plan propio, y esperaba que Dios lo adoptara".' Naamán sabía muy poco sobre el Dios a quien servimos; que él no nos juzga sobre la base de nuestros logros terrenales, sino de nuestro amor por él y de nuestras obras como consecuencia de ese amor. "Naamán no se veía a sí mismo como un siervo. Estaba a cargo de un ejército, era un amo. ¿Y tú? ¿Cómo te ves a ti mismo? ¿Eres un siervo? Dios estaba en el proceso de quitarle el orgullo a Naamán, para convertirlo en un siervo. Dios puede estar sacando algo de tu vida para convertirte en un siervo. Naamán todavía tenía que aprender una lección para llegar a ser un verdadero siervo. Todavía tenía que aprender a obedecer a Dios".2 Al estudiar la lección de esta semana, recordemos que hay una lección en cada bendición y una bendición en cada lección. Cada uno de nosotros necesitamos tener una relación personal con Cristo. SABADO 11Julio ' Comentario bíblico adventista del séptimo dia, t. 2, p. 873. 2 Steven P. Wickstrom, Namaan: A Servant's Heart, recuperado el 25 de noviembre de 2014, http://www.spwickstrom.com/naamobile/ Lección para jóvenes / 19
  2. 2. DOMINGO 12Julio *|" EE A /1Q ¿ESTÁS DISPONIBLE? Niños y adultos conocen la historia de Naamán. Él era el capitán del ejército del rey de Siria y un hombre muy valiente; pero también era leproso. La lepra era (y todavía lo es) una enfermedad terrible. "Su característica más notable es lo anestésico, la pérdida de la sensibilidad. El resultado es la destrucción de las manos, la cara y los pies [...]. Una vez desarrollada la falta de sensibilidad, esta no se recupera. Si bien la infección se puede curar, las cicatrices derivadas de la pérdida de sensibilidad permanecen toda la vida".’ El jefe de Naamán lo envió a ver al profeta Eliseo, para recibir ayuda con su enfermedad. Pero cuando Eliseo indicó a Naamán que se bañara en el río Jordán siete veces, se enojó mucho. No podía entender por qué Eliseo no se presentaba en persona y lo sanaba allí mismo. La reacción de Naamán probó que su fe no era fuerte. Pero ¡cuánto poder hay en someternos a Jesucristo! Llegamos a ser testimonios vivos, y estamos receptivos al increíble poder y gracia salvadora de Dios. Luego de recibir un sabio consejo de sus siervos, Naamán finalmente obedeció a la instrucción de Eliseo. Se sumergió siete veces, y "su piel se volvió como la de un niño, y quedó limpio" (vers. 14). Naamán confió en que Dios podía sanarlo de su lepra, y por su fe fue sanado. Todos podemos estar disponibles para que Dios trabaje a través de nosotros. Considera tan solo a la criada de la esposa de Naamán, al profeta Eliseo y al mismo Naamán. "Naamán había oído hablar de Dios por medio del testimonio de la jovencita hebrea, pero ahora lo había conocido a través de su experiencia personal. La fe se había convertido en conocimiento, [...] Naamán se daba cuenta ahora de que fuera de Israel no había D iosV Difundir el evangelio es nuestra misión en el mundo actual. Debemos hacer saber a la gente lo que Dios ha hecho y lo que promete que hará. La misión de Cristo en la Tierra era hacer la voluntad del Padre (Juan 3:16, 17), y lo hizo sin dudar; aunque resultó en muchísimo dolor y su­ frimiento. ¡Esto debiera ser suficientemente poderoso para hacernos actuar! Quienes hemos estado en contacto con Dios sabemos lo increíble que es su poder y que a través de ese poder somos transformados en nuevas criaturas. Dios nos llama a ir al mundo y proclamar el evangelio a la gente. Tenemos la verdad que el mundo necesita. Pongámonos a disposición, para ser usados por Dios con el fin de ir al mundo y rescatar almas preciosas para el Reino de los cielos. Biblia en mano ~ — «— j Lee 2 Reyes 5:1. En un sentido, Naamán parecía tenerlo todo; en otro, era un hombre arruinado, sin mucha esperanza. ¿De qué manera somos como él, al tener cosas buenas y malas en nuestra vida? ¿En qué forma podemos aprender a permitir que ambas nos mantengan conectados con Dios?*2 ' Diccionario bíblico adventista del séptimo día, "lepra". 2 Comentario bíblico adventista del séptimo día, t. 2, p. 874. 20 / Lección para jóvenes
  3. 3. EL AMOR HACE LA DIFERENCIA "El amor verdadero no es meramente un sentimiento o una emoción. Es un principio viviente; un principio que se ve manifiesto en acción. El amor verdadero, donde exista, controla la vida. Así es con el amor de Dios. Dios es amor", y su carácter es revelado en todas sus obras, y en todos sus tratos con la humanidad "Ben-adad, rey de Siria, había derrotado los ejércitos de Israel en fa batalla que resultó en la muerte de Acab. Desde entonces, los sirios habían sostenido con Israel una guerra constante en las fronteras; y en una de sus incursiones se habían llevado a una niña, a la cual le tocó, en la tierra de su cautiverio, servir 'a la mujer de Naamán'. Aunque esclava, y muy lejos de su hogar, esa niña fue uno de los testigos de Dios, y cumplió inconscientemente el propósito para el cual Dios había escogido a Israel como su pueblo. Mientras servía en aquel hogar pagano, sintió lástima de su amo; y recordando los admirables milagros de curación realizados por intermedio de Eliseo, dijo a su señora: 'Si rogase mi señor al profeta que está en Samaria, él lo sanaría de su lepra'. Sabía que el poder del Cielo acompañaba a Eliseo, y creía que Naamán podría ser curado por dicho poder" (PP 184). La lección más Importante que debiéramos aprender de esta niña es nunca permitir que nuestras circunstancias dicten si debiéramos com­ partir el amor de Cristo con un mundo moribundo o no. Ella tenía todo el derecho de estar enojada con Naamán y de alegrarse de su desdicha; pero, en lugar de eso, mostró compasión. Y eso es exactamente lo que Jesús habría hecho. Somos soldados cristianos en el campo de batalla de la vida, y Satanás utilizará a nuestros vecinos, compañeros de trabajo, y aun familiares, para cultivar odio en nuestro corazón, para llenar nuestra mente con pensamientos de enojo. Cuando eso suceda, no tomes represalias. Utiliza una estrategia diferente: "contraataca" con el amor de Cristo. Solo así nuestra misión será un éxito. Biblia en mano .——— — —— — -....- j Lee 2 Reyes 5:1 al 7. ¿Qué se cuenta en este pasaje? ¿Por qué los sirios habrán escuchado lo que esta esclava cautiva tenía para decir? ¿Cuáles podrían ser las implicaciones de lo que sucedía? y ¿Qué debe decirnos esto acerca del modo en que nuestra fe, nuestro estilo de vida y nuestras acciones pueden atraer a otros hacia las verdades que se nos han confiado? ' Elena de White, "The Love of God. How Manífested", The Australasian Union Conference Record, 1ode junio de 1900. Lección para jóvenes / 21 L U N E S 13Julio L A
  4. 4. MARTES 14Julio A í)3 FUERA DE LO COMÚN Somos llamados a ser misioneros, a llevar el evangelio de Jesucristo a un mundo moribundo. Aunque fue arrebatada de su patria y llevada al reino de Siria para ser una criada, la niña fue una misionera para el Dios de Israel, el Dios viviente y verdadero. "Ojalá el amo fuera a ver al profeta que hay en Samaria, porque él lo sanarla de su lepra" (2 Rey. 5:3). El po­ deroso capitán sirio lo tenía todo, menos su salud. Aunque era honrado y respetado, estaba restringido a causa de su enfermedad. Pero, las buenas nuevas le dieron esperanza. Naamán fue a ver a su señor y le comentó lo que la niña de Israel había mencionado (vers. 4). Y la vida del amo, y las vidas de todos los que lo rodeaban, fueron cambiadas para siempre. Muchas personas en este mundo están enfermas con la lepra del pe­ cado. Como cristianos, somos misioneros, así como Jesús lo fue en esta Tierra. Y, como misioneros, es nuestra responsabilidad señalar a este mundo agonizante la cura que se encuentra en Jesús. Quizá no seamos arrebatados de nuestra patria, pero muchas personas han elegido dejar sus trabajos, familias y la comodidad de sus hogares para difundir el evangelio. Comenzando con el trabajo misionero de J. N. Andrews, la Iglesia Adventista del Séptimo Día tiene presencia en más de doscientos países, gracias a los comunes, pero dedicados, hombres y mujeres de Dios. Enseñar a otros a caminar con Jesús: esa es nuestra misión. Misioneros como Rhonda Bowen dicen: "De la larga lista de profesiones con las que los niños sueñan, la enseñanza no estaba presente para mí".' Pero de octubre de 2010 a septiembre de 2011 sirvió como profesora de Inglés en la escuela de idiomas adventista en Ubon Ratchathani, Tailandia. Dejó su familia, trabajo, amigos y la comodidad de su hogar para servir en un área que, en su opinión, era fuera de lo común. Llamada por Dios, descubrió que la experiencia cambió su vida y las vidas de quienes la rodeaban. Como resultado, varias personas fueron llevadas a una vida con Jesús y bautizadas. Ser misionero del evangelio es responsabilidad de cada cristiano. No importa cuán pequeña o grande sea tu contribución, será una parte im­ portante en el cumplimiento de la sanidad de la enfermedad del pecado. Biblia en mano ...................................................................................... . / Lee Marcos 1:40 al 45, Lucas 8:41 al 56 y Marcos 2:1 al 12. A pesar del hecho obvio de que Jesús hizo curaciones milagrosas aquí, ¿cuál es el denominador común en estos informes? ¿Qué llevó a todas estas personas a Jesús? ! Lee 2 Reyes 2:1 al 15. ¿Qué nos dice esto acerca del llamado y el ministerio de Elíseo? ' "Leavlng Ordinary", Adventist Mission, recuperado el 18 de junio de 2014, http://www.adventistmisslon.org/mp-ordinary. 22 / Lección para jóvenes
  5. 5. CAMINAR CON EL ESPÍRITU SANTO Una niña fue tomada cautiva por los sirios y llevada a una tierra extraña. Pero, a pesar de una cultura y creencias religiosas diferentes en este nuevo ambiente, ella permaneció firme en su fe (2 Rey. 5:2, 3). Ella tenia la seguridad de que Dios estaba con un profeta en Samaría, y que si tan solo su amo Naamán iba allí sería limpiado de su lepra. Ella transmitió un mensaje de esperanza a esos idólatras (vers. 3). Fue tomada cautiva, pero permitió que la tragedia de su cautividad lográra un bien mayor. Las siguientes son cualidades que todos debiéramos poseer, al difundir el evangelio de esperanza a otros. Ser conmovido por el Espíritu Santo. Permite que el Espíritu Santo te inspire, guíe y dirija a ganar almas perdidas. Estar arraigado en el Señor. Antes de testificar a otros, cree, confía, espera y ten fe en Cristo. Deja que tus raíces se arraiguen en el suelo divino, para construir un cimiento en Cristo que ningún viento ni tormenta pueda conmover. Tener valor. Así como la pequeña criada, ten valor. No tengas dudas de tus creencias y fe, y recuerda que Dios es capaz de hacer lo que'dice que hará. No dudes, sino ten firmeza. Avanza confiado, sin dudar, en Dios (vers. 10). Ser amante, dispuesto y considerado. Como testigo para Cristo, siempre debes estar preparado para ayudar a alguien cuando se presente la opor­ tunidad. Permite que Dios trabaje a través de ti mientras buscas maneras de compartir a Cristo. Dedica todo tu corazón, mente y alma a la causa de Dios, y regocíjate al buscar almas perdidas con fervor. Biblia en mano ——————......................................... ...................... ...— ! Lee 2 Reyes 5:11 al 14. ¿Qué nos enseña este informe acerca de Naamán y de algunas de las lecciones que tuvo que aprender? ¿Qué podemos tomar de él para nosotros mismos? j Lee Romanos 6:4 al 11. ¿De qué modo la historia de Naamán refleja algunos de los principios que se enseñan en estos versículos? ¿De qué manera has experi­ mentado la realidad de una "nueva vida” en Cristo? MIÉRCOLES 15Julio Sb A 0 1 Lección para jóvenes / 23
  6. 6. JUEVES 16Julio NO EXISTE EL YO EN LA GRACIA 2 Reyes 5:1 dice: "Naamán, jefe del ejército del rey de Siria, era un hombre de mucho prestigio y gozaba del favor de su rey porque, por medio de él, el Señor le había dado victorias a su país. Era un soldado valiente, pero estaba enfermo de lepra". Naamán ganó reconocimiento entre los hombres; pero era Idólatra y sufría de lepra. Los dioses que él servía no lo podían ayudar; su posición tampoco lo podía auxiliar. ¿Qué podía hacer? Elíseo mandó un mensaje­ ro con Instrucciones sobre cómo podía ser curado. Naamán se molestó porque Eliseo no tuvo las cortesías que esperaba para con él; y de todos los ríos a los que lo podría haber mandado eligió el Jordán, aunque había otros mucho mejores. Naamán tenía sus propias expectativas sobre cómo debía ser sanado, y sumergirse en un río sudo no era una de ellas. Como cristianos, siempre debemos ser conscientes de que Dios nos ama y hace lo que sabe que es mejor para nosotros. Debemos recordar que nuestras mentes finitas no pueden siquiera imaginar las cosas que Dios puede hacer. Por su gracia existimos. Por su gracia Naamán fue sanado. Afortunadamente, los siervos de Naamán lograron convencerlo de seguir las instrucciones de Elíseo. En el caso de esta historia, tanto la criada como sus siervos eran subordinados; pero en ambas situaciones, ofrecieron sabios consejos. De esto podemos aprender que, sin importar quiénes seamos, la salvación sobrepasa rangos, razas o estatus social. La salvación es para todo aquel que la acepte. Cuando Naamán se lavó en el río, fue curado físicamente de su lepra; pero, también fue sanado espiritualmente. Antes de este momento, había sido un idólatra consumido por su orgullo. Este "nuevo" hombre reconoció al Dios verdadero. "Él tuvo una segunda oportunidad. Esto nos muestra la paciencia divina. Miles de personas rechazan a Cristo, pero cuando acuden a él encuentran que el camino todavía está abierto. Tienen una segunda oportunidad. Dios espera mucho tiempo para dar de su gracia incluso al pecador que ha rechazado la oportunidad de la misericordia".' Biblia en mano / "Ahora reconozco que no hay Dios en todo el mundo, sino solo en Israel. Le rue­ go a usted aceptar un regalo de su servidor" (2 Rey. 5:15, NVI). ¿De qué manera estas palabras nos ayudan a revelar la experiencia de la salvación? Ver Apoc. 14:12; 1 Juan 5:2,3; Rom. 6:1. j Si otros consideraran tu vida, ¿qué verían en ella que revela tu amor a Dios por lo que Cristo ha hecho por ti? ' J. R. Miller, "Naaman the Leper", recuperado el 18 de junio de 2014 http:// www.gracegems.org/Miller/naaman_healed_of_leprosy.htm. 24 I Lección para jóvenes
  7. 7. RECUERDA Dios anhela que caminemos una milla extra... o dos. Él no quiere que solamente oremos, sino también que "vivamos" nuestras oraciones. Por ejemplo, si oras para que se venda tu casa, pero nunca la pones en el mercado, puedes quedar atascado con una hipoteca terrible. Tienes que hacer tu parte. Naamán tuvo un problema similar. Su corazón orgulloso complicó su búsqueda de sanidad. Cuando escuchó una solución, se negó rotundamente a cooperar. Su voluntad se había vuelto más fuerte qué la de Dios. Solo después de humillarse y dejar su orgullo "en el mercado" fue curado, y llegó a ser una bendición y un testimonio para otros. VIERNES ■7*Julio CONSIDERA » Sumérgete en una pileta o lago, y representa el milagro de sanidad que Naamán experimentó al sumergirse siete veces en el agua. Reflexiona en lo increíble que debió de haber sido ser completamente renovado. Piensa en cómo Dios limpia nuestro corazón de pecado cuando acep­ tamos su salvación y obedecemos humildemente sus indicaciones. » Lee la historia de Naamán (2 Rey. 5:1-15) a un amigo que esté enfer­ mo físicamente o que tenga alguna discapacidad. Anímalo a hacer lo posible por recibir el mejor tratamiento. Enfatiza que aunque no experimente un milagro como el de Naamán en su vida, un día todo el dolor quedará en el pasado (Apoc. 21:4). » Anima espiritualmente a tus amigos de Facebook a través de tus publi­ caciones en el muro, imágenes y mensajes. Haz un esfuerzo intencional por alcanzar a una persona. » Sé un "misionero inverosímil" donde sea que estés. Demuestra 1 Timo­ teo 4:12 en tu vida, ayudando a alguien con su tarea, lavando la loza después de un almuerzo a la canasta, dando de tu tiempo para ayudar en un hospital, predicando en la iglesia, etc. Nunca eres demasiado joven para "demostrar" a Dios en tu vida. » Lleva semillas de mostaza a tu clase de Escuela Sabática. Comparte la analogía de Jesús sobre cómo incluso un poquito de fe puede mover montañas (Mat. 17:20). Da una semilla de mostaza a cada compañero y sugiere que la pongan en un lugar donde la vean a menudo. AMPLÍA Mateo 6:8; Romanos 12:12. Elena de Whlte, Conflicto y valor, p. 228. Colaboraron esta semana: Claudia McDonald, St. Catherine, Jamaica; Joanna Johnson, St. Catherine, Jamaica; Renatdo Mcleod, Kitson Town, Jamaica; Shandel Lawrence, St. Catherine, Jamaica; Mario Theodore Thompson, St. Catherine, Jamaica; Annalisa Miller, St. Catherine, Jamaica; Emeka Awolowo, Kano, Nigeria. Lección para jóvenes / 25

×