Aggiornamiento para la IglesiaHomilía de la fiesta del Nacimiento de Juan elBautista (24/6/12)A 50 años del comienzo del C...
Nacimiento de Juan BautistaY un poco el nacimiento de Juan el Bautista, que hoy celebra la Iglesia,también nos invita a es...
Nuestro tiempoPor eso yo decía como, mirando el acontecimiento del Concilio Vaticano II,mirando la Nueva Salvación que tra...
Y nosotros?Bueno, por eso, ante este mundo que está naciendo y todo eso antiguo queparece que va a dejar de ser, nos encon...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Aggiornamiento para la iglesia

1.083 visualizaciones

Publicado el

A 50 años del comienzo del Concilio Vaticano II (1962), donde Juan XXIII pedía un "aggiornamento" para la Iglesia, vemos que los cambios del mundo son tan profundos, que necesitamos poner al día todo, pero desde dónde?. El Nacimiento de Juan Bautista nos deja alguna pista.

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.083
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
20
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Aggiornamiento para la iglesia

  1. 1. Aggiornamiento para la IglesiaHomilía de la fiesta del Nacimiento de Juan elBautista (24/6/12)A 50 años del comienzo del Concilio Vaticano II (1962), donde Juan XXIII pedía un "aggiornamento" para laIglesia, vemos que los cambios del mundo son tan profundos, que necesitamos poner al día todo, pero desdedónde?. El Nacimiento de Juan Bautista nos deja alguna pista.50 años del Concilio Vaticano II Juan XXIIIPensaba que hace cincuenta años comenzó, algo que fue muy importante parala vida de la iglesia, que se llamó el Concilio Vaticano II, en 1962 hace este año50 años. Y en ese acontecimiento de la Iglesia el Papa de ese momento, queera Juan XXIII pidió a todos los obispos del mundo ésto: que pensaran enponer al día la Iglesia: “aggiornarla”, esa era la palabra, ponerla al “giorno”, alhoy. Y justamente esta renovación de la iglesia no era simplemente mirar almundo, (como iba este mundo) y adaptarse al mundo, sino que tenía que tenerun criterio un poco más sólido.Entonces lo que los teólogos indicaron es un poco esto, “para renovarseprofundamente la Iglesia tiene que mirar a sus orígenes, tiene que mirar elEvangelio, tiene que mirar a Jesús, tiene que mirar cómo nace la Iglesia, lasprimeras comunidades, cómo era la vida allí, y desde allí tomar, entonces, unarenovación en serio”.
  2. 2. Nacimiento de Juan BautistaY un poco el nacimiento de Juan el Bautista, que hoy celebra la Iglesia,también nos invita a eso; porque estamos hablando de los orígenes de laNueva Alianza. Si ustedes se fijan en la Palabra de Dios, en la Biblia hay dospartes: una es el Antiguo Testamento y otra el Nuevo testamento; lo que estáen el medio exacto, la “bisagra” entre el Antiguo y el Nuevo Testamento es elnacimiento de Juan el Bautista. Así que ahí estamos mirando el origen mismode este nuevo proceso, de este nuevo tiempo que se inaugura, con el NuevoTestamento, la Nueva Alianza.Qué es lo que ocurre ahí? Eso es lo que tenemos que mirar con claridad hoy.Qué es lo que pasaba con los padres de Juan el Bautista: Zacarías e Isabel;Zacarías era sacerdote del templo e Isabel era la prima de María. (Ustedesvean en los primeros capítulos <I-II> del evangelio de Lucas y lo van aencontrar todo bien detalladito).En el comienzo del Nuevo Testamento aparecen estas dos personas, Isabel yZacarías, dos ancianos que no tienen hijos. Muy parecido a lo que está en elcomienzo mismo de la historia del Pueblo de Dios con Abraham y Sara: dosancianos que no pueden tener hijos y sin embargo Dios les había prometido ladescendencia y que de ellos se bendecirían todos los pueblos.Entonces, Dios hace un signo. Dios hace y da vida en medio de lo que es laincredulidad nuestra (de que Dios puede hacer cosas nuevas incluso allí dondeparece que ya no se puede).Allí nace entonces Juan el bautista; inaugura una nueva etapa. Él va a ser elúltimo de los profetas y va a ser el primero que va a decir al mundo: “Éste esel cordero de Dios que quita el pecado del mundo”; Él va a mostrar dóndeestá la Salvación, él va a indicarle al mundo por dónde hay que caminar ahora,la Nueva Alianza.
  3. 3. Nuestro tiempoPor eso yo decía como, mirando el acontecimiento del Concilio Vaticano II,mirando la Nueva Salvación que trae Juan el Bautista que nos indica el caminode Jesús, también miramos nuestro tiempo y nos preguntamos: hacia dóndeiremos? porque si bien hace cincuenta años del Vaticano II, en cincuenta añospasaron tantas cosas y siguen pasando, y a una velocidad!; los cambios en lasociedad que estamos viviendo que estamos un poco desconcertados.La familia ya no es lo mismo que hace cincuenta años. Hoy ya no sabemosmás cómo es la familia; ya no sabemos más qué es lo que está bien y lo queestá mal; estamos en otra cultura, estamos ante nuevos valores, nuevasformas, no solamente en lo tecnológico y en lo científico, sino hasta en losmismos valores morales, ya no vemos claramente dónde están las cosasbuenas y las cosas malas.Para poner un solo ejemplo: ya no sabemos si está bien tener hijos o notenerlos, fíjense qué locos estamos!. Es más, si alguien tiene más de dos hijos,ya lo miramos medio raro, como diciendo: qué le pasa a esta gente?, como quedar vida ya no es Bendición de Dios. Digo: dónde hemos ido con losparámetros, no?.
  4. 4. Y nosotros?Bueno, por eso, ante este mundo que está naciendo y todo eso antiguo queparece que va a dejar de ser, nos encontramos con un signo de pregunta muygrande: ¿dónde estamos parados nosotros?; ¿dónde tenemos que estarparados nosotros?; ¿cuál es realmente nuestra identidad como Pueblo deDios?Entonces nuevamente la invitación será a mirar hacia nuestros orígenes, serámirar a Jesús, mirar al Hombre Nuevo que se nos muestra allí en losEvangelios.Por eso hoy la fiesta de Juan el Bautista nos hace poner la mirada en loscomienzos de la Nueva Alianza; Dios quiere hacer un nuevo pacto connosotros, quiere hacer una Nueva Alianza, quiere hacer un Nuevo Testamentocon nosotros, quiere entregarnos la Creación Nueva, para que nosotrosmismos también colaboremos en esta obra y nos sumemos al Reino, alproyecto del Padre.Y esto entonces, mirando a Juan el bautista, mirando su estilo de vida ymirando su enseñanzas, que nos llama a preparar el camino; preparemos elcamino, viene el Señor, el Señor viene a nuestra vida, viene a renovarnosprofundamente y viene a renovarnos en serio; no como nosotros pretendemosa veces, que cambien las cosas de una manera que no son las de Dios.Por eso miramos allí, cómo es lo de Dios?; ¿cómo es el hombre que Diosquiere? Y ahí está. Como decía el mismo Poncio Pilatos, el viernes santo: lomuestra a Jesús y dice: “este es el hombre” . No sabía lo que decía PoncioPilatos, pero decía una gran verdad: éste es el modelo del hombre. Así Diosquiere la humanidad. Por eso no podemos dejar de mirar allí y desde allíentonces si, renovar nuestro corazón, renovemos también nuestra fe.Para escuchar: http://www.goear.com/listen/352b450/120624-aggiornamiento-para-la-iglesia-nacbautb-juan-jose-gravet

×