Semana vocacionalTestimonio                                                 Hermanas Mercedarias de la Caridad            ...
Ese día profundizamos el texto bíblico que habla de dos hombres que querían   seguir a Jesús, y es como sigue: “Y dijo a o...
Una vez egresada del Colegio OficializadoSan Rafael, por recomendación de mispadres inicié los estudios Universitarios, si...
El carisma mercedario                                                     me ha hecho descubrir y                         ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Testimonio

372 visualizaciones

Publicado el

testimonio de una hermana mercedaria

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
372
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
27
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Testimonio

  1. 1. Semana vocacionalTestimonio Hermanas Mercedarias de la Caridad Secretariado General de Vocaciones Mi nombre es Sor Mary Suero Frías, nací en San Cristóbal, Rep. Dominicana, soy la tercera de siete hermanos, tengo 39 años y pertenezco desde hace quince años, a la Congregación de Hermanas Mercedarias de la Caridad; nuestro carisma es “un servicio de caridad redentora en todas sus formas, en orden a la plena liberación del ser humano”. ¿Y por qué Mercedaria? porque toda la enseñanza intermedia y Secundaria la realicé en uno de sus colegios y ahí aprendí a encontrarme con el Señor y a descubrir que el carisma ciertamente mitigaba el dolory la marginación de tantas niñas y jóvenes sin amor. Fue allí donde me empapé de grandesideales y sueños que acompañan mi vida hasta el día de hoy.Todo transcurría de manera natural, y yo iba creciendo más bien, en deseos de superarmeprofesionalmente y ayudar a mi familia, cuando un buen día en el marco de la SemanaVocacional Mercedaria que celebramos anualmente, una hermana (Sor EnriquetaHernández) se acerca a mi salón de clases invitando a todas las jóvenes participar en unaconvivencia vocacional el domingo de esa misma semana. Sentí que era mi oportunidad deir enterándome de qué va ese estilo de vida que ciertamente me llama la atención, yparticipé junto a otras siete jóvenes en dicha convivencia.
  2. 2. Ese día profundizamos el texto bíblico que habla de dos hombres que querían seguir a Jesús, y es como sigue: “Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios” (Lucas 9:61,62). En este breve relato del encuentro de Jesús con dos hombres que estaban dispuestos a seguirlo, Jesús les dice que los que quieren poner primero los intereses familiares antes que la proclama del reino, no son aptos para dicho reino. En general, lo más grande que tiene el ser humano es su familia, y acá veo a Jesús exhortando a dos potenciales seguidores a que ignoren a sus familias para seguirlo a él. Esto me pareció muy extraño en un principio, y lo debo confesar.Sin embargo, veía claro que el amorpor Cristo y su reino debían ser másfuertes que el amor que yo sentía pormis seres queridos. Y también elreino de Dios es lo primero y lo másimportante que incluso lamisma familia” Fue entonces cuandotomé el peso del verdadero amor ysentí que podía amarlo a Él ante todoslos seres que amaba y ante todas lascosas.En lo adelante, el testimonio de tantashermanas que me acompañaron hastacuarto año del Nivel Medio fueclave; al observarlas plenamenteinsertas en las realidades cotidianasde la Pastoral Educativa; su cercanía y acogida me ayudó a descubrir que yo quería sercomo ellas y así inicié un proceso de acompañamiento vocacional.
  3. 3. Una vez egresada del Colegio OficializadoSan Rafael, por recomendación de mispadres inicié los estudios Universitarios, sindescuidar mi proceso de acompañamientodurante tres años y medio más o menos,donde se combinaban reuniones semanales,y jornadas vocacionales de fin de semana,mientras participaba en la catequesis, en laalfabetización de reclusos y pertenecía alMovimiento de la Renovación carismáticade mi parroquia.La dimensión mariana de nuestraespiritualidad, preferentemente en lasdevoción a la Virgen de las Mercedes, me de entrega incondicional al proyectoabrió a la sensibilidad con los pobres, los de Dios; la acogida incondicional deenfermos y encarcelados de mi pueblo, las hermanas de mi congregación,donde reconocí el amor incondicional de que me mostraron la riqueza delDios, para conmigo. carisma congregacional con su testimonio de vida, y me enseñaronA los 21 años de edad ingreso a la con alegría, generosidad yCongregación y luego de profesa, soy compromiso (Sor Enriquetaenviada a la misión del Chorrillo en Hernández, Sor Mercedes Reynoso, Sor Concepción Alba, Sor Liduvina,Panamá, luego a Puerto Rico y Sor Lucía Aullol, Sor Evelynposteriormente la mayoría de los años de Aponte, Sor Isabel Maíz).religiosa los he vivido en mi País. Siento el gozo de quien haLas principales mediaciones fueron: el encontrado el tesoro escondido yapoyo de mi papá, el grupo de oración, la que se siente llamada a compartir suParroquia como comunidad de discípulos alegría con el mayor número posibleque en la Palabra, los Sacramentos y el de personas. Especialmente doyservicio van comprometiéndose con Jesús; gracias a Dios por mi formadora (Sor Elvira Minaya Feliz) que mela profundización de la Palabra que me acompañó con sencillez, conayudó a escuchar y conocer más al Señor; humildad y con mucho amor,el mirar a la Santísima Virgen bajo la facilitándome los elementosadvocación de las Mercedes, patrona del necesarios para el discernimiento depueblo dominicano como modelo de mujer, mi vocación.
  4. 4. El carisma mercedario me ha hecho descubrir y manifestar el amor liberador de esclavitudes en el seguimiento de la persona y obra de Jesucristo Redentor.Camino segura del amor de Dios... y Qué alegría siento de poder compartir con muchos(as) jóvenes la grandeza del llamado de Dios. Sentir que cada día gasto mi tiempo en lo que realmente me aprovecha a mí y a toda la gente que sirvo.Ojalá que cada uno de los que leen este testimonio también busquen sulugar, ¡no sean conformistas y esfuércense por ser felices! Queentiendan que la vocación Es el sueño que Dios tiene con cada hombre,con cada mujer de este mundo, incluso desde antes que estuviéramos en elvientre de nuestra madre. Digan “sí al Señor” con todas sus consecuenciasporque Él no defrauda, es siempre fiel. Vengan y vean. Si necesitasacompañamiento o tienes alguna duda vocacional, no dudes en buscar. “ElSeñor algo quiere conmigo y contigo. Quien nos regaló la vida tiene paracada persona una invitación original; un desafío fascinante”.

×