SAN IGNASIO DE LOYOLA
DESTACADO EN : <ul><li>Colabora en la defensa de Pamplona acosada por el rey de Francia. Es herido en la pierna derecha y ...
Reflexiones claves del Diario Espiritual de San Ignacio De Loyola   <ul><li>Dios me ama más que yo a mí mismo. - ¡Siguiénd...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

San Ignasio De

1.096 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.096
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
23
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

San Ignasio De

  1. 1. SAN IGNASIO DE LOYOLA
  2. 2. DESTACADO EN : <ul><li>Colabora en la defensa de Pamplona acosada por el rey de Francia. Es herido en la pierna derecha y enviado a Loyola, donde pasa la convalecencia. </li></ul><ul><li>San Ignacio comienza una peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de Montserrat. </li></ul><ul><li>Ignacio comienza la redacción de las Constituciones de la Compañía y es elegido superior general de la misma. A partir de este momento Ignacio vivirá permanentemente en Roma. </li></ul><ul><li>El amor de Dios es la fuente del entusiasmo de Ignacio por la salvación de las almas, por las que emprendió tantas y tan grandes cosas y a las que consagró sus vigilias, oraciones, lágrimas y trabajos. </li></ul><ul><li>El santo proponía a los pecadores esta oración, que él solía repetir: &quot;Tomad, Señor y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad. Vos me lo disteis; a vos Señor, lo torno. Disponed a toda vuestra voluntad y dadme amor y gracia, que esto me basta, sin que os pida otra cosa&quot;. </li></ul>
  3. 3. Reflexiones claves del Diario Espiritual de San Ignacio De Loyola <ul><li>Dios me ama más que yo a mí mismo. - ¡Siguiéndoos, Jesús, no me puedo perder! - Dios proveerá lo que le parezca mejor. - ¡Señor, soy un niño! ¿A dónde me lleváis? - ¡Jesús, por nada del mundo te dejaría </li></ul><ul><li>Qué queréis, Señor, de mí? - ¡Señor, sostenedme con vuestra gracia! - ¡No merezco, Señor, cuanto recibo! </li></ul>

×