Flandes, el Vietnam español.




                          Felipe II


  La historia empieza en 1.556, con la abdicación d...
había un equilibrio entre el rey y sus súbditos y éste debía
usar su diplomacia cuando necesitaba hacer alguna cosa de
imp...
le dice en sus cartas, lo mismo que el Papa. Ambos, fracasan
en sus peticiones.

               Los mendigos
  A ella fuer...
príncipe Guillermo de Orange, un noble, que fue muy
apreciado y favorecido por Carlos I.

  Felipe, sigue sin ceder. Consi...
Fernando Alvarez de Toledo la preparación de un ejército
para que ponga orden. Su hermana Margarita le informa de
que ya n...
El duque de Alba




                        Duque de Alba
  El inicio de los enfrentamientos, fue en la batalla de
Heilig...
flota española. Entre los supervivientes, estaba Francis
Drake; un pirata que daría muchos problemas.

 Fue precisamente p...
Los rebeldes en apuros




  Posteriores envíos de gobernadores más diplomáticos que
el agresivo duque, no sirvieron de mu...
los soldados se retrasaban, produciéndose motines y
provocando que los soldados se pagaran a sí mismos,
saqueando ciudades...
En 1.588 la armada invencible, que se dirigía a invadir
Inglaterra, sufrirá un desastre causado por el mal tiempo.
Eso dio...
A Felipe III, sigue Felipe IV. La situación sigue siendo igual.
Unas veces se gana y otras se pierde. La genialidad del
ge...
En 1.640, la guerra está muy recrudecida. España, hace
tiempo que ya no solo lucha contra los Paises Bajos, sino
que manda...
conservan la mayoría de sus conquistas. Es el fin de una
guerra que duró 80 años, y contribuyó notablemente a la
ruina del...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Flandes, el Vietnam EspañOl

2.845 visualizaciones

Publicado el

Siempre tuve curiosidad por saber como fue esa guerra que sostuvimos en Holanda los españoles. Y cuando lo averigüé, escribí éste artículo.

Publicado en: Viajes
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.845
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
9
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Flandes, el Vietnam EspañOl

  1. 1. Flandes, el Vietnam español. Felipe II La historia empieza en 1.556, con la abdicación de Carlos I de España (llamado Carlos V en Alemania) en su hijo Felipe II. Carlos había nacido en Gante (Bélgica) y conocía esas tierras, por ello era considerado por sus súbditos neerlandeses como soberano legítimo. En cambio a su hijo, Felipe II se le consideraba un monarca extranjero con intereses más favorables a España que a ellos. La primera diferencia entre el nuevo rey y sus súbditos, surgió tras la abdicación de su padre. Felipe como nuevo gobernante fue incapaz de soltarles un discurso, ya que no hablaba su idioma. Había una gran diferencia entre las provincias de Flandes y España. Aquí, estábamos acostumbrados durante largos siglos a soportar los caprichos de los gobernantes, ya fueran cristianos o musulmanes. En los Paises Bajos, no. Allí,
  2. 2. había un equilibrio entre el rey y sus súbditos y éste debía usar su diplomacia cuando necesitaba hacer alguna cosa de importancia. Asimismo, una nueva religión protestante; el calvinismo, se estaba implantando en esas tierras. Por ello, la inquisición impuesta por las autoridades españolas era poco menos que aborrecida, llegando a veces la población a enfurecerse y a apedrear al verdugo cuando se intentaba ejecutar a alguien por motivos de herejía. En 1.565, el rey estableció unos decretos, en los que se impedía la libertad de culto. Eso causó un gran malestar en la población. Como forma de protesta, un grupo de nobles utilizó unas feas túnicas grises, cuando tenían que reunirse con las autoridades españolas. Era una chocante forma de resaltar la elegancia de las autoridades y ridiculizarlas. Además, se habían comprometido a luchar contra la inquisición. En 1.565, el conde Egmont, un noble flamenco viajó a España para visitar al rey y exponerle sus quejas. Felipe ya lo conocía, pués había combatido junto a él y su padre en varias batallas. Y por ello lo recibe con alegría, pero sin comprometerse a nada. Egmont que no es un diplomático, no percibe el doble sentido de las palabras de Felipe y regresa creyendo que ha cumplido su objetivo. Es al llegar a su tierra cuando otros más acostumbrados a las cuestiones de protocolo y diplomacia, le informan de su error. Egmont al saberlo, se siente ofendido. El Papa, informado de los problemas que reinan en los Paises Bajos, escribe al rey y le recomienda que sea más tolerante en cuestiones religiosas. Asimismo le sugiere que viaje allí y vea con sus propios ojos los problemas que padecen sus súbditos. En aquel tiempo, gobernaba en Flandes la princesa Margarita, hermana del rey Felipe. Esta,
  3. 3. le dice en sus cartas, lo mismo que el Papa. Ambos, fracasan en sus peticiones. Los mendigos A ella fueron a ver el 5 de abril de 1.566 en Bruselas una parte de la nobleza. Llevaban puestas, sus túnicas grises. Margarita al recibirlos, se llevó una desagradable impresión. Uno de sus secretarios, le dijo a media voz que “no se dejara impresionar por esos mendigos”. En la reunión, pidieron que se aboliera la inquisición. Margarita, dijo que lo único que podía hacer, era decírselo a su hermano y mientras tanto, pedir a los inquisidores que fueran más suaves con sus condenas. Margarita de Parma Los nobles, habían oído al secretario de Margarita, y al salir, decidieron que el insulto de “mendigos” sería el nombre que recibiría su organización. Entre ellos, está el
  4. 4. príncipe Guillermo de Orange, un noble, que fue muy apreciado y favorecido por Carlos I. Felipe, sigue sin ceder. Considera a España, como la nación destinada a combatir a los herejes. Y para confirmar sus temores, Francia, la gran enemiga de España, al poco de firmar la paz, se ha visto envuelta en una terrible guerra civil causada por la religión. Es la llamada “guerra de los hugonotes”, que se prolongará, hasta casi finales de siglo. Felipe teme que algo parecido ocurra en su reino si accediera a conceder la libertad religiosa. En agosto de 1.566, el hambre se sumó a los problemas. La guerra entre Suecia y Dinamarca, provocó una caída del comercio, así como las importaciones de trigo del mar Báltico. La escasez de tales productos, elevó los precios. Eso facilitó a los calvinistas los argumentos que necesitaban para criticar el lujo de la iglesia y derivó en unos tumultos en los cuales, entre otras cosas, se asaltan las iglesias y se decapitan imágenes religiosas que los calvinistas consideraban heréticas. Margarita reunió urgentemente a los gobernadores. Varios, se pusieron de su parte. Otro grupo entre los que se encontraban Egmont, Horn y el príncipe de Orange, piden la convocatoria de Estados Generales, una amnistía general, y la supresión de la inquisición. Margarita decretó, que si ellos no molestaban a los católicos, ella no usaría la fuerza. Ellos, accedieron. Así que se procedió al desarme y se controló la situación. Pero Felipe, se siente insultado por lo sucedido. No está dispuesto ni a que se cuestione su autoridad, ni se profane a la iglesia. Ha sido demasiado tolerante y considera que es hora de usar la fuerza. Para ello, encarga al duque de Alba,
  5. 5. Fernando Alvarez de Toledo la preparación de un ejército para que ponga orden. Su hermana Margarita le informa de que ya no es necesario, pero Felipe, insiste. Príncipe Guillermo de Orange El duque llega a Bruselas, en agosto de 1.567, casi un año después de los sucesos. Al saber Margarita de las órdenes que le ha dado el rey y al no estar de acuerdo con ellas, dimite. Al poco, el duque de Alba crea el “tribunal de los tumultos” y cita al conde Egmont y a Horn, con la excusa de darles unas instrucciones del rey. De esa forma los detiene y los manda decapitar. El príncipe Guillermo de Orange, ha conseguido huir a las posesiones de su familia en Alemania, donde recluta un ejército de mercenarios, y lo pone al mando de sus hermanos. También financia a los piratas holandeses o “mendigos del mar”. Desde éste momento, empieza la guerra en Flandes.
  6. 6. El duque de Alba Duque de Alba El inicio de los enfrentamientos, fue en la batalla de Heiligerlee en mayo de 1.568, en la cual las tropas de Luis de Nassau, hermano de Guillermo, derrotaron a las del duque de Alba. Este, aprendió la lección y lo derrotó en Jemmingen. Guillermo de Orange que había regresado a Holanda, se vió obligado a regresar a Alemania. El duque, vió que era la ocasión ideal para que el rey Felipe, viajara y mostrara su clemencia a sus súbditos. Por ello, le escribió. Pero tal viaje, nunca se produciría. Entretanto, un incidente en aguas de Méjico hizo que las relaciones con Inglaterra, hasta entonces aliada de España, se enfriaran. En San Juan de Ulúa, unos barcos ingleses que realizaban acciones de contrabando, fueron atacados por la
  7. 7. flota española. Entre los supervivientes, estaba Francis Drake; un pirata que daría muchos problemas. Fue precisamente por culpa de los piratas ingleses, que la paga no llegara a los tercios españoles (aunque rara vez más del 15 % de esos soldados, había nacido en España). Temiendo un motín, el duque de Alba impuso unos impuestos a los holandeses, destinados a pagar a las tropas. Los ciudadanos, se enojaron aún más. Solo faltaba que les tocara a ellos pagar a unos soldados extranjeros, que venían a intimidarles. Los éxitos de los “mendigos del mar” capturando ciudades portuarias, animó a la rebelión. Estos reclamaron la presencia de Guillermo de Orange, el cual atacó desde el norte con un ejército y su hermano Luis por el sur, con otro. El duque, reacciona y va hacia el sur. Su hijo Fadrique, es enviado al norte. Ambos, vencen y saquean varias ciudades rebeldes. Los habitantes de la ciudad de Alkmaar, viéndose ante el dilema de rendirse y ser saqueados, o resistir y ser saqueados igualmente, optan por romper los diques que los separan del mar, inundando y arruinando la ciudad, pero logrando que las tropas del duque, se retiraran. Viendo el rey que el duque vencía, pero no convencía, le hizo regresar a España en 1.573, dejando a unas provincias en peor estado que cuando llegó.
  8. 8. Los rebeldes en apuros Posteriores envíos de gobernadores más diplomáticos que el agresivo duque, no sirvieron de mucho. Sobre todo en Holanda, y las provincias del norte, ya no querían a Felipe como a rey. En el mar, los piratas ingleses y los mendigos, causaban estragos a la flota española y sus colonias no solo de América, sino también de Filipinas. Por ello, las pagas a
  9. 9. los soldados se retrasaban, produciéndose motines y provocando que los soldados se pagaran a sí mismos, saqueando ciudades. Eso solo consiguió que muchas ciudades indecisas, se decidieran a abrazar la causa rebelde, y que no se lograra la victoria militar cuando ésta estaba al alcance de las tropas españolas. Pese a eso, se lograron victorias militares, como Lepanto en 1.571, y las conquistas de Alejandro Farnesio, hijo de Margarita. La toma de Portugal para la corona española en 1.580, hizo a la reina Isabel de Inglaterra sentir, una sensación de aislamiento. Por ello, mandó a unos 6.000 soldados de su ejército, para apoyar a los holandeses. Sin embargo, los abusos del general inglés que se hizo proclamar gobernador de unas provincias holandesas, pese a la prohibición de la reina y las derrotas que sufrió, hicieron que se les ordenara regresar a Inglaterra. Felipe tuvo en cuenta ese suceso y fue motivo para un proyecto de invasión a Inglaterra. En 1.584, Guillermo de Orange es asesinado por un fanático católico que logró infiltrarse en su círculo de amigos, siendo su muerte un duro golpe para la causa rebelde. Su hijo Mauricio de Nassau, le sucederá.
  10. 10. En 1.588 la armada invencible, que se dirigía a invadir Inglaterra, sufrirá un desastre causado por el mal tiempo. Eso dio ánimos a los rebeldes. A finales de la década de los 90, los hugonotes consiguen vencer en Francia. Por ello y al igual que Inglaterra, se dedican a mandar dinero y ayuda a los rebeldes. Treguas y guerras Tras varios años de treguas, en las que los holandeses se dedican a reforzarse, la guerra se reanuda en 1.600. Felipe II había muerto un par de años antes. Su sucesor es Felipe III, que en 1.604, negocia la paz con Inglaterra. Su rey Jacobo I, sucesor de la fallecida Isabel, accede a ello. Francia sigue con su papel de ayudar a los rebeldes por medio de dinero. En la corte española, se contempla el conflicto con los Paises Bajos, como algo imposible de resolver pero imposible de abandonar, por la pérdida de prestigio que ello supondría.
  11. 11. A Felipe III, sigue Felipe IV. La situación sigue siendo igual. Unas veces se gana y otras se pierde. La genialidad del general Spínola, conocido por estar retratado en el cuadro de Velázquez “La rendición de Breda”, no soluciona el conflicto. Las conversaciones de paz con los rebeldes, son infructuosas. Estos no quieren ser gobernados por Felipe IV, ni tampoco abandonar sus creencias. El desacuerdo en éstos dos puntos, hace imposible la paz, pero las negociaciones continúan en ambos bandos para hacer ver a los ciudadanos que se intenta poner fin a la guerra. En 1.639, llega el gran desastre. Este es peor aún que el de la armada invencible. La flota española, es derrotada en el Mar del Norte por los piratas holandeses, ayudados por sus colegas franceses. Es la llamada batalla de las Dunas. Dicha flota, llevaba refuerzos para continuar la guerra. Felipe IV
  12. 12. En 1.640, la guerra está muy recrudecida. España, hace tiempo que ya no solo lucha contra los Paises Bajos, sino que manda ayuda militar y económica, a sus aliados alemanes, que están luchando contra los suecos y las provincias rebeldes germanas. Cataluña y Portugal se han sublevado, negándose a pagar unos elevados impuestos. Francia por su parte, está realizando acciones militares en el norte de Italia, también controlado por los españoles, para impedir el acceso de los tercios a Flandes. Eso sin olvidar la vigilancia de las colonias americanas y filipinas, así como la vigilancia del norte de Africa, en prevención de los piratas argelinos. En Inglaterra, gobierna Carlos I que guarda gran resentimiento contra Felipe IV, ya que años antes había viajado a España y pretendido casarse con su hermana, pero las diferencias religiosas ocasionaron un gran retraso en las negociaciones de boda, que se retrasó aún más con la muerte del Papa. Carlos, ante la delicada salud de su padre, Jacobo, decidió que debía regresar a su país y olvidarse de la boda. Por suerte para los españoles, su despótico gobierno y las grandes cantidades de dinero gastadas para luchar contra España, desencadenó fuertes disputas con el Parlamento inglés, partidario en su mayoría de que la guerra se realizara en forma de ataques piratas a América, algo mucho más barato que lo que el rey pretendía. Este se negó a ello. Finalmente, los desacuerdos, condujeron a una guerra civil. Por su parte, Francia manda apoyos a la sublevación catalana. España intenta contrarrestarlo, invadiendo el norte de Francia. Todas éstas acciones, representan un enorme esfuerzo militar, que España no puede permitirse. Ante tantas dificultades, se alcanza la paz con los Paises Bajos, firmada el 30 de enero de 1.648, en la que los rebeldes
  13. 13. conservan la mayoría de sus conquistas. Es el fin de una guerra que duró 80 años, y contribuyó notablemente a la ruina del imperio español. No pocos historiadores confirman que la historia de Europa habría sido muy distinta, si España y los Paises Bajos, se hubieran llevado bien. -------------------------------------- Nota: Las imágenes las he sacado de internet y he omitido nombrar otros sucesos y personajes para no cansar al lector, ya que éste artículo fue escrito principalmente con la finalidad de que pueda comprender como fue el origen de esa larga y pesada guerra que sostuvimos los españoles en los Paises Bajos. El autor: Antonio Pedro Grande Rey

×