Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
En busca de la identidad  A lo largo de la historia, lo que caracterizó a la moda argentina fue haber tenido lamirada siem...
Francia, Inglaterra y de una España “invadida” primero por la moda llevada por los Borbones y luegopor el estilo imperio d...
costumbres distintas, en medio de una situación crítica. “Pero en su vestir trajeron una especie demelancolía por la elega...
oficinas públicas tenían que usar pollera, así como los niños que asistían a colegios estatales debíanpresentarse con cami...
mano de la liberación sexual– a la pollera plato, que conlleva una idea más relacionada con elromanticismo. Luego apareció...
Jorge Moragues, historiador y curador del desfile “Pasado de Moda”, que organiza el programa Puertasdel Bicentenario del g...
Diseñadora y Especialista en Gestión Estratégica de ProyectoLa moda, no sólo interpretada a través de las prendas u objeto...
moda hecha en Argentina.(Publicada en Caras y Caretas, enero 2010)
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Moda Argentina

3.424 visualizaciones

Publicado el

Nota sobre la historia de la moda argentina. Publicada en Caras y Caretas, enero 2010.

  • Sé el primero en comentar

Moda Argentina

  1. 1. En busca de la identidad A lo largo de la historia, lo que caracterizó a la moda argentina fue haber tenido lamirada siempre puesta en la vestimenta española, francesa e inglesa. Los hombres y las mujeres se iban adaptando a los usos foráneos y a los cambios, siempre relacionados con coyunturas que nos eran ajenas. Sin embargo, desde la crisis de 2001 la moda nacional está renaciendo con un criterio propio basado en el profesionalismo y en el diseño de autor de las nuevas generaciones de creativos.Por Sol PeraltaHay una base que sustenta las modas de las sociedades más diversas, las europeas, orientales olatinas; las totalitarias o las democráticas; antiguas o actuales: el modo de vestir está relacionado enforma directa con la realidad política, cultural y económica. Dentro de este marco, es interesante lahistoria de la moda argentina porque muestra el doble juego de marcar los movimientos políticos,económicos y culturales del país pero usando creaciones y estilos foráneos. Durante más de dos siglos,los argentinos adoptamos sin cuestionamientos la moda europea y recién a partir de 2001 se comenzóa desarrollar el diseño argentino de autor.Por otra parte, cuando se habla de moda argentina en realidad se hace referencia a porteña. RosaIglesias, directora del Museo Nacional de la Historia del Traje, considera que “históricamente hay unfenómeno rioplatense muy marcado, Buenos Aires y Montevideo son cosmopolitas por ser puertos demar. Mientras que en la Patagonia la población fue muy tardía, no hay una fundación española en eseterritorio y el resto del país se ve pegado al Alto Perú, con vestimentas más ricas, cargadas. Lo queocurre en los centros de producción nativa no es lo que se define bajo el concepto de moda.” La modatiene que ver con las costumbres y con un acto voluntario de búsqueda de un estilo. El término seacuñó en 1640 a partir de que Francia quiere impulsar sus sederías de Lyon y comienza a enviarle alas cortes europeas unas estatuillas con diseños franceses hechos en seda. Cuando alguien decidióencargar esa prenda se produjo una moda, el hecho voluntario de tomar una manera de vestir. Otra desus características es que es fenómeno urbano.La Argentina pese a que tiene grandes diseñadores ha sido un país receptor de moda. Una de las pocasexcepciones a lo largo de la historia fue la instalación del peinetón, un fenómeno propio del Río de laPlata (ver columna Estríctamente argentino). Muchos de los emblemas de lo argentino son elementosque no pertenecen a la moda, como el poncho. La socióloga Susana Saulquin es autora de “Historia dela moda argentina” (editorial Emecé), uno de los análisis más completos y fundados sobre el tema. Ensus páginas desarrolla una teoría sobre las causas de esta falta de identidad entre las que seencuentran la lejanía de los centros productores de moda que le resta punibilidad al copiado, losvaivenes económicos y los gobiernos totalitarios, la llegada de un número tan grande de inmigrantes yla actitud de comodidad e inseguridad de los habitantes.Las mayores influencias que llegaron a este rincón del mundo en los siglos XVIII y XIX provenían de
  2. 2. Francia, Inglaterra y de una España “invadida” primero por la moda llevada por los Borbones y luegopor el estilo imperio de Napoleón. Un ejemplo de esta mixtura de lo español sobre lo francés es quemientras que las estadounidenses adoptaron la capota de la moda imperio, acá se usaron la mantilla yla peineta, dos incorporaciones españolas.En la época del virreinato se dio una particularidad que no volvería a repetirse. Por su caráctermercantil, la mayoría de los habitantes dedicados al comercio tenían un poder adquisitivorelativamente similar entonces no había grandes diferencias en la vestimenta de los pobladores, poreso no se la asociaba con diferencias de clase. Poco a poco algunas familias de terratenientesdedicados a la crianza de vacunos comenzaron a incrementar su fortuna pero esto se evidenció antesque por la vestimenta por sus palacetes. La mayoría de las mujeres confeccionaba sus propias prendas-en base a figurines- que por lo general consistían en una camisa de lino con encajes y encima unrígido jubón y faldas largas sobre la invariable enagua. No había mujer que saliera a la calle sin suabanico.Con el reinado de Victoria I de Inglaterra (1837-1901) toda América del Sur se hace anglófila, coninfluencia en la moda masculina primero y luego en la femenina. Para los hombres significó laincorporación del traje, vestimenta que se utiliza hasta nuestros días aunque poco a poco vaperdiendo prevalencia incluso en ámbitos formales. “La influencia victoriana, además de las prendas,aparece en la postura, la actitud recatada y las costumbres. La idea de que no sólo hay que ser, sinoparecer, toma una importancia fuerte. En Buenos Aires la mujer ‘imperio’ había estado másincorporada a la vida cotidiana que la nueva mujer victoriana”, cuenta Iglesias. Ninguna obligación deetiqueta de esta época puede compararse con las del siglo XIX. De acuerdo a la manera de vestirvictoriana había trajes de mañana, de tarde, de entrecasa, de coctail y dentro de los de noche existíandiferenciaciones de acuerdo a que fuera para ir a un baile (con cola y escote) o al teatro o una comida(más cerrado y sin cola). Este rigor se sostuvo hasta que lo rompe Coco Chanel.Cientos y cientosEsta sociedad que no lograba encontrar sus formas propias y su identidad al vestir sufrió unterremoto con la llegada de los inmigrantes. La población argentina pasó de 1.836.590 habitantescensados en 1869 a 7.885.237 en 1914, es decir que se multiplicó por cuatro en 45 años. Comoconsecuencia se prolongó la ausencia de una representación del estilo local, pero no se importó moda.“Si seguimos con la lógica de que la moda la imponen las clases altas, es indudable que los inmigrantesno trajeron moda europea sino prendas de sus industrias tradicionales pero que no estaban de moda”,describe Paula López, una diseñadora que trabajó durante ocho años en la materia Sociología (cátedraSaulquin) de la carrera de Diseño de Indumentaria y Diseño Textil.Además, la mayoría de los inmigrantes provenían de zonas rurales, eran labradores o marineros.Como regla, en cuanto pueden cambian esas prendas por lo que se ofrecía acá, con alguna nota de supaís que no querían abandonar como el abanico. En medio del crisol que forma esta nueva Argentinase puede ver a mujeres italianas que incorporan de las inmigrantes españolas el uso del abanico. “Delos inmigrantes llegan hasta nuestros días las alpargatas y la boina, traídos por los vascos franceses”,comenta Valeria Tuozzo, socióloga de la misma cátedra.El diseñador Pablo Ramírez, quien escogió el ex Hotel de los Inmigrantes para presentar su colecciónPueblo en 2003, considera que los inmigrantes tuvieron que adaptarse a un nuevo lugar, con
  3. 3. costumbres distintas, en medio de una situación crítica. “Pero en su vestir trajeron una especie demelancolía por la elegancia y por el lugar de donde venían y también la decisión de probar cosasnuevas. Es un mix bastante raro. Cuando hice la colección inspirada en ellos pensé en el concepto delpobre chic: la dignidad en el vestir sostenida como sea. Son gestos de coquetería, como tener la ropalimpia y bien planchada, en un escenario de austeridad. Las mujeres zurciendo las medias dan cuentade que no querían demostrar nada hacia fuera sino que este cuidado tenía que ver con lo que ellosmismos veían. La dignidad surge de ahí y no de mostrar brillos”, subraya.Moda y guerrasSi la moda realmente es un reflejo de lo que ocurre en la sociedad, se ve claramente cómo los cambiosque vivieron las mujeres pueden mostrarse en su modo de vestir década por década en el siglo XX. Yaunque el gran protagonista del arreglo desde los comienzos de la historia había sido el hombre, eneste período mantuvo su vestimenta con pocas alteraciones lo que lo muestra en un segundo plano,adaptándose.Las mujeres europeas que vivieron la Primera Guerra Mundial tuvieron que salir a trabajar y ademássufrieron un adelgazamiento porque se racionaba la comida. Por ese motivo además de la escasez detela, la ropa fue cambiando y volviéndose más escueta y las casas de moda existentes en Paríscerraron. En la Argentina no se vivió ninguna de estas dificultades, sin embargo, sí se adoptó la modaque surgió en consecuencia de ellas, con Chanel a la cabeza de los diseñadores. Directamente serecibían los figurines y se adoptaban las nuevas prendas. Puede parecer insólito este granacoplamiento, cuando la coyuntura argentina era tan diferente de la europea. Sin embargo no lo es.“Como acá no había una industria desarrollada y se usaba lo que venía de Paris, si allá cambia elvestido como consecuencia de la guerra, las mujeres argentinas no tienen otra opción que adoptar lanueva moda”, dice López. A partir de entonces el vestido es suelto, de corte recto, la falda sube hasta larodilla y las crecientes clases medias argentinas se distinguen en la calle por la ropa de trabajo. Trasesta guerra, se flexibilizó el luto. Entre 1930 y 1950 se produjo una multiplicación de tiendas de modaen Buenos Aires.En la 2°GM las mujeres salieron nuevamente a trabajar pero ya a puestos de oficina (llegando algunasa convertirse en empresarias), no tanto porque faltaran hombres sino por decisión propia. Así nace unconcepto nuevo: el traje sastre con falda acompañado por el uso de hombreras para sumar tamaño ylas plataformas, para ganar altura y mirar al los hombres directo a los ojos. Después de que ganaronsu lugar en el mundo laboral, el péndulo volvió a balancearse y llegó el momento de Dior, con undiseño ultra femenino dado por los strapless, la cintura marcada y para la noche las faldas con metrosy metros de tul. Su primera colección se presentó en 1947.Iglesias considera que las dos Guerras Mundiales y la de Vietnam fueron momentos de ruptura en lamoda: “En el último caso, la Argentina formó parte de los movimientos juveniles que derivaron delconflicto bélico. El estampado camuflado se empezó a producir en Buenos Aires como en cualquierotro lugar del mundo, fue simultáneo y fue incorporado por los jóvenes sin diferenciación de estratossociales”.Todos los gobiernos totalitarios, de derecha o de izquierda, imponen pautas de vestimenta. La últimadictadura argentina no fue la excepción y produjo un retroceso de la moda, así como de tantas otrasáreas, propulsado por una cantidad de reglamentaciones. Por ejemplo, las mujeres que trabajaban en
  4. 4. oficinas públicas tenían que usar pollera, así como los niños que asistían a colegios estatales debíanpresentarse con camisa y corbata y las niñas con bincha y el cabello recogido. También se terminóbruscamente con la moda del taco tipo flamenco o de la bota texana para los hombres, con riesgo decaer preso si se desobedecía.InfluenciasEva Perón fue una de las personalidades argentinas que marcó un estilo. Su estampa con el trajeentallado estilo Dior o Balenciaga y sobre todo el peinado de cabello recogido en un rodete tirante sepropagó y repitió. Cristian Dior dijo en un reportaje: “La única verdadera reina que vestí fue EvaPerón”.Si bien vistió muchas prendas de Paco Jaumandreu, quien tenía un estilo propio, desaprovechó laoportunidad de promover a este diseñador y a otros argentinos en el resto del mundo porque semanejó dentro de los cánones de la época y tomó toda la moda europea. Desde otro ángulo, “el estilode Evita no bajó mucho a la sociedad porque las clases altas, que son las consumidoras de moda, no laquerían”, dice Tuozzo.En este momento Cristina Kirchner matiza su vestuario con piezas internacionales y algunas defabricación local, pero sin enfatizar en la moda argentina que ahora sí está surgiendo con fuerza.Michell Obama en su rol de primera dama, por el contrario, le está dando un gran apoyo a la modaestadounidense.Hasta la aparición del cine la aristocracia es la que impone moda y en nuestra sociedad ese rol locumplen las altas burguesías. A través de la revista El Hogar las mujeres de clase media miran cómo sevisten las chicas de la alta sociedad para bajar esa moda con confecciones encargadas a la modista delbarrio. Después, cuando el cine argentino empieza a crecer, es indiscutible la influencia que ejercenactrices como Zully Moreno y la revista de la que copian modelos pasa a ser Radiolandia.Después del New Deal, cuando Estados Unidos empieza a tener poderío económico, las casas francesasllegan hasta allá con sus sucursales. Gracias al cine se empieza a exportar la moda norteamericana,Gary Cooper puso de moda los zapatos bicolor y Clark Gable la campera sport. Y su cúspide se da conla explosión juvenil de los años 60. En esa década llegan a las tiendas de la Argentina los primeros jeanLevi’s y Lee, que en los 50 podían verse solamente en las personas que viajaban y los traían de EstadosUnidos.Fuera corsetEl proceso general del vestir ha ido ganando en practicidad y comodidad. El corsé, que posibilitó elideal de belleza femenino con el talle avispa y también fue el símbolo de que el rol de la mujer era serun objeto decorativo ya que no le permitía realizar casi ninguna actividad, llegó hasta 1910. Poco apoco, la ropa se fue adaptando a un estilo más funcional.Además, en el último siglo el cuerpo se fue dejando cada vez más al descubierto. Muchos autorescoinciden en que la primera vez que ocurrió fue en los años 20, cuando la falda se levanta y permiteque se vean las piernas de la rodilla para abajo y se piensa que está relacionado con la búsqueda de lasmujeres de reconquistar a los hombres que volvían deprimidos de la guerra. La falda va a ircambiando de largo, hasta llegar en los 60 a su mínima expresión con la minifalda, que se convierteuna tendencia cíclica que llega hasta estos días. Irrumpe para reemplazar con un estilo sexy –de la
  5. 5. mano de la liberación sexual– a la pollera plato, que conlleva una idea más relacionada con elromanticismo. Luego apareció el movimiento hippie con pocos adherentes en este país, aunque sumoda sí se extendió. Alguien podía lucir una prenda de estilo flower power una noche y al díasiguiente ponerse un traje para ir a rendir un examen o a trabajar.El jogging fue una incorporación que nos acercó definitivamente al concepto de moda deportiva. Enlos años 80 el país se plegó a la nueva moda, que era consecuencia de un estilo de vida más sano yrelacionado con la naturaleza. En los últimos años, el sport wear (por ejemplo, una campera de jeansobre un vestido) pasó a ser lo más usado gracias a su funcionalidad y comodidad.La creciente exposición del cuerpo de las últimas décadas es acompañada con otro proceso único parala Argentina: el abandono de las convenciones de etiqueta en pos del avance de la ropa informal. Esuna consecuencia de la exaltación de la juventud como valor para la sociedad, que se acompaña con laabominación de muchas viejas convenciones como la moda formal. El traje, los zapatos, los textilesmás nobles, los tacos e incluso la necesidad de combinar la indumentaria de determinado modoquedaron en desuso. La diseñadora Verónica Santesteban promueve el uso de sus lujosas carteras conzapatillas, algo impensado veinte años atrás.Susana Saulquin, en “Historia de la moda argentina” describe un cambio de eje: “A través delmovimiento feminista, la década de 1960 propuso el cuestionamiento de los roles heredados delpasado. El eje de la moda, que hasta ese momento dividía dos zonas claramente delimitadas, la modamasculina y la moda femenina, comenzó a desplazarse desde la categoría sexo hacia la categoría edad,como valor supremo, a partir del poder de la moda joven”. El jean consagró el concepto unisex, queresponde a la igualación de los sexos. Otros países de Latinoamérica no adoptaron tanto este estilounificador, pero en la Argentina es muy improbable que esta moda se vaya a revertir en algúnmomento.Para Iglesias, “estamos en una sociedad que tienen que resignificarse y entonces no podemos sostenermuchas cosas y, entre las que queremos traspasar al verdadero siglo XXI, no está la estrictez en laforma de vestir. Para la mayoría de los ciudadanos del mundo eso ya no tiene sustancia”.A las aulasEn 1989 se creó la carrera de Diseño de Indumentaria y Diseño Textil en la UBA, después de que elsector comenzar a organizarse y surgieran nuevos creativos provenientes de otras áreas como el arteo la arquitectura. Incluso muchos diseñadores que ya estaban trabajando decidieron cursarla paraganar una formación profesional. También en el 89 se hizo la Bienal de Arte Joven y fue un hito en elcrecimiento de estos nuevos diseñadores. Incluso algunas ciudades como Mar del Plata, Trelew,Rosario, Córdoba y Mendoza, están desarrollando el sector de la moda y exportando sus creaciones.Todas las personas que trabajan en relación a la moda coinciden en que estos nuevos profesionales –que ya no miran hacia Europa para inspirarse- están a la altura de los mejores del mundo. En 2005 laciudad de Buenos Aires fue elegida como la primera Ciudad del Diseño de la UNESCO y de este modointegrada a la Red de Ciudades Creativas de la Alianza Global para la Diversidad Cultural.Pero todavía no se ha logrado un estilo argentino, una moda propia. Esto ocurre en parte porque losnuevos creativos del área desarrollan lo que se conoce como diseño de autor, es decir que resuelvencuestiones de estilo a partir de una personalidad propia. Por lo tanto hay una enorme diversificaciónque tiene que ver con la segmentación por edad, situación económica y ubicación geográfica.
  6. 6. Jorge Moragues, historiador y curador del desfile “Pasado de Moda”, que organiza el programa Puertasdel Bicentenario del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, considera que hay una necesidad de labúsqueda de identidad y, en dicho marco, “el traje como elemento cultural conforma un código noverbal que nos hace recordar el pasado, el presente e imaginar el futuro”. Este desfile se realizará el 13de marzo próximo a las 21 frente al Monumento a los Españoles. Los diseñadores Pablo Ramírez,Jessica Trosman, Marcelo Senra, Laura Valenzuela, Cecilia Gadea, Mónica Socolovsky, Vicky Otero,Kostume, Nadine Zlotogora, Vero Ivaldi y Mariana Dappiano recorrerán los estilos que marcarondiversas épocas, desde el siglo XIX hasta 2010.Para celebrar el bicentenario de la Revolución de Mayo, el Museo Argentino de la Historia del Trajepresenta la muestra “200 años: 3 momentos. Las argentinas y la moda”. Además de exhibir un vestidode 1810 y otro de 1910 en excelente estado de conservación, la muestra homenajea a una selección dediseñadores argentinos de las nuevas generaciones.En el mundo uno de los aspectos más revolucionarios de la moda en este momento es la invención denuevos textiles, con telas funcionales que permiten eliminar la humedad del cuerpo o, yendo máslejos, analizar el ritmo cardíaco y las pulsaciones de un corredor. Y la Argentina no es ajena a estabúsqueda. “Se están haciendo unos trabajos interesantísimos en el INTI sobre investigación textil, quecreo que va a tener un producto dentro de poco tiempo. La parte creativa está y tiene una fuerzaenorme, lo que falta es el apoyo político para que se pase de la fase experimental a la industrial”,considera Iglesias. “Estamos trabajando en un país donde la industria textil fue devastada en los 90 ynos encontramos en un momento en el que se cierran las importaciones, por eso trabajamos con lostextiles que conseguimos de oriente, de Europa y de Brasil principalmente”, dice Ramírez.La Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria dio a conocer el Plan Estratégico de la ModaArgentina que tiene financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo. El objetivo central delproyecto es fortalecer las relaciones de producción y potenciar el diseño local para posicionarlo en elmercado internacional. Según se proyecta, el plan llegará a más de mil PyMEs y proveedores del áreade la indumentaria, con herramientas de capacitación y asistencias técnicas para que se optimicen loscanales de producción y comercialización.Este fin de siglo que todavía está aconteciendo se plasma en la calle, donde se cruzan alguien vestidocon un saco de los años 90, una mujer con falda larga, otra con babuchas y un hombre con pantalón yzapatillas. En esta convivencia armónica se genera algo paradójico: el hilo conductor que une a estaspersonas es que cada una busca su propio estilo con libertad e independencia, sin estar fuera de lamoda. El diseñador y profesor de historia de la moda Claudio Martínez, recientemente fallecido, decíaque “La moda siempre va un paso más delante de lo que nosotros creemos”. Habrá que esperar unasdécadas para ver hacia dónde decanta este universo multifacético en el que nos encontramos.El ADN de la moda argentinaPor Soledad Offenhenden
  7. 7. Diseñadora y Especialista en Gestión Estratégica de ProyectoLa moda, no sólo interpretada a través de las prendas u objetos que sabe producir sino como unamanifestación cultural más completa, es parte del tejido estructural de una comunidad. La moda tienela capacidad de sintetizar parte de la experiencia de los individuos e hilvanar el sistema de relacionessimbólicas de los mismos con el medio que habitan. Como el lenguaje, es una convención cultural, uncódigo interiorizado en una sociedad de una época determinada.El ADN de la moda puede definirse como la información genética necesaria para construir y sostenersu propio sistema, en el cual la identidad es el núcleo molecular que se transmite de generación engeneración.En la actualidad resulta innegable que, por encima de las cartografías trazadas, las identidades seconsolidan según manifestaciones de consumo, entretenimiento e incluso por hábitos que compartenpersonas que viven en diferentes lugares del mundo. El consumo en el mundo de occidente configuraparte de la producción de símbolos e imágenes que sirven de referentes para la construcción deidentidades colectivas.Fue el antropólogo Marc Auge quien supo interpretar las dinámicas de los escenarios emergentes através del análisis de la significación de la cultura de la moda y del mundo del consumo: "No se tratade etnografiar sociedades o culturas ‘puras’, constituidas en totalidades cerradas y autónomas, sino deestudiar el fenómeno mismo de la coexistencia entre mundos diferentes (lo local y lo global) dentro deun mismo espacio-tiempo que nos es contemporáneo y del que somos a la vez actores yespectadores".En este contexto, el ADN de la moda argentina ya no puede ser analizado únicamente desde unaperspectiva local sino como parte de un fenómeno de la cultura global. La noción de glocalización(globalización + localización) nos ofrece un nuevo encuadre para construir el futuro aquí y ahora; unainevitable fusión entre la visión cósmica de lo universal con la especificidad cultural de nuestro país.Si la sobremodernidad definida por Auge es productora de no lugares, o sea, lugares sin memoria,¿cómo podemos continuar la historia de la moda argentina? ¿Cómo podemos revertir la ausencia deidentidad en moda en nuestra matriz cultural? ¿Cómo evolucionar y diferenciarnos al mismo tiempo?¿Cómo generar innovación en productos, procesos y servicios en el marco de una economía globalfluctuante, con incesantes aceleraciones tecnológicas y crecientes complejidades en las demandas queimpone el mercado?Para dar respuesta a tantos interrogantes es necesario reconocer que son dos los genes capaces decontrolar las formas y funciones en el ADN de la moda argentina: Diseño e Industria. La articulaciónadecuada entre estos componentes y su eficaz instrumentación permitiría construir la identidad denuestra moda y, a su vez, mejorar aspectos cuantitativos y cualitativos tanto a nivel económico comosocial.En nuestro territorio, resulta necesario tejer el ADN de la moda que hilvane a la actividad del diseñocon el sector industrial. Ambos debiesen asumir el compromiso de codificar el entorno y detectar lassignificaciones sociales que potencien la identidad local en el mundo. En este sentido y de la mano depolíticas de Estado, auguramos soluciones factibles, innovadoras, comercialmente viables yeconómicamente rentables que contribuyan a la competitividad de la producción local y su posteriorproyección global. Se trata de construir una moda única, verosímil, competitiva y sustentable. Una
  8. 8. moda hecha en Argentina.(Publicada en Caras y Caretas, enero 2010)

×