DE JUAN JOSÉ NIETO AL PREMIO NOBEL  (Parte 1 de 2) LA LITERATURA DEL CARIBECOLOMBIANO EN LAS LETRAS        NACIONALES     ...
DE JUAN JOSÉ NIETO AL PREMIO NOBEL
I.   CIEN AÑOS DE SOLEDAD Y EL         DESCUBRIMIENTO      DE UN CONTINENTE         LITERARIO SUMERGIDOVargas Llosa, Mario...
I. CIEN AÑOS DE SOLEDAD Y EL            DESCUBRIMIENTO DE UN CONTINENTE            LITERARIO SUMERGIDO ------- (1981) “His...
II. EL DESARROLLO DE UN PROGRAMA POETICOALOCUCIÓN A LA POESÍA EN QUE SE INTRODUCENLAS ALABANZAS DE LOS PUEBLOS E INDIVIDUO...
II. EL DESARROLLO DE UN PROGRAMA POETICO
III. JOSÉ FERNÁNDEZ MADRID (1789-1830),       EL ADELANTADOLa Hamaca (fragmentos)Suspendida entre puertas,    en medio de ...
III. JOSÉ FERNÁNDEZ MADRID (1789-1830),        EL ADELANTADOMeciéndome en el aire,sobre mi cuerpo pasala brisa del oriente...
III. JOSÉ FERNÁNDEZ MADRID (1789-1830),      EL ADELANTADO  Los primeros, sin duda,que inventaron la hamaca  fueron los in...
III. JOSÉ FERNÁNDEZ MADRID (1789-1830),           EL ADELANTADO   Mi hamaca es un tesoro,     es mi mejor alhaja;    a la ...
IV. JUAN JOSÉ NIETO (1804 - 1866),  FUNDADOR DE LA NOVELA HISTÓRICA“La diferencia debeestablecerse entre laignorancia y el...
IV. JUAN JOSÉ NIETO (1804 - 1866),  FUNDADOR DE LA NOVELA HISTÓRICA“La diferencia debe        “Si nacimos bárbaros,estable...
IV. JUAN JOSÉ NIETO (1804 - 1866),FUNDADOR DE LA NOVELA HISTÓRICA                 Sab (Gertrudis Gómez de Avellaneda, 1841...
IV. JUAN JOSÉ NIETO (1804 - 1866),FUNDADOR DE LA NOVELA HISTÓRICA
V. MANUEL MARÍA MADIEDO (1815 - 1888),     LA FICCIONALIZACIÓN DEL RÍO         “AL MAGDALENA” No en tus corrientes nada el...
V. MANUEL MARÍA MADIEDO (1815 - 1888),     LA FICCIONALIZACIÓN DEL RÍO ¡Oh! Qué serían sátiros y faunos bailando al son de...
V. MANUEL MARÍA MADIEDO (1815 - 1888),     LA FICCIONALIZACIÓN DEL RÍO Yo los he visto en una oscura noche dando a los air...
V. MANUEL MARÍA MADIEDO (1815 - 1888),     LA FICCIONALIZACIÓN DEL RÍO Yo los he visto juntos a la hoguera cavar ansiosos ...
V. MANUEL MARÍA MADIEDO (1815 - 1888),          LA FICCIONALIZACIÓN DEL RÍOer sarvaje que nosotros vimos, era más negro qu...
VI. CANDELARIO OBESO (1849 - 1884),    O LA AUTONOMÍA EXPRESIVA POR LA VÍA POPULAR“en la poesía popular hay y hubo siempre...
VI. CANDELARIO OBESO (1849 - 1884),    O LA AUTONOMÍA EXPRESIVA POR LA VÍA POPULAR             CANTO DEL MONTARA          ...
ER BOGA CHARLATÁNMaj de repente         Vire ciecta picúaRe arto copete.Me enamoré ar momento          Re su gacbeza,Y jun...
Ar velo así tendío            Se me botaronToitico lo der baile          Con jierro y palos...              Yo paré secoY ...
Allí duré ejcondío             Cecca e ros año;No comiendo otra cosa              Que er güevo e gato.                 Rep...
VII.   PRISCILA HERRERA       EL INDIGENISMO Y LOS NUEVOS AVATARES DE       LA FICCIÓN HISTÓRICA
VII.     PRISCILA HERRERA        EL INDIGENISMO Y LOS NUEVOS AVATARES DE        LA FICCIÓN HISTÓRICAEl vapor de guerra Col...
VII.     PRISCILA HERRERA       EL INDIGENISMO Y LOS NUEVOS AVATARES DE       LA FICCIÓN HISTÓRICAEn medio de tan horrible...
VII.     PRISCILA HERRERA       EL INDIGENISMO Y LOS NUEVOS AVATARES DE       LA FICCIÓN HISTÓRICASi nuestros gobiernos pe...
VIII   LUIS CAPELLA TOLEDO (1838 – 1896)        LA LEYENDA HISTORICA                        En fin, se dijo después de una...
IX   ABRAHAM ZACARÍAS LÓPEZ PENHA (1865-1927) )     O LA ENTRADA DEL MODERNISMO EN COLOMBIA¿Eres hada, eres reina, eres pá...
X   LUIS CARLOS LÓPEZ (1879 – 1950)    O EL CUESTIONAMIENTO DEL MODERNISMO    DESDE EL MODERNISMO             HONGOS DE LA...
ÉGLOGA TROPICAL                                            “¡Qué descansada vida!”                                        ...
No en vano cabeceasdespués de un buen ajiaco, en olvido     total de tus ideas,     si estás desaboridobajo un cielo que h...
XI   MIGUEL RASCH ISLA (1887 – 1953)     O EL ASOMO DEL CUERPOINICIACIÓNSobre el busto de mármol se contornan los senos,y ...
A un desmayo de toda su belleza vibrante,logra mi mano intrusa desligar un instantede sus piernas esquivas el frenético nu...
LA MANZANA DEL EDÉNEn la grata penumbra de la alcoba,todo indecisamente sumergido,y ella, desmelenada, en el mullidoy perf...
Besé con beso deleitoso y sabio,su palpitante desnudez de luna…y en insaciada exploración, mi labiobajó al umbroso edén de...
Con varios libros a cuestas y no pocas traducciones al y del portugués, conlargos, invernales años, Rash (sic) Isla contin...
XIII VICTOR MANUEL GARCÍA HERREROS (1884 – 1950):    FUNDADOR DEL CUENTO MODERNO No se debe escribir para el público, sino...
En frases salpicadas de sutiles paradojas e ironías desesperantes se burló delamor, de la gratitud, de las religiones, del...
—A mí me gusta —agregó, alarmado ante mi intención de iniciar una nuevaparla—. Es una ciudad seria, recogida. Muchas ciuda...
XIV. GREGORIO CASTAÑEDA ARAGÓN (1884-1960)    POETA DEL MAR Y NARRADOR DEL REALISMO    SOCIAL PUERTO DE CRISTÓBAL         ...
ENSENADACielo azulsin una nube.Mar azulsin una vela.   Sólola espumasobre la arena.
¿Para qué buscaría compañera? No se sentía capazde querer bien a una mujer. Hasta experimentabacierto miedo de sus brazos,...
túnica de gasas, como si acabara de abandonar laalcoba de las nupcias; a mediodía la admiraba ensu armonioso traje azul co...
El Ministerio, oscuro, tenía sus oficinas en un   antiguo edificio de religiosos del hábito de   San Francisco. Era un cas...
XV. JOSÉ FÉLIX FUENMAYOR (1885 -1966)      NOVELISTANo me burlo. En mis palabras véanse, si se quiere,  juegos de lenguaje...
Una crítica a Cosme:Y no se necesita ser obispo para prohibir la lecturade “Cosme”; se necesita cierto sentimiento de arte...
XVI. OSCAR DELGADO (1910 – 1937)       LAS SUTILEZAS DEL SIMBOLISMOAÑORANZAS DEL RETABLO ESTIVALIII LA NOCHEConvertida por...
LA VIRGEN MORENANocturnas trenzasonduladas por la recia vocación de los bejucosque fortalecen el rancho nativo;pupilas tos...
XVII.     JORGE ARTEL (1909-1994)          LA PARÁBOLA DEL RETORNOBULLERENGUESi yo fuera tambó,mi negra,sonara na má pa ti...
La literatura del Caribe colombiano en las letras nacionales (de Juan José Nieto al premio Nobel)_Parte 1 de 2
La literatura del Caribe colombiano en las letras nacionales (de Juan José Nieto al premio Nobel)_Parte 1 de 2
La literatura del Caribe colombiano en las letras nacionales (de Juan José Nieto al premio Nobel)_Parte 1 de 2
La literatura del Caribe colombiano en las letras nacionales (de Juan José Nieto al premio Nobel)_Parte 1 de 2
La literatura del Caribe colombiano en las letras nacionales (de Juan José Nieto al premio Nobel)_Parte 1 de 2
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La literatura del Caribe colombiano en las letras nacionales (de Juan José Nieto al premio Nobel)_Parte 1 de 2

1.922 visualizaciones

Publicado el

Conferencia "La literatura del Caribe colombiano en las letras nacionales (de Juan José Nieto al premio Nobel)_Parte 1 de 2" por Ariel Castillo Mier.
Escuela del Patrimonio 2011, ciclo II. Sesión 6.
Diciembre 5 de 2011.
Museo del Caribe.
Barranquilla, Colombia.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.922
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
276
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La literatura del Caribe colombiano en las letras nacionales (de Juan José Nieto al premio Nobel)_Parte 1 de 2

  1. 1. DE JUAN JOSÉ NIETO AL PREMIO NOBEL (Parte 1 de 2) LA LITERATURA DEL CARIBECOLOMBIANO EN LAS LETRAS NACIONALES Por ARIEL CASTILLO MIER Universidad del Atlántico
  2. 2. DE JUAN JOSÉ NIETO AL PREMIO NOBEL
  3. 3. I. CIEN AÑOS DE SOLEDAD Y EL DESCUBRIMIENTO DE UN CONTINENTE LITERARIO SUMERGIDOVargas Llosa, Mario (1971), García Márquez. Historia de undeicidio, Barral, Barcelona.Rufinelli, Jorge (1974), “Gabriel García Márquez y el grupo deBarranquilla”, Crítica en Marcha, Premia, México, 1979: 46-54Rama, Ángel (1975), Primeros cuentos de diez maestroslatinoamericanos, Planeta, Barcelona.Menton, Seymour (1975) “Respirando el verano, fuentecolombiana de Cien años de soledad”, Revista Iberoamericana,XLI, 1975: 203-217Gilard, Jacques (1976), GM, le groupe de Barranquilla etFaulkner, Caravelle, 27: 159-170
  4. 4. I. CIEN AÑOS DE SOLEDAD Y EL DESCUBRIMIENTO DE UN CONTINENTE LITERARIO SUMERGIDO ------- (1981) “Historia de Crónica 1ª Parte”, Gaceta Colcultura35: 24-32------- (1981 a) “Historia de Crónica 2ª Parte”, Gaceta Colcultura36: 21-32------- (1983) "El grupo de Barranquilla y la renovación delcuento colombiano", Lectura crítica de la literatura americanaTomo IV, Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1997: 36-53------- (1985) “El grupo de Barranquilla”, RevistaIberoamericana, 128-129 (1984): 905-935Rama, Ángel (1991), Edificación de un arte nacional y popular.La narrativa de Gabriel García Márquez. Instituto Colombianode Cultura, Bogotá
  5. 5. II. EL DESARROLLO DE UN PROGRAMA POETICOALOCUCIÓN A LA POESÍA EN QUE SE INTRODUCENLAS ALABANZAS DE LOS PUEBLOS E INDIVIDUOSAMERICANOS QUE MÁS SE HAN DISTINGUIDO EN LAGUERRA DE INDEPENDENCIA. FRAGMENTOS DE UNPOEMA INÉDITO TITULADO AMÉRICA. Divina Poesía Tiempo es que dejes ya la culta Europa Que tu nativa rustiquez desama, Y dirijas el vuelo adonde te abre El mundo de Colón su grande escena Andrés Bello (1823)
  6. 6. II. EL DESARROLLO DE UN PROGRAMA POETICO
  7. 7. III. JOSÉ FERNÁNDEZ MADRID (1789-1830), EL ADELANTADOLa Hamaca (fragmentos)Suspendida entre puertas, en medio de la sala, ¡qué cama tan suave, tan fresca y regalada!Cuando el sol con sus rayos ardiente nos abrasa, ¿de qué sirven las plumas ni las mullidas camas?
  8. 8. III. JOSÉ FERNÁNDEZ MADRID (1789-1830), EL ADELANTADOMeciéndome en el aire,sobre mi cuerpo pasala brisa del orienteque me refresca el alma.De aquí descubro el campo,la bóveda azulada,y la ciudad inquieta,y el mar que fiero brama.
  9. 9. III. JOSÉ FERNÁNDEZ MADRID (1789-1830), EL ADELANTADO Los primeros, sin duda,que inventaron la hamaca fueron los indios, gente dulce, benigna y mansa: la hamaca agradecida consuela sus desgracias, los recibe en su seno, los duerme y los halaga.
  10. 10. III. JOSÉ FERNÁNDEZ MADRID (1789-1830), EL ADELANTADO Mi hamaca es un tesoro, es mi mejor alhaja; a la ciudad, al campo siempre ella me acompaña.¿Oh, prodigio de la industria! cuando no encuentro casa, la cuelgo de dos troncos, y allí está mi posada.
  11. 11. IV. JUAN JOSÉ NIETO (1804 - 1866), FUNDADOR DE LA NOVELA HISTÓRICA“La diferencia debeestablecerse entre laignorancia y el saber,pero no de un hombre aotro, cuando en todos lanaturaleza es la misma”(Nieto, 1844:40)
  12. 12. IV. JUAN JOSÉ NIETO (1804 - 1866), FUNDADOR DE LA NOVELA HISTÓRICA“La diferencia debe “Si nacimos bárbaros,establecerse entre la déjanos sin unaignorancia y el saber, civilización que provee depero no de un hombre a tantos medios poderososotro, cuando en todos la para subyugar al débil”naturaleza es la misma” (Nieto, 1844:57)(Nieto, 1844:40)
  13. 13. IV. JUAN JOSÉ NIETO (1804 - 1866),FUNDADOR DE LA NOVELA HISTÓRICA Sab (Gertrudis Gómez de Avellaneda, 1841) Cuba Amalia (José Mármol,1851 ) Argentina O Guaraní (José de Alentar, 1857) Brasil Martín Rivas (Alberto Blest Gana, 1863) Chile Iracema (José de alentar, 1865) Brasil María (Jorge Isaacs, 1867) Colombia Enriquillo (Manuel de Jesús Galván, 1882) República Dominicana Cecilia Valdés (Cirilo Villaverde, 1882) Cuba Cumandá (Juan León Mera, 1887) Ecuador Tabaré (Juan Zorrilla de San Martín, 1888) Uruguay El Zarco (Ignacio Altamirano, 1888) México Aves sin nido (Clorinda Matto de Turner, 1889) Perú La vorágine (José Eustasio Rivera,1924) Colombia Doña Bárbara (Rómulo Gallegos, 1929) Venezuela Las memorias de Mamá Blanca (Teresa de la Parra, 1929) Venezuela
  14. 14. IV. JUAN JOSÉ NIETO (1804 - 1866),FUNDADOR DE LA NOVELA HISTÓRICA
  15. 15. V. MANUEL MARÍA MADIEDO (1815 - 1888), LA FICCIONALIZACIÓN DEL RÍO “AL MAGDALENA” No en tus corrientes nada el albo cisne sólo armonioso en pobres alabanzas; pero atraviesan tu raudoso curso enormes tigres y robustas danzas; cadáveres de cedros centenarios tus varoniles olas arrebatan, como del techo del pastor humilde las tempestades la ligera paja. ¿Qué fuera aquí la fábula difunta de las ninfas de Grecia afeminada, al lado del tremendo cocodrilo que sonda los misterios de tus aguas?
  16. 16. V. MANUEL MARÍA MADIEDO (1815 - 1888), LA FICCIONALIZACIÓN DEL RÍO ¡Oh! Qué serían sátiros y faunos bailando al son de femeniles flautas, sobre la arena que al caimán da vida en tus ardientes y desiertas playas!... ¡Ah! Qué sería cerca de los bogas que rebatiendo las calludas palmas, en el silencio de solemne noche, en derredor de las hogueras danzan, acompasados al rumor confuso de tus mugientes y espumosas aguas, que acaso llega a interrumpir no lejos del ronco tigre seca la garganta!...
  17. 17. V. MANUEL MARÍA MADIEDO (1815 - 1888), LA FICCIONALIZACIÓN DEL RÍO Yo los he visto en una oscura noche dando a los aires la robusta espalda, sobre la arena que marcado habían de las tortugas la penosa marcha, y del caimán la formidable cola, y de los tigres la terrible garra. Yo los he visto en derredor del fuego danzar al eco de sonora gaita, mientras silbaba el huracán del Norte sobre tus olas con sañuda rabia.
  18. 18. V. MANUEL MARÍA MADIEDO (1815 - 1888), LA FICCIONALIZACIÓN DEL RÍO Yo los he visto juntos a la hoguera cavar ansiosos tus arenas blandas, y en sus entrañas despreciar el lecho del más pomposo femenil monarca. Aún me figuro que sus rostros veo del trémulo relámpago a la llama, con los ojos cerrados, cual si fueran los despojos de un campo de batalla. No muy lejos de allí, menos salvaje, sobre tu arena inculta y abrasada, el caimán abandona tus corrientes y junto al boga, sin temor, descansa. De Poesía
  19. 19. V. MANUEL MARÍA MADIEDO (1815 - 1888), LA FICCIONALIZACIÓN DEL RÍOer sarvaje que nosotros vimos, era más negro que unaolla vieja, con cada pelo en todo er cuerpo que parecíaun sajino, er pelo espeso y tan largo que le bajaba hastalos pies, con los deos que los tenía para atrás, y lostalones pa adelante, así como las espuelas de un gallo:tenía los dientes más blancos y largos que los del ñeque:los ojos de candela, y hablaba una conversa horrible,meneando un rabo lleno de unas cerdas ralas y mástiesas que el alambre con que se pescan los sábalos (363)De La maldiciónDE MANUEL MARIA MADIEDO (1815-1888)
  20. 20. VI. CANDELARIO OBESO (1849 - 1884), O LA AUTONOMÍA EXPRESIVA POR LA VÍA POPULAR“en la poesía popular hay y hubo siempre, sin lasventajas filosóficas, una obra copiosa de delicadosentimiento, y mucha inapreciable joya deimágenes bellísimas. Así tengo para mí que es nosólo cultivándola con el esmero requerido comoalcanzan las naciones a fundar su verdaderapositiva literatura”“pronto se calmará el furor de imitación, tantriste, que tanto ha retrasado el ensanche de lasletras hispanoamericanas”.CANDELARIO OBESO (1849 – 1884)
  21. 21. VI. CANDELARIO OBESO (1849 - 1884), O LA AUTONOMÍA EXPRESIVA POR LA VÍA POPULAR CANTO DEL MONTARA Aquí nairen me aturruga Er Prefeto Y la tropa comisaria Viven lejo; Re mosquitos y culebras Nara temo; Pa lo trigues ta mi troja Cuendo ruecmo... Los animales tienen toros Su remerio; Sí no hay contra conocía Pa er Gobierno
  22. 22. ER BOGA CHARLATÁNMaj de repente Vire ciecta picúaRe arto copete.Me enamoré ar momento Re su gacbeza,Y junto no soplamos Entre la ruea,A bailá un porro,Y er truján reatrevío Me pisó er cobo...Jesú! Voto a la virgen... Poc Santa Rita...!Se me fueron los cacos: Temblé é la ira,Y ar mismo punto Le jice besá er suelo Re un solo puño...!
  23. 23. Ar velo así tendío Se me botaronToitico lo der baile Con jierro y palos... Yo paré secoY jerí y maté un poco, Como rocientos...!Er fullero er Arcarde Con una tucbaVinieron a cojecme; Má poc foctunaYo ocurto taba,Rezando, etrá una hojita Re lengua e vaca.
  24. 24. Allí duré ejcondío Cecca e ros año;No comiendo otra cosa Que er güevo e gato. Repué ete tiempoCon una ciecta yecba Me gorví negro...No etrañes ete cambio Ni re er te burles;Si quisiera tendría Lo sojo azule!Oye: yo he taoUna vara rijtante Der Paire Santo...!
  25. 25. VII. PRISCILA HERRERA EL INDIGENISMO Y LOS NUEVOS AVATARES DE LA FICCIÓN HISTÓRICA
  26. 26. VII. PRISCILA HERRERA EL INDIGENISMO Y LOS NUEVOS AVATARES DE LA FICCIÓN HISTÓRICAEl vapor de guerra Colombia lanzaba desde la rada bombas incendiarias sobre lapoblación, y los soldados enemigos, con sus propias manos, arrojabancombustibles inflamados sobre las casas pajizas del lugar.Aquella escena digna de los soldados del bárbaro Atila o del feroz Francis Drakellenó de espanto, de terror a todos los habitantes de la incendiada ciudad.El viento del nordeste que sopla allí con fuerza era un agente poderoso paraayudar al enemigo en su obra de destrucción, y con insólita saña lanzaba acá yallá enrojecidas serpientes de fuego que todo lo abrasaban y calcinaban.El negro y espeso humo del combate y del incendio, que hacía irrespirable laatmósfera; el desorden, la confusión, el llanto de las mujeres y de tos niños; losgritos de horror, los ayes y los lamentos de los heridos, de los valetudinarios, queveían su casa, único bien que poseían, sola herencia de sus hijos, presa deldestructor incendio, unido todo al estampido del cañón, al aterrador estruendo deincesantes descargas de fusilería y al toque de “a la carga”, de cornetas ytambores; hacían de aquel espectáculo infernal, un cuadro digno del pincel delcélebre Breughel DEnfer.
  27. 27. VII. PRISCILA HERRERA EL INDIGENISMO Y LOS NUEVOS AVATARES DE LA FICCIÓN HISTÓRICAEn medio de tan horrible escena, de tan espantosa confusión, el general L. H.se replegaba hacia las afueras de la población, batiéndose en retirada y tratandode conservar en sus filas, muy claras ya, un orden imposible en aquellosmomentos de general desconcierto.Los restos de aquel ejército tan frío e impasible en el combate, lloraban dedesesperación, al contemplar la destrucción de su querida ciudad. ¡Los justostambién lloraron la ruina de Jerusalén!Después de diez días de tenaz persecución por parte de los vencedores, y deuna heroica resistencia, digna de los cantos del ciego de Chio, por parte de losvencidos, el general L. H. fue capturado en el pueblo de San Ángel, solo,cuando había quemado su último cartucho, y puesto en salvo el resto de susvalientes compañeros (¡60 hombres!)
  28. 28. VII. PRISCILA HERRERA EL INDIGENISMO Y LOS NUEVOS AVATARES DE LA FICCIÓN HISTÓRICASi nuestros gobiernos pensaran seriamente en la civilización del extenso y ricoterritorio goajiro, Colombia ganaría mucho en todo sentido. Treinta o cuarenta milindios útiles y esforzados aumentarían su población, y la inmensa riqueza quepermanece estancada en aquella península, circularía por sus magníficos puertos,aumentaría el comercio y colmaría las arcas de la nación; pero desgraciadamente, anosotros los colombianos, nos falta tiempo para pensar en las fratricidas guerrasciviles, que sólo sirven para desacreditarnos con las naciones extranjeras, paraempobrecer y barbarizar cada vez más a nuestro propio país y para engendrar odiosy rencores inextinguibles. (Herrera, 1937:125)A la orilla de la laguna, debajo de un bosquecito de palmeras, colocaron las indiaschinchorros, extendieron juncos en el suelo, acercaron algunas piedras, y en grandestotumas, ollas, cazuelas, unos pocos platos de loza y con poquísimos cubiertos deestaño y una que otra copa de cristal, sirvieron la abundante comida, compuesta demuchos trozos asados de ternero y del sabroso ovejo goajiro, pescados, tortuga,muchos mariscos, ñames, ahuyamas, maíz tostado, panela, frutas, aguardiente, etc.(Herrera, 1936: 133)
  29. 29. VIII LUIS CAPELLA TOLEDO (1838 – 1896) LA LEYENDA HISTORICA En fin, se dijo después de una larga pausa: esa ley, aunque sea de Indias, debe de tener alguna excepción: ya buscaré el artículo cuando interponga recurso de nulidad. En seguida se retorció el mostacho, se acarició la hermosa barba y gritó con su linda voz: —Esposa en ley, la comida ¡Diablos hace veinticuatro horas que no paso bocado. La india, que se hallaba en esa ocupación, activó cuanto pudo, y a poco sirvió una olla magnífica con plátano, yuca, legumbres y carne de res y marrano. —Sancocho, dijo el español, viendo humear la olla y aspirando tan sabroso olor: ¡lástima que este santo no esté en el calendario! (Capella, 1948: 77)
  30. 30. IX ABRAHAM ZACARÍAS LÓPEZ PENHA (1865-1927) ) O LA ENTRADA DEL MODERNISMO EN COLOMBIA¿Eres hada, eres reina, eres pájaro, eres estrella, eres flor,eres princesa, señora de un cuento oriental?Te vi pasar envuelta en ráfagas de imperial armiño,derramando resplandores de rosa y blanca claridad de astro,sobre tu nube de luminoso azul, y el príncipe de los dulcesensueños no iba a tu lado. Y me dije: esta es la virgen reina, laprincesa única, la señora estrella, la señora hada. Ved comova sola, en la alada carroza triunfal, hacia el rosado imperiode la aurora.A.Z.López-Penha, “Abigail” (López-Penha, 1895:41)
  31. 31. X LUIS CARLOS LÓPEZ (1879 – 1950) O EL CUESTIONAMIENTO DEL MODERNISMO DESDE EL MODERNISMO HONGOS DE LA RIBA IIEl alcalde de sucio jipijapa de copa,ceñido de una banda de seda tricolor,panzudo a lo Capeto, muy holgada la ropa,luce por el poblado su perfil de bull-dog.Hombre de pelo en pecho, rubio como la estopa,rubrica con la punta de su machete. Y porla noche cuando toma la lugareña sopade tallarines y ajos, se afloja el cinturón.
  32. 32. ÉGLOGA TROPICAL “¡Qué descansada vida!” Fray Luis de León ¡Oh sí, qué vida sanala tuya en este rústico retiro donde hay huevos de iguana, bollo, arepa y suspiro,y en donde nadie se ha pegado un tiro! De la ciudad podridano llega un tufo a tu corral… ¡Qué gratas las horas de tu vida, pues andas en dos patas,como un orangután con alpargatas!
  33. 33. No en vano cabeceasdespués de un buen ajiaco, en olvido total de tus ideas, si estás desaboridobajo un cielo que hoy tiene sarpullido. Feliz en tu cabaña,madrugas con el gallo… ¡Oh, maravillas que oculta esta montaña de loros y de ardillas,que tú a veces contemplas en cuclillas! Duermes en tosco lechode palitroques sin colchón de lana, y así tan satisfecho, despiertas sin gabana,refocilado con tu barragana.
  34. 34. XI MIGUEL RASCH ISLA (1887 – 1953) O EL ASOMO DEL CUERPOINICIACIÓNSobre el busto de mármol se contornan los senos,y apartando con nimias complacencias la bata,succiono los erguidos pezones de escarlata:pomos donde se acendran invisibles venenos.Ella ciñe los muslos, vigorosos y plenos,donde el sexo apremiado se defiende y recata,mientras se contorsiona con lujurias de gata,al roce de mis labios que la exploran obscenos.
  35. 35. A un desmayo de toda su belleza vibrante,logra mi mano intrusa desligar un instantede sus piernas esquivas el frenético nudo.Y de todas mis ansias en el ímpetu ciego,busco el cáliz virgíneo de su cuerpo desnudo,y a una lenta tortura de puñales lo entrego.
  36. 36. LA MANZANA DEL EDÉNEn la grata penumbra de la alcoba,todo indecisamente sumergido,y ella, desmelenada, en el mullidoy perfumado lecho de caoba.Tembló mi carne —¡enfebrecida loba!—y arrobéme en el cuerpo repulidocomo en un jazminero florecidouna alimaña pérfida se arroba.
  37. 37. Besé con beso deleitoso y sabio,su palpitante desnudez de luna…y en insaciada exploración, mi labiobajó al umbroso edén de los edenes,mientras sus piernas me formaban unacorona de impudor sobre las sienes
  38. 38. Con varios libros a cuestas y no pocas traducciones al y del portugués, conlargos, invernales años, Rash (sic) Isla continúa siendo el poeta de ignoranciaalarmante, insólita, agresiva. Exponente de una pléyade que cree saberlo todo,descubrirlo todo, en su interior. Que conoció la fatiga del estudio, hace lustros,en dos cursos de colegio elemental. Que huye de las librerías como el pecadordel confesionario.Son los autores de nuestra célebre poesía sicológica. Tristeza, orfandad, parcas,abandono, olvido, ingratitud… Cuidadosa, esmeradamente, ante el públicoboquiabierto de estúpida sorpresa, se han construido un elevado monumento,con la publicación del clisé una vez por semana, cuando más discretos. Conatinadas reproducciones de las gacetillas, interrumpen a los periodistas paramostrarles una carta zalamera, sin otro fin que el de obtener un suelto querecuerde sus nombres gloriosos a la admiración pública.Suprimidle la propaganda tan inteligentemente manejada. ¿Queda? Romped desus libros lo insignificante –habrá trabajo largo-, ¿qué resta?Manuel García Herreros (1925:124
  39. 39. XIII VICTOR MANUEL GARCÍA HERREROS (1884 – 1950): FUNDADOR DEL CUENTO MODERNO No se debe escribir para el público, sino para uno mismo, para el solaz, para el esparcimiento del autor, que es el mejor crítico de su obra. Escribir para un público es conceder, es disminuir la personalidad. El público debe llegar hasta donde está el escritor; éste no debe nunca bajar hasta aquél. Se puede, sí, escribir para un público que vendrá mucho después de la época en que actuó el poeta. —No se acerque usted, le picarían las avispas —me advirtió Zora — ¿Por qué los santos están así? —Es que los toros les embisten y afilan los cuernos en ellos. Como el templo está abandonado... (p. 33) V.M.García H., “Lejos del mar” (García H., 1936: 46) La comida fue animada. El Señor X, cuya exquisita corrección contrastaba con la maldad inocultable de sus ojos fosforescentes, no ahorró su palabra; era lenta, tranquila, anillada y temible como una serpiente.
  40. 40. En frases salpicadas de sutiles paradojas e ironías desesperantes se burló delamor, de la gratitud, de las religiones, del genio, de cuanto hay de noble ybello en la vida.“El Señor X”, García Herreros (1922: 10)—¿Quiere usted decirnos su nombre? –le preguntó Norberto, queprincipiaba a simpatizar con él.—No tengo ninguno, porque nada grande he hecho todavía. Hace muchosaños me escapé de mi casa, por huir del abrumante sentido común de mipadre. (p. 10)¿Cartagena?... Sí, sí... Es una ciudad interesante —me dijo cogiendo de unágil salto la oportunidad de hablar—. Una india gallarda y cautiva que tieneansias de horizontes. Las murallas la estrangulan. Me dan la sensación deuna mujer que se asoma al balcón, con locos deseos de saltar, de evadirse,de huir...
  41. 41. —A mí me gusta —agregó, alarmado ante mi intención de iniciar una nuevaparla—. Es una ciudad seria, recogida. Muchas ciudades le envidian alguno desus bienes. Tiene una biblioteca en que abundan los libros viejos, empolvados,mohosos; allí se hunde uno en el pasado como un buzo en el mar. El pasado, escierto, pesa con demasiada fuerza sobre Cartagena. (p. 71—Usted no puede imaginarse cómo es de apremiante la necesidad que tengo decasarme. Necesito sosiego, cariño, ayuda. Me duelen ya los pies y me sangrande tanto andar. Y, no sé qué hacer... Nunca he sabido qué hacer... (p.72).Tengo una multitud de pequeños deseos que me tiranizan y que largos ylaboriosos años de estudio no han podido enfrenar. Voy tras de mis deseos comolos otros en persecución de la fortuna; me intranquilizan y me cercan deangustias mientras no consigo satisfacerlos; me nacen inesperada yviolentamente, sobornan a la voluntad, tienen un espíritu primitivo. Inútilresistirles; si no voy tras de ellos, corriendo, volando, me empujan entonces, ytodo magullado y débil me llevan a la obediencia. Y lo más doloroso es queestos deseos son pequeños deseos. He enviado a esos hombres que, pobres,tienen el valor y la constancia para reunir millones; en el colegio, casi sincomprenderlos, admiraba a los condiscípulos pletóricos de ideales que losfortalecían en el estudio y los libraban del divagar amable y de todas lasbenditas perezas. algunos de ellos son médicos notables hoy, abogados opolíticos. (p. 82)
  42. 42. XIV. GREGORIO CASTAÑEDA ARAGÓN (1884-1960) POETA DEL MAR Y NARRADOR DEL REALISMO SOCIAL PUERTO DE CRISTÓBAL Casas de madera, de color. Negros. Inglés colonial. Una estatua con cadenas en el pedestal. Palmeras. Colón. Cristóbal… Aspinwall. Canal Zone: Panamá.
  43. 43. ENSENADACielo azulsin una nube.Mar azulsin una vela. Sólola espumasobre la arena.
  44. 44. ¿Para qué buscaría compañera? No se sentía capazde querer bien a una mujer. Hasta experimentabacierto miedo de sus brazos, que considerabapeligrosos. El mar era mejor. Más firme en suscariños. Más consolador. Y en cuanto a belleza,¿qué encanto sería comparable al de las olas, quetienen talle y andares femeninos, y caricias de unasutileza inolvidable? ¿Qué tienen una palabrabuena y una canción para toda mala hora, y que learrullaban como a un niño y le besaban en la caracon sus labios siempre jóvenes y frescos?Julián apreciaba en su amor hasta los detalles decoquetería, y sabía distinguir el tono de los trajescon que gustaba de darle fiesta a sus ojos deenamorado. Por las mañanas, por ejemplo, veía asu amada aparecérsele bajo ligera y voluptuosa
  45. 45. túnica de gasas, como si acabara de abandonar laalcoba de las nupcias; a mediodía la admiraba ensu armonioso traje azul con níveas bordaduras deespuma, tan impalpables que sólo manosencantadas habían podido tejerlas en un claustrosubmarino de monjas divinidades; en la tardevestíase ella un ambiguo vestido entre gris perla ynegro pálido, con severas coloraciones decrepúsculo; y por la noche se ataviaba con unpeplo oscuro de cambiantes matices, coronábasede estrellas como una reina, y hasta solíaprenderse en el cabello, por caprichocomprensible, el peinetón fastuoso y muy manolode la luna. De “Náufragos de la tierra”
  46. 46. El Ministerio, oscuro, tenía sus oficinas en un antiguo edificio de religiosos del hábito de San Francisco. Era un caserón de antaño con prolongados porches sombríos en cuya penumbra anidaban las cornejas y las golondrinas. Sombrosos árboles viejos lloraban sus hojas en los patios de sosegada tristeza, y sobre los tejados negruzcos, en los aleros medio dormidos, crecían los hierbajos húmedos y se amparaba el verdín con sus manchas historiadas. De “Zamora”
  47. 47. XV. JOSÉ FÉLIX FUENMAYOR (1885 -1966) NOVELISTANo me burlo. En mis palabras véanse, si se quiere, juegos de lenguaje, pero no indicios de ceguera de entendimiento.Prohíbo como médico, las lamentaciones y las rabietas. Son perniciosas para la salud”; ”Empuñemos el escobajo y demos un limpión a la cabeza sucia de telarañas románticas. No convirtamos el dolor en orgía negra. No nos restreguemos mucho a las penas morales, porque puede asaltar la locura. De Cosme (1927)
  48. 48. Una crítica a Cosme:Y no se necesita ser obispo para prohibir la lecturade “Cosme”; se necesita cierto sentimiento de artepara que una vez leída la obra deje la sensación deque no ha debido leerse por respeto al autor quequizá haya sido el primer arrepentido de ella, puestoque revela en algunos pasajes ser un espíritueducado para más altos fines y poseedor decondiciones que lo harían surgir, si acometiera obrasmás acordes con la aspiración de quien busca en lalectura el reflejo de la naturaleza, es verdad, pero noen sus más bajas necesidades y en sus momentosnauseabundos.
  49. 49. XVI. OSCAR DELGADO (1910 – 1937) LAS SUTILEZAS DEL SIMBOLISMOAÑORANZAS DEL RETABLO ESTIVALIII LA NOCHEConvertida por afán eglógico de sus habitantesen angostos bosques de arbustosteñidos por una liviana floración de papeles alegres,las calles gozosas entran al murmullo de la nochepobladas de faroles rústicosque tiemblan en el ramaje como brillantes frutas de colores.La noche navideñabalancea en el chinchorro de candelas de la cumbiasu desnudez enjoyada de constelaciones rurales.Unos tambores alimentan el vértigo del vestuario campesino,que desarrolla su cromática exuberanciasincronizada por el abanico melódico de los acordeones.
  50. 50. LA VIRGEN MORENANocturnas trenzasonduladas por la recia vocación de los bejucosque fortalecen el rancho nativo;pupilas tostadaspor el viento oloroso que agiliza la fecunda lejaníade los maizales;brazos disciplinadosen la gimnasia de los cántaros rítmicospara el duro ritmo de la maternidad.Voz vegetalcomo la risa de las mazorcas,piel profundacomo la tiniebla líquida de los estanques montañeros;la virgen morena,sembrada en el centro del retablo estival,conforta la ambición paterna de aquellos hombresnutridos por el ácido misticismo de la tierra.
  51. 51. XVII. JORGE ARTEL (1909-1994) LA PARÁBOLA DEL RETORNOBULLERENGUESi yo fuera tambó,mi negra,sonara na má pa ti,pa ti, mi negra, pa ti.Si maraca fuera yo,sonara sólo pa ti,pa ti maraca y tambó,pa ti, mi negra, pa ti.

×