“Que Juan Bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocosdías...recibiréis la fuerz...
¿Para qué lo recibimos? Para ser testigos del Señor Jesús. No se puede ser un efectivo testigo de Cristo amenos que tengam...
4. Abra su boca y ore en lenguas. De su interior fluirá un lenguaje que ud. no conoce. No se perturbe nise inquiete, ud. n...
(Hch. 9,12 y 17), aquí nos revela que él también habla en lenguas ¿por qué? Porque había recibido lallenura del Espíritu.E...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Bautismo del espiritu santo

3.648 visualizaciones

Publicado el

8 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Marcela. el unico poseedor de toda la verdad es el mismo Espìritu Santo de Dios, por lo que la invito a que me demuestr bibilcamente los errores cometidos
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
  • Humm si Marcela cree que falseo la verdad de la bendita Palabra de Dios la invito a que con pruebas Biblicas demuestre que me equivoquè, si asi fuera. seguro reconocerìa mi error, pero hasta donde alcanzo a comprender np trato de enseñar una doctrina diferente a la Del Espiritu Santo en la Biblia
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
  •    Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
  • @sofifuentes73, tienes que ser libre de esos espiritus...
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
  • tienes miedo marcelita? la doctrina del bautismo en el Espiritu tiene un fundamento solido en toda las escrituras, si los espiritus religiosos no te la dejan comprender eso es otra cosa...
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.648
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
81
Comentarios
8
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Bautismo del espiritu santo

  1. 1. “Que Juan Bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocosdías...recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén,en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” Hch.1,5.8.1. Aguardar para recibir el Bautismo en el Espíritu. Jesús había resucitado. Empezó a adiestrar a losApóstoles y a sus discípulos para la obra misionera, durante los restantes cuarenta días previos a su partidade este mundo. Pero una cosa les advirtió cuidadosamente: no debían empezar nada hasta que vinierasobre ellos la Promesa del Padre, luego podrían cumplir su cometido.No fue un hecho anecdótico el que Jesús les instruyera a aguardar la Promesa del Padre (Hch.1,4). Todaslas cosas que Dios hace tienen un propósito. En este caso, esperar hasta recibir sobre ellos la Promesa delPadre, correspondía a los propósitos de Dios para el Reino. Nadie, aún hoy, debe salir a evangelizar sinantes haber recibido sobre sí la Promesa del Padre, porque la evangelización no es una obra meramentenatural, sino mas bien sobrenatural, una obra que hace el Espíritu Santo con la ayuda del creyente. Paraeso se necesita primero esperar hasta ser bautizado en el Espíritu Santo y recibir poder sobre uno, para sertestigo de Jesús.De modo que este aguardar no se refiere a tener que esperar un cierto tiempo para recibir el bautismo en elEspíritu, sino mas bien a no aventurarse a testificar sino hasta haber recibido el bautismo en el Espíritu. Encuanto a cuándo recibir el bautismo en el Espíritu, debería ser lo mas pronto luego de la conversión, bastarecibir una instrucción.Damos por sentado que la primera experiencia en la vida Cristiana es ser un converso. Es decir, haberrecibido a Jesús como Señor y Salvador personal, tras haber escuchado el primer anuncio del Evangelio oKerygma. De otro modo ¿testigo de qué sería? Para ser testigo de Jesús primero hay que haberlo recibido,tener un encuentro o experiencia personal con Cristo, de lo cual después se va a testificar. Una vez que unotiene a Cristo en su corazón, es decir, que se ha nacido de nuevo por la fé, tiene la misión de compartir conotros al Jesús que hemos conocido, pero esto no se debe hacer en una forma meramente natural sino a lamanera de Dios, en forma sobrenatural, para eso se necesita recibir el bautismo en el Espíritu. “Que Juan Bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocosdías...recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén,en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” Hch.1,5.8.2. La Palabra nos señala en Hch.1,8 que “recibiréis la fuerza del Espíritu Santo...” De modo que elBautismo en el Espíritu es un “recibir” algo. No es algo que se pueda alcanzar a base de esfuerzos o méritoalguno, sino que es algo que se recibe, es gratuito, una gracia que Jesús nos otorga, nos da. ¿Qué se haceante un regalo? Se recibe.¿Qué es lo que se recibe? La fuerza del Espíritu Santo. Otra versión lo expresa mejor “pero recibiréis podercuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo...”. De modo que lo que se recibe es el poder delEspíritu Santo. El mismo poder que estuvo sobre Jesús en su ministerio terrenal. Este poder del Espíritu esel que nos transforma en valerosos, es el poder que acompaña a nuestro testimonio de Cristo y que atrae ala gente a los pies del Señor, es el poder que confirma con señales y prodigios el anuncio que hacemos delEvangelio.En otro aspecto, la peculiaridad del bautismo en el Espíritu es que viene sobre los creyentes. Recibimos alEspíritu Santo en nosotros cuando aceptamos a Jesús como a nuestro Señor y Salvador. De allí que sedesarrolla la idea de la presencia del Espíritu en la teología bautismal. Desde entonces, El mora en nosotroscomo moraba antiguamente en el templo de Jerusalén (1Cor. 6,19) porque desde el Sacrificio Redentor deCristo, el Espíritu ya no mora mas en templos de piedra, sino en los creyentes. Pero en el bautismo en elEspíritu, el Santo Espíritu viene sobre nosotros, es decir, de una manera diferente, viene desde fuera,cayendo sobre nosotros para llenarnos de su Unción y Poder con un propósito específico.
  2. 2. ¿Para qué lo recibimos? Para ser testigos del Señor Jesús. No se puede ser un efectivo testigo de Cristo amenos que tengamos sobre nosotros el poder venido de lo alto, que nos transforma en compulsivoscristianos que sólo hablan de Jesús y de la vida maravillosa que El da. Simplemente, un bautizado en elEspíritu no puede dejar de hablar de Jesús, y aprovechará toda ocasión para atraer a la gente que le rodeahacia Cristo. Un bautizado en el Espíritu estará listo a dejar que el poder que de él brota, toque a todapersona con quien se cruce, orará por los enfermos para que se sanen y se sanarán, la gente notará quehay algo especial que él tiene y los demás no ¿qué es? El poder del Espíritu. De modo que el propósito delBautismo en el Espíritu es el recibir poder para ser un testigo de Cristo en el mundo. “Que Juan Bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocosdías...recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén,en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” Hch.1,5.8.3. Algunos creyentes tienen el don de comunicar el Espíritu Santo a través de la imposición de las manos.Ellos pueden ministrar el Bautismo en el Espíritu. Esto lo vemos en los Apóstoles Pedro y Juan: “Alenterarse los Apóstoles que estaban en Jerusalem de que Samaria había aceptado la Palabra de Dios, lesenviaron a Pedro y a Juan. Éstos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; puestodavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre delSeñor Jesús [bautismo de agua]. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo. Al ver Simón[el mago] que mediante la imposición de manos de los apóstoles se daba el Espíritu, les ofreció dinerodiciendo: “Dadme a mi también este poder para que reciba el Espíritu Santo aquél a quien yo imponga lasmanos” (Hch.8,14-19).Los Apóstoles tenían ese poder para dar o comunicar el Espíritu Santo mediante la imposición de manos,por esto es que se ha desarrollado en las iglesias históricas la enseñanza y práctica de que sus sucesores,es decir los obispos tienen ese poder de dar o comunicar el Espíritu Santo.Pero en la Biblia encontramos que algunos laicos también poseían ese don de dar o comunicar el Espíritu:“Había en Damasco un discípulo llamado Ananías...Fue Ananías, entró en la casa, le impuso las manos [aSaulo y le dijo:”Saulo, hermano, me ha enviado a ti el Señor Jesús, el que se te apareció en el camino pordonde venías, para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo” (Hch. 9, 10-17).Ananías no era un apóstol, ni ministro alguno, la Escritura lo llama sólo un discípulo, pero imponía las manosy podía sanar enfermos y comunicar o dar el Espíritu.Así que según la Biblia, algunos creyentes sean ministros o laicos, tienen el don de comunicar el Espíritu.¿Cómo sabemos quiénes tienen ese don? Porque cuando ellos ministran e imponen las manos, laspersonas sobre quienes imponen las manos, reciben sobre ellos el Espíritu.Pero, aunque no tengamos el don de dar el Espíritu, todo creyente bautizado en el Espíritu puede ayudar aalguien a recibir la llenura del Espíritu, simplemente instruyéndole los pasos necesarios para que pidan elbautismo en el Espíritu, y lo recibirán. En tal caso hay que instruir lo siguiente:1. Pida a Jesús el bautismo en el Espíritu. Sólo tiene que orar pidiendo a Jesús lo bautice en el Espíritu.La Palabra de Dios al respecto dice: “Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestroshijos, ¡cuánto mas el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!” (Lc. 11,13).2. Crea por fe que recibirá el Bautismo en el Espíritu. Su petición debe ser simple y sencilla, perocreyendo que Jesús le oye. No necesita insistir mucho (Mt.6,7) sólo creer en su promesa de dar el EspírituSanto a quien se lo pida. La Palabra de Dios dice: “Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se osabrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (Mt.7,7-8).3. Reciba por fe el Bautismo en el Espíritu. Luego de pedir al Señor le bautice en el Espíritu, crea que Elle ha escuchado y que en ese mismo momento le está llenando con su Espíritu, el cual viene sobre ud.
  3. 3. 4. Abra su boca y ore en lenguas. De su interior fluirá un lenguaje que ud. no conoce. No se perturbe nise inquiete, ud. no conoce el lenguaje que pronuncia al orar en lenguas. Pero sí tiene el control del hablar:ud. es quien habla. Y puede hacerlo rápido o lento, en voz baja o alta y empezar o callar a su voluntad.Una vez que ha empezado a orar en lenguas, hágalo de continuo en su oración devocional diaria, y en todaocasión que pueda, pues el orar en lenguas sirve para su propia edificación. Al respecto la Palabra de Diosdice: “Y de igual manera, el Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza. Pues nosotros no sabemos cómopedir para orar como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables, y elque escruta los corazones conoce cuál es la aspiración del Espíritu, y que su intercesión a favor de lossantos es según Dios.” (Rom.8,26-27).“Que Juan Bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocosdías...recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén,en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” Hch.1,5.8.4. Cómo saber si he recibido el Bautismo en el Espíritu. Cada vez que en el Nuevo Testamentoencontramos el bautismo en el Espíritu, veremos que se manifiesta el orar en el Espíritu u orar en lenguas,como la señal del derramamiento del Espíritu. También encontramos en algunos casos la manifestación deprofecía y alabanza además del hablar en lenguas. Pero siempre es algo que se ve y oye. “Y [Jesús]exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo prometido y ha derramado lo quevosotros VEIS Y OIS” (Hch.2,33). Veamos:En Hechos 2,1-4 “Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repentevino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en que seencontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cadauno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar EN OTRAS LENGUAS, segúnel Espíritu les concedía expresarse.”.En Pentecostés el Espíritu se derrama sobre cada uno, y se ponen a hablar en lenguas según el Espíritu lesconcedía expresarse. Ellos eran los que hablaban, pero el Espíritu les daba el lenguaje a expresar.En Hch.10,44-46 “Estaba Pedro diciendo estas cosas cuando el Espíritu Santo CAYÔ sobre todos los queescuchaban la Palabra. Y los fieles circuncisos que habían venido con Pedro quedaron atónitos AL VER queel don del Espíritu Santo había sido derramado también sobre los gentiles, PUES LES OÎAN hablar enlenguas y glorificar a Dios.”Pedro está predicando de Cristo a Cornelio y su gente, cuando repentinamente cayó el Espíritu sobre todosellos, incluidos los gentiles. ¿Cómo sabían que había caído el Espíritu sobre todos ellos? Porque les oíanhablar en lenguas y glorificar a Dios. Ellos también habían recibido su bautismo en el Espíritu tal como losApóstoles en Pentecostés, porque hablaban en lenguas.En Hch.19,1-6. “...Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndolesPablo impuesto las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo y se pusieron a HABLAR en lenguas y aprofetizar”.Una vez mas vemos en este caso, Pablo detecta que a estos creyentes de Éfeso les faltaba el bautismo enel Espíritu. ¿Cómo se daba cuenta? Porque a un creyente lleno del Espíritu Santo se le nota, y a ellos no seles notaba. Así que fueron re-evangelizados por Pablo, luego bautizados en agua y ministrados para recibirel bautismo en el Espíritu. ¿Qué sucedió cuando vino sobre ellos el Espíritu Santo? Se pusieron a hablar enlenguas y a profetizar.En 1Cor.14, 18. “Doy gracias a Dios porque hablo en lenguas más que todos vosotros...” Pablo, en suconversión, luego de su encuentro con Jesús camino a Damasco fue ministrado por el discípulo Ananíasenviado por el Señor para devolverle la salud é imponiéndole las manos ministrarle la llenura del Espíritu
  4. 4. (Hch. 9,12 y 17), aquí nos revela que él también habla en lenguas ¿por qué? Porque había recibido lallenura del Espíritu.Es mi experiencia en el ministerio, que cada vez que las personas son adecuadamente instruidas en laPalabra para recibir el bautismo en el Espíritu, lo reciben con la señal que se ve y oye del hablar enlenguas.Pero también he notado que en los lugares en que no son adecuadamente instruidos para recibir elBautismo en el Espíritu, no lo reciben.Incluso hay algunos que promueven una incorrecta enseñanza acerca de los dones espirituales, en el cualconfunden el orar en lenguas que viene por el bautismo en el Espíritu, con el don de lenguas como unaoperación del ministerio. “Que Juan Bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocosdías...recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén,en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” Hch.1,5.8.5. Qué me impide recibir el Bautismo en el Espíritu. Básicamente nada impide a un creyente nacido denuevo recibir el Bautismo en el Espíritu. Debería ser el paso subsiguiente a la conversión. Le convertirá enun poderoso testigo de Cristo, y al mismo tiempo será fortalecido para vivir la santidad de la vida Cristiana.Pero es innegable que algunas personas que se acercan a pedir el Bautismo en el Espíritu, no lo reciben.He aquí algunas razones:1. Falta de una adecuada preparación. Algunas personas desean ser bautizadas en el Espíritu, pero no ledan tiempo a ser adecuadamente instruidas en lo que la Palabra de Dios enseña al respecto. Es necesariotomar el tiempo necesario para escudriñar las Escrituras y ser enseñado por ellas en cuanto al Bautismo enel Espíritu. Permita que un creyente ya bautizado en el Espíritu, le ayude a entender las Escrituras, tal comoFelipe el evangelista le ayudó al Etíope y así se rindió a Cristo (Hch.8,26-40).2. Incredulidad. La Palabra de Dios dice: “Ahora bien, sin fe es imposible agradarle...”(Heb.11,6). No sepuede esperar recibir algo de Dios, a menos que se crea que se va a recibir. Si se busca el Bautismo en elEspíritu sin un propósito santo, si simplemente se trata de probar a ver si es cierto o no, en realidad no seestá buscando el don de Dios sino el tentar a Dios, y eso es peligroso. Debe haber una sincera y reverentebúsqueda del Bautismo en el Espíritu, y recibirlo con fe y gratitud. Ahora, si no se recibe la Palabra con fe ose cuestionan los textos que nos hablan del Bautismo en el Espíritu ¿cómo espera poder llegar a recibirloalguna vez? Ciertamente, mientras alguien camine por la incredulidad, nunca podrá recibir cosa alguna deDios, menos aún el precioso don del Espíritu Santo. Ud. debe creer todo lo que Dios dice en su Palabra, yno sólo lo que a ud. le gusta o parece bien. Si quiere el Bautismo en el Espíritu debe estar abierto a tomartodo el paquete y no sólo lo que a ud. le parece.3. Temor. Muchas personas desean el Bautismo en el Espíritu pero están atadas a temores que le impidenrecibirlo: “¿será de Dios?”, “¡no me gusta eso de las lenguas!”, “¿no será cuestión sicológica?”, “¡quévergüenza!”. Algunos mientras piden, están pensando en sus temores, por eso no lo reciben. El temor no esde Dios, es del diablo. Ud. no puede abrigar al temor y a la fe al mismo tiempo en su corazón. Debe echarfuera de su vida al temor antes de pedir el Bautismo en el Espíritu.4. Pecado. Hch. 8,18-24. Simón el Mago quería comprar el don de dar o comunicar el Espíritu. Las Palabrasque obtuvo por respuesta del Apóstol Pedro fueron una maldición. La razón es porque su corazón no erarecto delante de Dios. Quien así procede, no tiene parte ni herencia en este asunto.

×