90 PREGUNTAS SOBRE LA INFIDELIDAD MATRIMONIAL
La infidelidad matrimonial es la defraudación de la confianza, lealtad, comp...
3. Exagerar el riesgo que pueda suponer para la familia, la toma de una acción
enérgica.
4. Exagerar la cobardía a ser int...
Los músculos inteligentes del matrimonio son: La fidelidad inquebrantable, el amor
sincero y profundo, la entrega total, l...
al amor, a la continuidad de la unión y a la integridad que los esposos, han edificado entre
ellos, generando una crisis c...
¿Cuáles son las principales 30 preguntas, relacionadas con la infidelidad
matrimonial?
1. ¿Conoce o sospecha de algunas ac...
20. ¿Qué opinan sus hijos, familiares y amigos, sobre alguna supuesta o real infidelidad en
su matrimonio?
21. ¿Qué tipo d...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Preguntas sobre la infidelidad matrimonial

2.010 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.010
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
13
Acciones
Compartido
0
Descargas
16
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Preguntas sobre la infidelidad matrimonial

  1. 1. 90 PREGUNTAS SOBRE LA INFIDELIDAD MATRIMONIAL La infidelidad matrimonial es la defraudación de la confianza, lealtad, compromiso y promesa que se debe al otro cónyuge. Quebranta el vínculo contraído y los derechos de la institución matrimonial. El adulterio, el divorcio, la poligamia y la unión libre, son ofensas graves a la dignidad del matrimonio. ¿Se puede aceptar la infidelidad matrimonial? La infidelidad matrimonial no es negociable, ni aceptable, ni consentible. Es una injusticia y por lo tanto, en ningún caso se puede utilizar para hacer el bien.O hay cien por cien de fidelidad o no hay fidelidad matrimonial. No hay infidelidades del 1%, ni fidelidades del 99%. En la in fidelidad no hay juegos de palabras que la suavicen, ni actos atenuantes, ni eximentes. No se puede justificar con paliativos como: Errores, justificaciones, coqueteos, imprudencias, debilidades de la carne, compromisos, etc. ¿Cuáles son las 4 opciones principales frente a la infidelidad matrimonial? 1. Exigir al cónyuge infiel, al confirmar la infidelidad matrimonial, que inmediatamente abandone el hogar familiar. Si es necesario, cambiar la cerradura de la casa. Después, según las leyes de cada país, denunciarlo a la policía y presentar la consiguiente demanda judicial. 2. Marcharse del hogar familiar y según las leyes de cada país, denunciarlo a la policía y presentar la consiguiente demanda judicial. 3. Aceptar el arrepentimiento total del cónyuge infiel y su correspondiente propósito de la enmienda, soportado en actuaciones y controles debidamente comprobables. 4. Consentir y someterse a la infidelidad matrimonial, aceptando vivir en el infierno, que el cónyuge infiel ha dispuesto para la familia. ¿Se debe consentir la infidelidad matrimonial? Tener que consentir a la infidelidad y someterse al cónyuge infiel, suele ocurrir más veces, cuando el otro cónyuge vive bajo una total dependencia económica, física, familiar, emocional o psicológica, no tiene ninguna otra posibilidad de vida alternativa y no tiene suscrito, ningún contrato de capitulaciones prematrimoniales, donde se refleje la situación de infidelidad. ¿Se puede ser tolerable con la infidelidad matrimonial? En la infidelidad matrimonial es muy difícil, por no decir imposible, aplicar la tolerancia, aunque suponga el no tener confianza personal, en uno mismo. La tolerancia consiste en dejar subsistir un mal, para evitar otro mayor, aunque con el riesgo de que esto conlleve peores males, que los que se desean evitar. La tolerancia puede ser una irresponsabilidad o una obligación, pero no puede apoyarse en la infidelidad, argumentando una serie de pretextos, para no tomar la decisión adecuada cuando hay una infidelidad. ¿Cuáles son los 10 pretextos más usados para aplicar la tolerancia en la infidelidad? 1. Exagerar el desconocimiento de los peligros que acarrea la impunidad. 2. Exagerar el miedo a luchar contra la infidelidad y sus consecuencias.
  2. 2. 3. Exagerar el riesgo que pueda suponer para la familia, la toma de una acción enérgica. 4. Exagerar la cobardía a ser intolerante ante la infidelidad. 5. Exagerar la debilidad a asumir los riesgos de la infidelidad propia, ante la de terceros. 6. Exagerar la desconfianza en la fortaleza mental de uno mismo, para aplicar o no aplicar la tolerancia. 7. Exagerar la ignorancia de la infidelidad sufrida, siendo hipertolerante y cerrando los ojos, ante las consecuencias presentes y futuras. 8. Exagerar la posibilidad de que las cosas se arreglen por sí mismas, incluso cuando no se toma ninguna acción, o éstas son muy débiles. 9. Exagerar las ventajas de una actitud conformista, ante la infidelidad. 10. Exagerar simpatías con la realidad de la infidelidad sufrida, o con la persona causante. ¿Cómo empieza la infidelidad matrimonial? La infidelidad empieza al no ser fiel y leal con uno mismo, ni con nuestra propia palabra, ni con la conciencia, ni con los propios principios y creencias. Desgraciadamente, eso transcenderá a nuestras relaciones personales, familiares, sociales, religiosas, políticas, económicas y profesionales. ¿Pueden permitirse concesiones voluntarias en la infidelidad matrimonial? La fidelidad se tiene que mantener a ultranza, sin ninguna fisura, que pueda ser el inicio de un derrumbe. Muchos problemas de infidelidad comienzan, por una pequeña concesión, aparentemente sin importancia, que yendo poco a poco a más, hasta que se hace enorme e imposible de corregir. Hay que tener mucha energía y entereza, para ser muy fieles con el cónyuge, los hijos, los familiares, los amigos, la sociedad a la que se pertenece, etc. En definitiva con el prójimo. ¿Cuáles son las 5 banderas rojas que anuncian al cónyuge, la llegada de la infidelidad? 1. Las fantasías sexuales con otras personas, diferentes al cónyuge. 2. Los pensamientos obscenos, relacionados con otras personas diferentes al cónyuge. 3. Las salidas intimas con otras personas, que no sean el cónyuge. 4. Las conversaciones directas o virtuales, anónimas o conocidas, con personas de diferente sexo, para pasar el rato, sobre temas relacionados con la privacidad personal. 5. Las excesivas atenciones de tiempo y detalles, hacia personas por las que se siente determinada atracción y sucede la reciprocidad, hasta volverse inmanejables. ¿Cuáles son los músculos en la fidelidad matrimonial?
  3. 3. Los músculos inteligentes del matrimonio son: La fidelidad inquebrantable, el amor sincero y profundo, la entrega total, la aceptación sin condiciones, la confianza total, etc. Los músculos destructivos o limitantes del matrimonio son: La infidelidad, la violencia familiar, las amistades toxicas, el machismo, el egoísmo, la separación de bienes económicos, la despreocupación, la ignorancia consentida, la desconfianza hacia el cónyuge, etc. ¿Puede justificarse la infidelidad matrimonial? La infidelidad no puede justificarse achacándola al desquite, a la represalia, a la revancha, a la soberbia, al orgullo, a la mala educación, al aburrimiento, a la curiosidad, a la obtención de experiencia, a la manipulación, al egoísmo, a la violencia, al despilfarro, a la necesidad, a la esporicidad, a la monotonía, a la falta del equilibrio amoroso, a los vicios o las drogas. No hay ningún atenuante, para la infidelidad matrimonial. ¿Es perdonable la infidelidad matrimonial? La infidelidad en el matrimonio no es negociable, pero pudiera ser perdonable, si se dieran las condiciones, con hechos y palabras, de demostración sincera de arrepentimiento, propósito de la enmienda y pruebas contundentes de cambio, de forma de vida. Incluyendo el cumplimiento de unos objetivos y controles muy claros y concretos, que ayuden a ver cualquier principio de desviación del comportamiento. ¿Cómo se puede soportar el perdón a la infidelidad matrimonial? El posible perdón matrimonial, tiene que estar soportado por la Paz, la Piedad y la Justicia. No existe la Paz sin la Justicia, no hay Justicia sin Piedad y no hay Perdón sin Arrepentimiento. Siempre es mejor un mal matrimonio, que un buen divorcio, salvo excepciones muy contadas. Sobre todo teniendo en cuenta, el derecho de los hijos, si los hubiera. La infidelidad quebranta los derechos, del otro cónyuge y de la familia completa. ¿Se puede evitar la infidelidad matrimonial? El que evita su ocasión evita la tentación y el peligro que supone. Hay que intentar con mucha atención y esfuerzo, mantenerse alejados de la posible infidelidad matrimonial. Huir de la tentación, es de valientes. Es preferible quedar como un cobarde ante los amigos, que ser un valiente, pero infiel en el matrimonio. Para enfrentarse a la infidelidad matrimonial, no hay soluciones fáciles, rápidas, ni baratas. Está la solución del amor y entrega incondicional, construida día a día. Dándose al cónyuge, con la plena e incondicional renuncia a la propia libertad. ¿Se puede suponer la infidelidad matrimonial? La suposición de infidelidad, requiere comprobaciones periódicas, mediante auto exámenes, y a poder ser ayudados por profesionales como sacerdotes, pastores, rabinos o imanes, según la religión que se practique, para adelantarse y conocer, los primeros detonantes de posibles síntomas, trampas o peligros en los que se ha caído o pudiera caerse. ¿Después de la infidelidad, es posible perdonar y ser perdonado? Es posible perdonar, ser perdonado y perdonarse, si se tiene la firme intención de hacerlo, más la colaboración de personas expertas y queridas, que ayuden a pasar ese abismo, en el que se ha caído. La infidelidad es una de las causas más graves, que afectan a las relaciones matrimoniales. Suele estar acompañada de traición a la confianza, al respeto,
  4. 4. al amor, a la continuidad de la unión y a la integridad que los esposos, han edificado entre ellos, generando una crisis compleja a nivel personal, matrimonial y familiar. ¿Puede tener solución la infidelidad? Sí, si los cónyuges fueran capaces de arrepentirse, perdonarse, perdonar y dejarse ser perdonados, además de comprometerse a remediar los daños causados. El que perdona no se humilla, ni humilla al perdonado, pues perdonar es un acto voluntario, valiente, noble, recto y lleno de amor, que permite liberarse de las cadenas que suponen la infidelidad. ¿Se puede perdonar la infidelidad matrimonial? Perdonar no es olvidar o ignorar el daño recibido. Es recordar sin dolor, sin amargura, sin la herida abierta. Es renunciar a la venganza, superar el dolor, librarse del rencor, de los resentimientos y de los malos pensamientos, que impidan llegar al perdón. Pero hay que estar alerta, para que no vuelva a ocurrir la infidelidad matrimonial, tanto del ofensor, como del ofendido. La infidelidad al cónyuge, es un camino lleno de espinas, en el que se alternan momentos de falsa felicidad, con periodos de profunda amargura. ¿Se puede perdonar a medias, o solamente un poco, la infidelidad matrimonial? Hay que perdonar desde lo profundo del corazón, al 100%. Los perdones a medias, no sirven. Hay que dejar bien claro, que será una sola vez. Que no habrá lugar para engaños o repeticiones, porque no se puede volver a tolerar o aceptar algo semejante, ya sería dejar la puerta abierta, a que se transforme en un hábito del cónyuge o del matrimonio. ¿Se debe perdonar la infidelidad matrimonial? La infidelidad es una espina clavada, que causa una herida prácticamente imborrable. Pero hay que intentar sacar esa espina, para que no aumente el daño producido y destruya la capacidad de amar y vivir. La infidelidad es un síntoma, de que algo no funciona como debería en la relación. Eso es lo primero que hay que conocer y corregir, a través de un profundo y sincero dialogo con el cónyuge. Siempre hay cosas, que se pueden cambiar para mejorar. ¿Se puede olvidar la infidelidad matrimonial? Olvidar es casi imposible, pues es borrar algo que sucedió y sería negar la realidad. Esa negación unilateral, casi nunca trae consigo buenas consecuencias. La extraordinaria, sensata y correcta decisión de perdonar, va a ayudar a dejar atrás el hecho, aun sabiendo que existió y que de vez en cuando, se aparecerá en la mente. Pídale ayuda a Dios y seguramente encontrará paz y tranquilidad de espíritu, hablando con un experto sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que cada uno profese, que son los que más y mejor experiencia tienen, para resolver estas desgraciadas situaciones. A partir de que se encuentre una solución, hay que dejar el pasado atrás, y mirar hacia el futuro con otros ojos. ¿Puede reiterarse la infidelidad matrimonial? Sí, es muy difícil, pero no imposible, que las cosas vuelvan a ser como antes. La situación de infidelidad, puede llegar a olvidarse e incluso a mejorar la relación matrimonial, al darse cuenta del valor del otro cónyuge, para formar o continuar una estrecha y sólida relación. Nunca se debe dar vuelta a la página y abandonar la situación, siempre hay que trabajarlas, por si tiene arreglo.
  5. 5. ¿Cuáles son las principales 30 preguntas, relacionadas con la infidelidad matrimonial? 1. ¿Conoce o sospecha de algunas actividades, que pudieran influir en la posible o innegable infidelidad matrimonial? 2. ¿Cree que cada cónyuge se entrega amorosamente al otro, para que ambos estén contentos y así, hacer huir al demonio de la infidelidad matrimonial? 3. ¿Cree que su cónyuge tiene verdadero arrepentimiento y propósito de la enmienda, si hubiera sido infiel? 4. ¿Cree Vd. que con dinero entregado al cónyuge o a la familia, puede comprar la humillación que produce su infidelidad? 5. ¿Cuáles pudieran ser las posibles o reales causas, de la infidelidad en su matrimonio? 6. ¿Durante su noviazgo dejaron bien claro, sus compromisos de fidelidad presente y futura? 7. ¿El cónyuge es manipulador, en cuestiones de infidelidad matrimonial? 8. ¿En las prácticas religiosas de los cónyuges, tiene algún peso específico, la infidelidad matrimonial? 9. ¿En su familia de origen, en su vida profesional o social, y en la de su cónyuge, está extendida, consentida o ignorada, la infidelidad matrimonial? 10. ¿Están dispuesto a enfrentarse ante la infidelidad matrimonial o prefieren rumiarla en silencio, para que nadie se entere? 11. ¿Están dispuestos a llegar a acuerdos, de perdón condicional, en el caso de que hubiera habido infidelidades, por una o ambas partes y a empezar un nuevo camino? 12. ¿Están educando a sus hijos en la práctica de las virtudes y valores humanos, dándoles buen ejemplo, para que no caigan en la tentación de la infidelidad? 13. ¿Ha habido o hay, algún signo externo, de posible infidelidad o de indiferencia matrimonial grave? 14. ¿Han hablado con su cónyuge, sobre la posible o real infidelidad que sienten? 15. ¿Han hecho un proyecto por escrito y lo va realizando paso a paso, para comprometerse a cambiar y tratar de eliminar, las posibilidades de caer en la tentación y en la acción de la infidelidad? 16. ¿Han tenido experiencias anteriores a su matrimonio, relacionadas con la infidelidad? 17. ¿Para evitar la posible infidelidad han puesto primero el TU, no el YO? 18. ¿Prefieren lamentar y asumir sus penas y angustias, relacionadas con la infidelidad, antes de pedir consejo o ayuda? 19. ¿Qué opina su cónyuge, sobre el concepto y los límites, de la infidelidad en el matrimonio?
  6. 6. 20. ¿Qué opinan sus hijos, familiares y amigos, sobre alguna supuesta o real infidelidad en su matrimonio? 21. ¿Qué tipo de matrimonio o relaciones, tiene con su cónyuge o compañero sentimental? 22. ¿Se han propuesto construir cada día un matrimonio mejor, para que no pueda penetrar la infidelidad y se vayan cumpliendo las metas y objetivos? 23. ¿Se sienten avergonzados ante sus hijos, cónyuge, familia y amigos, cuando traicionan con la infidelidad? 24. ¿Se sienten Vds. seguros, contentos y animados, para poder externar todos los sentimientos contra la infidelidad? 25. ¿Son conscientes que “El que anda con fuego se quema” y que la infidelidad, puede ser de consecuencias irreversibles e irreparables, para las relaciones matrimoniales y para el futuro de los hijos? 26. ¿Tienen contratos prematrimoniales, donde se contemple la posibilidad de las consecuencias de la infidelidad? 27. ¿Tienen la fuerza de voluntad, la entereza y la predisposición, para consultar su problema de infidelidad, con un buen mediador o un experto sacerdote, pastor, rabino o imán, según la religión que Vds. practiquen, o ya lo han hecho? 28. ¿Tienen planes futuros, que pudieran ser truncados por la infidelidad? 29. ¿Trata a su cónyuge como lo hacía cuando eran novios, o ha sacado a relucir la parte mala de su carácter? ¿Qué males acompañan a la infidelidad matrimonial? La infidelidad suele estar acompañada del engaño, del maltrato, del abuso físico y emocional, de la sumisión económica, del chantaje, del desamor, de la codependencia al amor imaginario, de las enfermedades venéreas, de la ira, de los embarazos extramatrimoniales, de la vergüenza, del concubinato, de la irresponsabilidad, de la perdida de salud física y mental, de la manipulación hasta la destrucción, del abismo social, del deterioro profesional, tristeza, depresión, negación, etc. ¿Con qué se suele mezclar la infidelidad matrimonial? La infidelidad matrimonial se suele mezclar también, aunque sea ocasionalmente, con el deseo sexual, la imaginación mental, los celos, los conflictos sentimentales y las rupturas provocadas. Estas situaciones ayudan a crear, una autopista rápida que conduce al adulterio. La infidelidad puede ser supuesta o comprobada. Siempre es imprescindible identificar los hechos, las causas y todas las esquinas que producen el dolor. Pero hay que hacerlo de la forma más fría e inteligentemente posible, para que las decisiones sean también displicentes y profundas, pero cerebrales.

×