MEMORIA.




1- Número de referencia del permiso:


2-    Denominación       del      área       de
intervención:

3- Deno...
Así, el estudio se ha centrado en la sala del claustro, la cual posee una forma
rectangular con unas medidas de 19 metros ...
sobre cuales hubiesen sido en este caso los elegidos, mientras que con esta
solución hemos optado por ofrecer una visión d...
ocupación llegamos al pavimento formada por un mosaico que todavía se
       conservaba en un estado relativamente bueno. ...
durante la última campaña, por lo que la fase gótica no tendrá cabida. El orden
expuesto está en relación con la cronologí...
8- Interpretación:


       Una vez llegados al apartado de la interpretación hay que proceder a la
       recapitulación ...
materiales cerámicos como por la inscripción lapidaria donde aparece que el
       muerte fue enterrado el año 595 de la H...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Memoria Iniciada

323 visualizaciones

Publicado el

memoria arqueologia master

Publicado en: Tecnología
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
323
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Memoria Iniciada

  1. 1. MEMORIA. 1- Número de referencia del permiso: 2- Denominación del área de intervención: 3- Denominación del yacimiento: 4- Municipio: 5- Datos del Director: Nombre: DANIEL MATEO CORREDOR Titulación y Licenciado en Historia. Nº Colegiado: 0000 nº colegiado: Dirección : Municipio: C.P. Teléfono: 123 45 67 89 Fax: E.mail: dani@yahoo.es 6- Descripción de los trabajos: La presente memoria explica la excavación realizada durante la campaña realizada entre los meses de mayo y septiembre en el claustro del Monasterio de la Trinidad de Valencia. En anteriores campañas se realizó un análisis arqueológico de dicho claustro y se observó que en parte de su subsuelo había restos de ocupaciones anteriores, detectándose fases de época islámica, romana e ibérica. Así, el objetivo de la última campaña era realizar una excavación del subsuelo, con el fin de comprobar la presencia de esas ocupaciones anteriores y de ser así, llevar a cabo un estudio lo más minucioso posible con el fin de contribuir al conocimiento de esas ocupaciones, y documentar todo aquello que pudiese resultar de interés debido a la inminencia de las obras que se van a realizar y que sin duda van a alterar el subsuelo.
  2. 2. Así, el estudio se ha centrado en la sala del claustro, la cual posee una forma rectangular con unas medidas de 19 metros de largo y 5 de ancho. Debido a las condiciones de la zona a excavar decidimos optar por el sistema de excavación en área abierta, siguiendo el método Harris a la hora de realizar el registro, con todo el proceso que ello conlleva. Así, hemos dado un número a todas las unidades estratigráficas y realizado la matriz Harris que nos ayudará a interpretar el yacimiento y a llevar a cabo un registro lo más exhaustivo posible. Equipo humano y material En cuanto al equipo humano hemos contado con la ayuda de tres arqueólogos, junto con un equipo de estudiantes de la universidad de Alicante. Respecto a los medios materiales hemos contado además del equipo básico de toda excavación arqueológica (herramientas de mano diversas, herramientas de dibujo, de limpieza, nivel ,etc), con la presencia de una estación total. Al tratarse de una excavación dentro de una construcción como es la sala del claustro del monasterio, la excavación en área abierta ha estado parcialmente condicionada a la imposibilidad de remover las columnas de cimentación de la construcción monacal. En el sector de nuestra excavación tan sólo había tres de ellas, las cuales nos han valido para definir tres áreas diferentes tal y como vemos en el plano que se adjunta. Durante la excavación se ha comprobado la hipótesis sobre la que se trabajaba que era la presencia de diferentes ocupaciones de época islámica, romana e ibérica. Ante la dicotomía que siempre se presenta en las excavaciones con diferentes fases de ocupación sobre que fase dejar a la vista hemos optado por una solución salomónica. Así, en el área 1 hemos excavado hasta los niveles ibéricos debajo de los cuales se hallaba la roca madre, en el área 2 la excavación ha llegado hasta los niveles de la primera ocupación romana, mientras que en el área 3 se ha dejado al descubierto la fase de ocupación islámica. De esta manera se pueden observar in sito diferentes momentos de ocupación, los cuales fueron conformando la historia del yacimiento. Sabemos que esta solución es extraña pues lo más habitual es optar por dejar a la vista los niveles más “interesantes”, entrando en un debate
  3. 3. sobre cuales hubiesen sido en este caso los elegidos, mientras que con esta solución hemos optado por ofrecer una visión de conjunto. Desarrollo de los trabajos: La recopilación de datos y el estudio del monasterio ya se habían realizado en la campaña anterior, por lo que desde el primer momento nos dispusimos a levantar las losas que conformaban la sala del claustro. Las primeras unidades estratigráficas las identificamos rápidamente con una fase de ocupación islámica. Tras un primer estrato de abandono, observamos como nos encontrábamos ante una vivienda realizada con tapial con una puerta de acceso que comunica con un camino de tierra batida. En estos niveles también se halla una canalización de desagüe formada por losas. Fuera de la estructura también se detectó un pozo ciego que rompe la estratigrafía anterior. A pocos metros, se encontró una estructura que rápidamente identificamos como tumba y cuyo cadáver poseía una orientación sureste. Junto al enterramiento encontramos una inscripción donde se podía leer en caracteres arábigos el nombre y la fecha en que murió el enterrado. Tras documentar toda la información posible sobre la fase islámica se prosiguió la excavación aunque dejando sin excavar la zona correspondiente al área 3 donde se habían hallado los restos islámicos de mayor interés. Así, debajo de los niveles musulmanes nos encontramos con un delgado estrato natural formado por una estructura limosa y arenosa con pequeños guijarros, lo que nos muestra un parón en la ocupación. Debajo de este estrato nos encontramos ya con niveles de ocupación romana. En concreto se trata de un estrato de nivelación el cual es cortado por una estructura que nuevamente identificamos con enterramiento, en concreto una sepultura de inhumación con tejas planas con doble vertiente formando un tejado que la cubría. Tanto la tumba como el estrato los hemos datado en época tardorromana. Prosiguiendo con la excavación nos encontramos con unos niveles de ocupación todavía romanos, pero con varios siglos de antigüedad respecto al nivel tardorromano. En concreto nos encontramos con una estructura de habitación, que creemos formaría parte de una villa romana. Los muros están realizados con opus vittatum trabado con argamasa de cal. Tras excavar el nivel de derrumbe y el de
  4. 4. ocupación llegamos al pavimento formada por un mosaico que todavía se conservaba en un estado relativamente bueno. También encontramos el umbral de piedra que marca la entrada a la vivienda. Fuera de ésta hallamos un camino pavimentado con grandes guijarros en el que todavía se conservaban las marcas de las ruedas de los carros. Asimismo a la derecha del hábitat se localizó una cisterna, la cual estaba encofrada con opus caementicium, con la pared de tierra y el interior con una pantalla de cañas. A la izquierda de la vivienda se ha descubierto una inscripción funeraria en posición secundaria lo que indica sobre la proximidad de una necrópolis. En este punto, al igual que realizamos con parte de la fase islámica decidimos conservar sin excavar más, parte de la ocupación romana, por lo que el proceso de excavación se redujo al área situada más a la izquierda. En esta zona excavamos los estratos romanos y nos encontramos tal y como nos habían indicado los restos hallados en superficie con una ocupación de época ibérica. En primer lugar nos encontramos con un nivel de incendio que sería el que provocaría la destrucción de la vivienda cuyo alzado de adobe encontramos inmediatamente después junto con las restos de las vigas que conformarían la techumbre. Esta vivienda con una estructura rectangular posee el zócalo de mampostería y parte de ella se adosa en un muro grueso, que hemos identificado con una muralla. Dentro de la estructura de hábitat documentamos la presencia de un hogar, de dos bancos adosados, así como un molino y múltiples objetos. Fuera de la muralla hallamos un camino en el que todavía se conservaban levemente las marcas de los carros que lo transitarían. En el estrato de ocupación ibérica detuvimos nuestra excavación pues tras una pequeña cata sobre el estrato de nivelación ibérico comprobamos que debajo de él se encontraba ya la roca madre. 7- Descripción de los hallazgos: En este apartado vamos a hacer mención de los principales hallazgos producidos
  5. 5. durante la última campaña, por lo que la fase gótica no tendrá cabida. El orden expuesto está en relación con la cronología de su descubrimiento durante la excavación, es decir, de lo más moderno a lo más antiguo. Fase islámica: Diferentes restos cerámicos datados en el siglo XII: jofaina, ataifores de cuerda seca parcial, jarras, jarritas, candiles de pie alto y tinajas. Lápida funeraria con inscripción donde se menciona un nombre y el año de su muerte, 595 de la Hégira (1199 d. C) Fase romana: Fragmentos de cerámica Terra sigillata en la cual se ha localizado la inscripción ROMANUS y que posee la marca del alfar Posee una cronología entre los años 5-30 d. C. Inscripción funeraria hallada en posición secundaria. Restos de teselas de un mosaico de opus signinum característico de época republicana. Posee restos de cal y una decoración realizada a base de mendros enlazados a un rosetón central reticulado. Moneda del emperador Augusto, principios del siglo I d. C Fragmentos de cerámica Terra Sigillata Africana datada en el II d. C. Moneda del emperador Cómodo, segunda mitad del siglo II d. C. Fase Ibérica: Un tesorillo oculto en uno de los muros de la vivienda lleno de monedas ibéricas, cartaginesas y romanas, siendo la más antigua una moneda ibérica de cobre y la más moderna un as republicano Se ha hallado gran cantidad de materiales formado por piezas fragmentadas pero completas tales como ánforas, cerámica de cocina, cerámica fina decorada con motivos humanos y vegetales, pesas de telar; herramientas agrícolas y un molino. Cerámica ática de figuras rojas datada encontrada en la trinchera de fundación de la muralla y datada en el IV a. C.
  6. 6. 8- Interpretación: Una vez llegados al apartado de la interpretación hay que proceder a la recapitulación de todos los datos expuestos anteriormente pero tratando de aportar algo de luz al maremagnum de datos proporcioandos por la excavación. El espacio que hoy en día pertenece a la sala del claustro del monstaerio de la Trinidad recibió el primer poblamiento estable en época ibérica. En esa época se verifica un asentamiento con la construcción de una muralla y la conservación de una estrucura de vivienda. El inicio de esta fase hay que remontarlo como muy pronto al siglo IV a. C. tal y como nos señala la cerámica ática de figuras rojas hallada en la trinchera de fundación de la muralla. Este espacio fue ocupado durante un amplio periodo de tiempo hasta que fue abandonada en los momentos finales del III a. C. o inicios del II a. C., fecha que deducimos en función del tesorillo de monedas hallado así como por la datación de la cerámica encontrada en el estrato de destrucción de la casa. Pero tras el abandono del asentamiento ibérico no hubo que esperar mucho para que el territorio objeto de nuestra excavación recibiese nuevos moradores pues se detecta un nivel de ocupación romano como tarde en época augustea (se ha encontrado una moneda con su efigie). Dentro de este periodo se documenta la vivienda de opus vittatum y la calzada, así como una cisterna. Esta ocupación perdurará en el tiempo hasta finales del II d. C. tal y como nos datan la moneda de Cómodo y los restos cerámicos de Terra Sigillata Africana. Tras esta fase encontramos un parón en la ocupación que se termina en época tardorromana donde se detectan huellas de la ocupación de estas tierras probablemente para uso agrícola. No se han localizado más restos en ésta fase que una sepultura de inhumación con tejas planas con doble vertiente. El subsiguiente estrato natural sin ningún resto de actividad antrópica es muestra de un largo periodo sin ocupación. Hay que esperar hasta el siglo XII para que el territorio sea de nuevo sometido a la acción del hombre. Esta nueva fase islámica queda perfectamente encuadrada en ese siglo y principios del XIII tanto por los
  7. 7. materiales cerámicos como por la inscripción lapidaria donde aparece que el muerte fue enterrado el año 595 de la Hégira, el 1199 d. C. En esta fase encontramos una vivienda realizada con la técnica del tapial que muestra las diferencias arquitectónicas con el mundo romano. También se ha documentado una canalización que haría las veces de desagüe y un pozo ciego. La hipótesis que formulamos para el abandono de este espacio a principios del XIII es la conquista de estas tierras valencianas por los cristianos encabezados por Jaime I, aunque para nada se puede asegurar con cierta entidad. 9.- Acta de depósito: 10.- Documentación gráfica: - Plano de situación: - Plantas: - Secciones: - Material: 11- Inventario: Firma Daniel Mateo Corredor

×