Pederasta: hombre que practica la pederastia.Pederastia: relación homosexual de un hombre con niños. Relación homosexualma...
Etimológicamente, la palabra deriva del término griego παιδοφιλια, paidophilia, y éstede παις-παιδος, páis-paidós, «muchac...
sujetos con una orientación sexual dirigida primariamente a niños, sin apenas interés porlos adultos, y con conductas comp...
pareja...); solo recurren excepcionalmente a los niños y lo hacen de forma compulsiva,         percibiendo su conducta com...
El origen de esta tendencia anómala puede estar relacionado con el aprendizaje deactitudes extremas negativas hacia la sex...
EfebofiliaLa efebofilia, también conocida como hebefilia, es la condición en la cual personasadultas experimentan atracció...
La infantofilia es la condición en la cual personas adultas experimentan atracción sexualhacia niños de entre 0 y 5 años.3...
descendiente, afín en línea recta, hermano, tutor, curador, ministro de algún cultoreconocido o no, encargado de la educac...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Pederasta

1.195 visualizaciones

Publicado el

educacion

1 comentario
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Pedofilia é a atração sexual primária por pré-púberes.
    Adolescentes podem ser pedófilos como qualquer adulto e os maiores abusadores de crianças são adolescentes.
       Responder 
    ¿Estás seguro?    No
    Tu mensaje aparecerá aquí
  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.195
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
18
Comentarios
1
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Pederasta

  1. 1. Pederasta: hombre que practica la pederastia.Pederastia: relación homosexual de un hombre con niños. Relación homosexualmasculina.También es la preferencia sexual de un varón adulto por púberes o adolescentesvarones.Mientras la Pedofilia o Piadofilia: es la inclinación de las personas a sentir una atracciónsexual primaria hacia niños pre púber. (Antes de la pubertad)PedofiliaDesde un punto de vista médico, la paidofilia o pedofilia es una parafilia que consisteen que la excitación o el placer sexual se obtienen, principalmente, a través deactividades o fantasías sexuales con niños de, generalmente, entre 8 y 12 años.1 A lapersona que padece pedofilia se le denomina pedófilo, un individuo de, al menos, 18años que se entretiene sexualmente con menores de 13 y respecto de los que mantieneuna diferencia de edad de, por lo menos, cinco años.2La pedofilia es un rasgo multifactorial en la personalidad del que la padece, y secompone de aspectos mentales, institucionales, de actividad, de educación sexual, deviolencia, de control de las pulsiones, etc. En este sentido, se suelen distinguir dos tiposde pedofilia, una primaria o esencial, muy arraigada en el sujeto, y otra secundaria (uotras), que aparecería motivada por factores circunstanciales.Por lo demás, en determinados casos en que la relación entre el pedófilo y el menor seprolonga en el tiempo, puede haber por parte del adulto un enamoramiento real con esapersona a la que él considera como su joven pareja, sobre todo cuando esta se halla en laedad de paso entre la infancia y la pubertad.3Existen, a este respecto, diversas asociaciones de pedófilos que reivindican la pedofiliacomo una forma más de vivir la sexualidad humana y que, en consecuencia, debe seraceptada con naturalidad por parte de la sociedad.4Las conductas pedófilas son muy heterogéneas, desde casos inofensivos o casiinofensivos, hasta aquellos en que alcanzan niveles que entran dentro de lo criminal. Ala actividad sexual de un pedófilo con un menor de 13 años se lo conoce con el nombrede abuso sexual infantil o pederastia5 (palabra que, etimológicamente, significa lomismo que pedofilia).6Historia del término
  2. 2. Etimológicamente, la palabra deriva del término griego παιδοφιλια, paidophilia, y éstede παις-παιδος, páis-paidós, «muchacho» o «niño», y φιλíα filía, «amistad».Paidophilia fue acuñada por los poetas griegos como un sustituto de «paiderastia»(pederastia),7 o viceversa.Se considera que paidofilia es un término etimológicamente más correcto que pedofilia,si bien esta segunda forma es más usada.8 En relación con la atracción hacia losadolescentes, también suele usarse el término «hebefilia» o «efebofilia».En la antigua Atenas, la relación sexual entre un adulto y un joven púber, siempre con elconsentimiento de este, se denominaba pederastia, y se consideraba como un elementomás en la relación entre un docente y su discípulo: el amor entre ambos favorecía latransmisión del saber y de las leyes ciudadanas. Por el contrario, el sexo con sujetosprepúberes, denominado pedofilia, era castigado con condenas que podían llegar a lapena de muerte.En la Roma antigua, por su parte, la pederastia estaba muy difundida, pero sin lasjustificaciones de los griegos, y la pedofilia era también condenada.9Con todo, simultáneamente había puntos de vista de tipo moral-psicológico quecondenaban cualquier tipo de contacto sexual entre adultos y menores; así, por ejemplo,Platón o Suetonio.El término paedophilia erótica fue acuñado en 1886 por el psiquiatra vienés Richardvon Krafft-Ebing en su trabajo Psychopathia Sexualis,10 en el que lo describió como elinterés sexual dirigido sólo hacia jóvenes prepubescentes, sin incluir a adolescentes, uninterés que desaparecería con la aparición de los primeros signos de vello púbico.A los adultos que manifestaban esta tendencia, Krafft-Ebing los clasificó en tres grupos: 1. Pedófilos; 2. De sustitución, esto es, cuando los jóvenes prepubescentes son vistos como objetos que sustituyen a un objeto adulto que es el preferido pero que no está disponible. 3. Sádicos.A propuesta del psiquiatra suizo Auguste Forel, el término entró oficialmente en elámbito de la psiquiatría con el significado de pasión sexual por los menores.[cita requerida]La pedofilia como parafiliaCaracterización del pedófiloLa psiquiatría considera la pedofilia como una parafilia.11 12 Los pedófilos, desde estaperspectiva, son
  3. 3. sujetos con una orientación sexual dirigida primariamente a niños, sin apenas interés porlos adultos, y con conductas compulsivas no mediatizadas por situaciones de estrés.13El pedófilo suele ser hombre. Las mujeres pedófilas suelen ser o bien personas contrastornos mentales o bien personas muy solitarias y que viven al margen de lasociedad.14La cuarta edición revisada del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornosmentales de la Asociación Psiquiátrica Estadounidense (American PsychiatricAssociation) describe con tres rasgos un diagnóstico estándar del pedófilo, basándose en3022 casos de pedofilia: experimentación, durante un periodo de al menos 6 meses, de fantasías sexuales intensas o recurrentes, o de impulsos sexuales, o de necesidad de actividad sexual, en donde el objeto de atención es uno o varios niños prepubescentes (generalmente, menores de 13 años); o bien dichos impulsos solo repercuten en la esfera sexual del individuo, o bien le provocan ansiedad o dificultades interpersonales; el individuo tiene 16 años o más y ha de ser por lo menos 5 años mayor que el menor por el que muestra su atracción.La materialización de la pedofilia no presenta una única cara;la atracción erótica que algunos [pedófilos] sienten por los niños no se traducenecesariamente en actos sexuales completos. El pedófilo puede limitarse a desnudar alniño y a mirarlo, a exhibirse, a masturbarse en su presencia, a tocarlo con delicadeza y aacariciarlo. Puede convencer al niño para que a su vez lo toque y así sucesivamente.15Cognitivamente, el pedófilo se caracteriza por no considerar inapropiada su tendencia oconducta, por lo que no suele presentar sentimientos de culpa o vergüenza; enocasiones, incluso, apelan a la seducción del menor como causa de la misma o a que sucomportamiento se puede entender como una forma de educación sexual de losmenores.La personalidad del pedófilo es polimorfa. Se pueden distinguir dos grandes tipos depedófilos: los primarios y los secundarios o situacionales:16 Los primarios muestran una inclinación sexual casi exclusiva por los niños y su conducta compulsiva es independiente de su situación personal. Se trata, clínicamente, de pedófilos en un sentido estricto del término que presentan unas distorsiones cognitivas específicas: consideran su conducta sexual como apropiada (no se siente culpables ni avergonzados), planifican sus acciones, pueden llegar a atribuir su conducta a un efecto de la seducción por parte del menor o pueden justificarla como un modo de educación sexual para este. En cuanto a los secundarios o situacionales, estos se caracterizan por que su conducta viene inducida por una situación de soledad o estrés (en estos casos, la experimentación de relaciones sexuales con menores suele ser un medio de compensar la baja autestima o de liberarse de cierta hostilidad). No son estrictamente pedófilos, en tanto que su inclinación natural es hacia los adultos, con los que mantienen normalmente relaciones problemáticas (impotencia ocasional, tensión de
  4. 4. pareja...); solo recurren excepcionalmente a los niños y lo hacen de forma compulsiva, percibiendo su conducta como anómala y sintiendo posteriormente culpa y vergüenza.Otra clasificación17 distingue tres categorías principales de pedófilos: los ansiosos-resistentes, caracterizados por su escasa autoestima que les lleva a buscar constantemente la aprobación de los demás; dado que no consiguen establecer relaciones emocionales con los adultos, se centran en los niños, con los que aumenta su seguridad. En principio, su relación no es sexual, pero la dependencia afectiva puede generarla. los evitadores-temerosos, caracterizados por su gran deseo de contacto con lo adultos pero a los que el miedo al rechazo los paraliza. Se centran entonces en los menores y su actitud es poco empática y tienden al uso de la fuerza. los evitadores-desvalorizadores, caracterizados como obsesionados con la independencia y la autonomía emocional; buscan relaciones fugaces e impersonales en las que no es infrecuente el comportamiento coercitivo violento o sádico.Necesidades emotivas de los pedófilosLa casuística clínica ha evidenciado el tipo de necesidades emotivas que la prácticapedófila puede satisfacer en los afectados:18 en primer lugar, se trata de casi el único modo de alcanzar para ellos la excitación sexual; en segundo lugar, les permite sentirse poderosos a través del control ejercido sobre el menor, algo más complicado que si se tratase de adultos; en tercer lugar, y como consecuencia de lo anterior, les sirve para aumentar su autoestima; en cuarto lugar, al repetir escenas traumáticas vividas por ellos (en los casos en los que se hayan dado), el contacto pedófilo les permite superar sus propios traumas personales y tomarse una especie de revancha al situarse ahora ellos en la posición dominante; en quinto lugar, todo el proceso de su relación con menores consigue para el pedófilo consolar sus privaciones de competencia social o de cohibición en la relación con los adultos; se trata, pues, no solo de algo relacionado con su vida sexual sino con la propia realización como persona.CausasNo existe consenso entre los especialistas respecto del origen de la pedofilia.Con todo, segúnmuchos psicólogos y psiquiatras, los pedófilos tendrían una personalidad inmadura,problemas de relación o sentimientos de inferioridad que no les permitirían manteneruna relación amorosa adulta e "igualitaria": individuos con trastornos narcisistas y frágilautoestima se concentran en los niños porque pueden controlarlos y dominarlos y, conellos, no tienen sentimientos de inadecuación.19Algunos especialistas sugieren que
  5. 5. El origen de esta tendencia anómala puede estar relacionado con el aprendizaje deactitudes extremas negativas hacia la sexualidad o con el abuso sexual sufrido en lainfancia, así como con sentimientos de inferioridad o con la incapacidad para establecerrelaciones sociales y sexuales normales.20Otros autores consideran la pedofilia deviene de una experimentación permanente delpropio periodo infantil por parte del individuo, idealizando el cuerpo y la belleza de esaetapa y tratando además de evocar el tratamiento que en relación con estos aspectosrecibieron de pequeños. En consecuencia,el erotismo con los niños puede comportar (...) la fantasía inconsciente de fusión con unobjeto ideal, la reestructuración con un ego joven e idealizado.19A todo esto se añade que los pedófilo encuentran también placer en la intrínsecatransgresión que supones su tendencia y actos, y en las actividades que realizan parallevar a cabo sus contactos con menores: localización, planificación, seguimiento,aproximaciones, etc.Igualmente, se aduce la posibilidad de la existencia de trastornos de personalidad comofactores importantes: deficiencias en el control de los impulsos y en la imagen personal,tanto por una educación sexual negativa y culpabilizadora como por unos modelosfamiliares no adecuados.21Tratamiento del pedófiloLas terapias dirigidas a los pedófilos son, por lo general, las mismas que se emplean conlos pacientes que presentan parafilias, es decir, tratamientos de carácter psicológico yfarmacológico. Desde el punto de vista psicológico, algunos estiman útil unaaproximación analítica, es decir, la exploración del inconsciente para comprender porqué se ha creado en la infancia y luego ha arraigado esta inclinación sexual. Otros, encambio, prefieren trabajar sobre el síntoma a través de una terapia conductual, cuyoobjeto es inducir un cambio en los gustos y costumbres. Algunos otros consideranverdaderamente eficaces sólo las terapias a base de fármacos.22El tratamiento farmacológico23 tiende bien a intentar reducir el impulso sexual duranteel periodo de administración del mismo, bien a reorientar este impulso hacia formasaceptables.Dado que en muchas ocasiones el pedófilo está obsesionado por su inclinación,24 en elsentido de pensar y elaborar continuamente estrategias para conseguir sus contactos conlos menores, se piensa que puede se productivo para él un periodo largo de calma yreflexión, esencial, precisamente, para revisar sus costumbres, modos de pensar, etc.El principal problema que presenta el tratamiento de los pedófilos es que estos nosuelen colaborar. Son una minoría los que aceptan ser tratados y muchos de ellos no seconsideran ni enfermos ni anormales, llegando incluso a reivindicar, tanto privada comopúblicamente, la legitimidad de sus aproximaciones a menores sobre la base de que solopueden considerarse como abusos cuando media la violencia. Es frecuente, también, elque apelen a que el menor tiene capacidad suficiente para demostrar si algo le agrada ono, o a que sus acciones son consecuencia de las actitudes seductoras del menor.
  6. 6. EfebofiliaLa efebofilia, también conocida como hebefilia, es la condición en la cual personasadultas experimentan atracción sexual hacia adolescentes que ya han pasado la etapa dela pubertad.25La atracción hacia adolescentes femeninas cuyo físico corresponde más bien al de unapre-adolescente (niña, puberta o prepuberta) es conocido como complejo de Lolita. Pordefinición, estos términos no son sinónimos de pedofilia. No obstante, en los paísesoccidentales se ha usado con frecuencia la palabra pedofilia para referirse a la efebofiliacuando ésta es ilegal, o sea, para referirse a la atracción sexual hacia cualquier personacuya edad sea menor a la edad de consentimiento sexual.Debido a que cada cultura y estado define una edad de consentimiento sexual mínimadiferente, la ilegalidad del término es compleja. Por ejemplo, en el judaísmo ortodoxose considera que un hombre o mujer es libre de casarse a partir de los 12 o 13 años, unavez realizado el Benei Mitzvá, sin embargo actualmente la población judíageneralmente celebra matrimonios según las leyes vigentes de cada país. En diferentesnaciones musulmanas también es común el matrimonio entre adolescentes o entreadultos y adolescentes.Debido a que de país en país varían las normas para establecer la edad mínima legal enque un adolescente puede sostener relaciones sexuales voluntariamente con un adulto, laefebofilia no es un concepto estandarizado, así por ejemplo, en Argentina y España los13 años son la edad mínima para la mayoría sexual, mientras en Chile son los 14 años,en Costa Rica los 15 años, y en México depende de la ley estatal. Además, algunospaíses establecen edades de consentimiento diferentes para las relaciones heterosexualesy para las homosexuales. Concretamente, en casi todos los países de Latinoamérica eslegal el sostener relaciones sexuales voluntarias con adolescentes donde no medieprostitución, violencia o abuso variando entre los 13 y los 15 años.26En Estados Unidos la edad de consentimiento varía, dependiendo de los Estados, entrelos 16 y los 18 años.27Aún en las jurisdicciones donde es ilegal sostener relaciones sexuales con menores de18 años si el concepto de adolescencia de Erikson se considera correcto, abarcando laadolescencia entre los 12 y los 21 años, aún en estos lugares sería legal sostenerrelaciones sexuales con adolescentes en su etapa más tardía (18 a 21 años).En síntesis la efebofilia no es ilegal en casi ningún país del mundo, aunque es reguladasegún leyes locales. Mientras que la terapeuta Karen Franklin considera que laefebofilia es una preferencia sexual natural y que una gran mayoría de hombres adultossienten atracción por mujeres adolescentes, por lo que no puede ser equiparado con lapedofilia, que es claramente un trastorno sexual,28 otros como Ray Blanchardconsideran que la efebofilia debería incluirse dentro de los trastornos sexuales en elDSM-V29Infantofilia
  7. 7. La infantofilia es la condición en la cual personas adultas experimentan atracción sexualhacia niños de entre 0 y 5 años.30Regulación jurídicaArtículo principal: Abuso sexual infantil.La mayor parte de los países conservan un derecho penal de acto por lo que se castiga lapederastia, es decir, el acto de abusar sexualmente de un menor, y no la mera tendenciasexual pedófila. Por ello, un acto de abuso sexual infantil no es calificado comopedofilia por las leyes. Sin embargo, en algunos códigos penales sí se contemplandelitos que castigan dicha conducta.31 189.2. El que para su propio uso posea material pornográfico en cuya elaboración se hubieran utilizado menores de edad o incapaces, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión o con multa de seis meses a dos años. 189.7. Será castigado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis meses a dos años el que produjere, vendiere, distribuyere, exhibiere o facilitare por cualquier medio material pornográfico en el que no habiendo sido utilizados directamente menores o incapaces, se emplee su voz o imagen alterada o modificada.32Pese a lo anterior, es frecuente que algunos periódicos y otros medios hagan uso detérminos como «acusado de pedofilia» o «pedófilo convicto» en referencia a individuosacusados o convictos por abuso sexual infantil e incluso otros términos como «pedófiloen serie». Sin embargo, pederastia se utiliza de forma preferente en el sentido de delito,y menos frecuentemente como enfermedad; en la prensa se habla de «delitos depederastia», «condenado a 40 años por pederastia», «acusado de pederastia» y «red depederastia». Esta preferencia de emplear pedofilia para referirse a la atracción sexual ola enfermedad puede deberse al hecho de que este término es actualmente el másutilizado en psiquiatría para designar el trastorno mental y, por influencia médica, es lapalabra escogida por los periodistas para hablar en términos psiquiátricos.33 El Códigopenal argentino es conteste con las legislaciones que reprimen los actos de pedofilia yen su artículo 119 describe con precisión la conducta pedófila: Art. 119.- Será reprimido con reclusión o prisión de seis meses a cuatro años el que abusare sexualmente de persona de uno u otro sexo, cuando ésta fuera menor de trece años o cuando mediare violencia, amenaza, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad, o de poder, o aprovechándose de que la víctima por cualquier causa no haya podido consentir libremente la acción.34Y continúa:La pena será de cuatro a diez años de reclusión o prisión cuando el abuso, por suduración o circunstancias de su realización, hubiere configurado un sometimientosexual gravemente ultrajante para la víctima.- La pena será de seis a quince años dereclusión o prisión cuando mediando las circunstancias del primer párrafo hubiereacceso carnal por cualquier vía.- En los supuestos de los dos párrafos anteriores, la penaserá de ocho a veinte años de reclusión o prisión si: a) Resultare un grave daño en lasalud física o mental de la víctima, b) El hecho fuere cometido por ascendiente,
  8. 8. descendiente, afín en línea recta, hermano, tutor, curador, ministro de algún cultoreconocido o no, encargado de la educación o de la guardia, c) El autor tuviereconocimiento de ser portador de una enfermedad de transmisión sexual grave, y hubiereexistido peligro de contagio, d) El hecho fuere cometido por dos o más personas, o conarmas.- e) El hecho fuere cometido por personal perteneciente a las fuerzas policiales ode seguridad, en ocasión de sus funciones.- f) El hecho fuere cometido contra un menorde dieciocho años, aprovechando la situación de convivencia preexistente con elmismo.- En el supuesto del primer párrafo, la pena será de tres a diez años de reclusióno prisión si concurren las circunstancias de los incisos a), b), d), e), ó f).La pedofilia e internetArtículo principal: Movimiento Activista Pedófilo.Con la aparición de Internet, algunos pedófilos han expresado y difundido más o menospúblicamente sus pensamientos al respecto, reivindicando la licitud de susacercamientos y sosteniendo que no deben ser identificados con abusadores, en tantoque no fuerzan o usan nunca la violencia para relacionarse con los menores.Contrariamente a la opinión de los investigadores del tema, psicólogos, psicoanalistas,psiquiátras, asistentes sociales y todas las organizaciones que trabajan con las víctimas,los pedófilos afirman que los niños están capacitados tanto para elegir estas relacionescomo para rechazarlas.

×