Principios ataque castellano

4.513 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
4.513
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
471
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Principios ataque castellano

  1. 1. COLECCIÓNLos principios del juego de ataque, como determinantes de la conducta del jugador. Juan Antón
  2. 2. INTRODUCCIÓN en situación competitiva. En este artículo nos vamos a concentrar especialmente en los principios que determinanEl juego de ataque está determinado por la posesión de balón. Solo poseyendo el balón es posible obtener ungol, y esta circunstancia es lo que define habitualmente el aquellas leyes que todo jugador debe tener en cuenta para desarrollar una buena calidad en el juego de ataque.llamado juego de ataque. El dominio del balón y del espacio 2. DE LOS OBJETIVOS DEL JUEGO DE ATAQUE,para poder trasladar el primero hacia la portería contraria SE DESPRENDEN LOS PRINCIPIOS DEL JUEGO, Orequiere, además de ciertas destrezas técnico-tácticas “PARA LLEGAR A CONSEGUIR ALGO AL FINAL DELindividuales, una cooperación colectiva. El juego de ataquetiene la característica de que el jugador está motivado puesto ENCUENTRO DEBO RESPETAR UNOS PRINCIPIOSque la posesión del balón le da la oportunidad de jugar en el DE ACTUACIÓN EN TODO MOMENTO”.más amplio sentido de la palabra, y es preciso aprovechar enel entrenamiento esta actitud orientándola en el sentido de la El objetivo general del juego es “la obtención de lacooperación que requiere el fútbol como deporte colectivo. victoria en la confrontación a través de las interaccionesA esta cooperación colectiva estando en posesión del balón individuales entre compañeros frente a los adversarios”,para intentar cumplir los objetivos del juego le llamamos de donde se desprende el objetivo fundamental deljuego colectivo ofensivo o táctica colectiva de ataque. comportamiento táctico del jugador y del equipo: “EncontrarMüller y Baier (1974) definen la táctica colectiva de ataque soluciones para la resolución práctica de los distintoscomo “el planificado y hábil trabajo conjunto de todos los problemas que plantean las situaciones de competición”.jugadores de un equipo con el fin de conseguir el éxito en su En el juego de ataque estas soluciones se relacionan con laactuación, es decir, el gol”. búsqueda de situaciones tácticas que permitan obtener éxito en el ataque, es decir, conseguir gol. Éste será el objetivo Un ataque planificado y sistematizado no puede ser o finalidad fundamental del juego de ataque. Pero parallevado a cabo sin un conocimiento estricto por parte de los llegar a este objetivo, el equipo debe plantearse una seriejugadores de su específica función. Las características que de objetivos específicos secuenciales, partiendo de la baseidentifican la táctica colectiva ofensiva son la posesión del de que la posesión de balón se puede conseguir en zonasbalón, la participación de varios jugadores, la aplicación muy variadas –cercanas o lejanas- respecto a una u otrade los principios generales y específicos del juego de portería, circunstancia que no facilita la posibilidad de laataque en la coordinación de los medios tácticos colectivos, consecución de un gol de forma inmediata, y que obliga eny la explotación adecuada de las capacidades individuales muchas ocasiones al equipo a trasladarse hacia zonas másde cada jugador. El desarrollo de la táctica colectiva lleva próximas a la meta contraria. Junto a ello, no debe olvidarseconsigo el reparto de tareas y objetivos, adecuándose a la que la actividad defensiva trata de oponerse a este objetivocapacidad de los jugadores. Los constantes enfrentamientos entorpeciendo las acciones emprendidas por el equipo encon el adversario, la variabilidad de acciones y los ritmos de ataque. Ambas razones nos llevan a plantear los siguientesintervención, y el dominio de balón, entre otros aspectos, objetivos específicos secuenciales:exigen un alto nivel de capacidades especializadas acada jugador, asentadas en una gran condición física y a) Construir acciones ofensivas:técnica, y una actitud permanente de colaboración con los Este objetivo se puede alcanzar por la comunicación entrecompañeros. jugadores a través del pase y por el respeto y aplicación de los principios del juego. Los jugadores deben progresar Pero especialmente el juego colectivo ofensivo tiene en el espacio sin y con balón, y apoyar permanentementeuna estructura funcional que nace de los objetivos que al compañero que en cada momento se encuentre enestablecen los principios generales y específicos; éstos, a su posesión de balón, asegurando la comunicación fluidavez, determinan la conducta del jugador y sus intenciones en el equipo, y manteniendo un equilibrio constante entácticas; la interacción de estas intenciones -las del la ocupación y distribución espacial.poseedor de balón y los sucesivos no poseedores- promuevela aparición de medios tácticos de distinta complejidad; b) Crear situaciones de finalización cercanas a larespetando los principios del juego y combinando los medios portería contraria:entre sí, seleccionándolos de tal manera que se adapten a la Las posibilidades de éxito radican en que las alternativaspotencialidad de los jugadores, se desarrollan los sistemas tácticas se creen en zonas próximas al área de porteríade juego que pueden llevarse a cabo de distintas formas; contraria y, en lo posible, con la mayor perpendicularidad.y, finalmente, la selección de medios tácticos y sistemas Los distintos medios tácticos son la base de creación deadaptados a las características de un adversario concreto en estas situaciones que tratan de generar conflictos en launas circunstancias determinadas nos lleva a la estrategia estabilidad y funcionamiento de la actividad defensiva.operativa, o manifestación suprema de la táctica colectiva Pero estos medios tácticos siempre deben respetar los Müller, H.J., y Baier, H., (974), Handball Lehrgang, Montclair-Verlag, Mettlach, Entendida como las situaciones espaciales más cercanas al eje longitudinal delSaarbrücken, p. 96. terreno y, por tanto, con mayor ángulo de tiro.
  3. 3. principios del juego. El objetivo de todos los medios llegar a conseguir los objetivos. Los principios guían, pues, tácticos es precisamente éste: que los jugadores consigan el comportamiento del jugador, marcando las pautas de las penetrar hasta zonas próximas al área o progresar hasta coordinaciones colectivas, y constituyen, por consiguiente, sus distancias eficaces para rematar, lo que se entiende las ideas base de aplicación en todas las circunstancias del como situación de lanzamiento idónea. juego que orientan las acciones individuales y colectivas.c) Concluir con éxito: 3.1. Principios generales del ataque. La conclusión del ataque se realiza con los lanzamientos o disparos a portería y éstos representan la culminación Coincidiendo con diferentes autores, los principios de toda la actividad táctica individual y colectiva de un generales del juego de ataque son los siguientes: equipo. La mejora de la eficacia del remate se convierte así en otro objetivo fundamental del juego de ataque, pues a) Conservar y asegurar la posesión del balón. no es posible vencer en la confrontación simplemente construyendo acciones ofensivas y creando situaciones b) Progresar y atacar de forma permanente óptimas de finalización si no se concluyen éstas con éxito. Crear ocasiones de gol no es suficiente si no se hacia la portería contraria. convierten éstas. El perfeccionamiento de este elemento técnico-táctico individual se consigue con el aumento de c) Obtener tantos o conseguir goles. la riqueza del gesto, pero adaptándolo en todo momento a las reacciones variables defensivas e integrándolo en Estos principios generales surgen de la interpretación de una situación de juego colectiva. los objetivos del juego que precisa el reglamento. Éste refleja que en fútbol se trata de obtener más goles que el adversario,3. LOS PRINCIPIOS DEL JUEGO DE ATAQUE, y sólo pueden conseguirse goles teniendo la posesión delCOMO DETERMINANTES DE LA CONDUCTA DEL balón. Por consiguiente, es necesario no solamente poseerlo, sino conservarlo y proteger esta posesión, tanto desdeJUGADOR. una perspectiva individual -que se traduce en la calidad técnico-táctica en el control de balón, en su protección, Establecidos los objetivos del juego de ataque, es en la conducción, en los regates, en el pase, etc.-, comonecesario fijar unos principios de actuación que guíen la en la calidad de la coordinación colectiva -expresado en laconducta del jugador. Al igual que sucede en otros deportes práctica por la distribución y organización de los apoyos encolectivos, el fútbol se desarrolla en la práctica partiendo de cada momento, el dinamismo colectivo, el “ofrecimiento”unos principios comunes a deportes similares que constituyen constante de los no poseedores al poseedor desmarcándoseel punto de partida o base inicial de su funcionamiento. Los continuamente, etc.-. Asegurar la posesión de balón suponeprincipios del juego “representan la fuente de la acción, recibir el balón con garantías, protegerlo durante el acosodefinen las propiedades invariables sobre las cuales se del adversario o prevenir una carga colocando el cuerporealizará la estructura fundamental del desarrollo de los adecuadamente y con la fuerza necesaria. La seguridad en elacontecimientos”. Bajo el soporte de los principios del juego pase implica al jugador que pasa -eligiendo adecuadamente-se desarrollan todas las acciones individuales, los modelos , y al jugador que recibe, puesto que éste debe desmarcarsede relaciones colectivas y se organizan los distintos sistemas oportunamente y aquél debe comprobar la situación yde juego. Los principios se convierten así en las leyes posición idónea del receptor.principales que todo jugador debe cumplir en todo momentoy su importancia ya venía reflejada por el francés Teissiè Pero no será suficiente la conservación del balón para(1954) cuando indicaba: “Para jugar bien es necesario vencer en el duelo con el adversario. El reglamento nocomprenderse; para comprenderse es necesario hacerse concede goles por tiempo de posesión de balón o número dever; para comprenderse mejor y hacerse ver, es necesario pases realizados; al contrario, se ven con frecuencia muchasdefinir los principios del juego”. Por su parte, Dale Nelson estadísticas que reflejan un alto porcentaje de tiempo de(1959) subrayaba que “un principio se reviste de un rasgo posesión de balón por parte de un equipo que no se vencaracterístico: poder ser aplicado, adquirido e interpretado reflejados en el marcador del encuentro. Será necesario, porde forma idéntica por los hombres de sentido común”. tanto, durante el desarrollo de las acciones que asegurenMientras los objetivos es lo que pretendemos conseguir al la conservación del balón, progresar hacia la porteríafinal de nuestra tarea, los principios constituyen aquello que contraria, acercándonos lo más posible a ella y realizarde forma imprescindible debemos estar cumpliendo para desplazamientos individuales y colectivos que posibiliten El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española precisa que un principio un ataque permanente hacia portería, orientados haciaes la “base, origen, razón fundamental sobre la cual se procede discurriendo encualquier materia”, y también “norma o idea fundamental que rige el pensamiento o el objetivo. Los desplazamientos sin balón y la variedadla conducta”, acepciones que identifican la importancia de los principios del juego. (p.667) 7 Podríamos diferenciar los objetivos de los principios a través del siguiente ejemplo4 Bayer, C., (986), La enseñanza de los juegos deportivos colectivos, Hispano de la vida diaria: si nosotros queremos beber agua de una fuente, ése será el objetivo,Europea, Barcelona, p. 5. pero para cumplirlo es imprescindible abrir el grifo, que se convierte de este modo en5 Tissiè, J., (954), Les sports collectifs, Rev. EPS, nº 0, p. . el principio. Por tanto, el principio conlleva que el jugador siempre tenga presente que6 Nelson, D., (959), Principes fondamentaux du mouvement et améliortitation de la el grifo debe estar constantemente abierto, pues de lo contrario nunca alcanzará elperformance, E.P.S., nº 45, p. 5. objetivo.
  4. 4. de trayectorias en dirección a la portería adversaria, así al juego colectivo en defensa. Diferenciaremos, porcomo los desplazamientos específicos con balón como la tanto, entre principios colectivos comunes a la defensa,conducción adecuada con la superficie del pie oportuno y la y los principios específicos propios del juego ofensivo,dirección necesaria son el medio técnico fundamental. derivados de la posesión del balón. Diferentes autores han hecho constante mención en sus trabajos a la importancia Y, finalmente, este ataque permanente hacia la portería de algunos de estos principios en el desarrollo del juegocontraria debe enlazarse con la posibilidad de rematar o (Teissiè, 1954; Trofin y Grigorovici, 196; Teodorescu,chutar para obtener un tanto. Este principio se manifiesta en 194; Kunst, 197; Bayer, 196; Trosse, 19; Parlebas,la práctica con la intencionalidad constante de los jugadores 19, Castelo, 1999). Sin embargo, no todos ellos valorande chutar a puerta, no importa el lugar del terreno donde se en igual medida algunos principios ni los sistematizan delencuentre, lo que supone percibir la situación del portero en mismo modo, y tampoco son coincidentes en su clasificacióntodo momento y comprobar si éste se encuentra adelantado o denominación. Nosotros hemos optado por establecery fuera de la portería, para rápida y sorpresivamente chutar los dos apartados anteriormente indicados, sobre los quea portería, aun cuando al controlar el balón el jugador no se analizaremos su significado práctico.encuentre orientado directamente a la portería contraria. 3.2.1. Principios específicos del juego colectivo3.2. Principios específicos del juego colectivo comunes a la defensa.ofensivo. A.- La reducción del número de errores: De los principios generales del juego surgen Toda acción de juego debe estar presidida por esta reglalos específicos del juego colectivo, que precisan más básica, a través de la cual el jugador y el equipo puedendetalladamente la actividad del jugador y facilitan la obtener mejores rendimientos. Desde la perspectiva delorganización racional del equipo. Son derivados de la juego de ataque, el equipo debe aprender a controlar elnecesidad de colaboración con el compañero para la ritmo de sus acciones, evitando actuaciones arriesgadassuperación del adversario, por lo que algunos son comunes que impliquen la pérdida del balón. Esta pérdida del balón8 Ejemplos de esta situación se han visto muchos goles en la historia del fútbol y puede ser considerada como indica Teodorescu (194)que revelan que los jugadores que lo han conseguido tienen claros estos principios. como pérdida normal -cuando el equipo consigue unAsí fue el famoso de Nayim, del Zaragoza, en la final de una Copa de Europa o, másrecientemente, el valencianista Villa, contra el Barcelona, o Soldado, del Osasuna, en gol-, pérdida justificada -en los casos en que se rematala liga 007 recién terminada.
  5. 5. a portería, a través de acciones racionales y tácticamente avanzando y en relativa proximidad a su oponente, de taljustificadas, pero sin concretarse en goles-, y pérdidas no forma que dificulte las ayudas posteriores de éste a otrosjustificadas, como resultado de infracciones al reglamento compañeros- y con los pases al jugador desmarcado.-faltas del atacante, fueras de juego, etc.-, o incorrecciones Cualquier medio táctico colectivo reproduce este principio,en el control o manejo de balón –controles incorrectos, tanto por el iniciador del medio que se trate (realizandopases interceptados, balones fuera de banda, etc.-. Ha de un desdoblamiento, un cruce por detrás, un desmarque enentenderse que la idea que debe guiar a un equipo es que las diagonal y un pase interior inmediato), como por parte delpérdidas de balón se produzcan en condiciones normales jugador respuesta o beneficiario del medio (explotando lao, en el peor de los casos, justificadas, pero nunca las no ventaja adquirida).justificadas, aunque la dificultad de control del balón enmuchos casos –el balón, como es sabido, no se puede coger, C.- El respeto a la disciplina táctica:al contrario que en otros deportes colectivos-hace muy difícil La actuación general individual del jugador y lasque éstas desaparezcan. Aunque las llamadas pérdidas no coordinaciones entre jugadores dependen directamentejustificadas varían de un jugador a otro por la zona donde de la estrategia operativa del equipo en un encuentrohabitualmente se desenvuelven y el mayor o menor riesgo determinado. Este plan táctico colectivo es elaborado antesque conlleva, podemos decir que un jugador que ocupe una de un encuentro y es consecuencia de un estudio previozona de mayor riesgo –por ejemplo, un delantero centro- no de la relación de fuerzas del propio equipo con respecto adebería tener en ningún caso más de 1 pérdidas de balón las del adversario. Representa la guía de las interaccionesen cada encuentro. Del mismo modo, un jugador de calidad del equipo durante el encuentro y se concreta en el juegodel centro del campo, que debe controlar el balón muchas de ataque por los sistemas elegidos, los ritmos adoptados,veces o conducir el balón y dar muchísimos pases a lo largo las tendencias de medios tácticos utilizados, los canalesde un encuentro, pero que al mismo tiempo no suele estar de comunicación más convenientes de relación entresometido a un marcaje tan estricto y dispone de espacios jugadores o las circunstancias más idóneas de realizaciónmás amplios, debería tratar de no superar las ó 9 pérdidas de los contraataques y la frecuencia de los mismos. Este plan táctico previo determina las pautas que deben seguirse durante el encuentro y el respeto fiel al mismo concreta el principio al que nos referimos. El incumplimiento o inobservancia de este principio conlleva grandes perjuicios sobre la cohesión del equipo y su educación debe constituir una de las primeras preocupaciones del entrenador durante la formación y el perfeccionamiento del jugador y la construcción del juego colectivo del equipo. En ningún caso hay que interpretar este principio como algo coercitivo, sino de coordinación colectiva, y que, por supuesto, debe dar el margen necesario a la interpretación individual de la creatividad de cada jugador. Conjugar este principio con la capacidad creativa del jugador –su improvisación o repentización en un momento dado- es, con frecuencia, una situación complicada sin tener experiencia ni formación adecuada. D.- El mantenimiento de los puestos: La estructuración del juego de un equipo implica una distribución de los jugadores de una forma equilibrada ende balón.9 Un defensor que no suba al ataque, lógicamente el espacio de ataque o defensa. El espacio de la zona deva a arriesgar menos, y sus pérdidas nunca deberían superar ataque o defensa está compartimentado en subespacios cuyalas 5 por encuentro. ocupación permanente adquiere una importancia especial. En el estudio de la relación de fuerzas con el adversario, laB.- La ayuda mutua: elección de unos u otros espacios determina la estructuraPrincipio también llamado de ayuda recíproca por diferentes de partida para el funcionamiento de los sistemas de juego.autores. Este principio consiste en el mantenimiento de una Cualquiera que sea el sistema de juego elegido debe partiractitud permanente de apoyo por parte de todos los jugadores de unos condicionantes de eficacia individual y colectivade tal forma que facilite la acción de sus compañeros. La –se debe colocar a cada jugador allí donde puede serayuda mutua se manifiesta por parte del no poseedor de más eficaz para el propio equipo y más peligroso para elbalón desmarcándose continuamente, fijando y atrayendo contrario en función de sus debilidades-. Por consiguiente,o arrastrando a los defensores y creando o ampliando los el mantenimiento de estos espacios o puestos específicosespacios en beneficio del poseedor. Por parte del poseedor constituye en principio fundamental de la actuación. Ense materializa con las fijaciones de su oponente –pasar el juego de ataque, la necesidad de realizar circulaciones9 En este sentido, Xavi Hernández del F.C. Barcelona, como jugador de calidad del o cambios de puestos entre jugadores para crear mayorcentro del campo, en muchos encuentros no ha superado las 5 pérdidas de balón, loque responde a un altísimo nivel. incertidumbre al oponente y crearle más problemas en
  6. 6. cuanto a la distribución de responsabilidades defensivas, no sistematizados y prefabricados o inalterables, y promuevedebe confundirse en modo alguno con que el equipo no deba la idea de realización de acciones individuales y mediosocupar inmediatamente los puestos específicos abandonados tácticos sorpresivos, variables, favoreciendo la creatividadpor otros jugadores, facilitando así el equilibrio en la del jugador y enriqueciendo las posibilidades tácticas deldistribución espacial, las comunicaciones entre jugadores y equipo. Ello creará finalmente mayor incertidumbre allas vías de creación de peligro contra el equipo defensor. adversario y provocará respuestas equivocadas o errores en el funcionamiento de la actividad defensiva del rival. SuponeE.- La distribución equilibrada de los espacios de igualmente evitar la mecanización del juego de ataque.juego: Un juego mecanizado permite la anticipación del equipo Los fundamentos de ordenación del espacio ofensivo se defensor al prever las zonas predominantes de iniciaciónconcretan en la distribución equilibrada de los jugadores del juego, facilitando la ruptura de la comunicación entreen dos zonas en el sentido longitudinal denominadas de jugadores y bloqueando la conexión entre zonas o puestoscreación de juego y posible finalización a larga distancia de habitual finalización del juego. De ahí que deban variarse–fuera del área de penalti-, y una segunda de finalización en las combinaciones de juego, así como también los enlacesproximidad –más cercana a la portería y al área de meta o de medios tácticos en circunstancias semejantes. Por ello,incluso dentro del área de meta-. A ello hay que añadir una es precisa una formación táctica del jugador amplia y rica,tercera zona de contención, que cuando el equipo tiene el de tal forma que sean capaces en cualquier momento debalón abarca aproximadamente desde el centro del terreno transformar la acción colectiva iniciada, realizando accioneshacia la propia portería. Desde al punto de vista transversal, sorpresivas sin que por ello se incumpla el principio deel espacio debe dividirse igualmente en subespacios disciplina táctica.distribuidos en forma de abanico en dirección hacia la metaocupando la máxima anchura del terreno. La aplicación G.- La sincronización espacio-temporal de las acciones:de este principio supone que cada jugador debe ocupar El ajuste adecuado de la intervención de cada jugador a lasespacios que permitan asegurar los apoyos en anchura y acciones de los compañeros que le han precedido o a losprofundidad entre todos los componentes en todo instante que le suceden es otro aspecto clave para el rendimientodel juego, independientemente del sistema de juego elegido. general del equipo y la fluidez de las acciones. La ideaEsto se traduce en el juego de ataque en que cada jugador básica que preside esta coordinación es el escalonamientocon balón debe disponer de jugadores que le apoyen en su temporal en la intervención, es decir, cada jugador debeacción, siempre que sea posible, por delante, por detrás y ajustar su intervención de forma sucesiva a la del compañeroa ambos lados. Por esta razón, en la práctica, un sistema que ha iniciado cualquier medio táctico colectivo. Perode ataque, aunque puede tener diferentes disposiciones de la modificación constante de los espacios entre los co-partida tales como 4:4:, 4::, 5:.1:1, o cualquier otra, participantes exige en muchas ocasiones que para respondertodas ellas representan guarismos que se corresponden con adecuadamente a la acción emprendida por el compañerodistribuciones que permiten conservar un cierto equilibrio y conseguir una penetración a través de un espacio libreespacial, atendiendo a la mayor o menor intención ofensiva sea necesario iniciar el desplazamiento antes, detener elo protectora de la portería que adquiera un equipo. Como ritmo del desplazamiento ya iniciado o llegar a pararseconsecuencia, ningún equipo utiliza un sistema de ataque totalmente. La no coordinación adecuada en este sentido::::, por ejemplo, cuya disposición implicaría supone que un jugador caiga constantemente en el fueraun desequilibrio en los apoyos y el incumplimiento de de juego, pero este error hay que atribuirlo no solamenteeste principio del juego colectivo. Cuando se producen al receptor que se desmarca, sino muchas veces al pasadortransformaciones de sistemas momentáneos -por ejemplo, que no ha sido capaz de ver el momento oportuno del pase.cuando un lateral o carrilero sube al ataque para intentar El sentido de la distancia adquiere en este principio unadesbordar por la banda-, el centrocampista de su lado u importancia trascendental. Pero la iniciativa y la creatividadotro jugador –a veces el central defensor- debe variar su en el juego, que debe estar presente en todo momento,emplazamiento hacia la zona abandonada, de tal forma que también plantea en ocasiones que más de un jugador actúelos espacios ocupados vuelvan a estar equilibrados y se o responda simultáneamente a la acción de un compañerogaranticen los apoyos, circunstancia que no hace más que interviniendo hacia un espacio concreto –por ejemplo,cumplir este principio. realizando dos desmarques al mismo tiempo-. Lo que debe evitarse por encima de todo son acciones simultáneasF.- La variación y alternancia de los medios tácticos sobre el mismo espacio -ambos jugadores se estorbarían- oindividuales y colectivos en situaciones similares: muchos jugadores al mismo tiempo en distintos espacios -loEl dominio de un medio táctico presupone la posibilidad de que dificultará y desequilibrará los apoyos-.disponer de variabilidad de respuestas y que éstas puedanser utilizadas con alternancia durante el juego. El uso H.- La adaptación del juego de ataque a lassistemático de respuestas idénticas conlleva la adaptación posibilidades potenciales propias y a las característicasy anticipación del adversario y, con ello, encontrar del adversario0:dificultades para lograr el éxito. Un bagaje limitado de Este principio se desprende del hecho de que cada equipodestrezas supone que este principio no pueda ser aplicado está compuesto por jugadores que disponen de diferentesmás que de una manera parcial. Este principio se opone 0 Desde la perspectiva defensiva este principio sería “adaptación del juego ena los modelos esquemáticos colectivos perfectamente defensa a las posibilidades potenciales propias y a las características del adversario”.
  7. 7. características referentes a su talla, envergadura, peso,cualidades físicas o psicológicas o capacidades técnicas. B.- La creación y observación de los espacios libres yPor esta razón cada equipo debe tener su propia forma de de las posibilidades de progresión o penetración:juego adaptada a esas posibilidades potenciales. Copiar Una vez comprobada la posesión del balón, los jugadoresidénticas formas o sistemas de juego de los presumibles -el poseedor y los no poseedores- deben orientarse“buenos equipos” no suele conducir la mayoría de las veces inmediatamente sobre las situaciones de compañeros ymás que a incrementar el número de errores. No se puede adversarios para realizar sus desplazamientos en funciónjugar de una forma concreta si no dispones de jugadores de los espacios libres de progresión y penetración, ycapacitados para desarrollar determinadas misiones que aprovechar las posibilidades de realizar un contraataqueexige esa forma de juego. En el diseño del plan de juego del rápido que facilite la obtención de un tanto. Esta observaciónequipo el entrenador tiene aquí su primera labor, tratando de de los espacios libres debe producirse muchísimo más enexplotar los puntos fuertes de cada jugador seleccionando zonas cercanas al área contraria, y debe interpretarse conlas coordinaciones colectivas más útiles y eficaces para el la siguiente frase propia de Perogrullo, aunque muchosequipo y evitando aquellas que muestren debilidad. La misma jugadores no lo cumplen: no debe atacarse contra el defensor,jugada realizada por un equipo u otro puede suponer un juego sino hacia el espacio libre.de calidad o una fuente de fracasos. Pero la aplicación deeste principio también involucra al jugador en el sentido deno emprender acciones de dudosa eficacia ytratar de encontrar soluciones que se ajustena sus capacidades. No hacer aquello para loque no estás preparado se convierte de estemodo en la forma de aplicación individualde este principio. Este principio también implicala utilización de diferentes solucionestácticas dependiendo de las característicasdel adversario, tanto individuales comocolectivas -sistemas de juego que aplica encada momento, zonas más desprotegidas,intenciones tácticas más habituales,acciones más peligrosas, etc.-. Aunquepuede haber soluciones tácticas que puedanobtener buenos resultados ante distintosplanteamientos defensivos del rival, entérminos generales los sistemas defensivossuponen reforzar o minusvalorar distintosespacios que deben intentar aprovecharseadoptando las soluciones más convenientesen cada caso. Con este principio, por fin,se trata de subrayar que no hay sistema dejuego o táctica perfecta si no se dispone de jugadores para C.- La estructuración, creación y explotación dedesarrollarla, por lo que el sistema debe siempre adaptarse a situaciones de superioridad numérica:la fuerza potencial de cada equipo. Las mejores posibilidades de conseguir el objetivo del juego radican en la obtención de situaciones finales 13.2.2. Principios específicos del juego colectivo de contra 0, es decir, aquellas en las que un jugador se enfrentaataque. exclusivamente al portero. Esto se consigue si de forma consciente y organizada el equipo trata de actuar de talA.- El cambio rápido y decidido a situación atacante. manera que cada jugador dificulte o retrase la intervenciónConstituye el primer principio colectivo que se debe producir de un defensor sobre su adversario directo consiguiendoen el momento que se comprueba la recuperación del balón e situaciones de ventaja numérica en zonas parciales delincluso antes de que ésta se haya producido absolutamente, terreno. La situación más favorable es la relación contradespués de que el equipo rival haya efectuado el remate 1, pero para llegar a ella es necesario coordinar la accióna portería. La actuación decidida de todos los jugadores de otros jugadores que puedan atraer la atención de máscambiando del rol de defensor al rol de atacante pasando de un adversario o entorpecer o retrasar su intervención,a ocupar situaciones más cercanas a la portería contraria fijándolos en un espacio o situación -atrayéndolos,que permitan intervenciones más eficaces se convierte en distrayéndolos, realizando paredes-, o interrumpiendo suprincipio básico.11 desplazamiento. La explotación de una ventaja numérica Evidentemente, se excluyen aquellas situaciones en las que por el marcador supone la realización de un pase oportuno en el momentofavorable y el poco tiempo restante de partido, hacen aconsejable que el equipo actúemás lento, se asegure la posesión de balón por encima de todo, etc. final a un jugador libre de marcaje directo. Este principio
  8. 8. también significa evitar situaciones de igualdad numérica en variadas en la superficie de cada puesto específico.espacios reducidos y muy especialmente las inferioridadesnuméricas1 , situaciones en las que el balón debe ser Atacar permanentemente en anchura desde el puntotrasladado rápidamente a lugares alejados de esa zona, de vista colectivo significa que, en el reparto de fuerzas enpuesto que en ellos se puede encontrar la superioridad el espacio de ataque, los jugadores deben ocupar siemprenumérica buscada. un frente lo más ancho posible, evitando aglomeraciones defensivas y separando las fuerzas defensivas, con lo queD.- El cambio de juego de un extremo a otro: La aplicación se crearán espacios intermedios mayores (intervalos entrede este principio deriva de la habitual concentración de defensores). No se entiende en algunas ocasiones a algunosfuerzas defensivas en aquellos lugares donde se encuentra el defensores que, cuando el balón lo tiene el central de subalón –los defensores hacen la cobertura en las zonas donde equipo en su propio campo, deambulan por espacios muyse encuentra el balón-, porque allí es donde se produce el alejados a la línea de banda de su lado cuando deberíanmáximo peligro. Ante esta tendencia, la actividad atacante “abrir” el espacio al máximo situándose muy cercanos a suno debe insistir en la superación de los defensores en esas línea de banda. Atacar en anchura también supone la fijaciónzonas, sino que debe cambiar frecuentemente las zonas de defensores en espacios amplios en cada puesto específicodonde desarrolla los distintos medios tácticos, trasladando dificultando con ello su colaboración.con rapidez el juego desde un A t a c a rextremo hacia el opuesto, por permanentemente enser los puestos situados con profundidad conllevamáxima anchura en el terreno. que cada jugador estéEsto es lo que habitualmente se constantemente dinámicollama cambios de orientación del y reciba el balón enjuego, y que cuando un jugador movimiento progresandoes capaz de verlo y realizarlo y tratando de progresaradecuadamente el comentarista hacia el área de penaltide turno suele alabarlo, cuando o hacia la línea decualquier jugador debería ser fondo del contrario. Decapaz de hacerlo en cualquier esta forma se atraeránmomento, no importa el lugar defensores que intentaránque ocupe en el terreno1. Con evitar esas progresionesello se facilitará la penetración o penetraciones, creandode jugadores, puesto que se espacios por detrás queaprovecha el hecho de que la pueden ser aprovechadosdefensa tiene menor densidad por otros compañerosy obligará a los defensores a –el famoso “pase derealizar un mayor desgaste la muerte” se producefísico y psíquico al aumentar de esta forma-. Perosus desplazamientos. atacar sucesivamente en profundidad por parte deE.- La movilización colectiva los distintos jugadoresde la defensa atacando también significa lapermanentemente en anchura posibilidad de “aplanar”y profundidad: poco a poco a la defensa (reduciendo sus desplazamientosEl aumento de las posibilidades de obtener éxito es hacia delante, “echándola” hacia atrás) teniendo en tododirectamente proporcional a la forma colectiva de ataque momento al menos uno o dos jugadores en el interior de lautilizada. Toda forma de ataque debe movilizar a la defensa defensa que debe constituir un constante peligro, fijando ode tal manera que le cree los máximos problemas para reteniendo a los defensores en esas zonas, facilitando así loscoordinar sus desplazamientos y acciones, obligándoles chuts a distancia o las penetraciones de otros atacantes.a reaccionar de forma tardía o inadecuada o provocarleerrores de cualquier tipo. Para lograrlo, cada componente F.- La variación del ritmo de las acciones:del equipo debe atacar dirigiendo sus trayectorias hacia la La necesidad de crear incertidumbre al adversario tambiénportería contraria y ocupando un frente ancho de ataque en la implica que las acciones individuales y colectivas debendisposición de los jugadores, así como en las intervenciones ser realizadas variando el ritmo del desplazamiento del jugador y de la circulación del balón. El mantenimiento de Por desgracia se ven con demasiada frecuencia a jugadores encerrados en laszonas cercanas al corner, que son acosados por y hasta defensores, que se un ritmo uniforme durante el juego permite la prevención yempeñan en regatear a los tres defensores que le salen al paso, y acaban siempre anticipación del equipo adversario. Aunque este principioperdiendo el balón. Otro ejemplo positivo en este sentido lo constituye el jugador brasileño Roberto tiene su aplicación también en defensa especialmente desdeCarlos, que a pesar de ser defensa, es capaz de ver esto con absoluta naturalidad yrealizar el cambio de juego hacia la zona opuesta con gran precisión. la perspectiva individual, es mucho más importante en el
  9. 9. juego de ataque. El jugador en ataque reducirá o acelerarála velocidad de sus desplazamientos atendiendo a criteriostales como estar o no en posesión de balón, encontrarsecerca o lejos del adversario, participar activamente o no en lafase respectiva de juego, estar en inferioridad o superioridadnumérica en ese espacio concreto, valorar el momento ytanteo del encuentro, etc. Es éste un principio individualpero también colectivo. Hemos considerado estos principios como losmás fundamentales en el desarrollo del juego de ataque.Como dijéramos al principio, no todos los especialistasconsideran estos principios como los más importantes, osimplemente los denominan de otra manera. En cualquiercaso, subrayamos de nuevo que podríamos incluir otros,pero lo más importante es su comprensión, su significadoen el juego, y especialmente su aplicación y exigenciasadecuadas en los entrenamientos y en la formación deljugador.
  10. 10. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASANTÓN, J., (199), Táctica grupal ofensiva, Gymnos, NELSON, D., (1959), Principes fondamentaux duMadrid. mouvement et améliortitation de la performance, E.P.S., nº 45.ANTONELLI, F., Y SALVINI, A., (19), Psicología deldeporte, Tomo I, Miñón (Colección Kiné), Valladolid. PARLEBAS, P., (1974), L’espace sociomotor, Activités physiques et education motrice, Dossier E.P.S., nº , p.1.BAYER, C., (196), La enseñanza de los juegos deportivoscolectivos, Hispano Europea, Barcelona. REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (199), Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, (VigésimaCASTELO, J.F., (1999), Fútbol. Estructura y dinámica del primera edición), Espasa Calpe, S.A.juego, INDE, Barcelona. TEODORESCU, L., (190), Problemas de teoria eHERNÁNDEZ, J., (1994), Fundamentos del deporte: metodología nos jogos desportivos, Livros Horizonte,Análisis de las estructuras del juego deportivo, INDE Lisboa.Publicaciones, Barcelona. TISSIÈ, J., (1954), Les sports collectifs, Rev. EPS, nº 0.KUNST, I., (197), Handball: Tehnica si tactica jocului,Sport Turism, Bucarest.MAHLO, F., (191), La acción táctica en el juego, Pueblo yEducación, La Habana.MÜLLER, H.J., Y BAIER, H., (1974), Handball Lehrgang,Montclair-Verlag, Mettlach, Saarbrücken.
  11. 11. “EL FÚRBOL ES ASÍN”: intencionadamente falaz y, por encima de todo, lo co- mercial, incluso con juego sucio permanente entre los PRESENTACIÓN propios medios y periodistas en la lucha por el incre- mento de cotas de ventas y la mejora de dividendos. Muchos de los términos y expresiones futboleras sonDesde siempre he sido un gran aficionado al fútbol y procedentes de la inventiva popular que, en tono jo-a la lengua y, como consecuencia, me ha llamado po- vial no exento de ironía, y cargado intencionada yderosamente la atención el léxico específico que sue- exageradamente de emotividad, retumban por todoslen utilizar aficionados, futbolistas y periodistas, con los estadios y se extienden en el habla popular comopeculiaridades muy específicas que tratan de identifi- la espuma. Junto a ello, se dan otras característicascar a ese deporte universal llamado fútbol. que lo identificanSon millares los perio- claramente, comodistas que escriben o la exaltación delhablan de fútbol que, fútbol como épica,como en otros ámbi- el lenguaje meta-tos de la vida social, fórico relacionadocrean escuela y estilo con otras activida-de lenguaje en el ciu- des sociales comodadano. Las perso- los toros, el teatro,nas en general, y los la música, el rei-aficionados al fútbol no animal, etc., elen particular, somos discurso figurado emuy propensos a in- hiperbólico, la pro-corporar con facilidad liferación del motea nuestro léxico los popular que se ad-errores de bulto que judica a muchísi-otros cometen y trans- mos futbolistas, lasmiten, y el fútbol es un imprecisiones ter-verdadero manantial minológicas en losde provocaciones idio- tecnicismos cuyomáticas verbales o es- origen parece estarcritas donde fluyen las en ocasiones en elexpresiones más alu- argot “de cancha”cinantes, inventándo- de algunos ex fut-se con frecuencia pa- bolistas que luegolabros o expresiones pasan a ser comen-anómalas semánticas taristas (y que nocon grave irresponsa- siempre tienen labilidad del que escri- formación adecua-be, aun admitiendo la da desde el puntodificultad del lenguaje de vista lingüístico),deportivo. Este léxico cierto barroquismoespecífico es el objeti- expresivo pseudovo de este trabajo. filosófico, y, finalmente, la abundancia de extranjeris- mos: galicismos, lusismos por la influencia de la tradi-No obstante, es necesario subrayar que la responsa- cional e inagotable calidad futbolística de los jugado-bilidad de la prensa deportiva es sólo relativa, pues res brasileños, y muy especialmente los anglicismosno tiene como objetivo primordial ejercer de docente (hay periodistas que escriben habitualmente en “es-de la lengua, sino, por encima de todo, vender perió- panglish”)dicos. La línea expresiva que predomina es la sensa-cionalista, en la que se aúna lo llamativo, falso, enga- Decía el académico García Yebra que lañoso, tendencioso, arbitrario, polemista, populista, lo
  12. 12. lengua es la obra de arte más hermosa que hemos trabajo en 0 partes o capítulos que, junto a la intro-heredado y, en lo que a mi respecta, siempre me ha ducción, que haría las veces de “portero”, completa-preocupado escribir correctamente, aunque cada día rían el equipo. A ello se une la bibliografía y fuentes,descubro en mis renovados intentos nuevos errores, que simbolizarían al equipo arbitral.por lo que nunca acabo de conseguirlo, pues no soymás que un simple aficionado a la lengua, al fútbol, y Como una pequeña muestra de los términos incluidosal humor. Estos tres pilares, junto a pequeñas pince- en este texto, expondremos algunas ideas mostradasladas de anécdotas históricas, constituyen la base de en alguno de los capítulos.nuestra aportación, que no tiene más pretensión quehacer sonreír a algunos de nuestros posibles lecto- En primer lugar, referente al capítulo de BARBARIS-res, al tiempo que, modesta y humildemente, contri- MOS, es decir, “vicios del lenguaje consistentes enbuir con un pequeño guiño a la difusión de la cultura pronunciar o escribir mal las palabras, o en emplearfutbolística, pues tampoco podemos aspirar a que las vocablos impropios”, aunque también son considera-incorrecciones idiomáticas desaparezcan del fútbol dos así los extranjerismos no incorporados al idiomacuando excelsas autoridades en la materia, a pesar en el que se habla o escribe.de sus altas cualidades didácticas, no lo han logradoanteriormente. Es conocido que el lenguaje verbal -propio de la radio o televisión- tiene la servidumbre de la inmediatez, loNuestro enfoque se debate entre la ironía y el humor que lleva consigo que todo ser humano pueda emitirno exento de información descriptiva sobre los térmi- sonidos, voces o expresiones no siempre adecuadas.nos utilizados. Aunque es el espíritu crítico-humorísti- Sin embargo, el lenguaje escrito permite la paciencia,co el que ante todo nos mueve, no basamos nuestro la reflexión sobre lo que se escribe y cómo se hace otrabajo exclusivamente en la crítica sarcástica, sino debe hacerse, e incluso intuir -si no asegurar- las re-también en la alabanza. Como docente experimenta- percusiones negativas o influencias que pueden aca-do, conozco muy bien que analizar y evaluar a otros rrear. Muchos de estos escribidores futboleros quesiempre ha sido molesto. Atreverse a hacerlo a los cometen tales tropelías al idioma o asestan tamañasque escriben por parte de alguien que no tiene por puñaladas al lenguaje, son los mismos que ponen enoficio habitual escribir es, sin duda, un acto de osa- entredicho a la más mínima oportunidad la profesio-día. Pero también sé que de vez en cuando no sólo nalidad, preparación, los conocimientos o experienciaes conveniente, sino también recomendable para la de los entrenadores (por supuesto que se equivocanhigiene mental de cualquier persona, que alguien aje- muchas veces, pero no tantas), que son tildados conno le haga reflexionar sobre su habitual proceder. adjetivos como triste, miedoso, conservador, exceso,Tratando de simbolizar los jugadores que compo- fósil, “tira p`adelante”, insulso, mediocre funcionario,nen un equipo de fútbol, hemos estructurado nuestro becario enchufado, cobarde deportivo, inútil, pobre
  13. 13. hombre, chulo, “Dios”, marioneta de banquillo, es- en lugar del otro es uno de esos ejercicios recomen-trambótico, colérico, mefistofélico, impresentable, dables y que reflejan una madurez y desarrollo inte-loco, caradura, “zombie” (sic), patán, místico, ena- lectual considerable: ser capaz de saber lo que el otromorado de sí mismo, cabezón, narcisista, okupa, y siente, ve, sufre, etc. (No dejan de asombrarme losmultitud de epítetos de este estilo (aseguro que todos que debiendo ponerse en el lugar del otro, no sólo noestos ejemplos están sacados directamente de las lo hacen, sino que incluso cuando alguien se lo hacecrónicas), poniéndolos como hoja de perejil. (¿Imagi- notar, insisten en su necedad con más vehemencia,namos por un instante que un entrenador emitiera uno aunque ésta ponga en peligro la vida de otros -de-solo de estos adjetivos aludiendo a un periodista? Sin portiva, laboral, familiar, social, y hasta la personal-lugar a dudas, el “garrote vil” y la “inyección letal” se ). A algunos de ‘estos’ plumillas perfectos que brotanquedarían cortos para ajusticiarlo). O sentencian defi- por doquier deberían ponerlos de rodillas de cara a lanitivamente a otros por un presumible -y siempre dis- pared, con los brazos en cruz y con un capirote en lacutible y, sobre todo, difícilmente demostrable- desas- cabeza.troso planteamiento táctico del encuentro, o tal vezpor la alineación que ha presentado su equipo que, Otro ejemplo puede ser lo recogido en el capítulo desin duda (“¡ya lo habíamos dicho nosotros antes!”), las TÁCTICAS habituales del fútbol. Veamos cómodebería haber sido otra completamente distinta de la quedaría un modelo de planteamiento táctico de unque fue, especialmente si el equipo ha perdido. Eso partido imaginario.sí, si el equipo ha jugado bien y ha ganado, se les No pretendo utilizar la táctica del murciélago para que luego me tachen de magureguista, aunque he de re- conocer que algo de catenaccio -sin llegar a poner el autobús- combinado con un buen centrocuentismo me vendría de perillas en este encuentro tan compli- cado que se me avecina. El cerrojo no será suficiente pues no me interesa jugar al cerocerismo, ya que soy algo ambicioso. De ahí que me decida por un buen juego de contención asentado en un cuatrivote como Dios manda que, aunque no sea un maravilloso juego con criterio, por lo menos sí se juegue directo, des- preciando en principio los desdoblamientos por ban- da y, en consecuencia, los pases de la muerte. El di- bujo, pues, no se parecerá al rombo, sino a la líneaolvidan con pasmosa facilidad sus comentarios pre-vios al partido. Y si a alguno de estos entrenadoresse le ocurre discutir o defender sus argumentos sinuna sonrisa en la boca, entonces resaltan que ha per-dido los papeles, no acepta las críticas o, en el mejorde los casos, dicen con letras gordas que se ha en-fadado o “calza mala gaita” (como es sabido, un en-trenador tiene rigurosamente prohibido enfadarse). Ysi defienden su argumento con una sonrisa, entonceslo tachan de irónico. Y si al entrenador se le ocurrepreguntarle a un periodista en qué periódico trabaja,dicen que utilizó un tono amenazante. Y cuando al-gún árbitro se equivoca, casi le están excomulgando,y el vocablo más normal para calificarlos es que sonun cáncer. (A propósito, ¿han arbitrado alguna vez en simple y llana. Eso me supondrá que los balones sesu vida?). No estaría nada mal que de vez en cuando cuelguen a la olla sólo de vez en cuando, entre otrasinvirtieran la mirada, reflexionaran un poco sobre lo cosas porque mi juego táctico aéreo no es ni muchoque dicen y escriben, e hicieran un pequeño esfuerzo menos como para tirar cohetes. El juego al patadónpara dejar de ver sólo la paja en el ojo ajeno. Ponerse o al pelotazo estará a la orden del día, así como el
  14. 14. juego largo, y los pases al hueco deben realizarlos de uvas a peras los centrocuentistas, más que nada paraver si cogemos la espalda a la defensa rival en alguna contra, porque lo que dominamos de rechupete es elcontragolpeo. En el peor de los casos, a ver si nos pitan alguna falta en la frontal del área, y en nuestras mara-villosas jugadas semiensayadas de estrategia cazamos algún gol. Nada de toque-toque, tridente ni triangula-ciones, que no estamos para gilipolleces. Si la cosa va bien y por milagro conseguimos algún gol, me decidirépor el juego especulativo, que es el que más resultado me ha dado en estos casos, porque no estoy dispuestoa jugar al correcalles, y entonces sí es posible que ponga el autobús. Y así ya está el equipo preparado pararealizar el desplazamiento de vuelta a casa. Más vale prevenir que curar, y ya se sabe que a quien madrugaDios le ayuda. Las rotaciones, para el partidillo del jueves, seguro. ¡Qué quieren que les diga! ¡El fútbol es así! El ‘fúrbol’ es ...’asín’. DISTRIBUYE GRUPO EDITORIAL UNIVERSITARIO TEL.: 958 80 05 80 www.editorial.geu.com
  15. 15. Juan AntónDoctor en Educación FísicaProfesor Titular de Universidad Granada en “Estructura y Metodología del Deporte de Equipo: Balonmano”.Autor o coautor de 6 libros sobre la enseñanza y entrenamiento del deporte de equipo, especialmentede Balonmano.• 50 ponencias presentadas a Congresos• 9 cursos impartidos, 0 de ellos en distintos países como Argentina, Túnez, Arabia Saudita, Mozambique, Sultanato de Omán, Kuwait, Suiza, Egipto, Canadá y Portugal• Concesión de la Insignia y Medalla de Oro al Mérito Deportivo en Balonmano como perteneciente al Equipo Técnico de la Selección Nacional Absoluta de Balonmano Masculino por los resultados logrados en el Campeonato de Europa 96 y Juegos Olímpicos de Atlanta 96 (Plata y Bronce): 87 partidos internacionales.• Técnico Responsable de selecciones de base y formación de entrenadores y ExMiembro de la Comisión Técnica, de la Federación Española de Balonmano.• Ayudante de Entrenador del Equipo Nacional Absoluto Masculino de la Real Federación Española de Balonmano.• Competiciones: SuperCopa de Alemania, Torneos Internacionales de España, II, III y IV Campeo- nato de Europa, Juegos Olímpicos de Atlanta y Sydney, Campeonatos del Mundo de Japón y de Egipto.• Profesor de la Escuela Nacional de Entrenadores por Concurso de Méritos en la asignatura de Preparación Física Específica, Juego Colectivo Ofensivo, Juego colectivo Defensivo, Técnico-Tác tica individual. International Lecturer por la Federación Internacional de Balonmano para el periodo 99-004 (8 profesores seleccionados de todo el mundo) EDITORIAL DEPORTIV A FÚTBOL 5

×