Para el 31 de octubre de 2015
fifiMás ayes para
el profeta
PARA ESTA SEMANA: Jeremías 23:14, 15; Jeremías 20; Hechos 2:37;...
DOMINGO
25Octubre
EL CONTENIDO DEL CARÁCTER
El tiempo que Israel pasó en la atmósfera politeísta de Egipto manchó
su pieda...
“CONSULTAR AL SEÑOR"
"La escalera del progreso cristiano, en la cual cada peldaño representa
un avance en el conocimiento ...
MARTES
27Octubre
LLAMADO POR DIOS...
PERSEGUIDO POR LOS HOMBRES
El profeta Jeremías era el hijo de Jilquías. Su nombre pos...
RESISTIENDO LA TORMENTA
¿Alguna vez sentiste que tus problemas te superaban, que las oscuras
nubes de la desesperación te ...
JUEVES
29Octubre
A
¿MISIÓN IMPOSIBLE?
A menudo, el plan de Dios para tu vida y seguir ese plan en la realidad
parecen esce...
RECUERDA
El rol de Jeremías en los últimos días de libertad de Israel fue llamarlos
al arrepentimiento. De la misma manera...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Joven | Lección 5 | Más ayes para el Profeta | Escuela Sabática

776 visualizaciones

Publicado el

Joven | Lección 5 | Más ayes para el Profeta | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
776
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
428
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Joven | Lección 5 | Más ayes para el Profeta | Escuela Sabática

  1. 1. Para el 31 de octubre de 2015 fifiMás ayes para el profeta PARA ESTA SEMANA: Jeremías 23:14, 15; Jeremías 20; Hechos 2:37; Job 3; Jeremías 18:1-10, 18-23. TEXTO CLAVE: "¡Me sedujiste, Señor, y yo me dejé seducir! Fuiste más fuerte que yo, y me venciste. Todo el mundo se burla de mí; se ríen de mí todo el tiempo" (Jer. 20:7). PREVIEW SABADO E s entendible que nuestras limitaciones humanas a menudo nos asustan y nos hacen dudar de nosotros mismos, como le sucedió a Jeremías. Luchamos por creer en nosotros, aun creyendo que diremos las palabras equivocadas de la manera equivocada. Cul­ pamos a nuestro vocabulario limitado, nuestras habilidades de oratoria Inadecuadas, nuestra falta de conocimiento y nuestro miedo a hablar en público, por no hacer lo que nuestro Creador nos pide que hagamos. Simplemente, no confiamos en que Dios haya descubierto algo mara­ villoso en nosotros y que desea usarnos para el avance de su causa. Él desea moldearnos y enviarnos, como a Jeremías, a rogarle a su pueblo que vuelva a él (Ose. 6:1). ¿Por qué no le permitimos que lo haga? Como Jeremías, debemos desarrollar "un fuego en los huesos", un anhelo por siempre cantar alabanzas, proclamar su bondad y esparcir su evangelio de amor tanto a creyentes como a no creyentes (Jer. 20:7-14). Esta semana exploraremos el trasfondo del llamado a Jeremías. ¿Por qué Dios lo llamó; y por qué lo llamó a tan tierna edad? A menudo luchamos por comprender por qué se hacen "llamados" y quién los recibe. Pero no hace falta decir que no es algo que nosotros decidamos. Nuestro rol es simplemente de apoyo, entendiendo que la divina voluntad de Dios lo sobrepasa todo. También exploraremos el mensaje de Jeremías al pueblo de Dios y el significado de ese mensaje para nosotros. 24Octubre Lección para jóvenes / 33
  2. 2. DOMINGO 25Octubre EL CONTENIDO DEL CARÁCTER El tiempo que Israel pasó en la atmósfera politeísta de Egipto manchó su piedad. Por años, el pueblo de Dios estuvo expuesto a las costumbres guerreras y a las ardientes falsedades religiosas de Egipto. Moisés llegaría, pero el veneno de Egipto se había establecido entre la gente. Por más que en el desierto eran libres, Israel comenzó a caminar por una senda de adulterio espiritual, desafiando abiertamente a Dios y buscando re­ emplazarlo con imágenes de oro. Dios hizo milagro tras milagro, pero gran parte del pueblo había sido marcado por la larga exposición al politeísmo. Sin embargo, Dios no aban­ donaría a su pueblo, aun luego de su descarada prostitución (Eze. 16:30). Él buscó llegar a su pueblo a través de los profetas, muchos de los cuales lamentaron públicamente la situación espiritual de Israel. Un llamado tan Importante muchas veces se topó con incertidumbre, dudas y resistencia externa. La proclamación abierta de errores, a veces, se enfrenta a re­ sistencia incluso de parte de los líderes, espirituales u otros (Jer. 20:1, 2). Ante tal adversidad, se nos recuerda que el Señor, que es luz y salvación, nos escudará (Sal. 27:1-3). Esta seguridad, sin duda alguna, puede allanar el camino a la reconciliación luego de una Infidelidad espiritual. No hay lugar para la infidelidad espiritual (Jer. 5:26-31; Eze. 16:32; Ose. 3) Nuestro Dios merece alabanza y adoración sinceras. Con esto en mente, se debiera hacer todos los esfuerzos necesarios para erradicar modas religiosas y doctrinas aberrantes que se burlan de la Ley de Dios. El libro profétlco de Jeremías habla de este tipo de prácticas entre el pueblo de Dios: "hombres malvados" que ponen trampas; profetas que "profetizan falsamente"; sacerdotes que "gobiernan a su antojo"; y "casas llenas de engaño" (Jer. 5:26-31). Conductas así demuestran infidelidad espiritual y asemejan al pueblo de Dios con prostitutas y esposas adúlteras (Eze. 16:31, 32). Pero Dios ama a su pueblo con un amor eterno. Así como Oseas en su respuesta a la infidelidad de Gomer, él siempre está disponible para per­ donar y aceptar con los brazos abiertos a su pueblo arrepentido (Ose. 3). Dios no busca abandonar a su pueblo en medio del pecado; sino que nos busca en nuestros debates diarios con otros cristianos, en nuestra adoración y a través de mensajes proféticos en su Palabra. Estos mensajes fueron proclamados por profetas mayores y menores. En cada oportuni­ dad hay un esfuerzo concentrado en resaltar el pecado, en un intento por provocar nuestro arrepentimiento. El libro de Jeremías habla de la herida al vínculo "matrimonial" entre Dios e Israel, y llama a la reconciliación. Biblia en mano I ¿Cuáles eran algunos de los males con los que Dios estaba tratando en Judá, y contra los que profetizaba Jeremías? Jer. 23:14,15; 5:26-31. 34 / Lección para jóvenes
  3. 3. “CONSULTAR AL SEÑOR" "La escalera del progreso cristiano, en la cual cada peldaño representa un avance en el conocimiento de Dios", debe ser abordada ansiosamente a pesar de los desafíos. "Fe, virtud, ciencia, temperancia, paciencia, piedad, fraternidad y amor representan los peldaños de la escalera. Somos salvados subiendo escalón tras escalón, ascendiendo paso tras paso hasta el más alto ideal que Cristo tiene para nosotros. De esta manera, él es hecho para nosotros sabiduría y justificación, santificación y redención" (,HAp 422). Jeremías dijo: "No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar; en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová" (Jer. 9:23, 24). A menudo perdemos de vista el objetivo más importante: vivir una vida que deleite al Señor. Es entonces cuando nos desviamos del plan de Dios y salimos del camino. Sin embargo, con un Defensor tan lleno de amor y compasión, con seguridad recibiremos redención. Un caminar sincero con el Señor nos enseñará que podemos hablar con él, consultarlo, y recibir sus deseos y dirección para nuestra vida. Incluso cuando nos alejamos, él nos espera con los brazos abiertos y nos anima a ser hijos e hijas suyos a través de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. "Lo experimentado por Jeremías durante su juventud y también durante los años ulteriores de su ministerio, le enseñaron la lección de que 'el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es ordenar sus pasos' (Jer. 10:23)" (PR 309). Es así como realmente debemos consultar al Señor sobre los pasos a dar en nuestras vidas y, como Jeremías, orar: "Castígame, oh Jehová, mas con juicio; no con tu furor, para que no me aniquiles" (Jer. 10:24). LUNES 26Octubre Biblia en mano — — .— — — — —— j Lee Jeremías 20:1 al 6. ¿Qué clase de recepción tuvo este mensaje? I Imagínate escuchar algo así profetizado contra ti. ¿Cuál piensas que sería tu primera reacción? ¿Y cuál debería ser? (Ver Hech. 2:37.) Lección para jóvenes / 35
  4. 4. MARTES 27Octubre LLAMADO POR DIOS... PERSEGUIDO POR LOS HOMBRES El profeta Jeremías era el hijo de Jilquías. Su nombre posiblemente significa "Jehová establece". Vivió en Anatot, ubicada a unos 4 kilómetros al noreste de Jerusalén, y era de linaje sacerdotal. Comenzó a profetizar entre 627 y 626 a.C., en el decimotercer año del reinado de Josías. Je­ remías recibió un llamado a hacerlo. Pero tuvo que luchar con grandes conflictos internos, que a veces lo hicieron dudar del liderazgo de Dios y de su compromiso para con él como uno de sus profetas (Jer. 15:18; 20:7, 8). Muchos de nosotros dudamos de los juicios de Dios. Pero cuando le presentamos nuestras preocupaciones él no nos amonesta, sino que nos da más entendimiento sobre lo que realmente importa. Esto nos ayuda a desarrollar una mayor fe en él. Antes de la muerte de Jeremías en 586 a.C., muchas personas quisieron matarlo (Jer. 11:18-23). Fue aprisionado en el calabozo de Malaquías, donde fue abandonado para morir (Jer. 38:4-6). Afortunadamente, nues­ tro Dios está a cargo de todo, incluyendo las vidas de sus hijos. Usó a Ebedmélec, el etíope, para rescatar a Jeremías (vers. 7-13). Luego, el rey Sedequías mandó llamar a Jeremías y le dijo que no escondiera nada de él. Así fue como el profeta declaró su mensaje (vers. 14-28). A pesar de que el pueblo judío no quería aceptar al Señor, Sedequías sa­ bía que Jeremías era un profeta de Dios y que, por tanto, debían escuchar sus declaraciones. De la misma manera, nosotros también debemos servir al Señor sin importar las consecuencias que podamos sufrir. Podemos aprender mucho del ejemplo de Jeremías y de las experiencias que vivió. Su vida no deja dudas de que siempre es mejor servir al Señor y confiar en él. Pero muchos de nosotros no lo servimos de todo corazón, por miedo a las dificultades que a menudo son parte del paquete. Recordemos que cuando lo servimos, recibimos grandes bendiciones. Biblia en mano / Lee Jeremías 20:7 al 14. ¿Qué está diciendo el profeta? ¿Qué nos enseña acerca de su humanidad, y también de la nuestra? y Al mismo tiempo, ¿cuál es la importancia vital de lo que dice en Jeremías 20:9? j ¿Por qué es tan importante, especialmente en circunstancias difíciles, alabar a Dios y meditar en las formas en que nos ha revelado su amor? 36 / Lección para jóvenes
  5. 5. RESISTIENDO LA TORMENTA ¿Alguna vez sentiste que tus problemas te superaban, que las oscuras nubes de la desesperación te envolvían y que hasta Dios te daba la espal­ da? SI tu respuesta es afirmativa, no estás solo. Algunos de los hombres y mujeres de Dios en la Biblia lucharon contra el miedo, la desesperación y la duda, incluso luego de ver el increíble poder de Dios trabajando a través de ellos. Jeremías, así como Isaías antes de él, fue llamado por Dios para llevar un mensaje al pueblo de Israel en una época de gran apostasía. Al igual que Moisés, dudó de ser capaz de hablar eficazmente, pero se entregó al Señor, y él lo usó poderosamente en su causa. ¿Cómo podemos nosotros, en esta era posmoderna, resistir los ata­ ques de un mundo secularizado y apóstata? A continuación encontrarás algunos pasos que nos permitirán resistir la marea de apostasía: Orar. Jeremías dedicó tiempo tanto a la oración intercesora por Israel como a la oración personal por sí mismo. Un elemento importante e indispensable de la oración es el arrepentimiento. En esta era posmoderna, inmersa en engaños y escepticismo, es fácil caer presa de "sutiles cuentos supersticiosos" (2 Ped. 1:16). Pero la Escritura nos recuerda que Dios no cambia (Mal. 3:6). Él respondió a la oración en la antigüedad, y responderá hoy también. Ejercitarla fe. Hebreos 11:6 nos advierte que sin fe es imposible agradar a Dios. La fe sin obras está muerta (Sant. 2:17). La fe requiere acción, a veces en contra de probabilidades inconcebibles. Comparte la Palabra. Cristo nos manda compartir el evangelio. Por formidable que parezca esta tarea, cada cristiano tiene la responsabilidad de difundir la verdad. De hecho, si estamos realmente convertidos y nos dejamos guiar por el Espíritu Santo, compartir el evangelio será una alegría. Nos encontraremos avanzando movidos por el fuego en nuestros huesos, como Jeremías (Jer. 20:9). Debemos permanecer firmes en nuestra lealtad a la voluntad de Dios, incluso si eso significa ponernos en riesgo. Después de todo, su Palabra nos asegura un lugar en la tierra nueva si permitimos que su voluntad nos dirija. Si ponemos estos pasos en práctica, el Espíritu Santo nos dará el poder para hacer el gran trabajo que nos ha encomendado. Recordemos que no es tanto nuestro esfuerzo lo que nos acerca a Cristo, sino el entregarle nuestra vida. Biblia en mano -................................—— —- ............................................■ y Lee Jeremías 20:14 al 18. ¿Qué nos dice aquí acerca del estado mental del profeta con respecto a su propia situación personal? j ¿Has sentido alguna vez lo que sintió Jeremías? Si es así, ¿qué aprendiste de esa experiencia que te puede ayudar la próxima vez que sientas lo mismo? Lección para jóvenes / 37 MIÉRCOLES 28Octubre Sb A ñR
  6. 6. JUEVES 29Octubre A ¿MISIÓN IMPOSIBLE? A menudo, el plan de Dios para tu vida y seguir ese plan en la realidad parecen escenas sacadas de la película "Misión imposible". Como uno de los profetas de Dios, Jeremías sabía lo difícil que podía ser seguir la voluntad del Señor. Él fue acosado continuamente (Jer. 12:6; 18:18; 20:7- 10), y casi asesinado (11:18-12:6; 26). Al estar rodeado por personas que querían su destrucción, Jeremías decidió hacerse cargo de la situación. Después de todo. Dios no podía estar muy interesado en su bienestar si permitía que las personas lo ma­ taran. Así que, se quedó callado. Dejó de profetizar (20:9). Hoy, nosotros también nos enfrentamos con desafíos cuando busca­ mos cumplir la Gran Comisión de Mateo 28:19 y 20. En un mundo cuyo lema parece ser Comodidad, somos instados a ser diferentes y a llamar a otros a ser diferentes. Esto puede fácilmente resultar en que seamos ridiculizados, como fue el caso de Jeremías; algo que hace que muchos de nosotros nos quedemos callados y busquemos desesperadamente encajar. Pero Jeremías descubrió que no podía permanecer en silencio por mucho tiempo. Permanecer callado era aún más difícil que mantenerse en pie bajo la presión de las burlas de aquellos a quienes estaba tratando de advertir. Él declaró verdades clave para un ministerio exitoso. La Palabra de Dios ardía en su corazón. En su vida podemos ver claramente el valor de la oración y del estudio de la Palabra de Dios. Cuando nos enfrentamos con dificultades, nuestra fe en Dios nos recuerda que él nos ama y está al control, a pesar de las circunstancias. Nuestra fe nos recuerda que sus pensamientos para con nosotros son de paz, y tienen el objetivo de darnos un futuro y una esperanza (Jer. 29:11). Jeremías fue llamado a advertir de la destrucción inminente. Nosotros somos llamados a compartir las buenas nuevas de la salvación con otros. La naturaleza oscilante del viaje de la vida nos deja con cierto nivel de incertidumbre en cuanto a cómo nos afectará el hecho de compartir estas noticias. ¿Seremos bien recibidos o ridiculizados? Sin importar cuál sea el caso, el cristiano que permanece firme en su fe en Dios sabe que "Una esperanza arde en nuestro ser, la del retorno del Señor. Esta es la fe que solo Cristo da, fe en la promesa del Señor".1 Biblia en mano ................. ............... ..................... — — ........................... y Lee Jeremías 18:1 al 10. ¿Qué principios importantes acerca de la interpretación profética encontramos aquí? ¿Cuáles son los principios espirituales vitales que también aparecen en esos mismos versículos? j Lee Jeremías 18:18 al 23. ¿Qué razones cree tener el pueblo para hacerle esto a Jeremías? ¿Cuál es la respuesta, muy humana, de Jeremías? ¿Qué lecciones debemos aprender acerca de cuán cuidadosos necesitamos ser al hacer cosas en nombre de Dios? Lleva tu respuesta a la clase el sábado. 1 "Una esperanza", N° 181, Himnario Adventista (edición 2009). 38 / Lección para jóvenes
  7. 7. RECUERDA El rol de Jeremías en los últimos días de libertad de Israel fue llamarlos al arrepentimiento. De la misma manera, hoy nuestra fundón es contar a otros las buenas nuevas de que Jesús está por volver. Para hacerlo, debemos tener "fuego espiritual" en nuestros huesos. Podemos encender ese fuego a través de la oración, el ejercicio de nuestra fe y el compartir la Palabra de Dios con otros. Podemos llegar a dudar de nuestra habilidad para hacer esto, pero recordemos siempre que Dios nos guiará. No debemos permanecer en silencio en un mundo que está lleno de temor y buscando esperanza para el futuro. VIERNES 30Octubre CONSIDERA >>Ora, y anima a quienes en tu iglesia estén "bajo el cepo" de la desesperación. » Ilustra (ya sea pintando o dibujando) alguna de tus experiencias de crecimiento espiritual y cómo te ha cambiado. » Entrevista a dos o tres miembros ancianos de tu iglesia, preguntándoles: "¿Cómo has mantenido tu fuego espiritual a lo largo de los años?" » Analiza el rol de Jeremías en su tiempo, y compáralo con la manera en que tú puedes compartir el mensaje de los eventos de los últimos días con personas que conoces. » Parafrasea Jeremías 20:7 al 14 para mostrar a un nuevo creyente de qué manera esas palabras son relevantes hoy. » Construye un pequeño cepo y utilízalo como ilustración en una historia para niños. Basa tu historia sobre lo que aprendiste en la lección de esta semana. >>Compón una canción con el tema "Fuego en los huesos y el corazón". AMPLÍA Elena de White, Profetasy reyes, capítulo 34: "Jeremías". Repasa cómo este capítulo se relaciona con la lección de esta semana. Colaboraron esta semana: Joleigh John, Des Barras, Babonneau, Santa Lucia; Alicia Valasse, Des Barras, Babonneau, Santa Lucia; Louisa Antoine, Garrand, Babonneau, Santa Lucia; Francina Mathurin, Castries, Santa Lucia; Femi Rene, Gros Islet, Santa Lucia; Wendy C. Alexander, Sans Soucis, Castries, Santa Lucia; Deena Bartei-Wagner, Whitesboro, Nueva York, EE.UU. Lección para jóvenes / 39

×